www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5179658
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 503 - ver ahora
Transcripción completa

¿De qué tienes miedo?

(SUSPIRA) -No lo sé.

Llevo así toda la vida.

¿De qué va toda esta mierda?

-De 15.000 euros

en efectivo.

-¿Has estado registrando mi habitación?

-Estaba preocupada, Luis.

(LUIS LLORA)

Tiene que haber sido muy duro.

-Me he sentido tan solo, mamá...

-Ahora vamos a ocuparnos de ese chantajista.

Este tipo desnudo pierde mucho.

No sé qué le viste.

Creo que podrías montarte las "raves" así, en este plan.

Lo ibas a petar.

-Ya puedes largarte.

Si volvemos a saber algo de ti ya sabes lo que te espera, ¿no?

-¿Qué tiene de malo querer averiguar si José Manuel es su hijo?

A no ser que me haya mentido.

Se ha instalado en Getafe.

Ahí tiene la dirección exacta.

También le he apuntado el nuevo móvil.

-Mis padres lo dejaron hace mucho.

Apenas había nacido, mi padre la palmó de una embolia.

Lo único por lo que me podría encajar

es porque sé que se llevaban muy mal.

-Esta tarde sale una furgoneta desde Distrito Sur hacia Ávila.

-¿Qué lleva? -Jamones.

-Mamá, Transportes Quintero.

Este era narcotraficante.

-¿Sabes cuánto valía la carga que llevabas en la furgoneta?

12.000 euros

más tu sueldo, el coste de la furgoneta,

más todo lo que ha costado todo esto y me va a costar,

porque se va a la mierda por tu culpa.

-¿Cuánto tiempo hablaste?

-No te preocupes, el tipo llevaba un par de wiskis.

Yo creo que tampoco... -¿Cuánto tiempo?

-Yo qué sé, 25 minutos, 30, 35...

-¿Qué? -¿Y qué querías que hiciera?

-Hola, un café para llevar. -Ahora mismo.

-Estabas ayer en la venta Las Flores.

Me invitaste a una copa y hablamos de fútbol.

-¡Es verdad! ¡Qué cabeza tengo!

Con esta luz no te había conocido.

Y lejos de la carretera, en el barrio...

Pero no sé por qué me llamas Edu.

-Es lo que me dijiste.

Al verme se ha puesto nervioso. Al principio dijo que no me conocía.

Y luego ha fingido.

-Sí que es sospechoso, sí.

Pablo Baeza

ha intentado suicidarse en la celda.

Lo han trasladado a urgencias.

(Música emocionante)

(Música emotiva)

Entiendo que no se lo contaras a la mamá y a Ricky.

Pero ¿a mí?

Conmigo siempre has tenido confianza.

-Imagino que tienes razón, pero no era fácil para mí.

-No lo entiendo.

Porque...

es que me da igual que seas gay.

Sigues siendo la misma persona.

Es como si en vez del Valencia eres del Levante.

-Vaya comparación.

(RÍE) -Igual no ha sido la mejor. Perdona.

A lo que me refiero es que...

no me importa nada.

Seguro que a la mamá y Ricky tampoco.

-Ya...

Racionalmente sabía que ninguno me iba a dejar de lado.

Pero el miedo es libre y entraba en pánico cuando quería contarlo.

Las palizas y los insultos del viejo acabaron con mi moral.

Logró convencerme de que no era normal.

No sé, me daba mucha vergüenza ser como era.

-Perdona, tienes razón.

Bastante tienes como para aguantar mis reproches.

Has sufrido mucho durante toda la vida.

Y yo no me di cuenta.

Anda, ven aquí.

¿Es buen momento? Pasaba a saludar.

Sí. Hablaba con mi hermano de algo personal.

Pero hemos terminado.

-Silvia ya sabe que soy gay.

-¿Qué?

¿Se lo has contado antes que a mí?

-Cuando me detuvieron por ser el estrangulador

tuve que explicarme.

Una cámara grabó mi coche justo en el lugar

y hora donde se cometió un crimen.

Tuvo que contarnos sí o sí qué estaba haciendo ahí.

Estaba con un chico.

Tuve que darle sus datos para que lo corroborasen.

-¡Vaya!

Alucino con que no me dijeras nada en todo este tiempo.

A ver, era un tema profesional.

Y muy personal, quise respetarlo.

Pedí que no se lo contasen a nadie, ni siquiera a ti, no te cabrees.

-Si no me cabreo, Luis.

Todo lo contrario.

Silvia ha sido muy prudente y me gusta que sea así.

-Bueno, os dejo solos.

Voy al pub, dejé sola a Sara.

Qué bien que te lo haya contado.

¡Menos mal!

Se habrá quitado un peso de encima.

¿Cómo se ha decidido?

No tengo ni idea, le habrá dado un punto.

No tiene sentido hacer el paripé ante tu familia.

¡Os lo ha contado a todos!

Sí.

Me alegro.

Cuando en el interrogatorio salió a la luz

que era homosexual

yo lo animé para que te lo contase, pero...

¿A mí?

¿Por qué?

Sabía que lo aceptarías con total naturalidad,

que podrías apoyarlo si lo necesitaba.

Me conoces muy bien.

Un poco.

Me voy, que solo quería ver una cara amiga.

Gracias.

Se creía muy listo por estafar a personas mayores

fingiendo ser el revisor del gas.

¡Cómo me alegro de que esté detenido!

-¡Y yo!

Según me contó Toni, la ronda duró muy poco

porque todos lo reconocieron enseguida.

-Sí.

-¡Claro que me alegro, hijo! Lo que pasa es que es una noticia

que no me esperaba.

Me tienes que dar más detalles,

sobre todo si me tengo que alquilar un esmoquin.

¿Eh?

Venga, vale.

Hablamos pronto.

Y enhorabuena, ¿eh? Un beso.

¡Menudo notición me acaban de dar!

-¿Qué pasa?

-Pues que se casa mi hijo.

-No sé si darte la enhorabuena o el pésame.

-Pues lo primero.

Si se casa con su chico quiere decir que lo llevan bien.

Eso es motivo de alegría.

-¿Cuánto llevan juntos?

-La verdad es que no mucho.

Lo conocí cuando estuve en París

y, la verdad, Armand es un buen tipo.

Parece muy centrado y está muy enamorado de él.

-¿Te ha dicho para cuándo es la fecha?

-La semana que viene.

-¿Cómo así? ¿Por qué te avisa tan tarde?

-Andan muy liados

y cuando han encontrado hueco han aprovechado.

-¿En una semana da tiempo a organizarlo?

-Me han dicho que va a ser una boda sencilla, civil,

y van a hacer una comida o una cena, no me he enterado,

en un hotel en las afueras de París.

-¿Va a haber muchos invitados, pocos, qué dijo?

-Nos vamos a juntar como 200.

¡Menos mal que no pago yo el ágape!

-Para 200 personas es un dineral.

-Sí, pero ellos económicamente están bien.

La verdad es que a Isra le va muy bien con su novela gráfica

y Armand es ortodoncista y ha puesto "brackets" a medio París.

-Vamos, que están forrados.

-Forrados no, pero viven holgadamente.

-Yo espero que Aitana no se case todavía.

Es que me llevo fatal con mi ex.

Sería rarísimo reencontrarme con él en la boda.

-Ahí no tienes problema, ¿no? Te llevas bien con Raquel.

-Ahora sí, pero antes era horrible.

Pero el tiempo pone estas cosas en su sitio.

Antes o después enterraréis el hacha de guerra.

-Sí, seguro.

Dentro de 40 años, más o menos.

-Qué tío más asqueroso, de verdad. No había manera de que me dejara.

-Merece que le partan la boca.

-Totalmente.

No os imagináis la conversación tan desagradable que tuvimos.

No os la voy a contar por... mejor que no.

-Pienso que sí, que la deberías contar.

Sobre todo para que Toni sepa a qué clase de tío se enfrenta.

-Totalmente. Cuéntanos qué te pasó.

(RESOPLA)

Pues a ver...

Después de dejarle claro que no me iba fumar un porro,

empezó a decirme que...

que, bueno, que nos podíamos divertir muchísimo,

que podríamos jugar a juegos sexuales con las esposas...

-Pero ¿quién se ha creído que es para acosarte de esa manera?

-Tienes que denunciarlo, pero ya. ¿A que sí, Toni?

-Lo que es el acoso verbal no está tipificado como delito.

-¿Entonces no se puede hacer nada?

-Sí, lo podemos denunciar como acoso puro y duro.

Pero habría que demostrar que es una conducta continuada.

-Ah, ¿que hay que esperar?

¿A ver si con suerte algún día la agrede o cómo va la cosa?

-No, pero tenemos que tener pruebas para que no quede en nada.

Ahora los Juzgados están a tope de curro.

Sería chungo que lo admitieran a trámite.

Lo que voy a hacer es identificar quién es

y a qué se dedica realmente.

-Para mí que trapichea.

-¿Sí? ¿Por qué lo sabes eso? (CLIENTE) -¿Me cobras?

-No sé.

A ver, lo primero que hace es invitarme a un peta.

Luego dice que dentro de nada va a estar forradísimo.

Y no hay más que verle las pintas, de manual.

-Igual se tira el rollo para dárselas de guay y ya está.

-No sé qué decirte.

Es que tenía una energía superviolenta.

Me cuadra con los que conozco que trapichean por el barrio.

-Lo que voy haciendo es identificar quién es

y saber si tiene antecedentes.

Cualquier cosa, si te acosa, te da la chapa,

me llamas, por favor. -Vale.

Gracias, Toni. -De nada, chao.

Hasta luego, María. -¡Hasta luego!

-¡Cuanto me alegro de haberte dado esas clases de salsa!

Te vendrá bien para bailar en la boda de tu hijo.

-¿Y quién te ha dicho a ti que voy a bailar?

-¡Venga, no seas rancio! ¿No vas a bailar en la boda?

-¿Por qué iba a hacer el ridículo?

-Di lo que quieras, ya veremos

cuando salga María a bailar a la pista

y apliques todo lo que yo te he enseñado,

porque ya sabes lo que le gusta.

-El problema es que ella no está invitada.

-¿Por qué? ¿Acaso a Israel le cae mal?

-No, es que...

Isra no sabe aún que María y yo estamos juntos.

-¿A qué estás esperando para decírselo?

-No he encontrado el momento. Con Isra tampoco hablo tanto.

-¡No, venga! Habláis todo el rato un montón.

-No he encontrado el momento y lo he dejado pasar.

-¿Qué vas a hacer? Como María no vaya a la boda

se va a pillar un rebote que, conociéndola, ¡vamos!

-Ya llamaré a Isra y lo pongo al día.

De momento no metas la pata.

-No digo nada, es asunto tuyo.

-Pues venga, hala.

¡Vamos!

Voy a llamar al Perla este, a ver si sabe algo de los jamones.

-Sí, el Perla es buen fichaje.

-¿En qué puedo ayudarlo? -Hola, buenos días.

-Venía para intentar hablar con el oficial Guevara

en relación a una denuncia que puse ayer por un robo de japonés.

-Aquí lo tiene.

-¡Fernando! ¿Tú por aquí? -¿Qué tal, Elías?

Solo venía a preguntar si hay alguna novedad sobre lo mío.

-De momento, nada.

-Parecen saber bien lo que hacen.

-Siento no darte mejores noticias.

He tanteado a mis confites y no saben nada.

-No te preocupes.

También quería comentarte otro asunto

un poco delicado. -¿El qué?

-He hablado con el conductor... ¡Perdone!

¡Elías! ¿Qué pasa?

Quintero, espera, que debe ser algo urgente.

¡Nacha! (Q) -No pasa nada, hombre.

Pablo Baeza se ha escapado del hospital.

¿Cómo? -¿Hay detalles sobre la fuga?

De momento, dos heridos. ¡Poneos en marcha!

¡Hijo de perra!

Vamos a cazarlo antes de que cometa más barbaridades, ¡vamos!

(Música de tensión)

¡Cógelo, cógelo!

¡Merche! ¿Qué pasa?

Pablo Baeza se ha escapado. ¿Qué?

H-50 ha avisado a todas las unidades disponibles.

Hay que encontrarlo como sea.

Localízame a Espe. Voy a casa a buscarla.

Sí, no te preocupes.

Venga, Espe, cógelo.

-Si te quieres tomar el resto del día libre, tómatelo.

Se te habrá quedado el cuerpo cortado.

-Ni te preocupes, ¡vamos!

Me ha venido bien hablar con vosotros.

Ahora me encuentro mejor.

-Sobre todo con Toni.

Se nota que se desvive por ti.

No va a parar hasta cogerlo, ¡ya verás!

-No exageres, es lo que habría hecho cualquier poli.

Nacha también me ofreció ayuda.

-¿Sí? ¿Cuándo?

-Esta mañana.

Vio el final de la conversación.

Me dijo que si me volvía a molestar que no dudara en denunciar.

-Pero Toni, aparte de como policía,

te ayuda también con... Vamos...

con otras intenciones.

Tú me entiendes.

-No, no te entiendo.

-Sigue colaíco por ti.

-Pues por mí, que espere sentado, no quiero nada con él.

Además, María, no empieces ya con tus películas, por favor.

-¿Qué pasa, no confías en mi criterio?

-Mira, no, no confío.

Te recuerdo que me puso los cuernos.

-Anda que no ha llovido desde entonces.

Además, sigues coladica por él.

Me lo reconociste hace ya tiempo.

-De verdad, cuando quieres te pones de un pesado...

-Que no soy pesada, lo que pasa es

que me da pena veros cada uno por un lado,

con lo bien que os lleváis... -¡Mira!

¡Ya! Me voy a meter a freír patatas.

-Porque no quieres oírme, porque digo la verdad.

-Hola, Luis. -Hola.

¿Has recibido mi mensaje? -Sí.

Ya puse en redes que cancelamos la sesión de DJ Fran

y solo me falta poner este cartel.

-Muy bien, genial. Gracias.

-No me has dicho por qué se cancela.

¿Le ha pasado algo? -No, no le ha pasado nada.

-¿Entonces qué pasa?

-Pues que el tío pedía un pastizal.

-¿En serio?

Pensé que habíais acordado las condiciones.

-Sí, habíamos llegado a un acuerdo, pero se descolgó y pidió el doble,

-¡Menudo jeta!

-Un caradura.

-Me alegra que lo hayas cancelado y no aceptases su chantaje.

-A ver, chantaje tampoco fue.

-Yo creo que sí, Luis.

Te ha puesto en un aprieto.

Hablas con él de las condiciones,

haces promoción, ¿y te pide más dinero?

-Ya ves que no le ha servido de nada.

-Pues me alegro.

Puedo preguntar si alguien conoce a un DJ de confianza.

-No, prefiero no contratar a nadie.

Seguiremos como hasta ahora.

-Te has quedado un poco de bajón.

-La verdad es que me ha dado muy mal rollo.

No me gusta anunciar eventos en el pub.

-Si es por eso,

saco mi vena de DJ y monto una sesión que lo flipas.

Que lo petamos, te lo digo.

(RÍEN)

-Seguramente lo harías mejor que el imbécil ese.

-Al menos has sonreído.

-No veas lo que lo necesitaba.

Necesito desdramatizar el tema.

Oye, Sara,

eres el mejor fichaje que he hecho en mi vida.

Trabajas más y mejor que nadie y, encima, me apoyas

cuando más lo necesito.

-Para, que me voy a poner roja como un tomate.

Lo que yo hago tampoco es para tanto.

-Sí que lo es.

De verdad, sí que lo es.

Y, por eso, creo que no me gusta mentirte.

-¿Mentirme en qué?

-¿Te puedes sentar un momento?

Deja eso ya, está Juan por ahí.

A ver...

Eh... Sinceramente, no he cancelado la sesión

con Fran porque me pidiese más dinero.

-¿Qué ha pasado?

-Me ha chantajeado.

O le pagaba 15.000 euros

o le decía a mi familia algo que no sabían de mí.

(Música dramática)

-No tienes por qué seguir.

Si no quieres que lo sepan ellos tampoco querrás que lo sepa yo.

-Sí, sí que quiero que lo sepas.

Fran me ha amenazado con contarles que...

bueno, que soy gay.

(Música de intriga)

¡Espe!

¡Espe!

¡Despierta! ¡Ey, ey!

Espe, despierta.

Silvia, ¿qué pasa?

¡Levántate!

¿Qué?

¡Venga!

Es que estaba agotada.

Me tomé unas pastillas para dormir.

Ya veo que han hecho efecto.

Te hemos llamado y no lo cogías.

¿Por qué me habéis llamado?

Quédate vigilando la puerta.

Un momento...

¿qué hace Ochoa aquí?

Se trata de Pablo.

¿Qué pasa con Pablo?

Se ha escapado del hospital,

dejando inconscientes a una enfermera y un compañero.

¡No me lo puedo creer!

O sea, que su intento de suicidio

no fue más que una estrategia para escapar.

Eso es. Pero no se saldrá con la suya.

Hemos montado un dispositivo para cerrarle las salidas.

Hay controles en carreteras, en estaciones y en el aeropuerto.

Pero Pablo es muy listo.

Seguro que se lo espera.

Y si siente que no tiene escapatoria

o ve que está acorralado

puede ser capaz de cualquier cosa.

Incluso puede que...

Que venga aquí, sí.

Por eso se queda Ochoa cubriéndote las espaldas.

Sí, me quedo más tranquila.

Estoy un poco atontada por las pastillas

y no tengo

los reflejos al 100%.

Razón de más para que te quedes con protección.

No salgas de casa y, por favor, activa el sonido del móvil.

Sí, lo hago ahora mismo.

¿Ocho llamadas perdidas?

La mitad son mías.

Comisario, no se preocupe. Estoy con Espe, está bien.

Vale, voy para allá.

Parece que han visto a Pablo cerca de una estación de bus.

Me voy.

Cualquier cosa, te llamo. Sí, por favor.

-Si necesitas algo, estoy fuera.

-Gracias, Ochoa. Sí, me lo ha dicho Silvia.

-Fran lo tenía todo pensado.

No llegó de casualidad, vino para ligar conmigo,

hacer fotos y chantajearme.

-Qué gentuza, de verdad. -Ya te digo.

-Te habrás llevado un buen chasco.

Te mola alguien y resulta que es un chantajista profesional.

-Espero tener más ojo la próxima vez.

-¿Has pensado en denunciar?

-No. Prefiero que las cosas se queden como están.

Me basta con decirle que no cederé ante su chantaje.

-Qué ingenuo eres, Luis.

No se quedará así, enseñará las fotos a tu familia.

-Me da igual.

¿Sabes por qué?

Ya les he contado que soy gay.

-¿En serio?

-Y ha sido una liberación total.

-¿Cómo has dado el paso para contarlo?

-Bueno, mi madre encontró las fotos

y no quedó más remedio que ponerla al día.

-¿Cómo reaccionó?

-Con respecto a lo de ser gay, superbién, la verdad.

Igual que mis hermanos.

Respecto al chantaje estamos tranquilos,

porque no va a poder amenazarme con nada.

-No sé, yo no me fiaría.

Puede subir las fotos a las redes.

No sé... -No creo que quiera.

-Lo que me sorprende es que tuvieras miedo de la reacción de tu familia.

Ellos te adoran y son gente del siglo XXI.

-Ya.

Digamos que en eso estaba bastante bloqueado.

-¿Y por qué?

-Por mi padre.

(Música emotiva)

Cuando era un chaval se dio cuenta de que era gay

y me daba unas palizas de muerte.

Y lo que es peor, consiguió su objetivo:

que me avergonzase de lo que soy.

Creo que por eso no he podido tratar nunca esto con normalidad.

-¡Qué horror, Luis!

Lo has tenido que pasar fatal.

-Sí, la verdad es que sí.

-Madre mía.

Lo importante es que ya no tienes relación con él.

Tu familia y los que te queremos estaremos ahí siempre.

-Gracias.

No sé, se acabó.

Se acabó lo de tener miedo.

Se acabó avergonzarme de lo que soy.

-Me alegro mucho.

Y gracias por contármelo.

Tenía que hacerlo.

Después de mi familia eres la persona que más aprecio.

Sara...

te quiero mucho.

-Y yo a ti.

-¿Nunca sospechaste nada?

-La verdad es que no.

Siempre he tenido un poco de intriga de tu vida amorosa,

pero eres tan reservado...

Pensé que no me lo querías contar.

-Bueno, algo de eso había.

-No, ya, ya.

-Es una de las cosas que más que gusta de ti.

Eres muy respetuosa.

-Respeto a quien se lo gana.

-Bueno, me voy a ir.

Nos vemos después.

-Tranquilo, me quedo a cargo.

-Chao. -Chao.

(SILBAN)

-¿Dónde vas con tanta prisa?

-¿A ti qué te importa?

-Espera, quiero hablar contigo.

-No puedo, me esperan.

-¿Alguien para pasarle costo o qué?

-¿Tú de qué vas?

¿Crees que por ser poli puedes decir lo que sea?

-No lo digo solo yo, sino todos, que trapicheas con hachís.

-No sé de qué me hablas.

Pero seguro que se lo ha inventado la camarera.

-Pues no.

Pero ni se te ocurra acosarla, ¿queda claro o lo repito?

-La que se puso borde fue ella. Solo quería invitarla a café.

-¿Un café o un porro? El DNI.

-¿Por qué?

-Porque te lo pide un agente.

-Es increíble, no tienes pruebas de nada.

Toma.

-José Manuel López Fuentes.

¿En qué trabajas, José Manuel?

-Es asunto mío, no tengo que responder.

-No te enfades, tío.

Lo pregunto por curiosidad.

Como dices que vas a ganar un pastizal en breve...

¿Qué? ¿Vas a dejar de ser camellito para traficar a lo grande?

(SUSPIRA) -No te montes películas.

Que voy a recibir un curro

y por eso digo que ganaré pasta,

no por las mentiras de la camarera.

-Cuidadito con lo que dices. -¿Por qué?

¿Es delito decir la verdad?

Es una mentirosa, por mucho que te mole.

-Me estás hinchando las narices. ¡Contra la pared!

-¿Por qué? -Porque lo dice un policía nacional.

-No sé qué esperabas, pero te llevas un chasco.

-Venga, pírate.

-Por favor, devuélveme el DNI.

Hoy no, no quiero líos, pero la próxima vez

juro que te denuncio yo a ti.

-¿Sí? -Sí.

Por acusarme de trapicheo y de acosar a una mujer.

Ninguna de esas cosas es verdad y no tienes pruebas.

-No te preocupes, las encontraré.

-Sí, las encontrarás.

Mira cómo tiemblo.

Fíjate.

-¡No me lo puedo creer! ¿Cómo ha escapado?

-Atacó a la enfermera y redujo al guardia que lo custodiaba,

-¿Cómo están?

-Uno tiene pronóstico reservado.

-Dios... Ese hombre es el diablo.

-Pero es humano. Antes o después cometerá un error.

-Sí. Hemos venido

a contártelo para que estés avisado,

por si lo vieras por aquí

o escuchas de alguien que sepa dónde puede estar escondido.

-Lo que sabía ya os lo conté, lo de la casa en el pueblo.

No se me ocurre otra cosa, pero estaré pendiente.

-Están bien. Cualquier información, dínosla.

Te aconsejaríamos que cerraras un poco antes de lo habitual.

-¿Por qué? ¿Pensáis que vendrá aquí?

-No lo tenemos muy claro,

lo normal es que se alejase de Madrid lo máximo posible,

pero como está tan loco es imprevisible.

-Bueno es saberlo, gracias.

-Gracias a ti, nos vamos.

-Seguro que lo atrapáis pronto.

-Seguro, tenemos a todos los efectivos buscándolo.

-Ojalá. -Hasta luego, Damián.

-¿No has "flipao" con que Luis sea gay?

-No, me parece de lo más normal.

-No, si a mí también.

Pero no lo habría dicho.

Entiendo que no se enrollara con Mónica.

-No me seas básico, Ricky.

Podría ser hetero y no querer acostarse con ella.

-Ya, bueno...

Es que ha habido otras chicas que fueron tras él y ni caso.

-Pero puede ser que tu hermano fuera un tío selectivo

y solo se acostase con las que le gustan de verdad.

-Sí, o que sea muy tímido.

Pero no nos hubiéramos enterado si Fran no le hubiera extorsionado.

-Ahí tienes razón.

Pero le salió el tiro por la culata.

-Sí. Ahora hay que conseguir que no vuelva a trabajar nunca.

Hay que correr la voz de que es asqueroso.

Voy a llevar esto. -Venga.

-Buenas. -Hola.

-¿Qué le pongo?

-Mira, ponme un wiskicito,

un buen wiski que tengas ahí, sin hielo y en un vaso corto.

-Perfecto. -Gracias.

Verás, venía también porque me gustaría hablar

con alguno de los propietarios de este sitio.

Concretamente con Ricardo Soler, ¿sabes si está por aquí?

-Ahí lo tienes.

-Hola.

Ese soy yo, pero llámeme Ricky.

Lo de Ricardo se me hace raro.

-Claro que sí, hombre.

Ricky entonces, ¿no? Ricky.

Encantado, yo soy Fernando Quintero.

-Encantado, Quintero.

¿En qué le puedo ayudar?

-Pues verás, resulta que...

hace un par de días uno de mis conductores

llevaba un cargamento de jamones para entregar

en Ávila

y tuvo que parar en un restaurante de carretera,

donde parece que coincidió contigo.

Estuvisteis hablando un rato

y justo en ese tiempo le estaban robando los jamones.

-Pues sí que coincidimos.

Estuvimos charlando un rato mientras tomábamos una copa.

-Sí, eso me ha dicho.

pero quería comentarlo contigo en persona.

-¿Qué ocurre, no se fía de sus empleados?

-Claro que fío, hombre, claro que me fío.

Es de confianza, lleva muchos años trabajando conmigo.

Pero últimamente le está dando un poco a la botella

y ya me ha soltado alguna que otra mentira piadosa.

-Esta vez le ha contado la verdad.

Estuvo aquí y me preguntó por el tema.

-Sí, ya te he dicho que me lo comentó, pero bueno.

Espero que no te haya molestado que venga a preguntar.

-No, en absoluto. ¿Por qué me iba a molestar?

-Ya...

Ya me imaginaba, ya.

Supongo que también entenderás que, bueno,

como empresarios que somos los dos,

entenderás que no hace gracia que te roben en tus narices

y se vayan de rositas.

-Por supuesto, claro que lo entiendo.

Imagino que la policía hará su trabajo y dará con el culpable.

-Sí, sí. Para eso está.

(RÍEN)

Aunque sabemos que tienen otros asuntos más importantes

siempre que atender.

Así que, bueno,

me voy a encargar personalmente

de averiguar quién ha sido el imbécil que me robó los jamones.

Porque, una de dos,

quien sea tiene que llevar muy poco en este barrio

o es un verdadero estúpido para robarle a Fernando Quintero.

-Sí, desde luego.

Bueno, si me disculpa, tengo unos asuntos que resolver

en el almacén.

Nos vemos por aquí, imagino.

-Por supuesto, hombre.

Claro que sí, chaval.

Nos veremos por aquí.

Para algo somos vecinos, ¿no?

Pues sí que está bien, sí, el sitio este.

Tiene estilo, ¿no?

(SARA ASIENTE)

-Parece un buen lugar para trabajar.

-Lo es.

Llevo mucho trabajando aquí y estoy encantada.

-Si este chico es uno de los propietarios,

parece un tipo majo.

-Sí.

Es muy buena persona, como su hermano Luis.

-Supongo que, siendo hermanos, estarán muy encima del negocio.

-Hombre, es su negocio, claro.

-Para eso son los jefes.

Dime qué te doy,

tengo algo de prisa.

Cóbrate.

-Pues muchas gracias. Si no te vale esta junta

la traes y la cambio.

Te acompaño a la puerta, voy a cerrar pronto.

(Música de intriga)

-Hola, Damián.

-¿Qué haces aquí?

-Vengo a devolverte la visita.

-¿Qué quieres?

-Nada, hombre, nada.

Pasaba por aquí y me he dicho: "Voy a ver a mi antiguo jefe".

Bueno, sí, hay algo que me escuece bastante.

¿Por qué no le pediste a Espe que no abortara?

Eres un buen hombre.

Además, eres un gran padre de familia.

Por cierto, ¿cómo está tu hija?

-No voy a hablar contigo de ella.

-¡Chist!

Es una pena que no la conozca.

¡Tenía tantas ganas!

No la voy a dejar huérfana, no te preocupes.

-Muy bien. ¿Y qué quieres?

-Dame la pistola.

-No la tengo, me deshice de ella.

-Eres un mentiroso.

¡Dame la pistola! -Pablo, por favor.

Vale, pues... Tranquilo, cógela tú mismo.

-¿Dónde está?

-En la caja, la de los tornillos, cógela.

-Bueno, ahora vamos a ir tú y yo juntitos, ¿vale?

No hagas ninguna tontería. -Tú tampoco, ¿vale?

-¿Vale? -Vale.

-Yo te aprecio. -Vale.

Vale, la cojo, ¿eh?

Así...

-Déjala encima de la mesa.

De rodillas. -Vale.

¡Vale, vale, vale!

-¡No me mires!

-¡Pablo!

Tienes lo que quieres, puedes irte.

-No, todavía no.

Las llaves de tu coche.

-¿Para qué las quieres?

-Bueno...

para hacer lo que hace cualquier padre.

Ir a recoger a su hijo.

-Pablo, no hagas tonterías.

-Lo siento, amigo.

(LUIS) -Tenía ganas de cenar un plato de cuchara.

-Me encanta verte tan relajado y feliz.

-Sí, la verdad es que, no sé, estoy bien.

-Me alegro.

-Creo que tenía que habéroslo contado hace bastante tiempo.

-Bueno, lo has hecho cuando has podido.

-¡Hola!

-Hola, hijo.

Llegas a punto.

Hemos hecho una cena, ¡hum!

-No tengo hambre, gracias.

-¿Por qué? ¿Qué pasa?

-Vino Quintero al pub a tomarse una copa.

-Bueno, ¿y qué pasa?

¿No puede tomarse una copa?

-No se ha tomado una copa y ya.

-¿Qué ha hecho?

-Preguntar si vi algo sospechoso el otro día en la venta.

-¿Cómo sabe que estabas allí?

-Por su transportista, Eladio.

Como hablé con él para entretenerlo

mientras este robaba, se quedó con mi cara.

-¡Joder!

La cagué, olvidé la ganzúa.

-Eladio también vino preguntando por los jamones.

Me parece que intentan ponerme nervioso.

-A ver, a ver...

Aquí hay algo que no entiendo.

¿Cómo te ha localizado Eladio?

-Dice que me vio por la calle y me siguió.

-Bueno, no nos pongamos en lo peor.

A lo mejor están investigando.

Es imposible que sepan que fuiste tú.

-Mira, mamá, me parece un poco raro

que los dos me pregunten lo mismo.

Y Quintero dice que no le van a mangonear.

-¿Qué más ha dicho?

-¿Qué más quieres?

Me he escaqueado en cuanto he podido.

-Bueno...

Supongamos que se huele algo.

Es imposible que sepa que fuimos nosotros.

No os vio nadie, ¿no?

Y allí no hay cámaras de seguridad.

-Si Quintero ata cabos y sospecha

no se va a andar con tonterías.

Vendrá a ajustar cuentas.

-Que yo sepa, está fuera del negocio actualmente.

Se dedica a la política.

Y no creo que quiera entrar en guerra con nosotros

por unos jamones.

-Si le hubieras visto la cara no te lo tomarías a cachondeo.

-Yo no le veo el peligro de momento.

Así que nosotros a lo nuestro,

a cenar, que ha quedado muy rico.

(ESPE) -Hola, Silvia.

Sé que estarás muy ocupada y todo eso,

pero llámame, que estoy preocupada

y quiero saber.

Cuando puedas, cuando puestas. Hasta luego.

(Timbre)

(SUSPIRA)

Ochoa, ¿quieres cenar?

(Música de tensión)

-Lo siento, Espe.

-Podemos pasar, ¿no?

-Tranquilo, Ochoa, porque no va a pasar nada, ¿no, Pablo?

-Bueno, tú siempre tan optimista.

Es algo que me encantó de ti desde el principio.

Pero yo creo que tu compañero esta vez...

no se va a librar.

-¿Qué vas a hacer?

No, por favor. ¡No, no, no lo hagas!

-No estás en condiciones de pedir nada.

-¡Pablo, no, no lo hagas!

¡No!

-¡Si ya está muerto!

¡No te preocupes por él!

Preocúpate por nuestro hijo.

El que llevas en tu vientre.

-Ponme una copa, guapa, que esta tiene un agujero en el fondo.

-Lo siento mucho, pero María dice que si vuelves

no te sirva más de dos.

Y ya te he servido varias más.

-¡Venga, mujer, no seas aguafiestas!

¡Si tu jefa no se va a enterar!

Y yo, desde luego, no le voy a decir nada.

Eladio, de verdad, lo siento, no te voy a servir nada más.

Si quieres algo, será sin alcohol.

O algo de comer, ¿no te apetece nada?

-¡Eladio! Hazle caso a la chica, hombre,

y pídete algo de comer.

-No tengo hambre.

-¡Qué voy a hacer contigo!

Paty, ¿podrías ponerme una tónica, por favor?

Gracias.

¿Me puedo sentar contigo?

No, hombre, no. No quiero patatas, gracias.

Oye...

¿no crees que deberías dejar de beber, hombre?

Te estás destrozando la vida, y la de tu familia también.

-¿Por qué iba a dejarlo?

Total, sin trabajo...

puedo beber lo que me dé la gana.

-Gracias.

Eso depende de ti, ¿sabes?

Todavía podrías recuperarlo.

-¿Qué quiere decir?

-Lo que quiero decir es que...

necesito que averigües

quién nos robó esos malditos jamones.

-Si ya se lo dije:

estoy seguro de que fueron los Soler.

-Necesito pruebas.

-El niñato ese del pub,

lo fui a ver y se puso muy nervioso.

Seguro, seguro que está en el ajo.

¡Vamos, si lo sé yo!

-Repito, necesito pruebas, o no los puedo acusar de nada.

Ya he estado hablando con él

y sé que es bastante sospechoso.

-Para eso está la policía, ¿no?

Usted, con que les cuente las sospechas a la pasma,

tiene bastante.

-Eladio, sabemos que tienen asuntos más importantes

de los que encargarse.

Lo tengo que resolver a mi manera.

-Como antiguamente, ¿no, Fernando?

-No te equivoques.

No hago nada al margen de la ley ni hago justicia por mi mano.

-¿Entonces qué quiere que haga?

-Que preguntes por ahí.

Que vayas a los bares, a los mercadillos,

a las tiendas de ultramarinos...

Invéntate algo, búscate la vida.

Necesito que encuentres

el rastro de esos jamones y los sigas hasta que descubras

quién es el cabronazo que los vende en el mercado negro.

Si al final nos damos cuenta de que fueron los Soler,

¡bingo, habrás dado en la diana!

-No, no, no.

No, no.

No es tarea fácil esa.

A la gente le cuesta hablar.

-Ese es tu problema, búscate la vida.

-¿En la estación no lo ha visto nadie?

¿Y en el aeropuerto tampoco?

Ya, ya.

Cualquier cosa, me avisas.

No te preocupes, informo al comisario.

Hasta luego.

-¿Qué tal? ¿Alguna novedad?

-No, acabo de hablar con Silvia.

Espe está bien y Ochoa con ella en casa.

De Baeza no se sabe nada, se lo ha tragado la tierra.

Estará escondido y no se atreverá a salir.

-Nosotros estamos patrullando todo el día y nada.

Ahora vamos a volver a salir.

-¿Elías dónde está?

-Ha ido por café.

Conociendo el perfil de Pablo, no me extrañaría que volviera atacar

a la desesperada, rollo kamikaze.

-Damián, ¿qué te ha pasado?

-Pasa, pasa.

(Música de intriga)

-Ha sido Pablo.

Entró en la tienda y me atacó. -Voy por hielo.

-¿Tú estás bien? -Bueno, sí.

Más o menos sí. -¿Qué ha pasado?

-No lo sé.

Cerré la tienda y en la trastienda estaba él.

-¿Iba armado?

-Sí, llevaba una pistola.

Me obligó a que me pusiera de rodillas

y me golpeó con ella, llevo inconsciente una hora.

-Ya...

Supongo que no te dijo nada de sus planes, de lo que haría.

-Sí, por eso he venido.

A lo mejor es una locura mí, pero va por Espe.

-¡Mierda! -¿Qué ha pasado?

-Sabemos dónde localizar, ha ido por Espe.

Tú localiza a Ochoa, yo voy a llamar a Silvia.

Sí, Silvi, soy yo, Nacha.

Por favor, deja lo que estés haciendo y ve para tu casa.

Ya sé que Ochoa está con Espe,

pero tenemos motivos de sobra para saber que Pablo va por ella.

¡Sí!

-Ochoa no lo coge.

-Siento mucho lo de tu compañero.

Pero, entiéndeme, no podía arriesgarme

a que nos hiciera daño.

-Eres un psicópata, sin empatía por nadie.

-¡No!

La tengo por ti.

Y por nuestro hijo.

Por eso he venido.

Porque aunque me hayas demostrado que eres como el resto de mujeres,

tengo la esperanza de que recapacites

y de que te olvides de abortar.

-¿Cómo puedes pensar que tendré un hijo contigo?

¡Nunca, porque eres un monstruo!

¿Me oyes? -¡Cállate ya!

-Si me matas

matarás también a tu hijo.

(Móvil)

-Lo siento, cariño.

De verdad, estoy intentando hacer las cosas bien.

-¿Matar es hacer las cosas bien?

-Amor, ¿por qué me estás provocando?

¡No lo entiendo!

¡Si yo lo único que quiero es

que nos vayamos tú y yo a un sitio seguro!

Y que tengamos allí a nuestro hijo.

-¿Y luego qué harás?

¿Matarme?

-¡No!

No, no va a hacer falta.

Estoy seguro de que cambiarás de opinión.

Y vas a querer ejercer de madre

conmigo a tu lado para siempre.

(Móvil)

Es Silvia.

Pero no se lo vamos a coger, ¿no?

Esa chica nunca me ha caído bien.

Seguro que te decía que tenías que estar con Fede y no conmigo.

-Ella solo quiere que sea feliz.

-¡Justo lo mismo que quiero yo!

¡Lo mismo!

Y vamos a formar una familia tan feliz tú y yo...

-Está bien.

Vámonos donde tú quieras.

-¿Cómo?

¡No!

No, me estás mintiendo. No te creo.

-No.

No, Pablo, no.

¿Qué nos ha pasado?

¿Dónde está ese Pablo...

dulce y cariñoso

del que me enamoré? ¿Dónde está?

Yo sé que está ahí.

Yo lo puedo ver.

Vámonos, cariño.

¿Dónde está ese Pablo que quería formar una familia?

-Aquí. -Nunca...

voy a formar una familia contigo.

¡Jamás!

En cuanto el niño tenga uso de razón le diré quién eres.

Le diré todo lo que has hecho.

¿Crees que sentirá algo por ti?

¡Ese hijo te va a odiar!

¡Nunca te verá como un padre, jamás!

¡Jamás vas a ser padre!

No vas a tener un niño porque este no va a llegar a nacer.

¿Me oyes?

¡Jamás! ¡Jamás! -¡No digas eso! ¡No digas eso!

¡No lo digas!

¡Cállate!

Te quiero.

Cuida de nuestro hijo.

(Música emotiva)

¿Estás bien?

¡Ochoa!

¿Y esta sangre?

No es mía, es de Pablo.

Ha muerto.

Comisario, Pablo Baeza ha sido abatido.

No, Espe está bien, pero...

Ochoa está muerto.

Vale.

Se acabó.

(LLORA)

Vamos.

Vamos a hacer una cosa, no te quiero dejar en la estacada.

-Gracias. -Te voy a ayudar.

Te voy a dar ese dinero.

A cambio, te propongo que entres a formar parte del negocio familiar.

-¿Te refieres a currar contigo en la ferretería?

-Puedes empezar a media jornada.

Estás aquí, me echas un cable con los pedidos,

con el inventario,

con la caja...

¿Ya está limpia?

Muy bien.

La necesito enseguida.

Ese hombre era un perturbado.

Un asesino con una misión macabra que cumplir.

Ahora todo ha terminado.

Solo necesito una cosa para dar este asunto por cerrado

y me temo que necesito tu ayuda.

Me encargo de la investigación de Espe.

También necesito pasar página con esto.

Nada mejor que enfrentarme a ella.

-Hay algo que no le he contado

y que explicaría todo esto,

pero me gustaría que no constara en la declaración.

Es muy personal y no quiero que trascienda.

Estoy...

embarazada de Pablo.

-José Manuel López, no sé si te suena.

-Así por el nombre no...

-Alto, rubio, con chándal... bastante chulo.

-¿Qué ha hecho?

-El pavo este

está acosando a Paty, la camarera de La Parra.

-Hace tiempo que no me cuentas de Isra, ¿qué tal está?

-Bien, ahí va. Muy bien, sí.

-¿Sigue con su novio dentista? ¿Cómo se llamaba?

-Armand, el ortodoncista.

Sí, siguen juntos, están genial.

-No entiendo por qué no le has contado

que se casa la semana que viene.

-Deja de preguntarme y de meterte en mi vida, ¡por Dios!

Número de serie borrado.

Balística trabaja en las vainas encontradas en casa de Espe,

pero no se relacionan con más crímenes.

Elías no gana para disgustos, y mira que intento arreglarlo.

-Bueno, al menos él tiene un motivo de alegría.

No todos los días se casa un hijo.

Te dejo aquí.

-¿Cómo dices?

-La boda de su hijo con su novio francés.

-¿Armand?

-No lo voy a poder superar, Silvia.

No lo voy a poder superar.

-El del restaurante de la Avenida.

-Sí, sé quién es.

-Me ha confesado que había comprado unos cuántos jamones

a alguien de confianza.

Le ofrecieron los jamones a muy bien precio

y con todas las garantías.

-¿Estás seguro de que esos son nuestros jamones?

-No hay duda, son los que me quitaron.

Adivine quién se los vendió al cojo.

-Sorpréndeme.

-Luis Soler.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 503

Servir y proteger - Capítulo 503

03 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 503" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 503"
Programas completos (536)
Clips

Los últimos 1.669 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 533 Completo 55:30 87% pasado viernes
    Capítulo 533 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 532 Completo 56:35 87% pasado jueves
    Capítulo 532 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 531 Completo 55:54 84% pasado miércoles
    Capítulo 531 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 530 Completo 53:57 97% pasado martes
    Capítulo 530 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 529 Completo 53:32 96% pasado lunes
    Capítulo 529 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 528 Completo 55:09 87% 07 jun 2019
    Capítulo 528 07 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 527 Completo 54:22 85% 06 jun 2019
    Capítulo 527 06 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 526 Completo 55:30 83% 05 jun 2019
    Capítulo 526 05 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 525 Completo 55:12 97% 04 jun 2019
    Capítulo 525 04 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 524 Completo 55:11 98% 03 jun 2019
    Capítulo 524 03 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 523 Completo 56:53 88% 31 may 2019
    Capítulo 523 31 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 522 Completo 57:46 88% 30 may 2019
    Capítulo 522 30 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 521 Completo 56:05 85% 29 may 2019
    Capítulo 521 29 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 520 Completo 55:40 99% 28 may 2019
    Capítulo 520 28 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 519 Completo 54:19 100% 27 may 2019
    Capítulo 519 27 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 518 Completo 56:48 90% 24 may 2019
    Capítulo 518 24 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 517 Completo 56:12 90% 23 may 2019
    Capítulo 517 23 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 516 Completo 53:34 86% 22 may 2019
    Capítulo 516 22 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 515 Completo 56:14 89% 21 may 2019
    Capítulo 515 21 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 514 Completo 56:50 87% 20 may 2019
    Capítulo 514 20 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. Lidia De Almada

    No se escucha

    09 may 2019
  2. Jessica

    Nose si sera mi movil o la pagina se os escucha los capítulos? Desde el jueves no los escucho cuando siempre me a ido bien

    07 may 2019
  3. Sergio Pérez

    Queremos ya , el 504!!

    06 may 2019
  4. Sergio Pérez

    Mi esposa y yo somos muy fans de ka serie. Desde Uruguay les seguimos online. El afiche de portada sigue con Andrea del río. .. ¿Saludos, ella siendo parte del elenco?

    06 may 2019
  5. Sergio Pérez

    Somos unos cuantos los q celebramos la muerte , aunque tardía de Pablo. Cuando subis el 504????

    06 may 2019
  6. Elena

    ¿Soy la única que se alegra de que Pablo esté muerto? Seguro que no >: )

    05 may 2019
  7. Dora Velásquez

    Bueno...he quedado de impacto...que capítulo...único ...Y Espe estuvo de 100...tremenda actriz...casi me da un infarto cuando Pablo aparece frente a Espe...y que frío como mato al Poli...realmente que fue el mejor regalo que le pudo dar de parte de Espe... Felicitaciones a todos son unos crack....

    05 may 2019
  8. Ruth

    Habéis subido el video sin sonido y no se puede escuchar

    03 may 2019