www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4961332
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 439 - ver ahora
Transcripción completa

Es el hombre perfecto.

-Perfecto no será, la criatura es humana.

Tendrá sus cosas.

-Tendré que invitarte a un café por toda tu ayuda.

-Es que tengo novia y esas cosas. Ya sabes.

Estaría mal.

-Di lo que quieras, pero esa chica está colada por ti.

-Sabe que tengo novia. Ayer le presenté a Espe.

-No creo que eso haya cambiado sus intenciones.

-Espe es muy amiga mía, y no me gustaría ni verla triste

ni ver que sufre una decepción. ¿Me sigues?

-Me ofendes con lo que estás diciendo.

-Fede y yo nos enrollamos, pero fue un lío de una noche. Ya está.

-No quiero que pienses que he montado este numerito por celos.

-No tienes que darme explicaciones, yo confío en Espe.

-Necesitamos liquidez urgentemente. -¿Por qué?

-Porque Álvaro tiene que hacer reformas en su taller.

-¡Vamos!

-¡Tiene un móvil!

¡Suelta eso! ¡De rodillas! -¡Tranquilo, tranquilo!

-¡De rodillas! -Tranquilo, tranquilo.

-El reloj.

-Pero ¿qué haces? ¿Te has vuelto loca?

-Deshaceos de esto, que no quede ni rastro.

-Le he cambiado el cristal y funciona a las mil maravillas.

-Si alguien lo ve, nos podemos meter en un lío.

-Cuidado con ese peluco tan caro, a ver si lo vas a perder.

-Jódelo otra vez. Ahora vienes y me revientas la cabeza,

que estás deseando. ¡Me cago en...!

-Si el reloj que lleva es del prestamista,

ese chaval duerme hoy en comisaría.

-No lo sabemos. -Entonces, ¿quién coño es?

Miguel García, alias Miki.

Un pobre tipo necesitado de pasta.

-Los maderos saben que a Celades lo atacaron entre dos.

-¿Qué pasa con el otro?

No sabemos ni nombre ni apellido ni dirección.

Sabemos que es conocido como Portu.

Seguirán persiguiendo a ese fantasma hasta que se cansen,

porque ese Portu no existe.

¿Quién es? Un exsocio de Quintero.

Estaremos atentas a sus movimientos.

Sé cómo hacerme con el control de la droga

dentro de la cárcel.

Solo tienes que proporcionarme el material.

-Tú y yo sabemos que la calle

no es buen sitio para hablar este tipo de asuntos,

y menos ante la puerta de una comisaría.

Si no te importa, pásate mañana por mi empresa

y charlamos tranquilamente. -Vamos a hacer una cosa.

Te llamo esta noche y cerramos el tema.

Tú le venderás la droga, pero no llegará a su destino.

Pagaremos a un confite para que dé el soplo a la policía.

La policía pillará a Lolo con la droga,

habrá violado el tercer grado y se acabó el problema.

Quiero una prueba que demuestre que estás limpio,

o te echo de esta casa a patadas.

-Necesito que me ayudes a dar el cambiazo con los análisis.

¿Estoy limpio o no? Lo que te decía.

-Los resultados del análisis de orina eran míos, no de él.

-Vas a entrar en un clínica de desintoxicación.

-¡Qué!

Luis y yo nos jugamos el cuello dando el palo a un prestamista

para que el señorito tenga un negocio honrado

y la conciencia tranquila.

-Si he metido pasta robada en el taller,

estoy igual de pringado que vosotros.

-Eran unos ahorros que yo tenía para mi jubilación.

Fíjate si confío en ti.

-¿Te acuerdas de Andrea, la exnovia de Luis?

Trabaja de prostituta, mamá, haciendo la calle.

(Música emocionante)

Qué buen desayuno. ¿Sigue dormido?

Sí, sigue dormido.

Me gustó verlo.

Se queda uno embobado escuchándole respirar.

Ojalá cuando sea mayor pueda dormir así de tranquilo.

Dentro de poco lo tengo que despertar

para llevarlo a la guardería. No, mujer, ¿porque vas a hacer eso?

¿No puedes dejar que duerma un poquito más?

Por su sonrisa, seguro que está soñando algo bonito.

El duro Fernando Quintero se derrite como un flan

con su nieto.

Si quieres puedo llevarlo también a la guardería,

así no vas con tanta prisa.

Otro día no me importaría,

pero hoy tengo reunión con su profesora.

Además he cogido el día libre porque tengo mucho que hacer.

Un día libre, quién lo pillara.

Con el follón tan grande que tengo yo hoy encima.

¿Por qué lo dices. Nada, cuestiones de rutina.

Retomar la empresa y ponerla en funcionamiento otra vez,

lleva mucho lío.

Un par de camiones que tengo que revisar antes de pasar la ITV,

y mucho papeleo pendiente.

Creo que será mejor que me vaya y os deje desayunar tranquilos.

¿No te quedas?

Claro, si quieres, por mí encantado.

-Pues creo que me voy a llevar el naranja oscuro.

Definitivamente, el malva que usé el otro día no me gusta.

¿Cómo lo ves? -El naranja es un color estimulante,

porque es la mezcla del calor del amarillo,

con el fuego del rojo.

Y te va a quedar una habitación con una energía muy positiva.

-¿Lo dices en serio? -Sí, pero no lo digo yo,

esto lo dice el Feng Shui, una filosofía oriental muy antigua.

-Es justo lo que leí la semana pasada en una revista.

Eres una caja de sorpresas, Pablo.

-Bueno, a ver, ¿qué?

¿Te llevas la pintura? -Sí, y perdóname,

no quería marearte con mis cambios. -Tranquila, para eso estamos.

-Pero no quiero ser pesada. -No lo eres.

Y además...

me alegro mucho de que hayas vuelto. Como te fuiste la última vez,

yo pensé que no ibas a volver más. -Ya. Perdona.

Supongo que te dejé algo desconcertado.

-No, me dejaste preocupado, porque...

Te fuiste tan triste por lo que yo dije... Lo siento.

-No fue por lo que tú dijiste, de verdad.

-Es que soy un bocazas.

-¿Tú te preocupas así por todas tus clientas?

-No, no.

Por las que me caen bien y tienen buen fondo sí.

-Así que te caigo bien.

-Sí.

Y lo sabes.

Te vi tan triste hablando de tu hijo que me dio pena.

Debe ser muy duro perder a un hijo.

-Así que crees que mi hijo murió.

-Sí. -No.

No fue así.

Pero me duele hablar de este tema,

y no quiero agobiarte con mis historias del pasado.

-No me agobias.

Pero entiendo que no quieras contar tu vida a cualquier desconocido.

-Pablo, tú no eres cualquiera.

No sé por qué, pero...

me das confianza.

-El sentimiento es mutuo.

Sí, descuide, mi general. Le mantendré informado.

Así será.

Era Fidalgo.

¿Tan pronto? ¿Ha pasado algo?

No, nada.

Quiere que revisemos la información del teléfono de Oleg

por si hay algo que pasamos por alto

que nos pudiese indicar la ubicación de Konchalovsky.

¿Desayunamos? Por mí encantado.

Llevo tanto tiempo soñando con un momento como este

que no sé si tendré que pellizcarme

para tener la sensación de que esto es de verdad.

Si todo sigue así, habrá más desayunos como este.

Gracias.

¿Y me vais a contar en qué estáis metidos?

Perdona, cariño, no sé de qué me hablas.

Yo tampoco. Lo que diga mi jefe.

He visto cómo os mirabais.

Ha sido cuando te he preguntado por qué Fidalgo llamaba tan pronto.

Exactamente como ahora.

¿Ya has conseguido contactar con Konchalovsky?

No, todavía estamos muy lejos de eso.

Entonces, ¿qué pasa? Es evidente que os traéis algo entre manos.

Alicia, simplemente estamos trabajando en mi coartada

para que en los bajos fondos

se crean que mi vuelta al narcotráfico

va en serio, es solo eso.

Cariño, ya sabes que no te puedo contar

muchos detalles de la operación que es...

Sí, sí, que es secreto.

Sí. Además, después de lo que ocurrió con tu secuestro

y con Konchalovsky,

pensamos que lo mejor es que te mantengas al margen.

Vale.

Perdonad por el interrogatorio,

simplemente estoy preocupada por vosotros.

Creo que ya es hora de despertar a Leo.

No me gusta estar mintiendo de esta forma,

bastante le he mentido a lo largo de su vida.

A mí tampoco me gusta mentirle.

¿Me pasas el azúcar?

Pero es el protocolo.

¿Te has citado ya con Lolo Jiménez?

Sí, he quedado dentro de un par de horas en mi oficina

para darle la mercancía que me habéis conseguido.

Es importante que averigües dónde guardará la droga.

Cuando me lo digas avisaré al "confite"

para que llame a la policía y así tú seguirás estando limpio.

OK. Pásame el aceite.

-Cuando tenía 17 años

me quedé embarazada del chico con el que salía.

Yo era muy niña, muy inmadura.

Y nadie me apoyó,

ni mis padres ni mi novio.

De hecho, este chico me dejó cuando se enteró del embarazo.

-Y lo criaste sin él. -No.

No me vi capaz, Pablo. Yo estaba muy sola.

Mis padres prácticamente me repudiaron y...

no me quedó más remedio que...

darlo en adopción cuando nació.

-Es muy duro lo que me estás contado.

-Ni te lo imaginas.

Ni siquiera me dejaron verlo en la sala de partos.

Aunque mejor así.

No sé si hubiese podido soportarlo.

-Qué horrible.

-En el fondo, sé que hice lo correcto.

Yo no tenía nada que ofrecerle.

Ahora, al menos, tiene unos padres que le pueden dar un futuro.

Seguramente es más feliz de lo que hubiera sido conmigo.

-Hay que tenerlo muy claro para hacer algo así,

desprenderse de un hijo.

Eso marca para toda la vida.

-Me repito una y otra vez que fue por su bien.

Pensar así me alivia.

Y hablarlo contigo ahora...

hace que me sienta mejor.

-Pues, no sé, si...

Si te puedo seguir ayudando, si te hace bien, cuéntame.

-Hola.

-Mejor otro día, seguro que ahora tenéis trabajo.

-No, no, no pasa nada,

yo iba a tomar un descanso para tomar un café,

si quieres vente y seguimos hablando.

-¿Sí? Bueno, pues...

Te espero fuera. Me llevo la pintura.

Hasta luego, Damián. -Hasta luego.

-Damián, me voy con Susana a tomar un café, ¿te importa?

-No, hombre, qué me va a importar. Pero...

-Pero ¿qué?

-Que no te enfades conmigo cuando te llamo Don Juan.

-Marisa, dile que pase, por favor. Gracias.

-Aquí me tiene.

He tenido que contar una trola a los del vivero,

pero soy un hombre de palabra.

-Me alegra verte, Lolo. Siéntate, ponte cómodo

¿Quieres tomar algo? Tengo un whisky irlandés buenísimo.

-Por mí encantado.

Da gusto hacer negocios contigo.

-Me gusta cuidar a mis socios, lo sabes.

-¿Eso quiere decir que te interesa el negocio que te propuse?

¿Me vas a pasar el material para que lo introduzca en la cárcel?

-Tranquilo, hombre, no seas tan impaciente.

Primero vamos a brindar por los viejos tiempos.

-Me alegra que te has olvidado del incidente con tu hijo.

-Tampoco te equivoques. Olvidado olvidado no está.

Por ahora digamos que solo está aparcado.

-Espero que con el tiempo se olvide por completo.

Está cojonudo el whisky.

Y ahora al grano.

¿Te interesa el negocio, sí o no?

-Por algo estamos aquí, ¿no? A mí no me gusta perder el tiempo.

-Sí, señor, eso es lo que yo quería oír.

No las tenía todas conmigo.

Pensé que te ibas a rajar.

-¿Por qué me iba a rajar?

La cárcel es un mercado muy goloso,

si se sabe cómo pasar la mercancía allí dentro

y se tiene alguien con un par de huevos que la distribuyan.

-Veo que no has perdido el olfato para los negocios.

Me alegro.

Llegué a pensar que estabas acojonado.

Que no querías traficar. -¿Acojonado yo?

Si he vuelto a poner en funcionamiento mi empresa

no es para estar transportando cajas de frutas o verduras.

-Yo qué sé, cómo me estabas dando largas.

-Largas no, hombre,

solo pensaba en los pros y en los contras, me gusta ser precavido

antes de tomar ninguna decisión.

Eso es lo que me ha ayudado a sobrevivir

tantos años en este maldito negocio.

-Pues no te vas a arrepentir, te lo digo yo.

Nos vamos a hacer de oro.

-Espero que sí.

Además, no hagamos esperar a esta gente.

Démosle ese material cuanto antes.

-Así se habla, un hombre de negocios.

Tú y yo vamos a volver a ser grandes,

como en los viejos tiempos.

-Eso espero, Lolo, porque quiero recuperar todo mi territorio

y voy a necesitar un hombre fuerte en Algeciras

que gobierne con mano dura.

Y ese hombre fuerte podrías ser tú.

-Da gusto oírte hablar así, de verdad.

-Escúchame bien, te voy a poner a prueba con este medio kilo.

Si cumples tu palabra y todo sale bien,

en cuanto salgas del tercer grado,

hablaremos de asuntos más importantes.

¿Sí? -Ahí estaré yo,

para lo que haga falta.

Y ahora dime dónde...

está el material.

-Abajo en el muelle. Tengo preparado el medio kilo que me has pedido.

Pero antes me gustaría saber

si tienes algún lugar seguro donde esconderlo.

-Claro, "picha",

en la camioneta del curro.

Ahora tengo que subir unas plantas a los viveros.

Meteré la droga en una de las macetas y luego la voy sacando

poquito a poco en papelinas. -Ya.

¿Y piensas introducirla en la cárcel tú

o tienes alguien que lo haga por ti? -Yo no pienso meterla.

-No soy tan pringado.

Lo harán otros presos que tienen el tercer grado.

Pero son gente de confianza.

Te lo digo yo. -¿Seguro?

-Son unos muertos de hambre.

Fuera solo encuentran curros de mierda,

y les hace falta el parné como el aire que respiran.

Y como les voy a pagar bien por el servicio...

-Solo espero que seas precavido.

-Por eso, siempre llevo esto encima.

No se sabe cuándo te van a pegar una puñalada por la espalda.

-Guarda eso, hombre, no seas antiguo.

No vayas a hacerte daño o termines lastimando a alguien.

Vamos yendo al muelle para darte lo tuyo.

Escúchame bien. Acuérdate de lo que hemos hablado.

Quiero la pasta encima de esta mesa dentro de una semana.

-Sin problema.

-Por aquí.

-Ahora entiendo por qué te fuiste así el otro día.

Perdóname por haber sacado el tema de tu hijo.

-No, Pablo, tú no lo sabías.

No me has molestado.

Soy yo quien te da las gracias por escucharme.

-Escucharte me ha llevado a entender cosas que me han pasado a mí.

-¿Sí? -Soy adoptado.

Y nunca conocí a mi madre.

Y durante mucho tiempo estuve muy enfadado con ella por...

por haberme abandonado.

-Pablo, no sé qué decir.

-No pasa nada.

El tiempo pasa,

y uno acaba entendiendo que mi madre

también tendría sus razones.

-Seguro que fue una decisión muy difícil de tomar.

-Tan difícil como la que tú tomaste.

-Pablo, que intentes ponerte en su lugar

demuestra lo buena persona que eres.

No todo el mundo sería capaz.

-Gracias, Susana.

Gracias por ayudarme a entender

un poquito más a mi madre biológica.

-Que...

Que yo abandonara a mi hijo,

que a ti te abandonara tu madre,

que nos hayamos conocido precisamente ahora,

no puede ser casualidad.

Yo creo que entre tú y yo hay...

algo muy especial. ¿No crees?

No sé...

-Tranquila, no estés triste.

Ya pasó, ya pasó.

Hola, Espe. -Hola.

Bueno, yo me voy.

A ver si acierto con el color. -Claro, no te preocupes.

-Gracias. Hasta luego, Espe. Adiós, Pablo.

-¿Le pasaba algo a esa chica? -Bueno... ¿Por qué lo preguntas?

-Me ha parecido que estaba un poco triste, ¿no?

-Sí, un poco.

Pero yo la estaba consolando.

-¿Por qué? ¿Tiene algún problema?

-Nada especial.

-Pues una no se pone así

tan tristona delante de alguien que prácticamente es un desconocido.

-Bueno, Susana debe ser muy sensible.

Espe, me tengo que ir. Lo siento, perdóname.

-Jo, ¿no te quedas un ratito más?

-No, cariño, no puedo. Me encantaría.

Te invito al café.

Que tengas buena tarde.

-¿Y Ricky qué tal está? -¿Por qué lo preguntas?

-Ayer se llevó un susto cuando los polis le preguntaron por el reloj.

Lo trataron como a un criminal. -Ya.

Está mejor porque todo acabó bien.

Lo importante es que todo el lío se ha solucionado.

Da muy mala imagen al pub. -Pues sí.

-Hola. -Hola, Elvira. ¿Quieres tomar algo?

-No, me gustaría hablar con Luis a solas un ratito.

¿Te importa?

-No, así aprovecho para ir al banco a por cambio.

-Muy bien. -Pues toma.

¿Qué?

Es por Ricky, ¿no? Ha vuelto a meter la pata.

-Tu hermano llegó anoche a las tantas, apestando a alcohol.

Está durmiendo. Más le vale dormir,

no sabe la que le espera cuando se despierte.

-No sé qué vamos a hacer con él. -Yo sí.

Ingresarlo en un centro de desintoxicación.

Cada vez lo tengo más claro.

-Siento mucho haberle ayudado

con el chanchullo de los análisis de droga.

No sé por qué lo hice.

Espero que lo digas de corazón, hijo.

Y que las mentiras entre nosotros se hayan terminado.

-¿Por qué lo dices con ese tono?

-Porque ayer Ricky me dijo algo sorprendente

de la chica con la que salías, Andrea, ¿no?

-Yo no lo sabía, mamá, fue Ricky quien lo descubrió.

En cuanto me lo dijo corté con ella.

-Pero ¿por qué no me lo dijiste? Menudo trago debiste pasar.

-Me daba vergüenza, me sentía como un imbécil.

-Por eso ayudaste a Ricky con los análisis.

Seguro que te chantajeó con contármelo.

-A veces hay cosas que me superan, mamá.

Ser el hermano mayor a veces es un peso demasiado grande.

-No debes sentir vergüenza de que te hayan engañado.

Yo nunca te reprocharía que cometieses errores

en temas de corazón.

-Ya.

Eso es muy fácil de decir, mamá,

pero después, en la realidad... -Sé lo que digo.

No soy quien para dar consejos a nadie, hijo.

El error que tú has tenido con Andrea

no tiene nada que ver con el que tuve yo con tu padre.

-No son comparables, mamá. -No.

A ti te han engañado unas semanas.

Yo me pasé años pensado que Gabriel me quería,

y que la familia era lo más importante para él.

-No te tortures más por eso, mamá. -No, no me torturo.

Solamente no quiero olvidar

que tu padre a la primera que tuvo dificultades

nos dejó colgados.

No le importábamos, nunca nos quiso.

Solo pensaba en él.

-Pero tú eres completamente diferente, mamá.

-Porque para mí...

vosotros lo sois todo.

Sois lo que más quiero, cariño.

Sois lo más importante en mi vida.

-Lo sé, mamá, y por eso no quiero defraudarte.

-No, estoy muy orgullosa de que hayas sido tan inteligente

de cortar con una relación que tú creías que te haría daño.

Eso sí, cariño mío, si te vuelve a pasar,

no me lo ocultes.

Cuéntamelo. ¿Me lo prometes?

-Te lo prometo.

-Me voy a casa. Quiero estar cuando Ricky se despierte.

¿Te he dicho que te quiero?

-¿Quería verme?

Sí, pasa, por favor. Siéntate, Silvia.

Verás,

estás demostrando ser verdaderamente competente,

y creo que ha llegado el momento de emprender el vuelo tú sola.

Gracias.

Un "confite" habitual de comisaría, el Choto,

nos ha dado un soplo interesante sobre un tema de narcotráfico.

¿De qué se trata?

Al parecer, un preso en tercer grado

está intentando introducir una red de narcotráfico

dentro de la prisión,

y aprovechando un permiso penitenciario

se ha hecho con medio kilo de droga.

¿Cree que el soplo es de fiar? Bueno, nunca se sabe,

pero el Choto hasta ahora no nos ha fallado.

Bien. ¿Quién es el sospechoso? Aquí lo tienes.

Manuel Jiménez, alias Lolo.

Como verás, tiene un currículum ampliamente delictivo.

¡Ostras! ¿Lo conoces?

Sé quién es. Hace un par de días Alicia se cruzó con él en la plaza.

Me contó que es un traficante de poca monta

que tuvo negocios con Quintero. De hecho, el día que lo detuvieron

estaba amenazando de muerte al hijo de este.

Sí, Alicia lo detuvo, ella misma le puso las esposas.

Menudo elemento. Ha cometido gran variedad de delitos.

Sí, es impredecible.

Hay que andarse con cuidado y vigilarlo de cerca.

Sí, por lo que me ha comentado Alicia,

lo raro sería que cumpla condena sin meterse en líos.

Por eso he dado credibilidad al soplo.

Que Lolo Jiménez intente introducir droga en la prisión

encaja perfectamente en su perfil. ¿Por qué no se lo encarga a Alicia?

Estaría encantada de volver a ponerle las esposas.

Porque no podemos esperar a que Alicia se reincorpore.

Según el "confite", la droga la van a mover esta misma tarde.

¿Se saben detalles del lugar de la entrega?

De la entrega no, pero sabemos que la va a transportar

en la camioneta del vivero donde trabaja.

Escondida dentro de alguna maceta.

La dirección del vivero la tienes en la ficha.

La idea es ir allí y detenerlo.

En principio quiero que lo vigiléis, que habléis con él

y que registréis la camioneta. Perfecto.

¿Con quién voy a ir? Con Tony.

Ríos. Sí. ¿Algún problema?

No, pero Tony es solo un agente en prácticas.

¿No sería mejor ir con un veterano?

Yo tampoco tengo mucha experiencia. Lo vas a hacer fenomenal.

Los informes de Alicia sobre ti son excelentes.

No habrá ningún problema.

Ahí tienes a tu compañero.

¿Quería verme, inspectora jefe? Pasa.

Esta tarde acompañarás a la inspectora Orestes

a un operativo de control. Ah, perfecto.

¿Y qué tenemos que hacer exactamente?

Es un tema relacionado con narcotráfico.

¿En serio?

Qué guapo, chaval.

Ya era hora de que me tocara un caso de los de verdad.

Todos los casos son de verdad, Antonio Ríos,

todos merecen la misma atención,

y todos los casos hay que resolverlos

con el mismo entusiasmo. Por supuesto.

Simplemente quería decir... Ya está bien.

Podéis ir para allá.

Tienes que cambiarte porque debes ir de paisano.

Silvia te informará de camino.

Vale.

Hasta luego.

-¿Qué estás haciendo?

-Librarte de esta porquería que tenías escondida en casa.

-Pero ¿tú te has vuelto loca?

-Ni se te ocurra impedírmelo. -Cómo se te ocurre hacer esto?

-¿Y a ti quién te ha dado permiso para meter cocaína en mi casa?

-¿Cómo la has encontrado? -Ay, hijo mío, te he parido.

Eres demasiado previsible.

Sabía que en tu cuarto no podía haber más

porque estuve buscando y solo encontré una papela.

Así que tenía que estar en algún sitio más.

En una baldosa rota del baño.

-Si llego a saber la meto en el pub

o en el taller de Álvaro en una lata.

-¿No te das cuenta que esta mierda

no solo te destroza a ti, sino a tus hermanos y a mí?

¿Tú has pensado en esto?

-Qué más os dará a vosotros cómo me divierta,

si os da igual lo que haga. -Te equivocas.

Tu actitud nos compromete a todos.

¿O tengo que recordarte que la policía casi te pilla

por el reloj de Celades?

Todo es por esta mierda que te está destrozando el cerebro.

-Pero ¿qué tendrá que ver? -Todo tiene que ver.

Encima, te has dedicado a malmeter entre tus hermanos y yo.

¿Qué querías, que nos enfrentáramos entre nosotros?

-No, no, no, no... Yo lo único que quería

era que me dejaseis en paz.

-Le dijiste a Álvaro que el dinero de la reforma del taller

venía de un robo. Y chantajeaste a Luis

para que te ayudase a pasar el test de las drogas.

-¿Qué dices?

¿Qué culpa tengo yo de que Álvaro sea un blando

y de que Luis se deje engañar y que su novia sea prostituta?

-Hijo, estás fuera de ti.

Esta mierda te está destrozando el cerebro.

-Mamá, yo controlo perfectamente, sé dónde está el límite.

No, no se te ocurra, mamá, por favor.

Pídeme lo que quieras que yo lo hago, pero no lo tires,

por favor, dámelo.

-¿No decías que no estabas enganchado?

-¡Joder! Ojalá te mueras.

-No te preocupes, que eso tarde o temprano pasará,

pero mientras tanto, tú no te vas a volver a drogar.

-Que te crees tú eso. En cuanto pueda pillo lo que me dé la gana.

-¿Sí? Porque tú lo digas.

Porque en el centro donde te voy a ingresar

vas a estar vigilado a todas horas.

Allí te va a ser imposible drogarte. -No estás hablando en serio.

-Por supuesto que sí. Ya tienes plaza reservada.

-¿Lo de ingresarme no era un farol?

-Es la única solución.

-Joder, tú no puedes hacer eso.

No me puedes ingresar sin mi permiso, ya soy mayor de edad.

-Sí, ya lo sé, ya.

Pero también sé que tarde o temprano te darás cuenta

que es lo mejor para todos.

Cariño, ¿no te das cuenta que solo quiero ayudarte?

-Tú no quieres ayudarme, tú lo quieres es joderme la vida.

-Así que el menda este guarda las drogas en macetas.

Igual piensa que si las riega le van a crecer.

Era una broma, para quitarle tensión al asunto.

-Te lo agradezco, pero prefiero estar concentrada en la carretera,

no sea que pase la furgoneta y yo me esté riendo con tu humor.

-Vale, me ha quedado claro. Me callo.

Ya llevamos un rato esperando, no sé si va a pasar este señor.

-Este es el único camino al vivero donde trabaja.

Y ni él ni la furgoneta están allí. -Igual no curra hoy.

-No ha acabado la jornada laboral, tiene que pasar sí o sí.

Aunque solo sea para dejar la furgoneta y volver a la cárcel.

-Ya me lo dijo Nacha,

una de las cosas más importantes de este curro

es saber esperar. -¿Qué tal con Soriano?

-Mejor.

No para de hablar de fórmula 1, pero mejor.

-Es un grande y tiene mucha experiencia.

-Eso sí, el tipo es perro viejo. Yo flipo con él.

Él mira a un pavo y por la cara sabe si va armado.

Pero me huelo que en breve me cambian de compañero.

-Lo normal en un agente en prácticas.

-¿Tú qué tal con la inspectora Ocaña?

-Fenomenal.

Aprendiendo mucho, tío,

sobre todo a ser poli en una gran ciudad,

que es otro rollo. -Claro.

¿Este Lolo Jiménez es peligroso? Lo digo por estar prevenidos.

-Según su ficha policía, que seguro te has leído,

pone que es un tipo impredecible y violento.

-Igual va armado. -No lo creo.

Tiene el tercer grado, no será tan tonto.

Pero hay que ir con cuidado. La última vez que lo detuvieron

estaba apuntando con una pistola al hijo de Quintero.

Viveros Noriega, dale.

¿Manuel Jiménez?

-Lolo para los amigos.

¿Puedo ayudarlos en algo?

-Vamos a registrar la furgoneta. -¿Por qué?

Yo no he hecho "na". Eso ya lo veremos.

-Tiene que ser un error. Mis jefes esperan este transporte.

Si llego tarde me van a echar la bronca.

Además, ¿tienen una orden judicial?

-¿Le sirve esta?

-Haga caso a mi compañera y abra la puerta, por favor.

-Ya son ganas de tocar las narices.

Si me despiden por llegar tarde, les pediré responsabilidades

Que lo sepan.

-¡Ay, Merche!

No seas infantil, venga.

Tienes que aguantar la tentación.

Aguantar la tentación.

-¿Qué haces hablando sola?

Mi marido...

Mi exmarido acaba de colgar en su perfil

las fotos de la boda con su flamante esposa 25 años más joven que él.

-¿Y las has visto? -No.

Llevo todo el día intentando resistir la tentación

de echar un vistazo, pero no sé cuánto voy a aguantar.

-Pues si puedo ayudarte en algo...

-No, mujer, tú disfruta de tu maravilloso novio.

-Bueno, a lo mejor no es tan maravilloso

como yo pensaba al principio. -¿Problemas?

-No, problemas problemas no,

pero hoy he visto algo que me ha extrañado.

A lo mejor son paranoias mías.

-Pues yo soy experta en paranoias. Si quieres contármelo...

-Es que hay una chica en el barrio que va detrás de Pablo,

una tal Susana, es clienta de la ferretería.

Y yo hasta ahora no me había preocupado

porque Pablo pasaba de ella.

Pero hoy

les he pillado en La Parra tomándose un café por segunda vez.

Y estaban en un momento bastante íntimo.

-Momento bastante íntimo. ¿Se estaban besando?

-No, no, qué va.

Si lo veo besando a esa chica le monto un pollo ahí mismo,

y no me vuelve a ver el pelo en la vida.

-¿Qué estaban haciendo exactamente?

-Pues ella estaba bastante emocionada, así como llorosa,

y él la estaba consolando, le estaba cogiendo la mano...

Le he preguntado qué le pasaba y me ha dicho

que la chica era bastante sensible,

pero no me ha querido dar más explicaciones.

-Entonces no hay que preocuparse.

Si alguien está triste, no es tan raro que te coja la mano

para darte ánimo. -No, ¿verdad?

-Además, un bar donde tú puedes ir en cualquier momento,

donde te conoce todo el mundo,

no es el sitio ideal para hacer manitas.

-Ya, tienes razón.

Gracias, me quedo más tranquila.

-Pues me alegro, pero no bajes la guardia.

Todavía me acuerdo del día que mi marido me contó

que había conectado con su nueva secretaria

porque a los dos les gustaba jugar al pádel.

-¿Empezaron a jugar juntos? -Al pádel y a lo que no es el pádel.

-Yo no quiero vivir "emparanoiada"

porque así no se disfruta una relación.

-Lo único que te digo es que hagáis planes juntos.

Si cada uno va por su lado,

cada vez tendréis menos cosas en común,

y eso os pasará factura.

-¿Eso te pasó a ti con tu exmarido? -Sí.

Y cuando salía de trabajar estaba tan cansada,

que solo quería ir a casa a tumbarme en el sofá o a dormir.

Al final, él empezó a hacer planes con la jugadora de pádel.

-Ya entiendo, ya.

-Procura que no te pase a ti lo mismo.

-Aquí no hay nada, inspectora.

-Si te cargues alguna planta te voy a pasar la factura.

Así que ve con cuidadito.

-Una pregunta, ¿usted y yo cuándo hemos cenado juntos?

Nunca, ¿verdad? Pues no me llama chaval, me llama agente. ¿Estamos?

-Vale, vale. No te pongas así, agente.

-¿Nada ahí dentro?

-Está limpio. -Pues claro.

¿Qué esperabais encontrar?

Ahí dentro no hay más que plantas y arbustos.

-Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo.

Lamentamos las molestias. -Lo lamentáis y ya está.

¿No vais a dejar nunca en paz?

Solo intento seguir con mi vida como cualquier persona honrada.

-No se haga el angelito porque ya lo detuvieron por asuntos graves.

Menos darle al pico y más trabajar, que bastante trabajo tiene.

-¿Que me calle la boca? A que te pido el número de placa.

Tú quieres que presente una queja contra ti, imbécil.

-¿Qué me ha llamado? -¡Basta!

Tony.

Usted a lo suyo.

¿No tenía prisa? -¿Y esto quién lo paga?

-Reclamaciones a comisaría. -Buenas tardes.

-Perdone, inspectora, he perdido los nervios.

-Tranquilo. Lo peor viene ahora,

a ver cómo le contamos a Miralles que no hemos encontrado nada.

-No te sientas culpable. Has sido muy valiente al poner la denuncia.

Vamos a actuar enseguida, así que todo irá mejor.

No te preocupes.

-Muchas gracias. -Hasta luego.

¿Maltrato o acoso escolar? Parecía muy joven.

Maltrato, pero no a ella sino a su madre.

¿Esa chica ha venido a denunciar a su padre?

Sí, sí, así es.

Hay que tener mucho valor para hacer algo así.

Ella estaba preocupada porque el padre maltrataba

física y psicológicamente a la madre,

y cuando ella vivía en casa el hombre se contenía un poco,

pero ahora que se ha ido, la cosa ha ido a peor.

Y la madre no se atrevía a denunciar.

Qué va. Ella intentó convencerla en montones de ocasiones,

incluso le ha recordado que podía llamar al 016

que no deja rastro en la factura telefónica, pero no había manera.

La mujer está muy asustada.

El miedo y la pasividad siempre benefician al maltratador.

Menos mal que ella se ha atrevido a dar el paso.

Pues sí. Hay muchos casos en los que...

el entorno denuncia el maltrato. Habría que corregir esto

de alguna manera.

Tienes razón, habría que hacer algo.

Dale prioridad a esto y me mantienes informada.

Sí, por supuesto.

-¡Miralles!

¿Ya estáis aquí? ¿Y Jiménez, no lo habéis detenido?

No hemos podido probar que ha vuelto a traficar con drogas.

-La furgoneta estaba completamente limpia.

No había nada en las macetas ni en ningún lado.

-Plantas y abono. ¿Estáis seguros

que habéis hecho un registro exhaustivo?

Sí, comprobamos el forro

y el revestimiento de la caja de carga y nada.

-Hemos tenido que dejarle marchar.

-Encima el tipo se ha puesto farruco.

Diciendo que nos va a poner una queja formal.

-¿Y el "confite" no se habrá equivocado?

Es posible, porque a estos les dan las informaciones,

y no las contrastan, pero me extraña.

El Choto siempre ha sido de fiar.

¿Y si alguien le dio el soplo a Jiménez?

No lo descarto. Entonces se ha deshecho de la droga.

¿Quiere que lo vigilemos? No, no, no.

Si le han dado el aviso se andará con ojo,

no vamos a encontrar nada.

Voy a hablar con Instituciones Penintenciarias

porque si su intención es crear una red de narcotráfico en la prisión

ellos lo averiguan.

-¡Mierda!

Iker, joder, es la segunda vez que te llamo

y te tengo que dejar un mensaje en el buzón de voz.

Necesito saber si ha salido bien el plan que habéis pensado

para neutralizar a ese gilipollas.

Llámame cuando puedas o pásate por aquí, estaré en mi oficina

hasta que tenga noticias tuyas.

También tenemos que hablar de... -Cuelga ahora mismo.

-Lolo, ¿qué haces aquí?

Ya he colgado.

No hay ningún problema. ¿Qué haces

-Aléjate de la mesa o te reviento la cabeza de un disparo.

-Está bien, está bien...

Me alejo de la mesa.

No te preocupes, y tranquilízate, hombre.

Deja esa pistola, no te vayas a hacer daño.

No me vayas a lastimar y tengamos un disgusto.

No sé por qué me tratas así, pensaba que éramos socios.

-¿Así tratas a tus socios?

Aléjate del mueble.

-¿Está bien, qué quieres que haga?

-Ahora vamos a hablar tú y yo.

-Muy bien, a ver si me entero qué te está pasando.

-Rata asquerosa.

No te hagas el loco, sabes muy bien de qué va esto.

¿Por qué has intentado venderme a la policía?

-¿De dónde te has sacado eso? -No soy estúpido.

Me han parado dos maderos cuando iba a los viveros con la camioneta.

Fueron directos a las macetas, donde te dije que escondería la droga.

-Dime que no han encontrado nada porque me estarías metiendo

a mí también en un buen lío. -Si hubieran encontrado algo,

no estaría aquí.

Estaría en el calabozo. Eso es lo que querías, ¿no?

-¿Yo? ¿Por qué dices eso, hombre?

-Suerte que me han llamado unos colegas

diciéndome que había un par de maderos cerca de los viveros.

-¿Y qué has hecho con el medio kilo que te di?

-Me ha dado tiempo a esconderlo.

Así que tu plan se ha ido al carajo.

-Mi plan, pero ¿qué plan?

¿Por qué crees que yo tenía un plan en contra de ti?

-No me vas a camelar, Quintero.

Cuando alguien te molesta, tú te lo quitas de en medio rápido.

-¿Por qué iba yo a querer quitarte de en medio?

Socio.

¿No te das cuenta que quizá la policía te estaba vigilando?

-Siempre has tenido mucho palique, pero conmigo no te va a funcionar.

Dime por qué me has vendido. -Que yo no te he vendido, Lolo.

¿Qué sentido tendría que lo hubiera hecho?

Lo único que yo te he vendido a ti ha sido medio kilo de droga,

nada más.

Y si te pillan en la calle con ese medio kilo,

yo también estoy jodido.

-¿Sabes qué pasa? Es que solo se me ocurre una solución.

Es que ahora eres una rata que trabaja para la pasma.

-Mucho cuidado con lo que estás diciendo, Lolo.

Me importa una mierda si disparas, pero te voy a decir una cosa,

la única persona que insinuó algo así

no vivió el tiempo suficiente para repetirlo,

así que ten cuidado.

-Yo sé que los tienes muy bien puestos, Quintero,

pero no me das miedo.

Te he tenido respeto hasta ahora, pero ya no.

Que me digas por qué has intentado jugármela.

¡Yo no te la he intentado jugar!

Y ahora mismo deberías dejar de hacer tonterías

¿sabes por qué? Porque ya es de noche.

Tendrías que estar en la cárcel, fichando por el tercer grado.

Yo de ti me iría si no quieres tener un serio problema.

-Me voy a ir enseguida...

en cuanto te deje seco. -Ah, ¿sí?

Me quieres matar aquí mismo, hazlo.

Adelante.

Te vas a perder la oportunidad de saber

dónde tengo el resto de la mercancía.

Sí, hombre sí.

¿Pensabas que ahí abajo solo tenía el medio kilo que te he dado?

-¿Eso es cierto? -Claro que es cierto.

Tengo unos cuantos kilos más en el muelle de carga,

bastantes, diría yo.

Pero si me matas ahora,

nunca sabrás dónde están.

Tú decides.

-Gracias por invitarme a cenar. -Tampoco es para tanto.

-Sí, que lo es, porque mi anterior jefe, el de las reformas,

ese no invitaba a nada a ninguno de sus trabajadores.

Ni siquiera por navidad. -¿Ni en navidad?

Es mi forma de agradecerte todo lo que estás haciendo en la ferretería.

Aparte cambio un poco y no ceno solo como siempre.

-Ya sabía yo que había gato encerrado.

-Que no, de verdad. Gracias a tus ideas

como lo del "Arréglalo tú mismo",

nos estamos haciendo una clientela en el barrio.

Esta semana hemos batido récord de ventas.

-La verdad, no se ha dado nada mal. -No, perdona,

yo he tenido muy buen ojo escogiendo el dependiente.

-Yo al principio no las tenía todas conmigo.

Yo soy una persona muy exigente y me gusta dar lo máximo de mí,

para que los clientes estén contentos y me jefe eche piropos.

-Quizá tendrías que relajarte un poco

porque hay algunos clientes que los tienes demasiado contentos.

-No, no te sigo.

-Susana. -¡Ah!

-Susana es para ti más que una clienta, ¿no?

-Qué va, Susana es muy simpática y yo que sé...

Hemos hecho buenas migas, pero para mí los más importante

es Espe, por algo es mi novia.

-¿Y tú crees que Susana eso lo tiene claro?

-Yo se lo he dejado claro.

-Pues si tú se los has dejado claro, mejor.

Simplemente quiero evitar que te busques un lío.

Siempre y cuando Susana no sea más que una amiga.

-Damián, de verdad, no insistas.

Para mí, mi relación con Espe es sagrada.

-De acuerdo. Vale.

-Hola, Pablo. ¿Qué tal?

Que bien que estés aquí, iba a llamarte.

Hola, Damián. -Hola.

-Damián me ha invitado a cenar.

Ha sido un detallazo por su parte.

-Sí, pero Damián se va, que se le hace tarde.

Paty, dime qué te debo.

-Claro, ahora mismo.

-¿Y yo qué quieres que le haga?

Ya te he dicho que toda esa mercancía está en el muelle.

Pero una de dos,

o me llevas contigo y te digo en que contenedor está,

o te lo digo yo y vas tú solo a buscarla.

¿Qué prefieres? -Y dejarte aquí,

para que llames a tus amigos maderos, ¿no?

De eso nada, tú te vienes conmigo.

¡Andando!

(Teléfono)

¿Quién te está llamando?

¿La pasma? -No lo sé.

-Dame el teléfono. -Está bien, te lo doy.

Tranquilo, lo tengo dentro del bolsillo.

-¡Dame el teléfono! -Aquí está.

¡La pasma! ¡Ay!

-¡Maldita sea!

Si la pasma te está siguiendo, será porque eres un maldito inútil.

Nadie dice que Fernando Quintero está en tratos con la policía

y sigue con vida. Porque Fernando Quintero

no es ningún chivato, no es ningún soplón,

ningún traidor y mucho menos una rata.

-Era la única explicación.

Yo no quería ofenderte. -Pues lo has hecho, y mucho.

Escúchame bien, socio,

ya te la tenía jurada por lo que le hiciste a mi hijo,

pero esta es la puñetera gota que colma el vaso.

Así que prepárate para morir porque sabes demasiado de mí,

y de mi empresa.

-No me mates, por favor. -No tengo otra opción.

No me has dejado otro remedio. -No, no, no...

Ya he aprendido la lección, yo sé que tú no eres un soplón,

que eres el Fernando Quintero de siempre.

-¿Qué has dicho? Repítelo otra vez, pero ¡dilo más fuerte!

¡Quiero oírtelo decir!

-Eres el Fernando Quintero de siempre.

-Eso es.

Y como soy el mismo Fernando Quintero de siempre,

voy a acabar contigo ahora mismo. Hasta pronto, amigo.

-Por favor, déjame vivir, por favor, yo me voy.

¡No te molesto más, lo prometo!

-¡Dios, qué estás haciendo!

¿Tú también eres de esos cobardes que se mean encima?

Quítate de mi vista.

Y lárgate que me vas a poner la moqueta perdida.

No merece la pena ni gastar una bala.

Escúchame bien.

No quiero volver a verte ni por Madrid ni por Algeciras, ¿me oyes?

Como vuelvas a molestarme lo más mínimo,

a mí o a alguien de mi familia, te juro que envío a mis hombres

para que te encuentren y seré yo quien te mate con mis las manos.

¿Has entendido? Será mejor que te vayas bien lejos.

No quiero volver a verte. Largo.

¡Largo!

Iker, soy Fernando. Me has llamado, ¿no?

Ya me he imaginado que eras tú.

No te preocupes, ya sé que la policía no ha podido detener

a ese gilipollas. Ha estado aquí.

Acaba de irse ahora mismo. No te preocupes, todo ha ido bien.

Todo ha ido bien.

Lolo Jiménez no volverá a ser un problema.

Está bien, te veo luego.

-Yo quería proponerte una cosa.

¿Por qué no vamos esta noche a un "escape room".

-¿Adónde?

-Es una habitación donde te encierran con otros jugadores

y para salir tienes que resolver una serie de enigmas

y de rompecabezas y todo en un tiempo limitado.

Yo fui a una hace poco

y estaba ambientada en el castillo de Drácula, en las mazmorras,

y fue muy chula, lo pasamos superbién. Muy gracioso.

¿Qué dices?

-A ver, hoy he tenido un día muy duro en la ferretería,

y estoy cansado, me quiero ir a casa.

-Pues nada, si quieres vamos otro día.

-La idea de encerrarme en una habitación con más gente

no me seduce.

Me da un poco de claustrofobia.

-Pues no sé...

Ya buscaremos otro plan, lo importante es hacer cosas juntos.

-Sí, claro, pero otro día.

¿No te importa? Hoy estoy muy cansado, de verdad.

Me quiero ir a casa. -Espera.

No sé, ¿hay algo que quieras contarme que necesites decirme?

Es que desde que te vi aquí está mañana te noto un poco raro.

-No pasa nada, solo estoy cansado.

Me voy a casa.

Hasta mañana.

-Sara, vete a casa ya.

-Aún quedan vasos por recoger. -Los recojo yo, no te preocupes.

Mañana vas a tener mucho curro con la fiesta de aniversario.

-Como quieras.

Ricky no se ha pasado hoy por aquí.

¿Sigue rayado por lo de los polis de ayer?

-No, no.

Pero no lo vas a ver en una temporada.

-¿Y eso?

-Vamos a meterlo en una clínica de desintoxicación.

-Pero ¿qué dices? ¿Tan grave es? -Sí que es grave.

Hemos probado de todo y no hay manera.

Esperemos que esto funcione.

-Ahora entiendo por qué estabas tan serio.

-Lo quiero mucho, aunque a veces me desquicie.

-Lógico.

-Me siento un poco culpable, de verdad.

-¿Por qué dices eso? -Porque...

En estos año que mi madre no ha estado, pues...

no he sabido cuidarlo ni protegerlo como debía.

Y ahora tenemos que tomar esta decisión.

-No te comas la cabeza, Luis,

hay cosas que no se pueden controlar.

Además, tú siempre lo has dado todo por tu hermano.

Anda, ven.

-Muchas gracias. -Anímate, Luis.

Que va a ir todo bien.

Hasta mañana. -Hasta mañana.

-Y descansa.

-Hola.

Quieres tomar algo. -No.

Mejor lo dejamos para luego.

-Voy a cerrar la puerta.

No quiero que nadie nos moleste.

No, hija, no.

Ojalá, pero ya sabes lo que pienso de que sigas ahí.

No te pongas así, habla conmigo.

No me cuelgues. ¡Oye!

-No veas lo que me ha costado que me soltara Evaristo.

Cuando me estoy marchando...

Damián, ¿estás bien?

-Tú ni estabas limpio en el pasado ni lo estás ahora,

me juego un riñón.

-Pues ten cuidado, no sea que pierdas ese riñón.

-¿Qué pasa, me estás amenazando?

-Tendrías que tener cuidado, me has pegado, me has hecho daño...

Te puedo denunciar por acoso policial y también por abuso.

Y si miras a tu alrededor tengo unos cuantos testigos.

La próxima vez que te cruces con él miras para otro lado

y le dejas pasar.

¿Por qué será que noto cierta permisividad con él?

-Soporta mucha presión, comisario.

La que aguantó cuando el estrangulador andaba suelto

fue enorme.

Por eso tiene tanto mérito que decidiera quedarse

y yo me alegro de que se quedara.

Así le he podido conocer.

Supongo que lo que ha pasado con Lolo nos va a ayudar.

Pongo la mano en el fuego a que Konchalovsky

tenía puesto su radar, no me extrañaría

que después de esto se ponga en contacto contigo.

Supongo que me viene demasiado grande todo esto.

Lo de tener que llevar una doble vida...

No sé si voy a ser capaz.

-Por lo visto el Moonlight celebra su primer aniversario,

podíamos tomar una copa después de currar.

-¿Al Moonlight? ¿Estás de broma?

-Si tú no vienes no es lo mismo.

Y al Álvaro ese que le den.

-Lo imagino tonteando con la camarera y me pongo mala.

-No te puedo seguir dando clases, si nos pillan nos metemos en un lío.

-¿Me dejas invitarte a algo para compensarte?

¿Qué haces esta noche?

-Esta noche voy a un pub que se llama Moonlight.

No sé si lo conoces.

Me han dicho que tienen una camarera muy simpática.

-¿Seguro que no te puedes pasar cuando cierres?

-Que no, Espe.

Perdona.

Perdona, tengo muchísimo trabajo atrasado y...

Estoy cansado, me quiero ir a dormir.

-¿Qué te pasa, Pablo? Desde hace dos días te noto...

un poco distante.

-¿Esto que estamos construyendo tú y yo

es algo que no puede entenderlo nadie más.

-Hay química, ¿a que sí?

-Cada vez lo tengo más claro, quiero volver a verte.

Esta noche.

-Que estemos aquí todos partiéndonos el pecho trabajando,

y que tengamos que estar pendientes de un niñato.

-Yo también me parto el culo trabajando.

Sí.

-¿Y qué has hecho para preparar la fiesta del Moonlight esta noche?

-¡Nada! -Pues pregúntate por qué.

-Porque os estorbo. -No, Ricky.

Porque nos das miedo.

-No solo voy a tirar a la basura todos tus aparatitos,

sino que retiraré el dinero de la cuenta, te quedarás sin trabajo

y te irás de casa. -¿Qué?

¿Me estás echando de casa? -Si no ingresas en el centro sí.

-Te estaba esperando.

-Qué guapa. -Tú también.

Guapo quiero decir.

-Hoy no te vas del pub sin echar conmigo una partida de billar.

-Es la camarera, no tendría que estar jugando al billar,

tendría que estar poniéndome un "gintonic".

-Pues voy a pedir turno. -Silvia...

No sabía que estabas aquí. -Ya ves, estoy.

Los demás queremos jugar, ¿estáis acabando?

-Aún no. Te toca, Álvaro.

-¿Por qué me miras así? ¿No te gusta mi vestido?

-Me encanta tu vestido.

-Ah, ¿sí? (PABLO ASIENTE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 439

Servir y proteger - Capítulo 439

31 ene 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 439" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 439"
Programas completos (453)
Clips

Los últimos 1.583 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 450 Completo 57:40 8% ayer
    Capítulo 450 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 449 Completo 57:07 100% pasado jueves
    Capítulo 449 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 448 Completo 58:16 100% pasado miércoles
    Capítulo 448 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 447 Completo 55:41 100% pasado martes
    Capítulo 447 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 446 Completo 57:29 100% pasado lunes
    Capítulo 446 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 445 Completo 58:21 100% 08 feb 2019
    Capítulo 445 08 feb 2019 Toni anima a Olga, ya que la ha notado tocada por la enfermedad de su padre. El Ardilla aparece en el taller de los Soler y se enfrenta a Alicia en un tiroteo con trágicas consecuencias. El CNI pone en mar...
  • Capítulo 444 Completo 58:19 100% 07 feb 2019
    Capítulo 444 07 feb 2019 Gracias a información suministrada por Elvira, la policía se presenta en el taller de Álvaro siguiendo la pista del delincuente conocido como "El Ardilla". Elvira visita a su hijo L...
  • Capítulo 443 Completo 55:38 100% 06 feb 2019
    Capítulo 443 06 feb 2019 Luis es interrogado por Silvia y Alicia, como sospechoso del asesinato de Susana Huertas. Fede descubre quién está detrás del acoso a Jessica, y será para ella toda una sorpresa. Ibarr...
  • Capítulo 442 Completo 58:02 100% 05 feb 2019
    Capítulo 442 05 feb 2019 Miralles y Alicia consiguen animar a Silvia y la investigación conduce a las inspectoras hasta un sorprendente sospechoso. Los Soler acusan, cada uno a su manera, el ingreso de Ricky en la clínica d...
  • Capítulo 441 Completo 56:26 100% 04 feb 2019
    Capítulo 441 04 feb 2019 Mientras Pablo intenta ganarse a Espe, en comisaría se produce una hecatombe al descubrirse una nueva víctima del estrangulador. Esto supone un fuerte varapalo para Silvia, que se siente aún ...
  • Capítulo 440 Completo 56:09 100% 01 feb 2019
    Capítulo 440 01 feb 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 439 Completo 58:08 100% 31 ene 2019
    Capítulo 439 31 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 438 Completo 57:14 100% 30 ene 2019
    Capítulo 438 30 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 437 Completo 57:03 100% 29 ene 2019
    Capítulo 437 29 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 436 Completo 55:15 100% 28 ene 2019
    Capítulo 436 28 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 435 Completo 56:23 100% 25 ene 2019
    Capítulo 435 25 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 434 Completo 57:04 99% 24 ene 2019
    Capítulo 434 24 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 433 Completo 58:16 100% 23 ene 2019
    Capítulo 433 23 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 432 Completo 57:38 100% 22 ene 2019
    Capítulo 432 22 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 431 Completo 58:07 100% 21 ene 2019
    Capítulo 431 21 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. Elenanurse

    Sorprendida de el impecable trabajo de Eduardo Velasco como Fernando Quintero, que es un personaje tronco de la serie. Por cierto Eduardo Velasco no solo es muy sexy, tiene una voz muy muy bonita. Felicitacones por elegir a este actor ya que levanta al serie.

    08 feb 2019