Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1294418
Para todos los públicos Saca la lengua - 14/01/12 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Bienvenidos a "Saca la lengua".

El año 2012, pasará a la historia del deporte,

como el año de los Juegos Olímpicos de Londres.

Nosotros hoy les proponemos que practiquemos

el deporte de la palabra: hablar, dialogar, conversar.

Son ejercicios, eso sí, sin duda bastante menos sacrificados

que el trabajo que cada día realizan estas gimnastas

en centros de alto rendimiento como este.

En la primera temporada ya hicimos un repaso exhaustivo

de las palabras y expresiones

relacionadas con el deporte rey: el fútbol.

Hoy, queremos dar cancha a otros deportes que tanto admiramos

y que tanto nutren el habla cotidiana de todos nosotros.

Así que, vayan calentando, porque recuerden,

lo importante es participar.

Equipo.

Medalla.

Nadal.

Pantalón corto.

Ganador.

Juego limpio.

Zapatillas.

Cansancio.

Antorcha.

Nieve.

Esfuerzo.

Perder kilos.

Chandal.

Enseñanza también, yo creo.

Sudor.

Récord.

Derrota, victoria.

Bicicleta.

Parque.

Dorsal.

Rueda.

Juegos Olímpicos.

Quién mejor para hablarnos de deporte, de olimpiadas

y de palabras,

que el presidente de la Academia Olímpica Española, Conrado Durántez.

Conrado, ¿qué es el olimpismo?

Es una filosofía de la vida que utiliza el deporte,

como correa transmisora de sus postulados formativos,

pacifistas, democráticos, culturales y ecologistas.

Eso es el olimpismo:

una filosofía, un entendimiento a la vida.

Todo esto está complejo de conceptos de una gran carga humanística,

del olimpismo.

Se resumen en tres: la no discriminación,

la búsqueda de la paz

y la mejora psicofísica del ser humano a través del deporte.

Eso es el olimpismo.

En el lenguaje común, se utiliza la palabra,

pero generalmente en un sentido peyorativo,

se dice: pasó olímpicamente del tema. ¡Sí, es verdad!

Yo hace poco leí un libro, en el que decía:

"Y era una distancia inmensa, era una distancia olímpica",

¿qué quiere decir eso?

Ellos saben que bulle

que el olimpismo es algo extraordinario,

pero no lo conocen y lo utilizan en sentido negativo.

Juegos Olímpicos es: la competición deportiva

que marca el inicio de un período cronológico de cuatro años

que es la Olimpiada;

quiere decir, la Olimpiada es un período cronológico

y los Juegos Olímpicos es la gran competición.

El hecho no tiene tanta importancia, cuando en el año 776 a.C.,

se inauguran los juegos en Olimpia, en Grecia.

Nace automáticamente un calendario que empieza a medir

los acontecimientos extraordinarios de aquella cultura mágica,

por Olimpiadas.

El estadio, lógicamente,

es el lugar de la competición por excelencia que es el atletismo

que es el deporte rey de los Juegos Olímpicos.

En Grecia, estadio, era una medida, era una medición;

o sea, el estadio de Grecia, medía 192'27 metros.

La palestra era el lugar donde se ejercitaban los pancracistas

los boxeadores y los luchadores.

Las otras especialidades se ejercitaban en el gimnasio.

La palabra palestra, viene de pelea o lucha.

Y eso, en el denominador común dices: "Saltaron a la palestra";

quiere decir que: "Saltaron a luchar".

Porque la palestra, era el lugar donde se luchaba.

Salir a la palestra ahora, no se utiliza de la misma manera.

Salir a la palestra es salir a dar lacara, ¿no?

Salir a dar la cara. Eso es.

que es salir a luchar; o sea, no estar escondido:

sales a dar la cara, sales a luchar.

En el año 490 a.C. tiene lugar un hecho histórico

de una trascendencia no valorada que es la Batalla de Maratón.

Donde un ejército de 6000 atenienses y 600 plateos,

vencen al ejército persa que eran más de 24000 combatientes.

El general ateniense Milciades,

que con gran pericia dirigió la batalla,

manda a un guerrero que ha estado en la batalla,

a dar la buena nueva a Atenas.

Total que llega a Atenas, lo ven llegar los griegos,

-estaban nada más, los ancianos, los niños y las mujeres-

lo ven llegar medio cayéndose y sospechan:

hemos perdido la batalla.

Abren las puertas y dice:

Atenienses alegraos, hemos vencido y cae muerto.

El podio es una palabra introducida directamente por el olimpismo.

Porque, si mal no recuerdo, creo que fue en París,

los juegos de París de 1900,

cuando se estableció ese cajón de tres alturas:

donde se coloca primero, segundo y tercero;

entonces eso de podio, prácticamente la palabra existía,

pero no tenía relevancia.

Hoy en día la palabra podio tiene una relevancia,

porque automáticamente se asocia al podio olímpico.

Antiguamente, me imagino que no se daban medallas,

supongo que será sustituto de la corona de laurel, ¿no?

Bueno antiguamente, tampoco se daba laurel.

En los Juegos Olímpicos de Olimpia, el premio del vencedor

era una corona de olivo salvaje.

Había un olivo centenario o milenario que se llamaba el olivo Calixtéfanos.

Entonces el día de la premiación,

un joven, cuyos padres estuviesen en vida,

se encaramaba al olivo milenario y cortaba con un cuchillo de oro,

tanto brotes como fueran necesarios para hacer las coronas.

¿Por qué oro, plata y bronce?, ¿por qué esos metales?

Por La categoría del metal, quiere decir la categoría del triunfo

y como es muy difícil llegar al oro, a la plata y al bronce,

ya están estableciendo los diplomas, para premiar,

porque claro, es que hoy en día, en la alta competición

están tan afinados los atletas que en ese lance definitivo,

en un día y en una hora concreta,

acaso no gane el que es el mejor del mundo.

Y entonces sería triste que acaso al campeón del mundo,

ese día quede cuarto, no le den algo,

por eso se dan los diplomas.

¿Presea? No.

Presea. Ni idea.

¿Es un verbo? Presear, pero no sé lo que significa.

Presea, no sé, me suena un poco a pereza.

Presea yo creo que son unos enganchitos

que se enganchan aquí en la capa, por ejemplo.

Presea, algo que le dan a alguien cuando gana algo,

una presea, un... Me imagino.

Pues no me suena mucho, pero puede ser que tenga que ver

con temas de deporte o, pesca, o alguna cosa.

Es la medalla de un competidor que gana la competición.

Presea es la medalla que percibe un ganador,

en una competición.

¿Quién no conoce los aros olímpicos?

¿Quién no conoce los Juegos Olímpicos?

¿Pero quién conoce a Pierre de Coubertin? Casi nadie.

Entonces, él, en su diario maravilloso,

fue un gran benefactor de la historia de la humanidad,

quiso crear la familia humana.

Le dio una bandera, que es la que tiene los cincos aros.

Le dio unos principios, le dio un lema y le dio un himno.

Quiso tener un himno, no lo inventó él.

El himno olímpico que hoy día es oficial,

nació en Atenas en 1896 en los primeros juegos

y fueron dos griegos: Kostis Palamas y Spiro Samara

que dieron la letra y la música.

El lema olímpico que es un latinajo yuxtapuesto:

"Citius altius fortius" que traducido al español,

yo digo español, no castellano; al español,

quiere decir: más rápido o más alto o más fuerte.

Más rápido, más alto, más fuerte,

¿quiere decir que el ser humano para cumplir con el lema olímpico,

tiene que batir los récords?

¿Quiere decir que el ser humano tiene que batir las marcas?

Pues sí y no.

Lo que dice el lema olímpico

es que hay que tratar de superarse constantemente,

por términos lícitos.

Quiere decir, batir la marca,

si tú, como consecuencia de un entrenamiento ontológico total,

eres mejor que la semana anterior, o que el año anterior.

En la antigüedad había unas carreras

que se llamaban: lampadrodomías, carreras de antorchas

que se hacían con una final litúrgica

y en la noche del plenilunio,

hacían unas carreras que se iban dando el testigo

de un corredor a otro,

y el que llegaba con la antorcha encendida al final,

le cabía el honor de prender la llama del sacrificio.

Eso se llama: lampadrodomías.

En los juegos de Berlín, se prendió el fuego olímpico en Olimpia,

con un espejo parabólico del sol, con unas chicas muy guapas

y en relevos, se llegó hasta Berlín

y ese es el origen del fuego olímpico.

En realidad antorcha, es la que lleva el fuego,

pero es el fuego olímpico.

Conrado, qué palabras son enemigas del olimpismo.

Hoy desgraciadamente hay muchas palabras

enemigas del olimpismo.

Porque a mí se me antoja que el olimpismo,

hablando en términos campestres,

que es como un hermosos animal que está en un prado,

y todo tipo de garrapatas le vienen a picar,

para chupar de su hermosa sangre, de su sustanciosa sangre.

¿Y cuáles son?

Pues está el boicot, el terrorismo, la corrupción,

las presiones políticas, etcétera.

Hay otra palabra que se ha puesto por desgracia muy de moda,

ya nos resulta muy familiar a todos,

pero a lo mejor no sabemos exactamente qué significa: dopaje.

Dopaje es una palabra que viene del verbo inglés "to dope"

de donde viene "doping"

que es, utilizar sustancias para mejorar el resultado competitivo

Que nosotros en el año 1992, el diccionario de la Real Academia,

incorporamos el concepto,

hasta entonces no teníamos el concepto,

y le pusimos ese nombre tan espantoso que es dopaje.

Nuestros Académicos podían haber buscado otro nombre,

porque parece que te están rechinando en el tímpano con un estropajo;

es un nombre terrible. ¡Muy fea!

que es utilizar sustancias indebidas para mejorar la competición.

Si observamos nuestra lengua, nos daremos cuenta

que hay multitud de juegos de palabras,

pero si hay un lenguaje que da juego, ese es el del deporte.

Jesús, ¿cómo influye y cómo está presente

el deporte en nuestra lengua?

La verdad es que el lenguaje deportivo

ha crecido mucho en este siglo XX

y ha saltado desde los recintos deportivos, hasta la calle.

De tal manera que ha tendido a la lírica de los sentimientos,

a la épica de los esfuerzos,

y también a las situaciones en conflicto.

Y ha logrado, no solo crear expresiones,

para hablar de las competiciones deportivas,

sino también, instalarse en la lengua coloquial.

Eso te iba a decir, hay muchísimos términos

que nos resultan muy familiares y no somos conscientes

que provienen precisamente del mundo del deporte, ¿no?

Sí, "ser un caballo ganador", por ejemplo,

para definir a alguna persona que tiene posibilidades,

o aspiraciones a conseguir un buen resultado.

Te la puedes encontrar también en "estar en fuera de juego",

"sudar la camiseta", puede ser otra, "sentir los colores",

a la hora de estar, más o menos, comprometido con una función

que desempeñar en una tarea determinada.

Otra bastante bonita podría ser

"colgar los guantes"," arrojar la toalla".

Y otra muy bonita que utilizan en Cuba

es "pasar el Niágara en bicicleta",

para decir que estás pasando apuros económicos.

La capacidad del lenguaje para crear este tipo de expresiones

y llevarlo al sentir popular, la verdad es que hay pocos ámbitos

con tanta fuerza expresiva.

¿Expresiones del deporte?

Echar balones fuera.

Ganar sin bajarse del autobús.

Este no rasca bola.

A estas alturas del partido.

La mejor defensa es un buen ataque.

Casarse de penalti.

Lo importante es participar.

No dar pie con bola.

Eres un crack.

Jugamos todos a rompemos la pelota.

Del mundo del tenis, ¿cuántas palabras hemos asimilado?

Se podría hacer un partido jugando con la cabeza.

Verías por un lado las palabras en inglés

y en el otro lado tendrías las palabras en castellano.

Si tienes el set, tendrías la manga en castellano,

donde tienes el game, tendrías el juego,

donde estaba el smash, ahora tendrías el mate

y habría así muchísimos términos.

Contaba Miguel Delibes una anécdota maravillosa.

A él le gustaba mucho jugar al tenis

y decía: "Qué raro juegan en este deporte

que cuentan quince cero, treinta cero, cuarenta cero,

además en inglés,

con lo fácil sería decir: uno, dos, tres y juego.

En mi país, solemos decir "jugar al tenis"

y aquí en España he escuchado también decir "jugar a tenis",

¿cuál es la forma correcta de decirlo?

Bueno, es una evolución del español como otra cualquiera,

en la norma culta, en principio, es jugar al fútbol,

jugar al boley, jugar al tenis, jugar al basket,

siempre "al" la contracción de "a" "l",

pero, no se puede negar que en algunas zonas de España

por influencia del catalán, y en algunas zonas de américa,

por simple evolución de la lengua,

en el español actual se dice "jugar tenis".

Vamos a jugar tenis este fin de semana,

o estuve jugando tenis ayer por la mañana.

No es la forma más culta,

pero tampoco se puede considerar que sea una barbaridad.

De todos los deportes,

¿hay alguna que podamos decir que es español?

Del deporte olímpico,

el que tiene origen español sería la esgrima.

La verdad es que la esgrima ha dejado

cosas bastante bonitas y curiosas.

Tienes el sable, la espada.

Te vas a encontrar términos como la cazoleta,

que tiene que ver con la manga.

Aunque la gente pensará más en el touché

y en otras expresiones de origen francés

que ayudaron a refinar ese deporte.

Va a ser uno de los deportes que más términos tiene recogidos

en el diccionario de la Academia Española,

junto con la hípica,

porque muchas veces el deporte, sobre todo, en sus inicios,

estuvo unido a la difusión desde el mundo militar.

Además de la hípica,

¿en qué otros deportes está la presencia de animales?

Presencia de animales en varios,

uno por ejemplo lo tienes en la gimnasia,

donde te vas a encontrar un montón de figuras

que intentan imitar a animales.

Puede imitar el ibis, el flamenco y cosas así.

También lo vas a tener en algunas cosas

de la natación sincronizada,

con nombres de peces, como el pez volador.

Lo vas a encontrar, sobre todo, en las artes marciales.

Y en las artes marciales imitan siempre,

movimientos de defensa y movimientos de ataque,

de tigres, de leones, de mantis religiosa,

del mono, por ejemplo también.

Y luego hay algunos muy bonitos en natación,

como la mariposa, como un estilo

que en América lo llaman el delfín

y están los dos basados en comparaciones

con movimientos de animales.

"Salvados por la campana", lo utilizamos más que nada

cuando queremos decir que nos hemos librado de algo,

por los pelos.

Para mí "Tirar la toalla"

es cuando veo que no puedo conseguir aquello que yo deseo,

que tenía mucha ilusión,

pero que veo que es imposible que ya no puedo más

y entonces digo: voy a tirar la toalla.

"Golpe bajo" para mí es como si le diéramos a alguien

una puñalada trapera; es decir, la estamos traicionando.

"Menudo tongo" quiere decir que es algo que está amañado,

que está preparado, que está premeditado.

Que el resultado final ya se sabe de antemano.

La expresión "Dejar grogui" yo creo que es cuando te dejan descolocado,

o no te lo esperas.

Grogui viene del inglés y tiene un origen bastante curioso

que no es precisamente deportivo,

tiene que ver con el alcohol.

Hace referencia a un almirante británico

que se llamaba, o que era conocido, mejor dicho, como Old Crog

y lo que hizo fue,

para mantener un poco la marinería a raya,

en vez de darle ron en estado puro, lo había rebajado con agua

y le había añadido lima y azúcar.

Entonces, claro, el efecto que producía

esa subida de azúcar con el alcohol,

de mareo y de perder un poco la consciencia,

pues esa palabra fue trasladada al mundo del deporte.

Jesús, yo me imagino, que al revés también sucederá;

es decir, que el deporte también se nutrirá de otros ámbitos, ¿no?

Sí y alguno de ellos, por ejemplo, puedes ser de la construcción,

y también nos podemos encontrar con máquinas, ¿no?

Es el caso del ascensor que aparece en el rugby,

donde un "Line-outs" que es un saque de banda,

de repente le van a un jugador para que palme el balón

a un lado de los dos.

Y luego, se pueden encontrar molinos por ejemplo en la gimnasia.

Se puede encontrar también en la gimnasia, el puente,

que era arquear la espalda, para imitar esa figura

del ojo central del puente por donde pasa el agua.

Nos podemos encontrar con cosas tan bonitas

como un castillo, o la Torre Eiffel

que intentan ser replicadas por las nadadoras de la sincronizada.

"Tener una pájara" es como que te da mucha pereza

que estás en el sofá y no te levantas.

"Ser un gregario" entiendo que es una persona

que sigue los dictámenes de un líder

que hace lo que un líder quiere que haga esa persona.

"Ir a piñón fijo" es cuando te obcecas en conseguir una cosa

y trabajas y trabajas y no lo dejas hasta que lo consigues.

Pues decimos "Farolillo rojo" refiriéndonos a una persona

que está a la cola de otras, en última posición en un grupo.

Pues cuando hablamos de "Rompepiernas"

siempre es algo duro, algo chungo que realmente es un esfuerzo extra.

Cuántas veces decimos aquello de:

"Te estás tomando las cosas con mucha deportividad",

como algo positivo.

Bueno pues si alguien debe tomarse las cosas así,

además de los atletas, los deportistas y los jugadores,

estos son los periodistas deportivos.

José Sámano, ¿os tomáis las cosas con mucha deportividad?

¿Tenéis un lenguaje propio los periodistas deportivos?

Sí. Se ha intentado crear a lo largo de los años,

según el medio,

no es lo mismo el medio generalista que el medio estrictamente deportivo,

pero sí que intentamos crear un lenguaje,

lo más deportivo posible, lo más preciso posible

y, sobre todo, concibiendo el deporte,

al menos como yo lo concibo,

con una gran obra en la que hay héroes.

Héroes que había en mi infancia que con mis casi 50 años,

cada vez que me enfrento a un evento deportivo,

sigo viendo titanes, sigo viendo héroes,

sigo con los posters que tenía en mi habitación

cuando era un crío;

siguen en mi cabeza, ¿no?

¿Pero no se utilizaron muchos objetivos

para definir, por ejemplo, una gesta, o un acto deportivo?

Es que una gesta debe ser adjetivada.

No concibo una gesta si no es adjetivada.

Cuando uno ve a Isaín Bolt en los Juegos de Pekín,

hacer lo que hace en 100 metros,

en ti tiene que despertarse una emoción, algo arrebatador.

A mí me resulta conmovedor.

No solo por la imposibilidad que yo tendría para hacerlo,

sino porque me estoy enfrentando a una gesta.

A un semillero de emociones, donde yo las tengo que sentir.

Un periodista cuando está en un evento deportivo

está rodeado de una multitud;

ya sabes que decía Benedetti

que un estadio vació es el esqueleto de una multitud.

Pues cuando está lleno, imaginaros lo que es.

Si yo no vivo esas emociones, luego sería incapaz

de trasladar mis propias emociones a ningún tipo de crónica.

Luego está, cómo ser capaz de medirte y no excederte

en todas esas grandilocuencias que muchas veces

es realmente complicado.

¿Excesivo es un lenguaje "excesivo" dirías tú?

Por ejemplo, los que utilizamos en las radios, las televisiones.

Sí. tiene también mucho que ver con la venta, ¿no?

La venta digamos, un poco comercial.

Siempre es el partido del siglo, la gran batalla.

Yo por ejemplo, el lenguaje bélico es algo que intento siempre,

o sea, prefiero decir que es un reto, a decir

que la gran batalla del siglo XX entre el Madrid y el Bara, ¿no?

Prefiero hablar de un reto, de una cita histórica;

así como en los deportes individuales en el tenis,

me gusta más utilizar el duelo,

porque me recuerda un poco a los esgrimistas.

Cuando veo que un equipo juega, de forma muy colectiva, muy solidario

volviendo a lo que decía de mi infancia,

me recuerdan a los Mosqueteros.

Me parece que es algo gremial, donde todos van como Mosqueteros.

Pero siempre teniendo en cuenta que esto no deja de ser un juego,

que interesa a muchísima gente,

pero sobre todo, mi palabra fundamental es la emoción.

Hacemos tantas crónicas,

como partidos juegan los futbolistas, por ejemplo.

Entonces nos podemos repetir extraordinariamente.

Luego te encuentras con que, como todo es instintivo,

cuando te enfrentas a hacer la crónica,

te encuentras con que tú mismo hay una temporada que por ejemplo,

cuando un partido se ha vuelto un poco arisco,

pues me gusta escribir en combustión, por ejemplo.

De repente, lo cambio por hipotenso.

Los dos contendientes son, el californiano Dennis Ralston,

número uno de los Estados Unidos,

y Manolo Santana,

primer español que llega a la fase decisiva,

de tan famoso torneo.

En el palco presidencial, la princesa Margarita.

El salto de alegría incontenible, es el júbilo de Santana,

al haber logrado ya el objetivo soñado de toda su vida:

vencer en el torneo individual,

sobre la hierba londinense de Wimbledon.

Los grandes iconos del siglo XX,

que quizá empezaron siendo... el cine tuvo mucho que ver,

pero acabaron siendo los deportistas.

La televisión además lo acercó muchísimo

a todas las familias.

La mujer se incorporó al deporte,

tanto como espectadora como practicante.

Y es irremediable que son mitos.

Manolo Santana y Fernando Martín.

Michael Jordan y Johan Cruyff.

Perico Delgado.

Di Stefano y Paquito Fernández Ochoa.

McEnroe y Gasol.

Fermín Cacho, Rafa Nadal y Miguel Induráin.

Miguel Induráin, en principio y segundo podría ser Ocaña.

Mi deportista favorito es Maradona.

Y el mío, Epi.

Mohamed Ali y Tyson.

Magic Johnson. El mío, Pelé.

Mi deportista favorito es Fernando Alonso.

Los primeros que se me ocurren, Nadal y Federer,

no tengo ninguna duda.

Michael Phelps, no tengo ninguna duda.

Usain Bolt, no tengo ninguna duda.

Me puedo dejar a muchos... Messi.

¿Alguna vez tú crees que diríamos "Estas hecho un Nadal", por ejemplo?

¿Estás hecho un Nadal? Estaríamos diciendo qué cosas.

Honestidad y sobre todo, lucha.

La lucha de alguien que también olvidamos muchas veces

que el propio deportista se enfrenta a sus propios retos.

Además de cumplir las expectativas de una hinchada

que es un mosaico, es un crisol que no despierta

casi ninguna otra actividad en la vida, ¿no?

Además de los nombres propios, de repente surgió una frase,

una palabra dicha por uno de estos mitos del deporte

que trascienden y que todo el mundo repite en la calle.

¿Que hace que una palabra trascienda y otra no?

¿O cuáles son en estos momentos para ti, expresiones...?

Hombre, depende de la circunstancia, ¿no?

Una de las que más me marcó y marcó una generación,

por los dos personajes que eran,

fue cuando Larry Bird, en un partido en el que Michael Jordan

le metió a Boston, más de sesenta puntos, dijo:

"He visto a Dios como jugador de baloncesto",

eso se quedó en la historia

como mayor mesianización, digámoslo así,

de alguien como Jordan,

pues un tipo como Larry Bird dijo:

"He visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto".

¿Y tu palabra favorita la que siempre te gustaría decir

en cualquier crónica tuya de deportes?

Deportividad. Deportividad.

Deportividad entendiendo que uno gana y uno pierde.

Y después de un duelo intenso que te conmueve,

pero que al final es un juego, ¿no?

Y sobre todo, hay otra que me gusta mucho,

porque creo que hay deportes

y quizás el fútbol es el que más se aproxima

que es una metáfora de la vida.

Estoy escuchando la palabra favoritismo

cuando un deportista o un equipo son favoritos, ¿es correcto este uso?

Favoritismo en español, es tomar partido por alguien

que no se lo merece.

Tiene ese cargo por favoritismo;

es decir, se lo dieron sin que se lo mereciera.

Eso es el favoritismo en español.

Es algo, completamente ajeno a los buenos usos

y ajeno a la honradez.

Mientras que en el caso de decir:

El favoritismo de la Selección Española

en los campeonatos mundiales,

sería que la van a ayudar a ganar sin que se lo merezca, y no es así.

