Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1259210
Para todos los públicos Saca la lengua - 26/11/11 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Bienvenidos a "Saca la lengua".

¿Cuántas veces al día utilizamos la palabra huevo?

Si tenemos algo fácil, lo tenemos a huevo.

Si vamos muy despacio,

lo hacemos pisando huevos.

El huevo puede ser: duro, estrellado, frito, de Pascua

y hasta de Colón.

Probablemente, huevo sea una de las palabras más utilizas

de la lengua española,

con un montón de significados, para usos muy diferentes;

algunos ya se los pueden ustedes imaginar.

Bueno y no me hagan decir más.

Les propongo a partir de ahora un programa muy divertido

donde vamos a aprender muchas curiosidades

y palabras, con una sonrisa.

Con huevo: tortilla, clara, yema.

Cáscara.

Amarillo.

Granja.

Flan.

Gallina.

Pollito.

Corral.

Pato.

Testículos.

Natillas.

Gallinero.

Batidora.

Sartén.

Huevero.

Avestruz.

Huevo a la flamenca.

Nos hemos venido hasta El Barraco, en Ávila,

para conocer esta granja avícola,

donde dicen salen los huevos de mayor calidad de toda España,

que eso es decir mucho.

César, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

Sabemos ya si fue antes ¿el huevo o la gallina?

Pues evidentemente el huevo,

porque es un organismo celular mucho más simple que el de la gallina.

¡Ah, bueno, vaya por Dios!

Oye, qué es lo más importante que tenemos que saber de un huevo.

Bueno, la forma de cría;

Eso es importante,

por ejemplo éstas están criadas al aire libre, en libertad.

Hay otras que están en naves, sueltas

y otras que están en jaula.

No solamente el huevo,

la palabra gallina también está muy presente

en nuestra habla habitual, César.

Por ejemplo, la gallina clueca, se dice

cuando una madre es muy protectora,

¿tiene que ver con la realidad? Sí, en efecto, la gallina...

es la clueca la que ya no pone,

pero sí protege los huevos de las demás y los empolla.

¿Y por qué se dice, más golfa que una gallina?

La gallina... ¿Son muy promiscuas?

Sí, la gallina está concebida para procrear mucho,

y entonces, por eso se dice esto.

Y también cuando una persona es cobarde se le dice:

Éste es un gallina.

Pobres que fama ¿no?

Sí, la gallina tiende a huir de todos los peligros,

entonces siempre huye.

Música.

Pues sí, nos costaba creerlo pero es verdad,

en la granja de César Redondo

ponen música clásica para las gallinas.

¿Y esto?

Las ponemos música clásica con canto.

Se habitúan mucho a la voz humana,

con lo cual la gallina no se espanta en absoluto

cuando entras en las granjas,

y todo eso tiene que ver con la relajación.

Suben las defensas de la gallina,

no tenemos enfermedades,

o sea, no existen enfermedades en esta granja.

Están fantásticas.

Y bueno, pues ahí seguimos con ella, nos dio buen resultado,

pues todos los días, música.

O sea, que ahora podemos decir,

que estas son gallinas de los huevos de oro.

Están tratadas como reinas. ¿no?

Eso de gallinas de huevos de oro,

el huevo de oro como que no existe, ¿No?

Todo lleva muchísimo trabajo.

¿Has descubierto el huevo de Colón?

de dónde viene esa expresión del huevo de Colón

¿Lo sabes tú?

Sí, hubo una reunión de Colón con los nobles españoles

y uno de ellos le dijo,

que si no lo hubiera descubierto él en las Indias,

en principio era lo que pensaban,

pues lo hubiera hecho otro.

Entonces, éste pidió un huevo,

y les dijo: pongan el huevo de pie,

claro el huevo... se iba

lo iban cogiendo uno por uno y el huevo se caía.

Cuando llegó a las manos de Colón,

le dio un golpe, a la cámara del huevo

y el huevo se quedó quieto.

Entonces claro es muy fácil...

cuando los demás han hecho otra cosa es muy fácil decir...

que eso lo podría haber hecho otro, pero no es así.

