www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4969607
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 442 - ver ahora
Transcripción completa

Silvia.

No tenía ni idea de que estabas aquí.

-Ya ves, estoy.

Los demás queremos jugar, ¿estáis acabando?

-Aún no. Te toca Álvaro.

-Perdonadme, nos vemos en casa.

En el fondo me alegro de haber visto a Álvaro con la camarera explosiva.

-No es tan explosiva, es una chica mona y ya está.

-Así se me quita la venda de los ojos.

-Esto que estamos construyendo tú y yo,

es algo que no puede entenderlo nadie más.

Quiero volver a verte esta noche.

-¿Seguro que no te puedes pasar cuando cierres?

-Que no, Espe, que no.

Perdona.

Tengo muchísimo trabajo atrasado y...

y estoy cansado, me voy a casa a dormir.

-Te has portado muy mal, muy mal.

No has tenido compasión y abandonaste a tu hijo,

y yo te voy a castigar.

-Lo que pasó anoche con Pablo no me da buena espina.

-Espe... -Es verdad.

A lo mejor no es el hombre maravilloso que pensaba.

-Buenos días, Espe. Para ti.

-Rosas amarillas. (PABLO ASIENTE)

-Me dijo el florista que son las mejores para pedir perdón.

¿Me perdonas?

-Vas a entrar en una clínica de desintoxicación.

-Mamá, dame otra oportunidad, por favor.

-No, hijo, o te ingresas o te vas de casa.

Mañana va a ser el primer día de tu nueva vida.

-Me iría muy bien saber por qué nunca os habéis preguntado

las razones por las que caí en la droga.

En lugar de humillarme y desplazarme tanto

habría estado bien que alguno se hubiera interesado un poco

por qué me encontraba tan mal.

-Cuídate, ¿vale?

Yesica Online es una gran "influencer".

Era del Distrito Sur, pero ya no.

-¿Quieres ver su cuenta?

-No hija, yo vivo perfectamente sin seguir a la Yesica...

-Yesica Online.

-¡Yesi, eres tú! -¡Hola, María!

-¿Por qué ya no publicas nada?

Alguien tan activo como tú es raro que no diga nada en tanto tiempo.

-Desde hace un mes me llegan mensajes insistentes

de una cuenta que se llama Serpiente Azul.

-¿Qué tipo de mensajes?

"Despídete de todo lo que tienes".

"Estás sentenciada".

Lo que pasa es que el propietario oculta su identidad

mandando los mensajes y las fotografías

desde redes de wifi públicas, de establecimientos comerciales,

abarrotados de gente y sin cámaras de seguridad.

-Mi bolso, Marcelino, no está. -¿Que no está?

-Lo he dejado aquí. -¿Lo has mirado bien?

-Sí, sí, sí.

-Hay que anular las tarjetas

y poner una denuncia. ¿Qué llevabas?

-Me han robado la pistola, Claudia.

Han estrangulado a otra mujer, Claudia.

Muy cerca del Parque de la Dehesa.

Susana Huertas Venegas, 35 años.

¿Quién más lo sabe de la comisaría? Nadie más, solo vosotras.

Mañana daré la información en el "briefing",

pero quiero que os pongáis con esto.

Alberto Posada murió por mi culpa.

Lo maté, Fede.

-No digas eso.

No digas eso. Ven aquí.

Ya está.

(Música emocionante)

¿Y Silvia? Va a llegar tarde.

-No la presiones, está hecha polvo por lo de Posada.

Para ella fe muy duro descubrir

que no era él el estrangulador.

Se siente culpable por su suicidio.

-Lo entiendo perfectamente, pero ella no tiene la culpa.

-Ya, todo apuntaba a que era él:

el perfil, los antecedentes, todo.

-Buenos días.

-¿Has podido dormir?

-Sí, al final algo.

Pero no os preocupéis por mí.

-Tú lo que tienes que hacer ahora es desayunar estupendamente.

Una cosa especial. Tenemos leche de avena,

y estoy haciendo unas tortitas con plátano y huevo.

Pero si quieres preparo otra cosa.

-Es que no consigo comprender el móvil del estrangulador.

¿Cómo selecciona a esas mujeres?

-Lo que está claro es que esas tres mujeres tenían algo en común.

Tenemos que descubrir qué y ya está. -Sea lo que sea,

espero coger a ese cerdo cuanto antes.

-Y yo también. Conocía a dos de las víctimas,

así que tengo implicaciones personales.

-¿A dos? Yo pensé que solo a Rita,

porque estabas llevando su caso de maltrato.

-A Susana también.

Era clienta de la ferretería, me la presentó Pablo

y charlamos un par de veces. La chica era bastante maja.

-Cuando los medios sepan esto se nos va a caer el pelo,

por pensar que el caso estaba cerrado.

-De momento no hay noticias sobre el estrangulador,

ni sobre la muerte de Susana Huertas.

-Bremón estará haciendo lo imposible para que la noticia no trascienda.

(Teléfono)

-Es Yesica.

Yesi.

-¿Qué tal? ¿Has dormido bien, has descansado?

No te pongas nerviosa.

¿Otro mensaje?

Necesitaría ver el mensaje lo antes posible.

Pero ¿qué dice?

¿Nos vemos en comisaría en media hora?

Venga.

Tranquila.

-¿Qué pasa? -Ha recibido otro mensaje

de Serpiente Azul. -¿Y qué dice?

-No me lo ha querido contar, pero por cómo estaba, bonito no es.

-Madre mía,

me parece que hoy va a ser un día bastante duro.

-¿Y cómo ha pasado la noche, doctor?

¿Eso es normal?

Ah, comprendo.

Sí, sí, por favor, si hay alguna novedad avíseme.

Gracias.

-¿Cómo está Ricky? ¿Qué ha dicho el médico?

-Parece que ha pasado mala noche,

que no ha dormido y que ha tenido un incidente con un celador.

-Pobre Ricky. -¿Y qué ha pasado?

-Insistía en querer irse a casa,

y tuvieron que reducirlo para calmarlo.

Según el doctor, esto es habitual las primeras noches.

La buena noticia es que después se durmió y ahora está descansando.

-¿Crees que se va a curar? -No lo sé.

Tú mismo dijiste que esa clínica tiene un 80% de éxito.

-Sí, pero no es una certeza absoluta.

-La única certeza que hay en esta vida es la muerte.

Lo demás todo son probabilidades.

No va a ser fácil, no.

No es un tratamiento milagroso, y Ricky tendrá que poner de su parte.

-Esperemos que se acostumbre a esta situación,

si no para él va a ser un infierno.

-No dejo de pensar lo que dijo antes de irse.

Que nunca nos planteamos por qué empezó con las drogas.

-¿A qué te refieres?

-A lo mejor lo que necesita Ricky no es una clínica de desintoxicación,

sino una familia que estuviera pendiente de él y lo cuidara.

-Eso es injusto.

La mamá estuvo cinco años en la cárcel para salvarle el culo.

¿Eso no es preocuparse? -Sí es preocuparse por él,

pero quizá no era la mejor solución.

Igual tendría que haber entrado en prisión

para aprender a ser responsable de sus actos.

-Mira, Álvaro, no empieces con tus rollos de hacerte el bueno

y de dar lecciones.

Cuando la mamá estuvo en la cárcel,

el que se comió el marrón de controlarlo fui yo.

-Eso no es verdad. -Ah, ¿no?

¿Quién lo metió en el pub para mantenerlo ocupado

y asumiera responsabilidades? Yo.

Porque tú estuviste siempre a tu bola.

Fuera del sueño del taller no existía nada más.

-Yo estaba a mi bola,

porque decidí no formar parte de los negocios familiares, y lo sabes.

Pero tú,

¿crees que hiciste todo lo mejor para cuidar de Ricky?

-Cuidado, Álvaro. -Basta ya.

Yo también he pensado muchas veces que seguramente

me equivoqué entrando en prisión por él.

Pero lo hecho, hecho está.

-Ricky es más frágil de lo que parece.

Si ahora tiene problemas con las drogas,

no me quiero imaginar lo que habría pasado en la cárcel.

No lo habría soportado. -Eso tampoco lo sabes.

-Los tres lo hemos sobreprotegido.

Sobre todo yo.

Quizá esto tenga que ver con lo que le ha pasado.

-Puede ser.

-Se sentiría culpable y por eso se refugió en las drogas.

Pero estoy segura que no hubiera sobrevivido a la prisión.

-Solo digo que podríamos haber hecho las cosas diferentes con él,

y eso me incluye a mí. -Es tarde para lamentarse, hijo.

Estoy segura de que hemos hecho bien en enviarle a la clínica.

¿O te hubieras visto tú capaz de conseguir que dejase las drogas?

Álvaro, métete una cosa en la cabeza.

Todo lo que hago, aunque me equivoque,

lo hago porque os quiero.

Porque sois mis hijos,

porque sois lo que más quiero en esta vida.

-Eso ya lo sabemos.

-¿Puedo pediros que cuando haya un problema no os peleéis?

¿Seréis capaces de hacerlo?

-Sí, no te preocupes.

-Claro, mamá.

Estamos todos en el mismo bando.

Susana Huertas Venegas.

35 años, vecina de Distrito Sur,

ayer fue encontrada estrangulada

en un descampado cerca del Parque de la Dehesa.

Como era evidente que Posada no podía haber sido,

al principio pensamos que se podría tratar de un imitador,

pero según el informe de Científica,

todo indica que se trata del mismo estrangulador

que asesinó a Rita Blanco y a Carolina Fuentes.

Entonces, ¿Posada no era culpable?

No, nos precipitamos al considerar su suicidio

como una prueba de culpabilidad

de los dos anteriores estrangulamientos.

Pero es normal, con sus antecedentes y todos los indicios contra él,

todo apuntaba a eso, ¿no?

Lo sucedido con Posada es un cúmulo desafortunado de casualidades

y nadie tiene que sentirse responsable.

Su suicidio

obedece probablemente a sus problemas mentales.

Pues nada, volvemos a empezar de cero.

Ahora tenemos que buscar al estrangulador

con todo nuestro empeño. Hay que evitar más muertes.

¿Y tenemos alguna pista

que nos sirva para abrir otra vía de investigación?

Lo único que tenemos

es que el asesino ha cambiado de "modus operandi".

Las anteriores víctimas

fueron asesinadas en los mismos lugares donde las hallamos.

Según el informe forense,

Susana Huertas fue asesinada en otro lugar

y trasladada al descampado.

Lo cual podría significar

que el asesino la mató en un lugar comprometido.

Y después llevó el cuerpo al descampado

para evitar levantar sospechas.

-Puede que se haya vuelto más precavido

sabiendo que estamos detrás de él. No lo sé. Lo que parece evidente

es que tiene una gran necesidad de matar,

porque ha vuelto a actuar incluso cuando no lo buscábamos,

cuando pensábamos haber encontrado al culpable.

Imagino que como en los otros casos,

no habrá ni fibras ni huellas ni restos de ADN.

Nada.

Pero puede que el traslado del cuerpo al descampado

haya sido un error.

Doy por hecho que lo hizo en coche.

¿Hay huellas de neumáticos?

No, el estrangulador se ocupó de borrarlas,

pero según el informe forense el asesinato se produjo

aproximadamente a las diez de la noche.

Así que, el cuerpo tuvo que ser trasladado después,

y a esas horas no pasan muchos coches.

Pudo grabarlo una cámara de tráfico.

Lamentablemente en esa zona no hay cámaras,

pero necesariamente para llegar hasta ese descampado

hay que pasar por el polígono de El Reguerillo,

y muchas de las empresas que hay allí tienen cámaras.

Por fin una buena noticia.

Alicia y Silvia,

necesito que obtengáis y visionéis

las imágenes de las cámaras de vigilancia

de toda esa zona. ¿De acuerdo?

Y no hace falta que os diga la prisa que tenemos.

Por supuesto. Y para todos los demás,

apretadles las tuercas a todos vuestros "confites",

no descarto que este tipo se mueva por los bajos fondos.

A ver si han visto algo sospechoso

o alguien que les llamara la atención.

¿Alguna pregunta? Pues todo el mundo a trabajar.

Elías y Nacha quedaos que tengo que hablar con vosotros.

Soriano, cierra la puerta al salir, por favor.

Gracias.

Esta es mi cueva,

y este es el equipo con el que pienso detener a Serpiente Azul.

¿Has conseguido averiguar algo?

-De momento no, pero estamos empezando. No te desesperes.

Déjame el teléfono.

"Muy pronto vas a ser mía".

No se anda con rodeos.

-Estoy asustada, este tío va en serio.

-Es un "hater" bastante agresivo.

Cree que así te puede controlar. -Ya.

Pues no me tranquilizas nada.

-Perdona, pero estoy valorando cómo está el panorama

para poder actuar.

Se nota que está bastante obsesionado contigo.

-¿Y tú crees que con este mensaje vas a poder localizarlo?

-Si ha sido igual de cuidadoso que con los mensajes anteriores,

lo veo un poco complicado.

Te explico. Básicamente,

él manda toda las fotos y todos los mensajes

desde redes wifi públicas.

De establecimientos comerciales, abarrotados de gente,

y que no tienen cámaras de seguridad

para que sea más difícil rastrear.

-O sea, que es un experto en informática, ¿no?

-Yo diría que es hábil con la ciberseguridad.

Además, usa móviles de tarjeta.

Son más difíciles de rastrear, pero tú no te preocupes

porque en el momento que cometa un error, yo estaré ahí para detenerlo.

-Pues espero que sea pronto porque no pego ojo.

-Ya se te ve que necesitas dormir.

-Cada vez que suena el móvil me pongo nerviosísima.

Lo quiero tirar por la ventana.

Pero no puedo, tengo que estar conectada por mi trabajo.

-Tú no te obsesiones.

Además, tienes que seguir conectada.

Conviene que ese tipo te siga mandando mensajes

y sea más fácil localizarlo.

(Teléfono)

-Míralo, es él.

Le puse ese tono para saber cuándo me manda un mensaje.

-No quieres verlo tú, ¿no? -No.

Míralo tú, por favor.

-Es una foto tuya saliendo de un portal.

-¿Qué dices?

Estoy saliendo del portal de mi madre esta mañana.

-¿Estás segura? -Segurísima.

Este tío sabe dónde vivo en Distrito Sur.

-¿Nosotros no vamos a colaborar en el caso del estrangulador?

Ahora mismo existe otra prioridad.

Que Silvia y Alicia solas... -Deja que Miralles nos explique.

Gracias, Nacha.

Quiero que investiguéis un robo que se produjo anoche en el Moonlight.

¿Qué pasa con el Moonlight? Es un imán para los delincuentes.

Ayer le robaron el bolso a Montse Ibarra

mientras estaba jugando al billar con su marido.

¿Y todo este follón por un bolso?

-Yo tampoco lo entiendo, Miralles.

Con todos los casos importantes por resolver que tenemos

centrarnos en el robo de un bolso...

El problema es que dentro del bolso llevaba su arma reglamentaria.

Pues eso sí que es un marrón.

-La inspectora Ibarra se puede meter en un buen lío por eso.

Ella es plenamente consciente, pero lo que nos debe importar

es encontrar el arma cuanto antes

y evitar que se cometa un delito con ese arma.

Totalmente de acuerdo.

Haced una lista de posibles sospechosos,

empezad por los rateros del barrio,

os vais al Moonlight y a ver si reconocen a alguien.

A sus órdenes inspectora.

Nos vamos tener que sacar un carnet de socios del Moonlight.

-Ya te digo.

-Sí, ya te he dado la dirección.

Quiero dos agentes vigilando las 24 horas del día.

Si ven alguien sospechoso, ya saben lo que tienen que hacer.

Gracias.

Ya está, Serpiente Azul no podrá acercarse a ti nunca más.

-¿Este tío cómo sabe dónde vivo?

Se lo he contado a poquísima gente. ¿Me está siguiendo o qué?

-No sé, puede ser.

Pero cabe otra posibilidad. -¿Cuál?

-Que no sea un desconocido y sea alguien de tu entorno.

-No puede ser. La gente que lo sabe es de confianza.

-¿Has tenido alguna relación problemática últimamente?

-¿A qué viene eso?

-Tengo que descartar todas las posibilidades,

contéstame a lo que te estoy preguntando.

-Hace poco tiempo lo dejé con mi novio.

Llevábamos dos años y vivíamos juntos. Nos queríamos mucho,

pero la cosa no funcionaba.

Se llamaba Guillermo.

Guillermo es fotógrafo profesional y me hacía las fotos del perfil.

-Y por eso te fuiste a vivir a casa de tu madre.

-Sí, el ático que teníamos era muy grande para mí sola.

Y lleno de recuerdos.

-Háblame un poquito más de tu ruptura.

-¿La ruptura? Chunga.

Lo pasamos fatal los dos.

Él más porque no se lo esperaba y le vino de repente.

-¿Crees que lo pasó tan mal como para querer vengarse de ti?

-¿Tú crees que Guillermo está detrás de todo esto?

No creo, siempre se portó muy bien conmigo.

-Es que tengo que explorar todas las posibilidades

aunque luego tenga que descartarlas.

¿Te trató mal, te gritó

o te trató de manera agresiva alguna vez?

-No.

Discutíamos y nos levantábamos la voz, pero los dos.

Supongo que ahora está resentido conmigo,

pero no le creo capaz de mandarme esos mensajes tan chungos.

-Seguramente Guillermo sea inocente,

pero no estaría mal hacerle una visita y hablar un poco con él.

-Te puedo mandar su contacto. -Por favor.

Y tranquila, que todo va a ir bien.

-De acuerdo.

Pasaré a recoger las imágenes de las cámaras de seguridad hoy mismo.

Gracias.

He encontrado tres empresas en el polígono cerca del descampado

que tienen cámaras de seguridad y he hablado con ellos.

Iremos para ver si nos sirven,

y si es así nos llevaremos las del asesinato de Susana Huertas.

¿A qué esperamos? Vamos ya. Silvia...

Antes quiero saber cómo te encuentras.

Con ganas de atrapar a ese cabrón. Para, por favor.

Es evidente que no estás bien, no intentes disimular.

Todos hemos pasado por una situación así.

Se ahorcó por mi culpa.

No fue por tu culpa.

Es importante que reconozcas que no estás bien,

solo así podrás salir adelante.

Intento centrarme en el trabajo para no pensar.

Para no venirme abajo, ¿vale?

Y solo me viene a la cabeza

que soy responsable de la muerte de un inocente.

Tú no eres culpable de su muerte, Posada tenía muchos problemas.

Pero le hice creer que era un asesino.

Silvia, tú no lo mataste.

Posada ya había matado a una mujer y ni siquiera lo recordaba.

Solo sé que si no hubiera hablado con él en calabozos

probablemente seguiría vivo.

Lo que pasó fue una desgracia, pero tú no eres responsable de ello.

Debí aplicarle la presunción de inocencia hasta el final.

Y no lo hice.

No eres la única que creía que Posada era culpable.

Ya has oído a Miralles.

Pero yo le puse las esposas

y lo encerré en el calabozo donde se ahorcó.

¿Cómo estás, Silvia? ¿Necesitas algo?

Todo bien.

¿Seguro?

Por desgracia no eres la primera policía que pasa por algo así,

ni serás la última.

¿Se refiere a cargar la culpa por la muerte de un inocente?

Siéntate, por favor.

Escucha, Silvia.

Tenía un compañero de promoción,

Matías Vermejo,

que se vio involucrado en el atraco a un banco.

Cuando llegó la policía los atracadores estaban huyendo.

Al verse rodeados

empezaron a disparar como locos en mitad de la calle.

¿Había transeúntes?

Sí.

Matías y sus compañeros no tuvieron más remedio que responder.

En medio del tiroteo una bala de Matías alcanzó a un civil.

Estaba el hombre por la zona.

Murió en el acto.

Era un chico joven, casado y con dos hijos pequeños.

Matías lo pasó fatal.

Estuvo a punto de abandonar el cuerpo.

Pero al final lo superó.

Gracias al apoyo de sus compañeros

y a que se dio cuenta que la culpa de esa muerte no era suya,

sino de los atracadores que le obligaron a usar el arma

en mitad de la calle.

Ya veo.

Desde entonces, cada vez que cogía un criminal o evitaba un crimen,

pensaba que la muerte de ese hombre

no había sido más

que un desagradable incidente de su trabajo.

Pero no había sido en vano.

¿Entiendes?

Creo que sí.

Te lo voy a volver a preguntar.

¿Crees que puedes seguir en esta investigación?

Sí.

Quiero atrapar a ese asesino.

Tenemos que ponernos en marcha cuanto antes,

Silvia encontró tres empresas del polígono con cámaras de seguridad.

A por ello.

¿Me esperas en el coche? Ahora voy.

Gracias, comisario.

Gracias por hablar con ella, por un momento pensé que se hundía.

Por cierto, ¿dónde sirve ese tal Matías?

En ningún sitio.

No superó la muerte de ese hombre y se retiró del cuerpo.

Fue una lástima, porque era un gran policía,

y no queremos que no pase eso con Silvia.

Claro que no.

Aquí tienes.

Muchas gracias.

Hola, Yesi, qué bien que has vuelto.

¿Qué te pasa, estás bien? Tienes mala cara.

-No he dormido mucho.

-¿Te pongo un pincho de tortilla a ver si te animas?

(Teléfono)

¿No quieres cogerlo?

-Es mi representante.

Hola. Ahora no puede hablar, estoy con gente.

Ya sé que llevo muchos días sin subir nada y...

Ya, los patrocinadores. Vale.

Que sí, que están ahí detrás.

Y los contratos publicitarios, vale,

pero no puedo poner ahora nada.

No me grites, por favor.

Que no me...

Escúchame, no voy a poner el vídeo. Ya está.

Perdón por el numerito que he montado.

-Tranquila. ¿Puede hacer algo por ti?

-Si tienes un pañuelo para darme. -Claro, cariño. Toma.

Coge los que necesites.

No te preocupes.

Si echas unas lágrimas es porque el cuerpo te lo pide.

¿Te preparo un chocolate como el de ayer?

-No me entra nada.

-¿Es por tu trabajo?

Tiene que ser difícil soportar tanta presión.

-Hasta ahora lo llevaba todo superbién.

Pero me ha pasado una cosa y le tengo miedo a las redes.

Y yo sin las redes no soy nadie. -¿Cómo que no eres nadie?

Tú eres la Yesi de aquí, de toda la vida.

La alegría de su casa, la alegría del barrio.

-Gracias.

-Si quieres contárnoslo para desahogarte...

-Pues...

Es que un "hater" me está mandando comentarios chungos,

y me manda fotos siguiéndome.

-Un acosador. -Sí.

Pero las amenazas van en serio.

-Pero ¿tú lo has denunciado a la policía, se lo has contado?

-Sí, ya puse la denuncia.

Estoy hablando con el inspector Alarcón.

-Ah, con Fede. Entonces, tranquila, estás en las mejores manos.

Fede es un crack de la informática, de las redes y de todo.

-Desde luego que sí, si alguien puede pillar a ese desgraciado,

ese es Fede, tú tranquila.

Venga, cariño, no te angusties.

-Hola, Pablo. -Hola, cariño.

Estaba pensando en ti porque hemos recibido este material de camping,

y he dicho: "¿Por qué no te llevas a tu chica de acampada romántica?"

-Pues sí, habría que probarlo.

-¿Y esa cara? No te ha gustado mucho la idea.

-No es por ti, es por algo que ha ocurrido.

-¿En la comisaría?

¿Algún caso complicado?

-Más o menos.

-Espe, no te tomes las cosas de la UFAM tan a pecho.

-No es un caso de la UFAM.

Además que...

en cierta manera te afecta a ti también.

-¿A mí por qué? ¿Qué pasa?

¿Qué pasa, Espe? Cuéntame.

-Es bastante delicado, además,

el comisario lo está aguantando como puede

porque si se hace público, cundirá la alarma social.

-Yo no voy a decir nada, te lo prometo.

Venga, cuéntamelo.

¿No confías en mí? -No es eso.

-¿Entonces? -No se lo digas a nadie.

-A nadie, te lo prometo.

-Ayer encontraron...

a una mujer muerta.

La han estrangulado.

-Qué horror.

¿Y dónde la han encontrado? -En el descampado que hay...

junto al Parque de la Dehesa. Y todo apunta a que el asesino

es el mismo que mató a Rita Blanco y Carolina Fuentes.

-Pero ¿el asesino no se había ahorcado en los calabozos?

-Eso pensábamos en comisaría, pero parece que nos equivocábamos.

-¿Y en qué me afecta a mí eso?

-Porque tú la conocías

igual que yo.

Es...

Susana.

-¿Susana? ¿Qué Susana?

No.

¿La que ha estado aquí viniendo estos días a comprar?

¿Se sabe algo del asesino, alguna pista?

-No sabemos nada, pero yo no llevo la investigación,

así que poco te puedo contar.

-Ojalá lo cacéis pronto. -Sí, ojalá.

Ven aquí.

-Pobre Susana. -Sí.

Me alegro mucho de habértelo contado yo.

Que te hayas enterado por mí.

-Que... que...

Qué duro, ¿no?

Morir así.

-Sí.

Nadie debería morir así.

-Venga. -Bueno.

Ya está, me tengo que ir. -Venga.

Hijo,

esta noche, si no te importa,

me gustaría volver a casa después del curro.

-Claro, sin problemas. Y si necesitas contarme algo,

yo estoy aquí, soy todo oídos y no diré nada a nadie.

-Gracias.

-Venga.

-Se me hace raro tanto silencio.

-Y a mí.

Echo de menos las protestas y los comentarios de Ricky,

quién lo iba a decir.

-¿Sabéis algo de él? ¿Cómo ha pasado su primera noche?

-Normal, supongo. Es pronto para saber nada.

-Muy buenas.

-Muy buenas. ¿En qué puedo ayudarles?

Me imagino que no han venido a tomarse una copa.

-Relájate, venimos en son de paz.

-Estamos investigando un robo que ocurrió aquí ayer por la noche.

-Una mujer ha denunciado el robo de un bolso,

y cree que se lo birlaron aquí.

-Es verdad, ya me acuerdo.

Estaba jugando al billar y me dijo si me habían entregado un bolso.

Le dije que no.

-Lo siento, no sabía nada.

Si les puedo ayudar en cualquier cosa...

-Igual sabe algo tu hermanito, el que le gusta coleccionar relojes.

¿Podemos hablar con él? -No va a hacer falta.

Anoche no estaba aquí, así que no sabrá nada.

-Es cierto, Ricky no estaba aquí.

Pregúntenme a mí, yo fui quien habló con esa mujer.

-¿Tenéis cámaras de seguridad aquí? -Ya te digo yo que no.

-Nunca las hemos necesitado.

Los que trabajamos aquí controlamos este sitio.

-Por eso le robaron el bolso a la señora sin que os enterarais.

-Claro.

-¿Hay alguna cámara en los alrededores?

-Como no sea la del banco de en frente.

-Ya las hemos inspeccionado, pero no sirven,

el ángulo no da hacia el pub.

-Pues no podemos ayudarles en nada más.

Si me disculpan, tengo un poco de trabajo.

-No seas impaciente, no hemos acabado.

Mirad con atención esas fotos, son de posibles sospechosos.

-Son algunos rateros del barrio.

Miradlas con atención y recordad si alguno estuvo aquí ayer.

-A mí no me suena ninguno. -Ni a mí.

-Espera un momento. Pasa a la anterior.

Ese chico estuvo ayer aquí. -¿Estás segura?

-Sí.

-Andrés Díaz, alias el Ardilla.

Lo llamaban así porque era experto colándose por los balcones.

-¿Recordáis algo más?

-Pues...

que estaba pálido y ojeroso.

-Eso es por el mono. Es que es yonqui el pobrecito.

Dejó lo de los balcones porque casi se rompe el cráneo.

La droga no...

-Espero haberles servido de ayuda.

-Claro que sí, esto ha sido muy importante.

Gracias.

-Pues ya está. -No.

Si veis algo sospechoso o vuelve la Ardilla por aquí,

llamáis a comisaría. Ahora sí.

-Perfecto.

-Has estado un poquito borde, ¿no?

-Ya te he dicho que esta gente no era de fiar.

-Eso es lo de menos.

Lo importante es que tenemos un yonqui suelto

con el arma de un policía. -Vamos.

-Muchas gracias, Guillermo. -Y disculpa las molestias,

pero teníamos que descartar a todos los sospechosos.

-Ojalá encuentren al que está haciendo esto a Yesi.

-¿Por qué me has pedido ayuda para interrogarle?

-Porque tú has trabajado mucho en la ODAC y en la UFAM.

Tienes una capacidad estupenda para relacionarte con la gente,

para saber quién miente, quién no miente,

además has sido "follower" de Yesica Online.

-Creo que Guillermo no es el acosador.

-Ya, pero es su exnovio, y no terminaron muy allá.

-¿Y qué? Ya has visto lo afectado que parecía cuando le hemos dicho

lo mal que lo está pasando Yesica. -Sí, sí, lo he visto.

¿Has corroborado su coartada?

Porque me ha dicho que él no estuvo mientras le hacían las fotos a Yesi,

y tampoco ha estado en el portal de su madre.

-Sí, lo he comprobado. En los dos casos

estaba en una sesión fotográfica. -Ya.

¿Hay testigos que puedan verificar esto?

-Todos los que tú quieras:

maquilladores, modelos, estilistas...

-Tampoco hace falta que me digas todos los oficios

de la fotografía española. Aun así, pudo mandar a alguien

para que hiciera las fotos por él. -Demasiado rebuscado.

Si quisiera acosarla, lo haría él mismo,

no mandaría nadie en su lugar. -Pues no sé, hija.

Yo me rindo.

El exnovio de Yesi no es Serpiente Azul.

-Claro que no. Hasta nos ha dejado acceder a su móvil

y a sus redes sociales. Un culpable pondría más pegas.

-Ahora mismo estoy completamente bloqueado.

No sé por dónde seguir y me raya no poder ayudar a Yesi.

-¿No crees que te estás involucrando demasiado en este caso?

-No. Me estoy involucrando lo normal,

soy un profesional, es lo que siempre hago.

-Ya lo sé, eres un gran policía.

Solo te digo que no te obceques,

que tienes tanta prisa por atrapar a un culpable

que a lo mejor terminas metiendo en la cárcel a un inocente,

mira lo que pasó con Posada.

-Con Posada no me compares, él era un peligro andante.

Aunque no recordara, él había matado a alguien.

-Yo solo te digo que confíes más en ti, Fede.

Con tus conocimientos, seguro que das con Serpiente Azul.

Y que no te rindas. -Pues muchas gracias.

Y recuérdame que mañana te prepare

uno de esos desayunos chulis pirulis.

¿Has quedado con Pablo?

-No, no, le he dicho que hoy prefería volver a casa.

¿Y tú qué haces?

-Yo me voy a quedar currando un poquillo.

Tengo que hacer una comparativa

con la gente que ha trabajado con Yesi.

A ver si encuentro algo raro.

-¿Te vas a meter otra vez en la cueva?

Vas a acabar como Drácula.

-A mí me gusta más Nosferatu por el expresionismo alemán,

me lo pasó un colega que se llama Víctor.

-Perdona, chico. Que te sea leve. -Chao.

-¿Qué haces? -Estoy revisando uno albaranes.

Tú te vas ya, ¿verdad?

-Sí, quería irme, pero si quieres que me quede,

me lo dices y te echo una mano. -Para nada.

Vete, disfruta de la vida. Habrás quedado con Espe.

-No, ha pasado a verme y hemos estado hablando un rato.

-Supongo que unos novios que empiezan

tendrán mucho de qué hablar.

¿No ha pasado nadie más por aquí?

-No. -¿Seguro?

-¿Quién tendría que pasar?

-¿Quién va a ser? Susana, no te hagas el tonto.

Lo mismo ha cambiado de opinión,

y viene para que la asesores otra vez con el color de la habitación.

-No, Susana no creo que vuelva más.

-¿Por qué?

-Porque se habrá quedado muy contenta

con la pintura que ha elegido.

-Seguro que se inventa cualquier excusa para volver.

A esa chica le interesa lo que hay en esta tienda,

todos los artículos, entre ellos tú.

-Por favor, Damián, ¿puedes dejarlo? -Las cosas son como son.

Esa chica está por ti,

buscará cualquier excusa para volver a verte.

-Olvídate de Susana.

No va a pasar nada entre nosotros porque...

-Porque tú estás enamorado de Espe, Espe es la mujer de tu vida,

no tienes ojos para otra mujer. Que ya lo sé, hombre.

-¿Me puedo marchar ya?

-Sí, hombre, y no te vayas tan serio.

-Hasta mañana.

-Échame una firma, anda.

Que no te vuelva a ver por aquí.

Anda, tira.

-¿Qué le pasaba a este? -A este personaje

lo hemos pillado pintando cosas feas.

Pero parece arrepentido.

-Hay que abrirles los ojos para que sepan lo que está bien y mal.

-Si te digo la verdad, hace no mucho yo era uno de estos chavales.

Yo me iba con mis colegas a Carabanchel

a un polígono abandonado a pintar grafitis.

Yo siempre firmaba con un monito todo guapo.

-El grafiti puede ser una forma de arte.

-Claro que sí. Pero este chaval estaba pintando

insultos racistas, y eso ya no. -Pues, hombre,

eso no es ninguna forma de arte. -Pues no.

-Fede. -Hola, Yesica.

-Hasta luego.

-¿Qué te trae a estas horas? ¿Ha pasado algo?

-Es que cada vez va a peor. -¿Has recibido otro mensaje?

-No es mensaje, no sé ni cómo llamarlo, es...

Mi madre ha encontrado algo en el buzón.

-Cómo que ha encontrado algo en el buzón.

-Sí, un pájaro muerto.

-¿Un pájaro muerto? Vamos a ver...

Si hay unos agentes vigilando el portal desde esta mañana.

-Mi madre no ha abierto el buzón en todo el día,

supongo que lo metieron antes de empezar a vigilarlo.

-No sé... ¿Había algo más en el buzón?

-No, el pájaro solo.

Mira, me ha mandado este mensaje.

-Qué fuerte.

"¿Qué te ha parecido la carta de amor que te he enviado?"

Este tío se ha pasado de la raya. -Yo no sé qué hacer.

A mi madre casi le da un infarto esta mañana,

nos queremos ir a un hotel a las afueras.

-Tranquila. Con la vigilancia no va a pasar nada en tu casa.

Te juro que voy a encontrar a este tío.

-Confío en ti, Fede, no me falles.

-No te voy a fallar, te doy mi palabra.

-Por cierto, ¿has conseguido hablar con Guillermo?

-Sí, he hablado y se ha mostrado muy colaborador.

En cuanto le he contado lo que te pasa lo he visto muy afectado.

-¿Crees que es inocente? -Absolutamente.

-Además, he comprobado su coartada, tú tenías razón.

Guillermo no es Serpiente Azul. -Pues menos mal.

No soportaría que alguien que he querido tanto me hiciera esto.

-Tú ahora estate tranquila, vete a casa.

Yo me quedaré dándole vueltas a lo del pájaro muerto,

a ver si encuentro alguna pista. -Si te enteras de algo me llamas,

a la hora que sea. -Descuida.

-Fede, de verdad, muchísimas gracias.

Eres la única persona en la que puedo confiar ahora.

-Te acompaño.

-¿Es usted Damián Pérez?

-Señor Iriarte.

-Efectivamente, aquí me tiene. -Encantado.

Veo que le pasaron el recado, supongo que sería su secretaria.

-Sí, es mi hermana que me ayuda con el tema de las llamadas.

Lo importante es que recibí el mensaje y aquí estoy.

-Muchas gracias por venir a estas horas.

Prefería que la tienda estuviera cerrada, así no nos molestan.

-Me han citado en sitios que le sorprenderían

por cuestiones de discreción.

-Supongo que en su oficio la discreción el básica.

-Sagrada diría yo.

Pero vamos al grano, cuénteme para qué quiere contratarme.

-Claro.

Vamos a ver... Quiero que encuentre a alguien.

Se llama José Manuel López, tiene 28 años

y es de Madrid.

-No es mucha información.

-El nombre es muy común

y puede haber montones de José Manuel López

en una ciudad como esta.

-Le puedo dar la descripción física, todo lo que tengo está aquí.

-No, no tan rápido.

Primero querría saber por qué le está buscando.

-¿Qué más da?

Usted es un profesional, yo le pago y usted hace su trabajo.

-Ha visto demasiadas películas. No es tan sencillo, señor Pérez,

yo solo puedo buscar una persona si detrás hay una razón legítima.

-¿Qué quiere decir?

-Tengo que estar seguro que lo que me pide no es ilegal.

Usted podría buscar a esa persona para hacerle daño,

y en ese caso yo sería su cómplice. ¿Entiende por dónde voy?

-Le puedo asegurar que no tengo ninguna intención ilegal.

-Entonces no tendrá inconveniente

en decirme por qué busca a ese tal José Manuel López.

-Bueno pues, lo...

Es un asunto de negocios que quiero aclarar.

-Explíquese.

-Yo tenía una ferretería en Salamanca,

él me hizo un pedido de herramientas

porque él tenía una empresa de reformas eléctricas...

-A lo mejor no era dueño de una empresa.

-La heredó del padre que falleció de forma prematura.

-Entonces ya me cuadra.

-Le hice la entrega, yo ingenuo, de todos los materiales

que me pidió, y... -No me diga más.

La empresa quebró y el tipo desapareció

dejando un montón de deudas. -Efectivamente.

Cerca de 60 000 euros.

-Eso es mucho dinero.

No me extraña que esté mosqueado con ese tipo.

No querrá vengarse de él, ¿verdad?

-No, hombre, por favor. No.

Yo solo quiero dar con su paradero, saber dónde está,

enviarle un burofax para decirle que me pague

y si no me atiende lo denunciaré.

Pero le puedo asegurar que no soy un hombre violento.

Yo soy un ferretero de provincias que simplemente vela por su negocio.

-Ya.

¿Y por qué está en Madrid?

-¿También le tengo que contestar a eso?

-No, no se preocupe.

Y perdone si he podido parecerle algo borde.

¿Me permite un momento? -Por favor.

Aquí le apunto los honorarios

por el trabajo que me pide.

Si le parece bien

seguiremos adelante.

-Me parece una cifra razonable.

-Necesitaré las facturas de venta que le hizo a López.

-¿Las facturas? ¿Para qué?

-Es una formalidad.

Puede que entre esos papeles encuentre alguna pista

para poder localizarle, algo que usted haya pasado inadvertido,

pero para un detective experimentado como yo

pueda ser crucial. -Claro, normal.

Las facturas ahora mismo no las tengo aquí,

supongo que la tengo en casa.

Si quiere se las traigo mañana. -Mañana pasaré a por ellas.

Téngalas listas a primera hora.

Por lo demás, encantado de hacer negocios con usted, señor Pérez.

-Igualmente. Le abro. -Gracias.

He conseguido que la aparición del cadáver de Susana Huertas

no trascienda a la prensa.

Pero no sé cuánto tiempo podré aguantarlo.

Precisamente este año la pobre se había quedado en paro.

En Jefatura ya lo saben y están muy preocupados.

No más que nosotros.

Silvia está muy afectada por todo esto.

Espero que se sobreponga pronto.

Se siente responsable del suicidio de Posada.

En estos momentos Alicia y ella están consiguiendo

las imágenes de las cámaras de seguridad

cercanas al descampado.

Esperemos que pueda mantener la cabeza fría en esto,

por su bien y por el de la investigación.

No te preocupes, Alicia está pendiente.

Todos tenemos que estar muy atentos de lo que haga.

Está pasando un momento muy delicado,

y no nos interesa perder una policía como ella ahora mismo.

¡Adelante!

Hola, Montse. Hola.

Solo quiero saber si hay novedades sobre el robo de mi arma.

Sí, Nacha creo que tiene algo.

Nacha, tráete lo de Ibarra, por favor.

Hemos tenido que informar del robo al Servicio de Armamento.

Supongo que te harás cargo.

Era vuestro deber.

Estoy esperando la llamada de Régimen Disciplinario

en cualquier momento.

Esperemos que Nacha traiga buenas noticias, aquí está.

Inspectora Ibarra. -Aguirre.

-Tengo noticias sobre el robo de su bolso,

ha aparecido en un contenedor cercano al pub.

-¿Y el arma? -Todavía no.

Pero hemos cotejado las huellas con las del bolso,

y coinciden con las de un sospechoso.

La camarera del pub lo ha reconocido.

Parece que estuvo allí la misma noche. ¿Le suena?

-Sí, es cierto, estaba allí.

Nos estaba mirando a Marcelino y a mí jugar al billar,

y pensé que él estaba esperando para jugar.

-Se llama Andrés Díaz,

estuvo en prisión por robo en varios pisos,

robo con arma blanca y varios tirones.

Una joya.

Se poda la Ardilla y es adicto, suele robar para consumir.

-Estupendo, mi pistola está en manos de un yonqui.

¿Hay alguna pista sobre el paradero del tal Andrés Díaz?

De momento no tenemos un domicilio conocido,

pero Elías y yo averiguaremos entre nuestros "confites".

-Gracias, Nacha. Montse,

tranquila, seguro que aparece pronto.

Gracias, Nacha, has hecho un buen trabajo.

Transmíteselo también a Elías.

Les mantendré informados de lo que vayamos averiguando.

Permiso.

-¿Un pájaro muerto?

Pero quién está tan enfermo para hacer algo así, por favor.

-Un tío que tiene la cabeza completamente girada.

Pero he estado haciendo algunas averiguaciones,

a ver si tiene algún tipo de significado.

-¿Y has descubierto algo?

-Pues sí.

Si te ponen un pájaro muerto en el portal de tu casa

es que te están haciendo brujería.

Y desean que tú o un miembro de tu familia caiga enfermo o que muera.

-¿En serio?

¿Tú crees en esas cosas? -Yo qué voy a creer.

Pero me ayuda a ponerme

en la cabeza de ese psicópata.

-¿Te vas a poner a trabajar ahora?

-Sí, hija, no me puedo quedar de brazos cruzados.

Este tío me está sacando de quicio y tengo que encontrarlo.

Haciendo una comparativa de las fotos de Yesi con sus fans,

a ver si encuentro alguna coincidencia.

-Pues te van a dar las tantas. -Sí.

Oye, una cosa.

Si no tuviéramos ni internet ni redes sociales,

¿cómo daríamos con este tío? ¿Se te ocurre algo?

-No sé...

Lo único que te puedo decir es que...

este tío es capaz de cualquier cosa para acercarse a Yesica...

Está obsesionado con ella y que...

No sé, la desea más que a nada.

Pero estoy muy cansada, hoy ha sido un día horroroso.

Creo que me voy a dormir.

-Pues descansa.

Buenas noches.

Claro.

Él la quiere por encima de todas las cosas.

Pues un señuelo.

Un cebo, un cebo.

Yesi,

creo que he dado con la forma de encontrar a Serpiente Azul.

Necesito tu ayuda. ¿Te puedes pasar a primera hora por comisaría?

¿Ahora por casa?

Bueno... Pues sí.

Pásate, claro.

Les diré a los agentes que custodian tu portal que te acerquen.

Venga.

¿Tienes suerte con las imágenes? No.

Las cámaras de la empresa de mensajería no muestran nada.

Por este tramo a esas horas no circulaba ningún vehículo.

¿Tú has viso algo por ese tramo?

Todavía nada.

Si no encontramos ningún coche...

¿Cómo llevó el cadáver hasta el descampado?

Hay varios puntos sin vigilancia.

Y hay varios caminos de tierra que llevan hasta él.

Puede que usara uno de ellos, pero esperemos que no sea así.

Si usó uno de esos caminos, lo que estamos haciendo no sirve de nada.

Encontraremos otra forma de cogerlo.

Lo importante es no rendirse.

Si nos venimos abajo habremos perdido la partida.

Silvia, lo tenemos.

La hora encaja.

Puede que sea él?

Apunta la matrícula, tenemos que averiguar a quién pertenece.

(Puerta)

Hola, Yesi, gracias por acercarte.

-He venido porque mi madre está muy nerviosa con el tema,

y no era buena idea quedarme en su casa.

Cuéntame. -Siéntate.

Verás,

creo que he dado con la clave

para atrapar a Serpiente Azul.

Necesitamos un señuelo, un cebo.

-¿Qué cebo? -Básicamente tú.

Pero tranquila, no es peligroso. -Explícate bien.

-Necesito una foto tuya.

Una foto tuya a la que le voy a adherir un virus,

un troyano, en el momento en el que él descargue la foto...

lo tenemos. -¿Y qué foto necesitas?

Tengo un montón colgadas.

-Mejor alguna que no hayas subido, que sea más personal tuya.

Para que el tipo se sienta más especial,

y sienta que te controla.

-Vale.

Me hice una sesión de fotos con Guillermo

y todavía no he subido ninguna.

Como estaba lo de la ruptura, no me sentía cómoda.

Creo que tengo una en el móvil.

A ver...

¿Esta puede valer?

¿Qué tal? -Es perfecta, estás muy guapa.

-¿Crees que va a servir? -Sí, absolutamente.

También necesitaría que me mandes un mensaje

en el que le digas que

que lo sientes mucho, que le pides perdón

por no haberle hecho caso hasta ahora.

-¿Que lo siento mucho? ¿Encima le tengo que pedir perdón?

-Es que tiene que confiar en nosotros.

Es primordial que se descargue la foto con el virus.

-Vale, lo entiendo.

¿Qué te parece un mensaje rollo:

"He recibido tu carta, ¿por qué te portas así conmigo,

tan mala soy?

Te mando un regalo para que podamos empezar de cero".

-Perfecto.

Pues mándame la foto

el mensaje, y yo le adjunto el virus.

¿Vale? -Vale.

Me da palo que este tío vea esta foto.

-Yesi, la foto es perfecta, no te preocupes.

-Yo lo único que quiero es terminar con esto ya.

-Ya lo tengo todo.

Enviado.

Ya solo es cuestión de esperar, minutos e incluso horas.

-¿Horas?

Entonces me voy a casa que estoy muy cansada.

Gracias por todo lo que estás haciendo.

-Por favor. Venga, te acompaño.

Sí, esa es la matrícula.

De acuerdo, espero.

¿Habéis encontrado algo en las cámaras de vigilancia?

Tenemos la matrícula que circulaba hacia el descampado

30 minutos después de la muerte de Susana Huertas

según el informe de la autopsia.

Ni antes ni después circulaba ningún otro coche.

¿Y sabemos a quién pertenece ese vehículo?

Alicia lo está comprobando con los de base de datos.

Nos tienen esperando.

Sí, muchas gracias.

Muy bien. Hasta luego.

Sabemos quién es el propietario del vehículo.

Luis Campo Soler.

Es el hijo mayor de Elvira Soler.

El propietario del Moonlight.

Y probablemente el estrangulador de Distrito Sur.

-Y tú con Elías qué.

-Bien, normal.

-¿Bien, normal y ya está?

Ya te vale, María.

Cuando estaba fuera que si cuántas ganas tengo de verle...

Y ahora que lo tienes aquí, ¿qué? Nada de nada.

De verdad, viene, se toma el café y se va.

Así un día tras otro, muy bien.

-Bueno, mujer, vamos a nuestro ritmo. Ya sabes.

-Sí, a paso de tortuga que vais.

-Que esto no es como cuando eres joven,

aquí te pillo aquí te mato.

-Bueno, María, yo me pondría las pilas de una vez,

que a este paso, nada de nada.

¿Va a encontrar a López?

-Siento ser tan desconfiando, pero como le dije antes,

necesito asegurarme que le debe este dinero

para poder investigarlo legalmente, si no me busco un lío.

-Si, no se preocupe, ahí está todo.

-Espero volver pronto con noticias. -Muy bien, eso espero.

Encuéntrelo cuanto antes.

Ni se imagina el daño que me ha hecho.

¿Qué se te ha perdido por aquí?

Por suerte, eso ya no es asunto tuyo, comisario.

El tiempo de recibir tus órdenes se acabó

cuando me expulsaron de la policía.

Por tu culpa.

Si te digo la verdad, no me arrepiento de nada.

¡Serpiente Azul ha picado el anzuelo!

-¿Ha descargado la foto? -Sí, y el virus.

Ahora solo tengo que dejar que aparezca mi magia.

-Se ha filtrado el asesinato de Susana Huertas.

Lo ha publicado "Distrito digital", pero ya se han hecho eco

todas las versiones online de los periódicos.

Lo que nos faltaba, de verdad.

¿Por qué no hacemos una rueda de prensa para calmar los ánimos?

Porque puede ser un arma de doble filo.

Solo tiene que estar preparado para contestar preguntas comprometidas.

Si quiere, yo le puedo ayudar.

-Solo me queda esperar la sanción máxima que merezco,

y cruzar los dedos para encontrar al ladrón

antes de que venda mi arma, o algo peor.

Esperemos que lo pillen antes de que haga alguna tontería

con tu arma.

Hemos acudido a un aviso H50, han atracado la gasolinera del polígono.

¿Ha habido víctimas? Sí.

¿El atracador está detenido?

No, pero Soriano lo ha identificado con la grabación de las cámaras.

¿Y quién es? Es el Ardilla.

-Vosotras diréis en qué podemos ayudaros.

Estamos buscando a Luis Soler. ¿Está aquí?

-No. Mi hermano todavía no ha llegado.

Ha tenido que salir a hacer unas gestiones.

Así que... si os puedo ayudar en algo.

Tenemos que hablar con él. Saben si va a tardar mucho en venir.

-Pues tiene que estar a punto de llegar.

Muy bien. Esperaremos.

-¿Qué pasa, Silvia? ¿Por qué le estáis buscando?

Preferimos comunicárselo directamente a su hermano.

-Luis, estas dos policías te están buscando.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 442

Servir y proteger - Capítulo 442

05 feb 2019

Miralles y Alicia consiguen animar a Silvia y la investigación conduce a las inspectoras hasta un sorprendente sospechoso. Los Soler acusan, cada uno a su manera, el ingreso de Ricky en la clínica de desintoxicación.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 442" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 442"
Programas completos (500)
Clips

Los últimos 1.632 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos