www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4298518
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 135 - ver ahora
Transcripción completa

Ideal para larga distancia.

Colección + se llama la página web.

En principio era una página de segunda mano,

pero acumula algunas denuncias que nos han hecho sospechar.

Debería devolver el avión.

Ese avión tiene un legítimo dueño.

¿cuánto te has gastado en este cacharro?

-Unos 60 o 70 euros

porque venía sin el transmisor, por eso era tan barato.

-Ya, pero es raro porque al resto de aparatos

que hemos requisado no les pasaba eso.

Venían completos.

-Debe ser que me ha tocado la china.

Mira, lo de la Policía esta vez se queda en un susto.

A la maldita web donde me dijisteis que comprara el avión.

Un error así nos puede costar muy caro la próxima vez.

Lleva un año ingresada en un hospital en coma.

-¿Y no hay tratamiento? ¿Qué es lo que dicen los médicos?

-El único tratamiento es esperar.

Sí, tú solito. Sé que sabes hacerlo.

-Tu hermana me hizo creer que disfrutaba con aquellos juegos,

que se lo estaba pasando bien.

Yo jamás la forcé. Ya sabes cómo soy.

-No, Sergio, no lo sé, pero es que prefiero ni imaginármelo.

-Si hubiera sabido lo que estaba pasando en su cabeza,

habría puesto fin a esa situación.

Necesito que tu hermana sepa que nunca quise que sufriera.

-Un compañero empezó a criticar a los terroristas yihadistas

y ella se puso a defenderlos con vehemencia.

Y parece que no es la primera vez

que se le escapan comentarios por el estilo.

-¿Es raro querer saber sobre otra cultura?

No, no es raro, pero no nos gustaría

que se aprovecharan de tu inocencia para manipularte.

No sé ni qué hago aquí ni por qué te escucho.

Sois todos iguales.

¿Sigues pensando que puede haber captadores en la barrio?

No tengo indicios sólidos, pero sí fundadas sospechas.

Quiero que trabajemos las dos en este caso.

En el asunto de Fátima demostraste tener una gran agilidad mental

y, además, creo que, por tu edad,

estarás más cercana a las chicas susceptibles de correr peligro.

(MÓVIL) "Me da igual lo que digan esos análisis, me da igual

que tenga tus genes,

que Carmen nos engañara.

Me da igual que seas su padre biológico".

Pensaba que no habíais encontrado nada en las grabaciones.

Para la investigación, no, pero ha cambiado mi vida.

Escuché a Quintero y a mi padre discutir

y él le decía que Quintero es mi padre.

Dile que la quiero muchísimo,

que es la persona a la que más he querido en mi vida.

Seguro que esperaba el momento para contártelo.

No creo que nunca pueda afrontar algo así.

No me gustan los policías que piensan

que para salir a la calle hace falta ponerse una coraza.

Justo eso creía que tenía que hacer cuando llegué aquí,

ponerme una coraza. Lo sé.

Y por eso te quiero a mi lado,

porque has sabido rectificar.

Te has equivocado y has aprendido de tus errores.

Hora de marcharse.

(Música emocionante)

¿Ya te vas a levantar? Aún es pronto, ¿no?

Más me vale tomarme un buen par de cafés

antes de ir a comisaría.

y, lo poco que he dormido, han sido pesadillas.

No me lo cuentes, no has parado de moverte en toda la noche.

Ay, lo siento, cariño.

Venga, duerme un poco más, yo te despierto después.

Prefiero tomarme un café, ya me he desvelado

y así me cuentas qué es lo que te preocupa.

Tantas cosas...

Seguro que tiene que ver con la visita de Alicia anoche.

Bueno, en parte, sí.

Tenía mala cara, ¿eh?

en una situación personal muy complicada.

¿Ah, sí? Sí.

Pero no te puedo contar más porque es algo muy delicado

y ella no quiere que lo sepa nadie.

Estarás orgullosa de que tus agentes confíen así en ti, ¿no?

La verdad es que Alicia y yo tenemos una relación muy especial, sí.

La pobre se siente un poco huérfana

y creo que soy lo más parecido a una madre que tiene.

No, con nadie mejor para aconsejarla que a ti.

Sea lo que sea lo que le pase.

No creas, que no puedo hacer otra cosa que escucharla.

Pero lo solucionará porque es fuerte y tiene la cabeza bien amueblada.

Pero vamos, las pesadillas no han tenido que ver con ella.

Hay una chica en el barrio que está tonteando con ideas yihadistas.

¿Ah, sí? ¿La conozco? Claro que la conoces.

Es Lorena, Lorena Peláez, la hija de la frutera del mercado.

Sí. La que iba al instituto con Olga.

Sí, Lore, si es paciente mía, pero no le pega nada.

Bueno. Hombre, es una chica rebelde, pero es muy simpática, sociable...

Vamos, no me la imagino yendo a Siria con esos fanáticos, la verdad.

Ya, pero los canallas que los captan, a los jóvenes,

les hacen ver que la guerra es un acto glorioso

y claro, a esa edad todos buscan pertenecer a algo más grande,

algo más trascendental.

Supongo que es una manera de rebelarse

contra lo que se espera de ellos, sí.

Una manera terrible y equivocada, pero están en la edad de equivocarse.

Sí, Antonio, pero en ese camino no hay marcha atrás.

¡Pobre Matilde!

Pues sí, está preocupadísima por su hija, como es normal.

¿Fue ella quien os avisó? No.

Cristina Feijóo, la orientadora del instituto.

Le vio un comportamiento un poco extraño

y nos puso sobre aviso.

Ya. ¿Y se lo habéis contado a Matilde ya?

Sí, sí, yo la llamé.

(RESOPLA)

Me dijo que, últimamente, tenía un...

Que estaba cerrada en banda, que tenía un comportamiento esquivo.

Yo misma tuve un enfrentamiento ayer con ella en La Parra.

Esa chica oculta algo y no veas el carácter que tiene. Tela.

Menos mal que os avisaron, la verdad.

Pues sí, porque yo otro caso como el de Fátima no lo soportaría.

Espero que lleguemos a tiempo

de rescatar a Lorena de ese disparate.

Tú crees que hay una célula yihadista en el barrio.

Sí, llevo tiempo pensándolo.

Lo bueno de esto, si es que tiene algo de bueno,

es que Bremón ahora se lo cree

y ha puesto a mi disposición los recursos que necesite

para desenmascarar a esos canallas.

Bueno, seguro que lo vas a conseguir

y Bremón tendrá su hermoso titular para enmarcar.

Me conformo con sacar a Lorena de ese pozo.

Vamos a preparar una buena cafetera.

-Redáctale una cláusula nueva para que se quede tranquilo.

En el fondo, los términos no cambian.

-Claro. -A ver, esto...

-Buenos días, ¿interrumpo?

-¡Hombre!

Por fin te dignas a aparecer.

Un día más y te quedas sin clientes,

que lo de Manrique no lo voy a olvidar.

-Yo también me alegro de verte, González.

Entiendo que tú me has cubierto en ese asunto.

Muchas gracias.

-Sergio Mayoral dando las gracias.

Esto sí que es nuevo.

Supongo que sigues enfermo.

-Lo he estado y mucho.

Pero ya voy mucho mejor.

-Pues sigues con mala cara,

-Aún me estoy recuperando.

El proceso puede durar.

-Hace falta tener caradura.

-Bueno, basta ya, González.

Lo que menos necesito es una bronca en el bufete.

no he podido atender mis obligaciones en el bufete.

Quería disculparme por mi conducta errática

de estos últimos días.

No volverá a suceder.

-¿Qué es lo que no va a volver a suceder, exactamente?

¿Que me ningunees delante de mis clientes?

¿Que te comportes como socio fundador?

-Vengo en son de paz, González.

Me gustaría recuperar un ambiente laboral saludable.

-Pues, francamente, Sergio,

no sé si contigo en el bufete eso será posible.

-Os pido que no tengáis en cuenta mi actitud de estos últimos días.

Me he sentido enfermo y confundido.

Finalmente, he descubierto que había sufrido una intoxicación.

-Lo que tú creías que era un..., un veneno.

-Sí.

A causa de la enfermedad, he dicho y hecho muchas tonterías.

Pero ya me encuentro mucho mejor.

-¿Y qué es lo que tenías, exactamente?

-Una intoxicación alimentaria.

Afortunadamente, ya pasó.

Y tranquilos, no era nada contagioso.

Lo importante es que todo vuelta a la normalidad.

-En este bufete, la normalidad volverá cuando desaparezcas.

-González, estoy intentando enterrar el hacha de guerra

y tu actitud no ayuda.

¿No dices nada, Marcelino?

-¿Yo?

Sergio, sabes muy bien que pienso lo mismo que él.

Y si quieres ahorrarte conflictos,

lo mejor que puedes hacer es encerrarte en tu despacho

y no asomar más por aquí.

Te lo agradeceré enormemente.

-Os recuerdo que soy socio de pleno derecho.

En cuanto me haya recuperado del todo,

no voy a permitiros esos humos.

Buenos días.

Buenos días, Laura. Buenos días.

¿Cómo llevas lo que te pedí?

Eh... Si te refieres a lo de esa chica joven,

¿Lorena, se llamaba?

Me iba a poner ahora mismo en ello.

Es que tengo una montaña de casos

que, por mucho que le dedique, no baja.

Conozco la sensación, pero esto es prioritario.

Tienes que aparcar todo lo demás.

Está bien, me pongo a ello. A ver.

¿Qué información tenemos?

Lorena Peláez, 18 años. (ASIENTE)

Estudia en el instituto del barrio

y ayuda a su madre en un puesto de frutas en el mercado.

Va al gimnasio dos veces por semana.

Ya. ¿Y tú crees que...?

Que podría estar siguiendo los pasos de Fátima.

Su entorno coincide en que está muy cambiada.

Necesito que entres en sus redes sociales,

que compruebes sus amistades.

Que mires a ver si ha tenido comunicaciones sospechosas

o ha hecho búsquedas en páginas de islamismo radical.

Cualquier indicio en esa dirección. Muy bien, pues me pongo a ello.

Es el único hilo que tenemos para atrapar a los captores.

No quiero más chicas en el barrio

dispuestas a morir en la Guerra Santa.

Te mando toda la información.

Vale. Cuando me mandes el informe, hazlo con copia a Elena.

Va a llevar este caso conmigo.

¿Elena? Pero no ha terminado las prácticas aún, ¿no?

Ya, pero su intuición fue clave para resolver el caso de Fátima

y, además, por su aspecto yo creo

que la podríamos mezclar bien con las chicas del barrio.

Quiero que esté conmigo, aunque esté en prácticas.

Adiós, jefa. Hasta luego.

(RESOPLA)

Sé que se me llevan los demonios con Sergio,

-Vamos a ver, González.

Sabes que en la vida, a veces, tenemos que hacer cosas

que no nos satisfacen.

Ya sé que Sergio Mayoral no te agrada como socio,

pero, de momento, hay que aguantar.

-¿Hasta cuándo?

-Hasta que encontremos la oportunidad de deshacernos de él.

(Puerta)

González, cinco minutos, por favor. -Sí.

-¿Cómo está Alicia?

Pues imagínatelo.

Muy dolida, pero bien, está bien, está en casa.

Bueno, ¿te ha contado lo que ha sucedido?

Algo tan gordo no me lo podía ocultar.

Está muy dolida, ha recibido un buen mazazo.

También lo ha sido para mí.

Pues entonces entenderás que se esté haciendo mil preguntas.

Está hecha un lío.

Se lo ha caído el mundo encima y necesita tiempo para recomponerlo.

Si me dejara hablar con ella, yo podría ayudarla.

No te lo aconsejo, Marcelino. No me parece buena idea.

Mira, si vas a casa, lo único que vas a hacer es empeorarlo,

Sé que es muy duro, pero es lo que quiere.

¿Y te ha dicho que no quiere verme?

Me ha pedido que te diga que está bien.

Rober, por favor, tienes que ayudarme.

No puedo perderla, yo no imagino mi vida sin ella.

Pues entonces no la presiones.

Alicia ahora lo que necesita es tiempo para asimilar

que es la hija de Quintero, el tipo al que desprecia.

Y, por lo demás, estate tranquilo

que estoy seguro de que ella, cuando se recupere del shock,

va a ir a buscarte.

Eres el único padre que ha tenido en su vida.

Vi lo que sufrió cuando te dio el infarto.

Estoy seguro de que se va a solucionar

y Alicia te quiere tanto como tú a ella.

Yo creo que ella no imagina su vida sin ti.

Ojalá tengas razón.

(Puerta)

¿Cómo está la poli más atractiva y ocupada del Distrito Sur?

-Pues tú lo has dicho, ocupada. Voy contrarreloj.

-Ah, vale. Solo te voy a entretener un minuto,

que lo mío también es importante.

-Pues suéltalo rapidito.

-Pero vamos a ver, ¿no te imaginas a qué he venido?

Ah...

Como que hace dos días te propuse matrimonio

y no me has contestado.

-Ah... Eso.

-No, si ya..., ya veo que te hace una ilusión loca.

-Eh... No, perdona.

(BALBUCEA)

Perdóname. Eh...

No sé, la verdad es que esto de casarse

me parece un poco un convencionalismo

y no va mucho conmigo.

No sé, no me veo celebrando un bodorrio.

-Ya, no, ya, pero...

Vamos a ver, una cosa es el matrimonio y otra la celebración.

O sea, a mí, de verdad, lo que me importa es el compromiso.

¿La fiesta?

Yo qué sé, la podemos hacer a tu gusto.

O no hacerla.

Pero es que se trata de firmar un papel ante un desconocido

y yo, la verdad, no necesito eso para saber lo que siento.

No sé, me gustaría pensar que tú estarás conmigo mientras quieras,

no porque te obliga un papel firmado por un funcionario.

-Sí, bueno, sí, por supuesto.

Así que, bueno, esto es un no.

No pasa nada, no pasa nada.

Agradezco la sinceridad.

-Espérate, espérate.

Esto es lo que siempre he pensado.

Pero es verdad que, últimamente,

estoy aprendiendo bastante de las relaciones.

-Sí, se ve que he conocido a un hombre bastante especial.

(SE RÍE)

-¿Y qué es lo que has aprendido con ese hombre tan especial?

-Que las relaciones se basan en el compromiso

y que, a veces, hay que saber escuchar al otro.

Tú has sabido aceptar que yo quería ser madre,

así que creo que puedo aceptar que quieras casarte.

-¿Eso significa...?

-Eso significa que mi respuesta es un... sí.

-¿Entonces... nos casamos?

-¡Que sí, pesado! Y ahora vete, déjame currar.

¡Que sí!

-Sí.

(Puerta)

Tengo a mis agentes trabajando en ello.

Sí, no te preocupes, Matilde, de verdad.

Tu hija no se va a ir a ningún sitio sin que lo sepamos.

(ASIENTE)

Me alegro.

Me alegro, pero no bajes la guardia.

Sí, si tú ves algo extraño, enseguida me avisas.

Claro, naturalmente, si la tienes trabajando en la frutería,

es más fácil vigilarla. Sí.

Venga. Gracias.

(RESOPLA)

Matilde. Está preocupadísima.

Normal.

La pobre me ha dicho que le gustaría que fuera una falsa alarma.

Pues igual lo es, a lo mejor estamos exagerando

porque a esa edad tampoco es raro que estés borde con tu madre, ¿no?

Y que quieras probar cosas nuevas.

Ojalá fuera una chiquillada, pero me temo que estamos,

definitivamente, ante un intento de captación.

Ayer estuve con ella en La Parra.

Ya, si me ha llamado Cristina, la orientadora, y me lo ha contado.

Hay que vigilar muy de cerca a Lorena

para que no siga los pasos de Fátima.

Y hay que detener

a quienes las manipulan hasta ese punto.

Mientras haya incitadores y captadores en el barrio,

se pueden dar otros casos.

Y, encima, se desata la islamofobia y la gente se pone histérica.

Hay que atajar esto cuanto antes.

¿Qué necesitabas? ¿A qué venías?

Ah, sí, que se me va el santo al cielo.

Que nada, me ha llamado Lola

para decirme que se reincorpora al trabajo mañana

y aquí te traigo el cuadrante con los horarios.

Vale. Gracias. ¿Cómo está?

Pues... bueno, está muy afectada.

Se arrepiente de no haber podido pasar las últimas horas con su padre,

pero como parecía que estaba mejorando...

Ya, pero, en estas cosas, nunca se sabe.

¿Cuándo es el entierro? Esta tarde en Valladolid.

Voy a ver si la llamo para decirle

que agote el día que le queda de asuntos propios.

Pues a ver si a ti te escucha.

Oye, ¿y me equivoco si supongo que tú ya has encargado una corona

de parte de todos los compañeros?

Ya está encargada. Ay, qué haría yo sin ti.

(SE RÍE) Oye, otra cosa.

¿Qué turno tenía hoy Elena?

¿Elena? Pues espérate, que me acuerde...

pero, ahora que lo pienso, no la he visto entrar.

¿A ti no te ha avisado ni nada?

No sé.

No, no tengo ningún mensaje.

Bueno, estará en el hospital con su hermana.

Intenta localizarla, por favor. Muy bien.

Aquí tenéis, parejita.

Anda que... Y luego dicen que el amor es ciego.

Me pongo a tocar la trompeta y estos dos ni se enteran.

-Pues será ciego y sordo, pero manco no se ha quedado.

-Como entre doña Puri y sus amigas y vean el espectáculo,

les va a subir la tensión, María.

-A quien no le guste, que no mire.

(SUSPIRA) Que el amor dura lo que dura

y hay que exprimirlo hasta la última gota.

-Ya. La verdad es que me dan un poco de envidia.

A ver, con Eugenio hablo todos los días,

pero la distancia pesa.

-Hombre, es que donde se ponga un buen meneo, hija mía,

que se quiten todas las llamadas. -¡María!

-Coño, que es verdad.

-Ojalá lo supiera, pero no. Ya sabes cómo es.

Rodeado de refugiados sufriendo,

lo último que va a pensar es en sus vacaciones.

-Bueno, pues así pilláis con más gusto el reencuentro.

Parejita, que aquí os dejo un piscolabis

para que repongáis fuerzas.

(SE RÍE) -Gracias, María.

-Oye, y la Lore esa, ¿es muy amiga tuya?

(TITUBEA) -Amiga, amiga, no,

pero sí que hablábamos todos los días cuando venía al gimnasio. ¿Por?

Estoy acostumbrado a ser el sospechoso habitual

que me pregunto: "una chica tan normalita,

¿qué querrá la pasma de ella?".

-No tengo ni idea.

Claudia me vino a preguntar por ella, pero no me dijo nada más.

Pero vamos, que algo ha tenido que pasarle

porque ha cambiado un montón y a mal.

No sé, antes era supermaja

y, ahora, no habla con nadie, mira mal a todo el mundo... Muy raro.

-Bueno, por lo menos sabes que no es solo contigo.

-Pues sí, porque ya estaba empezando a pensar

que se estaba poniendo celosa,

no sé, porque a lo mejor te ha visto en el gimnasio y...,

-¿Celosa, Lore? Pero si no he hablado con ella jamás.

-¿Y por qué no dejas de preguntar por ella y me sigues dando besos?

-Un cafelito solo, por favor. -Ahora mismo.

-Oye, estos dos, ¿desde cuándo están juntos?

-¿Desde cuándo le interesa a la Policía los amoríos juveniles?

-Bueno, me gusta estar al tanto de lo que se cuece en el barrio.

-Pues esto se cuece desde hace poco.

Pero vamos, por lo visto, van a fuego rápido.

(RECHISTA) -Que corra el aire.

-No le hagáis ni caso, ¿eh?

Que este está a pan y agua y...

-Pues sí que les ha dado fuerte

porque mira que Paty se ha hecho de rogar.

-Como que estaba detrás del hermano, pero, al final, el amor ha triunfado.

Mira qué buena pareja hacen.

-A mí tanto azúcar me empalaga.

Voy a tomar mi café amargo, como me gusta.

-Chico, no haber empezado la conversación, has sido tú.

-¿Qué le pasa?

-Pues lo que a ti, que le da envidia ver a los tórtolos.

Mira lo bonicos que están, por favor.

-Hola, Sergio. -Hola, Espe.

-Qué bien que te encuentro. -Sí.

-Qué susto te has dado. -Estaba contestando una cosa.

-Ya, los móviles, ¿eh?, que son la nueva esclavitud.

-Sí. En cuanto estás cinco minutos sin contestar,

ya te lo están echando en cara. ¿Querías algo?

-Pues sí. ¿Qué sabes de Elena?

-¿Yo?

-Sí, claro. Es que está como desaparecida.

-¿Desaparecida? Pero si hablé con ella por teléfono ayer.

-No, es que he estado malo unos días y apenas he salido de casa.

Hoy me estoy reincorporando al bufete.

-Pues no sé, es que como ella es tan cumplidora

y hoy no ha aparecido a trabajar ni contesta al móvil...

Me da apagado o fuera de cobertura.

¿Quizá esté enferma ella también?

-No sé si estáis al corriente de lo de su hermana.

-Ah, sí, menudo notición. -Supongo que estará con ella.

No todos los días se despierta uno del coma, ¿no?

-Ya.

¿Te importa llamarla? Es que Miralles me ha pedido que la localice

y quizá, si ve que eres tú, contesta. -¿No dices que está apagado?

Si me llama luego, le digo que has preguntado por ella.

-Sí, pero bueno, que tampoco pasa nada, ¿no?

Una llamadita... Llámala ahora.

-Me lío a hablar y me están esperando en la ONG.

Voy con un poco de prisa.

-Bueno, chico, si no tienes tiempo ni de hacer una llamada

ya localizo yo a tu novia.

-Espera, yo la llamo, Espe, no te preocupes.

Y perdona, es que tengo un lío de trabajo que...

al final vas a conseguir que me preocupe.

Que Sergio está llamando a Elena. Ah.

-Nada, no da señal.

Bueno, a mí me acaba de poner un mensaje.

¿Ves, Espe? No hay que preocuparse. Está con su hermana, ¿no?

Sí, igual ha tenido una recaída.

Tiene que ser grave porque ha dicho que hoy no puede venir a trabajar.

-¿Y cuándo te ha escrito?

Ahora, me ha pillado saliendo del despacho.

Ya, pero ahora, cuando la has llamado, estaba apagado el móvil.

-Lo habrá encendido para avisar en el trabajo, para mandar el mensaje.

En el hospital no conviene ir molestando con el teléfono.

Y la situación de esa familia no es poca cosa.

La dejaremos tranquila hoy y ya habrá tiempo de explicaciones.

-Pues nada, si la ves, dale un beso de nuestra parte.

Me voy corriendo que tengo una reunión urgente.

-No te lo he dicho.

Bueno, el tema de Lorena. Vamos a tomar un café.

Hoy, para variar en el menú de "Casa Batista",

Pero que sepas que hemos variado la receta en tu honor.

Gracias, pero no hacía falta que vinieras a hacerme la comida.

Además, tengo el estómago cerrado.

¿Y qué tal si pruebas a desconectar y comes un poco?

No es gran cosa, pero te va a sentar bien.

No puedo, Rober.

Será mejor que vuelvas a comisaría, seguro que tienes mucho trabajo.

El trabajo más importante ahora es cuidar de ti

y no me pienso mover hasta hacerte sonreír.

Además, tienes que mirar al futuro y tirar para adelante.

No te queda otra.

Eso es más fácil de decir que de hacer

y no sé cuánto tiempo me llevará,

así que no dejes tus casos de lado.

No, pero pueden esperar mi turno de comida,

así que de aquí no me pienso mover.

Que aproveche.

Oye...

¿Has visto a mi padre? Sé que te ha estado llamando.

Ya no sé si llamarle "mi padre".

Realmente no lo es, pero decirle Marcelino me parece tan raro...

Está muy preocupado por ti. Necesita saber que estás bien.

Ya.

¿Y él cómo está?

Regular. A ver, mal.

Quiere hablar contigo y darte sus razones.

Quiere que entiendas por qué te lo ocultó todo.

No creo que lo pueda afrontar ahora mismo.

Ni siquiera sé si soy capaz de perdonarle.

Alicia, date tiempo.

Aunque no tengas la misma sangre, el vínculo es lo que importa.

Os seguís queriendo.

¿Qué más da lo que diga un análisis genético?

¿Cómo que qué más da, Rober?

Yo no soy la misma persona.

No soy la inspectora Ocaña, la hija del respetable abogado

y su mujer. No existe, es todo una mentira.

Alicia, la que os mintió a todos fue tu madre.

Sí, pero cuando mi padre se enteró, decidió seguir engañándome.

¿Qué habrías hecho tú?

Lo hizo para protegerte.

Normal porque la verdad es insoportable.

Soy hija de un delincuente que ha estado en la cárcel

y que se dedica al narcotráfico. Bueno, presuntamente.

¿Ahora le vas a defender, a estas alturas?

Quintero es el responsable de la muerte de mi madre,

me da igual si fue él o sus negocios.

Pero mi madre está muerta y yo no soy quien creía ser.

Alicia, eres la misma persona.

¿Qué importan los orígenes?

Lo importante es lo que hagas cada día.

Mírame a mí,

un chico que viene del polígono, mi padre era un maltratador,

me he criado entre delincuentes y drogadictos, ¿y qué?

He conseguido ser policía, ¿no?

Y, gracias a ti, universitario.

Yo...

no sé si voy a poder seguir haciendo lo que hacía.

Claro que sí, hombre, no digas tonterías.

¿Y si Bremón se entera de mi parentesco?

¿Crees que me va a dejar seguir investigándolo?

¿Qué más da lo que haya hecho Quintero o sus delitos?

No afectan a tu persona.

Pues yo no me reconozco, Rober.

Dudo de todo, hasta de mí misma.

Eres Alicia Ocaña,

la inspectora de policía más valiente que he conocido.

Una luchadora que no ha parado de pelear

para llegar adonde está.

¿Y qué más da quién sea tu padre biológico?

Eso no importa, no cambia nada.

Como tampoco cambia el amor que te tengo.

Eres la mujer de mi vida

y voy a estar siempre a tu lado, pase lo que pase.

De eso no tengas duda, ¿eh?

Y si hace falta que te lo recuerde más veces,

pues nada, lo de siempre.

(SE RÍE)

Lo haré.

Me voy a agarrar a ti para salir de esta.

Sé que tú eres auténtico y que lo nuestro es real.

Prometo que no me voy a hundir.

No tengo ninguna duda.

Venga, vamos a comer.

Disculpa, Laura, ¿tienes algo ya?

A ver, Lorena es muy activa en las redes sociales,

pero no creo que esté en riesgo de fuga inminente.

Eso sí, se confirma su relación con webs islamistas.

Es reciente, pero muy intensa.

¿Cómo han llegado hasta ella?

Pues se pasa muchas horas en las redes sociales.

Cuelga muchas fotos y vídeos de ella sola con el gato,

en casa o sola o de viajes, poemas, paseos...

¿Amigos?

Últimamente, no.

Claro. Desde que cambió su comportamiento.

Sí.

Antes colgaba muchas fotos en el gimnasio

y compartía sus marcas con sus compañeros,

pero hace mucho que no habla con ellos, más de un mes.

Es que ya no va al Atlas, me lo confirmó ayer Paty.

No sé, también se echa de menos fotos con su familia

No debe sentirse muy orgullosa de ellos ni de lo que hacen.

Ya.

Ahora habla mucho como de lo que va a ser, no de lo que es.

Encaja en el perfil que busca un captador.

Es que no tenemos nada concluyente, no tenemos pruebas.

Necesitamos algo para..., para actuar.

A ver, ella visita asiduamente webs islamistas.

(ASIENTE)

Tiene conciencia del riesgo de dejar rastro,

aunque sus métodos no son nada sofisticados.

Utiliza la wifi del mercado y su "nickname" es Lore.

Pero eso quiere decir que aún no ha sido adiestrada.

No, pero está en contacto con gente asidua a estos pensamientos.

Como, por ejemplo, ¿quién?

Mira, aquí tenemos un tal Ahmed,

que le manda noticias sesgadas sobre la guerra,

panfletos de reclutamiento, vídeos...

¿Todo eso no le ha echado para atrás?

No, pero creo que tiene dudas.

Porque ha rechazado un chat de vídeo con este chico.

Con el tal Ahmed, ¿no? Sí, sí, Ahmed.

Sí, él quiere quedar con ella

y le dice que le va a dar unos libros que le van a abrir la mente.

Entonces, podría ser que ese tipo estuviera en el barrio.

Eso parece.

He rastreado su IP, lo que pasa es que él se las sabe todas

y está utilizando sus artimañas para que no le encontremos.

Hay que hacerle ver a Lorena que es una trampa.

acabará como esclava sexual de cualquier sádico.

¿quieres que encuentre testimonios de casos similares?

No. Gracias, pero no.

Creo que con el de Fátima y con lo que me has contado

ya tengo suficiente para convencerle de que tenemos que hablar.

Como quieras. Cuando tenga el informe, lo mando con copia a Elena.

Vale, gracias. ¡Ah, oye!

Todavía no me has dicho cómo..., cómo empezó todo.

¿Cómo se introdujo Lorena en este mundo?

Pues mira, no te lo vas a creer, pero puso "like" y compartió una foto

de un guerrero del islam.

Es un tipo que tiene más seguidores que una estrella del rock.

¿Este? Sí.

Qué horror.

(RESOPLA) Bueno,

pues voy a dar el aviso a la Unidad Central de Información

y luego me paso por el mercado para hablar con Lorena.

No creo que la encuentres.

¿Por qué? Me ha dicho su madre hace un momento por teléfono

que estaba allí con ella y que estaba tranquila.

Mira, ha actualizado su perfil hace... ¿A ver?

"Lorena se siente enferma.

Las salas de espera del centro de salud

son tan deprimentes que sales peor de lo que llegaste".

Espera.

(Teléfono)

¿Me disculpas un momento? Enseguida estoy contigo.

-Si acabo de sentarme ahora.

-Puede ser importante, Lore.

Antonio, soy yo. "Ah, hola, Claudia. Dime".

Escucha, ¿está Lorena contigo, por casualidad?

Sí, ¿cómo lo sabes?

Me la han derivado de Urgencias, no está ni siquiera en mi lista.

Milagros de las redes sociales.

"Escucha, Antonio, es fundamental que la retengas.

Voy para allí. Necesito hablar con ella".

Vale, vale. Bueno, haré lo que pueda, ¿eh?

Laura, sigue con ello, ¿vale? Suerte.

¿Estabas hablando de mí? -¿Eh? No, no, qué va, no.

No eres la primera persona que me derivan de Urgencias,

por eso está la sala de espera llena, ¿vale?

O sea que ya estoy contigo. A ver.

-La garganta. No puedo tragar.

-Vamos a ver.

Venga, abre la boca, anda.

Bueno, tienes la garganta irritada, pero no veo placas de pus.

¿Te has expuesto a alguna corriente de aire,

aire acondicionado o cambio de temperatura brusco?

-En el mercado, me paso el día entrando y saliendo de la cámara.

-Pues ya tienes la respuesta.

Pero vamos, para eso no hace falta venir a Urgencias,

puedes comprar cualquier cosa en la farmacia sin receta

para estos casos. -Y yo qué sé si es una infección.

-Ya.

Pues llevas razón.

Oye, pues... No sé.

Vamos a descartar algo vírico.

Si quieres te hago una analítica completa

y aprovechas el viaje, ¿te parece?

(RESOPLA) -No, yo paso de que me saquen sangre.

-Ya he captado el mensaje: "No abusar de las Urgencias".

Me voy a la farmacia. -Siéntate, por favor, anda, Lorena.

Déjame.

Bueno, ¿ves?

Aquí, en tu historial, veo que no has hecho la revisión de los 18.

-¿La revisión de los 18? -Sí.

-¿Eso existe? -En la Comunidad de Madrid, sí.

¿Por qué miras así?

Yo hago lo que me dicen, no es cosa mía.

Estas cosas se deciden en los despachos.

¿Empezamos?

-Hombre, Elías, hoy vas a tener suerte,

tienes el gimnasio para ti solo.

-Bueno, pero no vengo a hacer gimnasia.

Yo vengo a hablar contigo, así que cuanta menos gente, mejor.

Así hablamos tranquilitos tú y yo.

No le ha pasado nada malo a mi padre, ¿no?

-No. A tu padre le prometí cuando se fue a Barcelona

que te iba a echar un ojo, ¿eh?

A ver cómo te las arreglabas sola.

-Vale, o sea que no le sirve con el interrogatorio

que me hace por teléfono, que te manda para vigilarme.

-Más bien cuidarte un poco.

-Bueno, tú llámalo como quieras.

Cuando le pases el informe, por favor,

dile que todo me va muy bien, ¿vale? La vida, el gimnasio...

También dile que no se preocupe y que es muy pesado.

-Sí que es pesado, pero ya le he dicho

que, entre Quico y tú, el Atlas está muy bien pilotado.

-Muchas gracias. A ti te hace más caso que a mí.

-Ya, bueno, no me preocupa el gimnasio,

a mí lo que me preocupa es que te puedas meter en algún lío.

-¿Yo?

¿Pero qué dices? ¿De qué hablas?

-Hablo de Jairo.

-Ay, pero bueno, si Jairo es un amor.

-Yo no voy a poner en duda que el chaval esté loquito por ti,

y que a ti te gusta después de lo que he visto en La Parra es evidente.

-A ver, Elías, no entiendo muy bien de qué va esto.

Vale que le pases el informe a mi padre y todo eso,

pero que te metas en mi vida privada no...

-No, yo no vengo a darte consejitos sentimentales, no.

-Menos mal porque me lo estaba pareciendo.

Vamos, que soy mayorcita para saber con quién salgo.

-Sí que lo eres, pero vengo a decirte un par de cosas sobre tu pareja

para que seas dónde te estás metiendo.

-¿Pero qué dices? Si está todo el día currando.

-Pues a eso me refiero, currando con Fernando Quintero.

-Quintero, un delincuente.

(RECHISTA) Pero si es el empresario más importante de todo el barrio,

que le dan premios y todo.

-Paty, las apariencias engañan.

De verdad, llevamos mucho tiempo detrás de él.

Estamos seguros de que está metido en chanchullos muy feos

y no te puedo contar más, ¿vale?

-Ya, ya, si ya me ha contado Jairo que andáis detrás de él

y solo porque de joven estuvo en la cárcel,

pero la gente tiene derecho a cambiar, ¿sabes, Elías?

-Me lo vas a contar a mí de lo que es cambiar.

Pero mira, la fortuna que ha hecho Quintero

no la ha hecho según cuenta él, puedes creerme.

Paty, te estoy contando esto en confianza,

porque eres la hija de uno de mis mejores amigos.

-Pues mira, ahórrate las confianzas, ¿vale?

Jairo trabaja honradamente

y me parece fatal que vengas aquí a malmeter en nuestra relación ahora.

-Bueno, siento si te ha molestado, pero te lo tenía que decir.

Jairo está metido hasta el cuello en los chanchullos de su jefe.

Ya sé que eres mayorcita, así que tú sabrás dónde te metes.

-De verdad que todos los polis sois iguales, ¿eh?

Se os cruza alguien y ya es sospechoso de por vida,

-Yo solo sé que Jairo está jugando con fuego

y va a acabar quemándose y no quiero que tú salgas chamuscada.

Espero que por fin hayamos acabado, que tengo cosas que hacer.

-Ahora te doy la receta.

¡Cómo sois los jóvenes, lo queréis todo para ahora!

Bueno, se me ha atascado.

¿Sabes algo de ordenadores?

Con las recetas son electrónicas no hay manera.

-Me voy a la farmacia, lo que tendría que haber hecho.

-¡Lore! Ah, menos mal, Claudia.

-¿Qué es esto?

Necesito que me concedas cinco minutos.

He venido a hablar contigo como policía y como amiga.

¡Yo no quiero hablar con nadie!

Esto es una encerrona. Escúchame, Lorena.

Sé que un tal Ahmed está queriendo quedar contigo.

Es un delincuente, es un terrorista.

Si no hablas conmigo ahora,

dentro de nada vas a tener a toda la Policía detrás de ti.

Si yo no he hecho nada ilegal.

Verás, hace muy poco tuve que llamar a una madre para comunicarle

que su hija había fallecido en la frontera de Siria con Turquía.

Mira.

Esta era Fátima, ¿la reconoces del instituto?

¿Eh?

Ella tampoco había hecho nada malo.

Quería cambiar de vida,

quería hacer algo importante, pero se aprovecharon de ella.

La engañaron, le prometieron el paraíso

y la llevaron al matadero.

La conocía de vista, del insti.

Era buena tía.

Y no tiene ningún sentido que haya acabado así, ¿verdad?

Podía haber hecho grandes cosas en su vida.

Las personas que la condujeron a Siria

quieren hacer lo mismo contigo, Lorena.

No quiero volver a pasar por ese trago con tu madre.

Por favor.

No quiero que te perdamos.

No quiero que tomes una decisión que te haga perder la vida.

Estás a tiempo de salvarte.

Cariño, estás a tiempo.

(SUSPIRA)

Tranquila, tranquila.

Por la novia y el novio.

-Bueno.

Salima, saca cositas de picar, que invita la casa.

-Venga. -Bueno, bueno, bueno.

Que aquí, a mi futura, le dan urticaria las celebraciones.

A ver si va a cambiar de opinión y salir corriendo.

-Muy gracioso. -Anda, que hay que celebrar lo bueno,

que luego bastante lloramos por lo malo.

No sabéis el alegrón que me habéis dado.

-Hombre, la verdad es que sois la última pareja

de la que me esperaba una boda.

A ver, quiero decir, que se os ve muy bien,

pero pensaba que os iríais primero a vivir juntos en vez de casaros.

-¿Lo ves? No me pega nada,

no sé en qué momento se te ocurrió pedírmelo.

-Ya ves, que soy un temerario.

-No, lo que eres es un romanticón.

Va de duro por la vida y ya veis.

-Anda, que tendrás tú queja,

con la proposición tan bonita que te hizo.

Lo que no sé es cómo no dijiste que sí ahí mismo.

-Hombre, fue superromántico.

-Pues aquí donde me veis, antes de sentir la llamada del periodismo,

iba para poeta.

-¿Estás de coña? -No, no.

Yo, desde luego, me tomaba mis versos muy en serio.

Lamentablemente, las editoriales ya no tanto,

así que decidí seguir los pasos de mi hermano

y hacerme periodista, ¿pero sabes qué te digo?

Nunca es tarde para recuperar la vocación.

Tú has sacado toda la poesía que hay dentro de mí.

-Pues venga, otro brindis, ¡por el romanticismo!

Que no muera nunca.

-Buenas, cuánta algarabía, ¿qué se celebra?

-Que nos casamos.

-Enhorabuena a los dos.

-Toma, Nacha, una copita para que te mojes los labios.

-Gracias.

Me gustaría aprovechar para hacer un brindis

por esta pareja a la que tanto aprecio.

porque, al final, el amor ha triunfado

y vale la pena luchar por él.

Que seáis muy felices, que tengáis muchos hijos,

ah, y que yo lo vea.

Salud. -Gracias, amiga.

De momento, con uno me conformo, ¿eh? -¡Eh!

Tú tranquila, estoy convencido de que tu media naranja está al caer.

-Ya está tardando.

-Bueno, ya sabes lo que dicen, que de una boda sale otra.

-Ah, no, por ahí sí que no paso.

A mí lo de casarse, con perdón, me parece del siglo pasado.

Pero una buena fiestecita sí que nos merecemos, ¿no?

-¿Ves, Laura, como tenemos que hacer algo?

No vamos a dejar a Nacha sin celebración.

-Está bien, tendrás tu fiesta, pero nada de banquetes.

-Mujer, pero la gente tendrá que comer algo.

(SE RÍE) -Solo hace falta que me digas

que te vas a poner un vestido blanco.

-Bueno, si tú vas de dama de honor con un vestido rosa de volantes,

yo me lo pienso.

-Toma. Es una tila.

Te sentará bien.

-¿Estoy detenida?

¿Tengo que llamar a un abogado?

-Para nada. Estate tranquila.

-Entonces, ¿por qué me han traído a comisaría?

-Para protegerte.

Esa gente que te ha contactado por internet

es más peligrosa de lo que crees.

-Si solo hemos chateado unas veces. -Así empiezan.

Pero, cuando se hayan ganado tu confianza,

querrán que abandones tu vida actual y te vayas con ellos.

Todo forma parte de un engaño en el que, o acabas muerta

o siendo su esclava.

Hay decenas de casos documentados.

-Yo solo quería formar parte de algo importante.

No quiero pasarme la vida en el mercado, como mi madre.

-Pues no lo hagas.

Habla con ella.

Decide qué quieres hacer con tu futuro,

pero no se lo entregues a esa gentuza.

Lorena,

la guerra no tiene nada de romántico

y ninguna religión debería ser pretexto para matar al prójimo.

Tu madre está a punto de llegar, ¿estás preparada?

-Me va a echar la bronca de mi vida.

Vosotras no la habéis vito enfadada.

Ni la veremos. He hablado con ella y se lo he explicado todo.

Tu madre está muy preocupada, Lorena, solo quiere lo mejor.

-Y si tú crees que lo mejor es no seguir trabajando con ella,

díselo, seguro que lo comprenderá.

(Móvil)

¿Es él?

-Es un número desconocido, podría ser Ahmed.

¿Qué hago?

Habíamos quedado en vernos mañana, iba a darme un libro para leer.

No hagas nada, no lo cojas.

Espérate.

Tenía que haberlo cogido, ¡ahora va a sospechar!

¿Y si se entera de que estoy hablando con la Policía?

Volverá a llamar, no te preocupes, no va a sospechar nada.

Lorena, tengo que pedirte un favor.

Quiero que quedes con él para poder atraparlo.

Pero se dará cuenta de que estoy de los nervios.

Mira, me tiemblan las manos, ¿lo ves?

Tranquila, le dirás que es por la emoción de unirte a su causa.

¿Vale?

No te va a pasar nada, nosotros estaremos allí.

(Móvil)

¿Sí?

Ahmed.

Sí, perdona, no podía contestar.

Ahora ya estoy sola.

Claro, mañana.

¿Dónde?

Aquí, en la zona, es más fácil para mí, si no te importa.

Déjame pensar.

¿El gimnasio Atlas te parece bien?

Perfecto.

Hasta mañana.

Le ha parecido un buen sitio.

Lo has hecho muy bien, Lorena. Pronto habrá acabado todo.

Ahí la tienes, Matilde. Nos está ayudando mucho.

Lo siento mucho, mamá.

Yo no quería...

No sé cómo me he metido en este lío.

Lo siento.

Querías decírmelo, ¿verdad?

Querías que supiese que es mi hija.

Eh... Alicia, qué sorpresa.

No te esperaba, no sabía que...,

que venías. ¿Qué haces aquí?

¿Te puedo ayudar en algo?

¿Quieres algo?

Necesitaba verte cara a cara.

Lo sé todo.

¿Dónde está tu compañero?

Esto no tiene nada que ver con la Policía.

¡Ah!

Vaya, entonces esto se pone bastante interesante.

Siéntate, por favor.

Conozco tu secreto.

Ahora entiendo por qué...

tenías tanta necesidad de acercarte a mí,

de que nos lleváramos bien.

Ahora entiendo por qué querías

robar las fotos de mi teléfono. Perdona, perdona, perdona.

¿Me estás acusando de algo? Sé la verdad. Sé...,

sé que eres mi...

Tu padre.

¿Quién te lo ha dicho?

¿Acaso eso cambiaría algo?

No, no, no, claro que no.

No cambiaría nada, no, no tiene ninguna importancia.

Solo que...

Verás, yo...

Me has quitado un gran peso de encima

porque lo sé tan solo hace unos días

y ni siquiera he podido dormir desde entonces.

Ojalá lo hubiese sabido antes.

Por lo visto, he sido la última en enterarme.

Tu madre siempre quiso guardar el secreto.

Verás, a mí...,

a mí me hubiese gustado mucho decírtelo en persona

y lo he intentado en estos días, pero...,

pero no he tenido el valor suficiente para hacerlo.

Pero pensabas hacerlo, ¿verdad? Sí.

Cuando me devolviste la joya de mi madre.

Sí.

Sí, ese día quise decírtelo y...,

y otros días, también, pero no...,

no pude.

Al menos ahora podemos hablar sin tanta tensión entre nosotros.

¿Cómo estás?

Sé que todo esto ha tenido que ser...

bastante duro para ti.

No sé qué crees que va a pasar entre nosotros a partir de ahora,

pero olvídate de sentimentalismos.

No te pega nada, Fernando.

Tranquila, Alicia, no te voy a pedir que me llames papá

ni nada por el estilo.

Solo espero que, a partir de ahora, podamos ir acercándonos poco a poco,

encontrándonos.

No sé, que poco a poco podamos ir construyendo

una relación entre nosotros dos, nada más.

¿Pero qué cantidad de chorradas estás diciendo?

Tú y yo jamás vamos a estar unidos.

De hecho, esta es la primera y la última vez

que vamos a hablar de esto.

No lo vamos a volver a mencionar en la vida.

Alicia, te guste o no,

lo quieras o no,

ni tú ni nadie puede cambiar la realidad.

Marcelino Ocaña es el único padre que he conocido.

Es el único que estuvo conmigo cuando nací.

El único que me ha cuidado,

el que estuvo haciendo los deberes conmigo,

Es el único

que me ha enseñado a ser quien soy.

Él siempre será mi padre.

Yo hubiese hecho todo eso por ti y más.

Si lo hubiese sabido en su momento, si me hubiesen dejado, Alicia.

Claro.

Salvo por un pequeño detalle.

Que estabas preso cuando nací.

Sí,

en eso tienes razón.

Y no sabes cuánto me arrepiento de todos los errores

que cometí en mi juventud.

Si lo hubiese sabido en su momento, Alicia,

ahora todo sería distinto.

Pero no culpo a tu madre.

Es más, la entiendo.

Carmen sacrificó todo lo que sentía por mí para...,

para asegurarte un futuro mejor.

Yo habría hecho lo mismo.

¿A quién intentas engañar?

¿Qué me estás diciendo?

¿Que si no hubieras cometido un error de juventud,

habrías sido un padrazo?

Tu mujer y tu hijo te repudian,

ni siquiera fueron a verte al hospital

cuando estuviste a punto de morir.

Entre tú y yo no va a cambiar nada.

Para mí sigues siendo un delincuente

y te voy a terminar pillando,

Fernando Quintero.

Espera, Alicia, ¡Alicia, por favor!

Se acabó el chantaje, mi amor.

-¿De verdad creías que te ibas a salir con la tuya?

-No eres real, esto no es real.

-Pensabas que podrías deshacerte de mí y olvidarme para siempre.

No es tan sencillo, no voy a dejarte escapar.

-¡Estás muerta! Te tiré al pantano.

-Sigo viva en tu cabeza.

-No. -Y en la de mi familia.

Mis compañeros de comisaría me estarán echando de menos.

¿Crees que no me van a buscar?

-Es imposible que te encuentren.

Nadie va a buscarte allí.

-Te crees más listo de lo que eres, Sergio.

Siempre hay un rastro que seguir.

La Policía sabrá encontrar las pistas.

Acabarás pagando. -No.

-Sí.

Acabarás pagando por lo que le hiciste a mi hermana,

aunque me haya costado la vida. -Esto no está pasando.

-Mi venganza está en marcha, Sergio.

Tu vida va a ser un infierno, ¿me oyes?

-¡Déjame! -¡Un infierno!

Para mí, mi único padre, el que me ha criado,

me ha querido y me ha cuidado desde que nací es...

En cuanto tenga un hueco iré a buscarle, a casa o al bufete.

Alicia, esta situación es lo bastante importante

como para que lo zanjes lo antes posible.

Tú estás sufriendo horrores, pero Marcelino no lo está pasando bien.

(LEE)

Algo gordo le ha tenido que pasar en las prácticas

para tomar una decisión tan tajante. Pues no.

Mira, Elena es de ese tipo de personas

que tienen los objetivos muy claros.

Su sueño era ser inspectora de policía.

No..., es que no me encaja nada de todo esto.

Bueno, ayer no vino a trabajar a comisaría

y me manda un mensaje diciendo que tenía que estar con la familia.

No me sorprendió porque su hermana acababa de salir del coma.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Que esta mañana tenía en mi móvil otro mensaje de ella

diciéndome que quiere dejar de ser policía

y que necesita encontrarle otro sentido a su vida.

Cualquier cosa que necesites, sabes dónde estoy.

Y ve poco a poco, no te cargues mucho de trabajo.

Me parece muy bonito.

-¿El qué?

-Pues que Bremón está demostrando que tiene un corazón muy grande.

Discúlpeme, no quería alarmarla,

es que pensé que Elena estaría con su familia,

estaba muy preocupada por su hermana.

Aparecerá pronto, no se preocupe. Seguro.

Por supuesto, si yo sé algo de su hija, enseguida la llamo.

Sí, y usted haga lo mismo, por favor. Gracias.

Lola, puedes sentirte afortunada

porque tienes a tu alrededor a mucha gente que te quiere,

te quiere mucho.

¿Adónde vas?

-Al gimnasio. -¿Al gimnasio? ¿Sin despedirte de mí?

-Sí, Jairo. No tengo tiempo para escuchar

cómo tu jefe no para de comerte la cabeza con sus movidas a diario.

-¿Qué pasaría si me echo atrás y no colaboro?

Nos costaría más demostrar que colabora con los terroristas.

Por lo tanto, los jóvenes del barrio

serían más susceptibles de ser captados, llevados a Siria

Si me he atrevido a proponértelo es porque creo

que puedes hacerlo, pero no estás obligada.

La última palabra la tienes tú.

¿Ese madero qué se cree? ¿Qué es lo que te ha dicho?

-Que mi novio es la mano derecha de un delincuente,

(RESOPLA)

-¿Te has puesto así conmigo por eso?

¿Porque te crees lo primero que te suelta cualquiera?

Elías no es cualquiera, es el mejor amigo de mi padre y es poli.

-Elías lo que es es un amargado y un mentiroso, eso es lo que es.

-Mira, dudo muchísimo que Elías se invente algo

porque le caiga mal Quintero.

Por lo que sabemos, la misión de este individuo

consiste en captar a jóvenes inestables y vulnerables.

Con ese perfil es más fácil manipularlos y convencerlos

de viajar a Siria y unirse a los terroristas del Daesh.

¿Sabemos si él adoctrinó a Fátima?

No creo que nos equivoquemos si creemos que es el mismo.

Si le dejamos a su aire, seguro que ganará confianza.

-No sé yo qué decirte. ¡Espe! -Espera, espera, Lorena.

-Lo siento, Espe, pero es que todo esto me supera.

Solo de pensar que Ahmed puede aparecer me da algo.

-Pero mujer, si ya lo hemos hablado. Ese hombre no puede hacerte nada.

-Si descubre que lo he traicionado, me mata.

  • Capítulo 135

Servir y proteger - Capítulo 135

10 nov 2017

Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide advertir a Paty de las actividades de Jairo. Alicia decide enfrentarse a Quintero.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 135 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 135 "
Programas completos (146)
Clips

Los últimos 679 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 143 Completo 52:36 78% ayer
    Capítulo 143 ayer Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 93% pasado martes
    Capítulo 142 pasado martes Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% pasado lunes
    Capítulo 141 pasado lunes Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...