www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4914012
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 416 - ver ahora
Transcripción completa

Esto de vivir tú y yo solos nos sale por un pico.

-Tener una habitación vacía es un lujo que no nos podemos permitir.

¡Silvia es la solución!

¿Qué te parece?

-Por mí traigo las cosas ya. Estaría loca para decir no.

Quintero es narcotraficante. Reformado o no, no lo sabemos.

Pero también es verdad que en alguna que otra ocasión

ha manifestado lo que te quería.

No me creo nada que venga de él.

No entiendo para qué me cuestas esto.

Porque quiero pedirte algo.

¿El qué?

Que seas su abogado.

No me gustaría morir de viejo aquí dentro.

-Entonces déjame defenderte.

Le he prometido a Alicia que haría todo lo posible

por sacarte antes que seas una anciano.

Tengo entendido que serás su guía.

Sí, hemos hecho un tour por la comisaría

y hoy se familiarizará con el archivo.

Creí que te acompañaría en la calle.

Miralles me pidió que fuera tu guía.

Es buena forma para cogerle el pulso a Distrito Sur.

Estoy preparada para más.

Agradezco mucho tu disposición.

De momento termina lo que te he mandado.

Es por Miguel Flores.

Te sientes responsable de lo que le pasó

y tienes miedo de que a Silvia le ocurra algo parecido.

Pues sí.

No quiero otra desgracia sobre mi conciencia.

¿Alicia se ha quejado?

Si piensa que no funciona tampoco quiero...

Si intentas decirme que te asigne a otro inspector, olvídate.

Desde que José se quedó en paro no hemos levantado cabeza.

Está por la casa como un león enjaulado

y discutimos todo el tiempo por tonterías.

¡Oye!

¿Y este moratón?

Ayer la vi teniendo una bronca con su marido en el portal...

Más bien ella aguantaba el chaparrón.

Lo que necesitamos es que, Rita, lo denuncie por maltrato,

en caso de que José la haya maltratado.

En la última discusión se nos fue la mano, insisto, a los dos.

Pero José no quería hacerme daño.

-Su marido debería saber que sus actos tienen consecuencias.

Si le pone la mano encima... -¡He dicho que fuimos los dos!

Y que no voy a denunciarlo, ¡basta ya!

-Tanto pelear por dirigir la unidad

y no soy capaz de hacerles ver a las víctimas que pueden confiar.

Rita es muy cabezota, lo ha sido siempre.

Es probable que ahora esté en su casa

meditando sobre lo que hablamos

y mañana venga dispuesta a denunciar.

Los locales están carísimos

y no vale cualquier bajo para taller.

-Benidorm es el mejor sitio para disfrutar de la vida, Jeremías.

-Eso pienso hacer en mi taller.

-Llamas a tus amigos

y esta noche os dais un paseo por el taller del viejo Jeremías.

-Sí, ya entiendo. -Bien.

-¿Qué quieres que hagamos?

-Una panda ha entrado en mi taller

y me lo han destrozado todo.

-Hemos reventado los cristales de todos los coches.

Incluso de los clásicos.

-Ahora me toca a mí cumplir mi parte del trato.

-Si lo llego a saber ayer...

-Bueno, la oferta sigue en pie,

-¿Qué le has dicho? Dime la verdad. -Le he dado una buena pasta

y se ha quedado tan contento.

-La verdad es que el taller el perfecto.

-Y ahora es todo tuyo.

-Hemos tenido una discusión muy fuerte

porque le han dicho que me han visto entrar en comisaría.

Me ha tirado un plato a la cabeza.

-Pero esto tienes que denunciarlo.

-Sí.

Bueno, no lo sé.

-Han encontrado el cadáver de una mujer estrangulada

en la calle de Los Olmos. -¿Cómo se llama?

-Rita Blanco.

(Música emocionante)

(Se abre la puerta)

-No te preocupes por el ruido, llevo despierto un rato.

-Qué susto.

¿Qué haces madrugando tanto?

-¿Y qué haces llegando a esta hora?

En un ratito tienes que estar en comisaría.

(SUSPIRA) -Porque ha sido una noche bastante tremenda.

-Dímelo a mí también.

-¿Qué te ha pasado?

-No me ha pasado nada, estaba preocupado.

No sé cuántas veces te he llamado

y no he podido hablar contigo.

-Lo siento, te respondí al primer mensaje.

-Sí, me dijiste: "Luego hablamos" hace ocho horas.

Y luego silencio total,

y que me he preocupado, ya está.

-No me digas que no has dormido nada por mi culpa.

-Lo único que te digo es que por contestar un mensaje

no pasa nada, es un momentito.

Pero que ya está.

(LLORA) -Lo siento.

Si es que soy un desastre, de verdad.

Lo hago todo mal.

Todo mal.

-A ver, que no te preocupes, ¿eh?

No va a pasar nada, no pasa nada.

-Vengo de la escena del crimen.

-¿Te mandó Miralles?

-No, qué va.

Si Miralles que me volviera a dormir,

pero cómo iba a dormir después de eso.

Mi primer caso como máxima responsable de la UFAM

y he fallado.

-Vamos a ver, tú no has fallado.

Has hecho lo que has podido por esa mujer y ya está.

-Pues mira cómo ha acabado.

-A ver, tú estás haciendo lo que humanamente puedes.

Es que es tu trabajo: ofrecer ayuda.

Y, si la aceptan, intervienes.

Pero si no denuncian no puedes hacer nada.

¿Qué se quema?

¡Las tostadas, cariño, las tostadas!

¡Por Dios! ¡Ay!

Verdad...

¿No te has dado cuenta?

Están como un tizón y me parece que no había más pan.

Me he quedado embobada.

Tendremos que desayunar otra cosa.

No pasa nada.

Hacemos huevos revueltos con tomate y ya está.

Ya sabes lo que dice papá, ¿no?

Que por mañana mejor que hidratos de carbono

proteínas y verduras.

Olga...

Que sí, sí hay tomates. Vamos a hacer eso que has dicho.

¿Qué te pasa?

¿Por qué no la invité a cenar?

Tampoco me costaba nada.

Olga... Pero es que es verdad.

Si hubiese insistido quizás la hubiese convencido

de ir ca comisaría.

No le des más vueltas, de verdad.

¿Cómo no se las voy a dar?

Viene a decir que le ha tirado un plato a la cabeza

y la dejo volver con ese energúmeno.

Ven aquí, anda, ven aquí.

¿Cómo estaba aquello?

-Deprimente.

Fue por estrangulamiento. -¡Estrangula...! ¡Joder!

-El animal del marido la metió en un portal oscuro

y la dejó ahí tirada

en el cuarto de las basuras como un muñeco roto.

Así acaban 20 años de matrimonio, ¿qué te parece?

-¿Lo habéis detenido?

-No, lo están buscando.

Le ha puesto una patrulla en su casa,

pero no hay ni rastro, nadie sabe nada.

-Tranquila, ya verás cómo aparecen. Lo hacen siempre.

O se entregan o se quitan de en medio.

¿Por qué no lo hacen antes?

Tú deberías dormir un poquitín,

tienes una jornada por delante fina.

-Aunque quisiera no podría.

Es que no he parado de pensar que si la hubiese convencido

para que denunciara ahora estaría viva.

-Chica, o no.

-Le hubiésemos puesto protección y una casa de acogida.

El tío estaría ahora mismo detenido.

-O se habría escapado.

O buscaría otro momento para atacar. No lo sabremos.

-Pues no.

Nunca lo sabremos.

-Espe, vamos a ver,

el tiempo no va para atrás.

Así que deja de machacarte dándole vueltas a esto

porque no vas a sacar nada positivo.

-¿Pero sabes qué sí sabemos?

Que esa mujer necesitaba mi ayuda y yo no se la di.

Tenía que haber hecho más, tío.

-Deja de torturarte, por favor. Tienes que centrarte en tu trabajo.

Tienes que localizar al marido y detenerlo, ya está.

No te lamentes más.

-Que no es por lamerme las heridas,

pero tengo que seguir al frente de la UFAM.

No puedo permitir que me maten ni a una más.

Gracias por tu apoyo,

pero Rita me necesitaba y le fallé.

Ya está.

Así que me voy a duchar,

y me voy a comisaría cuanto antes.

-Entonces no vas a dormir nada.

-Ahora lo que hay que hacer es detener al marido.

¿Sabes cuándo dormiré? Cuando lo tenga en calabozos.

Me voy a duchar.

Cariño, tú le ofreciste tu ayuda

y ella la rechazó, ¿qué ibas a hacer¿

¿Echar el cerrojo y dejarla encerrada?

Si llego a saber lo que iba a pasar sí.

Nadie puede predecir el futuro.

Son más de 50 mujeres las que mueren por esto al cabo del año.

Me lo has dicho muchas veces:

no se puede tolerar ni una amenaza ni un insulto ni un bofetón, nada.

A ver, cariño, la intentaste convencer,

me llamaste, fuiste a comisaría.

¿Qué más podías hacer? Hiciste lo posible.

¿Cómo te lo tomas con tanta frialdad?

Es una coraza que te tienes que hacer si eres policía.

Estando en contacto con la muerte permanentemente

tienes que procurar que no te afecte.

¿Cómo no te va a afectar? Era la vecina, la conocíamos.

Y lo siento muchísimo

y me voy a dejar la piel por encontrar a su marido.

Si hubiésemos estado a su lado...

No sirve de nada sentirse culpable, te lo digo por experiencia.

En un crimen el único culpable es el criminal, el único.

Ya lo sé, pero no puedo evitar sentirme culpable.

No sé cómo haces para sobrellevarlo.

A mi edad ni las cosas malas te afectan tanto

ni las cosas buenas las celebras como las locas.

Últimamente solo nos pasan cosas malas.

(Teléfono)

Sí, dígame.

Hola, Eduardo.

(SUSURRA) El doctor Cifuentes. ¿Qué dice?

Sí. Te escucho.

¿Me lo dices de verdad? Es una buenísima noticia.

Ya...

Sí, sí.

¿Y crees... que podemos hablar con él?

No, lo comprendo.

Muchas gracias, Eduardo.

Te lo agradezco con todo mi corazón.

No, no te quiero entretener.

Gracias de nuevo.

¿Te acuerdas que a mi edad ya no celebraba como una loca?

¡Dame una abrazo, cariño!

¿Pero qué pasa?

Que en las primeras pruebas que le han hecho a tu padre

los resultados son positivos.

Las células madre se están reproduciendo.

Eso quiere decir... ¡Que se va a curar!

Que se va a curar.

Este domingo os haré chocolate caliente para desayunar.

¿Te acuerdas cuando lo hacía cuando erais pequeños?

-Sí, sí me acuerdo.

Acabábamos con la cara toda manchada.

(RÍE) -Sí.

Ay, si parecéis payasitos.

-Buenos días.

-Buenos días, ¿qué haces levantado a estas horas?

-Quería saludarlo, no lo veo nunca.

¿Qué pasa, chaval? ¿Qué haces aquí tan temprano?

Ve al taller, tu jefe te va a reñir.

-¿Qué jefe?

Yo no tengo jefe, no te equivoques.

(RÍE)

-¿Este qué dice?

-¿Eh?

Tu hermano tiene grandes noticias que darte.

¡Cuéntaselo!

-Cerramos la compra del taller.

No la he cerrado yo.

-No, no. Digamos que he puesto gran parte del dinero,

pero el negocio es exclusivamente suyo.

-Es un notición, tío. -¡Sí!

-¡Dame un abrazo, no seas sieso!

(RÍEN)

¡Otro empresario en la familia! Muy bien.

-Estoy muy contento, tío, pero...

Vais a pensar que estoy tonto,

pero me da pena Jeremías.

-Ay, ya estamos. -¿Jeremías por qué?

¿No le disteis mucho dinero?

-¡Pues claro!

No paro de decirle que dónde va a estar mejor

que en un apartamento en la playa disfrutando del sol,

de la tranquilidad,

con dinero de sobra y sin ninguna preocupación.

-No digo que sea un mal plan, pero yo qué sé, mamá.

Toda la vida dedicado a los coches y ahora allí solo,

sin nada que hacer...

Es lo que comúnmente se llama jubilación.

(RÍEN)

No todos tienen alma de esclavo.

A algunos nos gustaría retirarnos cuando seamos viejos y estar

mano sobre mano, viendo la vida pasar.

-En el barrio lo echarán de menos.

Sobre todo quienes tengan coches clásicos,

aunque no sean antiguos.

No tendrán un taller donde llevarlos.

-¿Cómo que no? El tuyo.

Estás tardando en llamar a sus clientes

y decirles que el viejo se va, pero el taller sigue y mejor.

-Mucho mejor no lo sé, porque Jeremías tenía mucho nivel.

-Tú también, hijo.

Y lo que no sepas lo irás aprendiendo.

Y ya que eres joven, deberías

ampliar estrategias.

No sé, por ejemplo...

con un servicio, una limpieza gratis.

-No es una mala idea, no.

Bueno, de momento me piro, que tengo que mandar a la mierda a mi jefe.

(RÍE)

Luego os veo, ¿vale? -Muy bien.

Hasta luego, cariño. -Hasta luego.

-Que vaya bien.

(SUSPIRA)

¿Y tú ya has formalizado lo de Ricky?

-¿Lo de hacerlo socio?

(ASIENTE)

¿Tú lo has pensado bien? -Sí.

-No sé, yo creo que sería mejor que fuese

relaciones públicas o algo así, le gusta destacar.

-Luis, quiero que sea socio.

Que se entere de cómo van las cuentas,

las licencias, los empleados...

Tu hermano necesita tener responsabilidades.

-A mí me parece bien.

¿Pero tiene capacidades? No quiero que me meta ningún pufo.

-Si te mete en un pufo ya lo arreglaremos.

Necesita sentar la cabeza y para eso tiene que entender

lo que cuesta sacar adelante un negocio.

Anda.

Hazlo por mí.

-Está bien, mamá.

-Hola, Fernando.

¿Cómo estás?

-¿Qué quieres?

-Por favor, no te enfades. No quiero discutir.

Déjame que te explique.

-Di lo que tengas que decir y déjame en paz.

Todavía no sé por qué he aceptado esta visita.

-Me lo he pensado mucho antes de venir.

-La última vez que no vimos... -Era morena y ahora eres rubia.

En el fondo seguro que sigues siendo la misma.

Te dije que te mataría si te volvía a ver.

¿Qué quieres, Maica?

-Me enteré de que te habían detenido.

Estaba muy preocupada por ti.

-Bueno...

Si te molesta tanto, mejor que me marche.

-Espera.

Si te has molestado en venir tendrás algo importante que decir.

Y tengo todo el tiempo del mundo, no pierdo nada escuchándote.

Pero te advierto una cosa:

ya me engañaste una vez,

no volverá a ocurrir.

-No he venido a engañarte.

-Si lo pretendieras tampoco lo ibas a admitir.

-No tenía alternativa.

-Puede que ahora tampoco la tengas.

-Somoza está muerto, no puede chantajearme.

-Somoza está muerto, sí, pero sus lugartenientes no.

Quizás son ellos los que te amenazan.

-No. Además, mi hermana ya no está en Colombia.

Salió de la cárcel, ahora vivimos en México.

Le va muy bien, trabaja en un centro de buceo en Cancún.

-Vaya, qué bien.

Me alegro mucho por ella. Y por ti también.

-Yo volví el mes pasado

y me enteré de lo de...

tu muerte.

-Convincente, ¿verdad?

¿Fuiste también a llevarme flores al cementerio?

-Lo pasé bastante mal.

Igual no me crees, pero...

te he echado de menos.

Es que cuando oí lo de tu muerte...

-La vida es dura, ¿sabes?

Y conmigo nunca ha tenido piedad.

Hacer negocios con alguien como Somoza es muy peligroso.

Primero te envía una...

mujer para espiarte.

Luego intenta matarte. No tuve otra opción.

Tuve que cambiar de bando y colaborar con la justicia

y, sí, desmantelamos su organización,

pero quien ha pagado los platos rotos soy yo,

el único que ha terminado en la cárcel.

-Lo siento mucho, Fernando.

-¿A qué has venido, Maica?

¿Y qué quieres? Te lo pregunto por tercera vez.

-No quiero nada.

Quería verte vivo.

Con mis propios ojos. Oír tu voz.

Y pedirte perdón.

Me arrepiento cada día de haberte traicionado.

-Yo no tengo nada que ofrecerte.

Lo he perdido todo, Maica.

He perdido mis negocios,

mi dinero, mis propiedades, mi familia, mi vida, todo.

Y todo parece indicar

que voy a terminar mi vida pudriéndome en una cárcel.

-Sé lo duro que es estar ahí.

Lo sé por mi hermana.

Y también sé lo importante que es tener a alguien fuera.

Alguien que te dé esperanzas de salir.

-¿Y esa persona podrías ser tú?

-Si quieres.

-Te puedo ayudar en lo que necesites.

-Escucha bien, Maica.

Siempre he estado solo en la vida.

Nunca he tenido a nadie y así va a seguir siendo.

No sé si es mi destino o mi condena, llámalo como quieras,

pero que te quede claro:

no necesito nada de ti.

-Tenía que intentarlo.

Quería verte.

Mucha suerte Fernando.

-Espera.

Si quieres ayudarme, quizás haya algo que podrías hacer.

Podrías hablar con mi hija.

-Vi esta mañana las diligencias de la operación Chaleco.

Sí, porque me dijeron que era para...

Sí, la instrucción de algo más grande.

Vale, te lo mando esta tarde.

Sí, bajo a archivo y...

No, lo llevo yo misma a Juzgados.

Vale.

De nada.

-¿Y eso? -Que has prisas son muy malas.

En fin.

Gracias.

-Es lo menos que puedo hacer tras lo de ayer.

-¿Qué pasó ayer?

-Te dejamos plantada tu cena de bienvenida.

-Fue por lo que le pasó a esa mujer.

¿Espe qué tal? ¿Muy tocada?

-Sí, nunca había visto a Espe tan baja de ánimos.

-Al final las cosas hacen mella.

Los casos más duros, lo que vas viendo...

Imagino que pasa factura.

-Fíjate, yo creo que es al revés.

O sea, uno se va endureciendo, se va creando una coraza

y, claro, tiene que separar porque los malos rollos

son inherentes al trabajo.

El problema es cuando los malos rollos traspasan

esa coraza, es lo que le ha pasado a Espe.

-Le tocaba de cerca, ¿no?

-Absolutamente.

Es su primer caso como jefa de la UFAM.

La han nombrado hace muy poco.

No sabes lo que ha deseado siempre ese puesto.

-Y, encima, vecina de Miralles.

-Sí. Ella trató directamente con la víctima,

y se machaca porque no fue capaz de hacerla denunciar.

Bueno, vamos a cambiar de tema porque es un poco complicado.

¿Te mudas ya? ¿Te vienes a dormir?

-Sí, está todo empaquetado. Voy a última hora.

-Estupendo. ¿Aquí qué tal?

-Bien.

-¿Algún problema con Alicia?

-¡Joder! ¿Tanto se me nota?

-Yo lo he dicho un poco por decir, no sé.

-A ver, por un lado está genial.

Alicia es una curranta muy profesional.

Por otro, no me deja salir de comisaría.

Me tiene como si siguiese en prácticas.

Tranquila, no tengas prisa. Acabas de llegar.

Lo hace para protegerte.

-Tampoco le pido que me lleve a un superoperativo.

-Por lo que conozco a Alicia, es una tía muy justa y cabal.

-Ya, pero me está dejando de lado.

He pensado hasta pedir el traslado, porque estando con ella

no aprenderé nada de lo que pase fuera.

Lo más fuerte es que ella patrullaba desde el primer día.

¿Queda café?

Sí, queda muchísimo café.

Pues yo me voy a ir marchando

porque tengo cosas que hacer allí abajo, en...

(Música de tensión)

-"Fernando Quintero fingió así su muerte

para escapar de la justicia

y evitar una guerra con su rival en el negocio del narcotráfico".

¡Fernando Quintero!

(ASIENTE) -Sigue, sigue leyendo.

-También dicen que huyó a África bajo una identidad falsa

y que lo arrestaron por narcotráfico.

-Pues está clarísimo, ¿no?

A eso de dedicaba tu admirado Fernando Quintero.

-No hace falta que me lo digas así.

-Lo tenías muy idealizado.

Espero que se te hayas dado cuenta definitivamente.

-No me lo puedo creer,

Fernando Quintero ayudaba un montón en el barrio.

-Y también traficaba un montón con droga.

-En este artículo lo ponen como si fuera Vito Corleone.

-¿Quién?

-Déjalo.

-Todo el mundo sabía a lo que se dedicaba Quintero.

Todos sabían que estaba metido en la droga.

-Eso eran rumores.

¡Rumores! La gente es muy envidiosa y mala.

Recuerda cuando me metieron la rata.

¿Para qué? Para hacerme mala prensa.

-Vamos a ver, que esto es verdad.

Cuando estaba con Jairo y trabajaba para Quintero

ya veía cosas muy raras.

¿Sino a santo de qué tendría una pistola que le dio Quintero?

Lo que te pasa es que lo veías con muy buenos ojos,

pero ese hombre jamás ha sido trigo limpio.

-No me entra en la cabeza.

¡Con lo buena gente que es y lo que ha hecho por el barrio!

Fundó el centro para jóvenes

y ha ayudado siempre en los equipos de fútbol, de baloncesto, ¡todo!

-Claro, pero para dar buena imagen.

Como el Pablo Escobar este.

-¿Estáis leyendo lo de Rita?

-Bueno, esa es otra.

Hija mía, hoy no ganamos para disgustos.

¡Una mujer estrangulada! Estuvo ayer mismo en el bar.

-Encima era tu vecina, ¿no?

¡Qué fuerte!

-Sí.

Mi madre habló con ella para que denunciase a su marido.

-O sea, que ya se veía venir.

-Además, estuvo anoche en mi casa.

Creo que buscaba a mi madre para denunciar,

pero, al no estar ella...

A lo mejor si hubiese insistido en que fuera a comisaría

ahora estaría viva.

-No pienses así, Olga.

-Claro. ¿Qué culpa vas a tener, criatura?

¿Quieres que te ponga algo?

-No, nada. Si yo venía a dar buenas noticias.

Mi padre se está curando.

-¡Qué me dices!

-¿En serio? Tía, me alegro muchísimo.

-Todavía le queda rato de tratamiento,

pero por lo menos empieza a funcionar.

-Eso es fabuloso, Olga.

-¿Me pides un café y te espero en el coche?

-¿Me ves cara de camarera? Tira para adentro.

Hola, chicas. Buenos días.

María, ¿me pones dos cortados para llevar?

-Solo uno, yo no quiero café.

-Bueno, muy bien.

Ponles tú el cortado, Paty.

Oye, Nacha, ¿se sabe algo del asesino de Rita Blanco?

-Casi fijo que es el marido.

-¿Lo habéis detenido ya? -No.

Todavía no hemos detenido a nadie ni descartamos nada,

acabamos de empezar la investigación.

-Si lo veis por ahí, avisad. -Eso por supuesto.

-El cortado.

-Gracias. ¿Me lo apuntas, María? -Claro.

-A ver, ¿se puede saber por qué dices eso?

Este trabajo consiste en buscar información,

no difundirla a boca suelta por los bares.

-Vale, perdón.

-Tampoco he dicho nada que no te haya dicho.

Sí, eso es cierto.

Todo lo que has dicho ya lo había oído antes.

¿Por qué no quieres que yo salga a patrullar?

¿Por qué no quieres que aprenda?

Llevas muy poco tiempo.

No has estado sentada tras el escritorio un año.

Si tengo que estar un año sentada me lo paso.

Lo mínimo es saber el motivo y no tienes ninguno.

Por supuesto que lo tengo.

¿Pero sabes qué?

Que ya da igual.

No te preocupes, te librarás de mí dentro de poco.

¿Cómo que me libraré de ti?

He pedido que te asignen a otro inspector.

Tengo mucho que hacer

como para discutir lo mismo cada día.

¿Por qué eres tan borde?

Dime solo qué he hecho mal.

Dímelo, solo eso.

Cuando me asignaron a ti pensé que me había tocado la lotería.

He oído hablar tanto de tu trabajo

que pensé que iba a aprender mucho.

Pero me equivocaba.

Me irá mucho mejor.

Para mí también es una pesadilla trabajar contigo.

(SUSPIRA)

(Móvil)

¿Sí?

"¿Inspectora Alicia Ocaña?".

Sí, soy yo. ¿Quién es?

Soy Maica Vallejo.

No nos conocemos,

pero tengo que pedirte un favor para un amigo común.

Si no me das más detalles...

Es que por teléfono no sé si...

¿Podemos vernos en algún momento?

Serán cinco minutos. Puedo acercarme a la comisaría...

ahora mismo.

¿Conoces el bar La Parra? Está enfrente.

"Sí, lo conozco".

¿Podrías estar allí en media hora? "Claro, por supuesto".

"Gracias". Hasta ahora.

No te puedes sostener con café, tenías que haber dormido.

Esto bien.

Ponedme al día, por favor.

La prensa sabe los de Rita Blanco

y nos acribillan a preguntas.

Espe. El cadáver apareció en un portal,

dio aviso un vecino de la finca, lo vio al tirar la basura.

¿Este es tu edificio?

No, es un edificio muy parecido unas calles más abajo.

Es una finca bastante deteriorada. Al parecer

la puerta del portal lleva rota bastante tiempo.

Los vecinos comentan que a veces se cuela alguien a drogarse

o encuentran a alguien durmiendo en el descansillo.

¿Qué hacía la víctima? ¿Veía a alguien?

No creemos.

Apareció en el cuarto de basuras. Pensamos que el marido

la vio por la calle, la metió a la fuerza y estranguló.

¿Algún vecino vio algo? No, nada de nada.

¿Seguro que la persona que dio el aviso

no tiene relación con la víctima?

Ninguna.

La encontró al tirar la basura, tiene coartada.

Estaba en casa con su mujer y sus hijos.

Simplemente bajó un momento a tirar la basura a medianoche.

¿Han determinado la hora de la muerte?

No, pero otro vecino había bajado a tirar la basura a las 22:00

y no vio nada.

Y el que dio el aviso lo hizo pasadas las 0:00.

Así que tuvo que ser en esa horquilla.

Pudo morir antes en otro sitio y luego la llevaron allí.

Pero no mucho antes

porque Rita fue a mi casa a buscarme.

Olga dice que estuvo hablando con ella sobre las 21:00.

¿Por qué te estaba buscando?

Porque había intentado convencerla de que denunciase a su marido.

Le había visto un moretón en la cara

y supuse que le había infringido malos tratos.

Así que intenté que denunciara, aunque ella no está convencida.

Que esto no trascienda a la prensa.

¡Imaginaos!

La víctima fue a ver a su vecina policía

para denunciar al marido,

pero no la encontró

y a las dos horas estaba muerta.

Menudo titular, ¿eh?

En todo esto hay algo que no me cuadra.

La violencia de género suele ser algo pasional.

Hay golpes, ruidos, peleas...

¿Los vecinos cómo es que no escucharon nada?

La bronca se produjo en el domicilio de la víctima.

Rita le contó a Olga

que su marido había salido de casa hecho una furia

tras la discusión, le había tirado un plato a la cara.

Pensamos que después fue a emborracharse,

era habitual, no era la primera vez, la encontró en la calle y la mató.

Presuntamente, claro.

Hay algo muy extraño,

y es que no hemos encontrado ni una sola huella.

Podría ser indicativo de que llevaba guantes

y si llevaba guantes

es poco probable que la encontrara por casualidad.

Premeditación además.

¿Hay algo de videovigilancia?

Desgraciadamente, en esa zona apenas hay cámaras.

¿El forense ha confirmado que murió estrangulada?

No tenemos el informe todavía,

pero por las maras del cuello

creemos que sí.

Está todo cogido con pinzas.

Me van a comer si doy una rueda de prensa.

En fin, ya veré cómo me apaño.

Lo que sí tenemos claro

es que el principal sospechoso es el marido.

No descartamos nada, pero creemos que puede ser.

¿Cuánto pensáis que podréis tardar en detenerlo?

Está en paradero desconocido, pero no tardaremos.

-Perdón por interrumpir.

Confirman que han visto a José, el marido de Rita.

¿Dónde? Tirado en el parque de Barlovento,

al parecer bastante borracho.

Tenemos el coche encendido, vamos directamente.

Pues sí, id para allá.

Voy con ellos. ¡No!

Eres más útil aquí, esperamos informes del forense y Científica.

Vosotros id para allá.

¿A qué esperas? Sí, perdón.

Hasta ahora.

(Portazo)

Bueno, yo también me voy.

Mantenedme informado con las novedades.

Por supuesto.

Parque de Barlovento, parque de Barlovento...

Aquí está.

Y el cortadico por aquí.

-Gracias.

-Hola, Alicia. Corazón, ¿qué te pongo?

Nada, gracias. Solo vengo a hablar con alguien.

Supongo que eres Maica. Sí.

Muchas gracias por venir.

No me gustan las llamadas misteriosas,

di lo que tengas que decir.

Soy una vieja amiga de Fernando Quintero.

Hoy he ido a verlo.

Hasta hace nada pensaba que estaba muerto.

Y todo el mundo, supongo.

Ya. ¿Qué necesitas de mí?

Solo quiero ayudar a Fernando.

La última vez que lo vi le hice mucho daño.

Le fallé.

Me gustaría compensarlo de alguna manera.

Sigo sin entender qué tiene que ver conmigo.

Hoy he ido a visitarlo para ofrecerle todo mi apoyo,

pero solo quería una cosa:

que te buscara y diera un mensaje.

¿Qué mensaje?

Que vayas a verlo.

Necesita que su hija lo visite.

¿Algo más?

No.

Gracias por venir a escucharme.

De nada.

¿Vas a ir a visitarlo?

Lo que haga es asunto mío.

Tenías que darme un mensaje y ya lo has hecho.

Quería saberlo porque aprecio mucho a Fernando.

Sé que significaría mucho para él.

Lo pensaré.

María, ahora sí que te voy a pedir un café.

¿Cortadico con leche de soja? Sí, gracias.

Cuidado, ¿eh?

-Ay, qué pesadilla.

-¡Hey, José! Queda poquito ya.

-¡Vamos!

-Ahí. Un poquito más.

¡Ahí!

¿Qué le pasa?

Está borracho como una cuba, inspectora.

-Lo recogimos en un banco del parque durmiendo.

¿Lo ha visto un médico?

Sí, llamamos al SAMUR: intoxicación etílica.

-No hace falta ser médico para verlo.

¿Por qué no se lo han llevado al hospital?

Le inyectaron un chute de vitamina B12

y recomendaron descanso.

Le toca a Merinero cuidarlo.

De acuerdo.

Bajadlo al calabozo.

Cuando esté en condiciones lo interrogáis.

Muy bien. Venga, Toni, haz los honores.

-¿Me dejas a mí el papeleo? Muy bien.

-Es lo que tiene estar en prácticas.

-Ya me ocupo yo. Venga, andando.

¡Te he dicho que te levantes!

-¡Espe, por favor!

-A mí no me tiras en un portal, ¡asesino!

¡Espe! ¡Espe!

Toni,

llévatelo al calabozo.

(Música incómoda)

¿Qué te pasa? ¿Te has vuelto loca?

Lo siento. No sé lo que estaba pensando.

¿Qué quieres, una denuncia? ¿Eso quieres?

Igual está tan borracho que no se enteró...

¡Ese no es el caso!

No se puede tratar así a un detenido.

Y menos tú, que diriges una unidad.

Has dado mal ejemplo ante un agente en prácticas.

Lo siento, no sé qué me pasó.

Muy bien.

Ve a la sala de descanso, te lavas la cara y relajas.

No quiero que te acerques a él.

Es un caso de la UFAM. ¡Ahora mismo!

Ya me has oído.

Miralles, ese hombre venía tan borracho

que decía querer llamar a su mujer.

Igual no sabe dónde está parado.

Ya.

Cuando le hayáis interrogado me avisas.

Muy bien.

Nacha, por favor, impide que Espe se acerque a él.

De acuerdo.

-Alicia, ¿te puedo hacer una pregunta?

Claro.

¿Qué es lo que pasa con Fernando Quintero?

¿Por qué me preguntas eso?

Como lo habéis detenido hace poco, digo yo que sabrás...

Lo siento, no puedo hablar de una investigación abierta.

Ya, si lo sé.

Pero como leo en los periódicos todo eso de...

de que si ha fingido su muerte,

ha estado escondido en África... ¿es verdad?

Últimamente no he leído la prensa, suelen exagerar bastante.

Lo único cierto es que está en la cárcel.

Ya... Madre mía, me parece mentira.

Fernando Quintero, un hombre del barrio de siempre.

Bueno, ¡un amigo!

Que ha ayudado a un montón de gente y tan buena persona y correcto,

ha hecho tanto por el barrio...

Si está en la cárcel será por algo.

En la cárcel había estado, no digo que sea un santo.

Pero de ahí al criminal que están pintando en la prensa...

¿Tú sabes que él me dejó el dinero para comprar el bar?

No, no tenía ni idea. Pues sí.

(Música emotiva)

Yo no estaré metida en un lío por eso, ¿no?

No, no creo. No tiene por qué.

Ya...

Es que como dice que también ha estado en cosas de asesinatos...

Lo siento, pero no puedo hablar de esto.

Además, tengo que volver a comisaría.

Pero te aseguro que si estuvieras en mi lugar

no dudarías tanto.

Veo a gente muy mala y tienen buena cara.

Cariño, perdona.

Que tengas buen día.

Tú también, chao.

Marta, hay que entregar esta citación judicial

con apercibimiento. No te ilusiones,

no está en su domicilio.

Este tío es muy listo.

Pero si miras bien el dossier,

hay una bar al que suele ir en horas fijas.

Miralles, ya hemos interrogado al marido de Rita.

¿Ha confesado? No habrá caído esa breva.

No solo eso, parecía bastante desorientado

cuando hablamos de su mujer.

¿Crees que fingía o era por la resaca?

Resaca lleva una descomunal.

Ha bebido dos litros de agua antes de decir algo coherente.

En cierta manera lo que cuenta tiene sentido.

¿Y qué ha contado?

No niega haber discutido con Rita

ni haber tirado el plato contra la pared,

pero su intención no era hacerle daño.

Y lo habrá jurado por su madre. Algo así.

También comentó que estuvo bebiendo en los billares Cartago.

Desde las 21:30 hasta, más o menos, la 1:30,

cuando cerró el local, y tiene testigos.

¿Lo has comprobado? Sí.

Llamé al dueño del local y me lo confirmó.

Por teléfono no me fío.

Si José planeaba matar a Rita

bien pudo haber ido antes

y untar al dueño para que le mantuviera la mentira.

En eso estoy de acuerdo contigo.

Ahora me estaba preparando para ir a los billares

y buscar más testigos e información.

De acuerdo, voy para allá.

¡Espera!

Nacha...

¿a ti qué te dice tu instinto?

Mi instinto me dice que hay un montón de cosas que no encajan.

Él estaba bastante desorientado, pero de verdad.

Cuando le hemos hablado de la muerte de su mujer

se ha venido abajo. Se ha puesto a llorar.

Como si hasta entonces no fuese consciente

de la muerte de Rita.

Estaba destrozado, se desmoronó.

Muchos asesinos lloran lágrimas de cocodrilo.

No sé, hay cosas que no encajan.

Por ejemplo, que no haya huellas,

que la matase tan en silencio...

Sí... La verdad es que todo eso es muy raro.

Está bien.

Ve con Toni para los billares

y en cuento averigüéis algo me llamáis.

Perfecto.

(Música rock)

-¿Falta mucho? Esto es un coñazo que flipas.

-Eras tú el que quería ser socio.

-Quería llevar un bar de copas, no estudiar Empresariales.

-Ricky, llevamos menos de una hora.

-¿En serio?

Es que veo tantos números juntos que me entra sueño.

-Si quiere llevar el negocio tendrás que pringar.

¿O quieres venir a figurar y ganarte un sueldito?

-No te pongas estúpido, ¿eh?

-Llevar un negocio implica negociar con los proveedores,

gestionar la caja, saber de altas, bajas, Seguridad Social,

exigencias de Sanidad...

-Vale, que sí, que ya lo pillo. De verdad, qué pesado eres.

Cuando quieres eres igual que mamá.

¡Si yo quiero dar el callo!

Pero no tiene sentido que nos dediquemos a lo mismo.

A ti se te dan bien lo números, encárgate tú de eso.

Así me dedico a lo que se me da bien.

-¿A qué? ¿A beber y ligar con camareras?

-¡No, joder! Me refiero a relaciones sociales.

Tener contentos a los VIP, promocionar.

Dar buena imagen del local.

Es un negocio de cara al público.

La imagen es muy importante

y sabrás mucho de números, pero de imagen...

-Tú eres "influencer", ¿verdad?

-¿Queréis tomar algo?

-Oye, un respeto, ¿eh? Que ahora soy tu jefe.

-¿De qué habla?

-Ricky ahora es oficialmente socio del pub.

Pero el que dirige sigo siendo yo.

-Sí, hombre, sí.

Lo diriges todo aquí y en todas partes.

¡A sus órdenes!

-No quiero tomar nada y este tampoco.

Gracias, Sara.

-¿Por qué me dejas mal delante de Sara?

-Ricky, te voy a decir dos cosas:

la primera, deja de comportarte como un baboso

delante de Sara.

Es majísima y te tiene muy calado.

-¿Cuándo he sido un baboso?

Y segundo, ahora eres su jefe, así que cuidado con cómo le entras.

No vaya a ser que tengamos una demanda por acoso sexual.

-¡Una demanda! No he hecho nada.

-No, pero la desnudas con la mirada.

(RÍE) -Ojalá tuviera ese superpoder.

-Estoy hablando en serio.

-Está bien.

No le tiraré los trastos a Sara

ni beberé con el resto de clientes.

Estudiaré toda esa mierda. Joder.

Consigues que hasta lo interesante sea un mojón.

-No es un mojón, Ricky.

Pero para llevar un negocio hay que ser responsable.

Te falta mucho para eso.

¡Mucho!

-Sara, guapa, ponme un Bloody Mary.

-Enseguida.

-Alegra esa cara, cuando sonríes estás más guapa.

¿Ves qué bien?

Vamos a pasar mucho tiempo juntos,

mejor si empezamos con buen pie.

Me alegro mucho de verte tan recuperado.

Bueno, en ello estoy.

Pero movilidad completa no creo que llegue a tener.

Aun así podrás optar a algún puesto en activo.

Sí, yo no pierdo la esperanza.

Aunque ya me han dicho que va para largo.

Me conformo con que no me jubilen.

No te preocupes, ya verás cómo no.

El cuerpo necesita a gente valiosa como tú.

Cualquier cosa que necesites sabes dónde estoy.

Muchas gracias, comisario. Te lo digo en serio.

Las puertas de mi despacho están abiertas para ti.

Cuídate.

¡Miguel!

¿Cómo estás?

Pues estoy mejor.

Cuánto me alegro de verte.

¿Y tu pierna? Bueno, poco a poco.

La bala dio en pleno hueso y lo rompió en pedacitos.

Luego atornillaron unas placas y, en fin, un Cristo.

Lo siento.

Cada vez que me acuerdo no sabes cuánto me arrepiento.

¿Arrepentirte de qué?

¿De salvarme la vida?

En serio, tenía que haberte dejado aquí.

Alicia, no empieces otra vez, por favor.

Yo quería ir a ese operativo y no me arrepiento para nada.

Es más, te estoy muy agradecido por darme la oportunidad.

Cómo vas a estarlo, por mi culpa... A ver...

la pierna estará perjudicada, pero estoy de maravilla.

Una cosa que te quede clara: tú no me hiciste esto.

Esto me lo hizo un criminal.

Lo único que hiciste fue salvarme la vida.

Y le hiciste una favor a mi madre,

no sabes lo contenta que está de tenerme de vuelta.

Salúdala de mi parte.

Te manda saludos y te invita a venir a Requena.

Te va a preparar una paella para chuparse los dedos.

Con esos argumentos es difícil decir que no.

Yo ya he ganado unos cuántos kilos, me está cebando.

Te sienta muy bien.

Me alegro mucho de verte de tan bien humor.

Es lo mejor para afrontar estas cosas.

Podría quejarme todo el rato, ¿pero qué ganaría?

¿Qué planes tienes de futuro dentro del cuerpo?

De momento centrarme en el presente, que bastante ocupado me tiene.

Tengo claro que debo olvidarme del Grupo Especial de Operaciones.

Por bien que quede la pierna eso ya es imposible.

Quiero pensar que podré volver a vestir uniforme donde me dejen.

Habrías sido un buen GEO.

Demostré echarle valor, ¿no?

Fuiste muy valiente.

Puedes contar conmigo para todo lo que necesites.

Una cosa:

que dejes de echarte la culpa.

Si me miras con esa cara de pena me dará pereza venir a verte.

Eso sí sería una pena.

Vale. Pero cada vez que me acuerdo...

¡No te acuerdes!

Ya está. Haz como yo, dedícate al presente.

Perdona.

Tendría que darte yo ánimos y no al revés.

Yo ya estoy animado, tranquila.

Tengo que irme, pero te llamo, ¿vale?

Sí, por favor. Cuídate.

Acuérdate de lo de la paella. Va en serio.

Cuenta con ello, dale un beso a tu madre.

(Música emotiva)

¡Perdona!

¡Oye!

¿Te puedo hacer unas preguntas?

-Sí, claro. Pero no te conozco, ¿verdad?

-No, disculpa. Soy Silvia.

Acabo de empezar como inspectora, es mi primer destino.

-Enhorabuena. Yo soy... -Miguel Flores.

Leí el informe de la detención de Sofía Collantes.

Allí te hirieron.

-Mi primer y último operativo, sí.

-Lo siento.

Mira, quería preguntarte...

Cuando llegaste aquí te asignaron a Alicia Ocaña, ¿no?

-Sí. Tuve suerte: fue majísima, me enseñó mucho.

¿A quién te han asignado? -A ella también.

-Qué bien, ¿no?

-Sí...

He leído que ella estaba contigo cuando te dispararon.

-Así es.

Si no es por Alicia, ahora estaría muerto.

Es curioso, porque se siente culpable de que me hiriesen.

Dice que me tenía que haber dejado en comisaría.

-¿Cómo conseguiste que te dejase ir?

-Pues no sabría decirte.

¿Por qué lo preguntas?

-Porque no me deja ir a ningún operativo.

Ni a eso ni ninguna otra cosa.

-Supongo que tendrá sus motivos.

Solo puedo decirte que conmigo se portó genial.

No me dejaba ir al operativo, me empeñé y ya ves el resultado.

Pero de todas formas no me arrepiento.

Lo único que me sabe mal es

que ella se siente responsable ahora.

Me vas a perdonar,

pero tengo revisión en el hospital, llego un poco tarde.

-Claro.

Cuídate. -Un placer.

-Buenos días, inspectora.

-¡Hombre! ¿Qué tal?

-Bien, dando una vuelta. ¿Y tú?

-Bien. Pensé que a estas horas estarías trabajando.

-Tendría que estarlo, pero acabo de dejarlo.

Me he permitido mandar a la mierda a mi jefe.

-¿Y eso?

-Estás ante el dueño de Motor Soler,

el nuevo taller del distrito. -¡No!

¡Felicidades! ¿Montas tu propio taller?

-Sí, abrimos en unos días. Así que...

si tienes cualquier tipo de reparación

a ti te hago precio especial.

-Está bien saberlo.

Así tendré una excusa para verte.

-No necesitas excusas para pasar a verme.

Puedes verme cuando quieras y donde quieras.

-Pero en otro momento,

yo sí que estoy trabajando.

-¡A sus órdenes, inspectora!

¿Qué pasa, Espe?

Quería hablar contigo.

Perdona por el numerito de antes.

No te preocupes.

Creo que voy a renunciar.

¿Qué?

No puedo seguir al frente de la UFAM con lo que ha pasado, no sirvo.

¿Qué dices? ¿Te estás oyendo?

Es que no quiero hacer el ridículo.

Sobre todo no quiero más víctimas por mi culpa.

¡Bueno!

Bueno.

Vamos a ver si nos calmamos un poco.

La muerte de Rita nos ha alterado y afectado mucho en comisaría.

¿Vale?

Es posible que hayamos cometido errores.

Pero no serán los primeros ni los últimos de nuestra carrera.

Pero es que somos humanos.

Pero estos errores cuestan vidas, Claudia.

Si lo quieres ver así, de acuerdo. Pero creo que te equivocas.

Tipos como José hay muchos,

si ha sido él quien la ha matado.

Pero a nosotras no nos pagan por adivinar.

Nos pagana por hacer que se cumpla la ley.

¿Podríamos haber evitado la muerte de Rita? Es posible.

Pero eso ya no tiene remedio.

No vale de nada lamentarse.

Lo que tenemos que hacer ahora

es esforzarnos en encontrar a ese malnacido

y ponerlo delante de un juez

y para eso te necesito fuerte, te necesito al frente de la UFAM.

Necesito a Esperanza Beltrán, ¿me oyes?

No necesito que estés buscando rincones para llorar en comisaría.

Miralles, te estaba buscando.

¿Interrumpo algo?

No. Pasa, pasa.

¿Hay novedades?

Vengo de los billares Cartago, se confirma la coartada de José:

estuvo allí desde las 21:00 a las 2:00,

cuando cerró el local. -¡Venga ya! ¿Cinco horas?

Hombre, lo están encubriendo.

-Lo mismo pensaba yo, Espe. No me lo creo.

No me creo yo que el dueño de los billares

no le quitara ojo en toda la noche.

José pudo perfectamente salir,

asesinar a Rita y volver.

Los billares están muy cerca del portal donde la encontramos.

¿Hay testigos?

No, pero tengo algo mejor:

una cámara de seguridad que da encima de la barra.

Se puede ver que José estuvo toda la noche sin moverse

nada más que para ir al servicio.

¿Tienes las grabaciones?

Sí, he cogido una copia y se la he pasado a Fede.

-Es increíble.

-Esto es una prueba irrefutable.

-¿Entonces quién mató a Rita?

Pues no lo sé.

Pero está claro que no fue su marido.

Hola, chicas.

-¿Qué quieres?

-Nada, tengo prisa.

Nacha me espera, si sabe que estoy aquí me la lía.

-Por mí vete cuando quieras.

-A ver, calma.

Me gustaría aclarar lo que pasó.

-Creo que está todo bastante claro. -Verdad.

-Entiendo que estéis mosqueadas.

Lo siento, de verdad.

-Me da miedo pensar que por el barrio

hay suelto un asesino de mujeres.

-Nacha, ¿tenemos que preocuparnos?

-Solo os voy a decir una cosa:

si vais a salir por la noche id por las calles que estén concurridas

y bien iluminadas y, a ser posible, no vayáis solas.

No me fío del dueño de los billares Cartago.

Si recuerdas, lo investigamos porque en su local se trapicheaba.

Se supone que Rita murió entre las 22:00 y las 0:00.

La única posibilidad es que José contratara a alguien para matarla

y luego se fuera a los billares para mantener su coartada.

Tú no eres Superwoman.

No tienes que ser Superwoman.

-Pero somos policías.

Estamos para proteger al ciudadano.

Y yo no he sabido proteger a Rita.

-El taller no estará para cuando pensaba.

Lo tengo hecho un desastre.

-Qué pena, ¿no?

-"Tenía muchas ganas de verte".

Me acordaba de ti y no pude resistirme a llamarte.

-Hablábamos de Miguel Flores. -Ah, sí.

Iba camino de ser un gran policía.

Ese tiro lo echó todo a perder.

-¿No es raro que alguien recién llegado,

aún en prácticas, participase en un operativo tan peligroso?

Te buscaba, quería hablar contigo

Si es para pedir otra vez salir a patrullar,

pierdes el tiempo.

Frena, no es nada de eso.

Últimamente solo hablas de eso y ya no sé cómo decírtelo.

Gracias por venir, Alicia.

No pensé que lo fueses a hacer

Maica cumplió muy bien con su encargo.

No sé cómo, pero me convenció para venir.

Cuando quiere puede llegar a ser muy persuasiva.

¿Para qué querías verme? Tengo curiosidad.

Quiero darte las gracias por hacerle pedido

a Marcelino que asumiera mi defensa.

Si no hace algo, esto te machacará siempre.

Estoy convencida de que en el ejército hay

buenos psicólogos especializados en estrés postraumático.

(Móvil)

Es Fidalgo.

¿Sí, mi general?

Has tenido suerte, ¿eh?

Al final el viejo Jeremías te ha vendido el taller.

Parecía imposible.

-Ya, la verdad es que sí.

Pero me da pena que se haya tenido que ir tan rápido..

Me hubiera gustado despedirme, lo aprecio mucho.

-La mamá, cuando quiere, utiliza argumentos de peso.

-Anda, a dormir. Mañana hablamos.

Un beso, te quiero.

-Perdona, Damián, es que...

no sabía que estabas hablando.

-Tranquilo, había terminado. -Te he molestado.

Estabas tan acaramelado...

-¿Piensas que tengo una novia o algo así?

No, hombre, no.

Estaba hablando con mi hija.

-Sara, gracias por la cerveza.

Me alegro de verte, me mola hablar contigo.

-Y a mí. -¡Hasta luego, cabezón!

No quiero nada con Sara, solo ser amigos.

-Mejor, o íbamos a tener un problemas de los gordos.

-¿Me estás amenazado o qué?

Relájate, ¿vale? Lo he pillado.

Te gusta Sara, ¿no? -Sí.

No voy a permitir que ni un moscón la ronde o le reviento la cabeza.

-Eres un gilipollas. -No,

el gilipollas eres tú. ¡Avisado estás!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 416

Servir y proteger - Capítulo 416

27 dic 2018

La policía busca a José, el marido de Rita, como principal sospechoso de su asesinato. Elvira quiere que Ricky empiece ya a encargarse del Moon Light. Luis no está muy convencido de ello. Quintero recibe la visita de su antigua amante, Maica, en la cárcel. Miguel Flores visita la comisaría.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 416" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 416"
Programas completos (478)
Clips

Los últimos 1.608 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 471 Completo 57:08 100% pasado lunes
    Capítulo 471 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...
  • Capítulo 456 Completo 55:25 100% 25 feb 2019
    Capítulo 456 25 feb 2019 Miralles y Silvia investigan el ataque del estrangulador a Ibarra. Mientras se organizan patrullas vecinales para intentar buscar al estrangulador, Nacha y Toni intentan detener la llamada "Noche de Caza&quo...

Añadir comentario ↓

  1. pilar

    a que hora piensan subir el episodio ....

    28 dic 2018
  2. Jyani

    No Que en españa no las hay rubias jolins

    28 dic 2018
  3. ana laura puebla

    Suele suceder...Quintero tiene esa personalidad de "chico malo" que atrae, aun cuando esté en las peores situaciones (como en la carcel) y Mayka muy guapa y muy dulce (aunque se veía mejor de morena, más española) .... Quintero, gran personaje !!!

    28 dic 2018
  4. Ll

    No tiene volumen??????

    27 dic 2018