www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4056923
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 30 - ver ahora
Transcripción completa

-Ponte las gafas. -No me fijo en esas cosas.

Y sé que nunca tendré contigo la relación de pareja que quería.

Aunque me cueste reconocerlo, tu corazón está ocupado.

Alicia y yo hemos compartido muy buenos momentos juntos.

De hecho, nos compenetramos a la perfección.

-Tengo dos millones en efectivo y me queman en las manos.

Hay que lavarlos ya.

-Estaba pensando retirarme de este tipo de operaciones.

-O mueves mi dinero o saco los trapos sucios

delante de tu hija.

(LEE) -"Andorra, Honduras, Islas Caimán..."

(RÍE) Marcelino, eres un genio.

(LEE) "Copiar".

-Me ofreció el capital para montar mi despacho.

Fue una donación a fondo perdido

a cambio de asesorarlo en sus negocios.

Durante un tiempo blanqueé dinero para Quintero,

luego la cosa se calmó y... Hace poco volvió a surgir algo.

-Una vez me ha puesto al tanto, volveré encantado al bufete.

Lo investigaré por mi cuenta. No irá al registro.

Ya verás en comisaría. La familia de un poli no se toca.

Gracias, pero lo haces para consolarme.

Yo la doy por perdida.

-¿Te han "robado" la moto?

¿Por qué no me lo decías? -"Pa" que no creas que soy tonto.

-¿Te roban y encima te insultaré? ¿Quién te crees que soy yo?

-Una tía que me mola un montón.

Rober ha descubierto

por qué roban tantas motos últimamente en el barrio.

¿Y cuál es tu teoría?

Si se puede saber.

Un confidente le ha dicho que se organizan carreras ilegales

con las motos robadas.

Te haré una pregunta y quiero que seas sincera.

¿Te acostaste con Sergio?

¿Te importa? Me importa porque me importas tú.

Más de lo que te crees.

Tengo unas ganas de salir con alguien

y olvidarme del sinvergüenza de Damián.

-¿Le has echado el ojo a alguno?

-No, pero en cualquier momento surge algo.

Me apuntaré a Flirting.

-He visto a mi padre.

-¿Qué dices? Si ese no tiene más de 30.

-Y esa foto tiene por lo menos 25 años.

-Ayer en el despacho del comisario...

...Que me besó.

Fue un error lamentable.

No pasa nada, no le dé más vueltas al asunto.

No tiene importancia.

Le tomaré declaración.

Acompáñenos, caballero.

-No me sale de los cojones. A mí no me da órdenes ninguna mujer.

-No me obligue a usar la fuerza.

¿Qué pasa aquí? ¡Zorra!

(GIME)

Estoy orgullosa de ti.

La mejor decisión que he tomado

ha sido ponerte como responsable de UFAM.

¿Quién te crees que eres?

Métete esto en la cabeza:

no tengo que darte explicaciones de mi vida.

Te vienes con nosotros para comisaría.

Ayúdanos y haremos la vista gorda con tus trapicheos.

Dinos cuándo y dónde se organiza la próxima carrera.

Estoy avergonzado.

Te pido que no se repita. Te lo prometo, nunca más.

No sé qué me pasa cuando estoy contigo.

(Música emocionante)

-¿Has enviado el email? ¿Me has puesto en copia?

Vale. Gracias, Sergio.

Si llega Álvaro entretenle hasta que llegue.

Vale, hasta luego.

¿Estabas hablando con Sergio Mayoral?

El mismo.

¿No le despediste?

Ya está en el despacho de nuevo.

No me habías dicho nada.

(TITUBEA) Desde ayer. Reconozco que me equivoqué.

Bueno... Todo el mundo se equivoca, ¿no?

Me alegro mucho por los dos.

Me extrañó que le despidieras, porque os llevabais bien.

Pensé que había hecho algo grave.

(RECUERDA) "¿Encendiste el ordenador?

-No. No lo hice.

-¿Es todo lo que dirás?

-Muy bien, pues recoge tus cosas y márchate.

Estás despedido. -Esto debe tener una explicación.

-¡Basta ya, Sergio!

No soporto a la gente que me traiciona.

Y más si es alguien a quien he tratado con consideración.

Vete, si no quieres que llame a seguridad".

Papá.

Papá.

Ah, ¿Sergio?

Me despisté con una gestión y le eché la culpa a él.

Fue fallo mío.

Pobre.

Ya está todo solucionado. Está readmitido. Todos contentos.

¿Seguro?

(ASIENTE)

¿Por qué lo dices?

Porque cuando te tensas se te pone aquí una arruga.

¿Lo sabías? No digas tonterías.

No quiero ser pesada,

pero si ha pasado algo con Sergio que debes contarme...

Sí, sí te estás poniendo pesada.

De verdad, que no era tan grave como parecía.

Todo está bien.

(AMBOS ASIENTEN)

(Timbre)

¿Esperas a alguien? No, yo no.

Hola, buenas. Señor Ocaña, ¿qué tal?

Hola, buenas.

Es para ti.

Mmm... Hola.

Hola. ¿Quieres tomar un café? Está recién hecho.

Pinardo ha montado una carrera. Me ha mandado Coque la ubicación.

¿Y tú decías que el mecánico no colaboraría?

¿Y si confías más en mí?

¿Ya empezamos con reproches por la mañana?

No.

Date prisa, vamos. En media hora no llegamos.

Espabila, te espero en el coche. Hasta luego.

Hasta luego.

¿Te vas con tu compañero?

A cazar a unos cuantos malos.

Carreras ilegales de motos. ¿Qué te parece?

Ten cuidado, hija.

¿Qué?

La arruguita, papá. (RÍE) (RÍE)

(SUSPIRA)

(Puerta)

Inspector.

Disculpe, solo quería decirle que entendí su mensaje del otro día.

-Si lo hubiese entendido,

no le tendría aquí graznando como un buitre.

-No, no. Créame. Lo entendí. Entiendo su modo de trabajar.

No le gusta tener periodistas alrededor. Lo comprendo.

Pero hay algo que se le escapa.

Usted y yo somos dos caras de la misma moneda.

-¿Qué moneda es esa? -El crimen, inspector, el crimen.

Por eso estamos condenados a entendernos.

Tendríamos que tener una relación...

...simbiótica.

-Deje que le aclare una cosa.

Para mí, la relación entre la prensa y la policía

nunca es simbiótica.

Es parasitaria.

En todos estos años de trabajo, si algo he aprendido

es que nadie quiere pasar desapercibido.

-Y yo lo que he aprendido es que un agresor sexual

es una bestia escurridiza que cuando se siente atrapada

ataca y mata.

¿Quiere ayudarme en mi trabajo? -Claro que quiero ayudarle.

-Aleje su grabadora de mi cara.

-Insisto, inspector. Todas esas detenciones...

Todo eso son vidas que usted ha salvado.

Es una pena que haya que escarbar tanto

para conocer su leyenda.

-¿Leyenda?

¿Cree que habla con un mito del Oeste?

-Lo que creo es que esta historia, su historia, merece visibilidad.

-Ah... ¿Se refiere a una entrevista?

-O mucho más.

¿Por qué no un reportaje repasando todos sus éxitos?

O, si me diera material suficiente, podría ser un libro.

Con los casos de los que nunca ha querido o podido hablar.

Lo importante es que la gente sepa todo lo que ha hecho por el país.

-No soy vanidoso. Eso se lo reservo a los jefes.

-¿Por qué no puede ser uno de ellos? Un jefe.

¿Ha pensado en su futuro?

No estará toda la vida pateando las calles.

-No me veo yo en un despacho.

-Pues todo llega.

Todo llega y, a veces, antes de lo que uno se cree.

Y cuando usted quiera optar

a un puesto más tranquilo y mejor remunerado,

necesitará una buena imagen pública.

Y ahí es donde entro yo.

Poniendo mi grabadora a su servicio.

Las 24 horas del día.

¿Qué me dice?

-Está bien.

Deme.

-¿La grabadora? -Sí, sí.

(MARTÍN RÍE)

-Se le ha caído la grabadora, señor Díez.

-Buenos días, Max. -Hola.

-¿Un café en La Parra? -Qué café ni qué café.

En 20 minutos tengo clase de pilates.

-¿Tengo monos en la cara? -No.

Tienes cara de haber dormido requetebién.

-Claro. A las 23 h ya estaba en la cama.

-¿A las 23 h? ¿No habías quedado con una morena preciosa?

-Sí, preciosísima en foto. Pero ahí no se reía.

-¿Qué dices? -Que reía como una hiena.

-Te pasa por ligar en internet.

Quizá debería ponerlo en el perfil de Flirting.

"Hola, soy Estefanía. Me río como una hiena".

-¿La plantaste?

-No estoy para plantar a nadie. Aguanté lo que pude

-Le echaste valor...

-Ya sabes que echándole valor soy el que más...

Hasta que la tía se enfadó.

-¿Y por qué?

Decía que era mayor que el de la foto.

-A ver, enséñame el perfil.

-Verás.

Esto está...

Eh, a tope.

(RÍE) -Coño, Max. Si esta foto tiene más de 20 años.

Sin arrugas y tienes diez kilos menos.

-Mi mejor momento, cuando fui campeón.

-Haber puesto la foto de la primera comunión.

Seguro que estás guapo. -Pero no río como una hiena.

-Las tías van a ver al Tigre de Moratalaz

y se encuentran contigo, joder.

(RÍE) -Qué quieres.

El Flirting es así todos mienten un poco.

-Ya.

¿Vas a quedar con alguien más?

-Sí. Mira esta. Ya verás.

Esta es de las mías. -Sí, sí.

-Pone: "Me gusta fumar".

-Coño, ponte las gafas. Pone: "Me gusta la zumba".

-¿Qué dices?

-Invítala al gimnasio. ¿No tienes clase de zumba?

-Nunca les digo dónde trabajo ni dónde vivo.

Al restaurante y si va bien, al hotel.

Compartiendo los gastos. -Lo tuyo es todo romántico.

Hombre, peque.

-Hola. -Hola, hija. ¿Qué tal estás?

-Igual que hace 20 minutos, que vengo de casa.

-Ah, muy bien.

-¿Qué tal tu cita con Jairo? ¿Fue bien el paseo en moto?

-No. Ni cita, ni moto, ni nada.

Se la han robado. -Lo estamos investigando.

-Ah, vaya.

Oye, verás.

Me da que tienes que ser más selectiva con tus citas.

-¿Perdona?

-Bueno, sí. Ya sabes...

Hacerte la interesante, no ser tan accesible,

un poquito más dura...

-Mira quién fue a hablar. -¿Perdona?

-Mejor lo hablamos luego, ¿vale?

-Hasta luego.

-Mira esta.

¿Eh? Fíjate.

-Es bizca. -¿Qué dices?

-Ponte las gafas. -No me fijo en esas cosas.

Me fijo en la personalidad, en el alma.

-Sí... -¿Has visto qué tetas?

-Si son de plástico.

-Pero ¿las has visto?

-Hombre, verlas, sí.

-Inspector.

-Tenia ganas de charlar con usted, agente Aguirre.

Me han hablado muy bien de su carácter disciplinado

y de su entrega en los operativos.

-¿Bremón le ha hablado bien de mí?

-Bremón es un político, no un policía de raza.

No espere que él sepa apreciar su valía.

-¿Entonces?

Un buen amigo mío con quien patrulló en el Distrito 4.

Camarasa.

-Sí, me llevaba muy bien con él.

Fueron solo cuatro meses antes de venir a Kabul,

pero aprendí mucho a su lado.

-Él también aprendió de usted.

Quedó muy impresionado, me lo contó el otro día.

-Si lo ve, dele recuerdos de mi parte.

Creo que quería volver a Valencia.

Llevaba naranjas a la comisaría.

-Pues sigue en Madrid. Y sigue llevando naranjas.

(NACHA RÍE)

-Verá, agente Aguirre,

quería conocer su opinión acerca del violador de la máscara.

-¿Mi opinión?

-Necesito ideas frescas.

-Tampoco creo que mi opinión importe mucho.

-A mí sí me importa.

Sé que tuvo una juventud complicada en su país.

Debió conocer de cerca la violencia sobre las mujeres.

-Desgraciadamente, sí.

Donde crecí no se conformaban con agredir sexualmente.

Las mujeres también tenían que llegar

a los asesinatos, torturas, desmembramientos...

-No es exactamente lo que hay en este barrio.

-No. Esto es mucho más premeditado.

-Siga, por favor.

-Creo que nuestro violador

tiene casi el perfil de un asesino en serie.

-¿En qué sentido?

-Un violador común se deja arrastrar por un impulso,

tiene un "modus operandi".

Sin embargo, si se le presenta la oportunidad,

no lo puede resistir. Es cuando fallan y les cogemos.

Sus ganas incontrolables por atacar a la víctima,

les obligan a cometer errores.

No lo pueden remediar, es un deseo irrefrenable.

-Muy bien. Siga, siga.

-Nuestro violador es más metódico.

-Por eso no comete fallos.

-Es un tipo frío y luego está el ritual.

-¿A qué se refiere?

-La máscara de payaso. El olor. Es como si tuviera una firma.

Como los asesinos en serie.

-Quiere dejar claro que es él el que ataca y no otra persona.

Es un elemento narcisista.

Y de ser así, creo que desea que le atrapemos,

para hacerse famoso con su largo historial de ataques.

-Estoy impresionado. Camarasa se quedó corto en alabarla.

Es usted mucho mejor de lo que pensaba.

-Gracias.

-Sin embargo, este caso tiene algo muy peculiar

que lo hace distinto a los que me he encontrado

a lo largo de mi carrera.

-Un agresor, un patrón y dos épocas a investigar.

-Exacto.

-Y, además, separados por diez años.

-¿Conoce algún agresor sexual en serie

que haya dejado de actuar durante diez años

estando en libertad?

-No.

-Yo tampoco.

-En ningún lugar del mundo.

-Gracias por la conversación, ha sido muy interesante.

Aquí no hay ninguna carrera. ¿Seguro que es el sitio?

Estamos donde ha dicho Coque. ¿Crees que nos la ha jugado?

¿Has visto las motos que nos hemos "cruzao"?

Eso es lo que me extraña.

Que iban en dirección contraria, como si huyeran.

A ver...

No lo coge.

Un minuto y llamas otra vez.

(RADIO) "Todas las unidades de Distrito Sur para H-50.

Se solicita apoyo para Distrito Oeste.

Persecución en Avenida Avempace".

H-50 para K-8, estamos en un operativo

en Polígono Siete Millas.

Oye...

¿Haremos como que no pasó nada?

¿Te refieres a...?

Después de lo de anoche, no sé como...

Yo... Lo que no entiendo es que no quieras hablar del tema.

Lo que tenga que decirte, te lo dije con ese beso.

¿Y eso qué significa?

Que si quieres dar un paso más,

te toca a ti, ¿no?

¿Mmm?

(RÍE)

(SUSPIRA)

Rober, ahí.

Es la moto de Jairo.

H-50 para K-8, en Polígono Siete Millas, Km 33.

Un joven tendido en la vía pública. Posible traumatismo.

Se requiere servicio sanitario urgente.

No.

H-50 para K-8, hay que avisar al juez de guardia.

El individuo está cadáver.

Tenemos a un cadáver en la vía pública.

Me cago en la...

Por eso han cancelado la carrera y salían despavoridos de aquí.

Se ha matado con la moto de mi hermano.

Debía tener su edad.

Lo han dejado aquí.

Tirado como un perro.

Aquí tiene.

Su agua con gas, sin hielo ni limón.

-Exacto, porque si no... -...No sería agua con gas.

-Gracias.

-Hoy le veo de mejor humor.

-¿Normalmente me ve con humor de perros?

-Por Dios, no quería decir yo eso.

-No se preocupe.

Lo que pasa es que veo luz en el túnel.

-Ah.

-Es una metáfora. -Sí, sí, le entiendo.

-Cuando empiezo con un caso, vivo en oscuridad total

y a través de la investigación

voy descubriendo puntos de luz.

-Ah. ¿Y ahora ha descubierto algo?

-Debe entender que no le contaré nada.

-No, claro. Perdone, perdone.

-Eso sí, le voy a pedir una cosa.

-Dígame.

-Que nos tuteemos.

-Ah, muy bien.

-¿Qué te ha dicho? Te has quedado como una estatua.

-Nada.

Que quiere que nos tuteemos.

-Por ahí se empieza.

-No digas tonterías.

-Creo que ese bicho raro te hace tilín.

-Oye, un respeto, ¿eh? Que Miguel no es un bicho raro.

(IRÓNICA) -Uy, Miguel. Qué confianzas.

-Calla, anda. ¿Qué tal sigue tu enamorado?

-Creo que sigue con descomposición. Por culpa de tu caldo.

-No me eches la culpa. Lo que pasa es que estáis "gafaos".

-Lo que tiene es un trauma o una cosa psicológica.

O no le gusto.

-Reina, la cara de tonto que pone cuando te mira,

eso no se puede fingir.

-Pero una descomposición intestinal, tampoco.

-Yo pensaba que ese caldo revitalizante

le iba empujar a lanzarse. -¿Y eso?

-A ver...

Cardo, nabo, apio,

laurel, tomillo,

jengibre, pimienta,

una cosa que yo también le pongo... Afrodisíaco total.

-¡María!

-Que es muy "parao". Había que darle un empujón.

-Sí, pero no un empujón hacia el retrete.

-También es depurativo.

-Estás bien, ¿Nacha?

Ayer te fuiste cabreada y hoy no abres la boca.

Si es por mí, me lo puedes decir.

-Tranquila, no tiene que ver contigo.

Laura, ¿qué pensarías si vieses a dos compañeros de la comisaría

en una actitud muy cariñosa? ¿Me entiendes, no?

-No sé. (RÍE)

Solo me interesan los cotilleos de Wikileaks.

-Por eso eres perfecta para hablar del tema.

-Ninguna ley prohíbe relaciones entre policías, ¿no?

Además, somos personas adultas.

-Ya, ¿pero no crees que un superior debería ir con más cuidado?

-Ah, interesante.

¿Superior en plan Miralles?

Bremón.

Pero ¿con quién?

(NACHA SUSPIRA)

-¿Con Lola?

-Obvio. -Quien tiene padrino, se bautiza.

-Ahora encajan muchas cosas.

Su ascenso a la UFAM, la entrevista en el periódico...

-El momento guardaespaldas de ayer. Él quedó patético.

(AMBAS RÍEN)

-Oye, pero, Bremón está casado, ¿no?

-Casado y con dos hijos pequeños. -Vaya tela.

-¿Quién está casado?

-¿Habéis empezado un cotilleo sin mí?

-No digo nada, que luego se sabe todo.

-Yo soy una tumba.

-Hablamos del comisario. -Sí, está casado.

Su mujer es monísima.

¿Y a qué venía...?

-El comisario ha añadido otra línea en su currículum de cagadas.

Infidelidad matrimonial. -¿Con quién?

-Nacha le vio ayer besarse con Lola.

-¿Lola y Bremón? (LAURA ASIENTE)

-Ay, por Dios. Qué tontería.

-Sé perfectamente lo que vi. -Vamos.

¿Lola y el comisario? Ni en un millón de años.

-Espe, eres la mejor amiga de Lola.

-Por eso te lo digo.

Que no, que no. -¿No sabías nada? ¿Seguro?

-Que no sé nada.

Además que... Aquí no se cotillea, se viene a trabajar.

Así que, venga, cada mochuelo a su olivo.

-Un momento.

¿Esperanza Beltrán nos ha llamado cotillas?

(LAURA RÍE)

-Vaya, sí que estás concentrada con el ordenador.

-Llevo un atraso de fichas que no veas.

Y este ordenador va a pedales.

-Claro, será culpa del ordenador.

¿No será que te pasas el tiempo en páginas que no son del trabajo?

-Tía, qué dices. Que no tengo tiempo para nada.

-Yo sí tengo tiempo y me he metido en Flirting.

Tu padre tiene la cuenta abierta.

No le has dicho nada.

-No he sido capaz de decírselo.

-Debes decírselo. Está haciendo el ridículo.

-¿Cómo se lo digo? No sé cómo decírselo.

-Directamente, tu padre lo entenderá.

-Eh... ¿Qué tengo que entender?

-Uy, yo tengo mucho lío. Pero tú, ánimo, ¿eh?

-¿Ánimo?

¿Qué pasa?

¿Salen fotos tuyas en internet?

(RÍE) -No, no. Esta vez el protagonista eres tú.

-¿Cómo?

-Nada, papá, déjalo. Déjalo.

-Lanzas la piedra y escondes la mano, como tu madre.

-Como mi madre.

A mi madre, ni me la nombres.

Ella tiene más dignidad que tú y no se hace cuentas en Flirting.

¿Eh? -¿Flirting?

¿Has husmeado en mi móvil? (CHISTA) -Ojo.

No he husmeado en ningún sitio.

Eso es una aplicación pública, papá.

Si lo puedo ver yo, lo puede ver el vecino

y cualquier tía que yo conozca.

Sobre todo si pones 15 años menos.

-Es una edad a título orientativo.

-¿Orientativo?

-¿Sabes la vergüenza que paso

cuando sales como posible ligue a mis amigas?

-Es que no sabía cómo funcionaba.

-No sabías... Claro que lo sabías. Lo que pasa es que a ti, con pillar,

te da igual todo.

Incluso dejar en ridículo a tu hija.

Mira que dejar tirado a ese hombre...

Claudia, era un chaval de 17 años.

Como casi todos los del circuito ilegal.

Son críos y compiten para hacer la pirueta más loca.

Van a toda pastilla y grabándose a la vez.

El año pasado dos chavales casi graban su muerte con un selfi.

Cómo no va a haber accidentes haciendo esas barbaridades.

El de este chico habrá sido terrible.

Cuando le han visto muerto, han huido.

El máximo responsable es Pinardo. Es el que se forra con todo esto.

Y cambia constantemente de zona.

Ahora lo hacen en polígonos apartados

de bloques de viviendas.

Se aprovecha de esos chicos. Sin importarle que mueran.

Velocidad y dinero fácil es un cóctel tentador para ellos.

Tentador y suicida.

Conozco ese tipo de chavales.

No piensan en su futuro porque creen no tenerlo.

Es una pena, solo aprenden a base de hostias.

Ese pobre que habéis encontrado en el asfalto

ya no aprenderá nada más.

¿Qué hacemos ahora? Vuestro trabajo.

Sin dejar enfriar el contacto, cerrad los frentes abiertos.

Seguiremos usando a Coque, a ver qué nos consigue.

Quiero en esta mesa las diligencias de lo que habéis averiguado

sobre las carreras, empezando por el cadáver.

¿Y ya está?

¿Esperaremos a que muera otro chaval o qué?

Entiendo que estés indignado con lo que ha pasado,

pero si quieres acción, aquí tienes un montón de expedientes.

El navajero del parque, el núcleo neonazi de...

Yo quiero acabar con esto.

Atrapar a Pinardo.

Y yo quiero que mantengas la cabeza fría.

Eres capaz de irte a las carreras y hacer algo

de lo que te arrepentirás toda tu vida.

Mañana tendrás las diligencias.

(Teléfono)

Miralles.

¿Ya lo tienes?

Voy ahora mismo.

No os mováis de aquí.

Y ahora Miralles nos pone a rellenar papeles.

Es parte del trabajo. Ya lo sé...

Déjalo. Ella no tiene la culpa de que no pudiéramos salvarle.

Le faltan huevos para dejarnos actuar.

No te entiendo. Pues eso.

Para atraparlos debemos meternos en su mundo.

¿Meternos en su mundo?

Debemos infiltrarnos en una carrera.

Haré como que no te he oído. Haremos lo que dice Miralles.

Hablaremos de esto más tarde. Vale.

Hola.

-¡Ay! Hola, Elías.

-¿No deberías estar en el gimnasio? -No, estoy de descanso.

Y cuanto menos me cruce con mi padre, mejor.

-Ya.

-¿Te importa?

-A ver, ¿qué pasa ahora?

-Esto ha pasado.

Lo sabías, ¿no? -Sí. Él me lo enseñó.

-Le he dicho que se cambie la foto.

-¿Y la ha cambiado? No. Porque es un crío

y hace lo que le quiere.

-Deberías entender que a tu padre le han gustado mucho las mujeres.

-¿Ah, sí? No lo sabía.

-Quizá lo que no sabes es que todo eso acabó

cuando llegaste al barrio.

Desde entonces solo tiene ojos para ti.

No invita a chicas a casa,

no tiene citas, no liga en el gimnasio...

-¿Que no liga en el gimnasio? -Bueno... (RÍE)

No como antes. Le tenías que haber visto.

(PATY RÍE)

-Hey, Paty.

Tu padre ha hecho muchos esfuerzos por ti.

Ahora te toca ser un poco comprensiva.

Tiene derecho a rehacer su vida.

-Si yo no digo lo contrario, claro que lo tiene.

Pero es compatible rehacer su vida con no hacer el ridículo, ¿no?

-También es compatible con que se lo digas con cariño.

Y no le hagas sufrir. -¿Sufrir, mi padre? ¡Qué va!

-¿Por qué crees que se baja esa aplicación a escondidas?

Lo hace todo en secreto.

Lo peor para un padre es sentir que su hijo se avergüenza de él.

Hazme caso. Sé de lo que hablo.

(PATY CHASCA LA LENGUA) Ahora me siento fatal.

(RÍE) -Bueno...

Seguro que lo arreglaréis.

No hay aplicaciones para buscar hijas.

(PATY RÍE)

-Eres la mujer que mejor le conoce.

-En eso tienes razón.

Muchas gracias, Elías. -De nada.

-Hay una cosa que no entiendo.

¿Por qué la gente dice que eres borde y "amargao"? (RÍE)

-Tienen razón.

(ESPE SE SOBRESALTA) ¿Te has quemado?

-No, no. (RÍE) Yo tampoco te he visto.

(SUSPIRA) ¿Se te ha olvidado algo?

Anda, que no me he echado el agua. No sé dónde tengo la cabeza.

Creo que no eres la única. Te noto preocupada. ¿Pasa algo?

No, no. No es nada.

No por nada una marea una bolsa de té en una taza vacía.

No tendréis vosotros trabajo, como para hablaros de mis tonterías.

Para escucharte siempre hay tiempo.

Si es que... Tampoco es de trabajo. Bueno... Es y no es.

A ver...

¿Qué pensáis de las relaciones personales en el trabajo?

¿Te refieres a... relaciones de pareja?

Sí, que dos que trabajan en el mismo sitio se enrollen.

Dos policías de una misma comisaría.

(SUSPIRA)

Pues, no sé, a mí me parece que son temas personales de cada uno.

Ya, pero si interfiere en el trabajo...

¿Te refieres a alguien en especial?

No, no. Qué va, qué va.

A mí me parece que sí.

(NERVIOSA) Que no, que no. Era una suposición solamente.

Sí... Es que...

Lo he oído por ahí y me he puesto a darle vueltas.

Que se líen dos compañeros no me parece mal.

Lo peor es que hablen de uno a las espaldas.

Porque tu política es hacer cosas a las espaldas de los demás.

Yo no quería que discutierais.

Espe, tranquila. Hablar las cosas me parece bien.

¿A que sí, Alicia? ¿Qué opinas? ¿Te liarías con un compañero?

He dicho lo que pienso. Cada uno puede hacer lo que quiera.

Dos personas pueden estar juntas, si no interfiere en el trabajo.

¿Ah, sí? Muy interesante. ¿Cómo no va a interferir?

Entras por la puerta ¿y qué? ¿Desconectas?

Una miradita, un roce...

¿Y los malos rollos? Te los traes al trabajo también.

¿Qué diferencia hay entre trabajar juntos o no?

¿Los que tienen mal rollo en casa no se lo traen?

No me gustaría que mi vida privada fuera pública.

Además, sale mal, ¿y qué? ¿Te cambias de comisaría?

No. La clave están en saber separar las cosas.

Me estoy aburriendo del tema y tengo muchas cosas que hacer.

Pero... ¿He dicho algo malo? No, no. Para nada, Espe.

No tiene un buen día. (SUSPIRA)

(RÍE) Ah, bueno. Voy a ver si le echo el agua al té.

Oye, Espe.

¿Y en esta comisaría se ha dado algún caso?

De parejas, quiero decir.

He tenido la sensación

de que hablabas de alguien concreto.

No, no. Sí...

Desde que estoy aquí no he visto nada, la verdad.

Pero, vamos,

mucho me temo que aquí habrá una separación matrimonial.

(RESOPLA)

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

Un momento. (GIME)

(RESOPLA)

(RESOPLA)

-No quería molestarte.

Como por teléfono me dijiste que no ibas a salir

y que no podías venir a La Parra,

pues La Parra viene a ti.

En realidad es del bar del hotel. Es una manzanilla.

Tranquilo, no es ninguna receta de la jefa.

(ÉL JADEA)

Pasa, pasa.

-¿Estás mejor ya? (JADEA) -Sí.

Tuve que llamar a la ONG para decirles que no iba esta tarde.

Y me ha venido muy bien estar aquí tumbado.

-Eugenio, ¿qué más te puede pasar?

Solo falta que te gire la cabeza, como en "El exorcista".

-Pues no lo sé, Salima, pero esto no es normal.

Primero el desmayo, la descomposición....

Es como si alguien me mandara un mensaje.

-Alguien, ¿quién? ¿En plan Dios?

-No lo sé.

Igual el universo quiere decirme que no estoy preparado para esto.

-¿Para qué?

-Pues... Ya sabes. Tú y yo.

Para una relación, vamos. Como es la primera vez que me pasa.

(RÍE) -¿Que te pasa lo de la maldición?

-No. Bueno, sí.

(EUGENIO SUSPIRA)

Es que como tú eres mi...

primera relación, pues...

No sé lo que es normal.

-Eugenio, te aseguro que no hay ninguna maldición.

Solo tienes que quitarte los miedos y dejarte llevar.

-Ya me dirás por dónde empiezo.

-Ahora la que tiene que empezar soy yo.

¿Ves?

Te he besado y no ha pasado nada. ¿Por qué no pruebas tú?

(SALIMA RÍE)

(RESOPLA) -¿Ves?

¿A esto no se le llama ser gafe? -No. Se le llama ser torpe.

(EUGENIO RÍE)

(EUGENIO RÍE)

-Gracias, María. -De nada, corazón.

-¿Qué? ¿Me lo vas a decir? Llevas toda la tarde con esa cara.

-¿Qué cara? -De "si no te lo digo, reviento".

(ESPE SUSPIRA) Es verdad. Tienes razón.

Necesito que me digas una cosa y que seas sincera.

-Vale.

-¿Tú te has vuelto a enrollar con Bremón?

-¿De dónde has sacado eso? -Primero contéstame.

Y sé sincera, si no, no te puedo ayudar.

-No, no ha habido más besos.

-¿Y...?

-¿Qué? Espe, ¡por favor!

(ESPE SUSPIRA)

A ver...

Es que...

Nacha me ha dicho

que os vio en su despacho, al parecer muy...

...muy acaramelados.

-¿Nacha? Ya...

Simplemente estaba agradeciéndole que me intentara proteger.

Quizá Nacha vio más complicidad de lo normal, pero no pasó nada.

-Y, a ver, dime una cosa.

Si no hubiera entrado Nacha, ¿os habríais vuelto a besar?

-Vale, sí. Nos besamos.

(CHASCA LA LENGUA) -¿Lo ves, Lola?

-Ya lo sé, metí la pata. No volverá a pasar.

Fue solo un beso.

-Lola, coño, no puedes seguir así.

Ser la comidilla de la comisaría os perjudicará a los dos.

-Lo que no entiendo es por qué la gente se entromete.

-Yo que sé, Lola.

Ah, pues...

Se lo puedes preguntar a ella.

-Hola, acabo de pedir un café. -Déjate de cafés.

¿Por qué mientes sobre mí?

-Ya veo que a Espe se le fue la lengua.

-¿Me puedes contestar?

-Yo no voy contando nada, y menos, mentiras.

Me preguntaron por lo que vi. Y contesté.

-Vieras lo que vieras, cállate. Y eso fue un malentendido.

-Tranquilízate. No tienes que darme explicaciones.

Me importa lo que hagas de uniforme, con quién te lo quitas es cosa tuya.

-¿Insinúas que me acuesto con Bremón?

Es mentira. Estás totalmente equivocada.

-Lola, no mates al mensajero.

Toda la comisaría da por hecho que te tiras al comisario.

-Nacha, tu café.

-Gracias, María.

-¿Te lo apunto? -Por favor.

(MAX JADEA)

(RESOPLA)

(GIME)

-Si quieres te imprimo una foto mía.

(JADEA) -¿Cómo?

-Para que le pegues ahí en el saco. Está claro que piensas en mí.

Razones no te faltan.

-Le doy una paliza al Tigre de Moratalaz...

...por avergonzar a mi hija.

¡Toma, toma!

-Papá...

(MAX RESOPLA)

-Perdóname, me he pasado. No quería ser tan bruta.

(JADEA) -No, hija.

No te tengo que perdonar nada. Soy yo.

Tengo que asumir que ya...

tengo cierta edad para hacer ciertas cosas.

-No, papá, si te refieres a ligar,

tienes derecho a encontrar a alguien que te quiera.

-Ya... Pero no por internet, ¿eh?

-Vale, tampoco es eso.

Lo he pillado. Lo de las redes te lo dejo a ti.

Hacer perfiles se me da fatal. -Sí que se te da fatal. (RÍE)

Por eso me he encargado de hacerte uno nuevo.

-Ese es mi móvil. -Sí.

1111, la clave de todos los viejos. No es tan difícil.

-Pues en esa foto estoy muy bien.

-Estás madurito, interesante. -¿Ah, sí?

Sí. No sé por qué os empeñáis en aparentar ser más jóvenes.

A las mujeres lo que nos encanta es un hombre con experiencia,

que parece que sabe lo que quiere...

-¿No te estarás ligando a alguien de mi edad?

-Que no, papá. Mira.

Lee tu perfil. -A ver, trae.

¡Uf!

(SUSPIRA)

(LEE) "Deportista, emprendedor..." ¿Ahora soy emprendedor?

-Llevas dirigiendo tu negocio toda la vida.

Eso ahora es "ser emprendedor". Sigue.

(LEE) -"Le gusta la naturaleza,

compartir una buena conversación con vino,

todavía cree en el amor,

y su hija dice que es un padrazo".

-Ser buen padre es sexi, te da puntos con las mujeres.

-¿No te avergüenzas de mí?

-Digamos que he corregido un poco tu zona de búsqueda

para que no caigas en el patetismo. (MAX RÍE)

-Pero no, claro que no me avergüenzo de ti.

Estoy superorgullosa. -Hija, ven aquí.

-No, que estás "sudao". Qué asco. -Perdona.

¿Tú crees que ligaré con esto? -A ver...

Si ya tienes cuatro solicitudes. -¿Cuatro?

-Sí.

-Pues esta no está mal.

-Entra en su perfil y me dices... -Tampoco te pases.

-Vale. -La dejo aquí.

-Ahí va, otra.

Paty, otra.

¿Será posible?

Otra.

-Madre mía. Se destrozó la cabeza y lo dejaron ahí "tirao".

He visto accidentes y muertos, pero esto...

(RESOPLA) Por la moto ni pregunto. Estará hecha polvo.

Solo tiene unos rasguños.

Como hicimos rápido la denuncia, he agilizado los trámites.

¿Ah, sí? ¿Podré cogerla en algún sitio?

La tienes en comisaría. Recógela cuando quieras.

Toma.

¿Qué te pasa?

Me da mal fario pensar en el chico palmando en la moto.

Sí. ¿A que sí?

Esa moto está "gafá".

Venga, no seas supersticioso. No se mató por una maldición,

se mató por no llevar casco. No fue la moto.

Si quieres, la coges tú. Yo no la cogeré.

Perfecto, porque pensaba pedírtela en breve.

¿Le darás una vuelta a tu pijita?

Qué va. Tengo que infiltrarme en una carrera.

¿Estás tonto o qué?

Alguien tiene que hacerlo. Has visto demasiadas películas.

Te lo digo en serio. ¿Lo dices en serio?

No. ¿No dices que está "gafá"?

Por eso mismo. Dame la llave. Que te pires.

¡Dame la llave!

(Timbre)

Inspectora, qué alegría. Pasa, pasa. Con que me llames Alicia va bien.

¿Podemos hablar?

No tengo nada que ocultarle a mi hermano. Dime.

No permitiré que te infiltres en esas carreras.

Es una locura. Olé.

Menos mal que hay alguien con cabeza en la comisaría.

Ni tu novia ni yo estamos de acuerdo.

Dejanos tranquilos un rato, por favor.

No dejes que vaya. Y no es mi novia, que lo sepas.

Llevo montando en moto desde niño.

Solo tengo que pillar la moto y llegar hasta Pinardo.

Es muy peligroso. ¿Qué pasa si te pillan?

Necesitaré cobertura.

Lo pensamos bien y hablamos con Miralles.

Ya has oído lo que opina Miralles.

Que lo dejemos. No permitiré que muera otro chaval.

No me has entendido bien.

Soy tu superior y no dejaré que lo hagas.

Pues ni te he dicho nada ni has oído nada.

Ya iré por mi cuenta. Es tarde. Ya me has involucrado.

Como vea el más mínimo indicio o el más mínimo amago,

te denunciaré a Bremón.

Si queremos lo mismo, ¿por qué no me lo dejas hacer?

Porque no soportaría que te pasara nada.

(SUSPIRA)

Hasta que no te olvides de esto no volveremos a hablar,

ni de trabajo ni de nada.

(RESOPLA)

Perdone. No quería asustarla.

-No lo había oído, inspector.

-Su turno acababa hace horas.

-Cierto. Me fui, pero decidí regresar.

-¿Por qué?

-No me quito de la cabeza lo que usted me dijo.

Lo de los dos periodos de actuación del violador.

-Explíquese, Aguirre.

-Desde que el caso se ha reactivado, todos nos preguntamos lo mismo.

"¿Es el mismo de hace diez años?". "¿Ha evolucionado?".

"¿Es un imitador?".

Pero todas ellas dependen de una sola pregunta:

¿por qué ha dejado de actuar durante diez años?

-¿Intuyo que tiene una respuesta?

-Sí. La respuesta es que no lo hizo.

No ha dejado de actuar.

Hay más casos.

Mire.

Este caso es del 2009. No se tuvo en cuenta.

Pero fíjese bien.

Un agresor no identificado.

Lleva la cara cubierta. Tiene un olor penetrante.

Y es zurdo.

No se relacionó por una simple razón.

-Porque no consumó la agresión.

-Le salió mal.

¿Sabe la información que podemos sacar de aquí?

¿Y si con lo que sabemos ahora podemos encontrar más casos

de estos diez años?

¿Y si se le escapó una huella, una fibra... Algo?

(MOLESTA) ¿Se ríe de mí?

-No, en absoluto.

Me ha sorprendido.

Aunque se le escapan algunos detalles.

-¿Por ejemplo?

-Que el agresor no actuó en la misma zona que hace diez años.

Y que su víctima no llevaba minifalda.

-¿Usted ya conocía el caso?

-Por supuesto. -No entiendo nada.

-No se desanime. Esto es lo que estaba buscando.

-Un policía en Distrito Sur capaz de estar a mi altura.

-¿Pero para qué?

-Necesito alguien que sea mis ojos y mis oídos en el barrio.

Alguien que pueda mantener en secreto

lo que vayamos descubriendo.

Alguien preparado para ser mi mano derecha.

Dígame, Aguirre,

¿aceptaría esa responsabilidad?

Nadie puede saberlo.

Esto lo vamos a hacer usted y yo.

¿Qué me dice?

-Está bien. Cuente conmigo.

-Muy bien, Aguirre.

Juntos vamos a atraparle.

¿Qué ha pasado con Osorio? No me gusta.

El otro día me amenazó en la calle.

Hable con él y que respete un poco a los periodistas.

Lamentándolo mucho, no podré hacer lo que me pides.

Osorio es el eje de la comisaría, todos dependemos de él.

Tengo las listas con las empresas de fumigación

y productos químicos de los polígonos más cercanos.

-Estamos de suerte, solo son siete.

Hable con los encargados y consiga un listado completo de trabajadores.

-De acuerdo.

Os habéis acostado y no me lo quieres contar.

No, con Alicia es diferente.

¿Y mi hermano? Me lo han cambiado por otro.

¿Ahora es un moña o qué? Que te den.

Mi último artículo sensacionalista, ya lo escribí. Y no habrá más.

-¿Qué pretendes?

-Que me perdones.

Las personas nos merecemos una segunda oportunidad.

-Ese hombre te está gustando. -¿Por qué dices eso?

-El periodista este tiene buen tipo y...

No sé, en el fondo hacéis buena pareja.

-La oferta es tentadora y el puesto, imagínate,

pero sería alejarme de mi familia y eso...

Eso es. Me lo tengo que pensar un poco.

(Frenazo)

No te obsesiones hasta el punto de jugarte la vida.

Aquí la vida nos la jugamos todos los días.

Esto es Kabul, no la academia.

¿A qué viene eso? Me he jugado la vida cuando ha hecho falta.

¿Hace falta? ¿No hay más opciones? No, no las hay.

Dicen que estamos liados. Mañana se habrán olvidado.

No lo harán, porque esto viene de lejos.

Creen que me pusiste al frente de la UFAM porque estábamos liados.

Lola... Es muy triste.

Siento ser el causante de esto.

No, no me toques, Emilio, por favor.

Creo que lo mejor es que no me toques nunca más.

-Tampoco he tenido suerte en el amor.

Y como podrás apreciar, ya tengo unos años.

-Tienes toda la vida por delante. -Como tú, María.

-¿Y cómo llevas esa soledad, Miguel?

-Quizás tenga que cambiar de centro.

-Me hundes. Es el día más triste de mi vida.

-No exageres, que no se acaba el mundo.

-Para mí sí que se acaba. Para mí eres como un padre.

-Tobías padece esquizofrenia. Parecía triste, ¿no?

Es muy emocional. Tiene estos cambios de humor.

¿Por qué se despedía de ti?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 30

Servir y proteger - Capítulo 30

08 jun 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 30 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 30 "
Programas completos (108)
Clips

Los últimos 522 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. jvr

    Ossorio mola. Mola su sangre fría, su templanza y su inteligencia. Dejadle un tiempo.

    18 jun 2017