www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5361936
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 568 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué pasó al final con tu ex? ¿Os visteis o no?

Sí, quedamos.

¿Qué tal?

Bueno, pues bien. Todo bastante civilizado, la verdad.

¿Qué hay, Mercedes? Ay, Emilio.

Mira, Carlos, te presento a Emilio, mi pareja.

-Y el comisario de Distrito Sur. Encantado, Emilio.

Igualmente.

Papá, ¿podemos olvidar ya lo que ocurrió?

-No podemos. No puedo.

Y esta pistola no la vuelvas a tocar nunca más.

Y, mucho menos, hables de ella con nadie, ¿entendido?

-Nosotros no somos unos monstruos como ellos.

Prométeme que te desharás de la pistola.

El inspector Alejandro Font viene de la UDYCO de Valencia

y ha hecho un seguimiento intensivo a Mercader

durante aproximadamente un año

y quiero que tú seas el enlace con él aquí en la comisaría.

¿Y sabes si está casado, tiene hijos...?

Para saciar vuestra voracidad informativa,

no someteré a un tercer grado a Alejandro.

Alejandro, ¿eh?

-Perdóname, me dejé llevar. Esto no tenía que haber pasado.

Será mejor que me vaya.

Fue un beso y lo paramos enseguida.

La cuestión es que si me hubiese vuelto a besar,

no lo hubiese parado.

Mira, los dos íbamos un poco...

Un poco contentos con las cervezas, las risas, la tontería del momento...

Oye, me dejé llevar y te besé,

pero te juro que no volverá a pasar.

-Oye, Luis,

¿has pagado al de la cerveza?

-Sí, ya está todo solucionado.

-¿Y tú qué haces aquí?

-Buenas tardes, Elvira.

-Oye, Luis,

¿has pagado al de la cerveza?

-Sí, también quiero el informe de Elvira Soler.

Podrás hackear la base de datos del centro médico, ¿no?

Solo te estoy diciendo que sé por lo que estáis a punto de pasar.

Además, el alzhéimer afectará al carácter de Elvira.

-Santos atrae a la policía como la miel a las abejas.

-Que pregunten lo que quieran. No tenemos nada que ver.

-Luis, la policía bastante enfilados nos tiene.

Lo que nos faltaba es que nos relacionasen con Santos

para que nos metan en sus movidas.

-Antes o después, demostraré lo que eres.

-¿Sabe qué pasa, inspectora?

Que Alejandro Font es la ambición personificada.

Quiere labrarse una carrera a mi costa.

Tenga cuidado. -Retira lo que has dicho.

Alejandro.

¿Un palo? ¿A ver?

-Es facilísimo, mamá, ya verás. Máximo dinero, mínimo esfuerzo.

-¿Y dónde? -En una casa de apuestas.

-¡Ricky! -Esta vez tengo a alguien infiltrado

que conoce todos los sistemas de seguridad

y los puede desconectar. -Ah, ¿sí? ¿Y quién es?

-Guille.

¡Chema, cuánto tiempo! Estoy constipado.

¿Cómo está tu madre? Hace mucho que no la veo.

Pues bien. Mi madre está mayor y sorda.

Sí y ya por eso no sale ni por la calle a pasear.

Le da miedo.

Esta mañana nos ha entrado en comisaría un caso

de pornografía infantil.

Y a Emilio le acaban de llamar de Jefatura para darle una lista

facilitada por Europol con los nombres de los sospechosos

de pertenecer a esa red internacional.

Eso qué tiene que ver conmigo, ¿a ver?

Pues que conoces a una persona de esa lista.

¿Quién es? Chema.

(Música emocionante)

Me he despertado ya sin fiebre y mejor de la tos.

Eso que me has recetado está haciendo efecto.

Pero me duele la garganta todavía un poco.

-¿Qué te pasa?

-Nada, ¿por qué lo preguntas?

-Porque no me dices nada y me miras raro.

Me estás preocupando. O sea, ¿tengo algo serio?

-No, qué va. Un catarro, nada más.

-¿Y cuánto voy a tener que estar arrastrando esto?

-No lo sé. Sigue tomando los analgésicos

y, sobre todo, vete librando de toda esa mucosidad y...

-¿Y no me puedes recetar algo que me lo quite más rápido?

Porque debo estar a tope con los chavales.

-¿A tope? ¿Por qué?

-Yo qué sé. Mira, hoy me los llevo al campo de fútbol nuevo,

ese que han hecho al lado del parque, para que cambien de aires.

Y o estoy con energías o se me descontrolan.

-Veo que te preocupan mucho los chavales, ¿no?

-Sí. Ya te he dicho

que algunos fines de semana me voy a ver partidos con ellos.

-Ya -¿Sabes qué pasa?

Tienen una frescura

que nosotros, los adultos, hemos perdido.

¿No?

No entiendo a los compañeros que están todo el rato despotricando

contra ellos. Que si son unos consentidos,

unos contestones, que si no atienden...

-Ya. Eso a ti no te afecta, ¿verdad? -No,

porque te lo compensan luego con otras cosas.

Con su espontaneidad, por ejemplo.

Sí. A mí no se me olvida que yo también fui un chaval

y sé tratarlos.

-¿Y cómo los tratas?

-Pues no sé.

Con cercanía, supongo. Hablando de tú a tú.

Claro...

Trato de entenderme con ellos y, así, ellos se abren conmigo

y me cuentan sus cosas.

-¿Sus cosas?

-Sí, sus cosas, sus preocupaciones. Mira, Antonio, al final...

Al final los chavales lo que quieren es que se les escuche.

-Pero ¿no crees que sería más útil un poquito de distancia?

Porque con tanta cercanía, igual acaban cogiendo

demasiada confianza.

-Pues sí. Bueno, los profesores no somos compañeros de clase,

pero tampoco tenemos que ser sargentos. Tenemos que estar ahí

y saber qué les preocupa.

-Y tú crees conocerles bien, ¿no? Saber qué necesidades tienen.

-Sí, sí. ¿Qué les preocupa?

Pues encajar en el grupo, qué piensan de ellos,

el aspecto físico. -¡No compares, Chema!

Los chavales están en formación. Son vulnerables.

Necesitan una protección especial.

-Ya. No se me olvida que son chavales, Antonio.

Te estoy hablando de mis estrategias como educador,

no de irme de botellón con ellos. ¿Qué te pasa?

¿Por qué estás tan raro hoy?

-Es que no he dormido bien. Tengo insomnio por las noches

y estoy un poco irascible, perdóname.

Toma, anda,

este descongestionante.

Acelerará el proceso del catarro, ya verás.

-Bueno, paso por la farmacia antes de ir al entrenamiento.

Anímate. Descansa.

-Que sí, hombre, que sí. -Adiós.

(Móvil)

Dime, Antonio.

"Acaba de salir por la puerta Chema."

¿No le habrás dicho nada de la investigación que iniciamos?

"No, tranquila, qué va, pero he pasado un rato horrible

teniéndolo de frente y sabiendo"

que su vida va a cambiar dentro de un rato.

Tenías que escucharle hablar de lo cercano que se siente

con sus alumnos. Ya, cariño.

Imagino que has tenido que pasar mucha tensión.

Sí, sí. Es mi amigo y creo que es inocente,

pero, la verdad, se me han puesto los pelos de punta

con lo que me estaba contando. Bueno, ha sido horrible.

Pero ¿por qué? ¿Ha dicho algo que confirme nuestras sospechas?

No, la verdad es que no,

pero, claro, después de lo que me contaste,

le he puesto una etiqueta y todo me sonaba fatal.

Ya, cariño. Es tu amigo y sé que tiene que estar siendo muy duro.

Sí. Yo pienso que es inocente.

No me creo que esté en una red de pornografía infantil.

Lo único que te puedo prometer, Antonio, es que vamos a ser

muy escrupulosos con la presunción de inocencia

y que vamos a mirar con lupa todas las pruebas, pero...

Ojalá no encontréis nada y sea todo un error.

"Y yo también."

Yo también, pero creo que tienes que estar mentalizado

para lo que viene. No sé.

Y si verdaderamente es culpable, a quienes habrá que proteger

es a las víctimas.

¿Cuándo le vais a interrogar?

En cuanto llegue la orden del juez,

tendremos que ir a detenerlo y a revisar sus equipos.

(Puerta)

"Claudia, sabes que esto te lo pido muy pocas veces,"

pero, por favor, cuando sepas algo, llámame.

No te preocupes, yo te llamo. Vale. Te tengo que dejar.

Un beso. Hasta luego.

Está muy seria.

Es que...

este tema de la pornografía infantil me tiene mala.

Te entiendo. A mí me pasa exactamente lo mismo.

Además, no sé si te dije

que una de las personas que aparecía en la lista de Europol,

José María Roca, es amigo de la infancia

de Antonio del barrio de toda la vida.

¿Quieres que te aparte del caso? No, no.

Si tienes algún motivo personal, lo entiendo perfectamente.

Te lo agradezco, pero no.

Quiero hacerlo pase lo que pase.

No me quiero desentender de este caso.

Llegaré hasta el final.

No sabes cuánto me alegra escuchar eso.

Tú sabes que a la hora de identificar un pedófilo,

no hay que descartar ningún perfil.

A menudo, de cara a la galería, son personas encantadoras.

y Chema lo es.

¿Qué más me puedes contar de él?

Es un soltero empedernido y que todavía vive con su madre.

Eso puede indicar una dependencia patológica.

Ya, además,

es profesor de Educación física y entrenador de fútbol,

con lo cual, está en contacto permanente con menores.

Y los trata de forma cercana y afectiva.

¿Has encontrado antecedentes por abusos?

No, no, no, ni uno.

No, además,

Chema es una persona muy apreciada en la comunidad escolar.

No hay ni una sola queja sobre él.

Claudia, yo sé que esto no es fácil, pero...

tenemos que tener en cuenta toda la información

que nos han dado de Europol.

Los 24 nombres de esa lista no están ahí porque sí.

Los han identificado rastreando las IP de sus ordenadores.

Si lo sé. Sé que es una investigación muy rigurosa.

Estoy temiendo que llegue la orden de detención del juez.

Es que... No sé cómo va a ser ese momento.

Me temo que ese momento ya ha llegado, Claudia.

Acaban de emitir la orden de detención

y la orden de registro de los ordenadores.

En Jefatura nos dan dos horas a todas las comisarías implicadas

para que coordinemos las detenciones de forma discreta

y eficaz.

Y te lo vuelvo a preguntar:

¿te ves capacitada para dirigir el operativo?

Sí. Dame...

Dame dos minutos para seleccionar a los agentes

e informarlos. De acuerdo.

Hola, Merche.

-¿Qué tal, Carlos? -Muy bien.

Muchas gracias por la llamada de ayer, ¿eh?,

que no me la esperaba.

Y por buscar un hueco para que hablemos.

Tienes mucho trabajo.

-Para las cosas de Aitana siempre encontraré un hueco.

-Ya, perdona que sea tan insistente,

pero es que sabes que a mí este tipo de cosas

se me da fatal organizarlas.

Te lo digo porque anoche, cuando te llamé, me pareciste

un poquito molesta. -Perdón.

Merche, ¿qué quieres tomar?

-Pues... una manzanilla, María. -Muy bien.

-Siento haber estado tan brusca anoche.

La verdad es que es un detalle bonito

que quieras que escojamos juntos el cáterin para la fiesta.

-Tú ya sabes que yo puedo ser un auténtico caos

organizando fiestas a Aitana.

Acuérdate la que lie cuando cumplió los siete años.

-Sí. Estaba muy ilusionada con celebrarlo en un parque de bolas

y tú encontraste dos sitios distintos y reservaste los dos

mientras nos decidíamos y al final se te olvidó cancelar uno

y tuvimos que pagarlo.

-Pero, al final, no salió tan mal y sacamos provecho.

Primero, la llevamos a uno con todos los amigos

y, luego, al otro y en aquella época no había tantos parques de bolas.

-Es verdad.

Siempre te has desvivido por ella.

-Pues igual que ahora, Merche, y, además,

es que quiero compensarla por lo mal que lo ha pasado.

Que vea que la apoyamos en esta vida nueva que ha elegido.

Y sobre todo que tú y yo estamos juntos en ello.

-Es la primera reunión familiar a la que vamos a ir juntos

desde el divorcio.

-También lo habría sido la boda si no se hubiera cancelado.

-¿Y qué pasa?

¿Que no te atreves a organizar esto tú solo?

-Merche, tú y yo hemos sido siempre un buen equipo.

-Para organizar cosas a Aitana, sí. -Sí, claro.

-Aquí tienes, Merche, cariño.

-Gracias.

Pues me parece muy bien que sienta que estamos cerca de ella

cuando lo necesita, a pesar de que tenemos

nuevas parejas.

-Bueno, eso sería lo ideal.

De lo que no estoy seguro es de que Ana pueda venir.

-¿Y eso por qué? ¿Tiene problemas? -No, no, qué va.

Está de viaje de trabajo y no creo que le dé tiempo a llegar.

-Pues yo pensaba invitar a Emilio. -Claro, por supuesto.

¿Y por qué no lo vas a invitar?

Yo encantado y, además, ayer te dije que es un tipo fenomenal

y que me cae muy bien. Y me encanta veros bien.

O sea que... Además, creo que con Aitana se lleva muy bien.

-Sí que se llevan bien, sí. -Pues ya está.

-Gracias. Es todo un detalle.

-Bueno, lo único que nos queda ya es cerrar lo del cáterin.

Y te cuento.

Pericles se vino un poco arriba con el presupuesto.

Entonces, lo que he hecho ha sido pedir presupuesto

a otras tres empresas de algo muy similar...

Y aquí está. A ver qué te parece.

-A ver.

Pues tiene muy buena pinta.

Veo que hay que dar una señal para la reserva.

Habrá que decidirse pronto.

-Bueno, tampoco hay que correr. Podemos meditarlo.

-¿Y eso?

-Pues porque he pagado la señal en los tres.

-No te puedo creer.

-Si se nos pasaba, no nos quedábamos sin sitio. Ya está.

-Pero tú no has cambiado nada, ¿eh?

-¿Ves al sospechoso? -No.

Si te digo la verdad, hubiera preferido

cualquier otro caso.

Te lo juro. Es que a mí los pederastas

me revuelven el estómago.

-En este caso, es un pedófilo.

Siente atracción por los menores,

pero aún no cometió ningún delito de abuso.

Aunque no lo creas, hay una diferencia.

-A mí no me lo parece.

Para empezar, un pavo que lo que hace es difundir ese tipo de imágenes,

lo que hace es fomentar la explotación infantil,

aunque no haya hecho nada. -Pues, mira, ahí te doy la razón.

Con esto de las redes cada vez son más impunes estos casos

en los foros por Internet.

-Y, encima, los meten en la cárcel,

cumplen condena, que luego se la rebajan

por buen comportamiento y mierdas, y los sueltan, tío.

La peña no se da cuenta de que es gente enferma.

Que no se rehabilitan. -Bueno, Toni, rebaja un poquito.

-Yo rebajo, pero como hay ahora esta moda de entenderlo todo, tío,

y no. Es...

No, no es.

Y, ahora, como está de moda comprender todos los comportamientos.

Pues no, un pavo podrido por dentro se tiene que pudrir en la cárcel.

-Si te entiendo. ¿Crees que esto a mí no me afecta?

Pues claro, pero es que en Colombia la situación es mucho peor.

Si te contara... -Entonces tendrás más ganas

de pillarle que yo.

-Que sí, que lo único que quiero es detenerle.

Pero ya sabes, hay que mantener la cabeza fría.

Alejarnos de nuestros sentimientos y emociones.

-A mí me cuesta mucho, Nacha. Me cuesta mucho.

Porque, tío, me cuesta mantener la cabeza fría.

Es un pavo que ha hecho algo repugnante.

-Vale, pero ahora lo que tenemos que hacer es

llevarlo, interrogarlo, porque todavía no tenemos pruebas,

es inocente. Y te pido que actúes con prudencia

porque ya te veo venir, Toni. -Es ese, ¿no?

-Ah, pues sí, mira.

Seguramente acaba de salir de entrenar a los chavales.

-Míralo. Qué asco de pavo.

Como si no hubiera roto un plato en su vida.

-¿Qué esperabas? ¿Verlo con cuernitos como un demonio?

-Vamos. -Eh, Toni, una cosa.

Por favor, actúa con calma, porque, si no, te vas a devolver

derechito a la comisaría, ¿listo? -Que sí.

-¿José María Roca? -Sí, hola.

-Policía.

Le vamos a pedir que nos acompañe a la comisaría.

Tenemos que hacerle algunas preguntas.

Le pediría que no se resistiera. Si no, tengo que esposarle.

-Espero que nos lo ponga fácil porque no sabe las ganas que tengo.

-Claro, ¿qué pasa?

No he hecho nada. -¿No sabe qué pasa?

-No.

-Es usted sospechoso de posesión y tráfico de pornografía infantil.

-O sea... No entiendo. -Si quiere se lo repito.

Me la pela que estemos en la calle.

Se lo grito, si quiere. -No, no.

Quiero decir que yo... Esto es absurdo...

¿Cómo pueden pensar...?

-José María, tendrá tiempo de sobra para explicarnos

esto en la comisaría y hablar tranquilamente.

Le pediría que nos acompañe por las buenas. Si no, insisto,

tendré que proceder a esposarlo. -Sí, sí, de acuerdo.

Pero...

Se están equivocando. -No nos cuente su vida, caballero.

-Buenas.

¿Qué haces tan concentrado?

¿Estás preparando el palo a la casa de apuestas?

-Sí. Lo estoy dejando todo a punto.

-Esperemos que sea verdad que esos vigilantes

no estén muy atentos. -Que sí, mamá, tranquila.

Me pasé por el sitio para chequear todas las entradas,

las salidas y las cámaras de seguridad.

Las estoy poniendo todas en este plano.

-¿Ya tienes la furgo? -Sí.

Ya le he cambiado la matrícula, también.

Ya verás. Esto va a ser un visto y no visto.

-De todas formas, me sigue preocupando lo de Guille.

No sé si es de fiar. Tampoco lo conoces de hace tanto.

-Él es el primer interesado en que esto salga bien.

Se llevará un buen pico. Ya me dio la contraseña de la caja fuerte.

-Ah, bueno. Tú sal de ahí pitando que no te vea nadie

y te pueda denunciar a la policía.

-Eso no tiene por qué pasar. -Ya,

pero si quieres dar un buen palo, tienes que preverlo todo.

A ver, ¿qué pasa si alguien identifica la furgoneta

y la policía sigue el rastro?

-Tengo prevenido un garaje a un par de bloques

de la casa de apuestas.

Después del golpe, pasamos por allí, volvemos a cambiar la matrícula

y podemos ir tranquilamente al Moonlight con la pasta.

-¿Y las alarmas y grabaciones de las cámaras?

-De eso ya te dije que se encargaba Guille.

Las desconectará todas y hará que parezca un cortocircuito

hecho por los ladrones. Lo tengo todo pensado.

-¿Y quién conducirá la furgoneta?

-Le iba a pegar un toque a Cifu que conduce "debuti".

-¿No le quitaron el carné por perder los puntos?

-Bueno, si nos para la policía, lo de menos será

que no tenga carné, Luis.

(SUSPIRA)

-¿Qué?

¿Qué pasa? A ver, ¿por qué os quedáis callados?

-Pues porque será mejor que conduzca Luis.

-Ya estamos. Esto es porque no te fías de mí.

-Que sí, hijo mío. Claro que sí, pero si va tu hermano contigo,

nos ahorramos darle su parte a uno de tus amigos.

-Y yo iría encantado.

Ayer tenía mis reservas, pero hoy...

Viendo que lo tienes todo tan pensado,

me quedo más tranquilo. -¿Me lo estás diciendo en serio?

-¿Qué pasa? ¿Tanto te cuesta aceptar un halago?

-Sí, pero la verdad

es que se me hace un poco raro que salga de ti.

-Bueno, Guille ya se va a llevar un buen pico.

No tenemos por qué meter en esto a nadie más.

-Visto así... -Bueno, la decisión es tuya.

Tuya ha sido la idea y tú has diseñado el plan.

-No, si yo lo prefiero. Así todo queda en familia.

Pero te voy a advertir una cosa, aquí el que manda soy yo.

-Que sí.

Si quieres cambiamos la furgoneta por una limusina,

para que se note que dentro va el jefe.

-No te pases de listo que te dejo fuera.

-Quita, quita que me cago en la madre...

-Esto no tiene sentido, es insultante.

Jamás haría esas cosas de las que me acusan.

-Aún no es una acusación formal, de momento es solo un sospechoso.

-Pero ahórrense todo esto, salgan a la calle, al barrio,

todo el mundo me quiere.

Y eso incluye a los padres y madres de los alumnos.

-José María, tranquilícese, ahora vendrá la inspectora Miralles

y le podrá exponer todo esto a ella. -¿Claudia?

-Sí, me ha puesto al corriente de que ustedes se conocen.

-Ya está, vale, ella vendrá y lo aclarará todo.

Ella me conoce, sabe que esto es un error.

Claudia, menos mal.

Hola, Chema.

¿Nos dejas a solas, por favor? Claro.

-¿Qué pasa? ¿Qué es esto?

Los policías que me han detenido me dicen que soy sospechoso

de traficar con material de pornografía infantil.

Te aseguro que aquí no se detiene a nadie por capricho. Siéntate.

Pero ¿qué me estás diciendo, Claudia?

Nos conocemos de hace muchos años, sabes que es un error, ¿no?

Para mí también es un mal trago.

Pero quiero que sepas que si estás aquí

es debido a una operación a gran escala

de la Policía Nacional

obedeciendo a un aviso de Europol.

Ya, pues es que se equivocan conmigo.

Claudia, es que yo no he hecho nada.

Esa red de pornografía infantil existe.

Está anclada en la "deep web" y distribuye su material

a través de foros, redes sociales

y páginas P2P de intercambio de archivos.

No sé de qué me estás hablando.

No tengo ni idea de lo que es una "deep web".

Yo utilizo el ordenador para leer noticias,

para mandar correos y para preparar mis clases.

Me gustaría creerte, de verdad.

Pero la información que disponemos señala a 24 personas involucradas

a nivel nacional con distintos grados

de responsabilidad.

Y tu nombre y la IP de tu ordenador aparecen en esa lista.

Pero es que eso es imposible.

Jamás he consumido pornografía y mucho menos pornografía infantil.

Claudia, te traigo el ordenador, lo revisáis, de verdad.

Tenemos una orden judicial.

En cuanto terminemos aquí, iremos a tu casa a hacer un registro.

Requisaremos tu ordenador y lo traeremos

para que nuestra responsable de investigación tecnológica

pueda analizarlo a fondo.

¿Cómo que vais a ir a mi casa?

¿Qué le digo a mi madre?

Se va a asustar mucho, está muy mayor, Claudia.

Entiendo que estés preocupado, pero podrás llamarla y avisarla

de que vamos a ir. Di lo que creas más oportuno.

Es que yo no quiero inventarme nada.

Yo lo que quiero es irme a casa con ella

y decirle que todo esto ha sido un error.

Me temo que eso es imposible por el momento.

Tenemos que requisar ese ordenador y traerlo aquí.

Y durante el tiempo que dure el análisis de tu equipo,

tendrás que permanecer detenido.

¿Me vais a encerrar en un calabozo?

No tengo otra opción.

¿Y... y mis clases?

O sea... en el colegio me van a echar en falta.

Te digo lo mismo que con tu madre, podrás llamarles

y justificar tu ausencia como creas más oportuno.

Chema,

me gustaría que comprendieras la gravedad de los delitos

de los que eres sospechoso.

Estamos hablando de una mafia de pornografía infantil.

De niños explotados sexualmente...

Que yo no tengo nada que ver con eso, joder.

¿Cómo tengo que decírtelo?

Me encantaría creerte.

Nada me gustaría más que no encontrar nada

cuando analicemos esos equipos y que volvieras a casa con tu madre,

pero si eres inocente, no tienes nada que temer.

Prepárate. Pronto saldremos para el registro.

Espera.

Antonio ya sabía todo esto cuando he estado en su consulta.

Por eso ha estado tan raro, él también pensaba que yo...

Chema, Antonio sigue siendo tu amigo.

Si te sirve de consuelo, él cree firmemente en ti.

Oye, y...

¿Le has dado una vuelta al tema de la universidad?

El mundo no puede perderse esta arquitecta.

-¿Ya estamos con ese tema? Ya lo he hablado con mi padre

y tengo que ser realista, no puede pagarlo y no me darán beca.

-Lo de realista lo dices por la pasta, ¿no?

Porque la carrera sí te motiva. -Pues sí, claro.

Pero la ferretería no me lo puede pagar.

-Marga, dijimos que encontraríamos la solución a eso.

-¿Me vas a dar trabajo en el Moonlight?

-No, yo no te puedo dar trabajo. Sabes que ese tema está fatal.

Porque mi hermano es dueño del pub y tu padre tiene la ferretería.

-¿Lo ves?

Que no, Ricky, me tengo que olvidar de la carrera y ya está.

-No me da la gana que tengas que olvidarte de la carrera.

Si te apetece hacerla, la haces. Y si hace falta, yo te la pago.

-¿Cómo?

-Pues mira... El Moonlight está funcionando muy bien,

tengo un dinero ahorrado. Además, he invertido en bolsa

y me ha salido muy bien, así que me tienen que pagar dinerito.

-¿Desde cuándo inviertes en bolsa?

-Te sorprendería la cantidad de personajes

que pasan por el Moonlight.

Uno de ellos es bróker y me va diciendo:

"Invierte en esta empresa o en esta otra".

Le he hecho caso y me ha salido bien. -¿Y en qué empresa has invertido?

-Eso qué más da.

El caso es que estoy invirtiendo en tu futuro.

-Ya, pero mi futuro no te va a dar mucho beneficio.

-Con que estés feliz,

ese es el beneficio máximo que puedo sacar.

-Ricky...

Lo siento mucho,

pero no lo puedo aceptar. -¿Por qué no, Marga?

Tómatelo como un préstamo al 0%, ¿eh?

Cuando seas rica y famosa con tu despacho, me pagas.

(RÍE) -Estás como una cabra.

Anda, vamos.

¿Has tenido tiempo de analizar el ordenador de José María Roca?

Sí, he hecho un primer examen preliminar.

-Muy bien, ¿y has encontrado algo interesante?

-Estoy redactando un informe técnico para que lo incluyáis en diligencias,

en unos minutos estará terminado.

¿Y esos símbolos?

Esto es una gráfica con la simbología utilizada por pederastas en la red.

Un triángulo pequeño dentro de un triángulo más grande

de color azul, ¿qué es esto?

Si al pedófilo le gustan los niños mayores,

el ángulo será recto, y si le gustan más pequeños, irregular.

Si hay un corazón, quiere niñas.

Y si hay una mariposa, le da igual el sexo.

-Qué asco de gente.

Dime que Chema no tiene nada que ver con esto, por favor.

Lo siento, no puedo después de lo que he encontrado.

¿Qué te has encontrado? No te andes con rodeos.

Después de realizar un examen en el ordenador,

solo he encontrado contenido mundano.

Decidí ahondar más en busca de archivos encriptados

y encontré una carpeta, que llevó mucho trabajo desencriptar,

pero al final lo logré.

¿Qué había en esa carpeta?

¿Por qué creéis que están las pantallas apagadas?

Lo que hay es tan asqueroso que no he podido seguir mirando

ni siquiera para terminar mi informe. Por favor, por favor.

Por muy duro y difícil que sea, tendremos que revisarlo.

-Yo os lo dejo que juzguéis vosotras, no quiero volver a mirar.

Si me lo permites, me quiero marchar. No te preocupes, gracias.

Vamos allá, jefa. Vamos.

A ver... Aquí.

Pero ¿qué es esto? No lo puedo creer, no tengo palabras.

Maldito enfermo.

No hay duda. Gran parte de ese material pornográfico

está en el ordenador de ese tipo.

Apaga las pantallas, he tenido suficiente.

Lo siento, Miralles.

Por un momento le creí.

Pensé que nos habíamos equivocado, que todo era un error.

Ánimo, jefa. Si quieres bajo a los calabozos a hablar con él

y explicarle cuál va a ser su situación.

No.

Iré yo. No me importa enfrentarme a ese cerdo...

Eso no es lo peor.

¿Qué es lo peor?

Decírselo a Antonio.

Es amigo suyo y cree firmemente en él.

Eso es lo peor.

¿No te parece algo raro?

-¿El qué?

-Que a estas horas estoy aquí y no he dicho de ir a la ferretería.

-Pues es verdad, ¿ha pasado algo?

-No.

Quería darte una sorpresa, he pedido a mi padre la tarde libre.

(Móvil)

Cógelo.

-¿Sí?

-"Soy Guille."

-Ya lo sé, ¿qué pasa?

-"Comprobar que todo va adelante."

-Claro, como habíamos quedado.

-"Vale, tío. Hasta luego."

-Venga, vale. Hasta luego, chao.

-¿Pasa algo?

-No, me llama un fontanero que hemos contratado

para hacer una reforma en los baños del Moonlight.

Es un pesado siempre preguntando.

-Bueno, lo que te decía.

Le he pedido a mi padre la tarde porque quería pasarla contigo.

¿Qué te parece ir al cine o al teatro?

(DUDA)

Pues verás, Marga. Tengo la tarde ocupada,

tengo cosas que hacer.

-Pensaba que la tenías libre.

-Verás, me ha surgido una cosa de última hora.

Uno de los proveedores del Moonlight quiere hacer una reunión

con Luis y conmigo y solo puede hoy.

-Bueno, si es una reunión, ¿qué será? ¿Una hora como mucho?

-Sí, pero va a ser muy tarde, solo puede a esa hora

y antes vamos a prepararla, porque es muy importante.

Si la cagamos, daremos muchos pasos para atrás.

-Yo pensaba que el Moonlight iba bien, me lo has dicho hace nada.

-Ya. Sí, es que verás...

Hay un pequeño problema, pero no quería preocuparte,

por eso no he dicho nada. Seguro que esta noche lo arreglamos.

-No, ya veo. He elegido un mal día.

-Bueno, no te pongas así, que no es para tanto.

-Pero es que llevo toda la mañana adelantando los pedidos

y ya veo que no sirve para nada.

-Te prometo que te voy a compensar por esto, ¿vale?

Verás como la espera merece la pena.

-Eso espero.

-Pero bueno.

-¿Qué? ¿Qué pasa?

¿Ya habéis mirado el ordenador?

No habéis encontrado nada, ¿verdad?

Antes que nada, tengo que hacerte una pregunta importante.

¿Alguien tiene acceso o ha podido tener acceso a tu ordenador?

¿Algún compañero del colegio? ¿Algún alumno?

No, es un portátil, pero nunca sale de casa.

Ya.

¿Qué pasa? ¿Qué?

¿Por qué me miras así?

Trato de comprender quién es la persona que tengo delante.

No te entiendo.

¿No?

No sé si es un perturbado que distorsiona la realidad

o un cínico que ensaya una estrategia para dar pena.

Pero ¿de qué me estás hablando? Claudia, soy yo, Chema.

Me conoces desde hace muchos años.

No, tú no eres Chema.

No eres ese amigo de Antonio que habla maravillas, no.

De eso estoy segura.

¿Por qué me dices estas barbaridades?

¿Habéis mirado el ordenador? Pues claro que lo hemos mirado.

Lo hemos analizado a fondo.

Y lo que he visto tardará mucho en borrarse de mi memoria.

¿Creías que no encontraríamos esa carpeta en los archivos ocultos?

¿De verdad creías que no lo íbamos a desencriptar?

No sé de qué me hablas.

Lo sabes perfectamente. No, no lo sé, dímelo tú.

Seguir por ese camino no te servirá de nada.

Hoy el juez recibirá un informe del material encontrado

en tu ordenador.

Y las pruebas son incontestables, por decirlo educadamente.

Pero ¿qué pruebas? ¿Qué pruebas?

No entiendo por qué te empeñas en seguir por ese camino.

¿Me vas a decir que esas imágenes llegaron ahí por casualidad?

¿Cómo que imágenes?

¿Habéis encontrado en mi ordenador imágenes de pornografía infantil?

Por supuesto, las hemos encontrado, lo sabes perfectamente.

Yo no tengo nada que ver con eso.

Tienes que creerme. No.

No te puedo creer porque tú mismo has confesado

que nadie tiene acceso a tu ordenador.

Claudia.

Yo no me he descargado ese material. No, claro.

Vas a empezar con las excusas que pone todo el mundo

que incurre en ese tipo de delitos.

Que no han descargado las imágenes, no saben cómo llegaron ahí,

que investigaban por su cuenta una red pedófila, ¿vas a hacer eso?

O sea, esto no puede ser.

Esto es una pesadilla.

Te advierto que la ley contempla todas esas excusas.

En España,

la distribución voluntaria de pornografía infantil

es delito, un delito muy grave.

Solo la policía puede abrir los archivos y analizarlos.

Y te juro que odiaré toda mi vida ese privilegio después de lo de hoy.

Tiene que haber una explicación.

No sigas por ese camino, Chema. Lo mejor es que confieses la verdad.

¿La verdad dices? Sí. La verdad.

Por muy sucios

que sean los actos que has cometido, estoy dispuesta a ayudarte.

Pero para eso, tienes que confesar, se lo debes a Antonio.

No pienso confesar algo que no he hecho.

Ya no me creéis, ¿no? Diga lo que diga, no me vais a creer.

No esperaba esto de ti, Claudia. Y yo mucho menos de ti.

Pero te digo una cosa. Si no hablas, será peor.

Vete, no quiero seguir escuchándote.

¿Esa es tu última palabra?

He dicho que te vayas. ¿No vas a confesar?

Muy bien.

Como quieras.

(Puerta)

Adelante.

Hola.

El informe de criminalidad del trimestre.

Gracias. ¿Podemos hablar un momento?

Como quieras, pero no te prometo nada.

Después de lo que acabo de leer, no sé si podré concentrarme

en lo que me quieras decir.

¿Qué es?

El informe sobre la red de pornografía infantil

y la detención de José María Roca.

Me ha dejado muy tocado todo. Te entiendo, yo estaría igual que tú.

Por lo poco que sé, el caso es muy sórdido.

No te preocupes, hablamos luego. No, no, de verdad.

Vamos a sentarnos que me vendrá muy bien para desconectar.

Cuéntame, ¿qué me querías decir?

Es por la fiesta que le organizamos Carlos y yo a Aitana.

Al final será una comida mañana y estás invitado.

Anda, ¿y eso?

Bueno, eres mi pareja, formas parte de mi vida.

Un detalle, te lo agradezco.

Además, me apetece hablar con Aitana y que me cuente qué tal le ha ido

su suplencia, pero... Si es por Carlos, no te preocupes.

Está encantado de que vengas.

No es eso lo que iba a decir, es una cuestión de agenda.

Con lo de la pornografía infantil he estado muy liado,

no sé cómo tendré el día.

Nos tenemos que coordinar varias comisarías

y en Jefatura no paran de pedirme constantemente informes, así que...

Lo mismo tengo que declinar tu invitación.

Bueno, así estaremos en igualdad de condiciones.

¿Qué quieres decir? Que su mujer tampoco va.

Por lo visto, está de viaje, me lo ha dicho en La Parra.

Anda, ¿os habéis visto? Pensaba que hablabais por teléfono.

No, lo que me dijiste después de su llamada me hizo pensar.

Así que le devolví la llamada

y quedamos en vernos para hablar de la fiesta.

¿Y habéis conseguido hacer las paces?

Hemos hablado y está todo arreglado, sí.

No lo dices muy entusiasmada.

¿Por qué dices eso?

A ver, Mercedes,

si la vuelta de Carlos te desestabiliza o estresa

o incluso se te están moviendo antiguos sentimientos,

puedes contar conmigo, podemos hablar del tema

con toda la normalidad del mundo.

La verdad, no me está resultando fácil relacionarme con él.

Ya me imagino.

Me cuesta encontrar la tecla para tratar como un amigo

a alguien que ha sido mi pareja durante tantos años

y que me traicionó.

Si te sirve de algo, te diré que vas por muy buen camino.

Lo voy consiguiendo, sí. Por el bien de Aitana.

Así que no te preocupes y gracias por tus consejos y por tu apoyo.

Ahora, lo importante es que lo paséis muy bien en su fiesta.

Sin ti no será lo mismo.

Mándame fotos, ¿eh? Muchas fotos. Después de lo que he leído,

necesito recibir noticias felices.

Vale.

-¿Qué te pasa que estás tan callada?

(SUSPIRA) -Es que... tuve que ver unas imágenes muy fuertes

en el ordenador del tipo este, de Chema

y me tienen así, como descolocada.

-Míralo por el lado bueno, está detenido y seguramente,

gracias a eso desmantelemos la red.

Hay que apretarle las tuercas, que hable y ya.

-Sí, yo sé, pero es que... me dio pena ver a Miralles tan afectada.

¿Sabes que Antonio, su marido y Chema son amigos de toda la vida?

Desde la infancia y eso es muy duro.

-Es que ese es el problema de la peña esta depravada,

que no lo parecen.

Igual es tu vecino o un colega o de tu familia incluso,

que no lo puedes saber, ¿sabes? -Ya te digo.

Es que imagínate que este hombre es un profesor de Secundaria,

los padres le confían la educación de sus hijos

y pasan con él un montón de horas.

(SUSPIRA) -Qué "heavy", no quiero ni pensarlo.

Al final, lo que están haciendo es poner al zorro

a cuidar de las gallinas. Y lo peor de todo esto

es que muchas veces nos enteramos cuando el daño está hecho.

Y yo lo pensaba antes, hay muy poca información.

A los chavales no se les dice que puede pasar.

-Sí, eso es verdad.

Bueno, por lo menos, mirándolo por un lado, ya nos quitamos

a 24 depravados de estos de la lista.

Y así, se evita que este material se distribuya por las redes.

-Espérate, hasta que los suelten.

-Por favor, no seas tan negativo. Yo entiendo que para mucha gente es

muy importante que esta gentuza se pudra en la cárcel

y vale, me parece muy bien. Pero para mí, es más importante

la posición de las víctimas.

¿Tú sabes lo que es la frustración que tienen?

¿Lo que es curar ese trauma de por vida? Es muy difícil.

-Ya. No sé. (SUSPIRA) -Bueno, voy a pagar.

-Pero ¿no te acabas la cerveza? -No, no me apetece.

No estoy en el rollo hoy de cervecitas. Te invito, ¿vale?

María, ¿me cobras lo mío y lo de Toni?

-Gracias. -Nada.

Aunque esté pesado hoy, lo invito. Déjalo así.

-Pues gracias por la propina.

-Gracias. -Hasta luego, guapa.

-Hasta luego.

(TOSE)

-¿Qué haces? ¿No has cerrado todavía?

-¿Qué haces tú aquí? Tendrías que estar arriba, en la cama

sudando el trancazo que llevas. -Es que ahí arriba me aburro.

No tardes mucho en cerrar, anda. Así me haces un poquito de compañía.

-Tú eres muy mal enfermo, ¿eh? No te dejas cuidar.

-¿Qué dices? Si hago todo lo que me dices.

-¿Sí? Tira para arriba, que aquí te va a dar una corriente o algo.

-Ya, bueno, pero vente rápido. Prométemelo, no me fastidies.

-Que sí, que ahora mismo subo. Voy a hacerte un caldico y subo

a que te tomes el antigripal. (TOSE)

-Oye, pero ¿tengo que seguir tomando esa asquerosidad? Es que es un asco.

-Tu verás, si te quieres poner bueno, sí.

Ahora, si quieres seguir escaqueándote del curro...

-Lo único que quiero es ponerme bueno y dejar a la enfermedad

que siga su curso, no tomar esas porquerías que dejan mal sabor.

-Pareces un crío, de verdad, ¿eh? Anda, tira para arriba.

Que me vas a dejar aquí los virus para contagiar mañana a todos.

-Menudo sargento, la Mari. Vamos, ni Bremón y Miralles juntos.

-Eso, cuádrate, tira para arriba.

(Móvil)

(TOSE) Toma. Cógelo tú.

(TOSE) -Es tu hijo, Israel.

Hola, Isra.

No, si lo tengo a mi lado, pero tiene un trancazo que no puede ni hablar.

Nada, bien.

Nada, nada, esto son dos días de sudarlo en la cama y ya está.

Cuéntame, ¿qué tal vosotros?

¿Qué me dices?

Sí...

¡Anda! -¿El qué?

-Ahora te cuento.

Pero eso, ¿cuándo?

Bueno, bueno, bueno, pues ahora se lo digo a tu padre.

Venga, vale.

Vale.

Un besico para ti y otro para él, ¿vale? Hasta luego.

(TOSE) -¿Qué pasa? Cuéntame.

-Que te vas a tener que poner bueno de repente. Mañana viene tu hijo.

-¿En serio? -En serio. A dar una conferencia

al Salón del Cómic, me ha dicho. -Nada, dame 20 antigripales de esos,

que me los tomo así, de una. -La madre que te parió.

-Estoy bien.

(TOSE)

(ESTORNUDA)

-¿Quiere algo más?

-No, no. Gracias, Juan, ya puedes marcharte a casa.

Ya cerrarán mis hijos. -Gracias.

(SUSPIRA)

(RESOPLA) -Ay, ya era hora.

Estaba empezando a preocuparme. ¿Cómo ha ido?

-Perfecto, ha salido todo redondo. (SUSPIRA)

-El plan estaba pensado al milímetro. -Sí, Guille ha cumplido su palabra.

La cristalera se ha roto a la primera y la alarma no se ha disparado.

-Y las cámaras de seguridad, todas desconectadas.

¿Era para fiarse de él o no? -¿Algún testigo?

-No. Hemos sido muy rápidos.

Hemos entrado y salido antes de que la policía

haya podido tener ningún aviso. -Pero cuéntale.

Cuéntale con detalle. ¿Por qué hemos ido tan rápido? Va.

-Cuéntamelo tú, hombre.

-Ha sido todo gracias a mí.

He pegado un salto que he llegado al otro lado del mostrador.

-Yo he flipado, ¿eh? Parece un mono. -He abierto la caja fuerte así

y en un pispás he vuelto a la furgoneta.

Este lo único que ha hecho es sentarse y calentar el culo.

-Estarás contento, ¿eh? -Hombre, y tanto que sí.

Empiezo a notar el gimnasio. Yo veo que he cogido fondo.

Mira, tiramisú. -Bueno, enseñadme el botín, ¿no?

-Son todo monedas y billetes pequeños,

pero lo contamos y hay más de lo que creíamos.

Así que, restando el 15% que le tenemos que pagar a Guille,

nos vamos a llevar un buen pellizco. -Estoy muy orgullosa de vosotros.

(RÍEN)

-Bueno, hay que celebrarlo, ¿no? -Venga.

-¿Qué quieres tomar? -Eh... Un "pepper gas".

-Vamos allá.

-Bueno, ¿por qué brindamos? -Pues por ti, Ricky.

Y por el primer golpe que organizas y que sale de maravilla.

(RÍE) -Eres mi digno sucesor.

-Uy, tu digno sucesor. Chaval, yo soy el "master of disaster".

(RÍE) -A este paso, el alumno

pasará al maestro, ¿eh? -A mí no me importaría.

Si sigue haciendo las cosas así de bien, por mí, encantado.

No me importa criticarte cuando la cagas,

pero cuando lo haces bien... es un lujo trabajar contigo.

(RÍE)

-Por Ricky. -Por Ricky.

-¡Por Ricky! (RÍE)

-¿Ya sabes qué vas a hacer con el dinero?

-Pues tengo una ligera idea, sí.

-Y ¿esa ligera idea trabaja en la ferretería?

(RÍE) -Me has pillado.

-Me has pillado. (RÍE)

-¿Alguna novedad sobre Chema? Sí.

Te dije que si había alguna novedad, me llamaras.

Te lo dije esta mañana.

Intenté ponerme en contacto con él y no pude.

Seguro que le habéis detenido. Antonio, calla un poco.

Siéntate, por favor, y déjame hablar.

Muy bien, me siento. Le habéis detenido, ¿sí o no?

Sí, le hemos detenido.

Pobre Chema.

¿Dónde?

En la puerta del instituto.

Después de que terminara el entrenamiento con sus alumnos.

¿No lo habréis hecho delante de ellos?

No. No, porque yo le había pedido a Nacha y a Toni

que fueran discretos. Y ¿cómo reaccionó?

Pues, al principio, se quedó en "shock". Y después, insistía

en que él era inocente y que no tenía nada que ver

con ninguna red de pedofilia.

Y yo le creo.

Pues fue tan contundente, que al principio yo también le creí.

Pasé un mal rato, la verdad,

pensando que nos equivocamos y que era inocente.

O sea, que no lo teníais tan claro.

Pero el caso es que no nos hemos equivocado.

Y Chema es culpable.

¿Cómo estás tan segura? Pues porque analizamos su ordenador

y encontramos una carpeta encriptada en la que había cientos

de imágenes pornográficas.

Cientos de imágenes de niños explotados sexualmente.

Imágenes terribles, que te aseguro que hubiera preferido no verlas.

¿Y si no ha sido él? Igual alguien ha estado manipulando el ordenador.

Me dijo que nunca sacaba el ordenador de casa

y que nadie tenía acceso a él. No.

No me encaja. Le conozco muy bien. Una persona íntegra. Muy buena gente.

Lo sabe todo el barrio.

Bueno, el perfil de los pedófilos encaja con personas...

que son muy apreciadas en su comunidad y en su familia.

No me puedo creer que haya estado todo este tiempo

viviendo esa doble vida que insinúas, no.

Yo creo que deberías quitarte la venda de los ojos

y aceptar la verdad. Chema no es la persona que nosotros creíamos.

Las pruebas son demoledoras.

A veces, las pruebas se equivocan, antes dijiste que...

que pensaste que era inocente. ¿Por qué no seguiste tu intuición?

Porque mi intuición, a veces, también se equivoca.

¿Se ha declarado culpable?

¿Ha admitido que puso las fotos en el ordenador?

No. Lo ha negado todo. ¡Pues ya está!

¿Cuántas personas acorraladas iban a seguir defendiendo

su inocencia sabiendo que no confesar les perjudicaría?

A mí también me ha sorprendido

que siguiera defendiendo su inocencia

después de que la mayoría de los miembros de la red

ha firmado una confesión, pero también hay otros

que han seguido negándolo todo.

O sea, admites que le has presionado para que se declarara culpable.

¿Perdona?

¿Ahora es culpa mía que las pruebas contra Chema sean tan contundentes?

¿Sabes el mal rato que he pasado para intentar mantener

la cabeza fría después de ver su ordenador?

Y ¿si ese es el problema? Que no la habéis mantenido fría

y habéis actuado emocionalmente, sin mantener la calma.

Igual se os ha pasado algún detalle por ahí.

Hasta ahí podían llegar las bromas.

¡He pasado un día muy duro para entrar en mi casa

y que se me cuestione!

¡Una cosa es defender la inocencia de un amigo

y otra cosa es desacreditar la profesionalidad de tu mujer!

"La mirada del pedófilo.

La policía desarticula una red de pornografía infantil.

24 investigados, 24 de ellos detenidos, 24 hombres".

Vamos a ver, pero ¿quién ha filtrado esto?

Eso me gustaría saber a mí.

Han dado los 24 nombres y apellidos de los detenidos. Bueno, y a Chema,

con esa portada, lo han sentenciado.

Pongo la mano en el fuego por Chema, ya veréis como tengo razón.

-Ojalá que tengas razón.

Pero vamos, de momento...

todo apunta a que es un pedófilo y quién sabe si más.

-¡Esto es el colmo! Además de pedófilo, pederasta.

Hay que acelerar la investigación para tener resultados

y que no vaya a más.

Es precisamente lo que me han pedido en Jefatura.

Es un caso muy mediático y quieren llevar al detenido

a disposición judicial.

Es la única manera de frenar un poco la alarma social.

En la noticia usan un lenguaje técnico,

muy parecido a la circular que enviaron a la comisaría.

Bien tirada la reflexión, pero me cuesta creer

que ningún agente vaya a filtrar esa información.

Solo pensar que pueda ser de verdad un pedófilo

y yo no me haya dado cuenta en todo este tiempo,

me da escalofríos pensarlo.

Por favor, no te reproches eso. ¿Cómo te ibas a dar cuenta?

Nadie está en la cabeza de otro.

Antonio, llevo 20 años trabajando con chavales.

¿Qué? ¿Por qué me miras así?

¿Ha terminado Ángela con el registro del ordenador?

No, está todavía analizándolo. Espero el informe definitivo.

Cuando termine, por favor, me llamas y me dices.

Estoy muy contenta de que hayamos dejado el mal rollo.

-Merche, para mí, hoy ha sido... (RESOPLA)

Ha sido un día redondo, ha sido como viajar al pasado, ¿sabes?

-Ha sido un día redondo, sí.

-¿Tengo que tomar todo esto entero?

-No te levantas hasta que no te lo tomes y punto.

Tú estás atacado porque viene tu hijo.

-Yo qué sé, me apetece mucho ver a Isra e ir al Salón del Cómic ese.

-Irás al Salón del Cómic si estás bueno,

si estás malo lo ves por Internet que es en directo, me lo dijo Isra.

-No lo veo por Internet. Soy su padre, tengo que estar

para aplaudirle, darle un abrazo, digo yo.

-Me he tomado la molestia de prepararos una nueva oferta

y creo que esta es una oferta que no podréis rechazar.

¿Te has fijado en la cantidad de ceros que tiene?

-El Moonlight no está en venta y no es no. Grábatelo bien.

-Es la última oferta que os hago por las buenas.

-¡Ya te dijo Luis que no te íbamos a vender el pub!

-Es que yo no vengo a hablar de ese negocio.

Igual de eso hablamos luego.

Vengo a hablarte de los negocios de casas de apuestas.

¿Te suena ya el tema? Déjame que te explique los detalles.

Ayer unos ladrones robaron una casa de apuestas

y dieron un golpe perfecto.

O al menos, eso se creen ellos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 568

Servir y proteger - Capítulo 568

06 ago 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 568" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 568"
Programas completos (581)
Clips

Los últimos 1.838 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios