www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4939319
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 426 - ver ahora
Transcripción completa

¿Me vas a contar qué es lo que te pasa?

-Me he metido en un lío de pelotas.

No sé cómo arreglarlo sin hacer más daño del que he hecho.

Que me he pillado de dos chavalas y...

y no sé qué decidir y me estoy volviendo loco.

-Sopesa qué tienes en común con cada una de ellas y ya está.

-¿Conoces a The Little Beast?

-Ojalá vinieran a Madrid a tocar dentro de poco.

-¿Me estás vacilando? ¿No sabes que tocan esta noche en Madrid?

-¿En serio, tío? No me había enterado.

-Vamos juntos.

-¿Salís una noche y ya sois novios? Es muy fuerte, tío.

Te das la vuelta y tu mejor amiga te apuñala por la espalda.

-Lo siento mucho, yo no quería meterme entre vosotras dos.

-No sabía cómo contártelo, yo no quería hacerte daño,

era lo último que quería.

-Si hubieses pensado un poquito en mí, no habrías hecho nada de esto.

Mercedes, creo que es fundamental que la atención al ciudadano

sea lo más profesional posible.

Es que yo tengo mi estilo propio de trabajo.

Mi experiencia me avala.

Lo que no puedo hacer es convertirme en otra persona.

No puedo convertirme en una persona más joven.

Bremón enchufó para un puesto que no merecía a su amante.

No escucho ni comento rumores.

Necesitaba hablar de esto, porque si es así,

me parece indignante.

Mi marido me dejó hace seis meses,

se fue a vivir con una mujer 20 años más joven que yo.

Llevábamos juntos toda la vida.

Hay que tener paciencia con ella,

atraviesa un momento personal un tanto delicado.

Hay algo de Álvaro que tienes que saber.

La chica con la que está saliendo es inspectora de policía.

-¿Qué quieres que hagamos?

-De momento nada, ya me ocupo yo de Álvaro.

Tú y yo tenemos muchas cosas en común,

por eso me gustaría que tu relación con Álvaro fuera adelante.

¿Inspectora Orestes? -Sí, soy yo.

-¿La conozco? -No.

A mis hijos sí, son los propietarios del Moonlight.

Soy Elvira Soler. Encantada. -Lo mismo digo.

-Tú no nos vas a dejar con el culo al aire como el cabrón del viejo.

¿A que no? -Claro que no. ¿Eres tonto?

-Pues ya sabes lo que tienes que hacer.

Para que esto siga adelante,

mantén a esa inspectora lejos de nuestros asuntos.

-Lo siento, Silvia, no puedo. -¿Qué pasa?

-No siento nada por ti, esto es un error.

¿Qué queréis? Te queremos a ti.

"Es acerca de ese muchacho con 15 años que abatió durante la misión,

Yuri Konchalovsky.

¿Era familiar de Kiril Konchalovsky? Es su único hijo".

Hay indicios para creer que Oleg Ivanov, mano de Konchalovsky,

ha entrado en España.

Que Quintero y Oleg tuvieran negocios en el pasado,

podría allanarnos el camino de la investigación.

Esto queriendo reactivar la ruta del sur.

Dile que Fernando Quintero está de vuelta

y tiene un gran negocio que proponerle.

-Es que ahora no voy por libre.

Trabajo para una persona mucho más poderosa,

Kiril Konchalovsky.

-No sé quién es ese tipo, pero si es tu jefe consúltalo con él.

Es un mail. Lleva un adjunto.

Mi nombre es Alicia Ocaña,

inspectora de la comisaría de Distrito Sur...

y voy a morir.

Han encontrado el cadáver de una mujer estrangulada

en un portal en la calle de los Olmos.

¿Cómo se llama? Rita Blanco.

El estrangulamiento nos aporta el perfil de alguien fuerte

que sabe perfectamente lo que hace, y que además es posible

que sienta cierto placer asesinando a sus víctimas.

A mí me da miedo pensar que por el barrio

hay suelto un asesino de mujeres. -¿Tenemos de qué preocuparnos?

-Hemos encontrado el cadáver de una mujer.

Solo te puedo adelantar que ha sido estrangulada.

¿Igual que Rita Blanco?

¿Estás pensando lo mismo que yo?

-Tenemos un asesino en serie en Distrito Sur.

(Música emocionante)

Buenos días.

¿Estamos solas?

-Supongo que sí.

Fede estará durmiendo, después del turno de noche.

-No me refería a Fede sino a Álvaro. ¿Qué tal tu cita?

Ay, ay ay...

¿No salió la cosa como esperabas.

-No sé ni qué decirte.

Espe, de verdad, no entiendo nada.

Todo iba genial.

Hacía tiempo que no sentía esta conexión con nadie.

-Entonces, ¿a qué viene esa cara? ¿Qué salió mal?

-No tengo ni idea.

Había puesto velas de cumpleaños de estas cutres

porque no encontraba ningunas otras...

Quería un rollito íntimo, hasta pedimos un deseo.

-Qué romántico.

-Eso pensaba yo hasta que soplamos las velas y...

se acabó la magia, de golpe.

-¿Y no os acostasteis?

-Qué va. Nos besamos, y cuando le sugerí ir a la habitación,

le cambió la cara, era otra persona.

Y me miraba como si fuese una desconocida, una extraña.

-Qué raro, de verdad.

-No sé, se notaba a la legua que le gustabas mucho.

¿Tiene un trauma infantil o qué?

¿Qué te dijo exactamente?

-Que lo nuestro era un error. -Ostras...

No sé, si te lo hubiera dicho después de acostaros,

hubiera pensado que es un caradura, pero no lo entiendo.

-Yo tampoco.

Me he pasado toda la noche dándole vueltas a la cabeza,

intentado recordar si dije algo que provocase el cambio.

A mí no se me ocurre nada.

¡Mierda! Era perfecto. -Excepto por su madre.

-¿Su madre? -Sí, vamos...

Ayer en La Parra te echó una mirada de arriba abajo

que a mí me dio un mal rollo... -Ya, me hizo la radiografía.

Y creo que no pasé el examen.

Por eso no la nombré en la cena, para no cambiar el rollo.

-Yo creo que ahí está la clave.

-Está claro que él tenía razón, esto ha sido un error.

No tenía que haberme ilusionado.

-Podía haberlo pensado antes.

-Pues sí. Lo único que quiero es olvidar lo de anoche.

Las tiro. Está claro que no cumplen deseos.

-Pues sí, luego compramos otras y ya está.

Qué pena que no saliera bien.

-Se le quitan las ganas a una de empezar algo.

-Buenas.

-¿Y tú qué haces aquí?

Tu turno terminó hace un montón de horas.

-Pensábamos que estabas durmiendo. -Ojalá.

-No, me doy una ducha, me aireo y vuelvo a comisaría.

Han encontrado el cadáver de otra mujer estrangulada.

-¿Como Rita? ¿También del barrio?

-Sí, trabajaba en la panadería que hay junto al metro.

Una chavala... de veintitantos.

Se llamaba Carolina Fuentes.

-Pensé que te ibas a levantar más tarde.

Ayer llegaste a las tantas.

Ay... Es que no podía dormir, cariño.

Bueno, ¿y esto a qué viene?

Muy bien, pero ya te dije anoche que estoy bien.

No hace falta.

Pues me alegro.

Pienso que no hay que esperar a que pasen las cosas

para demostrar los sentimientos.

(OLGA ASIENTE)

Eso está bien, pero suena a libro de autoayuda.

¿Te pasa algo?

Ayer encontraron a otra mujer estrangulada,

como Rita, igual.

¿Quién es, la conozco? Pues es posible que sí,

se llama Carolina Fuentes, es mayor que tú.

Trabajaba en la panadería que hay...

al lado del metro, ¿sabes? Ya.

Sí, he ido a comprar varias veces.

Aunque Paty la conoce más que yo. Escucha.

No nos interesa que trascienda, ¿vale?

Tenemos que empezar a investigar y se puede crear alarma social.

Si hablas con Paty, por favor... No, tranquila,

no voy a hablar con ella.

¿Pasa algo con Paty?

No, nada.

Tonterías nuestras, ya está.

¿Seguro que son tonterías?

Bueno, yo pensaba librarme del interrogatorio matutino.

Que sí, mamá, son tonterías.

Pues si son tonterías cuéntamelo. No pasa nada, ¿no?

Pues nada,

que Paty ha decidido mentirme en la cara para enrollarse con Toni.

Y te enteraste ayer y por eso te fuiste a la cama sin cenar.

Pero comparado con lo de esta chica, lo mío es una tontería.

No cariño, son cosas distintas,

Paty es tu mejor amiga, es normal que te afecte.

Ya se me pasará.

Eso espero.

Sería una pena que se rompa una amistad tan bonita

porque se meta un chico por medio.

Claro, precisamente por eso, nosotras pactamos pasar las dos de él.

Pero ella ha preferido mentirme para enrollarse con él a mis espaldas.

Respóndeme a una pregunta,

¿qué te molesta más, que te haya mentido

o que se haya enrollado con Toni?

Eso da igual, mamá.

Lo importante es que estoy muy enfadada con Paty,

me ha decepcionado mucho, ya no confío en ella.

Bueno. Tranquila, ya veo que lo tienes muy claro.

No te voy a insistir más, pero te voy a pedir una cosa.

Cuando tengas un problema o estés preocupada por algo,

acude a mí.

Para mí tus cosas nunca son tonterías,

para mí siempre son importantes.

Ya, mamá, pero con la que tú tienes encima...

Pues precisamente, con la que yo tengo encima,

estar contigo y compartir las cosas contigo,

eso me hace sentir mejor.

Tranquila.

Sé que vas a coger a ese malnacido.

-Buenos días. -Buenos días.

-¿En serio vas a comerte eso? Tiene pinta de pota mañanera.

-Tú no sabes lo que es bueno, chaval.

¿Por qué crees que les llaman superalimentos?

-Porque son superpijos y supercaros.

-Porque aportan mucha más energía que los cereales azucarados

que te metes tú en el estómago. -Y lo buenos que están ¿qué?

La vida hay que disfrutarla, hermanito.

¿Se puede saber para qué necesitas tú tanta energía?

-No empieces.

-Yo solo digo que para estar todo el día en el sofá

viendo series no necesitas tantos nutrientes.

¿Qué pasa?

¿Te has ligado a alguna chica y no me lo quieres contar?

Si te apetece...

Si te apetece, esta noche podemos salir juntos

y aprendes unos trucos del maestro. -Gracias, pero no.

-¿Crees que no tengo nada que enseñarte?

-Fijo.

-A ver si vas a ser ahora el ligón de la familia.

-El ligón de la familia es Álvaro, eso está claro.

Buenos días.

-Lo será para ti.

-¿Y eso a qué viene?

-Lo he dejado con Silvia.

-Entonces sí que son buenos días.

-Enhorabuena, hermanitos, ya tenéis lo que queríais.

No va a entrar ninguna poli en casa.

-Por lo menos te la has tirado, ¿no?

-Álvaro, espera.

¿Tú no tenías que hacer algo por ahí? -¿En serio?

Pues os quedáis sin magdalenas.

-¿Qué quieres?

-Álvaro, no quiero que estemos enfadados,

ni que discutamos.

Me imagino que estarás jodido por haberla dejado.

Entiendo que estés cabreado.

-¿Que lo entiendes? Tú que vas a entender.

¿O alguna vez te ha pasado algo parecido?

-Yo lo único que te digo es gracias.

Sé que lo has hecho por nosotros, por tu familia,

y eso te honra.

-¿Ya has terminado tu discurso de hermano mayor?

¿Eh?

Me piro que llego tarde.

Quita, anda.

-Esto es lo que me pidió, ¿verdad?

-Sí, creo que esta es la marca que me habían recomendado.

Espero que este maldito vodka sirva para algo, la verdad.

-¿Se puede?

Si molesto puedo esperar fuera. Como no había nadie...

-Marisa, no te preocupes. Déjala pasar.

-Qué extraño verte aquí, en tu despacho.

Es como si no hubiera pasado el tiempo.

-Verás, no tengo tiempo para estar tirando de nostalgia

ni tampoco estoy dispuesto a dejarme engañar por ti otra vez.

Será mejor que me digas a qué has venido.

-¿Tan raro te parece? También fui a verte a la cárcel.

-Supongo que te habrá sorprendido que me hayan puesto en libertad.

-No tanto.

Pero me hubiera gustado enterarme por ti y no por la prensa.

-Verás, yo creo que nosotros no...

no tenemos esa relación de confianza, yo diría que tú y yo

no tenemos ningún tipo de relación.

-¿Puedo?

-Sí, claro.

-Es que no he podido pegar ojo

pensando en que pueden haberme utilizado una vez más

para ponerte en una situación peligrosa.

-No sé de qué me estás hablando.

-Del CNI. No disimules conmigo, Fernando.

Me presionaron para convencerte de que aceptaras su oferta.

Y lo siento.

-Ya te he dicho que no dispongo de mucho tiempo para atenderte,

pero, tranquila, te aseguro

que todo esto no tiene nada que ver contigo.

No tienes que preocuparte, puedes dormir tranquila.

Yo creo que deberías hacer una cosa: olvidarte de mí de una vez.

-No puedo.

-Ese es tu problema.

-Estás haciendo un papel, ¿verdad?

Tranquilo, no hace falta que me contestes.

Sé que te presionaron como hicieron conmigo.

Tú estabas dispuesto a cumplir tu condena, y sin embargo aquí estás.

A saber cómo han conseguido que colabores.

-No tienes ni idea de lo que estás hablando.

-No me tomes por tonta, Fernando.

No pretendo que me lo cuentes,

sé perfectamente que no puedes salirte del guion.

Pero intuyo que puede ser peligroso,

y me preocupa, sinceramente.

No puedo olvidarme de ti.

-Estás perdiendo el tiempo conmigo.

Será mejor que te vayas, por favor.

-Está bien.

Pero quiero que sepas

que no me perdonaría jamás que algo malo te pasara.

Cuídate.

-Tranquila, lo haré.

Y si en algún caso me ocurriese algo,

no te preocupes, me lo habré buscado yo solito.

-A veces pienso que en otra vida

hubiéramos sido felices.

-Quizá.

Pero tú misma lo acabas de decir, en otra vida.

En esta ya es demasiado tarde.

-Al menos me quedo con este recuerdo, verte aquí, en tu despacho,

lejos de los barrotes y sin guardias de por medio.

-Adiós, Maica.

-Adiós.

-Buenos días, hijo. -Buenos días.

-¿He oído un portazo?

-Álvaro, que se ha marchado.

Estaba con un humor de perros. -¿Y eso?

-Lo ha dejado con la poli.

-Eso sí que son buenas noticias. -Yo no estaría tan seguro.

-¿Por?

-Creo que está pillado con esa chica. No hay más que verlo.

Y basta que sepa que no puede ser para desearla todavía más.

-Vaya. ¿Y tú cómo sabes tanto de esas cosas?

Quiero decir,

¿has tenido algún amor imposible que no me hayas contado?

-Mamá, no me líes, estamos hablando de Álvaro.

-Ya, pero yo te pregunto a ti.

-¿Y tú cómo lo haces?

¿Cómo haces para que cualquier conversación sea un interrogatorio?

-Hijo, no es un interrogatorio,

es una conversación normal entre una madre y un hijo.

Yo sé que me he perdido muchas cosas de vuestra vida

mientras estaba en la trena. Por eso te pregunto.

Yo solo quiero que seáis felices.

-Pues prepárate para ver a Álvaro rebotado durante un tiempo.

Yo creo que esta chica le ha calado hondo.

-Bueno, ya se le pasará. -Ojalá.

-Lo que tenemos que hacer entre todos es cuidarle.

-Claro. Cuenta conmigo.

Me voy que tengo que hacer unas gestiones.

-Cariño, no todo en la vida es trabajo.

-Ya lo sé.

-A ver qué día traes tú una chica a casa.

Pues sí que son buenas noticias.

Ayer mismo por la mañana, subió esta foto a sus redes.

Y ahora está muerta.

¿Qué sabemos de ella?

Carolina Fuentes: 28 años, soltera, vecina del barrio.

Trabajaba desde hace casi dos años en la panadería que está

muy cerca de la salida del metro.

Sus jefes dicen de ella que era una persona sociable

y de total confianza.

Estaba ahorrando para tomar clases de canto.

Clases de canto.

Su sueño era participar en un concurso de cazatalentos.

Sus padres dicen que valía para ello.

(Teléfono)

¿No contestas? Podría ser Fidalgo. Es Jefatura. Que esperen.

Quiero seguir escuchándote.

Nacha y Toni encontraron el cuerpo semioculto

detrás de un contenedor en un parking

de una de las naves del polígono. Según el análisis de Científica,

no se han hallado restos de semen ni indicios

que avalen el móvil sexual.

Descartado también el robo.

Y en cuanto a los signos de violencia,

las marcas de estrangulamiento

son iguales que las de Rita Blanco.

¿Estás segura al cien por cien?

¿No es pronto para relacionar los dos casos?

A mí tampoco me gusta la idea,

pero las coincidencias son evidentes.

Según el análisis de Científica las marcas en el cuello de Carolina

coinciden en tamaño con las del cuello de Rita Blanco.

Además, la ausencia de huellas y las fibras encontradas

indican que se utilizaron el mismo tipo de guantes.

¿Crees que se trata del mismo hombre?

Me temo que tendrás que decir a Jefatura

que probablemente estemos ante un asesino en serie.

Podría ser un vecino del barrio,

que ataca a sus víctimas a la caída de la noche,

en lugares apartados,

porque los dos casos se produjeron en una horquilla horaria

entre las diez y las doce de la noche.

(Teléfono)

Pero ¿qué hacía una chica a esas horas en el polígono?

No es normal, no trabajaba allí.

Era de noche, es muy extraño, ¿no te parece?

Lo hemos comprobado,

y al parecer era el camino más corto entre su casa

y la casa del niño que cuidaba los martes y los jueves.

Ejercía de canguro para ahorrar un poco de dinero.

Siempre utilizaba la misma ruta. Sí.

El asesino debió estudiar sus rutinas,

lo mismo que las rutinas de Rita Blanco,

para asegurarse que el sitio en el que las atacaba

era un lugar apartado sin vigilancia.

El paralelismo es innegable.

¿Alguna otra conexión entre las víctimas?

Todavía no tenemos nada.

Se lo he encargado a Nacha y Toni con la ayuda de Espe,

pero de momento no hay nada.

No sé, quizá las chicas guardaban algún secreto,

o hacían alguna actividad que ocultaban a los demás,

o fueron testigos de algo.

Tal vez sí. Es pronto para descartar cualquier línea de investigación.

Debemos establecer con urgencia un perfil psicológico del asesino.

Si conseguimos comprender sus motivaciones,

podremos adelantarnos a sus próximos movimientos.

Es lo que nos repetía siempre Osorio ¿te acuerdas?

Un gran policía y una gran pérdida.

Hace ya dos semanas del asesinato de Rita Blanco,

quizá ahora el periodo de enfriamiento se acorte,

así que el tiempo corre en nuestra contra.

Tenemos que pedir a todos nuestros hombres máxima discreción.

Lo último que necesitamos es que se dispare la alarma social.

Tenemos que adelantarnos, atraparlo antes de que vuelva a actuar.

Pues sí.

Y este es un caso que yo le asignaría

ya sabes a quién, ¿no?

Echo mucho de menos a Alicia.

Qué floja está hoy la mañana, ¿no?

-Sí, la verdad, a estas horas debería haber más movimiento.

-A ver si nos ha salido competencia y no nos hemos enterado.

-María, no empieces, una mala mañana no significa nada.

-Tú no tienes el día para muchos farolillos, ¿no?

-Perdona.

No he pegado ojo pensando cómo arreglar lo de Olga.

-Bueno, tiempo al tiempo,

pero poniéndote de uñas no vas a arreglar nada.

-Anoche le mandé un mensajito.

Bueno, un pedazo de mensaje superlargo.

Es peor porque no me ha contestado y sé perfectamente que lo ha leído.

Llevo todo el día mirando el móvil y me siento estúpida,

porque yo le he puesto cómo me sentía y todo por escrito...

(Mensaje)

-¿Es ella? -No, es Toni.

Ay, qué mono... -Ay, Toni... Se acabó el drama.

¿Dos completos? Ahora mismo.

-Dice que no me preocupe por las noticias.

-¿Qué noticias? -No lo sé, voy a mirar.

No puede ser.

-"Hallada una segunda mujer estrangulada en Distrito Sur.

El cadáver de Carolina Fuentes fue hallado anoche

en la zona del polígono".

-Carol, es la panadera.

-¿Qué dices? ¿Estás segura que es ella?

-Sí, sí, te lo he dicho antes, que la panadería estaba cerrada,

había un cartel de cerrado por defunción.

Yo pensé que sería un pariente de la dueña, no Carol.

-Lo siento mucho. No sé qué decir, no tengo palabras.

-No me lo puedo creer.

Ayer mismo estuvimos hablando que iba a cerrar la panadería,

que había conseguido ahorrar para las clases de canto.

Me iba a enseñar una maqueta que había grabado.

-Pobre criatura.

Qué final más horrible.

Primero Rita y ahora ella...

Yo no me quiero poner en lo peor,

pero con el violador de la máscara empezamos así.

-No es ponerte en lo peor,

lo pone claro, están hablando de un asesino en serie.

Voy a ver su perfil.

Está lleno de mensajes.

"Nos han quitado un ángel,

pero siempre nos quedará tu voz".

"No hay palabras para describir tanto dolor".

"Carol, siempre serás la..." -Paty, se me parte el alma, cariño.

-Buenos días, chicas.

Ya veo que conocéis la noticia. -¿Es verdad que la chica está muerta?

-La encontramos Toni y yo. -¿Toni?

Anoche me escribió que se encontraba mal y no podía dormir.

-¿Estáis seguros de que es un asesino en serie?

-Todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones.

Esos de Distrito Digital son unos irresponsables.

La información no se puede manejar así.

-Me voy una momento al baño. -Tranquila, Paty.

-¿Qué te pongo, corazón?

-Un café largo para llevar, porfa.

Claudia, están siendo días angustiosos y muy difíciles,

pero ya verás cómo todo va a salir bien.

¿Estás seguro? Me extraña que tú lo preguntes.

Nada se te pone por delante.

Nunca nos habíamos enfrentado a una situación así.

(Teléfono)

Deberías responder antes de que a alguien le dé un ataque de nervios.

¿Es que no van a aprender que presionando no ayudan nada?

Como si no nos presionáramos a nosotros mismos lo suficiente.

Sí, dígame.

Sí, precisamente estoy reunido por este tema.

Por supuesto, dígame.

¿Cómo?

¿En Distrito Digital?

Ya ha saltado la noticia. Compruébalo, por favor.

Ya.

Sí, la estoy viendo, sí.

No sé qué manía te ha entrado de comprarme una americana a medida.

-Hijo, ahora que tienes tu propio negocio

tienes que ir mejor vestido.

La ropa a medida no es cualquier cosa.

Dice mucho del que la lleva.

-Ya, pero mi negocio es un taller mecánico.

Cualquier cosa que no sea ir con el mono es ir disfrazado.

-No digas tonterías, siempre hay ocasiones para vestir bien.

-Claro, bautizos, comuniones, una boda, un entierro...

Pero en mi curro ¿cuándo? -En el salón del automóvil,

en una feria, para ir al banco, para hablar con algún cliente...

-Si tú lo dices. -¿Te has levantado de mal humor?

-Sí. No tengo humor para comprarme una americana.

¿No podemos ir otro día? -Pues no.

Tenemos una cita concertada y me ha costado mucho conseguirla.

Tienen futbolistas y políticos entre sus clientes.

Para que te hagas una idea.

-Perfecto, te agradezco mucho el esfuerzo.

Pero no soy una persona que le dé importancia a lo que llevo puesto.

¿Por qué no vas con Luis? Le hará más ilusión que a mí.

-A ver si te entra en la cabeza que los tres sois empresarios.

Si siempre vas vestido con ropa de trabajo,

no lograrás que tu negocio prospere.

-Ah, vale, ya ha tenido que salir la puñetera palabrita: "prosperar".

¿Se puede saber qué os pasa? ¿No os vale con lo que tenemos?

-Pues no. ¿Tú estás ciego o qué?

Las cuentas del Moonlight son un desastre.

Y tuvimos que poner mucho dinero para tu taller.

-¿Me lo vas a echar en cara? -No, hijo, no lo tomes así,

no es un reproche, al contrario, estoy convencida

que esa inversión la vamos a recuperar.

Pero tienes que cambiar de mentalidad, pensar en grande.

Vamos. -Ya.

Qué casualidad. Ayer mis hermanos me dijeron exactamente lo mismo.

-Con todo diligenciado y las denuncias presentadas,

el siguiente paso es pedir al juez una orden...

-Silvia.

-Dame un minuto, Rosa.

-Hola. -Hola.

-¿Qué pasa? Estoy trabajando. -Lo siento, es que...

Hemos oído de la mujer estrangulada. Ha tenido que ser horrible.

-Mucho.

No puedo hablar del tema, tengo prisa.

-Espera, por favor.

No os he presentado todavía, ¿no?

-No te molestes, ya nos conocemos.

Buenos días. -Adiós. Buenos días.

-¿Cómo que ya os conocíais? -Sí, de cuando anduvo preguntando

en el Moonlight, pero yo no sabía que era tu chica.

-Ya no es mi chica, como has podido comprobar.

-¿Lo habéis dejado?

-Era lo que querías, ¿no?

-Cariño mío...

Siento que lo estés pasando mal,

pero a la larga verás que es lo mejor.

-¿Lo mejor para quién? -Para todos.

Para la familia.

Venga, vamos, que vamos a llegar tarde.

-Todavía no me he hecho la americana y ya me estoy agobiando.

-No seas tontorrón.

-Hola, María. -Hola, Toni.

-¿Cómo estás?

Nos has dicho Nacha que tú encontraste a Carol.

-Sí, ha sido un horror, la verdad.

No me quito la imagen de la cabeza, se me viene todo el rato.

-Pobrecito. ¿Te pongo algo de comer? -No, tengo el estómago del revés.

-¿Te hago una manzanilla?

-No sé, me tengo que ir ahora.

-Te la pongo para llevar. Te sentará bien.

-Paty,

siéntate tú con él, yo la preparo.

-No paro de pensar que esa chica podrías haber sido tú.

-No pienses eso, hombre.

-No sé...

Nos dan una pistola, placa, uniforme... Pero ¿de qué nos sirve?

Cuando llegué allí y me di cuenta de que...

que era una persona muerta, Paty, ¿sabes?

Me sentí superimpotente.

-Ahora vuestro trabajo es evitar que maten a más personas,

y encontrar a ese asesino. -Ya, eso dice Nacha.

Estamos investigando las vidas de las dos víctimas,

por si hay alguna coincidencia.

Aunque no debería contarte esto.

-Yo conocía a Carol, ¿sabes?

Ayer mismo estuve con ella.

Estoy flipando, no me puedo creer que...

-¿A ti se te ocurre alguien que quisiera hacerle daño?

-No... Nos conocíamos de ser clienta de la panadería.

Llevo todo el día metida en sus redes

mirando todos los mensajes que ha puesto la gente en su muro.

Quería ponerle algo yo también pero no...

no me sale, no sé. -Tampoco es obligatorio.

-Me siento superfalsa.

Como si quisiera ganar protagonismo,

aprovechándome de su desgracia, ¿me entiendes?

-Qué va, es la manera que tiene hoy día la gente de despedirse.

-Yo estos mensajes no los entiendo.

Seguro que la gente que escribe hace mucho que no se acuerdan de ella.

Mira, su ex, se dejaron hace un mes.

Mira lo que le pone:

"Tranquila, amor, somos inseparables".

¿A ti te parece normal?

-No sé, es su ex, pero ha sido una desgracia muy gorda,

y entiendo que esté afectado.

-Pues a mí no me parece nada honesto, la verdad.

-¿Me puedes pasar un pantallazo de eso?

-Sí, claro.

Ya está.

-Toma, Toni, tu manzanilla. -Gracias, María.

-¿Tenéis alguna pista más del estrangulador?

-Qué va. Pero cuando sepamos algo seréis las primeras en saberlo.

-A mí me encantaría, pero te puedes meter en un lío.

La respuesta habitual suele ser: "No te puedo contar nada,

la investigación está en curso".

-Entonces, estamos trabajando muchísimo para responder

a todas las preguntas.

-Eso ya suena más a poli veterano.

Llévate esto.

La tortillica. Me supongo que no tendréis tiempo hoy

con todo el lío de pasar por aquí.

Por lo menos que no os falte el pincho.

-Muchísimas gracias, María.

Hay algunos que están doblando el turno,

les va a venir de lujo para subir los ánimos.

-Bueno, si por lo menos podemos ayudar en eso.

-Yo me tengo que ir. Muchísimas gracias a las dos.

-Sara. -Elvira, perdona.

Estoy flipando con la chica que han matado.

Trabajaba aquí en una panadería. -Ah, sí.

Terrible. -Madre mía.

Dos mujeres estranguladas en tan poco tiempo en el barrio.

Yo tengo el miedo en el cuerpo. -Ya, y no eres la única.

No hay nadie por la calle. -No me extraña.

-Ya. Pues como la policía no espabile...

Esto se nos hunde.

-¿Te apetece tomar algo? -Sí.

Ponme algo, hoy tengo algo que celebrar.

Un vermú.

Y te atañe a ti.

Ya tienes vía libre con Álvaro.

Te dije que cumpliría con mi parte del trato.

Hija, no se te ve nada entusiasmada.

-Sí, solo que...

no sé qué pensar. -Pues que tienes vía libre.

-Pero ¿él está bien? -Sí.

Bueno... Ya sabes cómo es.

-Ves, a mí me sabe mal. -No, no, de eso nada,

lo que tienes que hacer es aprovechar tu oportunidad.

Ya sabes el dicho: "Un clavo saca otro clavo"

-Tampoco me gusta ser el segundo plato de nadie.

-Déjate de tonterías.

Tú tienes que conseguir tu objetivo cueste lo que cueste.

¿A ti él te gusta de verdad?

-Pues claro.

-Un chica guapa e inteligente, con la cabeza bien amueblada,

y que sabe a dónde va haría muy feliz a mi hijo.

Y lo que una madre quiere es que su hijo sea feliz.

Por eso quiero que seáis pareja.

-¿Otro carterista en el barrio?

Ah, que son un grupo de chicas.

¿Y sabemos qué edad tienen más o menos?

O sea, que son mayores de edad.

Vale. Sí, en los dos cajeros que hay cerca también.

Sí, claro, lo sé.

Sé que te debo una. Muchas gracias.

Hasta luego.

Si vienes a por café, acabo de servirme el último que quedaba

-No te preocupes, que hago más.

-Por cierto, ¿ya revisaste tu ordenador?

-Confirmado. Carolina Fuentes no aparece

en la base de datos de la UFAM ni nadie de su familia.

-Yo tampoco encuentro coincidencias con la primera víctima.

Aparentemente eran muy distintas,

Rita y Carolina no tenían nada que ver.

-Rita tenía 47 años, parada y con un matrimonio en crisis,

sin muchas expectativas de mejora.

-En cambio, Carolina tenía una nueva vida por delante,

la habían aceptado en una de las escuelas más prestigiosas

de canto y se mudaba la próxima semana.

Y según hemos investigado, tenía una excelente relación con sus padres

y un montón de proyectos por delante.

-Parece que lo único que comparten las dos

es que son mujeres y del barrio.

-El estrangulador no elige sus víctimas al azar.

-¿Estamos seguros de eso?

-Ahora mismo no estamos seguros de nada, Espe.

-Y qué sabemos del asesino.

-No tenemos nada concluyente.

Estamos analizando todavía su forma de actuar.

De hecho, hemos pedido ayuda a Jefatura para que envíe expertos

y poder crear un perfil psicológico.

-Pues yo no puedo quedarme de brazos cruzados, voy a estudiar

a fondo el perfil de Rita porque igual se nos escapa algo.

-Buenas. Si necesitáis reponer fuerzas,

aquí traigo tortilla de La Parra.

-Qué detalle.

-Es cortesía de María que se lo ha dado a Toni para que lo trajera.

-¿Y has hablado con Toni? Anoche se quedó un poco en shock.

-Está bastante jodido el tío.

Pero le está echando valor. El primer cadáver no se olvida.

-Yo no sé si estoy siendo buena mentora,

a veces creo que debería darle más cancha, pero...

Ahora mismo la única cosa que tengo en la cabeza

es pillar al estrangulador. -Te diré que él también.

Hablando con Paty, Toni ha identificado al exnovio de Carolina,

y ahora lo estamos investigando en redes.

Por lo visto, la separación no fue para nada amistosa.

-¿Por qué no me lo ha dicho a mí Toni primero?

-Yo me lo he encontrado en la puerta, me lo ha soltado así,

a bote pronto, y me ha dado el táper.

-Con Rita también pensamos que fue su marido, y mira.

-Hay que seguir investigando esto.

Fede, ¿ya te llegaron las imágenes de las cámaras de seguridad

de la panadería? -En cuanto las tenga te las paso.

-Vale. Voy a seguir con esto.

-¿Le pongo algo, señorita?

-Perdona, como no hemos abierto aún...

-No te preocupes, me parece bien que te tomes una pausa.

Lo estaba diciendo en serio. ¿No quieres tomar una birra?

-No, gracias, a esta hora no me entra una cerveza.

-Ya, ya te entiendo.

Yo también estoy empezando a cuidarme, ¿sabes?

¿Conoces los superalimentos?

Tienen más nutrientes que la comida normal, pero menos grasas, azúcares,

y mierdas de esas. -Qué bien.

¿Qué haces?

-Nada, perdona.

¿Quién es esa? -¿No te has enterado?

Debes ser el único.

-Pues claro que me he enterado.

Pero como estás mirando el móvil medio de extranjis,

no lo había visto bien.

-Creo que hoy va a venir poca gente. Ojalá me equivoque, pero...

-Oye, si quieres cierro un momento,

y nos vamos tú y yo a dar una vuelta. -Pero ¿qué dices?

¿Quieres que venga Luis y encuentre el pub cerrado?

-Si lo que te preocupa es Luis, tranquila, yo me ocupo de él.

-Como quieras, pero si cerramos

que sepas que yo me voy a mi casa, te lo digo desde ya.

-Joder...

¿Porque tienes que ser tan rancia conmigo?

-Rancia no. Mi contrato no incluye salir de fiesta con uno de mis jefes.

-Eh...

¿Me vas a explicar por qué estás jugando conmigo o qué?

-¿Cómo?

-Te he escuchado hablando con mi madre y se te veía muy ilusionada.

Y yo sé lo que he oído, ibas a hacer muy feliz a su hijo.

-No estábamos hablando de ti, Ricky.

Ya sabes lo que pienso, y tu madre no me hará cambiar de opinión.

-¿Y qué es exactamente lo que piensas, si se puede saber?

-De verdad, ¿hace falta pasar por esto otra vez?

-Mira, Sara, soy tu jefe,

y si te digo que me cuentes tu opinión me la cuentas y punto.

¿Te enteras?

-Eres un niñato, Ricky, ahí tienes mi opinión.

-¡Joder!

Ya veo que estás hecha una poeta.

¡Hala, se acabó el descanso!

Oye, soy yo.

Sí, necesito que me pases.

No, lo de siempre no, necesito el doble.

Voy para allá. Hasta ahora.

Chao, chao.

-¿Cuántos llevas ya?

-He perdido la cuenta, pero no me eches la bronca,

porque me lo voy a tomar igual.

-Por lo menos acompáñalo con un pincho de tortilla,

para que te asiente el estómago. -No me entra nada.

No me quito de la cabeza esa pobre chica.

-Estamos todos igual.

-No paro de pensar que...

que si hubiese podido salvar a Rita...

-No tienes que pensar eso.

Si como todo parece, estamos detrás de un asesino en serie,

no habrías podido hacer nada por ella.

-Vaya consuelo.

-Lo que tenemos que hacer ahora es pensar en el presente.

Mira, yo tenía un profe en criminalística,

García Lagos se llamaba, un tipo genial,

y me decía que cada vez que vemos un muerto

nos damos cuenta de que la vida es muy breve.

Lo que tienes que hacer es aplicarte el cuento.

Y salir y disfrutar y quitarte los problemas del trabajo.

Ya está.

-Pues igual te hago caso y me voy a la ferretería.

La vida es breve, ¿no?

-Es por Pablo, ¿no?

-Estaba esperando que surgiera el momento ideal,

pero igual hoy es un día tan bueno como otro cualquiera

para dar el primer paso.

-¿Ves tú qué bien?

Además, te voy a decir una cosa, yo creo que...

que le gustas, le gustas y mucho.

-No sé cómo lo haces, pero siempre me animas.

Eres un sol. -Anda, tira para allá.

-¿Tú crees que alguna vez habrá entrado en la tienda?

-¿Quién?

-El tipo este, el estrangulador.

La primera víctima entró la primera vez a comprar dos enchufes,

no se me olvidará en la vida.

Y la panadería de esta chica está a cuatro calles.

Lo más probable es que haya pasado por aquí alguna vez.

-Pues no sé, pero tal como lo cuentas,

dan ganas de meterse en casa y no salir hasta que lo cojan.

-¿Y por qué crees que está todo tan tranquilo?

No ha entrado ni un alma. -A ver, Damián,

ayer tampoco vino mucha gente y no había pasado lo de la chica.

-¿Cómo se llamaba?

Carolina, ¿no? ¿Sería un poco mayor que mi hija?

-¿En Salamanca no pasaban estas cosas?

-Hay gente así en todos los sitios, desgraciadamente.

Cuánta cosas no pasan en los sitios pequeños,

lo único que allí no pasa desapercibido.

Distrito Sur es el sitio perfecto para que alguien así se esconda.

-Hola. -Hola.

-Hola, Espe, ¿qué tal? -Bien, con mucho lío en comisaría.

-¿Sabemos algo de lo de la panadera? -No puedo hablar del caso.

-Claro, normal. Perdona.

-Bueno, ¿qué necesitas?

-Bueno, es que es algo un poco especial.

-Voy a la trastienda que tengo unas cosas que... Voy.

-¿Qué es eso tan especial que necesitas?

¿Se te ha olvidado? -Sí.

Bueno no.

Velas. -Velas.

¿Cómo las quieres?

Las tenemos de cumpleaños, decorativas...

Perfumadas...

-Decorativas, para crear ambiente.

-Te las enseño y tú las eliges. -Vale.

Pues sí que estáis bien surtidos.

-Y tengo aquí unas que son las flotantes,

que las pones en un recipiente con agua,

y cuando se consumen se apagan solas.

-No sabía ni que había flotantes.

-Pero te veo un poco indecisa. -Sí, soy así, me cuesta decidirme.

-A lo mejor estás buscando estás que están de moda, las de LED.

No sé si me han llegado.

Damián, ¿ha venido el pedido con las velas de LED?

-No, pero lo apunto y las pido. -No, no hace falta.

A mí me gustan las velas de toda la vida,

de soplar y pedir deseos. -¿De las de cumpleaños?

-¿De las de cumpleaños?

Igual me he equivocado yo, pero te había entendido mal.

Pensé que las quería decorativas.

-No, no me has entendido mal, es que yo no me he explicado bien.

Pablo, ¿quieres cenar conmigo? Yo pongo la casa y las velas.

-Aaaaa...

¿Me estás pidiendo una cita? -¿Te apetece?

-Sí, claro, por supuesto. ¿Cuándo? -¿Esta noche?

-Esta noche. -La vida es breve.

-Sí, la vida es breve, claro. ¿A qué hora?

-Pues no sé, ¿a las nueve te parece bien?

-Perfecto, a las nueve. Allí te veo.

-Velas, don Juan. -Sí.

-Tranquilo, ya se las llevas esta noche.

A las nueve...

-Hemos estado analizando las imágenes de la cámara de seguridad

de la panadería.

Carolina sale de trabajar a las siete de la tarde,

tres horas antes de ser asesinada. ¿Y sucede algo fuera de lo normal?

No, la tarde transcurre de una manera completamente apacible,

hace la masa del pan para el día siguiente...

Habla con los clientes a la hora de la merienda... Lo normal.

Esa es Paty, ¿no? Sí, es Paty.

Hemos hablado de su conversación, pero nada importante.

Lo que quiero que vea es exactamente esto.

Ella recibe una llamada en el móvil, y como ves, se incomoda.

Y se va a responder a la cocina. Parece como si se escondiera.

Efectivamente. Se pone al principio del pasillo

en el ángulo muerto de la cámara.

La llamada dura escasos tres minutos,

y cuando vuelve está visiblemente incómoda.

Entonces son las 17:15 exactamente.

¿Sabemos quién la llamó? La llaman de un número oculto.

Pero yo tengo una teoría.

Toni y yo hemos revisado su perfil en redes sociales,

y dos minutos después, exactamente a las 17:17

ella bloquea a un "follower".

¿A quién? A su exnovio.

Un tal Arturo Sánchez. Pero lo más curioso no es eso,

es que dos horas antes de ser asesinada a las 20:20,

lo desbloquea. Se arrepintió.

No sé si se arrepintió o se le pasó la pelotera

y decidió dejar las cosas como están.

Toni ha hecho un histórico de la relación de los dos en redes sociales

y parece que es una tónica habitual.

Se peleaban, se insultaban y se bloqueaban.

y al rato se desbloqueaban

y proclamaban su amor a los cuatro vientos.

O sea, la víctima tenía una relación tóxica con un tipo

impulsivo e inestable.

Eso puede coincidir con el perfil del asesino.

Pero necesitamos una vinculación entre este tipo, Arturo...

Arturo Sánchez.

Entre Arturo Sánchez y la otra víctima, Rita Blanco.

Pues la tenemos. ¿La tenemos?

Sí, Nacha y Espe han conseguido información relevante.

Arturo Sánchez trabajó en la misma constructora,

que el marido de Rita Blanco, en el momento en que fue despedido.

Buen trabajo, Fede. Ha sido un trabajo en equipo.

Ya habrá tiempo de repartir méritos.

¿Tenemos la dirección del tipo? Afirmativo.

¡A por él!

(Teléfono)

Espera.

Tengo que cogerlo.

Dile a Nacha que vaya con Toni, que tengan mucho cuidado.

No sabemos si este tipo está armado, pero seguro

que no tiene bien la cabeza.

Entendido.

Sí.

No debería estar aquí.

Oleg puede ir a mi oficina en cualquier momento, él nunca avisa.

Seré breve. Tienes que estar preparado para cuando aparezca.

Necesitamos que hackees su móvil. ¿Qué haga qué?

¿Cómo voy a hacerlo? Yo no soy un agente del CNI.

Ojalá pudiéramos instruirte, pero es lo que hay.

No será tan difícil. Dame tu teléfono

¿Para qué lo quieres? Tu teléfono, Quintero, dámelo.

Está bien. Toma mi Teléfono.

¿Qué estás haciendo? Voy a instalarte una aplicación.

Tu teléfono se conectará por bluetooth al de Oleg

y en pocos minutos le instalará el virus.

Eres la única persona con acceso a ese teléfono.

Si le instalas el virus, desbloqueará las contraseñas,

y encontraremos a Alicia y Konchalovsky.

¿Cómo voy a hacer yo eso?

Esa gente está obsesionada con la seguridad.

¿Cómo voy a cogerle el teléfono a Oleg?

Ni siquiera tendrás que tocarlo, bastará con que estén cerca.

¿Qué quiere decir eso de cerca? Uno al lado del otro,

eso significa cerca. ¿Cómo voy a hacer yo eso?

Yo no tengo ni idea de hacer estas cosas.

La necesidad aviva el ingenio, tendrás que buscarte la vida.

Quintero, si instalas ese virus encontraremos a Alicia.

Iker, no necesito que me metas más presión, ¿vale?

Ya me has dicho lo que tengo que hacer,

no tengo ni idea, pero haré todo lo que pueda.

Vamos a salvarla.

Sí, claro.

Claudia, esto es un desastre.

¿Tú eres consciente del circo mediático que se está liando?

Mercedes está recibiendo llamadas de lunáticos dando información falsa

sobre la víctima o el supuesto estrangulador.

Bueno, en Jefatura tan comprensivos como siempre,

no paran de llamarme para tocarme las...

En fin, que vamos a tener que dar una rueda de prensa.

Claudia, ¿me estás escuchando?

¿Qué ocurre?

Es Antonio.

Han tenido que suspender el tratamiento

porque ha sufrido un paro cardiaco.

Claudia...

Estás siendo bastante injusta, ¿no te parece?

-¿Perdona?

-Que le reprochaste a Paty por ir conmigo al concierto,

pero tú me pediste ir al cine.

Tú también rompiste el pacto de pasar de mí.

-Mira, Toni, vete a la mierda.

-Me he equivocado, sí, y lo siento muchísimo.

Yo te quiero.

¿Me puedes perdonar?

-¿Ha pasado Álvaro por aquí? -No, no le he visto.

-¿No? Ah.

Si pasa no te lo pienses demasiado y a por él.

Si hoy no se pasa por aquí,

yo de ti me acercaba por el taller con alguna excusa.

-No sé qué pasó para que diera ese cambio tan radical.

Pasamos de tener tan buen rollo,

a soplar unas velas y que de repente diga que lo nuestro es un error.

-¿No me vas a presentar a esta bella dama?

-Sí, claro, ella es Maica Vallejo,

es marchante de arte

y responsable de una de las casas de subastas más importantes de España.

Él es Oleg Ivanov,

un posible socio de Transportes Quintero.

-Ahora se te presenta una nueva oportunidad.

-Una nueva oportunidad, sí, claro, y no quiero malgastarla.

Damián, a mí me gusta mucho Espe.

-Ya verás cómo todo va bien, además desde fuera,

parece que congeniáis.

-Yo creo que me voy, ¿vale? Es mejor.

¿Habéis conseguido hablar con el ex de Carolina?

Sí, venimos de allí ahora. ¿Y qué ha pasado?

El día del crimen él estaba en Badajoz,

es comercial de móviles y estaba allí en un congreso.

¿Y lo habéis comprobado? Pudo recoger la acreditación

volver a Madrid y asesinar a Carolina.

¡Eh, Andrea!

-Qué calladito lo tenías, ¿no? -Acabamos de conocernos.

-Pues se os ve muy compenetrados. Es maja, me ha caído bien.

Y relájate,

para estar pillado estás un poquito tenso.

-No es por Andrea, son otras cosas.

-Tú siempre tan hermético.

-Se ha escapado un momento a cenar.

-¿Había quedado con alguien?

-No lo sé, no me ha dicho nada.

-Es obvio que sí lo sabes. ¿Con quién ha quedado?

Esta tarde me ha llamado el doctor Cifuentes y me ha dicho que papá...

ha tenido un paro cardiaco.

Han conseguido estabilizarlo, le han aplicado el desfibrilador

y el corazón ha vuelto a latir.

Lo que pasa es que han tenido que suspender el tratamiento.

¿Y qué vamos a hacer a partir de ahora?

"Estamos valorando otras estrategias para descubrir

dónde tienen a Alicia. Pero ninguna sería tan rápida

como clonar el móvil de Oleg,

y de momento, tú eres el único que puede hacerlo".

Konchalovsky podría estar interesado en hacer negocios contigo.

-Eso es una muy buena noticia. Siempre que aceptes sus condiciones.

(Teléfono)

-Tranquilo puedes coger el teléfono y responder

Mientras yo le voy dando un vistazo a estas fantásticas condiciones.

Podrías haberme matado en mi propia casa.

Si te estás tomando tantas molestias,

es porque quieres presionar al CNI o pedir un rescate.

Estoy harto de hacer de niñera.

En parte tienes razón,

hubiera preferido matarte el primer día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 426

Servir y proteger - Capítulo 426

14 ene 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 426" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 426"
Programas completos (623)
Clips

Los últimos 2.084 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos