www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4244212
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 110 - ver ahora
Transcripción completa

Pensaba volverme a la cama, pero huele que da gusto.

Ha venido a denunciar la desaparición de su hija.

Estaba con las preguntas del protocolo.

-No sé nada de ella desde anoche.

Y me da miedo que le haya podido pasar algo.

Empiezo a pensar que ha ocurrido algo.

Mira lo que he encontrado.

¡El móvil de Fátima! Espera, espera.

¿Cómo va a salir mi hija de casa sin su teléfono?

¿No te parece muy raro?

-¿Qué crees que puede haber pasado?

Hay indicios que nos hacen creer que se ha marchado

por propia voluntad, pero no a EE. UU.

Es que me llamó mi actual pareja, Karen.

Y me dijo que llegó una carta a mi casa.

Aquí la tengo.

No sé qué pensar, no.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Es que no me gustaría que sea una carta de despedida.

-Es una metástasis, se ha extendido al cerebro.

-La operación puede salir mal y me da terror despertarme

ciega, sorda o algo peor.

-¡Amnesia!

-Sí, es por culpa de un edema.

-Te pareces mucho a un abogado con el que estaba saliendo.

Pero con más ojeras.

(RÍE)

-¿Hay algo que podamos hacer para llevarnos bien?

Después del daño que nos has hecho...

No te he hecho nada. Y tu amiguito Quintero tampoco.

Estos dos tienen algo, ¿no?

-Sí, pero...

ahora Alicia está con otro.

-Sí, con Róber.

Este guaperas está celoso a más no poder.

-El Fiti ha vuelto al barrio.

Quiere acabar lo que empezó.

Como te cruces, no tendrás tiempo a nada.

¿Quieres meterme miedo o que no duerma bien?

Te digo lo que pienso.

Eres amiguita de Jairo, ¿a que sí?

¡Trae, hombre!

-¡Vete! ¡O llamo a la Policía ahora mismo!

-Vale, tranquila. -Vete, fuera.

-El baboso se llama Fiti. -¿Qué quiere de ti?

-Una tontería. Se le ha metido en la cabeza

que lo he "traicionao", pero no he hecho nada.

-¿Seguro? -Te juro que es verdad.

Es más, ¿sabes lo que voy a hacer?

Voy a salir, voy "pal" barrio, lo voy a buscar

y cantarle las 40 por molestarte.

-¿Sacaste las muestras del cepillo de dientes y el puro?

Según los resultados de ADN, la probabilidad de paternidad

es del 99,9%. (RÍE)

A partir de ahora no solo nos vamos a tutear,

sino que vamos a ser iguales.

-¡Tú estás loco!

-De eso nada, amigo. Lo tengo todo muy bien pensado.

Vamos a unir recursos y llevaremos el bufete a lo más alto.

Ella es hija de Carmen y otra persona.

Fernando Quintero.

Por la oportunidad que me diste de trabajar en el bufete

y por el cariño que le tengo a tu familia

te voy a conceder un poco más de tiempo

para que puedas procesar y asimilar la realidad de la situación.

Seguro que lo podemos arreglar sin el pincho.

-Calla, que vas a despertar a los vecinos.

-¡Deja que te explique! -Paso de tus mierdas. ¡Vamos ya!

(Cerradura)

Tío, ¿qué pasa? Vas a despertar a Alicia.

¿Qué haces en el rellano? ¿Te has dejado las llaves?

¡No me las he dejado! ¡Si yo las tenía!

No sé dónde están, si las metí en la mochila o qué.

Anda, tira, melón. Y no hagas ruido.

(Música emocionante)

Oh, lo siento. No te había oído entrar.

No te quería desconcentrar de tu rollo ese...

A ver qué vas a decir...

Tu rollo ese como se llame.

(RÍE) Solo estaba haciendo estiramientos.

Tú no te preocupes

y haz tus estiramientos, no pienso hacer ni un ruido más.

No te preocupes, he terminado. ¿Vas a hacer café?

Sí. ¿Quieres? (ASIENTE)

Oye, esto que huele... ¿es la vela?

¿No te gusta? Solo es para concentrarme.

Si quieres, la saco al balcón y se va el olor.

Déjala para desayunar, ¿no?

¿Seguro que no te molesta?

No me molesta nada de ti.

Me encantan tus estiramientos.

(Beso)

Me encantas tú.

Me encanta que vivas conmigo.

Es que me encanta todo de ti.

No tengo ninguna pega.

Pues vamos a hacer un trato.

Si te molesta algo de mí... Vale.

Te lo digo. Pero tú a mí también, ¿eh?

Justo te quería decir algo.

¿Ya empezamos? ¿Qué he hecho ahora? (RÍE) No has hecho nada.

Solo que por la mañana me gusta darme un ducha muy caliente.

Si no, no soy persona. Ya, la alcachofa.

No te preocupes, hoy la cambio.

No, te quería decir que la he cambiado yo.

¿Sí? Cuándo?

Esta mañana, me he levantado temprano.

¿Has comprado una nueva?

En la ferretería ayer por la tarde.

Si es que eres más bonita...

¿De verdad no te molesta que haga cosas así?

Fíjate, me molesta tanto que te pido que eches un vistazo

al fregadero, que no traga. A ver si le puedes meter mano.

Ah, ¿sí? ¿A qué más puedo meterle mano?

No sé, sorpréndeme.

Uy, salvados por la campana.

Pero recuérdame que luego retomemos aquí.

(ASIENTE)

Buenos días, Marcelino. Buenos días. ¿Vengo en mal momento?

No, no. Pase.

Tengo esto un poco desordenado, aviso.

¡Papá! ¿Está Montse bien?

Sí, está perfectamente, gracias. Solo quería hablar contigo.

Yo voy a pegarme una ducha, ¿vale?

Así estreno la alcachofa.

Ya sé lo que vas a decir.

Vaya piso pequeño, qué barrio tan cutre...

Me parece muy acogedor y me gusta el balcón.

Se puede desayunar al solecito.

Por cierto, os he traído unos cruasanes.

Muchas gracias. Es un detalle.

¿Quieres café? ¡No!

Si me voy enseguida. Solo quiero decirte que...

que, por favor, no me des la espalda.

Para mí siempre serás mi niña.

Yo comprendo que tienes tu trabajo, tu novio

y tu vida.

Pero déjame ser parte de ella.

Por favor.

Papá, ¿cómo te voy a dar la espalda?

Anda, ven.

Eso no va a pasar nunca.

Lo único que te pido es que no me juzgues.

Completamente de acuerdo. Ni a mi novio.

Y te doy mi palabra.

Además, quería decirte que me equivoqué con él.

Róber es una persona honesta, noble, que va de cara.

Hoy eso es muy poco común.

Quién me mandaría meterme en tu vida sentimental.

¿Qué sabré yo?

Tendrás cosas que hacer y tengo que irme al bufete.

Dame un beso, anda.

(Beso)

¿Te llamo esta noche y planeamos el fin de semana?

Me encantaría. Bueno, hasta luego.

Adiós, papá.

Toma, papá. Tienes que probarlo.

-¡Acabo de desayunar!

-¡Un poquito, que necesito opinión!

-¡Está buenísimo! Ahora tendré que hacerme otro café

y tomar otro par de trozos. No hay quien me pare.

-¿No me he pasado con el anís?

-¡Hum! Ya decía que tenía un aroma muy rico.

¡Es el anís! Hacía mucho no comía algo con anís.

-¿Cómo se llama esto? -Se llama "fakas".

Es un postre marroquí. Me lo recomendó Salima.

Creo que lo haré para el examen de ingreso

porque en la escuela hay mucho nivel y hay que ser original.

-Original es cantidad.

¡Está buenísimo!

¡Hum! Lleva almendras y pasas.

-Sí. Lleva almendras con piel, pasas, sésamo y anís.

-Bueno... Sobresaliente.

Yo, con que me aprueben, me conformo.

-Claudia, tienes que probar este pastel

que ha hecho para el examen. (ASIENTE)

-¿Te preparo un cafetito, mami, para acompañarlo?

(ASIENTE)

-¿Le echamos matarratas al café, que estará más bueno?

(RÍEN)

¿Qué lees con tanta atención? Llevamos un rato hablando

y tú "hum, hum", ni caso.

Perdonad, tengo la cabeza en el trabajo.

Es una carta que escribió Fátima a su padre

cuando estaba en EE. UU.

La he leído más de 14 veces y no sé...

Mira si tú ves algo extraño. Yo no encuentro nada.

Igual es que no hay nada.

Antonio, tiene que haberlo.

El mismo hecho de que escriba una carta en papel

y la envíe por correo postal es inusual.

¿Cuántas amigas tuyas hacen eso? No, ninguna.

Con los chats gratuitos que hay, no te gastas en un sello y un sobre.

¿Ves? Pues Fátima envía la carta y desaparece.

No tiene por qué estar relacionado.

Igual quiso tener un detalle, vio una película de época

y pensó que era bonito mandarle una carta.

-Lo que se ve es que le echaba bastante de menos.

-Déjame ver.

-Creo que le afectó bastante el divorcio de sus padres.

¿Y no os parece que tiene un aire como de despedida?

A veces las cosas son más simples, señora inspectora jefe.

Con vuestro permiso, me voy a trabajar. ¡Adiós!

¿Interrumpo?

Mi padre ya se ha ido. Y ha traído desayuno, por cierto.

Habrá dicho que cómo vives en un pocilga.

¿Pocilga por qué? Este piso está muy limpio.

No, por el desorden, digo.

Y como él vive en un chaletazo...

No vino a opinar sobre decoración,

sino a decir que no me aleje de él.

Qué tierno, qué bonito.

¡No te rías de mi padre! No me río, me parece bonito.

¿Los tíos duros no podemos tener sensibilidad?

Que sepas que me ha hablado bien de ti.

Se equivocó contigo, no se meterá en la relación

y eres un tío estupendo. ¿En serio?

Sí, pero yo sigo pensando que eres un capullo.

Sí, pero un capullo adorable, ¿no?

De todas formas,

me he quedado preocupada.

Lo he notado raro. Igual le ha pasado algo con Montse.

Ayer también estaba serio, pero no cuenta nada nunca.

Eres hija única, te acabas de marchar de casa,

a Montse la acaban de operar. Yo tampoco estaría contento.

Pero como no se comunica, es difícil saberlo.

A ver, es un hombre. Expresar sentimientos, como que no.

Eso es una soberana tontería, Róber.

Inspectora, ¿qué va a hacer? ¿Me va a expedientar?

(RÍE) Mira que eres payaso, ¿eh?

(IMITA RISAS)

Si queréis os pongo música y nos ponemos de "party".

No te habremos despertado.

Primero los ruidos de algo que habéis hecho en el baño,

que no sé qué hacéis,

luego habéis tirado algo al suelo y ahora risitas.

Perdona, pensaba que estabas trabajando.

No, me acosté hace tres horas porque tuve turno de noche.

Por cierto, lo del baño ha sido la alcachofa,

que la ha arreglado Alicia, ella sola.

Vale, por la parte del baño no digo nada

porque me tocaba a mí. Gracias, cuñada.

¿Quieres un cruasán y un café? Así te compenso por el ruido.

Pensaba volverme a la cama, pero huele que da gusto.

No, pero tengo prisa y me tengo que duchar.

¿Seguro?

(BURLONA) De nada, cuñado.

Por cierto... me gusta mucho tu pijama.

¿Qué tal el curro, hermano? ¿Alguna movida?

Lo digo por si has tenido noticias del Fiti.

No, ninguna. "Pa" mí que Elías lo flipa.

Mi colega no se equivoca con esas movidas.

Ha vuelto al barrio, es posible que contacte contigo.

¿Te acuerdas del mensaje que te mandó?

¿Me puedes dejar desayunar tranquilo,

sin darme la chapa con Fiti o lo que sea?

¿Sabes? Me has "quitao" el hambre. Toma, "pa" ti los dos. Cómetelos.

Me voy a la cama. Por favor, no más ruido.

-Estás muy callada. -No tengo nada que decir.

-O mucho que callar.

Me ha contado un pajarito que Bremón y tú...

-¿Quién te ha dicho eso? ¿Qué dices?

-Nada, nada. Serán imaginaciones mías.

No sé, pero no me vengas llorando cuando se tuerzan la cosas.

-¿Quién te ha dicho qué, Espe?

-Lo importante no es eso.

Lo importante es que dijiste que ibas a pasar página.

-Bremón va a divorciarse.

Me ha dicho Emilio que no ha parado de pensar en mí.

-O sea, que estáis juntos otra vez.

-No, todavía no.

Es una situación complicada, es difícil de explicar.

(SERIA) -Y de entender.

-No es tan fácil deja a una familia con hijos de la noche a la mañana.

Razones tendrá para hacerlo ahora y no antes.

-Correcto, razones tendrá. ¿Entre esas estás tú?

-¡Ay, Espe! Si te pones así, no te cuento nada.

Solo digo que a veces las cosas no son tan sencillas

como parecen desde fuera, ¿vale?

-Hola. -¿Qué tal?

Qué ganas tengo de trabajar contigo en la UFAM.

No porque no me guste estar contigo. Aprendo mucho.

-Tranquila, si no me ofendo, mujer.

Suelo colaborar con la oficial Ramos en la UFAM.

He oído hablar del trabajo de la UFAM,

me parece superinteresante.

-Es muy duro, pero muy gratificante.

-Supongo que trabajar con las víctimas

te hace tener callo, ¿no?

Bueno, en el fondo, la situaciones muy emocionales

son las más difíciles de tratar.

-Requiere bastante entrenamiento.

-Y empatía, supongo.

-Y tacto, mucho tacto.

-Ojalá me pasen pronto allí.

-Hasta luego. -¡Hasta luego!

-Qué maja esta chica.

-Ya te digo. Maja y espabilada.

Fue ella la que me dijo que Bremón y tú...

-¡Qué dices! ¿La nueva?

-Qué cotilla, ¿no? -No, no, no.

No fue cotilleo ni nada.

Simplemente me preguntó si erais pareja.

Le dijimos que no y no le dio más vueltas.

Luego le pregunté: "¿De dónde sacas que estos dos son pareja?".

-¿Y qué te dijo?

-Pues que os había visto hablar

y le dio esa impresión por los detalles.

-¿Qué detalles? ¡Si no hicimos nada Emilio y yo!

Vamos, casi nada. De verdad.

-Soltó un discurso supertécnico sobre la proxémica,

el lenguaje corporal... Vamos, hablabais como una pareja

-¿Tanto se nos nota hablando? -Yo no, pero ella...

No veas qué atención a los detalles.

Se fijó en que Bremón ya no lleva su alianza

y dedujo que se había separado.

Y, por la camisa sin planchar, que no estaba en casa.

-¡Qué fuerte! ¿Y había alguien más ahí?

-Sí, estaba solo Róber. Pero no te preocupes.

A él más que a nadie le interesa ser discreto

en las relaciones de agentes y superiores.

-O sea, que la nueva tiene la antenita puesta.

Pero si vio hablando un minuto a Alicia y Sergio Mayoral

y ya adivinó que habían estado juntos.

-¿En serio?

-A mí me da un poco de repelús la niña.

-No sé... -¿De verdad?

-Sí, es que entre eso y cómo queda bien con todos,

siempre con la palabra adecuada para cada uno...

-Es políticamente correcta, que tampoco es malo.

-Hum... pero no es natural.

-Bueno, ¿trabaja bien? Es lo importante.

-Sí, en eso no tengo ninguna queja, la verdad.

Es una máquina.

-Bueno, voy a hacer unas llamadas.

¿Qué? ¿Qué te parece?

Que está bastante claro.

La niña está orgullosa de su padre y le echa de menos.

¿Te suena a despedida?

No sé. Tiene un tono extraño, como solemne.

Es vaga, no menciona recuerdos ni lugares concretos.

Podría ser una despedida o la carta a un padre

con el que no tiene relación.

¿Habéis visto algo extraño en los turnos de vigilancia?

Nada, el padre no ha salido del hotel

ni ha recibido visitas.

La madre igual, solo salió para hacer la compra.

¿Qué sabemos del ordenador?

Laura lo ha rastreado. No ha encontrado nada.

Lo raro es que apenas navegaba por Internet.

En el historial no aparecen webs de moda, música o noticias.

Sí, eso es extraño.

Pero tampoco es habitual escribir una carta a mano.

No sé...

Fátima es especial.

Podría ser eso o que las web que visitaba eran tan raras

que ha decidido ocultarlas.

¿Podría tener otro ordenador escondido?

U otro móvil, pero en su casa no hemos encontrado nada.

Podría haberlo pedido prestado a algún compañero.

Tirad por ese hilo. Sí.

Volveremos para interrogar a profesores y compañeros.

Metedles un poco de miedo a los chavales

si hace falta.

A estas edades la lealtad es muy importante

y puede que cambien de opinión respecto a lo que dijeron.

Entendido, te mantengo informada. Vale.

Buenos días, inspectora. ¿Quería verme?

Sí, pero por nada en concreto.

Quería saber qué tal te...

Ay, espera un momento. Olvidaba decirle una cosa a Alicia.

Alicia...

Ya estoy aquí.

"El Paraíso nos espera". ¿Qué significa?

(PERDIDA) ¿El Paraíso? No sé de qué hablas.

El acróstico. ¿Qué acróstico?

La primera letra de cada párrafo forman una frase.

Mira, ¿lo ve?

"El Paraíso...

nos espera".

(EN SHOCK) ¿Pero tú de dónde has salido?

¿Cómo has podido ver esto?

De pequeña jugaba mucho a estas cosas.

Mi hermana y yo nos mandábamos mensajes ocultos.

(SUSURRA) "El Paraíso... nos espera".

(RESOPLA)

Bueno, Salima.

¿No me cuentas lo que significan esas llamadas perdidas de Eugenio?

(RÍE) -Mejor no.

Que si no, me llevas detenida por escándalo público.

(RÍEN)

-¡Buenas! -¡Hola!

-Un cafetito americano para llevar. -Muy bien.

-Qué bueno verte. Tengo noticias del campeonato.

-¡Adelante! Cuenta.

-Me acaban de llamar, peleas contra Vicky Martos

en categoría superligeros.

Una antigua campeona del circuito amateur femenino.

Ganó varios campeonatos, aunque una lesión

la apartó de los cuadriláteros.

-¿Ha ganado varios campeonatos?

Tiene más nivel que yo. Me va a machacar.

-Que no, te lo digo yo.

La lesión hará que no esté al 100%, será una pelea igualada.

-Traduciendo, me toca ponerme las pilas.

-Traduciendo: que tenemos un reto.

Lo mejor para estar movida.

Te quiero al 100% en el entrenamiento de esta noche.

-Cuenta con ello.

-Gracias guapísima. -De nada.

-Hasta luego. -Chao.

Oye, ¿te puedo hacer una pregunta?

(ASIENTE) -Las que quieras.

-¿A ti boxear no te da miedo?

-Claro, esa es la cuestión.

-No te entiendo.

-¿Nunca te ha parecido que la vida es poca cosa?

La rutina, el día a día, la seguridad...

Como que necesitas algo más.

-No lo había pensado.

-Yo necesito la adrenalina.

Necesito sentir que me la juego por algo muy importante.

-¿Y tu trabajo no cuenta?

-Supongo que no.

El trabajo de policía es muy rutinario.

Ya nos ves, no todos los días es como en las películas,

con persecuciones de coches, pegamos tiros... (RÍE)

-Hombre, eso no está tan mal.

-No, claro que no, pero...

necesito el peligro para sentirme viva.

No sé cómo explicarte, Salima. Es como que...

en el boxeo encuentro el equilibro perfecto

entre el peligro y el control.

-Pues no sé, chica.

Como deporte en el gimnasio, lo entiendo.

¡Pero que te aticen así! (RÍE)

-¿Cómo es eso? ¿Cómo es eso de que atizan?

¿A... a quién van a atizar?

-Ah, menos mal.

Perdona, ¿eh?

Después de lo de Verdugo98 me he vuelto paranoico.

Escucho "atizar" y pienso en algún "colgao" de Internet

dispuesto a venir a por mí.

¿Me pones un café solo doble, por favor?

Bueno, a ver.

¿Qué es eso de que te van a atizar?

-Voy a combatir en el campeonato amateur

La semana que viene, si te interesa.

-¿Qué estás diciendo? ¡Cómo no me va a interesar!

Déjame hacerte una entrevista.

Dime qué tarde tienes libre y aviso al fotógrafo.

-¿Cuál fotógrafo? ¿Cómo así?

-Es una historia perfecta para la prensa local.

"Policía de día, púgil de noche".

¿Qué me dices?

-No, dudo mucho que interese una entrevista conmigo.

-Es mi primer combate, Martín. -¡Bueno!

Precisamente por eso.

Si ganas y te haces famosa, el que se pone la medalla soy yo

por haberte descubierto.

-No me interesa ninguna entrevista en ningún periódico.

-Venga, Nacha.

¿Es por el periódico o por el periodista?

Imagino que Laura te ha dicho que estamos saliendo.

No estoy ciego.

Ya sé que Laura te gustaba. Que te gustaba mucho.

-Laura es una tía genial.

Me gustaba y me gusta mucho, sí.

Pero no tengo problema en que salgas con ella.

Bueno, claro, a no ser que le hagas daño.

En ese caso me vas a ver boxear bien de cerca, Martín.

¡Salima!

Te dejo lo del café aquí, ¿vale?

-Gracias. -A ti.

(Música inquietante)

Gracias por venir tan pronto.

¿Han encontrado ya a Fátima?

Claudia, ¿por qué no nos dicen nada? Por favor.

La inspectora Ruiz ha encontrado algo en la carta

que te envió a EE. UU.

Si se leen en vertical las iniciales de cada párrafo,

se puede apreciar un acróstico, un mensaje oculto.

Les hemos hecho estas copias resaltando el mensaje.

-"El Paraíso nos espera".

(ALTERADA) -¡Ay, Dios mío!

¡Ay, Omar!

¡Omar, que se quiere matar!

Ay, ¡mi niña!

¿Qué creéis que significa ese mensaje?

Fátima... Fátima estaba últimamente muy deprimida.

Cada vez que yo intentaba consolarla,

ella me decía:

"Pero si da igual.

Si por muy mal que estemos,

al final siempre nos queda el Paraíso".

Esto es una carta de despedida.

¡Es una nota de suicidio!

Omar, mi niña.

A ver, no nos pongamos en lo peor.

Que hable del Paraíso no significa necesariamente

que Fátima haya hecho una locura, ¿no?

Según Corán, Paraíso es donde viven las almas después de la muerte

y donde gozan de felicidad completa.

Pero...

Fátima no es musulmana, ¿no?

No, pero... A veces le he leído el Corán.

No sabía que había recibido educación religiosa.

No era educación religiosa.

Es una simple tradición.

Como si un padre le leyera a los hijos

la historia del portal "del" Belén, los Reyes Magos.

-¿Fátima nunca se interesó en el islam de manera especial?

-No... Bueno, en los últimos meses

sí me preguntaba preguntas concretas,

pero no fue nada raro.

La curiosidad normal de una adolescente, ¿no?

-Omar puede ser muchas cosas, pero no es un fanático religioso.

Yo sé los versículos que le leía

y sé que lo hacía por darle una buena educación,

al igual que yo, si le hablaba de mi religión católica.

Solo era eso.

Permiso, inspectora. Sí. Dime, Róber.

Encontramos esto en los baños. Pensamos que es de Fátima.

¿Cómo que escondido en los baños?

-No. Ese móvil no es de Fati.

Tal vez no sea el que tú conoces,

pero sí el que utilizara para leer en secreto

lo que estaba ocultando. ¿Dónde lo has encontrado?

Una compañera nos contó que se escondía mucho en los baños.

Pensamos que era para fumar o drogarse,

pero encontramos el móvil en una bolsa hermética

en la cisterna.

¿Alguna vez os llamó desde un número diferente al habitual?

Nunca, que yo sepa.

¿Os mandó algún mensaje desde otra cuenta?

¿Para qué iba a querer Fátima otro móvil?

¿Para qué?

Pronto lo averiguaremos. Llévaselo a Laura.

Gran trabajo, Róber.

(Motor)

Si te parece, puedes ir contactando con los testigos.

A ver si alguno puede identificar al que iba con Fiti.

He quedado con un confite, a ver si sabe por dónde anda.

-Muy bien.

-Quería comentarte algo. -¿Sí?

-La semana que viene es el campeonato amateur

de categoría femenina del Distrito Sur.

Me he apuntado, será mi primer combate.

-¡Anda!

Al final te has decidido.

-Bueno, Max me ha dado un empujoncito.

-Pero deberías entrenar un poco más.

No quiero meterme donde no me llaman, pero...

deberías prepararte antes de subir al ring.

-Ay, Elías. Parece que no me conocieras.

Yo despacio y buena letra, no. Soy más de...

tirarme a lo hondo y nadar.

Bueno, ¿qué? ¿Vendrías?

-¿Qué hago allí si veo que atizan a mi binomio y no puedo hacer nada?

-Muy reglamentario no sería que te metieras en medio del ring.

Pero... a ver.

¿Vas a venir o no? ¡Necesito apoyo!

-Está bien, compañera.

(RÍE) -Okey, gracias. Oye, otra cosa.

-Si quieres que haga de "sparring", no cuentes conmigo.

(RÍE)

-No, es que antes me he cruzado con el periodista Martín Díez.

-Ese sí es un buen "sparring".

No me importaría calzarle un par de directos.

-Ni a mí, pero quiere hacerme una entrevista

con un titular: "Agente de Policía se mete a boxeadora".

Le he dicho que ni hablar, pero...

-¿Qué pasa? ¿Te está insistiendo?

Que no se pase, que lo pongo firme.

-No, pero he pensado que igual no es tan mala idea.

Como las clases de defensa personal en el gimnasio de Max.

Igual esta historia inspira a algunas mujeres

para sentirse más fuertes, capaces, independientes...

-No, si a Max le va a encantar.

Pero dile a Martín que ponga bien el nombre del gimnasio

y las horas de las clases, a ver si se apuntan chicas.

-Tal vez lo hago.

¿Pero crees que Bremón se lo tomará bien?

-Eso deberías llevarlo bien "atao", sí.

A Bremón le importa mucho las cosas que decimos en la prensa.

Deberías decírselo, sí.

-Pero no se opondrá, ¿no? -¿Por qué iba a oponerse?

Puedes hacer con tu tiempo libre lo que quieras.

Pero le extrañaría enterarse por la prensa.

Sí, es mejor que se lo adelantes, sí.

-Pues de tejo en paz. Gracias. -¡Compañera!

(RÍE)

-¿Es imprescindible tener a dos inspectoras y un oficial

mirando cómo trabajo?

¿Qué pasa, Laura? ¿Te molesta el público?

No, inspectora.

A ver, tengo un montón de chats a los que Fátima entraba,

pero todos cifrados.

No sé qué adolescente cifra sus mensajes.

Quien no tiene qué ocultar no encripta nada.

Inspectora, las miraditas vale,

¿pero es necesario tener a Batista diciendo tonterías?

Continúa. Batista, por favor.

A ver, ahórrate los comentarios.

Estoy segura de que el acróstico es la clave para encontrarla.

Miedo me da lo que haya detrás.

Con permiso. Sí, adelante.

Alicia, le he pedido a Elena que se sume a la investigación.

Es lo mínimo tras la aportación que ha hecho con la carta.

Perfecto, bienvenida. Gracias por el acróstico.

De nada. Estoy para ayudar y aprender.

Cualquier cosa, me decís.

-¡Mierda!

¿Qué pasa? ¿Malas noticias?

Fátima usaba la red Tor para navegar de forma anónima en la red.

Y usaba criptografía para las redes de mensajería.

He conseguido desencriptar algunas conversaciones y...

"Espero que llegue el día en el que mundo esté

bajo la ley islámica y solo reine la sharía".

"Si esa es la voluntad de Alá, daré mi vida por él".

"Me habéis abierto los ojos.

Estoy deseando reunirme con vosotros...

en Turquía".

Su historial de navegación está lleno de páginas

de islamistas radicales, de apología al terrorismo...

Me temo que la ha captado el Estado Islámico.

¿De cuándo son esos mensajes?

El último, de menos de una semana. Dos días después de desaparecer.

Róber, llama a la embajada turca y pregunta

si solicitó un visado para entrar en el país.

Averigua si tramitó hace poco el pasaporte.

Creo que basta con el DNI.

Lo sé, pero no se ha ido de turismo.

Si esto es lo que parece, su destino final es Siria.

Lo normal es intentar cruzar la frontera de incógnito, pero...

igual ha tramitado el pasaporte.

Pediré el registro de pasajeros a las compañías que operan allí.

Si hay coincidencias, pediré las imágenes de las cámaras.

Si voló desde Barajas, alguna la grabó.

Buena idea.

Buen trabajo, chicos. Pero no hay que bajar la guardia.

Necesitamos encontrarla y vamos contrarreloj.

Vamos.

Perdón, ¿podemos hablar un momento?

Es el primer momento de descanso que tengo hoy.

¿Puedes esperar a que termine el café?

Claro, perdone. Es que era algo más bien personal,

pero eso prefería tratarlo aquí.

Está bien. Dime.

Usted sabe que yo voy a entrenar al gimnasio, al Atlas.

Sí, me informaste de las clases de defensa personal.

Sí. Aparte de eso, boxeo. Max es mi entrenador personal.

Me ha inscrito en un campeonato de boxeo femenino del barrio.

Quisiera saber si tiene algún inconveniente.

¿Con que boxees?

Siempre que el campeonato sea homologado por la Federación

y tenga los seguros en regla, ningún problema.

¿Y arriba cree que les parecerá bien?

Bueno, no puedo adivinar lo que piensan en Jefatura,

pero no veo por qué tienen que meterse en esto.

Bueno, es que como soy funcionaria, pensé qué...

No te preocupes, no hay problema.

Nada, es un campeonato del barrio. Exacto.

No saldrás en los medios anunciando ningún patrocinio

ni haciendo anuncios de productos.

No, nada de eso.

Entonces, ningún problema.

Además, que sepas que hay muchos policías olímpicos.

Te aseguro que tienen todo el apoyo del cuerpo.

Está muy bien saberlo.

Procura entrenar con precaución.

No vayas de "Million Dollar Baby" por la vida.

Tu carrera está en la Policía, no en el boxeo.

Así que cuidado con las lesiones y esfuerzos excesivos.

Descuide que, además, Max es el primero en ponerme límites.

Ha pisado mucho ring y sabe que es fácil lesionarse.

Eso espero.

Muchas gracias y disculpas por haberle interrumpido

un rato de su descanso.

No te preocupes. Gracias por informarme.

Ah, por cierto. Eh...

Martín Díez, el periodista, me quería hacer una entrevista

con motivo del combate.

Perfecto.

Habla bien de la comisaría, eso sí.

Eso está hecho. Muchas gracias.

Nacha, una cosa. ¿Sí?

¿Por qué?

¿Por qué qué?

¿Por qué el boxeo?

Todo el mundo al que se lo digo, me pregunta la misma cosa.

¿A los que hacen "running" les preguntan lo mismo?

Los que hacen "running" no acaban en el suelo con la ceja partida.

Boxeamos con casco, comisario.

La ceja rota y el KO al primer asalto es de películas.

Aun así, no es el típico deporte para mantenerse en forma.

Me gusta porque me recuerda mis debilidades y...

en este trabajo conviene no olvidarlas.

Tiene sentido.

Y, aparte de eso, me hace sentir bien conmigo misma.

La vida es muy corta como para renunciar

a lo que hace sentir bien.

Totalmente de acuerdo.

Hasta mañana, comisario.

-Marcelino, me voy a casa.

(ABATIDO) -Hasta mañana.

-¿Estás bien?

¿Montse no está a punto de salir del hospital?

-Sí, está casi recuperada, pero...

No sé, González. Será...

la tensión acumulada o...

-Dicen que eso pasa.

Sobre todo a la gente que ha vivido un trauma.

Mientras estás con la adrenalina, vas tirando.

Pero en cuanto te relajas, se te cae el mundo encima.

-No te preocupes. Anda, vete a casa.

Si yo me voy enseguida también.

-Como veas, pero si necesitas algo, avisa.

-Gracias.

Hola. Venía a ver a Marcelino Ocaña.

¡González!

Dile que pase, por favor.

Hola.

Roberto, por favor, siéntate.

Róber, Róber. Que Roberto era mi abuelo.

Róber, ¿quieres café, agua, un licor...?

No, muchas gracias. No quiero entretenerle.

Venía a agradecerle lo de esta mañana.

Ya me ha dicho Alicia que... Perdona que te corte, pero...

Lo de "usted" ya... Tiene razón.

Bueno, pues eso, que...

que tu hija me ha contado que...

que no estás en contra de nuestra relación.

Róber, yo soy un hombre chapado a la antigua, ¿eh?

Cosas de la educación.

Quería pedirte perdón por haber sido tan irrespetuoso contigo.

Solo te preocupas por tu hija. Es lo más normal.

Ya, pero lo que he dicho de tu familia...

Está olvidado eso.

De verdad.

Alicia siempre dice que eres muy noble.

Y ya veo que es cierto.

Otro no perdonaría una cosa así en la vida.

Mi madre me ha enseñado siempre que el orgullo, el rencor,

la venganza y todo eso no llevan nada bueno.

Y no lo he olvidado.

Pues tu madre es una mujer muy sabia.

Seguro que está muy orgullosa de ti. Gracias.

La visita de Alicia en el hospital ha sido muy importante para mí.

Y yo sé que has tenido mucho que ver en ello.

Solo le dije que me parecía bien.

Pero que iba ir a verte sí o sí.

Alicia te tiene en un pedestal.

Si oyeras cómo habla de ti, se te cae la lágrima.

Sí... Es posible.

Tú y yo no podemos ser más diferentes,

pero no por eso debe haber conflicto.

Al final, queremos lo mismo para Alicia.

Verla feliz, ¿verdad?

Pues tienes razón.

Vamos a hacer lo posible por dejar atrás nuestras diferencias

y hacer un esfuerzo por llevarnos bien.

Para mí no va a ser ningún esfuerzo.

Ojalá mi padre hubiera sido como tú con Alicia.

¿Cómo? ¿Un carcamal metomentodo?

Mejor un metomentodo que un pasota

que te dé igual si tus hijos pasan hambre.

Yo he pasado por ahí y...

sé lo afortunada que es Alicia de tenerte.

Al final me vas a sacar una lagrimita, ya verás.

Alicia es lo más importante que tengo en el mundo.

Haré todo lo posible para demostrártelo.

Gracias, de verdad.

-Gracias, buenas noches.

¡Lola! ¿Qué tal el día?

-Normal.

-¿Algún nuevo caso en la UFAM?

(NIEGA)

Ya me han contado lo de Pepi Montilla.

Una intervención muy delicada.

Por el marido encerrado con el bebé y todo eso.

(ASIENTE)

-¿Qué tal está? ¿Has vuelto a hablar con ella?

-Se encuentra bien ahora.

Hasta mañana.

-Siento si hago demasiadas preguntas.

No es por incordiar. Intento aprender.

-Ya, ya me he enterado que te interesa la vida de la gente.

Quizás demasiado, ¿no?

-No te entiendo.

-Vamos a dejarlo claro porque vamos a trabajar juntas.

Entre el comisario Bremón y yo no hay nada.

¿Me he explicado bien? ¡Nada!

Espero que no vayas contando teorías absurdas.

-Lo siento mucho, de verdad. No quería parecer una cotilla.

-¿Sabes el daño que pueden generar estos rumores?

-Si tienes toda la razón,

de esto no se puede hablar a la ligera.

Fue un error, te pido disculpas. No había mala intención.

-Ya. Disculpas aceptadas.

Quiero saber de dónde sacaste la información.

-¿Quién te la contó? -No, no.

No me lo contó nadie, fue impresión mía.

Obviamente, equivocada.

Róber y Espe dijeron que no había nada

y no he vuelto a hablar del tema.

-Mejor, porque no hay nada de qué hablar.

Y, aunque lo hubiera, no sería asunto tuyo.

-No, totalmente de acuerdo.

Bastante difícil lo tenemos las mujeres en la Policía

como para, encima, luchar contra estos rumores.

No volverá a ocurrir.

-Gracias.

-Lola...

De verdad que admiro tu trabajo y solo quiero aprender de ti.

No me tengas esto en cuenta.

Tómatelo como una cagada de novata.

-Sí, no te preocupes. Tranquila, de verdad.

Solo quería dejar las cosas claras.

En este trabajo es importante que las compañeras vayan de frente.

-Claro. Muchas gracias por sacar el tema.

Ramos, ¿tienes un momento?

-Por supuesto. -Buenas noches.

¿Todavía aquí? Que no te exploten tan rápido.

¿Qué le pasa a la novata? La he notado un poco nerviosa.

Hemos tenido una pequeña discusión de compañeras.

¿Qué ha pasado?

Resulta que nos vio hablando en el despacho

y dedujo que éramos pareja.

Y se lo preguntó tal cual a Espe y Batista.

¿Pero de dónde ha sacado eso?

Eso digo yo, que de dónde saca semejante cosa.

El caso es que es experta en lenguaje corporal o algo.

Dice que no ha sido con mala intención,

pero estos rumores me sacan de quicio.

No me extraña. ¿Quieres que hable yo con ella?

No, no pasa nada. Dejémoslo estar.

Es que yo no sé si quiero dejarlo estar.

Lola, este tipo de rumores

muy rápido se van a disparar.

Y, sinceramente, no me importa.

¿Estás seguro de eso?

Sí. No podemos acobardarnos ante las amenazas

ni dejarnos vencer por los obstáculos.

La verdad es que yo estoy de acuerdo contigo, Emilio.

De hecho, por Augusto Contreras no te tienes que preocupar ya.

No puede hacer nada contra mí.

Me he informado en el sindicato y...

por muchos hilos que mueva, la ley está de mi parte.

Tranquila, no he vuelto a tener noticias de él.

Supongo que porque lo ha asimilado.

Su hija también se lo habrá explicado

y ahora solo le queda resignarse.

Con el tiempo entenderá que es lo mejor para Natalia.

Lola...

La vida es muy corta

para renunciar a lo que nos hace felices.

(Besos)

(Timbre)

(SUSPIRA)

Marcelino, qué alegría recibir tu llamada.

Lástima que tengamos que encontrarnos de tapadillo,

avergonzado de que te vean conmigo.

¿Por qué me miras así?

Para mí siempre fue un honor trabajar a tu lado.

¿No me invitas a una copa?

A veces, las mejores oportunidades de la vida

vienen envueltas en una...

En una aureola de disgusto que no deja apreciar...

-¡Cállate, por favor!

-Deberías valorar más mi compañía, Marcelino.

Sobre todo ahora que tu hija te ha abandonado.

Sigo trabajando en comisaría, voy mucho por allí.

Son todos unos cotillas, las noticias vuelan.

Aunque en esta ocasión, la misma Alicia me lo ha contado.

Se ve que estaba encantada.

-¿Necesitas regodearte?

-Si lo quisiera, le habría dicho quién es su padre.

Y no lo he hecho.

Marcelino, deberías valorar más mi amistad.

Yo nunca te abandonaré para irme a vivir

con un policía muerto de hambre.

-Ese chaval ha demostrado ser honesto y noble.

Mucho más de lo que se puede decir de ti o de mí.

-Así que ahora te gusta Roberto Batista.

¿No te cansas de equivocarte?

Te engaña Quintero, te engaña Carmen...

-Y ahora te dejas embaucar... -Mira.

No te he citado aquí para comentar mi vida personal.

-Conforme. Pues hablemos de negocios.

Supongo que tenemos un acuerdo, ¿verdad?

-Estoy dispuesto a asociarme contigo con dos condiciones.

-Vamos a oírlas.

-Te comprometes a no revelar la identidad

del padre biológico de Alicia nunca.

-Por supuesto. Eso fue lo primero que te ofrecí.

¿Qué más?

-Quiero ese informe de paternidad.

-Cuenta con él.

En cuanto firmemos los papeles.

Has tomado la decisión correcta, Marcelino.

-Eso es todo.

Ahora márchate.

-Aún no me he terminado mi copa.

(FIRME) -¡Fuera!

No aguanto tu presencia ni un segundo más.

-Pues tendrás que ir acostumbrándote...

socio.

-No entiendo por qué no puedo fumar un cigarro.

-Si quieres fumar, sal fuera.

-La inspectora dijo que "esperamos" aquí.

-Entonces no salgas. Pero de fumar aquí, nada.

Esto es un lugar público.

Y no tengo por qué aguantar tu humo.

-Vaya. Antes no recuerdo que te molestase tanto el humo.

-Antes me molestaba igual, pero me callaba.

Antes me callaba muchas cosas, pero ya no tengo por qué.

-¡Por fin! Tenemos los nervios a flor de piel.

Lo siento, gracias por esperar. Sentaos.

¿Qué ha pasado, Claudia?

A ver, en primer lugar,

hemos confirmado sin ninguna duda que el teléfono encontrado

en el baño del instituto es de Fátima.

¿Tenía otro móvil y tú no sabías nada?

-¿Y tienes las narices de echármelo en cara?

¿Tú, que has pasado de ella en cuanto pudiste?

-¿Que yo qué? Por favor, dejadme hablar.

No es lo más importe, tengo más que contar.

Analizando el contenido del móvil, hemos descubierto

que Fátima se convirtió al islam hace unos meses.

¿Cómo?

¡Eso es imposible!

-No puede ser. Si no sabíais nada de todo esto,

es porque quiso mantenerlo en secreto desde el principio.

¿Pero por qué?

Porque se lo ordenaron.

¿Cómo que se lo ordenaron?

¿Quién se lo ordenó? A ver...

Desde el principio nos sorprendió que en su historial de navegación

no hubiera páginas de moda ni de música ni de actualidad.

Eso es bastante atípico en una chica de su edad.

Obedecía a una razón: Fátima se ha radicalizado.

¿Cómo? ¿Qué me estás diciendo, Claudia?

Su perfil es bastante vulnerable al radicalismo.

Familia desestructurada, adolescente reservada,

divorcio poco amistoso, mal ambiente en casa,

pocos amigos...

Y un desengaño amoroso.

Puede que Fátima no tuviera una vida ideal.

De acuerdo.

Pero, ¿cómo es eso de que se ha radicalizado?

Fátima no ha desaparecido ni la han secuestrado.

Fátima ha decidido romper con su vida

y con la sociedad occidental para unirse a la yihad.

¿Yihad? Pero...

¿Qué locura es esa?

¡Si es islam es una religión de paz!

La frase "El Paraíso nos espera" no es un frase de despedida.

El Paraíso es la recompensa

para los que dan la vida por la yihad.

Supongamos que se ha radicalizado y se ha hecho yihadista,

¿pero dónde está ella ahora?

Creemos que se ha podido unir a una organización como el ISIS.

Y que su intención sería viajar a Siria.

Eso se desprende de sus chats. ¡No! Eso es imposible.

Hay información de un vuelo a Estambul

en el que podría haber ido.

Fátima nunca se hubiera unido a luchar en una guerra.

Le han tenido que obligar. En cierto modo, ha sido así.

Le han lavado el cerebro.

¿Qué podemos hacer para que vuelva?

Primero hay que confirmar que se ha unido

a esa organización terrorista

y luego dar con su paradero.

En cuanto lo sepamos, haremos todo lo que podamos.

No quiero especular, pero si se ha unido al ISIS,

es delito de integración en banda armada y terrorismo.

De tal mantera que, si volviera,

sería detenida de inmediato.

Siento que estas sean las noticias.

No sabemos nada más, la investigación está abierta.

En cuanto sepamos algo, os lo comunicaré de inmediato.

(Se cierra la puerta)

Me has arruinado la vida.

Conocerte ha sido lo peor que me ha ocurrido.

-¿No te ha preguntado si estás con otra persona?

Sí. Le he dicho que no.

No me gustan las mentiras piadosas, pero creo que es lo mejor.

Vi la puerta abierta, pensé que estaba solo.

Había terminado con Ramos, no te preocupes.

Te preguntarás para qué te he citado aquí.

Pues sí. Le confieso que estoy nerviosa.

No sé si he cometido algún error. Aún me estoy acoplando.

No sé si he cometido algún error. Aún me estoy acoplando.

-Hola, inspectora. ¿Hay novedad sobre Fátima?

"Sí, me gustaría contártelas cuanto antes.

¿Puedes venir a comisaría?".

Perfecto, ahora mismo voy "pa'llá".

Pero ella está bien, ¿no?

Hasta donde sabemos sí, pero... Prefiero contártelo en persona.

Vengo a darle una buena noticia.

Voy a volver al bufete de Marcelino.

-¿No quedamos en que trabajabas para mí en exclusiva?

-Ahora volveré como socio del bufete.

-¿Cómo has conseguido eso?

-Con una pequeña jugada maestra.

Los desvíos de dinero, empresas pantalla, testaferros...

son más fáciles de conseguir desde Ocaña Abogados.

Más adelante ya prescindiré de Marcelino

y me quedaré como único dueño del bufete.

-Veo que tu ambición lo tiene todo muy bien calculado.

Sí, va a ser un golpe muy duro para los padres.

Pedimos las listas de pasajeros a todas las compañías.

Fátima figuraba en el embarque de una aerolínea.

Para asegurarnos que era ella,

solicitamos las imágenes de esa misma puerta de embarque.

Son imágenes del mismo día que desapareció.

Tengo mucho miedo, Omar.

-Yo no quiero perderla. -Yo tampoco.

-No sabría vivir sin ella.

-Por eso voy a hacer todo lo posible para recuperar a nuestra hija.

-¿Cómo le habrá salido el examen? Iba como un flan.

¿Y esa cara?

-¡No me digas que te han suspendido!

-Están todas las cláusulas que hablamos.

Bien, antes de firmar el contrato, quiero que firmes este documento.

Es un acuerdo privado y solo tendremos copia tú y yo.

-No soy el único desconfiado.

-La diferencia es que no te he dado motivos para desconfiar de mí.

-Hola, Alicia.

(Se cierra la puerta)

¿Qué haces aquí?

¿Se lo dices tú o yo?

Vaya... Y ahora te tutea.

¿Me podéis contar qué está pasando?

He quedado con Emilio para cenar.

-Hum... ¿Dónde?

¿En aquel restaurante de la sierra apartados del mundanal ruido?

-No, hemos quedado como una pareja normal

en un restaurante normal en Madrid.

El sitio estaba muy bien,

pero el "maître" era un poco solemne, por decirlo así.

¿Solo un poco? Qué tío más agobiante, la verdad.

Bebías un poco de vino y ya estaba llenándote la copa.

Bueno, siento no traerte a un sitio más personal,

pero es lo que tiene vivir en un hotel.

  • Capítulo 110

Servir y proteger - Capítulo 110

29 sep 2017

Marcelino teme perder a Alicia si ésta descubre quién es su verdadero padre. Bremón besa a Lola sin importarle las habladurías. Las pesquisas sobre Fátima avanzan y apuntan a que es probable que haya sido captada por una organización terrorista de islamismo radical.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 110" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 110"
Programas completos (161)
Clips

Los últimos 740 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 158 Completo 53:00 92% pasado viernes
    Capítulo 158 pasado viernes Maite, la madre de Elena, comunica a Miralles que su hija Isabel ha vuelto a salir del coma. Olga y Quico se reconcilian, después del equívoco vivido con Pilar. La llegada del famoso actor Hugo Ferr...
  • Nuevo Capítulo 157 Completo 56:09 93% pasado jueves
    Capítulo 157 pasado jueves Olga discute con sus padres por sus ideas cercanas a los postulados de Planeta Libre. Cuando va a buscar apoyo en su novio, encuentra al chico abrazado a Pilar. Sergio tiene una idea para acabar con el chantaje d...
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 94% pasado miércoles
    Capítulo 156 pasado miércoles Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Capítulo 153 Completo 52:37 96% 07 dic 2017
    Capítulo 153 07 dic 2017 Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...