www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4323643
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 145 - ver ahora
Transcripción completa

-Recibido. ¿Qué heridas tiene el cuerpo?

-"Tiene el tórax atravesado por una flecha".

Si le hubieran tendido una emboscada y le hubieran disparado,

sería lógico, ¿pero una flecha?

¿Por qué usar un arma así?

No lo sabemos, pero, precisamente por lo extraña que es,

podría darnos alguna pista.

¿Qué hay del tipo que le citó en el parque,

el tal Sagitario 24?

Los de la UIT de Distrito Dos están tras la pista,

pero la verdad es que les está costando un montón.

Ese tipo tiene cualidades de un auténtico "hacker".

-Espera, espera, espera.

¿Te das cuenta de lo que me estás pidiendo?

-Me pides que deje mi trabajo. -Sí.

O Transportes Quintero o yo.

-Yo te he salvado la vida.

Yo me he manchado estas manos de sangre por ti

Lo que yo quiero es tu lealtad

porque el día que esa lealtad me falle,

atente a las consecuencias.

-¿Cómo que no puedes dejar el trabajo?

¿Qué me estás contando?

-Ahora ya me da exactamente igual.

Te lo juro, paso de esa historia. Él ya ha tomado su decisión, ¿no?

-¿Juras por tu vida que no sabe nada, ni sobre ti ni sobre mí,

-Pues claro. Se lo juro.

-¿Algo interesante en el barrio?

Bueno, hay un congreso de energías y sostenibilidad.

El protocolo de seguridad está flojo,

pero es que ese polideportivo deja mucho que desear.

-Hay que abrirle los ojos a la opinión pública.

Hay que señalar a los culpables.

Vamos a ver los planos del polideportivo.

-¿Pero no vas a ir a la pelu?

No, cariño, tengo que pasar primero por comisaría,

que tengo que revisar el protocolo de seguridad

del congreso de energía y sostenibilidad de hoy en el barrio.

Quico dice que ese congreso lo montan los poderosos

para quedar bien de cara a la galería.

Quico es muy mono, pero me parece a mí

que de cuestiones políticas no entiende nada.

Ha llegado la hora. -Sí.

¿Qué ha ocurrido? "Dos explosiones se originaron"

cuando los primeros oradores tomaron la palabra.

¿Hay víctimas?

Muy pocas y ocasionadas por el follón que se armó,

ninguna, afortunadamente, por los artefactos".

No parece que quisieran hacer mucha pupa, ¿no?

Parece que tenían todo controlado y no querían víctimas.

¿Se puede? Sí, sí, adelante.

Las redes están que arden con esto del atentado

y yo he recibido un comunicado de los autores.

Lo firma un grupo que se hace llamar Planeta libre.

-Nos debes mantener informados,

para algo debes mantener la relación con esa loca.

-Los compañeros de la UIT del Distrito Dos

están analizando las imágenes de las cámaras del pabellón,

pero ya me mandan esta foto escaneada.

¿Te suena esta cara?

En absoluto.

Pero bueno, ¿qué haces aquí?

(SUSPIRA) -¿Pues qué voy a hacer aquí?

Venir a verte. Me dejaste muy preocupado esta mañana.

(Música emocionante)

¡Buenos días!

Pues de bueno tienen poco.

Ya. Me imagino que la prensa, para variar,

está criticando el protocolo de seguridad, ¿no?

Es que tienen razón.

Todavía no me explico cómo lo pude organizar tan mal.

¡Vaya por Dios! Ya empezamos a echarnos la culpa por todo.

¿A quién quieres que se la eche?

¿A mis agentes, que solo cumplían mis órdenes?

Si lo has dicho mil veces, Claudia, el riesgo cero no existe,

por más que hayas organizado bien los dispositivos.

Y eso es así, pero es que yo dejé un agujero

en el pabellón de deportes.

¿Ah, sí? ¿Qué tipo de agujero, vamos a ver?

Pues que no dejé vigilancia permanente

en una de las salidas de emergencia.

Ya. Por algo sería, ¿no?

Pues sí, porque a esa puerta se accede

por unas escaleras en mal estado que estaban en obras

y por eso estaba clausurada esa puerta.

Como no tenía suficientes efectivos, no podía permitirme el lujo

de dejar a un agente permanentemente allí plantado.

Es que, a toro pasado, todas las decisiones pueden ser revisables.

Pero vamos, estoy totalmente convencido

que has optimizado los recursos que tenías, de eso estoy seguro.

Además, ¿por qué estás tan segura que habían salido por ese agujero?

Porque Rober confirmó que esa puerta estaba forzada.

Menos mal que no hubo que lamentar víctimas mortales

ni heridos graves, que si no...

Lo que sí han conseguido es que todos sepamos

de su existencia, ¿eh?

Eso es lo que buscaban, publicidad de su causa.

(LEE) "El autodenominado grupo Planeta libre

justifica el ataque cometido

contra el congreso Energías y sostenibilidad

para denunciar la hipocresía de las empresas

que amasan grandes fortunas a costa de destruir el planeta".

Hay que ser incoherentes, ¿eh?

Querer reducir las emisiones de CO2 a base de petardazos.

A saber dónde van a querer actuar la próxima vez.

¿Por qué crees que van a actuar otra vez?

Nadie monta un grupo terrorista para un único atentado.

¿Un grupo terrorista? Esas son palabras mayores, ¿no?

Oye, que el ataque al congreso no fue cosa de aficionados, ¿eh?

Y, aunque no haya habido víctimas mortales,

sería un error no tomarlos en cuenta, ¿eh?

¿Tú crees que esta gente va en serio?

Lo que creo es que son capaces de cualquier cosa para hacerse oír.

(RESOPLA)

Lo que hacía falta en comisaría, después de lo de Laura.

De verdad, a veces no sé cómo me he metido en este lío.

¿A qué llamas lío?

¿A tu vocación de servir y proteger a los ciudadanos?

Es lo que me preocupa, Antonio,

que no sé cómo voy a proteger a los ciudadanos

de las cosas que se les ocurren a estos.

No adelantes acontecimientos que no tienen por qué pasar.

Ya, pero es que no es solo eso, Antonio, es que...,

es que estoy muy preocupada por Elena Ruiz.

Mira, esta noche he tenido una pesadilla.

Se me aparecía y me reprochaba que no la buscásemos.

Hacéis lo que podéis. Ya, pero no conseguimos nada.

Ayer me entrevisté con compañeros suyos de la academia

para ver si me revelaban algún dato sobre ella

y nada, absolutamente nada.

Estamos en un callejón sin salida.

Cuanto más tiempo pasa, más consistente es la hipótesis...

Sí, y lo sabes perfectamente porque te lo he explicado mil veces.

Cuantos más días pasan después de una desaparición,

más posibilidades hay de encontrarla muerta.

Sea lo que sea lo que le ha pasado a esa chica,

tú no tienes culpa ninguna.

¡Pero me siento responsable, no lo puedo evitar!

Esa chica estaba a mi cargo.

Quería ser inspectora, como yo.

No sé, yo quizá debería de haber notado algo,

haber visto una señal, no sé.

No te puedes venir abajo, tienes que ser fuerte.

Piensa en tus agentes, tienes que darle ejemplo.

Es que a veces me canso de tener que parecer fuerte, ¿sabes?

No lo pareces,

lo eres.

(RECHISTA)

Pues sí, menos mal que no hubo víctimas

ni heridos de consideración.

Y los daños materiales tampoco han sido demasiado importantes.

Lo más seguro es que quisieran llamar la atención.

Un hecho lo suficientemente escandaloso

como para poner a la organización en el mapa.

Esperemos que no vayan a más.

Ahora tenemos que recabar toda la información posible

acerca del grupo.

Por cierto,

te he guardado el ramo de novia. Es todo tuyo.

Supongo que esto habrá sido cosa de mi padre.

Estaba empeñado en que me quedase con el dichoso ramo.

-Pues te equivocas, hija.

A Montse le hacía mucha ilusión regalártelo

y así cumplir con la tradición.

¿Habéis visto mi cargador del móvil?

Pensé que estaba en la maleta, pero no lo veo.

Toma, anda.

Gracias, hija. Me estaba volviendo loco.

-Date prisa, Marcelino, el taxi está a punto de llegar.

Yo voy saliendo. -Enseguida voy.

-Cuídate, cariño. Pasadlo muy bien.

(Puerta)

Espero que no vayas a decirme

que te arrepientes de haberte casado con Montse.

Montse y yo seguimos muy enamorados.

Y, entonces, ¿qué te preocupa? No me preocupa nada.

Solo que estoy un poco triste porque...

cuando Montse y yo volvamos de Nueva York,

nos instalaremos en nuestro piso nuevo.

A ver, no es que no me haga ilusión, pero...

me afecta dejar esta casa

y, sobre todo, dejar de vivir contigo.

Me lo imaginaba ¿y sabes por qué?

Porque a mí también me da mucha pena.

No te lo quería decir, pero has sacado el tema.

Es que han sido muchos años aquí.

Nos han pasado tantas cosas...

¿Te acuerdas la primera vez que entramos por esa puerta?

Perfectamente.

Yo tenía diez años y esta casa me pareció gigante.

Era como si fuésemos a vivir en un castillo.

Es que así nos parecía comparado con el piso

donde habíamos vivido hasta entonces.

Yo no hacía más que correr por la casa

y subir y bajar las escaleras como un torbellino.

(SUSPIRA) Sí, todo marchaba tan bien en aquella época...

Yo estaba convencido de que íbamos a ser muy felices aquí.

Y lo hemos sido, papá.

Es verdad que no podemos olvidarnos

de que también hemos pasado por momentos duros

en estas cuatro paredes. Casi todos en el último año:

la discusión con tu madre, su accidente,

su muerte y, por su fuera poco, lo que descubrimos después.

Sí, pero bueno, no podemos olvidarnos de los buenos momentos

y, aunque vayamos a vivir en casas distintas,

vamos a seguir teniéndolos.

Oye,

¿seguro que no te preocupa que

Quintero vaya a aprovechar que estás fuera para acercarse?

No, porque estoy seguro de que no le vas a dejar.

Por supuesto que no

porque no quiero verlo ni en pintura.

Te quiero.

Y yo a ti, hija.

Pasadlo muy bien en Nueva York,

pero no se te ocurra volver a traer otro imán

con la Estatua de la libertad, que ya tenemos.

Esta vez pienso ser muy original.

Voy a traer uno del puente de Brooklyn.

(RESPIRA) Cómo echaba de menos este olor.

-¿Qué olor? ¿El de la lejía con la que limpié ayer?

-No, hija, no solo huele a limpio.

El Atlas huele a cuero, a las grasas de las máquinas,

al hierro de las pesas.

El Atlas huele a esfuerzo.

Te confieso que este era uno de los mejores momentos para mí,

antes de que llegasen los clientes, justo al abrir.

Disfrutar de la soledad de este santuario.

-¿Santuario?

De verdad, papá, que eres un exagerado, ¿eh?

No me vengas con el rollo de que echas de menos esto porque no.

Sé perfectamente que en Barcelona eres muy feliz.

-A ver, hija, una cosa no quita la otra, ¿vale?

Allí estoy muy bien, entrenando a Vicky,

pero echo de menos el gimnasio y a ti.

Por eso he venido, para estar contigo en este momento de bajón.

-Sí, papá, estoy muy agradecida, de verdad.

-Cuando me dijiste que habías roto con ese chico,

nunca pensé que fuese Jairo.

Tú a él siempre le habías gustado, ya lo sabía,

pero para ti solo era una amistad, ¿no?

-Pues ya ves, al final me acabé pillando de él,

por eso lo estoy pasando un poco mal.

Ya sé que las rupturas son una mierda.

¿Por qué te crees que no quiero tener pareja?

¿Eh? Porque cuando se termina se pasa fatal.

Pero hay una cosa que no..., que no entiendo.

Algo gordo habrá pasado para que hayáis terminado, ¿no?

-No. Simplemente, pues...

A veces el cariño no es suficiente para mantener una relación.

-Sí, sí, pero algo habrá tenido que pasar, Paty.

-Que no nos entendíamos tan bien como pensábamos.

-No, no, no me cuadra.

Os llevabais bien, ¿y de repente fatal?

-Bueno, papá, yo qué sé, estas cosas pasan.

-Tú no me estás contando toda la verdad, Paty.

A ver si has salido a mí.

-A ti, ¿en qué sentido?

-Bueno, mira con tu madre, por ejemplo.

A mí me encantaba, de verdad, pero a veces se cruzaba alguien,

como Celia.

-Papá, de verdad, no quiero saber cómo le ponías los cuernos a mamá.

-No estoy diciendo eso, ¿no? -¿Y qué estás diciendo?

-Vale, vale, puede llamarse así.

-Ni yo he engañado a Jairo ni Jairo a mí,

si eso es lo que te preocupa.

Ha sido por otras movidas.

-Vale.

-Hombre, Max, ¿qué haces aquí?

-Hola, Olga. Pues nada, echaba de menos el gimnasio,

quería ver qué tal lo llevaba Paty y el rubiales ese.

-No tienes nada de lo que preocuparte, ¿eh?

Que son dos "cracks".

Oye, por cierto, ¿dónde está Quico?

-Hoy entraba un poco más tarde,

así que vas a tener que empezar la clase

sin darle tu beso de buenos días.

(SE LAMENTA) -Bueno, tú le dices que me he pasado, ¿vale?

Adiós. -Hasta luego.

¿Qué pasa, que Quico y Olga están liados?

Sí, sí, pero vamos, están fenomenal, no como otras.

-Venga, va, que no eres la única

que ha tenido una decepción amorosa, Paty.

-Ya, ya lo sé.

Lo que pasa es que me da rabia que se haya acabado tan rápido.

Para una vez que encuentro a alguien que me gusta y yo a él...

(RESOPLA)

-Pues perdona que sea tan pesado, pero...

tú no me has contado la verdad de por qué has roto con ese chico.

-No sé por qué dices eso, te lo he contado.

-Porque te conozco bien y estás pilladísima.

Algo grave ha tenido que pasar.

-Déjalo, de verdad.

Mira, ya que estás aquí, aprovecha y mira esa máquina

y esa, que creo que hay que repararlas.

Yo, mientras, voy llamando a la lavandería y ese rollo.

-Vale, vale.

Entonces, ¿de verdad que no voy a tener que cambiar de móvil?

-Qué va, mujer.

La batería se te acababa pronto

porque se te había colado un "malware".

-¿Un qué?

(SE RÍE) -Es como un virus, pero vamos, que estés tranquila,

que te estoy reinstalando el sistema operativo

y te voy a meter un antivirus.

-Chico, no sabes lo que te lo agradezco

porque me cuesta la vida cambiar de teléfono,

entre que valen una pasta y pierdo la mitad de mis contactos.

-La próxima vez que cambies de móvil, dímelo,

que yo te copio la agenda y así no pierdes nada.

-Yo lo que no entiendo es que, con lo listo que eres

para estas cosas de la informática,

cómo te conformas con trabajar de pinche aquí,

-Nada, ya te comenté que me gustaba la cocina

y también me apetecía trabajar con gente normal,

como tú, como Salima.

-¿Lo de normal es un piropo? -Hombre, para mí, sí.

Es que en mi gremio hay mucho friki y la gente rara, como que no.

-Pues rara, Salima, yo no sé si será, lo que es es un tesoro.

Y vamos, que me viene de maravilla que os llevéis tan bien.

-Normal, con la cantidad de tiempo que pasamos en el bar,

como para no.

-Bueno, fuera también estáis vuestros raticos, ¿no?

-No te creas. Hemos ido a un concierto, nada más.

-Ah, ¿y no habéis quedado para más veces?

-Pues... todavía no.

-Anda, pues yo pensaba que esta semana teníais otro concierto

-Pues ya sabes más que yo.

Toma. Arreglado.

-Muchas gracias, corazón. ¿Qué te debo?

-¿Qué me vas a deber? Nada. Si lo hago encantado y no tardo nada.

Voy a preparar los fondos de la paella, que en eso sí tardo.

-Venga. Muchas gracias. -De nada.

Hola.

-Hola, Martín.

¿Qué te pongo?

-Ponme un café, María, por favor.

-Te lo voy a poner con un pinchito. Invita la casa.

-Te lo agradezco, pero no tengo apetito.

-Si te va a entrar el apetito en cuanto huelas mi tortilla.

Venga, que tienes que comer más, te estás quedando en los huesos.

-Bueno, pues nada, como ya me lo has puesto, déjalo ahí.

-Me he enterado de que has mandado a paseo a tu jefe del periódico.

-Ah, sí, y no me arrepiento.

-¿Y qué vas a hacer, buscar trabajo en otro periódico o qué?

-Pues no lo sé, supongo que debería.

-Pues sí.

Yo creo que deberías, Martín,

porque escribir es tu pasión y te levantaría un poco el ánimo, ¿no?

-No lo sé, igual tienes razón,

pero, desde luego, lo que no voy a hacer es escribir

para un medio sensacionalista, eso lo tengo claro.

¿Tú por qué te preocupas por mí?

-Porque te aprecio.

¿O es que tú no te preocupaste y ayudaste a Salima

cuando yo estaba por ahí, fuera, a reflotar el negocio?

-Bueno, tampoco fue para tanto.

-Bueno, pues yo sí que me acuerdo. Y te agradezco también mucho

lo de que pusieras a la gente del bar La Rotonda en su sitio.

-Es verdad,

es verdad, se me había olvidado.

Sí, sí, se lo merecían, hombre, menudo canalla,

mira que colar aquí una rata...

-Si no llega a ser por tu artículo,

la gente no se entera de que fueron ellos los que soltaron la rata

para quitarme la clientela.

-Todo eso lo hice con mucho gusto, lo volvería a hacer.

Para lo que no tengo ya energía ni entusiasmo es

para andar por la calle peleándome por una exclusiva, como hacía antes.

-Bueno, Martín, date tiempo.

Tú eres un periodista de raza.

Eso no se cambia.

-Perdóname.

Dígame. -"¿Martín Díez?

-Sí, soy yo, ¿qué...? ¿Quién es?

-Te llamo en nombre de Planeta libre.

Queremos enviarte una información importante

sobre nuestra organización".

que la puerta clausurada del pabellón estaba forzada,

así que se debió colar por ahí.

(RESOPLA)

La que me espera de Jefatura cuando les ponga al tanto.

No sabes cómo están con este tema.

No me parece justo que te dé la bronca a ti.

Al fin y al cabo, yo soy la responsable

por no organizar bien el dispositivo de seguridad.

Yo respaldé tu protocolo, Claudia.

Los responsables seríamos los dos.

Además, tú diseñaste un buen operativo,

a pesar de los pocos medios con los que contabas.

Di lo que quieras, Emilio,

pero yo tenía que haber dejado más vigilancia en esa puerta.

Deja de castigarte más. Como les he dicho en Jefatura,

ese congreso no suponía ningún riesgo.

Nada hacía suponer que pudieran cometer un atentado

en un pabellón de barrio.

Vale, pues vamos a dejar de lamentarnos

y vamos a empezar a buscar a los responsables.

Eso mismo pienso yo.

¿Tenemos algo más del sospechoso que captó la cámara de seguridad?

Pues poca cosa, excepto que debía de tener información privilegiada

porque, si no, no se explica

cómo sorteó con tanta facilidad la seguridad del Congreso.

Yo creo que este tío sabía lo que hacía

y, sobre todo, sabía por dónde tenía que moverse.

No sería tan listo cuando le pilló la cámara de seguridad.

Pero solo parcialmente.

Bueno, algo es algo.

tenemos suerte de que su objetivo no fuera crear víctimas,

si no estaríamos hablando ahora de una gran tragedia.

Tampoco le vamos a dar las gracias.

Cuando se juega con explosivos, no puedes estar seguro

de que no haya víctimas mortales o heridos.

Tienes toda la razón, pero sabes que esos artefactos,

colocados en el edificio estratégicamente,

podrían haber causado muchas víctimas.

Esos descerebrados de Planeta libre no querían matar a nadie.

Adelante.

¿Cómo estás, Martín?

Ahí vamos.

Si quieres saber sobre el caso de Laura...

No, no, no.

No se preocupe, comisario.

Soy consciente de que aquí todo el mundo está haciendo su trabajo

lo mejor que puede. Venía por otro asunto.

Tú dirás. Sí. Eh...

Alguien me ha llamado diciendo que hablaba en nombre de Planeta libre.

¿Eh? No parecía ningún pirado

y tampoco parecía que se tratara de una broma.

Que quería hacerme llegar una información relevante

que se supone que debería publicar.

Que simplemente me llamaba

para que la tuviera de primera mano y lo tomara en serio.

¿Y cómo te la va a hacer llegar? Pues eso no lo sé.

A lo mejor por paloma mensajera, ¿eh?

Para evitar las emisiones de dióxido de carbono.

¿Te ha dicho algo más?

Parecía muy interesado en saber con qué tipografía

iba yo a redactar la noticia sobre su organización.

Qué raro. No, ya, ya.

A mí, desde luego, me ha parecido...

Parecía, más que un terrorista, un experto en marketing.

Me ha hablado de impacto en los medios,

de a qué hora se debería difundir el comunicado....

Yo he alucinado bastante.

Martín, escucha. Nos sería de gran ayuda

que, según te llegue esa información,

nos la hagas llegar a nosotros antes de publicarla.

Sí, claro, por supuesto. Cuente con ello, comisario.

En cuanto me llegue algo, me paso por aquí.

Gracias.

No tengo mucha esperanza en que le envíe otra cosa

que un panfleto con sus reivindicaciones.

Pues probablemente, pero a lo mejor tenemos suerte

y nos da una pista de su próximo objetivo.

Me voy a trabajar.

(Puerta)

¡Pero bueno, Max!

¡Dichosos los ojos!

-¡María!

-Qué alegría me da de verte. -¿Pero cómo estás?

-Pues mira, no ten bien como tú, oye.

Vivir en una ciudad con mar te ha rejuvenecido, ¿no?

-Bueno, es que en Barcelona se vive muy bien.

Todas las mañanas corro por la playita y eso.

Me sienta de maravilla.

-Desde luego aquí se te echa de menos.

Lo que pasa es que no te perdono que te fueras a Barcelona sin despedirte.

-¿Qué querías que hiciese, eh? ¡Si estabas en el Caribe!

¿Y qué tal te fue a ti por el Caribe, eh?

-Mira, no te lo voy a contar,

más que nada por no ponerte los dientes largos.

Muy bien. La verdad es que me hacían falta unas vacaciones,

desconectar un poco de aquí.

Pero cuéntame tú, ¿cómo te va la vida de...?

-Bien, bien. Entrenando a tope a Vicky

y en un par de meses creo que salta al circuito profesional.

-Bueno, muy buen, ¿no? ¿Y has venido para unos días?

-Un viaje relámpago a ver a la niña, los amigos,

echar un ojo al gimnasio...

-Ya. Vamos, un viajecico aprovechado.

Muy bien. Dime qué quieres tomar, que te invito.

-Pues un café, ¿vale? Y una tortilla.

-¿Una tortilla?

Vamos, va a ser un pincho, vas que te matas.

-¡Hombre! ¡El Tigre de Moratalaz! ¡De vuelta en Kabul!

-¡Qué grande! -Qué ganas de verte, macho.

¿Qué tal por Barcelona? ¿Todo bien? -Bien, entrenando a Vicky a tope.

-Bueno, supongo que habrás sacado tiempo

para echar una canita al aire. -No, muy poco.

¿Qué tal por la comisaría?

-Pues nosotros hasta arriba, para variar.

Sí, lo malo es que... ha habido un par de desgracias.

-No jodas, ¿qué ha pasado?

-Una compañera en prácticas ha desaparecido,

como si se la hubiera tragado la tierra.

Pero bueno, a lo mejor se ha agobiado y se ha ido voluntariamente.

Pero lo grave es que...

han asesinado a una compañera.

-Joder. -Sí.

Mira que me revienta que los terroristas

se hayan colado por esa puerta.

Me tenía que dar cuenta que podía ser un coladero.

Tú no podías saberlo, Rober.

Además, no eras el único que estaba allí.

Pero tengo la sensación de que he fallado a Miralles.

Salvaste a una señora que estaba sufriendo un ataque de pánico,

No hubiera hecho falta salvarla si no se hubieran colado.

Te lo estaba diciendo para subirte la moral.

¿Por qué no hablamos de otra cosa?

Me parece perfecto, así desconectamos.

Esta mañana se han ido Montse y mi padre de viaje de novios.

¿Sí? Y se han ido superfelices, ¿no?

Montse, sí, pero a mi padre, en el último momento,

le ha entrado mucha nostalgia.

¿Y eso por qué?

No sé, supongo que será por la casa.

Al final, hemos vivido allí durante 17 años juntos.

Pero eso es normal, es mucho tiempo en esa casa.

No sé, estoy preocupada.

Está muy vulnerable desde que se ha enterado de que no soy su hija.

Es que una bofetada así de realidad descoloca a cualquiera, ¿eh?

Sí, pero le he dicho que, para mí, no cambia nada,

pero a él le está costando bastante.

Le va a venir bien cambiar de paisaje, ya verás.

No me gusta preocuparme por mi padre, pero no puedo evitarlo.

Pues, si te sirve de consuelo,

yo con Jairo me pasa lo mismo, no puedo evitarlo.

¿Cómo está después de haberlo dejado con Paty?

Fatal, imagínatelo.

Le va a costar superarlo.

Creo que tendríamos que haber seguido hablando de trabajo.

(Móvil)

Es de Miralles, dice que quiere vernos en su despacho.

No, que en cinco minutos estemos allí.

El asesinato de Laura ha sido un palo, pero de los gordos

y nos ha dejado a todos muy tocados.

-¿Cómo estará Nacha? Estará hecha polvo.

-Pues imagínate, con lo que la quería.

Yo, de verdad, hay días que no me lo creo.

-Ojalá cojáis pronto al asesino.

-Estamos investigando el caso con los de Homicidios.

Antes o después lo trincaremos.

Bueno, y a ti, ¿qué? ¿Qué te preocupa?

Supongo que será algo de Paty.

-Hombre, tú, siempre que te agobias, es por algo referente a tu hija.

Hablé con ella por teléfono y bueno, no sé, la noté rara.

Me dijo que había roto con un chico, no me dijo con quién,

así que cogí el coche y he venido a verla

y, cuando he llegado, me he enterado de que es por Jairo.

-Yo sabía que estaban juntos, pero no sabía que habían roto.

-Paty no me cuenta toda la verdad.

Y mira que le pregunto por qué han roto,

pero siempre tira balones fuera.

-Bueno, pero no te preocupes si no te cuenta todos los detalles,

a esas edades es normal que sean reservados.

-Joder, Elías, pero no lo entiendo.

Todo iba perfectamente y, de repente, se ha ido a la mierda

y a mí Jairo no me gustaba al principio para Paty,

pero poco a poco el chaval, yo qué sé,

me ha ido comiendo el terreno y... me parece un buen chico.

-Sí, poco menos que un santo.

-¿Por qué? ¿No crees que sea así o qué?

-Mira, no lo sé, pero si Paty ha decidido dejarle,

a lo mejor es porque es una chica lista

y ha pensado que es mejor estar sin él.

-Tú sabes algo que yo no sé, ¿verdad? Elías, cuéntamelo.

-Mira, la que te tiene que poner al día es tu hija.

-Escucha, ella no me va a contar nada, tú la conoces.

¡Es una cabezota!

Vamos, yo quiero ayudar, quiero intentar solucionar esto.

Pero si no sé la verdad, no puedo hacer nada.

-Mira, puede que yo sea responsable

de que Jairo y tu hija lo hayan dejado.

-¿Qué dices?

Me dejas helado.

-Yo advertí a Paty

de que Jairo se podría estar metiendo en serios problemas.

-¿A qué te refieres?

¿Está trapicheando por ahí o qué, o está dando palos?

-Mira, yo todavía no tengo pruebas,

pero sé que Quintero está moviendo droga con sus camiones.

Es un narcotraficante en toda regla

y este Jairo se está convirtiendo en su mano derecha.

-Joder.

-Yo advertí a Paty, pero no quiso hacerme caso,

pero algo gordo ha debido pasar para que lo hayan dejado.

Lo siento mucho, todavía no tenemos ninguna información sobre su hija.

Adelante. Eh...

El comisario está llevando, personalmente, esta investigación.

Por supuesto, en cuanto tengamos algo, la informamos.

Sí. Mucho ánimo, ¿eh?

¿Qué tal, Claudia? Pues muy mal.

Acabo de hablar con la madre de Elena

y ha sido una conversación....

(RECHISTA)

Ya, me imagino.

Es que ni en la desaparición de Elena ni en el asesinato de Laura

tenemos avances significativos.

Con respecto al caso de Laura, Nacha me ha dicho

que investigan la pista medieval.

Ojalá saquemos algo por ahí, pero a veces me subo por las paredes.

Y, como si no tuviéramos problemas,

unos cafres que van de ecologistas hacen estallar dos artefactos.

(SUSPIRA) Por eso os he llamado,

para que os ocupéis de ese caso vosotros dos.

Pues me da una alegría, jefa

porque ya que no pude evitar que se colaran,

por lo menos colaboro en su detención.

Aquí nos repartimos los éxitos y los fracasos

y, en el caso de este operativo, los responsables somos Bremón y yo.

Ya, pero siento que podía haber hecho algo más.

cuando te mereces un tirón de orejas, soy la primera,

¿Sabemos algo más de Planeta libre? Pues nada.

Hasta el atentado de ayer, nadie conocía su existencia,

ni siquiera los de información general.

Entonces no será una organización con una estructura muy fuerte.

Pero eso no quita para que vuelvan a atentar.

Veremos a ver qué nos dice Martín Díez.

¿Qué tiene que ver Martín Díez con esto?

Alguien de Planeta libre se ha puesto en contacto con él

y le ha dicho que le iba a mandar información sobre la organización.

Cuando lo tenga, nos lo traerá a comisaría.

(Puerta)

¿Puedo pasar, inspectora?

Por supuesto, Martín, estábamos hablando de ti en este momento.

¿Tienes algo ya?

Efectivamente.

Me han enviado un correo.

(SUSPIRA)

Esto es más grave de lo que yo pensaba.

Hay que reunirse ahora mismo con el comisario.

Emilio, ¿puedes venir un momento? Es urgente.

Vale.

Paty.

¡Paty, Paty, Paty, por favor!

Un segundo. Por favor, necesito hablar contigo.

-¿De qué vas a hablar conmigo? Ah, bueno, ya.

Tu jefe se ha ido a chivar de que lo he ido a ver, ¿no?

-Sí, me lo ha dicho, pero no quiero hablar de eso.

-Menos mal, pensé que venías a decirme

que mantuviera la boca cerrada.

¿No hacen eso los recaderos de los mafiosos?

-Yo lo que te quiero decir es que sé que la he cagado mucho contigo

y te quiero pedir algo.

Si puedes,

no me odies.

Yo no podría soportar que me odiases.

-Yo no te odio, Jairo.

-Entonces, cuando nos encontremos por la calle,

¿podemos saludarnos y hablar como amigos, por favor?

-No. No te odio, pero no quiero que me sigas haciendo daño,

que ya lo has hecho ocultándome que estás de mierda hasta el cuello.

-Lo hacía para no salpicarte. -No.

Y porque sabías que, si me lo contabas, nunca iba a estar contigo.

-Vale, sí, tienes razón, eso es verdad.

Para empezar, nunca habrías venido conmigo al concierto.

¿Te acuerdas qué bien nos lo pasamos?

-Claro que me acuerdo.

Y también me acuerdo que, esa misma noche,

te dije que no quería estar con alguien que me hiciera daño

y tú, en muy poco tiempo, lo has hecho.

No tenía que haber salido contigo nunca, de verdad.

-Paty, no digas eso.

No digas eso. -No me toques.

-Hemos pasado muy buenos momentos juntos

y eso no se puede borrar así, de golpe.

Yo te sigo queriendo muchísimo

y, para mí, haber estado contigo

es lo mejor que me ha pasado en mi puñetera vida.

no habrías elegido seguir siendo el perrito faldero de un mafioso

y te habrías quedado conmigo, en vez de pasar de mí.

-Yo no paso de ti, Paty. -Vaya, que no.

-No paso de ti para nada. Te sigo amando

y, aunque no podamos estar juntos, no voy a hacer nada para olvidarte.

-Pues yo, sí.

Yo sí, Jairo, necesito pasar página

así que, por favor, déjame en paz, ¿vale?

Déjame tranquila ya. De verdad, déjame tranquila, Jairo.

-Hombre, Max.

¿Qué pasa? No te hacía por aquí. ¿Cómo va eso?

-Hola, Jairo. He venido a apoyar a mi hija,

que lo está pasando fatal por culpa de un impresentable.

¿O debería decir delincuente?

Solo te voy a decir una cosa:

haz caso de lo que te ha dicho mi hija y déjala en paz, ¿vale?

O nos veremos las caras.

¿Entendido?

(LEE) "Las empresas que participaron

en el congreso de Energías y sostenibilidad

son culpables de atentar contra el planeta,

expoliando o dañando los recursos naturales

que nos pertenecen a todos.

Así que, mientras no modifiquen sus prácticas,

tendrán que atenerse a las consecuencias".

Si hablan de consecuencias,

me temo que no se van a conformar con hacer un poco de ruido.

Martín, ¿vas a publicar el listado que te han enviado

con las 50 empresas amenazadas?

Por supuesto que no.

Ya les gustaría a ellos.

A mí me pasa exactamente igual que a Laura,

detesto a los capullos justicieros,

que es de lo que van, ¿no?

Ecoterroristas.

Ahora, eso sí, no creo que sea el único periodista

al que han enviado ese dossier.

Es muy probable que salga publicado en algún medio.

Supongo, pero nos vendría bien que no alimentaras todo este circo.

Claro que sí.

Si no necesitan nada más...

Nada más, gracias por tu colaboración.

Gracias, Martín.

Junto al nombre de cada empresa han detallado todos los delitos

de los que los acusan. ¿Por ejemplo?

"Aumentar la huella de carbono, producir residuos tóxicos,

contaminar con aguas sin depurar el río Manzanares,

expoliación ilícita de neumáticos usados...".

Esa lista es muy larga.

Hay 50 empresas en la Comunidad de Madrid.

No creo que podamos ofrecerles protección a todas.

No, no tenemos competencia ni efectivos.

Solo nos encargaremos de las que estén en nuestro barrio.

¿Cuántas están en nuestro distrito?

Pues, por lo que estoy viendo, cinco.

Y, entre ellas, está la de nuestro querido amigo, Fernando Quintero.

De hablar con Quintero me encargo yo.

Vosotros advertid al resto de las empresas,

en especial a la fábrica de pinturas.

A estos les dan caña para aburrir

y quién sabe si pudiera ser su próximo objetivo.

Quiero que hagáis todo el trabajo de campo que podáis,

que habléis con los vecinos, que interroguéis a quien haga falta.

Cualquier cosa nos puede servir.

Contactad con las empresas y ponedlas al tanto.

Y preguntadles si alguno ha tenido algún tipo de amenazas

por parte de Planeta libre. Nos ponemos a ello ahora.

(HABLAN EN INGLÉS)

Hombre, Fernando, bienvenido.

-¿Qué tal?

Celia, cuánto tiempo. -Pasa, por favor.

-¿De verdad es necesario que tengamos

que tener la reunión en este despacho?

-Cualquiera diría que te da miedo Marcelino.

-Sergio, a mí no me da miedo nada ni nadie,

pero sí preferiría evitar

cualquier tipo de encontronazo de nuevo con Marcelino,

sobre todo porque, si entrase por esa puerta,

la íbamos a tener.

-Para tu información y tranquilidad,

Marcelino está ahora mismo rumbo a Nueva York

con su flamante esposa, la inspectora Ibarra.

-No sabes cuánto me alegro.

Espero que le vaya bien su nueva viva de casado,

a ver si así se relaja y empieza a dejarme un poco en paz.

-González tampoco ha venido hoy a trabajar.

Si le he citado aquí es porque podemos hablar con tranquilidad.

-Ya veo que estás campando a tus anchas por aquí.

Pareces el dueño y señor de todo esto.

-Pronto lo seré.

-Muy seguro te veo yo de eso.

-No pienso pasarme la vida soportando a mediocres

como González o Marcelino.

-Ya, y supongo que ese tipo bien trajeado

con el que me he encontrado en la puerta

tendrá algo que ver con tus nuevos planes, ¿no?

-No le he citado aquí para hablar de mis planes, sino de trabajo.

¿Qué tal si nos ponemos a ello?

-Discúlpame un segundo.

Es una llamada importante.

¿Qué tal, comisario? Buenas tardes. ¿Qué puedo hacer por usted?

Hola, Fernando.

Necesito que se pase por comisaría cuanto antes.

Eh..., ¿se puede saber para qué?

"Verá, es un tema delicado. Prefiero hablarlo personalmente".

Verá usted, comisario, estoy empezando a estar un poco harto

y cansado de tener que pasarme cada dos por tres

por su comisaría porque alguno de sus hombres

tiene sospechas infundadas sobre mí.

"¿Hasta cuándo va a durar todo este circo?

¿Me lo quiere decir?".

Porque yo solo soy un simple y humilde empresario

que está siendo muy acosado

por sus hombres y por su comisaría.

Créame que, esta vez, los tiros no van por ahí.

"¿Y por dónde van esos tiros, si se puede saber?".

De verdad que no puedo contárselo por teléfono.

Si no fuera algo importante, no le molestaría, créame.

¿Puedo verle en un rato en el despacho?

Pues mire usted, ahora mismo me resulta imposible

porque estoy a punto de empezar una importante reunión.

Si no le importa, me pasaré por allí cuando termine.

¿De acuerdo? "Hasta luego. Gracias".

Muy bien, hasta luego. Buenas tardes.

-¿Qué quería la Policía?

-Pues lo de siempre, tocarme las narices

porque con el resto de ciudadanos, no lo sé,

conmigo es lo único que saben hacer.

-Espero que no hayan encontrado pruebas

que le relacionen con evasión de capitales

ni demás delitos fiscales.

-Tranquilo, hombre, tranquilo.

Si hubiesen encontrado algo, ya estaría esposado y en el calabozo.

¿Qué pasa, Sergio?

¿Te preocupa que puedan encontrar algo contra mí

que te pueda salpicar a ti y eche al traste esos planes

que tienes de hacerte con este bufete?

-Para nada.

Aunque le cueste creerlo y, a pesar de nuestros roces,

en el fondo le tengo aprecio.

-¿Aprecio, tú a mí?

Lo único que tú aprecias, Sergio, es el color del dinero.

-No soy tan egoísta como piensas.

-Lo eres,

eres mucho más egoísta de lo que puedas llegar a imaginar.

¿Pero sabes qué?

Que me da igual

porque ya te tengo bastante calado.

Y, en el fondo, si te soy sincero,

prefiero que sea así porque así te veo venir de frente.

Y ahora, si no te importa, vamos a dejarnos de charlas

y centrémonos en el trabajo, que tengo una cita en comisaría.

-Muy bien.

A mí me parece que están riquísimas.

-¿Sí? ¿De verdad que no están muy saladas?

-Vamos a ver, Salima, son croquetas de bacalao,

se supone que tienen que estar saladas.

-Pero es que creo que todavía no le he cogido el punto.

-Yo creo que, con esto, vas a triunfar

y que tus croquetas van a ser el pincho estrella del bar La Parra.

-Ni de coña, no puedo desbancar a la tortilla de patatas de María.

-Admiras a la jefa, ¿eh?

Sacó el bar adelante ella sola

y lo ha convertido en una institución.

Además, siempre se ha portado muy bien conmigo

y es una gran persona, supongo que ya te has dado cuenta.

-Sí, sí, María me cae muy bien,

pero esta mañana me ha dejado a cuadros.

-Porque me ha hecho un tercer grado

para saber qué clase de relación tenemos.

-¿Ah, sí? ¿Y qué te ha preguntado?

-Pues parecía muy interesada en saber

si vamos a volver a quedar fuera del trabajo.

-Ya, es que a María le gusta saber lo que pasa en su bar

y no solo en la cocina.

-¿Qué pasa, que a ti también te ha sonsacado?

-Un poco, sí.

-¿Y tú qué le has dicho?

-Pues la verdad, que nos estamos haciendo amigos.

-Claro, porque eso es lo que somos, amigos.

Me voy a limpiar la cocina, que se ha quedado de fritanga.

-Hola. -Hola.

-¿Qué quiere tomar?

-Pues un zumo de piña y algo de aperitivo.

-Este bar es famoso por el pincho de tortilla, ¿no?

-Sí que lo es, pero a estas horas no nos queda.

Le puedo ofrecer unas croquetas, están recién hechas.

-Vale, las pruebo.

-Carlos, una tapa de croquetas, porfi.

-¡Marchando!

¿Por qué no las has pasado por el pasaplatos?

-Porque busco mi móvil, no lo encuentro.

-A mí me ha parecido verlo antes, pero no sé dónde.

Vale.

(EXCLAMA)

-Gracias por la sugerencia, las croquetas están de muerte.

-¿Has visto, Carlos? Al cliente le gustan.

Es que es un pincho nuevo

y queremos ver cómo lo recibe la clientela.

-Os aseguro que van a ser un éxito.

-Muchas gracias.

¿Estás bien?

-Sí. Voy a la cocina.

-¿Y tu móvil? -Lo busco después.

Ya, ya sé que es fundamental no crear alarma social,

pero un medio ya ha publicado

el listado de las 50 empresas amenazadas en su edición digital.

Por supuesto, estamos en ello.

Buenas noches. Adiós.

(Puerta)

Martín tenía razón,

todos los medios se hacen eco del comunicado de Planeta libre.

Contábamos con ello.

Ya, pero las redes están que arden, ¿eh?

Incluso algunos jalean sus métodos violentos.

Esperemos que no le salgan imitadores,

que hay mucho descerebrado suelto. Pues sí, desde luego.

Buenas noches, señor Quintero. Pase.

Inspectora. Don Fernando.

Buenas noches, comisario.

(CARRASPEA) Supongo que no me habrá hecho venir con tanta urgencia

para volver a escuchar los insultos de Elías Guevara

o de la inspectora Ocaña, ¿verdad?

Le he hecho llamar por un tema muy serio.

Supongo que estará al tanto del sabotaje

que se ha producido en el pabellón de deportes.

Sí, claro, estoy siguiendo todo

lo que ha sucedido por los medios de comunicación,

pero no entiendo bien qué tiene que ver eso conmigo.

Su empresa está en el punto de mira

de la organización ecologista radical

que se hace llamar Planeta libre.

¿Cómo?

¿Me está hablando en serio?

¿Me está diciendo que Transportes Quintero

es un objetivo de esos desgraciados?

Pues sí, me temo que sí.

En total hay 50 empresas amenazadas en la Comunidad de Madrid.

A la suya la acusan, en concreto,

de emitir gases de efecto invernadero

por encima de lo que ellos consideran niveles razonables.

Mire, inspectora, como usted comprenderá,

mis camiones no pueden moverse sin emitir CO2.

El día que los camiones eléctricos sean una realidad

y estén a un precio razonable,

les aseguro que seré el primero en apuntarme,

mientras tanto, nadie puede exigirme nada.

Bueno, no se preocupe, no tiene por qué darnos explicaciones.

Lo único que hacemos es comunicarle

que su empresa está en el punto de mira de unos terroristas.

Bien. Entonces, si se puede saber,

¿cuál es esa amenaza concreta que han hecho contra mí

o contra mi empresa?

Si Transportes Quintero no reduce su huella de carbono,

tomarán represalias.

¿Pero quién demonios se creen que son esa gentuza para decirme a mí

lo que tengo que hacer?

Seguro que mi empresa cumple estrictamente

con todo lo que exige la ley,

así que no tengo por qué rendirle cuentas a nadie

y, por supuesto, no voy a ceder ante ningún chantaje

ni ninguna amenaza.

Por eso queremos ofrecerle nuestra protección.

¿Su protección? ¿A mí? ¿Para qué?

Se supone que tenían todo un dispositivo de protección

en el congreso de Energías en el pabellón

y a la vista está el resultado, ¿no?

Ese comentario está fuera de lugar. Yo creo que no, comisario,

porque si esos terroristas o radicales de Planeta libre

o como se llamen han elegido este barrio

para refugiarse o lo que sea,

Quizá sea porque aquí están más cómodos

y no se sienten tan amenazados por la Policía

como en otro lugar, ¿no le parece?

si quiere rodear con sus hombres mi empresa, puede hacerlo,

yo no puedo impedírselo, pero sí le voy a exigir una cosa:

no quiero ver a ningún policía, ningún policía

dentro de mi edificio.

¿Les queda claro? Que tengan buenas noches.

(Puerta)

Si no hay cosa que más me apetezca en el mundo

que llevarte a ese concierto. ¿Y sabes qué es lo que voy a hacer

cuando empiece a cantar la de "Y si fuera ella"?

-No, ni idea.

-¿No? -No.

-Pues esto.

Mira, yo he tenido muy mala suerte en todo el tema del amor,

No paro de meter la pata y se me da fatal.

-Paty,

¿te crees que yo soy un experto en amor?

Si tú me conoces perfectamente, yo mucho hablar, mucho fardar,

pero, a la hora de la verdad,

soy un buenazo.

-Pues eso es lo que quiero,

alguien que no me haga sufrir.

-Yo lo único que quiero hacerte es feliz.

(RESOPLA)

-¡Paty!

Anda, vámonos a casa.

¿Pero por qué lloras, hija, qué ha pasado?

-Porque estoy destrozada, papá.

-Ay, bueno.

Ahora te parece imposible,

pero ya verás como superarás esta ruptura.

-¿Ah, sí? ¿Cuándo?

-Antes de lo que te imaginas, hija.

-Pues yo no lo veo tan fácil, de verdad que no.

Si hace un momento me lo he encontrado en la plaza

y me he quedado peor de lo que estaba, de verdad, fatal.

-Ya, imagino.

-Le quiero muchísimo, papá, y él también me quiere a mí.

Es un chico tan especial...

-Sí, y un sinvergüenza.

-Oye, ¿por qué dices eso?

Si a ti te cae bien Jairo, ¿no decías que era un buen chico?

-Es una manera de hablar, hija, lo siento,

es que me fastidia que te haga sufrir.

-Ya, bueno, él también lo está pasando mal.

Por eso mismo no entiendo por qué ha tenido que elegir a...

-Elegir, ¿qué?

-Nada, no quiero hablar de esto,

que, de verdad, me remueve todo por dentro, no...

-Tú tranquila, ya verás que no se hunde el mundo

porque hayas roto con Jairo.

-No se te hundirá a ti, pero a mí, sí.

-Es difícil que te olvides de Jairo si te cruzas con él todos los días.

-¿Y qué hago? ¿Le echo del barrio? -No.

Lo que tienes que hacer es poner tierra por medio.

Así que, si quieres,

vente a Barcelona conmigo.

Mañana mismo.

"Acabo de visitar la fábrica de pinturas.

Tienen un buen sistema de vigilancia,

pero hemos dejado un par de agentes para que vigilen de noche.

Me parece muy bien.

Y ahora, a descansar. Venga, vete para casa.

¿Qué tal han ido las cosas con Quintero?

(SUSPIRA) Pues complicadas.

Ya sabes cómo es,

salió del despacho de malas maneras.

Pero al final creo que ha aceptado nuestra protección,

eso sí, fuera del perímetro de su empresa.

Claudia, me gustaría pedirte que...

Ya, ya, no te preocupes.

No vas a tener que tratar con Quintero ni de este tema

ni de ningún otro, no se me ocurriría pedírtelo.

La verdad es que prefiero mantener las distancias lo que pueda.

Sí, además a Rober y a ti os quiero buscando a los responsables de esto.

Estoy convencida de que deben estar en el barrio.

Sí, yo también tengo esa intuición".

Venga, a dormir. Buenas noches.

A ver.

(MURMURA)

Mami, ¿hago la cena?

Pues cariño, entre la mano que tienes tú para la cocina

y lo cansada que estoy, no te diré que no.

¿Y papá? ¿No ha llegado aún?

No, no, esta noche tiene guardia.

Mira qué bien, así aprovecho para hacer unos espagueti.

¿No serán muchos hidratos de carbono para por la noche?

Mamá, eso ya lo dice papá normalmente,

pero no, te hago una receta, así, ligerita,

a la marinera, con gambas.

(EXCLAMA) Vale.

¿Te queda mucho trabajo?

Lo que tardes tú en hacer la cena.

Es que, últimamente, te traes mucho trabajo a casa.

Si no me lo trajera, tendría que dormir en comisaría.

Los de Planeta libre esos, la han liado, pero bien.

Ya, pues yo me he metido en foros

y la mayoría de la gente está a su favor.

Sí, yo también me he metido

y lo que no entiendo es cómo hay tanta gente que los apoya.

A mí no me sorprende, dicen muchas verdades.

¿Estás defendiendo a esos radicales?

No, a ver, la forma violenta en la que actúan, no.

Pero sí que tengo bastantes ideas en común con ellos.

No sé, ¿no te importa lo que le pase al planeta?

Pues claro que me preocupa y mucho,

pero hay muchas ONG que defienden lo mismo sin violencia.

Con atentados y explosiones

no se protege el medio ambiente.

Es más, ponen su granito de arena para que haya más contaminación

y, de paso, víctimas.

¿Y ese hombre?

Ay, no deberías haber visto esta fotografía.

Yo creo que le conozco.

¿Estás segura?

A ver, conocerle, conocerle, no,

pero que le he visto...

¿Y recuerdas dónde?

Es que me suena muchísimo su cara, además, de haberlo visto hace poco.

Inténtalo, cariño, es muy importante.

Ese tipo es el sospechoso de haber puesto los explosivos

en el Congreso.

A ver, no estoy 100 % segura,

pero le podría haber visto saliendo o entrando del gimnasio.

¿Y cuándo ha podido ser eso?

Pues hace unos días, pero no sé exactamente cuándo.

Lo siento, mami, por no poder ayudarte más.

No te preocupes, cariño, ya me has ayudado bastante.

(RECHISTA)

Ahora sí que tengo claro que están instalados en el barrio.

¿Pero tú te quieres ir a Barcelona?

-No lo sé, a ver, necesito un cambio de aires.

Necesito irme, pero, por otro lado,

es que toda mi vida está aquí: tú estás aquí, mis amigos, el trabajo...

-Claro. ¿Qué va a pasar con el gimnasio si tú te vas?

-Lo que Elías está tratando de decirte

es que no podemos culpabilizar a los jugadores de rol

sin tener pruebas determinantes

de que la muerte de Laura tenga que ver con ellos.

-Pero estaréis de acuerdo en que, si nos moviéramos por esos círculos,

tendríamos, al menos, alguna posibilidad de encontrar al asesino.

-Es imposible razonar contigo, ¿verdad?

-He descubierto que hay una tienda

donde se reúnen los jugadores de rol más antiguos.

Mira, está en el centro de Madrid.

-Este tío, socio no es, yo lo reconocería enseguida.

Pero no sé quién es.

No te puedo ayudar. Lo siento, Claudia.

De todas maneras, si te acuerdas de algo, me llamas.

Yo me voy a ir ahora para el gimnasio.

¿Si quieres venirte y le preguntas a Quico,

¿Conoces a este hombre? -No me suena de nada, no.

Sí, seguro. ¿Por qué le buscan?

-Por lo de las explosiones en el pabellón.

Dicen que ha estado por aquí, pero no me suena.

Espera, Paty. Tranquila, gracias.

¿No has visto a nadie por aquí con ese aspecto?

Maldita sea la hora en que los niñatos esos ecoterroristas

se les ha dado por ponerse reivindicativos.

Me están fastidiando, pero a base de bien.

-Hombre, como para no.

Todo el barrio ha visto a la Policía en la puerta de la empresa.

-Dicen que lo hacen para protegerme. ¡Para protegerme!

Lo que están haciendo es arruinarme el negocio.

-Hola, Paty. ¿Te pongo tu café?

-Sí, porfa, para llevar.

No quiere tener un Zeta aparcado en la puerta.

Ah, ¿y eso por qué?

Dice que no quiere gastar dinero público en su negocio.

¡Oh, qué solidario!

¿Por qué será que no me lo creo?

Alguien te ha ubicado en el Atlas. -¿Sabes quién?

-No. -Bueno, mantén la calma.

¿No has dicho ninguna tontería?

-Ya les he contado lo que sé sobre Elena

o, mejor dicho, todo lo que no sé.

Yo también me quedé en "shock" cuando me comunicaron su desaparición.

Tranquilo, Sergio. Siéntate, por favor.

Solo queríamos preguntarte si habías recordado algún detalle

que, en el momento,

te resultara insignificante,

pero que, con el paso del tiempo, cobrará otro sentido.

Cada día que pasa sin noticias suyas, empeora la situación.

Alicia, Alicia, por favor, Alicia.

Solo quiero que sepas una cosa.

Si en algún momento, alguna vez te encuentras sola

y necesitas hablar con alguien de lo que sea,

quiero que sepas que siempre puedes hablar conmigo,

que sabrás dónde encontrarme siempre.

Al único lugar al que iría a visitarte sería a la cárcel.

Alicia, por favor... ¿Cómo quieres que te lo diga?

-Martín lo único que está intentando es ayudarnos.

Además, yo creo que su teoría tiene algo de razón.

Yo también empiezo a creer

que la muerte de Laura forma parte de un juego.

-Buenas tardes, iniciado. -Buenas tardes, maestro.

  • Capítulo 145

Servir y proteger - Capítulo 145

24 nov 2017

Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el acto de sabotaje. Hasta que Olga ve su foto y recuerda haberle visto en el gimnasio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 145" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 145"
Programas completos (157)
Clips

Los últimos 724 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% ayer
    Capítulo 154 ayer Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Nuevo Capítulo 153 Completo 52:37 96% pasado jueves
    Capítulo 153 pasado jueves Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Nuevo Capítulo 152 Completo 56:17 92% pasado martes
    Capítulo 152 pasado martes Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...