www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4254085
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 117 - ver ahora
Transcripción completa

(Música emocionante)

¿Queda café? Sí.

¿Cereales?

Recién "compraos".

Jairo, así no podemos seguir. ¿Así cómo?

Como si no nos conociéramos.

Si estás mosqueado por el interrogatorio, te explico.

Fuimos a Transportes Quintero a preguntar por Fiti

porque estábamos haciendo nuestro trabajo, que quede claro.

Ya me di cuenta, todo muy profesional.

Sí, soy policía. Parece ser que tú no te das cuenta.

Claro que sí, me lo recuerdas a todas horas.

Tienes que ser el mejor policía.

Si fuera el mejor policía, te habría interrogado hace tiempo.

Claro.

Porque si hay que sospechar de alguien, mejor de Jairo.

Pues en este caso sí.

Recibiste amenazas de Fiti, eso te convertía en sospechoso.

No sé por qué te mosqueas.

Deberías estar agradecido de cómo hemos tratado el asunto.

Pues muchas gracias, hermano.

Va, entre nosotros.

¿Estuviste o no en ese local de estriptis?

Qué más da lo que te diga, si no me vas a creer.

Te pregunto como hermano, no como policía.

No me crees como hermano ni como policía.

No digas eso, sabes que siempre confío en ti.

Qué cara más dura tienes, tío.

Cuando te juré que no tenía nada que ver con el asesinato de Fiti.

Y aun así te presentas en mi trabajo

para meter las narices y asustarnos.

No lo veas así, es mi trabajo, te lo estoy tratando de explicar.

¡Soy tu familia! Podrías haber avisado de que venías.

Ya no sé si cuando hablo contigo hablo con mi hermano

o hablo con un policía al que no conozco de nada.

Y lo peor es que ninguno confía en mí.

Toma, anda.

¿Qué más pruebas necesitas?

No le puedes ir al juez con un mechero como coartada.

¿No lo entiendes? Necesitas un testigo.

¿Testigo?

Déjalo, da igual.

Para ti seré siempre el sospechoso número uno haga lo que haga.

Olvídate por un momento que soy policía.

Te lo estoy preguntando solo como hermano.

¿Mataste a Fiti?

Comprendería que fuera en defensa propia,

pero necesito saber si lo mataste. No.

No lo maté, no maté a Fiti, te juro que no lo maté.

¿Cuándo me vas a creer?

¿Qué te está pasando, Rober?

¿Qué está pasando contigo, hermano?

Mírame, no te reconozco.

Antes confiábamos el uno en el otro.

¡Ni Jairo ni nada! Lo digo por última vez para que me dejes.

¡Te juro por nuestra madre que no he matado a Fiti! ¿Vale?

¿Habéis discutido?

Está mosqueado por el interrogatorio de ayer.

Si te sirve de algo, he comprobado la coartada del local de estriptis.

El tal Amador ha corroborado que estuvieron allí cuando Fiti murió.

No me cuadra, mi hermano no es de ir a esos sitios.

Pero Quintero sí. Y habrá ido obligado por él.

Supongo que fue eso.

Podemos olvidarnos de esto y pasarle el caso a Homicidios.

La mala es que mi hermano cree que no confío en él y me revienta.

Ya verás como os arregláis. ¿Tan mal me he portado con él?

¿Y tu padre qué tal?

Está mejor.

Échate un café, anda.

Cuando volví de mi guardia ya estabas dormida.

Estaba muerta de sueño.

Me quedé dormida en cuanto puse un pie en la cama.

Y tuvimos un día relativamente tranquilo en comisaría.

¿Tú qué tal? Bien, con el lío habitual.

-Que sí, Paty, ya verás como puedes tú sola. No te agobies.

-Ya, pero una visitilla me vendría muy bien, Olga.

"que estoy sola en mi primer día, ven."

-Tengo que ir al centro a hacer unos recados.

Me paso un poco más tarde.

-¿Por la tarde? ¿No te puedes pasar antes?

Este gimnasio se me hace muy grande para mí sola.

-Pero si no estás sola, está tu nuevo entrenador buenorro.

Una cosa te voy a decir.

Confianzas ninguna con Quico, que es mío.

-Pues mira, muchas más razones para que vengas a verme.

-Que sí, pesada. Luego me paso un poco antes.

-¡Bien! Entonces nos vemos luego.

-Adiós.

¿Qué?

-No, nada.

Que si Quico para arriba, para abajo. Que si qué guapo es Quico...

-Qué pesaditos estáis.

Si lo entendemos, cariño, estás en la edad.

Pero te pido que no te distraigas de los estudios de cocina.

-¡Que no, mamá! La cocina es lo más importante para mí.

No me voy a volver loca por un chico mono que haya.

¿Qué hago hablando con vosotros de esto?

¡Yo qué sé! A mí no me mires.

Solo te he preguntado por tus estudios.

Pues respetad mi intimidad.

Sabemos que es tu vida, pero si sale el tema de tu vida sentimental...

¡Mamá! Vale, olvídate de lo que he dicho.

Solo quiero que tengas claro

que las cosas que te importan son las que nos importan a nosotros.

Creo que de eso deberíamos poder hablar con confianza.

Mientras respetéis mi intimidad.

-No somos tan entrometidos como piensas.

Prométeme una cosa.

Nos vas a pedir ayuda si algo sale mal.

Que sí, os pido ayuda, os lo prometo. Me voy.

-Adiós. Y saludos a Quico. Ay.

¡Es una broma!

Qué difícil es este equilibrio.

¿A qué te refieres? Pues...

a interesarnos por ella y que no piense

que estamos entrometiéndonos

o intentando controlar su vida.

¿Sabes lo que te digo? Que me da igual lo que piense.

Pero yo necesito saber más cosas de ese tal Quico.

Bueno.

Laura, ¿has podido revisar lo del disco duro que te pasé?

-Que si has podido echar un vistazo a lo del taller clandestino.

¿Dónde estabas?

-Nada, pensando en tonterías.

Lo he mirado y no he encontrado nada.

Solo podemos acusarlos de tener a gente trabajando sin estar de alta.

-Si me apuras, el local no estaba condicionado para trabajar.

Solo he encontrado documentos personales,

fotos de viajes, de celebraciones...

Todo muy familiar.

-Ya veo.

-Ah, no, esto

no tiene nada que ver.

Estoy buscando un regalo para mi amiga Esther, la de Suecia.

-Difícil, yo iría a una tienda

y me dejaría asesorar por la dependienta.

¿He dicho algo que te molestara? -No, no.

-Laura, que nos conocemos.

¿Te pillé pensando en tus musarañas

y te molestas porque te jode ir a comprar un regalo a una tienda?

-Mira, ayer fui a una tienda de recién nacidos

y la dependienta pensó que estaba eligiendo para mi propio bebé.

-Y ¿qué pasa? ¿Te molestó? Yo no veo nada de malo.

-No.

Solo que, por un momento,

me hizo ilusión pensar en ocuparme de alguien

que dependía de mí con una conexión tan íntima...

Da igual, estoy diciendo tonterías.

-No, soy tu amiga, estoy para escuchar tus tonterías.

-Desde que recibí la foto de mi amiga con su bebé,

tengo una especie de instinto...

Creo que quiero ser madre.

-Es eso que llaman

la llamada de la naturaleza, no es raro.

Lo raro será que los niños te salgan góticos.

(Suena un móvil)

Te llaman, ¿lo coges?

-Eh...

No, luego le llamo, es Martín.

Que si contesto ahora

va a estar media hora contando su nueva investigación.

-Igual Martín es el elegido.

-¿El elegido? Suena muy bíblico, ¿no?

-Me refiero a que puede ser el padre de tus hijos.

Dicen que cuando se encuentra a la persona adecuada, se sabe.

-Nada, acabamos de empezar.

-Bueno, y ¿qué más da?

-Y ¿tú qué? Dejemos de hablar de mí.

-¿Yo qué de qué? -¿Quieres tener hijos?

-No me lo he planteado, la verdad.

Primero tendría que encontrar a alguien que me quisiera.

Y que quisiera lo mismo que yo.

-Ya. O sea, que de momento nada.

-De momento lo único que sé, es que sola no lo tendría.

-¿Buenas noticias?

-Sí.

Un mensaje de París que va a cambiar la vida de alguien.

-Qué misterio.

Y ¿no me lo vas a contar?

-Primero lo tendrá que saber el interesado.

Hablamos luego.

-Vale, chao.

-"Hola, guapa."

-Perdona, estaba liada. ¿Qué querías?

-"Contarte qué me ha pasado

con el presidente de la Cámara de Comercio."

-No te enrolles, Martín, ¿nos vemos luego?

-"Vale, sí." -A las 21:00 en el bar La Parra.

-"De acuerdo, pero déjame que te cuente."

-Luego, Martín, que tengo mucho curro.

Chao.

(Suena un teléfono)

¿Diga?

Pero ¡bueno, María!

¡Qué alegría oírte!

-"Pequeña, vuelvo la semana que viene."

-¿Cómo? ¿Vuelves la semana que viene ya?

Sí, sigo aquí.

María, no sabes la ilusión que me hace estar otra vez juntas.

Pero, dime qué hora es allí.

¿Las 03:00?

¿Y tú qué haces despierta?

Ya, no hace falta que me jures que te lo estás pasando genial.

Con la música que escucho de fondo me lo creo.

Vale, vale.

Hablamos otro día y concretamos la hora.

Perfecto.

Un beso muy fuerte, chao.

-Pero bueno, ¿quién era? ¿María? -Sí, que vuelve la semana que viene.

Pensaba que no iba a volver nunca

porque menudas vacaciones se está pegando.

-La verdad es que las ha aprovechado bien.

-Se lo merece.

¡Hombre! Mira quién tenemos aquí.

Al policía más concienzudo del barrio.

Buenos días. Buenos días.

¿Qué? ¿Qué tal? ¿Cómo va esa investigación?

¿Habéis aclarado algo? No.

Yo sigo esperando que paséis por mi empresa

en cualquier momento a ver con qué nueva acusación

me sorprendéis ahora.

Mira, ya no va a hacer falta.

Ah, ¿no? Vaya.

Espero que por lo menos hayáis comprobado nuestra coartada.

No tengo que darle explicaciones. Sí, claro.

Lo entiendo.

Aprovechando que te veo ahora, me gustaría decirte un par de cosas.

La primera es:

que si yo me entero de que alguien en mi empresa comete algún delito,

sea el que sea, soy el primero que va a comisaría a denunciarlo.

Claro, no tengo ninguna duda de eso.

Sí, lo sé.

Y la segunda cosa es:

que creo que deberías confiar más en tu hermano.

Jairo es un buen chico

y no se merece que desconfíes de él.

Pero sobre todo es tu familia. Sangre de tu sangre.

Y eso debería ser sagrado, ¿no te parece?

¿Quiere que me salte la ley por mi hermano?

No, por favor, jamás te pediría eso.

Solo te estoy recordando que es tu familia, nada más.

Creo que usted es el menos adecuado para dar lecciones.

(Suena un móvil)

¿Sí, dígame? "Rober, soy Marcelino."

Hola, Marcelino.

No estoy con Alicia, pero si quieres hablar con ella.

"Es contigo con quien quería hablar, me alegro que no estéis juntos.

Quería invitarte a cenar, pero no le digas nada a Alicia.

Quiero que sea una sorpresa."

-Ya sabe dónde nos tiene.

Si vuelve a tener problemas con su vecino no dude en llamar.

Recuerde que estamos 24 horas a su servicio.

Buenos días.

-Me tienes asombrada, chica.

Qué mano izquierda, qué amabilidad.

Parece que has nacido para la atención al público.

-No ha sido nada, solo un poco de psicología y otro de paciencia.

-Hacía falta porque el hombre venía hecho un manojo de nervios.

-He tenido una buena maestra.

Pues me está gustando la atención ciudadana, ¿sabes?

Pensaba que ser policía no tendría sentido si no era patrullando,

pero me doy cuenta de la importancia de esta tarea para la gente.

-En cualquier puesto serías una magnífica policía, se nota.

-¿De verdad? -Que sí, si eres una máquina.

Esas deducciones que haces con solo mirar a la gente son alucinantes.

Espera,

déjame que lo averigüe.

Ayer tuvisteis una situación incómoda

y viene a disculparse contigo.

-¿Cómo lo sabes?

-Porque no eres la única que ha aprendido cosas estos días.

Yo también sé interpretar

los gestos y los detalles,

la proxémica.

-Hola, Elena. -Hola.

-Tenía un rato libre en el bufete y quería verte.

Creo que te debo una disculpa.

-¿Lo crees?

-Te debo una disculpa.

Ayer fui un poco torpe

y creo que malinterpreté las señales. Lo siento.

-No te voy a mentir, Sergio, señales hubo.

Tú me gustas, me pareces un tío interesante.

-A mí me pasa lo mismo contigo.

Cuando estamos juntos estoy super a gusto.

Por eso no me gustaría que pensaras que solo busco llevarte a la cama.

Porque no busco solo eso.

-Me gusta que digas eso.

Yo también creo que hay algo especial entre nosotros.

Pero ayer no era el momento ni el lugar.

Desde luego que no.

-A lo mejor pensaste que fui una borde por cómo reaccioné,

pero estoy un poco escarmentada de experiencias pasadas.

-Tranquila, te entiendo perfectamente.

Y para nada pensé que fueras borde, al contrario, me encantas.

Iremos al ritmo que tú necesites.

Lo último que quiero es que esto sea una mala experiencia del pasado.

-Me alegro de que hayamos podido aclarar las cosas.

-Si te apetece, esta noche podemos vernos.

-¿Qué parte de ir despacio no has entendido?

-Hacemos una cosa, cuando tú lo veas oportuno me llamas.

-Vale.

-Bueno, te dejo trabajar. -Perfecto.

-Buenos días, inspectora. Ya veo que para ti son muy buenos.

¿Lo dices por Elena? ¿No estarás celosa?

Eso es lo que te gustaría, ¿no?

Perfecto entonces.

Qué bien que los dos podamos alegrarnos

por la felicidad del otro.

-En el taller habría por lo menos diez chicas trabajando.

Cuando les he hablado de contrato han flipado, están todas ilegales.

¿El local? No reunía

ni las más mínimas condiciones de seguridad.

Lo peor es que a estas pobres les dan una patada en el culo y ya está.

¿Los promotores? Todos detenidos.

El juez está a la espera de las diligencias.

Venga, gracias, ya te llamo yo. Un abrazo.

Mira, me gusta ver que a los jóvenes os hace ilusión resolver los casos.

-No te niego que da subidón que las cosas acabaran bien,

pero no es por eso por lo que sonrío. -¿No? ¿Por qué?

-Tengo una buena noticia que darte.

-Dispara, que me tienes en ascuas.

-Te lo digo, pero prométeme que no te vas a enfadar.

-No conozco ninguna conversación que empezando así acabe bien.

-Al menos deja que termine antes de que te enfades.

-O sea, que sabes que me voy a enfadar.

-Se trata de tu hijo.

-Ya te he dicho muchas veces...

-Te dije que me dejaras empezar y terminar lo que tengo que decirte.

Israel viene a la presentación de un cómic que ha ilustrado.

-Dentro de dos días, tendrá lugar en el recinto cultural de Sotomayor.

Asociado a eventos reivindicativos de los derechos homosexuales.

-Es la oportunidad perfecta para... -¡No es la oportunidad para nada!

-Elías, espera.

No había terminado.

-Ni te voy a dejar que acabes.

¡Te dije que dejaras el tema!

-No lo voy a dejar porque tu felicidad es importante.

-¿Sí? ¡Pues no lo parece!

No deberías haber buscado el rastro de mi hijo.

-Si te mosqueas no es conmigo, ahí te equivocas.

Es la falta de capacidad de enfrentarte a tus problemas.

-Si necesito un psicólogo ya sé dónde encontrarlo.

-No te pongas borde conmigo porque hablo como amiga con cariño.

-Una amiga no le hace tal jugarreta a un amigo.

-Una amiga te dice la verdad aunque duela.

Haz el favor de hablar con tu hijo y decirle lo que me has dicho.

-Que has perdido la cabeza, que te equivocaste.

-Sí, me equivoqué.

Me equivoqué en contarte algo tan íntimo.

En vez de ayudarme, me estás abriendo más la herida.

¿Vale? -Esa no era mi intención.

-"Yo ya no tengo padre", me dijo.

"No quiero que me escribas, me busques ni me llames.

Ni cuando te reconcoma la conciencia

ni cuando estés arrepentido, que espero que lo estés.

Vas y se lo cuentas a otro".

Eso fue lo que me dijo.

-Ahí tiene, muchas gracias.

No, Quico, yo puedo.

Que no es el primer barril de cerveza que cambio.

-Estoy seguro de que tu entrenador estaría orgulloso de tu fortaleza.

-Estás muy equivocado. La fuerza está en los músculos, la fortaleza aquí.

Pensándolo mejor, échame una mano.

-¿Sí? ¿Estás segura? Porque solo te falta un poquito.

-Que pueda hacerlo yo sola no significa que rechace tu ayuda.

Que tonta tampoco soy.

¿Qué tal en el gimnasio sin Max?

-Pues muy bien, Paty lo tiene todo controladísimo.

Está claro que el barrio está lleno de mujeres valientes.

-Y no conoces a mi madre todavía.

Inspectora, los tiene bien puestos, la tía.

-Y ¿cómo es tener a una inspectora jefe de madre?

-Hemos tenido nuestros más y nuestros menos.

No sé qué parte será por madre y qué parte por inspectora.

-Y qué parte será tuya.

-¿Perdón?

-Hombre, si habéis tenido vuestros rifirrafes,

digo yo que no todo será culpa suya.

-Ah, te vas a poner de su parte.

-Seguro que tienes algunas cosas que la sacan de quicio.

Y me encantaría saber cuáles son.

-¡A ti te las voy a decir!

-Porque nos conocemos poco para contarte mis defectos.

-Pero si son lo mejor de las personas.

-¿En serio lo estás diciendo?

-Claro, es lo que nos hace más humanos.

Lo que mejor nos describe como personas.

-Pero ¿tú de dónde has salido y de dónde sacas esas ideas?

-He preguntado yo antes, tus defectos.

-¡Vale!

A ver,

soy un poquito cabezota,

impulsiva,

y dejaba las cosas sin terminar porque en eso he cambiado mucho.

-Pues son defectos muy guais.

Y según cómo lo mires, son cualidades estupendas.

Míralo así: eres tenaz,

ágil de mente,

y con ganas de aprender de todo.

Perdona, lo siento, no debería haber...

¡Hola!

(BALBUCEA) ¿No está por aquí Elías?

No, no está.

Voy a buscarlo, hasta luego.

-¿No me digas que...? -Sí.

Sí, es mi madre.

-¿La inspectora jefe?

Bien. Muy bien.

-Que aproveche, Miriam.

Cada día está más guapa.

-Me bajo a comer y vuelvo.

Nos vemos en un rato. -González.

-¿Sí? -Hay un asunto del que quería hablar.

Es por el tema de repartos de espacios en la oficina.

-¿Qué le pasa a los espacios? Llevamos años con esta distribución.

Llevamos demasiado tiempo ocupando los mismos sitios.

Ha habido un cambio en la estructura del bufete

que no se corresponde con los espacios

-¿Adónde quieres llegar, Mayoral?

-A tu despacho, me corresponde usarlo a partir de ahora.

-No estás hablando en serio, ¿verdad?

-Totalmente en serio.

-No me puedo creer lo que estoy oyendo.

¿Que me venga un niñato que acaba de llegar,

a decirme dónde me tengo que sentar?

-Un niñato que es socio del bufete, no lo olvides.

-Pero yo llevo muchos más años que tú trabajando aquí.

-¿Y?

A ver, te voy a hacer un resumen

tan sencillo y corto que hasta tú lo vas a entender.

Lo primero: no te he faltado al respeto,

así que los insultos te los guardas.

Y lo segundo: sí, llevas más años que yo aquí,

pero ahora eres un socio minoritario, yo estoy por encima de ti.

Y tienes que asumir mis órdenes.

-Pero ¿tú qué te has creído? -¿Qué está ocurriendo aquí?

He hecho una pregunta.

¿Alguien me puede explicar qué está pasando aquí?

-El niñato este.

Pretende que vaya a trabajar a la zona de pasantes

y le deje mi despacho. -¿Es eso verdad?

-De acuerdo a mi nuevo estatus, me corresponde ese despacho.

-Se le ha subido el puesto a la cabeza, se ha vuelto loco.

Y perdona que te lo diga así, Marcelino,

pero la culpa la tienes tú por dejarte mangonear.

-A mí no me mangonea nadie.

Cuidado con lo que dices, González.

Déjanos solos, por favor.

-¿No deberías estar en casa? ¿O te han dado el alta?

-No, aún sigo de baja.

Pero estaba intranquilo pensando en cómo irían las cosas.

Y ya veo que tenía motivos para preocuparme.

-Porque quieres, lo tengo todo controlado.

-Sí, ya veo.

A ver, dime, ¿a qué estás jugando?

-Trato de poner las cosas en su sitio tras los cambios en el accionariado.

Algo que parece que no te dio tiempo a hacer.

-Y ¿eso pasaba por humillar a González?

-La gente debe hacerse a la idea

de que las cosas han cambiado en el bufete.

-Quizás han cambiado para ti.

Pero te recuerdo que no tienes acciones suficientes

para tomar decisiones sin mí.

-No sabes cómo lamento que te cueste tanto

hacerte a la idea de la nueva situación, Marcelino.

Esto no depende solo del número de acciones.

-¿De qué estás hablando?

-De lo que yo sé y tú no quieres que se sepa.

Tengo plena facultad para tomar decisiones porque soy yo

el que tiene la sartén por el mango.

Ya me puedes ir tratando como a un verdadero socio.

-El infarto es un episodio cardíaco de un amplio abanico.

A mucha gente le pasa lo que a Marcelino.

Tienen un infarto y no se dan cuenta hasta tiempo después.

-Tanto como notar nada, no.

Tienen molestia, pero no la asocian al infarto.

Por eso es importante ir al médico, para que haya un buen diagnóstico.

-¿Entonces estás diciendo que lo de Marcelino no es grave?

-Quiero decir que la mayoría de la gente vive muchos años

después de tener un episodio leve como el suyo.

No quiero quitarle importancia,

pero tampoco que viváis asustados.

-Anda que vaya dos patas para un banco.

-Dos patas muy sabias, ¿no?

Poca gente podrá valorar la vida como vosotros en este momento.

-En eso tienes razón.

-"Carpe diem".

Hay que vivir el momento.

-¿Y respecto a mí?

-Pues respecto a ti todo sigue

el curso trazado por la doctora Valls.

Solo tienes que hacer quimioterapia de mantenimiento, nada más.

-Sabía que ese tratamiento no iba a acabar.

-No, solo de mantenimiento,

ni siquiera te van a dar antieméticos.

Va a ser mucho más suave de lo que has vivido hasta ahora.

Ya iba siendo hora de que te diéramos buenas noticias desde aquí.

-Es como ver la luz al final de un túnel muy negro.

No sabes cuánto te agradezco lo que has hecho por mí.

-Agradécetelo a ti por confiar en la curación.

Eso ha sido importantísimo.

-Y ¿cuándo crees que podré volver a trabajar?

-Vamos a ver qué dice la doctora Valls.

Lo importante es cómo te encuentras, que nos cuentes tus fuerzas.

-Ahora mismo me comería el mundo.

-Tranquila, no hay que tener prisa para volver a trabajar.

-Es que tengo tantas ganas de volver a tener una vida normal...

-Cuéntaselo así a la doctora Valls.

Así podrá pautar un calendario de tratamiento

y tú podrás hacerte planes de futuro.

Sí, adelante.

¡Montse!

¡Caramba, te veo estupenda!

Gracias, Claudia.

La verdad es que me encuentro muy bien.

Y ¿Marcelino cómo está?

Recuperándose.

Pero bien, y parece que ya está fuera de peligro, ¿verdad, Antonio?

-Bueno, os dejo, pareja.

Hasta luego. Me alegro de que todo vaya bien.

¿Qué ha pasado?

-No se preocupe por la mensualidad

que ya está cancelada la domiciliación desde este mes.

Le conservamos la matrícula y si necesita volver,

en cualquier momento, aquí estamos, no tiene que pagar nada.

Muchas gracias a usted.

Y aquí está el Atlas para cuando quiera volver.

Gracias.

-¿Una cancelación? -La historia de siempre.

Se apuntan y a los tres meses se dan cuenta

de que no han corrido en la máquina nunca.

-Ni en cinta, ni pesas...

-Y en la sauna porque no hay que hacer esfuerzo, que si no...

Tía, ¿dónde te has metido? Llevo un siglo esperándote.

-Qué exagerada, te he dicho que tenía cosas que hacer.

-Pues a mí me ha parecido una eternidad.

Llevo toda la mañana aquí sola, no he parado en todo el día.

-Echas de menos a tu padre, ¿verdad? -No sabes cómo.

Son todo marrones, llamadas de teléfono, proveedores, quejas...

¿Tú qué tenías que hacer esta mañana?

-Como mañana entro en la escuela de cocina, he hecho la matrícula,

he ido al banco a hacer el ingreso,

he cubierto a Salima, me he besado con Quico...

-¿Cómo? ¿Qué?

¿Te has besado con Quico?

Cuéntame todos los detalles ya.

-Ha sido supernatural.

Yo estaba cambiando un barril y de repente nos hemos besado.

-¿Así sin más? -Sí.

Bueno...

Ha habido una cosilla que... -¿Qué ha pasado?

-Que nos ha pillado mi madre.

-¡No! ¿En serio?

-Y todavía no la he visto.

-Y ¿qué ha hecho?

-Pues ella entra, ve el morreo, saluda y se va.

-Vaya tela, Olga.

Qué vergüenza. -Pero...

aparte de bajas habrá altas, ¿no?

-¿Qué dices de bajas y altas? Que me cuentes cómo ha sido el beso.

¿Ha sido espontáneo? ¿Se va a volver a repetir?

¿Vais a salir juntos? ¿Vais a quedar?

-Todavía no lo hemos hablado.

Pero si me das un minuto, lo aclaro y te cuento.

-Lo siento, tía, soy una bocazas.

-Sí. Ese es otro de mis defectos, mis amigas son unas boca chanclas.

-Yo lo veo de otra manera, tienes amigas que se preocupan por ti

y eso es bueno, lo mires como lo mires.

-Claro, lo mires por donde lo mires es bueno, yo también pienso así.

-Y respondiendo a lo que ha dicho Paty.

-Eso no hace falta responderlo.

-De verdad que no me importa responder.

Me encantaría quedar con Olga.

Salir con ella, ir al cine, charlar, conocerla...

-Pues estupendo, me parece muy bien.

-Y mientras hacemos todo eso, repetir lo del bar unas cuantas veces.

-Sí, me encantaría.

-¿Me escribes tu teléfono? -¡Claro! A ver...

677...

Que aparte de amigas boca chanclas también se acuerdan de tu número.

Qué útil.

Toma. -Gracias.

(SUSURRA) -Tía, que te lo has ligado.

-¡Sí! Me lo he ligado.

-Me estás aplastando el brazo.

-¿Te fuiste así sin más? ¿No hiciste nada?

¿Después de pillarles besándose? Y ¿qué querías que hiciera?

Era lo último que me podía esperar, no sabía ni qué decir.

Lo último que podía esperar Olga es que apareciera su madre.

Pues no sé quién estaba más cortado de los tres.

(RÍE) Menuda situación.

Hubiera pagado por verlo.

No te rías, me hubiera gustado verte a ti

si mi padre te llega a pillar conmigo.

Quita, no quiero ni pensarlo.

Estuvo a punto,

con la de horas que pasamos en el portal

hasta que compré el coche.

¡Calla, que pienso en Olga y me pongo mala!

Pero Olga ya es mayor. Sí, mayor...

Si hace nada estaba jugando con muñecas.

¿Qué dices? Olga nunca fue de jugar con muñecas.

Siempre fue de subirse a los árboles y jugar a los coches.

Pues habrá que averiguar si Quico tiene uno.

¿Has olvidado que hace poco Olga tuvo que tomar la píldora

y tú le regalaste preservativos?

¡No me lo recuerdes! El día de los canelones.

(RÍE) Eso es.

Y volviendo a lo del beso... No me pedirás ahora detalles, ¿no?

¿Qué te pareció? ¿Era un primer beso o que ya llevaban tiempo?

Antonio, no soy ninguna experta en besos, lo único que sé

es que los tres estábamos deseando que nos tragara la tierra.

Es para saber cómo actuar con ella.

Pues esa es otra.

A ver qué hacemos ahora.

¿Sacamos el tema cuando llegue a casa?

O ¿hacemos como si no hubiera pasado nada?

Bueno, vamos a ver cómo se da el caso.

Y si no, pues esperamos otro momento.

¿Y me callo? No.

Puedes hablarlo, pero con naturalidad. Sin dramas.

Sí, porque ya la estoy viendo,

"ay, mamá, déjame en paz" y se va corriendo a su cuarto.

Bueno, vamos a ver si surge el tema en la cena, ¿no te parece?

Bueno, pero como no surja...

va a ser una situación de lo más incómoda.

Para eso estoy yo, para controlar la situación.

¿Qué pasa? ¿No crees que sea capaz?

No es eso, hombre.

Es que ya no sé qué pensar. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Irse de casa?

¿No crees que estás yendo demasiado lejos?

Por algo se empieza, Antonio.

Pues si pasa, que va a pasar, bendito sea Dios,

Lo malo sería que se quedara instalada toda la vida.

Eso también es verdad.

Si se va, tendremos tiempo

para nosotros para recuperar las cosas

que hemos perdido cuando decidimos tener una hija. ¿No crees?

Yo lo único que quiero es que sea buen chico y la trate bien,

que Olga se lo merece todo.

Y además,

con lo que ha pasado la pobre últimamente, ¿no?

Que sea bueno. Claro.

-Te quedó muy bien el artículo.

-Gracias, Sergio. -No, gracias a ti.

Nos vendrá muy bien para recaudar fondos.

La gente solo se fía de las ONG que salen en la prensa.

-Era una buena historia y hacéis un trabajo fantástico.

La próxima vez que tengas algo interesante,

quiero ser el primero en saberlo. -Cuenta con ello.

-Hasta luego.

Otro al que manipular, ¿eh?

Y este con influencia mediática, no está mal.

Me parece muy triste que no podamos tener una relación normal.

Y es muy fuerte eso que dices de mí.

Porque yo no manipulo a nadie.

Claro, y por eso mi padre perdonó tu traición.

Por generación espontánea.

Tu padre y yo tenemos una relación profesional.

Dejamos las emociones fuera del despacho.

No me cuentes historias que conozco perfectamente a mi padre.

Lo que nos ha llevado a asociarnos a tu padre y a mí,

se llama negociación por intereses. (RÍE)

Algo que se da mucho en el mundo de los negocios.

Querrás decir en tu mundo.

En el que todo gira alrededor de tus intereses.

Eso será lo que te ha hecho acercarte a esa pobre chica.

¿Hablas de Elena?

La misma.

No hay ningún interés oculto en mi relación con ella.

Si quieres ponerme celosa, olvídate porque no lo conseguirás.

¿Y yo soy el egocéntrico?

¿Te estás oyendo, Alicia?

Siento desilusionarte, pero no todo lo que hago gira en torno a ti.

Aunque he de reconocer que me encanta verte celosa.

Cada uno ve lo que quiere ver.

Pues deberías ver que no existe ese interés oculto que me achacas.

Elena es preciosa,

simpática, inteligente,

y me gusta de verdad.

¿Tan difícil es de creer?

Hay más mujeres aparte de ti, ¿sabes?

¿Qué pasa? ¿Ya no estás tan bien con Rober?

No me creo ninguna de tus buenas intenciones

con Elena ni con nadie.

Sé perfectamente que eres un manipulador.

Es más, me atrevería a decir que detrás de tus tejemanejes

está el infarto de mi padre.

Esa es una acusación muy grave para hacerla así a la ligera.

No la estoy haciendo a la ligera.

Así que, ándate con ojo conmigo porque no soy tan fácil de manejar.

¿Has terminado?

Pues buenas tardes.

Pues me alegro mucho de que estés recuperado del todo.

Al menos me han dado el alta, que no es poco.

Ahora toca cuidarse, que con el corazón ya se sabe.

Y ¿la inspectora Ibarra qué tal está?

Pues me tiene admirado.

Convaleciente como está

y se ha pasado las horas que ha podido conmigo en el hospital.

Yo la veo mucho mejor. Es una buena noticia.

Hola, ¿qué haces aquí?

Ha sido idea mía.

¿Pasa algo?

Simplemente quería teneros cerca

para celebrar con vosotros que estoy vivo.

Cuánto me alegro, papá.

Y me he dicho: "¿Por qué no pasar más tiempo con los que me importan?

¿Y con la gente que importa

a la gente que me importa?"

quiero que cenemos los tres juntos.

Me parece fenomenal.

Pero he encargado la cena. Así que, podremos relajarnos

y disfrutar de la vida.

Ya has oído a tu padre, hoy toca disfrutar.

Alicia, también quería deciros

que me gusta mucho cómo lucháis por vuestra felicidad

sin que os importe lo que piensen o digan los demás.

Y cómo sois capaces de seguir lo que dicta vuestro corazón.

Gracias. Alicia, cariño, eres...

lo que más quiero en este mundo

y lo que da sentido a mi vida.

Te llevas un tesoro.

Cuídamela.

Por supuesto que sí, Alicia es

lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Vamos?

Ha sido María decirme que vuelve la semana que viene

y como que me siento más ligera. Soy otra.

-Pues claro.

No me extraña, con el tute que llevas...

¿Te has cogido algún día libre en todo este tiempo?

-Ni me acuerdo. Pero si te digo la verdad,

no sé qué haría con tanto tiempo para mí.

-Chica, no sé.

Un libro, cine, dar un paseo...

Sentarte en una terraza

y que te sirvan otros en lugar de servir tú.

-Si lo que verdaderamente quiero

es librarme de la responsabilidad del bar, eso sí serían vacaciones.

Lo único que pienso es lo bien que voy a dormir cuando vuelva María.

-¿Qué pasa? ¿Ni siquiera duermes? -Sí.

Pero la cabeza sigue dando vueltas.

Que si los pedidos, la luz, la comida de las cámaras...

Cuando vuelva María y tome las riendas,

no habrá quién me despierte.

-¡Hombre! -Hola.

-La chica más cariñosa del barrio.

-Laura, ¿quieres tomar algo? -¿Tenemos tiempo antes de ir al cine?

-Buena pregunta.

Va a depender de si quieres ver

la típica comedia de padres primerizos

o "thriller" político con tintes de misterio.

-"Thriller".

-Ya sabía yo,

que la chica más tierna del Distrito Sur no me decepcionaría.

-Vale ya con la bromita. -Me haces un favor.

Me toca ver una comedia de estas de padres tontainas

y me matas.

Sabes que a mí, esos rollos no me van.

-¿Qué rollos?

-Que no pienso ser padre en la vida. Bueno, como tú madre.

Creo que en eso congeniamos perfectamente.

En eso y un montón de cosas más.

Vale, me acabo de equivocar.

Si queremos llegar a la peli hay que salir ya.

-Pues vamos.

-Salima, te dejo aquí lo del zumo. -Muy bien.

-¿Vamos? -Chao.

-¿Me pasáis el agua? Sí.

Os propongo una cosa.

Cada vez que coincidamos los tres cenando como hoy,

cosa que es poco habitual,

podríamos contarnos lo mejor y peor que nos ocurrió hoy. ¿Qué os parece?

Por mí bien. -Apoyo la moción.

Y si os parece, empiezo la tradición.

Lo mejor que me ha pasado es que tu madre vino a la consulta a verme.

No, miento.

Lo mejor fue que un paciente me ha regalado entradas de fútbol.

Es broma. Lo mejor es haberte visto.

-¿Y a qué fuiste a la consulta, mamá?

Eh... Yo, a nada.

Me pillaba por allí cerca y me he pasado. Ya está.

Tu turno.

-A ver, lo mejor que me ha pasado ha sido,

que he conseguido hacer todos los recados.

¿Eso es lo mejor del día?

Sí, mamá. Ha sido un follón de día. Tenía muchas cosas que hacer.

Ya.

¿Y lo peor?

Arranca.

Lo peor que mamá me pilló besándome con el chico que me gusta.

¿Que yo te he pillado...?

Pues, hija, no me dado ni cuenta. Ay, mamá, no mientas que no te sale.

Además, no insistáis porque no voy a decir ni mu.

-Pero si no pasa nada.

Besarte con tu pareja. Normal.

-¿Quién ha dicho que seamos pareja? Y no sé qué le veis de bueno,

a que tu madre te pille dándote el primer beso.

¿Entonces era el primer beso?

Pero que no voy a decir nada.

Bueno. Es que tiene razón.

Hay que respetar la intimidad.

La cosa mejoraría si no te besaras en sitios poco íntimos.

-¿Perdón? ¿Crees que he elegido el sitio? Ha surgido así.

Además, es el siglo XXI.

¿Desde cuándo se esconden las parejas para besarse?

-Hablando de parejas. -Y dale. Que no somos pareja.

-Ese beso significará algo, ¿no? ¿Qué es? ¿Qué significa?

-Papá. Eres muy cansino, ¿no vas a parar?

A ver. Quico y yo hemos decidido probar juntos. A ver cómo nos va.

-Anda qué bien.

Pues podrías invitarle mañana a cenar y así nos conocemos.

-Claro que sí, papá. Y le digo que traiga la dote.

Pero solo si sus intenciones son castas conmigo. ¡Sois muy antiguos!

-Pero en el siglo XXI la gente queda para conocerse, ¿no?

Pues ha ido fenomenal.

Por mi parte, hasta que no conozca a Quico me reservo mi opinión.

Resérvate lo que quieras.

Pero deberíamos acostumbrarnos a que Olga vuele sola, ¿no?

Es lo que me has dicho en la consulta.

Pero me quedaré más tranquilo si conozco mejor al chico, ya está.

¿Qué pasa? A ver, ¿de qué te ríes?

Porque parece que nos hemos intercambiado los papeles.

¿No era yo la madre protectora?

A mí me parece fenomenal que salga con ese chico.

Pero tú no entras por el aro ni esto.

Es mi niña.

Quiero saber con quién está jugando.

Que sí, que lo entiendo. Bueno.

Pero espera.

Espera.

¿Quién me dijo una vez...?

Espera. Que había que ir aflojando la cuerda que nos une con los hijos,

para poder recuperar la intimidad en la pareja. ¿Quién me lo dijo?

Antonio Torres.

Relájate, Antoñito. Relájate, ¿eh?

Respira.

No sé cómo ayudar a Elías y a su hijo. No sé qué paso dar.

-Sí que lo sabes. Tienes las ideas claras.

Confía en tu instinto y síguelo.

-¿Seguro que estás bien? ¿No me vas a decir qué te pasa?

-Que yo también debería confiar en mi instinto.

-Israel Carrillo, ¿verdad? -¿Nos conocemos?

-Soy compañera de trabajo de Elías Guevara.

-¿No habrá venido contigo? -No, tranquilo.

Tu padre no está aquí. -Ese hombre ya no es mi padre.

Así que si me perdonas... -Por favor. Una cosa más.

-No entiendo esto.

-A ver, Nacha, ¿dónde has estado? ¿Qué has hecho?

Nacha...

-Hice lo que me dictaba mi conciencia.

Estuve en el recinto cultural de Sotomayor.

-¿Has visto a mi hijo?

-Echarle un ojo antes de que se haga ilusiones.

Quizás tengas razón.

Olga lo ha pasado muy mal los últimos meses.

¿Te apetece salir a picar algo esta noche?

-Vale. -Oye, si no quieres no pasa nada.

-Mis padres quieren que te diga una cosa, pero me da corte.

-No me dejes con la intriga.

-Quieren que vayas a cenar. Mi madre nos pilló y empezamos a hablar de ti.

-Ya me lo imaginaba.

¿Y la agresión en el parque Zurbarán?

Todavía estamos haciendo comprobaciones.

Hay piezas que no encajan.

Dijo a los compañeros que había sido un intento de robo.

En el hospital tenía una actitud extraña, como si ocultara algo.

Ni siquiera nos dijo qué fue lo que le robaron.

El hombre tenía el cuerpo lleno de moratones. Le habían pegado.

Dime, Elena.

Es una agresión homófoba. Puede hablar con tranquilidad.

Todo lo que diga aquí es confidencial.

Yo quería contarles la verdad, pero mi amigo...

Ya. Le pegaron por ser homosexual.

¿Por qué Bremón no sabía nada de este caso? Deberías informarle.

Se me olvidó llevarle una copia de las diligencias,

pero ahora Espe se las lleva.

No es solo de estas. Llevas días sin informarle de nada.

Si tienes algún problema con él, me gustaría saberlo y solucionarlo.

Para que yo me aclare, que igual se me está haciendo bola.

¿Tú quieres ser madre?

-Dale una vuelta y si al final te decides, concretamos fechas.

-Vale. -¿Vale?

-Sergio me ha ofrecido dar unas charlas en la ONG.

¿Crees que sería interesante?

Creo que esa ONG hace una labor encomiable.

Pero todo lo que venga de él me genera rechazo.

Lo sé, aunque no entiendo el motivo todavía.

-La gente así como él, pija, que lo han tenido tan fácil,

tienen una ambición desmesurada que les ciega.

-Su ambición no me preocupa, pero sí su avaricia.

Verás.

  • Capítulo 117

Servir y proteger - Capítulo 117

10 oct 2017

Olga y Quico se besan por primera vez y Miralles los pilla. Alicia ha comprobado la coartada de Jairo, que sigue jurando a su hermano que él no asesinó a Fiti. Sergio está cada vez más prendado de Elena. Tras su infarto, Marcelino invita a cenar a Rober y a su hija, para apoyarles en su relación.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 117" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 117"
Programas completos (159)
Clips

Los últimos 732 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 89% ayer
    Capítulo 156 ayer Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Nuevo Capítulo 153 Completo 52:37 96% pasado jueves
    Capítulo 153 pasado jueves Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...