www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4853062
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 393 - ver ahora
Transcripción completa

¿Quieres casarte conmigo?

Iker,

yo no necesito pasar por el altar

para sentir que estamos unidos en esta aventura.

Ni yo.

Y es la aventura más importante de mi vida.

Tú a esto de la degustación del japo vienes, ¿no?

Vienes porque yo te he reservado una plaza.

-Venga, vale. Voy contigo.

-A ver si me queda claro:

¿comparas el día más importante de meditación con una degustación?

-Es que no me puedo partir en dos y tampoco quiero fallarle.

-Esta vida conlleva sacrificios.

-¿Trabajas en la comisaría de al lado?

-Sí, correcto. -Yo también.

Bueno, acabo de salir de la academia de Ávila

y me incorporo mañana para las prácticas.

Miguel Flores.

-No sé si te sientan bien esas pastillas

porque tan malo es no llegar como pasarse.

Para mí que ese amigo tuyo te está intoxicando.

(RÍE) -Pero ¿qué dices de intoxicarme?

-Tu energía necesita ser renovada,

igual que tu cuerpo necesita recuperarse,

por eso te he traído unas pastillas para ayudarte.

-¿Otras?

-Estas son diferentes pero igual de necesarias.

Para tu mente el sueño es tan importante como la vigilia.

-Me gustaría que fuera el jefe de seguridad de mi empresa.

Pero el obstáculo del que le hablaba es que ese puesto ya está ocupado.

-Quiero lo que tú tienes. -Para eso tendrás que matarme.

(ELÍAS) ¿Te ayudo? (ESPE) No hace falta.

(ELÍAS) ¿Te pasa algo?

Estás temblando, parece que hayas visto un fantasma.

-Se llama Cholo Trejo y es el asesino de mis padres.

-Quítate de en medio, negra, o te vas a arrepentir.

-¡Eh, alto!

Soy Nacha Aguirre Rueda, oficial de policía Distrito Sur.

-Estas dos cuentas de aquí

son un homenaje para sus queridos papás.

(GRITA) -¡Voy a matarte, cabrón! -¡Nacha!

Vigílala con discreción.

Tenemos que evitar que haga una tontería.

Va a pagar por todo el daño que ha hecho.

(SUSURRA) Yo misma me voy a encargar de que así sea

aunque sea la última cosa que haga en mi vida.

(MURMURA) Funciona.

-Ibas para torero y morirás en las afueras de un polígono.

(Claxon)

(ELÍAS) ¿Qué coño ha pasado aquí?

-Nada, cuando llegué ya estaba agonizando.

-Si tienes toda la ropa y las manos llenas de sangre.

(SOLLOZA) -Estaba intentando reanimarlo.

-Nacha, por favor.

Quedas detenida por asesinato.

Elías, solo pensaba en vengarse.

Lo sabemos todos los que la vimos y la escuchamos estos días.

Quería meterlo entre rejas, no matarlo.

He analizado el modus operandi.

Ahí es donde se cae la teoría de que fue Nacha.

Trejo iba armado y ella llevaba su pistola así que,

¿por qué matarlo de un golpe en la cabeza?

Aguirre va a recibir el mismo trato que cualquier otro ciudadano.

Está en tiempo de descuento para pasar a disposición judicial.

(SERGIO) ¿Por qué tiene la Policía ese interés en Trejo?

Ha aparecido muerto.

Le encontramos hace dos horas en un descampado a las afueras.

(Música emocionante)

Pero ¿qué haces?

No puedo salir sin tomarme un café. Te he hecho uno.

Yo no quiero, que ya me he lavado los dientes.

¿Llevas los billetes?

Impresos y en el móvil. ¿Y el DNI?

También.

Y no llevo ni líquidos ni objetos punzantes.

¿Y ahora adónde vas?

Pero...

A preparar un sándwich por si nos entra hambre.

(Puerta)

Pero bueno, ¿pensabais iros sin despediros de mí?

-Tu madre, sí. No sabes la prisa que me da.

De verdad que iba a pasar ahora por la habitación a darte un beso.

Cariño, es que vamos a llegar tarde.

Pensaba llamarte para despedirme desde el aeropuerto.

¡Ay, no quería despertarte!

Pues menos mal que me he levantado.

Me da penita dejarte sola, no te creas.

Es la primera vez que te quedas sola.

Menos mal, mamá. Me ha costado casi 20 años que me dejéis sola.

Una cosa: no me llames cada dos horas.

Me llamas solo si hay cosas importantes sobre papá.

-A mí no me quitas el capricho de llamarte cuando lo pasemos bien.

Por ejemplo, cuando estemos en la mejor hostería de Milán.

Tu padre es un optimista. Se cree que vamos a poder hacer turismo.

¡Claro que sí! En la escuela de cocina

tenía un compañero milanés que presumía mucho de su ciudad.

-El Duomo, la galería Víctor Manuel II,

la Escala. Venga, vamos a ir tirando.

Faltan 10 minutos para que llegue el taxi.

¿Quieres que te traigamos algo?

-Hombre, es la capital de la moda. Algo se os ocurrirá.

U os pasáis por una librería y me compráis un libro de cocina.

Venga, vamos bajando ya, por favor.

Vale, pero en cuanto salgáis de la entrevista, me llamáis.

Sí, cariño.

Y tú llámanos si necesitas cualquier cosa.

Y acuérdate de que tengo otro juego de llaves en comisaría.

Que sí, mamá.

¡A por todas, papá!

(SUSPIRA) Hola, Pati.

No sé, que mis padres se acaban de ir a Milán y estoy de bajón.

Tengo mucho miedo de que no admitan a mi padre en el ensayo.

Nada, nos vemos luego, ¿no?

(SUSPIRA)

No sé cómo pero el asesinato del mexicano ya está en los medios.

¿Dicen algo de Nacha? No.

¿Crees que ella pudo hacer algo así?

Por lo que la conozco, no me lo parece pero...

no sabía el trauma que sufrió cuando mataron a sus padres.

Y he visto a compañeros perder la cabeza por mucho menos.

No sé. Supongo que reencontrarse con Trejo

y reconocerlo como el asesino de sus padres

haría que su mente sufriera un shock muy fuerte.

Y el desgraciado alardeó en su cara de haberlos asesinado.

Pues no podemos descartar enajenación mental transitoria.

Uno no sabe de qué es capaz en ese estado.

No sé. Yo creo que conozco a Nacha.

Me parece que sabe dominarse a sí misma en situaciones extremas.

Quiero creer que dice la verdad y que ella solo intentó salvarlo.

Miralles también lo cree.

Ahora habrá que demostrarlo.

En estos casos hay que tener la cabeza fría. Lo tienes difícil.

¿Por? Porque Nacha es compañera y amiga

y la inspectora, la mujer de tu padre.

Será difícil ser objetiva con esas circunstancias.

Y hoy entra un novato a comisaría

y me toca hacerme cargo de sus prácticas.

Miguel Flores, natural de Requena, Valencia.

Superó el curso de la academia con muy buenas calificaciones.

Esperemos que esté a la altura en las prácticas.

Sí, necesitamos una mente fresca y descansada en comisaría.

(Timbre)

Será mi padre, que viene a por Leo.

¿Tan pronto?

Comisario. Hola, Alicia.

Adelante. Gracias.

¿Ha ocurrido algo? No, nada nuevo.

Es solo que no he pegado ojo en toda la noche

pensando en el tema de Nacha Aguirre y...

hay un tema que quiero hablar contigo personalmente, Iker.

Claro, voy a ver a Leo.

Pasa y siéntate.

Bien, pues tú dirás.

Iker, quiero trillar todas las pistas posibles

entorno a este asunto.

Y me gustaría que el CNI investigara a Cholo Trejo

y comprobara su posible vinculación con la operación Valentina.

¿Hay algo más que deba saber?

Hemos registrado las llamadas hechas desde el móvil de Cholo

y en seguida ha habido un número que hemos reconocido.

Es el de la centralita de Construcciones Somoza.

Además, hay imágenes de vídeos cercanos a la empresa

que captan a Cholo entrando en la constructora.

¿Le han preguntado a Sofía por esas visitas?

Sí, yo me presenté a hablar con ella en cuanto tuve la información.

También estaba presente Sergio Mayoral.

Me confirmó que sí le conocía.

Según ellos, se presentó allí

para ofrecerse como jefe de Seguridad.

Sí, estábamos al tanto.

Sé que Sofía le conocía de cuando trabajó para su familia.

Sí, eso me dijo,

que le recibió como deferencia por los servicios prestados

a Alejandro Somoza.

Pero también me contó que en cuanto supo sus pretensiones

se negó a contratarle para evitar problemas.

No sé. Puede que haya algo de verdad en todo esto pero no me fío.

Conociendo a Sergio y Sofía, seguro que mienten

y la relación con Cholo Trejo no ha sido tan diplomática.

Sobre todo conociendo el perfil de Cholo.

No parece un hombre que acepte negativas por respuesta.

No creemos que viniese a Madrid

solo por un puesto de jefe de Seguridad.

Nos pusieron en alerta pero no tuvimos tiempo de averiguar

el motivo real de su visita.

No sería de extrañar que su llegada y su muerte

estén vinculadas con el narcotráfico.

Puedo tantear algún contacto en la DEA

para que me informe sobre él antes de irse de Colombia.

Igual se enemistó con alguien y le tocó salir por patas.

Te agradecería que me informaras sobre cualquier novedad

que pueda aclarar algo sobre la muerte de Cholo Trejo.

Y me gustaría mucho resolverlo en nuestra comisaría.

Me pondré con ello enseguida.

Nos vemos ahora en comisaría. Gracias.

La adhesión de hoy es muy importante.

Es tu oportunidad de demostrar tu compromiso contigo

y con el grupo.

-Ya lo sé.

Pero es que Olga me necesita.

Antes me ha escrito un mensaje

y no puedo fallarle.

Me puedo apuntar a la próxima sesión que organices.

-No, la sesión es irrepetible.

He seleccionado a un grupo concreto de personas.

Te has comprometido con ellos.

Si tú fallas, tengo que anular la cita.

-Seguro que podrás encontrar a alguien que me sustituya.

-No te subestimes así.

Ellos te necesitan. No les decepciones.

-¿No podemos cambiarlo de hora?

Es que de verdad que no puedo dejar tirada a Olga.

No puedo.

-¿Te acuerdas de lo que hablamos de las prioridades de la vida

y el compromiso con esta actividad?

-Sí, pero es que Olga está pasando por un momento muy difícil.

Su padre está muy enfermo del corazón

y es que siento que me necesita a su lado.

-Ya, falso altruismo.

¡Qué sobrevalorado está!

-Creemos que ayudamos pero cedemos a chantajes emocionales.

-No, la relación de Olga y mía no es así.

Somos buenas amigas

y nos hemos apoyado siempre en momentos difíciles.

-Pero estás dispuesta a renunciar a algo importante para ti

sin contar que tus necesidades son tan importantes como las suyas.

¿No te das cuenta de que no eres dueña de tu vida?

Renuncias a algo y casi siempre te conviertes

en esclavo de otro.

-Ya, me estás diciendo que tengo que pensar primero en mis intereses

antes que en los de los demás.

Yo pensaba que uno de los principios de tus ejercicios

era precisamente la generosidad.

-Sí, pero sin dejar de ser uno mismo.

Sin renuncias.

-Creo que has renunciado a bastantes cosas por el grupo.

-Pero eso es distinto.

Es porque yo lo he decidido.

He decidido que quiero compartir mis enseñanzas, es mi vida.

A ti te la han impuesto.

Vamos a ver.

A ti te gustaría venir a la sesión de meditación, ¿verdad?

-Pues sí.

-Pero vas a ir con Olga renunciando a algo primordial para ti.

-Sí, pero lo hago para no defraudar a mi amiga.

-Olga estará muy satisfecha por tu renuncia

y tú satisfecha por no hacer lo que quieres hacer.

-Más o menos, sí.

-Ella no está dispuesta a renunciar y tú, sí.

No tenéis una relación de igualdad.

Pati, las amistades falsas son muy dañinas.

(SUSPIRA)

No sé.

Me voy a trabajar.

-Sí que le ha dado fuerte a tu profesor. Se pasa el día aquí.

-Solo se preocupa por mí.

¿Quieres tomar algo?

-No, solo vengo a ver si te acuerdas de que hemos quedado.

Te he mandado un audio y me has dejado en leído.

-Justo lo he leído cuando estaba abriendo

y me has pillado un poquito liada. Pero te iba a contestar.

¿Cómo vas?

-Pues mejor, más animada.

Me ha costado mucho ver a mi padre salir por esa puerta.

-Normal.

¿Cuántos días va a estar fuera? -Solo un par.

-Tía, no te vas a dar ni cuenta.

-Y tengo esos días libres así que, si quieres, hacemos algún plan.

-Bueno, si no lo vemos luego, al salir de la degustación.

Me tengo que ir a clase. ¿Te sabes la dirección o te mando ubicación?

-Olga, es que...

no voy a poder ir a tu degustación.

-¿Cómo?

Pero si te habías comprometido.

-Ya, pero me ha surgido otro asunto y no puedo fallar.

-Pero me lo prometiste. -Ya lo sé pero...

me apetece más lo otro y ya está.

-¿Y qué es eso tan importante que te ha surgido?

-Una sesión de meditación conjunta.

Es muy importante para mí porque me ayuda a relajarme

y concentrarme en los estudios.

Es tan importante como para ti la degustación.

-Ya, pero yo contaba contigo.

Todos mis compañeros estarán rodeados de sus amigos y familiares.

-Lo siento, Olga, no puedo, de verdad.

-No me esperaba esto de ti.

-Has hecho lo que tenías que hacer. No te preocupes.

Pasa, Elías.

Has tardado exactamente dos minutos más de lo que esperaba

en venir a pedirme explicaciones.

Déjese de coñas, comisario. ¿Dónde está Nacha?

Esta mañana he recibido una llamada de arriba.

Han pensado que lo mejor para Nacha es

que todo esto entre en la fase de instrucción,

por eso la han hecho pasar a disposición judicial.

¿Y por qué no me lo ha contado?

Como te dije ayer, mi intención era agotar las 72 horas

para darte tiempo a avanzar en la investigación.

Ya, pero me hubiera gustado acompañarla al juzgado.

Le prometí que iba a encontrar más cosas.

Así lo único que hacen es quitarse el caso de encima

y no dejarnos probar la inocencia de Nacha.

Para probar su inocencia lo mejor que puedes hacer

es conseguir pruebas.

Y también su culpabilidad. Presunción de inocencia, comisario.

Efectivamente.

Aún no hay ninguna prueba sólida que le incrimine.

Pero tampoco tienes a nadie que te impida seguir investigando

así que, Elías, ¡ponte las pilas!

Es que este caso está muy enrarecido desde el principio.

Parece que alguien quiere la cabeza de Nacha.

Yo nunca permitiría que eso sucediera.

Elías, escúchame, por favor:

que este caso haya entrado en fase de instrucción

garantiza los derechos de Nacha.

Quien no la conozca como yo

puede dejarse llevar por el informe preliminar

pero solo habla del móvil de Nacha

para asesinar a un mexicano por venganza

y se utiliza un localizador para probar su premeditación.

Ibarra no se ha dejado llevar por la pasión.

A la espera de los informes forense y de Científica,

el escenario del crimen apunta a Nacha.

¡Que ella no ha sido! ¿Soy el único que lo ve claro o qué?

¡Pues encuentra al verdadero asesino!

Elías, que tú creas en la declaración de tu compañera

no es prueba suficiente para detener la acusación.

El único delito que ha cometido Nacha

es tomar la decisión de seguir a ese Trejo.

Elías, de verdad, soy el primer interesado en creer

en la inocencia de Nacha.

Traerme pruebas de lo que dices es la mejor manera de ayudarla.

Y puedes contar con todos los medios disponibles de esta comisaría.

No se preocupe, comisario, que ya estoy en ello

y pienso trincar al asesino de ese tipejo.

Lo único que le pido es que me mantenga informado.

Lo haré, Elías. Gracias, comisario.

-Gracias por la información, Sebas. Te recompensaré, como siempre.

No, te lo haré llegar en mano.

Demasiadas transferencias pueden levantar sospechas.

Eso es.

Gracias.

Adiós.

Tengo noticias sobre la muerte de Cholo Trejo.

Hay motivos para que te tranquilices.

No lo relacionan con nosotros.

-¿Y por qué vino anoche a vernos el comisario?

Me dejó muy mal cuerpo.

No me gusta que anden por aquí con cualquier excusa.

-La información de mi contacto es fiable, trabaja en los juzgados.

Por lo que dice, el comisario estará ocupado una temporada

en su propia comisaría. -¿Qué quieres decir?

-De momento, la única sospechosa del homicidio de Trejo

es una policía de Distrito Sur, la oficial Nacha Aguirre.

Ha pasado la noche en el calabozo.

Y el comisario ya la tenía entre rejas cuando vino.

Bremón debe estar desesperado

para venir aquí buscando cualquier indicio para exculparla.

-Por lo que me han contado, había indicios suficientes

como para poner a Nacha a disposición judicial.

Pero ella se ha declarado inocente.

-¿Qué ha pasado?

-La han dejado en libertad provisional.

Falta de pruebas.

-Ya me gustaría a mí ver si ese juez

hubiera sido igual de indulgente con cualquier otro ciudadano.

¿Y qué motivos tenía esa chica para matarlo?

-Dos muy bien fundados.

El sicario se llevó por delante las vidas de sus padres.

Una celebración familiar en Cali

que acabó en tragedia por un explosivo.

-No me extraña viniendo de Trejo y de Cali.

En fin, lo siento mucho por ella pero hay que agradecerle

que haya despejado el foco de nuestra empresa.

-Bueno, tampoco hubieran encontrado nada.

Trejo no tenía ninguna relación con nosotros.

-Ese tipo era imprevisible, Sergio.

Nos ha hecho un gran favor.

-La investigación sigue abierta

y si alguno de sus compañeros cree en su versión,

que será la mayoría,

no van a parar hasta encontrar un culpable.

Sé de lo que hablo.

(Puerta)

-Buenos días.

Yo también me alegro de veros.

Si molesto, me voy por donde he venido.

¿Vienes del juzgado? Sí.

-¿Qué noticias hay sobre Nacha? ¡Elías!

Que sea la última vez que entras así en mi despacho.

Perdóneme, pero he visto entrar a la inspectora Ibarra

y pensaba que venía del juzgado e igual traía alguna novedad.

Eso no te da derecho a saltarte las normas o abordar a un superior.

Adelante, Montse.

Aguirre ha tenido mucha suerte con el juez que le ha tocado

A pesar de la oposición de la Fiscalía,

la han dejado en libertad con cargos.

Y supongo que con las medidas cautelares habituales:

retirada del pasaporte, prohibición de salir del país

y personarse en el juzgado semanalmente.

Sí. Bien.

Por lo menos, está en libertad, Elías.

¿Y eso de qué le sirve?

Sigue siendo la única acusada de ese asesinato

y nosotros sabemos que es inocente.

-¿Inocente?

Ni el Ministerio Fiscal ni Asuntos Internos piensan eso.

Todas las pruebas señalan en una dirección y está muy clara.

-Pues yo pienso que estáis todos equivocados

y pienso demostrarlo.

Nacha no ha asesinado a Cholo Trejo.

No se lo tengas en cuenta.

Ya sabes el aprecio que tiene por su compañera.

Me hago cargo.

Debe de ser muy duro

cuando te quitan la venda de los ojos

y descubres que tu compañera no es lo que tú creías.

Bueno,

Ibarra, dejemos actuar a la justicia

y no saquemos conclusiones precipitadas, ¿no?

¿Has perdido el móvil?

Estoy intentando hablar contigo desde ayer.

-No lo he perdido; me quedé sin batería.

-Ya, y no podías cargarlo.

-Se me estropeó el cacharrillo pero ya está solucionado.

-¿Se puede saber dónde has estado?

-¿Que los empleados de esta empresa no pueden salir

ni tener intimidad? Eso no lo leí en mi contrato.

-Déjate de gracias y responde.

-Está bien, confieso.

Me fui de farra.

Me encontré a un novillero, amigo de la época taurina

y me invitó a una fiesta flamenca.

-¿Usted ha estado en alguna? -Sí, pero espero que a otro nivel.

-Explíquele al sieso este cómo son esas fiestas.

Se sabe cuándo empiezan pero ni cuándo ni cómo acaban.

Una vez, con los Habichuelas, en "Graná", tuvimos una...

-Ahórrate las batallitas, Tote.

-¿Qué era eso tan urgente para lo que me queríais localizar?

-Han matado a Cholo Trejo.

-¿De verdad?

No me lo puedo creer.

¿Cuándo?

¿Se sabe quién?

-Ayer.

La Policía lo encontró moribundo en un descampado.

Por lo visto, hubo una pelea y el asesino lo mató de un golpe.

-Cuando nos enteramos,

quisimos localizarte para ver si tenías algo que ver.

-¿Yo? Si ya os he dicho que estuve toda la noche de fiesta.

¿Qué pasa?

¿No me creéis?

Yo siempre he venido diciendo la verdad

y si digo que no tengo nada que ver, es que no lo tengo.

Os lo juro por los clavos del Cachorro, que es lo más sagrado.

-No sé, Tote, no te veo muy afectado.

-¿Por qué iba a estarlo?

Si ese tío solo nos ha tocado las pelotas desde que vino.

Era peligroso, agresivo, a mí no me da ninguna pena.

Supongo que a vosotros, tampoco, ¿no?

-Sabemos qué tipo de hombre era. -Pues ya está.

Su muerte nos viene bien a todos.

Un tío que va jactándose de los asesinatos que ha cometido

"na' más" que iba a traer problemas.

¿Eso es todo? (SOFÍA) Sí. Eso es todo.

Puedes marcharte, Gallardo.

-Espera, Tote.

Me gustaría que te pasaras más tarde por mi despacho.

Hay un tema que me gustaría hablar contigo.

-De acuerdo, allí estaré. Hasta luego.

-¿No lo tienes claro?

-Hay algo que no me cuadra. -¿Crees que ha tenido algo que ver?

-Con Tote nunca sé qué pensar. por eso le he citado para más tarde.

-Quiero estar presente. -No es buena idea.

-¿Por qué? -Conmigo a solas bajará la guardia.

Si está ocultando algo, se lo sacaré.

Confía en mí.

-Ya. ¿Y por qué no te pasas por aquí y lo hablamos?

(NACHA TELÉFONO) Estoy cansada.

Las últimas 24 horas han sido un infierno.

-¿Y qué vas a hacer en casa? ¿Darle vueltas a la cabeza?

(NACHA) Descansar y no dar más explicaciones.

Aquí no hay nadie preguntándome por lo mismo.

-Si quieres me paso y te llevo un cafelito y un pincho de tortilla.

(NACHA) Gracias, pero no.

Ahora solo me apetece dormir y estar un rato a solas.

-Descansa, compañera.

-Nacha, ¿no? Tienes que estar muy preocupado por ella.

-No sabes cuánto.

Es sospechosa de asesinato. Ha pasado la noche en el calabozo

y ahora ha pasado a disposición judicial.

-Pero ya está en casa, ¿no? -Sí, en libertad con cargos.

-Porque no hay pruebas sólidas por parte de la acusación.

-¡Qué pruebas! Nacha no ha asesinado a nadie.

-Hombre, ya lo sé.

-Le acusan del asesinato del sicario que mató a sus padres

en su fiesta de puesta de largo, a los 15 años.

Es el regalito que le dejó el tal Cholo Trejo.

(SUSPIRA) -Pobre Nacha.

No me extraña que reaccionara así.

(SUSURRA) ¡Qué reaccionar! Que Nacha es inocente.

-Ya lo sé. Lo único que digo es que lo encaró.

-Perdóname, esto me tiene muy nervioso.

Me está resultando muy difícil encontrar al verdadero culpable.

El tiempo corre en contra de Nacha

porque ha hecho mal las cosas y se ha metido en un lío.

-Ya está.

-Sí.

-Buenas.

Tú eres Elías Guevara, ¿verdad?

Soy Miguel Flores, hoy empiezo las prácticas en Distrito Sur.

-Enhorabuena, chaval.

-He seguido muchos casos en los que has participado

y tengo referencias tuyas por conocidos.

Te admiro mucho. Es un honor aprender de ti.

-No te creas todo lo que cuentas, que la gente miente más que habla.

Hasta luego.

-¿Siempre es así?

-Siempre es un tanto peculiar pero hoy hay mucho lío aquí.

-¿Y eso por qué?

-Bueno, tranquilo, que todo a su debido tiempo.

Y por Elías, no te preocupes, que es buen compañero, ya lo verás.

Vamos, ven.

-Esta es nuestra sala de meditación. ¿Qué te parece?

-Está superbién.

Transmite un montón de paz.

Ha sido cruzar esa puerta y ya estoy hasta más relajada.

-Eso está bien.

Esa es la energía que necesitamos para meditar.

Descálzate y suelta los brazos.

-¿No esperamos a los demás?

Iba a ser una meditación colectiva.

-No te preocupes. Irán llegando.

Te voy introduciendo la técnica.

-Vale, pero acuérdate que solo tengo una hora.

Oye, ¿y lo de la alineación con Sagitario

no era justo a esta hora del día? -Pati, no te preocupes.

Aquí no necesitamos ninguna preocupación de fuera.

Siéntate.

Concéntrate en el sonido del agua

y siente cómo recorre tu cuerpo,

cómo recorre tus brazos,

cómo recorre tu cabeza,

cómo recorre tu cara,

cómo recorre tu pecho.

Te noto un poco tensa.

Que la energía fluya por todo tu cuerpo,

como gotas de agua, no obstruyas su recorrido.

-Me ha venido Olga a la mente

y estoy agobiada por lo que ha pasado con ella antes.

-Deja tu mente en blanco.

Concéntrate en tu respiración.

(RESPIRA HONDO)

-Las imágenes pasan

pero no te detienes en ninguna.

Déjalas pasar.

Las ves pasar

pero no te detienes en ninguna de ellas.

Visualiza el curso del río.

Eres un río

y fluyes por su cauce

dejando el resto de cosas en la orilla.

Y fluye.

Fluye.

(Música relajante)

(Golpes puerta)

-Aquí estás. Por fin te encuentro.

¿Podemos pasar? Claro, adelante.

Tú debes ser Miguel Flores, ¿no?

Sí, es un honor para mí hacer las prácticas en su comisaría.

Su fama le precede, inspectora jefe Miralles.

(RÍE)

Ella no es la inspectora jefe Miralles.

Es la inspectora Alicia Ocaña.

Simplemente estoy ocupando su despacho para concentrarme mejor.

La inspectora jefe Miralles está fuera unos días

así que yo me voy a ocupar de tus prácticas. Háblame de tú.

Como prefiera, quiero decir, como prefieras,

es que estoy un poco nervioso.

-No te preocupes, que es normal.

Aprovecho para darte oficialmente la bienvenida.

Supongo que entras en el periodo más fructífero de tu formación

y estarás al tanto

de que Distrito Sur no es una plaza fácil.

Ya le he adelantado yo algo, sí.

-Sí, además, me había documentado antes.

Habéis resuelto casos muy mediáticos.

Y sé que el barrio se consideraba uno de los más peligrosos

en los años de la guerra de bandas

pero que poco a poco ha ido bajando el índice de criminalidad.

¡Vaya! Veo que estás muy bien enterado.

Los primeros días te darás cuenta

de la diferencia entre los supuestos y los casos reales.

Si mantienes los ojos abiertos

y obedeces a tu oficial al mando no correrás ningún riesgo.

¿Las prácticas de patrulla también las haré contigo?

(ASIENTE) Y tengo fama de no pasar ni una,

así que te aseguro que explotarás al máximo tus prácticas.

He estado revisando tu expediente; tienes muy buenas calificaciones.

Espero que estés a la altura.

Eso espero. Voy a esforzarme al máximo.

Muy bien, pues no tengo nada más que decirte.

Bueno, sí, una última pregunta:

¿por qué decidiste hacerte policía?

Pues es un placer para mí

pertenecer a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado

y así poder servir y proteger a los ciudadanos.

Eso está muy bien.

Te diré algo parecido a lo que me dijo

la inspectora jefe Miralles cuando llegué aquí.

En unos días te preguntaré lo mismo

y espero que me des una respuesta de verdad,

no de libro.

No te preocupes, que todos hemos cometido el mismo error.

¿Puedes acompañarle por la comisaría?

Así se va familiarizando con las áreas.

Luego te veo, Miguel. Gracias, inspectora.

¿Ese que iba con Espe es el nuevo? (ASIENTE) Miguel Flores.

¿Y qué tal es?

Un pipiolo recién salido de la academia

pero hace un par de años yo también era así.

¿Tú qué tal?

He estado reunido con Fidel hablando sobre la muerte de Cholo Trejo

y su relación con el entorno de la operación Valentina.

¿Alguna novedad? No, de momento, no.

Pero hemos pedido información a la DEA para saber más del sicario.

Iré a Transportes Quintero a hablar con Sergio Mayoral.

No dejo de pensar en el horror que tiene que estar viviendo Nacha.

(Chorrito de agua)

¿Qué tal?

-¡Uf!

Increíble.

Increíble, de verdad, es que...

al principio,

todos los pensamientos pasaban superrápido en mi cabeza

pero, de repente, ha empezado todo a ir mucho más despacio,

no me he quedado atrapada en ninguno, ni en el de Olga.

-¿Cómo te sientes ahora?

-Más ligera.

Como si me hubiera quitado un peso de encima.

-¿Has puesto en orden tu ruido mental?

(ASIENTE) -¿Qué más?

-Relajada.

Como si hubiera recargado pilas

y hubiera estado descansando un montón de tiempo.

-Se te nota.

Tu aura está cargada de luz y energía.

-Ha habido un momento, es un poco raro, pero...

como si mi mente estuviera fuera de mi cuerpo.

No sé, una sensación flipante.

-Cada vez estoy más sorprendido contigo, Pati.

Eres una alumna excepcional.

Hay otros que necesitan meses para alcanzar este nivel.

-Bueno, me esfuerzo por mejorar.

-Estoy muy feliz de guiar a alguien con tu potencial.

Si sigues por esta senda, llegarás muy lejos.

Siempre y cuando quieras. -Sí.

Yo quiero seguir con mi crecimiento interior.

Ahora mismo tengo muchísima más confianza en mí misma.

Y todo es gracias a ti.

-No, Pati.

Es gracias a tu interés y dedicación.

Yo solo soy un guía, quien canaliza todo tu potencial.

La sesión colectiva va a empezar. Tu sesión individual ha terminado.

(Puerta)

-Bueno, pues aquí concluye el tour por nuestra comisaría.

-Muchísimas gracias, Espe, ha sido muy interesante.

-¿Qué ha sido lo que más te ha impresionado?

-¿La verdad?

La Unidad de Familia y Atención a la Mujer.

-¿En serio? -Sí.

Es un área donde no había podido profundizar

y me ha sorprendido los avances que habéis hecho estos meses.

-Estamos muy orgullosos de ello, la verdad.

-¿Me has dicho que la oficial al mando había pedido el traslado?

-Sí, se ha marchado a Valladolid.

Supongo que enviarán a alguien para ocupar su puesto.

-Y, ¿mientras tanto?

-Nosotros no dejamos nunca a nadie desatendido.

Yo sigo con los casos que estaban abiertos.

Siempre he estado a caballo entre Atención al Ciudadano

y la UFAM.

-¿Por qué no te proponen a ti ser responsable?

-¿A mí? (RÍE)

Me gustaría pero mandarán a alguien de un rango superior,

de rango de inspector.

Flores, hoy sí que toca. ¿Qué tal tu primer día?

Todo bien. Gracias, comisario.

Disculpa si ayer te despaché un tanto brusco. Era mal momento.

No se preocupe. La culpa fue mía por venir antes de tiempo.

Eso, al menos, también demuestra interés.

¿Qué? Haciendo el tour por comisaría con Beltrán, ¿no?

Sí, gracias a ella ya estoy preparado para empezar.

Los novatos siempre empezáis con ese empuje.

Y está bien tener ese hambre de calle.

Creo que te ha tocado patrullar con Ocaña, ¿no?

Eso parece. La he conocido hace un rato.

Has tenido mucha suerte. Es muy joven pero muy experimentada.

Puedes aprender mucho de ella. Sí, seguro que sí.

Bueno, me voy a recluir en mi despacho.

Seguid con el tour, ¿eh?

(RÍE) Vamos.

-Comisario, ¿tiene un momento, por favor?

Claro, no te esperaba hoy por aquí. No, solo venía a hablar con usted.

Pasamos y hablamos más tranquilos. No se preocupe, no hace falta.

Solo venía...

a devolverle mi placa.

Pensé que te la habrían pedido antes de Régimen Disciplinario.

Bueno, no te preocupes.

Cuando se solucione todo,

la recuperarás y volverás a tu puesto.

Soy inocente.

Todo se aclarará y la verdad saldrá a la luz.

Espero que la investigación empiece pronto a dar sus frutos.

Y que lo haga cuanto antes.

No me gusta ver a Elías patrullando por ahí solo.

No voy a volver.

La placa se la entrego definitivamente

y también le hago entrega de mi dimisión firmada.

Pero eso ¿por qué? Escucha:

¿Te lo has pensado bien?

No quiero volver.

Lo he pensado muy bien y no puedo.

Es una razón personal, créame, es lo mejor.

Gracias.

(Teléfono)

¿Sí?

Ah, dile que pase.

Llevaba todo el día esperando tu visita.

Aunque pensaba que ibas a venir antes.

Ya sabes que no es plato de buen gusto venir a verte.

Y tienes la mala costumbre de trabajar en sitios que,

pronto o tarde, acaban relacionados con algún asunto turbio.

Yo creo que eres tú la que ve asuntos turbios donde no los hay.

Siempre que vienes a este despacho traes una acusación

y siempre te vas sin nada.

No dirán que es por falta de ganas.

Provocarme no te va a servir de nada.

Supongo que vienes a preguntarme por Cholo Trejo.

¿Qué puedes contarme sobre él?

Poca cosa. Básicamente, lo mismo que le dije ayer al comisario.

Que era un matón que vino a pedirnos trabajo como jefe de seguridad.

Pero se lo negamos.

Todo eso ya lo sé.

Hay una novedad de la que no sé si estás al corriente.

La asesina de Cholo Trejo es tu compañera Nacha Aguirre.

Ha pasado a disposición judicial esta mañana.

¿Y a ti quién te ha dicho que Nacha haya matado a ese sicario?

Un amigo.

Ya sabes que me gusta estar bien informado.

Pues esta vez tu amigo se ha equivocado.

No está nada claro que Nacha sea la autora de ese homicidio.

Yo que tú le pediría a tu amigo que te devuelva

el dinero que te ha costado la información.

Pues si esa policía no es la responsable de la muerte de Trejo

haced vuestro trabajo, que es encontrar al culpable

y dejad que los demás sigamos con el nuestro.

Mi trabajo es venir aquí a preguntarte por Cholo Trejo

y tu obligación es responder la verdad.

Ya te he dicho que le dije lo que sabía al comisario.

Pero sabiendo la fijación que tienes conmigo,

que roza la obsesión,

no me extrañaría que tu verdadera intención fuera colgarme ese muerto.

Limítate a responder y no me hagas perder el tiempo.

¿Cómo te lo tengo que decir? Yo no conocía a ese Cholo.

No había oído hablar de él

hasta que se presentó en el despacho de Sofía.

Ella sí que le conoce.

Eso parece. De cuando trabajó para su marido en Colombia.

Pero lo importante es que Sofía lo rechazó

y no le dio el trabajo.

Ella no quiere tener a gente así en su empresa.

Ya, claro, porque para eso ya estás tú.

¿Me estás comparando con Cholo Trejo?

Hubo un tiempo en el que yo no te parecía tan desagradable.

¿Cómo se tomó la negativa?

¿Os amenazó? ¿Tomó represalias?

No le sentó bien pero no llegó a amenazarnos.

Insinuó que no le faltaban ofertas de trabajo.

¿Os habló de alguna en concreto?

¿Sabes de alguien que quisiera hacerle desaparecer?

Toda la gente a la que haya hecho daño.

Nacha Aguirre, por ejemplo.

¡Deja de acusar a Nacha! Ya te he dicho que no está claro.

Y tú mismo acabas de decir que había mucha gente que le tenía ganas.

Claro.

Y vosotros en vez de centraros en la principal sospechosa

buscáis fantasmas por si hay suerte y le colgáis el muerto a otro.

¿Por qué la Policía actúa así

cuando las cosas no salen como os gusta?

¿Ahora me vas a hablar tú de moral?

La verdad es que tu cinismo es ilimitado.

Te estoy diciendo la verdad.

Tu compañera Elena Ruiz me manipuló y envenenó por venganza.

Y lejos de reconocerme como víctima,

me acosasteis hasta meterme en la cárcel.

Todo con tal de exculpar a una policía.

Ya.

¿Me estás diciendo que ahora eres tú la víctima?

Y lo voy a demostrar.

Entre tú y yo, no voy a volver a la cárcel.

¿Sabes lo que pasa, Sergio?

Que una cosa es lo que quieras y otra distinta, lo que ocurra.

Te aseguro que pagarás por todo lo que has hecho.

Y que no te caiga

algún delito más encima por elegir trabajos tan turbios.

¿Has terminado?

Si quieres encontrar a un pardillo que cargue con esto,

búscalo en otro sitio.

Aquí no hay nadie dispuesto a salvarle el culo a tu compañera.

(Sirenas Policía)

Buenas noches. -Adiós.

-Chica, para un poco, que te va a dar algo.

-Aunque no te lo creas, no estoy nada cansada.

Todo lo contrario, me siento llena de energía.

Es gracias a la meditación.

-Sí, y a las pastillas que te estás tomando

porque tú dirás que son naturales pero yo...

-Estas pastillas son extractos naturales.

Sirven para estimular mi potencial cognitivo.

Pero lo que realmente me ha ayudado son las sesiones con Iago.

Me siento muchísimo más llena de confianza,

una actitud superpositiva.

-María, ¿cómo estás? -Aquí vamos.

-Quería hablar con Pati. -Pues dime.

-Que no he entendido porqué me has dejado antes plantada

y no me quería ir a la cama sin hablarlo contigo.

-¿Qué quieres saber?

-A ver, Pati, para y hablamos.

Que no entiendo porqué me has dejado plantada.

Tú nunca te habías comportado así conmigo. ¿Por qué ahora?

-Bueno, chica, ni que hubiera faltado al día de tu boda.

¿Tan importante era que fuera a la degustación contigo o qué?

-Hombre, es que no es solo una degustación.

Sabes que lo estoy pasando mal con lo de mi padre

y tú siempre me has apoyado.

-Por un día que no haya estado contigo, no pasa nada.

Y me imagino que el plato te habrá salido buenísimo,

todo estaba genial y todo el mundo te lo habrá dicho.

-Pues no, nadie me ha dicho nada.

Al final no me he presentado. No tenía ánimo.

-Muy bien.

Y vienes aquí a echármelo en cara.

Eso es un poco de chantaje emocional igual, ¿eh?

-Pero ¿qué dices?

-Es que no sé qué me parece peor,

que no te hayas presentado

o que vengas a decírmelo para hacerme sentir mal.

Que sepas que no lo vas a conseguir.

No me pienso sentir culpable por no haber ido.

-Pati, para.

Esa no es mi intención. Yo solo quiero resolver las cosas contigo

pero veo que no tienes ni la mínima intención.

-¿Acaso te has parado a pensar por un segundo

en que, a lo mejor, yo tenía otra cosa más importante que hacer

que ir a probar tu plato?

¿Has pensado en mí?

Porque tú crees que el mundo gira a tu alrededor.

Y eso no es así. Yo también tengo una vida.

Sí, tengo mis necesidades y mis prioridades

y me he dado cuenta de que mi prioridad soy yo, no tú.

El tiempo que paso cediendo para que tú estés bien

se ha acabado.

Me voy a centrar en mí, en mi bienestar, me toca.

-No sabía que pensabas que soy tan egoísta

como para ver nuestra amistad de forma interesada.

-Te has pasado un poco, ¿no crees?

-Mira, María, me he dado cuenta de que llevo toda la vida

complaciendo a los demás en vez de pensar en mí

y ya basta.

Me toca centrarme en mí misma,

valorar mis necesidades y quererme un poco más.

-Ya.

Y todo esto ¿te lo está enseñando Iago?

¿Forma parte de la terapia o algo?

-Pues sí, forma parte de la terapia.

Y es lo que hay. Voy a centrarme en mí misma.

Me voy a querer y me voy a valorar más.

-Me parece muy bien. Eso se llama tener confianza en uno mismo

y no es igual que tratar mal a una amiga,

que es lo que tú acabas de hacer.

-¿Me lo parece o estás cerrando el chiringuito más pronto?

-Ha sido un día duro.

-Oye, que con todo este trajín no hemos tenido tiempo de hablar.

Qué fuerte lo del Cholo, ¿no?

¿Tú crees que se lo ha cargado la policía esa?

-No sé, Tote, dímelo tú.

-Yo creo que eso tiene todo el sello de los rusos.

Seguro que le tenían ganas después de cómo acabó con su jefe.

-¿Unos rusos matando a un sicario a pedradas?

A Sofía puede que se la cueles pero a mí, no.

Déjate de teatros, que conmigo no hace falta.

Sé que mataste a Cholo Trejo.

-Te juro que yo no tengo "na" que ver con esa muerte.

-Jura todo lo que quieras, que la mentira sigue sin colar.

He sumado dos y dos y me ha dado cuatro.

-¿Qué insinúas?

-Ayer te llamaron para darte información sobre Cholo Trejo.

Pero la información era tan valiosa que te citaron a las afueras.

-Sí, y llegué allí y el tío me había dado plantón.

Cogí un rebote que te cagas, me encontré a un antiguo colega

y me fui con él de juerga a ver si se me pasaba la mala uva.

-Yo solo sé que me dijiste que la cita era a las afueras,

igual que el sitio donde mataron a Cholo.

Te llamé y no me cogiste el teléfono en todo el día,

como si tuvieras algo que ocultar.

-¿Y qué?

(SONRÍE) -No sé, Tote, que además Cholo te había amenazado.

¿Te parece poco?

Solo tengo que verte la cara para saber que me mientes.

Sé que lo hiciste tú.

-No sé de qué me hablas.

Yo estuve ayer de juerga con mi amigo Quico.

-Muy bien, sigue negándolo pero no me cuentes cuentos.

Yo creía que éramos amigos, Tote.

Te di una oportunidad. Pensaba que estábamos juntos,

sin secretos,

incluso me las he apañado para que Sofía no estuviera aquí.

Esto es algo entre tú y yo pero quiero saber la verdad.

Ya veo que has decidido ir por tu cuenta.

Así nadie gana.

Y lo peor es que así no te puedo ayudar.

-Está bien.

No sigas.

Le maté yo.

Pero porque no tuve más remedio.

Cholo me tendió una trampa para acabar conmigo.

La llamada de soplón la había organizado él

y cuando llegué, me estaba esperando para darme matarile.

-Pero le salió mal.

-Ese no sabía con quién se la jugaba.

Se creía que yo era un pobre diablo y le salió el tiro por la culata.

Oye,

¿tú sabes que Sofía estaba al tanto?

-¿Cómo que Sofía estaba al tanto?

-Cholo me dijo

que Sofía Collantes conocía sus intenciones de acabar conmigo.

¿Seguro que tú no sabías nada? -No.

Tote, ¿cómo iba a saber yo eso? Somos amigos, joder.

-Para que veas la confianza que te tiene esa.

No te das cuenta de que eres un pelele en manos de esa mujer.

Tú te crees muy listo,

pero Sofía lo único que hace es utilizarte.

-Yo también sé jugar a este juego.

Y la partida no ha terminado.

-Oye, Sergio,

esto que quede entre nosotros.

No le vayas a ir con el cuento a Sofía de que yo me lo cargué.

-No pensaba contarle nada.

-Estoy pensando irme una temporada de España,

¿qué te parece?

-No, Tote.

Ese tren ya pasó.

Si te fueras, llamarías la atención de todo el mundo.

Lo mejor es hacer vida normal para evitar levantar sospechas.

-¿Y si la poli descubre que la Nacha esa no lo hizo?

-De momento no tienen nada que la exculpe.

Andan como locos buscando algo,

pero han sido incapaces de encontrar ninguna prueba,

así que no te agobies.

Llegado el momento, lo resolvemos tú y yo.

-Muchas gracias, Sergio.

-Lo importante es que no vuelvas a ocultarme nada ni a mentirme.

-Me alegra que no tuvieras que ver con los planes de Sofía.

Estamos juntos en esto, ¿eh?

Amigos para siempre.

-¿Qué? ¿A ver cómo ha amanecido hoy nuestra amiga?

-Pues sí, me fui con mal cuerpo a casa,

por eso he venido, para hablarlo con ella.

-Se pasó tres pueblos contigo.

Igual estoy exagerando pero...

es por Pati.

Creo que se está metiendo en una secta.

-¿En una secta?

-No sé, igual ese no es el nombre pero yo qué sé,

un gurú o un "coach" o yo qué sé.

-Cuéntame eso del gurú, que me interesa.

-Debes prepararte para el rechazo de los que te rodean.

Tu vida está cambiando.

Estás creciendo y fortaleciéndote,

y eso impone a la gente que te conoce.

-Que prefieren hacerme la zancadilla antes de acompañarme.

-Exacto.

Pero tú no te prives de la energía que has descubierto.

Al que no te quiera acompañar,

al que te impida avanzar, debes dejarlo atrás.

(TELÉFONO ELÍAS) Te he enviado un mail

con una dirección de Internet. Échale un vistazo.

-Vale, le echo un vistazo y en cuanto tenga algo, te digo.

He hablado con los compañeros de Marbella y me han confirmado

que esto no tiene nada que ver con la mafia rusa.

¿Y qué pasa de la relación de Cholo con Construcciones SZ?

Es otro callejón sin salida.

Pues nos estamos quedando sin calles por las que poder ir.

Hay algo que se nos escapa.

(NACHA TELÉFONO) No pienso ir a comisaría.

-No hace falta que nos veamos en comisaría

si quieres nos vemos en la Parra o donde tú quieras, por favor.

(NACHA) ¿A qué hora sales?

-A las diez. (NACHA) A esa hora, en la Parra.

No digas nada por ahí. No me quiero encontrar con nadie.

-Entendido, compañera. Hasta luego.

-Los mexicanos ya tienen listo el primer envío.

-¿Y de qué cantidad estamos hablando?

-Una tonelada de cocaína. -Una tonela...

La muerte de Cholo Trejo está muy reciente

Puede que la Policía nos vigile.

-Tú dirás.

-Pues que no puedo trabajar, necesito que me des el día.

-¿Estás bien? -Sí, estoy bien.

Pero tengo que hacer una cosa y solo puedo hacerla hoy.

-Me podías haber avisado con un poco más de tiempo.

-Bueno, hoy es el día que menos curro hay,

tampoco es que te esté haciendo un roto.

Además, ya he perdido la cuenta de los días libres que me debes.

-El trabajo es necesario y bueno para el espíritu

pero es una parte de la vida, no puede ocupar todo nuestro tiempo.

Si no, no crecemos personalmente.

-Exacto, es que es justo lo que yo pienso.

¡Qué fuerte!

Parece que le pones voz

a ideas y pensamientos que yo tenía pero que soy incapaz de expresar.

-¿Tú crees que debo llamar a Max?

-Hombre, pues no sé porque...

Max es capaz de venir de Barcelona y liarla bien gorda.

A lo mejor no es la manera de llevar el asunto.

-¿Dentro de dos semanas?

Vamos a ver, Sebas, ¿eso está confirmado?

Ya sé que lo ha dicho la secretaria judicial

pero ¿ella lo sabe seguro?

Todos quejándose de lo lenta que va la justicia

y a mí me adelantan el juicio.

¿Cómo preparo una defensa en dos semanas?

Yo no vuelvo a la cárcel ni de coña.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 393

Servir y proteger - Capítulo 393

22 nov 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 393" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 393"
Programas completos (411)
Clips

Los últimos 1.541 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Diny de Pool

    Me gusta mucho esta serie , las locaciones, vestuario, escenografía y por supuesto los actores son excelentes, pero últimamente han descuidado el hilo de la trama, así como, la psicología de algunos personajes, por ej.: Ibarra una mujer que lleva desde hace tanto su puesto con eficacia y rigurosidad quiere llevar a disposición judicial a "Nacha" sin llevar a cabo ni tres horas de investigación, a su vez al sicario le parten el cráneo por detras y como es que "Nacha" , haciéndole rcp, se mancha de sangre las manos. Un sicario que es casi el superman de los matones no se va a dar cuenta que le dejan caer un artefacto en el bolsillo delantero, sera que no tiene peso, etc.

    25 nov 2018