www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5058898
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 468 - ver ahora
Transcripción completa

Natalia ha muerto. ¿Cómo ha sido?

Esta madrugada la infección se ha complicado

y los médicos no han podido parar la neumonía.

La complicación fue producida por su inmunodiscapacidad.

Y tú te sientes responsable.

Todos necesitamos una mano amiga en los malos momentos.

Aislarse y enfadarse con quien solo quiere cuidarle,

no le ayudará a encontrar consuelo. Gracias.

Os haré caso a Mercedes y a ti y voy a pedir unos días de baja.

¿Por qué estás aquí? ¿Has venido de visita?

¿No vendrá a incorporarse ya? No, oficialmente mañana.

¿Mañana? Es demasiado pronto.

¿No tendrías que quedarte en casa reposando un poco más?

¿Para estar sin hacer nada con lo que me necesitáis aquí?

No me creo que esté tan bien como aparenta,

yo lo conozco y está fatal. Pero ¿cómo va a estar bien?

Acaba de morir su esposa.

Con lo que me costó que cogiera la baja.

Como te vuelva a ver por mi barrio no me acercaré a hablar,

y de los Soler, el malo soy yo.

-Ahora me toca a mí. Quiero ver cómo un Soler se humilla ante mí.

(Gemidos de pelea)

(Disparo)

-Carvajal tiene familia, Ricky, y gente que lo aprecia.

¿Cómo te crees que se sentirán si no saben dónde está?

-¿Por casualidad no habrás visto por aquí un tipo de cuarenta y pico años,

pelo rizado, bigote, camisa floreada...?

-Pues no sabría decirte.

-Se llama Marcos Carvajal. -Por aquí pasa mucha gente.

-Llevo más de un mes fuera de la cárcel y no encuentro trabajo.

Nadie quiere contratarme.

-Con lo buena que tú eres. -Eso digo yo.

¿Cómo quieren que no aceptemos curros ilegales

si nadie nos ofrece uno legal?

-Si los trabajos legales no te dan bola...

-Tendremos que recurrir a uno ilegal. ¿Estás pensando en algo en concreto?

-Quizá sí.

El Servicio de Control de Juegos de Azar

nos ha avisado de un repunte

de partidas ilegales de póker en el barrio.

Quiero que lo investiguéis. Ha llegado a mis oídos

que el agente Ríos es un experto jugador de póker, ¿sí o no?

¿Yo? Experto experto tampoco,

igual un "amateur" prometedor. diría yo.

Pues espero que ese "amateur" prometedor y sus habilidades

nos sean útiles en este caso en algún momento.

Yo solo veo un cobarde incapaz de enfrentar una verdad.

-¿A qué verdad dices que no me enfrento?

-A que esto nunca debió haber empezado.

-Ya han cortado, así que no te tienes que preocupar.

-Lo que tienes que hacer es evitar que vuelva con ella.

Sara, en la vida hay que luchar y arriesgar

por las personas que merecen la pena.

-Siempre consigues que estemos de buen rollo y animarme.

-¿Has quedado con Álvaro?

-Sí, y todo es gracias a ti.

-Ver cómo Sara le come la boca a mi hermano,

quizá no es lo que más te apetece.

-La mejor forma de comprobarlo es preguntárselo.

-No es un buen momento, estamos terminando con la contabilidad.

-Van a ser cinco minutos, Álvaro. -Prefiero verte en otro momento.

¿Y si llamo a Sara y quedamos otro día?

-No, ella es tu coartada.

Antes ha estado aquí la policía, no ha visto nada,

y ahora ella, esto es perfecto.

-Me importas y mucho más de lo que tú crees.

-Eso es mentira.

Cuando alguien te importa, respetas sus sentimientos,

intentas no hacerle daño y a ti

te la sopla cualquiera que no sea tu familia.

Alicia, tu padre está conmigo,

¿por qué no dejas lo que estás haciendo y te vienes

con una pizza familiar cargada de anchoas?

Iker es alérgico a las anchoas,

si me ha soltado eso es porque alguien le estaba escuchando.

Llevaré un arma oculta

y solo necesitaré un instante para despistarlo.

¡Necesitamos una ambulancia, tenemos un civil herido!

Su corazón sigue latiendo, pero ha entrado en coma.

Sus posibilidades de recuperación son nulas.

Tengo que llamar a Julio.

Va a ser duro porque llevamos tiempo sin hablar, pero...

debe enterarse por mí.

Al parecer va a coger el primer vuelo para acá.

¿Tú crees que debería mandarle un mensaje o algo?

-Me gustaría quedarme con él esta noche.

¿Quieres que me quede contigo? No, te lo agradezco, pero no.

Tengo mucho que hablar con él.

(Música emocionante)

Tía, ¿seguro que no quieres nada de comer?

-Que no, pareces mi madre

diciéndome que un café con leche no es desayuno.

-Tú madre tiene razón: un café con leche no es desayuno.

¿Te pongo una porra o una tostada?

-No, a estas horas no me entra nada más que un café.

-¿Se puede saber por qué estás tan desganada,

con lo que te gusta comer, que no perdonas un desayuno?

-Un café con leche y un cruasán. -Ahora mismo.

Bueno, a ti te pasa algo seguro. -Que no.

-Tú estás rayada porque ha vuelto Julio, ¿no?

-Un poco sí.

-¿Por qué te agobias?

-Porque no sé cómo vamos a reaccionar cuando nos veamos

después de tanto tiempo.

-¿Hace mucho que no habláis?

-Desde que se fue a Miami no hemos vuelto a cruzar ningún mensaje.

-¿En serio?

-Yo no quería interferir en el tratamiento.

-Ya.

¿Y qué vas a hacer, le vas a llamar?

-Creo que es mejor pasarme por el hospital y darle un abrazo.

-Yo creo que sí.

¿Sabes cómo está su padre?

-Mi madre dice que la cosa no pinta muy bien.

Sigue en coma y no parece que vaya a salir pronto.

-Yo creo que lo mejor es que vayas a verlo

y le des un buen abrazo. Le irá bien.

Gracias.

Se nota que te mueres de ganas por verlo.

-Sí, pero también me da miedo. -¿Miedo de qué?

-Julio y yo no lo dejamos porque no nos quisiésemos,

sino porque él tenía momentos muy difíciles

y era imposible llevar una relación seria.

-Ya, lo de la bipolaridad es muy difícil.

Vosotros no parabais de tener movidas.

-Él era capaz de lo mejor y de lo peor.

-¿Sabes cómo le ha ido el tratamiento?

-Ni idea.

Espero que esté bien. -Seguro que sí, tía, ya lo verás.

-En el fondo eso también me da miedo. Me alegro de que esté bien,

pero ¿si vuelve a surgir algo entre nosotros qué?

-¿Qué tendría de malo?

-Que yo lo pasé muy mal y Julio también.

Los dos queríamos estar juntos, pero sabíamos que no podía ser.

-Tía, eso ya es cosa del pasado. Tú ve a verlo

tranquilamente y sin agobios, y deja de comerte la cabeza.

-Sí, tienes razón.

Voy a ir al hospital. -Muy bien.

Ah, oye,

dale un beso de mi parte. -Sí.

-Todavía están arreglando la habitación

y yo me estaba quedando dormido aquí.

No me extraña, llevas mucho sueño retrasado.

En el avión no dormí nada,

y anoche tampoco, la verdad. Te sentará bien.

Me he pasado la noche entera hablando con él.

Bueno, hablando yo, él...

Conozco esa sensación.

Me costó empezar, pero luego las palabras salían solas.

Tenía tanto que contarle...

Yo también le di una buena charla la otra noche.

Y tú también tenías la sensación de que escuchaba, ¿verdad?

La verdad es que no sé si puede escucharnos o no,

pero estoy convencida de que recibe todo nuestro cariño.

¿Por qué no vas a descansar y a darte una ducha?

No quiero dejarle solo.

No se va a quedar solo, yo voy a estar aquí todo el día.

Luego me voy, todavía puedo aguantar un poco más aquí.

Además, seguro que entre los dos

le damos más fuerzas y acaba despertando del coma.

Julio, no es bueno que nos hagamos tantas ilusiones.

Es complicado que pueda salir de esta.

Mientras haya vida hay esperanza,

y yo pienso tomármelo a rajatabla, tiene que salir de esta.

¿Sabes? De niño me costaba mucho pillar el sueño.

Se me metió en la cabeza que había un monstruo

en el armario de mi habitación.

Lo de los monstruos es una constante en nuestra familia.

El caso es que solo se me quitaba el miedo cuando papá

se sentaba en mi cama y vigilaba el armario por si salía el monstruo.

Por eso ahora yo no quiero dejarle solo.

Quieres vigilar que no se lo lleve ningún monstruo.

¿Qué te parece si hacemos turnos?

En eso soy una experta.

A ver qué dice el médico.

Le toca pasarse dentro de una hora, ¿no?

Sí, pero no va a venir.

Pero si es cuando le toca, él mismo lo dijo anoche.

Acabo de cruzármelo en el pasillo.

¿Cómo?

¿Y has hablado con él?

¿Qué te ha dicho? Pues...

que desgraciadamente no hay ninguna novedad, Julio.

Si sigue vivo es porque está conectado a esa máquina.

No puede irse tan pronto, no sería justo.

Lo sé.

Si hay alguien que merece una segunda oportunidad es él.

Empezar de cero y vivir una nueva vida.

Yo sé que aunque lo veamos inmóvil y conectado al respirador

él está peleando duro, como ha hecho siempre.

Por supuesto que sí.

Ochoa, lo de la tarjetas clonadas se lo pasas a Fede y te olvidas.

Quiero que vayas con Ester al bar donde están traficando con cannabis.

Muy bien, pues luego me cuentas.

Venga.

(Puerta)

¡Adelante!

Permiso, inspectora. -Buenas, jefa.

A vosotros os quería yo ver.

¿Cómo va lo de las timbas ilegales de póker?

¿Tenéis alguna novedad? De momento nada.

Le hemos preguntado al Choto, que es un confite dentro de ese mundillo,

pero no. ¿Y qué más estáis haciendo?

Estamos revisando casos similares a ver si encontramos alguna clave.

-Hace unos meses hubo una redada de timbas ilegales en Distrito 4.

¿Y cómo llegaron a los organizadores?

Publicitaban los eventos a través de internet,

en redes, en foros de jugadores,

tal como nos comentaste que suele ocurrir.

-Y en Distrito 6 ocurrió algo parecido,

pero yo creo que los organizadores eran

medio cortitos o algo. A ver,

¿por qué dices eso? Porque se plantaron en el casino

con camisetas publicitando las timbas ilegales.

¡Madre de Dios!

Fue el propio casino quien los denunció.

No me extraña, pero nosotros no tenemos tanta suerte,

nuestros organizadores son más discretos.

No lo están poniendo tan fácil.

Yo tengo algo que quizá ayude en la investigación.

Vamos a ver...

¿Quién es?

Marcos Carvajal, separado y sin hijos.

Un familiar ha denunciado su desaparición

porque al parecer no asistió al bautizo de su ahijado.

¿Y qué tiene que ver esto con las timbas ilegales?

Porque es un jugador empedernido de póker.

Hace años acudió a una asociación de ayuda a la ludopatía,

pero le sirvió de poco, porque enseguida volvió a las andadas.

Parece ser que todo lo que ha ganado en su vida

se lo ha gastado en las cartas. ¿Cuándo ha desaparecido?

Hace dos días que no se sabe nada de él,

el mismo tiempo que lleva su teléfono desconectado.

Igual se ha quitado de en medio porque no podía pagar las deudas.

Es una posibilidad, por eso hay que encontrarle cuanto antes.

Juraría que me crucé con él en La Parra.

¿Cuándo?

Hace unos días, cuando fui a preguntarle a Paty

si había visto alguien con la descripción de Konchalovsky.

¿Tú estás segura de que es el mismo?

Me ha costado reconocerlo porque...

fue un momento, nos cruzamos, pero...

Sí, es él.

Pues ya tenemos un hilo del que tirar:

id a La Parra y a ver qué os cuentan.

Si es tan aficionado a las apuestas, tendrá mucho que contarnos.

-Pero no va a ser tan fácil encontrarlo.

Un tipo que se escapa y no le dice nada a su familia,

es sospechoso, ¿no?

Para mí que se ha quitado de en medio

o lo han quitado de en medio.

¿Crees que se lo han cargado o que lo han secuestrado?

Igual sí.

En este ambiente hay peña muy turbia.

Hay prestamistas que harían cualquier cosa para recuperar su pasta.

También puede ser que se ha largado fuera de España,

para no afrontar las deudas que tiene.

Yo no descartaría ningún escenario.

Por ahora podemos intentar reconstruir qué hizo

durante las horas previas al momento en que se le pierde el rastro.

Eso nos dará una pista de si su desaparición

tiene que ver con el juego.

Cuando tengamos algo te contamos.

Silvia, por favor...

Vale, me voy yendo yo.

Hasta luego.

Verás,

me gustaría que estuvieras dedicada en cuerpo y alma

al caso del estrangulador, te lo digo en serio,

pero tenemos un montón de casos importantes.

No podemos descuidar ningún asunto. No te preocupes, Claudia,

sé que debemos estar en todos los frentes.

Además, el tema de las apuestas clandestinas

es especialmente preocupante.

El juego causa estragos en los barrios más pobres.

Cuanto antes lo atajemos aquí, mejor.

Esa es la actitud. Gracias.

¡Olga! -Hola.

No me gustaría molestar. -No molestas.

Yo tengo que hacer unas llamadas.

Ahora vengo.

Perdona, tendría que haberte avisado que venía a Madrid.

-No te preocupes,

Supongo que cuando te dieron la noticia

saliste corriendo a coger el primer vuelo.

No habrás tenido tiempo de mensajes.

-Solo pensaba en llegar lo antes posible.

-¿Se sabe algo nuevo sobre tu padre?

-No, los médicos no nos dan apenas esperanzas,

pero yo me niego a creer que vaya a morir.

-Tiene que ser muy difícil estar en esa situación.

-Lo es.

Alicia y yo no paramos de darnos ánimos, pero...

sentimos mucha impotencia de no poder hacer nada.

-Ahora solo queda confiar y mantener la esperanza.

-Tenía muchas ganas de verte. -Yo también.

No te he escrito porque no quería interferir en tu tratamiento.

-Es lo que me había imaginado, tranquila.

-¿Cómo estás?

-Bastante bien, hace dos semanas que me dieron el alta.

De hecho, estaba pensando en venir a Madrid.

-¿En serio? -Sí.

Me hacía mucha ilusión que tú, Alicia, mi padre...,

todos vierais que controlo mucho mejor mi enfermedad.

Ya no tengo nada que ver con el caos que era antes.

-No digas eso, Julio, tú nunca has sido un caos.

-Bueno, tú ya me entiendes.

La pena es que no sé si mi padre vivirá para verme ahora.

-Gracias. Paty, ¿te suena?

Estuvo aquí hace unos días.

Cuando te pregunté por Konchalovsky me dijiste

que el único tipo con pinta de sospechoso que habías visto

era él. -¡Ay, es verdad!

Sí. ¿Ha pasado algo con él ha hecho algo malo?

-No que nosotros sepamos.

Pero un familiar suyo ha denunciado su desaparición

y estamos buscándole. ¿No lo has vuelto a ver?

-No. Creo que me acordaría si lo viera otra vez.

-¿Por? -Porque fue un borde conmigo.

-Ah, ¿sí? ¿Y sabes si habló con alguien?

Cualquier cosa que recuerdes es muy importante.

-¿Qué presión, no?

-No te agobies, solo si recuerdas algo nos avisas.

-Yo ya soy un confite de la policía como dice Elías.

Esperad porque me acuerdo de algo.

-¿De qué?

Estuvo hablando con otro cliente. -¿Con quién, sabes?

-El chaval del Moonlight.

-Ricky Soler. -Ricky, sí.

-¿Y sabes de qué hablaban?

-No, no les llegué a escuchar.

-¿Puedes decirnos todo lo que viste?

-Vino Ricky, me pidió una botella de ron miel,

y me metí a buscarla en el almacén

y a la que salí les noté de muy mal rollo,

como si estuvieran discutiendo.

-¿Seguro que no te acuerdas del motivo?

-Ni idea, pero los dos tenían un careto...

-¿Y después qué pasó?

-Nada, Ricky se fue con la botella y el otro no tardó en irse tampoco.

Perdonad, tengo que seguir currando. ¿Algo más?

-Gracias por la información. -De nada.

-Colega, esto es una maldición.

¿Por qué siempre acabo investigando a la familia Soler?

-Yo tampoco me libro,

a Ricky se le fue la olla y me dio un puño.

Cuando salvé a Luis de los justicieros, me pincharon.

-Esa familia tiene un imán para los marrones.

-Oye, ¿y si están montando timbas ilegales en el Moonlight?

A mí no me extrañaría nada.

-Si fuese por Ricky no te digo que no, pero...

Luis lleva el pub, no creo que se meta en esos fregados.

-Las timbas ilegales dan mucha pasta.

Dinero negro, pasta que no hay que declarar a nadie.

El Moonlight sería la tapadera perfecta.

-Puede ser, pero los Soler son muy listos.

No creo que se arriesguen tanto por un puñado de euros.

-Igual no es un puñado de euros.

Yo me pasaría por el Moonlight para hacer unas preguntas.

-Eso desde luego, ahora ya sabemos que Ricky

tenía algún tipo de relación con Carvajal.

-Y que discutieron horas antes de su desaparición.

(Puerta)

¡Adelante! Con permiso, comisario.

¿Qué quieres, Mercedes?

Quedamos en que me pasaría para ponerle al día

de los asuntos pendientes de comunicación.

Se me ha pasado por completo.

Ahora tengo mucho lío, lo hablamos luego si te parece.

Déjeme al menos que le ponga al corriente de los más urgentes.

Está bien, dime.

Hay una escalada de robos de patinetes eléctricos

y se está creando cierta alarma.

La ciudad está llena de esos aparatos,

no pasa nada porque se pierdan algunos, ¿verdad?

Ya, supongo que habrá que hacer algo al respecto, ¿verdad?

Bueno, dime qué se te ha ocurrido.

Había pensado publicar una nota en las redes

alertando del peligro de robo.

Creo que esos patinetes están provistos de GPS,

a la empresa que los alquila no le costará localizarlos.

Desde luego,

pero los ladrones están dando más de un susto a los clientes.

El comunicado iría dirigido a ellos.

Ya... Y, perdona, a ver qué...

¿Qué es lo que diríamos exactamente?

Que extremen las precauciones antes de desbloquearlos.

Es el momento que los ladrones aprovechan para huir con ellos.

Muy bien, me parece una iniciativa estupenda.

Redacta el informe y pásamelo por email.

Desde luego.

¿Alguna cosa más?

Quería decirle que estoy contenta de tenerle de vuelta y...

que si necesita cualquier cosa aquí estoy para ayudarle.

Te lo agradezco de verdad, pero de momento me puedo apañar solo.

Pero tengo que poner recordatorios de las reuniones por todas partes.

(Teléfono)

Le está sonando el teléfono.

Dígame. Hola, Fede, dime.

¿Por qué, qué ocurre?

Es verdad, perdóname. ¿A qué hora habíamos quedado?

No sé ni en qué hora vivo.

Intento pasarme por el despacho.

Sí, no te preocupes.

Ay, otra reunión que se me pasa...

Tenía que hablar con Fede

de temas urgentes sobre la UIT.

Tómeselo con calma, acaba de regresar.

Ya ves el trabajo que tengo, como para tener calma.

No puedo tener calma. No se exija tanto, comisario.

Supongo que le dedica mucho tiempo a atender a sus hijos en casa.

Sí, pero ese no es el problema,

gracias a Dios los abuelos me están echando una mano.

Lo que necesito es centrarme y ponerme al día de todo lo que tengo.

Si quiere yo le puedo ayudar con el papeleo

y hacerle un resumen de los asuntos pendientes.

No te preocupes que lo puedo hacer yo solo

como siempre que he estado fuera de la comisaría,

pero muchas gracias, Mercedes.

Como quiera, jefe.

-Hola, Sara. -Hola.

Perdonad, pero todavía no está abierto al público.

-No venimos como clientes.

-Para variar... -¿Cómo?

-Que me alegro mucho de ver a Tony.

¿Cómo estás? -Bien, como nuevo.

Le libraste de una buena a Luis.

-¿Podéis poneros al día en otro momento?

Venimos a hacerte unas preguntas. -¿A mí?

¿Sobre qué? -Tranquila,

es una investigación rutinaria, no te vamos a robar mucho tiempo.

-¿Te suena de algo?

-Pues no es un cliente habitual,

puede que se haya pasado un par de veces a tomarse una copa.

Es Marcos Carvajal, ¿verdad?

-Es curioso que no sepas si lo has visto por aquí

y sepas su nombre y apellido.

-No sois los únicos que lo estáis buscando.

Ayer vino un tipo preguntando por él, por eso me sé su nombre.

-¿Quién vino preguntando por Carvajal?

-Seguro que podrás describírnoslo.

-Pues tendría 45 años,

era delgado, moreno,

con barba, poco pelo y muy serio.

Y recuerdo que iba vestido de negro.

-¿Sabes por qué venía buscando a Carvajal?

-No me lo dijo.

-¿Y Ricky dónde se esconde?

-¿De qué vas? Ricky no está escondido en ningún sitio.

-Disculpa, era una manera de hablar.

¿Ricky Soler se encuentra en el local sí o no?

-Pues no, no está.

-¿Y dónde está?

-Acaba de mandar un mensaje diciendo que está en el taller de Álvaro.

Me ha avisado de que llegará más tarde.

¿Algo más o puedo seguir trabajando?

-Ya está. Gracias por su colaboración.

-Hasta luego. -Chao.

-Yo voy a Motor Soler y tú sigues investigando por tu cuenta.

-Yo aprovecho para contactar a mi colega Micky,

¿el exjugador de póker?

-El que está trabajando en un supermercado.

Sí. Yo creo que le tiro de la lengua y sabe algo fijo.

Oye, ¿prefieres que vaya yo a Motor Soler?

-Vamos a hacerlo como te he dicho. -Vale, vale, inspectora.

¿Qué tal?

¿Cómo lo llevas?

Ya ves, intentando ponerme al día un poco.

¿Te está costando organizarte, no?

Sí, pero, por favor, no me des la chapa.

No he venido para reñirte. Entonces, ¿a qué has venido?

Habíamos quedado para comer juntos.

Es verdad, se me había olvidado por completo.

Como he visto que se hacía tarde he pedido comida en un chino.

No sé si tengo tiempo ni de comer.

Pues claro que tienes tiempo de comer.

Y yo te diría más. Cuando terminemos, te vas a casa.

Por hoy ya has hecho suficiente.

Mañana será otro día.

¿Todo el mundo tiene que venir a decirme que me vaya a casa?

¿Tú crees que me puedo ir con el trabajo que tengo atrasado?

Lo sé, pero más importante es la salud.

Por querer abarcar, te has olvidado de todas las reuniones

que tenías programadas. ¿Te ha ido Mercedes con el cuento?

No te lo tomes a mal.

Las dos estamos preocupadas por ti.

Y yo estoy harto de que todo el mundo venga a mi despacho

a darme consejitos.

No queremos tocarte las narices, lo que queremos es ayudarte.

Estoy harto de que todo el mundo me quiera ayudar, ¿qué pasa?

¿No confías que pueda hacerme cargo de esto?

No es eso...

Es que no entendéis lo que necesito ni cómo me siento.

Te conozco lo suficiente para saber que no estás bien.

No estoy bien, pero tampoco he perdido la cabeza, ¿no?

No, yo no he dicho eso,

claro que no has perdido la cabeza, lo estás pasando fatal.

estás sufriendo mucho por la muerte de Natalia,

pero quiero que sepas que estoy aquí.

Claudia, de verdad, voy a salir de todo esto.

Voy a digerir todo lo malo que me está pasando,

y parece que soy la única persona que confía

en que lo voy a conseguir. No, Emilio, yo confío en ti,

y seré la primera que se alegre, pero...

Pero quiero que cuentes conmigo, ¿vale?

Gracias. Ahí te dejo la comida.

Tienes que comer. Sí, Claudia.

Hola. -Hola, Elvira.

-¿Cómo va todo? -Bien, estaba a punto de abrir.

-He visto salir unos polis de aquí.

-Sí, nuestra amiguita Silvia y su compañero Tony,

el que se llevó el navajazo por proteger a Luis.

-Ya. ¿Y qué querían?

-Han venido a preguntarme por ese tal Carvajal.

-¿Y tú qué les has dicho?

-Que puede haber pasado por aquí un par de veces,

y que no son los únicos que lo están buscando.

-¿Y los polis sabían quién es el tipo que está buscando a Carvajal?

-No tenían ni idea, les he visto bastante perdidos.

-¿Y te han preguntado algo más?

-Silvia ha preguntado por Ricky, y con muy mal rollo, por cierto.

-¿Y qué quiere de él? -Pues no me lo ha dicho,

pero me imagino que preguntarle por Carvajal.

-A ver con qué nos querrá tocar las narices ahora la niñata esa.

-Pues sí, parece que le ha dado por este pub.

Cada dos por tres está por aquí con un tema nuevo.

-Tiene enfilada a nuestra familia,

y como lo ha dejado con Álvaro, nos incordiará mucho más.

Ponme un vermú, no quiero ni pensar ni hablar más de ella.

-Claro, ahora mismo.

-Toma, para que te despejes un poquito.

-No lo quiero.

Ya duermo bastante mal últimamente como para tomar otro café.

-¿Se puede saber qué es lo que te quita el sueño?

-¿Estarás de coña, no, Ricky?

Lo sabes perfectamente.

-Tranquilízate, ¿quieres? Lo tenemos todo controlado.

-¿Sabes qué?

Me da igual.

-¿El qué te da igual?

-Que la poli se entere de toda la movida.

No será peor que el mal rollo que tengo desde que matamos a ese tío.

-Álvaro, para empezar, tú no mataste a ese tío,

lo hizo mamá.

Y para seguir, si no lo hubiera hecho,

ese tío te habría reventado la cabeza con un martillo.

-Ya lo sé.

Pero es una locura, no puedo más, Ricky.

Yo solo te pido que, por favor, le dejes de dar vueltas.

-No puedo, ¿vale?

No estoy acostumbrado a cargar con esta movida en la cabeza.

-Vamos a ver, yo tampoco voy por ahí enterrando gente todos los días,

¿te enteras?

Tú no estabas en condiciones de hacerlo,

por eso me lo pidió mamá y yo lo hice,

porque somos una familia.

Y ahora lo que nos toca es apechugar y tirar adelante,

juntos, hermano.

-Ricky, te juro que no puedo hacer como si no hubiera pasado nada.

-¿Y qué vas a hacer, eh?

¿Qué vas a hacer? -Hola.

Me gustaría hablar contigo.

-No sé si es el mejor momento, Silvia.

-Se lo decía a tu hermano.

Me gustaría hablar contigo, Ricky, a solas.

-Yo no tengo secretos con mi hermano,

lo que me tengas que decir puede oírlo él.

-Muy bien, no tengo ganas de discutir.

¿Qué clase de negocios tienes con Marcos Carvajal?

-No sé quién es ese.

-No estoy para tonterías.

Hace dos días te vieron en La Parra discutiendo con él.

A ver si te refresca la memoria.

-Sí, ahora ya sé quién es, sí.

Es verdad, nos encontramos en el bar, pero no discutimos ni nada.

-Aunque haya gente que diga lo contrario.

-Puede que nos dijéramos alguna palabra fuerte, pero discutir no.

-¿Se puede saber por qué os dijisteis una palabra más fuerte que otra?

-¿Esto por qué, a qué viene?

-Carvajal desapareció esa misma noche sin dejar rastro,

no ha dado señales de vida.

Por favor, ¿me puedes decir por qué estabais discutiendo?

-Una chorrada. -Ricky, ¿qué chorrada?

-A ver, Silvia,

Carvajal era un tipo que solía ir por el pub,

y le pidió pasta a mi familia.

-¿Se la prestasteis? -Claro que no, no somos un banco,

y aunque lo fuéramos no se lo hubiéramos dado.

Todo el mundo sabía que Carvajal era un adicto al juego.

-¿Por qué hablas de él en pasado? -No estoy hablando de él en pasado,

me refiero a su ludopatía.

Al parecer intentó desengancharse.

-¿Discutisteis porque os pidió dinero y no se lo disteis?

-Y no veas lo chulito que se puso el tío.

-Ya veo que os lo contáis todo. -Ya te lo he dicho antes,

nos lo contamos todo, los Soler somos así.

Y ahora, si me disculpas, me tengo que ir a trabajar.

-Espera.

¿Me puedes decir, por favor, dónde puedo encontrar a Carvajal?

-Ya te ha dicho que no lo sabemos.

Seguramente se ha quitado de en medio temporalmente

para no pagar los pufos que tenía con la gente.

-Se lo estaba preguntando a tu hermano.

-¿Cómo quieres que yo sepa dónde está el pringado ese?

-No tengo más preguntas por el momento.

Si sabéis cualquier cosa de él, le volvéis a ver o discutís

por cualquier chorrada,

me avisáis, es importante.

Gracias.

-Hasta luego.

-Te lo dije.

Menos mal que los médicos no asustaban a Leo.

Ha salido a su madre, Alicia de pequeñita era exactamente igual,

no paraba de moverse en la sala de espera,

pero en cuanto veía aparecer al médico se quedaba quietecita.

¿Has leído el informe? Pues está aquí.

Joder, vaya letra.

Utilizar solo agua

y limpiador sin jabón para la higiene diaria.

Nada de usa esponja

practicar baños emolientes,

emplear abundante crema hidratante

y cortar bien las uñas.

¿Y no dice nada del sacamocos?

En cuanto a la mucosidad excesiva,

utilizar el suero y el aspirador nasal

hasta recibir los resultados del análisis.

Aspirador nasal.

Espero que nos den pronto los resultados.

Voy a preparar café. ¿Quieres algo? No,

me voy al bufete que tengo cosas que hacer.

¿Le has dicho a mi hija lo del diagnóstico de Leo?

No le he comentado nada todavía

y tampoco tengo pensado hacerlo de momento.

¿Y eso por qué?

Porque tu hija ya tiene bastante agobio con la situación de Quintero

como para añadirle una preocupación más.

Pero Leo es su hijo,

tiene que saber lo que le está pasando.

Marcelino, no estamos hablando de nada grave,

solo se trata de unas pequeñas rojeces en la piel.

Además, el médico no le ha dado mayor importancia,

es algo que desaparecerá enseguida.

Yo creo que debería estar al tanto por lo que pueda pasar.

Insisto en que no creo que sea necesario,

si todo va bien, Leo se recuperará en unas horas.

Muy bien, de momento no le diremos nada.

Si tú lo tienes tan claro...

Alicia lo está pasando muy mal y no quiero darle una preocupación más.

Bueno, pues yo me voy al bufete que tengo cosas que hacer.

De verdad, Marcelino, no te preocupes que todo está bien.

Pero si te quedas más tranquilo, yo asumo toda la responsabilidad

si Alicia se entera de que le hemos ocultado lo de las rojeces de Leo.

Entendido, ya no digo nada más.

Y tranquilo, que si se repiten los síntomas

se lo diré a Alicia inmediatamente.

Muy bien, adiós. Adiós.

(LEO LLORA)

Ya voy, campeón.

Hacen falta tercios, ¿te encargas tú?

-Claro. Oye, ¿cuándo vuelve Luis?

-Su madre dice que pronto, pero no tengo ni idea.

-¿Y Ricky no viene hoy? -Si no ha venido ya, me temo que no,

así que esta noche nos tenemos que apañar entre tú y yo.

-Hola, guapa. -Hola, Tony, ¿qué tal?

-Muy bien, ¿y tú? -Muy bien. ¿Qué te pongo?

-Nada, que estoy de servicio.

-¿A estas horas? -Ya ves, me tienen explotado.

Te quería hacer una pregunta más sobre Carvajal.

-Ya os dije todo lo que sabía de él.

-En realidad, mi pregunta no es sobre Carvajal,

es sobre el tipo que vino preguntando por él.

¿Podrías decirme si es este hombre?

Míralo bien porque es muy importante para investigar la desaparición.

-Sí, era él.

¿Necesitas que te diga algo más?

-No. ¿Estás segura? -Sí.

Vale, me has ayudado mazo. Gracias.

-De nada. Tú antes me has echado un buen cable también.

-¿Yo? ¿Cuándo?

-Entre Silvia y yo hay un poquito de mal rollo,

y si no hubiera sido por ti la cosa hubiera ido a más.

-¿Y eso?

-Es un tema personal.

Sentimental, más bien.

-Anda, ya. Vale, vale.

Rollo de ligues, ¿no?

Yo soy especialista en el tema.

No en ligar, pero sí en tener movidas por culpa de eso.

-¿Tú? Pero si eres majísimo. -¿A que sí?

Pues hay gente que no opina lo mismo.

Te dejo ya, no te molesto más.

Otro día vengo y nos tomamos una copa.

-Claro, cuando quieras.

-Chao. -Chao.

-Madre mía, mamá, tenías que haber visto a Álvaro,

cómo se toreó a su exnovia.

Le metió una caña que flipas.

-No fue para tanto. -¿Que no?

Aquello parecía un partido de tenis: pim-pam, pim-pam, pim-pam...

Eso sí, lo golpes buenos solo los dabas tú.

-¿Has hecho bien en darle una coartada a tu hermano, hijo.

-Pues sí, porque no sé qué me pasa,

pero cuando la brasas esa me hace preguntas

me quedo bloqueado. -No te pases, Ricky.

Silvia no es ninguna brasas. -Sí que lo es.

Pero esta vez te lo paso por alto porque me has salvado el culo.

La verdad que no me sorprende.

-¿Qué es lo que no te sorprende? -La capacidad que tienes para mentir.

La has tenido desde pequeñito.

-No me acuerdo de lo que hablas. -Sí,

cuando íbamos al colegio, al instituto,

siempre que llegábamos tarde te inventabas la mejor excusa:

que si la abuela se había puesto mala,

que a mamá se le estropeó el coche...

-Esas mentiras las dice todo el mundo,

pero esto es algo muy distinto.

No estoy orgulloso de lo que he hecho.

-Pues deberías estarlo, hijo.

Gracias a ti, esta noche dormiremos tranquilos,

aunque es verdad que quedan cabos sueltos

que necesitamos dejar bien atados. -¿A qué te refieres?

-Necesitamos unir todas las piezas del puzle

sin dejar sospecha sobre nosotros.

-No hemos dejado ninguna pista,

la policía no puede seguir ningún rastro que los lleve hacia nosotros.

De hecho, no saben que Carvajal está muerto y enterrado.

-Igualmente necesitamos desviar el foco de investigación.

-No va a resultar fácil, Silvia no es tonta.

-Bueno, eso depende,

yo conozco a la persona adecuada que nos puede ayudar en este asunto.

-Mamá, habíamos quedado en resolver las cosas en familia.

Si metemos una persona de fuera puede ser peligroso.

-Si es la persona adecuada no.

Os voy a contar lo que vamos a hacer. -Yo no quiero oír nada más.

¿Vale? Estoy harto de movidas.

Cuando más mueves la mierda más huele,

y yo ya estoy pringado hasta el cuello.

-Buah, de verdad que este Alvarito ha salido de un delicado...

A veces no parece ni de la familia. -No digas tonterías, hombre.

Claro que es de la familia, como tú y tu hermano Luis,

aunque sienta remordimientos. -Bueno, vale.

¿Me vas a explicar el plan o qué? -Espera. Verás.

Coco, hola, ¿cómo estás?

Sí, yo bien.

¿Te acuerdas que me preguntaste si tenía algún trabajo para ti?

Pues tengo uno que te va como anillo al dedo.

Sí, según me comunican mis agentes, en este momento

los patinetes eléctricos

están siendo llevados al almacén general de su empresa.

No, no, por Dios.

Es nuestro deber.

Buenos, se lo agradezco.

-Muy bien. Encantada.

Adiós.

Se acabó.

(Puerta)

¡Adelante! ¿Tienes un minuto?

Sí, ya me iba, pero dime.

Es sobre Carvajal, tengo novedades. ¿Lo habéis encontrado?

No, pero Paty me ha dicho que lo vio discutiendo con Ricky Soler

el mismo día en que desapareció. ¿Has hablado con Ricky?

Sí, y ha negado, bueno, ha intentado negar la discusión

hasta que le he apretado y le he dicho que había testigos.

¿Y entonces?

Entonces su hermano Álvaro se ha metido en medio,

y me ha dado una explicación un tanto rocambolesca.

¿Cuál?

Que Carvajal les pidió dinero y que ellos se negaron a prestárselo

porque conocían sus problemas con el juego.

Esa explicación en parte parece real.

Sabemos que Carvajal tenía problemas de dinero.

Pero ¿por qué te habrá mentido Álvaro?

No sé si ha mentido,

pero era más que evidente que ambos estaban ocultando información.

Igual sí le prestaron dinero

pero no te lo han dicho para no levantar sospechas.

Eso sí tendría sentido para mí.

De verdad,

ahora resulta que los Soler

se han convertido en el perejil de todas las salsas,

ahora también son prestamistas.

A mí Álvaro me ha insistido en que ellos no prestan dinero,

que no son un banco.

Pues yo tengo la impresión de que algún tinglado de ese tipo

tienen que tener montado.

Pero vamos a dejarles tranquilos

para no levantar la liebre.

Sigo investigando y te cuento. Perfecto.

Buenas noches, jefas. ¿Qué pasa?

He conseguido contactar con mi colega Micky,

es jugador profesional de póker. Y te ha contado algo interesante.

Sí, que hay un pavo que está montando timbas ilegales de póker

en Distrito Sur, se llama Isaías Montero.

¿Y qué sabemos de él? Que está montando timbas muy gordas,

y que nadie lo conoce personalmente porque no es del barrio.

Ha llegado con el repunte de timbas ilegales, pero no es de aquí.

Muy bien, mañana a primera hora os ponéis con esto.

Venga, a descansar. Espérate, que no acaba ahí la cosa.

Cuando me estaba contando todo esto yo tuve una corazonada,

y resulta que es cierta.

El mundo de las timbas ilegales y del póker es muy pequeño,

hay bastantes probabilidades de que Carvajal y Montero se conozcan.

¿Y tú has comprobado si se conocen? Pues sí.

He ido al Moonlight, le he preguntado a Sara, la camarera,

y me ha confirmado que el que preguntó por Carvajal

fue Montero.

-Parece que empiezan a encajar las piezas.

Pues sí, le habéis dado un buen empujón al caso.

Venga, a descansar que mañana va a ser un día muy largo.

Vale.

Hasta luego, jefa.

No me lo puedo creer...

¿Quieres tomar algo? -No.

Cuéntame. Tu llamada me ha dejado intrigada.

-Necesito que hagas un trabajo para mí.

-Y creo que no tiene nada que ver con el pub ni con el taller.

-Bueno...

Tú misma me dijiste que no querías ser camarera, que no te veías,

y el trabajo de informática del taller y del pub

es muy básico, ya te lo dije. -Todo eso ya lo sé.

-Lo que te propongo tiene que ver con tus habilidades de hacker.

-¿Y legal no es, no? -¿Cómo lo sabes?

-Venga, dispara.

-Quiero que averigües todo lo que puedas

sobre el dueño de este teléfono, sin dejar rastro, claro.

-¿Y dónde se supone que está el dueño?

-Mejor no preguntes. Cuanto menos sepas de él mejor para ti.

¿Cómo lo ves? -Bien, podría hacerlo, claro.

Pero esto lo vas a tener que pagar. (ELVIRA ASIENTE)

Esto es muy delicado y tiene sus riesgos.

-Te lo pagaré muy bien.

¿Harías esto por mí? -Claro.

¿Para qué están las hermanas si no es para ayudarse?

-Pero tienes que extremar las precauciones.

No me gustaría que acabásemos en Picassent

haciendo cursillos de repostería.

-No te preocupes, que yo soy muy buena en lo mío.

-De todas formas, vete con mucho cuidado.

La cosas han cambiado mucho desde que tú dabas palos a los bancos.

La policía ahora tiene un departamento de ciberdelincuencia.

-Sí, la UIT, pero a mí es muy difícil pillarme.

Yo sé cómo cuidarme las espaldas.

A ver qué cosas maravillosas tienes que contarme, Marcos Carvajal.

-Esta noche no me dices si la cena está buena, mala, regular...

-Perdona, estaba espectacular como siempre.

-Estás tocado con lo de Quintero.

-¿Tanto se me nota? -Un poco.

-Si, es que en los últimos informes no ha habido evolución,

sigue en coma profundo y dudo mucho que salga de esta.

-Es terrible que no se pueda hacer nada.

-Lo que ha sido terrible ha sido verle enganchado a esa máquina.

-Yo todavía no me puedo creer que esté así,

con la guerra que ha dado.

-Pues si no fuera por ese respirador que le hace así, como un muñeco,

la habría palmado ya.

-La verdad es que cuando ves estas cosas,

te das cuenta de que no merece la pena tanta lucha en esta vida.

-Si lo hubieras visto...

-Quién hubiera dicho que acabaría así,

y que tú lo ibas a sentir tanto.

-Ya te digo, si...

Ahora me doy cuenta de que Quintero ha marcado...

toda mi vida.

Tengo la sensación de haber tenido una neurosis,

una obsesión por echarle el guante.

(Puerta)

-Por Dios, qué cansina es la gente. ¿Quién será ahora?

Hombre, comisario. Hola, María. ¿Qué tienes por ahí?

¿No te queda tortilla ni nada?

Es que son las doce de la noche, cerré hace una hora.

¿Qué me dices?

Se me ha pasado el día volando.

¿No me puedes hacer una tortilla francesa?

Pues no tengo huevos, pero...

Es muy tarde, ¿no debería usted irse a casa?

Vaya, otra que me dice lo que tengo que hacer.

Comisario.

¿Se encuentra bien? Dejadme en paz.

(MARÍA SUSPIRA)

Deberíamos ir a picar algo.

No tengo hambre.

Como mucho me tomo un café de máquina.

No puedes estar tanto tiempo sin comer y sin dormir,

te puedes poner enfermo. Ya lo sé, Alicia, tienes razón,

pero las últimas noticias me han dejado hecho polvo.

Es muy complicado de digerir.

No entiendo cómo los médicos pueden ser tan duros con el pronóstico.

¿Cómo pueden decirnos que nos hagamos a la idea

de que el coma profundo es irreversible?

Porque no quieren que nos hagamos a la idea de que se va a recuperar

y alberguemos falsas esperanzas.

Hoy no ha tenido ninguna mejoría, pero quizá mañana sí.

¿Por qué lo dan todo por perdido?

Solo están haciendo su trabajo, son profesionales.

No soporto la idea de estar de brazos cruzados.

Tú haz lo que quieras, pero yo me quedo a su lado

para pedirle que se despierte.

Sé que cuesta aceptar la realidad.

¿A qué te refieres?

Si Quintero sigue con vida es porque está conectado a esa máquina.

Pero...

Quiero que sepas que yo vendré a hablar con él todos los días.

¿Por qué no te vas a descansar? Y me quedo yo esta noche.

No, Alicia, no me parece bien, tú tienes que cuidar de Leo.

Me quedo yo y te prometo que voy a comer algo y voy a dormir

en el sillón de la habitación. ¿Seguro?

Sí.

Pero mañana me quedo yo y así tú puedes descansar.

¿Qué tal, chicos, hay alguna novedad?

Nada, todo sigue igual. Vaya, lo siento.

Tenía esperanza de que hubiera alguna mejoría.

Papá, ¿qué haces aquí a estas horas?

Es que tengo algo muy importante que deciros,

y es bueno que estéis los dos juntos.

-¿Qué pasa?

-Entre los papeles personales de Quintero he descubierto una carta

que es como unas últimas voluntades,

y dice que llegado el caso

no quiere que se le mantenga con vida de manera artificial.

-Es como si hubiera adivinado el futuro.

Pero eso significa que...

Todavía hay algo más.

Esta carta tiene un defecto de forma y no sería legal ante un tribunal,

no se puede considerar un verdadero testamento.

Legal o no refleja su voluntad.

Y se supone que estamos obligados a hacer lo que él dice.

-Obligados no, pero en estas circunstancias,

como vosotros dos sois los descendientes

tenéis la potestad de decidir.

-No sé tú, pero yo me niego.

No pediré a los médicos que lo desconecten de la máquina.

No nos podemos rendir ahora, se tiene que despertar.

¿Se ha dormido ya?

Parece que sí,

ha sido ponerle la crema y dejar de llorar en el momento.

Menos mal.

De todos modos, yo creo que deberíamos decirle a Alicia

lo de las rojeces. A ver, Marcelino,

si con ponerle un poco de crema le deja de picar,

no será tan grave, ¿no?

Vamos a esperar como dijo el médico.

También está lo de la respiración. Eso son mocos, hombre.

Ya sé que son mocos, Iker, he criado a una hija.

-¡Eh, Tony!

Mira, este es Julio, te he hablado de él, no sé si te acuerdas.

-Sí, sí, que era tu...

Vamos, que estabais... -¿Qué tal?

-Bien.

¿Se puede? Sí, sí.

¿Qué estás buscando? Las estadísticas de interior,

no sé dónde las he dejado. Pero ¿las imprimiste?

Juraría que le dijiste a Merche que te las mandara a la "tablet".

Es verdad, con razón no las encontraba.

El comisario se ha olvidado de recoger a los niños del colegio

y están esperando en el patio.

Están llamando sin parar, pero no lo coge.

Ya, es que está en Jefatura y habrá desconectado el móvil.

¿Y qué hago, mando una patrulla?

Para eso no, y no quiero que los niños se asusten.

¿Quieres que vaya yo? Si alguien me sustituye en la ODAC.

¿No te importaría? No, si a ti te parece bien...

-Qué flojito esta esto a primera hora, ¿no?

-Sí, tarda un poco en animarse.

-¿Como tú?

¿Cuándo vas a animarte tú? Se te ve de un mustio...

-Se me nota, ¿no?

-¿Qué pasa?

-Lo de siempre, Álvaro.

La otra noche fuimos a bailar y estaba de un raro...

¿Qué sabemos de Carvajal? Nada.

No ha conectado el teléfono, no ha utilizado las tarjetas.

A mí me extraña muchísimo. Sigo pensando

que si alguien tiene información, esos son los Soler.

¿Tú qué sabes de Gabriel Campos, el padre de los Soler?

¿Por?

Porque tengo la sensación de que Gabriel Campos

es la clave para entender ese matriarcado.

Estoy pensado en tener unas palabras con Elvira.

¿Vas a pedir una orden de detención para Elvira Soler?

-Lo más curioso de todo es que viajaba todo el tiempo a Costa Rica.

Tiene dos cuentas de banco allí, probablemente para blanquear dinero.

-Para pagar el colegio de sus hijos ya te digo que no era.

-Tenía varios negocios allí, pero no sé cómo ni con quién.

-Pero pasaba temporadas en Costa Rica.

-Sí, iba varias veces al año, se quedaba dos o tres semanas.

-Eso está muy bien, eso podría funcionar.

-Tony ha conseguido quedar con Montero en La Parra.

¿Cómo quedar? Si a usted le parece bien.

A mí lo que me parece bien es que hayáis localizado a Montero,

pero eso ya te lo dije ayer.

Ahora, quedar con Montero cara a cara,

eso es harina de otro costal. Pero ¿por qué no?

Él nos puede abrir las puertas de las timbas.

Sí, y tenemos que investigarle, y tenemos que vigilarle

porque necesitamos información del entramado de los organizadores,

y saber dónde organizan las timbas.

Eso lo podemos hacer a través de Montero.

O podemos ponerle sobre aviso y cargarnos la investigación.

"Hoy no soy policía, ¿vale?" -¿Qué dices?

-Voy a entrar en el bar en diez segundos,

hay un hombre esperando que no puede saber que soy policía, ¿OK?

-Sí, lo entiendo, pero ¿quién es? ¿Tengo que hacer algo?

-Si quieres jugar dinero, pero dinero de verdad,

mis timbas.

-Eso dice Micky, sí. -Tendrás dinero, entiendo.

-No sé, define "dinero".

-Mil. -Carajo.

Papá está vivo y tú me estás pidiendo que lo mate.

Yo te pido que respetemos su voluntad

porque él no quería estar así.

Para ti sería muy fácil, ¿no?

Tirar del cable y adiós.

Por supuesto que no.

Sería lo más complicado que he hecho nunca,

pero creo que es lo correcto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 468

Servir y proteger - Capítulo 468

13 mar 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 468" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 468"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.609 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 476 Completo 58:10 100% ayer
    Capítulo 476 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 471 Completo 57:08 100% 18 mar 2019
    Capítulo 471 18 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...