Serie que muestra la vida cotidiana de una comisaría de un barrio del sur de Madrid en la que se mostrará el lado más humano de las personas que trabajan por la seguridad. a serie cuenta con un reparto muy coral con las actrices Luisa Martín y Andrea del Río en los papeles protagonistas: el de la inspectora jefe Claudia Miralles y la inspectora Alicia Ocaña, recién llegada a la comisaría.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4891946
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 408 - ver ahora
Transcripción completa

He abierto una ferretería al lado. Soy Damián Pérez.

A ver si me he equivocado al venir y debí quedarme en Salamanca.

-¿Por qué te viniste? -Mi mujer, que falleció.

-Tú pruebas. Que te parece bien, repites,

que no es lo esperado, pues lo dejas.

Eso sí, te recomiendo hacer el ciclo completo.

Cuántos clientes tienes tú como yo en tu cartera,

que ponen 200 000 euros encima de la mesa de un día a otro.

-¿A qué te dedicas, exactamente? -¿A qué viene eso?

-Creo que tenemos mucho en común. -Hola.

-¿Qué tal? ¿Vienes por la fiesta?

-Venía por dos fluorescentes y dos cebadores,

pero vamos, que... -No.

-¿No? -No, llévate LED.

-Ah, vale, trabajas aquí también. -No.

-¿Quieres un pinchito de tortilla?

Toni, que si quieres algo. -No, nada, gracias.

-Silvia ya es historia.

-¿Qué dices? ¿Os habéis separado? -Divorciado, pero no me arrepiento.

Nuestra relación estaba agotada. -Sí, soy yo.

¿Qué es lo que ha pasado?

Que se ha tirado a la calle desde su balcón. Está muerto.

Mi padre está convencido de que no fue un suicidio.

¿Tenemos el móvil de este hombre?

-"Os pido que me perdonéis por lo que voy a hacer".

"Estoy muy solo. Adiós".

-He hecho una lista con los amigos y conocidos

y ellos y yo creemos que se mezcló con malas compañías.

Mira, no quiero que te enfades conmigo,

pero no voy a investigar más. Pues contigo o sin ti,

voy a dar respuesta a este sinsentido.

-Estoy muy orgullosa de ti. -He hecho lo que debía.

Sin un padre y con una madre encerrada, no me quedó otra.

-Quiero que tus hermanos maduren también.

Álvaro tiene que volar lejos de esa sanguijuela que le explota

y Ricky, ¿qué te voy a contar de él que tú no sepas?

-No me vengas con la monserga de siempre,

la familia, la familia... A la mierda la familia.

No te necesito. -Sí que me necesitas, claro.

¿O ya no te acuerdas de aquella vez

que echaste a perder el festival de fin de curso?

-No fui yo quien rompió los cristales,

pero no me creíste ni nadie.

¿Me quieres decir qué te pasa? Es por Quintero.

El otro día me llamó.

"Alicia, hija. ¿Qué tal? Soy yo, Fernando".

Las cosas no están saliendo como las tenía planeadas

y se han complicado, estoy teniendo que improvisar.

No sé si podremos hablar en otro momento. Adiós.

-Es la última vez que vienes al parque.

-¿Por qué dices eso?

-La policía de Distrito Sur está preguntando por mí.

No puedo dejarme ver así.

-Parece que Charly Zaldívar está intentando hacerse

con el chiringuito de la ruta del sur.

Pero le pueden salir competidores.

Y podría estallar una guerra de bandas en el barrio.

Que es lo que no podemos ni vamos a permitir.

A ver si lo entiendo, ¿estoy dejando de ser tu invitado

para empezar a ser tu prisionero? ¿Es eso?

-Llámalo como quieras,

pero piensa que, si me das lo que te pido, volverás a ser libre.

Esos gabachos dicen

que no quieren hacer negocios conmigo, solo entran si es contigo.

Tú me has fallado con esos "franchutes"

y me lo solucionarás. Te vas conmigo a Marrakech.

(Música emocionante)

(RONCA)

Joder, tío, ya podías tener un poco más de cuidado.

-¿No tienes una habitación donde dormir?

-No podía anoche.

Vine a ver si miraba unas cosas en internet.

-Ya, unas cosas en internet o una peli para relajarte, ¿no?

-Siempre estás con lo mismo, ¿eh, gracioso? Estaba currando.

Tuve que mirar la web de un colega. -¿Qué colega? ¿Le conozco?

-No, uno que es un emprendedor, que le van las cosas de puta madre.

-¿En qué consiste el negocio?

-Da igual, de verdad, que es muy largo de contar.

-Anda, vete a sobar que estás muerto y todavía es pronto.

-Prefiero desayunar contigo.

Ya sabes cómo me gustan las tostadas, poquito hechas.

-¿Hablas conmigo, Ricky? No soy tu mayordomo.

-No te pongas así, que voy a poner la mesa.

-Ya que no me dices a qué se dedica tu colega,

por lo menos cuéntame qué te quitaba el sueño ayer.

-Tuve bronca con la mamá.

-Querrás decir que la mamá te habrá echado la bronca por algo.

-Mira, quiero decir que te quedarás con las ganas de saberlo

porque me has tocado las narices. -Ricky, relaja.

Cuéntame, ¿qué pasó? -Y yo qué sé, tío.

La mamá, que se puso a echarme la bronca como con 16 años

y llegaba tarde. Fue humillante. Ya voy mayorcito, joder.

-La bronca, ¿con qué? Habrá habido algún motivo.

-Bueno, el llorica de Luis, que le faltó tiempo para decirle

que no le había echado una mano en el bar.

-Una mano, ¿con qué?

-Uno de los camareros, no vino a trabajar

y Luis quería ponerme a servir copas.

Como si no tuviera cosas mejores que hacer.

-Resumiendo, que había un marrón en el bar

y, como siempre, dejaste a Luis tirado, ¿no?

-De verdad, es que alucino.

No sé para qué cuento las cosas, al final la culpa la tengo yo.

¿Que Luis tiene una mala gestión del bar? Culpa mía.

¿Que un camarero se escaquea mil veces? Culpa mía.

-Nadie te echa la culpa de nada. -No, pero nadie se pone en mi lugar

y se da cuenta de que tengo una vida y cosas que hacer.

-Como por ejemplo, ¿qué, eh?

¿Irte de fiesta con tus colegas? -Ya estamos.

Mi vida no es asunto vuestro, ¿a qué viene tanto control?

-A que no puedes largarte cuando hay un problema, ¿no lo entiendes?

Y luego pretender que la mamá y Luis te den su aprobación.

-Yo solo quería hacerte compañía

para que no desayunaras solo, como siempre,

pero no voy a tragarme esta chapa con el café.

-No es ninguna chapa, ni siquiera es un consejo.

Te estoy dando mi punto de vista. -Tu punto de vista.

¿Crees que me interesa el punto de vista de alguien

que no tiene huevos para montar su taller?

-Ricky, no me busques, ¿vale? Te estoy diciendo que si quieres

que te dejen de tratar como a un niño,

no te comportes como tal y demuestra que se puede confiar en ti.

-No te preocupes, hermanito, que te lo voy a demostrar.

A ti y a todos. -Pues a ver si es verdad.

-Perdona. -Sí, ¿puedo ayudarte en algo?

-Soy Silvia Orestes, la nueva inspectora

que se incorpora hoy a comisaría. -Ah, hola.

Yo soy Esperanza Beltrán, encantada. Acompáñeme.

Marta, te presento a la nueva inspectora, Silvia Orestes.

¿Puedes asignarle una taquilla y la llevas al despacho de Miralles?

Lo haría yo, pero estoy muy liada entre la ODAC y la UFAM.

-Claro. Gracias. -Adelante.

-Ayer estuve hablando con la camarera y uno de los encargados.

¿De verdad fuiste a ese pub a preguntar por Germán, papá?

No me lo puedo creer. Pues sí.

Recordé que frecuentaba ese sitio

y pensé que, a lo mejor, alguien podría contarme algo sobre él.

No sé, si se veía con alguien,

si se sentaba allí a llorar sus penas y a hablar de sus problemas...

¿Qué querías que te contaran?

Pues hija, algún indicio

que me hiciera entender lo que hizo Germán.

Pero no salió bien.

Hice tantas preguntas que, al final, pensaron que era poli.

Mira, entiendo que necesites una explicación

para la muerte de tu amigo, pero no puedes ir...

¿Qué pasa? ¿Que soy el único que ve sombras en su muerte?

Mira, puede que Germán fuera una persona alegre y vital,

pero parece que, en el fondo, se sentía solo e incomprendido.

Todos tenemos una fachada que se cae cuando estamos solos

y, a lo mejor, el Germán de verdad fue el que vimos en el vídeo.

Sí, tal vez tengas razón, hija,

pero es que me está costando bastante aceptarlo.

Significaría que no conocía a mi amigo tan bien como pensaba

y que, en cierto modo, pues le he fallado.

No, tú no le has fallado a nadie, papá.

Al contrario, te has portado como un buen amigo,

pero tengo que pedirte que lo dejes, sobre todo lo de hacer de detective.

Hacer preguntas en garitos puede traerte problemas.

Ya. Se lo prometí a sus hijos, pero la investigación no es lo mío.

A ti se te da mejor.

(Móvil)

Es Iker.

Ve desayunando, que se va a enfriar el café.

Hola, cariño, ¿qué tal? Estaba empezando a preocuparme.

"Bien". ¿Has localizado ya a Mendoza?".

"Pues no, todavía no".

"Escucha, Alicia, ya sabes que no puedo darte detalles".

Claro, pero ¿estás bien? "Sí, por eso no te preocupes?".

"Espero poder estar de vuelta cuanto antes".

Entiendo que eso significa

que debes seguir adelante con la misión.

Ten mucho cuidado, ¿vale?

Y acuérdate de lo que me prometiste. "Sí, descuida".

"Oye, dale un beso a Leo de mi parte, ¿vale?".

"Y dile que, en cuanto llegue, pintaré su pared y algo juntos".

"Cariño, tengo que colgar". Te quiero, cariño.

"Yo también".

Las ausencias son duras, ¿no?

Antes de lo que imaginas estará de nuevo de vuelta,

ya lo verás, hija.

Dice que espera volver pronto. ¿Ah, sí? Son buenas noticias.

Eso significa que no ha habido complicaciones.

Pero le echo de menos y me gustaría que estuviera aquí.

Es su trabajo

y tú mejor que nadie deberías entenderlo.

Oye, ¿sabes qué? Esta es una de las pocas ocasiones

en las que me pregunto por qué no te haría caso

y estudiaría Derecho.

Pues nunca es tarde.

Para mí, sí, que voy a llegar tarde a comisaría.

Vamos a desayunar.

(Puerta)

Adelante.

¿Inspectora jefe Miralles? Sí.

Silvia Orestes, la nueva inspectora. Adelante, te estaba esperando.

Tu anterior comisario, Manuel Solano, ya me llamó

para decirme que habías hecho un magnífico trabajo

en su comisaría como inspectora en prácticas. Siéntate.

El comisario Solano es muy amable. Toda la comisaría de Luarca lo fue.

Ha sido un destino muy cómodo para una inspectora en prácticas.

Imagino que estar destinada en un pueblo como Luarca

debe ser un lujo, pero para cualquier policía.

Bueno, si uno quiere un destino tranquilo, está muy bien.

He leído que eres de León. Sí.

Normalmente, todo el mundo pide como primer destino

su propia ciudad, me ha sorprendido que no lo hicieras.

No tiene ningún misterio. León se me queda pequeño.

Quiero decir, que lo tengo muy visto y me apetecía un cambio de aires.

Los que vivimos en las grandes ciudades

tenemos la misma sensación,

que vamos del trabajo a casa y de casa al trabajo,

las mismas calles, las mismas caras...

Esta comisaría es grande y abarca una zona extensa.

Tienes razón, es una comisaría muy movida,

lo que me lleva a la siguiente pregunta:

"¿Por qué solicitaste este destino?".

Era la única manera de venir a la capital.

La única plaza vacante para inspectora estaba aquí

y no me lo pensé.

Es evidente que querías ir a una gran ciudad.

Como ya le he dicho, necesitaba un cambio de aires.

Y viendo que lo tienes tan claro, habrás investigado tu nuevo destino.

Esto va a suponer un cambio bastante grande

respecto al anterior. Lo sé.

y no me echa para atrás, al contrario.

Me vendrá bien enfrentarme a todo tipo de delitos.

Sobre todo si quiero llegar a ser una buena policía,

mejor curtirme en un sitio como Distrito Sur.

Esa es la actitud, sí, señor y, en cuanto a los delitos,

Distrito Sur no te va a decepcionar, los tenemos muy variados.

Bien, enseguida te voy a presentar a tus compañeros,

pero antes quiero hacerte una pregunta:

"¿Por qué te hiciste policía?".

No te preocupes, no es una pregunta trampa

ni nada similar, se la hago a los nuevos.

No soporto las injusticias ni los abusos de poder.

Pero para eso también están los abogados.

Los abogados defienden a las víctimas,

pero no castigan ni encierran a los verdugos.

Uno de los motivos que me llevó a ser policía

es proteger a la gente

que sufre un castigo inmerecido e injustificado.

¿Te estás refiriendo a algún caso en concreto?

No, creo que el mundo está lleno de injusticias,

solo hay que abrir un diario o encender la televisión.

Perdón, no sabía que estabas reunida.

No te preocupes. Pasa, Alicia.

Quería decirte que debo salir y no llegaré al "briefing".

No te preocupes, aprovecho para presentarte

a la inspectora Silvia Orestes, la inspectora Alicia Ocaña.

Bienvenida, Silvia. Gracias.

He oído tu nombre en los medios de comunicación

por las condecoraciones. Felicidades.

Gracias, pero no fue solo mérito nuestro.

Es probable que no sepas que Alicia Ocaña

estaba hace bien poco en tu misma situación.

Y, sin embargo, tengo la sensación de que fue hace una eternidad.

Te diré los días exactos, pero en otro momento

porque en dos minutos tenemos un "briefing". Vamos.

Perdón por el retraso.

Bueno, como podéis comprobar, tenemos una cara nueva en comisaría.

Os quiero presentar a la inspectora Silvia Orestes.

Hola a todos.

La inspectora Orestes

tiene muchas ganas de empezar a trabajar con nosotros

y, como siempre que se incorpora alguien nuevo en comisaría,

os voy a pedir que, en la medida de lo posible,

facilitéis esa incorporación, ¿eh? Te puedes sentar, Silvia.

Bienvenida.

Y ahora vamos a concentrarnos

porque tenemos por delante una semana muy movidita.

Como algunos ya sabéis, gracias a la concienzuda labor

de Nacha y de Ríos, el juez nos ha concedido

las escuchas al teléfono de Carlos Zaldívar, alias Charly.

Ahora nos toca a nosotros empeñarnos en detenerlo

e intentar impedir que se instale

una nueva red de narcotráfico en el barrio.

Fede, infórmanos de cómo va

la intervención del teléfono de Zaldívar.

A ver, la línea está intervenida a través de un software

que graba las llamadas y, automáticamente, las transcribe.

Hemos organizado turnos para que, constantemente,

haya un agente escuchando la línea

y pueda intervenir inmediatamente con la información sensible.

Como podéis imaginar, este caso es prioritario.

Bueno, pasamos al siguiente punto si nadie tiene preguntas.

¿No? Bien. Sí, Almazán.

Sí, no nos ha dicho si Carlos Zaldívar está solo en esto

o si cuenta con el apoyo de alguna red o contacto.

-Sí, por lo que sabemos, está solo.

Está intentando erigirse como cabecilla,

ocupando un lugar que jamás ha sido suyo

ya que nunca ha pasado de ser un recadero.

-Una cosa es lo que él quiera y otra distinta es la realidad.

¿En qué te basas?

Conozco bien el perfil de Carlos Zaldívar.

Es más de hablar que de pensar. Es peligroso, sí,

pero no tiene madera de líder ni cabeza para dirigir un entramado.

Creo que es un muñeco de paja

y detrás hay alguien moviendo los hilos.

Creo que es pronto para sacar conclusiones,

pero tendremos en cuenta tus valoraciones.

No, no son valoraciones, hablo con conocimiento de causa.

Ya le tuve a Charly una vez cuando pateaba las calles,

por eso creo que es importante prestar atención a su círculo,

con quién se mueve, a quién frecuenta.

Bien, pues muchas gracias.

Aunque este caso está asignado a Nacha,

no tendrá inconveniente en estudiar los datos que puedas darle.

En cuanto a mí, estoy esperando encima de mi mesa

un informe de la UFAM. Me gustaría saber cómo va

el caso de las denuncias de acoso escolar.

Sí, eso está todo controlado.

Precisamente, hoy me reúno con la directora del colegio.

¿Colegio?

¿No se habían producido en un instituto?

Bueno, colegio, instituto, para mí son iguales.

Pues no son iguales.

Colegio es Primaria, hasta los 12 años,

instituto es Secundaria, de los 13 a los 17.

Hay una notable diferencia, más si estamos hablando de acoso.

Tienes razón. -Ha sido un despiste, inspectora.

Yo estaba cuando se tramitó la primera denuncia

y me consta que tiene presente la edad de los acosadores.

Eran todos menores de 14 años,

¿recuerda que comentamos que no se les podía imputar?

-Así es.

Tendremos que solucionar el problema hablando con padres y profesores.

Estaría bien reforzar la labor pedagógica,

quizá dando alguna charla sobre acoso escolar en el instituto.

Tienes toda la razón.

Espe, muchas gracias, es una buena sugerencia.

Almazán, ya que vas a hablar con la directora,

ocúpate, por favor, de organizar esos encuentros.

Lo que usted diga.

Bien, y ahora vamos a pasar al siguiente punto,

los carteristas del mercadillo de los jueves en la calle Madrigal.

Ten, para que estés informado.

Te he traído un desayuno de los que te gustan,

café con churros.

Te he traído un zumo de naranja, ¿eh? Ahora lo venden recién exprimido

echando en una máquina naranja a naranja, qué cosas, ¿eh?

-Por mí te lo puedes meter por donde te quepa.

-¿Qué pasa? ¿Ya no te gustan los churros?

También hay porras, ¿eh?

-¿Sabes qué es lo que no me gusta de ti, Charly?

No me gusta estar en las manos de un tipo como tú.

Estás jugando a un juego muy peligroso

y te puede salir muy caro

porque no me están gustando tus cambios de humor.

-Tranquilo, Quintero.

Sabes que lo que pasó ayer fue porque tus contactos en Marrakech

no quisieron hacer negocios conmigo. -¿Y qué quieres que yo le haga?

-Tú me quisiste engañar. -¿Yo? Vete al carajo, hombre.

Desde el principio te dije que eran muy delicados

y que tuvieses cuidado con lo que decías.

-¡Me cago en esos gabachos! Pero, por fortuna, todo va a cambiar.

Esos estirados se la tendrán que envainar

porque nos vamos a Marrakech a reunirnos con ellos.

¿Qué pasa? ¿No estabas deseando salir de aquí?

¿No te gustan unas vacaciones pagadas?

-No pienso en otra cosa.

-Yo tengo buenos recuerdos de Marrakech,

aunque he ido solo una vez, pero es una ciudad bonita.

-Si vas a sacar el móvil para enseñarme fotos del viaje,

te lo puedes ahorrar.

-Parece que no tienes un buen despertar.

En fin, tendré que acostumbrarme ahora que vamos a ser socios.

-¿Socios?

Vaya, pesaba que querías estar tú solo al frente del negocio,

que por fin había llegado tu momento. -Rectificar es de sabios.

Me he dado cuenta que los negocios son una cuestión de confianza

y yo, al fin y al cabo, soy un recién llegado.

Necesito a mi lado a alguien que me dé lustre, veteranía...

-Mira, Charly, tengo que reconocerte que es una oferta muy generosa,

pero no tengo ningún interés en volver a los negocios

y mucho menos de florero. -No quería ofenderte, ¿eh?

No solo vas a figurar, tendrás tu despacho, tus tareas,

como antes. -Mira, ya te lo he dicho,

no quiero saber nada de ese mundo, pero hagamos una cosa.

Voy a ir contigo a Marrakech, nos reuniremos con los franceses

y lo voy a solucionar, a arreglar todo, tranquilo,

pero, cuando salgamos de allí, me vas a dar mi pasaporte

y tú y yo no nos veremos más en la vida.

-Para largarte a Miami. -Eso es. No pienso en otra cosa.

-¿No quieres volver a forrarte con la droga?

Es que no me entra en la cabeza.

-No te lo voy a volver a repetir, Charly.

A mí lo único que me importan ahora mismo son mis hijos,

¿te queda claro?

Y si no puedo quedarme aquí, en Madrid, con mi hija y mi nieto

por los problemas que tengo con la justicia,

prefiero irme a Miami para estar con mi otro hijo

que también me necesita.

-Algo me dice que no puede ser verdad,

que el gran Fernando Quintero,

el tipo que hizo historia organizando la ruta del sur,

se retira a cuidar de su hijo en Miami.

Suena bonito, pero no me lo creo. No te pega el papel de padre coraje.

-Puedes creerte lo que quieras.

Ya te he puesto en bandeja la información

que necesitas para reemplazarme, para ocupar mi sitio en ese negocio,

que es el sitio que quiere ocupar todo el mundo.

No sé qué más tengo que hacer para demostrarte que no quiero nada.

Y esto es todo. Todo el mundo a trabajar, venga.

Anda, chicos, que parece que os pesan las botas.

Obvio, claro, va de listo, pero... Nacha, por favor.

Ah, perdón.

¿Qué opinas de lo que ha comentado Almazán sobre Charly?

Que no le ve que esté solo en esto,

que no le veía capaz de dirigir una organización criminal.

Puede que tenga razón,

pero pienso que debería dejar de inmiscuirse

en estos asuntos y ocuparse más de la UFAM.

Sí, yo opino lo mismo.

Hace dos minutos le estabas animando a colaborar conmigo.

No quería ponerle en evidencia delante de todos,

pero es cierto que Almazán detuvo una vez a Charly.

Algo sabrá de él, ¿eh?

Y habrá que tener en cuenta sus valoraciones,

no podemos despreciar los comentarios

y yo tampoco creo que Charly esté solo, ¿eh?

Bueno, si Charly tiene algún socio, lo sabremos pronto.

Hablará con él o lo mencionará en las escuchas.

Te voy informando, Miralles. De acuerdo.

Tu sillón es demasiado caro.

El algecireño te lo peleó y terminó muerto.

Somoza encargó tu asesinato para arrebatártelo.

No me creo que lo vayas a abandonar así, como si nada.

-Puedes creerte lo que quieras, amigo.

Yo no tengo que demostrarte nada.

He cambiado, simplemente. Llevo demasiado tiempo encerrado,

primer con el CNI y ahora contigo

y he tenido mucho tiempo para pensar, ¿sabes?

Creo que ya he perdido demasiadas cosas en mi vida.

He desperdiciado el tiempo. He perdido a la mujer que amaba,

he perdido los mejores años de mis hijos

y también he perdido a alguien a quien quería como un hijo,

a un chaval inocente,

así que va siendo hora de cambiar de vida.

-Eso mismo decía Bonilla.

-¿Bonilla? ¿Quién carajos es Bonilla? -Un atracador de bancos.

Un figura amigo de mi padre,

un catedrático en la asignatura de robar sucursales.

Cuando tenía 23 años lo trincaron por primera vez.

Cumplió condena acusado de robar cuatro sucursales.

-A mí me trincaron cuando tenía 19, fíjate.

-Cuando Bonilla salió de la trena, volvió a hacer lo mismo.

Se le daba bien lo suyo y allí no había aprendido otro oficio.

Pasaron los años, se casó, tuvo dos hijos...

Cuando tenía 40 años lo encarcelaron por tercera vez

y su parienta le dio un ultimátum. Le dijo:

"Mira, Bonilla, o dejas definitivamente los atracos

o despídete de tu familia".

-Me parece una historia muy bonita, pero ¿le queda mucho?

-El bueno de Bonilla quería mucho a su mujer

y no quería perder a sus hijos, así que juró y perjuró

que dejaría el mundo de los atracos para siempre.

-Bueno, ¿qué pasó?

-Hace unos meses volvieron a trincarlo por un atraco.

El tipo tiene ahora 62 tacos

y hace un puñado de años que no sabe nada de su mujer

ni de sus hijos. -¿Ya? ¿Se acabó?

Una historia preciosa, pero ni soy ese Bonilla

ni tengo que ver con él. La decisión que he tomado, la he tomado por mí.

No he hecho ninguna promesa a nadie. -Te equivocas, Quintero.

Uno no deja de ser quien es de la noche a la mañana.

Tú podrás querer mucho a tus hijos, pero ellos tienen sus vidas

y llevan años viviendo sin su padre.

En todo ese tiempo, lo único que has hecho

ha sido pelear por levantar tu imperio

echándole huevos y esfuerzo.

Llevas el negocio en la sangre, Quintero.

Y, aunque tus hijos lleven la misma sangren,

siempre serás un extraño para ellos.

Nunca podrán entender muchas cosas que has tenido que hacer.

-¡Maldita sea, cállate de una vez y déjame en paz!

-Vale, bueno.

Volveré más tarde. Tómate el café, a ver si se te cambia el humor.

Espe, quería hablar contigo. Tú dirás.

No me ha pasado por alto

que le has echado un capote a Almazán.

Me daba cosa que, siendo de los nuevos,

quedase mal delante de sus compañeros.

Eso habla bien de ti, pero quiero saber de él.

¿Cómo se está adaptando al frente de la UFAM?

Bien, yo creo que bien, ¿por qué lo preguntas?

Me ha parecido que estaba más interesado en otros casos

que en los suyos. Le he visto un poco despistado

y lo que ha sucedido es buena prueba de ello.

Eso ha sido un lapsus sin importancia,

pero Almazán es un gran policía.

No hay más que mirar su expediente,

pero no me negarás que estaba más interesado en el caso de Nacha

que en el acoso escolar o en hacer un seguimiento del maltrato.

Yo creo que estaba acostumbrado a otro tipo de casos

y le va a costar un tiempo adaptarse. ¿Seguro?

Espe, sabes que yo estoy especialmente orgullosa

del trabajo que hicisteis Lola y tú al frente de la UFAM.

No me gustaría que todo eso se fuera por la borda.

No sé qué decirte. Me comprometo a ayudarle en lo que necesite.

Desde luego, Tobías no sabe la suerte que tiene

teniéndote de compañera. No es para tanto.

Sí que lo es, solo espero que él se dé cuenta.

Por último y no menos importante, la sala de descanso.

Tenemos cafetera, hervidor y nevera. Al café invita la comisaría,

pero a los refrescos, no. Cada uno trae lo que necesita.

¿Coméis aquí? Aquí y en La Parra,

que es un bar que está al lado. Donde nos toque.

Depende de los turnos y de los días que tengamos.

¿Está siempre tan vacío? No es una sala concurrida.

Digamos que nos sirve para desconectar.

No me extraña, el café es horrible. Nos gusta mucho más el de La Parra.

Por cierto, la tortilla está increíble.

Yo, como no creo que vaya a tener ratos libres,

me traigo un bote de café soluble y me apañaré por aquí

para no echarle horas al bar siendo la recién llegada.

No te agobies.

Si haces bien tu trabajo, nadie controla tus salidas.

Hablando de trabajo, cuando salgamos por el caso de los carteristas,

me pongo ropa de calle, ¿no? Iré con Hernández.

Iba a pedirte que revisases las denuncias

de los casos anteriores por si se nos ha pasado algo.

Y lo más importante, te voy a pasar los contactos

de las comisarías de distritos vecinos

para que hables con ellas y averigües

si se ha producido algún robo similar.

Suelen ser muy colaboradores. ¿Ocurre algo?

Daba por hecho que iba a acompañarte en el trabajo de calle.

Eso le entendí a Miralles cuando íbamos a la reunión.

Miralles me pidió que fuera tu guía

y es una buena forma de cogerle el pulso a Distrito Sur.

¿Por qué te parece tan extraño? Porque soy novata aquí,

pero tengo experiencia pateando las calles.

Ese era mi trabajo en mi destino anterior.

En Luarca, la comisaría más pequeña de España.

Mira, Silvia, esto no es un castigo ni un capricho.

Creo que Distrito Sur es distinto y me parece...

¿Inspectora Silvia Orestes?

Soy el comisario, Emilio Bremón. Encantada.

Igualmente. Siento no haber estado para recibirte,

tenía una reunión en Jefatura.

No se preocupe, la inspectora jefe Miralles se ha encargado.

Ya he conocido a casi todos en la reunión de mañana.

¿Ah, sí? Pues habrás comprobado de primera mano

que no nos aburrimos, ¿no? La verdad es que no.

Un caso de tráfico de drogas con escuchas,

acoso escolar en la UFAM, carteristas...

No te dejes impresionar, también tenemos días tranquilos.

Alicia te lo irá explicando todo.

Tengo entendido que vas a ser su guía.

Así es. Hemos hecho el tour por la comisaría

y se va a quedar familiarizándose con el archivo.

Estás en buenas manos.

La inspectora Ocaña es una de nuestras mejores policías.

Haz lo que te diga y te irá bien. Seguiré su consejo.

Os dejo, que ni he despachado con Miralles.

Bienvenida.

Yo también me marcho que Hernández estará esperándome.

Tienes las claves de acceso a tu ordenador en el cajón.

Si tienes dudas, pregúntale a Fede. Voy para allá.

Acábate el café y luego vas.

Pues toma, si consigues arreglarlas, son para ti.

Para lo que me plancho el pelo... Si no tengo tiempo.

Las tenía por casa para arreglarlas y lo he ido dejando

y hasta hoy.

Pablo te las va a arreglar porque están casi nuevas.

-Gracias, pero no, Pablo no las arregla.

Él solo te ayuda, por eso se llama "Arréglalo tú mismo".

Además, les está yendo muy bien.

Ayer me pasé por la ferretería y estaba llena.

-Yo me pasé a última hora y estaba Damián contentísimo

de lo bien que le había ido el día. Me alegro mucho por él.

Me gusta la gente emprendedora. Además, parece buena persona.

-Y Pablo también.

Ayer me estuvo explicando las cosas con mucha calma,

tiene mucha paciencia. Además, no me vendió

ninguna herramienta que no necesitase.

Ah, y me dio trucos para alargar la vida de los electrodomésticos.

-Fíjate.

Oye, tengo una lámpara en casa que me regaló mi madre

y que no funciona, igual me paso. -¿A qué estás esperando?

-Chica, a que venga María.

No tengo tiempo ni de ir al baño y no puedo dejar el bar.

-No, yo te cubro un día, si es un rato, ¿no?

-Hola, chicas, ¿qué tal? Paty, ¿me pones un café con leche?

-Yo me tengo que ir, que al final llego tarde.

-Hala. -Chao.

-Chao. -Chao.

-Perdón, Nacha, me has dicho solo un café.

-Sí, solo uno, ¿quieres que te los pida de dos en dos?

-No, lo digo por si viene tu compañero,

para ir adelantando trabajo. -Claro, adelantando trabajo.

Ya sé por qué me preguntas por Toni. -A ver, no sé qué estás pensando,

pero lo digo por ahorrarme tiempo, quiero decir,

tardo menos en sacar los dos a la vez que entrar al bar, sacar uno...

-Paty, de ahorrarte tiempo, nada

o no estarías de palique con tu amiga.

-Bueno, el caso, ¿viene Toni o no? Porque no me ha quedado claro.

-Pues no, lamento decirte que no.

Está ocupado en la oficina pasando unas diligencias.

-Pues ya está, un café solo, no era tan difícil, no pasa nada.

-Gracias, Paty.

(Móvil)

¿Sí? ¡Elías!

¿Qué tal? Que no había reconocido ese número.

¿Cómo estás? ¿Cómo van esas vacaciones?

-Hola, ¿qué te pongo? -Ya deberías saberlo. Lo de siempre.

-Pregunto por si acaso, pero no te preocupes

que me acuerdo de tu bebida favorita.

-¿Qué pasa, Sarita? -Hola.

-No está Luis, ¿no? -Ha salido a hacer gestiones.

Tardará un rato. ¿Te pongo algo mientras le esperas?

-¿Esperarle a ese? No quiero verle ni en pintura.

Como si no me lo encuentro en todo el día.

Ya he visto que está mi cliente favorito.

-Esto es para él. -Déjame, que se lo llevo yo.

-Ayer saliste corriendo cuando te pidieron ser camarero

¿y hoy no te importa? -Esto no es hacer de camarero,

es ver la oportunidad de hacer negocio y aprovecharla.

-Claro. -Mira y aprende, bonita.

-Sí, sí, ahora mismo.

-Aquí tienes.

Hola, Rubén.

No quiero sonar borde, pero estoy currando.

No tengo tiempo para hablar. -No te preocupes, que no tengo prisa.

-Pero es que contigo encima no me concentro. ¿Te importa?

-Creo que en el bar se te ha dado un trato preferente, ¿no?

Aunque solo sea por las copas a las que te invitamos,

merezco unos minutos de atención.

-Hagamos una cosa. Te pago esas copas y tú te largas.

Así estamos en paz.

-¿Sabes qué pasa? No sería justo para ti.

Perderías mucho dinero, no lo digo por las copas,

lo digo por un negocio que venía a proponerte.

-Mira, campeón, si he llegado hasta aquí

es porque calo bien a la gente

y, sin necesidad de que pierda el tiempo,

no tienes nada que ofrecer que me interese.

-¿Cómo estás tan seguro?

-Porque eres de las personas que yo denomino urraca.

-Eh, perdona, yo no te he insultado, no me faltes al respeto.

-¿Qué crees que es?

A lo que me refiero con las personas urraca

son las que se sienten atraídas por las cosas brillantes.

Te has fijado en mi reloj, en mi cochazo...

-No me tomes por tonto porque no eres el primer fantasma que se me cruza.

-El lujo te pone.

Vas como loco por arrimarte a mí con cualquier idea peregrina

que se te haya ocurrido hoy

y que, según tú, es el negocio del siglo.

¿Me equivoco?

-Mira por donde, yo a ti también te he calado.

Vamos a ver quién tiene mejor vista para la gente.

-Sorpréndeme.

-He estado estudiando el negocio ese que te traes entre manos

y he repasado tu página web. -¿Y?

-Todos los productos que vendes

están por debajo del precio del mercado:

las pastillas para adelgazar, los crecepelo,

esteroides, anabolizantes...

Me extraña que, con esa política de precios,

te quede un margen razonable, al menos no lo suficiente

como para vivir a todo trapo

con tus trajes, tus relojes, tus copas de importación...

-Ese es mi talento, saber buscar los márgenes óptimos.

-No te adornes tanto porque a eso se le llama estafar

y es un delito.

Seguramente, toda esa morralla la compres en la "deep web"

o en los laboratorios de la India o Bangladesh

y lo hagas pasar por mercancía registrada en Sanidad.

Pero me apuesto lo que quieras

a que el 80 % no pasó un control de Sanidad,

puede que más.

-Mira, no estoy por la labor de seguir aguantando tonterías.

-Pero ¿adónde vas, fiera? Que todavía no te he contado mi idea.

Me gusta tu reloj, sí, y tu ropa,

y lo quiero todo por igual, el coche incluido.

Pero es que no soy ningún tonto y mucho menos una urraca,

soy un tío con vista y olfato para los negocios

y si son ilegales, qué le vamos a hacer,

habrá que mirar para otro lado. A mí no me supone ningún problema.

¿Y a ti? Lo suponía.

Entonces, ¿qué? ¿Estás dispuesto a escuchar mi oferta?

-Soy todo oídos. -¡Sara!

Voy a acompañarte con este whisky.

-Sí, por mí no hay inconveniente

en que la psicóloga se una a la reunión.

Eh, dentro de una hora, ahora estoy ocupado.

Sí, por supuesto, las charlas pueden ser muy interesantes.

Sí, sí, hasta luego.

-He estado buscando y he rescatado este dossier

sobre las charlas de prevención de acoso escolar.

Lo elaboró Lola Ramos el año pasado y puede que le sirva de ayuda.

-Muchas gracias. -Quizá debería echarle un vistazo

antes de tener la reunión con la directora, ¿no?

-Sí, luego lo miro. Ahora estoy ocupado.

-En un caso que no le compete.

Si no me equivoco, es el expediente de Charly,

el sujeto al que se le ha intervenido el teléfono.

-Veo que no se te escapa nada, Espe.

-Está intentando buscar conexiones con otros delincuentes

para corroborar la teoría que ha lanzado en el "briefing".

-Sí, estoy convencido de que este tío es incapaz de levantar él solo

la red de narcotráfico que se dirigía desde Distrito Sur.

-No quiero meterme donde no me llaman,

pero ese no es su trabajo.

-¿Y cuál, es, según tú, mi trabajo? -Dirigir la UFAM

y la inspectora jefe ya le ha dado un toque de atención esta mañana

porque no estaba centrado en su cometido.

-Un inspector de policía está para algo más

que para mediar en peleas de patio de colegio.

Ese trabajo lo puede hacer cualquiera.

Miralles, en el fondo, también lo sabe.

-El acoso escolar es un problema muy grave,

no se trata de una riña entre chavales.

-Los responsables tienen menos de 14 años,

no les podemos imputar ningún delito. Se van a ir de rositas.

-O sea que para usted la policía solo está

para meter a la gente en la cárcel, ¿o qué?

-¿Para qué más estamos? -Para salvar vidas.

¿Sabía que muchos casos de acoso escolar continuado

terminan en suicidio? ¿Le parece eso un tema menor,

como para tratarlo así, a la ligera? -En absoluto,

pero creo que estás exagerando, son casos aislados.

El acoso ha existido toda la vida,

pero ahora protegemos tanto a los chavales

que cualquier cosa es un mundo. -Esto es el colmo.

Además, la UFAM es muy importante para reconducir conductas

que pueden terminar siendo peligrosas en los chavales.

La información y la prevención son fundamentales.

-Mucha información y charlas,

pero si de lo que de verdad se trata es de salvar vidas,

ayudaré más evitando que Zaldívar levante una red de narcotráfico.

-Muy bien.

Su gran talento va a ser de mucha ayuda

en un caso que no es el suyo.

Lástima que su departamento, que le recuerdo que es la UFAM,

no pueda beneficiarse de su talento.

Y otra cosa. Estoy harta de hablarte de usted.

Eso solo se lo merece el comisario. -Me parece muy bien.

No, si hablamos todos los días. Él está muy animado, yo menos.

La verdad es que lo llevo fatal.

Normal, la familia siempre se siente impotente en estos casos.

Sí, además es que le echo mucho de menos.

Eso tiene fácil solución. Cuando quieras pides unos días

y te vas a Milán a verle. Muchas gracias, lo tendré en cuenta.

¿Cómo ha ido la reunión en Jefatura?

Pues te puedes imaginar, preocupados con la posibilidad

de que se reorganice la red de narcotráfico en el barrio.

Ya, me imaginaba que ese iba a ser el tema central de la conversación.

Les he asegurado que todo está bajo control,

que estamos vigilando los movimientos

para cortar de raíz cualquier intento

de empezar a mover otra vez droga en el barrio.

¿Están al tanto de las escuchas del teléfono de Zaldívar?

Por supuesto, ¿cómo va eso? Bien.

En cuanto llegó la autorización del juez,

Fede se puso en marcha. Todas las llamadas pasan por un software

que graba y transcribe las conversaciones.

¿Hay algún resultado? Aún no hay nada.

Fede ha organizado turnos de escuchas

para poder intervenir de inmediato,

pero Nacha no se despega del despacho.

Me lo puedo imaginar, Nacha es perro de presa.

No va a parar hasta ver a Charly caer.

Además, estuvo muy rápida

organizando todas las pistas para el juez.

Ya, pero no es la única interesada en el caso.

Lo sé, todos en la comisaría han hecho un gran trabajo

y estoy muy satisfecho. Me estaba refiriendo a Almazán.

¿Qué ha pasado con él?

Que parece que está más interesado en ese caso

que en los suyos de la UFAM.

Esta mañana le he tenido que parar los pies en el "briefing"

porque quería lanzar una nueva línea de investigación paralela.

No me extraña, ha estado colaborando con los de estupefacientes

y sabe de lo que se habla. No lo dudo,

pero está más interesado en el caso de Charly que en la UFAM.

Sin ir más lejos, estaba muy despistado

y no sabía si un caso de acoso escolar

se había producido en un instituto o en un colegio.

Terminamos antes si me dices

adónde quieres llegar con ese comentario.

Que se confirman mis temores, Emilio.

Que puede que Almazán sea un estupendo investigador

y un gran policía, pero no está capacitado

para el puesto que desempeña. Le importa un rábano la UFAM.

Tampoco exageres. De todas maneras, como te dije en su día,

yo, en este caso, tengo las manos atadas.

El nombramiento vino desde arriba.

Sí, pues el que le nombró se ha cubierto de gloria.

Lola y Espe se dejaron la piel para poner en marcha una unidad

que ha sido el orgullo de Distrito Sur

y la envidia de otras comisarías. No hay más que ver los datos.

No adelantemos acontecimientos, Almazán acaba de llegar.

Tú y yo sabemos perfectamente que, para estar en la UFAM,

hay que tener una sensibilidad especial y dejarse la piel

y este tío va a dilapidar los datos, hombre.

Los va a dilapidar y eso es lo que importa

a la hora de que las mujeres se animen a denunciar.

Insisto, vamos a esperar unos días. Está en periodo de adaptación.

Vale.

Comisario, me dijo la inspectora que le avisase de cualquier novedad.

¿Es por las llamadas de Charly?

Efectivamente. Quiero que lo escuchen.

Vamos.

Perdona, ahora mismo te pongo tu café,

no se me ha olvidado. -No te preocupes.

Esto es mucho local para una sola persona.

-¿Y qué tal por la ferretería?

-Bueno, pues mira, bien, vamos tirando, poco a poco.

Nos estamos haciendo un hueco en el barrio.

-Yo en cuanto tenga un rato libre, vamos, me paso por allí

y os llevo una lámpara para que me arregléis,

que llevo años con ella rota. -Nosotros encantados. Muchas gracias.

-Gracias a ti. -Buen día.

-Igualmente.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Hola. ¿Me pones un cafelito en vaso, por favor?

-Claro.

¿Qué pasa?

-No, nada, que me estaba acordando de mi madre.

No, porque siempre dice que, en España,

cuando sirves una mesa de cinco, cada uno te pide un café distinto.

-Mira, en eso tiene toda la razón del mundo.

¿Qué pasa, es camarera? -No, tiene un bar.

Muy parecido a este, un bar de barrio con clientela de siempre.

Vamos, la de cañas y menús que habré servido yo.

-¿En serio? -Sí.

Anda que no me he pasado horas tras la barra.

-Es muy sacrificado esto, ¿eh?

Yo llevo unos días que no puedo más con la vida.

-¿Qué me vas a contar?

Si me he hecho poli con tal de salir del bar.

-Mira, igual hago yo eso también. -Sí, ¿no?

-Oye, me había dicho Nacha

que te habían puesto trabajo en la comisaría, ¿no?

-Sí, ya me ha comentado que has preguntado por mí.

De hecho, por eso le he dado caña, para venir a tomar un café

y estar contigo. -¿Estar conmigo? ¿Y eso?

-Para preguntarte por garitos en el barrio

porque muchas veces salgo de la comisaría

y me apetece ir a tomar algo o a bailar y no sé adónde ir.

En verdad soy de aquí al lado, pero cada barrio es un mundo.

-Mira, has venido al lugar adecuado en el momento exacto.

Hace cinco minutos, no te habría puesto ni el café.

Ya sabes que la Red Star es superconocida,

aunque yo creo que ya está un poco pasada, ¿eh?

Eso de que te cobren por entrar... O sea, a ver,

por mucha consumición que te entre, me revienta pagar.

-Qué va, a mí también. -Claro.

Luego está La Maraca, que antes era un salón de baile,

pero ahora está superdivertido. -Paty.

-Espera un momento.

-¿Atendéis fuera? Llevo un rato esperando.

-Sí, atiendo esta mesa y salgo. -Pues apunta.

-No me puedo dividir en dos,

atiendo esta mesa y ahora mismo salgo.

-Paty, me ocupo yo de la chavala esta.

-¿Seguro?

-Sí, que estoy acostumbrado a tratar con bordes.

¿Qué te pongo, maja?

Si quieres comer, te recomiendo la tortilla, la especialidad.

¿Qué ocurre? ¿Tan grave es?

"Está todo listo. Mañana salgo para Marrakech".

"Voy a reunirme con los cabrones de los 'franchutes'

para apalabrar la mercancía".

"En cuanto han sabido que iba con Quintero,

no se les ha ocurrido darme largas".

-A ver, hasta donde yo sé, Fernando Quintero está muerto,

pero parece que soy la única a la que le sorprende

oír a Charly hablar de él como si estuviera vivo.

¿Qué está pasando?

Porque usted, comisario, estaba presente el día

que se hizo el levantamiento del cadáver

y la autopsia dio como resultado la muerte por impacto de bala, ¿no?

Escucha, Nacha, no todo es lo que parece.

Lo que el comisario intenta decirte es que todo fue un montaje.

Claudia, no estamos autorizados

a revelar información de la operación.

Esa operación acabó y estoy harta de tanto secretismo.

Además, ¿no has escuchado la conversación?

Eso no se puede ocultar ya. ¿Ocultar el qué, perdón?

Que Fernando Quintero no murió en el tiroteo.

El CNI contactó con él

para que les ayudara a desmantelar el imperio de Somoza.

Pasó a ser un testigo protegido y hubo que fingir su muerte.

Todo fue un plan orquestado por el CNI.

Iker se ganó la confianza de Somoza, y logró entrar en la organización

fingiendo el asesinato de Quintero, pero, como comprenderéis,

esto es estrictamente confidencial. A partir de ese momento,

Iker Lemos se convirtió en la mano derecha de Somoza.

Había pasado la prueba porque Somoza creyó

que Quintero estaba muerto. Él y todos nosotros.

-Ya, ¿y se puede saber dónde ha estado Quintero este tiempo?

¿Y por qué está asociado con Charly?

Vivía en un destino secreto custodiado por el CNI

a la espera de juicio. Pero se les escapó.

Ya, y, al parecer, ha vuelto a las andadas

parapetado detrás de Charly Zaldívar.

El inspector Almazán tenía razón, Charly no es más que un segundón

y quien vuelve a mover los hilos de todo esto es Fernando Quintero.

Efectivamente y, si no lo frenamos a tiempo,

vamos a tener un problema muy grave en el barrio.

Estoy montando mi negocio, un "business" en internet.

que es donde se mueve la pasta. -Un "business".

-Sí, un "business". -¿Qué "business" es ese?

-Sabes lo importante, que es un negocio "online".

-Ten cuidado dónde te metes. -Te garantizo que te puedo conseguir

los mismos materiales a un precio más asequible

y de mejor calidad. -Conozco bien las leyes.

Sé cómo funcionan los laboratorios españoles.

-Tienes que confiar en mí.

-¿Has hecho todas las comprobaciones de los datos de tu caso?

Fue un suicidio y punto.

Por desgracia, a veces estas cosas pasan.

No tengo tan claro que fuese un suicidio.

¿En qué te basas para hacer esa afirmación?

Creo que pasaste por alto un detalle. ¿Ah, sí? ¿Cuál?

¿Qué pasa? ¿No habéis congeniado bien?

-Sí, perfectamente.

-Ah, pues no sé, por tu respuesta parecía que no.

-A ver, no le tires de la lengua,

que la muchacha está aquí aterrizando, todavía.

Igual no tiene la confianza suficiente

para decir que te cae regular Alicia. -No hay ningún problema con ella.

-Perdona que insista, pero puedo serles muy útil.

Conozco muy bien a Zaldívar. Y yo conozco bien esta comisaría.

Si empleas tu tiempo en este caso, estás descuidando la UFAM

y eso es un problema, ¿sabes por qué?

Porque eres el máximo responsable de esa unidad.

Podrías dedicarte a esto.

Puede ser tu segunda profesión, se te da genial.

-Pero currando de poli. -¿De poli?

-Claro. -Ah.

-Si lo piensas bien, te estoy salvando la vida,

sirviendo a los demás y protegiéndote a ti, como los polis.

Vale.

-Vais a estar todos comiendo de mi mano.

Aunque os cueste verlo,

soy visionario y sé de dónde sacar petróleo.

No sabes la cantidad de dinero que se mueve.

-Por eso es fácil que te estafen. -Ya estamos.

¿Siempre tienes que criticar lo que hago?

-Hablas como si no quisiéramos lo mejor para ti.

-No lo parece. -Vamos, hombre.

-Si fuera así, notaría apoyo de vez en cuando,

pero solo desconfiáis.

-Tres cervezas. -Verás, no soy el camarero.

-Vale, perdona.

-No soy de poner cervezas, soy más de arreglar motores.

Toma, el taller donde curro.

Bremón ha puesto al día al CNI del asunto de Quintero.

¿Qué han dicho? Que delegan en nosotros.

Nadie tiene más ganas de echarle el guante

que en esta comisaría. Eso no es del todo cierto.

¿Por qué lo dices?

Hay algo que no te he contado, Claudia.

Nacha, en estos momentos

Fede está tratando de geolocalizar el móvil de Charly.

Cuando nos dé una ubicación, te vas rápido a por él.

Espero que él nos lleve a Quintero.

-No podrías dejar que me pasase nada malo, ¿no?

¿Sabes que si le doy un buen trago a esta botella de lejía,

el cloro destrozaría mi esófago y mi estómago?

-No serás capaz.

-Está claro que no me dejas otra salida, así que a tu salud.

Servir y proteger - Capítulo 408

14 dic 2018

Programas completos (411)
Clips

Los últimos 1.541 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 408 Completo 52:40 93% pasado viernes
    Capítulo 408 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 407 Completo 52:56 90% pasado jueves
    Capítulo 407 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 406 Completo 53:03 100% pasado miércoles
    Capítulo 406 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 405 Completo 54:24 100% pasado martes
    Capítulo 405 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 404 Completo 55:48 100% pasado lunes
    Capítulo 404 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 403 Completo 54:13 94% 07 dic 2018
    Capítulo 403 07 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 402 Completo 54:26 100% 05 dic 2018
    Capítulo 402 05 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 401 Completo 52:47 100% 04 dic 2018
    Capítulo 401 04 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 400 Completo 56:25 100% 03 dic 2018
    Capítulo 400 03 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 399 Completo 53:24 100% 30 nov 2018
    Capítulo 399 30 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 398 Completo 57:27 64% 29 nov 2018
    Capítulo 398 29 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 397 Completo 57:32 43% 28 nov 2018
    Capítulo 397 28 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 396 Completo 58:01 34% 27 nov 2018
    Capítulo 396 27 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 395 Completo 55:10 26% 26 nov 2018
    Capítulo 395 26 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 394 Completo 55:34 8% 23 nov 2018
    Capítulo 394 23 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 393 Completo 54:17 8% 22 nov 2018
    Capítulo 393 22 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 392 Completo 56:48 100% 21 nov 2018
    Capítulo 392 21 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 391 Completo 57:01 100% 20 nov 2018
    Capítulo 391 20 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 390 Completo 56:48 100% 19 nov 2018
    Capítulo 390 19 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 389 Completo 54:07 91% 16 nov 2018
    Capítulo 389 16 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...