www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4922138
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 420 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Qué pasa, Paty? -Hola.

-No necesitas ayuda por lo que veo, ¿no?

-Igual cuando cierre el bar sí.

-Toni. -Este es mi Toni.

-Sí, y el mío también.

-La cosa es que las dos saben qué pasa

y me han echado un broncazo.

Entiendo que estéis mosqueadas, así que si os sentisteis ofendidas

o lo que sea, lo siento.

-¿Estás tratando de convencerme de que entre Toni y tú

no hay química? -No la hay ni la habrá.

-Nada, nada. Que yo me alegro, que si no se interpone

entre Olga y tú, mejor que conservéis la amistad.

-Su marido debe saber que sus actos tienen consecuencias.

Si le pone la mano encima... -¡Te he dicho que fuimos los dos!

Y no voy a denunciarle. ¡Basta ya!

-Han encontrado el cadáver de una mujer estrangulada

en la calle de Los Olmos. ¿Cómo se llama?

Rita Blanco.

Vengo de los billares Cartago y se confirma la coartada,

José estuvo allí desde las 21:00 hasta las 02:00 que cerró el local.

El estrangulamiento aporta el perfil de alguien fuerte

que sabe perfectamente lo que hace y que es posible

que sienta cierto placer asesinando a sus víctimas.

¿Por qué ella y no otra? Pudo elegirla al azar.

O no. La atacó porque sabía que nos centraríamos en el marido.

-La misión no le va a exigir

alejarse de su familia. Mi general, Konchalovsky

podría estar en cualquier parte. El plan es atraerlo hasta nosotros

y detenerlo en suelo español.

Es un mafioso ruso muy peligroso.

Quiero que contacte con él, que le tienda una trampa.

-No pienso volver a jugarme el cuello colaborando otra vez con el CNI.

-Aún no hemos agotado todas las vías para lograr la colaboración

de Quintero. He hecho todo lo que podía por él.

Le he buscado una buena defensa, tengo la conciencia muy tranquila.

-¿Cuándo abres? -Pasado mañana si todo va bien.

¿Vendrás? -Claro.

Pero ¿no te olvidas de algo importante?

-¿De qué?

-De disfrutar por el camino.

-Déjame invitarte a una copa y verás cómo me relajo.

-Alvarito es un picaflor. Ha tenido a las que ha querido y más.

Pero, oye, que tú sabrás dónde te metes.

-Te gusta Sara. Es eso, ¿no? -Sí. Me gusta y mucho.

Y no permitiré que la toque nadie.

-Tendré paciencia, se le pasará. -No.

Si tienes que sacar las uñas y pegarle un corte a Ricky, hazlo.

-No quiero nada contigo ni lo querré. -Pero ¿a qué viene esto ahora?

-No quiero verme obligada a seguirte el juego

por ser el hermano del jefe. -Haz caso y vete a tomar el aire.

-No me toques. -¡Eh!

-¿Qué? -Ahora sí que vas a tomar el aire.

Detenido por atentado a la autoridad. -No me toques, madero.

¿Tú qué miras? Si todo es culpa tuya.

He repasado su ficha y tiene varias detenciones

por alteración del orden, conducción temeraria,

e incluso una condena por un delito leve de daños.

He estado unos años separada de mis hijos.

No tenía ni idea.

Te he consentido demasiado, he mirado hacia otro lado,

pero hay una cosa en la que siempre he sido tajante.

-Las drogas.

-Mañana

cuando vuelvas a ser tú

ya hablaremos.

(Música emocionante)

De acuerdo, gracias.

Adelante, señora Soler, buenos días. Hola, buenos días.

Siéntese. Gracias.

¿Ha pasado a disposición judicial mi hijo?

Sí. El juez lo mandará para casa. Ya.

¿Hay fecha para el juicio? Mínimo en dos semanas.

Pero le aconsejo que busquen un buen abogado

porque su hijo tiene antecedentes, aunque tal vez quede en una multa.

¿Hay algo más? Sí. Si tiene usted cinco minutos

me gustaría hablar con usted. Siéntese, por favor.

Sí.

Verá, con toda sinceridad

me preocupa que Ricky vuelva a meterse en problemas.

No, eso no va a volver a suceder.

Puede que haya estado últimamente como una vaca sin cencerro,

pero le doy mi palabra de que eso no va a volver a ocurrir.

¿Cómo puede estar tan segura?

Porque soy su madre.

Porque conozco el corazón de mi hijo.

Porque mi hijo es bueno.

Gabriel Campos.

¿A qué viene nombrar a ese señor?

Bueno, es el padre del chico, ¿no?

Es posible que él también ejerciera una mala influencia sobre él.

Dudo que ejerciera alguna influencia sobre mi hijo.

Por suerte nos dejó hace 15 años.

Y ahora, si usted me disculpa, yo tengo muchas cosas que hacer.

Sí, pero verá, es que resulta curioso

que Gabriel Campos desapareciera precisamente cuando iban a buscarle.

Tiene... Tiene un currículum muy extenso.

Está relacionado con multitud de robos con violencia

en la Comunidad Valenciana,

con tráfico de objetos robados, extorsión... Vamos,

lo que podríamos decir un gran ejemplo para Ricky.

Sí, tiene usted razón, un gran ejemplo.

Pero yo no tengo nada que ver con ese hombre

Tres hijos.

Luis, Álvaro y Ricky,

que hace mucho tiempo que han renegado de él.

Y, por si usted no lo sabe,

se hacen llamar Soler, mi apellido.

Pues discúlpeme, señora Soler, pero tengo que hacerle una pregunta.

¿Conoce usted el paradero actual de Gabriel Campos?

Ni lo sé ni me importa.

Si ustedes hicieran mejor su trabajo, ya le hubieran cazado.

Habla de él como si le odiara. Por supuesto que le odio.

Me dejó al cargo de tres niños pequeños,

se llevó el dinero de toda una vida

y tuve que hacer frente a numerosas deudas

que había contraído con gente

de dudosa reputación.

Entiendo. No.

No lo entiende, no sabe lo que he tenido que hacer

para salir adelante.

Bueno, siempre que no infringiera la ley.

Por supuesto. Yo soy una persona honesta

y mis hijos son buena gente.

Y yo me he dejado la vida por ellos.

Por eso me ha dado tanta rabia cuando nombró a ese señor.

Pues, verá, señora Soler, me gustaría comentarle otra cosa.

Me gustaría que habláramos

de su paso por la prisión de Picassent.

Bueno, pues...

No sé qué quiere que le diga.

Pasó cinco años en la prisión

a causa de un atropello mortal.

Fue un accidente.

En efecto, homicidio involuntario,

pero tras el accidente, usted, eludiendo

el deber de socorro, permitió que aquel hombre muriera.

Y yo he pagado muy caro mi error.

¿No tengo derecho a una segunda oportunidad?

Por supuesto, y Ricky también.

Y yo les prometo que les voy a dejar en paz

si usted a cambio me promete que no tengo por qué preocuparme.

¿Va a desconfiar de mí cuando fui yo quien se entregó a la policía

a las pocas horas del accidente?

Bueno, debería haberse entregado antes.

Lo hecho, hecho está.

En eso tiene toda la razón.

Y, créame,

yo soy una firme defensora de la reinserción social.

Bueno, voy a buscar a Ricky y me lo llevo a casa.

Vaya a buscarlo.

Adiós, buenos días.

¿Alicia?

¿Alicia?

Buenos días. Buenos días.

¿Ya te has despertado?

Bueno, estoy en ello.

Oye, creí que me ibas a despertar para llevar a Leo a la guarde.

Estabas durmiendo tan a gusto que me dio pena.

Las pastillas ayudan: duermo como un tronco

y ya no tengo pesadillas o, si las tengo, ya no me acuerdo.

Me alegro. Voy a dejar esto y desayuno contigo, ¿vale?

¿No tienes que trabajar hoy?

Libro, había un día que me debían.

¿Y qué planes tienes?

Hablar contigo.

Ayer cuando estabas durmiendo, se presentó Fidalgo.

¿Aquí? Alicia, ¿y por qué no me despertaste?

Porque con quien quería hablar era conmigo.

Contigo.

Quintero se ha negado a colaborar con el CNI.

Y te ha pedido que convenzas a Quintero

para que nos ayude a capturar a Konchalovsky.

Fidalgo parecía bastante apurado.

No tiene de dónde tirar y recurre a mí.

Qué ironía, ¿no?

¿Y qué le dijiste?

¿Qué querías que le dijera, Iker? Me negué rotundamente.

¿Qué?

Nada.

No, Iker, por favor, si tienes que decir algo, dilo.

Que no pienses en el CNI, Alicia, sino en Quintero.

Te advierto que no voy a entrar en vuestro juego.

Yo te conozco y sé que una parte de ti

sufre por ver a Quintero en la cárcel,

aunque tu parte comprometida y racional,

crea que debe pagar por lo que hizo.

No sé, colaborar con el CNI podría ser el camino de en medio.

Su situación mejoraría mucho si nos echara una mano.

Esto es increíble.

No me puedo creer que utilices el chantaje emocional

que os enseñan en el CNI conmigo, Iker.

¿Qué dices? No te estoy chantajeando con nada.

Ah, ¿no? Pues yo creo que sí.

Cariño, Quintero podría estar muy pronto en la calle,

si nos ayuda a atrapar a ese criminal.

Dime una cosa.

Si Quintero aceptase a colaborar con el CNI,

¿tendría que volver a delinquir, a saltarse la ley

y a compincharse con los malos?

Podría ser, pero lo haría bajo el paraguas del CNI.

Ya.

Bajo el paraguas del CNI cualquier barbaridad está permitida.

Pues vaya mierda de paraguas que tenéis.

No pienso a facilitar que Quintero vuelva a saltarse la ley

aunque sea para atrapar a otro criminal.

Solo te pido que lo valores. No insistas.

Esa mafia rusa es muy peligrosa y la quiero lejos de nuestras vidas.

El riesgo y la obediencia forma parte de mi profesión,

pero también de la tuya.

Ya, pero Fidalgo no es mi jefe ni me gustaría que lo fuera.

Y si me quiero negar a hacer algo, lo hago.

Y también te digo otra cosa.

Fidalgo debería acostumbrarse a recibir más negativas.

Tú también te cuadras cuando Bremón o Miralles te asignan una misión.

Ellos jamás me obligarían a trabajar

bajo un problema de estrés postraumático.

Y aunque no lo recuerdes por la medicación que tomas,

eso no significa que no tenga pesadillas.

Escúchame.

Eres fuerte y sé que te vas a recuperar, pero...

necesitas parar

y dejar que tus heridas cicatricen.

Puede que tengas razón.

Empieza por pedir la baja.

Si la solicitas te la darán hoy mismo.

Eso no le va a gustar nada a Fidalgo.

Encontrarán a otro.

Supongo que no soy tan imprescindible

como quiero creer.

Eres imprescindible para Leo y para mí.

Está bien.

Pediré la baja.

Gracias.

¿Me preparas el desayuno?

-Ahí tienes una cafetera.

Póntelo tú.

-Pensaba que me mimarías un poco.

-Muy tonto tienes que ser, ¿no?

Para pensar que después del disgusto que me has dado te voy a mimar.

-Vale.

Vale, sí, de acuerdo. La cagué, pero no toda la culpa es mía.

-¿Ya estamos quitándonos las culpas de encima?

-¿Como soy la oveja negra tengo que hacerlo todo mal?

-Pues sí, lo has hecho mal. ¿O te tengo que recordar

que te encontré en el calabozo drogado?

-Ya te he dicho que no estaba drogado.

Pero tú ya te has montado esa película y nadie te saca de ahí.

Si por esto les hubieran detenido a Luis o Álvaro

las cosas serían de otra manera. -No hables así de tus hermanos.

Te quieren y te han cuidado en mi ausencia.

-Pero cuando pueden, bien que me machacan por detrás.

-Razón no les falta.

-Me tenéis harto.

-No te metas más en líos y te ganarás nuestro respeto.

-Vuestro respeto, vuestro respeto.

Lo que tengo es hambre.

-¿Qué te ha pasado, Ricky?

-Que la cena que me dieron era una mierda.

Con lo bien que te queda el arroz con pollo.

-¿Que qué te ha pasado en estos años en mi ausencia?

Los años que he estado en la cárcel.

-No me ha pasado nada. Lo que pasa es que he crecido.

Ya no soy un crío.

-No merezco que me trates así.

-¿Así cómo?

Cuando hay algo que hacer, ¿a quién se lo pides?

¿Lo del taller de Jeremías a quién se lo pediste? ¿A Luis? ¿A Álvaro?

A mí, me lo pediste a mí. ¿Y luego qué?

Toda la recompensa para Álvaro.

¿Y a mí qué? Que me den, ¿no?

Y ahora porque me meto en una tontería de pelea en el bar,

que encima me provocaron a mí,

me montas este número y eso está bien. Vamos, joder.

-¡No ha sido una tontería en el bar! ¡Te liaste a puñetazos

con un policía! Y esa gente no tolera que toquen a uno de los suyos.

Luego toman represalias. Ya las están tomando.

-Mamá, no seas exagerada. -Nos tienen en el punto de mira.

Miralles me ha apretado las tuercas en comisaría.

-¿Cómo?

-No es la primera vez que tienes problemas con la justicia.

Estás fichado, Ricky.

¡Fichado! Y yo no lo sabía.

He tenido que leer tu ficha policial.

Te han detenido tres veces. ¿Sí o no?

No tuviste el cuajo de decírmelo.

¿Cómo te crees que me he quedado delante de ella?

Y eso no es lo peor.

Lo peor es que por tu culpa se ha enterado de nuestro pasado.

-¿Qué pasado? -Del de tu padre.

De sus negocios, de sus andanzas. De su ida.

De mí, de que he estado en la cárcel

porque atropellé a una persona y me di a la fuga.

-Ella no debe saber... -No, no, eso no lo sabe.

No sabe que fuiste tú.

Eso jamás lo sabrá nadie.

-Lo siento, mamá. -"Lo siento, mamá".

-No pasa ni un solo día sin pensar en aquel accidente.

-No, no me sirven tus disculpas.

¡Espabila, Ricky! ¡Espabila, Ricky!

Esa tía nos va a buscar las cosquillas, como si lo viera.

-Porque esa tía sea así de gilipollas, no significa

que tenga que... -Que no te enteras.

¡Que no te enteras!

Nos tienen enfilados. Que hoy me ha lanzado

un mensaje bien claro.

-¿Qué mensaje? -Que Distrito Sur es su territorio.

Que andemos con cuidado.

Así que ponte las pilas.

Está bien.

Está bien.

Cuanto me coma esto, me iré a trabajar al pub.

-No, de eso nada.

-Me has dicho que espabile y que me ponga las pilas.

-Tú te quedas aquí en casa y reflexionas sobre lo que ha pasado.

-¿Me vas a castigar en el rincón como cuando era un crío?

-Pórtate como un adulto y te trataré como a un adulto.

-Menudo pájaro este Gabriel Campos. Qué bien montado se tenía

el negocio de juegos ilegales y robo con violencia.

Me extraña que lleve tantos años desaparecido

y no se le haya podido detener.

Como unos cuantos, que se cogen el botín

y se van a una isla paradisiaca.

Dejando mujer y tres niños.

Ya. ¿Y se sabe qué relación tenía con la familia?

Mala, muy mala. Se largó con los ahorros de toda una vida.

Por eso los hijos reniegan de él. ¿Y ellos no sabrán dónde está?

Pues si Elvira no miente, no.

En estos momentos, es una especie de fantasma

que nadie sabe dónde está. Ya.

¿Será que está muerto? No, no consta.

En todo caso, vamos a olvidarnos de este expediente

y sí me causa curiosidad

por qué te ha dado por investigar a esta familia.

Por intuición, Nacha, por intuición.

Me da la sensación de que esta familia

esconde algo y mira, no iba muy desencaminada.

La madre también ha tenido problemas con la ley.

¿Qué tipo de problemas?

Hace unas semanas salió de la cárcel de Picassent

por homicidio involuntario.

Atropelló a un viandante.

Se dio a la fuga, pero se entregó.

Esto tampoco implica que esté metida en actividades delictivas.

Puede que ella no, pero... Ya, Ricky.

Te está haciendo dudar.

¿Quieres que lo mantengamos vigilado, Miralles?

No sé, no sé. Lo estoy valorando.

Bueno, es que... No sé,

pienso que si ese chico fuera un criminal profesional,

no se le hubiera ocurrido montar ese pollo y darle ese guantazo

que le dio a Toni, sabiendo que era policía.

Ya, pero lo que no sabes es que Ricky mantuvo contactos

con Rubén Gimeno, al que detuvimos

por tráfico de medicamentos adulterados en el Moonlight.

Ah, pues de esto sí que no tenía ni idea.

Esa investigación la llevó Silvia, y esa parte de la investigación

quedó en vía muerta porque no se pudo demostrar

que el pequeño de los Soler formaba parte del negocio.

Pero aun así, este chico no es trigo limpio.

Yo te lo digo, lo sé.

¿Comprendes por qué digo que hay que estar alerta

y tenerles en el punto de mira?

Vale, sí, como tú digas. En todo caso... No sé.

Se me ocurre pensar que este chico solo tenga problemas de autocontrol.

Me da mala espina todo lo que tiene que ver

con esta familia.

Y te diré más:

Elvira Soler me intriga especialmente.

Pues sí que te ha impactado conocerla, ¿no?

Es que no creo que sea una simple madre

preocupada por sus hijos.

Bueno, tú no te preocupes,

que yo estaré sigilosamente vigilando el Moonlight.

Muy bien, me alegro mucho de que te hayas incorporado ya,

y que... Bueno, y que hayas cubierto

el puesto de Elías con esa facilidad.

Bueno, Elías volverá en breve.

Eso espero, le echo mucho de menos.

Y, aun así, quiero decirte que confío mucho en ti,

y me gusta cómo tutelas a Toni. Que, por cierto, ¿cómo va?

Pues muy bien. Bueno, como ya se demostró anoche,

es un poco chulo a veces. Pero tiene madera.

Yo creo que, conforme vaya madurando y aprendiendo

puede ser un gran policía.

Pues si promete tanto, intentaremos que se quede

cuando termine las prácticas.

Perfecto.

-Queda una hora para empezar tu turno.

-Vine para saber si hay novedades sobre Ricky.

¿Le han soltado?

-Sí. Acabo de hablar con mi madre. Está en casa.

-¿Ha pasado la noche en el calabozo? -(ASIENTE)

Pero podría haber sido mucho peor.

Con los antecedentes que tiene, podrían haberlo enviado a prisión.

-Entonces, ¿le van a juzgar?

-Me imagino que sí.

Pero espero que se quede en una simple multa, y ya está.

-(SUSPIRA) Luis, yo...

Me siento mal por lo que pasó.

-¿Tú? ¿Por qué?

-Bueno, me siento un poco responsable.

Si Ricky estaba colocado y se pasó con aquel poli,

fue porque yo, horas antes, le rechacé al intentar ligar conmigo.

-Sara, mi hermano intenta ligar contigo día sí y día también.

Si se pone hasta el culo, es cosa suya.

Tú no tienes ninguna culpa.

-Es que... No sé cómo tratarlo a veces.

-Hiciste bien en pararle los pies.

Ayer, hoy o cualquier otro día. A ver si aprende.

-Ya, pero es que creo que ayer fui muy borde con él.

-No te comas la cabeza.

El único responsable de sus actos, es él.

A ver si pasar una noche en el calabozo

le ayuda a recapacitar un poquito.

-Pues sí.

¿Va a estar hoy por aquí? -No.

Mi madre lo tiene en arresto domiciliario

hasta que acabe de serenarse.

-¿Se sabe algo de Ricky?

-Acabo de hablar con la mamá. Ya está en casa.

-Vale.

-¿Y tú? ¿No tienes trabajo en el taller?

-Sí, pero he dejado a Tomás. No pasa nada.

-¿Vas a hacer algo para inaugurarlo? Te podemos llevar bebidas.

-No, no te preocupes. Si, total, tampoco tengo mucha clientela.

No sé, ¿crees que debería ofrecer algo?

-¿Por qué no?

¿Qué tal unos ambientadores para coches?

-¿Qué? -Pues que en vez de ofrecerles

una copa o almendras a tus clientes, les podrías regalar ambientadores.

-Es buena idea. -Sí, la verdad es que sí.

Voy a comprar una caja.

(Suena un móvil)

El de las cervezas.

Sebastián. ¿Qué pasa?

-¿Te apetece tomar algo?

-Venga. Ponme un zumo de piña.

Y otro para ti, ¿no?

-Vale.

-¡Toni! -¡Ey!

-¿Qué pasa? ¿Estabas evitando saludarme?

-No, hombre. ¿Cómo no te voy a saludar?

Pensaba en cosas del curro.

Bueno, hola, Olga, ¿eh?

-Hola.

-Yo pensaba que no me querías saludar,

ni saber nada de mí.

-Hombre, sigo enfadada.

Pero después de las disculpas y las explicaciones

que nos diste a Paty y a mí,

he dejado de pensar que seas un capullo asqueroso.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Y, ¿qué soy ahora?

-Bueno, ahora eres solo un capullo.

-Joder, qué ilusión, chaval.

Lo que pasa es que yo no sé si una chica como tú

va a poder ser amiga de un capullo.

-Puedo intentarlo.

Pero solo amiga, ¿eh?

Conmigo ya te olvidas de tener nada más, vamos, en tu vida.

-Me estás pidiendo demasiado, Olga,

porque yo no sé si voy a poder contenerme, ¿entiendes?

¿Sabes lo que pasa?

Que los capullos somos muy persistentes.

-Pues tómatelo como un reto. -¿Seguro?

Mira que a mí los límites me flipan.

Sobre todo cuando me los puedo saltar.

-Ya, pero siendo policía,

deberías saber que no hay que traspasarlos.

-Quita, que bastante sometido me tienen aquí todo el día.

A ver si no puedo desmelenarme un poquito al salir.

-Y eso, ¿por qué lo dices?

Tu compañera es Nacha, ¿no? Que es un amor.

-¿Tú de qué conoces tanto a Nacha?

-Porque conozco bastante a todos los de la comisaría.

-¿Sí? ¿Por?

-Por mi madre. No para de hablarme de vosotros durante todo el día.

-¿Tu madre? ¿Quién es tu ma...?

Hola, Olga, ¿qué haces aquí?

Venía a ver a Paty y me encontré con Toni.

Aquí estábamos, charlando.

No sabía que erais amigos.

No, amigos no somos.

O sea, somos... Bueno, conocidos.

De coincidir por ahí y tal, ¿no?

-Bueno, le conocí en la ferretería. ¿No te acuerdas que te hablé de él?

Vaya... Así que, es el chico de la ferretería.

No me habías dicho que era policía...

Que era nuestro agente en prácticas.

Ya, es que yo por aquel entonces no sabía muchas cosas.

-Bueno, yo tampoco sabía, ¿eh? Que usted y tú, o sea, que...

Voy a entrar, que Nacha me está esperando.

Llevo un rato fuera y debe estar que se sube por las paredes.

Ya coincidiremos por ahí, ¿no?

Chao. -Chao.

Así que Antonio Ríos era el chico que te había gustado tanto.

El mismo que se acaba de llevar un susto tremendo

al saber que eres mi madre.

Pues, hija, tampoco soy un ogro.

Si a este le viene bien que le aten en corto, ¿eh?

¿Por qué dices eso?

¿Te ha hecho algo?

No. Bueno, es que él...

Es más chulo que un ocho "tumbao".

Sí, eso es.

Eso es.

Y tú deberías irte a clase, que vas a llegar tarde.

Ay, sí. Pero si esta noche haces videollamada con papá

me esperas a que yo llegue a casa, ¿eh?

-¿Nunca bebes alcohol? -No, nunca bebo alcohol.

-Me parece bien.

-A veces alucino con la capacidad de la gente para beber.

-Ya. -No se lo digas a tu hermano,

pero hay clientes a los que les tengo que echar el freno

porque van muy perjudicados.

-Sara, la camarera del corazón de oro.

-Pues sí, y además soy muy psicóloga.

-¿Cómo que psicóloga? -¿Quieres ser mi cliente?

-Venga, vale.

-Venga, pues cuéntame qué tal van los nervios por el taller.

-No he pegado ojo en toda la noche.

Nos va a costar despegar. -¿Nos?

¿No eres el único propietario?

-Sí, pero mi madre me echa una mano

y al final no deja de ser un negocio familiar.

-Da gusto ver que estáis unidos.

-Mi madre nos lo dejó claro desde niños:

la familia es lo primero.

-Es una gran mujer y con mucho carácter.

-Y que lo digas.

-Por eso no quiero fallarle con lo del taller.

-Álvaro, no le vas a fallar.

Y no es la única. Yo también.

-Gracias. Ojalá tengas razón.

-Solo soy objetiva. Eres muy buen mecánico.

-Una cosa es ser buen mecánico y otra ser buen empresario.

Lo segundo está por ver. -Date tiempo.

Acabas de abrir. Es normal que estés nervioso.

Pero te digo yo que eso va a funcionar sí o sí.

-¿Tienes una bola de cristal?

-No, pero por lo que te conozco,

eres de los que luchan por sus sueños.

-Te voy a nombrar mi animadora personal.

-Pues aquí estoy. Si estás de bajón, ya sabes.

Y si no también. -Lo tendré en cuenta.

Me piro que llego tarde.

Y compraré los ambientadores.

-Vale.

-Luego nos vemos. Hasta luego, hermano.

-Hasta luego. -Suerte.

-¿Qué rollo te traes con Álvaro? -¿Con Álvaro?

Nada, estaba contándome que está un poco preocupado por su taller.

-Le estabas animando. -Pues sí.

Es muy majo y se merece que le vaya bien.

-No soy tonto, Sara.

Álvaro te gusta.

-No me gusta.

-Sí te gusta. Te gusta mucho.

-Conmigo puedes ser sincera, yo no soy Ricky.

-Vale, sí, lo reconozco.

Álvaro me encanta.

Pero no digas nada que él no ha notado nada.

-¿No? -No.

-Es raro, tiene un radar con las chicas.

No se le resiste ni una. -Ya, ya lo sé.

Según Ricky, todas caen rendidas a sus pies.

-Sí, siempre ha sido muy ligón.

-Sé que voy a sufrir mucho si sigo así, pero no lo puedo evitar.

Es que me encanta.

Es tan diferente a todos los chicos con los que he estado.

Es amable, cariñoso.

Responsable.

-Y guapo.

¿Es guapo? -Sí.

-Es guapo.

¿Por qué no pasas a la acción? Tú eres guapísima.

No sé cómo no se ha fijado en ti. -Porque solo tiene ojos para otra.

-¿Lo has visto con otra? ¿Y qué has visto?

-Un morreo en toda regla. Aquí delante de mis narices.

Hace tan solo dos días.

-Vaya con mi hermanito. Y lo siento por ti.

-Tendré que conformarme con ser para él

la camarera con el corazón de oro,

que así es como me define. -Lo eres.

-Gracias por escucharme.

Tenía un agobio de llevarlo aquí dentro

y no poder compartirlo. -Ya.

Todos necesitamos a alguien al lado para desahogarnos.

-Pues si necesitas confidente.

-Lo tendré en cuenta.

-Lo dices por decir. Eres tan hermético, Luis.

Llevamos tiempo trabajando juntos y...

no sé nada de ti. -No hay nada que saber.

-Todos tenemos una vida privada. -Oh.

Yo entre mi familia y el Moonlight voy servido.

-Siete años.

No son muchos, teniendo en cuenta tus cargos.

Y podrían ser más si no nos toca un juez benévolo.

Pero si las cosas van bien, creo que podrías sacar siete años.

-¿Y si no van bien?

-No nos pongamos en lo peor.

-Quiero saber a qué me enfrento si todo se tuerce.

-Eso depende de diferentes variables.

No te voy a aburrir con detalles técnicos,

pero te podrían caer entre 12 o 15 años.

-Guau.

12 o 15 años.

Cuando salga de aquí,

Leo ya será todo un hombrecito.

-Fernando, confía en mí.

-Si yo confío en ti, Marcelino. Claro que confío en ti.

Pero en el mejor de los casos, 7 años en prisión es mucho tiempo.

-No te lo niego.

-¿Qué se le va a hacer?

Supongo que me lo tengo merecido, ¿no?

-Sí.

Aunque colaboraste en la operación Valentina.

Y eso es un dato que juega a tu favor.

-Sí, también me escapé de Cabo Verde y es un dato que juega en mi contra.

Gracias, Marcelino, te agradezco lo que estás haciendo por mí

porque supongo que para ti no es un plato de buen gusto

aceptar mi defensa.

-Se lo debes a Alicia.

Para ella ya sabes que es importante.

-Sí, pero bueno, tú también podrías haberte negado

y ella no tendría derecho a reprocharte nada.

-Pues verás, reconozco que en un primer momento me negué.

Pero para Alicia es muy importante que te defendiera.

-¿Sabes? Alicia creo que ha tenido mucha suerte creciendo a tu lado.

Conmigo jamás habría llegado a ser esa persona

tan íntegra y noble que es ahora mismo.

-¿Sabes? Jamás pensé que oiría esas palabras de tu boca.

-Te lo digo de corazón.

Y lo sabes.

-Te estás ablandando.

-Digamos que

con el tiempo he aprendido a valorar las cosas realmente importantes.

-Está bien que lo hayas comprendido.

Otros no lo consiguen.

-La felicidad no está en el dinero.

La felicidad está

en ver a tu hija columpiando a tu nieto

por las tardes en el parque. Eso es la felicidad.

-Bueno, yo creo que ya he terminado aquí. Se nos acaba el tiempo.

-Espera, no, no te preocupes. Mientras el vigilante no diga nada

podemos estar aquí charlando.

-Fernando, yo creo que, por hoy, he terminado ya.

-Sí, pero yo no. Hay algo más que me gustaría decirte.

Verás, yo... Me gustaría pedirte perdón.

-¿Perdón por qué?

-Pues...

Por haberte involucrado en todo aquel asunto de...

La lavandería. Ya me entiendes.

-Fernando, ¿tú no me pusiste una pistola en el pecho?

Y hubo un determinado momento en mi vida

que me vino muy bien tu ayuda económica.

-Ya. También quisiera comentarte otra cosa. Verás.

Bueno, Carmen y yo queríamos... -Por favor.

No hablemos de eso.

Mi herida está cerrada.

Además, no hay mayor recompensa que Alicia para...

para esa traición.

-Quintero, se acabó el tiempo.

-Bueno, pues ahora sí, parece que se nos acaba el tiempo.

Me tengo que ir.

Gracias de nuevo, Marcelino. Y, por favor,

dale un beso muy grande a Alicia y a Leo de mi parte.

-Por supuesto.

Esto es lo que utilizan ahora las bandas que roban coches.

Se llama Keyless. Es una especie de llave maestra inteligente

que funciona pues como cualquier otra llave electrónica.

¿Me dejas verlo, Miralles? Sí, claro.

Me lo enviaron a jefatura para desvelar su "modus operandi".

Toni, ¿no te interesa esto? Sí, sí, inspectora, claro.

¿Cómo se llama la llave? ¿La llave?

No sé, ¿lo ha dicho? Con todas las letras.

Keyless, Toni. Toma.

-Como lo del robo de coches es nuevo para mí, estoy despistado, perdón.

-Pues con este caso, esto nos va a venir para una puesta a punto.

Antonio Ríos, un policía siempre debe estar atento al 100%.

Un agente en prácticas, aún más.

Por supuesto, inspectora. Si usted quiere,

me estudio todo sobre robo de coches para compensarla por el despiste.

No. No para compensarme a mí.

Piensa en eso también.

¿Qué ha querido decir, Nacha?

-Pues que estás un poquito alelado, Toni.

-A ver, que ha sido un despiste. Nada más.

-¿Me puedes explicar qué te pasa? -A mí nada.

Me voy a poner ahora con lo del robo de coches

que luego tenemos que ir al polígono, ¿no?

-Sí, luego. Pero me parece que tú y yo

ya nos vamos conociendo un poquito.

¿Me vas a decir qué es lo que pasa entre Miralles y tú?

-Que la he liado, Nacha.

-A ver. Que tampoco es tan grave que se te olvide el nombre de esto.

-Keyless. -No es eso.

-¿Entonces?

-¿Te acuerdas que yo te dije que me molaban dos chavalas

y que me había besado con ellas?

-Sí, una es Paty, ¿no? -Sí, bueno, pues...

Pues resulta que la otra es la hija de Miralles.

-¿Olga?

¿Tú le estás tirando los trastos a Olga?

-Yo no sabía de quién era hija.

-Pero por Dios. ¿Cómo se te ocurre?

-No sé, no empieces tú también.

-Se te ocurre ligarte a dos amigas que son mejores amigas,

una de ellas, hija de tu jefa, ¿no hay más chicas en este planeta?

-Pero está todo solucionado, somos amigos todos ya.

A mí lo que me preocupa ahora es que...

esta mujer ahora me coja manía o algo.

-No. Eso sí que no, Toni.

Miralles tiene las cosas muy claras y es muy profesional.

-Ya es mala suerte. Me molan dos tías, son colegas,

y encima, una es hija de mi jefa.

-¿Nunca te ha pasado algo así? -¿El qué?

-Que te molen dos tíos y que sean colegas o primos.

-No, imposible, imposible.

-Tampoco es tan raro, ¿eh?

-A ver, sí me ha pasado. Con dos compañeras del mismo trabajo.

A ver, Toni, espabila. Que soy lesbiana.

El beso del operativo del otro día no era para sumar a tu lista.

-¿En serio? -Sí, tampoco es tan raro, ¿no?

-No, pero ¿por qué nadie me cuenta nada en esta comisaría?

-Porque no soy un bicho raro y mis compañeros

no tienen por qué ir divulgando mis inclinaciones sexuales.

-No digo eso, que yo soy tolerante con todo.

Simplemente que me fastidia no haberme enterado antes.

Si lo sé antes, hay cosas que...

-A ver, Toni. Céntrate en el trabajo que por hoy ya la has cagado mucho.

Escúchame bien porque te voy a decir una cosa.

Esto te lo digo como amiga. Mírame.

Con la cabeza haz una cosa y con el corazón haz lo mismo.

Y ahora pásame las diligencias

que tenemos que tomar notas para ir a la investigación

del robo de los coches.

¿Cómo se llamaba el aparato este?

-El Keyless.

-Vale, Tomás, importante. A partir de ahora

no vale solo con entregar los coches.

Tenemos una sola oportunidad para fidelizar al cliente

y que considere que a partir de ahora

este va a ser su taller de confianza 100%.

¿Cómo vas a conseguir eso?

-¿Cómo? -Con pequeños detalles.

Entregaremos los coches limpios

y les vamos a poner un ambientador como este.

Ponte con el tema del aceite. Ahora vengo.

Silvia.

-Ambientadores para ganar clientes.

-¿Te parece buena idea? -Me encanta.

-Pásate por la inauguración y te doy uno.

-No puedo. Luego tengo un montón de lío en el curro.

Me he escapado para ver si podías enseñarme esto y avisarte.

¿Puedes? -Sí, claro. Perfecto.

Pues toma, llévatelo ya.

¿Qué te mola más: aroma de pino o brisa marina?

-Me gusta el mar, la montaña. No sé.

-Brisa marina. Soy de costa y es mi preferida.

-Gracias. He visto el cartel de la entrada.

Queda genial. -¿Te mola?

Ven, que te enseño por dentro.

-Hola.

¿Te llevo yo? -No.

A saber dónde tienes la cabeza.

-Hemos zanjado ya el tema.

Si no me hablas de ellas, yo no me acuerdo.

-No te creo. Cuando uno está colgado de una persona

hay una parte del cerebro que está segregando oxitocina al 100%.

Imagínate tú que estás colgado de dos.

-¿Oxito qué? -Oxitocina.

La hormona del amor. ¿Nunca has oído de ella?

Funciona como una droga.

-Esa droga mola mazo.

Encima es gratis. -No, no.

Tiene costes muy altos.

Pero tú ahora eres una fábrica de oxitocina.

Parece que vas colocado todo el día.

-¿Eres psicóloga ahora?

-No, soy policía.

Pero sí tuve una novia que era psicóloga.

Por eso a veces hablo raro.

-Anda, ya decía yo.

¿Y qué pasó?

-Me dejó. -¿Por otra?

Por Grecia. Un campo de refugiados.

-Hala. Qué fuerte, chaval.

Eres una caja de sorpresas.

Bueno, no sé, la vida misma.

-Oye, ¿y has tenido más churris?

-Obviamente, Toni. -Cuéntame.

Si quieres, que tampoco quiero yo aquí...

-Te voy a contar porque te enterarás en la comisaría.

Era una compañera de aquí. Era inspectora de la UIT.

-¿Lo que hace Fede ahora?

-Sí.

Se llamaba Laura.

Y cuando más pasa el tiempo,

me doy cuenta de que ella ha sido el gran amor de mi vida.

-¿Por qué ya no estás con ella? ¿La mandaron a otro lado?

-No, la asesinaron.

-Perdona, lo siento. No lo sabía.

-No te preocupes. Eso ya lo tengo bastante superado.

Antes de que continúes con tu interrogatorio personal,

te informo de que estoy sola.

-Pero abierta al amor, ¿no? -(RÍE)

Claro, con lo rico que es estar enamorado y generar oxitocina.

-Ay, ahí la has clavado.

-Pero una cosa sí te voy a decir.

Cuando uno ama a alguien de verdad, no hay que lastimarlo.

Hay que cuidarlo.

Desde el cariño, la generosidad, el respeto.

Eso es fundamental.

-Me has llegado con esto, Nacha. Que lo sepas.

En serio, a mí nunca nadie me había hablado así.

Eres increíble.

-Yo creo que soy común y corriente. -¿Qué dices?

Que no.

¿Te puedo decir una cosa? -A ver.

Para mí ya no eres una compañera.

-¿Ya no quieres seguir patrullando conmigo ni nada de eso?

-Sí, en el curro sí, pero en la vida...

Tú ya eres una amiga.

-¿Sabes qué te digo? Que me alegro un montón.

Cuanto mejor nos llevemos, mejor binomio vamos a ser.

-Siempre pensando en el curro. -Para mí es importante.

-Oye... ¿y Elías también es tu amigo?

Con la fama que tiene por aquí de cascarrabias, no me pega contigo.

-A ver cómo te lo explico.

Elías para mí es una de las personas más importantes de mi vida.

Ha estado ahí siempre que lo he necesitado,

en las buenas y en las malas.

Y así gruñón y cascarrabias y todo lo que tú quieras,

pero para mí es como...

como el padre que no tengo. Y un gran amigo.

-Entonces no me extraña que sea una leyenda por aquí.

-Venga, vámonos a currar un poco, ¿no?

-Y esto es todo. Sé que no es un supertaller,

pero estoy contento porque creo que podemos hacer reparaciones.

-A mí sí me parece un supertaller, porque es el tuyo.

-No hace falta que sea enorme para que hagáis

un trabajo honesto y profesional.

-Te juro que me voy a dejar la piel para que así sea.

-Y lo vas a conseguir.

-Solo fala que la clientela del barrio me corresponda.

-Ya me tienes ganada como clienta.

-Y voy a acordarme de ti cada vez que entre en el coche.

-¿Solo cuando entres en el coche?

-Jefe.

Esto ya está. -Ahora voy y lo reviso.

-Te dejo, que tienes faena. -No, ¿de qué hablábamos?

-Del taller. -Tema zanjado. ¿Qué tal en comisaría?

¿Hoy patrullas con Ocaña? -No.

-¿Te ha vuelto a dejar tirada? -No, que esta tarde libra.

Mañana sigo con ella. -Ah.

-Es tan profesional.

Creo que aprenderé mucho con ella.

-Me alegro mucho de que te vayan muy bien las cosas.

-A muchos niveles. -Ah, ¿sí?

¿Y a qué otros niveles?

-Pues a uno más personal.

-¿Te refieres a compartir piso con Fede y con Espe?

-Me refiero a tener brisa marina en el coche.

-Cuando quieras brisa marina de la verdadera, dímelo,

y te llevo a mi tierra. -Valencia.

-Te encantará. -Si me llevas tú, sí.

Queda pendiente.

Me tengo que ir que tengo que adelantar trabajo de la tarde.

-Hecho.

Que vaya bien.

Aquí estaremos mejor.

Pues está bastante entero, dadas las circunstancias.

Otra cosa no, pero Quintero es fuerte.

Sin embargo, le ha afectado bastante cuando le he dicho

que le pueden caer de 12 a 15 años en el peor de los casos.

¿Y por qué se lo has dicho?

Porque él ha insistido.

Pero luego le he asegurado que con un poco de suerte

en siete años puede estar fuera.

Yo también espero que cumpla con la justicia.

Pero que le impongan la mínima condena posible.

Alicia, ¿hay algo más?

No, ¿qué va a haber?

Sé que contigo va a tener la mejor defensa.

Él también está muy agradecido.

¿Te lo ha dicho?

Sí, sabe que lo he hecho por ti.

Comprende que no me puedo negar a pesar de los problemas que tuvimos.

Incluso se ha puesto sentimental

y me ha agradecido lo bien que te he educado.

Eso le honra, ¿no? Ese hombre te quiere con locura.

Se le ve en los ojos cuando habla de ti y de Leo.

No sabes lo que le duele no verlo crecer.

No para de repetirlo.

Yo creo que la cárcel y el haberlo perdido todo

le han hecho mella.

Hasta me ha pedido perdón

por haberme involucrado en sus negocios.

Vivir para ver.

Pero, Alicia, ¿estás así por Iker?

¿Dónde está? Ha ido al médico a pedir la baja.

Le he insistido porque no está capacitado

para afrontar una nueva misión.

¿Lo van a mandar de nuevo al extranjero?

No, no es eso, papá.

Pero hay algo más.

No te lo puedo contar. Pertenece al CNI.

Me dejas preocupado con Iker. ¿De verdad que está bien?

Ha vuelto bastante afectado de Chechenia.

No sé, tiene muchas pesadillas y...

está alterado. Duerme del tirón porque está tomando una medicación.

Las pastillas para dormir no son la solución.

Ya, pero solamente va a ser algo temporal.

Aunque precisamente por eso le he dicho que pida la baja.

Has hecho bien.

Incluso los hombres más fuertes son vulnerables.

(Suena un móvil)

Tengo que ir a buscar a Leo que se va a hacer tarde.

Déjame que vaya yo a recogerlo, por favor, por favor.

¿Cómo no te voy a dejar si tienes abuelitis?

Gracias, hija. Nos vemos luego.

(Timbre)

-Hombre, Pablo, pasa. -Hola, Fede.

Que te he traído lo que me habías pedido. Creo que está todo:

las escaletas, el tubo de malla y las abrazaderas.

-Gracias por traerlo.

-Es que iba a comer a casa y me pillaba al lado.

Pero ya que estoy aquí, enséñame qué tengo que hacer.

-Vale, lo iba a hacer después de comer.

No me gusta verlo así.

-Esto parece una feria de electrónica.

-Justo eso dice mi amiga Espe.

Permíteme un segundillo. Voy a mover el guiso.

-¿Puedo ir desenrollando los cables?

-Sí, pero eso lo sé hacer yo.

-Es más por hacerlo profesional.

Lo que quiero saber es si lo que te he traído, lo necesitas.

Estas canaletas son buenísimas.

Vienen con la cinta adhesiva incluida.

-Cómo vienen las canaletas ahora en el siglo XXI, con todo.

-La verdad es que sí. Oye, pero sigue cocinando que yo...

Yo puedo hacer esto solo. -¿Te quieres quedar a comer?

Estoy preparando un guiso de ternera al curry que cuidadito.

-¿A comer? No, gracias. Tengo comida en casa.

-Pues la dejas para otro día. -No te preocupes.

Te voy a enseñar qué fácil es poner esto.

-Es Pablo. Es el manitas de la ferretería de Damián.

La que ha puesto hace dos semanas. -Esto te va a quedar genial.

Oye, las medias que has hecho son...

excelentes.

Uh.

-Bueno, Espe, Pablo. Pablo, Espe.

-Hola, soy Pablo.

-El manitas, ¿no? -Sí, el manitas.

Encantado.

-Es más majo que las pesetas. Aparte de traer el material,

se ha empeñado en montarlo.

-Voy a seguir porque aquí queda para rato.

Vosotros como si estuvierais en vuestra casa comiendo.

-Le he dicho que se quede a comer, pero no quiere.

-¿Y por qué no? Si Fede es un manitas de la cocina.

Y siempre hace un montón y sobra.

-(TITUBEA) Es por no molestar.

-Tú no molestas. Te quedas a comer y se acabó.

Por el favor que nos estás haciendo.

-Bueno, vale, como queráis. Así no paso por casa.

Voy a terminar esta parte, comemos y luego lo termino.

-Qué majo, ¿no?

-Más majo que las pesetas.

Dice lo mismo que tú, que esta casa parece una feria de la electrónica.

(RÍEN)

No sabes cuánto me alegro. ¿Has visto a Fidalgo?

"La verdad, no. Le dejé la baja en el departamento de personal.

Ya le llamaré más tarde, pero ya te digo

que le va a sentar mal."

Ahora no tienes que pensar en él, sino en ti.

Y sigo insistiendo en lo de la terapia.

"Ya he pedido hora con un psicólogo especializado."

Ya verás como muy pronto vas a poder reincorporarte.

"Mira, hoy por hoy, no tengo ganas. Que Fidalgo no se entere,

pero me apetece mucho más estar contigo y cuidar de Leo."

¿Puedes comprar una barra de pan que se me ha olvidado?

"Sí. En un rato estoy ahí." Gracias, cariño.

Un beso, chao.

(Timbre)

Papá, te has dejado....

¿Qué queréis? Te queremos a ti.

-¿Tu novia no se ha pasado por el taller?

-Mi novia. ¿Qué novia?

-La chica con la que te besaste el otro día.

-¿Silvia? No es mi novia.

-¿Entonces no vas a quedar con ella para celebrar la inauguración?

-¿Qué chica? -Nada, una amiga.

-No sabes la cantidad de vecinos que han venido

hasta la ferretería para arreglar sus cacharros.

-Yo todavía no. -Tú no eres mucho de bricolaje.

-Pero siempre hay una primera vez. Quizá tengo algo estropeado.

-Pues cuando quieras.

-La ternera al curry te ha quedado estupendamente.

A Pablo le ha encantado.

-Sí, a Pablo le ha encantado la ternera al curry

y a ti te ha encantado Pablo.

-No entiendo por qué convocarme hoy si me incorporo mañana.

Me ha parecido mejor que te pasees con calma

por la comisaría sin la tensión del primer día

para conocer las instalaciones y a tus nuevos compañeros.

Te voy a explicar cuatro cosas

porque tampoco es necesario que te bombardee

a información el primer día.

-En mi último destino me tuve que ocupar de la ODAC.

No creo que sea muy diferente.

-Le gusta que se tramiten las denuncias y las incidencias

de una determinada manera.

-Qué especialito, Bremón, ¿no?

-Cuando venga Elías, ¿yo qué?

-Tienes que seguir poniéndote las pilas

y haciendo tu trabajo lo mejor posible.

-Pero volverás a ser su binomio.

Me fliparía seguir contigo, la verdad.

Estoy encantado.

¿Y tú?

¿A quién prefieres?

-Paty, lo echo mucho de menos.

Cuando viene aquí, se toma el café y me cuenta sus cosas.

Yo le cuento las mías.

Me dan vidilla.

-¿Y por qué no le llamas?

-A ver si piensa que... -Que nada.

María, coge y llámalo.

Si te tienes que enterar que sigue con su ex, pues mira.

Así despejas las dudas, pero en esta vida

hay que ser valiente.

-"Tengo una información que sí le afecta."

Está bien. Dígame.

Es acerca de ese muchacho de 15 años que abatió en la misión.

Sí.

Su nombre completo es Yuri Konchalovsky.

¿Cómo? ¿Era familiar de Kiril Konchalovsky?

"Es su hijo."

Su único hijo.

¿Algún problema con las cuentas?

-No, no, el pub sigue remontando.

-¿Qué pasa, mamá? ¿Es por Ricky?

-Sí. Tu hermano se droga, ¿verdad?

Elvira, no esperaba encontrarla aquí.

Qué casualidad, ¿no?

¿No pensaría que la estaba siguiendo?

Después de lo de esta mañana, no sé qué pensar.

Oye, ¿y Jeremías dónde está?

Creo que con lo del traspaso se ha ido a Benidorm.

No le pega nada.

¿Has visto cómo ha marcado territorio?

-Es una clienta más. -"Una clienta más" dice.

Que nos ha enfilado. -No puedes ser tan desconfiada.

-Mi desconfianza nos ha salvado de muchos disgustos.

¿Sabes algo de Alicia? No, ¿por?

¿Qué pasa, Iker? ¿Qué piensas?

Pensaba que la encontraría aquí, pero no está.

Se ha dejado el teléfono, el bolso, las llaves de casa

y del coche. Todo está aquí.

Esto no es una desaparición común.

Mi instinto me dice que podría ver con la mafia rusa.

No sabemos si los hombres de Konchalovsky están en España.

Su hipótesis no se sostiene.

Alicia habrá desaparecido por otra razón.

Dígame una cosa.

¿El CNI ha tenido algo que ver con su desaparición?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 420

Servir y proteger - Capítulo 420

03 ene 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 420" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 420"
Programas completos (433)
Clips

Los últimos 1.563 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 430 Completo 57:07 62% ayer
    Capítulo 430 ayer Silvia descubre nueva información sobre el caso del estrangulador. Alicia recibe la visita de Quintero. Miralles viaja a Italia para estar con su marido y con Olga. Luis despide a Andrea y le dice a su mad...
  • Nuevo Capítulo 429 Completo 54:39 88% pasado jueves
    Capítulo 429 pasado jueves El tiempo se acaba. A Alicia solo le quedan cuatro horas de vida y el éxito del operativo de rescate depende de Maica. Ricky descubre que Andrea tiene mucho que ocultar. Tras su ruptura con Silvia, Á...
  • Nuevo Capítulo 428 Completo 56:55 100% pasado miércoles
    Capítulo 428 pasado miércoles Quintero intenta convencer a Maica para que seduzca a Oleg. Konchalowsky llega con la intención de matar él mismo a Alicia. Ante la gravedad de Antonio, Olga decide viajar a Milán. Espe quier...
  • Nuevo Capítulo 427 Completo 55:38 98% pasado martes
    Capítulo 427 pasado martes Iker propone a Quintero otro plan para rescatar a Alicia que supone utilizar a Maica. Nacha y Toni investigan al ex novio de Carolina como sospechoso de su muerte. Miralles habla con Olga de la salud de Antonio.
  • Nuevo Capítulo 426 Completo 56:13 94% pasado lunes
    Capítulo 426 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 425 Completo 58:07 100% 11 ene 2019
    Capítulo 425 11 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 424 Completo 55:51 100% 10 ene 2019
    Capítulo 424 10 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 423 Completo 57:42 100% 09 ene 2019
    Capítulo 423 09 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 422 Completo 54:10 100% 08 ene 2019
    Capítulo 422 08 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 421 Completo 54:25 100% 04 ene 2019
    Capítulo 421 04 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 420 Completo 56:16 100% 03 ene 2019
    Capítulo 420 03 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 419 Completo 53:03 100% 02 ene 2019
    Capítulo 419 02 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 418 Completo 58:05 95% 31 dic 2018
    Capítulo 418 31 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 417 Completo 56:42 76% 28 dic 2018
    Capítulo 417 28 dic 2018 La coartada de José es muy sólida. La policía sospecha que el asesino de Rita anda suelto. Iker sigue muy afectado por haber matado al joven Yuri, y Alicia le recomienda que se ponga en manos...
  • Capítulo 416 Completo 56:55 98% 27 dic 2018
    Capítulo 416 27 dic 2018 La policía busca a José, el marido de Rita, como principal sospechoso de su asesinato. Elvira quiere que Ricky empiece ya a encargarse del Moon Light. Luis no está muy convencido de ello. Qui...
  • Capítulo 415 Completo 55:35 99% 26 dic 2018
    Capítulo 415 26 dic 2018 Silvia visita el piso de Espe y Fede y decide trasladarse a vivir con ellos. Marcelino acepta llevar la defensa de Quintero y le visita en la cárcel para comunicárselo. Miralles y Espe citan a Rita ...
  • Capítulo 414 Completo 55:12 93% 24 dic 2018
    Capítulo 414 24 dic 2018 Ricky, por orden de su madre, asalta el taller de Jeremías. Por otra parte, Elvira pide a Luis que haga socio del pub a Ricky. Silvia tiene su primera cita con Álvaro. Miralles pide a Espe que inves...
  • Capítulo 413 Completo 56:17 94% 21 dic 2018
    Capítulo 413 21 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 412 Completo 57:25 90% 20 dic 2018
    Capítulo 412 20 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 411 Completo 53:31 100% 19 dic 2018
    Capítulo 411 19 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. irantzu_b

    Esta nueva temporada pinta muy bien muy interesante ¿¿ Esperanza Beltran ten cuidado con Pablo que me da a mi que mató a la pobre Rita ¿¿

    05 ene 2019