Música.

Ahora entiendo la expresión esa de...

hace más ruido que en un gallinero.

¿Siempre hacen tanto ruido las gallinas, César?

La verdad es que sí, pero este cacareo

significa que la gallina está contenta.

Y está contenta porque tiene buena alimentación.

Nosotros aprovechamos la luz natural del día,

y el día es fantástico,

con lo cual la gallina también,

el que haya más luz,

las induce a estar más contentas, a tener ese cacareo.

Sí, pero ponen los huevos en la oscuridad.

Sí, cuando va a poner el huevo, lo pone en el nidal

que va a lo oscuro, pero siempre ha sido así

la gallina siempre busca la oscuridad para ponerlo.

Y que el huevo sea más oscuro,

un huevo que otro ¿de qué depende?

¿Qué la cáscara sea más oscura? Sí.

No depende de nada,

puede depender de la raza que sea más oscuro,

también de la época de la gallina en la que esté,

porque va clareando un poco más cuando la gallina es más mayor.

¿No depende de lo que comen?

No, la cáscara no.

Sí el interior, sí la yema.

Y me contabas,

que para saber si un huevo es de calidad

es la clara, más que la yema.

Sí, nosotros tenemos un micrómetro Jau,

se mide con unidades Jau,

y lo que mide es el espesor de la clara,

los milímetros de la clara,

que también se añaden en la fórmula al gramaje del huevo.

Y te da al final la calidad.

Cuántas palabras más que no conocemos.

Porque esta cinta me explicabas,

que las gallinas ponen los huevos,

y vienen a parar aquí directamente.

Las gallinas ponen los huevos en un nidal;

un nidal, que ya se había olvidado esa palabra,

suben a estas perchas o aseladeros,

que era una palabra también que se había olvidado.

La yacija, que es la que va justo debajo del nidal,

para que el huevo caiga y no se rompa.

Es como un plástico más muelle que la alambre.

Tienen baños etológicos,

que es lo que la gallina hace en un corral bañarse con la arena,

aquí lo hace con el pienso.

Aparte un salvahuevos,

para que los huevos no se rompan cuando caen,

y que otra palabra podía decirte,

pues que tienen limadura de uñas, también.

¿Tienen limaduras de uñas estas gallinas?

y para qué quieres que tengan las gallinas las uñas limadas.

En el campo siempre se limó las uñas con el terreno

y entonces aquí,

se la lima con unos agujeritos en las que ellas meten las uñas

y lo mantienen así porque es el instinto de la gallina,

es lo que la gallina siempre ha hecho.

Y en esta jaula, se intenta mantener ese instinto.

César, y de aquí,

adonde van a parar todos estos huevos.

¡Mira! cuántos han puesto en un momentito.

Estos van a parar a la anaconda, al final

que es una transversal, se llama anaconda.

Es una transversal muy larga

y que se mueve, en movimientos muy suaves.

De hecho, para que no se rompa el huevo.

Y es la palabra que utilizamos en nuestro argot.

¿Cuántos huevos puede poner una gallina al día,

o va por edades?

¿Eso cómo va?

Una gallina puede poner un huevo al día o ninguno.

Los porcentajes más altos de puesta,

pueden llegar al 97 cuando son gallinas jovencitas,

y ahí empiezan a bajar.

Las estimaciones que nosotros calculamos,

es un 80 por ciento de puesta,

con lo cual hay algunas gallinas que no ponen.

Algunas gallinas ¿qué no ponen? No ponen, claro.

Oye, les encantaría...

Estaba pensando que les encantaría estar aquí a los niños,

viendo tantas gallinas y tantos huevos.

Por cierto, que hay una expresión relacionada con los niños,

que se utiliza en Andalucía, que se dice:

"Ser cascarón de huevo".

¿Tú sabes eso que significa?

Pues eso es cuando un niño es novel en un juego,

pues es un crío que ni resta, ni suma.

O sea, que da igual lo que haga,

que al final...

Bueno. Y tú que preguntas tanto, Inés.

Te voy hacer yo a ti una pregunta.

¿Sabes lo que es la gallinaza?

La gallinaza... ¿una gallina muy grande?

La gallinaza es el excremento de la gallina,

que se utiliza como fertilizante. ¡Ah, sí!

Y hay alguna expresión, relacionada con lo tuyo,

que te guste a ti especialmente.

Bueno, pues me gusta lo de...

"No hay gallina que ponga un huevo cada hora".

Ya te gustaría. ¡Ojala!

Manuel, a mí que me encanta aprender cada día palabras nuevas,

hoy me habéis enseñado una que me parece muy sonora,

y además muy antigua: "recovero".

¿Qué es un recovero?

Recovero es aquélla persona,

que se dedica, a comprar huevos

y gallinas también, huevos,

para luego revenderlas.

¿Se decía recovero en toda España?

Se decía recovero en toda España,

aunque ya es una palabra en desuso.

¿Cómo se dice ahora? Huevero.

El que vende huevos, huevero.

Todo el que vende huevos es huevero.

Estamos hablando de huevos de gallina,

esos que consumimos sobre todo aquí en España,

pero, también se pueden comer huevos de perdiz,

de oca ¿qué más?

Pues hay huevos de codorniz, ¿Hay que bonitos!

puede haber huevos de faisán,

huevos de avestruz,

y este verde, es un huevo de emú.

Emú es un animal originario de Australia,

que es muy parecido al avestruz,

pero el cuello y las patas lo tiene proporcionado al cuerpo,

y entonces pues también, las cantidades y calidades...

¿Y es verde el huevo? Es verde el huevo¿Que bonito!

Hasta ahora cuando hablábamos de cartones,

pues no sé, nos referíamos a los cartones de tabaco,

y en todo caso a los cartones del bingo

pero para hablar de huevos, también hay que hablar de cartones.

¿Qué es para vosotros un cartón, Manuel.

Un cartón es el embase que protege,

para el transporte, el producto.

Entonces, hay, cartón,

que se refiere al envase para profesionales,

que son dos docenas y media.

Y entonces,

esto luego irá en otros embases

para el transporte,

pero también, existen los...

aunque también es de cartón,

pero las hueveras

que es el envase ya para formatos más pequeños

que hay de una docena,

y de media docena.

La huevera sirve para medida docena,

que para la docena entera. Sí.

Y me decías, que resiste muchísimo.

Se pueden poner muchos huevos encima.

Sí, sí mejor es que no se haga la prueba,

pero sí, sí se pueden apilar a bastantes alturas,

porque tanto lo que es el propio huevo

como la propia construcción del cartón

va a permitir el razonable peso que nos parecería increíble ¿no?

con la fragilidad aparente del huevo.

Pero no, no el huevo también según la geometría y la resistencia,

acepta distintas presiones sobre todo verticalmente,

lateralmente ya no.

Manuel te voy a hacer un examen. Si yo digo...

Estas dos cosas "se parecen como un huevo a una castaña".

A qué nos estamos refiriendo.

Dos cosas que no se parecen absolutamente en nada,

son totalmente distintas.

Y si digo, "este huevo pide sal".

Ese también es una expresión bueno que viene de antiguo,

y es que alguien está pidiéndole algo, a alguien

puede ser pues un trabajo o unas ciertas relaciones...

Manuel, tú me has explicado hoy muchas cosas sobre los huevos,

pero yo ahora te voy a enseñar,

en cuantas expresiones

utilizamos la palabra huevo o huevos.

Algunas te las imaginas,

pero seguro que todas no, porque son muchísimas.

Cuando seas padre comerás huevos.

Que huevos tienes.

Que huevazos.

Tiene huevos.

Partirse los huevos.

¡Vaya huevos!

Vale un huevo.

Estoy hasta los huevos.

Y un huevo, sin más.

Pisando huevos.

-Ah, es verdad, es lo mismo en inglés.

Te voy a cortar los huevos.

Tócate los huevos, se suele decir mucho.

Te pesan los huevos.

Engancho el huevo.

No me toques los huevos.

Hay algunos que es que toca las maracas que no veas ¿eh?

Vamos a echarle huevos y poco más.

Manda huevos la cosa, con la calor que estoy aquí

y tú aquí grabándome.

Hay un sinónimo de huevo,

que no podemos obviar muy presente en el habla popular,

pero también en la literatura

y que ha sido reflejado por plumas tan ilustres

como Quevedo o como Geminwey.

¿Cuál es ese sinónimo, Ignacio?

Pues estamos hablando de la palabra cojón.

Bueno, sí,

pero aparte de la entrepierna, de dónde procede,

dónde tiene su origen.

La voz cojón procede del griego,

de la palabra Koleós, y del latín,

que ya se documenta con Cicerón, de la palabra coleus.

Y que bueno tiene sus equivalentes también

en el resto de lenguas romances como el rumano,

con el vocablo coi,

en catalán con la palabra culló,

en italiano con la palabra collone,

en francés con la palabra collon.

O sea, que es universal. Muy documentado.

Oye, habrá mucha gente que piense que es una palabra de la modernidad,

pero cuál es la primera vez, que la palabra aparece en la literatura.

Bueno, se encuentra recogida por primera vez hacia el año 1100,

en el fuero de voces romances, también.

Unos siglos después, en el Fuero de Navarra, en el siglo XIV.

En otros cancioneros populares de la Edad Media.

Como la caragicomedia, incluso, en la Lojana Andaluza.

Es decir...

Los cojones. Los cojones.

Nos cuesta todavía decirlo en la tele.

Oye, Ignacio y...,

después se ha seguido utilizando en la literatura de forma habitual.

Sí es un vocablo que se incorpora en el habla popular

y que se incorpora también en los textos literarios

de todas las épocas.

Tenemos una selección de textos,

en los que recogemos diversos momentos de esta palabra,

con diversos usos.

Uno de los momentos más claros, es el de Quevedo,

por supuesto tenía que ser Quevedo,

y en el segundo terceto, de su soneto a la barba de los letrados, dice:

"Más, pues nunca se hallan en capones,

ni se admiten lampiños abogados,

las leyes son de casta de cojones".

¡Más, venga a ver más!

Tenemos algunos más, incluso en Miguel Hernández,

ya en el siglo XX tiene un sexteto, en el que nos escribe.

"Valientemente se esconden, gallardamente se escapan

del campo de los peligros estas fugitivas cacas,

que me duelen hace tiempo en los cojones del alma".

Miguel Hernández. Miguel Hernández.

¡Cojonudo! Sí, cojonudo.

Y luego un ejemplo muy curioso, lo tenemos con Ernest Hemingwey,

que era un españolista acérrimo

y que en dos de sus textos:

"En tener y no tener".

Bueno, dentro del texto,

en lengua inglesa aparece la palabra cojones,

con grafía castellana y con el mismo sentido ¿no?

Habla en inglés.

"Lo dije, no tenías cojones hasta que no tuvieras ron".

Incluso en el...

"Por quién doblan las campanas" también aparece esta palabra.

Habla en inglés.

Va sobre el mismo tema.

En fin, es el lenguaje de la calle, pero como vemos,

también el lenguaje de la literatura.

Ignacio, gracias. A vosotros.

Testículo.

Genitales.

Las bolas.

Podría utilizarse escroto, a lo mejor,

que ya que es el envoltorio.

Los "tú ya me entiendes".

Gónada.

Cataplines.

Los balones ¿no?

Canicas.

Bolas. -Pelotas.

Los Bemoles.

Cojones.

Los sostenidos.

La verdad, es que hemos encontrado una enorme variedad de palabras

para referirnos al huevo y sus sinónimos,

que por cierto, muchas veces también dependen del tamaño,

de la cantidad o de incluso de la palabra que le acompaña.

Y hablando de acompañarme, aquí está Manolo Mármol,

para echarle un poquito de humor,

a un asunto como el de los huevos, Manolo.

Hombre, Inés...,

el tema de los huevos tiene mucha guasa ¿eh?

Los huevos hay que tocarlos muy bien.

La palabra, la palabra de los huevos hay que tocarla muy bien,

y para muestra un botón.

Su pedazo de dos huevos fritos,

y su pedazo de tortilla de papa gollipona.

¿Cómo?, mande. Gollipona.

¿Esto es una tortilla gollipona? Gollipona.

Una tortilla gollipona suele constar, de seis kilos de papa,

de Sanlúcar,

y dos huevecitos de codorniz,

y freírla.

Y se te queda pegada, en el cielo de la boca,

lo menos seis meses.

Y la boca achicharrada como la oreja de Niki Lauda.

Eso es lo que se llama, una tortilla,

para tiempos de crisis,

que por cierto, no es el caso,

porque aquí en la Despensa, en Cádiz

nos han hecho una señora tortilla de patata,

que está diciendo: ¡Cómeme!

Pero antes tenemos que ganárnosla.

¡Vamos a ello! ¡Vamos a ello!

Yo he dicho que muchas veces el significado, depende del número.

Porque el número determina el significado de la palabra,

por ejemplo, uno. Uno.

Si nos referimos a un huevo, puede ser...

normalmente, decimos que es caro o costoso.

Efectivamente, por ejemplo hoy en día,

comprar cualquier cosita...,

cuesta un huevo ¿eh?

Y hay cosas que cuesta un huevo y parte del otro, Inés.

De como está la cosa, Inés.

Dos huevos. Dos huevos...

¿Es valentía? Valentía.

Eso sí, dos huevos, dos cojones;

que también es un sinónimo de huevos.

Sin embargo, tres... Es desprecio.

Eso de tres es que de verdad, es que no me importa nada,

Isabel. Inés.

Inés, y por qué te he dicho yo Isabel,

porque es que me da igual, la que esté allí o allí,

que se llame Inés, Maribel,

Pepi, es que me importa tres cojones.

Si yo lo que estoy es a gusto contigo,

que más me da que sean tres cojones, que tres huevos.

Me da igual.

Pero es verdad, tiene esa cosa de desprecio.

Un número muy grande, eh...

¿Dificultad? Dificultad.

Las cosas difíciles te cuestan mil pares de cojones conseguirlas.

¿Quién consigue hoy en día una hipoteca? Mil pares.

Mire usted, que va a conseguir una hipoteca.

¡Oh! eso cuesta mil pares de cojones.

Cuando es de tamaño máximo, máximo, máximo...,

que no puede superarse como lo dirías tú, Manolo.

En ese gachó tiene los huevos...

como los cojones del caballo de Espartero.

Los expertos en huevos dicen,

que los prefijos y los sufijos

también modulan el sentido de la palabra.

Hay estamos Examen: a)

Prefijos y sufijos.

Cuántos años, quién te ha hablado de prefijos y sufijos.

Es que solo para hablar esas palabras hay que echarle huevos.

El prefijo, por ejemplo...,

Por ejemplo.

Con la "a". El prefijo "a". ¿Te viene bien?

Estoy acojanado,

pero muy acojonado, Inés.

Eso se llama expresar miedo.

Estoy viendo a mi mujer, que me quiere poner una rebequita,

con la calor que hace.

Con la "des". Con la "de"

"Des".Con la "des" es cuando yo estoy pletórico,

cuando yo me he pegado un homenaje grande,

cuando estoy con la gente que quiero

y empiezo a reírme, y a reírme.

¿Y qué me pasa cuando me río?

Pues que me desconozco, me descojono.

Me descojono. Ese es...

Con "udo". ¿Cómo?

"Udo". ¡Ah, ah!

"Udo". No, ¿sería perfección?

La perfección, hombre, algo cojonudo ¿no?

A ver, venga "azo". ¿Eh?

Indolencia, abulia ¿cómo lo dirías tú?

"Azo", indolencia. Un tío indolente.

Un tío flojo, cojonazo ¿no?

Todas las expresiones que estamos diciendo son de uso cotidiano.

No vayan a pensar ustedes que Manolo se lo está inventando.

Son palabras que oímos cada día en la calle,

en nuestras casas que utilizamos.

A veces no siendo consciente de ello.

Vamos con las preposiciones. Manuel prepárate.

A ver, "por"... voluntariedad.

Si lo acompañas a la palabra huevo.

Por voluntariedad, o sea, como diciendo...

esto lo hago yo por cojones.

Preposición "de".

Si acompañas la palabra huevo,

puede tener sentido de éxito o de cantidad.

Éxito o cantidad, "de"...

Esta entrevista está saliendo... de cojones.

Te lo he puesto... ¡A huevo!

En Chile, usamos derivados de la palabra huevo,

para referirnos a diferentes cosas, por ejemplo:

un huevon o un ahuevonado es una persona que es tonto o idiota.

Estar hueviando, es no estar haciendo nada importante.

En Panamá, se le llama ahuevado, al gilipollas,

y huevón o hueviador al que no trabaja.

En Argentina, decimos me tenéis los huevos al plato

cuando alguien te tiene muy cansado.

Y decimos que me chupa un huevo, cuando algo no te importa.

En Costa Rica, cuando algo cuesta mucho, decimos:

cuesta un huevo,

y cuando algo o alguien te cae muy mal, decís:

te cae como una patada en los huevos.

En Méjico, la expresión huevo se ocupa de diferentes maneras:

el huevón es una persona que es muy floja.

Voy a echar la hueva, es que voy a descansar.

Estoy echando la hueva, es que estoy en mi trabajo

y no estoy haciendo nada.

Ya hemos visto de donde vienen los huevos.

Hemos conocido, sus derivados, en todos los sentidos,

que por cierto menuda riqueza la del español

y que picardía ¿eh?

Bueno, nos falta ya solamente, César

ver, conocer el huevo, desde el punto de vista culinario.

Hay que ver, la variación de platos que se pueden hacer con los huevos.

Esto sería un plato que tiene el restaurante El Almacén,

que es un huevo revuelto, con trufa.

¡Hay que bueno! ¡Está riquísimo!

y el plato estrella, fíjate que maravilla,

es el huevo con carabineros, el plato estrella de aquí.

Luego tendríamos los huevos rotos, que están muy de moda.

Toda la vida se han hecho huevo rotos,

y ahora de repente,

como si lo hubiera descubierto todo el mundo.

Pues hay una lista en internet de los 10 restaurantes,

que mejor preparan los huevos rotos. Ah, ¿sí?

La tortilla típica..., la española.

Y fíjate la puntilla del huevo,

que siempre las madres... es que no sale con puntilla el huevo.

Vamos a intentar ahora hacer un huevo.

Frito, bien.

En una sartén, tradicional española

de hierro,

con suficiente aceite

y que el aceite esté fuerte.

Se le echa el aceite por encima,

para que quede doradito,

y se espera, que salgan las queridas puntillas alrededor.

Una vez que empieza a dorarse el huevo,

ya lo tenemos,

se saca y ya está.

Huevo frito.

Huevo relleno.

Escalfados.

Ensaladilla.

Tortillita de papas ¿no?

Huevo a la flamenca.

Mayonesa.

Huevo con bechamel.

Huevo a lo pobre.

Gazpacho que se le echa huevo duro.

El huevo, aparte de tener un montón de vitaminas,

es la proteína patrón, en la clara está la proteína patrón,

que es de donde se empiezan a medir todos los alimentos en proteína,

es innumerable, las ventajas que tiene,

Y también te voy a decir, que yo como dos huevos diarios

y el colesterol le tengo por los suelos.

Hay que vigilarle, lógicamente,

la gente que está delicada de esto

pero el huevo es muy bueno.

Yo hago la cantidad de postres que se pueden hacer con el huevo.

Flan, el tocinillo de cielo,

las tortitas, el bizcocho...

Estaba pensando... cuantos platos,

para un ingrediente tan básico, tan simple, tan sencillo

y tan barato como un huevo ¿verdad, César?

Quiero saber si es correcto decir: "freído"

por ejemplo decir: "He freído un huevo,

en vez de decir: he frito un huevo".

Sí, sí es correcto.

Los participios del verbo freír que son:

freído y frito,

como verbo funcionan los dos, es decir, yo puedo decir:

he freído un huevo o he frito un huevo.

Pero, el participio que después funciona como adjetivo,

no es freído, no puedo decir:

Voy a comerme un huevo freído o me encantan los huevos freídos,

porque puede que me entiendan pero suena un poco raro.

Entonces, el adjetivo únicamente es frito.

Un huevo está frito,

pero antes se ha frito o se ha freído.

Yo uso el huevo para hacer tortitas,

y suelo referirme a ellas como las crepes.

Quiero saber, como se dice correctamente;

un crep o una crep.

Es una crep.

Es una palabra que hemos tomado del francés

y hemos respetado el género que tiene en francés, que es la crepe

y de ahí, pues hemos dicho la crep en español.

Tortita es un nombre más propio de español de Madrid, de Barcelona.

De donde yo soy no sabemos que son las tortitas.

Yo lo descubrí cuando me vine a vivir aquí

y me llevaron a merendar tortitas con nata.

Y yo vi que eso eran unas crepes,

al fin y al cabo un poquito más gordas.

Siempre ha sido la crep,

pero hay una palabra muy parecida,

que no tiene nada que ver con la comida,

que es un tejido, el tejido de crepe

y como es un tejido,

entonces no es chica sino chico, es masculino.

Hablamos de la crepe, que nos podemos zampar

y del crepe, con el que nos podemos hacer una chaquetita.

Quiero preguntar a Fundeu,

si la gallina de la canción es turuleta, con "t"

o turuleca con "c".

Lo habitual, cuando se canta esa canción

por lo menos en español, de España,

es la gallina turuleta.

Pero si uno busca en el diccionario, turuleta,

no lo encuentra por ningún sitio

y sí está, en el diccionario la palabra turuleca.

Desconocida completamente en español, de España

y supongo que en muchísimos países,

aunque está recogida en el diccionario,

y dice que en algunas zonas de América,

se usa turuleca, para tonto.

Es posible que una mezcla de turuleta, turuleca,

con turulato, como de atontado

puede haber venido lo de la gallina turuleta,

aunque la verdad, es que, ni tonta ni atontada.

Es una gallina que está poniendo huevos todo el tiempo,

y decimos la gallina turuleta.

Ya han visto lo divertida que puede ser también, nuestra lengua.

Hay que ver la cantidad de palabras y expresiones

que utilizamos en nuestras conversaciones diarias,

con la palabra huevo; se han fijado ¿verdad?

Aunque también es cuestión de gusto.

Y yo que todavía no sé si me gustan más los huevos fritos

y la tortilla de patata.

En fin, que teniéndolo tan a huevo,

mejor sacarle el mejor partido a nuestra lengua.

Hasta la semana que viene. Adiós.

Subtitulación realizada por: María Sánchez Grano de Oro.

Saca la lengua - 26/11/11

26 nov 2011

Saca la lengua rescata esta semana palabras y expresiones relacionadas con el huevo y sus derivados. En el habla coloquial, pocas palabras se repiten tanto y en contextos muy diferentes. El programa abordará esta semana los distintos usos que solemos hacer de ellos.

El equipo se desplazará hasta El Barraco, en Ávila. Allí, Inés Ballester hablará con César Redondo, el propietario de una de las granjas avícolas más importantes de nuestro país.

Con la ayuda del filólogo Ignacio Llorente, que también charlará con la presentadora, revisaremos la presencia de la palabra huevo y sus sinónimos en la literatura.

Y en la sección 'Grandes momentos del español' la propuesta es un viaje en el tiempo, concretamente hasta el legendario programa El gran circo de TVE, para disfrutar de un fragmento de la interpretación de 'La gallina turuleca'.

Como cada semana y como broche final, Alberto Gómez Font, de la Fundéu BBVA, resolverá las dudas de lo espectadores. 

ver más sobre "Saca la lengua - 26/11/11" ver menos sobre "Saca la lengua - 26/11/11"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios