www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4269254
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 125 - ver ahora
Transcripción completa

Han vuelto a atraer a la víctima usando el juego

¿Cobarde? Si el que llorabas eras tú.

Pareces un cobarde ahí tirado delante de tu novia

¿Sabes? Tu hermano tiene razón.

Me has engañado todo este tiempo.

Estoy muy decepcionada contigo.

¿No me vas a contar nada del examen?

El resultado lo dirán dentro de una semana.

Comprobé las preguntas y me ha salido de diez.

¿No habíamos quedado en comunicarnos esta noche?

¿Y no lo hemos hecho? Pero si llevamos una hora hablando.

Venga.

Buenas noches, cariño. Llevamos mucho tiempo así.

No creo que se acabe el mundo por eso.

Ya no recuerdo la última vez que hicimos el amor.

¡Estás guapísima!

Antonio, me gustaría disculparme.

He estado fría estos días.

Tienes que saber que eres...

la persona de la que estoy totalmente enamorado.

-¿Qué haces? ¿Se te va la olla? -Estoy cazando un Monster.

Está ahí. ¿No lo ves? Espera.

-¿Tú también estás con eso?

En mi escuela están todos igual.

-¿Qué le ha pasado? -Estaba cazando

monstruos y le robaron el móvil.

-Ha caído en la trampa.

¿Te metiste en un callejón y te asaltaron con navajas?

-Sí, justo eso. -¿Lo ves, Espe?

No soy la única. Es una trampa.

Estaba claro que era una trampa.

-Debéis saber una cosa sobre el modus operandi.

Lo que hacen estos tíos es poner

comida virtual en algunos lugares para cebarlos de monstruos

y así dan el palo al primer pringado que pasa por ahí.

-Pero bueno, ¿qué haces aquí?

Si ayer hablamos por teléfono y estabas en Cuba.

-Claro. En el aeropuerto José Martí de La Habana.

-Pero ¡bueno! -¿No te alegras de verme?

-No sé...

Oye, ¿qué es de María? Desde que volvió

Calla, que me tiene contenta. Cree que aún está de vacaciones.

No veas cómo estaba el bar hoy.

-Perdona, cariño. Lo siento. -No le eches la culpa a María.

Quería hacer un poquito de turismo.

Y no podía hacerlo solo.

-Yo lo que sé es que he tenido que estar aquí yo sola.

-¿O te digo que quiero tener hijos o si no cortas conmigo?

-No es ningún ultimátum. No quiero que cambies de opinión.

Tú no quieres tener hijos y yo no te voy a obligar.

-¿Martín no quiere tener hijos? -Eso es.

-Igual eso es algo que debe surgir de una forma

Cuando llevéis más tiempo juntos...

-Estoy mirando la inseminación artificial.

-Marcelino no le contará a Alicia que no es su padre.

-Más te vale, chaval.

Si Alicia se entera por cualquier otra persona

o medio que no sea yo, ¡te juro que te machaco la cabeza!

-No me impresiona, esto son negocios.

"Ven a mi despacho de noche. Tengo que confesarte algo.

A las 22:00. Es importante."

Era de mi madre. ¿Por qué lo tienes tú?

Lo llevaba en el maldito accidente.

Quiero que sepas que voy a estar ahí.

Que mis puertas van a estar abiertas para ti.

Para lo que sea.

-¿Estás enamorada de mí?

-¿Te gustaría que lo estuviese? -Me encantaría.

Porque la chica que viva conmigo debe estar enamorada de mí.

-Si no hace nada que nos conocemos.

-Sé muy bien lo que quiero.

(Música emocionante)

María. -Dime.

-¿Y Reinaldo?

-Arriba, planchando la oreja. Todavía le dura el "jet lag".

-Para bailar por la noche no le afecta.

-¡Ay!

Perdona, ¿eh? Ahí, míralo.

¡Ay! ¡Mío!

-¡Elías!

-Eso, ¿qué pasa? Parece que tienes

el baile del San Vito. -Tenéis el bar lleno de bichejos.

-¿Bichejos? Este bar está limpio de bichos

y de cualquier cosa de plagas.

-No. No son bichos de verdad, son de estos.

Mira.

¿Ves? -¿Qué es? ¿Master Catch?

-Monster.

Es una aplicación de realidad aumentada.

-¿Aumentada? ¿Como "pa" no tener que llevar gafas?

-Realidad aumentada es que añaden cosas a la realidad.

Mira, el bar con los bichos y el fondo.

-María, es un juego.

-Sí, estoy jugando, pero todo tiene una explicación.

-Pues no te pillo. -Hay una panda de capullos

que aprovechan la aplicación para robar móviles a los chavales.

Los chavales para cazar los monstruos, llevan el móvil.

¿Me entiendes? -Sí, más o menos.

-¡Mira! Al lado de la silla hay uno.

¡Corre, corre! ¡Ven, mira!

Al lado del baño. ¡Mío!

-O sea que estoy rodeada de monstruos.

A los chavales les encanta. Tendrás esto lleno.

-¿A los chavales?

Pues a ti te veo muy puesto.

-Ya, pero esto es investigación policial.

Si quiero anticiparme a los movimientos de los delincuentes

tendré que conocer el jueguecillo. -Ya, ya.

-Conozco vecinos que están enganchados.

Y sus padres se enganchan excusándose en que les ayudan.

-¡Mire, mire! Ahí al fondo. Un Ratix. ¡Toma! Nivel 30.

-¿Un Ratix? ¿Tenía que ser precisamente un Ratix?

Tira "pa" fuera a cazar antes de que te oigan.

-Tú me entiendes, ¿verdad Salima? -A cazar por ahí.

De verdad... que me quedo muerta.

La edad que tiene y "enganchao" a los juegos.

-A veces la edad no es excusa para hacer algunas tonterías.

-Oye, ¿a ti qué te pasa?

Que parece que estás un poco arisca conmigo.

-No. Bueno... sí.

Pero no es por ti. A ver, no es culpa tuya.

-Habla claro.

-Es por Reinaldo.

-¿Qué pasa con él?

-Que es un chico muy majo y simpático, pero...

¿Cómo piensa en mantener esto a largo plazo?

-Largo plazo y Reinaldo no pega ni con cola.

Él prefiere vivir el presente.

-Ya. Como si estuvierais los dos de vacaciones.

Ya imagino, ya.

Pero es que esto... no es el Caribe, María.

-Ya, eso ya lo sé.

-Tú sí, pero él no.

Se cree que todo es fiesta y encima a tu costa.

¿Cómo piensas mantener esta situación?

-A lo mejor llevas razón.

Hoy hablo con él, ¿eh?

(EMITE UN RUIDO)

(EMITE UN RUIDO)

Ahí. (EMITE UN RUIDO)

No, no, no. ¿Guevara?

¡Mierda!

¿Se puede saber qué haces?

Disculpe, comisario.

No le había visto. Te he hecho una pregunta.

Bueno, es parte de un procedimiento policial.

Estoy recabando documentación para un caso.

¿Y se puede saber qué documentación puedes encontrar

aquí por los rincones? Pues un Pegasus.

¿Un Pegasus?

Sí, es uno de los bichos más difíciles de encontrar.

Elías, habla en cristiano si no quieres

que empiece a escribir a régimen disciplinario.

Es Monster Catch.

Es un juego, una aplicación. Ya sé de qué va.

Es el jueguecito que crea estragos en todas partes.

Tanto como estragos...

Hablé con otros comisarios y conozco todo tipo de casos.

Desde gente que conduce jugando,

niños cruzando el paso de cebra sin apartar la mirada del móvil,

problemas de adicción en colegios,

gente que entra en fincas privadas para cazarlos...

No, si el juego ofrece

muchas posibilidades. Muchísimas.

Pero no había oído hablar

de agentes de policía colándose por la comisaría

para cazar monstruos.

¿Qué pasa, Elías?

Justo ahí donde Espe hay uno que...

está...

Disculpa.

Me voy, comisario.

Elías, ven.

Quería comentar contigo una cosa

en relación a los ataques homófobos.

Pues mejor guardo este aparatito de mierda.

Sí, por favor.

He leído en las diligencias que tu hijo, Israel, colaboró

en el operativo que dio caza a esos...

a esos insensatos.

Sí, es el autor del cómic que se presentaba

cuando se produjo el ataque.

¿Significa eso que... vuestra relación está mejor?

Pues sí, Bremón. Mucho mejor.

La vida me ha ofrecido la oportunidad y quiero aprovecharla.

Te comprendo perfectamente.

Ahora que estoy alejado de los míos

no sabes cómo te entiendo.

Quizá no soy el más adecuado, pero si me acepta un consejo...

No rompa puentes con ellos.

Aunque le rechacen y le echen cosas en cara.

Quizá esas protestas solo sean...

para decirle que le necesitan.

Lo tendré en cuenta.

Sí, yo... lamento cada día que no he pasado con mi hijo.

Gracias.

-¿Qué pasa, mi cosita linda?

No te puedes imaginar las ganas que tenía de verte.

-Pues desapareciste, ¿dónde estabas?

-Fui a dar un paseo por el barrio.

Conocer, ya tú sabes.

porque me dejas seco todas las noches.

-Ven.

Mira, Reni...

Tenemos que hablar.

-Está bien. ¿De qué quieres hablar?

-Pues que...

Yo estoy muy a gusto contigo y no me importa tenerte en casa

y eso, pero...

pero esto no puede continuar así.

-Escúchame. No te preocupes que yo estoy buscando trabajo.

-¿En serio? -Claro, de ahí mismo vengo yo.

-Pero ¿por qué no me lo dijiste? -Era sorpresa.

¿Te creías que me quería aprovechar de ti?

-No. -¿Eh?

Oye, tú no te preocupes.

Que este que está aquí encuentra pincha rápido.

Te lo digo yo.

Así no sientes que es una carga "pa" ti.

-Tampoco quería que sonara a eso.

-No te preocupes. Ahora mismo tengo tres entrevistas.

Una ahora y dos por la tarde, ¿eh?

-¡Qué contenta me pone oír eso!

-¿Cómo me ves? -Guapísimo.

-(GRITO ALEGRE)

¿Tú me contratarías?

-Yo... yo te hacía fijo.

-Y dicen que en España no hay carne.

Lo que no hay es latas "pa" envasarla.

-¡Qué zalamero eres!

-Esta noche prepárate porque tenemos fiesta

con "F" mayúscula porque este va a encontrar trabajo.

-(EMITE UN SONIDO)

-Elías, ¡que se te escapa! -Dame eso.

-¿Ya llevas 56 monstruitos de estos en lo que va de día?

-En una mañana. ¿Y qué?

-Es una barbaridad. -Bueno...

No son muy difíciles. Son de nivel Tierra.

No consigo hacer el récord.

Todo esto lo hago para cazar a los cacos, ¿eh?

-Me alegra que todavía no te hayas olvidado del objetivo.

-Sí, pero dame mi teléfono. ¡Venga, leñe!

-Acaban de denunciar otro robo de móvil por culpa del juego ese.

-¿Qué ha pasado? -Otra vez dos agresores.

Han vuelto a atraer a la víctima usando el juego

al antiguo hospital que está abandonado.

-¿Nos hemos vuelto locos? A nadie se le ocurriría ir

a un edificio lleno de cascotes y cristales rotos.

-A no ser que hayan puesto una baliza roja.

Son importantes para cazar a los monstruos

tipo Magno. A los cacos les cuestan

2 o 3 E, pero son un buen cebo para los chavales.

No les importa gastar dinero para conseguir un par de móviles.

No sé nada de lo que estás diciendo. -No os preocupéis

que yo soy un experto. A mí lo que me extraña es

que no le den salida a estos teléfonos en el mercado.

-Igual no los quieren poner en circulación

o los quieren vender por Internet.

-Una cosa nos viene bien.

Los responsables son poco prudentes. Trabajan por el día sin control.

Si montamos hoy un operativo, los trincamos.

Hablemos con Miralles. -Vamos.

(SILENCIA) -Oye.

¿Tú sabes cómo va el juego este, el Monster?

-¡María! No te vas a creer lo que ha preparado Olga

para el menú de cena.

-No sé lo que será, pero huele que alimenta.

¿Es pescado? -Sí.

-¿Cómo consigues que huela tan dulce?

-He preparado rape con una mousse de calabaza.

Bueno, y un toque especial mío.

-¿Cuál es el toque especial?

-Eso no lo puedo decir. Es secreto.

Está ya como los profesionales con secretitos y todo.

-Es la primera receta que he conseguido adaptar

y dominar en la escuela.

Hay suficiente para la cena y os he dejado un plato

para vosotras con un poco más de crema.

-Hija, ¡cuánta generosidad!

El chico con el que estás te está volviendo generosa.

¿Qué pasa? ¿He metido la pata? ¿Has roto con él?

-¡No, no!

Con Quico todo bien.

Lo que pasa es que...

es el último plato que voy a poder preparar en La Parra.

Al menos de momento. -¿Es que nos dejas?

-Sí, las prácticas en la escuela están siendo

más difícil de lo que yo pensaba

y ya no me vale con practicar. Tengo que ensayar técnicas.

Algunas son muy específicas...

-Si es porque te dije que no te pusieras exquisita,

no tienes problema. Puedes hacer lo que quieras.

Y los clientes prueban cosas nuevas.

-Sí, nos felicitan todos los días. -No es eso.

Tengo que hacer muchas probatinas.

Solo me da tiempo a preparar uno o dos platos al día

y vosotros necesitáis un menú.

Tengo que dejar La Parra.

-Bueno, yo solo puedo darte las gracias.

No habría sido capaz de llevar esto yo sola.

-Las gracias las tengo que dar yo por todo lo que me enseñasteis.

-A mí, una negada con la cocina.

-Me has enseñado cosas importantes

como sacar adelante un restaurante pase lo que pase.

Aunque un idiota suelte ratas por ahí.

La tortilla a La Parra

ya te sale muy bien, ¿eh?

Y a ti, gracias por confiar en mí.

Porque cuando vine aquí

no había hecho prácticas, ni tenía un título, ni nada

y me dejaste tu cocina para hacer "cupcakes"

y lo que me dio la gana.

-Tenías talento, que es lo importante.

-Mira, yo no sé qué voy a conseguir en la vida.

Si podré ser una gran chef o no sé.

Sea lo que sea lo conseguiré gracias a vosotras

y gracias a La Parra.

-¿Qué haces?

No lo quiero.

Ese delantal pertenece a una chica de La Parra.

Cuando vuelva, que lo lleve puesto.

Ya sé que tu futuro no está aquí haciendo croquetas con nosotras,

pero prefiero pensar que volverás a hacernos, aunque sea

un postre de los tuyos.

Esta cocina es tuya cuando quieras y lo necesites.

Lo sabes.

Lo habéis hecho muy bien. Las dos.

Estoy muy orgullosa.

-Hola.

-Pues sí que pasa, sí.

Si no te llevas a tu novia, va a parecer

que nos hemos vuelto locas picando cebolla.

-¿A qué viene el drama?

-Me despido de mi primera cocina como profesional.

-Pero ¡si vas a volver aunque sea como clienta!

-Ya, Quico, pero no lo entiendes.

-Sí, pero entiendo de otras cosas. Quedamos para ir al cine

y nos faltan 40 minutos.

-40 minutos no. Tengo que ir por los descuentos.

-Madre mía. Paciencia con ella, ¿eh?

¡Tiene un carácter!

-Adiós -Adiós.

(SUSPIRA)

En nuestro caso se trata de una serie de robos menores.

Los ladrones utilizan un mecanismo del juego para atraer

a las víctimas y, una vez en el sitio

les roban los móviles.

Lo desconozco completamente, pero...

he puesto un agente experto en estos casos.

El oficial Guevara.

Sí, Guevara. Ha oído bien.

Pues le aseguro que se está tomando este caso

muy en serio y tendrá resultados satisfactorios.

Yo también lo espero.

Buenos días. Adiós.

¿No estaría hablando del famoso Monster Catch?

¿También has oído hablar del dichoso juego?

Oído, leído y escrito yo mismo.

Mi jefe está como loco. Quiere portada hasta que se agote el filón.

¿En serio? No entiendo. ¿No hay nada más importante?

Ya ve. Antes había psicópatas con máscaras de payaso

y ahora tenemos esto. No sé...

Igual es mejor.

Mira, ahí llevas toda la razón.

Está claro que cuando se juntan

las dosis precisas de ignorancia, nuevas tecnologías

y polémica, el fenómeno está servido.

Y ahí está bien, es verdad.

Lo reconozco. Los medios tenemos la culpabilidad

de amplificarlo, dramatizarlo y hacer que dure todo lo posible.

Nosotros haciendo todo el esfuerzo intentando reducir

los daños colaterales del juego de las narices

y vosotros ahí, haciéndole publicidad gratis, ¿no?

Haciéndonos eco.

Llámalo como quieras.

Oyéndote hablar, me pregunto yo

si fue antes el delito o la noticia del delito.

¿Puede darme alguna declaración que yo pueda citar textualmente?

Que nuestro trabajo sigue siendo

detener a los que infringen la ley.

Ya utilicen juegos, drones o naves espaciales.

Detener a los delincuentes.

Esos son los únicos monstruos que perseguimos en Distrito Sur.

¿Entrecomillo eso?

Martín, no me fastidies. Hombre, es que...

Vamos a ver.

Qué le parece esto.

"El comisario Bremón afirma que la policía no permitirá

que nadie se esconda detrás de las nuevas tecnologías

para infringir la ley".

Eso no suena mal del todo.

Bueno. Pues ahora que ya estamos todos contentos

me voy a cerrar la edición.

¿Cómo te vas a marchar ya?

¿Que cómo me voy a marchar?

¿No vas a husmear por ahí por la comisaría?

A lo mejor alguien

te dice algo, ¿no?

No. No creo que sea necesario, ¿eh?

Con esa frase, mi jefe tendrá más que suficiente.

Con la relación que tienes con Escalada,

no sé por qué no le preguntas a ella.

Y más sabiendo que es la experta en nuevas tecnologías.

La inspectora Escalada y yo no pasamos por nuestro mejor momento

si era lo que quería oír.

En realidad, algo intuía de esto.

Sin ser indiscreto, me gusta observar

el estado de ánimo de la gente con la que trabajo.

Pues mi trabajo es redactar noticias. Por eso me voy.

Creía que vuestra relación era muy estable.

Pues ya ve, comisario.

A veces el amor no es suficiente.

La vida adulta está llena de complicaciones inesperadas.

Y Laura y yo pues...

no tenemos la misma idea sobre lo que queremos hacer

los próximos años.

Así que, créame.

Y precisamente hoy

hablarle a Laura de un juego informático enfocado a niños

no es la mejor idea.

¿Tan claro tienes que no quieres ser padre?

¿Quién dice que sea yo el que no quiere ser padre?

Mi trabajo consiste en sacar verdades a partir de observaciones.

Por ese pasillo pasa toda mi gente todos los días.

Que no está en la calle resolviendo casos, no quiere decir

que no tenga tanta intuición como ellos.

Está bien.

Sí. Sí, soy yo.

No quiero ser padre.

Y no por ello me siento egoísta, ni mala persona, ni insolidario.

Yo tampoco me veía como padre. Y mira, al final, dos.

Pero no se equivoque, ¿eh?

No tengo nada en contra de los niños, al revés, me encantan.

Pero un rato.

Un rato, en casa de los demás.

Además, estoy convencido de que hay gente muy valiosa

cuyos genes merece la pena perpetuar.

Pero los míos...

Qué quiere que le diga. Los míos son del montón.

Martín, la humildad no te pega nada.

Y te advierto que los niños ayudan a madurar.

A madurar. Ese es mi problema, ¿no?

¿Ese es mi problema? ¿Que tengo que madurar? ¿Y si no quiero?

A lo mejor estoy bien así.

Ahora en serio, comisario.

Cuando uno tiene hijos es porque tiene un plan.

Una idea para educarlos bien.

Y yo ahora no me siento preparado para asumir esa responsabilidad.

Así que supongo que lo racional

es no seguir adelante con la relación.

¿Y vas a renunciar a la mujer que quieres por...

una convicción racional?

¿No es eso lo que ha hecho usted?

Martín.

Por si te interesa, Laura Escalada no es la única especialista

en Monster Catch de esta comisaría.

Elías Guevara se ha convertido en todo un experto.

(Suena un móvil)

Sí, cariño, dime.

Sí, he terminado antes y ya estoy en casa.

¿Una cena? ¿Como la de anoche?

Que sí.

Entiendo el mensaje, sí.

Muy bien.

Besos.

¡Hola! -Hola.

-¿Te ayudo en algo?

-Sí, pero no podemos ir sin los descuentos.

Y no sé dónde los tengo.

-Igual te los dejaste en tu cuarto. -Voy a mirar.

-Estoy seguro de que los lleva encima. En el bolso.

Pero a estas alturas ya he aprendido que no debo llevarle la contraria.

¿Ocurre algo?

-Sí.

¿Sabes?

No me quito de la cabeza esa herida que te has hecho en el antebrazo.

-Ah, no te preocupes. Con tus consejos está mucho mejor.

-Me preocupo, me preocupo.

Porque me has mentido. Me has mentido a la cara.

-¿Mentirte yo?

-Sí. No te hagas el tonto.

Sabes que no te lo hiciste haciendo una tortilla.

No es una quemadura de aceite de sartén, no.

Esa herida tisular

está producida por algo más abrasivo, un agente químico.

El daño es más grave y duradero

que una herida térmica.

-Ya. Veo que es imposible mentirte.

Y si te digo la verdad, preferiría no hablar del tema.

-Ahora que sé que me has mentido,

o me das una explicación convincente

o no vuelves a ver a mi hija.

-Está bien.

Está bien.

Todo esto tiene que ver con...

con Olga.

-¿Te lo ha hecho ella? -No, ella no sabe cómo me la hice.

Pero fue ella quien me pidió la cita.

-¿La cita? No entiendo nada.

-Sí, a ver.

Todo empezó el otro día. Me dijo que en una hora estaba en mi casa.

Y tonto de mí que me ilusioné.

Porque yo pensaba que iba a ser nuestra primera noche...

que íbamos a... ya sabes, conocernos.

¿Ves como no debería haberle contado yo esto?

-¿A qué viene esto?

Sigue. -Vale.

No soy la mitad de organizado que es Olga.

Y me entró el pánico.

Y claro, yo la veía entrando en casa y viendo aquella leonera,

y adiós a la magia y a la porra la cita.

-Pero ¿dónde quieres ir a parar?

¿Conoces Salfumán, el producto de limpieza?

-Sí. Ácido clorhídrico muy corrosivo.

-Pues como fue lo más fuerte que pillé por casa,

pues puse eso para limpiar, junto con lejía.

-Pero eso produce gas cloro. Muy tóxico, incluso mortal.

-Pues no lo hice de milagro. Porque llamó Olga y canceló la cita.

Y no me dio tiempo ni a limpiar el baño. Me eché el Salfumán encima.

Por eso mentí sobre lo de la cena.

Porque prefería que ella pensara

que estaba cocinando una tortilla

a que soy un cerdo.

-Todo por una cita.

Bueno, esto demuestra que eres humano.

No el hombre perfecto como quiere ver Claudia.

Haz el favor de tener cuidado con lo que manipulas.

-¿Se lo contarás a Olga? -No.

Todo va a quedar en un secreto profesional.

(SUSPIRA)

-No, en mi cuarto no están.

Estaban ahí. Estoy harta de que toquéis mis cosas.

-¿Has mirado en el bolso? -Que sí, papá. Cien veces he mirado.

Esto no es.

Vale sí, están aquí.

Lo siento. Pensé que había mirado bien, de verdad, ¿eh?

-Toma, anda.

Para el taxi, que vais a llegar tarde.

-Gracias, papi.

-Pasarlo bien. -Hasta luego.

(EMITE UN RUIDO) -Una barita roja, sí, señor.

-Quieto. -Eh.

Oye eso que tengo detrás no será una navaja, ¿no?

-Si no quieres que te pinche, suelta el móvil en el suelo.

-Sí, tranquilo. Oye, tranquilo. Por favor, no me hagas daño, ¿vale?

Ahí está.

Tranquilo, ¿vale?

-Joder con el tío.

¿Sabes en qué nivel está?

Tiene 879 Monsters.

-Dame el teléfono, si no es mío, es de mi sobrino.

Es que cuando le dejo en el colegio me vengo al parque a cazar Monsters.

Si no es por el teléfono, sino tener cazar de nuevo

esos 800 y pico Monsters, que tengo casi el récord, ¿eh?

Además, si me lo devolvéis, os diré dónde encontrar al mejor Monster.

Sí, es un Monster muy especial. De tipo roca, con muy mala leche.

Mira, se llama Nacha. Está justo detrás de vosotros.

-Policía Nacional. Quedan detenidos.

-Quién se ríe ahora, ¿eh?

Tira esa navaja, ¡coño!

Ven aquí. Date la vuelta.

-¡Quieto!

-Tiene derecho a guardar silencio.

Tiene derecho a llamar a un abogado

y a contarme cómo habéis cazado

al Salamander Negro, que yo ni con cebo.

Vamos. -De verdad, Elías,

tienes un problema muy gordo, ¿eh?

-La chica era agredida repetidamente por su tío. En su propia casa.

A espaldas de sus padres.

-¿Y los padres no se daban cuenta?

-El tío era tan amable, que cada vez que salían, se ofrecía a cuidarla.

Imagina el resto.

-Qué horror.

Lo que habrá sufrido hasta que se ha atrevido a denunciar.

-Eso. Hablé con el Fiscal de menores

y tenemos preparada toda la artillería legal.

Pero sería mejor si la chica mantuviera la denuncia.

-¿Y por qué la retiraría? -Presiones familiares.

Adivina de quién.

-Los padres.

-No quieren manchar la imagen de la familia.

-Qué asco de familia. Con perdón.

Aunque esta jugada no les va a salir.

Esto ya va de oficio.

Bueno.

¿Y tú qué tal?

Con todo lo demás.

-Con todo lo demás te refieres a mi pareja, ¿no?

-¿Estáis hablando de mí?

-¿Eh? No, bueno.

No sé, vosotros sabréis. Voy a por un vaso de agua. Me ha entrado sed.

-Sergio, te he oído perfectamente.

-Espero que no te hayas molestado.

Ya sé que te da vértigo que las cosas se precipiten.

Ayer me lo dejaste bien claro.

-Una cosa es que hables de mí como tu pareja,

y otra es que me vaya a vivir contigo.

Y sí, prefiero seguir disfrutando de esto poquito a poco.

Puede que pronto quiera pasar cada día de mi vida contigo,

pero por ahora me muero por pasar las noches contigo.

-¿Eso incluye también la de hoy?

Pues nada, cuando termine paso por casa, me cambio y voy para allí.

-No te preocupes por la ropa, tampoco necesitarás tanta.

-¿Qué? ¿Espiando a mi nueva ayudante?

-Mañana Elena se pasa a la UFAM. Me lo ha dicho Miralles.

-Ah, ¿tan pronto?

Jo, qué pena, es un chollo de chica.

-Sí, sí.

Es muy intuitiva y eficiente

y aprende rapidísimo.

-¿Y no tiene ningún defecto?

No sé, decías que no había que fiarse de las que parecen perfectas.

-Pues sí, si además siente debilidad por los abogados de metro noventa

Que está saliendo con Sergio Mayoral.

-Ay, Espe, que no me interesa quién está con quién,

o cualquier cosa relacionada con líos de la comisaría.

-Chica, que tampoco es para ponerse así.

No sé, te lo decía simplemente para hablar de algo distendido,

pero tú siempre estás ahí hablándome, y yo tampoco te digo nada.

No sé, ya me callo.

A trabajar. A ver.

-Hola.

-¿Sabes algo de tu teléfono?

-Qué va, tío, todavía nada.

-Bueno, tengo a unos colegas peinando el barrio

y en cuanto sepamos quiénes han sido los niñatos le damos una buena tunda.

-Qué bruto eres, ¿eh? Que no, déjalo.

Ya está la policía buscando. Encontrarán pronto los móviles.

-¿La policía? No creo que esté muy preocupada por el asunto.

Si quieres recuperar el móvil y que escarmienten, confía en mí.

-Confío en Elías y en los suyos.

Y tu hermano está ahí, ¿eh? Te lo recuerdo.

-Te apuesto 20 pavos a que lo encuentro antes que ellos.

Si yo solo quiero recuperar el móvil. Por mí como si me lo devuelve Batman.

-¿Y ese sonidito?

Es igual que el chat.

-Es que Olga me ha enseñado a descargarlo en mi ordenador.

Es igual que en el móvil, solo que escribo más rápido.

-Ya, pues...

Yo es que no soy muy de chat. Prefiero hablar las cosas a la cara.

Y bueno, hay algo que quiero hablar contigo.

-Dime.

-Pues, ¿tú qué piensas de lo que pasó entre nosotros la otra noche?

-Pues no sé,

que fue una noche muy bonita y especial.

Ay, no sé, ¿tú qué piensas?

-Pues, que no fue tan bonita.

-Ah, ¿no?

-No, porque hace meses habría matado por tener esa noche contigo,

pero después de este tiempo y de haberte conocido más,

de pasar tantos ratos juntos, me di cuenta de que me supo a poco.

-Yo no quiero una noche contigo, las quiero todas, Paty.

Vale, la he "cagao".

Vale, vale.

Jairo, te has lucido. OK, bueno, me piro, chao.

¿Sí a qué?

O sea, que oficialmente tú y yo...

-Somos pareja.

(Suena un teléfono)

Gimnasio Atlas, dígame.

Sí, soy yo.

¿En serio? ¿En serio?

Sí, en una hora estoy allí.

Muchísimas gracias, de verdad, ¿eh?

Gracias, adiós.

Era comisaría. Acaban de encontrar mi móvil.

Jairo cero, policías uno. Me debes 20 pavos, tío.

-Ha sido el trébol y lo sabes. Hazme un descuento.

-Sí, claro, de eso nada, chaval.

-Enhorabuena.

-Gracias.

-Pero bueno, Reni, qué cara tan mustia.

¿Tan mal te ha ido?

-Mal no, lo peor.

Me he pateado toda la ciudad.

A cuatro entrevistas, y "na".

-¿No eran tres?

-Sí, conseguí otra,

pero en todas me han "planchao", Mari, en todas.

Mira que yo he ido dispuesto

con tremenda ilusión,

listo "pa" trabajar,

pero "na", "na".

-Bueno, hombre, piensa que esto es una carrera de fondo.

Tampoco te iban a dar trabajo el primer día.

-¿Tú sabes cuál es el problema aquí?

¿Eh?

El prejuicio. Ese es el problema.

-Pero ¿qué prejuicio? Con la buena pinta que tú tienes.

-Porque soy cubano, Mari.

Por eso.

Me di cuenta, en cuanto entré por la puerta, que no pintaba nada.

-¿Y tú crees que no te han dado el trabajo porque eres extranjero?

-Perdonad, pero creo que te equivocas.

Aquí en Madrid si eres honrado y quieres trabajar, trabajas

independientemente de dónde vengas.

-Sí, claro.

No, y también me pedían experiencia.

Y "curriculúm". Yo en mi vida he hecho un "curriculúm", Mari,

y lo mismo he manejado una guagua que un bicitaxi que he vendido maní.

He hecho de "to" y no he hecho "na".

¿Qué se yo de computadoras? "Na".

Pero si no me dan una oportunidad, ¿cómo quieren que yo aprenda? A ver.

Esto es capitalismo puro y duro.

Aquí vale el que tiene. Si "tin" no tiene, ni "tin" vale.

¿Quién me va a dar una oportunidad?

Dime, ¿quién me dará una oportunidad? A alguien como yo.

Nadie.

El único "curriculúm" que tengo yo

es mi ilusión,

mis ganas de aprender, de trabajar, ¿tú me entiendes?

De salir adelante, Mari,

de ser una persona normal.

-Oye, Salima.

¿Tú estás pensando lo mismo que yo?

-No creo que estemos pensando lo mismo.

Tú primero.

-A ver, el día que se nos va Olga y necesitamos un ayudante, pasa esto.

¿No te parece una cosa del destino?

-A ver, Mari, es que Olga sabía cocinar.

-No, sabía no, quería cocinar

porque aprender, aprendió aquí, como tú,

como todos los camareros que he tenido, vamos,

porque no he preparado yo gente que nunca había estado tras una barra.

-Sí, si tienes razón.

-A ver, Reni.

¿Tú de verdad quieres trabajar?

-¿Tú qué crees?

-¿Aunque tengas que madrugar?

-Aunque tenga que despertar yo a todos los gallos del barrio.

-Bueno, vas a empezar a trabajar aquí, en La Parra.

Mañana veré todo el papeleo, pero no te preocupes, no busques más.

-¿Que qué?

No me digas eso, mi negra, que me matas de un infarto.

¿De verdad?

-De verdad. Pero te tengo que ver arrimando el hombro, ¿eh?

-Te juro que voy a trabajar de sol a sol.

-Bueno, tampoco es necesario tanto, que esto no es trabajar en la mina.

-Te lo dije, y te lo repito.

-Yo estoy aquí para hacerte feliz, mi amor.

De verdad te lo digo.

Y a ti también, "Salina".

-Ella está encantada, ¿a que sí?

-Sí, sí.

-Ella te va a enseñar todo lo que le enseñé, ¿verdad?

-Hombre, faltaría más.

-Tengo la jefa más linda del mundo. -Para, para.

-Verás que yo te voy a enseñar lo bien que pincha un cubano.

Me refería a trabajar, ¿oíste? Porque eso es lo que se dice en Cuba.

-¿Contento?

Ay. -Ay.

-Ay, Dios, muchísimas gracias.

¿Puedo sacarlo así sin más?

-Es tuyo, ¿no?

-Sí, pero no sé, todas las huellas y todo.

-¿Las huellas? Pero si los pillaron con las manos en la masa.

-Madre mía.

Tía, es que pierdo el móvil y pierdo mi vida. Lo tengo todo aquí.

-Es lo que tienen estos trastos, te lo dejas y parece que vas desnudo

y si te lo roban, parece que te lo han robado todo.

-Totalmente.

-¿Qué tal? ¿Todo bien?

-Sí, parece que está igual que cuando me lo robaron.

-Pues mira, échame una firmita ahí.

-Vale. -Como que lo has recibido

y estás conforme.

Y aquí tienes a tus héroes.

-Chicos, muchas gracias. De verdad.

Gracias. -Nada. Ha sido un placer.

Ojalá todos los casos fueran así de fáciles de resolver.

-Lo primero que voy a hacer es borrarme el juego este.

Es un vicio... -Oye, Paty, si te sobran

Monsters de esos, dámelos que...

No, déjalo. Déjalo.

Que ya hemos resuelto el caso. Yo me lo quito también del móvil.

-Madre mía. 15 llamadas perdidas.

Pero ¿esto qué es?

-Es que tanto tiempo sin móvil... Normal.

- Chicos, de verdad. Muchísimas gracias por todo, ¿eh?

Sois los mejores. Os quiero.

-Y nosotros a ti, pequeña.

-Adiós.

-¿Qué, cómo vas?

-Pues, nada. Ya hemos comprobado

todos los móviles recuperados y hemos localizado a sus dueños,

a los que han efectuado la denuncia y los que no.

-Suerte que estos chorizos eran unos membrillos

y se han "rajao" enseguida. Me alegro que haya salido bien.

Creo que ese juego sigue enganchando a mucha gente.

-¿Y?

-Pues que va a seguir ocasionando robos y accidentes.

-¿Y qué haces? ¿Prohíbes la aplicación?

No es asunto nuestro, Nacha.

-¿Como que no? Es seguridad ciudadana.

No estamos preparados para vivir esa realidad aumentada.

-Pero los juegos no tienen la culpa de nada.

Tú mismo te la pasas en la sala de descanso

aquí pillando monstruos.

-Lo reconozco, pero a mí me ha servido

para ampliar mi empatía hacia los jóvenes

sin mirarles por encima del hombro.

-Pues mira que a mí este juego no me engancha nada. No me gusta.

-Ni a mí. Me aburre soberanamente.

-Los videojuegos no obligan a robar ni a invadir propiedad privada.

Cada uno decide lo que quiere hacer.

Es adicto a lo que quiere. Y lo dice uno

que fue adicto a algo peor que un videojuego.

-Entonces ¿cómo evitamos todo esto?

-Pues, eso, con información y con divulgación ciudadana.

Mirad.

He preparado...

un... documento conjunto

con la OPRIM.

Son advertencias para padres e hijos que les advierten

de... cómo protegerse en estas cosas

para que lo divulguen en las redes sociales y los medios.

-¡Qué bueno! -(ASIENTE)

Y ¿no hacemos lo mismo en verano

para que no roben en casa o no nos estafen en Internet?

Pues también con las nuevas tecnologías

porque se nos viene una encima que no veas.

-Cuando creo que ya te conozco vuelves a sorprenderme, Elías.

Por cierto, me he "bajao" un juego nuevo buenísimo.

-Otro no, por favor. -Oye, sí.

De boxeo en el espacio. Échame una mano, venga,

cinturón de Kali.

-¿Te falta mucho? Te echo de menos.

-Pasa. Aquí hay sitio para los dos.

-No, te espero fuera.

Te estoy preparando una sorpresa. -Dame cinco minutos.

-¿Son eso cinco minutos?

-Has dicho que tenías una sorpresa. Me ha entrado curiosidad.

-No más vasos de plástico.

Ahora cristal, como te gusta.

-Qué lujo. ¿Los compraste ayer?

-Los robé del restaurante del hotel.

-¿Cómo?

Una policía confesando un robo a un defensor de la ley como yo.

¿Qué tengo que hacer ahora, inspectora?

-Beber.

-¿Crees que no veo lo que haces?

Me has dado la más cargada.

Me quieres emborrachar. Para luego aprovecharte de mí.

Que ya nos vamos conociendo, Elena.

-Me has pillado.

Ahora están iguales.

Un brindis.

Porque siempre podamos mirarnos a los ojos.

-¡Qué bonito!

Por eso.

Tienes que mirarme a los ojos.

-(SUSPIRA)

-Eres perfecto, ¿sabes?

La belleza es poderosa.

Puede hacer enloquecer a la gente.

Y personas como tú

deberíais ser conscientes del poder que tenéis sobre otras.

-Nunca pensé que la belleza pudiera ser peligrosa.

-¿Has oído lo de "la belleza es peligrosa,

pero la inteligencia es letal"?

-Einstein. -(ASIENTE)

-Tú tienes las dos cosas.

Preciosa.

¿Significa eso que estoy en peligro contigo?

-Puede ser.

-Pero ¿tú que das a las clientas

"pa" tenerlas así loquitas? -Pues espero

porque diría poco de mí como profesor.

-Que no. Clientas y clientes.

Todos coinciden en que eres un gran monitor.

Y suerte que no va mi padre

porque se pondría muy celoso.

-Tu padre se enfadaría más por el retraso de esta mañana.

-Pues, mira, sí. Ya que lo mencionas...

Los de primera hora estaban un poco mosqueados contigo, ¿eh?

-Lo siento, de verdad.

Tenía que acompañar a Olga a casa.

-¿Acompañar a Olga a casa?

¿De día? ¿Por? ¿Ha pasado algo?

-No, que hemos ido al cine a ver una de esas de terror malas

y en ella aparecía un payaso

así muy sospechoso y, bueno, se ha acojonado un montón.

No pensé que era tan asustadiza con la leche que tiene a veces.

¿Pasa algo?

-(SUSPIRA)

Mira, Quico, te cuento esto porque eres un buen tío

y que te preocupas por Olga.

Prométeme que la vas a cuidar bien.

-¿Dijo algo de mí? -No, no.

Está encantadísima contigo.

Por eso mismo te lo advierto.

No quiero que se lleve otra decepción.

-¿A que te refieres con "otra"?

-A ver.

Olga puede parecer muy fuerte,

pero no lo es.

No lo es. Lo pasó supermal. Vivió cosas que le hicieron sentir

No te cuento más porque son cosas de ella.

Si quiere, que te lo cuente.

-Claro. Está bien que me lo contaras

para no forzar nada.

-Pues sí.

Así que, por favor,

ve con mucho cuidado, y si ella te para los pies

pues... hasta ahí.

-No hace falta que lo digas.

Yo sé que "no" es "no".

-Olga es muy especial para mí.

Es mi hermanita, no quiero que le pase nada malo.

-Yo la quiero de verdad y nunca le haría daño.

-Gracias.

Me alegro de que encontrase a alguien que merezca la pena.

¿Me esperas un momento?

mientras recoges. ¿Luego nos vamos?

Son ya las 23:00. -Perfecto.

(Suena un móvil)

Tengo un minuto.

No, no, no. Ni hablar.

No. Es la última vez que manipulo esos químicos.

Que me he llevado una quemadura.

Estoy implicado, de eso no cabe duda.

Oye, que tengo que colgar.

Venga, hasta luego.

-Aquí, investigando un poco.

-Pero es sobre bebés.

¿Ha pasado algo o qué?

-No, no. Es que esto...

Un amigo que...

se está planteando el tema de la paternidad.

-¿Cuánto dura la hormonación?

¿De 12 a 20 días?

Luego ya empieza el proceso de inseminación.

-No me hago a la idea.

-¿De qué? -De renunciar a ti.

No puedo.

Y no quiero. -Martín, no hagas una escena aquí.

-Todo está chungo "pa" un recién llega.

-Ya te lo dije. Mientras tú estés feliz.

Además el tío es muy cachondo, muy "salao"

-Es buena gente.

-Buenas.

-¿Ustedes que hacen aquí?

¿No dije que no quería saber nada de ellos?

-Si solo queremos ayudarte.

-¿Ayudarme?

Grábate esto en la cabeza.

No os quiero ver más. ¿Oíste?

-No sé dónde puse el mando del garaje.

Lo dejarías en el bufete. No, no creo.

¿Me dejas el tuyo? Sí, está en la chaqueta.

Papá, espera.

¿De dónde has sacado este broche?

Me lo encontré ayer... ¿Cómo que lo encontraste?

Ha aparecido en casa este broche de Carmen.

-¿Se había perdido?

-No lo veía desde que murió.

Me ha traído recuerdos que...

Mentiste esta mañana y quiero saber por qué.

No sé de qué hablas.

¿De dónde lo has sacado?

Tengo una razón para no contarte la verdad.

No te enfades ni te alteres.

Solo pienso en tu salud.

Pues piensa en mí

y dime la verdad de una vez.

Aguanté todo el día, pero no puedo más.

Lo siento, pero necesito acostarme.

-Será un placer cuidar de ti.

¿Sabes que estuve a punto de estudiar Medicina?

-Mari, yo lo siento que...

molestarte con mis problemas.

-Pero ¿qué molestia, chico? Lo quiero hacer todo legal

y eso requiere un montón de papeleo.

-No tengo claro que vaya a seguir trabajando aquí.

-¿Y eso? El primer día ¿y ya te estás arrugando?

-No me importa romperme el lomo trabajando las 24 horas del día.

Pero no me quedaré en un sitio donde no me quieren.

  • Capítulo 125

Servir y proteger - Capítulo 125

24 oct 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 125" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 125"
Programas completos (147)
Clips

Los últimos 683 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 144 Completo 52:57 79% ayer
    Capítulo 144 ayer Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Nuevo Capítulo 143 Completo 52:36 79% pasado miércoles
    Capítulo 143 pasado miércoles Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 93% pasado martes
    Capítulo 142 pasado martes Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% pasado lunes
    Capítulo 141 pasado lunes Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...