www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3979619
Semana Santa 2017 - Procesión de Paz y Caridad (Cuenca) - ver ahora
Transcripción completa

Buenas tardes desde Cuenca.

Donde hemos venido a acompañar a las procesiones de este Jueves Santo.

La Procesión de Paz y Caridad que ya lleva unas horas

desfilando por las angostas calles de la parte alta de Cuenca.

Vemos al Santo Cristo de las Misericordias.

Detrás de la banda de tambores y cornetas de la Archicofradía.

Me acompaña desde este puesto de comentarista José Vicente Ávila,

pregonero de esta Semana Santa.

Bienvenido a Cuenca. Muchas gracias.

Vemos el Cristillo de las misericordias.

Es llevado por las distintas hermandades

que pertenecen a esta cofradía.

Para empezar esa profesión,

lo mejor es que demos un paseo por Cuenca,

reconozcamos la ciudad a través del reportaje

que han hecho nuestros compañeros.

Suspendida en el aire, se abre en escaleras angostas,

puertas de muralla, pasadizos misteriosos,

callejones enjaulados, plazuelas retorcidas,

rejas, escudos, es, sencillamente, Cuenca.

-Ánimo a las personas que nos estén viendo

que estos días y durante el año disfruten de una gran provincia.

Excelente para visitar nuestra Cuenca romana

y, como no, es monumental serranía que,

desde el parque hasta los callejones

y nuestra mancha conquense.

Multitud de destinos que hay que aprovechar y disfrutar.

-Toda ella es una ciudad museo en su conjunto.

Hallamos museos naturales, museos de la piedra

y museos como oferta cultural.

-Está preparado durante todo el año

para recibir al visitante que le gusta la naturaleza,

el paisaje y la cultura.

Tiene dos fiestas de interés turístico internacional,

la Semana Santa y la semana de música religiosa.

-Tiene un encanto especial.

La luz de la luna convierte sus rincones una y otra hoz,

en idílicos parajes donde lo esotérico induce

a caminos contrapuestos.

Cuenca eleva el espíritu y encierra

el misticismo de una ciudad medieval y moderna.

-Hay que visitar las dos hoces.

En la provincia, hay cosas muy interesantes

como las ruinas románicas.

En cuanto a la naturaleza, que ha sido muy prodigiosa, por ejemplo,

los Corveteros.

Y el gran cañón de Talayuelas.

En la ciudad hay dos eventos importantes, uno,

la semana de música religiosa y el otro, la Semana Santa.

-Es también tierra de sorpresas y encantamientos.

Las fiestas, el folclore, el refranero popular, las canciones,

el costumbrismo de un pueblo

son las señas de identidad de sus gentes.

-Lo primero, que somos patrimonio de la humanidad.

Lo segundo, que tenemos uno de los yacimientos

más grandes de dinosaurios de todo el mundo.

Luego, tenemos monumentos muy antiguos y con mucha historia.

Como las casas colgadas, la catedral de estilo gótico.

-Esta maravillosa ciudad, cargada de historia y tradiciones,

sabe también dejar su solemnidad de la piedra

para alegrar el ánimo y sonreír.

Esta es la preciosa ciudad de Cuenca.

Aquí, he Santo Cristo de las Misericordias.

Se incorpora con nosotros en este momento Joaquín Ruiz,

el delegado episcopal para la junta de cofradías de Cuenca.

Buenas tardes.

Vienes de celebrar los Santos Oficios.

Vengo de celebrar los Santos Oficios de Jueves Santo

y llego un poco justo.

Llegas justo a tiempo.

En esta estrecha calle que, cuando veamos pasar los pasos más grandes,

veremos las dificultades.

105 m de longitud y 7 de ancho.

Recordamos que acompaña a este paso la banda

de tambores y cornetas.

Sonidos y colores en la tarde nazarena de Jueves Santo.

Esta Procesión de Paz y Caridad,

cada año una hermandad es la que preside.

Este año el corresponde a la hermandad de Jesús Caído

y la Verónica.

Este paso es llevado por 12 personas.

Se notan los desconchones.

Banceros,

el nombre que reciben los que portan los pasos.

Cuenca, una ciudad eminentemente religiosa.

S una ciudad que tiene una raigambre religiosa fuerte.

Es una ciudad que tiene una raigambre religiosa fuerte.

De hecho, los hermanos afiliados a una hermandad,

seremos más de 40.000, de una ciudad de 50.000.

Lo cual, es una tradición que también va unida a la religiosidad,

a la experiencia religiosa,

de familias que inscriben a los nuevos nacidos,

casi antes de registrarlos en el registro civil,

los inscriben en las hermandades.

Estamos observando cómo van, para acoger la curva,

la dificultad que entraña.

Aquí, el primer paso después del Cristo de las Misericordias.

Jesús orando en el Huerto de San Antón.

En este caso, son los hortelanos de las riberas de Cuenca.

Aunque ya, la mayoría de los hermanos

son de todas las entidades de la ciudad.

Hemos visto los Santos Oficios y los monumentos.

La idea es acompañar al Señor sacramentado,

porque hoy, Jueves Santo, es día de sacristía.

Una de las características de la semana Santa de Cuenca

es el silencio y el recogimiento

que tiene la gente al ver pasar los pasos.

Es un momento que invita la meditación,

a la contemplación y a la oración.

No es infrecuente ver

entre las finas de nazarenos penitentes descalzos

y personas que van con su rosario en la mano desgranando el rosario.

Estamos viendo el estandarte de los dos pasos.

El Huerto de San Esteban y el Huerto de San Antón

se hermanan, en este caso,

el hermano que ven en medio, de blanco,

es del Huerto de San Esteban.

Y habla de ese hermanamiento que tenemos en esta ciudad.

Como decía Joaquín, el silencio impregna la tarde nazarena,

la noche o la madrugada, dependiendo de cada caso.

El golpear de las horquillas.

El capataz va regulando el paso.

El toque que hemos escuchados para que paren y descansen.

Ahora vamos a ver cómo las horquillas sujetan el paso.

Con qué habilidad...

Esta imagen cumple 50 años.

Las que salen hoy son todas del siglo XX.

Porque supongo que la cofradía son mucho más antiguas,

pero se han perdido por incendios, guerra...

La guerra hizo estragos. De hecho, son muy pocas.

El resto son posteriores a la posguerra.

Del año 40, hasta estos días.

Esta imagen del 67 sustituyó a otra que desfila

en la semana Santa de San Clemente, en la provincia de Cuenca.

Este año hemos tenido un acto en la catedral con las dos imágenes.

Aquí vemos este momento delicado de dar la vuelta a la calle.

La pericia.

Plano precioso.

Llevan desde las 16:30 de la tarde desfilando.

Llevan mucho tiempo.

Es una procesión que dura 3 km. Tiene una longitud de 3 km.

Vemos doblar la esquina.

Salir de la calle del Peso.

Son 38 los banceros que portan el paso.

En Cuenca, los pasos se visten con olivos naturales.

Se buscan en el campo.

Cuesta encarar.

El Amarrado, como se conoce popularmente este paso.

Existe una imagen similar en la Semana Santa de Elche.

Año de hermanamiento con la cofradía del Elche,

que también tiene este paso.

Los de Cuenca desfilan en Elche en Lunes Santo.

Ascendiendo por Solera.

Qué intensidad se vive en la Semana Santa de Cuenca.

Es una participación muy activa de todas las personas.

Hay una participación muy numerosa.

Desde los más jóvenes que en estos días está viendo brillar,

sobre todo por el buen tiempo,

desde los pequeños, que empiezan a tomar el relevo, hasta los adultos.

Y el gran respeto que se tiene a todos los pasos.

Es una característica importante,

el respeto con el que se contempla.

Además los visitantes, viendo cómo se comportan los lugareños,...

Está interpretando la banda de música de Iniesta

la marcha de Jueves Santo en honor a esta persona

que tanto trabajó por la Semana Santa.

Murió en un accidente laboral.

Escuchamos la banda.

El Eccehomo.

Hay que tener en cuenta también que en esta parte alta de la ciudad

se va por las empinadas cuestas,

supongo que un tremendo esfuerzo para los banceros.

Y tan sinuosas. Y sus curvas.

Las curvas es una de las características que reflejan

este pasaje. Este trayecto.

Sobre todo, está curva próxima que habrá en la calle Solera,

y la que hemos visto anterior, la del Huerto de los Olivos.

Parece que van en el mismo compás.

Aquí, en esta esquina,

uno la ve y parece mentira que un paso de estas dimensiones

pueda girar ahí.

Pues los hay más grandes.

Escuchamos el sonido, el golpear de las horquillas.

Estamos viendo, bueno,

estamos observando Jesús con la Caña.

Del mismo imaginero que el de la Adoración del Huerto.

Una imagen de gran patetismo.

De nuevo, dispuestos para doblar la esquina de la calle del Peso.

Los banceros se han metido dentro,

porque fuera no caben.

Ha superado ya la esquina

este paso de la hermandad de Nuestro Padres Jesús

Amarrado a la Columna.

Ligado a los trabajadores de la construcción.

Una de las características son los gremios

que van fundando las diferentes cofradías.

La última son jóvenes que han estudiado Derecho

y que hace unos años fundaron su nueva hermandad.

Plano precioso el que estamos observando desde la calle del Peso.

Al fondo, con el paso de Jesús Amarrado a la Columna.

Y ese murmullo de las gentes,

observando la procesión en este lugar, en San Andrés,

antigua iglesia también ligada al Jueves Santo.

La procesión de esta tarde ha salido desde la Virgen de la Luz,

la patrona de Cuenca. Iglesia que ha cumplido 200 años.

Antes, esta procesión salía de esta ermita.

La calle ahora se abre un poquito,

pero enseguida volverán las estrechuras.

Me parece un plano precioso.

Estos primeros pasos...

que van muy seguidos.

Ahí tenemos a Jesús con la Caña.

Espectacular imagen también.

De Valera también, ¿no?

Sí, sí.

Que tiene imágenes en muchos lugares de España.

Es muy parecido al que tienen en Balmaseda, en Vizcaya.

Ahí va por la calle ancha.

Van camino de la plaza mayor.

Efectivamente, seguirá luego la calle de Alfonso VIII

hasta el final de la primera parte, que es la plaza mayor en sí.

Nosotros estaremos viendo esta Procesión de Paz y Caridad

hasta las 21:30, pero la procesión continúa a por Cuenca

hasta altas horas de la noche.

Descenderá por Palafox

para buscar la avenida de la Virgen de la Luz.

En torno a la media noche.

Un poco después de medianoche es cuando cierra la procesión.

Los colores de la tarde y también los colores del anochecer.

Aquí continúa por la calle del Peso, el Amarrado.

En esta calle tenemos una estatua de Marco Pérez.

Marco Pérez tiene en Cuenca 19 pasos.

Aparte de los que tiene por varias ciudades de España,

en Castilla-La Mancha.

Qué expresión la de Jesús y la del que le azota.

Qué fiereza.

Otra vez se vuelven a meter dentro del paso,

porque tropiezan con las paredes.

Momento de descanso.

Horquillan el paso con esas varas.

El capataz de banceros de la orden

les ordenará encarar la subida hacia Cabrera.

También es Cuenca estos días los balcones.

Supongo que será con el escudo de su cofradía.

Cada hermandad tiene sus reposteros

que, los miembros de las hermandades,

muchos de ellos que viven en la parte antigua de la ciudad,

los colocan.

Como signo de participar en estos desfiles.

También porque la Cuenca antigua, antes de expandirse en el siglo XX,

se reducía a casi la parte alta de lo que hoy conocemos.

Entonces, gran parte de las familias han vivido en esta parte alta.

Y algunas todavía conservan los domicilios, las viviendas

de donde son originales.

Además, al fondo veíamos la iglesia de San Andrés

y a la izquierda está la de San Juan.

Arriba está la de San Felipe.

San Salvador, San Vicente, San Gil...

De nuevo vemos, Juan Carlos, esa maniobra de los banceros.

Para encarar hacia arriba la subida.

Aquí vamos a perder el huerto de vista.

Al principio escuchábamos el sonido de la campanilla,

que era el sonido que acompañaba a los reos en su último momento.

La archicofradía pagaba la cena o la comida de ese último día.

También, dependiendo de si es bajar o subir, cambian las estaturas.

Los más pequeños arriba o al contrario.

Aquí está el eccehomo de San Gil.

También conocido como San Gil o San Andrés.

De Luis Marco Pérez también, mediados del siglo XX.

Desapareció en la guerra fraticida.

Es muy parecido al de Torres Mena y al de José Torres.

En la catedral y otro gran Eccehomo,

que salió hace años, después de la contienda.

Detrás, la Verónica.

Aquí quiso darle otro giro a su escultura, el imaginero,

después del concilio, un giro más moderno, de aquella época.

Decía que era el paso que más le gustaba

de los que había hecho para Cuenca.

Vemos distintos colores.

Beige y morado.

Van bailando un poco el paso de la Verónica.

Aprovechan los sonidos musicales para mover un poco el hombro.

Pesa lo suyo, ¿eh?

Jesús con la Caña.

Y con esa túnica púrpura con la que vistieron a Señor.

En este caso, volvemos a la calle del Peso.

Decían aquello de por la calle del Peso,

el paso pasa con que peso...

--qué

El silencio de la calle...

Se percibe, ¿verdad?

Aquí se distingue que los banceros llevan cinturón de cuero.

Con círculos de colores.

Efectivamente, o cordones, pero en este caso, son de cuero.

La caña es de bambú.

Realmente, el silencio es imponente.

Fíjate la gente que está en la calle, lo apretada que está,

lo angosto del espacio.

Las procesiones de Cuenca tienen como dos aspectos.

El colorido de día que se percibe,

los múltiples colores que brotan en esta época de primavera, ¿no?

Y cuando oscurece, la luz de las tulipas.

Es una luz que da un encanto y un recogimiento...

Antes de despedir la retransmisión,

ya habrá caído el sol,

que estará dando de plano sobre esta iglesia de San Andrés.

Iglesia donde empieza la semana Santa y la termina.

Aquí sale la procesión de La Borriquilla

y luego la del Resucitado.

Y ese rojo escarlata...

Con un capirote de terciopelo.

Además, me está entrando calor.

Los banceros y los hermanos con esos capirotes

y esas túnicas de terciopelo, porque el día...

Es caluroso.

Y los colores de nuevo.

Ahora es el Eccehomo

que pasa por delante de la iglesia de San Andrés.

Estuvo esta hermandad, esta talla, durante bastante tiempo...

Esta iglesia también fue el lugar donde descansaban bastantes imágenes

antes de ser llevadas a las iglesias.

Porque ahora todas estas imágenes

están en las distintas iglesias de Cuenca.

La mayoría de ellas.

Por ejemplo, estas de Jueves Santo,

están en la iglesia de la Luz,

excepto dos, que están en la de San Fernando.

Antiguamente, la Verónica estaba en la capilla de los salesianos.

Y salía de San Andrés.

Y salía de San Andrés. Cambió en el 2006.

Estamos escuchando la banda de música de Pozorrubio de Santiago,

de la provincia de Cuenca.

Y el paso se mece al ritmo de la banda.

Sí.

Los romanos también siguen el ritmo.

La música hace que a veces los banceros

vayan hacia atrás y hacia delante para llevar mejor el paso.

Ese bamboleo que...

Qué típico sonido de las varas contra el suelo.

Horquillas, efectivamente.

Además, los romanos, con sus hachas sobre el hombro,

que son ese símbolo del derecho a la vida o a la muerte.

Hay dos hermandades,

la de la Virgen de la Soledad,

que no hacen ruido con las horquillas. Llevan gomas.

Para no hacer ruido.

La Verónica ya dobla la calle de la Solera

para entrar en la calle del Peso.

Este va a ser más complicado, porque es más voluminoso.

Aquí van de puntillas para no rozar el paso contra la pared.

Justo, ¿eh?

No sé si ensayan mucho los banceros.

Aquí no se ensaya, se nace ensayado.

Viernes Santo a mediodía, son más voluminosos los pasos.

El Descendimiento que estuvo en el Vía Crucis de Madrid en 2006,

la Agonía, la Lanzada, mucho más voluminosos

y pasan a un dedo de las calles.

Además, más altos. Bueno, San Juan Evangelista...

Hasta se puede dar algún beso desde algún balcón.

Otro paso.

Jesús del Puente.

Bella imagen.

Este año ha sido restaurada.

La túnica ha recuperado su color original.

Se ha hecho un estudio.

Es la hermandad de Nuestro padre Jesús Nazareno,

que desfila con dos imágenes, esta es una.

El Auxilio. Cumple 20 años procesionando.

Es el único paso de la Semana Santa donde aparece un niño.

A ver cuando lo vemos.

Contrasta, en este caso, Juan Carlos,

el golpear de la horquilla de Jesús del Puente

con el del Auxilio.

Este otro paso, de la misma hermandad,

con el golpe de horquilla con mucho más sonido.

El paso de Jesús del Puente es un paso solemne.

Es un paso que, viendo a lo lejos la calle a subir,

parece que Jesús va Camino del Calvario.

Es impresionante verlo en esa soledad subir

y con qué solemnidad lo llevan los banceros.

La mirada de Jesús hacia el niño...

Muy bonito paso.

Desde hace 20 años desfila.

Enriquece un final de procesión.

Muy providencial esta incorporación del Auxilio.

Se toman un respiro los banceros.

Tienen que esperar, porque la procesión va avanzando lentamente,

puesto que seguimos con el acceso por la calle del Peso y, por tanto,

es necesario descansar.

Mira, la imagen de Jesús Caído.

Gran plano que nos ofrecen los compañeros.

Muy sencillo, pero... Transmite mucho.

Sí.

Son imágenes que provocan en el espectador un sentimiento.

Aquí destaca la cruz, destaca sobremanera en esta vista.

Aquí va el Amarrado.

Se encamina hacia la catedral.

Hacia la plaza mayor por estas calles tan pintorescas de Cuenca.

La hiedra, la piedra descarnada.

Y la cantidad de niños.

Muchos niños.

Esta calle, a primera hora,

por las calles de Cuenca, los veía al encuentro de su paso.

En Cuenca, en las familias, desde que apenas los niños caminan,

se les viste con la túnica de la familia, de la hermandad,

y luego con su bastón.

Sin capuz al principio, pero van participando.

Lienzo Sagrado.

En este caso, dedicado a la Verónica de Jueves Santo.

Ese es el golpe como diciendo: "Paramos un poco".

Aquí se distingue al hermano, que lleva la capa azul.

Cada hermandad tiene sus hermanos mayores cada año.

Pero normalmente, el capataz de banceros

es un cargo que no cambia mucho.

Se mantiene mucho tiempo.

Porque su misión es dirigir el paso.

Es complicado.

Viendo lo sinuoso del recorrido, las curvas, las cuestas,

hay que estar muy pendiente.

Hemos observado que, de nuevo,

los banceros se han vuelto a poner dentro del paso

para llevarlo por esta zona más complicada, más estrecha.

Más despacio, más despacio.

Esas son las órdenes del capataz.

Es que va rozando...

El propio roce que han hecho los vehículos,

porque es una calle con tráfico habitualmente,

pero en Semana Santa,

ver estos pasos por estas calles es realmente impresionante.

Vamos girando muy despacio. A la derecha.

Más despacio. Más despacio.

Muy bien. Vamos girando.

Muy bien. Venga, vámonos. Despacio.

Este es el esfuerzo del bancero.

Se considera un gran honor

portar el paso.

Se gastan mucho.

Dependiendo de cada hermandad.

No está de más repetir que las cofradías

y hermandades trabajan todo el año.

Hacen cosas durante todo el año y no solo durante la Semana Santa.

Las actividades de las cofradías son numerosas

a lo largo de todo el año.

Sea a nivel cultural o social.

La vertiente caritativa es una de las características

que tienen todas las cofradías.

Es importante participan los hermanos.

Somos conscientes del mundo en el que vivimos

y aportan su solidaridad.

Aportan sus belenes. Hace la junta de los belenes.

Luego, también exposiciones.

Exposiciones de pintura y conciertos.

Y actividades educativas también.

Nos juntamos una vez al mes y tenemos un encuentro de formación.

Jesús de la Caña,

lo perdemos de vista. Color escarlata.

Impacta la imagen.

Se confunde el ruido de las horquillas con la música

de las bandas.

De nuevo, el auxilio.

Piden auxilio para poder pasar por esta calle.

Es un peligro para no aplastarse contra la pared.

Entraña más dificultades para poder entrar en la calle.

Son 42 banceros. Que portan las andas.

Es un paso del murciano José Hernández.

Decía ayer el vicepresidente de la Junta de Cofradías

que cada uno podía agarrar 40 kilos con facilidad.

Son los mismos banceros todo el recorrido. No se cambian.

Algunos repiten todos los días.

Repiten la profesión.

Este Jesucristo siempre a golpe de tambor.

Muy despacio.

Subiendo ya por la calle.

Recordamos el poema de Federico Muelas,

de la tarde de Jueves Santo.

"En hombros de la corriente,

crucificado el amor. Nazareno de la orilla.

Temblando, Señor, dobla la rodilla".

Vuelve a sonar la banda.

Acompañando al Eccehomo,

lo vemos y a perderse.

lo vemos perderse.

Hasta la plaza mayor.

Al paso por la espléndida catedral de Cuenca.

La preciosa catedral de Cuenca.

Y el Auxilio está a la altura de la iglesia de San Andrés.

En la calle del Peso.

Con esta composición curiosa.

El cirineo, el niño, que se cruza la mirada

con el Señor.

(Tres golpes)

El Auxilio.

Lo vemos desde lo alto.

Fenómeno de la Semana Santa,

de las hermandades y las cofradías.

Podría parecer que va a menos, pero va más.

Cada vez más gente participa en la Semana Santa

y se apunta a las cofradías.

Hay un incremento anual de los hermanos

que se inscriben en las cofradías.

Hay un elemento familiar grande.

Padres y abuelos inscriben a los hijos.

Aunque los hijos vivan fuera de Cuenca,

vienen estos días para participar en las procesiones.

Es un reencuentro familiar, de amigos, también de religiosidad.

También son momentos familiares. Se participa juntos.

José Vicente me ha enseñado una foto con sus nietos esta mañana.

Han venido desde Leganés y de Toledo.

La Verónica emprende el tramo hacia arriba.

Hacia la plaza.

De nuevo, los colores forman la tarde nazarena.

Llena de luz y esplendor.

Parece que el los colores de las fachadas

están elegidas para hacer juego con el traje de los hermanos.

Cuenca, luz y color.

Tenemos la hiedra,

que también acompaña a los pasos.

Vemos esa piedra descarnada.

Una de las características de las fachadas

de Alfonso VIII y Andrés de Cabrera es la multiplicidad

de los colores vivos y fuertes.

Crea ese encanto de contemplarlo.

Pareciera más típico del sur.

De las ciudades coloniales

de América.

El Auxilio a punto de regresar a la calle del Peso.

Para iniciar la maniobra que hemos visto en anteriores pasos.

Que también será complicada.

Casi se dan con la cara en la pared los propios banceros.

Fíjate.

Es muy difícil de dar esta curva.

Cuando hace el descenso lo hace hacia la playa de abajo,

Cuando hace el descenso lo hace hacia la calle de abajo,

que es la calle de San Juan al lado de la antigua iglesia

de San Juan.

Es un paso complejo de llevar para los banceros

por la distribución de pesos de las imágenes.

Se ha hecho más ligero a lo largo de los años,

pero es un paso costoso de llevar.

Lo curioso es que no se ensaya.

Se mide a los banceros por alturas

para que todos carguen el mismo peso.

Es el orden que se lleva.

Al bajar el orden se invierte.

Los más altos van delante.

Abajo. Y al subir, al revés.

Para que sea una justa distribución del peso.

Aquí aparece la Soledad.

Es del año 1972.

Anteriormente lo hacía solamente la talla.

Es otra imagen de marco Pérez.

Es otra imagen de Marco Pérez.

Aparece el rostro de la Virgen con ese dolor de acompañar

a su hijo en el camino del Calvario.

La acompaña la Guardia Civil.

Cerrando, porque es el último paso.

La madre del Jueves Santo.

Y también la banda de Cuenca.

La música en Cuenca es muy importante.

Tenemos muchos compositores para la Semana Santa.

El director que hemos visto hoy ha hecho varias marchas.

Nuestro himno oficial es el "San Juan" de Nicolás Cabañas,

que se estrenó en 1947.

Encara la parte más estrecha en esa parte del peso.

(Música)

Tan importante es la música en Cuenca

que tiene uno de los festivales de música religiosa

más importantes que existen.

Declarado de interés turístico internacional desde 1980.

50 años con esa titulación ambas semanas.

(Música)

Ahora.

(Música)

Difícilmente se entendería cuenca sin su Semana Santa.

Es el corazón de Cuenca.

Es un elemento aglutinador de toda la población aquí.

Pasa igual que en las hermandades.

Por encima de ideologías y de partidos.

La hermandad es algo que verdaderamente hermana.

Es importante en el sentido de comunión que hay entre

los miembros.

Las hermandades también tienen sus encuentros particulares.

Allí, aparte de las juntas generales, también tienen

sus encuentros informativos.

Pero hay una cosa que les uno, que es los aperitivos,

la comida, entre comillas, las comidas de hermandad.

La comida de banceros, la cena de banceros.

Son momentos en los cuales el elemento religioso sirve

para unir a diferentes personas.

Sobre todo, después de siete horas de profesión.

Es un esfuerzo y los hermanos mayores invitan

a los banceros.

Cuenca es a la Semana Santa lo que la Semana Santa es a Cuenca.

Vemos la Soledad, que cierran la procesión.

Le saludamos a todos ustedes desde Cuenca, la ciudad encantada.

Es una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

También la ciudad soñada.

La ciudad de la Semana Santa. Lo escribió un periodista catalán.

Decía que era la ciudad de la Semana Santa.

En estos últimos años,

se ha hecho un esfuerzo grande, por parte de la junta

de cofradías de cuidar la Semana Santa,

de los detalles pequeños que es lo que le da esa calidad.

Sean los desfiles de procesiones,

las hermandades, los diferentes elementos,

la música, que sean cuidados.

Y también la uniformidad.

Se mira mucho el calzado y la vestimenta.

Es complicado distinguir los colores,

pero se intenta que sean definidos.

Morados, amarillos caña.

Están desfilando conjuntamente en esa subida.

El Auxilio permanece en el puente.

Al lado de San Felipe,

donde se canta el Miserere en la bajada.

Parece que estamos en dos semanas santas distintas.

De ver lo andaluz a ver lo relacionado con Castilla.

Estamos viendo otro tipo de color.

Aquí se detiene el Auxilio.

Las piedras forman parte de esta Cuenca

de Jerusalén viviente. La Cuenca castellana.

Con más detalle apreciamos el detalle de la cruz.

Lo hemos dicho antes.

Cuenca también se llena de visitantes.

Tiene mucho turismo.

Y muchos interesados en conocer nuestra Semana Santa.

Se demuestra en estos días con tantas procesiones por delante.

De nuevo, Jesús, con ese paso lento.

Esta hermandad de Jesús Nazareno del Puente,

que tiene su propia publicación.

La mayoría de hermandades publican sus revistas.

Cada día con más información.

Han tenido el detalle de esa entrada,

que es un aparcamiento, de decorarla como un...

Como dice Joaquín, se cuidan mucho los detalles.

Por ejemplo, ese parking.

Hace unos años, esta imagen de la Santa Cena...

Todo Cuenca está en la calle.

Unos participan como hermanos

y otros desde aceras y balcones.

Dentro de las familias también existían papeles.

Tanto hermanos como hermanas. Hombres y mujeres.

Participaban en el desfile.

Al veces, las madres subían el bocadillo.

Era al descanso. Era para preparar fuerzas.

Toda la gente está metida dentro.

Vemos a la Soledad pasando la calle del Peso.

Restaurada el pasado año.

Igualmente, tiene la complejidad de entrar en esta calle.

El palio lo hace todavía más difícil.

Muy complejo.

También importa mucho el adorno floral de los pasos.

(Música)

De nuevo, la estrechez.

Al paso por la Iglesia de San Andrés.

Y el equilibrio.

De este paso.

Rozando los guantes con las paredes.

Hermosa y guapa va la Soledad del Puente de San Antón.

Discurre el río Júcar, que llega hasta Valencia.

Allí se ensancha un poco la calle.

Ahí, Jesús del Puente de nuevo.

Y empieza a caer el sol.

Son los últimos metros que podremos verle.

Distinto paso llevan.

Lo pide la imagen de Jesús.

Ahí se detiene el Auxilio.

Las horquillas sostienen el paso.

Es un equilibrio imposible, pero ahí están.

La Madre está bien vestida por sus camareras.

La mirada, Joaquín...

La mirada dolorosa.

Serena también.

Cuando salen los pasos de esta tarde,

la patrona se queda sola.

Hay un contraste también de colores

entre el morado de las túnicas de los de Jesús del Puente

y los colores variados de las paredes de las fachadas.

En la curva última se podía ver.

La Soledad.

Mañana la veremos en la celebración de la muerte del Señor.

La Virgen acompañó hasta el final en la cruz a su Hijo.

Estamos celebrando el día de la institución de la eucaristía.

Y también el día de la caridad fraterna.

Dentro de la liturgia de la cena de la misa del Señor.

Ciñéndose la toalla, lavó los pies a sus discípulos.

Ahí vemos el detalle del manto.

Bellísima mente bordado.

Bellísimamente bordado.

Hay una artesana en Cuenca.

Se llama Encarnación. Y lo ha restaurado.

Hablamos de la madera y de los ricos mantos

que llevan las imágenes.

Todos trabajan en pro de la Semana Santa. Carpinteros, bordadores...

Y también los floristas. Todo cuenta.

Las monjas de clausura también han tenido parte importante

en ella o en la confección de escudos, mantos,...

Son los paños que cubren las andas. La parte inferior.

Es una especie de cortina.

También vemos las almohadillas en las que ponen sus hombros.

Las imágenes de las Vírgenes suelen llevar horquillas

con goma para no hacer ruido.

Son 1000 detalles,

1000 tradiciones que se suman a lo largo de los siglos.

También hay mantos de subasta.

Jesús del Puente. Ya con el sol cayendo.

Mientras vemos que la Soledad avanza por la calle del Peso.

Ya se ve la luz de las tulipas.

La marcha que escuchamos es de José López Calvo,

"Por tu cara de pena".

La marcha es espectacular.

Es un músico conquense. La vamos a escuchar ahora.

(Música)

Encuentro de la Madre y su Hijo.

Jesús con la cruz a cuestas y la Virgen de la Soledad.

Tendrán su gran día este Viernes Santo de madrugada.

La cruz, mañana, Viernes Santo, será el Día de la Cruz.

Ya vamos perdiendo a Jesús del Puente.

Y los nazarenos dolientes.

Recordamos que esta imagen está tallada en el año 1941.

Sin duda, una gran obra.

Estremece viéndola pasar.

Además, conforme la llevan los banceros, con esa carencia...

--cadencia

Ya se ven las calles iluminadas por las tulipas de los hermanos.

Salen de la calle estrecha y encaran la ancha en esta curva

de la puerta de San Juan.

Fíjate, cómo van ahí.

Bonita imagen.

Preciosa, sí.

Con la caída del sol.

Y la Soledad, que encara el último tramo.

Para subir a la plaza mayor.

Será uno de los últimos tramos que veremos en la retransmisión.

En total, entre los nueve pasos, hemos visto a 276 banceros.

Nunca ha ido la Soledad tan acompañada

por esta multitud de gente.

Esta ciudad no quiere dejar sola a la Virgen.

Las hermandades llegan a la plaza mayor

y allí se reúnen. Es algo multicolor.

Detrás de la Virgen va un gran número de penitentes.

Aquí las en hermandades son mixtas.

Y también en el caso de los banceros.

Hay hombres y mujeres.

Banceros de carne y quebranto.

Guiones, estandartes... Mucho trabajo.

Hay muchos artesanos alrededor de la Semana Santa.

Muchos de estos oficios dejarían de existir si no fuera por ella.

También es muy importante la música que acompaña

a las procesiones.

Comienza a verse la luz de las tulipas.

Acompañan al puente a Jesús del Puente.

Además, parecen luciérnagas. Van avanzando entre curvas.

Vemos los detalles.

Tanto detalle, como decía Joaquín,

y tantos detalles que se cuidan.

En todos hay un fondo de fe y devoción hacia la imagen,

hacia el santo. La verdad es que son portadores.

Hay mucha fe y mucho sentimiento.

Y esa carga de emotividad.

Y heredar, de padres a los hijos y de abuelos a nietos.

Es la tradición.

En las familias se hace.

Los padres, con los hijos pequeños,

comienzan el proceso de iniciación, entre comillas,

de participar en la Semana Santa.

Que también indica una iniciación en el camino de la fe.

El juego de luces nos permite ver las sombras.

La imagen que portan los banceros y las otras sombras.

Las niñas.

Samaritanos, Verónicas, San Juanes...

Aprovechamos para saludar a los que nos ven

desde otro lado del mundo.

Seguro que muchos conquenses, que están lejos,

se pueden unir a sus hermanos en la ciudad de Cuenca.

Momento de mucha nostalgia para muchos.

Y muchas lágrimas en la distancia.

Mucha emotividad.

Cuenca es una provincia de emigración.

"Por tu cara de pena", dedicado a la Virgen de las Angustias.

La Virgen, que parece que navega por encima de los hermanos.

Majestuosa, con ese precioso manto.

Los ojos del Nazareno,

¿qué se ve desde dentro de la procesión?

Mucha fe.

Miembros de la presidencia eclesial, de la presidencia civil.

Adivinamos la presencia del párroco de la Virgen de la Luz.

También ese acompañamiento de la gente que camina

hacia la plaza mayor.

Una vez que se termina la procesión,

toda la gente que estaba agolpaba en las calles...

Confluyen hacia la plaza mayor.

Media hora después, cuando descansen los banceros,

se retoma la procesión hacia la Virgen de la Luz.

Desde el Domingo de Ramos

empiezan las procesiones en Cuenca.

La ciudad está dominada por las tres cruces,

que presiden la vida de estos días.

Existen todos los días procesiones en Cuenca.

Se incorporó hace unos años el Lunes Santos,

con la hermandad de la Veracruz.

Una hermandad que existía antiguamente,

pero que por circunstancias, dejó de salir.

Y si Dios quiere, el próximo año,

también se incorporará una nueva procesión el Sábado Santo.

Todos los días procesión. De domingo a domingo.

Con esa nueva procesión del próximo año, 2018.

Ahí está.

Con las varas de nuevo, las horquillas, aguantando el paso.

Parece un equilibrio imposible.

Pero posible, al final.

Los banceros tienen esa sapiencia para incorporar esa horquilla.

Además, en este punto de San Felipe de Neri,

la iglesia donde se suele cantar el Miserere.

Joaquín, qué silencio de nuevo, ¿verdad?

Es una de las características.

Cuando viene gente de fuera a Cuenca, sobre todo de Andalucía,

una de las cosas que resalta es el silencio

y la austeridad de la procesión.

El silencio de Cuenca es el aplauso de Sevilla.

Joaquín, tú eres encargado para las cofradías.

Soy desde hace unos años delegado episcopal.

Tu misión es hacer de unión, de puente,

entre las cofradías y el obispado.

Para mí es una tarea fácil, porque soy de Cuenca.

Mi familia, tanto por parte materna como por parte paterna,

pertenecen a hermandades

y desde pequeño hemos mamado esta tradición de Semana Santa.

¿Quién te iba a decir de niño, cuando eras cofrade,

que ibas a tener este puesto?

Me acuerdo que salíamos con mi padre,

mi padre y mis hermanos, salir el Sábado Santo.

Mi madre era la que llevaba a los bocadillos a la plaza mayor

en el momento del descanso. Era un momento familiar muy importante.

Qué bonito cielo de Cuenca.

Ese atardecer de Jueves Santo.

También depende de los meses en los que cae la Semana Santa.

Con los cambios horarios,

también vienen un poco a dar esos colores

en las distintas procesiones,

tanto en la madrugada como en el atardecer.

Y se nota mucho, claro.

Se ha acercado hasta este puesto de comentarista

que tenemos instalado,

porque nos lo ha cedido la Universidad Menéndez Pelayo,

el becario general de la diócesis. Buenas tardes.

Buenas tardes, Juan Carlos.

Estamos impresionados viendo la procesión de este Jueves Santo

en Cuenca.

Me alegro muchísimo de que TVE haya tenido esta gentileza de

retrasmitir este Jueves Santo que es impresionante,

como habéis podido ver, en Cuenca.

Además, contando con dos comentaristas tan estupendos,

con José Vicente, nuestro pregonero de este año, y Joaquín.

Aprovecho también para dirigir un saludo muy cordial

a todas las personas que nos ven desde sus hogares

y por el Canal Internacional de nuestro obispo,

que le ha sido imposible estar aquí,

pero le hubiera gustado compartir un rato con todos vosotros

y comentaros el fervor de Cuenca,

que lo estamos viendo en estas estupendas imágenes.

Magnífica ciudad. Piadosa ciudad. Devota ciudad también.

Y ciudad cofrade.

Y eso se manifiesta en tantos pequeños detalles

como ellos han comentado.

Acabo, prácticamente, de concluir la celebración el mi parroquia,

Acabo, prácticamente, de concluir la celebración en mi parroquia,

pero ellos han hecho unos comentarios estupendos.

También durante una Cuaresma que es muy intensa.

Con sus propias características, que nos identifican.

Pero que está muy metida en tantas y tantas familias y hogares

de nuestra ciudad.

Y un gran amor a la Virgen también.

Que se nota al paso de esta imagen de la Soledad.

Cómo se cruzan las miradas de la gente

con la mirada de la Virgen.

Con fervor y respeto.

Y los pasos en su entrada la plaza mayor

también va a ser espectacular.

A la Virgen la recibe la banda.

Luego, la Virgen es guardada ese tiempo en el obispado.

En el palacio episcopal.

Allí descansan las Vírgenes.

También ha sido muy numerosa la participación de los fieles

en la celebración de la cena del Señor.

En todas las parroquias ha habido mucha concurrencia,

participación y, además, con espíritu muy de oración.

Supongo que la gente se dividirá entre los que viven la procesión

y los que acompañan al Santísimo en las distintas iglesias.

Pero hay tiempo para todo, porque al ser la procesión larga,

a la gente le da tiempo a participar en los oficios

o antes de la procesión o después.

Hay tiempo para todo.

Al final, todo es una unidad.

La celebración de la liturgia,

en el fondo, estamos celebrando el único misterio,

que es el misterio de la pasión, muerte y resurrección del Señor.

Vamos a ver ahora unas imágenes

de otras partes de la Semana Santa conquense

que no hemos podido ver hoy

y que elaboró la junta de cofradías.

Para que ustedes puedan apreciar la riqueza

de toda esta semana más allá del Jueves Santo

que estamos celebrando.

(Música)

Una ciudad monumental.

Patrimonio de la Humanidad.

El Calvario.

San Juan Bautista.

Con la banda de tambores.

La Virgen de las Angustias, que tenemos en Viernes Santo.

Las Turbas, La Madrugada de Cuenca.

El Domingo de Ramos.

Al fondo, el río Júcar.

Agua verde.

Y la salida del palacio episcopal de la Virgen.

Hemos visto los colores, cómo se van tamizando, y la ciudad.

Soberbia, desde arriba.

Y nuestra catedral, con el Cristo de la Veracruz.

Hoy se cumplen 115 años del hundimiento

de la torre de la catedral. Hoy, 13 de abril, precisamente.

La Soledad, de San Agustín.

Y el Medinaceli.

Parece que la ciudad no está configurada para las procesiones.

El invierno, esa nieve...

La plaza mayor...

Jesús entrando en Jerusalén.

El Cristo de la Agonía.

El Miserere compartido.

(Música)

Y, de nuevo, ya estamos en directo con la Virgen de la Soledad.

Ya va abandonando el trayecto que hemos cubierto

con nuestras cámaras de TVE.

Es el momento de empezar con los agradecimientos.

Para empezar, los que me han acompañado esta tarde.

José Vicente, pregonero de pro.

Este año, un pregón de más de dos horas de duración.

Al final, la gente supo aguantar, porque le gusta la Semana Santa.

Joaquín Ruíz, muchas gracias, delegado episcopal.

Vicario general.

Muchas gracias. Me alegro de que hayáis estado en Cuenca.

Y muchas gracias también a la Universidad Menéndez Pelayo,

que nos ha prestado hoy su sede

para poder llevar a cabo esta retransmisión.

Les dejamos con las mejores imágenes de esta Procesión de Paz y Caridad

de Jueves Santo de Cuenca.

Volveremos mañana desde Medina de Rioseco

a las 19:30 con la procesión de la Soledad.

Y con los oficios, antes, mañana, a las 17:00, desde Alcalá de Henares.

Hasta mañana. Feliz día de Jueves Santo a todos.

(Música)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Procesión de Paz y Caridad (Cuenca)

Semana Santa 2017 - Procesión de Paz y Caridad (Cuenca)

13 abr 2017

Procesión de Semana Santa desde Cuenca. Retransmisión de la procesión de Paz y Caridad de Cuenca, la más antigua y de gran arraigo en esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

ver más sobre "Semana Santa 2017 - Procesión de Paz y Caridad (Cuenca)" ver menos sobre "Semana Santa 2017 - Procesión de Paz y Caridad (Cuenca)"
Programas completos (62)
Clips

Los últimos 94 programas de Semana Santa en RTVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Zascandileandoporcuenca

    Una procesión fantástica, si queréis saber más sobre las procesiones de Semana Santa en Cuenca, en nuestro blog Zascandileando por Cuenca podéis encontrar todas las procesiones que se hacen en la ciudad.

    26 jun 2017