www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4296906
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 134 - ver ahora
Transcripción completa

Es sobre Matilde. Sí, una muy habladora.

Su hija, Lorena, la ayuda a veces. Sí, muy simpática.

Lo era. Un compañero empezó a criticar a los yihadistas

y ella se puso a defenderlos con vehemencia.

Y no es la primera vez que se le escapan comentarios así.

-¡Hombre! ¡Lorena!

¿Qué tal?

-Hace mucho que no te veo. No vienes por el gimnasio.

-No tengo tiempo de tonterías.

-"Cosplayer" es la conjunción entre "costume", disfraz,

y "play", jugar. Es una especie de evento.

Gira alrededor de películas épicas, juegos de superhéroes...

Es todo una arte.

-Tengo una amiga que es toda una "cosplayer".

-Quiero poner una denuncia contra Elías Guevara,

porque estoy cansado de seguir aguantando sus insinuaciones,

sus faltas de respeto, sus provocaciones y sus insultos.

Poner esa denuncia le obliga a seguir vinculado con Guevara.

¡Sé que voy a pillar a ese tipo!

Lo que vas a conseguir

es que en la próxima investigación te deje fuera. ¡Eso!

Acaban de ingresar a mi padre de urgencia, por una trombosis.

-¿Trombosis?

(LLORANDO) -¡Ha muerto, Espe!

¡Ha muerto y yo no estaba con él!

-Esto ya me lo estás quitando de en medio,

y en diez minutos, a "spinning".

-Tengo el transmisor. Seis canales. Ideal para larga distancia.

Colección + se llama la página web.

En principio era una página de segunda mano,

pero acumula denuncias que nos han hecho sospechar.

¿Debería devolver el avión? Tiene un legítimo dueño.

Tío, tengo que pedirte un favor.

Quería saber si en tu laboratorio hacéis análisis de sangre

para detectar tóxicos y metales pesados.

-Los mejores asesinos son los que tienen cara de ángel.

-¿Sulfato de talio?

-Mi hermana Isabel lleva un año ingresada en un hospital.

-¿Y qué dicen los médicos?

-El único tratamiento es esperar.

Y los médicos dicen lo mismo desde hace un año,

que no perdamos la esperanza.

-Si la quisieras, me dejarías ir a pedirle perdón.

Ahora que está consciente, es la mejor medicina que existe.

Si la quisieras de verdad,

pensarías primero en ella.

Le he dicho al juez que debemos saber

si el fallecido transportaba la droga él mismo

o si era parte de una red de tráfico organizada por Quintero.

La novedad es que, por primera vez,

el juez ha autorizado las escuchas a su móvil.

Ya te he dicho que tengo poca batería. Si no te importa,

podríamos hablar en otro momento. -No me tomes por idiota.

"Me da igual lo que digan esos análisis. ¡Me da igual!

Que tenga tus genes,

que Carmen nos engañara...

Me da igual que seas su padre biológico."

¡Lo único que has hecho es ocultarme la verdad!

¿Adónde vas, hija? ¡No me toques!

No se te ocurra tocarme, porque no eres nada mío.

Absolutamente nada.

Escúchame, puede ser un error.

No es un error, hay análisis de ADN que lo confirman.

Mi madre nos lo ocultó. ¡Quintero es mi verdadero padre!

(LLORA)

(Música emocionante)

(SOLLOZA)

Tómate esto. Te va a sentar bien.

Gracias.

Siento no habértelo contado, pero antes necesitaba hablar con...

...Marcelino. Ya no sé siquiera si llamarle "mi padre".

Ahora que me lo has contado, te sentirás mejor.

Ojalá todo fuera una pesadilla.

Pero no lo es.

No sé qué decirte.

Imagino cómo te sientes. No te lo puedes imaginar.

No lo sabes. Ha sido horrible escuchar a mi padre,

que me confirmara aquello que yo no me podía creer,

que Quintero es mi padre...

(SOLLOZA)

Cuando...

terminó de hablar,

yo solo quería desaparecer.

Perderme en algún lugar del mundo

que nadie me conociera...

Por eso cogí las llaves del coche y me fui.

Creo que deberías hablar con él. ¿Hablar para qué?

No tenemos nada más que hablar.

Marcelino y yo no somos nada, ¡absolutamente nada!

Ahí te equivocas. No puedes renunciar a una vida juntos.

Tú me has contado la cantidad de recuerdos que tienes a su lado.

Es el único padre que has tenido. Mentiras.

Robert, mentira tras mentira, eso es lo que hemos compartido.

Alicia, eso no es verdad.

No puedes cambiar los sentimientos de un día para otro.

¿Qué más da que seáis o no de la misma sangre?

Ah... (RÍE SARCÁSTICA)

Eso es lo mismo que Marcelino le dijo a Quintero:

"¿Qué más da que seamos de la misma sangre?".

¿Qué tipo de persona dice una cosa así?

Una persona que te quiere y que te ama.

Y una persona que, como tú, está resentida y confundida,

que no te quiere perder.

¿Te imaginas cómo se debe de sentir tu padre ahora mismo?

No vuelvas a decir eso. Marcelino no es mi padre.

Mi padre es una persona a la que odio y desprecio.

Alicia, ¿y qué crees que siente Marcelino por él?

Él lo tiene que estar pasando muy mal.

Seguro que esperaba el momento para contártelo.

¿Ah, sí?

¿Cuándo?

Cuando te viera con fuerzas para afrontar un problema así.

No creo que nunca pueda afrontar algo así.

Bueno, Alicia, no has dormido nada, y así no puedes pensar bien.

¿Pensar el qué? ¿Qué tengo que pensar?

Por favor, necesitas desconectar y descansar.

¿Por qué no te acuestas un rato? Hazme caso, por favor.

Me voy a dormir.

Estoy como si me hubieran dado una paliza.

Eso es por la tensión. Ahora descansa.

En serio, yo estoy a tu lado. Siempre estoy aquí.

Gracias. Descansa.

(Teléfono)

Hola, Rober. ¿Sabes algo de Alicia?

"Sí, estamos en casa. Está aquí conmigo.

Estate tranquilo".

(ALIVIADO) Gracias a Dios.

Te agradezco mucho que me hayas llamado.

"Tengo que colgarte".

Es mejor que no sepa que te he llamado.

De momento, es mejor dejarlo así.

"Claro, lo entiendo".

Rober, ¿me puedes hacer un favor?

Dile que la quiero muchísimo.

Que es la persona a la que más he querido en mi vida.

¿Lo harás? "Claro. Cuenta con ello".

Muchas gracias.

Aquí dice que lo compraste hace tres semanas.

Sí, unas tres semanas.

Pero se retrasó el envío y me llegó hace un par de días.

Puse la dirección del gimnasio.

-¿Me llamabas, jefa? Sí, pasa, Elías.

¡Hombre! Un Sopwith Camel.

¿46? -No. Es el 40.

El oficial Guevara lleva la investigación.

Me gustaría que respondieras a sus preguntas.

-Solo por curiosidad, ¿cuánto te has gastado en ese cacharro?

-Unos 60 o 70 euros.

-Esto en las tiendas es más caro. Esto vale unos 200.

¿No te extrañó el precio? -No.

-Pero sabiendo lo que tú sabes de modelismo,

sabías que te estabas llevando un chollo.

-La verdad es que sí que parece un poco raro.

Pero pensé que era para alguien que necesitaba el dinero.

Como es de segunda mano... -Ya.

-Pero cuando lo abrí supe que era un timo.

¿Y por qué supiste que era un timo?

Venía sin el transmisor. Por eso era tan barato.

Y ahora me entero que es robado...

-Pero es raro, al resto de aparatos que hemos requisado

no les pasaba eso. Todos venían completos.

-Pues me habrá tocado la china.

¿Y tienes recibo de compra?

No. Pero tengo un mail de confirmación de la compra.

Puedo reenviároslo. Sí. Te voy a dar mi dirección.

¿Creen que podría recuperar mi dinero?

Pues para eso estás poniendo la denuncia. A veces,

las tarjetas de crédito tienen un seguro para estos casos.

-Por mi parte no hay más preguntas, inspectora.

-¿Entonces me puedo ir?

Sí, pero tienes que firmar la denuncia. Toma.

La denuncia y la copia. Firma las dos, por favor.

Y la copia se la llevas al banco por si tienes seguro.

Muchas gracias, has sido de gran ayuda.

De nada. Si necesitan algo más...

Sí, no te preocupes. Ya sé dónde localizarte.

Venga, chaval. Y ándate con ojo, hay mucho timador suelto.

-Gracias.

Anda, que ya te vale.

¿Qué es lo que he hecho mal?

¿No crees que te has pasado un poco con él?

Le has tratado como si fuera el culpable.

Hombre, he hecho unas preguntas para ver si decía la verdad.

(CONFIDENCIAL) Que es el novio de mi hija.

No sabía que estaba comprando material robado.

¿Este es el que...? (TARTAMUDEA) ¡Elías!

Este es. Es un buen chaval.

Es que me ha extrañado que sabiendo tanto de modelismo

no supiera que se estaba llevando un chollo.

Que sí, que ya te lo ha explicado. A ver, al grano.

¿Habéis hablado con los testigos?

Ya tengo todas las declaraciones y todas las denuncias

y todo el material robado requisado.

Listo para llevárselo al juez.

Buen trabajo.

Aunque a veces sea una deshonra para el cuerpo,

también sé hacer mi trabajo, Claudia.

Nunca he dicho eso.

Pero es verdad que a veces me sacas de quicio.

Felicita a Nacha de mi parte.

Eh...

Y cuando pases delante de un espejo,

felicítalo a él también.

(Puerta cerrándose)

(ELENA) Mamá, no llores, que lo peor ya ha pasado.

Sí, ya sé que aún queda mucho para que esté bien del todo...

Pero, mamá, lo que le ha ocurrido a Isabel es como un milagro.

No sabes lo contenta que estoy.

Sí, claro.

En un rato voy al hospital y así te puedes ir a descansar.

Un beso.

-Tengo sed, Elena.

Dame agua, por favor.

(SERGIO SUSPIRA)

¿Qué estás haciendo aquí? Deberías estar con tu hermana.

-Dónde debería estar yo no es asunto tuyo. Cállate.

Tú eres el único responsable de todo esto.

-Pues déjame hacer lo que esté en mi mano para solucionarlo.

Déjame ver a Isabel.

-¿Y qué ganas con verla?

¿Hacerle todavía más daño?

-Al contrario, le explicaría que me equivoqué.

Que no era consciente de cómo le afectaba

todo lo que pasó entre nosotros.

-Seguro que no eras consciente. No tenías ni idea de nada.

Solo pensabas en ti y ahora vas a tener que pagarlo.

-Tu hermana me hizo creer que disfrutaba con aquellos juegos,

que se lo estaba pasando bien.

Yo jamás la forcé, sabes cómo soy.

-No, no lo sé. Pero es que prefiero ni imaginármelo.

-Si hubiera sabido lo que pasaba en su cabeza

habría puesto fin a esa situación. Tienes que creerme, Elena.

Necesito que tu hermana sepa que nunca quise que sufriera.

-Si te ve, volverás a acabar con su autoestima.

-Al contrario.

Vería que nunca quise hacerle daño. -No.

Vería que le importabas una mierda porque eres un tipo sin conciencia.

-Sabes que eso no es cierto, Elena.

Por favor, analiza las últimas semanas.

Has visto cómo soy de verdad.

¿Acaso te he tratado mal?

Me he desvivido por ti.

Mis sentimientos hacia ti eran verdaderos.

-Seguro que estas mentiras también se las decías a mi hermana.

¿A que sí?

-¿Tú te estás oyendo?

Eres tú la que parece que no tienes alma.

Pero yo sé que no es así,

sé que eres una persona sensible, inteligente.

Una buena policía que va a arruinar su vida por una mala decisión.

¿Te has parado a pensar en lo que vas a perder si me matas?

-Mi vida no es importante. -Tu vida es lo más importante.

No solo para ti y para tu madre, sobre todo, para tu hermana.

¿Crees que le hará feliz verte en la cárcel?

(SUSPIRA)

Sé lo importante que es para ti tu familia,

tu trabajo.

Me contaste tu ambición de llegar a ser inspectora.

¿Vas a echar toda tu vida a perder?

Por favor, Elena,

estamos a tiempo de poner fin a este sinsentido.

Vamos a ver a tu hermana.

Le haremos ver que fui yo quien no estuvo a la altura.

Deja que le diga que estoy dispuesto a lo que sea para que me perdone.

-Mi hermana no puede perdonarte.

No debe.

-Sí que puede.

El rencor no sirve sino para hacer más grande la herida.

Estoy seguro de que verme la ayudará a curarse.

¿No es eso lo más importante?

Por favor, Elena, llévame a ver a tu hermana.

Así tú también podrás seguir con tu vida

con la conciencia tranquila.

(SUSPIRA)

(SOLLOZA) -Ni siquiera sé cómo va a estar Isabel

después de estar tantos meses en coma.

No sé si podrá volver a tener una vida normal.

-Yo la ayudaré en eso. Tengo dinero.

Contrataré a los mejores especialistas. Se lo debo.

-Está bien.

Iremos a verla.

-¿Se sabe algo de Alicia?

-Sí, está en casa de Rober. Y está bien.

Me acaba de llamar para contármelo.

-Menos mal, qué alivio.

-Sí. No he podido hablar con ella, pero Rober me ha dicho que es mejor.

-Y ahora, ¿qué piensas hacer?

-Pues ahora está durmiendo

y pensaba ir a verla a casa de Rober,

pero me ha dicho que espere y que le dé un poco de espacio.

-Ese chico es sensato, yo te iba a decir lo mismo.

Déjala que descanse y ordene sus ideas.

-Está bien que descanse,

pero me quedé con tantas cosas que decirle...

-Ya lo harás. No te precipites tú ahora.

-No quiero precipitarme, pero tengo mil cosas que contarle

antes de que se le magnifique todo.

-No quieres precipitarte, pero lo haces.

-Vosotros veis las cosas de una manera muy distinta a la mía.

No puedo perderla.

De hecho, estoy pensando en ir ahora mismo.

-Cariño, no lo hagas, por favor.

-Déjala que descanse, que pasen unas horas,

que ponga las cosas en perspectiva.

-¿Estás segura? -Segurísima.

Cuando esté preparada, querrá hablar contigo

y entonces le explicarás todo.

-Ya. ¿Y mientras, qué hago?

-Tomarte las cosas con más calma.

Ya sé que es más fácil decir que hacer,

pero piensa en otra cosa. Céntrate en el trabajo.

-Tienes razón.

González, si tienes tiempo ahora

pásate por mi despacho y me cuentas el asunto de Manrique.

-¿Ves como centrarte en el trabajo te irá bien? Hazme caso.

-Cariño, siempre tienes buenos consejos para mí.

-¿Se puede?

-Adelante, González. -¿No prefieres que me vaya?

-No. Es solo un momento.

-¿Cómo fue la reunión? -Muy bien.

Le di una excusa sobre la ausencia de Sergio y lo entendió.

Y después acordamos los puntos previstos.

Ha ido mejor de lo que esperaba.

-Estupendo. ¿Y Sergio ha dado señales de vida?

-Ni rastro de él.

-Sí que es raro.

Está bien. Si sabes algo de él, dímelo enseguida.

-"Ok".

-¿De verdad que no prefieres que te deje tranquilo?

-Cariño, quédate.

Tenerte cerca me da mucha tranquilidad.

Salta el buzón de voz.

Muchas gracias, Cristina.

Has hecho muy bien llamando a Espe.

Una cosa,

¿sabes si últimamente tenía más contacto con Fátima?

Ya.

Me gustaría hablar con los profesores.

Ah, que solía ir al Atlas. Vale.

Sí, conozco el gimnasio.

Pues entonces quedamos así. Muchísimas gracias otra vez.

Venga, hasta luego.

¿Qué sabemos del material robado que vendían por Internet?

Asunto zanjado. Elías les ha dado un máster a los novatos

sobre cómo resolver un caso en tiempo récord.

Vaya.

Está claro que cuando quiere es un excelente policía.

Lo es.

Voy a convocar una reunión general

para comentar un comunicado de Jefatura.

Una cosa, Emilio.

Me gustaría retomar una investigación.

¿De qué estamos hablando?

Quiero investigar a una amiga de Fátima.

Una chica que se llama Lorena. Le ha cambiado el carácter.

Ahora contesta mal, cuando antes no era así

y ha hecho comentarios alabando a terroristas de la yihad.

¿Crees que puede haber captadores en el barrio?

No tengo indicios sólidos, pero sí fundadas sospechas.

¿Y en qué te basas para ellas?

He recabado información a través de la orientadora del instituto

donde estudia Lorena y creo que debemos vigilarla.

¿No crees que estás exagerando?

Mismo instituto, ambiente parecido...

No me quiero arriesgar con otro caso.

Ahora me disponía a llamar a la madre.

Está bien. Haz lo que creas oportuno.

Ya sabes que no hay muchos medios, pero tienes luz verde.

Mantenme informado. Por supuesto. Muchas gracias.

Verás que tu hermana se va a alegrar de verme.

-No lo sé. Todavía tengo dudas.

-Estás haciendo lo mejor para ella.

Solo cerrando esa puerta de su pasado

podrá enfrentarse a su futuro.

-Se nota que eres un abogado de los buenos.

Sabes usar perfectamente las palabras adecuadas.

-Sí. Pero te estoy diciendo la verdad.

No soy el monstruo que piensas que soy.

(Móvil)

¿Qué pasa?

-Es de comisaría.

Ni una palabra.

Sí. -"¿Elena? Perdona que te moleste".

-No pasa nada.

-"Tenemos un follón en comisaría... Y necesito que me eches una mano.

-"¿Qué ocurre?"

-Bremón ha convocado una reunión con todos los departamentos

y nos ha pedido un informe de actividades.

¿Para hoy? -"Sí, para esta tarde".

"Es para Jefatura. Ya sabes cómo es el comisario con los de arriba".

"El caso es que

Lola ha tenido que salir pitando para Valladolid.

Su padre ha muerto.

"Elena, ¿has oído lo que te he dicho?"

-Sí. Perdona, es que me ha pillado un poco de sorpresa.

Lo siento mucho por ella. -"Ya. Está destrozada la pobre".

Entonces ¿qué? ¿Te vienes y me echas esa mano?

No te lo pediría si pudiera hacerlo sola,

pero sé que hay casos que has llevado tú con Lola

y yo no sé en qué punto están.

-Ya, entiendo.

-"Miralles me ha dicho que te ha dado el día libre,

pero es que no te lo pediría si no estuviera agobiadísima.

Además, como estás tan interesada en la UFAM..."

-No te preocupes, Espe. Voy enseguida.

-"¿Sí? Muchas gracias, ¿eh? Eres un sol".

-Hasta ahora.

(SUSPIRA)

¿Qué quieres?

No me fío de ti. No puedo quitarte la mordaza.

Pero no te preocupes, que luego vamos al hospital.

El deber me reclama. Y, como tú dijiste:

soy una buena policía.

-Pues sí. Sí, hace tres...

No, hace cuatro semanas que no pasa por aquí.

Y es superraro, porque ella venía y se machacaba todo el día.

Era muy deportista.

¿Y antes le habías notado algo extraño?

Antes de que dejara de venir, no.

Pero esta mañana la hemos visto Olga y yo en la plaza

y no sabes lo borde que ha sido.

¿A qué te refieres? ¿Ha dicho algo que te haya sorprendido?

Le dije que hacía mucho que no la veía por aquí

y va y me suelta que tiene cosas muchísimo más importantes

en las que ocupar su tiempo.

¿Dijo eso exactamente? Sí.

Y además sin venir a cuento.

De hecho, Olga y yo nos quedamos "superrayás",

por si le hemos dicho algo que le haya molestado,

pero no tenemos ningún mal rollo con ella.

¿Y algo más? Sí. Me llamó ignorante.

Me dijo que la ignorancia era una enfermedad... O algo así.

Nos hemos "quedao" flipando las dos.

Ya. ¿Tú conoces a sus amigos?

Más o menos sí.

¿Y sabes si últimamente se veía con gente

que estuviera fuera del círculo habitual?

No, ni idea. No.

¿Y alguien con quien hablase más en el gimnasio,

con quien se comunicara más...?

¿O algún novio absorbente, que no la dejara moverse?

Pues si fuera eso, lo explicaría todo.

Porque antes hablábamos un montón.

A ver, tampoco éramos las mejores amigas,

pero cuando cogía confianza era maja. Me contaba sus cosas.

¿No te dijo que tuviera una relación con alguien?

No. Y si la tenía, lo llevaba en secreto.

Pero ¿qué pasa? ¿Se ha metido en algún problema?

No. No la estamos investigando por ningún delito, tranquila.

¿Y entonces?

No. Que la orientadora del instituto

nos puso en alerta y la madre nos lo ha confirmado.

¿Qué os ha confirmado? Pues lo que tú nos has dicho,

que ha cambiado, que está de mal humor... En fin,

más huraña...

Y para descartar que no se haya metido en terrenos peligrosos.

¿Más peligrosos? ¿En plan? (RÍE) No, nada.

Sería adelantarnos a los acontecimientos.

Me has ayudado mucho. Gracias. Siento no haberte ayudado más.

Bueno. Suficiente. Hasta luego.

Hola. ¿Qué tal?

Hola, guapo. -Hola, preciosa.

¿Qué hacía Miralles aquí? ¿Pasa algo?

-Venía preguntando por Lorena, una chica que venía antes.

La hija de la frutera. -¡Ah!

¿Le ha pasado algo o qué?

-No, que está muy rara. No sé más.

¿Tú qué? ¿Vienes a machacarte?

-Vengo a verte a ti, sobre todo. -¿Ah, sí?

¿Y eso qué llevas qué es? -¿El qué?

-Lo que te estás escondiendo.

-¿Dónde? -Ahí.

-No sé. -Enséñamelo.

-¿El qué? -¿Qué es esto?

(RÍE) -Si no es "na". -Enséñamelo.

-No tengo "na". -¡Que sí! ¡Va, dámelo!

-Toma. Ábrelo. -¿Es para mí?

-Claro que es "pa" ti. -Qué ilusión. ¿Qué es?

-Es un imán para la nevera.

Pero qué bonito.

-La primera noche que estuvimos juntos. ¿Te acuerdas?

-Claro que me acuerdo.

Muchas gracias. Pero ¿y esto por qué?

-Porque sí, porque te quiero mucho,

y anoche no podía dejar de pensar en ti

y se me vino a la cabeza la idea.

-Yo tampoco puedo dejar de pensar en ti. Me tienes loca.

-Bueno, no te pases.

-Le debe quedar clara una cosa:

su hija no ha tenido culpa de nada.

El único culpable es su pareja. Recuérdelo.

Y recuérdeselo también a su hija.

-Ella vale un montón.

-Ya lo sé. Y usted también lo sabe.

Por eso lo primero que hace un maltratador

es machacarle a una la autoestima, y por ahí no vamos a pasar.

¿Verdad, Maruja? -No.

Muchas gracias por ayudarnos.

-Para eso estamos, para ayudarla. Como mujer y como policía.

Y anímese, que de esta se sale, ya verá.

Y mímese un poquito también, ¿eh?

Que se lo merece.

Venga.

Por favor, ¿puedes acompañarla a la salida?

-Has estado chapó, Elena.

Un mensaje claro y contundente.

A esa mujer la has ayudado un montón.

-Si me dices dónde están esos informes, los termino.

Quiero volverme pronto.

-Sí. Lola me dijo que estaban por aquí...

Y, oye,

perdona otra vez por haberte hecho venir.

Si lo hubiera podido hacer yo, no te habría molestado.

-No te preocupes. ¿Cómo está Lola?

-Pues imagínate, destrozada.

Ha sido tan rápido que no ha tenido tiempo de prepararse.

-¿Tenía mucha relación con su padre?

-Pues eso no te sé decir,

pero sí que comentaba que le daba mucha pena

no haber pasado más tiempo con él cuando se separaron sus padres.

-No sabía que estaban separados.

-Desde que Lola era adolescente. Y debió ser un trago...

La familia es lo más importante y se nos olvida demasiado a menudo.

-A mí no.

-¿Perdona?

-Tengo claro que es lo único por lo que merece la pena luchar.

(RÍE)

¿Dónde están esos papeles que...?

-Ah, sí.

Me dijo Lola que estaban por aquí...

(TRASTEA)

Ah.

Toma. Aquí están. -Gracias.

-¿Estás bien, Elena?

-Perfectamente.

Si me disculpas, quiero volverme pronto. Voy a terminar esto.

-Claro, claro.

Oye, y si necesitas algo...

-¿De verdad que no llevas nunca el hiyab?

¿Tus padres no te dicen nada? -Pues no...

Mis padres ya tienen bastantes preocupaciones

como para preocuparse de si llevo hiyab o no.

Nunca lo he llevado.

-Pero eres musulmana, ¿no?

-¿Sabes qué pasa? Que yo, muy religiosa, no soy.

Respeto la religión de mis padres,

pero es por ciertas costumbres que me separé de ellos.

-No te entiendo. ¿Cómo puedes renunciar a tus raíces?

-Es que cuando se discrimina en nombre de la religión a la mujer

yo sé que ese no es mi camino.

Ponme un té, por favor. ¿Qué tal?

¿Qué te pasa, Salima?

Que un poco más y Lorena me dice que salga con burka a la calle.

-No exageres.

Solo digo que no deberías despreciar tus raíces.

Rechazas el Islam sin conocerlo.

A lo mejor es que no conoce el Corán en profundidad.

Igual no ha tenido a nadie que se lo enseñe.

Será eso. Sí, algo así.

La gente habla de las cosas sin conocerlas.

A eso se le llaman prejuicios.

Y por desgracia hay mucha gente que se mueve por ellos.

Yo he querido saber más. Cosa que Salima no hace.

Pero te veo bien informada,

tú sí que has tenido a alguien que te lo enseñe.

He aprendido yo sola.

Todos necesitamos a alguien que nos enseñe el camino.

Además, no hay peor enfermedad que la ignorancia.

En eso lleva razón.

Por eso me he preocupado por encontrar respuestas.

¿Y dónde las encuentras? ¿Quién te da las respuestas?

¿Me pones un café, Salima?

-¿Qué pasa aquí?

¿Habéis quedado las dos para darme la brasa?

¿De qué hablas?

De que Cristina es como un perro guardián.

-Yo solo me preocupo por los alumnos de este instituto.

Y debo estar atenta a sus comportamientos.

-Pues a mí no me pasa nada.

¿Qué tal si me dejáis en paz de una vez?

Seguro que también has hablado con mi madre.

Tu madre es una bellísima persona y es normal que se preocupe.

Sabía que no podía quedarse callada.

¿Cómo ha podido ir a la policía?

-No fe ella, fui yo quien dio el primer aviso.

-¿Y tú quién te crees que eres?

Háblale con respeto. ¿Y quién me respeta a mí?

No estoy aquí como policía, sino como amiga.

Y lo que quiero saber es qué hay detrás

de ese interés tan repentino por la yihad.

¡Estoy harta de que me tratéis como a una niña!

¿Tan raro es que me interese otra cultura?

No, no es raro.

Pero no quiero que se aprovechen de tu inocencia para manipularte.

No sé qué hago aquí ni por qué te escucho.

Solo queréis que la gente haga lo que quiere el sistema.

Dile a mi madre que no se meta en mi vida.

Y tú, mejor será que te mantengas alejada.

-Siento si mi llegada la ha alterado.

No te preocupes.

Por lo que acabo de ver, hay que vigilarla

para que no se nos vaya de las manos.

¿Crees que hay un captador detrás?

Estoy segura. Pero hay que demostrarlo.

Exactamente. Aquí.

Sí, sí. Por la comisaría.

Porque no existe otra manera

de que comprobemos su documentación

y de que pueda firmar la denuncia que ha puesto por Internet.

Ya, ya, ya. Pero es que, si no lo hiciéramos así,

cualquiera podría denunciar en nombre de otro.

En Internet, a la gente le gusta denunciar, pero hay que dar la cara.

Ya...

Eso es, 24 horas al día.

Muchas gracias.

Sí, que pase un buen día también, caballero.

Nadie puede negar que has nacido para esto.

Gracias, comisario. No, gracias a ti.

Es una tranquilidad saber que te tengo

en Atención al Ciudadano.

¿Tienes el informe que te pedí?

Sabes que es para entregarlo a Jefatura.

¿Sabes si Lola ha terminado el suyo?

Lola se ha tenido que ir.

Le he pedido a Elena que lo termine por ella.

¿Se ha tenido que ir? ¿Por qué?

Se ha cogido un día de asuntos propios.

Ya se lo cogió ayer, ¿no?

Su padre estaba mejor. ¿Qué ha pasado?

Espe...

Dime de una vez por todas qué ha pasado con Lola.

Su padre falleció esta mañana.

No le he dicho nada porque me pidió que no dijera nada a nadie.

Yo no soy nadie, soy el comisario.

Tiene que perdonarme.

Una cosa así nos iguala a todos, y Lola es mi amiga.

¿Cómo está ella?

Deshecha, como se puede imaginar. Me imagino.

Lo que no comprendo es por qué lo lleva en secreto.

En estos momentos es mejor sentirse acompañada.

O no. Lola ha preferido que no la mareen

con llamadas de pésame que, la mitad de las veces,

ni siquiera se sienten de verdad.

No es mi caso. Ya, lo sé.

De todas formas, es su voluntad y tenemos que respetarla.

Por supuesto.

Gracias. Se lo agradezco, comisario.

-Comisario, creo que necesita esto.

Es el informe de la oficial Ramos, lo acabo de terminar.

Anda.

Muchas gracias.

Veo que formáis todas un gran equipo.

No hay de qué. Enhorabuena.

-Yo también te lo agradezco, Elena.

Sin ti, no me hubiera dado tiempo a terminarlo.

-Tranquila. Para eso estamos, ¿no?

Bueno, me voy.

Hasta mañana. Hasta mañana, Elena. Que descanses.

Elena, ¿qué haces aquí todavía?

¿No te habías ido esta mañana?

Sí, pero vine a atender una urgencia.

Si tienes un minuto, me gustaría hablar contigo.

¿Puedes venir a mi despacho? Sí, claro.

Por aquí.

Siéntate, Elena, por favor.

¿Cómo está tu hermana?

Ahora todo es posible, tanto para bien como para mal.

¿Eso qué significa?

Es tan posible que se recupere y vuelva a hacer vida normal

como que le queden secuelas irreversibles.

O puede volver a quedarse en coma.

No te pongas en lo peor, hay que ser positivo.

Sí. Lo más difícil, que era despertar, ya se ha conseguido.

El resto es cuestión de trabajo y perseverancia.

Pues como sea de familia, debe de tener un rato.

A ti no te sacamos de comisaría ni con agua caliente.

Gracias, pero solo hago mi trabajo. Y muy bien.

Porque todo este tiempo con tu hermana en coma

has hecho tu tarea sin queja alguna.

He sufrido más por mi madre, pensé que no lo iba a superar.

Sin embargo, cuando piensas que ya no te quedan fuerzas,

no sé cómo lo hacemos, pero aparecen.

Ya lo creo. En comisaría está todo el mundo contento contigo.

Muchas gracias.

Bueno. ¿Y ya sabes la respuesta?

La respuesta a la pregunta:

"¿Qué te llevó a ser policía?".

Quiero una respuesta que no sea de manual.

Lo recuerdo.

¿Aún piensas que fue por vocación de servicio público

o por instinto de protección a los débiles?

La verdad es que estos días

me han servido para darme cuenta de que el mundo no es como pensaba.

¿Y cómo es?

Muy injusto.

Ver a mi hermana en esa cama día a día

perdiéndose la vida durante tanto tiempo

por culpa del coma... No es justo.

Así que creo que es por eso por lo que me hice policía,

por compensar un poco todo eso.

Aunque solo sea por aportar un grano de arena.

Sí, creo que fue por eso, por impartir justicia.

Esta respuesta y no la anterior me parece realmente sincera.

Así que creo que no me he equivocado en mi decisión.

¿Qué decisión?

Pedir tu incorporación a Distrito Sur

cuando termine tu periodo de prácticas.

Si tú estás de acuerdo, claro.

¿Lo dice en serio?

Para estar en esta comisaría hace falta una pasta especial,

y tú la tienes.

Ay, voy a parecer una tonta ahora,

pero no estoy demostrando tener esa pasta.

¡Al contrario!

Mira, yo no busco máquinas.

No quiero tipos que no sientan empatía alguna

cuando salen a trabajar a la calle.

Quiero gente fuerte, pero que se ponga en el lugar de los demás.

No me gustan los policías que piensan

que para salir a la calle hay que ponerse una coraza.

Eso es lo que creía que tenía que hacer cuando llegué.

Lo sé. Y por eso te quiero a mi lado.

Porque has sabido rectificar. Te has equivocado

y has aprendido de tus errores.

Pero dejémonos de discursos. Te quiero proponer un trabajo.

Dígame.

Estoy detrás de una chica del barrio

que o me equivoco o está tonteando con ideas yihadistas.

¿Qué edad tiene?

Muy joven. Casi una adolescente.

La edad perfecta para que la manipulen.

¿Hay indicios de captación?

El testimonio de la madre y de la orientadora.

Y algunas amigas que han notado un cambio repentino de carácter.

No es nada concluyente pero prefiero pasarme de precavida

que dejar que nos suceda lo mismo que con Fátima.

Quizá haya conexión entre los dos casos.

Eso quiero que averigües:

si tenemos un captador en el barrio.

Quiero que trabajemos las dos en este caso.

En el asunto de Fátima demostraste una gran agilidad mental.

Y, además, por tu edad

estás más cercana a las chicas susceptibles de correr peligro.

Por mí encantada, pero no he terminado la instrucción.

¿Por qué crees que te digo que te quiero a mi lado?

Quiero que te pongas con eso cuanto antes, ¿vale?

Confío en ti.

Voy a estudiarme este expediente mejor que el reglamento.

No la defraudaré.

Pues si no me quieres defraudar, vete ahora mismo

a ver a tu hermana al hospital. Eso puede esperar.

Ya me voy. Gracias de nuevo. Vale.

Y deja ya de darme las gracias, por Dios.

Elías, lo siento, pero cerramos ya.

(JADEANDO) -Sí. Sí... Ya me iba.

Me ha venido bien darme esta paliza

"pa" soltar un poco de adrenalina.

-Me alegro, para eso estamos.

-Oye, ¿qué tal Quico?

¿Está rindiendo bien?

-Superbién. Estoy muy contenta con él.

Controla mogollón de deportes,

que es donde yo estoy un poco más pez.

Y no sé qué hace con el tiempo, que le cunde el día mogollón.

-Pues nada, me alegra oírlo.

-Se nota que ha nacido para esto.

Y tiene una capacidad de concentración increíble.

Cuando se le mete algo en la cabeza no para hasta conseguirlo.

-Pues ya le diré a tu padre

que estás pilotando el gimnasio a la perfección.

Estará muy orgulloso. -Muchas gracias, Elías.

Bueno, voy a recoger los vestuarios y tú vas acabando, ¿eh?

-Chaval, no sé qué le das a la jefa, pero te tiene en palmitas.

No sabes cómo habla de ti.

-Gracias. La verdad, me gusta hacer bien las cosas.

-¿Qué sabes del banco? ¿Te han dicho algo de tu dinero?

-Me han dicho que el seguro no cubre estas estafas,

y hay que ver qué dice el juez.

-Es el único avión que venía incompleto.

Es algo extraño, ¿no?

-¿Qué quiere que le diga? A mí me llegó así.

Solo sé que es un timo por partida doble.

-Oye, quería pedirte disculpas. He sido un poco brusco esta mañana.

-No, no. Usted estaba haciendo su trabajo.

Además no quiero tener ningún favoritismo

por ser novio de la hija de la inspectora.

-Bueno, pues nada, ya me ducho en casa.

Así cerráis, ¿eh? Despídeme de la peque.

-Vale. Lo haré.

-Hola, soy yo.

Lo de la policía se ha quedado en un susto,

pero hay que mirar de no correr más riesgos.

¿Qué a qué me refiero?

A la página web donde donde tenía que comprar el avión.

Un error así nos puede costar caro la próxima vez.

Vale. Venga, adiós.

Perdona, Claudia, necesitaba hablar contigo.

No quería molestar y no sabía cómo hacerlo.

Claro, pasa, por favor.

Hola, Antonio. Hola.

¿Te encuentras bien?

(AFECTADA) No, y necesitaba verte.

¿Qué pasa?

No sé lo que te preocupa, pero, tranquila,

todo tiene solución.

Gracias.

Siéntate, anda.

¿Quieres tomar algo?

Sí, te lo agradecería.

Una infusión. He estado en la calle y me he quedado destemplada.

A ver. Sí...

Pero ¿por qué no empiezas contándome lo que ha pasado?

Es tan gordo que no sé si voy a poder decirlo en voz alta.

Inténtalo, venga.

Descubrí algo en las escuchas a Quintero.

Pensaba que no habíais encontrado nada.

Para la investigación no, pero a mí me ha cambiado la vida.

¿De qué me estás hablando?

Que por eso que he descubierto mi vida se está tambaleando.

Pero, hija, ¿qué es lo que has oído?

Escuché a mi padre y a Quintero discutir, y él le decía...

¿Qué?

Que Quintero es mi padre.

(RESOPLA)

(FRÍA) ¿Llevas mucho despierto? -No.

¿Qué hora es? -Hora de irse al hospital.

-Me alegra oír eso.

Tenía miedo de que cambiaras de opinión.

-Ya ves, me has convencido.

Solo espero que tú sigas pensando lo que me dijiste.

-Voy a cumplir mi parte, te lo prometo.

-Eso espero.

-Supongo que el contacto con tu trabajo,

te ha hecho convencerte de que lo mejor para Isabel es que me vea.

-Supongo que sí.

Al menos no me quedaré con la duda de no haberlo intentado.

Te voy a contar cómo vamos a gestionar esto.

Tienes que comprender que me estoy jugando mucho.

Te voy a suministrar otra dosis de talio. Una mortal.

-¡No! Te juro que haré lo que me pidas.

Le diré a tu hermana lo que quieras.

-No me fío de ti. Lo comprendes, ¿verdad?

-Tenemos razones para confiar el uno en el otro.

-¿Ah, sí? Dime una.

-Tienes esa foto,

que puedes utilizar contra mí si lo necesitas.

-No me estás entendiendo bien. -Te entiendo perfectamente.

Voy a hacer lo que tú quieras, pero, por favor, no más veneno.

-Sergio, esto no es una negociación.

O cumples mis normas, o no vamos al hospital.

Y el antídoto, que lo tengo ahí en el bolso,

te lo voy a dar después de salir del hospital,

cuando le digas a mi hermana exactamente

todo lo que te he apuntado en un papelito que te voy a dar.

-Elena, eso no es necesario.

Ni el papel, ni el veneno.

Voy a cumplir mi parte.

-Claro que lo harás.

-Solo quiero que esto acabe.

Esta pesadilla no tendría que haber llegado tan lejos.

-Y cuando salgamos del hospital,

vas a hacer tus maletas y te irás de viaje para siempre.

No quiero que vivas a menos de 1000 kilómetros de mi hermana.

¿Lo has entendido?

-Sí.

-Y si se te ocurriese no cumplir con todo esto,

te recuerdo que tengo preparada esta fotito tuya.

Para enviarla a todos los bufetes del país.

Estas son mis condiciones.

O las tomas, o las dejas.

-Está bien,

haré lo que quieras.

Pero no creo que pueda recordar las palabras exactas

bajo los efectos del talio.

-No es tan difícil lo que tienes que decir.

-Si temes que me escape, puedes llevarte tu pistola,

o la cosa esa que en mala hora se me ocurrió comprar.

-Sergio,

esto no es una negociación.

(TRAGA CON DIFICULTAD)

No me extraña nada que estés así.

No sabía a quién acudir.

No seas boba, sabes que me tienes para lo que haga falta.

Ya, pero...

Estoy tan perdida que no sé qué hacer.

No tienes que hacer nada, tienes que pasar por ello.

Estás en "shock".

Con lo que has descubierto no hay nada que te dé consuelo.

Ya.

Tienes que pasar por ello.

Tienes que pasar por el odio, por la desesperación, la ira...

Pero, por favor, no te exijas más.

Tienes razón. (SOLLOZA)

Los odio a todos.

Siempre he despreciado a Quintero

y jamás voy a poderlo sentir mi padre.

Y mi madre...

por culpa de sus miedos e inseguridades ha causado todo esto.

Y sigue haciéndonos daño una y otra vez después de muerta.

¿Y qué pasa con Marcelino?

Que él también me ha engañado.

Y que no sé... No sé cómo mirarle...

¡No sé ni siquiera lo que siento por él!

Es que no tienes que saber nada.

Tienes que darte tiempo.

Las cosas se irán solucionando y poniéndose en su sitio

a medida que pase el tiempo, ¿eh?

(SUSPIRA)

Yo sé lo que necesitas ahora.

Ven.

(RESOPLA)

Te voy a hacer caso y me voy a llevar la pistola.

Pero, como comprenderás, prefiero no tener que utilizarla.

Antes has dicho algo en lo que llevabas razón.

Mi carrera de policía me importa demasiado.

Y ya has destrozado una vida, no quiero que destroces la mía.

Venga, vamos.

(SERGIO GIME CON DEBILIDAD)

-No te preocupes, que yo luego te sujetaré.

Hora de marcharse.

(Golpe seco)

Una chica están tonteando con ideas yihadistas.

¿Sí? ¿La conozco? Claro que la conoces.

Es Lorena Peláez, la hija de la frutera del mercado.

Sí, es paciente mía, pero no le pega nada.

Espero llegar a tiempo de rescatarla de ese disparate.

Entra en sus redes sociales, comprueba sus amistades,

mira si ha tenido comunicaciones sospechosas

o si ha estado en páginas de islamismo radical.

Cualquier cosa en esa dirección. Pues me pongo a ello.

Mándame el informe con copia a Elena. Lleva el caso conmigo.

Estoy intentando enterrar el hacha de guerra.

Y tu actitud no ayuda. No dices nada, Marcelino.

-Sabes muy bien que pienso lo mismo que él.

Si quieres ahorrarte conflictos,

enciérrate en tu despacho y no asomes más por aquí.

¿Qué turno tenía hoy Elena? Turno de mañana.

Pero yo no la he visto entrar.

¿A ti no te ha avisado? No sé.

Al final vas a conseguir que me preocupe.

-Sergio está llamando a Elena.

-Se trata de firmar un papel delante de un desconocido,

y yo no necesito esto para saber lo que siento.

-Esto es un no.

No pasa nada... No pasa nada.

Agradezco la sinceridad.

-No, espérate.

-Por favor, tienes que ayudarme. No puedo perderla.

Yo no imagino mi vida sin ella. Entonces no la presiones.

Necesita tiempo para asimilar que es la hija de Quintero,

el tipo al que más desprecia.

Ya no sé si llamarle mi padre.

Es que decirle Marcelino me parece tan raro...

Está muy preocupado. Necesita saber que estás bien.

¿Y él cómo está?

Regular. A ver, mal. Quiere darte sus razones.

Quiere que entiendas por qué te lo ocultó.

Jairo trabaja honradamente

y me parece fatal que vengas a malmeter en nuestra relación.

-Siento si te he molestado, pero te lo tenía que decir.

Está metido hasta el cuello en los chanchullos de su jefe.

(LAURA) -Aquí tenemos a un tal Ahmed.

Le manda noticias sesgadas sobre la guerra,

panfletos de reclutamiento, vídeos...

¿Y no le ha echado para atrás? No. Pero creo que tiene dudas.

Antonio, soy yo. "Hola, Claudia, dime".

¿Está Lorena contigo, por casualidad?

Sí, ¿cómo lo sabes? Me la han derivado de Urgencias.

No está en mi lista siquiera.

Milagros de las redes sociales.

"Escucha, Antonio: es fundamental que la retengas.

Voy para allí. Necesito hablar con ella".

No te esperaba. ¿Qué haces aquí?

Lo sé todo.

Se acabó el chantaje, mi amor.

(Ruido)

  • Capítulo 134

Servir y proteger - Capítulo 134

09 nov 2017

Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Internet. Elena no cede y sigue reteniendo a Sergio. Alicia busca apoyo en Miralles.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 134 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 134 "
Programas completos (147)
Clips

Los últimos 683 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 144 Completo 52:57 82% ayer
    Capítulo 144 ayer Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Nuevo Capítulo 143 Completo 52:36 79% pasado miércoles
    Capítulo 143 pasado miércoles Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 93% pasado martes
    Capítulo 142 pasado martes Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% pasado lunes
    Capítulo 141 pasado lunes Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...