www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4115836
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 56 - ver ahora
Transcripción completa

¿Y si Quintero tiene algo que ver?

Esa noche sufrí una pequeña angina de pecho.

Me fui a urgencias y me tuvieron ingresado toda la noche.

Tengo la sensación de que no la conocía.

¿Y si todo ha sido una mentira?

Mira, Alicia, tu madre te quería.

Esa es la única verdad que te debe importar.

Sergio, llevo muchos días pensando en...

las relaciones de pareja y lo que estas implican.

No tengo fuerzas para salir con nadie.

¿Quieres que me vaya? Pasa una noche conmigo, fácil.

-Métete tu dinero por donde te quepa.

-¿Tanto me echas de menos que será gratis?

-He hecho lo que me pediste.

Ahora te toca a ti cumplir la parte del trato:

Desparecer de mi vida.

-Fue aquí. Fue aquí.

(POR TELÉFONO) -"Tú eres la única responsable".

(Disparos)

¿Miguel?

Sé que muchos estáis deseando coger a ese desgraciado.

Es escurridizo y muy peligroso.

Y, por si fuera poco, le gusta cazar policías.

Por favor, quiero que estéis muy unidos

y que os cubráis las espaldas los unos a los otros.

Vuelves a estar la frente.

Todos los recursos están a tu disposición.

-Hola. -Qué casualidad verte por aquí.

-Sí, nos encontramos en todas partes.

-Esto es cosa del destino.

-Algo significa, seguro.

Es un psicópata muy retorcido.

Todo el mal lo hace porque me odia exclusivamente a mí.

Los tres estamos en peligro y eres la más vulnerable.

Menos mal que voy a acabar ya el instituto

porque el sambenito de la friki con el madero no me voy a quitar.

Prefiero marcharme dignamente antes de que me echen.

Quizás sea lo mejor.

Quizás otro comisario consiga resolver el caso que tenemos aquí.

En esta comisaría todo el mundo confía en ti.

No pueden verte abatido, necesitan que seas fuerte.

No es verdad, Lola.

Esta comisaría no me necesita.

Yo te necesito, Emilio.

Quisiste ser policía, pero no lo conseguiste.

¿Cuál fue el problema, qué pasó?

¿No pasaste las pruebas físicas o las de cultura general?

¿De verdad no te acuerdas de mí?

¿Tan pésima policía eres?

¡Pasé las cuatro pruebas!

Solo me tiraron porque tú me jodiste.

¡Ah!

Ahora se hacen cinco pruebas de acceso,

pero hubo un tiempo en el que eran cuatro.

¿Recuerdas cuándo fue eso? (MONTSE POR TLF.) "Sí.

En 2010 y 2011. Fueron los únicos años con cuatro pruebas".

(Música emocionante)

Fue muy claro.

"Pasé cuatro pruebas". Déjalas aquí, por favor.

"Y tú me jodiste".

Cuatro pruebas...

Y ahora se pasan cinco.

Lo único seguro es que tuvo que presentarse en los años

en que la oposición tenía una prueba menos.

Ayer me dijiste que eran 2010 y 2011, ¿no?

Exacto.

No se puede ni imaginar que esa frase le ha delatado.

Pues no te puedes imaginar la autosuficiencia con la que dijo

que no lo engañaba.

Sin embargo, su soberbia

nos ha ayudado mucho a acotar la búsqueda.

Sí, pero no lo suficiente.

Eres única dando ánimos.

A ver...

"Cuatro pruebas y tú me jodiste, cuatro pruebas y tú me jodiste"...

Es imposible que te acuerdes de todos los alumnos.

Lo más sensato es volver a las fichas e ir uno por uno.

Estuve en aquellos tribunales y hay miles de candidatos.

Ay, Montse, por favor.

Tengo a un psicópata utilizándome para protagonizar un juego macabro,

no puedo perder el tiempo en mirar fichas.

Puede que me veáis siempre dando malas noticias,

pero aún sigo siendo una policía.

Una que ha venido a colaborar porque tú me has llamado.

Tienes razón. Discúlpame, Montse. Te agradezco mucho que estés aquí.

Pero necesito que seamos más listas que él.

¡De eso estoy segura!

Él no pasó a la Policía porque no era apto,

no porque tú cometieras un error.

A ver, escucha.

Cuatro pruebas, ¿vale?

La de aptitud física.

La de conocimiento.

Psicotécnico.

Y la cuarta...

Entrevista...

personal.

Solo en una de estas cuatro se puede dar una valoración subjetiva.

En la entrevista personal.

Las otras las pasas si eres apto.

Tengo que reconocer que eres buena.

Muy buena.

Este criminal es un psicópata.

No hay que fijarse en las pruebas físicas.

Hay que incidir en el perfil psicológico.

Algo debió hacer en la entrevista que me chirriara.

Algo...

Algo que me hizo echarle para atrás,

pero no lo recuerdo.

Ahora sí, Montse. Ahora sabemos lo que buscamos.

Aspirantes que fueron rechazados en la entrevista.

Igual detecté algún desequilibrio emocional.

¿Ocurre algo? Nadie me informó de que venías.

No es oficial, me ha llamado Miralles.

Ya. Y esa llamada ha sido originada ¿por?

Ayer me volvió a llamar el psicópata.

Pero se le escapó un dato.

Nos dio una pista.

Dime que es algo que va a sacarnos del atolladero.

Intentó entrar en la Policía,

pero le suspendí en una de las cuatro pruebas.

Perdón, pero son cinco las pruebas.

Ahora. En 2010 y 2011 era cuatro.

En ese periodo éramos miembros del tribunal de la oposición.

No os entretengo más. Miralles, por cierto,

Dirección General ha aprobado la petición

de un escolta para tu hija.

Os han asignado a Luis Vidal. ¡Ah! Muchas gracias.

Y os recuerdo que en dos horas empieza lo de Osorio.

María, ¿qué haces aquí? Si hoy me encargaba yo de todo.

-Faltan dos horas para el funeral y se me caía la casa encima.

(Móvil)

-Hola.

(EUGENIO) -"Hola, guapa. ¿Qué haces?".

-Trabajar. ¿Y tú?

-"Acabamos de parar. Estamos en Despeñaperros".

-Vale.

-"¿Estás bien? Te noto seria".

-Estoy cansada. Hoy he abierto el bar para que María descanse.

Es el funeral de Osorio.

Te tengo que colgar, ¿vale?

-"Cariño...

¿Seguro que estás así por lo de tu jefa?".

-Bueno, también te echo de menos.

Mucho.

-"¿Lo ves? Lo sabía?

No tenía que haberme venido".

-Pásatelo bien. Chao.

-¿Qué pasa, Salima?

-Nada, cosas mías. No te preocupes, María.

(DULCE) -¡María! -Hola, Espe.

(SOLLOZA)

-¿Cómo estás, cariño? ¿Has podido dormir algo?

-Poco y mal.

-Ya, me lo imagino.

Mira, el encargado del hotel me ha dado este libro

porque pensaba que era de Osorio.

Como tiene tu dedicatoria, he pensado que te gustaría tenerlo.

Ay, María.

Mujer, pero si...

Yo te lo he dado para animarte.

(LLORA) -Te lo agradezco mucho.

Me hace mucha ilusión tenerlo.

Pero es que yo no estaba preparada para esto.

Lo nuestro fue un flechazo.

Por lo menos para mí.

Era un hombre tan...

tan en su sitio siempre.

Tan preocupado por su trabajo.

Fíjate, al final eso fue lo que lo mató.

-No, no, María.

Lo ha matado un monstruo.

El mismo monstruo que él quería cazar.

El pobre hasta el último momento estuvo intentando dejarnos pistas.

-Eso a mí me da igual.

¿De qué me sirve a mí eso, si me lo han quitado igual?

-Ya, cariño. Tienes razón, perdóname.

-Fue el único que...

que me hizo sentir que estaba viva otra vez,

que me hizo sentir deseada.

Estábamos haciendo planes de futuro juntos, ¿sabes?

-¿Sí?

-¿Sabes qué fue lo último que me dijo?

Que iba a pedir el traslado aquí, al Distrito Sur,

para estar conmigo.

(EMOCIONADA) -Ay... María...

Qué bonito, de verdad.

-Me lo han quitado todo de cuajo.

Dime qué hago yo ahora

con todo lo que tengo aquí dentro.

(LLORA)

Yo no puedo ir al funeral, Espe.

-¿Cómo que no?

-Que no puedo ir así.

No tengo ni fuerzas ni ganas.

(SERIA) -María, de eso nada, ¿eh?

Tienes que ir, tienes que despedirte de él.

-No quiero. -Mujer... ¡Venga!

Esas cosas ayudan mucho para superar el duelo.

Además, que no vas a estar sola, ¿eh?

Voy a estar yo, va a estar Miralles...

Vamos a estar a tu lado en todo momento, cariño.

Vamos.

(Teléfono)

Bremón, dígame.

Hola. Buenos días, señor.

Lo entiendo.

Siento mucho que no pueda asistir.

Sí, todos mis hombres sentían un gran respeto

y afecto por Osorio.

Es una medalla más que merecida, estoy de acuerdo.

(LLAMAN A LA PUERTA)

Sí, se la entregaré personalmente a la familia en nombre del cuerpo.

Será un placer.

De moral estamos bien.

La muerte de Osorio ha sido un gran mazazo, pero...

nos ha dado más argumentos para atrapar a ese desgraciado.

¿Perdón?

Escuche, ese malnacido ha atacado a la hija de mi inspectora jefe,

ha secuestrado a una de mis agentes y ha matado a un compañero.

Eso sin contar la víctimas civiles.

Y le informo de que si hay una víctima más,

pienso presentar mi dimisión como comisario.

Lo digo completamente en serio.

Y no por incapacidad, sino por razones de conciencia.

Yo también espero no tener que hacerlo.

Por el bien de todos. Adiós.

Perdona, Lola. Tú no tenías por qué oír esto.

Veo que desde arriba siguen presionándote.

Sí. Creen que amenazándome con mi carrera

habrá más resultados. ¡Mi carrera!

En estos momentos me importa una mierda,

solo quiero atrapar a ese hijo de perra.

Y lo he dicho completamente en serio.

Pondría mi cargo sobre la mesa si con eso le echáramos el lazo.

Que no vas a tener que dimitir, de verdad.

No habrá más víctimas, vamos a cogerlo y acabar la pesadilla.

En este momento no tengo claro nada.

Y ahora funeral con medalla incluida.

Solo de pensarlo tengo un nudo en el estómago.

Y la corbata torcida.

Con las prisas me la he debido de dejar fatal, ¿verdad?

Ahora mejor.

Escucha...

Si quieres tomarte unas vacaciones,

pondremos a Espe momentáneamente al frente de la UFAM.

No, no quiero vacaciones ni ningún trato de favor.

No es ningún trato de favor.

Si quieres ayudarme, por favor, trátame como siempre.

Ah, y que se vaya de la cabeza eso de dimitir.

(Puerta)

(SUSPIRA)

¿Vosotros no vais al funeral?

Empezamos el turno ya.

Ya, yo también.

Me he quedado a cargo del bar para que María vaya.

La pobre está muy afectada.

Ya.

Sí, sí. Voy. Madre mía, qué mañana.

¿A ti te apetecía ir?

No me hubiera importado,

pero tampoco es que conociera mucho a Osorio,

aunque cualquier compañero caído se merece todos los respetos.

Por supuesto.

Quizás sea egoísta, pero me alegro de que no nos toque ir.

¿Por qué?

Porque lo pasé muy mal en el funeral de mi madre

y todo esto me removería muchas cosas.

Creo que deberías pasar página.

Todo esto te está desquiciando.

Sí. Eso mismo me dice mi padre.

Que deje de pensar en su muerte, me estoy obsesionado.

Pero no lo puedo evitar.

¿Hablaste con el médico de Quintero?

Sí, pero lo cité en comisaría para hablar personalmente.

Aunque sé lo que me va a decir, mira.

Es la copia del parte de ingreso de Quintero

y del tratamiento que recibió la noche de autos.

El día encaja y la fecha también.

Está todo perfecto. Demasiado perfecto.

Me da el que el doctor Alba va a avalar la coartada de Quintero.

Ya. De todas formas, quiero interrogarle cara a cara.

Cuando hablamos, lo noté muy tenso.

¿Te echo una mano en el interrogatorio?

Hacer de poli malo se me da de lujo.

Dices que me olvide del tema y ahora quieres ayudar.

Sabes que si me dices que vaya, yo voy.

Aunque, bueno, no vaya a ser que tu novio se ponga celosillo.

Mira por donde, ya no tengo novio, Rober.

Olé, una buena noticia en la mañana.

¿Qué ha pasado?

Que le he pedido un poco de aire a Sergio.

No puedo comprometerme ahora. Pero es cuestión mía, no suya.

Cuánto lo lamento.

Menos guasa, ¿eh?

Lo digo en serio.

Pero mejor que le den pomada, que se lo tiene merecido.

Eres imposible.

Anda, vamos para comisaría.

Adiós, Salima. Hasta luego.

(Golpes)

¿Qué haces aquí?

-Tranquila, mujer. Esto es un bar, me podré pedir un café.

-Pues tendrás que esperar. Hay clientes esperando.

-Espero.

(Móvil)

Yo soy el Atlas.

¿Qué? ¿Qué te parece?

-Sé que no está para tirar cohetes, es para que entiendas la idea.

-Ya.

El vídeo está muy bien, tú estás muy guapa, pero...

¿"Yo soy el Atlas"?

-Esto es una campaña

Es para recuperar a los clientes que perdimos por los anabolizantes.

Y captar algunos nuevos también.

-Claro, una campaña. Pero es muy cortito, ¿no?

-No te enteras de nada, ¿eh, papá?

La idea es que entre tú, yo y algunos clientes

con los que tengamos más confianza

nos grabemos un vídeo haciendo ejercicio

y diciendo: "Yo soy el Atlas".

-Vale.

¿Pero "yo soy el Atlas" o "yo soy del Atlas"?

-No me empieces a cambiar las cosas. "Yo soy el Atlas".

Porque el gimnasio no es un sitio.

Es la gente que entrena aquí.

¿Lo pillas?

-Vale, lo pillo. "Yo soy el Atlas".

-Eso es.

-Ah, necesito que te grabes un vídeo de Tigre de Moratalaz

con el cinturón de campeón y guantes de boxeo.

Verás que va a ser viral.

-No, de eso nada.

No me gusta molestar a la gente grabando vídeos.

-A la gente le encanta grabar vídeos.

Sobre todo luciendo tipito y musculitos.

Eso sí, habría que regalarles una bolsa de deporte

o una clases gratis... -Sí, hombre. Faltaría más.

-Para nada. -Hay que ser más abierto de mente.

-Hola.

¿Interrumpo?

-Sí. -No.

-¿Sí o no?

-Bueno, tengo muchas cosas que hacer.

-Vale, Paty.

Los dos sabemos que ha habido malos rollos entre nosotros.

Pero por mi parte está olvidado.

Y, para demostrártelo,

te he traído un regalito.

Por favor.

(RÍE)

está completo.

Está completito y eso es bueno, ¿eh?

No ha sido barato, pero no pasa "na".

-Jairo, ¿qué es esto?

-¿A que mola?

Vas a ser la sirenita del Manzanares, tía.

-¿La sirenita del Manzanares? -Sí.

-Ya...

Jairo, yo en el agua solo sé nadar a perrito, ¿sabes?

Como para ponerme a bucear ahora.

-Bueno...

¿Le has regalado un traje de bucear?

¡Qué punto! Es precioso.

-Muy bonito.

-Te gustan los buzos, lo sé. Por eso lo he comprado.

-¿Quién te ha dicho esa chorrada? -Ese no es el caso.

El caso es que te gustan los buzos, ¿o no te gustan?

-Mira que eres burro, ¿eh?

Pues claro que me gustan los buzos,

pero no de estos, tonto. Que eres tonto.

-¿Cómo que no de estos?

Si no son estos, ¿cuáles te gustan?

¿Eh?

-Déjalo. -¿he metido la pata?

-Pues hasta el fondo, Jairo.

Pero no pasa nada, es algo normal en ti.

¿Ves lo que pegamos tú y yo?

¡Cero!

(SUSPIRA)

(CARRASPEA)

(SUSURRA) Perdón.

-Hasta luego, Max.

-Eh, bonita. ¿Estás ya conmigo o no estás?

-¿Qué quieres?

-Parece mentira que me lo preguntes.

Sabes lo que más me gusta de tu repertorio.

-Óscar, por favor. Otra vez no.

-Como no vuelvas a quedar conmigo

le cuento a todos lo que hacías antes de poner cafés.

(Móvil)

Hombre, Eugenio.

Soy Óscar. He visto que has llamado varias veces.

Salima no está, ¿le digo algo? ¿Es urgente?

¿Que has llegado a Sevilla? Yo se lo digo.

Ya que estás allí, echa una canita al aire,

que las sevillanas son muy guapas.

Se ha cortado.

-Eres un imbécil.

-Bonita,

cuidado, no estás en condiciones de insultarme.

-Óscar, me dijiste que si me acostaba contigo

te irías.

-¿Sí?

Pues he cambiado de opinión.

¿Sabes? No puedo estar sin acostarme contigo.

Eres como una droga para mí.

-Vete.

-Vale.

Salima.

Ahora me voy, pero nos vemos donde la última vez.

Confirma que la noche del 12 de marzo

atendió a Quintero de una angina de pecho.

Así es. Tiene el informe en la mano.

¿Conoce a Quintero desde hace muchos años?

¿A Fernando Quintero? Pues...

No sabría decirle exactamente cuántos.

Es un paciente más.

Tendría que consultar mis archivos.

Pero sabrá si antes ha tenido problemas cardíacos.

He venido a declarar que esa noche le atendí,

como dice en el informe.

Quizás...

si me dice qué tiene con él, acabamos antes.

Lo estamos investigando por varias razones

que, obviamente, no puedo desvelar.

Concéntrese en responder a mis preguntas, ¿de acuerdo?

¿Lo acompaña alguien cuando llegó a la clínica?

No se lo puedo decir.

Cuando llegó a mi consulta, entró solo.

Sabrá si había alguien en la sala de espera.

Les he dicho lo que necesitan saber.

No tengo nada que ver con los asuntos de ese señor

ni construyo coartadas para nadie.

No se ponga a la defensiva,

nadie está hablando de construir coartadas.

Lleva insinuándolo desde que he llegado.

Escuche, yo ya le he presentado ese documento.

Lleva mi firma, ¿no?

Pues, entonces, confirmo lo que pone ahí.

Que le atendí como cardiólogo suyo y punto final.

Muy bien.

¿Me vuelve a contar lo que pasó aquella noche?

¿Por tercera vez?

(ASIENTE)

El señor Quintero llegó a la clínica con un fuerte dolor de tórax.

Le diagnostiqué una leve angina de pecho

y ya está.

Antes dijo que previamente le hizo un reconocimiento.

Sí, tiene razón. Lo he olvidado. (ASIENTE)

Mire, inspectora, ya se lo he contado muchas veces.

No hay más.

¿Ahora me puedo ir?

Creo que he colaborado lo suficiente.

Si quiere seguir preguntándome,

me gustaría que estuviera presente mi abogado.

Por supuesto. Le adelanto que volveremos a hablar

para hacerle más preguntas.

Entonces volveré y le diré lo mismo que le estoy diciendo ahora.

Gracias por su colaboración.

Adiós.

¿Qué? No ha soltado prenda.

Es listo, pero no hay duda de que mentía.

Boca seca, espalda rígida, frases repetidas...

Aguantaba el tipo, pero por dentro debía estar como un flan.

Adivino: Se agarró al informe, no dijo nada que no estuviera ahí.

Estamos como antes o peor.

Al menos sabes que te has acercado a algo.

Quintero se toma muchas molestias por ocultar esa noche.

Cuando fui a su despacho a preguntarle,

recalcó que la muerte de mi madre fue un accidente.

¿Por qué fabricarse una coartada

para justificar que no estaba con ella?

Sé que era el hombre que iba con mi madre.

Pero justo cuando nos acercamos, se saca de la manga al doctor.

Mira, Alicia, a veces es mejor aparcar las cosas

para retomarlas y verlas desde otra perspectiva.

No puedo, no soy capaz.

Y me tengo que morder la lengua cuando mi padre me habla de ella

para no contar lo que sé. Estás tardando en contárselo.

¿Tú crees?

Te empleas a fondo para recopilar toda la información necesaria

y le ocultas información que debería saber.

Sé que tiene derecho a saber que Quintero era el amante, pero...

Es tan complicado. Tuvo que asumir su pérdida,

después que tenía un amante y ahora...

que ese hombre era su amigo.

Mira, en estos casos solo tengo una pregunta.

¿Tú que preferirías?

Piénsalo.

¿Qué? ¿No vas a comer nada?

Mira a María, cómo aguanta el tipo. ¿No lo vas a hacer tú?

-Desde el funeral tengo el estómago revuelto.

(RECUERDA) -"Nunca le encontré la gracia al agua con gas.

-Pues, en ese caso,

déjame que mire a ver qué puedo ofrecerte.

-Por mí tranquilo, he bebido suficiente por hoy.

A no ser que tengas una razón oculta para querer emborracharme".

-Ha sido muy emocionante cuando María leyó el trocito de Coelho.

-No soy de libros, pero a la gente se le ha puesto el vello de punta.

-Estoy segura de que a Osorio le hubiera gustado.

Bueno, mejor me voy a comisaría cuanto antes.

Así tengo la cabeza en otra cosa.

-Me tomo un café y voy.

(RECUERDA) -"Estás haciendo que deje de pensar en el trabajo.

-Ah, ¿sí?

¿Ya ahora en qué piensas?".

-María, prueba esto, que dicen que está salada como perros.

A ver si es para tanto.

-Pues bastante, sí.

-Bueno, pero... ¿para no comérsela? No veas cómo se ha puesto.

-Si está salada, no tiene por qué comérsela.

Ni por qué pagarla. Que no estás en tu casa.

(SUSPIRA)

(RECUERDA) "Desde el principio sabía

que cuando atraparas al criminal, te irías.

No soy tan ingenua.

Ni tan egoísta para desear que tu misión aquí se alargue.

-Bueno, de momento vamos a disfrutar al máximo

el tiempo que me queda aquí.

(Besos)

-¿Sabes qué te digo?

Estoy dispuesta a acompañarte adónde vayas.

-¿Lo dices en serio?".

-Venga, mujer.

Que solo es una tortilla, perdóname.

Estoy muy nerviosa.

-Tú ni siquiera tendrías que estar aquí.

Si es que no valgo para nada, María.

-Venga, mujer.

No empieces a llorar, que si me arranco inundamos el bar.

Cuéntame que te pasa.

Pues que ayer te mentí, María.

No estaba cuidando a la hija de mi amiga.

Estaba con Óscar.

En una habitación de un hotel.

-Ay, Dios mío.

No me digas que ese sinvergüenza te ha obligado...

-Es que tuve que hacerlo.

Me dijo que si no, le iba a contar a Eugenio

lo que hacía antes de que me ofrecieras

una vida normal.

Ya sabes.

Dijo que si me acostaba con él, se iría para siempre, pero...

-Pero ha vuelto.

-Sí.

Me ha dicho que si no nos acostamos otra vez,

Eugenio se enterará.

Es que yo no sé qué hacer.

María, no quiero.

Me da mucha vergüenza y mucho asco.

-Pues yo sí sé lo que hay que hacer.

Denunciar ahora mismo.

No vamos a permitir que abuse de ti así, de esta manera.

-Es que me da mucho miedo que se enteren todos.

-Claro. De eso se aprovecha, de tu miedo.

Mira, vamos a ver.

Vamos a contárselo todo a Espe.

Tú tranquila, que ella es de confianza, ¿vale?

Venga.

Tranquila.

(SUSPIRA)

-¡Olga!

-Dime.

-¿Que te diga? Tenemos que hablar muy en serio.

-A ver, que lo conozco.

-¿Este quién es.

-Nadie que te importe. ¿Qué quieres?

-¿Que qué quiero? A Paty le gustaban los buzos, ¿no?

¿Te fumaste un porro, era una broma o querías que hiciera el ridículo?

-¿De qué me estás hablando?

-¿Que de qué?

Del traje de buzo que le he comprado.

-Pero si es que le has comprado un traje de buzo.

-¡Claro que se lo he comprado!

Dijiste que estaban de moda, que le encantaban.

Me has hecho perder el tiempo, el dinero

y hacer el ridículo con ella.

-Qué burro eres, hijo.

En ningún momento te dije que a Paty le gustase el buceo.

Te dije que le gustaban los buzos.

Una prenda de ropa entera,

con su cremallera en el medio, de colores...

-Pero es que eso no es un buzo.

Eso no es un traje de buzo, eso es un mono.

Como los del almacén.

-No te confundas. No como los de tu almacén.

Te advierto que es supertop en Nueva York.

Pero como a lo mejor no sabes ni dónde está Nueva York...

-¿Me tienes que hablar como a un garrulo

cuando intento se amable?

¡Puf! Vete a la mierda tú y tu amiga, las dos.

-¿Estás bien?

-Que sí, que estoy bien.

¿Va a ser así todo el día? ¿No podré hablar con nadie?

-Habla con quien quieras mientras no te pierda de vista.

¿Qué plan tienes ahora?

-¿Qué me estás vacilando?

-Quiero tener claro tu itinerario.

-¿Mi itinerario?

Te lo cuento, es superinteresante.

Primero vamos al bar para recoger los ingredientes para "cupcakes"

y luego voy a casa a estar toda la tarde estudiando.

¿Le das el visto bueno?

(ASIENTE)

-Hola, ¿qué tal? -Bien.

-Una cosa, los "cupcakes" que te he encargado,

podría llevar alguno avellanas por encima?

A mi niña le encantan.

-No lo había pensado, pero me lo apunto.

-Genial, muchas gracias.

¿No te estaré jorobando con esto los estudios?

-No. -¿No?

¿qué tal llevas el insti?

-Bueno...

Ahora tengo un mogollón de exámenes.

Pensaba empezar hoy lo tuyo, pero es imposible,

tengo que estar toda la tarde estudiando en casa.

-Bueno, lo primero es lo primero.

-No tienes de qué preocuparte.

Le he pasado una copia del certificado de ingreso

con el diagnóstico.

Además, he ido en persona a avalar tu coartada.

Sabes lo que me juego al cubrirte.

-Yo también te he cubierto muchas veces, Ernesto.

Te he invitado a muchas timbas de póquer

y te he prestando grandes cantidades de dinero

que no sé cuándo me vas a devolver.

-A eso voy, Fernando.

Te he hecho un favor que vale más que el dinero que te debo.

Estarás de acuerdo, ¿no?

No sé en qué lío te metiste,

pero seguro que te vendría muy mal

que se supiera que no te atendí esa noche.

-Está bien.

Te perdono la deuda que tienes conmigo.

Es eso lo que querías, ¿no?

-Los dos hemos salido ganado.

-Marcador a cero.

Empieza la prórroga. (RÍE)

-Esa inspectora de policía tenía mucho interés

en encontrar tus trapos sucios,

sean cuales sean.

-¿A qué te refieres? Habla claro.

-Parecía tener algún tipo de fijación contigo.

Ha sido muy insistente.

-Ya se le pasará.

Entre tu declaración y el parte médico,

creo que será suficiente para pararle los pies.

-¿No me vas a contar dónde estabas aquella noche?

-No te conviene saberlo, créeme.

-Está bien.

Me voy.

Por cierto, ¿para cuánto tienes pensado montar otra timba?

-Puf. No lo sé, la verdad.

Cualquier día de estos.

Sabes que no la organizo en días fijos a la semana

porque es mucho más seguro. ¿Por qué?

-Espero que me avises.

Creo que me merezco barra libre.

Y que me avances el dinero de alguna apuesta.

(RÍE)

-Te acabo de perdonar una importante deuda, Ernesto.

¿No crees que deberías dejar el juego y no meterte en más líos?

-¿Ya no me vas a dejar entrar en tus timas?

-Vamos a ver, parece que hay algo que no entiendes.

Me has hecho un favor y yo te he pagado perdonándote

una deuda muy importante.

Borrón y cuenta nueva. Sí.

Pero eso no quiere decir que te siga dando crédito.

Si quieres volver a mis timbas de póquer,

tendrás que demostrar que tiene con qué apostar,

como todos los demás.

Y, si no, vete a jugar con tus amigos los corsos.

-No quiero saber nada de ellos. Tienen muy malas pulgas.

Sí, lo sé, lo sé.

Fíjate que yo a su lado parezco un angelito, ¿verdad?

Ya te advertí que no te mezclaras con ellos.

Son gente peligrosa.

-Yo ya veré lo que hago.

Deberías escuchar lo que te estoy diciendo.

Los consejos son gratis. Deja el juego.

-Adiós, Fernando.

Deja que yo también te dé un consejo gratis.

Vigila tus trapos sucios.

No sé qué tiene esa joven inspectora contra ti,

pero parece dispuesta a atraparte.

-Muy rico, como siempre, María.

-Pues no es mi mejor día. -Me lo imagino.

-¿No esperas a Olga?

Está en el almacén viendo cosas de repostería.

-La he saludado antes, tengo 15 minutos.

Tengo que volver. Dile que me he ido.

-Muy bien.

-¿Cómo estás?

-Fatal.

-Comprensible.

-Fíjate que hace unos días estábamos hablando de esto.

De lo duro que es ser la pareja de un policía.

-No sabes la de veces que últimamente me he acordado

de esa conversación.

-Yo tenía dudas.

No sabía si quería comprometerme a pesar de estar muy enamorada.

Pero tú me dijiste que aunque no fuera

un camino de rosas, tu vida con Claudia merecía la pena.

Sabía que iba a ser duro, Antonio,

pero nunca me imaginé que terminara tan pronto

ni de esta manera tan terrible.

-Lo siento mucho, de verdad.

-¿Qué daño le había hecho él a nadie?

Solo vivía para su trabajo, para servir a la gente.

-Así es cómo murió, en acto de servicio.

Que, por otro lado, es la muerte más generosa.

-Qué injusta es la vida.

(SOLLOZA)

-Sabes...

Te voy a confesar una cosa que no soy capaz de decir a Claudia.

Estoy muy asustado, mucho.

Temo por ella y por Olga.

Ese animal es capaz de hacer cualquier barbaridad.

-Y eso que tú habrás vivido situaciones tremendas con Claudia.

-Como esta, ninguna. En mi vida.

Claudia tiene detrás a un asesino cruel y despiadado.

Si ha sido capaz de matar a Osorio, imagínate de qué es capaz.

-Bueno, no te pongas en lo peor.

Recemos para que caiga cuanto antes.

-Ojalá. Ojalá...

-Bueno... Adiós, guapa. -Adiós, Antonio.

-Disculpe.

Luis Vidal.

Soy el escolta asignado a su hija. ¿Le importa que hablemos?

Me gustaría coordinar algunas cosas de su rutina.

-Por supuesto.

-Está en el almacén. ¿Podemos salir? Será un minuto.

-Muy bien. -Vamos.

-Pasa. Aquí vamos a estar bien, ya lo verás.

Siéntate, cariño.

Le he pedido a Lola que estuviera

porque ella es la coordinadora de UFAM.

Pero tú no te preocupes.

No se va a extrañar ni escandalizar de lo que le contemos.

Y es todo confidencial.

-Hablo con mujeres que me cuentan su historia cada día.

Estoy familiarizada con todo tipo de casos de violencia de género.

-En realidad violencia no ha habido.

-Ese... Excliente...

Porque es un antiguo cliente, ¿verdad?

-Sí.

Es un antiguo cliente.

-No te avergüences. Tú misma lo has dicho.

Es una antiguo cliente, alguien de tu pasado

que ya has dejado atrás.

Bien.

Esa persona no te ha pegado, ¿no?

-No, no me ha pegado.

Y yo me fui al hotel con él porque quise.

-Porque quisiste no. O no hablaríamos ahora.

-Que no haya violencia no significa que no haya abusado de ti.

O incluso que no te haya agredido sexualmente.

-Lola...

Si quieres, puedo seguir yo.

-No, no te preocupes.

Espe, estoy al frente de la UFAM, como has dicho.

Así que voy a estar encima de este caso.

Perdona, Salima. Continúa.

-Yo entré en el hotel porque quise.

No se puede decir que...

hubiera violencia.

-Salima, ¿tú por qué te acostaste con él?

-Porque me dijo que si no lo hacía,

le contaría a todo el mundo que fui una prostituta.

Empezando por Eugenio.

-¿Eso no es obligarte a acostarte con él?

Puedes forzar a alguien sin mover un solo dedo.

Coaccionar, amenazar,

aprovechar de cualquier situación de poder

para tener favores son maneras de forzar.

A veces más efectivas que la violencia física.

-Me ofreció dinero.

Insistió en que lo cogiera, pero yo ni lo toqué.

-De momento vamos a olvidar eso, ¿de acuerdo?

El caso es que te amenazó.

Consiguió lo que quiso amenazándote.

El uso de amenazas en este país, aunque sean meramente verbales,

está castigado de dos a cuatro años de cárcel.

-Salima, lo que te está haciendo es un delito tipificado.

Se llama sextorsión.

Por no hablar de agresión sexual.

Eso son de cinco a 10 años.

-No, pero...

Yo no tengo ninguna manera de demostrarlo.

Sería su palabra contra la mía.

-Bueno, vamos por pasos.

No hay pruebas concluyentes para incriminarle,

¿pero es cierto que ese hombre te ha vuelto a pedir un servicio?

-Óscar me ha dicho que, si no nos acostamos otra vez,

se lo contará a todo el mundo.

-Yo accedí la primera vez porque cría que era una y no más.

Pero Óscar no va a parar.

Madre mía, es como una pesadilla de la que no puedo despertar.

-No te preocupes, la pesadilla se va a terminar.

Tenemos que cazarlo.

-¿Pero cazarle cómo?

-Tenemos que aprovechar que te está presionado otra vez.

Como policías no podemos incitarle a que cometa el delito,

pero podemos estar en el momento adecuado

y lugar preciso para acorralarle y no pueda escapar.

-Pero... ¿tendré que volver con él al hotel?

-Sí. Pero no te preocupes.

Lo pararemos todo a tiempo.

Te lo prometo.

-Tendrás que confiar en nosotras.

(SUSPIRA)

-Está bien.

-El contrato es impecable.

Puedes firmarlo sin problemas.

-Ya decía yo que no veía nada preocupante,

pero como con los chinos nunca se sabe, ¿verdad?

Hace tiempo que aprendí que son más listos que nosotros.

Discúlpame si te he hecho perder el tiempo.

-Verme contigo nunca es una pérdida de tiempo.

-Eso mismo pienso yo.

Es una lástima y una pena que no nos veamos tantas veces

como antes para comer, cenar, charlar entre nosotros... ¿No?

Desde luego no será porque a mí no me apetezca.

-Bueno, verás, últimamente estoy muy liado.

-Ya, sí. Lo imaginaba.

Supongo que igual también hay otro tipo de razones, ¿no?

-¿Como cuáles?

-No lo sé. Tu hija, por ejemplo.

¿Últimamente no te ha hablado sobre mí?

-Sé que te están investigando, pero nada más.

Alicia es muy profesional, muy íntegra,

y no me cuenta nada.

Pero te advierto que no me gustaría verme implicado.

-Me está investigando.

¿Hasta qué punto crees que me está investigando?

(LLAMAN A LA PUERTA) -¿Sí?

No sabía que estuvieras acompañado.

Fernando ha venido a hacer una consulta rápida.

-Tan rápida como que ya me iba.

Me alegra volver a verte, Alicia.

Marcelino, seguimos en contacto.

-Por supuesto.

¿Viene mucho por aquí?

Pues cada vez menos.

Pues mejor, papá. Hazme caso.

Vais por él, ¿verdad?

Sabes que no te puedo hablar de eso.

Lo sé, Alicia. Pero es un cliente.

Y más que saber qué tenéis contra él,

que gustaría saber qué tienes tú.

Últimamente parece que la hayas tomado con él.

Prefiero mantenerte al margen.

Alicia, si descubrieras algo de lo que tuviera que preocuparme,

me lo dirías, ¿verdad?

¿Tendría que preocuparme por algo?

Pues no, la verdad es que no.

Me gustaría que rompieras cualquier relación

profesional o personal con él.

No puedes pedirme eso, Alicia.

Es una relación de muchos años.

Éramos grandes amigos, tu madre...

¿Qué pasa, Alicia?

Que hay algo que quiero contarte.

Bueno, pues vamos a tomar un café y hablamos.

Alicia, me tienes preocupado. ¿De qué se trata?

Nada, nada, papá.

Es sobre Sergio.

Le he pedido un tiempo. Ahora no quiero tener una relación.

Las cosas del amor...

Qué quebraderos de cabeza nos traen, ¿verdad?

-Mira, cuando sacó la aleta de la bolsa,

digo: "Es que este chico es tonto, pero tonto".

¿Cómo confunde un buzo con eso?

(PATY POR TLF.) -"Yo lo he llamado burro".

-Y yo. Y que se lo ha tomado a mal. Se ha dado la vuelta y se ha ido.

-Pobrecito, tía. En verdad me da mucha pena.

Ha venido emocionado con la bolsa esa gigante

y una carita que parecía un emoticono.

(IMITA) "Mira lo que te he traído".

Y me saca esa pedazo de bolsa, tía, y meto la mano...

-Y sacas una aleta. Qué fuerte.

(PATY RÍE)

-Pobrecito. Y encima se ha dejado una pasta, tía.

-Ya. Pobre si es que es más mono...

-"Sí, sí que es mono".

Pero a mí me sigue gustando el Rober, ¿eh?

Me estoy haciendo la dura ahora,

pero no sabe quién soy yo. En cuanto se descuide, a la yugular.

-Te voy a tener que dejar.

Como no apruebe el examen de mañana, me cortan la repostería.

-Pásate luego por el gimnasio y nos vamos a tomar algo un rato.

-¿Las dos solas?

Imposible, que me han puesto un guardaespaldas.

-¿Qué me estás contando? ¿Un guardaespaldas?

¿Dónde lo tienes?

-Se ha quedado en su coche, aparcado.

-Hum...

-Ahora llaman a la puerta.

Verás como sea él, porque es muy pesado el pobre.

A ver. Espera un momento, que le abro.

Hola.

-Mucho mejor calladita.

-"¿Olga?

¿Olga? ¿Qué ha sido eso?

Ola, tía, contéstame.

¡Hola!".

Qué raro.

-Mucho mejor.

¿Por qué me miras así?

Si tú ya me conocías.

(FORCEJEOS)

(GRITA)

Aquella vez te pudiste escapar.

Pero ahora va a ser muy diferente.

Te lo voy a cobrar con creces.

Te llevaré adonde no nos van a encontrar.

Y todo va a ser por culpa de tu madre.

Sé que escondes algo turbio

y no voy a parar hasta descubrirlo.

Verás, Alicia, yo espero, y te lo digo de corazón,

que no vayas a empezar tú también con esas teorías paranoicas

como las que tiene tu compañero Elías Guevara.

Ten cuidado y no vayas a meter en ningún lío.

¿Me estás amenazando?

No tengo ninguna prueba.

-Yo puedo declarar delante de cualquier juez

que ha venido a tu trabajo a acosarte.

-Eso podría ser, pero lo más grave, que me obligó a acostarme con él,

no tengo forma de demostrarlo.

-Qué asco me da ese tío, ¿eh?

Por aquí que no aparezca, que cojo una sartén y no respondo.

-No quiero asumir más responsabilidad.

-¿Qué pasa? ¿Te estás acojonando ahora?

Yo pensaba que tenías más pelotas.

Quizás sea cierto

que te vendría bien algo que te diese más seguridad.

-¿Más seguridad de qué?

-Algo que tiene fácil solución, Jairo.

-He cogido la mejor habitación,

con jacuzzi y las burbujas que tanto te gustan.

-Hoy no puedo ir.

-Pues tendrás que hacer un hueco.

¿O prefieres que le cuente a tu novio tu currículo?

Espe, ¿has visto al comisario?

Inspectora... Si no es muy urgente,

necesito al comisario. Se trata de Olga.

¿Olga? ¿Qué pasa con Olga?

¿Qué haces aquí, Paty?

Yo no quería preocuparos,

pero creo que le ha pasado algo raro.

¿Algo raro como qué?

Hablan por teléfono cuando llamaron a la puerta

y se cortó la llamada.

-El sospechoso que buscamos tiene alrededor de 35 años,

estatura media, es blanco, de complexión fuerte.

¿Te suena alguien así?

-Estaba la clientela habitual.

No había ningún sospechoso, nadie nuevo, ningún...

Me gustaría dar más datos, no sé qué más decir.

No te preocupes, has dicho lo suficiente.

Una vez un gran policía me dijo que si consigue conocer a tu presa

ya has empezado a cazarla.

¿Qué? ¿Buenas noticias?

-Es pronto para saberlo,

Científica ha aislado la sustancia que se utilizó

para dormir a Vidal.

-¿Ha pasado algo o qué?

El mierda del violador ha secuestrado a Olga.

¿A Olga? ¿La hija de tu jefa? Sí.

Oye, Rober...

Si necesitáis algo, os puedo echar un cable.

Esto es una movida muy gorda. Déjanoslo a los polis.

Tengo mis recursos, no soy ningún tonto.

-Vamos a encontrarla sana y salva, en eso tenemos que pensar.

En el peor de los casos, si confirmamos que se trata de él,

tenemos más información que cuando me...

-Tranquila, Lola.

Ya está.

(LLORA)

Venga...

¡No puede ser, Antonio!

¡Este tío no puede llegar tan lejos, joder!

Claudia. ¿Qué?

Mira.

Quieto, no toques.

  • Capítulo 56

Servir y proteger - Capítulo 56

14 jul 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 56" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 56"
Programas completos (143)
Clips

Los últimos 669 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% ayer
    Capítulo 140 ayer Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Nuevo Capítulo 138 Completo 54:20 82% pasado miércoles
    Capítulo 138 pasado miércoles Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Nuevo Capítulo 137 Completo 53:47 91% pasado martes
    Capítulo 137 pasado martes Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Nuevo Capítulo 136 Completo 54:33 93% pasado lunes
    Capítulo 136 pasado lunes Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 123 Completo 55:20 84% 20 oct 2017
    Capítulo 123 20 oct 2017 Israel y Elías se despiden, reconciliados al fin. María recibe la visita sorpresa de Reynaldo, un apuesto cubano. Jairo y Paty están emocionados tras la primera noche que han pasado juntos. T...
  • Capítulo 122 Completo 54:59 83% 19 oct 2017
    Capítulo 122 19 oct 2017 Tras descubrir que es el padre de Alicia, Quintero se muestra amable con la inspectora pero ella, ajena a la verdad, continúa su tensa relación con él. Quintero devuelve el bolso bandolera a ...
  • Capítulo 121 Completo 54:09 81% 18 oct 2017
    Capítulo 121 18 oct 2017 La investigación sobre las agresiones homófobas da sus frutos. Elías e Israel abordan la conversación que tienen pendiente. María regresa a Madrid. Ibarra y Marcelino le dicen a...