www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5097999
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 478 - ver ahora
Transcripción completa

Creo que lo mejor es que...

que tú y yo nos vayamos a vivir juntos.

-Creo que deberíamos esperar un poco más.

-Este tío esconde algo.

Es el típico novio ultraceloso que le controla el móvil,

quiere saber con quién está, cuándo, todo eso.

-¿Un piso? -El piso.

-Vamos a hacer una cosa:

me lo voy a pensar.

Pero prométeme que no me vas a presionar.

-Te prometo no presionarte.

-Me mosquea un poco que sea tan insistente.

-Igual podría ser...

un poco acoso.

-Pero Fede, tío...

¿Cómo que acoso?

Siento ser la cortarrollos, pero...

no estoy preparada todavía.

Que no viva con él no significa que no estemos juntos.

Es mi pareja, me gustaría que os llevarais bien.

-Lo voy a intentar por ti.

-Dicen que eres actriz. -Bueno...

Intento hacerme un hueco en el mundo de la interpretación,

no es fácil.

-En tu caso, creo que te falta de visibilidad.

Voy a llamar a Peter, uno de los fundadores de Play Trend.

He pensado que a vuestro medio le vendría bien

entrevistarla ahora que es una promesa.

-Tengo varios proyectos interesantes a la vista.

-Y, en lo personal,

¿tienes planes de ser madre?

-No contemplo ser madre, no al menos en la vida real.

En la ficción, lo que sea.

Muchas gracias por todo lo que haces por mí.

Me estáis tratando genial.

-No, te tratamos como a una más de la familia.

Eso es lo que eres para nosotros. -Ven aquí.

¿Qué pasa? -Soy gay.

-De lo que pasó, ya me enteraré. Te digo una cosa:

estos dos acaban juntos. ¡Vamos!

-Elvira no te va a rechazar por ser gay.

Todo lo contrario.

Es más tolerante de lo que crees.

No me han dado el papel.

-Dijiste que les gustó mucho.

-Sí, se ve que he hecho muy buena prueba.

-¿Entonces?

-Nada, tienen a otra actriz para el papel, les encaja mejor.

-No sabe que se equivoca.

Nosotros le vamos a demostrar que Mónica es la actriz ideal

para ese papel.

-Mi colega Samu ha tenido un accidente de moto en el Escorial.

-¿Qué ha dicho la Guardia Civil?

-Se considera un accidente.

Prueba toxicológica: negativo. Alcoholismo en sangre: 0,0.

¡Te lo dije! -¿Qué vas a hacer?

-Pues investigar.

-Me la puedes traer y miro.

-¿Harías eso? -Sí.

No tendría ningún problema.

-Si al final tienes razón yo recularé,

pediré perdón y a tu disposición para lo que necesites.

-Vas fuerte para ir contra expertos de la Guardia Civil.

-Sí, le prometí a la familia que llegaría al fondo de esto.

Y lo haré, aunque no guste.

Creo que lo mataron.

-Pero la Guardia Civil lo da por cerrado.

-Pero yo no.

-La moto se gripó cuando tomaba la curva.

Intentó embragar para desbloquearla,

pero era demasiado tarde y se salió.

-El motor se gripa al quedarse sin aceite.

-Manipularon el tapón de vaciado del depósito del aceite.

-Estela, ¿qué? ¿Entonces para qué me llamas?

¡A mí no me cuelgas otra vez!

¡Serás zorra! -¡Chaval!

Pagas y te piras.

-Como estás de guardia, te quería pedir

que mires las redes de mi colega.

-Sí, perfecto.

Son unas pequeñas rojeces en la piel.

En principio, el médico no le ha dado importancia.

Desaparecerá enseguida.

Parece una señal de que Leo es alérgico.

Nunca lo había visto así.

Lo que nos dieron ayer no es una solución.

Cuando me duche lo llevo al pediatra.

"El yodo y la sal marina despejan las vías respiratorias,

protegen de posibles infecciones y mejoran el asma".

Parece que nos vamos a la costa.

¿Qué piensas? Que me da mucha pena.

En Valencia te reclamarán en comisión de servicios.

En Homicidios, confirmado.

Es genial, Claudia, muchas gracias.

Te incorporas rápido.

72 horas máximo.

Muy a nuestro pesar, la inspectora Alicia Ocaña

deja Distrito Sur.

(Aplausos)

Si he sabido no hundirme ha sido gracias a ti.

Ahora no vas a estar.

Para mí también será difícil.

Muy raro.

Te quiero mucho.

Y yo también.

(Música emocionante)

Hola, cariño. ¿Qué tal la "furgo"?

Pues bien, creo que cabe todo.

Pero no sé si nos estamos pasando un poco.

Si solo llevamos algo de ropa, los libros y los ordenadores.

Las cosas de Leo ocupan un montón.

(Timbre)

Voy.

Hola. Hola.

¿Qué tal?

-Buenos días. Buenos días.

Bueno, ¿qué tal va la mudanza?

Tenemos casi todo empaquetado.

¿Te has despedido de los compañeros?

Sí, ayer fui a comisaría.

La verdad, dijeron cosas muy bonitas.

Incluso Elías se emocionó un poco.

Lo normal.

Han sido dos años muy intensos.

Me gustaría pasarme hoy para despedirme de la gente.

Especialmente de Fede, es con quien tuve más relación.

¿Te quedas con Leo?

También tenía pensado salir.

Quiero despedirme de Quintero y Julio.

También me gustaría ir.

¿A qué esperáis?

Montse y yo nos quedamos con Leo.

A este paso no te ven el pelo en el bufete.

Bueno, hay que saber cuadrar bien la agenda.

No, por nosotros encantados.

¿De verdad no os importa? Claro que no.

De ahora hasta que os instaléis en Valencia

estamos a vuestra disposición.

¿Cómo?

Que nos vamos con vosotros de mudanza a Valencia.

-Claro. Alguien tiene que ayudaros y quedarse con Leo

mientras descargáis la "furgo".

Esa misión me la pido yo.

Os lo agradecemos mucho,

pero entre Iker y yo nos arreglamos.

Nada de eso.

Nos vamos a Valencia.

(TOSE)

-¿Está Leo despierto? Me encantaría verlo.

Creo que se estaba despertando.

Vamos.

(Música triste)

-Te confieso que cuando ayer recogí a Leo en la guardería

se me hizo un nudo en la garganta.

Pensé...

que eso ya no iba a ocurrir nunca más.

¿De verdad vas a empezar otra vez con el melodrama?

Mira que no nos vamos a Valencia, ¿eh?

Intentaría convenceros para que os quedaseis

si el motivo no fuese la salud de Leo.

Sé que os tenéis que ir sí o sí,

pero no puedo evitar ni quiero

sentirme triste.

A mí me pasa lo mismo, papá.

Pero nos vamos a ver siempre que podamos.

En Valencia, Madrid o a mitad de camino si hace falta.

Gracias.

Eso es lo que quería escuchar.

Cambiar de aires le vendrá bien a Leo.

Y a todos, ya lo verás.

Si tú lo dices seguro que es así.

¿El depósito de aceite de la moto fue manipulado?

Sí, el tapón de drenaje.

Álvaro Soler la analizó, vio que estaba "mellao".

Perdía aceite y por eso se gripó el motor.

-Por lo que yo sé, cuando ocurre eso se bloquea la rueda de atrás.

-Claro, hay que embragar a toda leche para desbloquear.

Pero era una curva y no le dio la vida.

Por eso pasó lo que pasó.

Fue un accidente, pero provocado.

-No entiendo que la Guardia Civil no lo detectara.

-La moto quedó para el desguace.

Cualquier golpe lo achacarían al accidente, sin más.

Es una mella minúscula,

a simple vista no se ve, hay que analizar con lupa.

Además, tampoco había nada que hiciera sospechar

que el accidente fuese provocado.

Ya. Si no llego a conocer a Samu y sé lo crack que es con la moto

hubiera pensado lo mismo, que era un accidente.

-Va a ser que al final tenías razón.

Lo siento mucho, compañero.

No te animé a investigar, más bien lo contrario.

-Yo la verdad es que me siento igual, chaval.

Tengo la sensación de que solo te he puesto palos en la rueda.

-No digas eso, Elías.

Aun pensando que me equivocaba llamaste por el atestado.

-Si te soy sincero, lo hice porque estabas hecho polvo,

pero no creía que tuvieras razón.

Pero como te dije: si me equivocaba, te pediría perdón,

que es lo que estoy haciendo.

Lo que parece evidente es

que Samuel Ruiz tenía un enemigo que quería cargárselo

o darle un buen susto.

¿Sospechas de alguien?

No, estoy bastante perdido.

-Pero cuando estuviste en el funeral y hablaste con la familia y amigos,

¿nadie dijo nada raro? -No.

Ahora se me ocurren mazo preguntas que no hice.

-¿Tú no juntaste que Samu

competía y era un figura?

Lo digo porque en el mundo de la competición hay rivalidades.

-Nadie tendría un pique como para matarlo, ¿no?

Yo a estas alturas del partido no descartaría nada.

Tenemos que estudiar todas las posibilidades.

Lo que no sé es si nosotros podremos llevar la investigación.

¿Qué hay que hacer para que sea así?

Hablaré con la Guardia Civil para informar de tus pesquisas.

No te aseguro nada, pero espero que podamos llevarlo.

¿Mientas puedo seguir investigando?

Con mucha discreción y no hagas ningún interrogatorio

hasta que no sea nuestro.

Vale, inspectora.

Que gracias.

Le prometí a la madre que averiguaría quién lo hizo.

Por ella, por Samu y por mí.

Venga. Mucho ánimo y cautela, ¿eh?

¡Ay, toma! Se me había olvidado date esto.

-¿Qué es eso? -Toma.

Un anuncio de un piso. Tiene buena pinta, en el barrio.

-Dos dormitorios, salón, baño, aseo, terraza y garaje.

Muchas gracias.

-¿No te interesa? -No, no.

Buscaba algo más grande.

Pero vamos, que el caso es que...

Espe no quiere que vivamos juntos.

-¿Y eso? ¿Habéis discutido?

-No, qué va, para nada.

Es solo que ella está muy bien como estamos

y no quiere complicarse la vida.

-No entiendo. Me dijiste que estaba convencida.

-Sí, y eso es lo que yo creía.

Pero parece que faltaba una conversación más a fondo.

-Ya.

¿Cómo llevas que te haya dicho que no?

-Pues escuece un poquito.

Pero vamos, que yo lo supero

y no pasa nada.

-No pasa nada...

-Mira, yo creo que llevamos el tiempo suficiente

como para tener un futuro juntos.

Pero para eso necesitamos tener una casa

y no vivir con otra gente.

-Para ti, Pablo.

Para ti.

Cada persona tiene su propio ritmo.

-Muy bien, muy bien.

Me parece bien que cada uno tenga su ritmo,

¿pero qué más tenemos que esperar para ir a vivir juntos,

hacer lo que hacen todas las parejas?

-Lo importantes que es Espe y tú deis los pasos sobre seguro.

¡No la presiones!

-A ver...

Todo me parece muy bien, Damián.

Y yo seré un cabezota y seré una persona impaciente,

pero creo que dos personas que se quieren

lo que tienen que hacer es vivir juntas.

-No hay manual que diga cómo hacerlo,

no seas tan cuadriculado.

Si no se quiere ir todavía sus razones tendrá.

No querrá dejar tirados a sus compañeros.

-¡Ah, claro! Ahora no quiere vivir conmigo

por Fede o por Silvia.

¡Ni que fueran mancos y no pudieran alquilar la habitación!

-¿Tú te estás viendo?

¿Ves lo tenso que estás con el tema?

(Música triste)

-Lo siento, Damián, perdóname.

Perdóname. Es que...

le había puesto mucha ilusión a vivir con ella

y ha sido un palo muy gordo.

Creo que ella no está tan interesada como yo en este tema.

-Una pregunta, Pablo:

¿sabes si Espe ha vivido antes en pareja con alguien?

-No sé, yo qué sé.

No, supongo que no.

-Bueno, a lo mejor tienes razón.

Espe no quiere vivir con nadie.

Quiere seguir con la relación: juntos, pero cada uno en su casa.

-Lo normal es que me lo hubiera dicho.

Eso sería lo normal.

-¿Quieres dejar de tomarte esto tan a pecho?

-Yo empiezo a pensar que esto...

no funciona.

Que ella no siente lo mismo por mí que lo siento por ella.

-No digas tonterías: te quiere, lo sabes.

-Ah, ¿sí? Me quiere mucho, pero no para vivir conmigo.

-Pablo...

No soy de dar consejos porque creo que no sirven,

pero te lo voy a dar.

No seas tan impaciente.

Ve día a día.

Construye el futuro poco a poco, pero viviendo el presente.

-Tienes razón.

Muchas gracias, Damián.

Vivir el presente.

-¡Hija! ¿Qué tal?

¡Buenos días!

Buenos días. Tienes muy buen aspecto hoy.

Sí, no sé. Me encuentro muy bien.

El médico dice que de ser así en unos días me dan el alta.

Eso es una gran noticia, ¿no?

Sí, ya te digo. Me voy más tranquila a Valencia.

Por cierto, ¿dónde está Julio?

En la cafetería, picando algo. Vale.

También quiero despedirme de él.

¿Despedirte?

¿Despedirte de él por qué?

Miralles me ha conseguido una comisión de servicios.

Nos vamos hoy mismo.

¿Cómo?

¿Pero cómo que os vais hoy mismo?

¿Tan pronto? ¿De buenas a primeras?

En Valencia han agilizado los trámites

y mañana empiezo a trabajar allí.

Pero... ¿ya habéis conseguido casa y todo?

Sí, y en tiempo récord.

Y con un poco de suerte.

La inmobiliaria ha conseguido un piso muy bonito.

Nos enseñaron unas fotos, vídeos

y no podíamos negarnos, nos encantó a los dos.

Me alegro mucho por vosotros.

Aquí os vamos a echar mucho de menos.

Y nosotros a ti.

Voy a bajar a despedirme de Julio y os dejo solos.

Tendréis mucho de qué hablar.

Espero que todo salga bien.

Y, una vez más, gracias por haberme salvado la vida.

No, hombre, no.

Gracias a ti por devolverme la libertad.

Hicimos un gran trabajo.

Lo hicimos.

Hasta luego, jefe.

No sé, hija, yo...

Me hubiese gustado pasar más tiempo contigo

ahora que soy un hombre libre y que ya estoy recuperado.

Y a mí contigo.

Pero ya has escuchado a Iker y yo te lo repito:

cuando te sientas con fuerzas vienes una temporada con nosotros.

Claro que sí, hija, claro que sí.

Cuando sentí el abrazo que me diste

no sé qué ocurrió.

Fue como un chispazo en mi cabeza, ¿sabes?

Me empezaron a aparecer un montón de imágenes y sonidos...

(SUSPIRA) No sé, fue algo increíble.

Muy potente.

Y...

(EMOCIONADO) Y gracias también por darme la oportunidad

de formar parte de tu vida.

Te lo has ganado a pulso.

Has hecho muchas cosas por mí y por Leo.

Al final incluso por Iker.

Te has convertido en otro, no eres el de antes.

No.

No soy el de antes y todo ha sido gracias a ti.

Te quiero mucho.

Mucho, Alicia.

Y por ti...

he dejado todo ese mundo de la violencia y la delincuencia

porque solo quiero ser una persona honrada.

Y no sabes cuánto me alegro.

Ojalá todos se arrepintiesen de sus delitos

y se reinsertasen como tú.

Te prometo que a partir de ahora, cada día,

¡cada día!,

me voy a esforzar por ser una buena persona.

Eso ya lo eres, papá.

Ayer te dije cosas chungas, pero te pedí perdón.

¿Qué?

No me cuelgues otra vez, ¿eh?

Ni se te ocurra colgarme, Estela.

-¿Qué pasa, tronco? -Nada.

-¿Por qué estás tan "cabreao".

-Tengo movida con mi piba.

¿Te crees que ayer me dejó por teléfono?

-¿En serio, tío?

-Qué asco de vida, tío. ¡Qué asco de vida!

-Lo siento mucho, tío.

-Me molaba mucho Estela, ¿sabes?

Pero no te quiero aburrir. ¿Para qué querías verme?

-Tengo novedades de lo de Samu.

Ya sé que no fue un accidente.

-Pero...

(SUSURRA) ¿Tienes pruebas?

(Música de misterio)

-A Samu le trucaron la moto para que se le gripara el motor.

-Hostia.

¿Pero cómo sabes eso?

-Le manipularon el tapón de vaciado del aceite.

A simple vista no se ve, lo mellaron lo justo para que perdiera aceite

y se gripara el motor.

-Qué fuerte, tronco.

-¿Quién hubiera querido hacerle algo así?

-Solo se me ocurre que tuviera algún pique con otro motero.

Pero por decirte algo, no sé nada.

-Me da que no va por ahí.

Que no va por ahí.

¿Seguro que no te dijo nada?

-Qué va.

Ya te dije que desde que empecé con mi piba apenas lo veía.

Pero era más colega tuyo que mío.

Te hubiera dicho algo antes a ti.

-Sí, tienes razón.

Escúchame, cualquier cosa que se te ocurra,

aunque sea una chorrada, dímelo.

-Claro, por supuesto.

Veo que vas a saco con esto.

-No murió en un accidente, lo mataron.

No pararé hasta coger a ese cabrón y llevarlo al juez.

-Por supuesto, tío.

Me tengo que ir, que tengo un poco de prisa.

Dejo aquí esto.

Y nos vemos. -Venga, tío, chao.

(Música triste)

-¡Alicia!

¿Cuánto llevas aquí?

10 minutos, se lo han llevado para un test.

Pero quería despedirme y ahora me faltas tú.

¿Cómo que despedirte?

Al final me voy hoy a Valencia.

Mañana empiezo a trabajar allí.

¿Tan pronto?

Le vendrá bien a Leo.

Hay una unidad especializada y mañana lo empiezan a tratar.

En mi puesto de trabajo me esperan con un caso muy gordo.

Seguro que a Leo le va muy bien. Y a ti también.

Lo más importante es su salud.

¿Qué ha dicho papá cuando lo ha sabido?

No se lo ha tomado nada bien.

Ha intentado disimular para que no me sienta mal.

En realidad, lo que más me angustia es que también te vas a Miami.

Yo no tengo ninguna prisa.

¿Y eso?

He decidido quedarme una temporada.

Acabo de llamar a mi madre para contárselo.

No le parecerá una buena noticia, pero me das una alegría enorme.

Sí, me apetece estar cerca de papá.

Quiero ayudar en lo que pueda.

¿Él lo sabe? No.

Se lo iba a decir ahora.

Pues le va a encantar.

Me voy más tranquila sabiendo que te quedas una temporada.

Me quedaré el tiempo que haga falta, hasta que vea que tiene fuerzas.

Qué bien.

Tengo la sensación de que hay algo más que te retine.

¿Es por Olga?

Si te soy sincero, no lo sé.

Pero sí es una persona muy especial para mí.

Me gusta tenerla cerca.

Suena a que volveréis a salir. No lo sé, Alicia.

No lo tengo claro y me parece que ella tampoco.

A ver qué pasa.

Cuéntame cualquier novedad, quiero estar al día.

Lo mismo te digo.

Quiero saber cómo os va por Valencia.

Vamos hablando.

Pienso ejercer de hermana mayor y llamarte.

Eso espero.

Sabes que por mí encantado.

Si te apetece ver la playa solo o acompañado,

sabes dónde estamos.

Hola, Elvira. ¿Qué tal? -Hola.

Muy bien.

¿Y Luis?

-En el almacén. ¿Le aviso de que estás aquí?

-No hace falta.

-¿Te sirvo algo? -Venga, sí.

Un vermú rojo. -Enseguida.

(Móvil)

-Ay, perdona.

¿Sí?

Hum...

Sí.

Esas son las condiciones.

No, no hay rebaja posible.

Si no te interesa, busca el dinero en otra parte.

Exacto.

Ese es el porcentaje de comisión.

Te advierto: los Soler no estamos para perder el tiempo.

Venga, hasta luego.

-¿Algún problema?

-No, ninguno.

¿Qué tal por aquí?

-Bastante bien.

No sé si te ha dicho Luis, hemos tenido unas noches de lleno.

-Me alegro.

Pero no te preguntaba por eso,

sino por tu relación con Álvaro.

-Diría que más o menos bien.

-¿Más o menos?

-No nos vemos mucho.

No por falta de ganas, es difícil coincidir con nuestros horarios.

-¿Pero estáis bien? -Sí, muy bien.

Cada vez mejor, con más confianza.

-Eso está bien.

Pero tenéis que hacer lo posible por veros más.

-Sí, ya lo hemos hablado.

Vamos a hacer más planes juntos, sea como sea.

-¡Eso está muy bien!

-Había pensado hacer un viaje.

-¿Sí? ¡Eso es una idea genial!

¿Tienes pensado algún sitio?

-Pues me encantaría ir a París.

(Timbre)

-¡Eh!

(RÍE)

¿Qué pasa, macho? Pensé que no vendrías a despedirte.

¿Pero qué dices, tío?

Me he pasado por comisaría para verte.

Pero dijeron que tuviste guardia y librabas por la mañana.

Todavía estoy un poco dormido, no te digo yo.

¿Quieres un café, té o algo?

Déjate de cafeína y teína, que tengo bastante en el cuerpo.

No quiero ponerme más nervioso.

¿Por la mudanza y todo eso?

Sí. Me hace ilusión el cambio de vida,

pero estoy un poco agobiado.

No veo el momento de estar instalados en Valencia.

Ya. Alicia ha dicho que os mudáis hoy mismo.

(ASIENTE)

Le ha salido una buena oportunidad de trabajo allí

y es algo que no puede desaprovechar.

Claro, y hacéis muy bien.

Cuanto antes os vayáis antes se pone mejor el crío y eso.

¿Tú qué vas a hacer allí?

Algo me han encontrado.

Huy, qué misterioso, ¿eh?

Como siempre, el agente secreto.

(RÍE)

Lo más importante es que tendré tiempo para Alicia y Leo

y es lo mejor para mí, quiero estar cerca de ellos.

Claro que sí. ¡Como tiene que ser!

Todavía me acuerdo de cuando llegaste a comisaría.

En plan guaperas, chulo...

Parecías un "sobrao" que alucinas. (RÍE)

Fede, lo hemos hablado mil veces.

Era parte de mi papel para jugar al despiste.

Nadie podía saber que era del CNI.

No, si el papel lo has interpretado y lo interpretaste estupendamente.

(RÍE)

¡Y ligar! Anda que no ligabas cuando llegaste.

Ahora, luego es verdad

que pusiste los pies en el suelo con Alicia.

Bueno, ¡o en el cielo!

¡No lo sé!

¡Dios! Y me acuerdo cuando me dabas

todos esos consejos para que yo estuviera con las chicas.

Eras como mi consejero sentimental. Sí.

Yo también me acuerdo. ¡Código Alpha!

(RÍE) ¡Código Alpha!

Oye, de verdad,

te juro que pensaba que acabarías con Espe.

Sobre todo cuando rechazó a Karim.

Me cuesta creer que Alicia no esté en comisaría.

La vamos a echar mucho de menos,

-¿Es verdad que se ha marchado por la alergia de su hijo?

-Sí, la contaminación le sentaba fatal al pobre.

Por eso se han liado la manta a la cabeza

y a Valencia, no se lo han pensado dos veces.

-Oye, el Iker ese no es su padre, ¿verdad?

-No, pero ejerce de padrazo como el que más.

La verdad es que Alicia ha formado una familia maravillosa.

-Jo, qué envidia.

A ver si alguna vez podemos decir lo mismo de nosotros.

Ya sabes que para mí es tan importante...

-Ya lo sé, ya lo sé.

-¿Sabes que he pasado por la inmobiliaria?

He visto el piso, sigue libre.

No lo han alquilado.

-A lo mejor no era tan chollo como creías.

-Sí, es un chollazo.

Oye, cariño, ¿por qué no, no sé, vamos mañana a verlo?

-¿Por qué me haces esto?

-¿El qué? ¿Qué te estoy haciendo? -Insistir.

Siempre que te digo que no a algo

intentas convencerme de mil maneras posibles.

-Yo no estoy haciendo eso. -Sí haces eso.

Primero con los hijos y ahora con el piso.

-A ver, si te he sacado el tema del piso

es porque igual habías cambiado de opinión.

-No, Pablo, no.

Lo que te pasa es que no aceptas un no por respuesta.

-Es verdad, pero no quiero presionarte.

Solo es algo que me gustaría seguir hablando.

Pero si es un tema tabú para ti...

-No es un tema tabú.

Tú hace unos días me propusiste que nos fuéramos a vivir a un piso.

Yo te dije que no y te expuse mis razones.

Hoy me dices que has vuelto a la inmobiliaria

a ver si seguía el piso. Si eso no es presionar...

-Tienes razón.

Pero es solo por las ganas que tengo de construir una familia contigo.

Nada más.

Pero no volveré a sacarte el tema, tranquila.

-Ahora te haces el comprensivo, como siempre.

Estoy convencida de que en unos días volverás a sacar el tema.

-Yo te prometo que no.

Hoy no me he podido controlar, pero es la última vez.

-Ya no sé si creerte, Pablo.

Porque hemos entrado en bucle con este tema.

Yo te digo que no a algo y vuelves a insistir una y otra vez.

-¿Sabes lo que pasa, Espe? -¿Qué?

-Que a mí hay algo en este tema

que no me cuadra.

-¿El qué?

-Lo normal es que tú y yo

queramos vivir juntos.

Es lo más lógico en una pareja.

-¿Sí? ¿Dónde pone eso? ¿En qué manual?

-En ningún manual.

Silvia y Fede te presionan para que no salgas de casa, ¿verdad?

¿Es eso?

-¿No has oído lo que te acabo de decir?

No me han dicho nada. Tengo opinión propia.

-Lo siento. Perdóname por ofenderte.

-Voy a decirte algo muy claramente, para que no tengas dudas:

no me apetece irme a vivir contigo por ahora.

-Escuchado y aceptado.

-Eso espero.

Y también espero que no me vuelvas a sacar el tema

en una larga temporada.

Me voy para comisaría, luego hablamos.

-Ahora mismo lo pongo, dame un segundico.

(CARRASPEA)

Pablo...

Oye...

No me gusta meterme donde no me llaman, pero te aprecio.

¿Te importaría que te diera un consejo?

-Me encantaría que me dieras un consejo.

-No presiones más a Espe.

Lo único que vas a conseguir es que se acabe alejando.

-Ya, pero parece que para tener una buena relación

uno no puede decir nada, tiene que estar callado

y tiene que asumir lo que dice tu mujer.

-De entrada, ella no es mujer de nadie.

Si acaso de ella misma.

-María, es una manera de hablar.

-Bueno, de cualquier manera, Pablo,

hay cosas que no se pueden forzar.

También tienes que entender que tu pareja

tenga otros tiempos, otros ritmos.

Incluso que no le apetezcan las mismas cosas que a ti.

-Ya, pero ahora parece que el raro soy yo

Por querer vivir con mi novia.

-Bueno, os cobro, ¿vale?

Me has dicho mil veces que estaba superado

y que solo erais amigos.

¿No está con el chico de la ferretería?

Sí, Pablo.

Perdona que me ría, pero alucino contigo.

Pensaba que entre vosotros no había nada más.

Bueno, sí hay.

Tenemos una amistad muy bonita y somos compañeros.

Pero de lo otro nada.

Si sé esto no te insisto para que movieses ficha

y fueras a por ella.

Tampoco te creas que habría funcionado.

Durante mucho tiempo he tenido metido muy dentro

lo que sentía y no quería expresarlo.

¿Cuándo has visto la luz?

¿La luz?

Desde siempre.

Cuando la tengo aquí sentada es luz,

cuando está en comisaría es luz,

cuando la veo es luz, pero...

Pero vamos, que somos amigos y ya está,

pues muy mal.

Lo que tendrías que haber hecho es lanzarte de cabeza a la piscina.

Ya, pero ya sabes que yo de nadar...

No estoy muy ducho yo en lo que es nadar.

Parezco un perro chapoteando en el agua.

No. Y además, no habría funcionado.

Imagínate que de repente yo me declaro a Espe.

Ella se sentiría incómoda,

terminaríamos mal, me habría tenido que ir del piso...

A ver, frena un momento.

Esto son elucubraciones tuyas, no sabes lo que habría pasado.

Además, y a ella la veo...

razonablemente feliz y eso.

A mí por lo menos me deja un poco en paz y en calma.

Bueno...

Pues, si me permites, me gustaría darte un último consejo.

Si por lo que sea

la relación entre Espe y Pablo no funciona

mueve ficha y ve a por ella.

Eso haré.

Sí.

Es lo que tienes que hacer.

Por lo menos intentarlo.

¡Oye, una cosa!

Antes de que te vayas quería decirte

que has sido un verdadero placer trabajar contigo.

Y, personalmente, solo puedo decirte

que eres un ángel.

Me marcho, no me gustan los melodramas.

(RÍEN)

Te dejas la chupa.

No, ya no es mía.

Es tuya.

Póntela.

Ha sido una gran compañera de aventuras, pero...

pero termina una etapa y comienza una nueva vida.

Así que no la necesito, quiero que te la quedes.

¿Hola? -¡Hey! ¿Qué tal? ¿Qué haces aquí?

-Tenía un rato libre y me apetecía venir a verte.

Como casi no nos vemos...

-Lo siento. Dijimos que haríamos más cosas juntos, pero...

seguimos con los mismos horarios. -Ya.

-¿Has mirado lo de los karts?

-Sí, he visto unos que me molan mucho.

Pero no sé cuándo coincidiremos.

-Claro, lo de siempre.

-No sé cómo nos lo podemos montar para hacer más cosas juntos.

Últimamente parece imposible.

-A mí se me ha ocurrido una idea.

Vengo a verte para contártela.

-¿Cuál?

Podríamos hacer un viaje.

-¿Un viaje? -Sí.

De cuatro o cinco días.

Hay ofertas muy buenas.

Podemos ir a Roma o a París.

-Ya...

-¿Pero?

-No sé, Sara.

Igual es un poco demasiado pronto.

Además, tenemos mucho curro en el taller y en el pub.

No sé si sacaremos cinco días. -Por mí no te preocupes.

-¿Y el pub? -Ya he hablado con tu madre.

-Un momento, ¿qué tiene que ver mi madre en esto?

-Me ha dicho que me cogiera los días que me hicieran falta.

Entiende que necesitamos pasar más tiempo juntos.

-Claro.

Cómo no, mi madre metida en medio.

-No creo que esté haciendo nada malo.

Al contrario, creo que quiere ayudarnos.

Me da la sensación de que no quieres viajar conmigo.

-No es eso, Sara.

Igual no es el momento.

-¿Por?

-Porque tengo mucho curro.

Bastante que cierro en domingos para el lío que tengo.

-Se puede ocupar Tomás.

-Qué va, él es un principiante.

Además, no es laboral el motivo solo.

-¿Y cuál es?

-Hace poco volví a casa por Ricky.

Quiero ocuparme de él, que pueda contar conmigo.

Que vuelva a la mala vida.

-A ver, te hablo de pasar fuera solo unos cuántos días.

No sé, yo a tu hermano lo veo muy bien.

Creo que no se mete nada y está muy centrado en el pub.

-Eso es porque mi madre, Luis y yo estamos siempre pendientes.

Pero lo conozco.

A la mínima podrá caer.

-Me parece que estás utilizando a tu hermano y el trabajo

para no venir de viaje conmigo.

-No, de verdad que no es eso.

A lo mejor es mejor en otro momento,

cuando nos conozcamos un poco más.

-No sé para qué propongo nada, soy imbécil.

-¡Eh!

Para el carro.

No quiero que te vayas así de chafada.

-¡Bueno, bueno! Esto se pone interesante.

(Timbre)

Pasa, tío.

-Perdón por la invasión, es tu día libre,

pero necesitaba hablar.

-Tranquilo, cuéntame.

-Le he contado a Miralles que trucaron la moto de Samu,

he informado a la Guardia Civil y saben que estamos en el caso.

-Muy bien, eso nos da más recursos para la investigación.

-Ahora voy al taller por el tapón, pero quería saber cómo vas.

-Verás, he estado viendo todos los mensajes de texto,

lo chats y su correo electrónico.

Y tenía una conversación con una chica que, mira,

la tenía en la papelera. -A ver...

-Es evidente por la conversación que mantienen una relación amorosa.

-Esto es muy raro, tío.

No me dijo que estuviera con nadie.

Pregunté a colegas y nadie sabía nada.

-A ver, ¿no hay nada que te resulte realmente extraño en todo esto?

-Sí, que se comunique por e-mail. -¡Bingo!

Nadie se comunica por e-mail.

Todos prefieren los mensajes de texto,

son instantáneos, mucho más útiles.

Y hay otra cosa más:

el tío ha borrado todos los mensajes con esta chica.

Como si no quisiera dejar rastro de las conversaciones.

-Eso parece, sí.

-Bueno, también he visto en su móvil

en los mensaje...

Eh... vamos a ver...

Mantiene una relación con un tal Ramón,

con el que queda en las mismas horas y días que con la chica del e-mail.

-¿Cómo, cómo? -A ver, no nos hagamos películas.

Me apuesto lo que sea

a que el teléfono de Ramón es el de la chica, ¿entiendes?

-O sea, queda con una pava por e-mail

y guardó su número como Ramón para que nadie se entere.

-Esa es la clave.

Ahora lo que tenemos que adivinar es por qué.

Que la relación es clandestina, es clandestina.

-Por eso no se lo ha contado a nadie.

-Efectivamente.

-A ver, conozco a uno de Carabanchel que está con una Estela.

Lo ha dejado, pero no será la misma, ¿no?

-No sé, vamos a salir de dudas. Voy a consultar sus redes sociales.

Lo vemos ahora mismo.

Estela Vidal.

Aquí pone que tiene una relación con Diego Ortega.

(Música dramática)

¿Ese es tu colega?

Pues macho, esto está blanco y en botella.

Quiero decir, mantiene una relación con Diego Ortega,

pero a su espalda está con tu colega Samu.

-¡Mónica!

-Ah , ¡hola!

-¿Qué tal? Qué coincidencia.

Qué bien volver a verte.

Quería confesarte que el otro día cuando nos conocimos

solo había visto el primer capítulo de tu webserie.

Pero me he puesto al día, me encanta.

Es un trabajazo, enhorabuena.

-Me alegra que te guste.

-¿Qué tal con la película? ¿Tienes noticias?

-No.

-No me digas que no se va a hacer.

-Se va a hacer, pero sin mí. No me han dado el papel.

-No tienen ni idea, ¿eh?

Al final siempre cogen a los mismos.

Pero tú no te preocupes, que algo te va a salir.

En Madrid hacen muchas pelis y series

y eres muy buena actriz.

-Creo que Madrid es muy grande para mí.

Estoy pensando en tirar la toalla.

-¡No fastidies!

¿De verdad tienes claro que quieres rendirte?

-Creo que sí. No me apetece mendigar

por los castings para que me den un papel.

-Ya, debe ser muy duro tener que dejarlo todo para ser actriz.

-Pues no.

No me arrepiento, tenía claro que era lo que quería

y alegra haberlo intentado.

-¿Nunca te ha dado por imaginar

imaginar tu vida si hubieras cogido otra profesión?

-Prefiero no pensarlo, no creo que tenga sentido

pensar quién hubiera sido si hubiera sido otra persona.

-Quizás hubieras sido madre y tendrías ahora una casa.

-No, eso también lo tengo muy claro.

No quiero tener hijos.

Me gusta la libertad de no tener obligaciones familiares

y quiero que siga siendo así, independientemente de mi trabajo.

-Te tengo que dejar. Oye, si me aceptas un consejo,

no lo dejes, eres muy buena actriz.

Ya no veremos, mucha suerte. -Gracias.

-¿Quién era? ¿Lo conoces?

-¿Te acuerdas del fan del que te hablé?

Era él.

Curioso, cuando estoy a punto de abandonar

me sale un fan.

-No te enfades, por favor.

-No, si te parece doy saltos de alegría.

-Solo te pido un poco de tiempo, Sara.

Si quieres, podemos hacerlo en verano.

En vez de cinco o seis días nos vamos un par de semanas.

Cierro por vacaciones y nos vamos más tranquilos.

(Música romántica)

-¿De verdad?

-Te lo prometo.

Así tienes más tiempo y buscas un sitio con playa.

Lo que tú prefieras.

-Eso suena bien.

-Así me gusta.

Más sonriente, ¿no?

-Me voy al pub.

Luego hablamos, ¿vale? -Vale.

-Hasta luego, Tomás. -Chao.

¿Qué tal, jefe?

¿Todo bien? -Sí, todo bien.

Y no me llames jefe, ya te lo he dicho.

¿Te puedes quedar a cargo? Tengo que salir a comprar una cosa.

-Sin problema. -Vale.

(Teléfono)

-¿Sí?

Sí, soy yo.

¡Hos...! ¡Ah!

Vale.

Vale, voy a por el móvil.

(Música de misterio)

-No me gusta verte tan de bajón. -¿Y cómo quieres que esté?

Fui una ingenua al pensar que me darían el papel

de protagonista en la película.

-Tu profesión es una carrera de fondo.

Lo sabes mejor que nadie. -Ya.

Pero contaba con dar el salto.

Y me he dado de bruces contra el suelo.

-No puedes ser tan pesimista.

Verás como la suerte cambia y aparece una nueva oportunidad.

-Creo que no aguanto más, no tengo fuerzas para tanto rechazo.

Depende del papel, o soy demasiado joven

o demasiado delgada o demasiado alta.

Es insufrible vivir así.

-Sabes que esto funciona así.

Pero no te puedes rendir, tienes que resistir.

-Contaba con hacer esta película.

Era el empujón moral y económico que necesitaba para seguir adelante.

Creo que me toca asumir que no puedo vivir de ser actriz,

que no valgo para esto.

-Mónica, no digas eso ni de coña.

Tú tienes madera de actriz.

No puedes rendirte tan pronto.

-No, Luis. Lo dejo.

Lo dejo y ya está.

Debí tomar esta decisión hace mucho tiempo.

Me habría ahorrado disgustos.

-Creo que no se puede decidir en caliente.

Deja que pasen unos días, lo verás de otra manera.

-Me lo voy a pensar tranquilamente en Alicante.

Esta aventura de Madrid se ha acabado.

-Mónica, si puedes pagarte el hotel

puedes volver a nuestra casa.

Ni mi madre ni mis hermanos pondrán pegas.

-¿Y esperar a qué?

Cuanto antes asuma que no valgo, mejor.

-El mierda del productor te comió la moral.

¿Dónde vive, por cierto?

-Vive entre Italia y España.

Ahora está en Madrid por la preproducción de la película.

¿Por qué lo preguntas?

-No, por nada.

Quizás puedas ir a hablar directamente con él

y te dé una explicación.

-¡Ja! ¡Venga ya!

El productor dando explicaciones a una actriz

de por qué no la ha cogido.

No, Luis, esto no va así.

Bastante suerte de que me llamó la secretaria.

-Yo solo te digo una cosa:

el partido no termina hasta que el árbitro pite el final.

Eso no lo olvides nunca.

-Gracias.

Eres un tío increíble y si no fuera por lo que eres

iría a por ti.

Creo que eres la pareja ideal.

Anda. -¡Anda, anda!

(Música emotiva)

Bueno, pues libros, tablets y ordenadores

cargados en el coche de Marcelino y Montse.

Tu padre entretiene a Leo

mientras chequeamos que no nos dejamos nada.

He revisado toda la casa, parece todo empaquetado.

Pero si nos dejamos algo mi padre nos lo podrá enviar.

Sé que debe resultarte difícil despedirte.

A mí también me pasa.

Y eso que no he vivido aquí tantas cosas como tú.

¡Bueno!

Algunas... algunas sí que he vivido.

Mira.

Ahí fue donde nos besamos por primera vez.

¿Te acuerdas?

¡Como para olvidarlo!

Estaba de los nervios, besarte eran demasiados conflictos.

Aquí, detrás del sofá,

fue donde te pusiste de parto.

(RÍE) ¡Madre mía! Eso sí que fueron nervios.

(RÍE) Parecía que eras tú el que iba a dar a luz.

Estaba como un flan.

Me preocupaba que algo no saliese bien.

Y...

hemos tenido un niño maravilloso.

Parece que nos ha vuelto a unir.

¿Por qué dices eso?

Porque no dudaste en llamar a Fidalgo pare venir a Valencia.

Bueno, es que eso lo tenía clarísimo.

Cariño, vosotros dos sois mi prioridad.

¿Sabes? Cuando...

cuando me pediste que me casara contigo tenía

una herida enorme.

Pero...

ahora está cicatrizada y pienso de otra manera.

¿A qué te refieres?

Da igual. Vámonos o al final me emocionaré.

¿Coges tu neceser?

Sí, pero eso que has dicho tiene algún sentido, ¿no?

¿Qué es esto?

Quizás no sea el mejor momento para plantearlo.

De hecho, pensaba hacerlo en Valencia junto al mar.

Pero ya sabes lo impulsiva que soy,

que no puedo esperar.

¿Puedo?

Es un anillo.

Para ser del CNI atas cabos muy deprisa.

(Música romántica)

Te voy a hacer la pregunta sin dar más rodeos.

¿Quieres casarte conmigo?

¡Di algo! Se me va a salir el corazón por la boca.

Es que no...

no puedo decir sí o no.

Alicia...

tú...

eres la ilusión por la que me despierto cada día.

Por ti

daría mi vida mil veces sin dudarlo.

Eres la mujer que me hace ser mejor persona.

A la que quiero cuidar hasta que me muerta.

¿Te vale eso como respuesta?

Sí, quiero.

Bueno, creo que...

tenemos una nueva vida que empezar.

(Música animada)

Uy, qué cara.

¿Qué ha pasado?

-Pues que Álvaro me ha dado largas con el viaje a París.

-¿En serio?

-Que tenía mucho trabajo y no puede irse de Madrid.

Vamos, me ha sonado a excusa.

-No, mujer. ¿Por qué va a mentirte?

Sabes que se toma muy en serio el trabajo,

como hace poco que ha abierto quiere estar encima.

Pero seguro el viaje lo hacéis en las vacaciones de verano.

-Sí, eso me ha dicho, que podríamos pasar un par de semanas en la playa.

-Es un plan estupendo.

-¿Habéis perdido el tapón de la moto?

-Parece ser que sí.

-¿Has perdido la única prueba de que no fue un accidente?

-Lo siento, no me lo explico. No se lo he contado a nadie.

¿Tú sí?

-¡Me cago en mi...!

Diego.

-No te sigo.

-Ya te lo contaré. Tienes que hacer dos cosas:

denunciar el robo del tapón

y preguntar por si alguien ha visto algo.

-Perfecto, cuenta con ello.

-Inspectora, por favor,

déjeme interrogar a Diego.

Tengo que detenerlo antes de que se deshaga de tapón.

Tenemos indicios de sobra.

Indicios suficientes conseguidos irregularmente.

Has entrado en correos íntimos,

has hecho el peritaje de una moto obviando el de la guardia Civil,

y eso no vale ante un juez.

¿Qué iba a hacer si nadie me creía?

¡Sabía que no fue un accidente!

Se lo dije a todos y nadie me creía.

Ahora no puedes hacer nada sin seguir el procedimiento.

No puedes investigar sin la supervisión de superiores.

Pero inspectora... ¿Queda claro?

¿Me está llamando Estela?

¿Sí?

Sí.

Vale.

No, has hecho bien.

Escucha, tranquila.

Lo más importante es que actúes con naturalidad.

Como si no pasara nada, como si quedaseis normal.

Vale.

Vale, venga. Chao.

Diego la ha llamado para quedar, quiere volver con ella.

En el jardín del Oeste.

-¿Adónde crees que vas?

-No la voy a dejar sola. Ha quedado porque se lo pedí.

-¿Te acuerdas de lo que pidió la mamá,

que ayudáramos a Mónica a conseguir el papel?

-Ha llegado el momento.

-No me interesan vuestros servicios,

si es que se les pueden llamar así.

Llevo muchos años en este negocio

y conozco a muchos que pagarían por hacerme un favor.

-Ya, pero lo que nosotros le ofrecemos...

-Es patético.

Como este local.

Ya tengo acceso a almacenes, talleres, pubs...

Y ninguno es un atentado estético.

-¿Entonces a qué ha venido?

¿A reírse de nosotros o qué?

-Mira, tenía curiosidad.

Quería saber quiénes eran esos muertos de hambre

que se atrevían a molestarme.

He conocido a muchos como vosotros.

Siempre vais de farol.

Pero a mí jugar a las cartas me aburre soberanamente.

¿Qué haces?

¿Por qué no acabas con el numerito?

-A ver, señor D'Agostino, vamos a calmarnos.

Nosotros le estamos haciendo una propuesta amable.

Pero se empeñar en llevar la discusión a terrenos hostil.

-Si quiere caminar sin miedo por la calle,

dormir tranquilo por las noches

y que en su rodaje no haya ningún accidente

más le vale llamar a Mónica Llorens.

-No me dais ningún miedo.

-Pues es una imprudencia por su parte.

-Espe, estás... vamos, que estás muy baja de ánimo.

No es por lo de Alicia solo, ¿verdad?

-Es que Pablo está al caer y voy a tener una charla con él.

Estoy pensado, dándole vueltas a la cabeza

a ver cómo se lo digo.

(Timbre)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 478

Servir y proteger - Capítulo 478

27 mar 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 478" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 478"
Programas completos (521)
Clips

Los últimos 1.654 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Montse

    No se que pasa con el capitulo 478 no consigo que pase de el minuto 6 y 30 segundos Gracias

    29 mar 2019
  2. Maribel Llorens Mena

    Buenas tardes desde el día lunes 25 de marzo me surgió un problema de audio, en otras plataformas se escucha perfecto y en la suya no y es la que más me gusta, pensé que sería solo en algunas series, pero lo he intentado en cualquier programación y en ninguna tiene sonido, he intentado todo, incluso desinstalar la aplicación y ni así se soluciona, me pueden ayudar por favor?? Yo la veo desde una iPad, pero esta versión que tengo no tiene el botón de silencio, intente por medio de configuración y sonidos, pero aún así no se soluciona. Gracias por su atención y felicidades por permitirnos ver tan maravillosas series y programación, desde Mexico, mil gracias.

    28 mar 2019