www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4996258
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 451 - ver ahora
Transcripción completa

Los de la destilería clandestina han encontrado otra gente

que les distribuya el material, son los hermanos Morales.

No sé de dónde han salido.

-Julio y Nano. Su padre falleció hace poco de un derrame cerebral

y ellos heredaron la empresa.

-Yo no controlo tanto el negocio como creen.

-Hasta hace dos segundos estabas segurísimo

de que lo que distribuíais era legal y de primerísima calidad.

-Muchísimas gracias. Hasta luego.

-Este fenómeno deberían estudiarlo:

la frecuencia con la que los ferreteros

se sienten atraídos por la policías de Distrito Sur.

-En mi vida solo ha habido dos mujeres,

mi hija Marga y mi mujer Ana que en paz descanse.

Desde que falleció no ha habido otra ni yo ando buscándola.

Me he puesto un poco borde y lo siento.

Un poco sí me gusta, la verdad.

Yo sigo sin buscar a nadie ni voy a buscar, que quiero estar solo.

Pero guapa es.

-Si necesitas cualquier cosa, que sepas que tienes un amigo aquí.

Para tomarte algo, para rayarle, para darte ánimos...

Para lo que necesites, en serio.

-Me libre por muy poco de ser una víctima del violador de la máscara,

y esto del estrangulador me está trayendo recuerdos.

-¿Confías en mí?

¿De verdad que no piensas en el beso?

Yo no me lo quito de la cabeza. -Yo también pienso mucho en ti.

¡Mamá!

Paty es tu mejor amiga. Sí, lo es.

Pues curiosa manera de demostrarlo.

Le voy a dar un beso y me quita la boca,

le hago un cariño y se pone nervioso.

Le ha faltado salir corriendo, a este tío le pasa algo, fijo.

-¿Qué pasará cuando la mano derecha de Konchalovsky

se presente y vea que mis camiones solo transportan

televisores, muebles y electrodomésticos?

Hemos quedado en que se pasará hoy a última hora por mi oficina,

no he podido retrasarlo más.

No te preocupes, tendrás el alijo para entonces,

va de camino a Transportes Quintero.

Dile a Konchalovsky que a partir de ahora

quiero hablar con él cara a cara.

-La mamá me encargó un trabajito en el taller

para que Jeremías se decidiera a vender.

-Siempre has sabido cómo nos ganamos el dinero,

somos una familia, te guste o no. -No cuentes conmigo.

Yo tengo claro que me quiero largar de casa, lo necesito.

-Tenemos que estar juntos, hijo, nos hace más fuertes,

sobre todo ahora que Ricky está como está.

-¿Acaso no te ha enviado para que cambie de opinión

y no me vaya de casa?

¿O no te envió para meter mierda y que dejara a Silvia?

¿Y la familia se supone que es lo primero?

Esta noche agarro el petate y me piro.

Me quedaré en un hotel barato de la zona.

-¿La primera noche que te vas de casa a un hotel del polígono?

Vente esta noche al piso.

-Solo quiero que sepas una cosa,

el deseo que pedí la noche que soplamos las velas.

-Aquellas mujeres

que reniegan de dar vida

se condenan ellas mismas a la oscuridad.

-Una chica joven que no quería quedarse embarazada,

y tomaba anticonceptivos a espaldas de su marido.

-¿No te parece muy triste que una vida deje de nacer

solo por decisión de ella, eh?

-No. Porque si hubieran tenido un hijo, estoy convencida

de que esa mala bestia hubiera pegado también al niño.

-Quizá tienes razón.

Gracias por darme esta mujer,

ella me va a dar muchos hijos.

(Música emocionante)

¿Qué ha sido eso?

(Heavy metal)

-¿El aspirador?

-¿A estas horas?

-Debe ser Fede.

A Espe no se le ocurren estas cosas.

-Voy a decirle que es pronto y se van a quejar los vecinos.

-Vale.

-¿Qué haces, Fede?

-Estoy pasando la aspiradora

porque si no luego no me da tiempo. -¿Has visto la hora que es?

-¿Te he despertado? -Un poco.

-Chica, lo siento...

¿Qué tal? Estás tú también... -Buenos días, Fede.

-Buenos días.

Lo siento, no sabía que estabas aquí.

-Tranquilo, todo bien.

-Vale, vosotros a lo vuestro que yo no lo paso más.

Yo me pongo los cascos y aquí paz y después gloria.

-Tranqui, hombre, que no pasa nada.

¿Sabes qué es lo mejor de despertarte a estas horas?

Que todavía tienes un rato para remolonear en la cama.

-Yo ya estaba despierta. -¿En serio?

Yo también, pero pensaba que estabas dormida,

como no te movías. -Qué va.

Estaba disfrutando del momento.

Me gusta que estemos abrazados.

-No te puedes imaginar la cantidad de veces que me he imaginado

despertarme así contigo.

Lo pasé muy mal el tiempo que estuvimos separados.

-¿En serio? -Claro.

No sabía cómo pedirte otra oportunidad.

Cuando me acercaba a hablar contigo estabas...

muy seria y fría conmigo.

-Bueno, supongo que no quería sufrir.

Y si me mantuve distante es porque estaba dolida.

No quería que volviera a pasarme lo mismo.

Supongo que has notado que nunca dejaste de gustarme.

Yo también estaba deseando de que arreglásemos lo nuestro.

-Y lo del tiroteo en el taller,

y la muerte de ese tío me hizo pensar.

Y me he dado cuenta de que...

vale que es un tópico, pero es verdad.

-¿El qué? -La vida pasa en un segundo,

y es una gilipollez no querer ser feliz.

-Tenemos 35 minutos antes de que suene el despertador.

-Ah, ¿sí? (SILVIA ASIENTE)

Pues vamos a aprovecharlos, ¿no?

(MARÍA RÍE)

¡Adelante!

Permiso, inspectora.

¿Habéis ido al bar ese?

Sí, el aviso era correcto.

Había un hombre jugando a las tragaperras con monedas falsas.

¿Las habéis requisado? Sí.

El dueño del bar me ha abierto la máquina.

La falsificación es bastante chapucera.

Jolín.

Son monedas de diez céntimos.

Sí, pero con una arandela al rededor para darle el tamaño de dos euros

y que vaya directamente al cajetín.

No canta ni aunque la máquina devuelva el cambio.

¿Cómo es eso? Me lo ha explicado el dueño del bar.

Las monedas de dos euros se almacenan en un cajetín,

al que solo se accede al abrir la máquina para recaudar.

Ya, pero entonces

¿estás monedas no salen con los premios?

No. Con los grandes sí,

pero con los premios pequeños y con el cambio salen monedas pequeñas.

Ya.

Será una falsificación chapucera, pero el tío sabe lo que hace.

Debe tener alguna relación

con el fabricante o el distribuidor de las máquinas,

¿le habéis interrogado? Bueno...

Es que no le he detenido, inspectora.

Se escapó corriendo cuando entré

y fui detrás de él, pero no conseguí agarrarlo.

¿Y Soriano no estaba en la puerta? No, lo siento.

Una cosas es que estés en prácticas,

pero no os saltéis el protocolo de actuación.

Dile a Soriano que venga ahora mismo.

Soriano no ha venido conmigo, he ido solo.

¿Cómo?

¿Que has ido solo?

¿Un agente en prácticas efectuando una detención?

¿Solo?

Soriano se encontraba indispuesto y se ha quedado a vomitar

y yo he tanteado a otros compañeros...

¿Tanteando qué?

¿Qué has estado tanteado? Tú no tienes que tantear nada.

Si tienes un problema me lo cuentas y yo te asigno otro compañero.

Como el aviso era urgente. Precisamente por eso.

¿Tú no te das cuenta que ibas a un delito en curso

que tenías que practicar una detención en caliente?

Imagínate que ese hombre estuviera armado o acompañado,

es que se lía la de San Quintín.

Lo siento mucho, no volverá a pasar. Pues claro que no volverá a pasar.

Y no volverá a pasar porque ese tío sabe que le hemos descubierto

y no va a volver a actuar en la zona.

¿Estás bien?

-Bueno...

-¿Qué pasa?

(PATY SUSPIRA)

-"Buenos días, pichón".

¿Le llamas pichón a Toni? -Sigue leyendo.

-"¿Qué tal la noche, has descansado? Te he echado de menos.

Sí, he dormido muy bien, ¿tú qué tal?"

-¿Te parece normal?

Le digo que lo echo de menos

y como si le digo que esta mañana he desayunado tostadas.

"¿Tú qué tal?"

¿Eso es todo después del plantón que me dio ayer?

-Plantón tampoco, se fue porque tenía que trabajar.

-Que no, que está muy raro,

tú le defiendes porque es igual que Elías,

pero no es lo mismo, Elías ya tiene una edad.

-Oye, ¿nos estás llamando viejos? Porque somos de la misma quinta.

-No, lo que estoy diciendo es que vosotros habéis vivido más cosas.

Es normal que al empezar una relación lo toméis con más calma,

pero Toni no es así.

Está muy raro, en serio, muy seco. No sé qué le pasa.

-¿Y por qué no le preguntas directamente: "Qué te pasa conmigo"?

-Es que no quiero parecer una paranoica.

-Ya, en eso te entiendo.

-¿A que cuando tú notas raro a Elías no le preguntas qué le pasa?

-Pues no, porque pienso que es por cosas de su trabajo.

Además, no me hace falta preguntarle, cuando él está raro

me lo deja caer. -Pues ahí voy,

que Toni no es así, y no es nada de su trabajo.

Estoy segura de que intenta dejarlo conmigo y no sabe cómo.

O eso o ha conocido a alguien.

-Vaya, Paty, luego dices de mí.

Vaya películas que te montas tú también.

Mujer, háblalo con el chico.

Un diálogo abierto y sincero

es la base para el buen funcionamiento de una pareja.

-¿Eso lo has oído en la radio?

-Pues no, eso me lo has dicho tú muchas veces, y tenías razón.

-Ya, pero para un diálogo abierto y sincero se necesitan dos personas.

-Sí. -Claro.

Pues yo dialogo lo que haga falta, el problema es él,

que no quiere hablar.

-Bueno, mujer, insiste, inténtalo. Yo con Elías lo hablo todo.

-Porque vosotros os conocéis desde hace muchos años,

y antes de salir erais amigos.

Yo con Toni hace dos meses no había cruzado una palabra.

Estamos empezando a conocernos

y tampoco le puedo pedir que se abra de repente,

eso es algo que tiene que salir de él.

-Ya, en eso tienes razón.

-Buenos días. -Hola, bombón.

¿Vienes con mucha prisa? -Sí, Nacha me espera en el coche.

¿Me puedes poner un café americano para llevar, por favor?

-Pues mira lo que tengo.

-"En tu salsa. Ven a bailar con nosotros".

-Es Rumba Latina, el sitio donde voy a bailar a veces,

¿no lo conoces? -Sí, sí, lo conozco.

¿Y por qué me das eso? -Para que vayamos tú y yo

esta noche a bailar. -¿Esta noche?

Esta noche tengo guardia con Nacha, es imposible.

-Vaya por Dios, qué pena.

-¿Qué tal va ese cafelito? -Voy, voy, voy.

-Muchas gracias, me voy volando, que me está esperando Nacha.

Apúntalos. -Sí, en nuestra cuenta.

-Venga. -Hasta luego.

-En el próximo diálogo abierto y sincero que tengas con Elías

le podrías decir que mostrase un poquito más de interés, ¿no?

Que sabiendo lo que te gusta a ti ir a bailar...

-¿No has oído que el hombre tiene guardia?

El trabajo es lo primero, Paty.

Así que tira a la terraza, a ver si hay alguna mesa que recoger.

-Por lo menos le hemos chafado su plan en Distrito Sur.

¿Puedo ir a entregar las evidencias? No, ya iré yo.

Además, las quiero comentar con Bremón.

Gracias. Con permiso inspectora.

Espera, espera...

Vale que estés en prácticas,

pero a Soriano ya le vale, porque podía haberme avisado.

Y el resto de tus compañeros, aquellos a los que tanteaste,

también lo podían haber hecho. Tú no tienes por qué saberlo todo.

Discúlpame, porque lo que ocurrió ayer en casa

me ha afectado y por eso te he hablado de esta manera.

Yo lo siento, eso no tendría que haber pasado.

Pero Olga te invitó a ir a casa, ¿no?

Más o menos. Pero tú no tendrías que haber ido.

¡Ya sabéis lo que pasa, no tenéis por qué estar juntos!

Ya pasó la otra vez, que os disteis un beso y...

Que me lo ha contado Olga.

Yo le juro que lo último que quiero es hacerle daño a Olga.

Pues queriendo o sin querer le estás haciendo daño, ¿lo entiendes?

Buenos días. Perdón, ¿interrumpo? No, no te preocupes.

Ya hemos terminado.

Muchas gracias, inspectora.

Hasta luego.

¿Ha ocurrido algo? No, no, nada.

Hemos tenido una diferencia de criterios.

Mañana viene Alicia de Santander,

y como pasará la evaluación psicológica sin problema

por fin podemos disponer de ella.

Sí, pero vamos a darle tiempo, no corramos mucho.

Estoy de acuerdo contigo.

¿Qué es esto? Recién requisado.

Monedas falsas que hemos sacado de una tragaperras

de una cafetería.

Son monedas de diez céntimos. Pues sí.

Qué chapuza, ¿no?

Pues sí, es una falsificación muy chapucera,

pero bastante eficaz. Siéntate que te lo cuento.

Hola, buenos días.

-¿Qué tal?

-Pues... No sé, la verdad.

Dime tú qué tal.

Ayer te fuiste sin decirme dónde ibas a dormir.

Si nos llega a pasar algo, ¿dónde te avisábamos?

-Al móvil, mamá, ¿dónde vas a localizarme?

Dormí en casa de un colega. -Ah.

-¿Has venido a controlarme dónde me estoy quedando?

-Nadie quiere controlar nada.

He venido a decirte que tu hermano Ricky está mucho mejor,

parece que ha cambiado de actitud, está siguiendo el tratamiento,

y ha mejorado mucho.

Genial, me alegro un montón. Gracias por contármelo.

-La próxima vez te lo diré por teléfono

para que no te sientas controlado.

Seguramente, en muy poco tiempo estará de vuelta en casa.

-¿Ya, tan rápido? -Claro.

¿Por qué crees que escogí esta clínica?

Porque tiene el tratamiento más rápido de todas.

-Perfecto. Lo llamaré esta tarde a ver si le dejan ponerse al teléfono.

-Tenías razón. -¿Con qué?

-No le pregunté a Ricky por qué se había metido en las drogas,

y era porque no quería saber la respuesta.

Tu hermano se quedó muy joven sin padre

y sin madre.

Ricky no tuvo nada que ver

con lo que le hicimos a Jeremías.

Yo se lo ordené.

Le dije que era por el bien de la familia,

y te juro que en aquel momento creí que era lo mejor,

pero ahora sé que me equivoqué.

Te pido perdón.

Ricky te va a necesitar cuando vuelva a casa.

Es el momento de estar unidos, hijo,

no de que cada uno vaya por su lado.

-Ricky puede contar conmigo para todo lo que necesite.

Que no vivamos en la misma casa no cambia nada.

-No, hijo, lo cambia todo, ¿es que no te das cuenta?

Ricky va a necesitar atención 24 horas al día,

y yo sola no voy a poder.

Además, que va a pasar de mí.

Yo soy la que está encima de él,

la que le riñe, la que le ha llevado a la clínica...

En cambio, puede confiar en ti, y seguro que lo hará,

que se apoyará en ti si tiene una flaqueza,

o si tiene tentaciones.

Siempre y cuando estés allí cuando le pase.

-"Álvaro, te traigo el cargador".

Te lo has dejado esta mañana, por si lo necesitas.

-¿Así que tú eres el amigo con el que mi hijo pasó la noche?

Ahora lo entiendo todo.

Bueno...

Pues... nada. Hasta luego.

-Lo siento, no la he visto.

-No te preocupes, le dije que había dormido en casa de un colega

porque no quería darle ninguna explicación.

Pero mejor así,

que se entere cuanto antes que estamos juntos.

-¿Y le vació la cuenta de ahorro? -Poco a poco.

Primero estuvo llevándole tres meses la compra a su casa,

y ella revisaba el ticket. -Y siempre estaba bien.

-Perfecto, jamás le faltó ni un céntimo.

Hasta que un día la mujer le comentó que quería mandar dinero

a un nieto que tenía en Alemania y el tipo vio el cielo abierto.

Y se ofreció a enséñale cómo hacer transferencias por internet.

-Y le dio acceso a las claves y el número de tarjeta.

-Todo. Y de un día para otro

todo el dinero en criptomoneda y el tipo desaparecido.

-¿Y cómo se le ocurre hacer algo así?

-Estaba enamorada. -No me digas...

Pues vaya tipejo.

Estafar a la señora está mal, pero encima jugar con sus sentimientos...

Son todos iguales.

-Todos no, siempre hay alguno que se salva.

-Todos no, solo mi ex.

-Claro, y a ti te dio muy duro lo del divorcio, ¿no?

-No ha sido fácil, no.

Estuvimos casados 30 años.

-Ya, las rupturas sea cual sea el motivo siempre son dolorosas.

-¿A ti también te dejó por otra? -No, nosotras acabamos bien.

Fue triste, pero fue por motivos laborales.

Teresa se fue a trabajar al extranjero.

-¿Le ofrecían mejores condiciones?

-Al contrario, se fue de cooperante a una ONG.

-Y desde entonces no has estado con nadie.

-No, pero ya llegará.

Eso sí que te vendría muy bien a ti.

No sé, un nuevo trabajo...

nueva pareja, nuevas energías...

-No, no, ni hablar, deja.

Nada de parejas, ya he tenido bastante con mi ex.

-Yo no digo que encuentres una persona

para fijarte como una pareja, pero no sé,

alguien con quien empezar una bonita amistad,

una motivación. -Eso podría ser.

-No me digas que hay alguien por ahí.

-Pero solo en plan ilusión. -¿Es de la comisaría?

-No. -¿Lo conozco?

-Damián, el ferretero.

-Sí, sí, yo lo he visto un par de veces en la ferretería.

Sí, tiene su algo.

-A mí me parece atractivo desde el día que lo conocí.

Parece un tipo muy atento.

Le encargué que me copiara unas llaves y como no podía esperar

me las acercó él mismo a la comisaría.

-Una de dos, o ese hombre es muy majo

o tiene cierto interés por ti. -No te embales.

¿Y quedasteis? -No, estuvimos hablando,

me dijo que era viudo y que tiene una hija arquitecta,

que vive en Guadalajara, nada más. -Mira qué bien.

Si él no se lanzó, ¿por qué no lo haces tú?

-Sí, hombre... -¿Qué pierdes, Merche?

-¿Tú crees? -Claro.

-Yo creo que no quiere.

Además, es un vecino del barrio,

si las cosas salen mal me lo voy a encontrar todo el tiempo. No.

Es muy complicado eso.

-Complicado lo mío con Teresa, mi ex,

que era mi psicóloga, imagínate.

María, ¿nos traes la cuenta, porfa? -Ahora mismo.

-¿Eras paciente suya? (NACHA ASIENTE)

-Lo lógico hubiera sido dejarlo correr,

pero como el corazón no entiende de lógica...

Yo me lancé porque yo estaba muy enamorada de Teresa.

-Pues yo enamorada no estoy, pero la verdad es que me gusta.

-Pues ya sabes,

no todos los hombres son iguales, siempre hay alguno que se salva.

-No, no todos los hombres son iguales.

-Aquí tenéis la cuenta.

Nacha, ¿te guardo cena para esta noche, para la guardia?

-¿La guardia? -¿Tú no tienes guardia con Elías?

Me lo ha dicho antes.

-Ah, claro... No, yo te invito.

Sí, sí, tenemos curro, la troncha, la vigilancia.

Es que nosotros le llamamos de otra forma.

-Pues a mí me ha dicho guardia.

-Era para que lo entendieras mejor.

Pero no, me traje táper de casa e hice bastante...

Entonces, yo le doy un poco a Elías, no te preocupes.

-Como queráis. Hasta luego.

-Gracias, María. -Hasta luego.

-Es un software muy práctico.

Combina la base de datos con los contactos de los clientes

y la facturación con los partes de averías.

Es una manera de tener controlado

el comportamiento habitual de los clientes.

-¿Y vas a tardar mucho más en contarme las maravillas

de la mecánica de automoción?

-¿Te estoy aburriendo o qué?

Te recuerdo que has sido tú

la que me pidió que se lo explicara. -Ya, pero basta.

-Hola.

-Sara.

Perdona, no te he oído entrar.

-Perdona tú, no quería interrumpir.

Mejor me voy. -Ah, que teníamos clase.

-Sí, pero venía para decirte que hoy no puedo.

Otro día.

Adiós. -Hasta luego.

-¿De qué le das clase?

-¿Qué pasa, estás celosa? -¿Yo?

No, pero te come con los ojos.

Eso no lo vas a negar. -Puede ser.

Pero no quiero nada con ella, en serio.

Si quisiera le podría haber dicho de dormir en su casa estos días.

-Claro.

-¿Y ahora tampoco estás celosa?

-Te gustaría, ¿verdad? -Quizás un poco sí.

-Pues no.

Me voy a trabajar.

Toma.

-¿Y esto?

-Para que entres y salgas cuando quieras.

-No puedo aceptarlas.

Si Espe lleva a su chico y tú me llevas a mí,

mañana seremos cinco para ducharnos y solo hay un baño.

-Es cuestión de organizarse, no hay problema.

¿Cuánto tardas tú en ducharte? -No es por eso.

Te lo agradezco, pero es mejor que no.

-¿Por qué no vienes a mi hotel y pasamos la noche juntos?

-Es tentador, pero que yo sepa ni siquiera tienes hotel.

-Eso también es verdad.

-Y por muy bueno que fuese,

seguro que no hacen una cena tan rica como Fede.

-¿Ahora tengo yo que estar celoso?

A ver si voy a tener que controlar al cocinitas.

-Tarde.

Hablamos.

-Adiós.

(Puerta)

-Hola.

-Hola.

-¿Puedo pasar?

-Sí.

-Te he mandado un mensaje antes.

-Tenía el móvil en silencio porque estaba estudiando.

-Te preguntaba si podía venir.

-Después de lo de ayer, no sé yo.

-Yo te quería decir que lo siento.

No tenía que haberme presentado aquí ayer.

Ahora tu madre está cabreada contigo

y además te he hecho daño. Lo siento mucho.

-Lo que pasó ayer fue culpa de los dos.

-Yo tendría que haberte dicho de quedar en otro lado, no aquí.

-Yo también lo podía haber dicho.

-Ya, pero aquí el que tiene piba soy yo, ¿entiendes?

Debería pensar mejor las cosas que hago.

-¿Has estado hablando con mi madre? -Sí, en comisaría.

-¿De mí?

-Estábamos hablando de un caso,

y yo le he contado una cagada que he tenido,

y me ha echado una bronca que flipas.

Luego me ha dicho que estaba cabreada por lo de ayer.

-¿No te estarás buscando un problema en el trabajo por lo de anoche?

-No, lo sé, la verdad, no lo sé.

Tu madre es muy profesional, pero está rayadísima conmigo.

-Pues me parece fatal, porque una cosa no tiene que ver con la otra.

¿Quieres que hable con ella? -Ni de coña, por favor.

No quiero que piense que he venido aquí a lloriquear.

-Mira, Toni, ayer la cagamos los dos,

pero mi madre no te tiene que decir nada.

A mí sí porque soy su hija y esta es su casa,

pero tu vida privada no es asunto suyo.

Y si tiene que decirte algo, que sea fuera de comisaría.

-Tienes toda la razón, pero no le digas nada, por favor.

-Yo sé llevarla, puedo hablar con ella.

Confía en mí.

-Como quieras.

Me piro, tengo que ir a hacer la compra.

-Sí, y yo tengo que estudiar.

-Chao.

-¿Ese era Guillermo Herrera?

-Sí, el mismo. -¿Qué te ha contado?

-Lo que suponíamos, que ha tenido que dejar el negocio.

20 años distribuyendo licores y ha tenido que cerrar.

En menos de un año lo han sacado del mercado.

-Es que es imposible competir con los precios del garrafón.

-Me ha contado que se negó a distribuir alcohol adulterado,

y estos venden las botellas a cuatro pavos,

que es lo que le cuestan a él los impuestos de una botella.

-No me extraña que cada vez haya más garrafón por los bares.

-Con esa competencia, ya me contarás.

-¿Y te ha dado algún dato que nos ayude con esta investigación?

-No, porque se cerró en banda desde el principio,

no conoce ni las destilerías ni los distribuidores,

no quiere saber nada del tema.

Está trabajando de reponedor en un supermercado.

-Qué faena. Pues vaya.

-Lo que sí me ha dado es alguna información

y algunos datos que deberíamos tener en cuenta.

-Como ¿qué?

-Parece ser que el alcohol se adultera con etanol y con metanol.

-Eso es supertóxico, ¿no?

-Si se te va de las manos es un veneno.

Algunas mafias están utilizando anticongelante

para espesar los licores.

-Qué horror.

-Vamos a pedir la cuenta. -Pago yo.

-De eso nada, a escote. Tú pagas la siguiente.

Paty, por favor, apúntamelo.

La siguiente fabada la pago yo. (RÍE) ¡Qué exagerada!

Hola, parejita. ¿Qué tal?

Beltrán. -Hola. ¿Qué habéis comido?

Cocido. Está buenísimo pero llena...

Pues tomo nota. ¿Qué tal por la ferretería, Pablo?

Bien, bien, muchísimo trabajo y que dure.

Desde luego, qué razón tienes.

Os dejamos el sitio. Que aproveche.

Oye, ¿quién es esa que va con tu jefa?

-Es la inspectora Ibarra.

-¿Inspectora?

¿Y por qué no lleva uniforme?

-Siempre va de paisano, es de Régimen Disciplinario.

-¿Y la cara viene con el puesto? Porque...

-No, está preocupada, ha tenido movida.

-Ah, ¿sí? ¿Qué le pasa?

-No te lo puedo contar, es confidencial.

-Cariño, ni que yo fuera periodista, yo qué sé.

-Te lo digo porque es algo que me toca muy de cerca,

y me remueve por algo que ocurrió en el pasado.

-Cuenta, cuenta. -Pues que...

le han quitado su arma reglamentaria.

Estaba en un bar con su marido tomándose algo,

la tenía en el bolso, llegó un ratero y se lo levantó.

-¿El bolso con la pistola? (ESPE ASIENTE)

-La han expedientado y le han caído tres meses de suspensión.

-Normal, porque es la metedura de pata más grande

que puede tener un policía. Una de ellas.

-No sé, somos seres humanos, ¿no? -Sí, claro.

Cariño, que no lo estoy diciendo como crítica.

-Hola, chicos. ¿Sabéis que vais a beber?

-Yo quiero un agua con gas, por favor.

-¿Agua con gas? Sí, yo también. -Perfecto.

A ver, que me llevo esto.

Muchas gracias.

-Oye, ¿y tú te fías de él?

-¿De quién, de Guillermo Herrera? Yo sí. ¿Por?

-Porque para no estar en el tinglado

sabe un montón de la adulteración de alcohol.

-Lleva toda la vida en ese negocio.

Pero ese tipo no tiene nada que ver con nada ilícito.

Yo soy como un escáner, hago así y veo a un mentiroso.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Oye compañero, no te vayas a mirar en el espejo hoy

porque de pronto salta una alarma y hace: ¡uh, uh!

-¿Eso a qué viene? -¿No sabes a qué me refiero?

-No.

-Pues no pasa nada.

Tenemos toda la noche de guardia para que lo adivines.

-Has hablado con María, ¿no? -Sí.

Y la próxima vez te agradecería

que me advirtieras antes de ir a mentirle,

así te puedo cubrir mejor. -Gracias por cubrirme, compañera.

-¿Se puede saber por qué le has dicho eso?

-Te lo cuento si no te ríes.

María se ha empeñado en que vaya con ella a bailar salsa,

y estoy acojonado.

Que no te rías, coño.

-Perdóname, pero ¿cómo quieres que no me ría?

-No me hace ninguna gracia, yo no he bailado nunca,

y no sé dar un paso, soy un pato mareado.

Y a ella le gusta bailar. No le gusta, le encanta bailar.

-No pasa nada, haces un esfuerzo y aprendes.

-Es muy fácil decirlo.

-Esto es sencillo. A ti te gusta María, ¿no?

A María le encanta bailar. Pues sumas dos más dos,

haces el esfuerzo y aprendes a bailar.

-Que yo no quiero hacer el ridículo. -Pues entonces me haces un favor,

eres honesto y le dices la verdad.

-Vale, ya hablaré con ella.

-Elías, o se lo dices tú o se lo digo yo.

-No me hagas esto, coño.

-María también es amiga mía y a mí no me gusta andar mintiendo.

-¿Ni por hacer un favor a un compañero?

-Si tú no haces el esfuerzo por aprender a bailar,

yo tampoco lo haré por mentir, porque luego quedo como un zapato.

-Deja ya el sermón, que pareces una monja.

¿Tú me podrías enseñar lo básico?

-¿Yo? Qué va. Hay un montón de escuelas donde puedes aprender.

-¿Tú me imaginas haciendo baile de salón?

Que no te rías.

-Perdona, pero te imagino aprendiendo a bailar y...

Pues sí, qué remedio.

Vale, yo te enseño, pero eso sí,

prométeme que lo que te enseño lo aplicas con María y bailas con ella,

aunque te mueras de la vergüenza, Elías Guevara.

-Que sí, que sí, con tal de no oírte...

Venga, tira.

-¿Y qué es lo que te ha removido del caso?

(ESPE SUSPIRA)

-Pues hace unos meses en comisaría

a mí también me robaron mi arma reglamentaria.

Fue visto y no visto, estaba intentando mitigar un revuelo,

me la quitaron y el tipo disparó y le dio a una compañera.

-Lo siento, cariño. Perdóname que soy un bocazas.

-No te preocupes...

es una cagada de las gordas.

-¿Y qué le pasó a tu compañera? -La ingresaron en el hospital

pero por suerte todo salió bien,

aunque yo lo pasé realmente mal.

-Claro, es que yo conociéndote

te sentirías la peor persona del mundo.

-Pues sí, incluso pensé en dejar el cuerpo.

Por eso sé que Ibarra lo estará pasando muy mal.

-Normal.

Pero míralo por el lado positivo,

son tres meses para aprovechar y estar con su marido

y con sus hijos.

-No tiene hijos.

Se casó hace relativamente poco.

-¿No tiene hijos? Pues ya tiene una edad.

-No creo que le interese tener hijos.

Es una de esas personas que le dan más importancia a su carrera,

y le va muy bien, es una de las inspectoras mejor reconocidas.

-¿Sabéis ya lo que queréis tomar?

-Yo me voy a decantar por el cocido.

-Está buenísimo. ¿Cocido completo?

-Pues sí, para qué dejar las cosas a medias.

¿Y Pablo?

Eh, Pablo...

-Sí. -Cocido completo, ¿no?

-Sí, claro, lo que tú digas.

-Marchando dos cocidos completos.

-¿Dónde estabas? -Me fui, me fui.

¡Hola!

Anda, qué pronto has venido.

Sí, he decidido salir antes porque ha sido un día bastante duro.

Sí, algo me han dicho.

Me ha contado Toni que le has echado una bronca.

Y algo me dice que no es solo por lo que ha hecho en el trabajo.

¿Has hablado con Toni? Sí, ha venido a disculparse.

¿Toni ha estado aquí otra vez?

Pero ha venido a disculparse por lo de ayer.

Y a decir lo mal que le trata tu madre.

Pues no, me ha dicho que tienes razón y que él la cagó.

Pero le he tirado de la lengua

y dice que has reconocido que la bronca ha sido también

por lo que pasó ayer aquí.

Todavía me vas a echar la bronca tú a mí.

Mira, mamá, Toni lo ha hecho mal con Paty y conmigo,

pero eso no tiene nada que ver con su trabajo.

Toni es un inconsciente y un inmaduro, y tú también.

No sé cómo tiene el cuajo de venir con lo que pasó ayer.

No os podéis quedar solos, estáis tentando a la suerte.

Vale, que no ha pasado nada.

Y deja de echarle la bronca por lo de ayer.

Eso es muy fácil de decir, pero muy difícil de hacer.

Yo también soy humana y cuando lo tengo delante

se me representa la escena del sofá.

Vale, vale.

Perdón, lo siento.

Pero quiero que sepas que lo de ayer con Toni no fue un arrebato,

también me gusta de verdad.

Pues no sé qué es peor, si te digo la verdad.

¿Y él siente lo mismo por ti?

Creo que sí.

Por eso se siente tan culpable por Paty.

Pues que deje a Paty.

Y tú habla con ella, que es tu mejor amiga,

no la puedes tener engañada. Vale, pero tendré que pensar

lo que le voy a decir, ¿no? Olga,

no esperes porque esas cosas terminan sabiéndose

más pronto que tarde.

Tengo miedo de contárselo porque no quiero perderla.

Si no la quieres perder cuéntaselo tú,

porque si se entera por otro lado la vas a perder,

pero para siempre.

¿Qué estás preparando? -Los tres gintonics de la mesa uno.

-Los acabo de servir yo, Sara.

Me tenías que pasar la cuenta de la tres, que están esperando.

-Es verdad, lo siento. ¿y qué hacemos con estas tónicas?

-Da igual, pásame la cuenta de la tres.

-Llevo toda la tarde metiendo la pata.

-Muy fina no estás. -¿La llevas tú?

-Pero ¿qué me das aquí, Sara?

-La cuenta de la uno. -Es la cuenta de la tres

la que me tienes que poner. -No sé qué me pasa, de verdad.

¿Estaré incubando algo? -No, tienes la cabeza en otro lado.

-Toma, la cuenta de la tres.

-Oye, aprovechando que el local está a medio gas,

¿porque no te tomas la noche libre y descansas un poco?

-No estoy enferma, Luis,

es por Álvaro.

-¿Qué le pasa a mi hermano?

-Ayer quedamos para que me diera una clase de conducir

y cuando llegué al taller se estaba liando con Silvia.

Y ya van dos veces seguidas que la veo con ella,

así que está claro que salen juntos.

-¿Estás segura?

-El caso es que ya lo sabía.

Él ya me dijo que solo me ve como una amiga.

En el fondo tenía esperanzas, ¿sabes?

Sobre todo después de besarnos.

-¿Te has besado con mi hermano?

-Sí, un día aquí en el pub.

Pero fueron cuatro besos, no fue nada más.

Al día siguiente me dejó claro que quería estar con Silvia.

Y, mira, lo ha conseguido.

-¿Álvaro te gusta de verdad?

-Como hacía tiempo que no me gustaba nadie.

Y la verdad es que...

lo estoy pasando fatal.

-Ya, te entiendo.

A mí me ha pasado lo mismo.

-Lo dice por Andrea, ¿no? -Sí.

Sí, por Andrea.

Oye, hazme caso

y tómate la noche libre, ya verás que mañana estás mejor.

-¿Seguro? -Sí.

-Gracias, Luis.

-¿Estáis cerrando ya? -Sí, pero pasa.

-Iba de camino a casa y quería darte las gracias

por las copias del otro día.

Funcionan de maravilla. -No tiene ningún mérito,

lo hace la máquina. Pero acercarlas a la comisaría

no lo hizo la máquina. Fue todo un detalle, gracias.

-No me costó nada.

-Pues necesito una regleta con interruptor.

-¿Ves? Un paseíto hacia la comisaría

y consigo otra clienta, salgo ganando yo.

¿Cuál quieres? -Esta.

-Muy bien.

5,50. ¿Quieres una bolsa? -No, me la llevo así.

Qué bien que me he acordado

porque la que tengo para la televisión y el sonido

se ha estropeado.

Y esta noche tengo plan de cena tranquila y película en el sofá.

-Pues eso es un gran plan.

-Aunque...

yo prefiero ver el cine en pantalla grande.

-Sí, el cine hay que verlo... Cine cine,

con su pantalla, sus palomitas y sus cosas.

-Podríamos ir juntos algún día, ¿no?

Cada vez cuesta más encontrar alguien con quien ir.

Casi todos mis conocidos prefieren ver el cine en casa.

-Yo soy más de teatro, me gusta más,

siempre que no sea un tostón de estos que hacen solo para ellos.

Una comedia de vez en cuando, y tampoco voy mucho.

-Pues el otro día... Mira, tengo aquí la información.

van a estrenar una que tiene muy buena pinta...

-Merche...

Déjalo.

Gracias, pero déjalo.

Prefiero que...

La última vez que fui al cine o al teatro fue con mi mujer.

Y no estoy preparado para salir con ninguna mujer. Lo siento.

-No, no, lo siento yo.

Perdona por insistir tanto.

-No pidas perdón.

En otras circunstancias hubiese aceptado sin dudarlo,

es más, te lo hubiese propuesto yo.

Y mira que hace tiempo, pero...

no me hago a la idea de que se ha ido para siempre.

-Muchas gracias, Damián. -¿Por?

-Por ser sincero conmigo, por...

no darme largas o poner cualquier excusa.

Ojalá hubiera más hombres como tú.

Eres muy buena persona,

y se nota que estabas muy enamorado de tu mujer.

-Sí.

-En fin...

Pues me gustaría que pudiéramos...

no sé, poder... -Seguir siendo amigos.

A mí me encantaría. -A mí también.

Me voy. Adiós. -Adiós.

Hola, Iriarte, soy Damián.

Sí.

No, era por saber si tenía alguna noticia nueva.

Aunque no ha vuelto a España, a lo mejor tenía alguna información.

No es por meterle prisa.

De acuerdo. En cuanto tenga alguna noticia me la comunica.

Adiós.

-Ya está bien por hoy.

Por cierto, dale recuerdos a tu hermano Ángel.

-Muchas gracias, don Fernando. Hasta mañana.

-Hasta luego, chao.

Está bien, gracias.

-Así que tú eres el famoso Fernando Quintero.

-Vaya, y tú debes de ser Kiril Konchalovsky.

Tenía muchas ganas de conocerte, gracias por venir en persona.

-Mis químicos han analizado tu producto.

Es de una calidad extraordinaria.

-Yo solo muevo material de primera,

por algo dicen que soy el famoso Fernando Quintero.

¿Te apetece tomar un trago?

De vodka ruso, por supuesto.

Bien...

hablemos de negocios. -A eso he venido.

-Como ya le dije a tu gente

quiero empezar a distribuir metanfetamina en Portugal,

es un mercado que no conozco muy bien,

así que estoy necesitando tener un socio potente.

-Es un terreno interesante.

Ha habido grandes figuras de ahí.

-Si vas a hablar de fútbol y de Cristiano Ronaldo,

te advierto que siempre he sido de Paulo Futre.

-El fútbol es una tontería, mi pasión es el cine.

¿Sabes quién es María de Medeiros?

-No, la verdad, no.

-La mejor actriz portuguesa de todos los tiempos.

-Vaya.

Sobre cine portugués o europeo

poco puedo decirte, sinceramente.

Yo soy más de ver películas españolas

y desgraciadamente hace tiempo que no puedo ir al cine.

-Está bien.

Vayamos al asunto de Portugal.

¿Tú pondrías el producto y los camiones?

-Eso es, yo me encargaría de la logística

y tú del trabajo de campo.

Sería tu gente la que se ocupe de todo lo necesario en Portugal

si a ti te parece bien, claro.

-En principio sí.

-Vale, entonces solo nos queda hablar de porcentajes.

Porque con Oleg no llegamos a cerrar ningún...

-No quiero oír ese nombre.

No vuelvas a repetirlo.

-Lo siento mucho, de verdad, no quería molestarte.

-Lo apreciaba mucho.

Lo saqué de la calle cuando vivía como un perro.

Le di un trabajo, un nombre...

una reputación.

La gente lo temía y me traicionó.

Me ha humillado.

-Sí, algo de eso había oído.

Me contaron que te traicionó porque empezó a colaborar con el CNI,

y lo tienen escondido en algún rincón del mundo. No sé.

-No le servirá para nada,

lo encontraré y lo mataré.

Despacio.

-Vaya. ¿Se llevó mucho dinero?

-No era dinero,

era un plan.

Un plan de venganza.

Iba a castigar a un enemigo, pero por culpa de este traidor

la policía lo evitó.

Podemos hacer negocios juntos, Quintero,

pero ándate con cuidado.

-Que me ande con cuidado yo, ¿por qué?

-Si intentas jugármela

no habrás segunda oportunidad.

-Escúchame bien, Konchalovsky,

yo soy un hombre de honor,

no me la juegues tú a mí,

¿de acuerdo?

Te ofrezco el 40%.

-Es poco.

Quiero la mitad.

-Te recuerdo que soy yo el que pone el producto.

-Pero no conoces el terreno.

Mantener gente en un país cuesta dinero.

Saber las rutas, saber a quién tienes que sobornar...

Además, ¿tú tienes armas? -No, no tengo armas.

-Yo sí.

Es un mundo global,

hay que diversificar. Vamos a medias o no hay trato.

-Está bien, está bien,

Cincuenta/Cincuenta.

-Te llamaré pronto.

Ah...

una advertencia más...

-Dime.

-Ve al cine, es el mejor invento del mundo.

-Lo haré.

Hola.

Mi amor...

No sabes cuánto te he echado de menos.

¿Qué tal ha ido el viaje?

Bien.

Oye, estás muy guapo. Y tú preciosa.

Qué bien huele.

Estoy preparando las verduras al horno que tanto te gustan.

Gracias. ¿Leo está dormido? Sí.

¿Y sabes qué? Se ha portado de maravilla estos días.

Y me lo dices para que no me sienta culpable por haberme marchado.

Que no, de verdad, me lo ha puesto muy fácil.

Y tú también me lo has puesto muy fácil,

eso de cantarle las nanas con el manos libres

no te imaginas lo que ha servido.

Cuéntame qué tal ha ido el congreso.

Bastante bien. He aprendido un montón

y los compañeros eran muy majos, y Nerea me ha puesto al día.

¿Qué tal está?

Feliz.

Su padre ha cambiado bastante,

tiene un trabajo y ha sentado la cabeza.

Me ha gustado mucho verla, sí.

¿Y tú, cómo estás de eso otro?

Bastante mejor.

He dormido nueve o diez horas cada día y sin despertarme.

El primer día un poco, pero luego sin problema.

Pues no sabes cuánto me alegro, amor.

(Teléfono)

Perdona. Cógelo, voy a ver a Leo.

Dime, ¿qué tal ha ido la reunión?

(IKER ASIENTE)

¿Y Konchalovsky está de acuerdo?

Perfecto.

Has hecho un buen trabajo.

Sí, si hay cualquier novedad avísame, ¿vale?

Hasta luego.

¿Era Quintero? Sí.

¿Hay alguna novedad sobre Konchalovsky?

¿De verdad quieres hablar de eso?

Miralles me contó que Elías desbarató un operativo del CNI.

Sí, estaba tras la pista de Quintero, vio movimientos extraños,

y acabo incautando la droga que preparamos como señuelo

desde la casa.

Entró en plan héroe y se lo llevó detenido.

Menudo número.

Pues sí, porque después de eso

le tuvimos que contar toda la operación.

Entonces, ¿Konchalovsky no sospecha nada?

Hoy estuvo en Transportes Quintero.

Sé lo que estás pensando,

que esto es injusto.

Por qué debes morir tú si no tienes nada que ver con Yuri.

Pero te pareces mucho a él.

Tú también eres joven,

inteligente,

comprometida con lo que crees.

Tienes talento y mucho potencial.

Una persona capaz de mancharse las manos por sus seres queridos.

También tienes buen corazón,

y eres inocente.

Morirás siendo parte de una guerra que no entendía del todo.

como Yuri.

Quiero que tu muerte

sirva para mandarle un mensaje a mi hijo ahí arriba.

Cariño, ¿estás bien?

Sí, sí, son... solo recuerdos.

Sabía que no tenía que contarte nada.

No, al contrario, quiero saberlo todo

prefiero que me cuentes todos los detalles, si no...

mi cabeza no parará de dar vueltas y de montarse alguna película.

Está bien, te lo contaré todo, pero con una condición:

que me dejes sacar las verduras del horno antes de que se quemen.

Te quiero. Y yo a ti.

He hablado con el director de la clínica,

me ha dicho que evidentemente Ricky necesita una terapia,

pero que puede vivir con nosotros.

-Tú no habrás acelerado el alta de Ricky

para forzar la vuelta de Álvaro a casa, ¿no?

-Esa chica no puede hacer que nos separemos de Álvaro.

Álvaro tiene que entender que este es su sitio.

Esta es su familia, él tiene que estar aquí con nosotros.

¿Vais a ayudarme a convencerle?

-Al final es Álvaro quien decide con quién estar

y es con Silvia, no conmigo.

-Hombre, con esa actitud...

-Según tú, ¿qué tengo que hacer?

-Utilizar tus armas, que las tienes.

-A ese sitio iba María con Jesús y la gente nos va a comparar,

no me fastidies. -¿En el Rumba Latino?

Ahí todo el mundo es de buen rollo,

que yo fui ahí a bailar con Teresa que era un pato mareado

y lo acabó pasando superbién, porque nadie se fija en ti.

-Eso no lo sabremos porque no pienso ir.

-Elías, ¿tú esta noche no tendrás guardia otra vez?

-No, ¿por qué?

-Por ir a bailar, que tengo muchas ganas.

-Pues es una lástima, porque estamos con un caso

que salpica a muchos bares nocturnos

y los íbamos a patear esta noche, ¿verdad, Nacha?

-No te preocupes, tú vete a bailar con María

que yo hago la primera ronda por los pubs.

A veces nos obsesionamos con el trabajo

y hay que recordar que hay vida más allá.

Si lo dice por Quintero, ya sé que soy muy pesado

y puede parecer una obsesión,

pero no pienso parar hasta trincarlo,

por muchos amigos que tenga ahora.

-Para mí salir con otra es como ser infiel a Ana.

-O sea, que se lo dejaste claro. -Demasiado claro diría yo.

Se llevó un corte... -Es mejor no dar ilusiones

donde no las hay. -Pero hay formas de decir las cosas.

-Damián, ¿te estás arrepintiendo?

-Mira, no vuelvo a pedir una cita a un hombre en mi vida,

y no pienso pasarme por la ferretería en una gran temporada.

-Qué exagerada eres.

-Hola. Hola, Espe.

¿Podemos hablar un momento? -Sí, claro.

-¿Qué te debo? Y te voy pagando

-Son 25 euros.

Pero, bueno, a ti te lo dejo en 20,

pero no se lo digas a mi jefe. -No, no. Gracias.

-Antes no paraba de escribirme mensajes y tonterías,

y ahora si me contesta tengo que darle las gracias.

-Bueno, mujer, estará en el trabajo,

tampoco es para entretenerse todo el día con el móvil.

-Ya, pero cuando sale de currar

tampoco le apetece hacer nada conmigo.

-Se lo tenemos que contar ya, yo no puedo seguir así.

-Yo también creo que deberíamos decírselo,

pero le va a doler que flipas.

-Pero se tiene que enterar por nosotros.

-¿Se lo decimos ahora?

-Ya tengo localizado a Nano Morales,

y quería comentártelo antes de mover ficha.

-Muy bien,

pues ha llegado el momento de darle un susto, llévate a tu hermano.

-Esto es un aviso, Ricky,

para que los huerfanitos vean que vamos en serio.

Ahí está.

-¿Qué pasa, que no te fías de mí o qué?

¿Crees que soy tan imbécil para dejar que me pongan micrófonos

en la habitación? -Ahora desnúdate.

-¿Qué? ¿Estás loco? No me pienso desnudar.

-Tengo que comprobar que no llevas micros encima.

-¡Que no llevo micros! ¿No ves qué ropa llevo puesta?

Acabas de entrar y estaba haciendo deporte, no hay ningún micro.

-¿Te quitas tú la ropa, o prefieres que lo haga él?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 451

Servir y proteger - Capítulo 451

18 feb 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 451" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 451"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.609 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 476 Completo 58:10 100% ayer
    Capítulo 476 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 471 Completo 57:08 100% 18 mar 2019
    Capítulo 471 18 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...