www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4088825
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 45 - ver ahora
Transcripción completa

Le... ¿Le podrían abrir un expediente?

Eso es imposible y lo sabes.

Por favor, que yo tengo una nueva vida y soy feliz.

Te he mentido, ¿vale?

-Ya lo sé. -¿Cómo?

-Sé desde hace días que no te llaman

por un problema familiar ni nada parecido.

-Eugenio, yo no quiero tener secretos contigo.

-¡Ni yo!

-Pero tengo miedo a perderte.

-Pero esto es la cuenta de resultados de mi empresa.

Es una información pública, cualquiera puede consultarla.

-Exacto, esas son las cifras que aparecen.

Y estas las que podrían aparecer.

Digamos que puedo blanquear dinero

sin que salga del circuito de su empresa.

-Miguel, no deberíamos haber abierto esa segunda botella.

-Puede que tengas razón.

-Creo que tenemos química.

-Y entonces esa cara, ¿a qué viene?

-Pues, hija, que esta mañana, de repente, se ha roto el encanto.

-Iba a darme una ducha para despejarme y regresar.

-¿A estas horas?

¿Ha pasado algo? ¿Ha vuelto a actuar?

-María...

Sabes que no puedo contarte nada. -Ya...

-Si os he hecho venir a los dos a la vez es

porque quiero que a partir de ahora trabajéis juntos

en la vigilancia de las timbas de póquer.

A partir de aquí, ya no hay marcha atrás.

O acabas forrado o acabas en la cárcel.

-Quiero recibir la misma comisión que le pagabas a Ocaña.

(RÍE)

-No sé lo que habrás visto, pero no es lo que parece.

¿Entonces me perdonas?

Claro que sí, Paty. ¿Cómo no?

Esto se merece un abrazo, ¿no? Ya está todo solucionado.

¡De amigos! Abrazo de amigos.

-No necesito a ninguno de los dos.

(Grito ahogado)

(Toses)

-¡Lola!

-He encontrado uno parecido en Francia.

Concretamente en Nimes.

Todo tiene coincidencias con lo que pasó aquí hace 10 años.

A ver, me estás diciendo a estas alturas

que tienes un sospechoso.

¡Comisario!

El agresor tiene a Lola.

Aquí todos sabíamos

que tanta provocación iba a traer una consecuencia.

¡Bueno, ya está bien!

Ahora no es el momento para pedir responsabilidades

ni ajustar cuentas.

Ahora lo que toca es arremangarse y estar al 100%.

Tiene que haber algo.

-Que no hay nada, ¿no ve? ¡No tenemos una puta mierda!

(LLORA) -¡Emilio!

¡Lola!

¡Lola, Lola!

(LLORA) Tranquila, tranquila, Lola.

Ya pasó, estás a salvo. Tranquila.

(SUSURRA) Tranquila. Emilio, él me...

¡Chis!

No diré nada, tranquila. ¡Le vamos a coger!

Va a pagar por todo lo que te ha hecho,

(Música emocionante)

¿Qué hora es?

Casi las 7:00.

¿Has podido dormir algo?

Apenas dos horas.

Llegué a las 4:00 del hospital.

Intenta dormir un poco más. No puedo, cariño, no puedo.

Además, me voy a preparar para ir a ver a Lola otra vez.

A ver, espera.

(SUSPIRA)

Jo, me salta el buzón de voz.

Ya podría Espe mandarme un mensaje diciéndome cómo está Lola.

Ay...

Tranquila, los exámenes tras una agresión llevan tiempo.

No habrán terminado todavía.

Esto es un trago muy amargo, Antonio.

Ver que a una de tus agentes le hacen esto.

Es demasiado duro.

Bueno...

Se la ve una chica fuerte.

Ya...

Pero una agresión sexual con secuestro

deja unas secuelas demasiado graves

No es algo fácilmente superable.

Yo he visto demasiadas mujeres destrozadas.

Ahora lo más importante es que tenga apoyo de su entorno.

Bueno, y la terapia. Fundamental.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

¿Cómo es posible que no hayamos podido evitar

que Lola esté pasando por esto?

Ella y todas a las que ha agredido.

Si predijéramos qué hará un asesino, no habría delitos.

Ya.

(SUSPIRA)

¿Qué pasa? A ver.

Se me ha metido en la cabeza que este...

este tipo tiene algo personal contra mí.

¿Qué? ¿Por qué dices eso?

Es como si pudiera verme, a veces noto su aliento en mi nuca,

es como si pudiera controlarme adelantándose a mis movimientos.

¿Lo dices por los mensajes?

¿Por qué me los manda a mí y no a Osorio,

que es quien dirige la operación? ¿Eh?

Dijiste que le sería más fácil conseguir tu teléfono.

Ya, ya sé lo que te dije, pero...

Pero es que creo que hay algo más.

Tengo la intuición de que no atacó a Olga por casualidad

y ahora ha agredido a una de mis agentes.

¿Quería ensañarse con la policía?

¿Pero por qué no atacó a Nacha? Hubiera sido lo previsible.

(SUSPIRA)

Quería mostrar su poder, quería reírse del operativo.

Este tío tiene algo contra mí personalmente

o porque represento al cuerpo.

(Teléfono)

Ay, Espe.

Espe, ¿cómo está Lola?

(A TRAVÉS TELÉFONO) "Físicamente, bien".

¿Y de ánimo? "Ahora mismo parece entera,

pero tampoco ha tenido mucho tiempo para pensar".

¿Os queda mucho en el hospital?

"No, ya casi estamos".

En cuanto terminéis, llévatela para casa, ¿vale?

Voy directamente allí.

"Lola no quiere irse a casa.

Quiere ir a comisaría para declarar cuanto antes

y aportar los datos a la investigación".

Ya veo que ni hoy puede olvidarse de que es policía.

Bueno, pues nos vemos directamente en comisaría.

Dale un abrazo muy fuerte.

(SUSPIRA)

(Beso)

Pasa, Juan.

Cierra la puerta.

Pues... como te decía...

si organizo estas timbas es para cerrar buenos negocios.

Por eso solo invito a empresarios importantes.

-Con gente así, no creo que surjan problemas.

-No te creas. Cuando hay dinero en la mesa,

cualquiera puede perder los nervios. -Ya me imagino.

Pero no se preocupe, estaré muy atento.

-Muy bien.

Sabes que Jairo estará contigo.

-Sí, claro. Cuatro brazos valen más que dos.

-Oye, y...

¿qué tal te llevas con él?

Porque me gustaría que hicierais buen equipo.

-Yo no tengo ningún problema con nadie,

pero a mí me da la sensación de que muy simpático no le caigo.

(RÍE)

-Bueno, Jairo es un chaval impulsivo

pero no es mala gente, ya se le pasará.

-No, si yo pienso lo mismo que usted.

Voy a intentar ganármelo.

-Muy bien.

-Una cosa, ¿quiere que vaya con el uniforme de vigilante?

-Hombre, ¿no te parece que vas a dar un poco el cante?

Mejor con traje y corbata.

-Bien. Vale.

¿Y la pistola? ¿Quiere que vaya armado?

-Si sabes manejarla con la suficiente prudencia, sí.

-Sí, claro.

Estoy acostumbrado a manejarme sin que se me vaya la mano.

De hecho, de pequeño quería ser policía.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-¿Y por qué no te metiste en el cuerpo?

-Bueno, pues no puedo ser al final.

Cosas que tiene la vida.

Pero que conste que estoy muy contento aquí con mi trabajo.

-Me alegra saberlo. Oye, mira. Toma.

Te voy a dar esto...

para que vayas a comprarte un buen traje, ¿de acuerdo?

En la calle Alborada hay una sastrería,

te atenderán bien. Di que vas de mi parte.

Perfecto. ¿En qué zona queda la calle?

-¿No la conoces? La del centro del barrio,

es la típica calle comercial llena de negocios.

-Llevo poco tiempo por aquí. No se preocupe, ya la encuentro.

-Muy bien, hasta luego. -Hasta luego.

(Teléfono)

-Dime, Fran.

Eh... No.

Después de lo de los televisores no hemos vuelto a tener robos.

¿Por qué?

¿Qué?

¿Cómo sabes tú eso?

¿Estás seguro?

Muy bien, Fran.

Gracias por la llamada. Hasta luego, chao.

Vicente, soy Quintero.

Busca a Jairo por el muelle, que venga a mi despacho.

-Uno de tus hombres, Roberto Batista,

golpeó a un ciudadano en mitad de la calle.

(SORPRENDIDA) ¿De qué hablas?

Concretamente a Sergio Mayoral,

abogado del Bufete Ocaña.

Y encima la agresión tuvo lugar a escasos metros de esta comisaría.

¿Hubo denuncia? Todavía no.

¿Entonces tú cómo lo sabes?

Digamos que tengo ojos y oídos en todas las comisarías.

Sé lo que se cuece.

Y tengo constancia de la intención del señor Mayoral de denunciar.

Antes o después, esa denuncia caerá contra Batista.

Mira, en primer lugar, yo no sabía nada.

Y, en segundo, no me gusta adelantarme a los acontecimientos.

¿No lo sabías o pretendías ocultarlo?

Porque no sé qué me parece más grave.

Precisamente tengo cosas más graves de las que ocuparme.

Ya sabes cómo estamos con lo de Lola.

No justifica que se dejen de lado el resto de asuntos.

Esta comisaría va de mal en peor.

Montse, deja de darme lecciones sobre la comisaría.

Si tienes que tomar medidas, hazlo.

Habla con quien quieras, pero no hay tiempo para monsergas.

No son monsergas. Son verdades como puños.

Hay un parte de lesiones.

Batista le abrió una brecha al abogado.

Vale, discúlpame.

En tu estado no deberías alterarte tanto, lo siento.

Te agradezco que te preocupes por mi salud.

Pero pienso cumplir con mi trabajo hasta el último de mis días.

Vale, intentaré enterarme de lo que ha pasado

y te prometo que te mantendré informada.

¡Alicia, Alicia! ¡Ven!

¿Cómo está Lola? ¿Sigue en el hospital?

Sí. Escúchame una cosa, acaba de salir Ibarra

y me ha contado una cosa que desconocía.

Al parecer alguien ha querido denunciar a Rober

por una agresión. ¿Sabes algo?

Sí, fue hace un par de días.

Ah. Rober empujó a Sergio Mayoral.

Yo estaba delante y te aseguro que fue un accidente.

Pero la víctima acabó con una brecha en la cabeza.

Sí, bueno, Sergio se cayó y se golpeó.

Fue mala suerte, ya está bien.

¿Por qué no me lo has contado?

Con lo de Lola se me olvidó, lo siento.

Sí, sí, sí.

Lo entiendo, porque yo también...

(SUSPIRA) tengo la cabeza para poco más.

Lo malo es que a Rober esto le puede costar caro.

Le... ¿Le podrían abrir un expediente?

Estando Régimen Disciplinario de por medio,

un expediente sería lo de menos.

Le podría frustrar sus intenciones de ser inspector algún día.

(CHASCA LA LENGUA)

Hola.

¿Qué tal, Sergio?

Hola, Alicia.

Si vienes a ver a tu padre, salió. No tardará en volver.

Venía a hablar contigo.

Ah, qué bien.

¿Te apetece un café? Podemos bajar al bar de enfrente.

Me encantaría, pero voy con el tiempo justo.

He venido a hablar un momento.

Y, por tu cara, debe ser algo serio.

¿Qué pasa?

Es por lo que pasó con Rober.

Preferiría no hablar más de ese tema.

Ya he tomado una decisión.

Voy a denunciar.

Habiendo un parte de lesiones, lo normal es celebrar un juicio.

Y no te parece bien.

Rober está muy arrepentido.

¿Cómo lo sabes? ¿Te lo ha dicho él? Sí.

Y sabe que lo que hizo no estuvo bien.

Y cuando te empujó no pretendía hacerte daño.

Ya, seguramente.

Pero si hubo lesiones fue porque me empujó.

Sergio, fue un accidente. ¡Alicia!

No habrás venido a pedirme que me olvide la denuncia.

No tendría derecho a pedirte una cosa así.

Pediste tiempo y te lo concedí.

Pero ya está bien.

Esta tarde iré a presentar formalmente la denuncia.

Sergio, por favor, te pido que te lo pienses bien.

La verdad es que no me gustaría que presentaras esa denuncia.

¿Le defiendes por una cuestión de corporativismo?

Intento mediar para evitar una mayor complicación.

El expediente de Rober es impecable,

jamás ha pegado a nadie.

A pesar de parecer bruto o malhablado,

es un excelente policía.

Alicia, me gustaría saber si tu interés en este tema

se debe a que sientes algo más que compañerismo por Rober.

Para nada.

Tengo muy claros mis sentimientos, Sergio.

Eres la persona con la que quiero estar.

Me alegra oírte hablar así de claro.

Es lo que siento.

¿Entonces por qué has venido?

Bueno, pues porque no quiero que la carrera de un compañero

se vea perjudicada por este error.

Pero no te molesto más con este tema.

Gracias por escucharme.

Haz lo que creas conveniente.

Está bien.

No le denunciaré.

Pero me gustaría que al menos se disculpara.

Estoy segura de que lo hará.

Es consciente de que lo que hizo estuvo mal.

Gracias.

(Beso)

Sabemos que va a ser muy duro,

pero el tiempo tiene que jugar a nuestro favor, ¿eh?

Cuanto antes nos des el máximo de detalles,

antes podremos pillarle, ¿hum?

Cuando salí de la comisaría,

debían ser las 21:30, más o menos.

Me apetecía tomar algo.

Así que les pedí a mis compañeras

que me acompañaran a tomar una, pero...

Me dijeron que no, así que decidí ir sola al pub

que está por mi barrio.

Allí somos como una gran familia.

Dudé...

entre cogerme un taxi, el bus o ir andando,

pero finalmente decidí ir andando, me apetecía estirar las piernas.

Para atajar, cogí un callejón.

Es irónico, ¿no?

Soy policía y debería saber

perfectamente los riesgos que conlleva

pasear sola de noche por esta zona, pero...

Es que no se me pasó por la cabeza que pudieran atacarme.

No te tortures con eso.

¿Eh? (SUSPIRA) Lo sé.

Sencillamente no se te ocurrió, no lo pensaste.

Lo sé, es que no me lo quito de la cabeza.

No me lo perdono.

Lola, todos agradecemos mucho el esfuerzo que estás haciendo.

Escuché un ruido a mis espaldas y me di la vuelta,

pero no había nada.

Cuando volvía la cabeza para continuar el camino,

me encontré con la máscara de payaso.

A partir de ahí, no recuerdo nada.

Solo recuerdo despertarme en un...

en un sótano.

Los resultados del hospital han dado

restos de cloroformo en tus pulmones.

El agresor debió utilizar un spray o un trapo impregnado.

No te dio ninguna opción a defenderte.

Si no, ¿de qué? Sabía lo que se hacía.

Otro dato más que confirma que lo tenía todo preparado

para atacar a una de nuestras agentes.

Con las otras víctimas no lo usó.

-Lo siguiente que recuerdo es verme...

atada y amordazada en un sótano sucio,

húmedo..

Intenté fijarme en si había alguna ventana, pero no.

Solo había luz eléctrica, muy poca.

La suficiente como para ver...

a ese hijo de puta con la máscara de payaso.

¿Recuerdas cómo era el suelo, que qué material

o si había algún papel caído?

¿Algo en las paredes, un calendario?

¿Algo que nos ayude a determinar un poco más la zona?

Intenté fijarme, pero enseguida se abalanzó sobre mí.

Me resistí todo lo que pude, pero estaba atada

y no podía hacer nada.

Era muy corpulento.

Fue ahí donde...

me violó.

(SOLLOZA) Tranquila, Lola.

Imagino...

Imagino que en ningún momento pudiste verle la cara, ¿no?

No.

¿Pudiste oír su voz?

Sí, dijo un par de frases.

¿Y de qué habló, qué te dijo?

Dijo que los policías nos creíamos muy listos,

pero que él era mucho más inteligente.

¿Notaste algo peculiar en su voz?

Un acento...

No, la voz...

no era ni muy grave ni muy aguda.

De todas maneras, estaba...

Estaba distorsionada la voz con la máscara.

-Sé que es difícil, pero es usted una agente preparada.

Voy a pedirle que se concentre en su descripción física.

-Aproximadamente 1,85 o 1,90 m.

Era muy corpulento, complexión atlética, grande.

Iba todo de negro, con careta, capucha y guantes.

No había nada que lo diferenciara,

intenté fijarme, pero no había ningún logo, no...

(SUSPIRA) Iba todo de negro.

-Todo coincide con su manera de hacer las cosas.

Cuida cada detalle para no dejarnos ninguna pista.

Osorio, por favor, dejémosla terminar.

Eh, Lola, continúa con el relato.

¿Qué sucedió después de la agresión?

Se marchó y me dejó ahí encerrada.

Desnuda.

(SUAVE) Tranquila, ya está. (LLORA)

Tenía mucho frío.

(LLORA)

Tranquila, Lola.

Tenía mucho miedo de que volviera a entrar.

(SUAVE) ¡Chis! (RESPIRA CON DIFICULTAD)

Temía que...

volviera a entrar para agredirme o...

para matarme, como hizo con Ileana.

No sé cuánto tiempo pasó, pero...

Pero volvió a entrar.

Fue directo a mi cuello.

En esos momentos, pensé que me iba a matar,

pero perdí el conocimiento.

Después, desperté totalmente desorientada en el descampado.

Debió utilizar otra vez el cloroformo.

¿Algo que llamase su atención en ese zulo?

¿Algún sonido de maquinaria, tráfico?

¿Algún ruido que pueda recordar?

-A lo lejos se oían unas campanadas.

¿Unas campanadas como de un reloj de pared?

No, no. Campanadas de iglesia.

Como cuando tocan a misa.

¿Hay algo más que quieras añadir a la declaración?

(VOZ MUY BAJA) No.

Bien.

En ese caso, creo que deberías descansar un poco.

En seguida llegará el psicólogo para hacer la evaluación.

No, no... No quiero ninguna baja, inspectora.

Quiero seguir trabajando.

Has pasado toda la noche en el hospital.

Yo creo que lo mejor es que descanses.

No estás en condiciones.

Con el debido respeto, inspectora, creo que sí que lo estoy.

Y con más ganas que nunca de pillar a ese desgraciado.

Vale.

¿Has hablado con Lola?

-No, todavía no.

Se metió con los jefes y no hubo manera.

-Ya. Yo he estado toda la noche con ella en el hospital.

Pero apenas podía hablar, porque cuando no estaba dormida

prefería estar en silencio y temblaba, la pobre.

Cómo temblaba.

-Yo la vi un momento de pasada.

Aparentaba normalidad, pero había algo en sus ojos que...

Suerte que no me vio porque casi me echo a llorar.

-Tenía que haberla acompañado a ese irlandés.

-Y si yo no hubiera discutido con ella esa tarde...

-Venga...

-¡Lola!

-Hola.

-¿Cómo estás?

-Bien, bien. Puedo contarlo, estoy viva.

-Estábamos deseando verte, Lola.

-Puedes contar con nosotras para lo que necesites.

-Gracias por haber estado conmigo en el hospital.

-De nada, sabes que nos tienes para lo que quieras.

-Ahora lo importante es volver a la normalidad pronto

y que me tratéis como siempre.

-Has pasado por una experiencia muy dura.

-Hombre, claro. Laura tiene razón. Es normal que queramos cuidarte.

-Pero prefiero que no tratéis con lástima.

De verdad, no quiero sentirme inferior ni un bicho raro.

Ahora estoy fuerte y tengo ganas de seguir luchando

y encontrar a ese malnacido cuanto antes.

Eso es lo único que importa.

¿Quiere denunciar a sus vecinos por mantener relaciones?

No, hijo, eso a mí me da igual.

Lo que me molesta es el ruido que hacen en la cama.

Parece que se me cae el techo encima.

¿A qué hora suele ocurrir?

Siempre a altas horas de la noche.

Hay días que no pego ojo.

No se preocupe, iremos a hablar con sus vecinos

para que no la molesten y no hagan tanto ruido.

¿Puedes acompañar a la señora a la puerta?

Mire, la acompañan.

Gracias. A usted.

¡Alicia! ¿Tienes un segundo?

Claro, dime.

Deberíamos organizar las tronchas del garaje de Amapola.

¿Se confirma el taller clandestino? Tenían un buen tinglado.

Vale, haz un cuadrante y pásamelo. Le echaré un vistazo.

¿Algo más?

Eh... Sí, Espe me ha dicho que Sergio no me va a denunciar.

Sí, me lo ha dicho.

¿No se lo habrás pedido tú?

Es mayorcito para saber lo que tiene que hacer.

Se lo has pedido tú.

Pues me importa un mierda esa denuncia.

Eso es lo que te crees.

Pero podría haber tenido consecuencias graves para ti.

Venga, no exageres. Te lo digo en serio.

Agradéceselo, ni ha esperado a que pidas perdón.

¿Yo tengo que pedir perdón a tu novio?

A veces hablar contigo es como hablar a un pared.

Esa denuncia podría haber impedido que llegases a inspector, ¿sabes?

Régimen Disciplinario ya estaba al tanto.

Si crees que tu carrera no peligra, es cosa tuya.

En este momento las oposiciones no son lo más importante.

No digas tonterías. Es la verdad.

La verdad es que cometiste un error.

En vez de pedir disculpas, te cierras en banda y justificas.

¿Sabes qué te digo? Que tú sabrás.

Tengo muchas cosas que hacer para perder un segundo con esto.

(Llaman a la puerta)

¿Quería verme, don Fernando?

-Sí. Pasa, Jairo.

(Se cierra la puerta)

¿Conoces de algo a un tal Fiti?

-¿Fiti? -Sí, Fiti, sí.

-Eh...

No.

Ahora... Fiti. No. No me suena ahora mismo, no.

-Haz memoria, Jairo.

Haz memoria.

Es tal Fiti

fue el chorizo que me robó los televisores hace unos meses.

-Pues no tenía ni puta idea, la verdad.

-¿Seguro?

Porque tú ibas con él.

Eras su compinche.

(AGOBIADO) -No... Yo no sé quién...

quién coño le ha dicho eso, pero es mentira.

Le juro que no tuve nada que ver con el robo.

-¡Se lo juro! -Mira, Jairo, yo...

sigo sin entender por qué te empeñas una y otra vez en mentirme

con lo rematadamente mal que lo haces.

Tú ibas con ese Fiti.

Pero la policía no te inculpó porque no pudo identificarte.

(RESPIRA)

-No fue idea mía.

(RÍE) -Sí, claro.

¿De quién fue?

(RESOPLA)

-¿Quiere que me vaya?

¿Me va a denunciar?

-Dime tú por qué no tendría que hacerlo.

-Porque no sabía que le robábamos a usted.

Lo prometo. Cuando me enteré, me arrepentí.

Intenté convencer a Fiti para devolver las teles.

Solo conseguí un navajazo, mire.

Aquí lo tengo.

Desde entonces no sé nada de él ni he dado ningún palo a nadie.

Entré a trabajar aquí, intenté hacer las cosas bien.

He demostrado que me parto la cara por su empresa.

-Mira, Jairo,

yo también he sido joven, ¿sabes?

Y también he tenido malas compañías.

Me he metido en líos.

Robos, trapicheos con droga, peleas entre bandas rivales...

Cuando mi padre llegó a este barrio, no había nada.

Vino desde el pueblo con una mano delante y otra detrás.

Solo había miseria y hambre, mucha hambre.

Desde el principio aprendí que tenía que buscarme la vida yo solito.

Ahora tengo una flota de camiones viajando por toda Europa, sí,

pero empecé con una vieja camioneta y las pasé canutas, no te creas.

Incluso estuve en la cárcel.

Me pillaron transportando algo que no debía.

Hachís. Pero aprendí la lección.

Lo que se me quitaron fueron las ganas de volver al talego.

Por eso me juré a mí mismo

que jamás volvería a entrar.

Y ahora me muevo a otro nivel, ¿entiendes?

-Sí.

-Verás, Jairo,

te voy a dar una última oportunidad.

Como se te ocurra hacerme cualquier otro lío,

te juro que lo vas a pagar muy caro, ¿estamos?

-He entendido perfectamente.

No haré ninguna tontería, haré lo que usted diga.

-Muy bien. Eso espero.

-Muchas gracias.

(Se cierra la puerta)

Tengo la sensación de dar palos de ciego,

cada vez estamos más perdidos.

Y después de la declaración de Lola,

tampoco tenemos mucho más de dónde tirar.

Hemos estado investigando

los alrededores de las iglesias del barrio.

Y nada, no hay nada.

Lola está convencida de que estuvo retenida en un sótano.

Pero tal vez no es así. Entró y salió inconsciente,

tal vez era otro sitio.

Una nave industrial, un garaje, no sé, un almacén...

Y las campanadas pueden ser de cualquier iglesia

de Madrid, Toledo o a saber.

Es que sin un filtro más, buscamos una aguja en un pajar.

¿Dónde se habrá metido Osorio?

Me lo crucé hace un momento, dijo que estaba comprobando algo.

Empiezo a preguntarme si está capacitado

para encabezar esta investigación.

Sabes lo que pienso de él, no me gustan sus métodos,

pero hay que reconocer que es el mejor en estos casos.

Pues tiene a sus espaldas la muerte de Ileana

y el calvario de Lola.

Me parece muy injusto responsabilizarlo a él de esto.

Es verdad. Lo siento, Miralles, pero...

este asunto nos está desquiciando a todos.

Es un asunto muy difícil.

No estamos hablando de un agresor sexual normal,

No es...

Es un tipo muy inteligente, muy frío, muy calculador.

No es el perfil de un violador.

¿Qué quieres decir?

Creo que descubrió que Nacha era nuestro cebo

y por eso no la eligió.

Por eso se fue a por otra compañera.

Es su forma de retarnos,

de demostrarnos que es más inteligente.

Si se lo dijo a Lola.

(Puerta)

Perdón por el retraso.

Estaba hablando con la policía francesa.

¿Alguna novedad?

A ver, perdón, ¿me he perdido algo?

¿De qué habláis? ¿Es por el sospechoso

que nos adelantaste cuando preparábamos el operativo?

No estaría de más que compartieras información del caso.

Discúlpame, Miralles, no me pareció oportuno

meter en mitad del "briefing" nuevas variables.

En el futuro deja que yo sea quien decida

lo que tengo que saber.

Todos trabajaríamos mucho mejor si compartiéramos la información.

Era una línea nueva de investigación,

Osorio no quería lanzar datos sin confirmarlos, ¿entiendes?

Bueno.

¿Te suena de algo el nombre de "Francisco Gutiérrez"?

Es un nombre muy común, pero...

Hace 10 años. (ASIENTE)

Le tomamos declaración por el caso del agresor sexual,

pero fue un simple testigo.

Buena memoria.

Bueno, es un caso

que lo he revisado 50 veces.

Lo estuvimos investigando, pero no encontramos nada,

¿qué pasa con él?

En Nimes hay un caso confirmado y dos intentos más de agresión

con el mismo modus operandi.

En esta época, Francisco Gutiérrez salió de España

y a que no adivinas dónde se instaló.

¿En Nimes?

Es mucha casualidad.

Repasé todos los sospechosos del caso de hace 10 años.

Pero vi que no tenían nada que ver.

Después empecé con los testigos y me encontré con Gutiérrez y Nimes.

Sí.

He dormido una media de dos horas desde que vivo en este barrio.

Es lo normal en ti. Osorio, por favor, al grano,

¿qué novedades tienes de Gutiérrez?

La policía francesa me confirmó anoche

que desde hace seis meses no hay ni rastro de él.

He hablado con la Europol para ponerles al corriente.

Vamos, que puede estar en cualquier sitio.

Pero si no está en Francia, en algún sitio estará.

No se puede haber evaporado.

Eso mismo pensé yo.

Por eso he cotejado todos los nombres

con los registros de compañías aéreas,

autobuses, trenes... Pero nada.

También he mirado en empresas de alquiler de vehículos.

Ni siquiera hay movimientos en sus tarjetas de crédito.

Desde hace seis meses no existe.

Pero si creemos que puede ser nuestro sospechoso,

vamos a buscarlo en el barrio.

Luego ya veremos cómo ha venido hasta aquí.

De momento este es un buen hilo del que tirar.

Desde luego, de momento es lo único que podemos hacer.

Los de arriba me están apretando las tuercas,

tendremos que dar el nombre de algún sospechoso

y Gutiérrez tiene todas las papeletas.

Voy a revisar mis expedientes.

¡María, dos segundos de alubias con almejas, por favor!

-Hola. -¡Hola! (RÍE)

Cariño, muchas gracias por el móvil nuevo.

-¿Te va bien?

-Me encanta.

Me tiré hasta las tantas instalando aplicaciones nuevas.

¿Sabes que una compara precios y dice qué producto es más barato?

-Te puede volver loca con la compra, saltando de tienda en tienda.

(RÍE) -Casi.

(HABLAN EN INGLÉS)

-¿Qué pasa, pareja?

-Eh, Sergio, ¿qué tal?

-¿Quieres tomar algo? -De momento no, gracias.

Venimos a hablar con Eugenio.

Este es Khaled, el refugiado sirio del que te hablé.

No habla español, pero en inglés se expresa bastante bien.

(HABLAN EN INGLÉS)

-Estoy tramitando la petición de asilo.

No nos dan cita hasta dentro de tres semanas.

-Sí, están bastante colapsados, la verdad.

-Mientras, ¿podrás gestionarle una habitación

en una casa de acogida?

-Ahora me pongo, seguro que encontramos algo.

-Muchas gracias, Eugenio.

Duerme en la calle desde que llegó.

En cualquier momento le abren un expediente de expulsión.

-Lo mejor es que se venga a la ONG mientras hago las gestiones

para encontrarle alojamiento.

-¿No te importa? -Claro que no.

-Gracias.

(HABLAN EN INGLÉS)

-En cuanto sepa algo, te aviso, ¿vale?

-Perfecto, muchas gracias.

(HABLAN EN INGLÉS)

Sergio, ¿tienes un minuto?

Sí, claro.

Me has ahorrado un buen marrón no denunciando.

Pensé que lo mejor era no remover más el asunto.

Cuando te empujé, no tenía intención de hacerte daño.

De verdad, no sé qué pudo pasar.

Estaba... Furioso.

Las cosas no siempre salen como uno quiere, ¿verdad?

Solo vengo a darte las gracias y disculparme.

Disculpas aceptadas.

Por mí, está todo olvidado.

Gracias, de verdad.

-Eh, ¿qué tal, chaval? -¿Qué pasa, tío?

-Espera un momento, hombre.

-Dime, ¿qué quieres?

-Saber si estás cabreado conmigo por algo.

-¿Por qué voy a estarlo? "Pos" no.

-¿Seguro? Te noto un poco picado conmigo.

-¿Sí? Es mi forma de ser, soy así.

-Venga, tío.

Si vamos a trabajar juntos en las timbas,

nos conviene llevarnos bien.

-A lo mejor he estado borde, pero no tiene que ver contigo.

Lo que me cabrea es otra cosa.

-¿Entonces estás mal por una tía?

-¿Tú eres mi psicólogo o qué? -Bueno, vale, tío. Perdona.

Lo siento, a veces hablo mucho.

Ya te lo dije. Pero bueno, yo qué sé.

Lo hago por ayudar, por si te apetecía desahogarte.

-Sí es por una tía.

-¿Es esta?

-Sí.

Pasa de mí como de la mierda.

-¿Es la novia de tu hermano?

-¡No!

Ella quería ser la novia de mi hermano.

-¿Y tu hermano qué opina?

-Dice que pasa de ella, pero al volver

los encontré abrazados en el salón.

-Hostia... Vaya panorama.

-¿Entiendes por qué estoy cabreado?

-Sí, sí.

-Venga. Oye, has dicho que tu hermano lleva uniforme.

¿Qué es?

¿También es segurata o bombero?

¿A qué se dedica?

-Mi hermano es madero, tío.

-¡Hostia! ¿Madero?

¿Tienes un hermano poli, tío?

-Poli y tonto del culo, porque no hace más que cagarla.

-Venga, venga. No hables así de un hermano.

-¿Que hable así de un hermano?

Un hermano que se lleva la chica que me gusta a mi casa.

Que me trata como un niñato cuando le da la gana.

Que se las da de machito por ser oficial,

pero se humilla pidiendo perdón a un abogado pijo de mierda

que le ha quitado a la que le gusta.

En cuanto pueda, me piro de casa.

-Tan mala gente no será si deja que vivas con él.

Piénsalo.

Sé lo que es estar en una pelea a lo bestia con un hermano,

estuve sin hablarme con el mío un tiempo.

Es así.

Pero, por fortuna, lo arreglamos a tiempo.

-¿Por qué volviste a hablar con él?

(SUSPIRA)

-Porque yo pasaba por una mala racha.

Esta arruinado y sin curro y...

con una deuda que no podía pagar.

Mi hermano se enteró y, sin que se lo pidiera, me ayudó.

Ahí me di cuenta de lo importante que es.

-Tengo ganas de matarlo, pero...

Siempre que había algo importante, Rober estaba ahí.

-Pues no hagas tonterías, habla con él.

Tenéis que arreglarlo.

Los lazos de sangre son los más importantes.

-Eso sí.

-Hasta luego.

Perdona, voy a cerrar. ¿Quieres tomar algo más?

-No, gracias.

¿Y María? ¿No está?

-Se ha marchado hace un rato.

Ha ido al teatro.

Es que no todo en la vida es trabajo.

-¡Perdón, perdón perdón!

Lo siendo por el retraso.

Ya, ya. Ya le he dicho que lo siento.

¿Qué es eso tan importante que tiene para mí?

-Más bien qué es lo que no tengo.

-¡No me habrá hecho venir desde la otra punta para nada!

-No.

Quiero saber si sus fuentes le han contado algo

sobre la oficial Ramos.

-¿Mis fuentes? No... No tiendo a qué se refiere.

¿Usted tiene alguna novedad?

-La hemos encontrado.

¡Chis! La noticia no debe trascender bajo ningún concepto.

-Bien, bien.

Ella... ¿ella cómo está? ¿Está bien?

-Lo bien que se puede estar tras sufrir

una agresión sexual y un secuestro.

-Claro.

Hay una cosa que no entiendo.

Si no quiere que trascienda, ¿por qué me lo cuenta?

-Porque sé que en esto está de nuestro lado.

Necesito que me confirme que en los corrillos de los medios

nadie sabe nada.

Quiero que rastree esas fuentes suyas

y que me cuente el más mínimo rumor que haya en la calle

para zanjarlo cuanto antes.

-Vamos a dejar una cosa clara.

-Yo desde luego no he publicado nada sobre el asunto de Lola, ¿eh?

Hasta ahí, respondo de mis actos.

Pero si lo que me pide es que silencie a mis compañeros,

hombre, inspector, ¡hasta ahí podríamos llegar!

Atenta contra la libertad de prensa y contra mis principios.

-No le estoy hablando de ética. Voy un paso más allá.

El perfil psicológico del sospechoso

me dice que debemos silenciar esta agresión.

-¿Por qué no quiere que saquemos nada?

¿No cree que así las mujeres estarían prevenidas?

-El agresor nos está retando. Lo ha hecho desde el principio.

Si ve que esta noticia con su última agresión

no salta a los medios,

se va a poner nervioso y eso le hará cometer un error.

-Un error que se puede llevar una vida por delante.

-No, no tiene por qué.

Mire, él juega a comunicarse con nosotros.

Si ve que no le hacemos caso, se pondrá nervioso

y querrá llamar nuestra atención.

-Ya, ya.

Ojalá tenga usted razón.

Desde luego, la noticia que estoy deseando escribir

es que ese degenerado se encuentra entre rejas.

Lo que sí le puedo pedir es que asegúrese

de que sea solo un error más el que tienen que cometer.

-Tenga la certeza de que así será.

Y lo verá antes de lo que piensa.

Y cuando eso suceda,

usted tendrá la primicia para publicar un buen artículo.

-Aunque no se lo crea, tener o no tener una primicia

es lo último que me importa ahora.

Lo único que quiero es que se acabe esta pesadilla.

(Música flamenca)

-Hermano, ¿qué pasa?

Si vienes a molestar, date una vuelta.

Que no, vengo en son de paz.

Tan pronto me odias como vienes con el rabo entre las piernas.

¿Qué problema hay? Ninguno.

Me he dado cuenta de que me he pasado.

¿Qué te ha hecho abrir los ojos?

Un compañero de trabajo.

He hablado con él y me ha hecho pensar.

No te puedo echar nada en cara, no has hecho nada.

Si le gustas a Paty y no yo, qué le vamos a hacer.

Me alegro, porque esa cara de vinagre no la aguanto ya.

Vamos a olvidarlo, se me fue la olla.

(RESOPLA)

Y si Paty y tú queréis estar juntos...

yo no me voy a meter.

Yo no quiero estar con Paty.

A mí no me gusta.

Y nunca estaría con una chica que te guste.

No digo que te cases, sino que le eches un revolcón,

seguro que quiere.

En este momento de mi vida no estoy para revolcones.

Ya...

¿Por Alicia o qué? ¿Sigues pillado?

Joder con el tipo duro, estás de un blando que das pena.

No lo digo por Alicia solo, ¿a qué viene bajarse los pantalones

delante del abogado? Que te vi.

Tendré que pedirle disculpas para que no me denuncie.

¿Que te quería denunciar?

De denunciarme, tendría problemas para ser inspector.

Ah, bueno. Claro, eso sí.

Alicia me ha hecho abrir los ojos una vez más.

¿En qué sentido?

Si tienes un problema, tira para adelante y asúmelo.

No sirve de nada echar balones fuera.

¡Uf! Vaya comidas de ollas os traéis, tíos.

Estás que no te reconozco. Ya, tío, ni yo.

Me piro.

(Música flamenca)

¿Sí, Antonio?

No, no me esperes levantado.

No, no. Estoy bien.

Sí. No, es que tengo que terminar unas comprobaciones...

Sí.

No, no te preocupes.

Eh... ¿Cómo está Olga?

Vale, pues mejor así.

Venga, cariño.

Tú métete en la cama y descansa.

Yo también te quiero.

(RESOPLA) A ver...

¿Todavía por aquí?

¿Eh? Hola, sí.

Estoy con el mapa de la zona acotada buscando...

Buscando sótanos y locales vacíos, pero es que...

Tenemos tan pocos datos...

Verás, quería preguntarte por Lola.

¿Cómo la viste?

¿A qué te refieres?

¿Crees que se recuperará?

Bueno, es pronto para saberlo,

aunque creo que de un trauma así una no se recupera nunca.

Pero, bueno, Lola es fuerte, ¿eh?

Me ha insistido mucho en que no dijera nada a su familia.

Está empeñada en pasar página cuanto antes.

Creo que en estos momentos lo peor que puede hacer es estar sola.

Bueno, necesitamos la evaluación psicológica.

El informe nos dirá si tenemos que darle la baja

o si con terapia y unos días libres es suficiente.

Conociéndola, seguro que está empeñada

en venir aquí mañana a primera hora.

Hay que entender que está en pleno shock postraumático.

Pasará por cualquier estado de ánimo.

Valentía, depresión, impotencia...

Hay que estar muy atentos.

¿Crees que podríamos haber evitado esto?

Durante mi carrera me he hecho esa pregunta muchas veces

en todos los casos, pero...

Te aseguro que solo sirve para machacarte.

Voy a la máquina de café, ¿quieres? No, gracias, no.

Espérame si quieres y te cuento lo del mapa.

De acuerdo.

Emilio...

(SOPRENDIDO) ¿Qué haces aquí?

Perdona, siento venir tan tarde,

pero tengo que contaros algo muy importante.

Lo siento. Lo siento mucho, de verdad.

No, no lo sientas, no es tu culpa.

Ni la mía ni la de nadie de esta comisaría.

Sí que lo es. Escucha, no estoy solo para dar órdenes.

También el cargo conlleva la responsabilidad

de saber cuidar la vida de mis agentes.

No sé.

(SUSPIRA) Esto lo tendríamos que haber evitado,

No tendrías que haber pasado por esto.

¿Recuerdas lo que te dije?

Que no quería ser la protegida de nadie.

Pues ya ha quedado claro que no lo soy.

Puedes contar conmigo para lo que quieras.

¡Lola!

¿Cómo no estás en casa? Tendrías que descansar.

Sé que vengo tarde, pero tengo que contaros algo muy importante.

Cuando me he metido en la cama, no podía dormir,

todo me daba vueltas.

No podía dejar de pensar en la imagen de ese depravado.

Ya me lo imagino.

El caso es que de pronto he visto sus ojos.

¿Qué pasaba con sus ojos?

Eran azules, un azul muy intenso.

En cuanto lo he visto, he venido. Creo que es muy importante.

Has hecho muy bien, es un dato muy importante, sí.

He estado una hora debajo de la ducha

intentando quitarme la sensación se suciedad.

No puedo despegarme del cuerpo.

Esa mirada y su... su...

Su... Siéntate, tranquila. Tranquila.

(SOLLOZA)

Me ha entrado una sensación de cansancio agotador, pero...

Pero luego me he visto en la cama sola y a oscuras

y me ha entrado mucho pánico. (DULCE) ¡Chis! Ya, tranquila.

(LLORA) Tranquila, tranquila.

Lo peor es que me siento culpable. ¡Ay, Lola, Lola!

¡Lola!

Tú sabes mejor que nadie que tras una agresión sexual...

(LLORA)

la primera secuela es el sentimiento de culpabilidad.

Tengo mucho miedo de volver a casa.

(LLORA)

Tranquila, respira, respira.

¿Sabes lo que vamos a hacer? ¿Eh?

Te vas a venir a casa conmigo.

No... Sí.

Ve con Claudia, es lo mejor.

Muchas gracias. Venga, claro que sí, claro que sí.

Claro que sí.

(SUSPIRA)

(LLORA)

Las falsificaciones son iguales. Eso solo quiere decir una cosa.

¿Solo hay un falsificador?

Exacto.

E intenta inundar el barrio con sus billetes falsos.

Mi amigo es el mejor falsificador del mundo.

Era, era. Pero ya estoy retirado.

Tranquilo, no te voy a enchironar. Pero tienes que echarnos una mano.

A ver...

Pues yo creo que lo hace un chino.

Xiang Mei.

El Porcelanas.

Tengo la sensación de que con Miguel

estoy caminando por un suelo recién encerado.

-Nunca había escuchado esa expresión.

-Voy a fallar en cualquier momento y ¡zas!, patinazo.

¿Y si este lo único que quería era un revolcón

y si te he visto no me acuerdo?

-Sé dónde vive, está en el barrio.

Solo tenemos que ir a detenerle.

¿A quién te refieres?

A Francisco Gutiérrez, el testigo de hace 10 años que se mudó a Nimes.

Confirmo que, como sospechábamos, volvió a España y vive en el barrio.

-Toma, Alicia. Llegó hace un rato,

pero no doy abasto por los billetes falsos.

"Es generoso, amable y tan guapo.

Nos reímos sin parar por cualquier tontería

como dos jóvenes enamorados.

Le he comprado un reloj precioso para regalárselo.

Un reloj de plata con nuestras iniciales grabadas".

Escribir cartas personales en el trabajo no es adecuado.

No estaba escribiendo, estaba leyendo.

Y...

He descubierto cosas que creo...

Vale, pero céntrate en el caso de los falsificadores.

Mañana sin falta hay que echarle el guante al Porcelanas.

(MOLESTA) Claro. Perdón,

pero estamos cerrando.

-Hola, Salima.

¿Qué pasa? ¿No me vas a poner ni un pinchito?

-Óscar, ¿qué quieres?

-¿Creías que librarías de mí por cambiar de móvil? Venga.

(SOLLOZA) -Ya estoy en tratamiento.

Y me está ayudando, la verdad.

Pero creo que al final lo que necesito es tiempo.

Tiempo para asumir todo esto y...

(LLORA) ¡Y ver al agresor entre rejas!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 45

Servir y proteger - Capítulo 45

29 jun 2017

Lola describe a sus compañeros su ataque y se niega a mantenerse al margen del caso. Ibarra se entera de que Sergio quiere denunciar a Rober, lo que podría hacer que le abriera un expediente. Alicia intenta convencer a Sergio para que no denuncie a Rober. Jairo hace las paces con su hermano.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 45" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 45"

Añadir comentario ↓

  1. maiav

    Avisenle que el reloj marca las 6 y no las siete....!!!

    01 ago 2017