www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4249110
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 114 - ver ahora
Transcripción completa

Pero el boxeo lo llevo en la sangre

"Basado en los resultados de ADN,

la probabilidad de paternidad es del...

(SATISFECHO) 99,9%".

Es hija de Carmen y de otra persona:

Fernando Quintero.

Estabas dispuesto a ir a la cárcel para hundirlo,

y ahora le abres las puerta de tu bufete

a él y al impresentable de Sergio. ¡No me creo nada!

Por favor. No puedes irte así. Por supuesto que puedo.

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

"Sí, enseguida voy para allá".

¿Qué pasa, Alicia?

A mi padre le ha dado un ataque al corazón.

No tienes que pedirme perdón

ni sentirte culpable.

-¿Me pones una bebida isotónica?

-¿Con sabor a limón o naranja?

-A limón.

-Lo siento. Se te ve deportista, buena formación, pero...

No puedo ofrecerte nada.

-De todos modos, muchas gracias por atenderme.

-Oye, Quico, no dejes de intentarlo con Max.

A lo mejor al final lo consigues.

Paty, tienes que ayudarme.

-Bueno, hablaré con él, pero no te prometo nada.

-Es licenciado en INEF, experto en gestión deportiva

y, encima, sabe de boxeo.

-Y, además, le mola el Atlas un montón, me lo ha dicho.

Dice que viene gente auténtica, no de postureo.

No sé, creo que deberías contratarle.

como para renunciar a lo que nos hace felices.

Eh... ¿Te cobras, Salima, cuando puedas?

-¡Espe!

Natalia, la mujer de Emilio.

-¡Ah! Hola, Natalia.

Hablaba con mi amiga, no me di cuenta.

-Tú estás al cargo de UFAM, ¿no?

-Sí. -Lola.

Lola Ramos.

-Sí, soy yo.

-Tú y Antonio seguís juntos, ¿no?

Sí.

¿Alguna vez se ha interpuesto una mujer?

Mantener vivo un matrimonio no es fácil para nadie.

Pensaba que nuestro matrimonio, la familia, era lo más importante

y resulta ser una farsa. Lo siento.

Sergio no es de fiar.

Si lo conocieras, te darías cuenta.

Con lo que cuentas, no quiero relacionarme con él.

"Perdona por la hora.

Espe me dio tu teléfono, pero no te pude llamar antes".

Verás, necesito hablar contigo sobre un asunto de la ONG.

-¿Y sobre qué, exactamente?

-Prefiero decirlo en persona.

Sé que estás muy ocupado, así que...

algún día que vengas, resérvame un hueco, si es posible.

-Me encanta que supliques.

Te juro que no te libras.

(Disparo)

-Deberías darme las gracias por salvarte la vida, ¿no?

Ahora hay que pensar cómo resolver este marrón.

-El sitio está a tomar por saco.

Y la cantidad de horas que me tiré con la pala.

Voy enseguida, llego antes que el forense.

Venga, hasta ahora.

¿Un cadáver?

Un delincuente habitual en busca y captura.

Un tal Fiti.

(Música emocionante)

¡Oye, Jairo!

Tengo que entrar al baño, date prisa.

Me tengo que duchar. Espabila, que estamos en Madrid.

¿Qué pasa, Elías? ¿Cómo por aquí a estas horas?

Traigo noticias, Róber.

¿Tu hermano...?

En la ducha, cuéntamelo en el rellano.

Se trata del Fiti.

¿Ha aparecido? Sí que ha aparecido.

Muerto de un tiro en un vertedero.

¡Pero qué me dices!

Alguien ha cavado un buen hoyo y lo ha metido ahí.

Se estaría pudriendo si no fuera por la tromba que lo arrastró todo.

No lo enterraría muy bien.

No te creas.

Hubo un desprendimiento de tierra.

Había un mendigo buscando en la basura y se encontró...

el plástico negro envolviéndolo... Tiró y sacó al Fiti.

Esto es grave, Róber.

Podría ser asesinato o aburrimiento.

Pero no sé a qué vienes estas horas a contármelo.

Miralles os va a dar el caso. Quiero que empieces bien.

Sabemos la relación de Fiti con tu hermano.

¿Me estás diciendo que lo ha matado?

No. Mi hermano no es un asesino.

Mucho menos lo enterraría en un vertedero.

¿Qué clase de persona te crees que es?

Pues eso, tu hermano.

Eso complica mucho las cosas.

Flipo contigo, Elías.

No sé si crees que vivo con un mafioso sicario o...

No es un mafioso, pero lleva mucho trabajando para uno.

Venga, te vas a poner con el caso ya, ¿vale?

A lo mejor no conoces todo sobre tu hermano,

podría estar implicado. Te lo digo como compañero, ¿vale?

Como compañero, te digo que dejemos el tema.

Y que sepas que...

intentaré olvidar las insinuaciones que estás haciendo.

Bueno, tú mismo.

Te he dicho lo que te tenía que decir.

Ojalá me equivoque, Róber. Ojalá.

Venga.

-¡Qué "pesao"! Ya tienes el baño "pa" ti enterito.

¿Cómo está Ali?

Era ella, ¿no?

No, sigue en el hospital con su padre.

¿"Pos" quién era? Han llamado.

Un compañero que venía a informarme.

Tengo buenas noticias para ti.

Ha aparecido el Fiti.

¿En serio?

¿Dónde está ese cabrón?

Dónde no está. Lo han matado.

¿Cómo?

Lo han enterrado en un vertedero.

Es la información que tengo.

Llovió y desenterró el cadáver.

Te veo muy afectado, ¿no?

Te tiembla el pulso, se te va a caer.

Hombre... Pues claro que estoy "afectao".

Era mi colega, lo conocía de pequeño.

Se lo han "cargao" y lo han "enterrao" en un vertedero.

¿Cómo quieres que esté?

Tu colega te quería matar.

Lo sé.

Visto así...

Si le das las vuelta, pues...

Ya estoy a salvo, supongo.

Sí, supongo.

Muchas gracias por contármelo.

(Llaman a la puerta)

¡Lola!

Qué agradable sorpresa para empezar el día. Pasa.

Tenemos que hablar, Emilio.

¿Pasa algo?

Ayer no quise estropearte tu cena de comisarios, pero...

Ocurrió algo.

Me estás preocupando. ¿Qué ha pasado?

Ayer conocí a tu mujer, Emilio.

A Natalia.

A menos que tengas otra.

(SUSPIRA)

se acercó a La Parra y saludó a Espe.

¡Dios mío, lo pasé tan mal!

¡Temía tanto que llegara este momento!

Espero que al menos no montara un espectáculo.

No, no lo hizo.

¿Dijo algo de nosotros?

No, nada.

Se acercó a saludar a Espe, conmigo fue muy cordial, pero fría.

Fue tan extraño, de verdad. Me sentí muy rara.

Bueno, al menos no llegó la sangre al río.

Me sentí muy incómoda. Ya...

Me alegro de no haberle contado nada de lo nuestro.

No querría que te montara un numerito en público.

Esto me hace sentir muy mal.

Lola, tú no has hecho nada malo.

La decisión de separarme es algo mío

y Natalia tendrá que comprender que nuestro matrimonio terminó.

Solo tenemos que darle un poco de tiempo, ¿de acuerdo?

¿Y cuánto tiempo crees que tardará tu suegro en contárselo?

A ver, Lola...

entiendo que debió ser muy incómodo para ti,

pero tu encuentro de ayer con Natalia

no cambia nada la situación.

Escucha, te quiero.

Haría cualquier cosa por estar contigo.

Lo siento, no me siento cómoda sabiendo

que se puede presentar en comisaría en cualquier comento.

Dale el tiempo necesario para que asuma la ruptura, pero...

Hasta entonces lo mejor es que no estemos juntos.

Está bien, vete tranquila. No quiero hacerte sentir mal.

Pero, Lola, te prometo

que todo va a terminar antes de lo que piensas.

Pronto esta fase terminará

y tendremos todo el futuro para los dos... juntos.

Confía en mí.

Venga, ven.

(Beso)

(Se cierra la puerta)

(Golpes al saco de boxeo)

Pues sí que te has levantado con energía esta mañana.

-No solo es esta mañana, hija.

Hace días que vengo a entrenar temprano.

-¿Y eso?

Desde que estoy entrenado a Nacha, los pies me traen ante el saco.

-Vamos, te ha vuelto a picar el gusanillo del boxeo.

-Algo ha pasado dentro de mí. Soy como... como otra persona.

¡Atención, señores, que el Tigre de Moratalaz ha vuelto

y con más fuerza que nunca!

-Venga, tú tómatelo a cachondeo, pero es verdad.

-Que no, te lo digo de verdad. Me alegra que te sientas bien.

Además, se te ve superbién, en muy buena forma.

-No solo es estado de forma. ¿Cómo te lo explico?

Es un estado mental. ¿Vale?

Es volver a sentir la adrenalina del combate,

estudiar al oponente para derrotarlo. Todo eso...

(SUSPIRA) No sé, me hace sentir vivo.

-Es como si en el Atlas estuvieses enterrado en vida.

-No, hija. El Atlas es mi refugio.

El Atlas es mi forma de vida.

Pero el boxeo lo llevo en la sangre

y eso no se elige.

-Totalmente de acuerdo, jefe.

-¿Qué haces aquí? No te iba a contratar.

-Insistir. Estaba la puerta abierta.

-Pues nada. Ahora vas y la cierras por fuera.

No es no.

-Vaya tela, papá. ¡Qué duro eres!

En serio, con lo bien que vendría una mano extra.

-Creo que nos entenderíamos muy bien.

Sabía que te gustaba el boxeo, pero no que lo habías vivido.

Es un deporte que me apasiona.

-¿Sí? (ASIENTE)

Pues deberías saber..

que en el boxeo a veces...

los combates se dan por perdidos y este es uno de ellos.

-Joe Louis contra Billy Conn.

Polo Grounds. 18 de junio de 1941.

-¿Lo recuerdas? -Perfectamente.

Aquello también parecía una batalla perdida.

Todos creían que el de Pittsburgh no tenía qué hacer.

Su rival lo consideraba un niñato.

Sin embargo, Conn peleó.

Supo defenderse, esquivar los golpes, se cubría...

Agotó a Louis en el octavo round.

Aquello pasó a la historia del boxeo.

Es un ejemplo para los que no creemos

en las batallas perdidas.

-Ya. Sin embargo, Conn perdió.

Perdió porque se empeñó en hacer KO y le salió rana.

-Estuvo a la altura de su rival. Llegó hasta el final

porque creía en sus posibilidades, como yo.

Haré del Atlas un gimnasio más moderno,

más eficiente, más competitivo.

Vamos, en definitiva, un gimnasio mejor.

-No le puedes decir que no.

-A ver, no entiendo por qué no se va a un gimnasio más moderno.

-Porque son muy impersonales.

Y no entienden el verdadero espíritu del deporte.

El Atlas es... -Muy auténtico, me lo has dicho.

-Además, podría poner en práctica mis conocimientos del máster

-Sí, no tendrá prisa en poner esos conocimientos de no sé qué.

-¿Significa que lo contratas?

(RESOPLA)

-Significa que le haré una prueba.

Media jornada, sueldo reducido.

-No importa, jefe.

-Ya... ¿Cuándo puedes empezar?

-Esta misma tarde.

-Bien. Vamos, a hacer los papeles.

(EMOCIONADA) -¡Tú, tú, tía!

Adivina quién es el nuevo monitor del Atlas.

(RÍE)

Ya estás buscando un modelazo para esta tarde

porque vas a subir las pulsaciones sin tocar una máquina.

(RÍE)

No...

(RESOPLA)

¡Alicia!

¿Cómo está tu padre?

Bien. Hoy le dan el alta. Esta tarde estará en casa.

Buenas noticias, ¿no? Alegra esa cara.

No sé, Róber. No me quito el susto del cuerpo.

Lo único que quiero es no pisar un hospital en mucho tiempo.

Si prefieres el anatómico forense, nos toca ir ahora.

¿Tenemos un cadáver? Posiblemente un asesinato.

El Fiti, no sé si te suena. ¿Debería?

Era un habitual del polígono. Tenía varios robos con fuerza,

incluidas las televisiones de Quintero.

Claro que lo recuerdo. El caso lo llevó Elías.

Justo yo acaba de llegar.

Recuperamos la mercancía, pero este desapareció.

Lo pusimos en búsqueda y captura. Estaba en Portugal.

¿Sabemos por qué ha vuelto?

Róber, ¿qué pasa? ¿Sabes algo más?

Hola, pareja.

¿Cómo está el enfermo?

Hola, Montse.

Bien, esperando el alta.

Ay, qué bien, Alicia. Qué alegría me das.

Voy llamando al forense.

Esta noche he pensado en lo que dice siempre tu padre.

Hay que disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Eso tenéis que seguir haciendo.

Montse, ¿qué pasa?

Y pensar que ha estado a punto de irse antes que yo...

Eso no entraba en mis planes.

No ha ocurrido gracias a ti.

La vida continúa para ambos.

Tardarán horas en darme el informe.

Me despido de mi padre y vamos a comisaría.

Perfecto, aquí te espero.

Hasta ahora.

Menudo careto, ¿no?

-¿Qué quieres? Con el bochorno de ayer con la mujer de Bremón.

No me la quito de la cabeza.

-No he pegado ojo en toda la noche. -Bueno...

Tampoco montó un espectáculo en La Parra, ¿no?

Hoy he ido al hotel de Bremón a contarle el encontronazo.

Casi no he sido capaz de darle un beso.

-Bueno, ya se te pasará. Tú tranquila.

Además, alégrate de que ella no sepa que Bremón y tú...

-No sé, es que es muy raro que no sospeche, que no se lo huela.

A mí ayer me puso los pelos de punta.

A la novata le bastaron segundos para calarnos.

-No compares.

Las dotes deductivas de la novata no son normales.

Bueno, ella no es normal en su conjunto.

-Ni que fuera un alien.

Es como Sherlock Holmes o Jessica Fletcher,

siempre husmeando en casas ajenas.

-¿Eso va por mí?

-No, no. Qué va. Estábamos...

-No, estábamos hablando de mi madre.

Eh... La verdad es que es única, siempre sonsacando...

-Ya está bien, me tenéis harta.

Cometí un error juzgando tu relación con el comisario,

pero me he disculpado varias veces.

No es justo que me tratéis así.

-Tranquilízate, Elena.

-No te lo tomes tan a la tremenda.

Yo solo estaba alabando tus dotes deductivas.

-No. Te estabas burlando de ellas.

Yo, desde que llegué, he intentado demostrar mis capacidades.

Ayudar a los compañeros, aprender de los que me enseñasen,

pero veo que eso no os importa.

-Aquí nadie estaba cuestionando tus méritos

ni tus capacidades, de verdad. Ni tu entrega.

(ASIENTE) -Pero parece que no es suficiente.

Me parece superinjusto que por un error puntual,

uno solo, se me considere la cotilla oficial de la comisaría.

-Elena, de verdad que no queríamos ofenderte.

Hablábamos de Bremón y a colación salió tu nombre,

-Además, que la cotilla oficial soy yo.

(RÍE) -Verdad. -Para quitarme el puesto,

te vas a tener que currar más el rollito ese de Colombo.

(RÍEN)

-Casi lo prefiero a Jessica Fletcher.

-Está bien, asunto zanjado. -Vale.

-Perdonad si os he levantado la voz. -No te preocupes.

-Os dejo. -Hasta ahora.

Madre mía, qué metedura de pata.

Me ha dado hasta pena. Pobrecita.

-¿Sí? -Sí.

-Pues a mí hay algo en ella que no sé, no sé.

-Ay, no empieces con tu royo alien.

-Mi intuición me dice que hay algo en ella que no encaja.

-A ver si vas a ser tú la Fletcher.

(RÍE) -Búrlate lo que quieras, pero...

-Algo raro hay. -¿Sí?

(HABLA EN INGLÉS)

-¿Qué demonios pasa, chaval?

-¡Era una llamada importante! -No importa, tenemos que hablar.

-¿De qué? ¿Qué ha pasado?

(HISTÉRICO) -¡Que lo han encontrado!

-¿Han encontrado a quién? ¿A Fiti? -¡Sí!

-¿Quién? ¿La Policía? -¡Pues claro!

-¿Cómo ha podido ocurrir eso? ¡Maldita sea!

¿Se puede saber qué hiciste?

¿No seguiste mis pasos al pie de la letra?

-Claro que los seguí, pero...

-¿Pero qué? ¡Maldita sea! No me vayas a mentir, Jairo.

No me mientas, al final me entero y es peor.

-¡Pero cayó una tromba de agua! (CHISTA)

(MÁS BAJO) Destapó una parte y alguien la encontró, no sé cómo.

-¿Qué tromba de agua? Aquí no cayó ni una gota.

-¡Pero en Ciempozuelos sí!

¡Mírelo en Internet! Yo lo he mirado ya.

-Está bien, está bien. Te creo chaval.

-¿Te lo ha dicho tu hermano? -Sí.

-Al menos eso es una buena noticia. No sospechan de nosotros aún.

-¿Que no sospechan?

Conozco perfectamente a Róber, he visto cómo me miraba.

Voy a ir a la cárcel. ¡Joder!

¡Voy a ir a la cárcel!

-¡Voy a ir a la cárcel! -¡Maldita sea, chaval!

Tranquilízate. ¿Me oyes?

¡Tranquilízate, coño!

Ahora necesito que estés muy concentrado y calmado.

¿De acuerdo? Así que respira. Eso es.

Respira hondo. (RESPIRA HONDO)

(DESPACIO) Tienes que estar muy concentrado, ¿eh?

Vale. La has cagado, Jairo. Pero no pasa nada, ¿de acuerdo?

Ahora solo tenemos que ser más rápidos y listos que la Policía.

¿Lo entiendes? No nos conviene que nadie,

absolutamente nadie, te vea así, en ese estado.

-¿No qué? -No.

No, don Fernando, no.

Róber me conoce. No puedo volver a mi casa.

-Escóndame en algún sitio. -Vas a volver

y vas a hacer vida normal como si no hubiese ocurrido nada.

¿Me estás oyendo?

Te daré algo que te va a sentar bien.

Toma.

Tómate esto.

(Sonido de pastillas)

-¿Esto qué es? -Nada.

Un tranquilizante. Te sentará bien.

¡Tómatelo!

(AMENAZANTE) Que te lo tomes.

Eso es, chaval.

Confía en mí. (RESOPLA)

Mírame a los ojos. Mírame bien.

Tranquilo, ¿vale? Y concentrado

a partir de ahora, Jairo.

Porque si tú estás jodido, yo estoy jodido.

-Soy un mierda, no valgo nada. ¡Tenía que cavar más!

-Tranquilo, no sirve de nada todo eso.

Mirar atrás no vale para nada.

Lo que tenemos que hacer es estar concentrados

y pensar muy bien cómo demonios vamos a arreglar

-¿Cómo demonios lo arreglamos? -¡No lo sé!

¡Déjame pensar!

¿Estás seguro de que evitaste todas las cámaras del recorrido?

-Evité todas las cámaras, don Fernando.

Por favor, conduje mejor que en el examen.

-Bien, muy bien.

Pues lo que vas a hacer es lo siguiente.

Te vas a pegar a tu hermano como una lapa.

¿De acuerdo? Todo lo que escuches,

todo lo que averigües, todo de lo que te enteres,

nos va a servir para nuestra estrategia desde ahora.

¿Podrás hacerlo?

-No lo sé. Sí. Si cree que sirve de algo, sí.

-¡Pues claro que sirve de algo! Haz lo que yo te diga.

Las próximas 48 horas son vitales para nosotros.

Pero tranquilo, no pasa nada.

Así que deja de lloriquear y quejarte tanto, ¿de acuerdo?

Todavía no estamos en la cárcel.

Y yo no pienso volver al trullo. ¿Tú?

(Golpe en el pecho)

(FIRME) -¡No! -Bien. Así me gusta, chaval.

Ahora vete y haz lo que te he dicho.

-Donde habré puesto yo las dichosas solicitudes.

-Hola, Espe. ¿Tienes un segundo?

-Hola. Sí. ¿Qué necesitas?

-Estoy buscando a la nueva inspectora en prácticas.

¿Sabes dónde puedo encontrarla?

-¿Elena Ruiz? -Sí.

¿Tenéis más de una inspectora en prácticas?

-No.

Si quieres, puedes dejarle un recado

si especificas el motivo de tu visita.

-Pues ojalá lo supiera.

¿Vienes buscando a alguien sin saber por qué?

-Más o menos.

-Bueno, a ver si me lo aclaras.

-Me llamó ayer por la noche y me dijo que necesitaba

hablar conmigo con urgencia por un tema de la ONG.

-¿Y no te contó más?

-No. Le dije que seguramente me pasaría hoy por comisaría.

Te ayudo a buscarla y así salimos de dudas.

-Vale. -¿Vale?

-Pues ahí viene. No hace falta. Muchas gracias, Espe.

-Un placer saludarte en persona, Elena.

-Ah, ¿estas son las solicitudes que esperaba Miralles?

Ha venido hace cinco minutos a decir que urgían.

(RISA INCÓMODA) -Sí. Gracias, ¿eh?, Elena.

¡Uf! Siempre tan observadora.

-Me dejaste intrigado con tu llamada.

-Perdona las horas.

Me paso el día aquí y pierdo la noción del tiempo.

-Tranquila. También trabajo hasta tarde.

Bueno, ¿cómo te estás adaptando a Distrito Sur?

-Es un destino exigente.

Hay grandes policías de los que aprender,

pero el ambiente es un poco endogámico.

-¿Te cuesta hacerte hueco?

-Por eso mismo he pensado que tal vez tú me podrías ayudar.

-Si está en mi mano... -Verás...

Creo que mi próxima rotación será en la UFAM

y estoy algo pez.

Como sé que parte del trabajo se hace

en coordinación con la ONG en la que colaboras...

-¿Quieres que te haga de guía?

-Solo si tienes un hueco.

Estarás muy ocupado entre trabajo, voluntariado...

-Tranquila. Para eso siempre hay tiempo.

¿No prefieres que contacte con alguien de la plantilla?

Un asistente social, por ejemplo.

-No, no. Me sirves tú, como conoces los dos mundos.

Me conformo con un visita

y que me expliques los protocolos de actuación.

Aprendo rápido.

-Seguro que sí.

-Me gustaría una perspectiva legal,

más intelectual del trabajo de la UFAM.

Y, de paso, no tan...

¿Endogámica?

-Muy bien. Veo que sabes escuchar. Me gusta.

-Me extraña que tengas una buena imagen de mí.

Me he ganado algún enemigo en esta comisaría.

No me sorprendería que te hablasen pestes.

-Soy buena observadora. No pido opinión sobre terceros.

Me justa juzgar por mí misma.

-Qué suerte la mía.

-Reconozco a un chico interesante cuando lo veo.

(AVERGONZADA) ¡Inteligente! Quería decir inteligente.

-Bueno, pues...

Pues esta misma tarde, si quieres,

nos vemos y te cuento hasta donde sé de la ONG en relación a la UFAM.

-Por mí, perfecto. Gracias. -Vale.

(ASIENTE)

-Pues está bien bueno el niño, ¿eh?

Si no te das prisa, tendrás competencia.

-Ya, pero me da palo entrarle ahí, a saco.

No quiero que piense que soy una desesperada.

Quiero que quede el encuentro natural.

-Ya. Déjate de decir tonterías.

Tampoco le vas a pedir una cita. Tú...

pues déjale que haga su trabajo.

Que te enseñe unos estiramientos de espalda,

te agarre fuerte contra la cintura y tú le agarras...

-Cállate, que me pongo nerviosa solo de pensarlo.

No, no. Yo...

Que surja si tiene que surgir. Me voy a la elíptica.

(SUSURRAN) -¡Te mato! -¡Cállate!

-Hola, chicas. ¿Qué necesitas, Paty?

-Que ayudes a mi amiga con los estiramientos,

las pesas y la máquina de glúteos.

-Perfecto.

-¿Por dónde... por dónde empezamos, Olga?

-Primero el calentamiento, ¿no? Como siempre.

(MOLESTA) -¿Te vas a quedar todo el entrenamiento?

-No, me voy porque tengo mucho curro en la recepción.

-Creo que podemos pasar de la máquina de glúteos.

Personalmente, creo que no te hace falta.

-¿Es un cumplido o una opinión profesional?

-No, profesional, profesional.

Un cumplido sería decirte que estás buenísima.

Pero yo no he dicho eso. Es impropio de un monitor.

-Claro, yo no he oído nada.

Oye, me alegra que te hayan contratado en el Atlas.

Será positivo para el gimnasio de mi amiga.

-Tienes un trabajo mientras sacas el máster.

-No, no lo decía por eso.

Lo decía porque venir aquí todos los días me va a permitir...

verte a menudo.

(RÍE)

-Hola. Hola.

¿Pasa algo, Espe?

No, qué va.

Venga, que nos conocemos.

Suéltalo ya. ¿A qué vienen esas miraditas?

Nada, nada, que...

¿Has visto a Sergio Mayoral?

Pues no. Ni ganas.

¿Por qué me preguntas por él?

Por si te había fijado en lo interesado que está

en la inspectora en prácticas.

Debe ser recíproco. Ella me ha preguntado por él.

Tontean como dos adolescentes, los he visto con mis propios ojos.

No es nuevo en Sergio.

Tonteaba con todo lo que se movía.

La orla da la facultad parecía un expositor de sus conquistas.

No me extraña, con lo mono que es y ese piquito de oro que tiene.

Y vaya, vaya con la nueva. Parecía tonta cuando llegó.

Qué fuerte. Con la cara de modosita que tiene.

Es mayorcita para saber lo que quiere.

Lo lamentaré porque se arrepentirá, pero no le diré nada.

Oye, ahora que estamos en confianza,

¿tú por qué terminaste mal con Sergio?

Ay...

No me apetece hablar más de esto.

Vale, perdona.

¿Qué pasa aquí? ¿Ocurre algo?

Parece que Sergio está tonteando con la nueva.

¿No te interesa ni un poquito?

Si a ti sí, puedes ir a hablarlo con Espe.

Así sigo leyendo el informe de Elías.

¿Qué informe? El de Fiti.

Mucho más interesante, ¿dónde va a parar?

Le pedí que redactara un informe acerca de todo lo averiguado

sobre Fiti a raíz del robo de televisores de Quintero.

Me podrías preguntar, me acuerdo perfectamente.

Los antecedentes de Fiti vienen de lejos.

Sin ofender, creo que Elías lo conoce mejor.

Imagino que será así.

¿Ese informe señala algún sospechoso?

Siempre andaba con malas compañías y metido en líos.

Más de los que ya sabemos.

La lista de enemigos es interminable.

Es difícil señalar un solo a un sospechoso.

¿Estás bien?

(COGE AIRE) Sí, es solo que...

sabes que en el polígono conozco a todos.

Va a tocar interrogarlos.

Amigos de la infancia y demás. Ya...

¿Tú qué tal estás? ¿Ha salido tu padre del hospital?

De eso quería hablarte. Estoy preocupada.

Bueno, no te preocupes. Ahora ya sabes.

Le mandarán medicación y una dieta equilibrada.

Anda que no hay quienes han superado infartos.

Ya, pero no dejo de pensar en que...

si Montse no lo encuentra, ahora estaría muerto.

¿Piensas en irte con él?

Al menos hasta que sepa que se cuida solo.

No me podría perdonar que le pasara nada.

Lo siento.

No, tranquila. Es solo que...

He estado haciendo el tonto todo este tiempo.

Te vienes conmigo por una discusión con él.

Ahora te pide que vuelvas y vuelves.

No sé... No sé qué somos.

De verdad, no sé qué pinto en tu vida.

No digas eso, Róber.

Las circunstancias son las que son y no están de nuestro lado.

No quiero que se sientas culpable por dejarlo solo.

Además, con Jairo tampoco es que seamos una pareja-pareja.

Pues no.

Una pareja con hermano a cuestas y suegro en contra.

Cuando nos vayamos juntos definitivamente, será especial.

Olé, qué bien. Te tomo la palabra.

Gracias por entenderlo.

Es la única familia que me queda.

Alicia, la familia es lo primero.

¡Hola!

-¡Nacha! Espera.

Llegas tarde y tenemos entrenamiento duro.

-Lo siento, tenía mucho lío en comisaría.

-¿Al final contrataste al chico?

-Sí, bueno, ya sabes. Me tocó la fibra y...

La verdad, me recuerda a mí de joven.

Tenaz, trabajador, responsable...

-Y ligón. Definitivamente os parecéis.

-Oye, chaval, ¿qué?

Disfrutando del recreo, ¿eh? ¿No tienes ganas de trabajar?

-Perdón, ha sido culpa mía. Me estaba enseñando unos ejercicios.

Por cierto, muy buen fichaje.

-No cuela, Olga. No cuela.

-Lo siento, un despiste. No volverá a pasar

-Ya. Pues no hagas que me arrepienta.

Recuerda, estás a prueba.

-Perfecto.

-Lo siento, ha sido culpa mía. -No pasa nada.

Creo que tiene razón.

Sería injusto que me pagaran por hablar contigo.

Voy a hacer un poco de caso a la gente.

-Pero invito yo por los servicios prestados.

-Si no ha sido nada.

Salima, ¿nos pones dos cervezas cuando puedas?

Gracias.

-No pensé que la modestia fuera una de tus cualidades.

-No es modestia, es la verdad.

Ha sido un placer enseñarte aquello.

Y es cierto, aprendes muy rápido.

-Me interesa el tema.

Es un reto trabajar con la violencia de género

en lo legal y lo psicológico.

-Ese campo no es de mi competencia, pero sí.

Supongo que hace falta mano izquierda

para tratar con las víctimas.

-Y tú la tienes. -¿Sí?

-Se nota que sabes conectar con las mujeres, tranquilizarlas.

Persuadirlas.

Disculpa, ha sido solo una observación al azar.

-Aquí tenéis. -Gracias.

Por la futura mejor inspectora de Distrito Sur.

-No sé si el resto estará de acuerdo, pero...

-Aprovecha, no nos oye nadie. (RÍEN)

-¿Te puedo hacer una pregunta personal?

-Tú pregunta, ya veré si puedo responder.

-La inspectora Ocaña y tú...

¿estuvisteis juntos?

-No es ningún secreto. Tuvimos una pequeña historia.

Pero ya se acabó.

¿Tú cómo lo sabes?

¿Espe? Como si lo viera.

-No, no, no. -Ya...

Perdona si he parecido un poco cotilla.

Os vi el otro día hablando y la tensión se notaba a distancia.

-¿Otra observación al azar?

-Desde luego, serás una gran policía.

-Ay, me sale sin querer.

Sé que puede molestar a la gente, pero no puedo contenerme.

-A mí me parece fascinante.

-¿En serio? (ASIENTE)

-¿Qué más has deducido de mí?

-¿Seguro? Aviso que mis interpretaciones

pueden herir sensibilidades.

-Tengo la piel muy dura.

Por si no lo has deducido todavía.

Venga, dispara.

(Llaman y abren la puerta)

¿Has visto las diligencias sobre la captación de Fátima?

(DISTRAÍDO) ¿Las diligencias?

Sí, me suena haberlas visto.

Te las mandé anoche tras mi turno.

Oh, lo siento, Miralles.

Últimamente Intranet me juega malas pasadas.

Enseguida las leo y te digo algo.

¿Te vas a quedar a comprobar que hago bien los deberes?

¡No!

Es que creo que necesitas hablar.

Y aquí estoy yo.

Gracias, Claudia. Te lo agradezco, pero...

No tienes de qué preocuparte.

Estoy poniendo mis cosas en orden.

Ya. Y no hace falta ser inspectora jefe

para saber qué estás poniendo en orden.

Estoy intentando que mi vida personal

no interfiera con la profesional.

Sé que en referencia a Lola no es fácil, pero...

Si solo fuera Lola...

Pero es que tu vida personal ha estado en comisaría

buscando consuelo.

¿También fue a verte a ti?

(RESOPLA)

Lo siento, de verdad. Hablaré con ella.

No puede ir como un alma en pena hablando con medio cuerpo.

No seas demasiado duro.

No puedes culparla por buscar respuestas.

¿Qué hago? ¿Cómo le hago entender que hemos terminado?

Tú lo has dicho. Habla con ella.

Dile la verdad, has conocido a otra.

Miralles, esto no es así.

Mi relación estaba muerta mucho antes de que apareciera Lola.

Es posible que tu matrimonio hiciera aguas

y Lola es un síntoma más,

pero no puedes separar las dos historias

por cómodo que te resulte.

Te aseguro que mi situación es de todo menos cómoda.

Pues imagínate para tu mujer.

La dejas de la noche a la mañana con sus hijos,

no le das explicación

y le dices que la relación ha terminado.

Hombre, tal y como lo pintas...

Natalia está sufriendo. Pasé por ello, sé de lo que hablo.

(SUSPIRA) No sé cómo gestionarlo para no herir a nadie.

Las heridas ya se han producido.

Por lo menos sé sincero. Natalia se lo merece.

Tengo muy claro que quiero a Lola y quiero vivir con ella.

Pero si le digo a Natalia que estoy con una compañera

Pareceríamos un buen matrimonio hasta que apareció Lola

y te puedo asegurar que esto no es así.

Es la madre de tus hijos. Habéis pasado momentos muy felices.

¿Quieres que se entere por otra persona?

Quiero que entienda que el matrimonio murió solo.

Hemos tenido buenos momentos y otros no tanto.

Ahora estamos en el punto final.

Hablar de Lola solo serviría para borrar esto y...

para que pensara que la traicioné por ella.

Emilio, puedes engañar a Natalia,

puedes engañar a Lola, pero no te puedes engañar a ti.

¿A qué te refieres?

¿Si no existiera Lola estarías durmiendo en un hotel?

¿Estarías pensando en el divorcio?

No lo sé.

Probablemente ahora no, pero era cuestión de tiempo.

Si quieres que Natalia no se sienta traicionada,

cuéntale la verdad.

Será doloroso para todos, pero al menos

valorará que has sido sincero.

Toma.

Las diligencias impresas.

Por si te vuelve a fallar Intranet.

Gracias, Miralles.

Por las diligencias

y por todo lo demás.

(Se cierra la puerta)

No eres muy deportista,

pero practicaste algún deporte en la universidad.

A ver, déjame ver.

(CARRASPEA)

¿Balonmano?

(RÍE)

-¿Pero cómo lo haces?

(RÍE)

Sabes mi música favorita, a qué edad perdí la virginidad...

ya me dirás tú.

¡Que soy hijo único!

Parece que tuvieras un sexto sentido.

(RÍE)

Si adivinas una cosa más, invito ronda.

Si no, invitas tú.

-Tú lo has querido.

(PIENSA)

Antes, en la ONG...

te he visto hablar en inglés con ese sirio.

Me ha parecido que tu acento era norteamericano, algo tosco.

Apuesto que estuviste un tiempo estudiando en Nueva York.

¿Qué pasa? ¿No te gusta recordar aquello?

-No, no.

Ahí te equivocas, me lo pasé muy bien.

-¿Por qué me da la sensación de que te incomoda el tema?

-Para nada. Te he dicho que tengo la piel dura.

¿Por qué no seguimos el juego en otro lado?

Conozco un pub decente cerca.

Así a lo mejor puedo adivinar algo sobre ti.

-Mira, no. Mejor prueba suerte ahora.

Si aciertas, vamos a ese pub.

Si no, cada uno para su casa.

-Es juego sucio. Sabes que me encantan los retos.

-¿Aceptas o no?

-Acepto.

Veamos.

No me voy a adivinar a qué edad perdiste la virginidad.

-Cobarde.

-No, caballero.

Puedo intentarlo con la familia.

Tú no eres hija única.

Tienes un hermano o hermana mayor.

Te hacían sombra de pequeña, por eso te esforzaste en destacar.

En ser tan brillante.

¿Hum?

-Lo siento, letrado.

Ha fallado.

-¿Te vas a ir así? ¿Sin una segunda oportunidad?

-Las apuestas se cumplen. Si no, ¿qué sentido tienen?

Podemos repetirlo cuando tú quieras.

-Vale.

(Beso)

Ha sido divertido.

Bien, cúbrete. ¡Cúbrete!

Vamos, bien, ya. Uno, dos.

¡Ya!

¡Cúbrete!

¡Bien! ¡Esquiva! ¡Bien!

¡Cúbrete! ¡Bien!

Chaval, no vayas a apagar la luz.

Recuerda que tienes contrato a media jornada.

No me pases horas extras.

-No, de verdad. No me importa.

Solo quiero demostrar que me tomo en serio mi trabajo,

sobre todo tras el desliz de esta tarde.

-¿Con Olga?

Haz el favor de no hacerle daño.

O te las verás con Paty y después conmigo.

-Tranquilo, no dejaré que me desconcentre.

Me esforzaré al máximo para ser el mejor entrenador.

-No te esfuerces mucho, me quitarás el puesto.

Han venido un par a decirme que había hecho buen fichaje.

-¿En serio? -Sí, en serio.

Anda, lárgate para casa, que ya te has ganado el sueldo.

-Muchas gracias. -Venga.

(SUSPIRA) -Vamos a ver.

Mejoras la guardia, te cubres mejor.

Vamos por buen camino.

-Nadie gana con una buena guardia, me lo has dicho tú.

Menos contra la Vicky Martos esta.

-¿Qué pasa? ¿Te está entrando el canguelo?

Repasemos lo que sabemos de Vicky Martos.

Vamos a ver, es una boxeadora muy potente, ¿vale?

Tiene mucha técnica y golpea muy fuerte.

-Con un solo titubeo, me noquea de un "punch".

-Exacto. Pues no le des opciones.

El boxeo se gana por puntos en los asaltos, ¿vale?

-El boxeo es el arte... -De golpear sin ser golpeado.

-Eso lo tengo claro. -¡Bien!

Pues usa la cabeza, ¿vale?

A ver, ella tiene mucha prisa por noquearte

porque quiere entrar de golpe al mundo profesional.

Y esa es su debilidad. Así que es muy sencillo.

¿Cuáles son tus aptitudes?

-Cabeza fría, buena concentración,

guardia alta, buenas esquivas.

-¡Exacto! Úsalas, ¿vale? ¡Úsalas!

Recuerda, si dejas pasar el tiempo

y vas ganando minuto a minuto

ella se irá poniendo nerviosa ¡y esa es su debilidad!

Recuerda que siempre descubre su lado derecho.

Así que fíjate bien, concéntrate y ahí tienes tu oportunidad, ¿vale?

-Hay que ver el pedazo de entrenador que se ha pedido el boxeo.

-Cuando algo te apasiona, es fácil. Sale solo.

-Lo echabas de menos.

-Sí.

Mucho.

Dejemos lo mío, hay mucho que hacer. ¿Estás lista?

-¡Sí! -Venga, empezamos.

Uno, dos, ¿vale? Uno, dos.

Uno, dos, esquiva.

Cúbrete, cúbrete. ¡Bien! Uno, dos.

Uno, dos. Uno, dos.

-Hola, Salima.

(SUSPIRA)

¿Qué tal? No estoy de humor

para prepararme nada, ¿qué hay de cena?

-De plato solo queda pasta carbonara.

Si quieres algo ligero, puedo hacer

tortilla a la francesa o ensalada.

-Me apetece atiborrarme a hidratos y beicon,

un día es un día. -Muy bien.

(Pasos acercándose)

-¿Puedo sentarme?

-Ah... Por supuesto.

(SUSPIRA)

-Eres muy guapa.

Yo también lo fui.

-Y lo sigue siendo. La que tuvo...

-Déjalo, por favor.

Lo último que necesito es tu condescendencia.

-Lo siento, no pretendía ofenderla.

-Claro, te conformas con llevarte a mi marido,

pero sin ofender.

A tu edad también me resultaba fácil seducir a los hombres.

A Emilio lo conocí veraneando en la playa con mi familia.

Se sacaba un dinero trabajando de hamaquero.

Te aseguro que en aquella época Emilio también estaba muy bien.

Se llevaba de calle a todas las veraneantes de Marbella.

La verdad, madurez le ha sentado muy bien.

Es la suerte que tienen los hombres.

En cambio, nosotras, parece que con la edad no les...

resultamos tan atractivas.

-No sé dónde quiere ir a parar. Esto me resulta incómodo.

-Quiero que entiendas lo que me estás quitando.

Lo dejé todo por formar una familia con Emilio y no me arrepiento.

Son lo más grande que tengo.

-Tiene que hablar con él, no conmigo.

(RÍE) -Emilio es un cobarde.

Como la mayoría de los hombres en estas circunstancias.

En cambio, a ti te honra que ni lo hayas negado.

Que conste que Emilio no me ha dicho nada.

Pero una mujer sabe esas cosas.

-¿Por qué no me dijo nada ayer?

-¿Y montar un numerito en público?

No es mi estilo.

Llevo siguiendo tu carrera desde hace meses,

desde que entraste en UFAM.

Entonces Emilio empezó a llegar tarde y a darme evasivas.

Pequeños gestos que las mujeres detectamos enseguida, ¿verdad?

-Mi carrera no tiene que ver con esto.

-¡No me digas!

Pues salías muy bien parada en el reportaje que te hicieron.

Y tus encantos también en aquella foto de gogó. (RÍE)

No me extraña que Emilio se encaprichara contigo.

-No es ningún capricho.

-Emilio y yo estamos... -¿Qué?

¿Enamorados?

Venga, Lola. Por favor.

Es la crisis de la mediana edad, es de manual.

A algunos hombres les da por comprar una moto de gran cilindrada

y a otros por echarse una novia

que les haga sentir más jóvenes y deseables.

(RÍE) Ay, Lola.

Tan lista para algunas cosas y...

tan ingenua para otras.

-Se está equivocando.

-Mira...

no puedo competir con tu juventud.

El espejo me lo recuerda cada día. ¿Pero sabes qué?

No me importa.

Porque detrás de cada arruga

están todas las noches en vela que ha pasado por mis hijos

y todas las risas que he compartido con ellos.

Así que, si al final te llevas a Emilio,

nunca podrás desplazarme

porque yo siempre seré la madre de sus hijos.

En cambio, tú solo serás la que destrozó nuestra familia.

(Pasos alejándose)

(Sintonía de móvil)

-¿Sí? "Espero que no hayas cenado ya.

He cogido mesa en el tailandés junto al hotel.

No, Emilio. Ya estoy en casa. No me apetece.

"¿Pasa algo?".

Es solo que no me encuentro bien.

Mañana hablamos, ¿vale?

Adiós.

Quédatelo, Salima.

-¿Te vas? ¿No te morías de hambre?

-Se me ha quitado de golpe.

-He capturado y ampliado los mejores momentos.

No sé. Espero que os sirvan.

No hay duda de que es Fiti. Róber, ¿lo ves?

Parece a punto de entrar en Transportes Quintero.

No hay otro ángulo del que se le vea entrar o salir.

No puede ser casualidad. Según los de la Científica,

la imagen corresponde a sus últimas horas de vida.

El forense no creo que se equivoque.

Creo que es la última imagen vivo que tiene.

Otra vez Quintero.

Es empresa es un agujero negro, lo que se acerca acaba engullido.

Róber, ¿qué opinas? Estás muy callado.

(Tamborilean en la puerta)

Es Martín. ¿Veis? Lo tengo muy bien enseñado.

Aprendió a llamar para que su antena periodística

no capte información inadecuada. ¡Adelante!

-Que sepas que mi antena periodística

acaba de escuchar lo que has dicho.

-¿A través de la puerta?

Vaya, es mucho más peligrosa de lo que me esperaba.

-¡Ja! ¡No lo sabes tú bien!

Bueno, ¿sales o te espero en el bar?

-Eh... ¿Me necesitáis?

No, ya has hecho suficiente. Puedes irte, muchas gracias.

A mandar. (RÍE)

¿Qué crees que ha podido pasar?

Esas imágenes relacionan a Fiti directamente con Quintero,

pero no se lo ve entrando en la empresa.

A lo mejor lo sorprendieron robando y decidieron encargarse de él.

Pero un tiro me parece muy limpio si pillas a un ladrón in fraganti.

A lo mejor tenían una relación que nosotros desconocemos.

¿Qué pasa?

No me puedo seguir engañando ni a mí mismo ni a ti.

¿Sabes algo más? Quintero no es el único sospechoso.

Llevo todo el día negándomelo, pero tengo las pruebas ahí.

Pues dímelas porque no veo ninguna.

Claro que no, te faltan piezas.

Hay una parte de la historia que no te he contado.

¿Te acuerdas del palo de las televisiones a Quintero?

(ASIENTE)

Tenía un socio: Jairo.

Y lo encubriste.

A ver, intentó quitarse del medio, pero...

Fiti se pensó que lo traicionaba y lo apuñaló.

Por eso desapareció del mapa, se fue a Portugal.

¿Tienes constancia de que contactara

con Jairo al volver?

La otra noche intentó vengarse, pero no lo consiguió.

Se conoce que ahí andaba buscándole.

Al día siguiente llegó duchadito y con ropa estrenada.

Ya hablamos de eso, Róber.

¿Por qué vuelves a sacar el tema? Hay más cosas.

¿Recuerdas que le agarré la mano y tenía ampollas?

¿Cómo has ocultado tanto tiempo la relación de Fiti y Jairo?

Quise creer que había otra explicación.

¿A Elías cómo lo convenciste?

Tuvo sospechas siempre, pero hasta ahí.

O eso me ha hecho pensar.

Ya. Y te echó un capote, ¿no?

Jairo me prometió cambiar de vida y dejar de dar palos.

Que iba a ser una persona honrada.

Siempre quise creer en mi hermano.

Pero esto es otra cosa.

Entiendo que lo encubrieras, yo lo hice con mi padre.

Aprecio a Jairo, pero...

Aquí te tienes que comportar como el policía que eres.

No es un robo o un trapicheo. Es un asesinato.

¿Pero y si Elías tenía razón?

¿Y si no sé quién es mi hermano y encubro a un asesino?

¡Bueno!

¡Me encanta!

-Es tu primer combate. Tienes que ir equipada.

-¿Y si me dejo caer por el gimnasio una hora antes?

Para hacerme al espacio escénico. Voy a ser el "speaker" esta noche.

-Cuenta. ¿Qué hicisteis?

-¿Qué vamos a hacer?

Visitar la ONG, ponerme al tanto de su labor,

ver cómo colaborar con los trabajadores sociales...

-¿Te pasas toda la tarde con Sergio y no vais a cenar?

De verdad, chica.

¡Cómo desperdicias las oportunidades!

Con lo donjuán que es, déjate agasajar un poco, ¿no?

-¿Conoces el Loft 19?

Es un sitio en el centro elegante, con terracita, conmigo...

¿Te apetece?

-Suena muy bien.

Estoy enamorado de otra persona.

Por fin una verdad que sale de tu boca.

La oficial al frente de la UFAM.

O sea, que te has liado con una compañera de trabajo

más joven y con un rango bastante inferior al tuyo.

¡Qué originalidad, Emilio!

No me he liado, Natalia.

(RÍE) Esto va en serio.

Vamos a ver, Emilio,

¿qué va a ir en serio con una niña?

(ANTONIO) -Si persisten los síntomas, te vienes.

Una persona en tu puesto no puede trabajar

si no está en perfectas condiciones, al 100%.

-Sí. Es una medallita de la Virgen del Carmen

para que te proteja esta noche. ¡O a la otra!

¿Qué pasa? ¿Qué va a pasar?

Estoy de los nervios. Se lo cuento cuando entre.

Tranquilo, no te precipites.

No hay pruebas, Róber.

¡Si está más claro que el agua!

¿Qué dice siempre Bremón? No quiere conjeturas,

lo que quiere son pruebas. Eso le vamos a dar.

Y pediremos una orden de registro para Transportes Quintero.

Tenemos que hablar. Ya lo creo.

Tengo una gran noticia que darte.

Déjame que te... Escucha.

He hablado con Natalia.

Le he dicho que estamos juntos, estoy muy enamorado

y vamos muy en serio.

¡Ayer tuve una pesadilla!

-¿Una pesadilla?

-Sí, una pesadilla.

Soñé que Vicky Martos le hacía KO a Nacha. Se caía.

-Lo peor fue lo que vino después. -¿Qué?

¿Qué pasaba después?

-Que ahí estaba Nacha en el suelo, como muerta.

-¿Vienes esta noche?

-No. A mí lo de la violencia no me va.

El boxeo y la violencia no tienen nada que ver.

El boxeo es mucho más que dos personas zurrándose.

Es una filosofía de vida.

-¡Bienvenidos y bienvenidas

al Campeonato Amateur de Boxeo Femenino

del Distrito Sur!

(Aplausos)

  • Capítulo 114

Servir y proteger - Capítulo 114

05 oct 2017

El cadáver de Fiti ha sido encontrado por la policía. La relación entre Elena y Sergio se estrecha. Max decide contratar a Quico, un estudiante universitario, que encandila a Olga. Lola cuenta a Bremón el incómodo encuentro que tuvo con su esposa.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 114" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 114"
Programas completos (158)
Clips

Los últimos 729 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 86% ayer
    Capítulo 155 ayer Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Nuevo Capítulo 153 Completo 52:37 96% pasado jueves
    Capítulo 153 pasado jueves Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...