www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5077402
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 473 - ver ahora
Transcripción completa

Damián, ¿está todo bien?

-No. Tengo que irme a Guadalajara,

vas a tener que quedarte a cargo de la tienda.

-Claro, no te preocupes.

¿Le ha pasado algo a tu hija?

-¿Por qué no me cuentas qué ha pasado esta noche?

Te has despertado gritando y golpeando el suelo.

No te estoy reprochando nada.

Sea lo que sea lo que te pase, puedes confiar en mí,

me lo puedes contar todo. Cállate. ¡Cállate!

-Escúchame, no me hables así.

¿Sabes cómo me tortura no haber estado con vosotras aquella noche?

-Lo único que quiero es borrar esta pesadilla de la cabeza.

-Cuando le preguntas por su hija, él disimula.

Yo creo que está ocultando algo.

Yo conozco muy bien al comisario, y sé que en este momento

está frágil porque acaba de perder a su mujer,

y necesita afecto, pero no deja de ser tu superior.

Pero ¿cómo tengo que decírtelo, Claudia?

Que yo no siento nada por el comisario.

Hemos quedado para preparar el informe anual de gestión.

Yo no tengo inconveniente pero en la ODAC hay trabajo

para dar y tomar,

no te puedes apartar mucho tiempo de tu puesto.

Voy a ayudar al comisario fuera de mi horario laboral.

En estos días has sido un gran apoyo para mí,

y no solamente en lo profesional.

Yo no tengo nada contra ustedes.

Pues la última vez que vino a verme al Moonlight

me dijo que algún día me pondría las esposas.

-Yo no sé en qué andan metidos los Soler,

pero también te digo que pongo la mano en el fuego por Álvaro,

no es como los demás.

-Yo tengo que largarme de aquí de una vez.

-¿Adónde? -Lo más lejos posible,

pero no puedo, porque estoy atrapado en esta familia

igual que tú y que Ricky.

-Yo no me siento atrapado en esta familia.

-Silvia y Carvajal

dentro de un tiempo será un recuerdo para él.

-Parece que lo tienes todo controlado.

-Todo no, me falta lo tuyo.

-¿Qué es lo mío? -Tu pareja.

No entiendo por qué no sales con una chica.

-Mamá, no empieces con eso, esas cosas no se pueden forzar.

-Pero una ayuda nunca está de más. -Déjate de historias, mamá.

-Yo te puedo decir que esa ayudita va a venir muy pronto.

Mañana va a venir a vernos Mónica. -Mónica era superdivertida,

nos lo pasábamos muy bien juntos.

-Los de análisis de conducta nos han ayudado a elaborar un perfil,

y ahora sabemos cómo funciona su mente,

y qué cosas le motivan. -¿Y qué habéis descubierto?

-Ya sabes que no te puedo contar nada.

-¿Estás colocando una cámara espía? ¿A quién quieres espiar?

-Pones a Mocho aquí, y ya tienes al perfecto compañero de trabajo.

Buen trabajo, Mocho.

(LEE) "Psicópata de tipo ritualista

cuya principal motivación es castigar a las mujeres

que no quieren ser madres".

-Yo creo que Pablo nos está ocultando algo.

-¿Y todo este lío de papeles?

-Entre la lista de Ruiz,

la dirección de una mujer que tengo que visitar,

y el cambio de contraseñas... -¿Cambio de contraseñas?

-Los de arriba son unos pesado con la seguridad,

y cada tres meses nos hacen cambiar las claves de acceso personales

a la base de datos de la policía.

-Sí, lo noto un poco tirante conmigo, me echa unas miraditas...

Aunque hay una parte que entiendo a Fede.

-¿A qué te refieres?

-Porque tú y él tuvisteis un rollo no hace mucho.

Yo creo que lo mejor es que...

que tú y yo nos vayamos a vivir juntos.

-Creo que deberíamos esperar un poco más.

-Entre los papeles personales de Quintero

he descubierto una carta que son unas últimas voluntades,

y no quiere que se le mantenga con vida de manera artificial.

-Ya está.

¿Qué está pasando?

El corazón ha vuelto a latir.

Cuanto más tiempo tarde en despertar, más riesgos hay.

Se va a despertar.

¡Alicia, que la está moviendo! ¡Papá!

Papá, ¿estás bien? Hay que avisar al médico.

¿Quién eres tú?

Si de verdad sois mis hijos, decidme siempre la verdad,

por muy oscuro que pueda ser mi pasado.

Me ha pedido que le lleve fotos de niña estando con él,

y le he dicho que no es posible. ¿Le has explicado el motivo?

No, le he dicho que era algo muy complicado

y largo de explicar y que hablaremos de ello en otro momento.

(Música emocionante)

Buenos días. -Buenos días.

-La cafetera, Fede,

que la dejé puesta cuando fui a la ducha.

-Tranquila, está todo controlado.

-¿Y Pablo no se ha quedado a dormir?

-Yo qué sé si se ha quedado o no.

Si se ha quedado a dormir, que se prepare él el desayuno,

ya es uno más.

-¿Eso es ironía o solo mala leche? -Igual son las dos cosas.

Está últimamente de un entrometido que alucinas.

-¿Y eso por? -Porque sí,

yo le he visto hacer cosas raras.

El otro día estaba hurgando en el ordenador de Espe,

otro día le estaba mirando el bolso.

-¿Tú le has preguntado qué estaba haciendo?

-Por supuesto que le he preguntado qué estaba haciendo.

Y me ha salido con unas excusas que sonaban a bola de flipar.

-Igual son interpretaciones tuyas.

-Pues no, yo te digo que este tío esconde algo.

-¿Piensas que le está robando? -Qué le va a estar robando.

No, es el típico novio

ultraceloso, que le controla el móvil,

que quiere saber con quién está, cuando... Todo.

-Te olvidas de que estamos hablando de Esperanza Beltrán,

ella es jefa en la UFAM,

¿no crees que sería la primera en darse cuenta

de un comportamiento de este tipo? -Pues eso es lo peor de todo,

yo creo que está cayendo en la misma trampa

que muchas mujeres que ella atiende en su unidad.

-Igual estás exagerando un poco.

-No estoy exagerando, además, lo he aprendido de ella:

hay muchísimas mujeres educadas y superpreparadas,

pero caen en la trampa por no saber interpretar las señales.

-Sí, he tenido algún caso de cerca.

Se enamoran, pierden perspectiva

y si tienen un novio posesivo o maltratador,

caen en una espiral sin darse cuenta.

-Es una especie de ángulo muerto, como lo del coche.

-No tengo tan claro que sea eso lo que le pasa a Espe.

Igual estás un poco picado por algo más personal.

-Ya estabas tardando en sacar el temita, maja.

-No te ofendas,

no hace tanto que Espe y tú... -Por supuesto que me ofende,

¿cómo no me va a ofender?

Esto no es una cuestión de celos ni de que yo sea sobreprotector, no.

Este Pablo no es trigo limpio y algo esconde.

Hasta Espe lo ha reconocido alguna vez.

-¿El qué te he reconocido?

-Que son mucho mejores las tostadas

con mermelada de melocotón que con la de ciruela.

-Ah, sí, sí. Perdón.

(Teléfono)

¿Sí?

Dime, Paula.

Tranquila, tranquila.

Vale, pero explícamelo. Cálmate.

¿Estás segura de que era Santi?

Sí, sí, yo te creo.

Vale, vamos a hacer una cosa:

mantente rodeada de gente

y cógete y un taxi directa a comisaría.

Sí, sí, yo voy para allá.

Vale, ahora nos vemos.

Me tengo que ir.

Paula está aterrorizada, dice que ha visto a su exmarido

y es prácticamente imposible,

porque él lleva la pulsera telemática

y no me han avisado de que ha saltado la alarma.

-Las pulseras tienen una señal GPS que va al Centro de Control de Datos.

Pide que te manden todas las ubicaciones.

-Sí, eso lo haré cuando vaya a comisaría.

Lo primero es lo primero.

Voy a asegurarme de que Paula está bien.

-Cualquier cosa, avisa, ¿vale?

Un momento...

¡Adelante!

Permiso, comisario.

Le traigo la diligencia que ha pedido revisar.

¿La del gamberro que se dedica a destrozar espejos retrovisores

por diversión? No, esa la enviamos ayer

a la autoridad judicial. Es verdad.

Esta es la del caso de robos de material de obra.

Gracias, Mercedes. ¿Qué haría yo sin ti?

Si no necesita nada más, me vuelvo a la ODAC.

Mercedes...

¿Te pasa algo?

No, ¿por qué?

Te noto un tanto distante esta mañana,

como si estuvieras incómoda conmigo.

¿He dicho o hecho algo que te pueda incomodar?

No se preocupe, no pasa nada.

No has levantado la vista del suelo desde que has entrado al despacho.

Me rehúyes la mirada.

No me había dado cuenta.

Y has vuelto a tratarme de usted,

y ayer quedó claro que en este despacho hay confianza,

podías tutearme.

Si no le molesta,

yo preferiría volver a tratarle de usted.

¿Por qué estás así? Yo no estoy de ninguna manera.

Ayer hicimos un gran trabajo juntos con el informe anual.

De hecho, pude entregarlo a tiempo a Jefatura gracias a ti.

Formamos un equipo.

Por eso no entiendo que estés tan seria,

si he dicho o hecho algo que pueda molestarte,

te repito que me lo digas para evitar que vuelva a pasar

y para pedirte disculpas.

Comisario, no ha hecho nada mal, al contrario,

me sentí muy a gusto ayer trabajando mano a mano con usted.

¿Entonces?

Creo que me dejé llevar, y me extralimité.

Al fin y al cabo, usted es el comisario.

Yo prefiero volver al trato natural entre una mando y una oficial.

Pero no hay ninguna ley

que nos obligue a tratarnos con frialdad,

al fin y al cabo yo no te veo solo como una oficial.

En las últimas semanas has sido algo más para mí,

has sido una gran amiga,

y mi mayor apoyo dentro de la comisaría.

Por eso me choca que tengamos que comportarnos

como si fuéramos dos desconocidos.

Si es lo que quiere. Perdona, ¿cómo has dicho?

Si es lo que quieres. Así me quedo más tranquilo.

Y gracias por entenderlo y por la diligencia.

De nada, comisario.

-¿Y mamá? -Creo que está liada limpiando.

-Cuánta porquería había en esa habitación.

-Oye, oye, oye, el poster es mío.

-No quiero que Mónica piense que sois unos desastres

y que vivís en una pocilga.

-Mamá, a mí me hace mucha ilusión que Mónica venga a vernos, pero...

me parece un poco forzar tener que limpiar las habitaciones.

No tendrá mucho tiempo para estar con nosotros,

vendrá a hacer su curro, no a perder el tiempo.

-Dicen que las actrices están muy ocupadas.

-Ni que fuera una actriz de Hollywood.

Aunque lo fuera, sí que os va a ver

porque se va a instalar aquí unos días.

-¿Cómo que se va a instalar? Anoche no me contaste nada de eso,

no me dijiste que se quedaría en nuestra casa.

-Pues te lo cuento ahora.

-Si hay algún problema de espacio

yo no tengo inconveniente en hacerle un hueco en mi cama.

-¿Te parece una buena idea meter una extraña en casa,

con lo que ha pasado últimamente? -Mónica era como de la familia.

-Era, ahora no sabemos cómo es. -Pero es de confianza.

¿Qué te pasa, por qué pones tantas pegas?

-A mí me parece que Luis se pone nervioso

es porque viene una chica a vivir a casa.

-Deja de decir chorradas, ¿vale?

-Lo digo por los temas que tratamos últimamente,

las conversaciones no van sobre el tiempo y el fútbol.

-A lo mejor no le hace gracia compartir casa con nosotros tres.

-Pues ella estaba encantada.

-Cada vez tengo más ganas de volver a verla.

-Tenía muchas ganas de veros, sobre todo a Luis.

-¿A Luis? ¿Y por qué a Luis?

-Porque de pequeños tenían muy buen rollo,

eran inseparables -De pequeños, mamá, de pequeños.

-Ya, pero las amistades de la infancia duran toda la vida.

-Y ahora vas a compartir casa con ella.

-Mira, Álvaro, tú puedes hacer todas las bromas que quieras,

pero no conmigo, ¿vale? Y menos con ese tema.

Me piro al pub.

-Pero ¿dónde vas tan temprano, agonías? Que eres un agonías.

-Tengo que reunirme con unos proveedores.

-Mónica llega a las tres a Atocha, le he dicho que irías a buscarla.

-¿Yo? ¿Cómo que yo?

-A las tres en Atocha.

-Me parece forzar hacerle eso a Luis en algo tan personal.

-Ya, como con Sara y contigo, ¿no?

Anda que le hiciste ascos a ese caramelito.

-Igual, cuando dejes de calificar a las tías como caramelitos,

bomboncito... toda esa basura,

te ligas alguna.

-Oye, Ricky, tu hermano tiene razón.

-Si Luis no quiere ir a por ella ya iré yo.

-No, de eso nada,

tú a recoger tu habitación que está hecha un desastre.

-De verdad, como si fuera a entrar.

-Hay alguien que asegura que estaba usted en esa calle

a las ocho y veinte de esta mañana. -La loca de mi mujer.

Imposible.

-Ni Paula está loca ni es su mujer.

Se divorció de usted, ¿recuerda?

Lo hizo tras recibir una paliza.

Y tampoco estaba loca las otras dos veces que le denunció

por incumplir la orden de alejamiento,

por eso, un juez decretó que debía llevar esa pulsera.

Pero no se preocupe, voy a controlar todos sus movimientos

gracias al informe de Control de Medidas Telemáticas.

Si el informe me dice

que usted ha estado a menos de 500 metros de Paula,

va directo a prisión. Lo sabe, ¿verdad?

¿Ese es el informe del Centro de Control?

-Sí, Miralles les ha llamado en cuanto ha llegado.

Según el programa,

el sospechoso no ha traspasado el radio de alejamiento,

no ha estado a menos de 700 metros de ella.

-¿Y las interrupciones de la señal?

A veces hay fallos en zonas con poca cobertura.

-En el Centro dicen que no ha estado más de diez minutos sin señal.

Ahí tienes los datos.

Parece que a Paula le ha jugado una mala pasada el miedo.

-Puede, pero si conocieras al cafre con el que estaba casada

lo entenderías.

Su chulería y su desprecio por las mujeres es vomitivo.

-Siento no traerte mejores noticias.

Otra vez será.

-Por esta vez parece estar diciendo la verdad.

-Adiós.

-Hola, cariño.

¿Qué pasa? -Nada.

-Yo he venido a traerte una sorpresa.

-Pues espero que sea buena. -Sí, es buenísima,

yo creo que es buenísima.

Es sobre lo que hablamos ayer, eso de irnos a vivir juntos.

Ya sé que es todo muy precipitado,

pero esta mañana hice una visita a domicilio

y pasando por delante de la inmobiliaria,

me he encontrado con esto.

-¿Un piso? -"El piso".

85 metros cuadrados, séptimo,

con ascensor, superluminoso,

cocina amueblada con todos los electrodomésticos,

dos habitaciones, armarios empotrados,

cuarto de baño, aseo,

para que no haya problemas por las mañanas.

Yo me quedo con el aseo, tranquila.

Y un pedazo de salón que es un lujo.

-La verdad es que está muy bien,

pero ¿este es el precio? -¿Te lo puedes creer?

-Ah, vale, que está sin amueblar.

-Pero ¿quién quiere unos muebles viejos?

Yo soy un manitas, y los voy a construir.

-Ya. Me parece un poco grande, la segunda habitación sobra.

-No sobra ninguna habitación.

Dentro de poco sería para nuestros hijos.

Ahora podemos ponerle un escritorio

por si tú quieres traer trabajo a casa.

Así tendrías un despacho.

-Yo creo que lo de irnos a vivir juntos

hay que pensarlo con calma.

No podemos tomar una decisión tan importante

solo porque hayas encontrado una casa bonita.

-Se me había olvidado, tiene bañera hidromasaje,

y también tiene terraza.

-Vamos a hacer una cosa, me lo voy a pensar,

pero prométeme que no me vas a presionar.

-Te prometo que no te voy a presionar.

Hidromasaje, hidromasaje, hidromasaje...

Hidromasaje.

Entonces, ¿ya no tienes que llevar la mochila?

Eso quiere decir que no te hace falta el corazón artificial.

Cariño, eso es una gran noticia.

Ya verás cuando se lo cuente a Olga.

¿Por qué? ¿Por qué tengo que esperar?

Pero tienen que hacerte una intervención para quitártelo.

¿Esa intervención entraña riesgos?

No me preocupo, te prometo que no.

Claro, es la mejor noticia que me podías dar.

Venga.

Te quiero, me has alegrado el día.

¿Buenas noticias? Las mejores, Merche.

Mi marido parece que empieza a recuperarse de verdad.

Me alegro mucho. Gracias.

¿Puedo sentar me un momento. Claro, claro, por favor.

Te debo una disculpa.

Estuve muy brusca contigo el otro día cuando hablábamos del comisario.

No pasa nada. No, me puse a la defensiva, y...

Puede que fuera porque...

¿Por qué?

Porque tuvieras algo de razón.

Bueno, aunque así fuera yo también te debo unas disculpas,

porque que sea la inspectora jefe

no me da derecho a opinar

sobre las relaciones que se establecen

de manera personal entre los agentes.

Sé que solo querías ayudarme.

Si el comisario ha decidido que seas tú quien le ayude

en la redacción del informe de gestión anual,

que es el informe más importante que se hace en comisaría,

será por algo, será porque valora tu trabajo, tu profesionalidad,

y tus aptitudes, así que, yo no soy quien para cuestionarlo.

Sí que lo eres,

lo conoces bien, y...

puede que no fueras desencaminada en alguna de tus sospechas.

¿Os habéis liado?

Claudia, ¿cómo me voy a liar con el comisario?

Me refiero a que tiene magnetismo y sabe crear complicidad.

Es una mezcla de química y confianza, no sé cómo explicarlo.

Yo me siento muy a gusto trabajando con él

y muy bien a su lado.

Mira, yo de reacciones químicas no entiendo nada,

pero de relaciones entre compañeros en la comisaría un poco más.

Y la pregunta es:

¿tú crees que él siente lo mismo, la misma química?

¿Que a él le pasa lo mismo contigo?

Es lo que me llevo preguntando desde que salí ayer de su despacho.

¿Y?

No lo sé, pero da igual.

Sea lo que sea que tenemos o que no tenemos,

no va a pasar de ahí.

Bueno, si lo tienes tan claro... Totalmente.

Es inapropiado,

inoportuno, y ni siquiera es real.

El comisario está pasando un mal momento

y yo no estoy preparada para otro desengaño.

Pues lo has dicho tú todo, yo no puedo añadir nada.

Solo quiero que sepas que tengo claras las líneas rojas,

y que no voy a traspasarlas.

Me parece muy bien.

¿Se puede? -Sí, pasa, pasa.

¿Qué tal está Paula, está más tranquila?

¿Conseguisteis pillar a su ex? -Qué va, por eso estoy aquí,

porque después de hacerle venir para interrogarle, ha llegado esto.

Es el informe con los datos de la pulsera,

y parece que está todo en orden,

no se ha acercado al perímetro de alejamiento.

-Ya. Pero por lo que veo no estás muy convencida.

-Pues no, porque Paula está segura de que era él,

y me cuesta no creerla, es una mujer

que tiene mucho control sobre sus emociones,

es muy sensata, y siempre que ha denunciado a su ex

porque ha saltado la orden de alejamiento,

ha estado en lo cierto.

-Dime qué puedo hacer por ti.

-Necesito saber si hay alguna posibilidad

de que la pulsera haya podido fallar.

-Vamos a ver, la tecnología no es infalible,

pero tampoco creo que Santi se haya acercado a Paula.

Porque estas pulseras están funcionando muy bien

como medida de disuasión,

y están reduciendo mogollón la reincidencia.

-Pero también hay fallos. -También hay fallos, efectivamente,

es lo que te estaba diciendo, la tecnología no es infalible.

Ahora bien, va a toda velocidad.

Ahora mismo estamos casi estrenando el 4G,

pues ya hay prototipos con el 5G.

-¿Eso qué tiene que ver con la pulsera?

-Las pulseras usan la misma señal, pero un poco más tenue.

Utilizan 2G o 3G

y eso puede ralentizar la detección del fallo.

-Para eso está el protocolo de que si falla la señal,

o se acaba la batería nos avisan inmediatamente.

-Sí. ¿Sabes si la pulsera estaba manipulada?

-No, es lo primero que he comprobado cuando ha venido Santi a comisaría.

-No sé, igual se nos ha pasado algo.

Voy a revisar todos los datos del informe

Y le voy a pegar un toque a la gente

del Centro de Control de Medidas Telemáticas.

-Sabía que podía contar contigo.

-Esto...

¿Esto es tuyo? Estaba aquí dentro.

-Eso... Eso es un chollo que...

ha encontrado Pablo en la inmobiliaria y...

me lo ha traído a ver si pico.

-¿Os vais a ir a vivir juntos a un pisito?

-No, ahora mismo estaba buscando solo él.

-No sé, podías habérmelo dicho.

Si tenías en la cabeza dejarnos tirados a Silvia y a mí...

-A ver, no nos vamos a ir a vivir mañana.

No sé ni siquiera si me voy a ir.

Simplemente, él me ha hablado de la posibilidad

de irnos a vivir juntos porque pasamos mucho tiempo en casa

y tiene la sensación de que te está incomodando.

-Pues a mí me parecería estupendamente

si te vas a vivir con Pablo.

También me gustaría que lo tengas claro.

-Me suena a discurso paternalista. -Igual un poquito sí lo es.

Hace una semana me decías que tenías dudas,

que si te estaba rayando la cabeza con ser padres,

que si era un tío muy hermético con sus cosas...

Y te voy a decir una cosa,

creo que todos los problemas que tenéis

igual no se solucionan con la convivencia,

igual se agravan. -Y ahora vas a salir

con que lo pillaste el otro día con mi portátil,

y con que tiene comportamientos un tanto sospechosos.

-Pues igual sí,

y aunque no quieres escuchar mi opinión, yo te la voy a dar.

Creo que te estás precipitando con Pablo en todos los sentidos.

-Hablas como si ya hubiera tomado la decisión,

y lo único que ha pasado es que me ha enseñado un chollo

que ha encontrado en una inmobiliaria.

-Como que no te conozco yo bien.

Sé que llevas con la idea del piso en la cabeza desde la mañana.

-Y si es así, ¿qué?

Bueno, vamos a ponernos con el caso de Paula

que es lo único que me preocupa en estos momentos.

¿Me vas a ayudar, sí o no? -Sí.

Por supuesto que sí. -Gracias.

-¡Guau!

¿Así que este es el famoso Moonlight?

Jo, Luis, qué modesto eres, este pub está genial.

No es poca cosa como habías dicho.

Hola, ¿te acuerdas de mí? -Pues claro, Mónica.

Madre mía, está guapísima. -Ay, gracias.

-Hola, soy Sara,

y tú debes ser la famosa Mónica de la que oigo hablar toda la mañana.

-Lo de famosa no lo dirás por lo mucho que trabajo.

-Es verdad, me han dicho que eres actriz.

-Bueno, estoy intentando hacerme un hueco

en el mundo de la interpretación que no es nada fácil.

-¿Quién es la modesta ahora? No le hagas caso.

Mónica ha hecho teatro, ha participado en una peli,

y es la protagonista de una webserie de culto en España.

-Vamos por partes. Lo del teatro es una compañía "amateur",

la peli no estuvo ni una semana en cartelera,

y la webserie ni llegó a las 100 000 visualizaciones.

Así que... -Bueno, da igual.

Lo que está claro es que tú has nacido para esto.

Aún lo hablaba ayer con mi madre. -¿Qué hablabas?

-Que desde pequeñita eras muy teatrera.

Tienes vocación dese antes de empezar a hablar.

-Es verdad,

me acuerdo de las representaciones que hacíamos en navidad

en el colegio, ¿te acuerdas? -No, por favor, qué vergüenza.

-Te daba igual bailar, cantar, recitar poesías...

Se te daba todo genial. -Lo que queráis,

pero los que habéis cumplido vuestros sueños sois vosotros.

Mira esto, un pub genial en pleno Madrid.

-Distrito Sur tampoco es Beverly Hills.

-No os quitéis méritos, anda. Y Álvaro con su taller propio y todo.

-Tú le has echado mucho valor viniendo a la capital,

solo por eso mereces cumplir tu sueño.

-Aquí cada dos por tres hay casting de audiciones,

solo hay que estar atento. -A eso vengo.

Lo bueno es que he conseguido una prueba muy importante

con un director conocido para una peli.

-Qué bien, enhorabuena.

-Estoy convencido de que te van a coger a ti.

-Bueno, me toca pelearlo,

que aquí no todo el mundo es como Luis.

Él ha porque ha confiado en mí desde pequeño.

Ah, estoy pensando que podías ser mi representante,

me vendes mejor que yo misma.

-Para hacer de representante mucho mejor yo que el colega.

-¿Qué, me vas a enseñar el pub?

-Parece que hacen buena pareja, ¿no? -Na.

-Hola. -Hola.

-Me he pasado por tu oficina y te he traído la "tablet",

he pensado que te vendría bien para distraerte un poco.

Mira, se enciende...

Se enciende aquí.

Esto son las aplicaciones.

Tienes de todo: periódicos, libros, música, películas... Lo que quieras.

-No sé si me voy yo a acordar

para qué sirve cada uno de los dibujitos estos que me dices.

-Lo mejor es que lo vayas descubriendo tú mismo.

Es muy fácil de usar,

solo tienes que tocar con el dedo y se abre sola.

-¿Así? (JULIO ASIENTE)

-¿Ves este botón de aquí abajo?

Esto sirve para volver al menú principal.

(QUINTERO ASIENTE)

-Vaya.

-También es muy útil esta caja blanca de aquí,

se llama barra de búsqueda,

y se utiliza para escribir lo que quieras que lo va a buscar.

-¿Cualquier cosa? -Cualquier cosa.

Pruébalo y me dices.

-Sí, sí, sí, lo probaré ahora.

¿No te importaría traerme la botella de agua?

La que hay se ha terminado y tengo sed.

-Claro, ahora vuelvo. -Gracias.

A ver...

Vamos a probar...

Fernando...

Quintero.

¿Qué es esto?

¡Adelante!

¿Querías verme? Sí, pasa y siéntate.

Acabo de recibir este mail de Jefatura,

nos felicitan por la presentación de nuestro informe anual,

dicen que está muy bien estructurado,

y les ha encantado los gráficos con todos los datos.

Siempre se agradece que reconozcan el esfuerzo.

Pero mira lo que he puesto yo al final.

Les dices que es un trabajo conjunto con la titular de la ODAC.

Esa eres tú.

Quiere decir que te mereces esa felicitación tanto como yo.

Gracias, es todo un detalle.

No tienes nada que agradecer, ha sido un trabajo conjunto,

no me voy a llevar yo todo el mérito solo.

Está claro que formamos un buen equipo,

hacemos un buen tándem. Supongo que sí.

"Supongo". Ese ánimo.

Además, esto hay que celebrarlo. ¿Celebrarlo?

Un detallito de Jefatura.

Son dos entradas VIP para el bicentenario

del Museo del Prado.

Iban destinadas a un despacho con más rango,

pero nuestro buen trabajo las ha traído directamente aquí.

Yo nunca he ido a un acto así.

Alguna vez tiene que ser la primera, ¿no?

Y te digo que es un acto muy exclusivo,

reservado solo para gente importante, como tú.

Aunque lo mejor será la compañía,

sé de alguien que se muere de ganas por pasar una noche contigo.

Pues no se me ocurre nadie, la verdad.

Tu hija.

Me comentaste que le encantaban este tipo de eventos.

Es una oportunidad de estar con ella y que podáis hacer cosas juntas.

¿Qué pasa? Nada, a mi hija le va a encantar.

¿Seguro que no las quieres?

No, a esa hora estaré haciendo cenas para los niños.

Creía que te haría más ilusión. Me hace ilusión.

Es todo un detalle

que te hayas acordado de nosotras, comisario.

Para eso estamos los amigos, ¿no?

Y lo que ves aquí son las interferencias de la pulsera.

-Pero son de muy poco tiempo. -Sí, pero son muchas.

Han sido suficientes para pedir la orden al juez,

y que nos permita investigar las comunicaciones del teléfono

del ex de Paula.

-¿Y eso cómo demuestra que Santi acechaba a Paula esta mañana?

-Precisamente investigando esas comunicaciones,

hemos descubierto el teléfono de un hacker,

un hacker que fue investigado hace un par de años

por ayudar a un preso a burlar su arresto domiciliario.

-Ya, pero Santi nunca ha estado preso.

-Lo que pasa es que las de los presos y las de los maltratadores

usan la misma tecnología.

Precisamente por eso,

creo que este hacker ha tenido que ayudar a Santi

a construir una Jaula de Faraday.

Pero ¿eso cómo funciona?

-Pues te explico.

Las pulseras tienen una señal GPS

que funciona por radiofrecuencia,

y una SIM que va directamente al control de datos.

-Ya, hasta ahí llego.

-Tenemos que conseguir aislar la pulsera,

y podemos usar un poco de papel de aluminio,

y así ya estás construyendo una jaula de Faraday.

-Eso se usaba antes para burlar la seguridad

de los arcos electrónicos en las tiendas.

-Efectivamente, se usaba antes,

pero la tecnología va a una velocidad vertiginosa,

y ahora necesitamos a alguien

que sepa manipular la señal, necesitamos un hacker.

-Pues me dejas más tranquila.

-Cuando se bloquea la pulsera,

esta avisa directamente al centro de control,

y así sabemos que el maltratador se ha quedado sin señal.

-Correcto.

-Es precisamente en esta pausa temporal

cuando nuestro hacker entra en acción.

Puede elegir una ubicación a su antojo, cambiarla,

incluso puede bloquear los mensajes de aviso a la policía.

De manera que todo parece fluir con absoluta normalidad.

-Pero ¿cómo conoce Santi al "hacker"?

-No sé, en la "deep web", o por algún convicto común,

no lo sé.

En cualquier caso, si alguien quiere hacer el mal,

va y lo hace.

Esto es un proceso de hackeo muy costoso, muy caro

y muy sofisticado, con lo cual,

este Santi debe estar pagando una pasta que alucinas.

-Pero si estamos hablando de este nivel,

eso significa que Santi va a darlo todo

para encontrar a Paula, yo la tengo que avisar.

Paula, soy Esperanza Beltrán de la comisaría.

Necesito que me escuches con atención y que sigas mis instrucciones.

Tenemos indicios para pensar que Santi ha manipulado la pulsera,

y que puede estar acechándote.

Sí, tranquila, nosotros vamos a ir a por ti,

pero necesito que te mantengas segura

y en un lugar rodeada de gente.

¿Habías quedado con una amiga para ir de compras? Perfecto.

Pues mándame tu ubicación.

Enseguida estamos contigo, no te alejes de tu amiga.

-¿Qué tal, chicos? ¿Mucho lío esta tarde?

-Sí, y más que vamos a tener, necesito que me acompañes,

es urgente. -¿De qué se trata?

-Tiene que ir a atrapar a un cerdo.

-Un maltratador que se ha saltado la orden de alejamiento esta mañana,

y creo que puede volver a hacerlo en cualquier momento.

-Vamos.

-Papá...

¿Estás bien, qué te pasa?

-¿Quién eres tú?

¿Y por qué dices que eres mi hijo?

-¿Qué pregunta es esa, qué estás diciendo?

-Quiero saber por qué esa que se llama Alicia y tú

me estáis engañando. ¿Por qué?

Me habéis dicho que yo era un buen padre,

que mi familia me quería, ¿qué es todo esto?

Me habéis dicho que yo era casi un padre coraje,

un héroe que ha estado a punto de morir para salvar la vida

de un agente no sé qué mierda de una operación antidroga,

para atrapar a un mafioso ruso...

¡Se puede saber qué cojones está pasando aquí!

¿Por qué me estáis haciendo esto, por qué me estáis mintiendo?

-Papá, esto solo son noticias,

solo cuenta lo que los demás ven de ti,

tu vida pública.

-¿Me dices que todo lo que hay ahí escrito es falso?

¿Es eso?

-También dice muchas cosas buenas que has hecho por el barrio:

"Fernando Quintero patrocina el club de fútbol de Distrito Sur.

Quintero dona medio millón de euros a la Asociación de Cáncer Infantil.

-Todo esto no puede ser, es como si yo fuera

dos personas completamente distintas.

-Son solo noticias sacadas de contexto.

Los que han escrito esto no te conocen de verdad.

-¡Pero todo lo que dicen ahí es verdad!

Está escrito por periodistas en periódicos que están en la calle.

No paran de hablar de mí, está mi imagen,

mis fotos por todos sitios...

Pero ¿quién es ese maldito Fernando Quintero?

¡Quién de esos dos soy yo!

-Cálmate. -¡No, no me quiero calmar!

Yo no sé ahora mismo

si soy el empresario honrado y solidario,

que hace cosas por la gente de este barrio,

que les da trabajo, que construye centros cívicos

como dice ahí o quién demonios soy.

O soy el delincuente, el criminal sin escrúpulos

que está matando a los jóvenes traficando con droga,

¿quién demonios soy, por favor? -¡Tienes que calmarte!

-¡No me quiero calmar, maldita sea!

¡Porque tengo las manos manchadas de sangre!

¿No lo ves? ¿Es que no lo estás leyendo?

Mi empresa era una maldita tapadera y yo soy un jodido delincuente.

-¡No! -Un criminal.

¿Quién demonios eres tú?

Tú también estás metido en todo esto, ¿verdad?

¡Dime si tienes también las manos manchadas de sangre!

-Papá, tu empresa es real.

Tú te dedicas a los transportes,

siempre has cuidado mucho de tus trabajadores...

-¡No sigas mintiendo, maldita sea, dime la verdad!

-¡Enfermero, por favor!

-No quiero ningún enfermero, solo quiero saber la verdad,

por favor, dime la verdad.

Si no me la dices tú tengo que irme de aquí.

Déjenme irme, por favor, necesito saber la verdad.

Yo solo quiero saber la verdad...

¿Quién soy yo? Maldita sea...

No, no, no...

Yo solo, solo... -Esto le ayudará a tranquilizarse.

-Quiero saber la verdad.

Oooooh...

-No pensé que podía pasar esto.

Papá, lo siento, ha sido una mala idea.

-Paula, se me ha olvidado el móvil en la tienda,

tengo que volver.

-Vale, pero luego me alcanzas. -Sí.

-¿Y ahora a quién vas a llamar?

-¡Quieto!

Santiago Peña, queda detenido por incumplir

la orden de que le impide acercarse a menos de 500 metros

de Paula Herrero. -¿Estás bien?

Parece que hoy no es tu día de suerte.

Venía a que me explicaras una cosa.

¿Por qué si tu pulsera me dice que estás en tu casa

a dos kilómetros de aquí te veo merodeando por el barrio?

¿No lo sabes?

No te preocupes porque yo tengo mi propia teoría.

Vaya, si es una Jaula de Faraday.

Envuelve la pulsera para despistar las señal y hackearla.

-Pues ahora es una prueba.

-Una muy valiosa, que nos ayudará a llevar a este

y a su amigo el hacker directos a prisión.

Del otro ya se está encargando Fede.

Escúchame, capullo,

esta es la última vez para muchas cosas.

La última vez que quebrantas una orden de alejamiento,

la última vez que manipulas un dispositivo de seguimiento

impuesto por un juez, y sobre todo,

la última vez que vas a respirar el mismo aire que Paula.

Ah, se me olvidaba decirte una cosa,

la palabra "loca",

no es la más adecuada para referirse a una persona

mucho más inteligente, lúcida, y valiente que tú.

Ya está, Paula, ya pasó todo.

Tranquila, tranquila.

No sabía si estarías dormido.

Siento haber tardado tanto en venir.

Podrías haberte ahorrado la visita.

Supongo que ese otro, tu hermano, ya te habrá dicho que...

que no tengo un buen día.

Lo sé, y precisamente he venido por eso.

¿Sabes? Es curioso...

cuando entraste en mi vida hiciste lo imposible

para convencerme de que eras buena persona.

Y ahora soy yo la que debe convencerte a ti.

No pierdas el tiempo.

Sé lo que he visto y he leído en esa "tablet"

y dedicándome a lo que me dedicaba

no creo que nadie pueda llegar a pensar

que yo soy una buena persona, un buen hombre.

A la vista está, solo vosotros habéis venido a visitarme,

ningún familiar, ningún amigo... Nada.

Supongo que será porque no los tengo y estoy solo en la vida.

Estas dos personas habrían estado aquí sin dudarlo,

y habrían dado la cara por ti.

¿Por qué hablas en pasado?

Porque...

por desgracia, hace tiempo que se marcharon de nuestras vidas.

Pero eran personas importantes para ti.

Quizá te consuele saber que aunque ya no estén,

ellos te querían de verdad,

y supieron conocer al verdadero Fernando Quintero

tal y como hemos hecho nosotros.

¿Te suenan sus caras?

¿Quién es? Jairo Batista.

Me resulta familiar, pero no sé de qué.

Fue un empleado tuyo,

fue mucho más que eso, se convirtió en un hijo para ti.

Fue tu gran defensor, siempre dio la cara por la empresa y por ti.

Jairo.

Parece un crío.

Era un chaval del barrio y tuvo muchos problemas en el pasado

por robos y trapicheos. Pero tenía un gran corazón,

tú lo supiste ver y le diste una oportunidad.

Nunca te falló, te admiraba mucho.

¿Y esta otra foto?

¿Tampoco la reconoces?

No.

Pero...

te pareces mucho a ella, supongo que es...

Mi madre.

Carmen, el gran amor de tu vida.

Cuando he visto la foto he sentido como...

una especie de pequeño vuelco en el corazón, como una...

una sensación de viento en la cara...

No sé, un olor a verano.

Solías llevarla a pasear en moto cuando erais jóvenes.

Curioso,

como el cerebro, tu mente, puede llegar a fragmentar

los recuerdos para guardar solo una pequeña parte.

No es la mente sino el corazón.

Y todo lo que recuerdas es porque está ahí guardado.

Tu amor por ella lo conservaste durante mucho tiempo.

Os tuvisteis que separar por circunstancias de la vida,

pero os volvisteis a encontrar cuando ya estabais casados,

y tu amor sobrevivió a todo, incluso cuando murió.

Los sentimientos son algo que esquiva

cualquier explicación racional,

como el amor incondicional de los padres a lo hijos.

Tú me lo intentaste explicar muchas veces,

pero yo no supe entenderlo.

Pero ahora puedo hacerlo.

Elvira, no tenías que haberte molestado,

bastante has hecho alojándome en tu casa.

-No es ninguna molestia, mujer, donde caben tres caben cuatro.

Además, estamos encantados de que estés aquí, ¿verdad, chicos?

-Por cierto, esto tiene una pinta buenísima.

-Luis se acordaba que era tu plato favorito.

-¿Ves cómo no soy la única

que quiere que estés a gusto en esta casa?

-¿De verdad?

Tu hijo me tiene un poco descolocada. Esta tarde me ha sorprendido

con lo pendiente que ha estado de mi carrera.

Debe ser el único. -De eso nada,

en esta casa tienes al público rendido a tus pies.

Sabemos que tienes mucho talento, Mónica,

pero es cierto que aún no has tenido suerte.

-Yo no sé si es cuestión de suerte, de que no tengo padrino,

o como dice Luis, que me vendo fatal. -Luis, ¿eso le has dicho?

-No lo tomes por donde no es.

Yo creo que eres una actriz con mucho talento,

eres espontánea, fresca, natural... Pero te falta creértelo,

yo creo que tienes que confiar más en lo que vales

y salir a la calle, a luchar por los papeles.

-Debe ser un mundo muy competitivo, ¿no?

-Muchísimo. -Yo creo

que si alguien quiere tener éxito en algo

no puede estar esperando en casa a que llegue la oportunidad.

Tienes que salir a la calle y luchar por ella.

Yo creo que en tu caso te falta un poco de visibilidad.

-Eso está muy bien,

pero deberíamos encontrar la manera de ayudarla.

Yo creo que tú le podrías echar una mano.

-Deja a Luis que no le quiero molestar.

-¿Molestar? Para nada, seguro que está encantado.

-Yo creo que sí puedo hacer algo.

Voy a llamar a mi amigo Peter,

uno de los fundadores de "Play Trend".

Es una revista cultural "online"

muy bien posicionada entre los jóvenes,

han pasado muchos "influencers" por allí.

-"Play Trend" es la leche,

yo estoy suscrita a la "newsletter"

y me encantan las tendencias que propone.

-Yo creo que puedo conseguirte una entrevista.

-Eso sería la bomba

-Ya lo verás, más pronto que tarde tendrás esa entrevista.

Peter es un gran amigo mío.

-Míralos, como cuando eran pequeños.

¿Te acuerdas cuando decían que eran novios?

(RÍEN)

-No sigas por ahí, mamá.

-Yo lo que me acuerdo es que estaban una semana a la gresca

y a la semana siguiente estaban como uña y carne.

-Bueno, antes de ir al pub llamaré a Peter

a ver qué me dice de la entrevista. -Genial.

¿Y tú, Álvaro, sigues trucando motos para las carreras?

-No, desde que he venido de Valencia

he sentado la cabeza, nada de competiciones.

-Mucho mejor,

pero trabajando un montón, ¿no? -Sí, mucho en el taller,

la verdad que muy bien.

Por lo menos tengo las noches libres, no como mis hermanos.

Las personas que realmente te conocen,

no son las que han escrito esos artículos,

sino las que compartieron algo de tu vida.

Ya, pero ellos no están aquí, y esos artículos sí.

Ellos no están, pero los buenos sentimientos que te inspiran sí.

Por mi trabajo he conocido mucha gente,

y sé que tú eres buena persona.

Todavía no me has dicho cómo murieron.

En...

dos accidentes.

Mi madre en coche y...

Jairo en un contratiempo de la empresa.

Creo que no me estás diciendo toda la verdad,

así que te lo voy a volver a preguntar.

¿Cómo murieron?

¿Por qué quieres saberlo?

No pudiste hacer nada por evitarlo y tampoco fue culpa tuya.

¿Me puedes asegurar que sus muertes no tuvieron nada que ver

ni conmigo ni con mis negocios?

¿Puedes?

Hoy en día todo tiene que ver con todo.

Murieron por mi culpa, ¿verdad?

Vete por favor. De verdad, no es lo que te imaginas,

hiciste todo lo posible para protegerlos.

¡Que te vaya, por Dios, y me dejes en paz!

Y llévate esas malditas fotos

porque no sé si quiero recordar quién soy.

Escúchame... ¡Déjame en paz!

Todavía no sé cómo habéis podido mantener con vida

a alguien como yo,

y no le habéis hecho un favor al mundo

dejándome morir.

(ALICIA SE VA)

Ven aquí.

Tengo noticias.

¿De papá? ¿Qué pasa? No me asustes. No, no, tranquila,

es una magnífica noticia,

han decidido quitarle el corazón extracorpóreo,

porque está funcionando muy bien el tratamiento.

¿Y cuándo lo van a hacer?

Pues... el caso es que lo hicieron ayer.

¿Tú desde cuándo lo sabes?

Ayer me llamó tu padre para contármelo,

y como no te vi, pues... Claro, no pudiste llamarme.

A Leo le han salido unas rojeces en el brazo derecho

y ayer no las tenía.

Pediré la mañana para llevarlo al pediatra.

Le salieron por primera vez hará cosa de una semana.

Llevabas metida en el hospital todo el día,

bastante tenías con lo de Quintero pensando si desconectarlo o no.

No quise añadir gravedad por unas simples erupciones.

Simplemente quise ayudar.

¿Y eso te parece una forma de ayudar?

(LEO LLORA)

Prepara la bolsa, por favor, me lo llevo a urgencias.

¿Qué pasa?

Pasa que no está bien, le cuesta respirar.

¿Qué pasa, Peter?

Claro que sí.

Ya te dije que te gustaría, es una actriz muy versátil.

Sí, sí, sí. Ya has visto su "videobook".

Mira, he pensado que quizá a vuestro medio

podría hacerle una entrevista ahora que es solo una promesa.

¿Cómo lo ve? Vale.

Podría venir bien quedar a las nueve en el Moonlight.

¿Te parece? Después te invito a una copa

por los viejos tiempos. Allí nos vemos.

Venga, muchas gracias.

Chao.

-¡Ay!

¡Luis, eres el mejor!

-Se ve clarísimo que tenéis muy buen rollo.

-Mamá, no empieces con eso.

-Oye, ¿qué tiene de malo que quiera verte feliz

una chica que te tiene cariño?

Además, yo creo que te tiene algo más que cariño.

-No te montes historias, mamá, ella está agradecida

porque le acabo de conseguir una entrevista

en un medio importante.

-A Samu lo conozco desde los cuatro años,

desde que éramos enanos y lo quiero mazo,

es de las mejores personas que conozco.

-¿Me estás intentando vender a tu colega? Porque no cuela.

¿Qué dices? Si es de mis mejores amigos.

Qué va.

Lo que pasa es que...

desde que empecé las prácticas no lo veo nada.

(Teléfono)

No me lo puedo creer, Raúl, otro del grupo.

-¿Qué te pasa?

-Mi colega Samu ha tenido un accidente de moto,

en El Escorial.

Se ha salido en una curva, pero no lo entiendo,

si se conoce esa carretera de maravilla, no lo entiendo.

-¿Está bien tu amigo?

-Me dice mi colega que...

que fue muy rápido todo y que no sufrió.

A él en la moto le molaba ir tranquilo,

haciendo las trazas perfectas...

Yo he ido mil veces con él de paquete.

-¿Y ya sabes qué ha dicho la Guardia Civil?

-Lo consideran un accidente sin más.

¿Vosotros conocéis a alguien en los picoletos?

-¿Tienes un momento? Sí, pasa, Merche, siéntate.

Si es por la rueda de prensa,

tenemos tiempo de preparar los temas.

No es eso, Claudia. Tú dirás.

Vengo a decirte que voy a pedir mi traslado.

¿Cómo tu traslado? He llamado a Distrito 2

a ver si tienen alguna vacante,

y me han dicho que pronto quedará una.

Quería decirte que voy a iniciar los trámites cuanto antes.

-Me gustaría ayudar a Julio pero no sé cómo.

Tú ya le estás ayudando,

con que él sepa que estás ahí, es suficiente.

Pero sigue siendo alguien muy importante para mí.

¿Sigue siendo?

Yo lo quiero mucho. No hace falta que lo jures, cariño.

Con solo ver lo ojos que se te ponen cada vez que hablas de él...

Estoy hecha un lío.

-Siento que lo estoy perdiendo otra vez.

-Solo te queda ser paciente.

Y es normal que estés perdido, desconcertado y cabreado,

porque no es justo lo que te está pasando.

-Gracias.

Tú siempre me has entendido a la primera.

-Por eso nos enamoramos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 473

Servir y proteger - Capítulo 473

20 mar 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 473" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 473"
Programas completos (499)
Clips

Los últimos 1.631 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos