www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4782543
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 362 - ver ahora
Transcripción completa

Pensé que tras morir Somoza lo tendrías más fácil.

-Yo también lo pensaba,

pero no quieren prescindir de mis servicios.

-Que te conozco, Sergio.

Si no sales de ahí es porque no quieres.

-Me ha hecho una entrevista donde ha desnudado mi alma

Él es Sergio Mayoral,

el director financiero de mis empresas.

Como te decía, me gusta rodearme de gente capaz

y Sergio cuenta con toda mi confianza.

Ese tipo era inofensivo.

Además, lo tenía encandilado.

-Los periodistas son perros callejeros:

mueven el rabo si los tratas con cariño,

pero en cualquier momento te muerden.

No sé qué crees, pero mi relación con Sofía Collantes es profesional.

Y ojito con lo que vas contando.

-Tampoco es para tanto.

-Advertido quedas, chavalín.

-Está todo listo, sí.

Lo mismo que con Alejandro, tiene que salir de Colombia pronto.

La misma ruta, eso es.

-Tienes que ser más precavida.

La DEA y el CNI seguro que siguen investigando,

buscando el rastro de la droga.

-No he dicho nada que pueda comprometernos.

Además, no tienen nada contra mí.

-No bajes la guardia.

-Hay grabadas conversaciones telefónicas

de Sofía con esta gente que refuerzan las sospechas.

Digamos que no son explícitas,

pero sí lo bastante sospechosas

como para reabrir la operación Valentina

con usted al frente, por supuesto. Yo ya estoy mordido.

Es el agente que mejor conoce esta operación.

-Yo no sé dónde tienes mis diamantes,

pero no tardes en prepararlos.

-Os vamos a devolver hasta el último céntimo de su valor.

-¿Estás de coña?

-Daremos un golpe.

-¿Te has estado riendo en mi puta cara o qué?

-Perdóname, Elías. -No me trates como un imbécil.

-Dejadme ayudar a tenderles una trampa.

Jefatura me ha dado luz verde para usarlo de señuelo.

Media vida escondido

para que mi pasado criminal no afectara a David

y mira ahora.

-La sombra del Chispas es alargada.

-Si pudiera borrarlo todo, lo haría.

-¿Devolverías todo lo robado?

(Golpe)

-¿María?

-Nunca he dejado de quererte.

-No estoy preparada para algo así.

-Claro que sí, te lo he dicho, lo eres todo para mí.

-Por eso, Julio.

Es más chantaje emocional que petición de matrimonio.

-"No veo salida, Alicia. Estoy atrapado.

Todos se van de mi lado.

Cuando sea mayor no le cuentes lo que hice.

Dile que me mató una enfermedad". ¿Qué?

¡Julio, escúchame! ¡No cuelgues, escúchame!

Al que se mueva le disparo. Si queréis vivir, haced lo que diga.

-¿Qué quieres?

-No pude matar a Somoza, pero mataré a su mujer.

Julio, nosotros te necesitamos.

Queremos que te pongas bien.

Sé que puedes conseguirlo porque eres un Quintero.

¡Saca tu orgullo!

Voy a luchar.

Voy a luchar, me voy a curar.

Aunque sea en la cárcel.

(Música emocionante)

Sí, veo que tienes muy buenas referencias.

Sí, es importante la experiencia cuidando bebés.

Sí, Leo es mi primer hijo.

Tiene tres meses.

Te contrataríamos en jornada laboral de ocho horas.

Claro, el problema es que trabajamos por turnos.

Vivimos en una urbanización bien comunicada, ¿conduces?

Vale, entonces fenomenal.

Me alegro de haber hablado contigo, Rebeca.

Nos podríamos conocer esta noche.

Vale, un segundo.

¿A las 21:00 estás en casa? Es la niñera.

Sí, sin problema.

Si te viene bien, nos vemos a las 21:00.

Vale. Venga, perfecto.

Luego te mando un mensaje con la dirección.

Vale. Gracias, Rebeca. Chao, un beso.

¿Qué te ha parecido?

Bien, me ha dado buena impresión.

Quiero que estemos en la entrevista porque no estoy segura.

¿Qué? ¡Si con tu experiencia en interrogatorios

la que estará nerviosa es ella!

No se trata de ponerse en plan poli,

urge encontrar a alguien. No podemos abusar de la familia.

¿Tienes el currículum?

Cuida a bebés desde que tenía 17 años.

Tiene más experiencia que tú y yo juntos.

Y eso que es bastante joven.

Joven y guapa.

Cariño, ya sabes que solo tengo ojos para ti.

Mientes muy bien a los malos, no sé si creerte.

(RÍE)

Veamos...

Estudió Educación Infantil

y ahora Magisterio online.

Es evidente que le gustan los niños.

Sí, dice que no quiere asistir a clases presenciales

porque necesita trabajar.

Aparentemente, es perfecta. A ver qué tal esta noche.

(Timbre)

Voy a abrir.

Hola. Hola, Montse.

Buenos días.

¿Dónde está mi pequeñín?

Está durmiendo.

Muchas gracias por venir.

¿Te apetece un café?

Pues mira, sí, por favor.

Yo te lo sirvo.

Deja de darme ya las gracias.

Te he dicho que me deben un montón de horas en el trabajo.

Leo es la coartada perfecta para tomármelas sin remordimientos.

Aun así, quiero agradecértelo.

Me ha llamado Esther, le han recomendado reposo absoluto.

Estamos oficialmente sin niñera.

Esta noche entrevistamos a una candidata,

con suerte se solucionará mañana mismo.

Yo, de verdad, estoy encantada de echaros una mano.

En fin...

yo me voy, que tengo una reunión importante.

Luego me cuentas. Sí.

Adiós, Montse.

¿Y tú cómo estás, Alicia?

Me he enterado de lo que hizo Julio en T. Quintero.

Sí, se le fue de las manos.

Me parece que te quedas un poco corta.

Amenazar a dos personas con un arma es algo muy grave.

No hace falta que te diga que puede ir a la cárcel.

Lo sé, no pretendo justificarlo.

Es solo que...

entiendo por qué lo hizo.

¿Y por qué?

Julio padece un trastorno bipolar.

Está en tratamiento, pero con todo lo ocurrido

se le ha desencadenado otra crisis.

No tenía ni idea.

No contó nada para poder hacer una vida normal.

Llegados a este punto, no veo la necesidad de ocultarlo.

No es una persona violenta, solo está enfermo.

Necesitará una buena defensa. Sí.

Por eso he pensado en ir a ver a Nerea

para ver si quiere asumir su defensa.

Ojalá pudiera ayudarle.

Pues sí, ojalá.

Lo único que sé es que Julio no podría soportar la cárcel.

(Llaman a la puerta)

¿Se puede?

Adelante, los esperaba.

General, me sorprendió su llamada. ¿Ha ocurrido algo?

Inspectora, tengo novedades de su incumbencia.

Siéntense, por favor.

Dígame, ¿qué pasa?

Tras la muerte de Somoza había dos opciones:

o que la organización se desmoronara

o que alguien con el suficiente peso

lo relevara al mando.

Y eso es lo que ha sucedido.

¿Sabemos quién es el jefe? ¿Tenemos su perfil?

La jefa, Claudia. Parece ser que Sofía Collantes

se ha coronado como la nueva Reina de Cali.

Tras el entierro de Somoza en Colombia,

al que asistieron todos sus socios,

Sofía se reunió con todos ellos.

Las reuniones por sí solas no demuestran nada,

entran dentro de la convención de que todos los socios

le presentaran sus respetos.

Ya...

Ha hecho más que eso, sigue manteniendo conversaciones

con ellos durante todo este tiempo.

¿Han interceptado sus comunicaciones?

No puedo entrar en detalles.

La verdad es que no tenemos nada lo bastante comprometedor,

pero sí suficientes sospechas de que es ella quien lo dirige todo.

La droga colombiana sigue entrando por Algeciras

con las rutas de Somoza y va a Europa.

Está claro, a rey muerto...

La verdad es que es indignante.

Esa mujer estuvo ayer aquí, en este despacho,

cuestionando la labor policial

y haciéndose la víctima.

¿Acaso se siente en el punto de mira?

No nos conviene.

Es preferible que se relaje y se sienta intocable.

No, vino por otra cuestión.

Vino a poner una denuncia contra Julio Quintero

por amenazas contra ella. En realidad...

fueron algo más que amenazas.

Se presentó como...

La gran empresaria que trae al barrio

riqueza y puestos de trabajo.

Vamos, ha calcado el discurso de su exmarido.

Y de Fernando Quintero antes que ellos.

Desde luego, hay que ser cínicos.

¡Los grandes benefactores! Tengo que tener un estómago...

¿Recuerdas cuando le pusimos la escucha antes de morir Somoza?

Sí me acuerdo, sí.

Ya sospechamos de ella, pero Sofía Collantes ha demostrado

que es una farsante. La ha colado bien.

Aclarado el objetivo,

pasemos a los términos de nuestra colaboración.

La operación Valentina se reabre con Iker al frente.

Pero ellos ahora saben que Iker es miembro del CNI.

Obviamente no actuará como infiltrado,

pero coordinará todo lo relacionado con la operación Valentina

desde esta comisaría.

Ante el vecindario, para no destacar,

va a continuar siendo un oficial.

Deberá seguir trabajando en su propia mesa.

La diferencia es que no va a patrullar

ni a ocuparse de los delitos del barrio.

Lo quiero centrado exclusivamente en la operación

y todo lo relacionado con T. Quintero y Construcciones SZ

debe pasar por él.

Por supuesto.

Así se hará, general.

Sabe que cuenta con la colaboración de esta comisaría.

Un placer, inspectora. Igualmente.

(Música emocionante)

Esta es la cláusula que hemos cambiado.

Me haces dos copias y la entrego enseguida, gracias.

Eh, prima.

Tu padre está en un desayuno de trabajo.

No, he hablado con él.

Venía a verte a ti, necesito un encargo profesional.

Claro tú dirás.

¿Hablamos en un sitio más discreto? Es delicado.

Sí, por supuesto.

¿Qué pasa?

Es por Julio, por fin ha aparecido. ¡Menos mal! ¿Está bien?

Sí, pero está metido en un lío muy gordo.

Entró en T. Quintero a mano armada

y amenazó a Sofía Collantes y Sergio Mayoral.

¡Madre mía! ¿A santo de qué?

Quería que firmasen la cesión de la empresa.

¡Qué locura!

Lo que ha pasado recientemente no le ha ayudado nada

a su trastorno bipolar.

Ya, es complicado.

Acepto.

Me has dicho que era profesional, ¿no?

Deduzco que quieres que sea su abogada.

¿Lo harás?

Ni lo dudes.

Haré lo que pueda para ayudarlo.

Nerea, no quiero engañarte. Julio no está bien.

De quedar en libertad, seguro que cometería una locura.

Pero...

Tenías que haberlo visto, era tan frágil...

Sé que si fuera a la cárcel

no podría soportarlo.

Está claro.

La línea de defensa tiene que ir por el trastorno bipolar.

¿Él es consciente de lo que ha hecho?

Está muy confundido, no lo recuerda bien.

Todo comenzó porque quería quitarse la vida y bebió bastante.

Es factible que no fuera dueño de sus actos

y sufriera enajenación mental transitoria,

lo que es un eximente.

Necesitaré informes médicos que certifiquen su enfermedad.

Hablaré con su médico, que me remita a su expediente.

Genial.

¡Bueno!

Estás otra vez en la brecha.

Eso parece.

No me gusta dejar los trabajos a medias.

Sea como fuere, me gusta tenerte un tiempo más por comisaría.

Gracias, Claudia.

A ver si esta vez lo desmantelamos por completo.

Se me ocurre que podrías hablar quizás

con el periodista Remo Sempere.

¿Por?

Porque acaba de publicar una entrevista

con Sofía Collantes, ¿la has leído?

Sí, es el que consiguió que el falso yihadista

no se inmolara en La Parra.

Sí, su intervención fue fundamental para evitar la tragedia.

¿Tiene información relevante respecto a Sofía?

En la entrevista da buena imagen de ella.

La que ella le ha querido vender.

Parece que se sintió cómoda con él.

Lo recibió en su despacho y desplegó todos sus encantos.

Esta mujer ha demostrado que no solo posa

como buena profesional de la moda ante los fotógrafos,

sino que además sabe transmitir su mensaje a los periodistas.

¿Te lo ha dicho Sempere?

Lo deduzco yo leyendo la entrevista.

Lo que sí me dijo Sempere

es algo que tomé como un cotilleo, pero te puede ser útil.

Dice que Sofía Collantes y Sergio Mayoral tienen un lío.

Puede ser interesante, sí.

Es un tipo observador,

ha tenido acceso al despacho de Collantes

cuando ella estaba relajada.

Es posible que viera algo banal que luego se nos muestre revelador.

Bien, intentaré tantearlo para ver qué saco

sin levantar sospecha.

Es habitual de La Parra.

Pasaré, a ver si lo veo.

Muy bien.

Puede convertirse para nosotros en buena fuente de información.

Gracias, Claudia.

Si consigo que Sofía Collantes quite la denuncia,

quizás logre que la Fiscalía retire los cargos contra Julio

a cambio de su ingreso en un centro para recibir tratamiento

el mismo tiempo que duraría la condena.

Sería una gran noticia.

¿Tiene antecedentes de enajenación?

Hubo otra vez en la que intentó quitarse la vida

tomando un montón de pastillas.

Tuvieron que ingresarlo y lavarle el estómago.

Supongo que en el informe constará esto.

Y, otra vez más, por culpa de sus brotes

destrozó mobiliario urbano y pasó la noche en el calabozo.

¿Podrás conseguir esa documentación?

Claro, cuenta con ello.

Voy a buscar la forma de que Collantes quite la denuncia,

aunque por lo que la conozco me imagino que fácil no va a ser.

Quiere ir a por él.

Igual si se lo pido a través de Sergio

me resultará más fácil.

Si hay alguien que puede convencerla es él.

¿Segura? No quiero ponerte en un compromiso.

Tranquila, sabré manejarlo.

Gracias, Nerea.

Para mí es muy importante que ayudes a mi hermano.

¡Bueno! ¿Y estos abrazos?

Nerea ha asumido la defensa de Julio.

Entonces tendrá la mejor defensa posible.

(Mensaje de móvil)

(RÍE) ¡Mira qué fotos me manda Montse!

-¿Cuántas veces le ha cambiado de ropa?

¡Quién lo diría! La Inspectora de Hierro

convertida en la abuela más tierna.

¿Qué pasa con la niñera?

Dice Montse que buscáis una nueva.

No entiendo a qué viene la prisa.

Porque nos hace falta.

Nosotros podemos ayudarte.

Ya sabes lo que opino.

Esta noche entrevistamos a una chica con buenas referencias.

Por teléfono me ha dado buena impresión.

Bueno, pues nada.

-A ver si hay suerte.

(Mensaje de móvil)

-Y dice Montse que yo soy un pesado con las fotos.

Ah, no, que esto es vídeo.

Reenvíamelo, debo tramitar la petición

de los informes médicos de Julio.

Avísame cuando los tengas.

(MOTSE) -"¡Hola! ¡Pero qué guapo eres!

¡Y lo que te gusta que digan cositas!

¡Dile algo al abuelo!".

-A ver a quién le toca pagar hoy. (RÍE)

¡Hombre!

¡Si viene por aquí nuestro salvador!

-¿El Mesías? ¡Le hago una entrevista!

-Anda ya, no seas modesto.

¡Si no llega a ser por ti

ese loco nos haría volar a todos por los aires!

-Sería una pena dejar al barrio sin su buque insignia: La Parra.

Y sin la tortilla de María.

-La verdad es que sí.

¿Pincho y botellín?

-Me vas conociendo.

-¿Has visto?

Yo quería hacerte una pregunta.

-¿Es sobre mi nombre?

-No, no.

María me contó la historia de tu padre

y el Festival de San Remo.

Es sobre Sofía Collantes.

-Que sepas que ella desfiló en San Remo.

Me lo contó como anécdota.

-Sí, es que tenéis una conexión especial.

De eso quería hablarte, de la entrevista que le hiciste.

Me la he leído del tirón.

Me parece una mujer superinteresante

y me da curiosidad saber cómo es en persona.

Debe imponer mucho, ¿no?

-No, es una mujer muy cercana.

Está acostumbrada a tratar con todo tipo de gente.

-¿Sí? Pues a mí me parece una persona

de las que lo tiene todo tan claro que asusta.

-Creo que es la imagen que quiere dar,

se acaba de hacer dueña de dos grandes empresas.

Tendrá que hacerse respetar.

Así que tú eres quien ha conseguido esa entrevista.

Oye, te felicito, de verdad.

Pensaba que la Collantes era una petarda sin mayor importancia.

Has conseguido que lea tu entrevista con interés.

Has conseguido un buen trabajo.

Muchas gracias, ¿tú eres...?

Oficial Iker Lemos.

No me suena haberte visto.

¿Eres de otro distrito?

Eres observador.

Cierto, no hemos coincidido.

Cuando lo del falso yihadista estaba de vacaciones fuera.

¿Te pongo algo, Iker?

Sí, Paty, un café.

Y tú, Remo... ¿Me dejas que te invite?

Así te agradezco la heroicidad, ya me la han contado.

Gracias por la invitación, aunque es raro.

¿El qué?

No sé, los policías no soléis ser tan amables.

Nos miráis con recelo. Venga ya, no es así.

A no ser que hayas dado con Elías Guevara.

(RÍE)

¡Ha sido eso!

(RÍEN)

Hola, Nerea. -Hola.

-¿Vienes a por el café que me rechazaste?

-Vengo a hablar contigo de un asunto delicado,

pero sí.

Acepto ese café.

-Por supuesto.

Cristina, dos cafés cuando puedas.

Tema delicado significa problemas.

-Se trata del incidente que ocurrió aquí anoche.

Mi prima me lo ha contado.

-¿Incidente?

Fue algo más que eso.

Déjame adivinar, eres la abogada de Julio Quintero.

Supongo que intercedes en favor de tu cliente.

-Supones bien.

-Es una lástima.

Hubiese sido un detalle que te interesases por mí.

Tu cliente me encañonó.

¿Lo sabes?

Le quitó el seguro y me apuntó a la cabeza.

-Julio no estaba en pleno dominio de sus facultades.

Tiene trastorno bipolar

y en ese momento sufría una crisis.

(Música de misterio)

No me lo estoy inventando, es cierto.

Además, no voy a pedir su libertad,

sino el internamiento en un centro psiquiátrico

para que reciba el tratamiento adecuado.

-Para estar loco sabía muy bien qué quería,

que pusiera la empresa a su nombre.

-Sergio...

los dos sabemos que esa supuesta cesión

solo era papel mojado.

Que Julio lo creyese posible

refuerza mi teoría de que en ese momento

sufría enajenación mental.

-Nos apuntó con un arma cargada.

Eso no era una fantasía.

-Ya lo sé.

-Tendrás que emplearte a fondo.

Sofía quiere pedir su cabeza a la Fiscalía.

-Y ahí es donde entras tú.

-¿Yo?

¿Qué quieres que haga?

-Que la convenzas para que retire su denuncia contra Julio.

Vamos, Sergio.

-Gracias, Cristina.

-Ese chico no está bien.

Necesita tratamiento.

La cárcel no lo va a ayudar en nada.

Si alguien sabe lo dura que es la vida en prisión eres tú.

-Bien tirada.

Pero sabemos que aunque Sofía retirara la denuncia

la Fiscalía seguiría de oficio.

-Lo sé.

Pero que se retire la denuncia particular ayuda.

Y más si puedo alegar

que desconocíais la enfermedad mental de mi cliente.

Eso sería determinante para que se retiraran los cargos

y poder ingresarlo el centro psiquiátrico.

-Puede ser. ¿Por qué no se lo pides tú a Sofía?

-Estoy segura de que tú sabrás

convencerla mucho mejor que yo.

La conoces bien

y sabes qué teclas tocar.

Como te dije hace tiempo,

creo que eres brillante.

Un virtuoso de las palabras.

Y lo sigo pensando.

Si es cierto que quieres recuperar algo de dignidad,

como me dijiste el otro día,

creo que esta es la ocasión perfecta

para demostrarte a ti mismo que no eres...

un títere en sus manos.

-¿Quién está siendo una virtuosa de las palabras ahora?

-¿Lo harás?

-Te prometo que lo voy a intentar.

Pero te advierto que Sofía está cabreada.

-Confío en ti.

Cuando te lo propones sabes ser muy convincente.

-Nerea, sabes que esto no lo hago por sentido de la justicia

ni por dignidad.

Solo lo hago por ti.

-Gracias.

Sabía que podía contar contigo.

-Tu compañero me puso de carroñero para arriba.

Y tu inspectora jefe tampoco me lo puso fácil.

Eso pasa con algunos policías de la vieja escuela,

pero yo pertenezco a otra generación.

Pienso que silenciar información relevante

es poner vallas al campo.

Ahora, con las nuevas tecnologías,

cualquier rumor se hace viral en de segundos

y, puestos a elegir, prefiero

que un periodista de verdad lo publique en un medio serio

antes que un anónimo en redes sociales.

Eso mismo le dije yo a Miralles.

La próxima habla conmigo. Podría interceder por ti.

Bueno es saberlo, ya sé dónde buscarte.

Oye, y una pregunta...

¿qué impresión te ha dado la nueva empresaria?

¿Crees que hará bien su trabajo

o solo se limitará a poner la cara

mientras otros trabajan?

¡Vaya!

Eres, como diría Collantes, de esos cretinos

y cito textualmente.

que piensa que solo es una cara.

Me cuesta verla como empresaria.

Pero tu entrevista parece que lo tiene todo controlado.

Se lo comentaba a Paty,

parece bastante cercana y preparada.

Si sirve, el tiempo lo dirá.

Ya... ¿Qué te dice tu intuición?

Que para parecerte una petarda sin importancia

preguntas demasiado.

Perdona, era una pregunta por curiosidad.

Y es mi rato de descanso.

Siento que quieres sonsacarme algo

y no me gusta los que van con rodeos.

Para ser periodista tienes poca paciencia con las preguntas.

Estoy acostumbrado a hacerlas yo.

Vale, perdona.

Bueno, una pregunta más.

Y ya termino.

Me lo pregunto cuando leo una entrevista,

no hace falta que sea de ella...

siempre me quedo con las ganas

de saber si faltan preguntas.

¿A qué te refieres?

Pues a las preguntas incómodas.

A esas que el entrevistado rehúsa a contestar.

¿Qué haces en estos casos?

¿Lo pasas por algo o remarcas que no ha querido hablar del tema?

Depende de la importancia de cada caso.

¿Y en este caso?

¿Crees que Collantes ha rehusado a contestar a algo

o has conseguido ponerla nerviosa?

No, mira, no tuve necesidad de ser agresivo en la entrevista, ¿vale?

Vale, vale. Se ha publicado íntegra.

Bien.

Otro día te preguntaré

y me contarás si algún entrevistado no te contesta.

Sí, claro. Otro día. Muchas gracias por la invitación.

Sí, son muy buenas noticias.

Venga, luego me cuentas. Vale.

Gracias, Nerea. Un beso, chao.

Cuéntamelo todo.

Las buenas noticias son bienvenidas.

Nerea quería que Sergio fuera mediador

con Collantes para que retirase los cargos contra Julio.

Y lo ha conseguido.

Es increíble, ¿no te parece?

Es increíble, Sofía Collantes estaba furiosa.

Insistió en que cayera sobre Julio todo el peso de la ley.

Y me advirtió

que no quería que le diéramos trato de favor por ser tu hermano.

Y Sergio lo ha conseguido.

Por primera vez Mayoral nos trae algo bueno.

A veces sorprende que una persona tenga tantas caras.

Lo habrá hecho para conseguir algo, pero me da igual.

Tal vez no sea Sergio quien quiera beneficiarse de esto.

A lo mejor es la propia Sofía.

Esta mañana vino Fidalgo a Comisaría

para comunicarme la reapertura de la operación Valentina.

¿Crees que Sofía ha cogido el relevo de Somoza?

Otra cosa sería más difícil,

no es el primer lobo con piel de cordero

y ha calcado el discurso de sus predecesores:

Se presentó como la empresaria honrada

injustamente señalada.

La lo mejor retira la denuncia para apuntarse un tanto.

No te extrañe que sea por buena imagen.

Es el sentido de su entrevista con Distrito Digital.

Tan elegante, tan sofisticada, tan innovadora.

¡Tan honrada!

En cualquier caso, es positivo para el futuro de Julio.

Con la ausencia de una denuncia particular

la Fiscalía puede contemplar que cumpla la pena en un centro.

Buenas noticias, como decías.

Y yo sé alguien que se va a alegrar más que nadie.

¿Hablabais de Julio?

Es posible que no vaya a la cárcel.

¿En serio?

Sí. Nerea no asegura nada, pero hay buenas perspectivas.

Nadie se va a implicar en el caso tanto como Nerea.

Le he mandado los documentos

que certifican el trastorno bipolar.

Ahora lo presentará ante la Fiscalía

y argumentará enajenación mental transitoria.

Entonces no irá a la cárcel.

Es un eximente, pero nunca se sabe.

Probablemente ingrese en un centro psiquiátrico

para tratar su enfermedad.

¿Él cómo está?

Bien. Está más tranquilo, ¿no?

¿Puedo ir a verlo? Necesito hablar con él.

(Música melancólica)

-Ya has oído a tu madre, un minuto nada más.

-Julio, soy yo. Mírame.

Mírame, por favor.

Pensé que no iba a volver a verte.

-Perdóname.

No sabía lo que hacía.

Pude matar a dos personas, pero juro que no era consciente.

-Ya lo sé.

Sé que no eras tú, era tu enfermedad.

-Ya no sé bien quién soy.

Me he perdido.

Llevo ya demasiado tiempo así,

en una espiral de la que no consigo salir.

-Ojalá hubiese sabido ayudarte.

-Lo has hecho, te lo aseguro.

Si me he mantenido en pie sin mi padre ha sido gracias a ti.

Soy yo quien no ha estado a la altura.

Perdí en control y, sin embargo, tú...

te has quedado a mi lado contra viento y marea.

-Pensé que estabas dolido por rechazarte.

-Eso fue penoso.

Has sido tan comprensiva conmigo y mi enfermedad

incluso sin ser pareja que lo confundí todo.

Estaba desesperado.

Pedirte matrimonio estuvo fuera de lugar.

-Me alegra que lo veas así.

Estaba preocupada, pensé que te hice daño

y que harías una tontería por mi culpa.

-En ese momento no era yo.

Perdí el control sobre mí mismo.

Siento si te asusté.

-No hace falta que me pidas perdón.

Lo único imperdonable habría sido no volver a verte.

Pero estás aquí sano y salvo.

Todo lo demás tiene remedio.

-Ahora me toca pagar por mis errores en la cárcel.

-A lo mejor no vas a la cárcel, me lo ha dicho Alicia.

-¿Y eso?

-No sé, ya te lo explicará mejor tu hermana.

Nos queda poco tiempo.

Julio...

promete que pondrás todo de tu parte

para volver a ser tú mismo.

-No basta con prometerlo, solo no voy a poder.

Necesito ayuda.

Si no me mandan a una clínica, pediré mi ingreso voluntario.

Quiero volver a ser el de antes.

Volver a ser yo.

-Durante un tiempo pensé que yo podía salvarte.

-Nada me hubiera gustado más.

Pero fui un capullo y un egoísta al pretender que te ataras a mí.

Olga, me gustaría que fueras feliz.

Tienes mucho talento

y triunfarás con lo que te propongas.

-Siento mucho si la empresa te supuso una presión.

-No, de eso nada.

Y aún creo que puede funcionar.

Tú sola tienes la fuerza suficiente para continuar.

Yo te cedo mi parte.

-No hace falta que hagas eso. -Quiero hacerlo.

Firmaré los papeles para cederte mi parte.

No necesito recuperar la inversión.

Es mi manera de intentar compensarte.

-¿Compensarme?

Soy yo la que te tiene mucho que agradecer.

Confiaste en mí e invertiste todo tu dinero.

Sin ti el negocio no existiría.

Y he pasado momentos muy bonitos contigo.

He sido muy feliz y no lo voy a olvidar nunca.

-Yo tampoco.

Te llevaré siempre conmigo, Olga.

(Música de misterio)

-¿Vas a pasarte el día vigilando?

¿No prefieres mantenerte ocupado?

-No puedo pensar en otra cosa.

-¿Esto qué hace aquí?

-Deja, deja, ya lo cojo yo.

-¿Se te rompió algo ayer?

-No.

-¿Entonces qué pasó?

-Se le cayó a María, vino a traerme unas natillas

y se le cayeron del susto al escucharme hablar con Elías.

-¿Hablar de qué? -De mi pasado.

Sabe que fui un delincuente.

-¿Crees que escuchó algo del palo que vas a dar?

Eso traería problemas y pondría en peligro el plan.

-No, creo que de eso no hablábamos.

Estábamos hablando de los holandeses,

de lo peligrosos que eran

y, no sé cómo, terminamos hablando de mi pasado como Chispas.

-Con la puerta abierta.

-Sí, con la puerta abierta. Yo qué sé, estaba nervioso.

-Me quedaría más tranquilo si hablas con ella

y te aseguras de que no sepa nada que amenace la operación

o a ella.

-No querrá verme. Si le hubieras visto la cara...

-Ya...

Sí, la sensación de engaño es la peor.

Yo la conozco bien.

Lo mejor que puedes hacer es

aclararle las preguntas que se debe estar haciendo.

-No creo que tenga ganas de escucharme.

-Buenas, ¿me pones unas manzanas? Media docena.

-Claro.

-¿Sabes algo de María? He pasado por La Parra y no está.

-Elías, no hace falta que disimules. Se lo he contado todo a David.

-Mala suerte que nos pillara ayer María.

-Le he dicho que tiene que ir a hablar con ella.

-Pero me ha dicho Paty que andaba haciendo recados.

-No sé qué hacer.

-¿Qué tal si la llamas?

-No esas cosas se hablan de cara a cara.

-Buenas.

Creo que tendríamos que hablar, ¿no?

-Yo aprovecho para tomarme un café, que no he parado en todo el día.

-Pues mira, me voy contigo también, chaval...

-Tú te quedas.

Que estás bien metido en el ajo.

(Música agobiante)

Te veo más tranquilo.

Lo estoy.

Gracias por permitir la visita de Olga.

Ya la conoces.

No ha parado de insistir.

Es una chica genial.

Ha sido una suerte conocerla.

Aunque entiendo que no soy precisamente el yerno ideal.

(RÍE) El yerno ideal no existe, Julio.

Pero tienes algo a tu favor.

Sé que la quieres de verdad y no quieres hacerle daño.

(Música emotiva)

Pero lo he hecho.

La he puesto en situaciones muy incómodas.

He sobrepasado los límites.

Pedirle matrimonio fue la gota que colmó el vaso.

No sé cómo pude hacerlo.

Lo importante es que lo reconozcas.

Me ha dicho Olga que quieres ayuda psiquiátrica.

Por suerte tu abogada ha conseguido que retiren la denuncia.

Ha llegado a un acuerdo con Fiscalía, retiran los cargos.

A cambio, tendrás que ingresar en un centro psiquiátrico.

Va a ser largo.

No podrás salir

hasta que los médicos lo consideren oportuno.

Le entiendes, ¿verdad?

Será duro, pero mejor que la cárcel.

En breve te van a trasladar.

Nerea te va a acompañar durante todo el trámite.

¡Alicia!

Me van a trasladar, ¿te has enterado?

Venía a despedirme.

Bien.

Os dejo solos para que os despidáis.

Te deseo lo mejor de todo corazón.

Gracias, Claudia.

Pienso aprovechar esta nueva oportunidad.

¡Merinero!

Abre la celda.

Que se despidan como corresponde.

Así que butronero.

Vaya, eres un profesional de la mentira, un farsante.

Me la colaste que con que tu mujer murió

y ahora esto, ladrón.

¿En qué más me has mentido?

-En nada más, María, te lo juro.

Sí, es cierto, fui un delincuente.

Pero eso pasó hace muchos años.

Cuando nació David cambié de vida, me hice honrado.

-Esa es otra que has colado, la de padrazo.

-Te juro que el Jesús que has conocido es el auténtico.

Mi pasado como Chispas estaba muerto y enterrado.

-Ya. ¿Y tus sentimientos hacia mí se supone que son auténticos?

-¿En serio, María?

¿Vas a dudar de que te quería

si precisamente por eso renuncié a ti?

Me amenazaron con hacerte daño.

-Todo esto me suena a una película.

-María, en serio, que te quería.

-Si vais a hablar de cosas sentimentales, me voy.

-Te quedas, que también me has decepcionado a base de bien.

¿Cuándo me ibas a contar todo esto? ¿Qué clase de amigo eres?

-Espera, espera, María.

Yo le pedí que no te lo contara.

Tenía miedo de que te lo tomaras a mal

y que David se acabara enterando.

-Eso es verdad.

En aquel momento David no sabía nada.

-Pero ahora sí que lo sabe, que os oí ayer.

Por eso discutisteis y se fue al pueblo.

Por eso no me contabas el motivo. -Sí. Fue por eso.

-Entonces David ya lo sabía, ¿por qué no me lo constaste?

-No sé, supongo que era difícil encontrar una ocasión

para contarte algo así.

Además, María, yo qué sé, ya no estábamos juntos.

-Si no fallan mis cálculos, la noche que me invitaste a cenar,

a retomar lo nuestro, ahí David ya lo sabía.

¿Tampoco viste que fuera buena ocasión?

-A lo mejor si hubieras aceptado, te lo hubiera contado.

-¿Encima tengo yo la culpa?

-No, María. Por favor, lo siento. No lo entiendas mal.

-No, lo entiendo perfectamente. No me lo ibas a contar y punto.

-¡María!

¡Mierda!

-Dale un poco de tiempo, no sé.

-¿Tiempo?

Eso será si salgo de esta.

Cuando era pequeña llevaba fatal ser hija única.

Siempre me inventaba un hermano imaginario.

Marcos.

Seguro que era mejor hermano que yo.

No, tenía todos los defectos imaginables.

Así, en mi fantasía, mis padres le reñían a él.

(Música emotiva)

siempre quise tener un hermano, Julio.

Y cuando me di cuenta de que realmente existías fue...

impresionante.

Ojalá hubieras entrado antes en mi vida.

Viví solo el divorcio de mis padres,

la mudanza a otro continente, la enfermedad...

De saber que tenía una hermana, mi vida hubiera sido distinta.

Seguro que mejor.

Hay que asumir la vida como viene.

Sé que la ausencia de tu padre te genera un vacío enorme, pero...

hay que asumirlo y seguir adelante sin excusas.

Siento si te hice sentir culpable por mentirme sobre su muerte.

No podías poner en riesgo una operación tan importante.

Ojalá todo salga bien.

Pero puedes contar conmigo de la misma forma que con él.

En realidad, has sido una gran hermana.

Me acogiste cuando lo necesité, siempre te has preocupado por mí.

Como ahora, has conseguido que Nerea sea mi abogada.

La última vez que me llamaste para despedirte de Leo y de mí...

No pude evitar sentirme culpable por no haber estado más contigo.

Supongo que quería haceros daño.

A ti, a Olga...

a papá, si algún día llega a aparecer...

Pero no encontraba ninguna excusa para dejar en la estacada a Leo.

Yo creí que lo habías hecho.

Encontraron un cadáver desfigurado y pensamos que eras tú.

Y a mí se me...

se me cortó la respiración y no pude...

volver coger aire con normalidad hasta que lo vi.

Entonces me di cuenta de lo difícil que sería la vida sin ti.

Te quiero muchísimo, Julio.

Te has convertido en alguien imprescindible en mi vida.

Yo también te quiero, Alicia.

Ya no sé qué haría sin ti.

Te prometo que dejaré de verme como a la víctima

y me esforzaré por recuperarme.

Quiero ser un gran hermano y tío, lo voy a conseguir.

Me alegra escucharte hablar así.

Aunque estés lejos, voy a estar muy cerca de ti.

Estaré para todo lo que necesites.

No te dejaré solo en esta lucha.

Solo te pido una cosa, Alicia.

No permitas que dejen de buscar a papá.

Necesito saber qué ha sido de él.

Prometo mantenerte informado.

Alicia, lo siento, es la hora.

Ya. Mejor.

Cuanto antes empiece mi nueva vida, mejor.

Cuídate mucho, hermana.

-Lo voy a echar mucho de menos.

Ha sido alguien muy importante para mí.

-¿Qué haréis con la empresa de repostería?

-No sé, no he pensado en ello.

Julio me ha dicho que me cede su parte.

-¿Así, sin más? ¿Sin nada a cambio?

-Fíjate si es bueno que ha tenido tiempo de pensar en eso.

-Eso habla bien de él.

¿Sabes qué te digo?

Podrías hacerlo perfectamente.

-¿En serio? ¿Me ves a mí de empresaria?

-La parte más difícil está hecha, levantar el negocio.

Ahora te tienes que ocupar del producto,

y ese es tu terreno.

Además, estás a tiempo de encontrar otro socio.

-No sé quién confiará en mí como Julio.

-Cualquiera que te conozca y haya probado tus muffins.

No sé, yo me lo pensaría.

Has invertido un montón de tiempo.

Sabes que ayudaré en lo que haga falta,

solo lo tienes que pedir.

-Bueno, voy a darle una vuelta.

-Claro.

María, mira.

Ven, ven a escuchar esto.

-Paty, ahora mismo no puedo.

Una cosa, ¿te importa hacerte cargo hoy del bar

y cerrar también?

-Claro, tranquila.

-Me subo a casa.

(Música agradable)

¿No te parece demasiado formal esto del té?

Es solo una chavalita.

Una entrevista de trabajo tiene que ser formal.

Aunque a este paso... No llega tan tarde.

No la justifiques.

Lo mínimo que le podemos exigir es que sea responsable.

Imagina que un día salimos a la misma hora

y llega 20 minutos tarde.

Eso sería un desastre.

(Timbre)

Mira, ahí la tienes.

Vamos a darle una oportunidad.

Hola, ya estoy aquí. Hola, Rebeca. Pasa.

Hola.

Perdonad el retraso. Por lo visto, ha habido un accidente

y hubo un atasco tremendo.

Podríamos haber avisado, ¿no?

Sí, te he llamado.

Como lo no cogías, te he dejado mensajes.

Qué raro, no ha sonado.

Ya he visto que no lo leías, por eso venía más agobiada.

Perdona, cuando dormí a Leo lo puse en silencio

y olvidé volver a conectarlo.

Pues tema aclarado.

Rebeca, pasa y siéntate.

Siéntate.

¿Te apetece un té?

Sí, gracias.

Yo suelo ser superpuntual.

De hecho, me gusta llegar 10 minutos antes a los sitios,

sobre todo si es al trabajo.

Cuidando a niños no puedes retrasarte.

Imaginaos que salís los dos a trabajar

y yo me retraso.

Sé que eso no puede pasar.

Cuéntanos cómo es que tienes tanta experiencia

cuidando a bebés siendo tan joven.

Empecé cuidando a un vecinito de dos años

y luego tuvo una hermana

y, como su madre ya me conocía,

confió en mí desde que se le acabó la baja.

Carlos y Lucía.

Se fueron a vivir a Toledo, pero me invitan a sus cumpleaños.

Bebés de la edad de Leo has cuidado a uno...

Aparte de a Lucía, también cuidé a Otto.

Era el hijo de unos alemanes que volvieron a su país.

¿Cuántos meses tenía Otto?

Seis meses.

No lo pongo en mi currículo

porque no lo considero un trabajo como tal,

pero mi mayor experiencia ha sido con mi hermano Bruno.

Nació cuando yo tenía 17 años.

¿Y tú te hiciste cargo?

Sí. Es que mi madre enfermó.

Sufrió una depresión posparto muy fuerte

y estuvo varios meses en cama.

Mi padre trabajaba todo el día, así que...

Ya, supongo que debió ser bastante duro.

Sí, en parte.

Pero con él descubrí que me encantan los niños.

Así que cuando mi madre mejoró

comenzó a ofrecerme como cuidadora.

También he probado otros trabajos,

pero nada que me haga sentir tan bien como los niños.

Y además estudias Magisterio.

En la universidad a distancia. También estudié Educación Infantil.

Te contrataríamos en una jornada de ocho horas.

Quizás algún día pediríamos alguna hora extra.

No hay problema.

Los estudios me los organizo a mi ritmo.

Por eso no os preocupéis.

Tendría disponibilidad absoluta para cuidar de vuestro niño.

Se llama Leo, ¿verdad?

Es un nombre precioso.

(Música de misterio)

(Pasos en la escalera)

-¿Has podido hablar con María.

-Qué va, qué va.

La he llamado, he mandado mensajes, pero nada.

Paty me ha dicho que ha subido a su casa con cara de enfado.

He llamado un par de veces al timbre,

pero no he querido insistir.

-Inténtalo mañana.

Te ha dejado claro que hoy no hablará contigo.

-No creo que cambie de opinión.

-No te pongas en lo peor, inténtalo mañana.

Estaréis más tranquilos para hablar.

-Supongo que sí.

-Buenas noches.

Vete a cerrar.

-Enseguida.

-¿Has pensado cómo hacerlo?

-Sí, he estado estudiando a fondo los planos.

Creo que podremos colarnos a través del alcantarillado.

En cuanto a la caja fuerte, podemos reventarla desde el lateral,

es lo más fácil.

Pero no es eso lo que más me preocupa.

-¿Qué te preocupa?

-Las cámaras de seguridad, por ejemplo.

-Estarán hackeadas.

¿Creías que no éramos profesionales?

-No. ¿Y el vigilante?

-¿Qué pasa con el vigilante?

¿Necesitas que me encargue? -¡No!

No va a hacer falta, no.

Está en la sala de la entrada y solo sale para hacer la ronda,

de hora en hora.

Ya que dices que las grabaciones están manipuladas,

seguro que no sospechará nada.

-Exacto, no se moverá de su garito.

-Creo que voy a tener tiempo suficiente

para reventar la caja fuerte.

De hecho, podría hacerlo solo.

-¿Te crees que te vamos a dejar solo con el botín?

Dos de mis hombres te acompañarán.

-Como quieras.

Creo que lo mejor sería entrar cuando no haya trabajadores.

El domingo, por ejemplo.

-No, será en dos días.

-Pero, a ver, hay mucho que preparar.

-Tienes 48 horas.

-¿Pero por qué tanta prisa?

-Porque tenemos información.

A esa fundición va a llegar una furgoneta

con material muy valioso.

No lo vamos a dejar escapar.

-¡Es un bombón!

Se parece al padre, ¿verdad?

Sí, nos lo dice todo el mundo. ¿A que sí?

(RÍE NERVIOSO) Perdona, preguntabas por el baño.

No vaya a ser que pille atasco a la vuelta.

No te preocupes, es esa puerta.

Sacando parecidos es un desastre,

pero por lo demás creo que es perfecta.

Educada, agradable y le encantan los niños.

Y no pone pegas de horarios.

Entonces, ¿qué? ¿Es la elegida?

¿Probamos a ver?

(Cisterna)

Bueno, pues ha sido un placer conoceros.

Os dejo que os lo penséis

y ya me llamaréis si encajo con lo que estáis buscando.

Es un bebé precioso.

Y la casa me encanta, la verdad.

Espera, Rebeca.

¿Qué te parece empezar mañana y estás unos días de prueba?

Claro que me interesa.

Y lo de la prueba me parece normal.

¿Mañana podrías empezar?

Claro, ¿a qué hora?

Pues a las 8:30.

vendré 10 minutos antes, por si acaso.

Es tarde, pero quiero enseñarte la casa.

Así me quedo tranquila. Claro.

Me quedo lo que haga falta.

Pues bienvenida. Gracias.

Vamos.

Esperaba que estuvieras más afectada tras verlo en los calabozos.

-Bueno, me ha dejado muy aliviada ir a hablar con Julio.

Con el verdadero Julio.

Cuando está bien es una persona tan razonable

y noto que me quiere tanto...

-¿Es consciente de su situación?

-Sí.

Es consciente de que casi mata a dos personas

y tiene que ponerse en manos profesionales.

-A veces necesitamos tocar fondo cuando vamos a emprender una cambio.

-Espero que ya haya tocado fondo.

Todavía puede ir a la cárcel

y eso sería una caída en picado para él.

-Seguro que el juez tiene en cuenta su enfermedad.

Sobre todo si sus abogados presentan un buen informe médico.

-En eso tiene suerte: su abogada es Nerea,

la prima de Alicia. Está muy implicada.

¡Hola! ¡Hola!

¡Hum! Pero qué bien huele eso, ¿no?

¿Se sabe algo ya?

Sí, y son buenas noticias.

Julio no tendrá que ir a la cárcel.

Nerea ha evitado el juicio

y tendrá que ir a un centro psiquiátrico.

Menos mal.

-¿Para él son buenas noticias?

Sí, sabe que solo no puede salir de esa espiral

y que necesita ayuda de profesionales.

Estoy convencida de que valora salir de esto.

-Y tú ya también, ya va siendo hora de que dejes de sufrir

y sigas adelante con tu vida.

Bueno, en cuanto a mi futuro...

Oye, ¿no estarás pensando en marcharte de nuevo?

No, pero...

Julio dice que me cede su parte para que continúe con la empresa.

Me lo estoy pensando. A vosotros no sé, ¿qué os parece?

Eso es mucho trabajo para ti. Y, además, tienes las clases.

Te apoyaremos en todo lo que decidas.

(Móvil)

¿Es el tuyo?

Ay, sí, debe ser del trabajo.

Entonces tenemos para rato. -Sí.

Aprovecho para ducharme.

-¿Te vas y me dejas aquí solo?

-Intenta no coger croquetas mientras no estoy.

(HACE BURLA) -¡Buscaré algo para entretenerme!

Dime, Elías.

"Hola. Buenas noches, Claudia".

Perdona que llame a estas horas.

Pues sí, acabo de entrar por la puerta.

Espero que sea importante, estoy a punto de cenar. ¿Qué pasa?

Ya me conoces, no te llamaría por cualquier chorrada.

Disculpa, no lo he dicho para molestarte.

¿Qué ha pasado?

Mira, acabo de hablar con Jesús Merino

y resulta que el holandés se acaba de ir de la tienda.

"Las cosas se han precipitado, Claudia".

El golpe es en 48 horas

y Jesús no va a ir solo, lo van a acompañar tres matones.

¿Cómo está Jesús?

"Deseando que acabe este infierno, el pobre".

No podemos perder tiempo.

Mañana a primera hora tenemos una reunión preparar el operativo.

"Perdona la hora, ¿eh? Chao".

Buenos días.

¿Qué? ¿Qué tal las vacaciones?

La verdad, cortas.

Cualquier cosa que necesitéis, ya estoy de vuelta.

Igual hablo con Miralles para que me deje entrar más tarde

y hacer yo misma la transición.

¿No te fías de que yo haga una buena transición?

Cualquier cosa que no te guste se lo dices inmediatamente.

Tranquila, cariño.

Si la niñata falla, la haré desaparecer.

No se puede hablar contigo. Que sí, que sí.

Pero tú no te preocupes. Todo irá bien.

(IMITA A BREMÓN) "Cualquier cosa que necesitéis, ya he vuelto".

(RÍE)

-¿Qué?

-Nada, tonterías mías.

Cosas así que me vienen, recuerdos del pasado.

(REBECA) -¿Eres policía como tu mujer?

Mi novia, no estamos casados.

Policía y surfero.

¿Cómo lo sabes?

No hace falta ser detective.

He visto una foto tuya con una tabla de surf.

¡Ah!

Sí, es mi pasión.

¿También lo practicas?

Tenía familia que veraneaba en Zarautz y me encantaba.

Vale ya, papá.

Para cuidar a un bebé no hace falta un máster.

Te voy a contar lo que le pasó a una colega.

Empezamos con historias de terror. De terror no.

Pero contrató a una chica muy joven y muy guapa

para cuidar de los hijos.

En unos meses se quedó sin marido porque la "babysitter"...

Basta ya, no quiero seguir escuchando tonterías.

Tío, te estás pasando.

Hay más cosas en los que va bien.

Veo que, para variar, no falta el movimiento en Distrito Sur.

Lo que me ha dejado helado es lo de Jesús.

Teníamos al Chispas delante de nuestras propias narices

y no lo veíamos, en la frutería.

Solo he revelado su identidad a los agentes de la operación.

No he colgado su foto en el panel para no alertar a nadie.

Necesitamos que ejecutes el robo en la fundición.

-Un momento, me habíais dicho que tenía que llevaros,

no me hablasteis de robar.

Tienes que cometer el robo exactamente como te dijo Rudolf.

Después haremos un seguimiento del botín

y nos conducirá a su madriguera.

Así que necesitas una noticia jugosa.

¿No, Remo?

Bueno, supongo que sabrás que esto no funciona en una única dirección.

Conocerás el dicho "quid pro quo".

Por supuesto: te doy una cosa y me das otra.

-¿Esto qué es?

Un localizador.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 362

Servir y proteger - Capítulo 362

08 oct 2018

Alicia encarga a Nerea la defensa de Julio. Rudolph comunica a Jesús que el golpe va a tener lugar en 48 horas y María le reprocha que le hayan ocultado su pasado delictivo. Iker se reincorpora a la comisaria para investigar a Sofía. Alicia e Iker contratan a Rebeca, una joven cuidadora para Leo.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 362" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 362"
Programas completos (389)
Clips

Los últimos 1.519 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos