www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4246362
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 111 - ver ahora
Transcripción completa

Todo esfuerzo tiene su recompensa.

Fiti lo que quiere es acabar lo que empezó.

Si os cruzáis, no dirás ni una palabra.

¿Quieres meterme miedo? ¿Que no duerma bien?

Tú eres amiguita de Jairo, ¿a que sí?

¿Eh? ¿Qué? ¡Trae, hombre!

-¡Vete! ¡Lárgate o llamo a la Policía!

-Vale, vale, tranquila. -¡Vete!

-El baboso se llama Fiti. -¿Y qué quiere de ti?

Se le ha metido en la cabeza que le traicioné,

-Hasta luego. (AMBAS) Hasta luego.

-Qué maja esta chica.

-Ya te digo, maja y espabilada.

Fue ella la que me dijo que Bremón y tú...

-¿Qué dices, la nueva?

-No, no, si no fue cotilleo ni nada, ¿eh?

Simplemente me preguntó si erais pareja, le dijimos que no

y no le dio más vueltas.

Sole ha venido a denunciar la desaparición de su hija.

Estaba con las preguntas del protocolo.

-No sé nada de ella desde anoche

y me da miedo que le haya podido pasar algo.

Hay indicios que nos hacen creer

que Fátima se ha marchado por propia voluntad,

pero no a Estados Unidos.

¿Qué sabemos del ordenador?

Laura lo ha rastreado y no ha encontrado nada raro.

Lo raro es que apenas navegaba por internet.

En el historial no hay páginas ni de moda ni de música

Me llamó mi actual pareja, Karen,

y me dijo que hubo una carta en mi casa

y era de mi hija.

-"El paraíso nos espera". ¿Qué significa?

¿El paraíso? No sé, ¿de qué hablas?

El acróstico.

Mira, ¿lo ve?

(LEE) "El paraíso

nos espera".

¿Qué creéis que significa ese mensaje?

-Según el Corán, el paraíso es el lugar

donde viven las almas después de la muerte.

Fátima no es musulmana, ¿no?

No, pero... a veces le he leído el Corán.

Hemos encontrado esto en el instituto.

Pensamos que es de Fátima. -No, ese móvil no es de Fátima.

Tal vez no sea el que tú conoces,

pero sí el que utilizaba para leer en secreto

aquello que estaba ocultando.

Seguro que el acróstico es la clave para encontrar a Fátima.

Miedo me da lo que puede haber detrás.

Vamos a dejar las cosas claras porque vamos a trabajar juntas.

Entre el comisario y yo no hay nada.

¿Me he explicado bien? Nada.

Espero que no vayas por ahí contando teorías absurdas.

-Lo siento mucho, no era mi intención parecer una cotilla.

La vida es muy corta para renunciar a las cosas

que nos hacen felices, ¿no te parece?

¿Pudiste sacar las muestras del cepillo de dientes y el puro?

(LEE) "Basándose en los resultados de ADN,

la probabilidad de paternidad es del 99,9 %".

Ella es hija de Carmen y de otra persona,

-Estoy dispuesto a asociarme contigo con dos condiciones:

la primera, que te comprometes a no revelar

la identidad del padre biológico de Alicia nunca.

-La segunda, quiero ese informe de paternidad.

-En cuanto firmemos los papeles.

-Fátima nunca se hubiera unido a luchar en una guerra.

Le han tenido que obligar. En cierto modo, ha sido así.

Le han lavado el cerebro.

-¿Y qué podemos hacer para traerla de vuelta?

Unirse al ISIS es delito de integración en banda armada

y terrorismo, de tal manera que, si volviera,

sería detenida de inmediato.

(Música emocionante)

(Puerta)

¿Qué tal está el té? ¿No me ha quedado un poco fuerte?

-No, está muy rico, gracias.

-Es que hacía mucho tiempo que no preparaba un té con hierbabuena.

-No se te ha olvidado cómo hay que hacerlo.

-¿Hay alguna novedad sobre su hija?

-De momento, ninguna.

-Ya...

Ojalá haya suerte y aparezca pronto.

-¿Sabes? Te pareces mucho a Fátima.

Hay algo en tu expresión que me recuerda a ella.

-Quiero contarle una cosa.

Cuando yo tenía 18 años,

también me escapé de casa.

Estaba asfixiada de vivir en un pueblo tan pequeño de La Mancha.

-¿Y tus padres cómo lo tomaron?

-Ellos son muy estrictos

y no entendieron que yo tomara mis propias decisiones.

Ese fue otro motivo por el que me marché de casa.

Me sentía oprimida.

A lo mejor a su hija le ha pasado algo parecido

y por eso se ha marchado.

-Yo soy religioso,

pero nunca he tratado de imponer mi fe a Fátima.

Solo leía unos pasajes del Corán

para inculcarle paciencia, amor, respeto.

Y su madre estaba de acuerdo.

Por un algo me tuve que equivocar.

No me cabe en la cabeza lo que ha hecho.

-¿Y qué es lo que ha hecho?

-No sabemos con seguridad,

por eso prefiero no hablar del tema ahora.

-Sí, lo entiendo.

Y discúlpeme si le he molestado con mis preguntas.

-No, no, no me has molestado.

Has sido muy educada

y me viene muy bien hablar con una persona

que tiene orígenes parecidos a los míos.

-Muchas gracias y que tenga mucha suerte.

(Móvil)

¿Sí? "Buenos días, soy Claudia.

¿Hay novedad sobre Fátima?

Sí, y me gustaría contártelas cuanto antes.

¿Puedes venir a comisaría?

Perfecto. Ahora mismo voy para allá.

Pero ella está bien, ¿no?

Hasta donde sabemos, sí,

pero prefiero contártelo todo en persona.

Te espero en mi despacho". Salgo ya.

Sí, va a ser un golpe muy duro para los padres. Sí.

Sí, los he avisado a los dos.

Vale, no, no te preocupes.

Ya luego te llamo y te lo cuento todo.

Te dejo que ha llegado el padre, Emilio.

¿Qué tal está Fátima? ¿Qué habéis averiguado sobre ella?

Bueno, vamos a esperar a que llegue Sole, está de camino.

En estos casos, es habitual informar a los progenitores

al mismo tiempo de todos los avances de la investigación.

A mí me parece muy bien que estemos los dos juntos.

Pero a Sole no lo creo.

¿Por qué dices eso?

Anoche, cuando quedamos a solas, volvimos a discutir.

Bueno, realmente apenas cruzamos palabras.

Sencillamente me dijo que le había arruinado su vida.

Bueno, está muy preocupada y muy nerviosa.

En circunstancias así es normal

que se digan cosas que no se sienten.

A lo mejor yo soy el culpable de todo.

¿Por qué? Por haberme divorciado.

Por haberme ido a otro país, descuidando a mi hija,

que se ha sentido que la estaba echando de mi lado.

Yo qué sé. No, Omar, no.

Ni tú ni Sole tenéis ninguna culpa en esta historia, de verdad.

-¿Estás ocupada?

Bueno, pues cuando acabes con él, me avisas. Espero aquí fuera, ¿eh?

No, Sole, por favor.

Pasa.

Lo que tengo que deciros es muy importante

y me gustaría contároslo a los dos a la vez.

Por favor.

¿Qué novedades hay de Fátima?

Pedimos las listas de pasajeros a todas las compañías

y Fátima figuraba en una lista de embarque de una aerolínea

y, para asegurarnos que era ella la que volaba,

también solicitamos las imágenes de esa puerta de embarque.

¿Pero cuándo?

Son imágenes del mismo día que desapareció.

¿Y adónde iba?

A Estambul.

También tenemos imágenes de la llegada.

-Sí, es nuestra hija, no hay duda.

-Sí.

Sí, es Fátima.

¿Pero por qué no la detuvieron entonces?

Bueno, para empezar, porque era mayor de edad

y su comportamiento en el aeropuerto no...,

no se vio nada extraño, así que pasó por una turista más.

-¿Y no hay alguna pista más sobre ella?

Los servicios de inteligencia nos han remitido un enlace

a una página web del estado islámico

donde se oye su voz.

que puede impresionaros escucharla hablar en algunos términos.

¿Eh?

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

¿Qué tal? -Mal.

Esta tila no sirve para nada. Mira, yo sigo temblando.

(SE RÍE) -Eso se te pasa en cuanto empieces a hacer el examen

y te concentres en tus recetas.

-Mira, el primer y el segundo plato, bueno, los llevo más o menos.

Pero es que no voy tranquila con lo de los "fakkas",

no les he pillado aún el truquillo.

-¡Pero qué dices, mujer!

Además, los clientes que los han probado están encantados.

-Salima, pero no es lo mismo trabajar en La Parra,

tranquilamente, con un público poco exigente

que allí, en el examen. -Oye, de poco exigente, nada.

Además, en La Parra hay clientes con un paladar exquisito.

-Bueno, pero allí los que me van a juzgar cocinando

es un jurado experto, ¿sabes?

Ya me están entrando los sudores fríos.

-Si no tienes por qué.

Si llevas mucho tiempo preparándote el examen.

Además, has hecho un montón de prácticas.

-Lo mismo tenía que haber elegido un postre más sencillo.

-¿Ah, sí? ¿Cómo qué? ¿Un flan o unas simples natillas?

-A lo mejor un "muffin".

-Por favor, déjate de tonterías.

Elegiste hacer los "fakkas" porque querías hacer un postre

que sorprendiera al jurado, ¿no?

Además, te voy a dar un truco que recordé el otro día

que me dijo mi abuela.

-¿Y me lo dices ahora?

-Es cuando me he acordado.

-Bueno, venga, cuéntamelo ya porque tengo prisa.

-Mi abuela, mi abuela decía

que hay que poner tantas cucharadas de agua de azahar

como gotas de "khol" se ponía el profeta en el ojo derecho.

-¿Y eso qué significa?

-Que le pongas dos cucharadas y listo.

-¡Pues yo le estaba poniendo tres!

-Bueno, yo que tú le haría caso a mi abuela.

-Bueno, pues mira, le pongo dos y que sea lo que Dios quiera.

-¡Venga, mucha suerte!

Y, como cierre del taller, haríamos una pequeña obra de teatro

reflejando la problemática de la violencia de género.

Mira, me parece una buena idea,

siempre que tenga un enfoque didáctico.

Por supuesto. Lo importante es que los alumnos interioricen todo

Y lo importante es que fomenten y que fomentemos todas las relaciones

en igualdad, sin violencia ni estereotipos sexistas.

Me encanta lo claro que tienes tu objetivo.

Bueno, y lo comprometida que eres para conseguirlo.

La verdad es que esta parte del trabajo me encanta.

Lo que me desespera es que no consigamos los resultados inmediatos.

Bueno, ya sabes tú que la educación es una carrera de fondo.

Todas las charlas y los talleres que estamos haciendo ahora

darán su fruto a medio o a largo plazo.

Pero estoy completamente convencido que, en unos años,

todos los delitos que tengan que ver con la violencia de género

van a disminuir considerablemente

y será gracias a la prevención y a la educación.

Al final, las cosas caen por su propio peso.

Todo esfuerzo tiene su recompensa.

Sí, supongo que sí.

Bueno, creo que es mejor que...

hagamos las cosas bien, ¿no te parece?

¿Te arrepientes del beso que nos dimos ayer?

En absoluto.

La verdad es que fue tan rápido que apenas me enteré.

Para mí fue maravilloso, pero creo que es mejor

que seamos discretos en comisaría.

¿Sabes de lo que sí me arrepiento?

De no haberme ido antes de casa.

Supongo que ella también se había dado cuenta

de que nuestra relación no funcionaba desde hace tiempo.

¿No te ha preguntado si estás con otra persona?

Y le he dicho que no.

No me gustan las mentiras piadosas,

pero creo que, en este caso, era mejor.

Pero hablarle de ti

solo le hubiera hecho más daño del necesario.

Sí, supongo que yo en tu caso hubiera hecho lo mismo.

Además, era lo mejor para no complicar más las cosas.

Pero vamos a superar todos los obstáculos.

Seguro.

¿Quieres que vayamos a cenar esta noche?

Sí.

Y he localizado un restaurante cerca del hotel

que tiene muy buena pinta.

Pues habrá que probarlo.

-Perdón, señor comisario.

Vi la puerta abierta y pensé que estaba solo.

Había terminado ya con Ramos, no te preocupes.

Mantenme informado sobre cómo van los cursos, ¿de acuerdo?

-Lo haré, comisario.

Pasa y siéntate. Cierra.

Supongo que te estarás preguntando

para qué te he citado en mi despacho.

-Pues sí. Y le confieso que estoy un poco nerviosa.

No sé si he cometido algún error o...

Todavía me estoy acoplando a la comisaría.

Te he llamado para felicitarte.

La inspectora Miralles me ha contado lo importante de tu aportación

para el caso de la chica desaparecida.

Intento ayudar en todo lo que puedo.

Pues lo estás haciendo muy bien. Y también quiero decir

que Miralles lo va a incluir en la evaluación final.

Intento exprimir todo lo que he aprendido en la academia.

Si algún día cometo un error, será por inexperiencia

porque ganas no me faltan de hacer las cosas lo mejor posible.

Pues, por ahora, lo estás haciendo muy bien,

así que no te relajes, ¿de acuerdo?

Gracias. ¿Desea algo más, comisario? Nada más. Puedes irte.

(Puerta)

(Puerta)

Eusebio me dijo que podía pasar.

-Sí, hombre, sí, Sergio, pasa.

Pasa y siéntate, enseguida termino con esto.

-Si ahora mismo entrara la Policía por esa puerta,

sería difícil explicarles qué hace con ese maletín lleno de dinero.

-Tranquilo, que por esa puerta no va a entrar ningún policía.

El dueño de este negocio sabe perfectamente

lo que tiene que hacer por la cuenta que le trae conmigo, claro.

-De todas formas, no es muy recomendable

manejar esas cantidades de efectivo.

-Pues tendrás que irte acostumbrando porque esto es lo que hay.

Después de la muerte del Algecireño, mis negocios van como la seda.

-Me alegro por la parte que me toca.

-Bien, bueno, vamos a lo nuestro.

(CARRASPEA) Cuéntame.

Supongo que no será para decirme la cantidad de dinero en efectivo

que puedo o no llevar por la calle. -No.

Vengo a darle una buena noticia.

Voy a volver al bufete de Marcelino.

¿Pero... tú y yo no habíamos quedado

en que trabajabas para mí en exclusiva?

-Debería alegrarse.

Al volver a Ocaña Abogados, le cubriré mejor las espaldas.

Llevaré sus cuentas desde allí.

-No sé yo muy bien en qué me puede beneficiar a mí todo eso.

(SUSPIRA)

Marcelino últimamente está bastante desquiciado,

pero no llego a entender cómo ha podido readmitirte

después de haberle traicionado.

-Y aún no le he contado lo mejor.

-¿Hay más? -Ya no seré un simple trabajador.

Ahora volveré como socio del bufete.

-¿Qué?

¿Cómo has conseguido eso?

-Con una pequeña jugada maestra.

Pero prefiero mantenerla en secreto.

-Ya.

Verás, Sergio, yo...

no sé si te estás precipitando o te estás equivocando. La...,

la cuestión es que...

¿no crees que deberías esperar para montar tu propio bufete?

-Los envíos de dinero, las empresas pantalla,

los testaferros son más fáciles de conseguir

desde Ocaña Abogados.

Más adelante ya prescindiré de Marcelino

y me quedaré como único dueño del bufete.

-Vaya.

Veo que tu ambición lo tiene todo muy bien calculado.

-Simplemente, actúo de la mejor manera

para lograr mis objetivos.

(SUSPIRA) -Esa es la cuestión, Sergio.

Que no sé si me gusta que actúes por tu cuenta.

Verás, yo...

estoy acostumbrado a que mis hombres, mi gente

me lo consulten todo y a que hagan todo lo que yo les pida, claro.

-Le hablaré claro, Fernando.

Yo no soy ninguno de sus esbirros.

Como habrá podido comprobar, tomo mis propias decisiones.

He visto una oportunidad y la he aprovechado.

Y pienso seguir aprovechando las oportunidades

que la vida me brinde.

Con o sin su permiso.

-Verás, Sergio.

(CARRASPEA) No me está gustando nada,

absolutamente nada el tono que estás utilizando.

Te estoy viendo, te estoy viendo muy sobrado.

-Tengo motivos.

Con mi nuevo estatus, podré viajar

y manejar grandes cantidades de dinero sin levantar sospechas.

Seguiré llevando sus negocios, pero de forma más segura.

-Verás, el único que va a ganar algo con todo esto es Marcelino,

te lo aseguro, porque con las ganas que me tiene

me la va a querer jugar. -Y yo se lo impediré.

-¿Y qué opina Marcelino de que yo vuelva a su bufete contigo?

-Aún no lo sabe.

Pero, cuando se entere, no podrá hacer nada.

Ahora soy socio y, como tal,

puedo representar a los clientes que quiera.

(SUSPIRA)

Está bien.

Tú sabrás lo que haces, Sergio.

Pero te advierto una cosa:

Si todo este asunto me trae algún problema,

el más mínimo problema,

te aseguro que estarás despedido.

-No tendrá ningún problema.

Pero, llegado el caso, no creo que quiera prescindir de mis servicios.

¿O es que quiere que la Agencia Tributaria

reciba un sobre con la documentación que tengo sobre usted y Marcelino?

¿Lo recuerda?

Yo borré la documentación de Ocaña Abogados,

pero me quedé con una copia...

-¡Sí, sí, sí, maldita sea!

¡Ya sé que tienes esa copia de los archivos

y no paras de repetírmelo continuamente!

Y sé también que nos tienes bien pillados por los huevos

a Marcelino y a mí.

Lárgate de aquí, anda, déjame solo.

Necesito pensar ahora en otros asuntos.

-Pensé que me invitaría a una copa

para celebrarlo.

-Pues ya ves que no.

Yo no tengo nada que celebrar.

(Puerta)

Por favor, tenéis que hacer que Fátima vuelva a España.

Prométeme, Claudia, que iréis a Turquía a buscarla.

Vuestra hija ya no está en Turquía.

Nos han informado

que ha cruzado la frontera de Siria.

(SUSPIRA)

¡Pues entonces tendréis que ir a Siria!

¡O adónde sea!

Nada nos gustaría más que traeros a vuestra hija de vuelta,

pero no podemos.

Ella se marchó por propia voluntad y es mayor de edad.

Es muy duro decirlo, pero es así, es la realidad.

Pero algo se podrá hacer, ¿no?

¡Es que no me puedo creer que la Policía se quede cruzada de brazos!

Los Servicios de Inteligencia ya están alertados

y si Fátima se da cuenta de dónde se ha metido

y se arrepiente y...,

y quiere huir de Siria, la ayudarán.

Solo en ese momento la podrán ayudar.

-Nuestra hija está muerta, Sole.

-No digas eso, Omar, ¡ni te atrevas!

-Sé lo que digo.

En la imagen, Fátima lleva la ropa que le han dado los radicales.

Sus palabras son claras: "El paraíso no espera".

La han convencido para luchar en la Yihad.

Sole, ya está preparada para ser mártir.

(GIME) -No.

Mi hija no es ninguna terrorista.

A ver, escuchad, nosotros conocemos esa simbología

y sabemos cómo captan a las mujeres en Europa.

Pero a veces esos mensajes son solo propaganda.

Si Fátima muere, que sepas que el único responsable eres tú,

por habernos dejado solas, por haber pensado solo en ti,

¡por haber sido un egoísta!

Por favor, eso que estás diciendo es muy injusto.

Los responsables de lo ocurrido son los yihadistas

que captaron a Fátima. Por favor.

No, mi hija no es ninguna terrorista.

No puede ser.

Tranquilízate, por favor, tranquilízate.

No puede ser. ¡No, yo no quiero tranquilizarme!

¡Yo lo único que necesito es que me traigáis a Fátima!

Porque si Fátima no vuelve,

yo me muero.

(LLORANDO) ¡Me muero!

¡Me muero!

Hola, Salima.

-Pero bueno, Nacha.

Esto es una novedad.

¿Tú sabes sonreír?

-Solo cuando hay buenas noticias.

-Ah, bueno, pues nada, soy todo oídos.

-Lo he estado pensando muy bien y voy a concederte esa entrevista

para hablar sobre el combate. -Efectivamente, es una buena noticia.

¿Qué es lo que te ha hecho cambiar de opinión?

-Me he quedado más tranquila después de hablar con el comisario.

No tiene inconveniente, así que bien.

-Genial, pues nada, ahora que nos hemos quitado ese problema,

¿sabes qué es lo primero que te preguntaría?

(PIENSA)

Cuál es tu horizonte, es decir, hasta dónde te interesaría competir.

-No sé, tal vez llegue a participar en los Juegos europeos

entre policías y bomberos.

El año pasado se celebraron en Huelva, los vi

y son una pasada, son como unas olimpiadas.

Pero bueno, de momento, mi foco principal es

la pelea contra Vicky Martos.

-"Partido a partido", ¿no? Cholo Simeone.

-Bueno, ¿qué? ¿Me vas a hacer la entrevista?

Ahora tengo un rato libre.

-No me lo tienes que decir dos veces.

¿Nos sentamos en esa mesa? -Vale.

-¿Sabes qué?

Estoy deseando conocer detalles sobre tu vida,

que seguro que es apasionante.

-A ver, esta entrevista

va a tratar más sobre mi pasión por el boxeo, ¿no?

No tiene que ver con mi vida personal.

-Hombre, claro, tu pasión por el boxeo.

Pero entiende que a mis lectores también les interesa conocer

qué mujer hay detrás de esos guantes.

(ASIENTE)

-No, lo que pasa es que si la entrevista va a ir por esa línea,

como que me rajo del tema.

-Espérate, espérate, mujer.

Bueno, no te me asustes tan pronto. Vamos a hacer una cosa.

Si yo te hago cualquier pregunte que a ti te resulta incómoda,

¿Vale? ¿Te parece bien?

A ver, lo primero que te iba a preguntar son datos biográficos.

-Pues lugar de nacimiento, edad... Cosillas sencillas

que es lo que suelo preguntar para romper el hielo.

¿Tienes algún problema? -No, dale.

-Vamos a por ello.

Entrevista a Nacha Aguirre.

Lugar de nacimiento.

-Ulloa, Valle del Cauca, pero me crie en Cali, Colombia.

-Habrá que buscarlo en el mapa.

Edad. -27 años.

-Salima, ponme un cafelito, porfa.

-Ahora mismo. Qué raro, ¿no?, que vengas a estas horas.

(RECHISTA) -Tengo turno de noche, tía.

-Qué rollo.

A mí me agobiaría un montón tener que trabajar en horario nocturno.

Al día siguiente estás fatal, con el sueño cambiado.

-A todo se acostumbra uno.

Yo lo prefiero que trabajar en hostelería, como tú.

Para tener planes y tal...

Y, hasta que vuelva María,

no puedo cogerme ni un solo día libre.

-Por cierto, ¿cuándo vuelve?

-La última vez que hablé con ella andaba en Cuba.

Pero se cortó la llamada antes de que me dijera nada sobre su vuelta.

(SE RÍE) -¿Que se le cortó la llamada en Cuba?

Cuidado, que como le haya dado por ligarse a un cubano,

te quedas sin vacaciones. -No me digas eso ni en broma.

Por cierto, te lo he puesto bien cargado.

A ver si te dura la cafeína hasta esta noche.

-Sí, sí. Muchas gracias, guapa. -Nada, cariño.

(Móvil)

(RESOPLA)

Bueno, la pastilla te está haciendo efecto.

Las pulsaciones están volviendo a valores casi normales.

-Entonces, esto es lo que me queda de por vida, ¿no?

Estar drogada para superar el golpe.

-No, no, este ansiolítico te lo he dado porque es una cosa puntual.

Has venido con un ataque de ansiedad muy grande.

No. Además es normal en estas circunstancias.

-Pues las circunstancias parece que no van a cambiar.

Si no me devuelven a Fátima,

yo ya no podré vivir en paz nunca más.

-Sé que lo que estás pasando es muy duro,

pero intenta no pensar que van a pasar cosas más horribles

de las que ya han sucedido.

-¿Y cómo lo hago? ¿Eh?

Mi hija está en Siria con unos terroristas.

A lo mejor ya ha participado en un atentado

-Sí.

-Perdón por la interrupción.

Solo quiero saber cómo está Sole.

-Mejor, dentro de lo que cabe.

-No necesito que te preocupes por mí, ya me acostumbré a estar sola.

Estoy deseando que te vuelvas a marchar.

No quiero discutir más contigo. -Yo tampoco.

Los dos queremos muchísimo a nuestra hija,

lo que pasa es que estamos pasando por una situación terrible.

-Bueno, os voy a dejar un ratito solos.

Enseguida vuelvo.

-¿Qué quieres?

-Confirmar que estás bien.

-Dudo mucho que te importe de verdad.

Has tenido que esperar a que nuestra hija desaparezca

para preocuparte por nosotras.

No vengas ahora de santo.

Puede que esto, en parte, sea culpa tuya.

-Tú no eres así.

Estás hablando desde el resentimiento.

-¿Y qué? ¿Acaso no tengo derecho con todo lo que está pasando?

Fátima es lo único que tengo.

Estoy bien.

-Seguro que los dos hemos cometido muchísimos errores.

Lo reconozco.

Puede que yo no haya hecho muy bien las cosas.

Sin embargo, hay algo en lo que sí estamos de acuerdo,

Fátima es lo más importante de nuestra vida

y va a seguir siendo así, ¿verdad?

Por eso tenemos que estar juntos, luchar juntos.

Los únicos culpables de su desaparición

son esos malditos terroristas.

Por desgracia,

no es la primera ni la última adolescente

a la que manipulan el cerebro.

Les hacen creer que se van a convertir en héroes.

-En el fondo creo que todo es culpa mía.

-No, ¿por qué dices eso?

-Pues porque tendría que haber estado más pendiente de ella,

más atenta a sus cambios de humor después del divorcio.

-No.

Los radicales adoctrinan a los jóvenes en poco tiempo

y les enseñan a fingir delante de sus padres,

delante de todo el mundo.

-¿Te acuerdas cuando nació?

Ya tenía esos hoyitos aquí, en su carita.

Siempre ha sido una niña tan dulce.

Tengo mucho miedo, Omar.

Yo no quiero perderla. -Yo tampoco.

-No sabría vivir sin ella.

-Por eso voy a hacer todo lo posible para recuperar a nuestra hija.

(SUSPIRA) Qué larga se me ha hecho la tarde,

qué ganas tenía de terminar de trabajar.

-Nada, he quedado con unas amigas que son superdivertidas.

Es que me parto de risa con ellas.

-Están como cabras, sí.

Ah, mira, pues sí que te lo vas a pasar bien.

-Oye, pues vente si quieres, que seguro que te caen genial.

-No, no puedo. Tengo mis planes hoy.

-¿Ah, sí? Suelta, ¿con quién?

-He quedado con Emilio para cenar.

(ASIENTE) -¿Dónde?

En aquel maravilloso restaurante de la sierra,

apartados del mundanal ruido?

-No, hemos quedado como una pareja normal

en un restaurante normal en Madrid.

Como ahora se está separando y ya hemos aclarado la situación,

creo que no tenemos que escondernos de nada.

-Mira, Lola, me vas a perdonar que sea una mosca cojonera

por enésima vez, pero es que yo no veo que Bremón lo tenga claro.

Primero te quería, después pasaba de ti,

ahora dice que otra vez te quiere...

-Emilio no ha estado pasando de mí todo este tiempo.

Ha estado protegiéndome de algo que yo no sabía.

-Qué misteriosa.

¿Y a qué te refieres?

-Los detalles no te los puedo contar, ya los sabrás.

Pero lo importante es que sé lo que ha hecho por mí

y eso me vale. Y que se está separando.

-Pues si tú estás bien y lo tienes claro,

yo ya no tengo nada más que decir.

Yo lo único que quiero es que estés contenta.

Y ahora que por fin Bremón se ha separado,

quizá es verdad que podéis ser felices juntos.

-Ojalá tengas razón y me alegra mucho que por fin lo entiendas.

-Oye, Paty, ¿sabes algo de Olga?

-Pues justo le estoy escribiendo.

-¿Cómo le habrá salido el examen?

Cuando se fue iba como un flan, la pobre.

¿Y esa cara?

-No me digas que te han suspendido.

-¡Lo he bordado, chicas, lo he bordado!

¡Lo sabía, sabía que lo ibas a bordar, tío!

¡Muy bien, enhorabuena!

-¿Pero ya estás admitida o tienes que hacer más pruebas?

-No, no, nada de pruebas.

Ahora lo que tengo que hacer es celebrarlo.

Pedid lo que queráis, os invito. -No, invito yo.

que el truco de tu abuela ha sido un exitazo.

-Licor de manzana, pero sin alcohol, que luego no hay quien os aguante.

-Hala. -Por la mejor chef de Distrito Sur.

-Sí, señora.

Perdona que me tome mi tiempo, ¿eh, Marcelino?

Pero en estas ocasiones siempre recurro a las primeras frases

"el diablo está en los detalles, en la letra pequeña".

-Bueno, déjate de chulerías y dime si está bien.

He incluido todas las cláusulas que hablamos.

-Está bien.

-Bien, antes de firmar el contrato,

quiero que firmes ese documento.

Es un acuerdo privado del que solo tendremos copia tú y yo.

-Parece que no soy el único desconfiado.

-La diferencia es que yo no te he dado motivos

para que desconfíes de mí y tú a mí, sí.

Si alguna vez le dices a Alicia de quién es hija,

el contrato como socio del bufete quedará anulado.

-Tiene lógica.

Lo firmaré.

-No voy a hacer ningún paripé contigo, Sergio.

Que te quede claro que mientras más lejos trabajemos

y menos nos veamos las caras, mucho mejor.

-De todas formas, te informo que mi primera decisión

como socio del bufete será volver a llevar los asuntos de Quintero.

-Eso ni lo sueñes.

pero no podemos permitirnos perder clientes tan prestigiosos

y que inyectan tanto capital a la empresa.

-¿Prestigioso?

Quintero es una rata inmunda

y eso de inyectar capital lo dirás por el dinero

que te va a pagar en B.

-Sí, sí, más o menos lo mismo que te pagaba a ti antes.

Bueno, no te ofendas, será un poquito más.

-Eres un miserable.

No tienes escrúpulos en comportarte como una auténtica escoria.

Te prohíbo que lleves los asuntos de Quintero desde el bufete.

-Comprendo que no te haga especial ilusión, Marcelino,

pero con el acuerdo que acabamos de firmar

cada uno puede representar a los clientes que le parezca.

Y para mí el principal será Fernando Quintero.

Ah, con la ilusión de convertirme en socio de Ocaña Abogados

se me había olvidado este pequeño regalo.

Es el original de la prueba de paternidad de Quintero.

Por si lo quieres enmarcar.

(Puerta)

Hola, Alicia.

(Puerta)

¿Tú qué haces aquí?

¿Se lo dices tú o se lo digo yo?

Vaya, y ahora te tutea.

¿Me podéis contar qué es lo que está pasando?

Mejor díselo tú.

Si se lo cuento yo, no me va a creer.

-Sergio, a partir de ahora,

va a volver a formar parte de Ocaña Abogados.

¿Qué? -Díselo todo, hombre.

Ya no seré un simple trabajador, me incorporaré como socio del bufete.

¿Se puede saber qué ha hecho este impresentable

para convencerte de una cosa así?

Qué ingenuo por mi parte, yo que pensé que te alegrarías, Alicia.

Bueno, socio,

me marcho para que puedas disfrutar en exclusiva de tu hija.

Adiós, familia.

(Puerta)

¿Me quieres explicar qué ha pasado?

¿Cómo has podido volver a readmitirlo en el bufete

y en calidad de socio?

Bueno, tenemos ciertos problemas en el bufete

y Sergio tiene una gran capacidad para conseguir clientes importantes.

¡Venga ya, papá! ¡Por favor!

Sabes perfectamente que el único cliente que lleva es a Quintero.

¿Lo vais a volver a representar desde Ocaña Abogados?

No me lo puedo creer. ¿Se puede saber qué ha pasado

para que des todos estos pasos atrás?

Por favor, deja de hacerme preguntas.

Y yo te pido, por favor, que me cuentes la verdad.

A ver, yo no te pregunto por tus métodos

para resolver los casos, no me cuestiones

cómo tengo yo que solucionar los problemas del bufete.

Muy bien.

Vale, aquí tienen.

Les he puesto unos "fakkas" por cortesía de la casa.

La compañera que los hace acaba de aprobar el examen de ingreso

en una prestigiosa escuela de cocina.

No creo que se le pueda poner muchas pegas.

-Tiene buena pinta, gracias.

-Gracias. ¿Usted no quiere probar? -No, gracias, pero no.

He estado un poco borde, pero no estoy para cortesías.

Nunca tuve tan buen carácter como tú.

-No pasa nada, cada uno tiene su personalidad.

Yo solo intento ser amable.

(SUSPIRA) -No me resigno, Omar.

Algo tenemos que hacer para encontrar a Fátima.

-Yo tampoco dejo de darle vueltas a eso.

-Hablaré con Claudia.

No puede ser que la Policía española se desentienda así de nuestra hija.

-¿No has escuchado? No pueden hacer nada.

Fátima viajó a Siria voluntariamente

y es mayor de edad.

-Lo hizo porque esos malnacidos le llenaron la cabeza de mentiras.

-Aún así, la Policía no puede intervenir.

-Pues yo no pienso quedarme quieta sin hacer nada,

esperando a que un día nos llamen para decirnos

que Fátima ha muerto en un atentado.

-¿Y qué quieres hacer?

-Voy a ir a Siria a buscarla. -¿Qué?

Ya te estás quitando esa idea de la cabeza, por favor.

-¿Por qué? No seré la primera persona que haga una cosa así.

-No puedes ir a un país en guerra como si nada.

Ni siquiera sabemos en qué ciudad está.

-Pues preguntaré a la Policía, contrataré a un detective.

Hablaré con abogados, ¡con quien sea!

Pero voy a localizar a Fátima y la voy a traer de vuelta a casa.

¿O te piensas volver otra vez a Estados Unidos?

-Tengo una idea mejor.

Seré yo quien iré a Siria a buscar a Fátima.

-¿Lo dices en serio?

¿O solo lo haces para que me quede quieta y no haga nada?

-Sí, lo digo en serio.

-Vale. Pero yo también voy, yo no puedo quedarme aquí, quieta.

-No, por favor, mejor que me vaya solo.

Tendré mucho más fácil desenvolverme por allí,

tanto en Turquía como en Siria.

Mañana mismo cogeré un vuelo a Estambul.

Voy a hacer todo lo posible para recuperar a nuestra hija.

Adelante.

Hola, inspectora.

(CARRASPEA) Gracias por recibirme.

No te preocupes. Siéntate, por favor.

¿Qué tal Sole? ¿Cómo sigue?

Mal.

Pero, por lo menos, no ha vuelto a darle ningún ataque de ansiedad.

Vale.

Pues dime, ¿en qué puedo ayudaros?

Sole y yo necesitamos tu ayuda.

Queremos saber en qué zona de Siria está, exactamente.

Pero ya hemos hablado de eso.

Ni los Servicios de Inteligencia ni la Policía española

¿Al menos nos puede decir en qué ciudad está?

Si Inteligencia conoce su paradero, no nos lo ha revelado

y no lo hará para evitar que ningún familiar

cometa la locura de intentar ir a buscarla.

Omar, ¿qué se te está pasando por la cabeza?

Estoy pensando en ir a Siria a rescatar a Fátima.

Pero eso es una barbaridad.

Por muy desesperados que estéis, es muy arriesgado.

Tendríais escasísimas posibilidades, por no decir ninguna

de encontrarla con vida y de traerla de vuelta.

Pues seré yo el primer padre en conseguirlo.

He leído por internet que una mujer holandesa

consiguió entrar a Siria y salvar a su hija de 19 años.

Un hombre belga también, hizo lo mismo

y sacó a su hijo de allí.

Pero hay muchos más que han muerto en el intento.

De verdad, es una locura intentar entrar en un país en guerra

y mucho más enfrentarse a una organización terrorista.

Lo asumo.

No tenemos otra opción si queremos ver a Fátima con vida.

Cualquier información,

cualquier pista que me lleve hacia ella.

Por favor.

Omar, como madre puedo entender por lo que estáis pasando,

pero como policía yo no puedo ayudaros en esto, de verdad.

Nos acaban de enviar esta información los Servicios de Inteligencia.

Es urgente.

-Tiene que ver con mi hija, ¿verdad? No sé, voy a comprobarlo ahora.

Gracias, Elena.

¿Son noticias de Fátima?

(SUSPIRA)

Sí.

Y no son buenas.

¿Qué pasó?

Ha habido una escaramuza de la policía turca de fronteras

con un grupo de yihadistas

en la frontera de Siria.

En el tiroteo han muerto varias personas,

una de ellas llevaba documentación española.

¿Era ella?

Me temo que no hay ninguna duda.

Sí, era Fátima.

No es verdad.

Cuando me dijo que había aprobado, ¿sabes cómo me lo dijo?

-¿Cómo?

-Me puso una sonrisa y me dijo:

"Antes de que salgas de esta escuela yo voy a conseguir esta receta".

Vamos, pegué un bote que casi voy contra el techo.

-No me extraña, has luchado mucho por llegar ahí.

Tu madre y yo estamos muy orgullosos de ti.

¿Verdad, Claudia?

Sí, sí, la verdad es que es fantástico

lo que has conseguido, cariño.

No era nada fácil. ¿Cuándo vas a entrar en la escuela?

-Pues me dan el calendario y el plan de estudio en unos días.

Pero ahora no quiero pensar en eso, ¿eh?

Estoy muy cansada de la tensión de todos estos días,

así que me voy acostar, que he tenido mucho jaleo.

-Bien. -Buenas noches.

Me alegro mucho, cariño, eres una campeona.

-¿Qué te pasa, Claudia?

Nada, nada.

Le has felicitado casi por obligación.

¿No te hace ilusión que haya aprobado?

Sí, cariño, si estoy contentísima, de verdad.

¿Qué te pasa, a ver?

Antonio, es que no he querido decirlo delante de Olga

para no chafarle su alegría, pero...

Fátima, su compañera, ha muerto.

(SUSPIRA)

¡Qué horror! ¿Cómo ha sido?

Es una escaramuza de un grupo de yihadistas

con la policía turca en la frontera de Siria con Turquía.

(SUSPIRA)

¿Lo saben sus padres? Sí.

Cuando me lo comunicó el Servicio de Inteligencia,

precisamente Omar estaba en mi despacho.

Llamé varias veces a Sole, pero, como no me lo cogía,

el propio Omar ha ido a comunicárselo a su casa.

No hay cosa peor que perder a un hijo o a una hija.

Y más en esas circunstancias.

(Timbre)

Hola, Sole.

-Perdona que me presente así, sin avisar.

No, por favor, pasa, pasa, no te quedes ahí.

-¿Quieres... un café o algo?

-No, no quiero molestar.

Solo quería pasar un momento.

Omar me está esperando ahí, en el coche.

-Os dejo solas. Gracias.

(LLORANDO) -Claudia. Sole, cariño.

¡Ay, Dios mío!

Lo siento muchísimo.

Es muy duro esto, Dios mío, es muy duro.

Siento mucho por lo que estáis pasando.

Yo quería agradecerte

el trato que has tenido con nosotros en todo momento.

Tanto con Omar como conmigo.

Yo lo único que he hecho ha sido intentar ponerme en vuestro lugar

y trataros con el mayor cariño y comprensión posibles.

Disfruta mucho de Olga.

Cada día, cada momento.

Nunca se sabe qué puede pasar mañana.

¡Claudia!

Muchas gracias, muchas gracias.

Mucho ánimo, Sole, mucho ánimo.

(SUSPIRA)

(SE RÍE)

El sitio estaba muy bien, pero el "maître" era un poco, no sé,

¿solemne, por decirlo de alguna manera?

¿Solo un poco? Qué tío más asfixiante.

y ya estaba llenándote la copa otra vez.

Igual nos llama ahora preguntando qué tal va la digestión.

Sale de la cama. ¿Está todo a gusto, no, señores?

¿Te imaginas?

Bueno...

Bueno, pues siento no traerte a un sitio más personal,

pero es lo que tiene vivir en la habitación de un hotel.

Bueno, a mí me encanta, ahora vives aquí

y me siento como si estuviera en tu casa.

Más ligero de equipaje no puedo estar, la verdad.

Aparte de la ropa, poca cosa más tengo.

¿No te da sensación de libertad vivir así?

(RESOPLA) Bueno, la verdad es que echo de menos algunas de mis cosas.

Mis libros, mis discos,

mi colección de insectos...

¿Insectos disecados? Sí.

Tengo una colección de 10 500 insectos.

Ah. ¿Quieres que te la enseñe?

¡Que es broma! ¿Qué voy a tener una colección de insectos?

Te lo crees todo, de verdad.

(SE RÍE) Qué susto me he dado.

(GRITA) Lo que sí es verdad

es que mi sueño no era terminar viviendo en una habitación de hotel.

¿Te arrepientes de haberte ido de casa?

Para nada.

¿Tú sabes, de verdad, de lo único que me quejo en esta vida?

¿De qué?

Mira ahí.

Mira qué cuadro más horrible, de verdad.

Mira, ahora mismo lo quito. (SE RÍE)

Sí, sí, sí. ¿Eh?

¿A que es más bonito así?

Mucho mejor, ¿dónde va a parar?

Pensaba que lo único que te gustaba colgar en tus paredes

eran tus condecoraciones.

No soy tan obsesionado con mi carrera como parece.

¿Te digo un secreto?

Claro.

Mi verdadera vocación no era ser policía,

era ser diplomático.

¿Ah, sí? Sí.

Mi sueño era ser embajador de España en París.

Y no solo por el cargo, sino por vivir en la misma ciudad

donde habían vivido mis pintores favoritos:

los impresionistas.

Entonces es verdad tu afición por la pintura.

Sí.

¿Y tú no tienes ninguna afición secreta?

De pequeña me gustaba mucho el deporte, era muy buena.

Mi sueño era llegar a las olimpiadas, correr los 100 metros lisos

y ganar la medalla de oro.

(SE RÍE) ¿Y qué pasó?

Que en los entrenamientos era muy buena,

pero en los campeonatos era pésima, nunca ganaba.

Imagino que nunca se me dio bien competir con los demás.

Era mejor superándome a mí misma, superando mi marca.

De lo que no me arrepiento es de haber entrado en el Cuerpo.

Y la carrera tiene otra compensación, pillar a los malos, yo creo.

Sí.

Yo tampoco me arrepiento de ser policía

porque, si no lo hubiera sido, no habría venido a este barrio

y no te habría conocido nunca.

Lola.

¿Estás bien?

Sí.

Don Fernando.

-Hombre, Jairo.

Al final vas a morir en la misma empresa

donde robamos los televisores, fíjate qué casualidad.

-Fiti, no hagas ninguna tontería, tío.

Vamos a hablar, tenemos que aclarar esto.

-No vamos a hablar nada, eres un chivato de mierda.

Y te lo advertí:

nadie se la juega al Fiti y se va de rositas.

-Yo no te traicioné, no me fui de la lengua.

Pregúntale a quien quieras, hermano. -¿A tu hermano, el policía?

-No lo hagas, Fiti.

Por tu madre, por favor, piensa en ella.

Piensa en tu madre, tío, y piensa en la mía.

-Piensa en cómo le destrozarás la vida.

-Me encanta verte suplicar.

Te juro que no te vas a librar.

Si sabes rezar, sabes lo que tienes que hacer

porque te juro que ha llegado tu hora.

(Disparos)

(RESPIRA FUERTE)

-Deberías de darme las gracias por haberte salvado la vida,

¿no te parece?

Tú me salvaste a mí del Algecireño y yo te he librado a ti de...,

de esto.

-Gracias, jefe. -No hay de qué.

Ahora tenemos que pensar cómo resolvemos este marrón.

Ya sé que tu trabajo es ponerte en lo peor

para que no haya más casos, ¿pero no lo estás llevando muy lejos?

Pues no creas.

Empiezo a pensar que una célula terrorista

se ha podido instalar en el distrito.

¿No me has dicho que a Fátima los radicales la contactaron

a través de la página web? Sí.

Pero se tuvieron que comunicar de otra manera.

¿Por qué has tardado tanto?

-Porque el sitio está a tomar por saco.

-¿Qué querías, dejarlo en la puerta de la comisaría?

-Pues entonces no te quejes tanto, que apenas estaba a una hora.

Rober, ¿qué piensas?

No sé si será un sexto sentido que tengo de hermano mayor,

pero Jairo me oculta algo.

¿No estabas empezándote a pillar por Jairo?

-Pues sí, me gusta, pero es que no sé,

desde que me dio plantón cuando quedamos para ir a la Red Star

no hemos vuelto a hablar ni a quedar ni nada.

Yo creo que me está dando largas y no sé por qué.

-Y habrá que pensar un poco

qué es lo que le vamos a decir a la gente de comisaría

porque, tarde o temprano, se van a enterar.

Sí, pienso igual que tú.

Es lo que tiene estar rodeado de buenos policías.

¿Y qué hacemos?

-Oye, ¿nos hemos visto antes?

-Pues tú a mí no creo, pero yo a ti, sí.

-¿Dónde? -Aquí, en comisaría.

Te he visto que vienes bastante y, además, Espe me ha hablado de ti.

-Espero que bien.

Hola, Alicia, ¿qué tal?

Deseando perderte de vista.

Cada vez estás más lejos de la chica educada

que conocí en la facultad.

Sergio es pura fachada, no es de fiar.

Si lo conocieras, te darías cuenta.

-Desde luego, con lo que cuentas, no me dan ganas de relacionarme con él.

Pues no lo parece, no haces más que preguntarme por él.

Solo por saber a qué atenerme.

De todas formas, si te altera tanto es

porque habréis tenido ¿una relación personal?

Yo que tú reservaría las preguntas para interrogar a los malos.

-No me vengas con cuentos que ya somos mayorcitas, ¿no?

Tú anoche no dormiste en casa.

-Vale, pesada, pero cállate ya.

-Yo te he demostrado muchas veces que soy capaz de guardar un secreto.

-¿Me pones una bebida isotónica?

-¿Con sabor a limón o a naranja? -A limón.

Oye, a un padre no se le cuelga así.

No, Rober, no me apetece hablar con alguien que me miente.

Mira, entiendo que estés enfadada,

pero no te va a durar toda la vida el enfado,

tendrás que arreglar las cosas. Y lo haré.

Pero ahora tengo otras prioridades.

El ladrón este se puede esperar, tu padre igual no.

Será mejor que pasemos a mi despacho, Fernando.

Parece que Marcelino aún no ha encajado

nuestra nueva relación profesional.

Está un poco nervioso.

-Sergio, quiero hablar contigo a solas.

Cierra la puerta, por favor.

-Miriam, acompaña al señor Quintero a mi despacho, por favor.

Estoy convencida que tuvo que haber alguien cercano

que la animara a hacer una cosa tan grave.

Claudia, creo que te estás alarmando sin motivo.

Nos conviene ser prudente, no conviene crear alarma social.

¡No, no quiero crear alarma social, Emilio!

Lo que quiero son efectivos que se dediquen exclusivamente

a investigar en profundidad este caso.

  • Capítulo 111

Servir y proteger - Capítulo 111

02 oct 2017

Miralles descubre que la hija de Omar y Sole ha huido a Siria. Omar decide ir a buscarla. Bremón y Lola quedan a cenar y, finalmente, hacen el amor. Sergio se sale con la suya.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 111" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 111"
Programas completos (157)
Clips

Los últimos 724 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% ayer
    Capítulo 154 ayer Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Nuevo Capítulo 153 Completo 52:37 96% pasado jueves
    Capítulo 153 pasado jueves Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Nuevo Capítulo 152 Completo 56:17 92% pasado martes
    Capítulo 152 pasado martes Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...