Es la condición de favorita; entonces, hay que diferenciar mucho,

entre favoritismo y condición de favorito;

es decir, que tiene posibilidades de ganar algo.

¿Me gustaría saber por qué en los telediarios se suele decir:

lucir brazalete negro,

cuando realmente es una señal de duelo?

Se luce un buen sombrero, se luce un par de zapatos,

o una señora luce una mantilla o un pañuelo.

Eso es lucir.

Lo que hacen los señores que salen al campo de juego

con brazaletes negros es, simple y llanamente,

llevar brazaletes negros.

Los jugadores llevaban brazaletes negros.

No los lucían.

Y también me gustaría saber, cómo es la palabra:

¿paralímpico o paraolímpico?

Con paralímpico o paraolímpico hubo discusiones en su momento,

cuando surgió ese término.

Es un término relativamente nuevo en la historia.

Yo soy consciente de cuando surgió ese término,

hará unos quince o veinte años,

porque algunos decían que sería mejor paraolímpico,

pensando en el prefijo griego "para" que significa semejante,

o casi como: "paramédico", "paramilitar", "paraolímpico";

es decir, no igual a lo olímpico, pero casi.

Pero después, resulta que no

que paralímpico estaba tomado del inglés "paralympic"

que era una contracción de "paraplegic" y "olympic"

de juegos parapléjicos.

Entonces ese "para", viene

del acotamiento de parapléjico y de olímpico.

Ya que el nombre oficial en inglés es "Paralympic Games",

lo normal es que adoptemos una adaptación, una transcripción,

una traducción del inglés, lo más parecida posible

que también es válida en español con esa misma contracción

de parapléjico y olímpico

y digamos: "Juegos Paralímpicos".

Hola. He escuchado que expertos en disciplinas deportivas

utilizan la palabra "clinic".

¿Qué otra palabra se podría utilizar en vez de "clinic"?

"Clinic" es una especie de curso especializado,

curso teórico-práctico.

Reunión de especialistas con gente que trabaja en algo,

para hacer casos prácticos.

Del baloncesto pasó al tenis, al fútbol.

Y ahora hay "clinic" por todas partes cuando eso,

en español normal y corriente se llama:

curso de preparación, curso práctico, curso teórico-práctico.

Incluso, encuentro, en el sentido de reunión de expertos, etcétera.

"Clinic" no tiene ninguna razón de ser en nuestra lengua.

Espero que hayan disfrutado tanto como nosotros,

de esta maratón lingüística,

que nos ha llevado por todas las calles;

tanto las deportivas, como las de nuestras ciudades.

No sé si habremos obtenido el oro, pero al menos,

espero haber merecido estar en el podio.

Nos vamos a ir dando el testigo

y con dos deseos:

una, que sigan practicando nuestro idioma

y dos, que nos tomemos la vida con deportividad.

Subtitulación realizada por Teresa García Román.

Saca la lengua - 14/01/12

14 ene 2012

A seis meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, Saca la lengua aborda el léxico del deporte.

Inés Ballester conversa con el presidente de la Academía Olímpica y miembro del Comité Olímpico Español, Conrado Durántez, que enumera palabras vinculadas a la magna competición deportiva y desvela el origen de palabras como maratón y expresiones como saltar a la palestra.

Repasamos con Jesús Castañón, estudioso de la terminología deportiva, expresiones instaladas en el habla coloquial, como sudar la camiseta, estar fuera de juego o tirar la toalla. También los espectadores, a través de encuestas de calle, aportan expresiones como tener una pájara, ser un gregario o ir a piñón fijo.

Por último, José Sámano, periodista de El País, menciona palabras vinculadas al oficio de escribir crónicas deportivas y reflexiona sobre la trascendencia sociológica y emotiva de deportes mayoritarios como el fútbol o el tenis.

¿Se dice paralímpico o paraolímpico? ¿Qué sinónimos podemos usar en lugar de clinic? Como cada semana, Alberto Gómez-Font, Coordinador de la Fundéu BBVA, resuelve estas y otras dudas de los espectadores.

 

ver más sobre "Saca la lengua - 14/01/12" ver menos sobre "Saca la lengua - 14/01/12"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios