www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5483013
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 676 - ver ahora
Transcripción completa

debe ser algo grave.

¿La ha maltratado? (ELLA LLORA)

-El agresor está en la cárcel, pero ella...

se avergüenza de su aspecto.

Tiene una cicatriz que le atraviesa la cara.

La atacó con un cuchillo.

Me pone la piel de gallina pensar que a Paula le pasara eso.

Había pensado pedirte

si en la clínica le pueden hacer algún descuento.

Lo mejor sería hacerle una cirugía gratis.

Mateo, yo solo te digo

que dejes la caridad para cuando nos recuperemos.

(ENFADADO) ¡Necesitamos cada euro que entra!

Vamos a operar a Eva Gómez mañana,

la vamos a operar totalmente gratis

y no vamos a hablar más de este tema.

Siempre estás bien servido. No digas que no tienes.

-Puedo darte esto. Tú verás si te interesa.

Anoche entraron a robar en el domicilio de unos ancianos.

Los atracadores se ensañaron y les dieron una paliza tremenda.

¿Tenéis algo ya contra Rojo?

¿Alguna prueba o algo? -No.

-Me parece muy fuerte que sepáis que es proxeneta

y no le detengáis.

-Dame una razón para no echarte de mi casa a patadas.

-Los viejos estos tenían pasta, joyas, de todo.

-Quiero la mitad del botín por dejarte quedar.

De momento, me quedo esto.

-Es muy bonito. ¿Es de oro? -Sí.

(PATY SUSPIRA) -¿Aceptas?

-En la cena hablaremos de mis futuros trabajos.

-Sí.

-Vale.

Aquí tenéis el listado de objetos que han denunciado las víctimas

que les robaron.

Tendremos que darnos una vuelta por casas de empeño y Compro Oro

para ver si ha caído algo por allí.

Era lo que iba a pediros.

Tengo que volver a Brasil. -¿A Brasil?

Estás en busca y captura.

-Mi madre está enferma.

Ha empeorado estos días.

Los médicos dicen que es cuestión de días que se muera.

-Te ayudaré, pero a mi manera.

Tengo que asignaros un servicio de escolta.

¿De escolta de quién?

De Jesús Olaizola, concejal de Urbanismo.

No me parece normal que digas esto.

No lo defiendo,

pero ha sido elegido democráticamente.

-Ya lo sé. Solo digo que me parece normal

que los vecinos protesten y le planten cara.

-Esta gente ladra mucho en redes, pero cara a cara no muerde.

Por experiencia, las amenazas no hay que tomárselas a la ligera.

Una amenaza siempre es una amenaza.

Estos muertos de hambre no tienen pelotas.

¿Qué hacéis? (TONI) -Vamos dentro.

-¿Y darle el gusto a estos? ¡Ni de coña!

¡Yo no me voy! ¡Descerebrados! (GRITAN)

(TONI) -Señor, vamos. -Haga caso a mi compañero.

-¡Se os van a caer las rastas!

¿Me explicáis qué ha sucedido?

Estos dos pipiolos no me han protegido de unos alborotadores

y casi me matan.

-Ha desobedecido la orden de entrar en comisaría.

-¿Tú me vas a dar órdenes, niñata?

-¿Cómo se atreve a...? Agente Bremón, cállese.

Vaya a redactar un informe con lo sucedido.

Lo quiero en mi mesa en media hora.

¿Qué ha pasado?

Olaizola ha presentado una denuncia contra Paula.

(Música emocionante)

¿A qué hora es la intervención de la hija de Delia?

Le he hecho un hueco a media mañana.

¡Qué bien!

(SUSPIRA) Es un gesto muy bonito. Estoy muy orgullosa de ti.

Ojalá Andrés pensara igual.

¿No está de acuerdo?

No, se cogió un cabreo considerable cuando se enteró.

¿Qué te dijo? Que no somos una ONG

y que había retrasado dos operaciones

que nos iban a dar mucho dinero por hacer esa gratis.

Propio de Andrés.

Me dijo que, en nuestra situación, necesitamos ingresos.

No todo es dinero en la vida.

Totalmente de acuerdo.

Eva necesita esa operación y no voy a mirar a otro lado.

¿Terminasteis discutiendo?

Sí, y esto empieza a no hacerme gracia

porque no es la primera vez.

Desde que vinimos a Madrid, los roces son constantes.

Tendrías que hablar con él para que no haya más discusiones.

No es bueno a nivel personal ni profesional.

No sé si serviría sentarme a hablar con él.

Está intratable.

A lo mejor es el momento de dejar de ser socios.

Si sois amigos de siempre.

Estáis en esto juntos desde el principio.

Las relaciones profesionales a veces no dan más de sí

y se enrarecen.

A lo mejor, es el momento de romper y cada uno por su lado

para que las cosas no acaben fatal.

Eso lo dices porque estás dolido.

No, llevo dándole vueltas bastante tiempo.

Pues piénsalo bien

porque tanto para ti como para mí Andrés es más que un socio.

A lo mejor, ese es el problema: que hay mucha confianza.

Ojalá la relación fuera solo profesional.

¿Desde cuándo la confianza es mala?

Vero, hay confianzas buenas y confianzas malas.

Si la usas para actuar a mis espaldas,

comprar prótesis defectuosas o criticar lo que hago, es mala.

Tú, por ejemplo, tienes una confianza buena.

Sé que nunca me traicionarás.

Me voy, que es tardísimo.

No llego.

Que tengas buen día. Igualmente.

(Puerta)

-¡Hombre, Andrés! ¡Cuánto tiempo! ¿Cómo te va?

-Bien, gracias. -¿Tienes un momento para un café?

-No, me esperan en la clínica.

-Quería comentarte algo que quizá te interese.

-Lo que tengas que decir, dilo.

-¿Pueden cambiarse las huellas dactilares?

-¿Por qué preguntas eso? -Eso no importa. Responde.

-Usando una sustancia abrasiva o con un corte superficial

se pueden modificar, pero es algo temporal

porque las huellas están en la capa superior de la piel,

que se renueva una vez al mes y vuelve a la normalidad.

-¿Podrían cambiarse de mano?

-He oído casos de delincuentes que se han operado para cambiársela

y que no les reconozcan.

Consiste en intercambiar las huellas dactilares de una mano

por las de la otra.

-¿Como un trasplante?

-Como un autotrasplante de piel. Se hace con microcirugía.

-¿En tu clínica se haría?

-Si piensas que te vamos a cambiar las huellas dactilares, olvídate.

Eso es un delito. Ni Mateo ni yo iremos a la cárcel por eso.

-El negocio te lo propongo a ti, nadie habla de tu socio.

-¿Quieres que actúe a espaldas de mi socio?

-Tienes los pies en el suelo. Sabes cuando hay un buen negocio.

Él está más pendiente del bisturí.

A no ser que seas su perrito faldero. (RÍE)

(ENFADADO) -No soy el perrito faldero de nadie.

-Eso quería oír.

Entonces, ¿hay trato?

-Yo soy anestesista.

No soy cirujano.

Conozco a un cirujano de Ávila,

especialista en cirugía reconstructiva,

que, a lo mejor, podría hacerlo.

Pero si crees que lo voy a llamar, olvídate.

-Ya.

¿Ni siquiera por este dinero?

Ya ves que se paga bien un favor.

Nada, piénsalo y me dices algo.

-Buenos días.

-¿Aún estás aquí? Pensaba que estabas en comisaría.

-Sí, es que...

ayer me quedé hasta las tantas trabajando y hoy voy más tarde.

-Tienes café recién hecho en la cocina

y yo me voy al centro cívico.

-Espera.

Quiero contarte una cosa y no te va a gustar.

-No me asustes. ¿Qué pasa?

(SUSPIRA) -Tengo un problema en comisaría.

Es posible que Régimen Disciplinario me sancione.

-¿Y eso? ¿Por qué?

-¿Recuerdas que te dije que a Toni y a mí nos habían asignado

ser escoltas de Olaizola, el concejal?

-Sí, ¿qué ha ocurrido con él?

-Que me ha denunciado por eludir mi deber de protegerle.

Según él, porque le tengo animadversión.

-Vale, tranquila.

Nos sentamos y me cuentas todo exactamente.

(PAULA SUSPIRA)

-¡Qué fuerte la denuncia que Olaizola le ha puesto a Paula!

-Sí, he estado buscando en redes y es un tío despreciable.

Se tiene mala opinión de él.

-Aparte de ser un tránsfuga,

ha estado metido en casos de corrupción

y siempre logra escabullirse al final.

-Paula dice que es un chulo. -Y va y la denuncia.

Encima de que le obliga a extralimitarse en sus funciones

y que va provocando al personal.

-No sé, chicas. Ese tío podrá ser lo que queráis,

pero Paula era su escolta y debería haber mantenido las formas

por muy antipático que sea.

-Es muy difícil callarse con gentuza así.

-Sí, estoy contigo, pero si se ella quiere ser policía

tiene que aprender a serlo.

-Nosotras sabemos que no podemos dejarnos llevar por las emociones,

aunque lo que hagamos nos parezca injusto y doloroso.

-Una cosa es que Paula sea antipática con el político

y otra que él la haya denunciado por eludir su deber.

Todos sabemos que no es cierto.

-Olaizola recibió ese impacto por encararse con los manifestantes

y no respetar el protocolo de seguridad.

-En la denuncia alega

que él estaba en todo su derecho de replicar a los que le increpaban

y que Paula no le protegió bastante.

-Sí, yo también lo leí.

Decía que no le protegió bastante porque, en el fondo, ella quería

que esos energúmenos, como él llama a los vecinos,

le atacaran.

-Pero hay testigos de la antipatía de Paula hacia el concejal,

empezando por Toni.

Cuando Régimen Disciplinario le interrogue,

deberá decir la verdad.

(Golpe taza)

-Casi me salpicas.

Desde que te has levantado, tienes un humor de perros.

-Pues mira, ¿qué me pasará?

Eres policía, ¿no? Usa tu poder deductivo.

-¿No será por el viaje de novios? -¡Pues claro que sí, Elías!

Te propongo una luna de miel normal, romántica,

en un sitio bonito como La Toscana,

y tú quieres irte a Nueva York, al bullicio.

-La Toscana y Venecia están cerca. Podemos ir cuando queramos.

-Ya. -Nueva York es otro tema.

Ya, pero tú quieres ir para ver dónde rodaron

todas las películas policíacas.

No me negarás que La Toscana es más bonito para un viaje de novios.

-Hemos hecho una boda muy bonita y Nueva York está a la altura.

-No me nombres más Nueva York porque me voy a Barinas y punto.

-¿Cómo nos vamos a ir a tu pueblo, en Murcia, de viaje de novios?

-¿Qué pasa?

¿Te parece poco mi pueblo? ¿Te parece poco Murcia?

-No, pero para un viaje de novios hay que buscar un sitio especial.

-Y Venecia y La Toscana no son especiales, ¿no?

-Ni para ti ni para mí.

Nos olvidamos de Nueva York y retomamos la idea de París.

(IRÓNICA) -¡Qué original! En París no hemos estado.

-¿Qué os pasa?

-Que a este paso, no nos casamos.

-No será porque no te lo pongo fácil.

-¡Tendrás morro! Dice que me lo pone fácil.

-A ver, ¿por qué estáis discutiendo?

¿Por el diseño del ramo? ¿Porque la boda será hindú?

¿Qué es esta vez? -Por el viaje, Paty.

Le he propuesto ir a Venecia, La Toscana y esa parte tan romántica

y él quiere ir a Nueva York, con todo abarrotado de gente.

-Y en Venecia no hay gente. ¡Nos ha "fastidiao"!

-No me toques las narices.

¿Tú qué preferirías?

-No, a mí no me metáis en esto. Yo soy huevito, ¿vale?

-Está conmigo, pero no lo dice porque eres su jefa.

-No, yo no he dicho eso.

-Si está claro, todo el mundo prefiere ir a Nueva York.

Y lo de Barinas, olvídate. -¿Barinas?

¿Qué pinta Barinas? (MARÍA) -Yo no soy todo el mundo.

Y como es mi boda, no me quiero ir a Nueva York.

(Móvil)

-¿Sí?

¿Eh?

Hombre, Choto, dime.

Sí, en el edificio que está que se cae, sí.

Ahí trapichean mucho. ¿Qué?

¿Que cojea?

(ASIENTE) Venga, gracias por el dato, socio.

Te debo una. Chao.

Que he recibido un soplo y me tengo que ir a comisaría.

Pero este tema tenemos que arreglarlo.

-Y tanto. Y no me voy a bajar del burro.

¿Tú te crees? No me... -Voy a la terraza. Hay mucho curro.

-Mires por donde lo mires, Paula lo tiene chungo.

-Sí.

Régimen Disciplinario se puede agarrar a la antipatía

para acusarla de falta de interés en proteger al político.

-Sumado a que está en prácticas, es una faena.

Igual no le dejan jurar el cargo. -Esperemos que no lleguen tan lejos.

-¿Qué? ¿De cháchara?

-Sí, estábamos decidiendo el modelito para tu boda.

-Dejad mi boda que si no es una cosa es otra y estoy mareado.

-No, que hablábamos de la denuncia de Olaizola a Paula.

-No me gustaría estar en su piel, pero es que...

Oye, Nacha y yo nos tenemos que ir a toda leche.

-¿Por qué? ¿Qué ocurre? -Un soplo del Choto.

Nos ha dicho dónde podemos trincar a Faura.

-¿Ese no fue de los que asaltó a los ancianos en casa?

-Anoche estaban vigilando su casa a la espera de la orden judicial.

-Fue una falsa alarma.

Había una luz y pensaron que estaba dentro,

pero al parecer salió con prisa y la dejó encendida.

-Ya os lo contamos, que tenemos prisa.

Vamos. -Déjame coger al menos el abrigo.

Hasta luego. -Hasta luego.

(DELIA) ¿Cómo ha ido la operación? Ha ido bien.

Ha ido muy bien. (RESOPLA ALIVIADA)

Cuando Eva despierte y repose, os podréis ir a casa.

No me lo puedo creer. Parece un sueño.

Hay que hidratar bien la herida y que no le dé el sol.

Ha de venir cada semana para las sesiones de láser

y el tratamiento durará dos o tres meses,

pero ahora, a disfrutar.

Gracias una vez más por lo que ha hecho por Eva.

Es usted un ángel.

No, solo he hecho lo que mi conciencia me dictaba.

(Puerta)

¡Adelante!

La paciente ha despertado. -¿Puedo ir a verla?

Por supuesto, claro.

Gracias también a usted por el regalo que le han hecho.

No lo olvidaré en la vida.

-No me dé las gracias.

Fue el doctor Bremón el que decidió operar a su hija

y quien ha hecho la intervención. Solo he ayudado.

-Les estaré eternamente agradecida por todo lo que han hecho.

Muchísimas gracias.

Eva, también.

Si esa mujer supiera lo que de verdad piensas.

Si piensas que me harás sentir mal, olvídate.

Esperaba que, al menos, hubieras reflexionado sobre el tema.

No he de reflexionar. Lo tengo todo muy claro.

Te has salido con la tuya, que es lo que te importaba.

Lo que importa es esa chica. Quizás hemos evitado un suicidio.

Deberías cambiar la cara. ¿No tienes corazón?

No vayas por ahí, Mateo.

No me trates como un desalmado.

Esto no es una competición para ver cuál de los dos es mejor samaritano.

Yo no he dicho que lo fuera.

¿Qué pasa? Malinterpretas todo lo que digo.

Ya te dije que esto no es una ONG.

Para atender a los necesitados está el Estado; esto es un negocio.

Abrimos estas clínicas con esfuerzo para ganarnos la vida.

Eso no excluye si podemos ayudar a alguien que esté en nuestra mano.

Nosotros también necesitamos ayuda

para pagar nuestras deudas,

para afrontar nuestros pagos.

¿O esa mujer va a venir a ayudarte con tus problemas como tú a ella?

Estás sacando las cosas de quicio. Solo ha sido una operación,

un hueco en nuestra agenda de intervenciones programadas.

Eso ha sido ahora.

¿Qué pasará cuando se formen colas kilométricas en la puerta

de gente pidiendo que le operes gratis?

Kilométricas.

No creo que eso pase. ¿Qué no?

En cuanto se corra la voz, se creará el efecto llamada

y vendrán muchas personas desesperadas con sus problemas

pidiendo que las operes.

¿Qué hará entonces San Mateo?

No te pases.

¿Les operarás?

¿Pospondrás las operaciones de clientes que sí quieren pagar?

Mira, creo que siempre he sabido complacer a nuestros pacientes

y si ha habido algún problema, he sabido compensarles,

como aquella vez con las prótesis pakistaníes.

(RÍE) Ya estabas tardando en sacar las prótesis pakistaníes.

¿Cuándo vas a dejar de restregármelo por la cara?

Solo quiero que sepas que esa vez yo saqué las castañas del fuego.

Mira, Mateo,

la competencia y la exigencia de calidad en nuestro sector

son cada vez mayores y no podemos confiarnos.

¿A dónde quieres ir a parar? Te daré un ejemplo.

¿Qué van a pensar nuestros clientes

cuando sepan que hay gente a la que no le cobras

los tratamientos que ellos sí pagan?

No me harás sentir mal por lo que he hecho.

Estamos en la vanguardia,

en la élite de la cirugía estética.

Tenemos clientes muy exigentes y eso tiene un precio,

si no, habríamos montado una clínica de beneficencia.

(SUSPIRA)

Octavio, soy Betanzos.

Necesito que me mandes el recorrido del vehículo.

Para analizar las cámaras de vigilancia de los negocios.

También te digo que es complicado analizar esas imágenes.

Muchas cámaras están anticuadas.

Haré lo que esté en mi mano. Cualquier cosa, te aviso.

Venga, hasta luego. Chao.

-¡Uy! -¡Ay!

-¡Uy!

-Buenos días.

-Perdona, no te he visto, estaba pensando en...

-En tus cosas, ¿no? Ya te veo.

Yo también vengo cuando necesito distraerme.

Suele estar tranquilo.

-Ya, bueno.

-Un momento.

¿Estás bien?

-Pues estoy en la mierda, la verdad.

-¿Por qué?

-¿No lo sabes?

-No, no sé a qué te refieres.

Yo desayuno en mi casa

y me meto en mi cueva hasta mediodía.

-Ya. Entonces, ¿no te has enterado de nada?

-No. Y la gente no me cuenta nada. No me entero de los cotilleos.

-Pues mejor, porque la mitad son falsos.

Te lo digo yo, que protagonizo casi todos.

-¿Qué ha pasado?

(RESOPLA) -Ahora hubiese preferido que te lo contaran otros.

-Tarde. Ahora tengo curiosidad.

Si no me lo cuentas, me voy a la sala a enterarme.

-Asuntos Internos me va a investigar.

-¿Cómo? ¿Por qué?

Olaizola me ha denunciado por lo del escrache.

Dice que no le protegí como debía. -Eso es mentira.

Además, ese tío es que es...

Bueno, no tiene escrúpulos.

-Sí, todo el mundo lo sabe. Y si no, ya se han enterado por mí.

Lo he ido propagando.

-Y eso no te ha beneficiado, ¿no?

-La verdad es que no.

He sido una soberbia y eso irá en mi contra.

¡Madre mía!

-¿No hay forma de solucionarlo?

-Pues no.

-¿Qué te puede pasar?

-Me pueden suspender si quieren.

Me quedaría en mi casa, con lo que me he esforzado.

Me quedaría en la mierda.

-Paula, a lo mejor, la sangre no llega al río.

No sabemos qué pasará.

Anímate, ¿vale?

-Gracias. -Venga, guapa.

-A ver...

Cambiar mis huellas dactilares de una mano

a la otra.

-El tipo de la clínica me ha confirmado que sí se puede.

-¿Y cuela?

-El resultado es espectacular.

Al tener...

las huellas de una mano en los dedos de la otra

no detectan que eres fugitivo

y puedes salir de España y entrar en Brasil.

-¿Seguro que se puede hacer? -Claro que sí, hombre.

En el trullo, un compañero me contó

que su jefe, un capo importante,

se había sometido a esta cirugía

para persuadir a la Policía.

-¿Y la pasma no notó nada?

-No se dieron cuenta de nada.

-Solo vieron unas cicatrices en las yemas de sus dedos.

Yo también pensé que era mentira, por eso le pregunté.

-¿Y de dónde conoces al tipo de la clínica?

-¿Me estás interrogando? -Me estoy jugando el cuello aquí.

Si sale mal, acabaré en la cárcel

y no podré ver a mi madre ni para despedirme de ella.

-Este tío y su socio operan a mis chicas.

Las arreglan, las ponen más monas y ellas captan a más clientes.

(RÍE) -O sea, que el tipo controla del tema.

-Claro.

Está pensando si operarte él. Lo más probable es que lo haga

un compañero suyo especializado en estas intervenciones.

-No sé, Rojo.

Ahora ya no es solo un tipo, ¿son dos?

Y si a uno de ellos se le va la lengua, ¿qué?

-Te digo que este tío es de fiar. ¿O estás dudando de mí?

-No, claro que no.

-Pues decídete. Esto es lo que hay. O lo tomas o lo dejas.

Bastante pasta le he puesto encima de la mesa al de la clínica.

(RÍE) -No lo sé.

No es que me convenza pero...

(RESOPLA) No me queda otra salida.

Y más si la Policía ya ha pillado el Faura.

-Claro que lo habrán pillado. Y ya estará cantando.

-A ver, y si el médico con el que has hablado

decide que no quiere tener nada que ver con el asunto, ¿qué?

Porque dijiste que se lo está pensando.

-No pasa nada. Buscamos otro que quiera hacerlo.

Lo importante es que puede hacerse y hasta dónde quieras llegar.

-Supongo que con un pasaporte falso no sería suficiente, ¿no?

-Sería muy arriesgado.

Si te someten a un control de huellas, ¿qué?

Se iría a la mierda.

(RESOPLA) -No sé, Rojo.

-Decídete de una vez.

Si no fuera porque me ha tocado lo de que quieres ver a tu madre,

te hubiera mandado a la mierda.

-Tienes razón.

He de pensar en mi madre.

Juro por el Corcovado que haré lo que haga falta por verla

antes de que muera.

-Entonces, ¿qué?

¿Lo hacemos?

(ASIENTE)

-Venga, sí. -Muy bien.

Ahora solo hace falta esperar que acepte el tipo de la clínica.

Con la pasta que le he ofrecido no se negará.

Todos tenemos un precio.

(RESOPLA)

(Puerta)

¡Adelante!

¡Vero!

Hola, Mateo.

Un segundo. Estoy acabando con el informe

de la operación de Eva Gómez, la hija de Delia.

Listo.

Por cierto, ha sido todo un éxito.

Solo le ha quedado una sombra

pero con un tratamiento, en tres semanas, lo eliminaremos.

Me alegro por ella y por su madre. Yo, también.

Estaban muy agradecidas. Se han ido muy felices.

Es bueno saberlo.

Mateo, yo vengo por otro tema.

¿Por cuál? Es por Paula.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Los de Régimen Disciplinario van a abrirle una investigación

por una falta grave.

¡Uh! ¿Qué ha hecho?

Les ordenaron a Toni y Paula que escoltaran a Jesús Olaizola,

el concejal de Urbanismo, un chulo, según Paula.

Bueno, esto ha provocado cierta tensión entre ellos.

Ya, y Paula ha tenido problemas con él, ¿no?

En un escrache, Olaizola resultó herido por un manifestante

y ha denunciado a Paula

por omisión del deber y por inquina hacia él.

Pues sí que parece grave.

Sí, porque...

un informe negativo de Régimen Disciplinario

podría poner en peligro el ingreso en el cuerpo de policía.

¿Estás siendo alarmista o hablas como abogada?

¿Crees que puede llegar a suceder? Es muy probable.

Paula asegura que no actuó de manera negligente

y que lo que le pasó a Olaizola es culpa suya.

Y ¿por qué le ha denunciado? Eso me gustaría saber.

Y lo de la inquina ¿de dónde viene?

Al parecer, Paula no ha ocultado su animadversión hacia Olaizola

y eso ha jugado en su contra.

Ya.

Debería ir a hablar con mi hermano, ¿no?

Pero si Paula se entera, se enfadará.

Pues que se enfade.

Has de hablar con Emilio, no podemos quedarnos quietos.

-Esta vez no viene a que le recete pastillas para dormir, ¿verdad?

-A lo mejor ha de recetármelas

porque después de esto estoy tan eufórica

que no sé si podré dormir.

-Me alegro de que todo haya ido bien.

-Yo también.

No sabe lo feliz que me hace ver sonreír otra vez a mi niña

y salir a la calle. (SOLLOZA)

(RÍE) -No llores, mujer.

-Le estoy muy agradecida, doctor.

Gracias a usted, la oficial Beltrán

llevó a mi niña al centro cívico para que recibiera ayuda

y allí ocurrió el milagro.

-Ha sido una cadena de acontecimientos con final feliz.

-Pero usted lo comenzó todo.

Con el gesto que tuvo preocupándose por mi niña,

nos ha salvado a las dos.

Por suerte, existen personas como usted.

No como ese desgraciado que le destrozó la vida.

-Todo eso hay que olvidarlo.

Deben pensar en el futuro. -Sí.

Hoy empieza una nueva vida.

De hecho, mi hija, nada más salir de la clínica,

ha empezado a hacer planes.

-¿Qué va a hacer? -Retomar la carrera de Periodismo.

Nada más llegar a casa, ha escrito en el blog que tiene,

que había dejado hace meses.

-Está bien que vuelva a tener ilusión.

-¿Sabe sobre qué ha escrito?

Sobre su propia historia.

Antes no se podía ni mencionar en casa.

Es muy positivo.

-Está dejando atrás su experiencia traumática.

Y ¿qué decía?

-Habla del infierno por el que ha pasado

y da las gracias al doctor Bremón

por el favor tan grande que le ha hecho.

-Eso es que ya no se esconde.

Quiere contarlo

por si le sirve a alguien que pase por lo mismo.

-Pobrecita, mi niña.

Con lo que ha pasado, merece ser feliz.

-Seguro que lo será.

-No le entretengo más.

(RÍE) Seguro que tiene pacientes esperando.

Quería darle las gracias.

-Ni se preocupe. Me hace bien saber que está bien y su hija también.

La próxima vez que la vea, espero que sea por un catarro.

(DELIA RÍE)

(DELIA SOLLOZA)

Gracias.

Volveré con mi Eva para que le dé un abrazo fuerte.

O más. (AMBOS RÍEN)

Gracias.

-Te lo dije. Mira que te lo dije.

Lo que me temía ha ocurrido.

¿De qué hablas?

De las consecuencias de operar gratis a esa chica.

Mira.

Lo ha contado todo en su blog. Todo.

El ataque de su novio cortándole la cara con un cuchillo,

lo desesperada que estaba pensando que llevaría esa cicatriz siempre,

tu amable ofrecimiento para operarla gratuitamente

y lo feliz que está porque le has salvado la vida.

Lo ha contado todo

y se ha hecho viral.

Se han hecho eco todos los medios

y ya han llamado de dos periódicos para entrevistarte.

Yo no veo el problema.

No creo que tengas que alarmarte.

Pues yo creo que sí que hay que alarmarse.

No te das cuenta de las consecuencias

que esto puede tener

y todo porque no sabes velar por el negocio y decir que no.

¿Que yo no sé...?

He de ir a ver a mi hermano a comisaría,

pero luego tú y yo hablamos. Eso, lárgate.

Tú provoca el incendio y ya me como yo el marrón.

Estoy harto de que me ningunees y no me hagas ni puñetero caso.

No vayas de mártir, que no te va.

Sí, y tú no quieras reconocer que ha sido un error operar gratis.

No solo pienso que no ha sido un error,

sino que estoy orgulloso.

Si fueras listo y pensaras fríamente

verías que esta es la mejor publicidad

después de tu cagada de las prótesis pakistaníes.

Esto va a limpiar la imagen de la clínica.

Me voy. Tengo cosas más importantes.

Este es un sitio habitual de los yonkis

para venir a pillar. Debemos estar atentos.

-Y ¿qué hacemos? ¿Entramos o nos quedamos vigilando por aquí?

-No. Si entramos damos mucho el cante.

Mejor quedarnos por aquí a ver si hay ajetreo.

-Vale. ¿Crees que nos podemos fiar del soplo del Choto?

No veo que sea el típico lugar donde se esconde un ladrón.

-¿Qué quieres? ¿Que se alquile un hotel el tío?

¡Nos ha "fastidiao"! Aseguran que viene aquí a pillar.

-Tranquilo, no hace falta que me contestes así.

-Es que no tengo un buen día, Nacha.

-Ya veo. ¿Sigue siendo por el tema de tu boda?

-Sí. Me tiene muy estresado.

Si lo sé, me voy a Las Vegas a casarme.

Bueno, no, que a María no le gusta EE UU.

-¿Por qué?

-Le dije de ir a Nueva York

y la tía emperrada en La Toscana y Venecia.

-¿Por qué no buscáis un destino que os venga bien a los dos?

Como lo de la música de la boda.

-Yo bajé del burro y le dije de ir a París

y la tía me contesta que, para eso, nos vamos a su pueblo.

-¿Qué más da el destino? Lo importante es estar juntos.

-No, es dejar de discutir o nos separaremos antes de casarnos.

-¿Tú no decías que Faura cojeaba? -Sí. Cuidado, que puede ir armado.

Al lorito. Venga, vamos.

¡Quieto! ¡Alto, policía!

¡Eh! (CHISTA) ¡Tira el arma! (NACHA) -¡Quieto ahí!

-¡Tira el arma! ¡Ey, baja el arma!

Al suelo. (FAURA) -Vale, no disparen.

(ELÍAS) -Tranquilito, ¿eh? Venga.

-Queda detenido por robo con violencia.

-Y por más cosas,

ya se nos ocurrirá algo camino de comisaría. ¡Vamos!

(NACHA) -Tiene derecho a un abogado,

tiene derecho a guardar silencio, no declarando;

a no declarar contra sí mismo ni confesarse culpable;

a designar a un abogado y solicitar su presencia

para que le asista en las diligencias policiales.

(Puerta)

¡Adelante!

¡Qué sorpresa, hermano!

Emilio.

Estamos más cerca y nos vemos menos que nunca.

No te preocupes, somos hombres ocupados.

¿Qué tal todo?

Imagínatelo, con muchísimo trabajo.

¿Y los niños? Bien.

Jaime se ha apuntado a un equipo de básquet,

le tengo que llevar a los partidos

y tengo que hacer malabares para organizar mis horarios.

Y vosotros, ¿qué tal? ¿Cómo va la clínica?

Bien, pero me ocupa mucho

y no me queda tiempo para Verónica y Paula.

Y me pesa, porque sé que Paula pasa por un mal momento.

Ya veo que esto no es una visita casual.

Has venido a hablar de Paula, ¿verdad?

Verónica me ha dicho lo de la denuncia.

El asunto es bastante embarazoso.

No quiero meterme en cosas de Paula porque ella lo odia,

pero necesito saber si es grave.

Siéntate, anda.

(SUSPIRA)

Hermano, a ti no te voy a mentir.

La verdad es que...

cuando viene Régimen Disciplinario, el tema es preocupante.

Y en la situación de Paula, más, que aún no se ha licenciado

y está en prácticas.

¿Puede ser perjudicial para ella?

Bastante.

¿Como para que se le niegue jurar el cargo?

Si Régimen Disciplinario dictamina

que ha cometido una o varias faltas graves, pudiera ser.

Y eso, al margen de la denuncia del concejal.

(SUSPIRA) No puede ser. Si Paula no es conflictiva.

Ya lo sé, pero se comportó de forma imprudente

y cometió errores.

O sea, que Verónica tenía razón.

Dijo que encargasteis a Paula y Toni un servicio de escolta

y que Paula tuvo roces con Olaizola.

¿Roces? Eso es contarlo de una forma un tanto suave.

Según Olaizola, hubo desplantes, malas contestaciones y caras,

y actitudes despectivas.

Ya, pero según Paula, ese tipo es bastante chulo y faltón

y he estado investigando en Internet y parece que es un mal bicho.

Ya, pero eso, para el caso, es irrelevante.

Paula estaba de servicio

y debió haberse comportado como una profesional.

¿Comportarse como una profesional es...?

Ver, oír y callar.

Por muy mal que te caiga la persona a la que custodias,

has de comportarte como un profesional.

Así es como actúa un policía.

Verónica dice que Olaizola fue herido en un escrache

y que Paula estaba con él.

Sí, Olaizola, en su denuncia, también dice

que Paula se comportó de forma negligente.

Ya, pero Paula dice que ella no actuó mal

y fue responsabilidad de él.

Lo sé, hermano.

Y yo también estoy convencido de que Paula actuó correctamente

en la custodia y protección de ese concejal.

Y estoy convencido de que fue él quien fue irresponsable. Mira.

Lo estaba leyendo todo ahora.

Pero esta conclusión debe ser Régimen Disciplinario quien la tome

y está complicado

porque es un concejal y en Jefatura están que trinan.

Si no hubiera sido tan imprudente.

¿Por qué insistes en que fue imprudente?

Porque propagó su antipatía hacia Olaizola a los cuatro vientos.

Régimen Disciplinario se puede coger a eso

para darle un buen castigo, como desean en Jefatura.

(SUSPIRA) ¿No puedes hacer nada por ayudarla?

Lo voy a intentar, pero va a estar muy complicado.

No te prometo nada.

Gracias.

Me voy. Adiós, hermano.

Perdón, comisario, no sabía que estaba reunido.

Ya estábamos terminando.

Inspectora. Hasta luego.

Nacha y Elías han conseguido detener a Manuel Faura.

Hoy no ha tenido tanta suerte.

No sabes cómo necesitaba escuchar buenas noticias.

¿Qué os ha contado Faura?

Al principio no quería hablar,

pero le hemos apretado y ha cantado como un canario.

-Sobre todo cuando le empezó el mono.

-Se declaró culpable del robo al piso de los ancianos.

¿Ha dicho quién era su compinche?

Un tal Joao Sousa, un brasileño que conoció hace poco.

-Según él, fue Sousa quien lo planificó.

Siempre le echan la culpa al otro.

Sí, nos ha contado que no esperaban que el matrimonio estuviese en casa.

Fue una sorpresa y al mostrar resistencia,

tuvieron que utilizar la fuerza.

-Coincide con lo que declararon las víctimas.

-También ha contado que los vecinos, al oír ruidos y gritos,

se arremolinaron en la puerta de la casa

y escaparon por el patio.

-Y Faura tuvo que saltar por un balcón de un piso inferior

y se hizo daño en la pierna, por eso cojeaba.

-También había un cristal roto y se hizo una herida.

Actuaron a la desesperada. Estos son los peores.

Tenemos que dar gracias por que no hubo más víctimas.

Pues sí.

Faura y Sousa lograron burlar a los vecinos

que se habían concentrado en el rellano

y escaparon a la calle.

-En la calle, se separaron, y Sousa, que debe ser un listo,

se quedó las joyas y el dinero.

Quedaron en verse en un local al día siguiente para repartirlo.

-Pero como a Faura le dolía la pierna,

se metió un pico de heroína y no llegó nunca a la cita.

¿Os ha dicho dónde puede estar Sousa?

No, y estamos casi seguros de que dice la verdad

porque le hemos apretado y no suelta nada.

Vale. ¿Qué sabemos de estos dos angelitos?

Faura es un yonqui portugués

que lleva años metido en los bajos fondos madrileños

y ha estado detenido tres veces: dos por atraco en gasolinera

y otra por atraco en una joyería.

-El desgraciado se compincha con el primero que pilla,

en este caso, del listo este del Sousa,

que tenía marcados a los ancianos

y le propuso entrar en el piso a robar.

Entre los dos decidieron alternarse la vigilancia

para controlar a los ancianos y robar cuando no estuvieran.

Pues les salió redonda la vigilancia.

En fin, ¿qué sabemos del brasileño?

Que debe ser todo un elemento.

Ha sido meter su nombre en la base de datos

y ha saltado toda la Interpol.

-Aquí tiene su ficha. Joao Sousa.

En busca y captura en Brasil.

Dos atracos con violencia

y un asalto en el que atracó y mató a un norteamericano

que estaba de vacaciones en Río.

-Se sospechaba que, tras el asesinato,

podía haber huido a Europa.

Pues, al parecer, está aquí.

Y haciendo de las suyas.

¿Qué me decís de las armas?

La de Faura era la Glock 17 que identificaron las víctimas.

La adquirió en la Deep Web.

La de Sousa solo sabemos que la consiguió en Distrito Sur,

según dijo Faura.

Buen trabajo, chicos.

Hay que pillar al brasileño antes de que vuele fuera.

Me quedo el informe. Muy bien.

-Dejad de mirarme como si fuera un bicho.

Estamos preocupados por ti.

Tu madre me ha contado lo que te ha pasado...

Y has ido a hablar con Emilio.

Bueno, sí, lo admito, pero porque estoy preocupado.

No le culpes a él. Yo le animé a hacerlo.

-¿Para que interceda por mí y me saque las castañas del fuego?

¿Qué pensarán mis compañeros?

No están en tu situación. Lo entenderán.

¿No veis que en vez de ayudar complicáis más las cosas?

Si esto sale a la luz, va a ser un escándalo.

-¿Y nos quedamos de brazos cruzados viendo cómo tu carrera se arruina?

-Asumiré lo que diga Régimen Disciplinario como una más.

Tu tío cree que puede caerte una sanción importante.

Tu actitud con el concejal no fue buena

y no se refiere a durante el escrache.

Ya.

Se refiere a mi conducta con él.

Me quejé demasiado ante mis compañeros y mis superiores

cuando me dijeron que debía escoltar a Olaizola.

-Vale, tus comentarios fueron desafortunados

pero eso no significa conducta negligente

ni eludir tu deber de protegerle.

Es verdad. Ahí fuiste una profesional.

Tu tío sabe que Toni y tú protegisteis a Olaizola,

pero él salió herido por desoír vuestras indicaciones.

Todo saldrá bien y la denuncia no prosperará.

-Una cosa es que yo crea que actué correctamente

y otra es lo que decidan en la investigación.

-Se puede demostrar que Olaizola tuvo comportamiento chulesco

y te menospreció.

Hay testigos. Toni, por ejemplo.

Tenemos mucha suerte de que esté implicado.

Claro. Es un tipo íntegro.

No permitirá ninguna injusticia.

Eso es lo de menos.

Es la palabra de un agente en prácticas

contra la de un concejal de Urbanismo

que ya ha esquivado la justicia antes.

Bueno, su fama le precede.

En Internet todo el mundo despotrica de él.

Terminó en el hospital y eso ha tenido mucha repercusión.

Van a intentar buscar a una culpable y esa soy yo.

-Necesitarás ayuda.

Y si tu tío puede hacer algo... -No puede.

Si Régimen Disciplinario pregunta

si tengo animadversión a Olaizola, yo responderé que sí.

E incidirán en demostrar que fui negligente.

Ya está.

Pero Toni fue testigo de... De mi antipatía hacia ese imbécil.

Si le preguntan, es lo que dirá.

-¿Dices que Toni declarará en tu contra?

-No, digo que Toni dirá la verdad, que es lo que debe hacer.

Hablará de mis comentarios sobre Olaizola

y de mis enfrentamientos con él.

Lo he hecho mal, lo reconozco.

A ver, cariño, estás en prácticas.

Es normal que cometas errores.

Bueno, da igual.

Me voy a mi habitación.

(VERÓNICA SUSPIRA)

-¿Estamos solos?

-Sí, no hay nadie.

No quiero que te vean conmigo.

-Es un buen comienzo.

¿Qué? ¿Vamos adelante con lo de las huellas dactilares?

-Puede.

¿La operación es para ti?

-No, es para un colega, pero no te voy a decir para quién.

-Ni quiero saberlo.

Pero entonces, la oferta que me hiciste ya no es suficiente.

Si tengo que recurrir a mi colega,

quiero más dinero.

-No seas avaricioso.

La oferta es más que suficiente.

-Pero esa operación es un delito

y podemos acabar en la cárcel

o que se entere Mateo y me eche.

-¿De cuánto hablamos?

-Del doble.

(RÍE) -No. Es mucho.

-Esta conversación ha terminado.

-Sabes que encontraré a otra persona que lo haga por ese precio.

-Puede.

Pero te costará tiempo.

Y mucho esfuerzo.

Y deberás encontrar un cirujano dispuesto a hacer algo ilegal.

Y me da la sensación de que tiempo, justamente, no tienes.

-Me has sorprendido, Andrés.

Le estás echando valor al asunto.

Ni para ti ni para mí.

¿Nos quedamos en un término medio?

¿De acuerdo?

-Me parece bien.

-Quiero que me garantices que saldrá perfectamente.

-No te preocupes.

Mi colega es de los mejores en microcirugía.

-¿Cuándo lo haremos? -Mañana por la noche.

No habrá nadie en la clínica.

Te llamaré para decirte a qué hora debéis venir.

-Muy bien.

-Y una cosa más.

Quiero un adelanto. (ROJO RÍE)

-Ya tardabas en pedírmelo.

Soy un hombre preparado.

-Tengo curiosidad.

¿Qué te ha hecho decidirte? No lo tenías nada claro.

-Ha llegado el momento de pensar un poco más en mí.

Que no te vean al salir.

-Paula es libre de tener su opinión.

-Todos lo somos,

pero Paula es Policía Nacional y en ese momento era su escolta.

Sea justo o no, en ciertos momentos hemos de mantenernos al margen.

-¿Crees que esto le pasará factura?

-Sí, la verdad.

-En ese caso, tu declaración es clave en la investigación.

Si sabes modular tu testimonio,

va a poder respirar tranquila.

-Modular mi testimonio. ¿Qué quiere decir?

-Supongo que no les vas a contar

todo lo que piensa y dice Paula sobre Olaizola.

(ROJO) Piensa que vas a salir con huellas nuevas,

pasaporte nuevo y viajar sin ser detectado.

-Aún he de gestionar lo del pasaporte.

El colega que me lo iba a hacer se ha evaporado.

-¿Te queda pasta?

-Te estás tomando muchas molestias por ayudarme. ¿Por qué?

Necesitamos dar caza como sea a Sousa.

Es un atracador muy violento y no quiero que cunda el pánico.

Este barrio ya ha pasado por situaciones complicadas.

Igual podríamos pedir ayuda.

¿Quieres llamar a la colaboración ciudadana?

Tenemos su fotografía,

su descripción y sabemos que está en España.

Está perfecto. He de chequearlo con Bremón pero se puede lanzar ya.

Necesitamos que esta foto

llegue a todas partes. Ahora mismo.

-Hemos colgado esta foto por todas partes.

Pensamos que podría fugarse

y cualquier colaboración ciudadana es buena.

-Yo, a este tío, le conozco.

-¿De verdad? -Estuvo aquí hace poco.

La solución de este caso es evidente.

Paula saldrá indemne y usted quedará como un misógino y un paranoico.

Además, habrá malgastado recursos públicos

en una cacería injusta y desproporcionada.

¿Cómo quedará su imagen después de todo esto?

Bravo, comisario.

Usted gana.

Retiro la denuncia.

Pero con una condición.

Paula ha tenido un altercado en Comisaría.

Ya te contaré.

Esto del expediente... Mañana, encima de tu mesa.

Vale, me voy a casa. Gracias.

(RESOPLA)

Es la hora. Eso es.

Veníos para aquí. Que no os vean.

-Me he quedado con mal cuerpo después de discutir.

¿Nos vemos esta noche y lo aclaramos?

-Vale.

Donde siempre.

-Sí, en la 337 a las nueve.

-¿Vas a trabajar ahora?

-No, ¡qué va! Voy a mirar qué tengo que hacer mañana.

No te acuestes tarde.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 76

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 676

13 ene 2020

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 676" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 676"
Programas completos (686)
Clips

Los últimos 2.166 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos