www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4071260
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 37 - ver ahora
Transcripción completa

ni con la cena ni con el paseo en moto.

Una policía en minifalda, en román paladino, un cebo.

Estoy intentando que reaccione de forma visceral.

Es inconcebible.

¿Quieres saber cómo cacé a todos esos monstruos?

Gracias a los sacrificios de mi equipo.

-¿Quién te ha dicho que yo ya no patrullo con Nacha?

¿De dónde has sacado esa idea?

-Anoche la vi entrar en el hotel donde se aloja Osorio.

-¿Estás segura? -Sí, del todo.

-Estoy harta de que ese cerdo violador ande fuera.

-Yo también estoy harto.

-Y haré lo necesario para cogerlo.

-Todos deseamos cogerlo, pero no a cualquier precio.

Voy a hacer lo posible para joderte ese plan. Eso haré.

Te exigí que abortaras el plan

y te has saltado mis órdenes a la torera.

Ya que se empeñan en despreciar una y otra vez mis métodos,

a partir de ahora será mejor que se las apañen sin mí.

Cóbrame otro menú, anda, que le invito a comer al pájaro.

Espera, tengo que pasarme por el taller a por la moto.

Nos vemos luego en casa, gracias. Sí, sí.

Dos hermanos como el día y la noche,

no se parecen, pero se llevan estupendamente.

Y a oficial de policía ha llegado, a ver dónde llega el otro.

-A partir de ahora tu zona de trabajo está únicamente en el muelle

de carga y descarga. No quiero verte por las oficinas, ¿está claro?

Largo.

¿Has terminado de trabajar? ¿Por?

Porque tenemos una cena pendiente y me tocaba invitar.

He quedado con Silvia. Es una jueza con la que,

en fin, hemos empezado a salir juntos.

-No voy a seguir ayudándote a blanquear dinero.

Eso se acabó. Tendrá que buscarse a otro para sus chanchullos.

-He dimitido.

-La verdad es que ha sido una suerte conocerte, eres un hombre especial.

-A mí también me ha encantado conocerte, María.

Dime, Elías.

Vale, vale. ¿Qué ha pasado?

Ha vuelto a actuar y ahora ha ido mucho más lejos.

(Música emocionante)

Es jovencísima.

Mientras terminan, voy a ir comprobando

el DNI de la víctima.

Que sea rápido, así podemos avisar a la familia

cuanto antes. Vale.

Sé que es demasiado pronto, pero quiero saber tu opinión.

¿Crees que el autor de esto es nuestro hombre?

Misma zona, mismo tipo de víctima. El análisis preliminar determina que

ha habido abusos, solo que esta vez ha llegado muy lejos.

Guevara está convencido de ello. ¿Tenemos algo que lo confirme?

Hemos hablado con los trabajadores de la zona y nadie ha visto nada.

Ya.

El escenario del crimen limpio de pruebas. Tampoco encontraremos

ningún rastro biológico, como nos tiene acostumbrados este cabrón.

Es su respuesta a nuestra provocación.

El artículo que escribió Martín sirvió para alimentar al monstruo.

Supongo que ese periodista no sabía que terminaría de forma tan macabra.

Por desgracia, el plan de Osorio para provocarle ha funcionado.

Y de la peor manera posible.

Cuando esté el informe de Científica lo quiero en mi despacho.

Ah, y los resultados de la autopsia. Vale.

Procura que esto no llegue a la prensa todavía.

Hasta que tengamos más datos, ¿de acuerdo?

Hemos jugado con fuego y nos hemos quemado.

¿Y ahora me dices que controle a la prensa?

Deberíamos haberlo pensado antes, ¿no?

Miralles, no es el momento de reproches, ¿no te parece?

¿Has hablado con Jefatura?

Todavía no, pero supongo que no tardarán en llamarme.

(Suena un móvil)

Mira, si antes lo digo.

Dime, Félix. Sí, te escucho.

Buenos días, María. -Hola, corazón.

Tenemos que hacer bocadillos como para un regimiento

que vendrán con mucho hambre. Este mes tenemos más albañiles

por metro cuadrado que policías.

-No lo dirás por hoy. Menudo dispositivo hay montado

en el callejón. ¿Sabes qué ha pasado?

-No, he visto el revuelo desde lejos, pero no sé.

-¿Tendrá algo que ver con el violador?

-Por Dios, espero que no haya vuelto a actuar.

Se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo.

-A lo mejor tanto jaleo es porque lo han detenido.

-No creo que sea por eso, pero ojalá que hayan detenido a ese desgraciado.

-Cuando aparezca Osorio le sonsacas información.

Seguro que a ti te cuenta todo y habéis cogido mucha confianza,

seguro que te informa bien.

-No sé de dónde te sacas eso.

No me cuenta nada que no pueda contar.

-Eres la única con la que cruza más de tres palabras.

Con los demás es hola y adiós.

Además, se nota que hay filin entre vosotros dos.

No sé. Hay que ver lo rarito que es ese hombre, la verdad.

-¿Qué filin ni qué filin? Anda, déjame que no estoy para esas cosas.

Además, de rarito nada. Es un hombre misterioso, inteligente.

Ahora que se va no me importa reconocerlo.

Sabes que se va del barrio, ¿no? -No.

Pero ¿cómo que se va? ¿Por qué?

-Por lo visto Bremón y Miralles le hacían la vida imposible.

No le dejaban trabajar a gusto y ha tenido que renunciar.

-No sé. A mí la inspectora y el comisario me parecen que saben

muy bien lo que hacen.

-Sí, pero dice Miguel que utilizan métodos muy desfasados.

No podía trabajar a su manera y se va harto de no hacer las cosas

como a él le gusta.

-¿Y cuándo se va?

-Hoy mismo. Me dijo que pasaría a despedirse.

-¿A despedirse? Eso quiere decir algo.

María, pídele el teléfono y no dejes que se te escape.

Así podéis quedar de vez en cuando. Nunca se sabe lo que pueda pasar.

-No creo que Miguel quiera seguir en contacto con una persona que

está todo el día detrás de la barra. -No digas tonterías, María.

Eres una mujer atractiva, inteligente y muy buena persona.

Todos lo saben y Miguel también.

Además, ahora eres toda una señora propietaria.

-¿Y eso qué tendrá que ver, chiquilla?

-Eres un partidazo, ¿dónde va a encontrar a alguien mejor?

-Muchas gracias por subirme la moral, pero yo sé que lo mío con Miguel

es imposible. La verdad, me da mucha pena, porque hacía tiempo que

no me ilusionaba con nadie y este hombre, yo que sé.

Reconozco que me hacía tilín.

-Mira, por fin lo reconoces abiertamente.

A ver, ¿cómo era? "Déjate de filin que eso no es para mí".

Anda que te ha costado reconocerlo. -Pues para lo que me sirve...

Ahora que se va ya no hay nada que hacer.

-María, tienes que intentarlo.

Cuando conocí a Eugenio

lo último que pensé es que sería mi pareja.

También puede pasar contigo y Miguel.

-No es lo mismo, Salima. Miguel y yo somos personas muy diferentes.

Yo sé que eso es imposible. No quiero hacerme ilusiones.

Que no, no tengo yo ya edad para ponerme en evidencia.

-Pero ¿qué entenderá el amor de edad? Se nota que le gustas y mucho.

Además, yo he visto la forma en que te mira.

-¿Qué forma ni qué forma? Salima, de verdad, no seas lianta.

-¿Qué más te da? Inténtalo, si no pierdes nada.

-Que no, que no me líes. Ya está.

Miguel se va y es un tren que ya ha pasado.

Anda, ayúdame.

(LLORA) ¿Y tú cómo vas con Eugenio? Se os ve bien, ¿no?

Parece que sois muy felices.

-Pues sí, ahora que lo conozco mejor no sé cómo pude dudar

de que pudiera hacerle daño a alguien, la verdad.

-Porque a veces las apariencias engañan.

-María.

Pero no llores.

Que Osorio vendrá de vez en cuando por aquí a verte y a probar

tu pisto riquísimo.

-Que no lloro por eso, mujer. No lloro por que se vaya.

-¿Entonces?

-¿Pues no ves que me he pasado cortando cebolla?

Venga, vamos a hacer los bocadillos, que no se hacen solos.

¿Qué?

Acabo de comprobar los datos de la tarjeta de residencia

que llevaba la víctima. Ileana Dimitriu, 19 años, rumana.

¿Vivía en el barrio? Sí.

Desde hace cuatro años. Vivía con sus tíos. Los hemos localizado.

Elías va a informarles. No, habla con Elías, prefiero ir yo.

Prefiero ser yo la que dé la cara.

No teníamos suficientes pesadillas con las agresiones sexuales

y ahora esto. Esto es insoportable.

Claudia, quiero que cuentes conmigo para todo lo que necesites.

Estaré disponible las 24 horas. Pero tú ya tienes muchos casos.

Vale, de todas maneras te lo agradezco.

Me vendrá bien una visión nueva del caso.

Tú no estuviste hace 10 años en la investigación, así que

creo que será mejor hacer una reunión con todos los efectivos,

¿vale? Vamos a ponernos a ello. De acuerdo.

No corras demasiado organizando equipos.

¿Por qué dices eso? Que yo sepa, desde que renunció Osorio

yo he vuelto a estar al mando de la investigación.

En Jefatura no piensan lo mismo. ¿Qué quiere decir eso?

No es el momento ni el lugar para hablar de eso.

Cuando termines te espero en mi despacho.

Sí, sí.

Más malas noticias. Eso me temo.

Avisa a Elías y de todas maneras que la gente esté atenta.

Hola, gracias.

-Buenos días, preciosa. -Pero ¿qué haces aquí tan pronto?

-Ponerme en forma para llevarte en brazos.

-Pues yo no me voy a ninguna parte y menos en tus brazos.

-Oye, ¿por qué eres así? Por un día que me sigas el rollo no pasa nada.

-Y a ti, ¿qué te pasa? Estás muy raro, ¿estás bien?

-No entiendo por qué tienes que ser tan borde conmigo.

Parezco un apestado.

-Pero no te lo tomes así. Si siempre nos relacionamos así, ¿no?

-¿Nos relacionamos así? -Sí.

-No te veo relacionarte así con nadie más.

-Jairo, que nos conocemos, va.

¿Desde cuándo te ha importado que sea borde contigo?

Si esto es así, tú no paras de insistir y yo de darte cortes.

¿Qué te pasa? ¿Estás bien? -Son cosas del trabajo.

-Pensaba que te iba muy bien, ¿no?

-Me va bien, pero mi jefe me pide mucho

y hay cosas por las que no paso. -Ya.

-Es lo que tiene ser la mano derecha del jefe.

-Bueno, las cosas ahora no están para ponerse exigente.

Tener trabajo ahora es, vamos, como si te tocara la lotería.

-Pues ya tengo algo a mi favor, ¿no? Por cierto, detallazo. Gracias.

-¡Quita! -Joder.

-¡Tío!

No me lo puedo creer. Lo que has liado, colega.

-Si has sido tú la que has tirado mi café.

-¿Tu café? Pero si es el café de mi padre.

De verdad, mira que eres patoso. Limpia esto.

-Ya está, ya está. Perdón.

Lo siento. -Anda, déjalo. Trae.

Trae, que lo pongo a lavar con las toallas.

Si total, también ha sido mi culpa.

-Ha sido mía. Ni te he preguntado si era para mí.

-Anda, que tampoco es para tanto. No te pongas así.

Trae. -Joder.

-Y anímate que acaba de empezar el día y ya estás rayado.

-¿Pues sabes cómo sería una buena forma de terminarlo?

-¿Cómo? -Pero muy buena.

-A ver. -Que te vengas a cenar conmigo.

-Gracias, pero no.

-Te doy el paseo en moto que tenemos pendiente.

-Bueno, ya veremos.

Pero no te hagas ilusiones

ni con la cena ni con el paseo en moto.

-¿Por qué no, mujer? Si de ilusiones vive el hombre.

-Cuanto más tardes en asumirlo, mayor será el chasco que te llevarás.

-¿Qué chasco?

-A ver, que no quiero nada contigo, que te lo he dicho millones de veces.

Podemos ser amigos, pero ya está.

-Vale, muy bien, ya lo he pillado. -A ver si es verdad.

-Cariño.

Dile a Jairo que no se machaque tanto con las pesas

que tiene muy mala cara. -Si no ha sido por las pesas.

Está de bajón porque le he parado los pies otra vez.

-¿No habrá intentado aprovecharse?

-No, no. Si Jairo siempre está tirándome los trastos,

pero en plan bien, en plan guay. -Ya.

¿Y por qué le has tenido que parar los pies?

-Porque se está haciendo ilusiones y no tiene nada que hacer.

-Ese moscón nunca me gustó para ti, ya lo sabes.

-Si no es mal chico y es mono.

-¿Cómo? Si me has dicho que no te gusta.

-No, no me gusta como novio.

-Eso es lo que quiero, que le hables bien clarito.

¿Esto no serán churros? -Churritos para mi papi, sí.

-Me has leído el pensamiento. -Pero ¡no te los lleves todos!

Qué morro.

A ver.

-María, Osorio.

Tienes que pedirle el número. No le dejes escapar.

-No me seas cansina, sabré yo lo que tengo que hacer.

Venga, corre.

Buenos días.

-Gracias, María.

-¿Qué tal has dormido hoy? -Muy bien.

Después de tanta tensión acumulada hoy se me han pegado las sábanas.

-De verdad, qué lástima que te tengas que ir.

-Yo tampoco quería irme de esta manera, pero no me gusta

estar donde no se me aprecia.

-Hombre, Miguel, aquí sí que se te quiere.

Vamos, que aquí en el barrio la gente tenía mucha confianza

de que tú resolvieras el caso que nos tiene en vilo.

-Y esa era mi intención, pero en esta comisaría me han puesto

demasiados palos en las ruedas

y no puedo permitirme el lujo de perder el tiempo negociando

métodos que están más que contrastados.

-Entonces, ¿te vas así sin más?

-No, sin más no, María.

Me voy muy agradecido por la comida y el trato recibido en La Parra,

por parte de Salima y especialmente de ti.

-Buenos días, comisario. ¿Le pongo un café?

No, gracias, María. Solo he venido a hablar con él un momento.

Muy bien, les dejo.

Te he llamado al móvil varias veces. No estoy de servicio.

Quería hablar contigo.

¿Ha venido a asegurarse de que voy a desaparecer o es un sentimental

y quiere despedirse de mí?

Ni lo uno ni lo otro. Vuelves a estar al frente.

Ayer les dejé claro cuáles eran mis razones para irme

y no pienso echarme atrás.

Acabo de hablar con jefatura, quieren que vuelvas.

¿Por qué? ¿Ha pasado algo que yo no sepa?

El agresor ha vuelto a actuar esta madrugada.

Sí y esta vez ha ido más lejos.

¿La ha matado? ¿Cómo lo sabes?

Era el último paso que le quedaba por dar.

Imaginaba que sería algo grave para que viniera a buscarme.

Ten mucho cuidado, Osorio. Te quiero centrado al máximo.

No me gustaría que sufrieras ataques de vanidad.

¿Está hablando por experiencia propia?

He citado a todos los mandos y agentes para una reunión.

Deberías hablar con ellos y explicarle tus intenciones.

Antes de nada quiero garantías de que ni usted ni Miralles

van a torpedear mis métodos. Quiero hacer las cosas a mi manera

sin que se me cuestione cada dos por tres.

No haremos nada. Tienes mi palabra.

En ese caso acepto.

Vuelvo a estar al frente del operativo.

-Manda huevos que tengamos que tragar otra vez con el engreído de Osorio.

No le soporto ni a él ni a sus métodos.

Bueno, yo le soportaría con tal de que se acabe ya esta pesadilla.

Lo primero que se me pasó por la cabeza

fue que la víctima habías sido tú.

-Me pasó lo mismo y casi me da un ataque.

-Ojalá hubiera sido yo. -Pero ¿qué dices? ¿Estás loca?

¿Cómo dices eso?

-Desde luego, Nacha, ya te vale. -Ay, a ver, no me entendéis.

Quiero decir que si hubiera actuado como cebo

yo hubiera podido hacer frente a ese monstruo.

Suerte que el inspector Osorio vuelve a estar al mando del caso.

Organiza un dispositivo para intervenir el almacén

donde fabrican esas imitaciones.

Bien.

Bien. Supongo que todos habéis leído el informe

que ha hecho la inspectora Miralles

sobre el asesinato de Ileana Dimitriu.

Al parecer,

el violador de la máscara ha traspasado sus límites

y ha cometido su primer asesinato, y esperemos que sea el último.

No os entretendré antes de cederle la palabra al inspector jefe Osorio,

pero si me gustaría deciros que bajo ningún concepto reveléis

la identidad de la víctima.

Por lo demás, estamos trabajando para evitar que la prensa

se entere demasiado de todo lo sucedido.

Sobre todo, para no alimentar la alarma social del barrio.

Beltrán.

Martín Díez ya ha colgado la noticia en su blog.

¿Qué? ¿Quiere verla?

No, pero, por favor, le localizas

y le citas en mi despacho, ¿de acuerdo?

Bien, inspector.

Lo primero que quiero decir es que pienso responder a la confianza

que desde Jefatura han depositado en mí.

No voy a parar hasta resolver este caso con su colaboración.

Para eso nos vamos a poner manos a la obra ya.

¿Alguien puede decirme por qué el agresor ha matado a su víctima?

Ocaña.

No le ha bastado con agredir sexualmente a la víctima.

Su perfil de agresor se ha transformado

en el de un asesino

para intentar saciar un impulso irrefrenable.

Debió usted sacar buenas notas en investigación criminal

creando perfiles, ¿verdad? No se me daba mal.

Felicidades, la teoría la conoce.

¿Alguien puede lanzar una hipótesis que se acerque a la realidad?

Sí.

-El agresor se sintió desafiado con el artículo que escribió

Martín Díez.

Cometió el asesinato como venganza y para demostrar su poder.

-Su observación define a la perfección el tipo de criminal

ante el que nos encontramos.

Coincido plenamente con su punto de vista, Aguirre.

El agresor ha matado conscientemente para demostrarnos su poder.

Pone mala cara. ¿Alguna otra observación?

-Nada, que si hubiéramos seguido con el operativo planificado,

probablemente Iliana Dimitriu estaría con vida.

-No es momento de reproches ni de hipótesis imposibles

de contrastar. Ahora lo importante es definir la estrategia.

Y por supuesto, vamos a seguir adelante con mi operativo.

Por lo demás, pueden volver a sus tareas. Les iré informando

y pidiéndoles colaboración puntualmente a medida

que se vayan desarrollando los acontecimientos.

Nacha, conmigo.

-Todavía está en el aire.

Si consigo organizarlo, te doy un toque.

No seas pesado, Crespo. Si no tengo garantías para hacerlo con seguridad,

prefiero suspenderla y punto.

Que sí, que cuando organice otra ya te doy un toque.

Adiós, hasta luego.

¿Qué haces tú aquí?

¿No te dije que tu zona de trabajo estaba en el muelle?

-Pensé que le gustaría saber que ya descargamos las alfombras persas

y que todo está OK.

-Bien. Ahora lárgate. No quiero verte por las oficinas

a menos que sea necesario.

-Perdone, don Fernando,

pero me ha parecido escuchar que va a suspender la timba.

Con todo el respeto. Si piensa que puedo dar un chivatazo a mi hermano,

se equivoca.

Que Rober sea policía no es motivo para desconfiar de mí,

sino al contrario.

Se lo demostré cuando le advertí

de los peligros de apostar en las carreras.

Usted sabe ver las oportunidades cuando se presentan.

Ahora se le está presentando una y gorda.

-Habla claro. Tienes exactamente 20 segundos para explicarte.

-Con un hermano madero, a mí me va a llegar cierta información.

Dicen que la información es poder, ¿no?

-Sí, eso dicen.

-No dudaría en compartir esa información con usted.

-No es un mal enfoque.

-Tenerla le puede ahorrar muchos sustos y complicaciones

en el futuro. -Quizás.

-Si me da la oportunidad de demostrárselo,

le aseguro que no se va a arrepentir.

-Más te vale, Jairo, más te vale.

Voy a organizar esa timba de póquer para esta noche y me vas a ayudar

a organizarlo todo para que todo esté bajo control.

¿Estamos? Será tu prueba de fuego.

Si la pasas con nota, todo irá como la seda.

Si me fallas, tendrás serios problemas conmigo.

¿Entendido? -Perfectamente.

Estoy deseando demostrarle que puedo serle muy útil.

-A mí esas partidas de póquer no me importan, ni el juego tampoco.

Si organizo todo esto es para cerrar negocios

con la gente que tiene pasta.

Ya sabes. Ellos se sienten más cómodos en este tipo de ambiente.

Y para cerrar buenos negocios en España, sabemos que la apariencia

es muy importante, ¿no crees?

-Supongo. -Pues toma, coge esto.

Cómprate un traje para esta noche. La partida empieza a las 22:00.

Hola, Salima. Hola, ¿qué te pongo?

Ponme un cortado, por favor. Marchando.

¿Un mal día? Otro más. Últimamente es mi sino.

¿Quién soy? ¿Tú siempre saludas así o qué?

No, solo cuando estoy contenta.

Un día te meten un corte que verás.

Qué va. Además, yo tengo mi propia filosofía:

la vida hay que vivirla con alegría. Deberías ponerla en práctica.

Pues no es el mejor día para que empieces a vivirla con alegría.

Vaya tela. Dios, ¿otra víctima?

-¿Qué pasa? -Que han atacado a otra chica.

¿Ha sido el violador de la máscara? No puedo decir nada.

Sí puedo decir que un habitual de este bar

que dice ser periodista ya ha comentado la noticia.

Hoy no ha venido por aquí.

-No me ha dado tiempo ni de meterme en las redes.

Dios mío, hasta la han matado.

Además, no muy lejos de aquí. -Es horrible, ¿eh?

-Se te ve muy afectado. ¿La encontraste tú?

No, pero pensaba en lo caprichoso que puede ser el destino.

¿Y eso? ¿A qué te refieres? ¿La conocías o qué?

No, pero antes me contó Eugenio una cosa,

que hoy en la asociación han asistido a un parto,

porque la mujer se ha puesto a dar a luz y no llegaban al hospital

y han tenido que tenerlo allí.

Joder, yo pensaba que esas cosas ya no pasaban.

¿Ha salido todo bien? Todo perfecto.

La mujer y el niño están bien, pero qué curioso

que en el mismo barrio con unas horas de diferencia,

una mujer es asesinada a la vez que otra da a luz a un niño inocente.

Para que veas.

(Suena un móvil)

Dígame.

Hola, jefa.

No.

No, pero voy al concesionario a que me describan al ladrón.

Venga, vale. Voy para allá.

Me tengo que ir.

¿Me apuntas esto en mi cuenta? Claro.

Hasta luego. Hasta luego.

¡Oye! Y acuérdate. Intenta poner en práctica mi filosofía.

Siéntate, por favor.

Prefiero estar de pie.

Vaya. Veo que se te han contagiado algunas cosas de Elías. Me alegro.

Quería decirte que...

cuando me enteré del asesinato de la chica,

me llevé un susto de muerte pensando que eras tú.

Llevo escuchando lo mismo todo el día.

¿Y no te parece lógico?

Era lo más probable, ¿no?

Era tu propósito.

Que te atacara a ti en su lugar.

Con el debido respeto, si hubiera mordido mi anzuelo,

ahora estaría entre rejas.

Y no estaríamos teniendo esta conversación.

Nacha, cometes un error.

No deberías subestimar a ese criminal.

Por experiencia sé que estar prevenida no es suficiente

para evitar acabar como Ileana.

No lo infravalores.

Te repito que es un error.

Me llevo preparando mucho tiempo, física y psicológicamente,

para hacer frente a ese tipo de miserables.

No dudo de tu preparación.

Solo quiero advertirte que ahora contamos con un factor

que antes no teníamos.

El asesinato.

Si me has llamado para convencerme de que no actúe como cebo,

ahórrate las palabras.

Ahora más que nunca, estoy convencida y voy a hacerlo.

No vas a hacer que cambie de opinión.

Entiendo.

Veo que tienes gran admiración por Osorio.

Así es.

Confío plenamente en él y es un gran profesional.

Eso es incuestionable.

Pero...

quizás, algún día, tengas la responsabilidad que tengo

y entonces entenderás mi preocupación por tu seguridad.

Muy bien.

Cuando ese día llegue, lo tendré en cuenta.

¿Alguna cosa más, inspectora? No.

Puedes irte.

Espero que...

el plan de Osorio funcione.

Por el bien de todos y, en especial, por el tuyo propio.

Con permiso.

(Llaman a la puerta)

Inspectora, ya he dejado al señor Dimitriu.

Gracias, Espe.

¿Necesitas algo más? No. No, gracias.

¿Estás bien?

No paro de pensar qué podríamos haber hecho

para evitar esa muerte. No es justo. Una chica llena de vida...

¿Por qué siempre llegamos tarde?

Tienes razón.

Esta muerte es injusta.

Pero no nos puede desviar de nuestro objetivo.

Son tus palabras.

Seguir adelante.

(A LA VEZ) Y no bajar la guardia.

Gracias, Espe. Gracias.

¿Eres consciente de lo que has hecho, Martín?

Perfectamente.

Informar sobre un horrible crimen que se ha cometido esta madrugada.

Así no se hacen las cosas.

Ya está bien.

Sé que he cometido errores en el pasado, comisario.

Pero en este caso,

he actuado con total profesionalidad y transparencia.

¿De qué parte estás? ¿De ese criminal?

¡Que me haga esa pregunta está fuera de lugar!

Publicar un artículo con prisas y sin consultar a nadie

solamente le hace juego a ese criminal.

No. No.

No sigan por ahí porque no les conviene.

Ustedes han provocado a ese animal.

Ustedes le han incitado a actuar.

Yo me he limitado a constatar lo que pasó.

Te estás pasando de la raya, Martín.

Le aseguro que preferiría publicar un artículo sobre su detención,

pero eso va para largo, ¿verdad? No tienen de dónde tirar.

¿Hay alguna pista? ¿Algún indicio? No, ¿verdad?

Y, como no son capaces de atraparlo, solo se le ocurre matar al mensajero.

Pues yo me debo a mi profesión y mi profesión es informar.

Así que sí, tengo principios.

Por mucho que en esta comisaría se cuestione constantemente.

-Martín.

Por supuesto que puede publicar lo que quiera. Faltaría más.

Nadie le va a responsabilizar de lo que pueda pasar

por la publicación de esta mañana.

-¿Sí? ¿Está usted seguro?

Al comisario le faltó tiempo para decir poco menos

que, si se comete otro crimen, el culpable seré yo.

-Tiene que entender que un artículo escrito

con tanta precipitación, ha caído como un jarro de agua fría.

-Inspector, los periodistas tenemos nuestros tiempos.

Si la policía no hace comunicados,

nos tenemos que buscar la vida para informar a la ciudadanía.

Desde que estoy en esta comisaría, rendimos cuentas a los medios.

Y lo vamos a seguir haciendo.

Entonces, ¿qué va a hacer?

¿Va a convocar una rueda de prensa? -No.

Vamos a filtrarle información para tranquilizar al barrio.

-No sé qué decirles.

Empiezo a estar un poquito harto de escribir al dictado.

-Tal vez podríamos ofrecerle información extra acerca del caso.

-Bueno, pero esta vez no me conformaré con las migajas.

Ya sabe lo que quiero.

Quiero una entrevista con usted.

Y quiero poder preguntarle sin cortapisas.

Así es como entiendo yo hacer un servicio a la comunidad.

-Está bien.

Cuente con esa entrevista.

Pero antes, publicará un artículo

hablando de la buena labor de los policías en el barrio

y de que estamos estrechando el cerco al criminal.

Y ni se te ocurra revelar la identidad de la última víctima.

Tranquilo, comisario.

Esa lección ya la aprendí con el caso de Lidia.

He cometido errores en el pasado,

pero son errores que jamás volveré a cometer.

-¿Lo ve, Martín?

No ha sido tan difícil llegar a un acuerdo.

-Hoy sí que he currado en clase.

-Sí, ya te vi. Se te veía con unas ganas de dar patadas.

-Sí. Con todo lo que está pasando tenemos que estar preparadas.

No me imagino lo que habrá sufrido esa pobre chica antes de morir.

-Ya, pero bueno, así es el destino.

Mientras esa joven moría, un bebé venía al mundo a pocos metros.

-¿Y eso a qué viene?

-Nada. Una cosa que pasó en el barrio, que me ha contado...

un chico.

-¿Qué chico?

-Pues uno que me gusta bastante.

-Jairo, ¿verdad?

Ya sabía yo que al final te ibas a pillar por él.

-De verdad, Olga, qué poquito me conoces.

-Yo qué sé, tía.

Como tú a él le gustas tanto, pensé que también te gustaba.

-Es majo, pero no me gusta.

-Pues es muy majo. Yo creo que le deberías dar una oportunidad.

-Que no, Olga. Que no me gusta.

Estoy enamorada de otro chico.

¿Te enteras?

-¿Desde cuándo te gusta otro chico?

-Desde hace unas semanas.

Prefería no decir nada a nadie.

-Ya, ni siquiera a mí.

-No, porque no sabía cómo te lo ibas a tomar y...

Que no. Paso de que me rayes la cabeza.

-¿Por qué?

¿Qué pasa? ¿Le conozco?

-Pues seguramente.

Es un chaval del barrio.

Un poquito mayor que nosotras.

-Claro, con esa pista sé quién es.

-Venga, te doy otra pista.

Cuando se ríe, se le ponen los ojillos así.

-Tía, que no sé quién es.

Pero bueno, lo importante es...

¿Tú le gustas al chinito?

-Pues...

Todavía no.

Pero no pararé hasta que estemos juntos.

Es que me encanta. Es tan guapo.

-Venga, cuéntamelo. -Que no, Olga.

Te lo contaré en su momento.

-¡Si estás deseándolo! -No seas pesada que no te lo diré.

-¿No? -¡No!

-¿No? -No.

-¿No se lo vas a contar a tu chinito?

(RÍE) -¿Eres tonta o qué?

-Dame un beso, Paty. -¡No sé para qué te cuento nada!

Idiota.

A la ducha. ¡Adiós!

-Adiós.

-Tendremos barajas de repuesto, ¿no?

-Sí.

Tengo ganas de ver cómo despluma al personal.

-Tranquilo. Yo no quiero desplumar a nadie.

Ya te he dicho que esto del juego no me importa nada.

Lo que quiero es que Vizcaíno se lo pase bien esta noche y gane.

-Ya. Imagino que los otros dos también tendrán ganas de ganar.

-No son buenos jugadores, no te preocupes.

Nuestro objetivo es Vizcaíno.

Si todo va bien y gana esta noche...

igual puedo cerrar un negocio que tengo pendiente con él.

-¿Cómo puedo colaborar en que eso sea así?

-Ocupándote de que la noche sea tranquila.

Ata muy en corto a Crespo y Batalle.

-Vale.

Compañera.

¿Me pones una copita?

-Jairo.

No quiero que bebas ni una gota de alcohol esta noche.

¿Estamos? Te quiero con los cinco sentidos alerta.

No me falles.

¡Vizcaíno!

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

-Sorprendido. No sabía que tenías este local con tanto personal.

-Bueno, ya sabes que soy un empresario modesto y humilde,

pero con una ambición, hacer que mi empresa cada vez crezca más.

¿Te apetece una copa?

-No diré que no. -Venga.

Tengo un Malta Escocés de 12 años fenomenal.

-Buenas noches. -Buenas.

-Disculpe. Enseguida nos sentamos.

-Dame fuego, chavalote.

-Crespo y Batalle, os presento a Mario Vizcaíno,

uno de los empresarios hoteleros más importantes de este país.

Y, aparte, un grandísimo jugador de póquer. Cuidado esta noche.

Bien. ¿Nos sentamos?

Gracias, Jairo.

Esta noche vamos a jugar

al póquer sencillo.

¿Algún problema?

La postura mínima será de 100E, ¿de acuerdo?

Bien, señores, que tengan buena noche.

Mario, por favor.

-No le importa, ¿verdad, Victoriano?

-Vizcaíno. Me llamo Mario Vizcaíno.

-Bien.

Vamos a empezar.

Lola.

¿Qué haces aquí tan tarde?

Tenía papeleo atrasado. Tú siempre tan responsable.

Tú también deberías irte a casa. Llevas casi 24 horas en pie.

Espero a que se organicen las patrullas nocturnas

para hablar con ellos y darles ánimos.

Hoy va a ser una noche muy dura.

Hoy está la moral por los suelos.

El asesinato ha sido un mazazo.

¿Ocurre algo?

A veces me pregunto si estoy capacitado

para dirigir esta comisaría.

No digas eso.

No tienes motivos, Emilio.

Ese asesino sigue en la calle por mi culpa.

Ya ves. Yo también estoy especialmente sensible.

Contigo no puedo disimular.

No te castigues.

Eres un gran comisario.

El mejor que he tenido.

Tampoco has conocido a muchos, ¿no?

Los suficientes

como para saber que eres un profesional que exprime al máximo

y da lo mejor de sí mismo siempre.

Yo te admiro mucho, Emilio.

La admiración es mutua. Yo pienso igual que tú.

Vamos a meter al asesino entre rejas.

No se preocupe. Antes de lo que pensamos.

Estoy dispuesta a hacer lo que sea.

¿Qué quieres decir?

Creo que viendo a Nacha con las ideas tan claras...

Creo que debería apoyarla también y ser el cebo.

No. Eso ni en broma. No lo voy a consentir.

¿Por qué a Nacha sí?

Llevo intentando impedirlo desde el principio,

pero Osorio la tiene completamente manipulada.

Y, desde que en jefatura le pusieron otra vez en el cargo,

no tengo posibilidad de impedir su plan.

Creo que si Nacha puede hacerlo, yo también.

Soy una agente más de esta comisaría.

No lo eres, Lola.

No te entiendo. Creo que estoy perfectamente capacitada.

Sí. Sí que lo estás, pero...

No me perdonaría nunca que te ocurriera algo.

Comisario.

Los agentes están preparados para que vaya a decir unas palabras.

Enseguida voy.

¿He interrumpido algo?

Del tiempo no parecía que estuvierais hablando.

-No. No.

Tampoco de lo que estás pensando.

Hablábamos de la investigación.

Me parece injusto que Nacha tenga la responsabilidad de ser el cebo.

Quiero proponerme yo también.

Creo que...

Bueno, creo que es necesario.

-¿Cartas?

-Una.

-Yo, tres.

Vaya.

Está claro que hoy no es mi noche.

-Siempre gana el mismo.

-(SILBA)

-(CHASCA LA LENGUA)

-Ha bebido suficiente.

-¿Tienes para cubrir la apuesta?

No podemos estar aquí toda la noche.

-Póquer de jotas.

-Has hecho trampas. Dame

mi dinero, hijo de puta. -¡Eh!

-¡Para, Jairo!

Crespo, le he dicho que pare, pero si no te tranquilizas,

le puedo decir que continúe.

Me has decepcionado y mucho.

Es la última vez que vienes a una timba que yo organice.

Sácalo de aquí, Jairo.

(SUSPIRA) Batalle,

ha sido todo un placer.

Siento mucho que la noche haya terminado

así de forma accidentada.

Hasta luego, amigo.

Mario.

Un verdadero placer.

Discúlpame lo del impresentable este.

Yo no lo conocía, me habían dado buenas referencias de él,

pero sin duda me he equivocado al permitirle que venga.

-No te preocupes.

No pasa nada. -Oye.

Ya te llamaré y empezamos a cerrar los detalles del negocio que dijimos.

-Nos vemos pronto, espero tu llamada. -Venga.

Hasta luego, amigo.

Dafne.

Nuria.

-(RESOPLA)

Qué desgraciado. No quería pegarle, pero no ha dejado otra.

-Has hecho bien, Jairo.

Ahora que duerma la mona y que reflexione un poco.

Para jugar al póquer hay que saber comportarse como un hombre.

Por cierto.

Toma, esto es para ti.

-Don Fernando, no lo hago por dinero,

usted me dijo que es una prueba de fuego y me lo tomé así.

-Eso es y la has aprobado con nota.

Aquí está el resultado de tu examen.

Toma, anda, cállate.

-Muchas gracias. -No hay de qué.

Ahora vete y descansa.

-Hasta luego, compañeras.

Bueno.

(RÍE) ¡Guau!

¿Y ese traje? Eres muy mayor para hacer la primera comunión, ¿no?

Me lo ha comprado Quintero.

Para ser su chófer en una cena de negocios.

Queda bien, pareces alguien y todo. La percha de los Batista.

¡Uy!

¿Y tú que, estudiando?

El que algo quiere, algo le cuesta. Me he propuesto aprobar

el acceso a la universidad y no voy a parar.

(CHISTA) Tú quieres impresionar a tu superiora.

Superior, chaval, superiora la del convento.

¿Qué tal en comisaría? ¿Has hablado con Alicia?

Lo justo, solo de trabajo.

Pasar tantas horas con una persona y no hablar nada es una tortura.

Hubiera preferido que pida el cambio de compañero.

¡Eh! Eso lo dices con la boca pequeña.

Si te sirve de algo, yo tampoco estoy contento.

Paty me ha dado unas calabazas así de grandes.

Estamos apañados.

Ya te digo. Ahora,

no me voy a cruzar de brazos, que con la pasta extra de Quintero,

la voy a impresionar, hermano.

Me la voy a llevar a un restaurante y se va a quedar con la boca abierta.

¿No es mucho por hacer de chófer?

Claro que es mucho para eso,

también va mi sueldo del mes,

que le venía bien dármelo así.

¿Te crees que soy idiota?

Además de policía, soy tu hermano.

Pero ¿por qué siempre piensas algo chungo? Que es verdad.

Y lo pienso usar con cabeza. Por ejemplo, pagando la caldera.

O llenando la nevera. Que está pelada.

Sí, porque parece que crees que se llena sola.

Oye, "brother".

Déjame una perchita, que no quiero que se arrugue.

Qué pesado, estoy estudiando.

Píllala en el cuarto. Sí, vale.

Escucha, cuando quieras impresionar a la pija,

te lo dejo. Estudia bien.

-No me tenías que haber puesto de cenar tan tarde.

Vas a cerrar a las tantas.

-Un poco, pero no pasa nada.

Ha tenido que ser un día duro en la comisaría.

-Mucho.

-Madre mía.

Pobre mujer, lo que habrá sufrido.

Oye, ¿y de verdad el asesino es el violador de la máscara?

-Con total certeza.

-Madre mía.

Pero ¿qué tendrá una persona en la cabeza

para cometer esa atrocidad?

-Es un perfil primario,

pero muy complejo a la vez.

Su motivación es muy básica, pero su manera de actuar es

perversa y enrevesada.

-Menos mal que no te has ido.

Me alegro de que estés tú al frente de la investigación.

Si alguien puede pillar al asesino, eres tú.

-Te aseguro que esta vez no pararé hasta conseguir mi empeño.

Nada ni nadie hará que deje este caso antes de tiempo.

-Me alegro.

Con lo mal que lo pasa el barrio,

yo me siento mucho más tranquila de verte por aquí.

-Si te digo la verdad,

yo tampoco tenía ganas de irme.

-Lo siento.

Perdona.

¿Yo, una charla? A inmigrantes recién llegados.

Les asesoramos sobre temas legales.

Les engañan con los trámites.

Sí, estoy al corriente de que a veces les timan.

Estaba pensando, tía, e igual no hace falta que vengas mañana.

Podrías turnarte con alguien de la comisaría.

-No sé, ahora mismo no se me ocurre nadie.

¿Se te viene alguien a la mente?

-Mmm, no sé...

¡Ah! Este chico...

¿Rober Batista?

-Roberto Batista. -Me han dicho que es muy bueno

en defensa personal. -Sí.

-Qué guapo. ¿Qué hago? ¿Voy a hablar con él? Voy a ir, ¿no? Voy a ir.

-Quiero presentarme voluntaria como cebo para el violador.

-Tiene usted valor y eso le honra.

¿Sabe a qué se expone?

-Sí. Conozco todos los riesgos.

-Imagino que también sabe que la agente Aguirre hará de cebo.

-Sí, pero cuantos más cebos, más posibilidades de capturarlo.

Por eso me presento.

Ya sabes que Osorio no es santo de mi devoción,

pero... tal vez sí sea la única solución.

Lola se ha ofrecido para ser el cebo.

Quería disculparme.

"Te cojo dos cervezas". "(ASIENTE)"

Sí. ¿Sigues en la conferencia?

No, ya estoy en casa.

Estoy a gusto contigo.

Haces que las cosas sean fáciles y eso es lo que necesito ahora.

A mí me pasa lo mismo.

-Quería agradecerte no haberme denunciado.

¿Crees que podemos empezar de cero?

-Acepto tus disculpas.

¿Algo más? -Es que no me fío de la gente.

Lo he intentado, pero no me fío.

Llevo años así, y...

quería contártelo.

-¿Cómo que no?

La agencia con la que contactó sigue ofreciendo turismo sexual.

Tenemos que cerrar ese chiringuito.

¿No los quieres detener?

-Le joderíamos la investigación a Martín.

-Fíjate si soy listo,

que sé por qué me has estado rechazando.

-¿Ah, sí?

-Paty está colada por otro.

Pero si lo tenías a huevo.

Eso también pensaba, pero no.

-¿Pasó algo con el inspector?

-Anoche me vine arriba

y le planté un beso en los morros.

-¿Os habéis besado?

-A ver, Osorio es una persona muy particular,

pero por muy policía que sea también es humano.

Es normal que se bloqueara.

-Estoy avergonzada por lo de anoche. -Quería explicártelo.

-No te lo he pedido.

-Pues quiero hacerlo.

-Creo que le trato con respeto, don Fernando.

Le pido lo mismo, no soy un idiota.

-Pues lo parece, niñato.

¿Entiendes? ¿Lo parece? -Debería escucharme.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 37

Servir y proteger - Capítulo 37

19 jun 2017

Tras la muerte de una joven, Osorio vuelve a ponerse al frente de la investigación. Nacha se enfrenta a Miralles. Rober sigue sin saber cómo recuperar la relación con Alicia. Quintero le pide a Jairo que le acompañe a una timba ilegal. María no sabe cómo actuar con Osorio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 37 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 37 "

Los últimos 390 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 77 Completo 53:27 90% pasado lunes
    Capítulo 77 pasado lunes Quintero explica a Jairo quién es El Algecireño y vuelve a contratarle. Miralles y Antonio discuten por la decisión de Olga. Eugenio y Salima deciden qué hacer con el premio. Brem&oacu...
  • Nuevo Capítulo 76 Completo 52:23 85% pasado viernes
    Capítulo 76 pasado viernes Alicia recibe el alta y regresa a casa bajo los cuidados de su padre. Olga comunica a sus padres que quiere dejar el Bachillerato para ingresar en una Escuela de Cocina. Quintero se niega a entregar a Manolo el d...
  • Nuevo Capítulo 75 Completo 54:46 85% pasado jueves
    Capítulo 75 pasado jueves Elías y Rober siguen la pista del traficante de armas. Manolo 'el Algecireño' aprieta las tuercas a Quintero dándole. Ibarra pide a Marcelino que la acompañe de viaje a cumplir...
  • Nuevo Capítulo 74 Completo 57:21 86% pasado miércoles
    Capítulo 74 pasado miércoles Alicia continúa hospitalizada aunque ya fuera de peligro. Recibe la visita de Quintero, que acaba en una disputa con Marcelino. Ibarra es la encargada de decidir sobre la responsabilidad de Rober y Espe en...
  • Capítulo 73 Completo 56:49 86% 08 ago 2017
    Capítulo 73 08 ago 2017 Alicia es trasladada muy grave al hospital y allí es intervenida de urgencia. Espe se siente culpable porque Tokarev le arrebató el arma para disparar a la inspectora. Manolo 'el Algecireñ...
  • Capítulo 72 Completo 54:10 89% 07 ago 2017
    Capítulo 72 07 ago 2017 Alicia cree que es mejor distanciarse de Rober y quiere pedir el traslado. Tokarev va a ser trasladado a prisión. Miralles diseña un plan para cazar al traficante de armas. Elías y Rober van ...
  • Servir y proteger - Capítulo 71 Completo 53:33 86% 04 ago 2017
    Servir y proteger - Capítulo 71 04 ago 2017 Alicia es felicitada por haber atrapado a Tokarev y habla con Rober de sus sentimientos. Lola y Bremón están dispuestos a seguir adelante con su clandestina relación. Elías logra recup...
  • Capítulo 70 Completo 52:30 86% 03 ago 2017
    Capítulo 70 03 ago 2017 Alicia recibe una llamada de Tokarev. Nuria, la madre de Paty, sufre un atraco en el barrio. Rober, que se ha enterado de que su hermano ha perdido el trabajo con Quintero, trata de animarlo, prometiéndole...
  • Capítulo 69 Completo 52:45 86% 02 ago 2017
    Capítulo 69 02 ago 2017 La amenaza de Tokarev contra Alicia sigue presente. Marcelino acude a la consulta de Antonio para preguntar por el tratamiento experimental de Ibarra. Jairo no lleva bien haber perdido el empleo con Quintero. Lau...
  • Capítulo 68 Completo 52:44 86% 01 ago 2017
    Capítulo 68 01 ago 2017 Tokarev logra fugarse y planea vengarse de Alicia. Marcelino sigue velando a Ibarra tras su recaída y descubre que la inspectora ha rechazado un tratamiento que podría aumentar su esperanza de vida....
  • Capítulo 67 Completo 55:25 87% 31 jul 2017
    Capítulo 67 31 jul 2017 Sergio convence a Marcelino para que no delate a Quintero. Alicia se siente abatida después de ver a Rober con otra mujer. Ibarra sufre un desmayo en el despacho de Marcelino. Nuria, la ex mujer de Max, ap...
  • Capítulo 66 Completo 54:41 86% 28 jul 2017
    Capítulo 66 28 jul 2017 Tras la noche con Mika Rober tiene dudas. Alicia pide a Miralles que le cambie de compañero. Marcelino escribe una carta en la que confiesa los delitos fiscales de Quintero. Martín Díez pide ...
  • Capítulo 65 Completo 53:11 86% 27 jul 2017
    Capítulo 65 27 jul 2017 Max informa a Elías sobre Bosco. Alicia descubre que Mika ha pasado la noche en casa de Rober. Marcelino intenta convencer a su hija de que deje Distrito Sur Todavía traumatizada por el secuestro de...
  • Capítulo 64 Completo 52:54 87% 26 jul 2017
    Capítulo 64 26 jul 2017 Marcelino se planta en el despacho de Quintero. Alicia comprende que Mika y Rober tuvieron algo en el pasado. María no se arredra y mantiene el concierto. Elías y Rober investigan los ataques racist...
  • Capítulo 63 Completo 54:25 87% 25 jul 2017
    Capítulo 63 25 jul 2017 Marcelino encuentra las cartas que Carmen mandó a su amigo Álvaro. La parra sufre un ataque racista. Rober propone a Alicia que llame a Miralles para evitar la sanción. Eugenio quiere dar una...

Añadir comentario ↓

  1. Hortensia Barlucea

    Serie que parecen no entender no gusta la mayoría de las damas. Nos gustan las series de época, para policías y acción, las noticias .

    20 jun 2017