www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4295244
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 133 - ver ahora
Transcripción completa

Le he hecho ver al juez que necesitamos saber

si el fallecido transportaba la droga por sí mismo

o si formaba parte de una red organizada por Quintero.

La novedad es que por primera vez el juez ha autorizado las escuchas

"Alguien ha estado espiando

el móvil de Alicia para conseguir sus fotos".

-Ya te he dicho que tengo poca batería.

Si no te importa, podríamos hablar de esto en otro momento.

-No me tomes por idiota.

"Me da igual lo que digan esos análisis, me da igual...

que tenga tus genes, que Carmen nos engañara.

Me da igual que seas su padre biológico".

Alicia, te he criado.

Y te quiero como lo que siempre has sido para mí: mi hija.

Eres lo único que da sentido a mi vida.

No voy a permitir que ese Quintero me lo arrebate, ¿entiendes?

Tú dices que eres mi padre y solo me has ocultado la verdad.

No me toques. No se te ocurra tocarme

porque no eres nada mío. Absolutamente nada.

Acaban de ingresar a mi padre de urgencia por una trombosis.

Tú tranquila, Lola, que ahora les tienen muy controlados.

-Esto ya me lo estás quitando de aquí.

Y en diez minutos, clase de "spinning".

-Transmisor, en buen estado, seis canales.

Ideal a larga distancia.

Quedamos en no ir deprisa.

No quiero que te sea difícil o incómodo.

-Ahora te conozco y sé que contigo nada es difícil.

Tenemos una hora hasta que vuelvan mis padres.

-Tú eres idiota, lo sabes, ¿no?

(RÍEN)

-Te propongo matrimonio y tú me insultas.

¿Cómo no te voy a querer?

-Jamás tuve que haberte gastado aquella broma

para ponerte en evidencia delante de todos.

-Aquello no fue una broma, fue una humillación.

Eso solo lo hace un miserable. -Me comporté como un imbécil.

-Si te crees que tú a mí pidiéndome disculpas, tú a mí,

me vas a comprar, eso solo puede significar una cosa:

que estás "cagao" de miedo.

-Las relaciones no son fáciles, no son siempre un camino de rosas.

Hay peleas, decepciones, días malos y días buenos, pero hay que estar.

Si dos se quieren, lo demás no importa.

-Oye, tío, tengo que pedirte un favor.

Quería saber si en tu laboratorio hacéis análisis de sangre

para detectar tóxicos y otros metales pesados.

-Me encantaría repetir lo de anoche. -¿Qué pasó anoche?

-Tendrás que quedar conmigo para recordarlo.

-Sulfato de talio.

-¿Sabes que los mejores asesinos tienen cara de ángel?

-Átate.

Sí, tú solito.

Sé que sabes hacerlo.

(ELENA) ¿Y el médico os ha dicho eso?

No, claro que estoy muy contenta, mamá.

En cuanto tenga un rato, me paso, ¿vale?

Adiós.

-Por favor, termina esto.

Tu hermana se está recuperando, ¿verdad?

-Que sea la última vez que mencionas a mi hermana.

(GIME)

(Música emocionante)

(RECUERDA) "Esta es mi casa, Carmen.

Márchate y no vuelvas nunca.

No quiero volver a verte en mi vida.

¡Desaparece!".

(Se abre la puerta)

-¡Qué cara!

¿Qué ocurrió anoche?

-Un desastre, Montse.

-¿Por qué? ¿Qué pasó?

-Tuvimos una discusión muy fuerte.

Se fue dando un portazo.

Por más que la llamo no me coge el teléfono.

Y no sé dónde está.

No puedo evitar pensar que le haya podido pasar algo.

-¿Pero que le va a pasar?

-Pues un accidente de coche, yo que sé.

-Alicia es una buena conductora, no pienses eso.

-Estaba muy alterada.

-¿Has hablado con Rober?

Es posible que haya dormido en su casa, es lo lógico.

-No está con ella.

-No. Ya se lo pregunté y tampoco he querido

mostrarle mi ansiedad para que no se alarmara.

-Aparecerá. Tu hija es una mujer sensata.

No se va a volver loca por una simple discusión.

Si le hubiera pasado algo nos habríamos enterado.

-O no.

-Estás muy afectado, tienes que tranquilizarte.

-La idea de perderla me vuelve loco.

-¿Por qué la vas a perder?

¿Qué pasó anoche entre vosotros?

-Que me dijo cosas terribles.

Nunca me había dicho nada así.

-Tranquilízate, no es bueno para tu corazón.

(SOLLOZA) -No puedo evitarlo.

(LLORA) Esto es el final.

-Pero ¿por qué es el final?

¿Tan fuerte fue la discusión? -No te lo puedes imaginar.

(SUSPIRA)

-Seguro que lo estás exagerando.

Ya habéis discutido otras veces. Tenéis mucho carácter.

-Esto es diferente, Montse.

-Cuéntamelo. -No, no puedo.

No puedo, esto es una cosa de familia.

-Pensaba que yo ahora era parte de tu familia.

-Quiero decir que es del pasado

y cuanta menos gente lo sepa, mucho mejor.

-Cada vez lo estás empeorando más.

No soy tu familia y me metes en el saco de la gente.

¿Cómo crees que me apetece escuchar eso?

-Montse, sabes que tengo plena confianza en ti.

¿Verdad? No te lo tomes a mal.

-Sí, ya lo estoy viendo.

Me tienes la misma confianza que a una extraña.

Soy la mujer con quien te casas y no me cuentas tus secretos.

¿No entiendes que yo solo quiero ayudarte?

Pensaba que íbamos a compartir las alegrías,

pero también los problemas.

Suelta ya eso que llevas dentro.

Por favor.

-Muy bien, tienes razón.

Hace poco te dije que iba a ser completamente sincero

y mereces saberlo todo de mí.

Pero es muy difícil reconocerlo en voz alta

porque es muy duro.

(RESOPLA)

Hace poco Alicia se enteró de algo que yo solo sé

hace un par de semanas.

Quise ocultárselo para ahorrarle el sufrimiento, pero...

Pero es terrible.

Es la peor noticia que he recibido en mi vida.

Alicia se ha enterado y se ha enfadado mucho conmigo...

porque yo no soy su padre.

-¿Cómo?

¿Y sabes quién es él?

-Fernando Quintero.

Es increíble.

Pero esa es la terrible verdad.

-Entonces, Carmen... -Sí.

Me ocultó el secreto.

Se casó conmigo embarazada de él.

(PATY) -Venga, va, vuélvemelo a decir.

-Que me encantan tus ronquiditos. -Eso no, que yo no ronco.

-Que sí, pero no pasa nada. Me encanta todo lo que haces,

que invadas mi lado de la cama, todo.

-No invado tu lado, pero soy más larga que tú

y me desparramo.

-Desparrámate lo que quieras, yo estoy feliz como una perdiz.

-¿Cómo? ¿Feliz como una perdiz?

-Sí, ¿qué pasa? (PATY RÍE)

Eso lo decía mi abuelo Jairo, que era cazador.

Mira este. ¿El abuelo Jairo era cazador o no?

Sí lo era. ¿A qué viene eso ahora?

Cosas de tu hermano.

-Hemos comprado galletas bio de estas, pruébalas, "bro".

Gracias por el detalle. Son muchísimo más sanas

que las que teníais antes y tienen más fibra.

-Las compré por ti.

-Así me gusta, que cuides tu alimentación.

-Por ti me hago vegano si hace falta.

¿Has visto, hermano, qué novia más sana?

Sí, claro, por eso está contigo.

(REFUNFUÑA)

¿No tenías que abrir el gimnasio?

-No, hoy lo abre Quico. Pero sí voy a ducharme.

¿O quieres pasar tu antes?

No, yo libro. Aprovecharé para hacer la casa,

que está manga por hombro.

-¿Qué? -Deja que lo recoja yo.

-Pero qué hermanos más apañados. Así somos los Batista.

Ya veo, me voy a la ducha.

¿Qué? ¿Se te han pasado las neuras con la piba?

(CHISTA) -Habla más bajo, hombre. No son neuras.

¿Cómo que no? Si ayer estabas muerto de miedo

con la relación y hoy estáis acaramelados desayudando.

Ayer era ayer y hoy es hoy. ¿Sabes lo que creo?

Estás con los efectos del revolcón de anoche.

¿Anoche? Esta mañana, hemos amanecido.

Ahora estás con el subidón. Cuando se te pase

volverás a tus neuras.

Habla bajo, que te va a oír.

Da igual, no tiene neuras, quien las tiene eres tú.

Está enamorada. No quiero que se lleve una decepción.

Quiero que seas un tío legal.

Si no lo tienes claro, que no se cree falsas esperanzas.

¿Vas de cenizo o qué? ¿Por qué me das el coñazo?

Soy legal, no le voy a hacer daño. No era lo que decías ayer.

Ayer estaba confundido. ¿Y hoy?

Pues hoy también, pero por tu culpa.

Me sacas el tema con lo a gusto que estaba.

¿No será que te estás rallando sin motivo?

Si no tienes nada que ocultar y eres legal,

¿qué ansia y qué miedo tienes?

Hermano, de verdad, cállate la boca que te va a oír.

Solo te digo que seas honesto contigo mismo.

Como decía el abuelo Jairo: "Un hombre que se viste

por los pies, debe ser cabal". Y yo soy cabal, Rober.

Lo soy.

Así que no me des más el coñazo.

-Hola. -Hola.

-Huy, qué careto, compañero.

O tienes insomnio o te has ido de farra.

-Más bien lo primero.

Y todo por culpa de Fernandito Quintero.

-Pero si habían dado carpetazo a la investigación.

-Por eso, estoy que me comen los demonios.

Encima el tío tiene la desfachatez

de perdonarme la vida.

-¿Cómo de perdonarte la vida? ¿Cuándo?

¿No habrás ido a verle?

-Fui ayer, sí.

Me dio un pronto. Cuando Bremón me contó

que se cancelaban las escuchas...

-Ay, Elías. Es que no aprendes, eh.

-Este Quintero que siempre me sorprende.

Va y me pide perdón por haberme humillado, el tío.

-Tienes que pasar página, estás obsesionado

y vas a perder la salud.

Te lo digo yo que de enfermedades psicosomáticas sé un montón.

-Voy a estar tranquilito un tiempo, sí.

No me queda otra.

Pero te aseguro que el Quintero este va a caer.

Y espero ser yo el que le ponga las esposas.

Pues nada, voy a echarle gasolina al coche.

Gracias, compañera.

-Hola.

-Lola, ¿qué haces aquí?

¿Has vuelto ya de Valladolid?

-Sí, tenía trabajo pendiente en la unidad.

-¿No has dormido?

Pero, mujer, ¿cómo haces estas locuras?

Me he tomado un café y ahora me tomo otro cargado.

-Sí, pero dos cafés no son descanso suficiente

para el trajín de ir y venir de Valladolid por la noche.

-No seas pesada, Espe.

Tengo una cita con Concha. Me costó Dios y ayuda

que se decidiera a denunciar a su marido por maltrato.

-Ya lo sé.

-Así que no le quiero fallar.

Si me ve por comisaría estará más tranquila.

-Eso seguro.

Y, bueno, ¿cómo está tu padre?

-Pues regular. Le han operado de urgencia

y le han quitado el trombo que tenía en la pierna.

Por suerte llegué a tiempo para que el médico

me lo explicara todo.

-¿Y ahora dónde está?

-Lo han estabilizado y lo han pasado a la UCI.

He dejado a mi hermano y a su mujer.

-Ostras. No habrá sido plato de buen gusto encontrarte con ella.

-Eso ya está superado. Lo importante es que se ponga bien.

-Ya verás como sí, cariño.

-Voy a llamar a Concha para decirle que venga.

-Me contaste que había estado más de 15 años

sufriendo un infierno.

-15 años soportando palizas en silencio.

Y ahora al desgraciado le da por pegar al hijo mayor.

Porque ha intentado abrirle los ojos a Concha.

Ella seguro que no denuncia por ella misma,

sino para proteger a su hijo.

-Sea como sea, denunciará y esto se acabará para siempre.

Eso espero. -Ojalá.

-Concha, soy Lola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

(Llaman a la puerta)

¡Marcelino! ¿Sigues sin noticias de Alicia?

Sí.

Pensaba que estaba aquí y que me estabas mintiendo

porque te lo había pedido ella.

La última vez que la vi fue en comisaría

y apenas hablamos.

Se la veía muy agobiada y se fue sin darme explicaciones.

Por favor, llámala. A mí no coge el teléfono.

Tal vez a ti sí quiera responderte.

No quiero molestarla, es su día libre.

Eres su novio, es normal que la llames, ¿no?

Alicia es tan suya que cuando desconecta

es mejor no interferir. Le he dejado mensajes

Vamos a ver, eres su pareja, yo soy su padre,

es normal que nos preocupemos y queramos saber dónde está.

¿Por qué estás tan preocupado, si se puede saber?

Anoche discutimos

y se fue en las mismas condiciones que Carmen cuando falleció.

Cogió el coche muy ofuscada.

Y no sé, me temo... Alicia conduce mejor que yo.

Sí, pero se fue muy alterada.

Por favor, llámala. Me quedo más tranquilo.

Si no me lo coge, dime por qué se fue tan alterada.

Salta el buzón.

Oye, Alicia, soy Rober. Llámame cuando puedas.

Por si querías hacer algo esta tarde y aprovechar el día.

Un beso.

¿Por qué discutisteis anoche? No puedo decírtelo.

Es un asunto familiar. Si quiere contártelo, que sea ella.

Está bien, lo entiendo. ¿Has llamado a comisaría?

Tu hija para refugiarse de sus problemas

va a comisaría, aunque sea su día libre.

Pasaré esta tarde por allí por si le ha dado por ir.

Gracias, pero no le digas que he estado aquí.

Tranquilo, te tendré informado.

No lo estaré hasta saber que está bien.

Ya verás como pronto haréis las paces.

Alicia es muy orgullosa pero no guarda rencor.

Ojalá todo fuera tan fácil como dices.

Porque me temo que a partir de ahora las cosas van a cambiar.

Bueno, adiós.

(ACATARRADA) -Hola, ¿un cafecito? -Sí, gracias.

No veía el momento de tomarme uno. Anda que tú estás fina.

-Para ti café, para mí té con miel. Mira cómo estoy.

¿Con qué andas?

-Con un caso de suplantación de identidad.

-Esa es la mujer esta de la web de "scorts", ¿no?

-Sí. Alguien que quiere amargarle la vida

ha hecho un fotomontaje con fotos porno

de una mujer megaoperada y su cara. Y al lado su teléfono

con todos sus servicios.

-¿Qué clase de servicios? -"Bondaje","bondage", como se diga.

La web pone que es especialista en sadomaso y otras artes del BDSM.

La verdad es que su enemigo tiene una mente

bastante calenturienta.

-Cómo está la peña, ¿no? ¿Y ya lo tienes enfilado?

La verdad es que estos casos son pan comido.

Hasta me gusta ver lo pringados que son algunos que van de listos.

-¿Y eso? ¿Tienes una invitación a un evento medieval?

-No, es una reunión de "cosplayers".

-¿"Cosplayers"? ¿Debería saber lo que es esto?

-Es una reunión de amigos que usan disfraces y objetos

para representar temas o personajes.

-¿Como un carnaval? -Es algo más que eso.

-Explícame porque ahí sí que me perdí.

-A ver... "Cosplayer" es la conjunción

entre "costume", disfraz, y "play", jugar.

Normalmente los disfraces están supercurrados, pero el juego

también es muy importante. Si tú eres alguien

tienes que hacer y pensar como ese personaje.

-¿Con guion y toda la cosa? -Más o menos.

Es una especie de evento. Gira alrededor de películas épicas,

de videojuegos de superhéroes. Es todo un arte, eh.

-O sea que tengo una amiga que es toda una "cosplayer".

-Lo fui, lo fui. Formaba parte

de un grupo muy activo. No me perdí ni una reunión.

Y, bueno, cada "cosplay" tiene su personaje favorito.

-¿Y cuál era el tuyo?

-Catwoman.

No te rías, que tenía un disfraz supermolón.

Me inspiré en la Catwoman de Halle Berry.

-¿Y vas a ir al evento este o no?

-No creo, aunque no estaría mal. Gira alrededor de "Juego de Tronos".

-Oye, pues igual me apunto contigo, para una serie que me veo entera.

-De vez en cuando me mandan invitaciones aún.

-Ya. Pero tú estás en ese momento

en el que donde se ponga Martín que se quite una "cosplay".

-La verdad es que Martín vive en su propia "cosplay".

Ayer me pidió matrimonio.

-¿Qué?

¿Me lo vuelves a repetir? (RÍE)

-Martín ayer me pidió que me casara con él.

-¿En serio? -Y tan en serio. Con anillo y todo.

En La Parra, me quería morir de vergüenza.

Y María y Salima mirando.

-Vaya "show", ¿no? -Que me quería morir literalmente.

-¿Y tú que le dijiste? ¿Que sí? -No.

-¿Lo rechazaste? -No, no, no. No.

No sé, me quedé en "shock". No sabía que decirle.

-Entonces, ¿qué hiciste? -Le dije que me lo tenía que pensar.

Fue lo primero que se me pasó por la cabeza.

-Ya.

¿Y ya te lo has pensado?

-Estoy en ello.

-Pues igual os tenéis que casar en plan disfrazados

al estilo concentración "cosplayers".

-Pues tengo unos amigos que se casaron disfrazados

de Han Solo y princesa Leia.

-Espera, me lo estoy imaginando. Tú de Catwoman y Martín de Batman.

(RÍEN)

-Vale.

¿Qué hay, Rober? ¿Quieres que Bremón te cuelgue

la medalla de empleado del mes por venir cuando libras?

Mi amor al cuerpo no es tan es grande.

Busco a Alicia.

Pues no ha dado señales de vida. Pero creo que también libraba hoy.

Tú lo tienes que saber mejor que yo. Libraba, pero como suele pasarse...

La llamo y no me lo coge. Hum...

Pregunta a Elías, que investigaban juntos lo de Quintero.

Vale, eso haré.

Dígale al comisario que debo verle urgentemente.

Buenos días, señor Quintero.

El comisario Bremón estará fuera todo el día.

Si puedo ayudarlo yo, en su ausencia estoy al mando.

Quiero poner una denuncia contra su compañero Elías Guevara

porque estoy cansado y harto de aguantar sus insinuaciones,

sus faltas de respeto, sus provocaciones y sus insultos.

En esta ocasión, ¿ha hecho algo en concreto?

Por supuesto.

Ayer se presentó a hacerme una visita para volver al ataque.

Me extraña que no estuviese al corriente.

No. Dígame que pasó.

(CARRASPEA) Pues sí, se lo digo. Se presentó ayer a mi despacho

con su chulería de siempre para soltarme las lindezas

a las que me tiene acostumbrado.

Pero si quiere que le dé detalles, pongámonos con el papeleo.

Estoy bastante decidido a denunciarlo

por abuso de autoridad e intimidación.

Vamos a ver, señor Quintero. Vamos a emplear el sentido común.

¿Realmente cree que le compensa poner esa denuncia?

Mira, inspectora, no se trata de si me compensa o no.

Alguien tiene que pararle los pies a Elías Guevara.

Tienen que darle un correctivo, meterlo en vereda,

lo que ustedes crean más conveniente.

Ya no sé qué más puedo hacer para llevarme bien con él.

Incluso le pedí perdón.

¿Usted le pidió perdón? Sí.

Ayer cuando se presentó al despacho lo primero que hice

fue pedirle perdón por si dije o hice algo en el pasado

que le ofendiese. Le tendí la mano en son de paz.

Estoy cansado de este enfrentamiento

que nos traemos entre los dos desde hace tiempo.

¿Sabe usted cuál fue su respuesta?

Pues no, pero estoy segura de que usted me lo va a decir.

Por supuesto.

Se empezó a reír en mis propias narices.

No sé qué más puedo hacer para que me deje en paz.

Solo me deja una opción. Ponerle esta denuncia.

Creo que cuantos menos tratos tenga usted con la policía, mejor.

¿No le parece? ¿Perdón?

Una denuncia es un engorro para todos.

Para el demandado y el demandante.

Poner esa denuncia le obliga a usted seguir vinculado

con Guevara.

¿Por qué no me deja a mí emplear otros métodos

para meterlo en vereda?

¿Y cuáles son esos métodos?

Comprenderá que no puedo desvelar procedimientos internos.

Pero le doy mi palabra de que dejará de molestarlo.

Elías Guevara le dejará en paz.

Con todo mi respeto, no sé si creérmelo.

Sigo pensando que lo mejor es que ponga esa denuncia.

Por lo que le conozco, creo que le da valor a la palabra dada.

Sí. Siempre y cuando la persona que me da la palabra sea honesta.

Señor Quintero, yo soy una persona honesta.

Al menos tan honesta como lo es usted.

Y le digo que Elías dejará de importunarlo.

Está bien. Voy a volver a hacerle caso.

Pero le aseguro que la próxima vez

ni siquiera el mismísimo ministro del Interior

impedirá que le ponga esa denuncia.

Dele recuerdos al comisario Bremón de mi parte.

De su parte.

(Portazo)

(Llaman a la puerta)

¡Adelante!

Inspectora, ¿me da dos minutos?

Sí. Pasa, por favor.

Supongo que vienes a contarme que has tenido

un desencuentro con Lola. ¿Qué pasó?

Nada, fue una tontería. Está solucionado.

Déjame a mí que lo valore.

Dime qué pasó.

La culpa fue mía, soy inexperta aún.

No sé qué le habrán contando, pero Lola tiene razón.

En su unidad hay que mostrar sensibilidad y profesionalidad.

No estuve a la altura.

Bueno, nadie nace enseñado.

¿Aprendiste la lección? Totalmente.

Además, la UFAM es el destino que más interesa.

Todos los casos que he visto me han conmovido.

Con el resto de compañeros, ¿qué tal?

Muy bien, todos me ayudan mucho.

Pequeños roces sin importancia, todo muy bien.

¿Le han dado queja de mí?

Suelo hacer una valoración con los agentes en prácticas

al cabo de unas semanas.

Quería saber tus impresiones con tu trabajo aquí.

No sé qué contarle. Estoy muy contenta.

Todos los departamentos me han parecido muy interesantes.

Me alegro.

Verá, he entrado porque...

quería permiso para ausentarme hoy todo el día.

¿Y eso por qué?

Mi hermana Isabel, que estaba en coma

y parece que está recuperando la consciencia.

Vaya.

Es una magnífica noticia.

Sabía que tenías una hermana, pero no en esa situación.

No lo suelo contar. Y menos en el trabajo.

Hace cosa de un año que sufrió un... accidente.

Motivo más que justificado para ausentarte.

Si necesitas más días, solo dímelo.

No es correcto dejar mis deberes, aunque sea por algo así.

¿Tienes algún asunto urgente entre manos?

No. Pues no sé qué haces aquí.

Tendrías que estar con tu familia en el hospital.

Vete ya. Gracias.

(SUSPIRA)

¿Cuándo te vas a ir a vivir con él?

-¿Qué dices de vivir con él? Nada, nada.

De momento salimos de buen rollito, ya está.

-Bueno, tía, pero duermes casi todos los días en su casa.

-Sí, pero no es lo mismo que instalarme

o que él se venga a casa. No, no.

Imagina que viene mi padre y lo encuentra en el sofá.

Le da un chungo, vamos.

-Lo que te pasa es que le estás conociendo

y ya le estás sacando defectillos.

-Bueno, nadie es perfecto.

-¡Vaya que no! Quico sí lo es.

-Tú no te flipes, a lo mejor no es tan perfecto.

Además, no le conoces en profundidad, ya me entiendes.

¡Eh! ¿Sí? ¿Ya?

¡Por fin! (RÍEN)

-Superbién, tía. ¡Un 10, un 100, un 1.000!

-¿En serio? ¡Qué guay, tía!

Cuéntame cómo, cuándo, dónde, por qué...

-Estábamos en mi casa solos anoche y superbién, ¡superbién, tía!

-Tía, qué bien. Con lo rayada que estabas.

-Ya. Pero es que él me dio muchísima confianza, ¿sabes?

Me trató con muchísimo cariño y mucho mimo.

¡Estoy como en una nube!

Todo el rato me acuerdo de sus besos y caricias.

-Normal, no hay nada mejor que hacerlo con quien quieres.

Pero vamos, que casi nos pillan mis padres.

A ver, creo que mi madre se coscó, aunque no dijo nada.

-Bueno, ¿qué te va a decir?

Quico es tu novio y tú ya eres mayorcita.

-Acuérdate de la de los condones con los canelones.

Y mi padre ahí, delante. (RÍE)

-Tal vez sea algo sin importancia, pero te lo tengo que contar.

Es sobre Matilde, la frutera del mercado.

No sé si sabes, con el puesto en la entrada.

Sí, muy habladora.

Tiene debilidad por Antonio. Si va a la compra,

le regala una pieza de fruta. ¿Qué le pasa?

Tiene una hija, Lorena, que le ayuda a veces...

Sí, muy simpática, sí.

Lo era.

Parece que de un tiempo a esta parte no es la misma.

¿Te lo ha contado Matilde? No, no.

Ha sido cosa de Cristina,

la orientadora del instituto de la chica.

Como sabes, a raíz de lo de Fátima

le dijimos que estuviera atenta a posibles casos de captación.

Y me ha llamado hace un rato.

Yo tengo bastante confianza con Cristina

y, si me he llamado, es que ha notado algo de vedad.

¿Qué te ha contado exactamente?

Pues que Lorena está últimamente muy irascible, muy impertinente,

que cada vez va menos al instituto...

Y, bueno, que está como metida en su mundo.

Puede ser la adolescencia, ¿no?

Conozco los síntomas y tiene la misma edad que Olga.

Sí, puede ser, pero...

el otro día, cuando estaban en clase,

un compañero empezó a criticar a los terroristas yihadistas

y ella se puso a defenderlos con vehemencia.

Y parece que no es la primera vez que hace comentarios del estilo.

Has hecho muy bien en contármelo.

¿Sigues creyendo que hay captores en el barrio que intentan

reclutar jóvenes para la Yihad?

Estoy segura de que el caso de Fátima no fue aislado.

Pues puede que lo estén haciendo con Lorena.

Lorena no va a acabar muerta en Siria como Fátima.

¿Sabes que Quico pasa más tiempo contigo que conmigo?

-¿Qué dices? En el gimnasio ni nos cruzamos.

Él a sus movidas y yo a las mías.

Además, solamente tengo ojitos para mi Jairo.

-Ya. Más te vale, ¿eh?

-No, tranquila, ¿eh?

¡Hombre! ¡Lorena!

¿Qué tal?

-Hace mucho que no te veo. ¿No vas por el gimnasio?

-Tengo cosas más importantes que ir al gimnasio.

-Deben ser importantes para que no vengas,

con lo que te gusta.

-No tengo tiempo para tonterías.

-Tampoco es para ponerse así.

-¿Así cómo?

¿Creéis que no tengo cosas importantes?

-Vale. Vale, vale.

-Yo también era como vosotras.

-Oye, ¿tú de qué vas?

-La ignorancia es la peor enfermedad.

-Huy, esta. Córtate un poco, ¿no?

-Paso de vosotras.

-Supersimpática la chica, ¿eh?

-Tía, no entiendo nada.

¡Era majísima!

-Sí, coincidí con ella el año pasado en el instituto.

Pero, vamos, ya ves.

-¿Qué le habrá pasado?

-Mira, será mal de amores, ¿sabes?

Eso no lo comprendemos, como no nos pasa...

-No sé, no entiendo muy bien a qué ha venido lo de la ignorancia.

-Ha dicho lo primero que se le ha ocurrido, ni caso.

-En fin, flipo mucho.

Me voy, que no quiero abusar de tu amor, Quico.

(RÍEN)

-Luego nos vemos. -¡Adiós!

-A ver...

dispara.

¿De qué se me acusa?

De verdad que eres un tocapelotas.

Te jubilarás y no habrás aprendido cómo funciona esto.

Aún no he escuchado de qué se me acusa.

No te pongas impertinente.

Estoy pensando abrirte un expediente.

Fernando Quintero.

A ver, ¿qué pasa con Quintero?

Ha estado aquí. Ya.

Supongo que para quejarse de las cuatro verdades que le dije.

Para quejarse no.

¡Para ponerte una denuncia!

Da gracias a que no estaba Bremón y lo atendí yo

porque a estas alturas tendrías un expediente.

¿Cómo vas a su despacho a montarle un cristo?

Era parte de mi estrategia.

¡Qué coño estrategia ni qué estrategia!

Le quería poner nervioso, a ver si tropezaba.

No cuela, Elías. No cuela.

¿Sabes cómo me siento después de que se anulen las escuchas?

Estábamos a esto de pillarle. Lo sabes y lo sé.

Solo quiero enchironar a ese tipo.

No puedo atender a conjeturas por inquinas personales.

Sé que no tenemos pruebas, ¡pero las hay!

Necesitamos más operativos y tiempo.

¡Pero según el procedimiento, no te dejes llevar!

¡No es la primera vez que lo haces!

Solo sé que voy a pillar a ese tipo.

¿Sabes qué vas a conseguir? Que cuando podamos investigarlo,

te deje fuera. Eso vas a conseguir.

(BURLÓN) Bueno, está bien.

Seré un niño bueno, no me meteré en líos.

De verdad que me tienes harta.

Claudia...

Siento haberte decepcionado, de verdad.

¿Es verdad que te pidió perdón?

¡Ahora más que nunca ha sentido mi aliento en su nuca!

Sí... ¡Está muerto de miedo!

Y se hace el bueno.

Te aseguro que, aunque sea lo último que haga,

yo trinco a ese tipo.

¿Te estás oyendo?

Me has dicho que no te meterías en líos.

Acataré todos los procedimientos policiales,

pero la función de un policía es trincar a un caco.

Y es lo que pienso hacer.

Ni más ni menos.

Solo te voy a decir una cosa.

No hagas tonterías, Elías.

No sea que tu carrera termine antes de lo que deseas.

(Golpe)

Apagado o fuera de cobertura.

-Es lógico que no quiera hablar ni contigo ni con nadie.

Debe de estar en estado de shock.

-Montse, lo he estropeado todo.

Debería haberlo hecho de otra manera.

tenía miedo de perderla si se enteraba.

Y ahora, al final, la voy a perder de todos modos.

-Los dos sabemos que eso no va a pasar.

Alicia te adora.

Pasado el primer impacto, recapacitará

y sacará sus conclusiones.

-Pero está muy dolida.

Se siente traicionada porque piensa que le he mentido.

Pero ni es tonta ni es rencorosa.

-Ya lo sé.

-Alicia sabe perfectamente quién es su verdadero padre,

quién se ha desvivido por ella

y le ha hecho crecer en un hogar lleno de seguridad y amor.

-Tengo miedo a que todo eso se olvide.

-No digas tonterías. ¡No lo va a olvidar!

Desde que nació solo ha conocido un padre.

En sus cumpleaños, en los momentos difíciles,

en los días felices... siempre has estado tú.

Y eso tiene muchísimo valor.

-A lo mejor piensa que soy un usurpador.

-¿Cómo va a pensar eso?

Tú eres su padre

y el otro es un desgraciado que os ha arruinado la vida.

-Pero los lazos de sangre tiran mucho.

-¡Pero con Alicia no va a ser así!

Además, por lo que dices, es evidente que odia a Quintero.

(Llaman a la puerta)

-Perdona, Marcelino... ¿Qué hay, Montse?

-Hola. -¿Qué pasa, González?

-Sergio no ha aparecido. Le he llamado y no contesta.

-Sabes que tiene su propia agenda.

Debe estar en alguna reunión.

-La tiene, pero no ha acudido.

Y es un con un cliente importante, Jacinto Manrique.

-Vaya...

¿Te puedes encargar tú? -Sí.

Pero no entiendo por qué no está aquí.

-No lo sé, no tengo la cabeza para pensar en él.

-¿Y si le ha pasado algo?

-Lo cierto es que el otro día estaba...

Estaba enfermo. Tal vez haya ido al médico.

-Tal vez deberías tomar medidas para meterlo en el redil.

Él insistió personalmente en llevar la cartera de Manrique

y ahora nos deja colgados.

-Bueno, ya hablaré con él.

Sé que lo vas a hacer muy bien.

-Gracias. Aunque no estaría de más que me acompañaras.

Si estás presente, Manrique se sentirá más confiado.

-Luego lo llamo y lo tranquilizo.

Pero ahora necesito concentrarme en un asunto personal.

-De acuerdo. Hasta luego.

-Quizás deberías concentrarte en el asunto.

Así pararías un poco de pensar.

-No puedo, Montse. No puedo dejar de pensar en Alicia.

(Móvil)

"Oye, Marcelino, soy Rober".

¿Se sabe algo de Alicia?

En comisaría no saben nada ni en lugares que frecuenta.

No me coge el teléfono.

No, ni a mí.

Me sale que está apagado o fuera de cobertura.

¿Y si ha hecho un tontería?

No sé por qué se está portando así, algo gordo ha tenido que pasar.

Bueno. Si sabes algo, llámame, por favor.

Y muchas gracias, Rober.

(SUSPIRA)

Colección + se llama la página web.

Dedicada a coleccionistas de juguetes electrónicos.

Coches, aviones, drones, etc.

¿Se supone que es robado?

En principio era una página de segunda mano,

pero acumula denuncias que nos han hecho sospechar.

¿Por qué no se lo encargas a Laura, si es un delito informático?

Laura ya ha hecho su trabajo.

Ha descubierto que había material robado,

ha rastreado las tarjetas de crédito usadas

y ha hecho una lista con los clientes

que compraron precisamente esos objetos.

Vuestro cometido es desenmascarar y cazar

a los que están detrás de la red por receptación

y a los chorizos por suministrar el material robado.

Y confiscar la mercancía, supongo. Eso es.

Pero inspectora, este caso es "peccata minuta".

¿Me estás queriendo decir que tú necesitas

un caso de más enjundia?

¿Algo así como investigar a un empresario

supuestamente mafioso

y esa "peccata minuta" es para otro compañero?

Quiero decir que si Laura lo tiene ya "enfilao",

con ponerle un pequeño refuerzo está "solucionao".

-Yo puedo hacerlo. -¡Mira!

Nacha y Laura, el equipo perfecto.

Cierra el pico, Elías, que me tienes calentita.

Tú no te tienes que preocupar por nada.

Le van a imponer una orden de alejamiento.

Mientras, tú y tus hijos vais a ir a una casa refugio

que es clandestina y no podrá saber su ubicación.

-Solo quiero apartarlo de mi hijo.

Tus hijos no pueden crecer viendo a ese monstruo y lo que te hace.

(SUSPIRA)

-Gracias por todo. -No, gracias a ti, Concha.

Vais a estar muy protegidos, ¿de acuerdo?

Vais a tener a grandes profesionales.

No te preocupes.

(SUSPIRA)

-Ha sido muy duro, ¿no?

(SUSPIRA) -Tremendo, tremendo.

Lleva aguantando malos tratos desde que eran novios.

Desde el principio ha controlado con quién iba,

con quién hablaba, qué vestía, todo.

La primera paliza se la propinó estando embarazada.

Y luego ha ido a más.

-Hay cada monstruo...

-Pues sí, la verdad.

Estuvo a punto de matarla.

El hijo mayor se lo impidió.

-Quédate con lo positivo, Lola.

Gracias al trabajo que haces

muchas mujeres salen del infierno del maltrato.

-Ay, no lo sé, Espe. Todo esto empieza a dejarme mella.

A veces miro en los ojos de estas personas maltratadas

y veo tanto sufrimiento acumulado que...

se me rompe el alma.

Intento ponerme una coraza, pero...

A veces no es suficiente.

-Somos humanas.

Solo faltaría que el sufrimiento de las víctimas no nos afectara.

-Ya...

(SUSPIRA) A veces creo que no tengo lo suficiente para seguir.

-No digas tonterías, Lola.

Eres una gran profesional y la UFAM te necesita.

Lo que pasa es que...

últimamente estás más sensible por lo de tu padre.

Tal vez deberías cogerte unos cuantos días de descanso.

-No, ni hablar.

-Por lo menos vete hoy a casa a dormir,

que ya nos las apañamos aquí.

-Tengo que redactar el atestado de Concha.

(Móvil)

Dime, Alberto. ¿Qué tal, cómo está?

(VOZ ROTA) De acuerdo.

Voy esta tarde.

(LLORA)

Ya...

(LLORA) -¡Ha muerto, Espe!

¡Ha muerto y yo no estaba con él!

Hola, Paty.

Hola, Claudia. Si buscas a Olga, no está.

No busco a Olga.

Quiero hablar con Quico.

Con Quico. Eh... ¿Está por ahí?

Sí.

A ver...

Míralo, ahí está.

Quico, ¿puedes venir un momentito, porfa?

¿Qué tal, Quico? ¿Me concedes un momentito?

Sí, pero en cinco minutos tengo una clase personal.

No te preocupes, no te voy a entretener.

¿No deberíamos esperar a que estuviera Olga?

¿Olga? ¡Ah!

No, no te preocupes.

No vengo a decirte que quiero que la cuides

y que la respetes, no es eso.

Vengo por un asunto policial.

Normalmente no me ocupo de estas pesquisas,

pero al ver tu nombre... ¿Ocurre algo?

Estoy interesada en el avión de aeromodelismo que compraste.

Lo adquiriste en la página Colección +, ¿verdad?

Sí, es una web de segunda mano.

Resulta que la mayoría de los objetos

de esa página web son robados.

Pues no tenía ni idea. Claro, por eso era tan barato.

Si lo sé, ni lo compro.

No tienes que jurar nada, de sobra sé que en Internet

se compran gangas y no por eso son robadas.

¿Y ahora qué? ¿Vais a hacer algo?

Claro, tenemos una lista de clientes.

¿Aparezco yo en esa lista? Naturalmente.

Tú tarjeta de crédito deja un registro.

¡Puf! Menudo pringado soy.

(RÍE) De pringado nada.

Te sorprendería ver la lista de gente

que le ha pasado lo mismo.

Pero, bueno, no te voy a dar detalles.

¿Debería devolver el avión? Claro.

Ese avión tiene un legítimo dueño.

Lo tengo en casa.

Si no te importa, cuando termines me lo llevas a comisaría.

Hasta luego. Paty. Hasta luego, Claudia.

Tener una suegra inspectora mola un montón, ¿verdad?

-Sí, ya te digo.

Te pasas un poquito con Olga y ya están encima.

-No, no ha venido por nada de Olga, no.

-¿No? ¿Seguro que no?

Olga y yo nos lo contamos todo, no hay secretos...

-Tengo una clase y ya voy tarde. Hablamos luego, ¿vale?

-Vale.

(Se abre la puerta)

-No seas tonto, hombre. Pero ¿qué pretendes?

¿Que te ate hasta cortarte la circulación?

¿O es que le has cogido gusto al táser

y quieres que te dé otra descarga?

Mira, si eres un niño bueno y te portas bien,

dejamos el táser para el postre y ahora te doy de comer, ¿vale?

-Por favor, Elena, termina con esta locura.

-A mí me parece lo más sensato que he hecho nunca.

-¿Qué piensas hacer? ¿Me vas a matar?

-Qué impaciente eres, ¿no?

Primero nos tenemos de divertir, como tú con mi hermana.

-Isabel... ¿cómo está?

-No muy bien, gracias a ti.

-Me dijiste que se estaba recuperando.

Que se había despertado.

-Está viva, sí. He estado un rato en el hospital.

-¿Y cómo la has visto?

-¿Cómo te imaginas que está tras tantos meses en coma?

Su memoria está llena de lagunas. No me ha reconocido.

-Si se ha despertado, seguro que irá recuperándose,

aunque sea poco a poco.

Elena, hay que alegrarse.

-¿Quién se alegra aquí, tú?

Le destrozaste la vida, no seas cínico.

-Lo digo por tu familia.

Estarán contentos, ¿no?

-Eso te importa una mierda.

Así que mantente calladito.

-¿Hasta cuándo me vas a tener así?

Si me sueltas, te prometo que no le diré nada a nadie.

He aprendido la lección.

-No tengas prisa.

Comparado con el tiempo que ella ha estado sufriendo,

esto no es nada.

Sergio, dime una cosa.

¿Te imaginas cómo debía estar Isabel para lanzarse por una ventana?

¿Comprendes cómo de grande debía ser su sufrimiento?

-Sé que lo hice mal, Elena.

Y te pido perdón.

Pero eso forma parte del pasado. Yo ya no soy así.

-Tienes razón.

Olvidémonos del pasado y centrémonos en el presente.

En ti, en mí, en esta habitación.

-¿Qué quieres de mí?

-Que sufras.

Eso es, Sergio. Sí.

Llora. Llora un poquito y desahógate.

¿Crees que unas lágrimas van a hacerme cambiar de opinión?

Tengo el corazón muy duro. ¿Sabes por qué?

Se convirtió en una piedra

al tiempo que Isabel perdía las ganas de vivir.

Ella nunca volverá a ser la misma.

Y tú tampoco.

-¡Déjame ir a verla!

¡Le pediré perdón por el daño que le he hecho!

Elena, si la mira a los ojos y me humillo ante ella,

seguro que mejora.

Déjame demostrarte que he cambiado.

Déjame ayudarla.

¿No dices que fui tan importante en su vida?

Si me ve preocupado seguro que mejora.

-Sé lo que tramas y no lo vas a conseguir.

Quieres que te deje libre y así poder huir.

-No. No, Elena. Estoy muy arrepentido, de verdad.

No sabía que Isabel estaba así de mal.

He tenido estos días para reflexionar,

sé que me comporté como un miserable,

pero quiero enmendar mis errores.

Y, sobre todo, quiero ayudarla.

-Cállate y déjame pensar.

-Sé que mi visita puede hacer mucho bien.

¿Qué es mejor para ella, que vaya y pida perdón

o sepa que has matado a su amor?

-¡Que te calles!

-¿Crees que se va a alegrar por esto?

¿Que te va a dar las gracias?

-Isabel no tiene por qué enterarse.

-¿Entonces qué sentido tiene esta venganza?

¿Es solo para tu disfrute personal?

-Pues mira, sí.

Es lo que te mereces después de lo que le hiciste.

-Eso significa que no la quieres tanto como dices.

Si la quisieras, me dejarías ir a pedirle perdón.

Ahora que está consciente, es la mejor medicina.

Si la quisieras de verdad...

pensarías primero en ella.

¿Dónde te habías metido, Alicia?

No sabía dónde ir.

Aquí puedes venir sin preguntar.

¿Me puedo quedar esta noche aquí?

Claro que sí. Esta también es tu casa.

Pero ¿qué te pasa?

No me gusta verte con esa cara.

No me hagas preguntas, por favor.

¿Cómo no las voy a hacer? Llevo todo el día buscándote.

Y tu padre también.

¿Mi padre?

¿Y qué te ha dicho?

Nada, estaba muy preocupado por ti.

Temía que hubieses podido tener un accidente como tu madre.

(SUSURRA) Mi madre...

¿Qué te pasa, Alicia?

Cuéntamelo. De verdad, te sentirás mejor.

(GIME)

No puedo, es muy gordo. No puedo.

Me lo imagino, pero no puedes seguir huyendo.

Empieza por qué hiciste anoche y dónde estuviste.

No iba a ningún sitio en concreto, cogí las llaves del coche y...

Me fui sin rumbo fijo hasta que llegué a Brihuega.

¿Dónde está eso y qué se te ha perdido allí?

(SOLLOZA)

Es un pueblo de la Alcarria.

Una vez estuve allí en verano de niña.

Lo pasamos muy bien.

(SOLLOZA)

Es un sitio muy bonito, tiene un castillo precioso

y hay campos de lavanda.

Me esperé hasta por la mañana para...

para poder caminar por sus calles como hace 20 años.

Entonces era tan feliz...

Y éramos tan felices...

Me di cuenta de que era una farsa,

he crecido rodeada de secretos y mentiras.

No estoy entendiendo lo que me estás diciendo.

Que mi vida se ha venido abajo como un castillo de naipes.

Bueno, tranquilízate

y cuéntamelo, no me puedes dejar así.

No puedo, Rober. Es horrible.

De pensarlo se me cae la cara de vergüenza.

No puedo contártelo, ¡no puedo!

No llores. De verdad, tranquilízate.

Cuéntamelo, a ver.

Sabes que teníamos el teléfono de Quintero pinchado.

Claro. Y el de Jairo.

Por eso me escuchaste hablar con él.

Fue muy bonito escuchar tu conversación.

Pero no la de Quintero.

¿Con quién estuvo hablando?

Con mi padre, le echó en cara que hackease mi teléfono

para robar unas fotos familiares.

¿Que ha hecho qué? ¿Por qué no me lo contaste antes?

Porque me enteré por Laura, Rober. ¿Vale?

Primero se lo necesitaba contar a mi padre,

que le fue con el cuento a Quintero.

Pero vamos a ver, se me está escapando algo.

¿Qué interés puede tener Quintero en robar tus fotos de familia?

Quizá porque...

quería ver a su hija de niña.

¿Me estás diciendo que Quintero es tu padre?

Sí.

Mi madre se quedó embarazada de él antes de casarse.

¡Joder! ¿Entiendes por qué necesitaba huir?

¿Entiendes por qué me siento un fraude,

por qué cada vez que me miro al espejo no me reconozco?

¿Comprendes... que cada vez que...

pienso en mi familia feliz veo que todo ha sido mentira?

¿Comprendes que odie, odie, odie a mi madre

como nunca jamás he odiado a nadie?

Ya está.

Estate tranquila, de verdad.

A ver, solo por curiosidad,

¿cuánto te has gastado en este cacharro?

-Unos 60 o 70 euros.

-Te ha salido bien. En las tiendas en más caro.

-Bueno, la verdad es que sí parecía un poco raro.

Cuando lo abrí supe que era un timo.

¿Por qué lo supiste?

Porque venía sin el transmisor.

Por eso era tan barato.

Ahora me entero de que es robado...

-Sé que eres sensible, inteligente.

Vas a tirar tu vida a la basura por una mala decisión.

Por favor, Elena. Llévame a ver a tu hermana.

Así también podrás seguir con tu vida.

Con la conciencia tranquila.

-¿Sergio ha dado señales de vida?

-Ni rastro de él.

Me gustaría retomar una investigación.

¿De qué estamos hablando?

Una chica que se llama Lorena

le ha cambiado el carácter de repente.

Ahora contesta mal. Y lo que es peor...

Ha hecho comentarios de alabanza a los terroristas de la Yihad.

Rechaza el Islam sin conocerlo.

Igual es que no conoce el Corán en profundidad.

Igual no ha tenido a alguien que se lo enseñe.

Sí, algo así.

La gente habla de las cosas sin conocerlas.

Eso son prejuicios.

Hoy por hoy hay mucha gente que se mueve por ellos.

Por eso he querido saber más. Cosa que Salima no hace.

Te veo bien informada.

Has tenido a alguien que te lo enseñe bien.

-Bremón ha convocado reunión urgente con todos los departamentos

y quiere informes de actividades.

¿Sabes si Lola ha terminado?

Lola se ha tenido que ir.

Le pedí a Elena que lo termine por ella.

¿Cómo que se ha tenido que ir?

Se ha cogido un día de asuntos propios.

Dijeron que su padre estaba mejor. ¿Qué ha pasado?

Espe...

Haz el favor de decirme de una vez qué ha pasado con Lola.

Ver a mi hermana en esa cama día a día,

perdiéndose la vida durante tanto tiempo.

No es justo.

Creo que por eso me hice policía, por...

por compensar un poco todo eso.

Sí, creo que fue por eso. Por impartir justicia.

-Rober, ¿me puedes hacer un favor?

Dile que la quiero muchísimo.

Que es la persona a la que más he querido en mi vida.

"Claro, cuenta con ello".

Creo que deberías hablar con él.

¿Para qué? No tenemos nada que hablar.

No somos nada, no compartimos nada, ¡absolutamente nada!

Marcelino es el único padre que has tenido.

Mentiras. Rober, mentiras.

Mentiras, es lo único que hemos compartido.

Alicia, eso no es vedad.

No puedes cambiar los sentimientos de un día para otro.

¿Qué más da la sangre?

La familia es lo más importante y se nos olvida demasiado.

-A mí no.

-¿Perdona?

-Tengo claro que los míos es lo único

por lo que merece la pena luchar.

Te voy a suministrar otra dosis de talio, una mortal.

-¡Elena, no! Te juro que haré lo que me pidas.

Le diré lo que quieras.

-No me estás entendiendo bien. -He entendido perfectamente.

Haré lo que tú quieras. Pero, por favor, no más veneno.

-Sergio...

esto no es una negociación.

  • Capítulo 133

Servir y proteger - Capítulo 133

08 nov 2017

Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captación yihadista en el barrio. La hermana de Elena sale del coma. Alicia no quiere saber nada de Marcelino.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 133 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 133 "
Programas completos (143)
Clips

Los últimos 669 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Nuevo Capítulo 138 Completo 54:20 82% pasado miércoles
    Capítulo 138 pasado miércoles Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Nuevo Capítulo 137 Completo 53:47 91% pasado martes
    Capítulo 137 pasado martes Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Nuevo Capítulo 136 Completo 54:33 93% pasado lunes
    Capítulo 136 pasado lunes Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 123 Completo 55:20 84% 20 oct 2017
    Capítulo 123 20 oct 2017 Israel y Elías se despiden, reconciliados al fin. María recibe la visita sorpresa de Reynaldo, un apuesto cubano. Jairo y Paty están emocionados tras la primera noche que han pasado juntos. T...
  • Capítulo 122 Completo 54:59 83% 19 oct 2017
    Capítulo 122 19 oct 2017 Tras descubrir que es el padre de Alicia, Quintero se muestra amable con la inspectora pero ella, ajena a la verdad, continúa su tensa relación con él. Quintero devuelve el bolso bandolera a ...
  • Capítulo 121 Completo 54:09 81% 18 oct 2017
    Capítulo 121 18 oct 2017 La investigación sobre las agresiones homófobas da sus frutos. Elías e Israel abordan la conversación que tienen pendiente. María regresa a Madrid. Ibarra y Marcelino le dicen a...