Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1332664
Para todos los públicos Saca la lengua - 25/02/12 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Bienvenidos a Saca la Lengua.

¿Por qué somos los hispanoparlantes tan dados a la exageración?

¿En qué cosas nos excedemos al hablar?

¿Y quiénes son los españoles más exagerados?

No exagero nada si digo que las expresiones

que sobrepasan los límites de lo verdadero o de lo natural

nos acompañan las 24 horas del día.

Por ejemplo, si llueve mucho decimos "que cae el diluvio universal".

Si alguien es muy mayor, "que tiene más años que Matusalén".

Si alguien está enamorado, "que bebe los vientos por la persona amada".

Y si estamos seguros de algo, "ponemos la mano en el fuego".

Ah, y si queremos conseguir algo,

"removemos Roma con Santiago para conseguirlo".

Encontramos exageraciones en la calle, en la literatura,

en obras de arte de grandes dimensiones como este perro

que custodia la entrada del Museo Guggenheim, de Bilbao,

que, al principio, nos sorprende pero que acabamos admirando,

porque en el fondo, a todos nos gusta exagerar la nota, ¿o no?.

Inmenso.

Superlativo.

Metáfora.

Catedral.

Tremendo.

Hipérbole.

Comparación.

Magnificencia.

Apodo.

Incomparable.

Mastodóntico.

Gigante.

Inmenso.

Los españoles no sabemos hablar sin exagerar.

Forma parte de nuestra idiosincrasia,

es más, cada día surgen expresiones nuevas.

Profesor, ¿de dónde vienen estas hipérboles populares?,

¿quién las inventa?

Es muy difícil saberlo, estas hipérboles,

estas exageraciones al hablar, no se sabe quién las inventa.

¿Quién invento, por ejemplo, cuando vamos en el autobús,

"que no cabía un alfiler en el autobús".

Pues no se sabe.

Algunas si se sabe, incluso se remontan a muy antiguo.

Por ejemplo, en la Biblia,

expresiones como "eres más viejo que Matusalén".

Sí, "más viejo que Matusalén"

que me parece que vivió más de 900 años, según la Biblia.

"Eres más malo que Caín", "tienes la paciencia que Job",

cuando alguien le dice a su marido o pareja "estás hecho un Adán".

Pues naturalmente, no va como un Adán, precisamente,

pero ella se lo dice.

Eso es en positivo, ¿no?, un Adán es...

...yo creo que no, mi madre no me lo decía así.

Ah, vale, vale.

Y también tenemos referencias mitológicas,

por ejemplo: "Está hecho un Hércules".

Sí, alguien muy fuerte porque sostuvo la bóveda celeste,

o "eres más ladrón que Caco" porque Caco le robó a Hércules unos bueyes.

"Eres una arpía", un personaje mitológico, muy malvado,

que era una mujer con cuerpo de ave

que robaba la comida de un pobrecillo.

Hay muchos orígenes mitológicos de hipérboles, de exageraciones,

es decir, nadie es tan fuerte como Hércules.

¿y de origen filosófico?, aunque sean populares.

Sí, por ejemplo, "el hombre es un lobo para el hombre".

Es algo que decimos, que dijo Hobbes, un filósofo inglés del XVII,

y que se ha generalizado y que mucha gente ni conoce, ni sabe su origen.

Estaba pensando que, incluso de una manera más elaborada,

hay sonetos que son pura exageración:

"Erase un hombre a una nariz pegado".

"Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba, érase un pez espada muy barbado.

Era un reloj de sol mal encarado, érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba, era Ovidio Nasón más narizado".

Un soneto de Quevedo que escribió sobre su enemigo Don Luis de Góngora,

en el que hacía unas hipérboles comparando

que su nariz era una pirámide de Egipto, absolutamente exagerado.

Bueno, y sin elevarnos tanto, también los personajes populares

forman parte de esas frases exageradas,

estoy pensando: "el famoso baúl de la Piquer".

Sí, el baúl de la Piquer que también tiene una época,

porque hay que saber quién era Concha Piquer,

lo muchísimo que viajaba en sus tournées por España y por el mundo.

Entonces para conocerlo, verdad.

¿Abundio existió?, ¿es un personaje real?.

No se sabe. "Eres más tonto que Abundio".

No se sabe,... y "más listo que Cardona".

Mire, hay una serie de libros sobre el porqué de los dichos,

hay uno de un filólogo navarro, llamado Iribarren

y a veces encuentra un origen... no lo sé.

Seguro que no he dicho ninguna expresión

que no conozca ninguno de los hablantes.

Por ejemplo, quién no ha escuchado "no ves tres en un burro".

"No ves tres en burro", "no sabes hacer la O con un canuto",

"no tienes dos dedos de frente"...

todo el mundo tiene dos dedos de frente

y sabe hacer la O con un canuto, son hipérboles también.

Estoy pensando "más bruto que un arado".

"Dormir más que un lirón", "más listo que los ratones colorados"

¿Has visto alguna vez un ratón colorao?No.

Fíjate que listos son que nunca los ves.

Para listos los santos, porque dicen "más razón que un santo".

"Mas feo que pegar a un padre",

"más bueno que le pan", para compensar un poco.

"Pesa más que una vaca en brazos".

Además nos gusta porque ese pesado físico,

lo hacemos metafórico con el pesado de carácter,

esos juegos nos gustan mucho,

cambiar lo físico por lo metafórico, y al revés.

"Más raro que un perro verde".

"Más raro que un perro verde", "que un perro amarillo".

"Ir más derecho que una vela".

Y antes hablábamos de "ser más listo que un ratón colorao",

en cambio hay otra hipérbole bíblica,

"el número de los tontos es infinito" que decía el Eclesiastés.

"Ese no se corta ni con un hacha".

"Poner la mano en el fuego".

"Poner a caer de un burro".

"Estás más seco que el ojo de un tuerto".

"Más largo que un día sin pan".

"Estás más perdido que un pulpo en un garaje".

"Esto es una mentira más grande que una catedral".

"Y más perdido que un piojo en una calva".

"Voy a explotar, voy a explotar".

Y estaba pensando que también recurrimos a las hipérboles

para hacer comparaciones, ¿no?,

entre una cosa y la otra, siempre muy exageradas.

Si por ejemplo, "corres menos que el caballo del malo".

Además nos gusta a veces hacerlas de forma

que no tengan relación lo comparado, con la comparación.

Me explico: "ve menos que un gato de escayola".

Una cosa que es muy difícil de explicar a un extranjero:

"Oye menos que una tapia".

Sí, sordo como una tapia. Sordo como una tapia.

Explicarlo, pues, son difíciles de hacerlo.

Sí, pero tienen una base real. Sí, sí.

La tapia evidentemente no oye nada y el gato de escayola tampoco ve.

Sí, pero por qué no, un perro, por qué no otra cosa, un ladrillo.

Pero en cambio hay alguien que lo dice, gusta

y se difunde.

Y me imagino que habrá también

estas hipérboles con origen literario y que han trascendido.

Sí, por ejemplo, la famosa de "cualquier tiempo pasado fue mejor".

También como dice un amigo mío,

"cualquier tiempo pasado fue anterior".

Uno que llega, ve al doctor, le hace un reconocimiento muy bien, y dice:

-lo veo muy mal. -Pero, bueno doctor, ¿qué tengo?

-Tiene usted un problema muy grande. -Qué tengo doctor.

Tienen usted cemento en los pulmones. - ¿Cómo?

-Cemento en los pulmones, tiene usted piedras en el riñón

y agua en el vientre.

Y dice al médico: lo justo doctor para hacerme un chalé.

Hasta luego, Lucas.

En España siempre han tenido la fama los andaluces,

pero los madrileños también tenemos lo nuestro.

Pues lo madrileños no se quedan cortos.

Para mí lo españoles más exagerados son los gallegos.

Para mí los más exagerados, en el fondo, son los catalanes.

Los españoles más exagerados para mí son los andaluces.

Concretamente los de Cádiz.

Los más exagerados son los malagueños.

Para mí son los vascos.

Los vascos.

Son los andaluces.

Y aquí a la orilla de la ría, con un vasco de Bilbao, nada menos,

Juan, ¿lo más exagerado que has oído en tu vida?.

Pues no sé si lo más exagerado,

pero algo muy exagerado, y que a mí me hace mucha gracia

es aquello, que lo emplee en un novela incluso,

"llovía más que cuando enterraron a Azofra"

a un tal Azofra, que el ataúd era de plomo y flotaba...

me parece una exageración estupenda.

Pero, en general, ¿tenéis fama de exagerados los bilbaínos?

Sí, yo creo que forma parte del sentido del humor local,

la exageración como una forma de exceso.

Los bilbaínos somos excesivos en esa especie de sentido de humor propio

que es una mezcla de baladronada, un tanto surrealista o naif,

por ejemplo, algo que define muy bien ese carácter bilbaíno,

absolutamente exagerado, excesivo y muy chulo,

es el chiste aquel de las setas y los Rolex:

Dos bilbaínos que van por el monte cogiendo setas

y de repente uno dice: ¡la virgen, un Rolex!,

y dice el otro: un poco de seriedad, estamos a setas o a Rolex.

Y en general, los españoles...

¿tu dirías también que somos todos unos exagerados?

Yo creo que al igual que en el caso de los bilbaínos,

la exageración, el sentido de la exageración,

a través de la metáfora,

de la metáfora comparativa, de la hipérbole,

es una manera de sentido del humor.

A veces peyorativa, puede utilizarse como un insulto,

o todo lo contrario, como un elogio, como un piropo.

Pero sí, me parece que el sentido del humor español

tiene bastante que ver con la exageración

y con el exceso, en general.

Entonces, no siempre tiene una intención

de hacer daño o de ridiculizar, ¿no?,

¿cuál sería la finalidad última?.

A veces, la sátira, a veces la crítica,

pero otras, el chiste por el chiste, el humor por el humor,

muchas veces.

Por ejemplo, los chavales se han olvidado bastante del refranero,

pero tienen sus propias categorías de exageraciones o comparaciones.

Me hizo mucha gracia que oí el otro día a unos chavales:

"Estás mas nervioso que Chewaka en LLongueras".

Me pareció un autentico hallazgo, además te lo imaginas enseguida.

Eso ya es lo máximo de lo máximo, que a ellos se les puede ocurrir.

¿La exageración tiene algo que ver con la pasión?

Es decir, si se exagera es porque hay una pasión positiva, negativa,

pero pasión.

Sí, pasión, pero con una visión un tanto vehemente de la vida.

La exageración es algo contrario a los matices, a la matización,

es algo rotundo, bastante contundente en un sentido o en otro.

Quizá tenga que ver, con una cierta forma de pasión por la vida.

No tiene que ver con la exageración,

pero a mí me parece una distinción muy buena

entre el humor anglosajón, único y muy bueno,

y el humor español,

es decir, el humor negro anglosajón se ríe de la muerte,

mientras que el humor negro español, se ríe del muerto,

y es bastante cierto.

Si hay algo que lleva a una pasión ciega o encendida

son las disputas entre las ciudades, por ejemplo: Bilbao, San Sebastián,

eso es motivo de exageración.

Sí, tremendamente, y de chistes, a veces muy crueles.

Por ejemplo, uno que me hace mucha gracia:

¿Qué pasa cuando en una autopista se ve una fila de coches

con las cuatro ruedas para arriba?.

Que están los donostiarras limpiando los ceniceros.

Hay otra equivalente con los bilbaínos, evidentemente.

Es lo mismo, pero con bilbaínos. Es el tópico.

Pero sí existe esa cierta rivalidad, bueno,

que no deja de ser una cierta forma un poco de palurdismo,

dicho sin ningún ánimo insultante, ni peyorativo.

Pero claro, decir, "son no sé que" es muy aburrido,

en el fondo es una forma literaria también para expresar un sentimiento.

Sí, sí, por supuesto,

en la literatura que he hecho hasta hace poco,

me ha interesado mucho tripular el exceso como elemento narrativo

y que no se me vaya de las manos.

Y utilizar un marco humorístico basado en todo esto.

También en el esperpento.

El esperpento no deja de ser una forma de exageración,

una forma de exceso, muy inteligente y muy sagaz.

¿Cuándo exageramos mucho nos hacemos entender mejor?

Yo creo que subrayamos bien, es un subrayado,

es un salazón a la conversación.

Sí, sí... al fin y al cabo, no deja de ser algo explicativo,

esa comparación, esa metáfora.

Contundente.

Sí, exagerada, hiperbólicas, las tremendas hipérboles.

Juan, pues si te parece vamos a pasar

de la teoría a la práctica.

Uno, muy, muy exagerado, como diría

Tengo mucha calor.

Yo diría, se me funden las meninges.

No está mal.

Un bilbaíno, no tengo dinero. ¿Cómo lo dice?

No se, estoy más seco que la mojama,

pero bueno no sería bilbaíno, sería...

Un caradura.

¿Un caradura?

Tienes más morro que una vaca silbando.

Ese es muy... Ese es bonito.

Ese me lo voy a apuntar yo.

Es muy gráfico, imagínate, una vaca silbando.

Ya me lo estoy imaginando.

Alguien muy feo.

Alguien muy feo, eres más feo que Picio,

al que el cura le dio la extremaunción en la punta de un palo.

El humor, como todos sabemos es algo muy serio,

y en "Saca la lengua" pensamos que las exageraciones, también,

aunque a veces, nos despierten sonrisas.

Selú, ¿qué es lo más exagerado que has oído en tu vida?

Bueno, ahora, a voz de pronto, así que recuerde,

aquí hay una playa maravillosa que se llama La Caleta,

muy conocida, y escuché una vez a una señora

gritándole al niño, ¡Christian!, como te ahogues, te mato.

Eso es un ejemplo,

en cada sitio tenemos nuestra exageraciones.

Eso te iba a decir, ¿tu crees que exageramos de la misma manera

los del norte, que los del sur, que los del centro?

Bueno, yo creo que hay diferentes escalas y niveles,

pero, aquí en el sur, quizás somos más dados a exagerar

sobre lo de los demás ¿no?

Quizás en el norte, yo creo que son ellos mismos

los vascos dicen, porque un vasco no, refiriéndose a el mismo.

Aquí somos más dados a exagerar lo de la vecina,

o lo de otro tipo de persona, pero que hay diferentes niveles, ¿no?

¿De qué cosas exageráis los andaluces?

¿Con qué tipo de cosas?

Por ejemplo con la pesca, ¿no?

aquí, este es un sitio maravilloso, donde se pesca bastante,

y bueno, los tamaños de los pescados,

hay una anécdota muy famosa de Pericón de Cádiz

que decía que, una vez uno le estaba contando

que había pescado un pez enorme, como un delfín,

allí en el puente Carranza, y entonces Pericón

no le dijo que se lo creía ni que no,

sino él le dijo que había pescado, él, con su caña,

un farol del tiempo de los romanos, encendido.

Y le dijo el otro,

hombre, cómo va a estar encendido si estaba en el agua.

Y dice, si le quitas metros a tu pescado, apago yo el farol.

Y ¿tu crees que exageración, es equivalente a humor,

se utiliza la exageración para hacer humor?

Si, claro, de hecho, aquí en el canal

también se utiliza mucho la exageración,

porque se presta, se presta bastante.

Aquí queremos hacer humor con cualquier cosa,

y, porqué no con una exageración.

Tu que eres letrista,

¿en qué tipo de cosas le metes la puntilla?

¿qué tipo de cosas o de situaciones?

Si, yo he sacado chirigotas, precisamente, muy exageradas,

aunque luego, no se ven tanto, se llamaba una hace algunos años

que se llamaba, "lo que diga mi mujer"

que no hay que decir de qué iba,

de calzonazos con unas bolsas enormes de la compra,

y ahí pues, se exageraban las situaciones de calzonazos,

se juntaba todo lo que se había oído,

pero está bien, porque son situaciones cotidianas

en las que la gente se ve reflejada.

Y a lo mejor, pues al final, no eran tan exageradas.

Cual ha sido el momento que mas gustito te ha dao mi via

¿gustito?

Si te digo la verdad,

ha sio cuando tu te has quitao de encima

Bueno, yo me inspiro, ya te digo, en la vida cotidiana,

me doy vueltas por ahí y voy viendo,

en plan filántropo, ¿no?

estudiando a las personas, no estudiando,

sino cosas que se ven, lo único que yo le hago

es instituirlas, en unas músicas.

Pero bueno, yo se que las Marujas, que son Marías cotidianas,

de la vida cotidiana con sus problemas,

con su casa, que ella está sola,

y, bueno, siempre exagerando ¿no? el personaje,

por eso le puse las Marujas, y no las Marías,

que es lo que verdaderamente aquí se dice, en Cádiz.

Yo siempre lo que hago en la chirigota

precisamente es exagerar todos los conceptos,

coger una mezcla de todo lo peor que se pueda sacar del personaje.

La rivalidad entre equipos de diferentes ciudades

también es motivo de exageración, estoy pensando en,

Barça-Madrid, no se si Betis-Sevilla,

bueno Betis...

Si, bueno, y aquí en Andalucía sobre todo ¿no?,

en lo que conocemos hay mucha exageración

en cuanto, cuando se unen las dos aficiones en uno de los estadios,

yo recuerdo aquí,

además son muy malos, somos muy malos unos contra otros.

Yo recuerdo aquí, venir a jugar el Sevilla

y la afición del Sevilla gritar

"aquello es un estadio, esto un futbolín"

decían, nos hirió muchísimo.

Pero no deja de tener su gracia.

Si yo te digo, por ejemplo, o tu tuvieras que poner

en una chirigota, tengo muchísimo calor,

¿cómo lo dirías? o tengo mucho calor.

Estoy "asao".

Estoy "asao".

Si, si, estoy "asao".

Y si tuvieras que decir, no tengo dinero.

Estoy tieso.

Eso se utiliza mucho aquí en Cádiz.

Estoy tieso, y ¿alguien que está mayor?

Bueno, que está, le quedan dos telediarios, ¿no?

o cosas de esas.

Pero, por ejemplo, vosotros no decís, estoy cansado,

estoy muy cansado, pero, ¿cómo decís vosotros?

Estoy "destrozao", hasta mi hijo, que tiene seis años lo dice.

Papá, estoy "destrozao". "Destrozao"

Si, si, es lo máximo que se le ocurre.

Lo máximo de lo máximo.

Y, ¿un caradura? en plan exagerado, ¿cómo sería?

¿Un caradura?, bueno aquí se utiliza mucho lo de, por ejemplo,

la gente que va a, cuando hay una recepción en cualquier sitio,

en Diputación o algo, la gente que se cuela

y nadie sabe quien es, porque a mi no me va el cloqueteo,

que se dice al croqueteo.

Que bueno, oye, una buena persona,

¿cómo lo dices?

Cachito pan,

cachito pan. Cachito pan.

Me voy a quedar con eso.

Morderse la lengua quiere decir, que no hay que decir espontáneamente

lo que a uno le sale, sino que hay que saber

esperar para juzgar rectamente.

Sacar los colores a alguien, es cuando dejas en evidencia

a una persona al sacar a la luz algo que hace mal.

Salir por los cerros de Úbeda, es salir por la tangente,

escaquearse, no dar una explicación.

Poner verde, o de vuelta y media, es poner a alguien a parir,

insultarlo,

digamos sacar todo lo que tienes interior hacia esa persona

en un momento dado y dejarla seguro alucinada.

Pues pasarse tres pueblos lo utilizo

cuando me meto, por ejemplo, con mis hermanos

y me paso de la raya, insultándolos

o tratándolos mal.

La expresión poner a caer a una persona de un burro

es criticarla de una forma desaforada,

muy exagerada, diciendo críticas de ella,

de una forma bastante mala.

Con un pie en la sepultura, lo decimos

cuando alguien está más muerto que vivo,

cuando ya está muy mayor,

o tiene una enfermedad bastante grande y avanzada,

entonces, cuando ya está cerca de la muerte

se le dice, decimos eso, con un pie en la sepultura.

Pongo la sonrisa de oreja a oreja, cuando, veo una chica guapa,

veo a mis hijos, y sobre todo, la pondría más grande si,

cuando compro el Euromillón va y me toca.

Me he dado cuenta, que aquí en España,

cuando alguien se queda sorprendido frente a algo

dicen que quedó ojiplático, quiero saber si esa palabra existe

y si está bien usada.

Así,

se quedó ojiplático, si bueno, es una formación,

es una creación bonita, divertida, derivada de,

se le pusieron los ojos como platos, se quedó ojiplático,

hay otra palabra muy, muy curiosa, relacionada con esto,

que a veces uno no se da cuenta

de que dice palabras raras, que no sabe de dónde vienen,

patidifuso, una palabra bien curiosa,

se quedó patidifuso, ¿no? con las patas difusas,

es decir, sin un sitio fijo de las patas.

Bueno, y ojiplático es una buena creación,

no está todavía en los diccionarios, supongo que estará,

porque, cuando se crea una palabra, cuando alguien inventa una palabra

y tiene sentido, y funciona,

lo normal es que la gente la siga usando,

y llegue un momento en que los que hacen el diccionario

no tengan más remedio que meterla.

¿Por qué se usa la palabra histórico,

inclusive para cosas que no son históricas?

Está muy de moda lo histórico, si, es verdad,

y además cuando uno utiliza la palabra histórico

no piensa en que significa la palabra historia,

y en lo despacio que va la historia, es decir,

calificar de histórico un hecho que ha pasado ayer,

sin más, es arriesgarse mucho, porque a lo mejor,

en los libros de historia, dentro de 30 o 40 años,

no está eso que pasó ayer, es decir, no era histórico.

Quiero preguntar a Fundeu,

si es lo mismo magnificar que exagerar.

No, no, magnificar no es exagerar.

Magnificar es ensalzar, engrandecer,

dar cualidad de magnífico a algo, eso es magnificar,

es decir, por ejemplo, un padre puede magnificar

las cualidades de su hijo, porque tiene muy buenas notas,

en ese sentido se magnifica, se hace importante algo,

y magnificar solo es algo, insisto, de engrandecer, de ensalzar.

Todo lo demás es,

en el caso de un accidente no se magnifican las consecuencias,

sino que se agravan,

y en el caso de que abulta un cálculo se exagera.

Quería saber si significa lo mismo, inimaginado e inimaginable.

Inimaginable e inimaginado, no, no,

si además es que nada más oírlo

ya uno ve que inimaginable es que no se puede imaginar,

e inimaginado es que no se lo había imaginado uno.

Inimaginable es algo que no le cabe a uno en la cabeza,

mientras que inimaginado

es algo que uno no esperaba que sucediera

y ha sucedido.

Un hecho inimaginado es que sucedió,

pues sucedió, a pesar de que no creíamos que sucediera.

Y un hecho inimaginable es que ni se plantea uno que suceda.

Al final de este programa tenemos claro

que nos gusta la exageración, y que además,

la utilizamos en nuestra forma cotidiana de hablar,

y es que, ya lo dice el dicho, o calvos, o con tres pelucas,

y es que la exageración no solo genera risa o sorpresa,

genera también belleza, y como muestra un Botero.

Los hispanoparlantes, la verdad,

es que no tenemos medida en el habla,

pero en el arte, tampoco.

Y no exagero, hasta la semana que viene.

ponga una gorda en su vida y encontrará

felicidad.

Ellos las prefieren muy, muy, gordas,

gordas, gordas,

supergordas, gordas, gordas y apretás.

Ellos las prefieren muy, muy, gordas,

gordas, gordas,

supergordas, gordas, gordas y apretás.

Saca la lengua - 25/02/12

25 feb 2012

La hipérbole es hoy la protagonista en Saca la lengua. El catedrático José Portolés, el escritor y columnista de El Correo Juan Bas y el chirigotero gaditano José Luis 'Selu' García Cossío intervienen en el programa para poner el acento en las exageraciones que se dan a diario en nuestro habla coloquial.

'Estar más nervioso que Chewaka en Llongueras' es un ejemplo del ingenio con que los españoles nos referimos a situaciones que nos llaman la atención. Esta expresión tendrá presencia en el programa junto a otras como 'ser más lento que el caballo del malo''ver menos que un gato de escayola''poner una sonrisa de oreja a oreja' o 'tener un pie en la tumba'.

En la sección 'Grandes momentos del español' recordamos una actuación del humorista Chiquito de la Calzada.

¿Es correcto usar la palabra ojiplático? ¿Cuándo debemos utilizar el término histórico?  Como cada semana, Alberto Gómez Font, Coordinador de la Fundéu, resuelve estas y otras dudas de los espectadores.

 

ver más sobre "Saca la lengua - 25/02/12" ver menos sobre "Saca la lengua - 25/02/12"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios