Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1206159
Para todos los públicos Saca la lengua - 24/09/11 - Ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Saca la lengua".

Hoy les proponemos una aventura quijotesca.

¿Creen ustedes que la forma de hablar del ingenioso hidalgo

de la Mancha está tan viva como su espíritu?

Pues presten mucha atención, porque estoy segura

que se van a sorprender. Fíjense.

Expresiones populares tan arraigadas

como: no por mucho madrugar amanece más temprano.

O: cada oveja con su pareja.

O: dime con quién andas y te diré quién eres.

Pues están ya en "El Quijote". Bueno, esas y muchas más.

Vamos a descubrir para ustedes muchas curiosidades

sobre palabras y expresiones que ya utilizó Cervantes

para escribir la historia de su personaje literario

más universal.

-¿"El Quijote"? Sabiduría.

-Con "El Quijote", ilusión.

-Dulcinea. -Buena literatura.

-Valor. -Cultura.

-Molinos de viento. -Un hidalgo.

-Locura. -Un caballo.

-Rocinante. -Amor.

-Idealismo. -Caballero de Media Luna.

-Sancho Panza. -Ingenuidad.

-Una armadura. Una lanza.

Carmen, ¿cómo es posible...? ¿Cuál es el mérito

de "El Quijote" para que siendo una novela de caballería,

siga siendo la obra en español más leída de la historia?

-Bueno, primero porque es la primera gran novela.

Tiene mucho de utópico.

Y al final lo que resulta es que es la mejor embajada

que hemos podido tener en un libro

que sigue estando de plena vigencia, de plena actualidad.

Sí, eso te iba a preguntar.

¿Qué le debe el español a "El Quijote"?

-Su difusión. Es un libro...

que tú lo miras ahora... que estamos buscando

nuevos horizontes, nuevos ideales.

Sigue siendo un idioma absolutamente vigente.

Y luego, pues es uno de los libros más conocidos de todos.

No olvidemos que "El Quijote", creo que después de la Biblia

y del Corán, es uno de los libros más traducidos.

En nuestra biblioteca tenemos ya cincuenta traducciones,

incluía el spanglish.

Por ejemplo, una en tailandés, que tenemos con hilos de oros.

Es una maravilla. Yo no la entiendo.

Pero sobre todo te hace ilusión ver en cuántas lenguas

la gente puede soñar con "El Quijote".

(LEE EN OTRO IDIOMA)

(LEE EN OTRO IDIOMA)

(LEE EN OTRO IDIOMA)

Hay expresiones de "El Quijote" que las decimos hoy

casi exactamente igual.

-Exactamente igual o a veces cambiadas.

Porque "El Quijote" es una fuente, por ejemplo,

para muchos de los refranes. Como por ejemplo:

para todo hay remedio, si no es para la muerte.

Esa me gusta. Y hay otra que también es

de "El Quijote" que dice: en todas las cosas cuecen habas.

-Y en la mía calderadas.

Lo que pasa es que esta segunda parte yo creo que ya

no se utiliza como se utilizaba entonces.

Pero... las hemos ido cambiando, pero el sentido es el mismo.

Por ejemplo: váyase el muerto a la sepultura

y el vivo a la hogaza.

Claro, ya no se dice hogaza. Se diría:

el muerto al hoyo, y el vivo, al bollo.

-Exactamente. Lo que ocurre es que

van cambiando incluso cuando hay una particularidad

de una localización. Entonces dices:

cuando a Roma fueres, haz lo que vieres.

Pues hoy día ya no decimos Roma. Donde fueres, haz lo que vieres.

(AMBOS) Y te diré quién eres. -Y te diré quién eres.

-Con su pareja. -Con su pareja.

-Hemos topado. -Hemos topado.

-Por pecadores. -Por pecadores.

-Con el mazo dando. -Y con el mazo dando.

-Y con el mazo dando.

-Que se terminó rompiendo. -Que al final se rompe.

(AMBOS) Que al final se rompe.

-Al cuello.

-Esa no me la sé.

-Donde no debes. -Ese no puedo seguirte.

-En casa del ahorcado. -En casa del ahorcado.

Aplausos.

Señor Edwards, muchísimas gracias por recibirnos.

¿Qué características son las que más admira de "El Quijote"?

-A mí me gusta mucho "El Quijote" porque me parece una obra

de una fantasía maravillosa.

En primer lugar. Fantasía maravillosa.

Pero enseguida me parece un libro de una enorme sabiduría.

Y yo creo que es eso lo que ayuda a vivir justamente.

Un libro que no es solo

un libro estético, un libro bien escrito,

sino que es un libro sabio.

Y cuando hay sabiduría, hay otra cosa,

hay sentido del humor.

Y el humor de "El Quijote", el humor cervantino

es de una finura, es de una sutileza maravillosa.

La primera parte es más realista,

es más descriptiva.

Tienes más novelas intercaladas.

Pero la segunda parte tiene cosas de fantasía pura.

Por ejemplo, toda la historia de la cueva de Montesinos.

La historia Clavileño. Etcétera.

La historia del caballo este que vuela y que no vuela.

Es un libro de gran fantasía, de mucha gracia.

Y yo creo que hay muy pocos en la literatura universal

que se puedan comparar.

"Las mil y una noches" se parece a "El Quijote".

Por la sucesión de historias, de relatos, etcétera.

El realismo mágico no lo inventó García Márquez,

lo inventó Cervantes en la segunda parte de "El Quijote".

¿Hay algo que especialmente deberíamos fijarnos,

lingüísticamente, de "El Quijote"?

De más valor. -"El Quijote" tiene una...

tiene una cosa en literatura que se puede llamar

polifonía,

que algunos llaman polifonía.

Que cada personaje, y son muchos,

tienen su lenguaje propio.

El Sancho habla de una manera propia y el Quijote de otra.

Y así los personajes secundarios,

el caballero del Verde Gabán habla de otra manera. Etcétera.

Y eso es una condición de la gran novela,

que después se usa en la gran novela

del siglo XIX que no todos consiguen.

Dostoievski se dice que consiguió eso.

Hay que tener mucho talento literario para eso.

¿Y el amor? ¿Está contagiado todo "El Quijote" del amor

o es una excusa... un secundario?

-Don Quijote es un caballero enamorado.

Como se enamoraban los caballeros medievales, digamos.

Con una dama en sus pensamientos, etcétera.

Enamorado de ella, que la ve en todas partes.

Es un amor sublime.

Es un amor muy poco carnal el del Quijote.

Pero es así.

Es un amor idealizado y legendario, mítico.

-¿"El Quijote"? Esos son palabras mayores.

-Me inspira mucha sabiduría y mucho amor.

-Un loco con muchos ideales.

-Me inspira lucha, ilusión, utopía.

-Un hombre loco, pero cuerdo.

-Pues luchador, aventurero, soñador.

-Para luchar contra molinos, fíjese.

-Una relación de amistad tremenda entre don Quijote y Sancho.

-Me inspira algunas veces pena.

-Un icono de la literatura española.

-Un hombre que creía en algo que los demás no creían

Un hombre que veía más allá.

-Le tildaban de loco, pero no lo era.

-La locura de don Quijote contagia a Sancho.

Pero la cordura de Sancho contagia a don Quijote también.

Y la locura del Quijote contagia a una cantidad de personajes.

Algunos se ríen de él, pero terminan envueltos,

porque, claro, lo que tiene don Quijote es una especie de...

don Quijote tiene una gracia

humana, hasta tierna,

muy atractiva. Entonces, eso contagia.

¿Qué tiene esta novela de caballerías para ser

el libro más leído en español, del español,

de la literatura española?

-Pues tuvo cualidades que percibieron enseguida

sus primeros lectores.

Es una obra que ensaya un nuevo tipo de comicidad,

a la que hubo que buscarle nombre, el humor.

Porque es una comicidad que une lo ridículo del personaje

con lo entrañable, con la identificación

que sentimos con él.

Y eso era una realidad nueva en la vida literaria.

Es una obra que utiliza una lengua directa,

que la entendían todos. Los niños, los viejos,

los de mediana edad,

los muy cultos e incluso los analfabetos.

Es una pieza que nos cuenta una serie de aventuras.

Y es una obra que nos habla de las muchas ilusiones

que ponemos los hombres en cosas

que a veces son descabelladas.

Si sumamos todos estos elementos, efectivamente,

lo que en 1605 se ofreció a sus lectores,

pues fue una aventura realmente extraordinaria,

que sigue viva 400 años después.

¿Y alguna palabra que le guste a usted especialmente

de "El Quijote"? -Hombre, yo casi diría

que algún nombre propio así curioso.

Alifanfarón. Por ejemplo.

Algún nombre propio muy sonoro.

Pues... pues merece la pena. Malambruno,

pues también es un nombre particularmente feliz

por lo que tiene de grotesco y también

por lo que tiene de remitirnos a ese mundo fantástico

en el que don Quijote quiso vivir, quiméricamente,

pues unas aventuras que la realidad no le permitía vivir.

A usted, ¿la que más le ha interesado?

¿O palabras que usted recuperaría ahora que se hayan perdido?

-Hombre, que se hayan perdido. Eh...

Quizás no se han perdido, pero sí a lo mejor

su uso no es el mismo. Empezando por casi

una de las primeras palabras: lugar,

como pueblo de pequeñas dimensiones,

entre aldea y villa. Bueno, pues esa es

una palabra que no se ha perdido, pero que, en efecto,

con ese uso quizás hoy la empleamos menos.

Muchas veces presumimos de que todos nos sabemos

cómo empieza "El Quijote", ¿verdad?

¿Lo sabemos o no tanto?

Hemos salido a la calle a comprobarlo.

-"Érase una vez..." Eh... "En un lugar de la Mancha,

cuyo nombre no quiero acordarme".

-"En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre

no quiero acordarme..."

Y ya no me acuerdo de más.

-No... no me acuerdo de más.

-"No ha mucho tiempo que vivía..."

Y no puedo decirte más.

-"Vivía un hidalgo caballero..."

-"Vivía un hidalgo caballero de los de lanza y escudero".

-"Vivía un caballero..."

-"En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre

no quiero acordarme, no ha mucho que vivía

un hidalgo de los de lanza y astillero..."

-"Adarga en mano..." -"Adarga antigua,

rocín flaco..." -"Rocinante".

-"Rocín flaco y galgo corredor..."

-"En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme,

no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo

de los de lanza en astillero,

adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor".

-"El Quijote" es muchas cosas, pero entre otras cosas,

es una parodia de un género que a Cervantes

le debía parecer obsoleto, decadente,

engañoso en el fondo.

Y remata precisamente diciendo: "No ha sido otro mi deseo

que poner en aborrecimiento de los hombres

las fingidas y disparatadas historias

de los libros de caballerías,

que por las de mi verdadero don Quijote llevan tropezando

y han de caer del todo, sin duda alguna.

Vale". Vale.

Francisco, ¿qué tiene el ingenioso hidalgo

para ser tan universal?

O es quizás, precisamente, ese ingenio?

-No, ingenio no tiene. Y de hecho, Cervantes nunca

le llama ingenioso en la primera parte del libro.

Lo que tiene es que es muy simpático.

Es un personaje irremediablemente atractivo,

un personaje al que se le van los ojos

a todo el mundo detrás de él.

¿Quién no siente simpatía por el don Quijote derrotado,

el don Quijote abatido?

Tiene proyectos que unas veces se realizan a medias,

otras no se realizan. Y todos nos identificamos en él.

Pero sobre todo es que es torrencialmente simpático.

Todo el mundo le quiere a don Quijote.

-¿Qué es ser un quijote?

-Ser... un...

un loco de la vida, un... No sé.

-Un caballero. -Pues ser un caballero, me imagino.

-Uno que es un nota, es un chufla y dice:

No le hagas caso, que es un quijote.

-Un gladiador. -La propia palabra lo dice:

quijotismo. -Ser un delgaducho.

-Es una persona que reparte alegría.

-Ser un hidalgo. -Un relativista.

-Pues ser un poco así idealista.

-En "El Quijote" se está hablando todo el tiempo.

La mayor parte de libro consiste

en discursos de Sancho y réplicas de don Quijote.

Y, efectivamente, eso es lo verdaderamente gracioso.

Porque don Quijote discurre absolutamente sobre todo,

sobre lo que le pregunten.

Y sobre todo tiene un juicio exacto, sensato,

que todos compartimos. Filosofía barata.

Pero con cuyas opiniones estamos de acuerdo.

O sabiduría, también, popular. -Sabiduría popular, efectivamente.

Que es la que tiene a su vez Sancho en un modo muy notable.

Y según la cual le da o no la razón.

El gran placer de "El Quijote" es oír hablar a los personajes.

Más que verlos actuar.

Dulcinea es el sueño inalcanzable, es la belleza,

es la mujer, pero hay otras mujeres.

No sé, usted...

-Y todo eso es porque don Quijote quiere.

Porque cuando le presentan a una posible Dulcinea,

es una que tiene un rejo y una voz de trueno

que llama a los gañanes desde la torre

y dice que no hay mano más buena para salar puercos

en toda la Mancha.

Y, efectivamente, está la Dulcinea

que como no existe, puede tener todas las perfecciones.

¿Y la relación con Sancho cómo la definiría?

-Es muy de señor...

y escudero. Es decir, de señor y criado.

No tenemos nunca que olvidar que lo importante,

en esa época y en todas, son las clases sociales.

Ahora, dentro de la relación entre amo y criado

se forma una camarería, una simpatía,

un concordar que hace

que realmente, ya digo, el diálogo entre uno

y otro personaje sea una continua delicia.

Se puede leer "El Quijote" y saltarse las aventuras,

leyendo solo los diálogos de nuestros protagonistas.

Ha definido en palabras la relación entre Sancho

y don Quijote, ¿pero qué palabras definiría a Sancho?

-Sancho es tonto.

Se le presenta como tonto.

Pero descubrimos continuamente que no lo es.

Que tiene la sabiduría del saber hacer,

de la tradición popular, de la sencillez.

Pero en rigor Cervantes lo presenta

como un personaje cómico. Lo mismo que pasa en Shakespeare.

Todos los personajes de baja condición

son necesariamente personajes cómicos.

¿Y con qué palabras de hoy definiría a don Quijote?

-Por ejemplo, con la palabra magnífico.

Don Quijote es magnífico

en todos los sentidos modernos de la palabra.

Qué bonito. Me encanta.

Nunca me lo había imaginado. -Ni yo.

-Eh...

-Armadura. -Armadura.

-¿Cara? -¿Figura?

-¿De la triste...?

-Eh... Ah, figura.

-Figura. (TODOS) Figura.

Bueno, porque nos hemos presentado

aquí en el Museo de la Palabra y lo primero que nos encontramos,

¿qué es esto de duelos y quebrantos, César?

-Pues duelos y quebrantos es una especialidad

muy manchega, muy nuestra. Tradicionalmente el cerdo,

en la cultura judía y los musulmanes,

estaba prohibido. Ajá.

-Cuando esa prohibición la suspendían,

entonces... el quebranto.

Quebranto de la norma. Después vendría el duelo.

Pero hay otra historia que está escrita

en la infra... infrahistoria no escrita,

que los duelos y quebrantos era lo que se comía

cuando había duelos en las familias.

Y también cuando recuperaba la familia

a algún miembro de la misma que había sido juzgado

o sojuzgado por el tribunal de la Inquisición.

César, mira si es importante la buena mesa,

el buen comer, que don Quijote habla de su amada Dulcinea

como de las mujeres que mejor salaba el cerdo.

Que hoy nos suena fatal, pero debía ser

una buenísima cualidad.

-Es que no era chica cualidad, efectivamente,

saber salar el cerdo. El cerdo era la base alimentaria

de toda la región. Y había una industria familiar

de conservación del cerdo.

El chorizo, la morcilla. Todo lo demás,

las costillas, todo eso, la industria del adobado.

Estaba adobado. Y, por supuesto,

las famosas paletas y jamones.

Es decir, en torno al cerdo hay una cultura popular

que dice que: del cerdo me gusta todo, hasta los andares.

María, nos hemos quedado con las ganas de saber

en qué consiste los duelos y quebrantos. ¿Cómo se hace?

-Bueno, pues mira. Lo voy a explicar.

¿Qué lleva? -Pues lleva, como está basado

en el cerdo, lleva carne de chorizo desmigada,

lleva la panceta fresca, se corta pequeñita, pequeñita

y se fríe todo en manteca de cerdo.

Y luego tiene un pequeño secreto, que es que llevan

unos sesos de cordero.

Y luego, claro, el huevo que estaba en el corral.

El huevo. Y ya está. Se dejan jugositos,

pero el secreto está en el seso y la manteca de cerdo.

Las migas. Las migas, que me encantan.

Hay migas en la Mancha, pero no son las únicas, María.

-No, no. ¿Cómo son las migas manchegas?

A ver, primero. -¿Las migas manchegas?

Se basan en pan duro,

aprovechamos el pan del día anterior.

Pan duro que se corta muy pequeñito.

Pero, eso sí, hay que tener cuidado al cortarlo.

Y sobre todo tiene que estar húmedo.

Ese pan tiene que estar húmedo y salado.

Para lo cual, se tienen en reposo en un paño y se salan

con agua, con un poquito de sal para que cojan su sal.

Sobre todo muchos ajos en el aceite.

Se fríe mucho ajo. Y se le puede añadir

un poco de pimentón. Pero si se aprovecha

un poco del pimentón que suelta un chorizo,

bastante mejor.

Ah. O sea, no es azafrán. El rojo es del chorizo.

-Es el color del chorizo, no es el azafrán de la Mancha.

¿Y cuántas clases de migas podemos conocer, María?

-Pues yo creo que en cada región hay una.

O sea, que tenemos las extremeñas, estarán las gallegas,

están las andaluzas. Y luego, también,

lo que llevan dentro. En este caso, un poco de lomo.

Para que no esté la miga, solamente el pan con el ajo.

María, ¿qué ingrediente llevan las gachas?

-Pues las gachas llevan harina de almorta,

que es la base principal de la gacha,

y poco más. Lleva un poco de manteca,

un poco de pimentón y el ajo.

¿Ajoarriero? -Ajoarriero.

¿Eso también es de la Mancha? -Sí, sí.

El ajoarriero, es que aquí en la Mancha

había muchos arrieros.

Arriero era la persona que iba de un sitio a otro

y trasladaba mercancías.

Era un poco el comerciante de la época.

Entonces, iba con su mula, su burro.

¿Y en la alforja qué llevaba? Evidentemente, un tomate,

un pimiento, una cebolla, un poco de ajo.

Por supuesto, el pescado aquí no entraba.

Entonces, estaban en salazón. Bacalao.

Y la base está en el bacalao.

Un huevo duro. ¿Y cómo mantenían el bacalao,

si no había nevera?

-La salazón. La salazón y la sal.

La sal, que era tan importante.

-Señor, son molinos. -Si tienes miedo,

quédate y ponte en oración.

-No es miedo, señor. Verá.

Lo que yo digo... -Yo voy a entrar con ellos,

en fiera y desigual batalla.

-Preste atención, vuestra merced.

Con todos mis respetos, son solo molinos

que mueve el viento, señor.

Son molinos.

-Son gigantes.

-Cervantes es el primer novelista moderno

que aparece en Europa.

Se puede suponer que Cervantes leyó a Montaigne,

porque fue muy leído en España.

Se le decía el Señor de la Montaña.

Y ahí hay un humor libre.

Y es un humor que se basa mucho en la manera de hablar,

en los campos que rodeaban la región donde él escribió.

Yo creo que Cervantes tiene algo de eso.

Cervantes tiene un oído refinado

para escuchar el habla de las personas de su tiempo.

Y eso se transmite. Así que son grandes lenguajes

que anuncian la modernidad literaria.

Yo no sé si a usted le llama la atención...

¿Qué cosas le llaman la atención de las palabras

que aparecen en "El Quijote"?

No sé si su sonoridad, su intencionalidad.

¿Cuáles son las que usted más le atrapan, más le seducen?

-Mire, lo que tiene "El Quijote",

que es un libro que usa el lenguaje de la calle,

usa el lenguaje popular. E incluso usa el lenguaje

que, probablemente, viene de la Edad Media.

Refranes, por ejemplo, medievales, populares, de la calle,

del campo, que los recoge Sancho, ¿no?

Sancho es un compendio, es un refranero medieval,

ambulante.

Y don Quijote tiene a veces unas tiradas

de lenguaje estrambótico.

Y tiene síntesis muy conmovedoras y muy bonitas.

"El caballero de la triste figura", por ejemplo.

Una expresión maravillosa.

Y cuando él dice, al final, ¿no?, cuando se está muriendo,

dice cosas fantásticas.

Dice: "En los nidos de antaño

no hay pájaros hogaño".

Eso es muy bonito. Es una síntesis... Es poético.

A veces se dice tal palabra que desapareció,

que se usara en la época de Cervantes o tal refrán,

y resulta que en América se usan.

¿Como cuáles, por ejemplo? -Bueno, por ejemplo,

yo le doy un caso. En España no se sabe

muy bien, o no se sabe

lo que significa ser picado de la araña.

Picado de la araña.

Esta expresión está en "El Quijote".

Y esto se usa en Chile

para los hombres muy aficionados a las mujeres.

Así que hay refranes que desaparecen

y que tienen una vida diferente y en América

se conservan cierto arcaísmo,

un cierto anacronismo del idioma.

Y "El Quijote" circuló muy poco en América. Eso se sabe.

Porque la novela era, en general,

como género literario, era mirada...

era mirada con desconfianza por los inquisidores

y los gobernantes de allá.

Era un género demasiado libre.

Es una cosa que se puede decir de "El Quijote" como final.

"El Quijote" tiene tanta gracia porque es una escritura

de una enorme libertad.

¿Usted sabe cuál es la última palabra de "El Quijote"?

-La palabra vale. La palabra vale.

-Es muy curioso, porque es una palabra popular,

es una palabra que se usa cada rato.

A mí lo que más me llamó la atención como chileno

cuando llegué a este país,

fue que todo el mundo decía vale a cada rato.

Y yo terminé diciendo vale. Pero en Chile no se usa.

Pero es como decir...

Es curioso. Es muy simbólica.

Porque es como decir: bueno, toda esta vida

tan aporreada y tan complicada y tan llena de sucesos

y de golpes, de dolor, etcétera,

finalmente vale.

Valió. Valió.

-Ese vale de "El Quijote" es un vale antiguo

que se usaba en el sentido de: cuídate o sé cauto.

Válete, se decía también además de vale.

Pero también se usaba como despedida,

como un adiós postrero ya en última circunstancia de la vida.

Y muy probablemente ese vale de "El Quijote"

tenga ese significado, puesto que es

cuando ya se despide al final de su historia.

-Quería preguntar a Fundéu

qué significa la palabra rucio,

además de ser el nombre del burro de Sancho Panza.

-Rucio es un adjetivo. Es un adjetivo que se usa

muy poco en el español actual. Puede que se use

en algunas regiones del español. En la zona donde yo vivo

no lo he oído nunca. Que significa algo así

como parduzco, incluso blanquecino.

Y llevado... Hablando del pelaje de las caballerías, ¿no?

Y llevado al pelaje de los que montan

en las caballerías, es decir, de los cristianos,

puede ser: entrecano. Un tipo rucio.

Pero yo nunca he oído a nadie que diga:

Mira, fulanito está un poco rucio ya.

Pero, bueno, significa eso. Blancuzco, entrecano,

aplicado al cabello de una persona.

-Quiero preguntar a Fundéu qué otro significado tiene

la palabra quijote.

-Sí, en español hay otros significados

para la palabra Quijote. Uno de ellos...

derivado de un término catalán: cuixot.

El cuixot es el aumentativo en catalán de la cuxa,

que es la pierna, la parte entre la pierna,

entre la rodilla y la cadera.

Y ese cuixot viene a decir en terminología

de caballerías, hablando del arnés,

la parte del arnés que cubre el muslo de la caballería.

Eso es un quijote en español.

Y también, hablando de la anatomía del animal,

un quijote puede ser la parte que está entre...

la parte trasera de las caballerías.

La parte que está entre el cuadril y el corvejón,

que yo no sé dónde están ni el cuadril ni el corvejón.

Pero debe de ser cerca del quijote.

-¿De dónde viene y qué significa la expresión:

tener alma de cántaro?

-Uno de los significados de la palabra alma,

los que hemos tenido la mala suerte de hacer

el servicio militar la conocemos.

El alma, el cañón, es la parte vacía, la parte de dentro.

Y entonces, es algo sin contenido. El alma.

La parte vacía de un cántaro o de un cañón

es un sitio donde no hay nada. Entonces, alma de cántaro

es como si dijéramos algo vacío.

Y se usa en español, tanto en "El Quijote"

como todavía hoy, para aplicarse

a las personas faltas de entendimiento, simples.

Nosotros terminamos aquí,

junto a Alonso Quijano, nuestro recorrido.

Tres deseos para despedirnos.

Una: que sigamos leyendo a Cervantes.

Dos: que nunca falte "El Quijote" en nuestra biblioteca.

Y tres: que los niños lo conozcan y disfruten con sus aventuras.

Hasta la semana que viene.

Sancho. Quijote.

Quijote. Sancho.

Sancho. Quijote.

Quijote. Sancho

Sancho, el escudero bonachón y gordinflón.

Pisa firme el suelo que dirige su señor.

Quijote es totalmente fantasía,

caballero del honor.

  • Saca la lengua - 24/09/11

Saca la lengua - 24/09/11

24 sep 2011

Saca la lengua analiza las  expresiones que Cervantes utilizó en su obra El Quijote, una aventura extraordinaria que sigue viva cuatrocientos años después..

"En un lugar de la Mancha..." ha estado el equipo de Saca la lengua, concretamente en dos lugares: Toledo y Ciudad Real. Conoceremos los municipios de El Toboso, Quero, Argamasilla de Alba y Campo de Criptana, tierras en las que Don Quijote luchó contra unos molinos que creyó gigantes y se enamoró de su querida Dulcinea. Continuaremos inmersos en esta obra universal en la sección Grandes momentos del español, en la que podremos ver un fragmento de la serie de TVE "Don Quijote" protagonizada por Fernando Rey y Alfredo Landa.

Inés Ballester entrevista al escritor chileno Jorge Edwards (Premio Cervantes), Francisco Rico (catedrático de literatura y miembro de la Real Academia Española de la Lengua) y a Carmen Caffarel (Directora del Instituto Cervantes).

Por último, los espectadores podrán resolver sus dudas con la ayuda de Alberto Gómez Font, de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

 

ver más sobre "Saca la lengua - 24/09/11" ver menos sobre "Saca la lengua - 24/09/11"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Raul Tejera

    El vídeo se entrecorta una vez cargado. Saludos y enhorabuena.

    12 dic 2011
  2. raul lafosse

    Desde Azul Republica Argentina ,Ciudad Cervantina de Argentina ,reciban un saludo y les informamos que hoy 12 de Octubre de 2011 se presenta en Buenos Aires el V Festival Cervantino que se realizara desde el 3 al 13 de Noviembre en nuestra ciudad .Aca tenemos la coleccion privada mas importante de Argentina .Por favor para mas informacion pueden visitar www.azul.ciudadcervantina.org.ar Desde ya muchas gracias Atte Raul Lafosse

    12 oct 2011
  3. Ioana Cecovniuc

    Saca la lengua: "Torrencialmente" atractivo e interesante. Enhorabuena y muchísimas gracias.

    08 oct 2011
  4. Laura Lucia

    Aupa la Mancha!!!!

    02 oct 2011
  5. lurvi

    Coincido con los anteriores. Mejora respecto al de hace dos años, aunque habrá que esperar. Si son veintiseis seguro que irá mejorando cada semana. Buena recuperacion de TVE.

    28 sep 2011
  6. render88

    Me gustó la forma en que mezclaron a los especialistas en el Quijojte y los ciudadanos que hablaban. Logrado. Un programa de calidad.

    28 sep 2011
  7. Carlos

    Fantástico programa para La2. Esta nueva temporada promete. Felicidades.

    27 sep 2011