www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4074378
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 39 - ver ahora
Transcripción completa

para cada tarjeta y aun así no le localizaríamos.

Alicia, me has hecho quedar como un inepto.

No sabes cómo se ha reído Salva en mi cara por tu culpa.

¿Qué tiene que ver él?

Porque tú te vas colgando medallitas y yo voy a ser

la risa del Distrito dos.

Te voy a proponer que impartas una charla en la ONG.

¿Yo? ¿Una charla? A inmigrantes recién llegados.

Les asesoramos sobre temas legales.

Oye, ¿sigues en la conferencia? "No, ya estoy en casa."

"¿Con Sergio?" No pienso darte explicaciones

de mi vida privada. Así que si no te importa,

¿podemos volver a lo que estábamos hablando?

Creo que te estabas disculpando. No tengo que disculparme.

Muy bien, pues todo claro entonces.

Este chico, ¿Rober Batista?

(AMBAS) Roberto Batista.

-Dicen que es superbueno en defensa personal.

-Sí. Va superliado y no sé si podrá y si querrá.

-Ya bueno, pero tú díselo, que no se pierde nada por intentarlo.

-No me puedo creer que a ti te guste Rober.

(SISEA) -Dilo un poquito más alto que no te han escuchado todavía.

-Pues mira, si me dejas voy y lo cuento.

Que era broma, Paty.

-Pero ¿qué te pasa, tía, por qué no quieres salir conmigo?

¿Por qué? Estoy dispuesto a que me acompañes a comprarme ropa.

-¡Jairo, que no salgo contigo porque estoy enamorada de otro!

-Lola se ha ofrecido para ser el cebo.

Tranquilo, comisario, le dije que no.

-Qué situación más incómoda. -No sé con qué cara lo voy a mirar.

Si vienes, le atiendes tú, por favor.

-Sí, sí.

-Imagino que te diste cuenta de que en muchas cosas soy un bicho raro.

-Cada uno tenemos nuestras rarezas.

-Y la mía es que pienso en el trabajo 24 horas al día.

No puedo tener una relación seria con nadie.

-¿Has hackeado mi IP?

-En una investigación encontré tu nombre en la "deep web".

-Martín, creo que ya te hemos contado bastante.

Creo que es hora de que tú nos des explicaciones, ¿no?

-Me hice pasar por un cliente para obtener información.

Soy periodista, no sé, ¿os acordáis?

-Estoy contigo en que tenemos que informar a Bremón de todo esto,

pero creo que Martín debería saberlo por nosotras.

Además, fue el quién descubrió la agencia de turismo sexual.

Se lo debemos.

-Lo que he averiguado es que uno de los posibles clientes

es en realidad el cabecilla de la red.

-Que el director es como una pantalla.

-Y eso no es lo más gordo.

Yo creo que Carreño invita a sus amigos empresarios

a estos... viajecitos asquerosos de placer,

para luego amenazarles con sacar esa información a la luz,

o sea, que les está extorsionando.

-Ahora puedo mirar al futuro sin ataduras.

La deuda que tenía con él ya está saldada.

Tendrá que buscarse a otro para sus chanchullos.

-Debería escucharme. -¿Por qué tendría que hacerlo?

-Gracias a mis consejos

no le pillaron en el desvío de dinero.

Fui yo y no Marcelino quien detectó el error.

-¿Qué quieres, Sergio? -Ofrecerle mis servicios.

-Fuera de mi despacho.

Es un número oculto, a ver.

(Música emocionante)

(Suena el teléfono)

(SUSPIRA)

Podría ser importante.

Era jefatura. No paran de llamar preguntando si hay avances.

Pero ¿cómo vamos a avanzar si no nos dejan trabajar en paz?

Debería avisar a sus superiores. La investigación pasó a otro nivel.

Tenemos que empezar desde atrás, volver al principio.

¿Cómo desde el principio?

Ya no hablamos de un delito sexual, sino de un asesinato.

Tenemos que revisar la documentación con otros ojos, más que nunca hay que

poner especial atención en posibles agresiones violentas

que se nos hayan podido escapar, incluso en asesinatos no resueltos.

No me puedo creer que estemos peor que al principio.

Hace 10 años, cuando había otro comisario aquí,

Miralles y Guevara ya pasaron por esto

y me prometí que no me ocurriría y me ha ocurrido.

A mí la verdad es que me dan igual sus propósitos.

Lo que quiero es atrapar a este depredador sexual.

¿Y piensas que yo quiero otra cosa?

(Llaman a la puerta)

Miralles, ¿no tenías la mañana libre?

Sí, pero mira lo que he recibido.

"No me atraparás nunca."

Osorio.

¿Crees que puede tratarse de una broma?

No sé. Yo también lo había pensado, pero no sé.

La verdad es que encaja con el narcisismo de nuestro agresor.

El hombre al que perseguimos evolucionó. Nos envía un mensaje.

Está respondiendo. ¿Respondiendo a qué?

Al artículo.

Con aquel artículo abrimos una vía de comunicación con él.

El asesinato fue su primera respuesta,

esta la segunda y habrá más.

¿Y por qué le escribe a Miralles?

Ese artículo dejaba bien claro que el responsable de la investigación

eras tú.

Quizás sabe que Miralles intentó cazarle en el pasado.

Reconociendo a Miralles como su alter ego nos está enviando

un dato vital.

Eso confirmaría que es el mismo de hace 10 años.

Exacto. Algo es algo.

Pero antes de conjeturar el mensaje, tendría que estar ya en manos

de Laura Escalada, ¿no te parece? Ya la he puesto sobre aviso.

(Suena el teléfono)

Bremón, ¿dígame?

¿Qué? Eso digo yo, ¿qué?

¿Te has caído de la cama o qué? ¿Has visto la hora que es?

Tengo cosas que hacer.

¿Y tanto te costaba hacer un poco más de café?

Chaval, que estás "empanao". ¿Qué haces, tío?

¿Qué te pasa? Estás como ido.

Como si no supiera yo lo que te pasa.

Pienso en cosas del curro. Nos entran dos camiones de Holanda

y no sé dónde vamos a meter todo.

¿Ahora llevas la logística de Transportes Quintero?

Venga, que no soy tonto y encima soy policía.

Bueno vale, que no he pegado ojo en toda la noche por Paty, ¿contento?

Eso ya me gusta más, ¿ves? Es que es muy fuerte, hermano.

Que te digan que no le interesas porque está enamorada de otro.

Por lo menos fue clara contigo. Un detallazo, estoy agradecidísimo.

Quiero decir que fue al grano. Al grano no, a la yugular.

Te podría haber tenido dos meses dándote vueltas y dándote largas.

Por lo menos la chica ha sido clara y no ha ido a dos bandas.

Por lo menos ya sé lo que tengo que hacer.

Olvidarte de ella es lo que tienes que hacer.

No, olvidarme de ella no. Averiguar quién es el desgraciado ese.

Yo también tengo olfato policial, ¿o no soy un Batista?

Pues los Batistas no es que estemos cotizados en temas sentimentales.

¿Y eso? Ayer la volví a liar otra vez.

Pero si cuando te dejé hablando por teléfono todo iba como la seda.

¿Qué has hecho? Empezamos a hablar de buen rollo,

y de repente escuché al abogado pijo al que tú le dices tonto.

Y ya me lie a decirle cosas en plan machito hasta que me colgó.

Debería pedirle disculpas,

pero a estas alturas no sé si servirá.

Es el panadero. ¿Quién?

El "desgraciao" del que está colado Paty.

El otro día estaban los dos ahí haciendo risitas,

porque como es simpática le entran todos los babosos.

Me piro.

Suerte con tus investigaciones, inspector Batista.

¿O es el de los frutos secos del mercado?

-María, ¿los bocadillos?

-¿Qué bocadillos? -Los bocadillos de tortilla.

-Ay, perdona, que hoy tengo la cabeza en otro sitio.

-Ya, ¿puede ser en una comisaría?

María, ¿qué ocurre? ¿Sigues preocupada por lo del beso?

Debes hablarlo con él. -Que ya lo he hablado.

Me ha rechazado de pleno. -¿Cómo? No me lo puedo creer.

Si yo misma he visto cómo saltan chispas entre vosotros dos.

Lo habrás malinterpretado. -Pues no lo creo. Fue bastante claro.

Me dijo que tiene una profesión muy absorbente y que no tiene tiempo

para relaciones. Ahora, eso sí, todo con muy buenas palabras.

Hasta me dijo que el beso le pareció agradable.

-Hombre, eso es bueno, ¿no? -Pues no lo sé.

A mí eso me sonó a excusa, vamos, que me lo decía para no herirme.

-Ya, si se le ve que está obsesionado con encontrar al violador.

Pero vamos, que no todo en la vida es trabajo, ¿no?

¿Qué ocurre, María? -Oye, ¿y si tuve yo la culpa?

-¿Cómo va a ser tuya? -Sí, mujer, por lanzarme tan pronto.

A lo mejor lo asusté. -Que no, que no digas tonterías.

Lo que pasa es que las circunstancias mandan.

Mira, piénsalo. Él va a estar aquí por poco tiempo

y cuando termine el caso se irá.

Yo creo que se está protegiendo de una historia complicada.

Tú deberías hacer lo mismo. -Ya, pero yo no soy así.

Yo no puedo ser tan fría ni calcularlo todo.

Yo si siento algo por alguien lo siento y ya está.

-A ver, que eso está muy bien, pero no sé.

Deberías protegerte tú también y pasar página.

-Como si eso fuera tan fácil. -Eres una mujer guapa, joven,

inteligente y con carácter. Levantas un dedo y te salen hombres

como Osorio de debajo de las piedras.

-Hay muchas cosas de mí que tú no sabes, Salima.

Como, por ejemplo, que solo he estado enamorada de un hombre

en toda mi vida. -Ya.

¿Solo uno?

¿Y qué pasó? -Que me casé con él.

Destrozó mi vida por completo y destruyó todo lo que yo era.

Hasta la idea que tenía del amor. Todo.

-María, me puedes contar lo que quieras.

Ya, cariño, pero no quiero hablar de eso, ni ahora ni nunca.

Solo te lo digo para que me entiendas,

que desde que pasé ese infierno, solo me he vuelto a ilusionar ahora,

con Miguel. Por eso me cuesta tanto dejarlo ir, ¿me entiendes?

-Anda, ven aquí.

Buenos días. ¡Rober! ¿Qué te pongo?

Ponme un cortadito para llevar, a ver si me espabilo.

Marchando.

-Hola, Rober.

¿Qué pasa? Qué energía por la mañana.

Bueno, mejor así, ¿no? O ¿qué preferirías,

que fuera una chica calladita y apagada?

No te sé decir, porque a mí me cuesta un triunfo levantarme.

¿Hablaste con Nacha de lo de las clases de defensa personal?

Claro, empiezo esta tarde. ¿En serio? ¿Esta tarde?

Qué guay, ¿no?

¿Y a qué clase vas? ¿A la de antes? La de antes es un rollo, está llena

de marujas, pero la nuestra mola un montón. Te lo pasarás superbién.

Adonde me digan iré, de verdad.

Que me voy que tengo prisa. Venga, ¿te lo apunto?

Sí, por favor. Hasta luego, Rober.

-Hola, Olga.

Ya sé que es muy pronto, pero es que quería contarte una cosa

y no podía esperar.

Tenemos nuevo profe de defensa personal.

Vale, te doy una pista. Es simpático, está como un tren

y cuando sonríe se le ponen los ojos chinitos.

Bueno, tía, yo qué sé. Creía que era importante, ¿vale?

Vale, venga. Luego nos vemos. Hasta luego, chao.

-El mensaje fue enviado desde un móvil con tarjeta prepago.

He rastrado la línea y pertenece a Farak Huajid, una paquistaní.

-¿Pakistaní? ¿Qué tiene que ver en esto?

-Nada, falleció en 2013,

pero para todo hay un mercado negro.

Entonces entiendo que si me mandara más mensaje podríamos localizarlo.

Si el tío es tan listo como pensamos, habrá comprado más tarjetas como esa.

Podría escribir su autobiografía utilizando un mensaje

para cada tarjeta y aun así no le localizaríamos.

Pero vamos, lo vamos a seguir intentando.

Vale, vale.

Gracias, Laura. De nada.

-Inspectora Miralles. -Martín.

-Inspector. -Recuerda que esta tarde tenemos

una cita en el despacho del comisario, ¿verdad?

-Claro, ¿cómo podría olvidarlo?

-Hola. -Gracias, Claudio.

-El tal Osorio será un genio investigando y todo lo que quieras,

pero cada vez que me cruzo con él me recorre un escalofrío.

-No eres el único.

Y para ser un genio tampoco se está luciendo mucho con el caso.

-Bueno, pero no todo van a ser malas noticias, ¿verdad?

-¿Qué pasa? Se te ve muy contento.

-Es que lo estoy y por dos buenísimas razones.

Vamos a ver.

Tengo una nueva fuente, una verdaderamente fiable

que me ha confirmado lo que sospechaba del empresario Carreño.

Él es el auténtico dueño de la agencia, él es el organizador,

el beneficiario. Es el máximo responsable

de una agencia de turismo sexual de menores,

y desde hace años. -Muy bien.

¿Y la segunda? -La segunda...

es que tengo su teléfono...

privado, así que ahora

dime que puedes sacar tu varita mágica, hacer algo de magia

y grabar todas las conversaciones de este cerdo.

-Poder puedo, esto es muy fácil,

pero no voy a grabar nada sin una orden judicial.

Llegados a este punto, debo comunicárselo a mis jefes,

porque tú tienes tu reportaje, pero nosotros tenemos un caso.

-Tienes razón, tienes razón.

Todos contentos.

-¿Cómo no voy a entender que las familias estén asustadas?

Si tuviera una hija, ya hace semanas que la habría sacado de aquí.

-Pero no todos tienen sus recursos. Dicho esto con todo respeto.

-Lo sé, Alfonso. Por eso tomo nota de lo que me estás pidiendo.

Sabes que para mí lo más importante es el bienestar del barrio.

Iré personalmente a hablar con el comisario Bremón.

-Estoy seguro de que a usted le escuchará. El barrio le necesita.

Muchas gracias. -No tiene que darlas, hombre.

Sabes que me siento orgulloso de haber empezado desde la nada

y ni oculto ni me olvido de donde vengo.

Para mí, este barrio y sus vecinos sois lo más importante.

¿De acuerdo? Bien.

Diles que haré todo lo que está en mi mano y que por supuesto

me voy a reunir con ellos, claro que sí.

Eso sí, una cosa muy importante. Diles que hasta que nos reunamos

no hagan ninguna tontería, por favor.

Estos asuntos son muy delicados y se van fácilmente de las manos.

-Lo sé. -Dale recuerdos a tu mujer.

-De su parte. -Hasta luego.

¿Se puede saber qué te pasa? Llevas toda la mañana con la cara larga.

Ven aquí, anda.

¿Hay algún problema con lo que ha llegado desde Holanda?

-No, en el trabajo todo bien. Son cosas de chicas, jefe.

-Cosas de chicas. Eso no es un problema, hombre.

Mira, siéntate.

El señor que se acaba de ir es un representante de la asociación

de vecinos del barrio y ha venido a contarme que hay un serio problema.

-¿Y qué problema hay en el barrio?

-Las familias que tienen hijas jóvenes

están asustadas con todo ese asunto

del violador. Como la policía no lo atrapen pronto,

se les va a empezar a ir la cabeza, y eso sí que es serio.

-Ya. -Lo tuyo no es un problema, hombre.

Lo tuyo es la vida. ¿Sabes lo que me dijo una vez un amigo?

Ni la mejor de las mujeres se merece dos días de luto.

-Con todo el respeto, eso sería un amigo suyo rico

que podía cambiar de coche y de novia como de camisa.

-Era un compañero de celda.

-Guau.

¿Y le sirvió de algo el consejo? -En absoluto.

(RÍE) Anda, venga, tira y sigue descargando camiones

o lo que estuvieses haciendo.

Por cierto, con lo que te he dicho. Ten las orejas bien abiertas.

-Descuida, gracias.

Al final va a resultar que Martín es más útil de lo que pensábamos.

¿Quién nos iba a decir que colaboraría con la policía?

Bueno, es el deber de todo ciudadano.

-Gracias. -Hola, cuánta gente.

Adelante, Martín. Ya me han puesto al día.

Ah.

-El juez ha aceptado pinchar el teléfono de Ramón Carreño.

-Hemos conseguido mucha información gracias al hackeo de su correo

y aplicaciones sincronizadas,

pero por ahora no podemos utilizarlo.

-Ahora lo que sabemos es que Carreño espera la llamada de alguien

al que no conoce personalmente, Armando Ponseti.

-Sí, consejero delegado de una farmacéutica, Ceromet.

Viene desde Roma a Madrid y habló con Carreño para solicitar

ciertos servicios, ya me entiendes. -Y ¿qué se supone que hay que hacer?

¿Esperamos a que el llame? Nos adelantaremos y serás Ponseti.

Un momento, ¿qué queréis? ¿Que me haga pasar por él?

Venga, no te hagas el digno. Seguro que mentiras más grandes soltaste.

Pero, comisario, que no es por eso.

Es que me preocupa no ser suficientemente convincente.

¿Qué pasa si me descubre? Se irá al traste todo.

-Necesitamos que le tires de la lengua.

Nosotras no podemos inducirle a que cometa un delito, pero si lo haces tú

nosotras solo pincharíamos una conversación entre un periodista

y él. -Claro.

No, no, vale, lo entiendo,

pero... -Nadie mejor conoce esa agencia.

Llevas meses investigándole, tienes que ser tú, Martín.

Venga, sonríe, Martín. Claro.

Piensa en el Pulitzer. Ja, ja.

¿Cómo era? Armando Ponseti.

-Cuando estés listo pulsa llamada.

-A esta invito yo. -Gracias.

¿Sabe? Cuando me destinaron a esta comisaría

pensaba que iba a durar poco tiempo, apenas unas horas, pero, la verdad,

me he ido acostumbrando a este barrio y me gusta.

-Pues a mí me gustaría que te mandaran a otro destino.

-Eso significaría que habríamos cazado

a ese cabrón y el caso estaría cerrado.

-Por supuesto.

Y estoy seguro de que usted y Miralles hace 10 años también

tenían muchas ganas de atraparle, ¿verdad?

-Has revisado esos informes 20 veces, sabes lo que

nos esforzamos, ¿de verdad también vas a criticar nuestro trabajo?

-Por supuesto que no, Elías. Basta de hostilidades.

Gracias al buen trabajo policial de aquella época hoy podemos entender

mejor al violador, su manera de actuar, cómo decide.

-Bueno, no creo que te hayas sentado ahí para hacerme la pelota.

Así que háblame claro. -Está bien.

Necesito un hombre de mi confianza. Alguien que me ayude a tender

un puente entre el violador del pasado y el asesino del presente.

-Pues no sé en qué puedo ayudarte. Esos datos están en los informes.

Necesito un equipo de mi confianza. Alguien que me ayude cuando Bremón

mira y cuando no mira. Alguien con valentía y determinación.

-¿Y qué pasa con Miralles? Ella tiene todos esos datos y más.

De hecho, fue ella la que dirigió esa investigación.

-Miralles hizo un gran trabajo, pero está demasiado implicada.

Sé que usted la aprecia mucho y precisamente por eso creo que

debemos protegerla de todo esto. Mire.

Estoy trazando un nuevo plan

para acotar todavía más la zona de búsqueda,

así como el perfil psicológico del agresor.

Además, sé que la trampa del cebo va a funcionar.

Pero necesito a alguien fuerte, que me ayude por si Bremón pone trabas.

-¿Me estás diciendo que me consideras un buen policía?

-Por supuesto, por eso le quiero a mi lado.

-Y a Miralles no. -Solo a usted, Guevara.

¿Eso es un sí o un no?

-Reconozco que tiene más dotes de convicción que pensaba,

pero conmigo no funcionan, yo no soy un novato como Nacha.

Me quedan muy pocas líneas rojas y una lleva el nombre de Miralles.

Sería capaz de dar mi vida por no traicionarla.

-Lamento que no hayamos llegado a un entendimiento.

-Yo sí le he entendido. Perfectamente.

Gracias por el zumo.

(HOMBRE) "¿Hola?"

-(CON ACENTO ITALIANO) ¿Ramón Carreño?

"Io sono il avocado Armando Ponseti".

-"¿Ponseti? Tenía apuntado otro número."

-"Ma sì, perché io maneggio vario.

Questo telefono è para asunti molto, molto personale".

A veces me "faccio" un lio.

-"Sí, te entiendo perfectamente, a mí me pasa lo mismo.

Encantado de saludarte, Armando.

Tú y yo tenemos que hablar de negocios, ¿no?"

-"Ma sì", de negocios y "piacere", amigo.

¿Podemos vernos? -"Por supuesto.

Déjame echarle un ojo a mi agenda de la semana que viene."

-"Ma la settimana che viene non è buona. Ti chiamo perché

oggi io faccio escala in Madrid".

-"Creía que no vendrías hasta dentro de unos días."

-Tuve que adelantar un "viaggio". "Per favore", ¿podemos vernos hoy?

-"Hoy imposible, tenía otra cita programada."

-"Per favore", Ramón.

"¿Non posso facerme" un hueco?

"Io sono molto interessato" en esa agencia tuya.

Las chicas, "ragazze di Cuba".

Cubanitas.

"Io credo che sono molto giovane, verità? Molto giovane".

-"Los italianos sois muy apasionados, pero, Armando, debes comprender que

hay cosas que no comento por teléfono."

-"Capito, capito".

-"Intuyo que vamos a entendernos muy bien en persona.

Tú espera a que te contacten. Disculpa, tengo que colgar."

-¡Ramón, Ramón! "Per favore".

Joder, qué manera de cagarla. Lo siento, no he podido sacarle nada.

-No, sí que le has sacado algo. Sabemos que tiene una cita en Madrid.

He mirado el registro de sus últimas búsquedas en el mapa

y la última localización ha sido Café Piaggia, será ahí la cita.

-¿Nos da tiempo a poner allí micrófonos?

-Sí.

-¿Comisario?

Adelante.

-Creo que tienes que terminar lo que empezaste, Martín.

-¿Qué me estáis diciendo? ¿Que queréis que os acompañe?

-Quizás necesitamos que hagas otra llamada como Ponseti.

Piensa en tu trabajo.

Serás el primero en tener una foto del tipo si le atrapamos.

Un buen arranque de artículo no sirve de nada sin...

el brillante colofón final.

Buenos días, comisario.

Buenos días. Pase, Fernando. Gracias.

Aunque, la verdad, no podré dedicarle mucho tiempo.

Estamos desbordados con el asunto del agresor sexual.

Precisamente por eso vine a verle.

¿Viene a presentar una denuncia o a dar algún dato relevante?

No. Me temo que no.

Me gustaría saber si se da cuenta de que el asunto del violador

está transcendiendo ya las paredes de esta comisaría.

¿Que si me doy cuenta de que transciende?

Estoy en el punto de mira de la jefatura,

del concejal de distrito, de la prensa y de medio país.

Y de los vecinos.

Por supuesto.

Los vecinos para mí son lo más importante.

Siento mucho decírselo, pero no lo parece.

Las familias de ese barrio empiezan a estar preocupadas

por la falta de resultados de su comisaría.

Escuche.

Compartimos toda la información que podemos, lógicamente,

con los medios de comunicación.

La policía colabora impartiendo cursos de defensa personal.

Estoy haciendo todo lo que puedo para que se sientan seguros. Créame.

Si eso fuese así...

la asociación de vecinos del barrio hubiera acudido a usted y no a mí.

Le escucho.

Me ha visitado un representante de la asociación

pidiendo que me implique activamente en la autodefensa del barrio.

¿Qué quiere decir?

Que se están organizando, Bremón.

Se está llegando a hablar de formar patrullas ciudadanas.

¿Un somatén?

Lo impediré rotundamente.

No es la primera ni la última vez que se hace algo así.

La policía suele hacer la vista gorda, incluso colabora.

Lo sé. Conozco casos concretos, como el de Italia,

pero aquí la cosa es muy distinta. Créame.

Por lo que dice, ¿no le parece bien?

Me parece el caos.

Grupos de civiles patrullando por su cuenta propia.

Sin legitimidad, control o instrucciones de algún tipo.

Es una bomba. Póngase en su lugar, comisario.

Son sus hijas, hermanas y mujeres las que están en peligro.

Si no se sienten defendidos, actuarán.

Exacto.

Ahí está el problema. Siempre sucede lo mismo.

La patrulla, de pronto ve a un sospechoso,

le dan el alto, le gritan.

El sospechoso sale corriendo, ¿por qué?

Porque ve a una turba enfurecida de gente con palos que van hacia él.

Cuando le alcanzan,

alguien decide que es el culpable.

¿Por qué lo decide? Porque ha huido.

El resto imagíneselo usted.

Eso no tiene que ocurrir aquí.

Le advierto una cosa.

Si organiza somatén, aténgase a las consecuencias.

No me gusta que me amenacen. A mí tampoco.

Escuche, por favor. Si quiere colaborar con la policía,

intente disuadir a los vecinos utilizando su influencia.

Explíqueles que utilizamos todos los medios,

que hay un grupo de profesionales trabajando en el caso,

que hemos traído al mejor experto en delitos sexuales.

Dígame una cosa, comisario. Por favor, sea sincero.

¿Me puede prometer...

garantizar que dentro de muy poco van a detener al violador?

¿Sí o no?

Entonces, yo tampoco puedo prometerle nada con los vecinos.

Que tenga buen día, comisario.

-¿No deberían haber venido ya?

-No. Saldrán cuando tengan que salir.

-¿Y si Carreño se ha olido algo con la llamada?

-No habría venido a la reunión.

-No me perdonaría haberla cagado justo ahora.

Con lo que me costó llegar hasta aquí.

-No la has cagado.

Gracias a ti tenemos a este cerdo y su grupo de explotadores.

Gracias a ti. No lo olvides.

-Vaya, vaya.

La policía del Distrito Sur elogiando mi trabajo.

Esto sí que es una exclusiva.

(Suena un móvil)

¿Sí, comisario?

Estamos a la espera de tenerle enfrente,

pero todavía no ha salido.

No se preocupe. Le mantendremos informado.

Gracias.

-Qué manera de controlar.

-Es su trabajo.

-Además, al comisario le gusta mucho estar encima de ti.

No, no, quiero decir que...

se preocupa por la UFAM y tu labor.

-El comisario se preocupa de la labor de todos los agentes por igual.

-Claro, Lola.

¡Lola, es él! Es él.

-Tranquilo. Hay que esperar la llamada de Laura.

-Vale.

-"K-20 para Laura."

-Sí, aquí K-20. Dime que funcionaron todos los micros del café.

-"Afirmativo. Lo tenemos." Diez menciones de la agencia

Pruebas de tratas de humanos. Explotación sexual de menores."

Laura, tengo al objetivo. Dime, ¿procedo o no?

-"A por él."

-¡Tranquila! -Tranquilito tú. Policía nacional.

¿Ramón Carreño? -¿Qué quiere?

-Queda detenido por explotación de menores.

(RÍE) -¿Qué dice? Vamos a ver...

¿Qué le pasa? No entiendo nada.

-No se preocupe. Lo entenderá mañana cuando lo lea en los medios.

¡Ah!

(CON ACENTO ITALIANO) Y saludos del abogado Ponseti.

(RÍE)

-Tiene derecho a solicitar un abogado,

a no declarar en su contra.

Vamos.

-Parece que tu jefe está bien jodido.

Igual tú te puedes librar del marrón.

Yo podría ayudarte.

Trabajo para un medio de comunicación importante, ¿sabes?

¿Por qué no tomamos un café y me cuentas todo?

-Meteremos a Carreño un par de días en el calabozo, a ver si se ablanda

y confiesa cabos sueltos.

Cante o no, tenemos de sobra para meterle en la cárcel.

A él y a una decena de personas que pedían servicios de la agencia.

Estupendo.

Si me dais una lista con los nombres,

aceleraré los trámites con el juez.

No podemos arriesgarnos a que se corra la voz y...

se pongan a destruir las pruebas.

Además de Carreño, tenemos a su hombre de paja.

Al director de la agencia. Confesó que solo acataba sus órdenes.

Da nombres como para llenar una guía telefónica.

-Cruzando todas las fuentes,

en unas horas tengo la lista completa y contrastada de clientes.

Todos esos nombres implicados...

¿son tan escandalosos como el de Carreño?

Hay nombres en esta lista que llenarán las tertulias semanas.

Ramos.

Escalada.

Enhorabuena.

Habéis conseguido resolver este caso con mucha diligencia y discreción.

Después de todo lo que pasó, este distrito necesitaba un éxito.

Y vosotras me lo habéis facilitado.

(CARRASPEA)

Tranquilo, Martín, que no me olvido de ti.

Hombre, eso espero. Yo también me he jugado el tipo.

-Sí, hacer de italiano por teléfono es arriesgarse mucho.

-No me refería a eso.

-La información que nos facilitaste fue muy importante, Martín.

La verdad es que me cuesta...

Me cuesta mucho creer que tengas esa vena de periodista serio.

Y, conociéndote como te conozco,

me extraña que todavía no hayas pedido algo a cambio.

Hombre...

En realidad, sí que tenía una pequeña petición.

Me gustaría que esto no se difundiera a la prensa hasta mañana.

Así podría publicar la noticia en primicia.

¿Es mucho pedir? -Prometimos ayudarle en eso.

En ese caso, tendré que aguantarme las ganas hasta mañana.

Además, por esta vez, te lo has ganado.

Ahora, si me disculpáis, tengo cosas que hacer.

Gracias, comisario. Luego vengo a verle para el asunto de Osorio.

Claudia.

Vente a mi despacho cuando quieras.

Es para contarte una cosa de Quintero.

Me gustaría atajar un problema que tenemos de raíz.

Gracias, María.

Espera, creo que te has equivocado. No quería una tila.

No, pero te hace falta.

Créeme, que tengo un sexto sentido.

Además, últimamente por el barrio todos necesitan una tila calentica.

Bueno...

Pues te lo agradezco.

¿Por qué todo el mundo necesita una tila calentica?

¿Qué te voy a contar yo a ti?

Con el tema del violador, están todos de un agitado...

Ya.

Como es el bar de la policía, todos vienen a contarme los chismes.

Ya sabes. Ya.

Como si fueras la portavoz, ¿no? A ver...

Supongo que no dirán nada bonito de nosotros.

Mujer, últimamente no, la verdad.

Pero vamos, ya sabes cómo es esto.

Cuando le tengáis entre rejas,

volvéis a ser los héroes del barrio.

-Buenas noches, María. -Buenas noches.

-Claudia. Creí que ya no venías.

Perdona.

¿Nos sentamos un momento? Sí.

A ver.

¿Qué es eso tan importante que tienes que contarme?

¿Por qué no lo dijiste en comisaría?

Últimamente allí las paredes oyen.

¿Qué pasa?

Osorio.

No sé qué se trae entre manos, pero...

Me ha querido liar para que forme parte de su séquito.

A ver, ¿eso cómo es?

Quiere un policía con dos cojones, como yo, para su equipo.

Un equipo aparte de Bremón y de mí. Ahí me ha sacado de mis casillas.

Dice que hay que retirarte del caso porque estás demasiado implicada.

¿Y si tiene razón?

¡No digas tonterías, Claudia! ¿Qué razón?

A ver, Elías...

¿Cómo crees que me sienta recibir en mi propio teléfono

los mensajes del criminal que estuvo a punto de abusar de mi hija?

Del tipo que está arruinando la vida a familias.

Claro que estoy implicada.

Eso no quita el excelente trabajo que haces.

¿Sí? Sí.

¿Por qué está en la calle?

Le perseguimos y fracasamos.

Después de diez años, las cosas están aún peor.

Le toca intentarlo a Osorio.

Tiene derecho a hacerlo a su manera. Pero todo tiene su límite.

No puede... Da igual.

Me da igual, Elías.

Me dan igual sus métodos,

sus trucos, su ética profesional. Me da lo mismo.

Quiero que ese hijo de perra esté en la cárcel.

¿Entiendes?

Colaboro con él si quieres.

Me da lo mismo. ¡Qué dices!

Que sí. Me da igual. No.

Pero, por Dios, que alguien lo encarcele, que lo pillen.

Mira.

María me dijo que, cuando esto acabe,

seremos los héroes del barrio.

¿Sabes qué pienso yo?

Que no merecemos ese nombre.

Gracias, compañero.

Gracias, como siempre.

Gracias por contarme lo de Osorio.

¿Qué?

¿Te pongo a ti otra tila? Hoy son gratis.

-Pues sí. La verdad es que me hace falta.

-Venga.

-Qué manera de dar la clase.

Qué manera de moverse.

Qué movimientos más depurados, más técnicos...

Qué manera de explicar.

Qué pasada de clase.

Estoy flipando, en serio.

-Pues qué quieres que te diga, pero prefiero a Nacha.

Me siento como más cómoda con ella.

-¿Qué dices? Es justo al contrario.

Lo guay es que nos entrene un hombre, que son los que nos suelen atacar.

Nacha es buena profesora, pero lo de Rober

no tiene nombre.

-Lo tuyo sí que no tiene nombre.

Porque Rober sabe que eres hija del jefe del gimnasio,

si no te hubiera largado de clase.

Todo el rato interrumpiendo.

-¿De qué vas?

Rober es un profesional.

Sabe que no eran interrupciones, eran dudas que tenía.

-Sí. ¿Tenías que preguntar dudas cada dos segundos?

No era una clase de astrofísica.

"Rober, ¿Tiro así bien la patada?". -¡Para!

Vale. Igual me he pasado un poquito.

Pero creo que Rober va a valorar mi interés.

Va a ver que soy responsable, que me preocupo por mi seguridad.

Que soy espabilada.

-No sé qué conclusión habrá sacado él,

pero los de la clase estábamos hasta el gorro.

Si sigues así te quedarás sin alumnos.

A ver si es verdad y os vais todos y nos dejáis a los dos solitos.

Que me dé clases particulares.

Bueno.

Has visto la atracción sexual, ¿no?

-¿Qué atracción? ¿Qué dices, Paty?

-La atracción que hubo entre nosotros cuando me ha cogido entre sus brazos.

Tú no sabes cómo me apretaba. Me quedaría así todo el día.

Y él también, que se le veía supercómodo.

-Lo hizo con todas las voluntarias.

Lo ha hecho hasta con Tránsito, que tiene 70 años.

-Olga, por favor, no seas tan envidiosa.

Entre nosotros había algo especial.

Algo flotaba en el ambiente. Te lo juro. Lo he sentido.

-Sí, yo también. Una energía cósmica.

-Eres idiota. -Anda, venga, que tienes que cerrar.

Y me voy a descansar, descansa tú también.

-No te preocupes, soñaré con quien tú ya sabes.

-Anda, mira quién viene. A ver cómo le explicas la energía cósmica.

-Paty.

Menos mal que no has cerrado.

-Estoy a punto.

Cuando termine la clase de spinning, recojo las taquillas y me voy.

¿Qué pasa?

-Necesito que hablemos tranquilamente.

¿Te importa si te espero fuera y tomamos algo?

-Jairo, llevo todo el día currando, estoy supercansada

y, de verdad, no me apetece volver a lo mismo.

No insistas más, en serio.

-Es que no me voy a quedar tranquilo. Me conozco.

Solo necesito que me digas un nombre. Ya está.

-¿Un nombre?

-Sí, un nombre.

El nombre del chico que te gusta. Dime quién es.

-Jairo, ¿eso a ti qué más te da?

Pareces un crío, vale ya.

Ya te he dicho que estoy muy cansada y tengo mucho curro.

-¿No será una excusa?

-(SUSPIRA)

¡Jairo, o te apartas o no respondo!

Esto empieza a parecer acoso,

y en clase me han enseñado unos rodillazos...

-Si es una excusa.

Si es que no te apetece tener novio.

O si te pasa algo fuerte conmigo y te cuesta admitirlo.

Dímelo y ya está.

¿Qué dices, "tarao"?

Dejémoslo en que no eres mi tipo, ¿vale? Ya está.

-No soy tu tipo. -No.

-Es que no soy tu tipo y ya está.

Que no soy tu tipo.

No soy tu tipo. No soy tu tipo.

Seguro que ahora sí soy tu tipo.

A que ahora soy tu tipo.

-¡Ya estamos otra vez con la tontería de la altura!

Deja de hacer el tonto. Baja de ahí.

Baja. Escúchame.

-Te escucho.

-Eres un poco bruto, pero...

Me caes muy bien, de verdad.

Sé que te encantaría pensar que es una excusa, pero no es así.

Tengo otra persona en la cabeza y no me para de dar vueltas.

Estoy muy enamorada y no pienso parar hasta conseguirle.

-Va totalmente en serio, ¿no?

-Sí. Va totalmente en serio.

Así que te tengo que pedir que, por favor,

no insistas más, ¿vale?

Podemos seguir siendo amigos como antes, pero...

Pero no quiero que esperes más de mí.

-Entonces, ¿qué más te da decirme quién es?

Dime quién es.

Si es Charlie, dime que es Charlie.

Es Charlie, el profesor de spinning.

O dime si es el pijo ese que viene lunes y miércoles. Perdón.

Dime que no es el hijo del panadero.

-No, no es ninguno de esos.

Pero, por favor, deja ya de insistir. No tienes nada que hacer.

-¿No tengo nada que hacer?

Algo tendré que hacer.

Si no soy tu tipo, algo podré hacer para serlo.

Haría lo que sea por ti.

¿No te das cuenta?

Dime una cosa que tenga que no tenga yo. Sea quien sea.

-Él es más hombre, más maduro y...

y más adulto que tú.

Es...

es otra persona, Jairo. Es lo único que te puedo decir.

Que no eres tú.

Creo que lo mejor para nosotros es que...

que te olvides de una vez de mí.

En el gimnasio hay un montón de chicas.

Seguro que alguna te habrá echado el echó el ojo.

-Seguro que sí. -Claro.

(Llaman a la puerta)

Comisario.

¿Has visto esto?

"Distrito Sur, es hora de defendernos".

Es un blog llamando a la unidad frente a la amenaza del violador.

A espaldas de la policía.

Sí. Quieren organizar patrullas vecinales.

Le ofrecieron a Fernando Quintero que lleve la voz cantante.

Si Quintero acepta, la cosa se podría complicar.

He oído hablar de Quintero.

Estuvo en la cárcel, ¿verdad?

Sí, pero hace ya bastante tiempo.

Ahora es un hombre de negocios.

Una especie de mecenas del barrio.

No me fío de esos tipos que intentan lavar su imagen

a base de donativos y gestos de cara a la galería.

¿Quién lo iba a decir?

Guevara y tú tenéis algo en común.

Él también le odia.

¿Y usted?

Bueno...

Digamos que yo soy políticamente correcto.

Como todo lo que hace, Bremón.

Tenemos que pararle los pies antes de que cometan una locura.

Había pensado que tú, como inspector jefe que lleva el caso,

podrías hacerle una visita.

Yo no soy tan políticamente correcto en las visitas.

Por eso he decidido que vayas mañana con Miralles. Ya está avisada.

Tampoco es que sea muy diplomática.

Seguro que entre los dos podéis ser muy convincentes con Quintero.

(Llaman a la puerta)

Adelante.

Comisario. Pase.

Inspector.

Tenemos al hombre del momento.

Creo que me he perdido algo.

¿Qué pasa, hermanito?

¿Qué te pasa? He preparado pollo al ajillo.

Me la trae floja el pollo. Voy a dormir.

Relájate. Si sirve de consuelo, yo también tuve un día malo.

Siéntate y hablamos de nuestros problemas con mujeres.

¿Tanto se me nota? Pero vamos.

Eres mi hermano, cuando te veo el careto, sé lo que te pasa.

Bueno, vale.

Pero empieza tú.

¿Hablaste con la pija o te rajaste?

Al final no hablé con ella.

Tampoco creo que sirviera de mucho.

Creo que le ha dado otra oportunidad a Sergio.

Todas las tías son iguales.

Tontean con los malos, se quedan con los buenos.

La Paty igual.

¿Tú qué tal con tu investigación?

La Paty no suelta prenda.

Le hice un tercer grado impecable. Si me ve tu superiora,

te quito el puesto. Así te lo digo. ¿Nada? ¿Ni una pequeña pista?

Morralla.

Lo único que dice es que está "mu pillá".

Que quiere luchar porque estén juntos.

Es lo único que dice, hermano. Que no es un niñato.

Que es un tío más mayor, más maduro.

Me tienes que echar un cable.

¡Rober!

Luego dices de mí, pero te quedas "empanao".

¡Te estoy hablando!

¿El qué, perdona? Tío, perdona.

Digo que me tienes que ayudar a encontrar al tío ese.

Pero ¿qué tío? No me entero.

Encontrar al que me quiere quitar a Paty.

Bajo un momento a comprar unas birras o algo, y ahora subo y lo hablamos.

Oye, eso huele rico.

Gracias a Martín hemos desmantelado una red

de turismo sexual con menores.

No había oído nada.

-Claro, no ha oído nada porque es una exclusiva.

No queremos levantar la liebre hasta que lo publique mañana.

Hizo un exhaustivo trabajo de investigación

y se lo merece, ¿verdad?

Muchas gracias, comisario.

De todas formas, tanto Laura como la oficial Ramos

fueron determinantes en el éxito de la operación.

Tienes razón.

Pero la exclusiva es lo mínimo que podíamos hacer.

Espero que sepas lo que te haces.

Mi trabajo.

Además, intentaré dejar claro las cosas a esas patrullas vecinales.

Martín. Tome asiento, por favor.

-¡Cómo no!

Bueno...

-Vaya, vaya, vaya.

Así que, ¿es usted un periodista de verdad?

-Eso parece.

Aunque si a usted le incomoda, puedo aparcar mi vena periodística.

¿No?

Iré al grano.

Esto para mí es un compromiso.

¿Verdad?

Una entrevista institucional, así que...

Si hay alguna pregunta que no quiere que le haga...

pues...

-Al contrario. Me gustaría que me hiciese una pregunta concreta.

Creo que los vecinos necesitan escucharla.

-¿Y es...?

-Quiero que me pregunte directamente si voy a cazar al violador.

-¿Eso no se lo han preguntado ya suficientemente sus superiores?

Pero en fin...

Inspector Osorio,

¿va usted a cazar al violador?

-¿Sigues dándole vueltas al ramo de flores?

¿Quién llevaría a la tumba de mi madre un ramo de gerberas?

No sé por qué me obsesiono tanto.

Bueno, si necesitas cualquier cosa, llámame, ¿vale?

Gracias.

Te dejé vía libre con Alicia y fuiste incapaz de aprovecharte.

La has tratado fatal.

Tan mal que ahora no quiere saber nada de ti.

¿O todavía no te diste cuenta de eso?

-Tengo que pedirte un favor personal muy importante.

Si no quieres o no puedes hacerlo, lo entenderé.

-Sabe que puede contar conmigo para lo que sea.

Alicia, lo siento mucho. Me porté como un estúpido.

Lo reconoces. Estaba cabreado y la pagué contigo.

Lo siento.

Se aceptan tus disculpas.

Pero no veo que nada cambie.

Rober, como bien has dicho, no podemos rebobinar.

Te comportaste como un machito egoísta

y quedó claro que no te importo.

¡Buenos días, Marcelino! ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

-Hola, buenos días.

Pues aquí vamos tirando.

¿Qué se te ofrece?

-Pues verás, me gustaría hablar de un asuntillo contigo, pero...

a solas, si es posible.

-Sergio, ¿nos disculpas, por favor?

-Sí, claro. Cualquier cosa que necesite, ya sabe dónde estoy.

-Cierra la puerta, por favor.

-¡Anda, Rober! ¡Qué casualidad!

¿Te importa si me siento aquí?

Justo me terminaba el café y me iba. Perfecto.

Te acompaño hasta que termines.

No sé por qué te coges estas confianzas conmigo.

El agresor nos ha enseñado sus cartas, Miralles.

Sabe que hace diez años también investigaste las agresiones.

Lo que nos permite deducir que se trata de la misma persona.

Muy bien. Pero ¿qué pretende con los mensajes?

Quiere protagonismo.

Voy a cazar al violador.

El objetivo de esa entrevista es provocarle

para que salga de su escondite lo antes posible.

Quizá esta misma noche.

Esta noche hay cebo.

¿Crees que Nacha está preparada?

Perfectamente. Es la mejor para esto.

Ahora que estamos solos se lo voy a preguntar por última vez.

¿Seguro que quiere hacerlo?

-Claro que sí.

-Más ahora que ese malnacido mató a esa chica.

-Por eso se lo digo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 39

Servir y proteger - Capítulo 39

21 jun 2017

Miralles informa a Bemón y a Osorio sobre le mensaje que le ha enviado el violador. Con la información que les ha proporcionado Martín, Laura y Lola preparan un operativo para atrapar al cabecilla de la red de viajes sexuales.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 39" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 39"

Los últimos 313 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 61 Completo 53:55 92% pasado viernes
    Capítulo 61 pasado viernes Miralles parece dispuesta a apretar el gatillo contra Ibarra. Alicia interroga a Quintero en la comisaría. Rober llega con una fatídica noticia. Bremón monta en cólera por la injustifi...
  • Nuevo Capítulo 60 Completo 50:52 90% pasado jueves
    Capítulo 60 pasado jueves Juan, desde su zulo, da instrucciones a Miralles. La inspectora está dispuesta a todo para salvar a su hija. Tras la tensión vivida con el arresto de Óscar, Salima recibe un inesperado ultim&...
  • Nuevo Capítulo 59 Completo 50:25 91% pasado miércoles
    Capítulo 59 pasado miércoles La policía, con Miralles a la cabeza, empieza la caza de Juan Abascal. La vida de Olga está en juego. Alicia y Rober descubren que el doctor Alba les mintió sobre Quintero. Salima lleva a cab...
  • Nuevo Capítulo 58 Completo 53:16 89% pasado martes
    Capítulo 58 pasado martes Miralles recibe un mechón de pelo de Olga. La situación es desesperada. Alicia y Rober descubren nuevos datos sobre el doctor Alba. Lola y Espe explican a Salima que para atrapar a Óscar es n...
  • Nuevo Capítulo 57 Completo 52:24 91% pasado lunes
    Capítulo 57 pasado lunes Gracias a Paty, Miralles y Antonio descubren que Olga ha sido secuestrada. Da comienzo un operativo especial para encontrar al responsable. Salima sigue el plan para llevar a Óscar a la cárcel. Ibar...
  • Capítulo 56 Completo 53:02 88% 14 jul 2017
    Capítulo 56 14 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 55 Completo 53:08 89% 13 jul 2017
    Capítulo 55 13 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 54 Completo 52:30 90% 12 jul 2017
    Capítulo 54 12 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 53 Completo 53:34 89% 11 jul 2017
    Capítulo 53 11 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 52 Completo 52:54 88% 10 jul 2017
    Capítulo 52 10 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 51 Completo 52:06 80% 07 jul 2017
    Capítulo 51 07 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 50 Completo 51:44 87% 06 jul 2017
    Capítulo 50 06 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 49 Completo 52:44 87% 05 jul 2017
    Capítulo 49 05 jul 2017 Martín Díez recibe una llamada del violador. Bremón permite el registro de Transportes Quintero. Alicia encuentra algo que le conmociona. Salima no sabe qué hacer ante el chantaje de &...
  • Capítulo 48 Completo 51:44 85% 04 jul 2017
    Capítulo 48 04 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 47 Completo 52:37 82% 03 jul 2017
    Capítulo 47 03 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. Positron

    Tenéis que tener cuidado con los cargos y las divisas.hay una cagada permanente que no diré pero no se corresponde con el cargo que se dice y las divisas que lleva.

    22 jun 2017