Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1319730
Para todos los públicos  Saca la lengua - 11/02/12 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Bienvenidos a Saca la lengua.

Hoy les quiero hablar con el corazón,

porque el amor está en el aire, pero está también en la calle.

Para algunos el amor es ciego,

para otros, es el motor de la vida.

Incluso hay alguno que piensa,

que quien bien te quiere, te hará llorar.

Y es que en las cosas del querer, todavía quedan muchos misterios.

Por ejemplo, ¿por qué no conseguimos olvidar nunca el primer amor?

¿De cuántas maneras se puede decir te quiero?

¿Cuáles son las claves actualmente para seducir?

Les invito a un paseo, a una cita, para descubrir entre todos

cuáles son las claves del lenguaje del amor

y del amor en el lenguaje.

El amor es cósmico, como decía Neruda.

Ilusión, alegría, sentimientos.

Pasión.

¿Confianza?

A veces, deseo.

Sexo.

Cariño.

Hechos.

Fidelidad.

Compromiso.

Familia.

Comprensión.

Bonito.

Ternura.

Crecer juntos.

Afecto.

Pasión entre dos personas.

Bienestar.

Solidaridad.

Estabilidad.

Felicidad.

Belleza también.

El pasado.

Efímero.

Tan fugaz...

Compañía.

Besos.

Amor, me sugiere reírme.

La cosa anda un poco en crisis.

Aquí está, viene ya tan feliz,

con sus flechas de amor para ti.

Quizás también para mí.

Sí, también para mí.

Esas flechas van contigo donde quiera que tú vas.

Están entre tu pelo y tu forma de mirar.

Quien más quien menos, todos hemos gozado

y todos hemos sufrido alguna vez por amor.

Especialmente, cuando hablamos de un amor tierno,

dicen que inolvidable.

Espido Freire, ¿con qué palabras definirías tú el primer amor?

Yo hablaría sobre todo de deslumbramiento.

De cierto temblor, de la sensación inquieta

de que tu vida ya no te pertenece a ti,

que le pertenece al otro.

Hablaría también del dolor, la nostalgia, la pérdida.

La sensación de que la felicidad depende de una sonrisa

o de que alguien dé la espalda.

¡Qué bueno!

No nos has hablado ni de inocencia, ni candor,

ni todas esas cosas que siempre se la adjudican

o a una edad o a un primer amor.

No lo identificaría con inocencia.

Obviamente siempre, en cualquier primera vez,

hay cierta inocencia.

Pero quizás es que ya no lo fuera mucho.

Y el amor platónico, ¿cómo lo definimos?

El amor platónico es una entelequia,

es una sublimación de algo que deseamos sentir,

pero que no tiene objeto.

Si toda la pasión que sentimos por ese amor platónico, quien sea,

el profesor, el futbolista, el astro del cine,

tuviera alguien más cercano en quien volcarlo,

la mitad de los amores platónicos desaparecerían

y con ellos, todo su encanto.

¿Su amor platónico es el inalcanzable?

Amor platónico es aquel que no se realiza,

que no culmina.

Que te deja con el deseo perpetuo de más

o con la pregunta constante de qué hubiera ocurrido si...

Y cuando decimos:

"Es que estoy segura que es el amor de mi vida".

¡Qué horror!

¡Cuántas veces se dice eso además!

Hay temporadas en que el amor de la vida de una

aparece cada semana.

¡Es una cosa tremenda!

Enamorarse para siempre.

Si no se inicia así una historia de amor,

¿para qué iniciarla?

Si no se piensa en que va a ser el definitivo,

el que nos va a curar las heridas,

el que nos permitirá que nos crezcan alas,

ese corazón abatido que teníamos, ¿para qué?

Yo entiendo que una cosa es el amor de mi vida

y otra cosa es cuando dices:

"Este es el amor para toda la vida".

Eso es distinto.

Yo solo me atrevo a jurarlo en mascotas

y quizás, en mis padres,

pero, a partir de ahí, no lo sé,

creo que el amor, para toda la vida,

era mucho más sencillo, cuando había menos esperanza de vida

ycuando había menos tentaciones.

Ahora, como las mujeres hemos cogido ese hábito

de salir de casa e, incluso, sin carabina, ni nada,

pues hay muchas más mujeres alrededor,

muchos más hombres y bueno...

Y, por supuesto, está abierta la otra puerta

que, antes estaba vedada, la de la homosexualidad.

Constantemente, estamos cambiando de amor.

Espido, ¿tú crees que existen diferentes amores

con los años, a diferentes edades?

Yo creo que sí.

Puedo hablar hasta los 37.

Son los que he experimentado,

y las necesidades, también.

No solamente cómo se vive el amor,

sino lo que se le pide a la persona amada, varía.

Es mucho más sensato, por lo general, con la edad,

pero también mucho más exigente.

A mayor seguridad, menos necesidad compulsiva del otro.

A mí, uno de los tesoros, de los pocos,

que me ha traído la edad,

precisamente ha sido esa cierta seguridad.

Hay cosas que no aguantas,

que no deseas aguantar.

Eso está muy bien decirlo así,

pero no es contradictorio con él, ese amor entrega,

ese amor por el que estás dispuesto a darlo todo.

La primera entrega y el primer compromiso es conmigo,

si el otro no está a la altura

o noto que esa entrega no es correspondida

o que tiene un modo absurdo de manifestarse,

el primer compromiso de entereza y de sinceridad

es conmigo misma.

¡Qué duro es esto! ¡Qué frío!

Pero es verdad.

No sé si es más intenso el amor o el desamor.

El desamor, sin ninguna duda,

porque se le une la ausencia.

En el amor, la intensidad está garantizada

siempre que el otro esté presente,

incluso, cuando está ausente por la idealización.

Pero en el desamor todo se ha roto.

¿Cómo llenar el vacío

que antes nos había parecido absolutamente completo?

Hay que volver a reconstruir los pedacitos de uno

y, luego, intentar que el otro esté lo más lejos posible

para que no vuelva otra vez a fragmentarnos.

Quien bien te quiere, te hará llorar.

Quien bien te quiere, te quiere bien.

Es decir, no puede haber otra manera de querer.

Hay relaciones que están entretejidas

con amor y odio y con dependencia y celos.

Desde luego no es la relación a la que yo aspiro.

Hay que unirle otro tipo de palabras,

como la idea de sinceridad, de compromiso honesto,

no hablo de un compromiso de matrimonio,

en cuanto a otro tipo de cosas.

Una especie de enlace para acompañarse en un camino.

La sensación que, cuando estás con esa persona,

no solamente tienes más fuerza,

no solo sientes que puedes comerte el mundo,

sino que te hace mejor.

Todas las técnicas son bien recibidas en su mayoría.

Lo que más seduce a una mujer es saberla mirar.

La mirada es básica.

Todo estaba prohibido, cremallera

y, ni siquiera, que te pusiera un muchacho la mano por encima.

La forma de caminar.

No sé, hablar, lo primero.

Sí, sobre todo, charlar.

Bailar, cantar, platicar.

Si es trivial, mejor,

así se ríe y se pasa a la confianza más rápidamente.

Una caricia, una que otra, así perdidas.

Te vas acercando poco a poco.

Un poco de indiferencia

para que la persona esté en duda, así como que quiere o no quiere.

Y, a fuerza, la haces pensar más en ti.

Cuando hay confianza, sí, quedadas,

salir a bailar y pasear.

Una buena cena, una buena conversación

y, luego, lo que surja.

Finalmente, la mejor seducción es la verdad.

Para reírnos, mariachis.

Yo me cortaba el pelo.

Agarraría a todos mis amigos

y a gritar su nombre por la calle, pasar por su casa.

Le invitaría a bañarnos juntos en una tina de chocolate.

Bucearía con tiburones blancos,

pero dentro de una jaula.

Dar la vuelta al mundo,

lo que sea por la otra persona, se podría hacer.

Te estoy amando locamente pero no sé cómo te lo voy a decir,

quisiera que me comprendieras

y sin darte cuenta, te alejas de mí.

No quiero no pensar,

no quiero no sufrir.

Lo que quiero es que me besen,

recuerda que deseo tenerte muy cerca,

pero sin darte cuenta te alejas de mí.

Lo que quiero es que me besen,

recuerda que deseo tenerte muy cerca,

pero, sin darte cuenta, te alejas de mí.

Probablemente haya tal maneras de seducir

y de enamorar como personas,

pero seguro que coinciden conmigo

que hay una que se lleva la palma, es el baile.

Soraya, eso de: "¿Bailas?"

¿Sigue siendo eficaz para ligar?

Creo que bastante.

Lo seguimos haciendo mucho

y, ahora, lo hemos ampliado porque la chica también pide,

que antes no pedía, antes era el chico el que pedía

y ahora empezamos a animarnos las chicas al pedir bailar.

Y, como nos animamos más, también ligamos más.

No solo ligan ellos,

empezamos a ligar nosotras también.

Entonces sigue siendo muy eficaz.

¿Qué tiene el baile que no tengan otras disciplinas?

Con el baile, es mucho más completo.

En el baile, puedes cantarle la canción

a la pareja con la que bailas.

Le puedes hablar o contar una poesía

y, además, tienes el contacto de los dos.

Tienes desde los dedos de los pies hasta el pelo.

Bailar con otra persona, al final, es notar cómo te lleva,

notas sus piernas, su cadera, su pecho, sus hombros, su pelo.

Las caricias dentro del baile se pueden hacer,

porque al bailar te pueden tocar el pelo,

te pueden acariciar la espalda, hay muchísimo contacto.

Es perfecto para ligar o para enamorarte

o simplemente para sentir un contacto distinto.

¿Y qué palabras crees que existen en común

entre el baile y el amor?

Tienes la sensualidad,

la compenetración que es superimportante,

la complicidad, que es superimportante.

Habría muchísimas palabras que hacen que los dos se hagan uno.

Y lo disfrutes totalmente.

Hay parejas que bailan

y los ves como si fueran la misma persona,

superacompasados.

Lo ideal en la pareja es que la compenetración sea total

y que los dos se hagan uno.

Entonces, ya no bailas como dos unidades,

sino que es una unidad la que baila

y completamente compenetrada.

¿Hay algún paso infalible con los que seguro triunfas

o que enamoras o seduces?

Una paso en concreto, no.

Las chicas dicen que el movimiento de cadera

seduce al chico.

Yo bailo salsa y la cadera se mueve muchísimo

y es más fácil que los chicos se fijen.

Entre los bailes que yo bailo, hay un baile que es más lento

que es la bachata.

Que es todavía más pegadito.

En vez de estar girando,

estás mucho más tiempo en contacto directo.

Creo que, con ese baile, es más fácil enamorarse

o fijarse más en la otra persona,

porque estás mucho rato en contacto.

Pero del hombre, ¿qué tipo de movimientos nos enamoran?

Del hombre nos enamora que nos sepa llevar bien.

No hay un movimiento en concreto.

Es que, en conjunto, se sepa mover bien.

¿Por qué a la rumba se la conoce

como el baile del amor?

Porque la rumba viene de muchos sitios,

pero, donde más se baila, es en Cuba,

es una isla caliente,

su gente es muy cálida y abierta,

entonces, su manera de bailar es muy abierta,

por lo tanto, mueven mucho la cadera, el cuerpo.

Se desinhiben muchísimo.

Es mucho más fácil enamorarse,

buscar el amor entre las parejas con las que bailas.

Por eso, lo han llamado siempre el baile del amor.

Desinhibirse es importante para bailar,

para enamorarse, para enamorar.

Yo siempre digo a mis alumnas, sobre todo a ellas:

"la vergüenza la dejáis fuera y dentro no hay vergüenza.

Hay que desinhibirse total porque, al final, disfrutas

es cuando expresas, el baile es expresión

y, cuando te has desinhibido y estás disfrutando del baile

y expresando que lo disfrutas.

Para finalizar, Soraya,

no sé si conoces expresiones populares

que relacionen el baile y el amor.

Se usa mucho lo de "bailar con la más fea".

Pero también te puedo decir que no tiene que ver,

porque hay veces que, aunque bailes con la más fea,

igual es la que mejor baila, la que más te acaba gustando,

la que tiene más facilidad de enamorarte,

porque te compenetras bien

y de ahí, vamos a otro dicho que es que el amor es ciego.

¿Cómo quiero que me quieras?

¿Cómo quieres que te quiera?

¿Cómo quieres que te quiera?

Si el que quiero que me quiera,

si el que quiero que me quiera.

Si el que quiere que me quiera, como quiero que me quiera,

no me quiere como quiere que me quieras tú.

Si el que quiero que me quiera,

no me quiere como quiero que me quiera.

No me quiere como quiero que me quiera.

No me quiere, como quiera que me quiera.

Cómo quieres que te quiera, si el que quiero que me quiera

no me quiere como quiero que me quiera.

¡Chimpún!

Amor,

te digo esta palabra

mil veces repetida,

acaso, sin pensarla.

Aute, ¿cuál es la palabra mil veces repetida?

Eso no es una canción mía.

Me parece que vas por ahí.

Voy por ahí, sí.

No creo que sea la palabra amor, que es el título de esa canción,

Amor te digo esta palabra.

Seguramente habré repetido otras palabras más veces,

pero, bueno, sí creo que la palabra amor,

a lo largo de la vida, se repite.

¿El cuerpo te provoca?

¿Te retrotrae a tu propio cuerpo o a otros cuerpos?

Es una hermosa palabra, cuerpo

y, a través del cuerpo, también nos comunicamos físicamente.

La atracción que sienten unos cuerpos por otros,

es trascendentalísima.

La pasión amorosa es ese deseo de ser atraído

por el otro o la otra.

Y, a su vez, el otro y la otra desea ser atraído por este cuerpo.

¿Hay alguna palabra que evitas conscientemente?

Cariño es una de ellas.

Es una palabra que no me gusta, como palabra, me suena muy cursi.

No está en ninguna canción mía, ni en ningún poema.

Esa palabra no existe,

amor, sí,

pero cariño parece de novela rosa.

O muy cotidiano.

¡Hola, cariño!

¡Adiós, cariño!

Amor, te digo esta palabra,

mil veces repetida,

acaso sin pensarla,

como una letanía.

Amor,

te digo esta palabra.

Seguramente es una de las palabras que más repetimos

a lo largo de nuestra vida.

Y no sé si con mucho contenido o poco,

pero es una palabra bonita, ¿no?

Una de las palabras más bonitas y generosas

y menos usadas, realmente.

Se habla mucho del amor

y de que tenemos que amarnos los unos a los otros

y ocurre todo lo contrario,

probablemente, la palabra más traicionada

de la Historia de la palabra.

Seré tu amante bandido, bandido,

corazón malherido.

Seré tu amante cautivo, cautivo,

seré...

Pasión privada,

adorado enemigo,

huracán, huracán abatido.

Me perderé en un momento contigo,

por siempre.

Cuando hablamos de amor,

cuando hablamos de intentar que dos personas se enamoren,

a todos nos viene a la cabeza una figura, la de la Celestina.

Pero en los tiempos que corren,

la Celestina ha saltado de las páginas de la literatura

a las páginas de internet,

a través de los pórtales de citas.

¿Qué es esto, Arantxa?

Los portales de citas aparecieron en el año 2000.

Al principio, cuando los ordenadores empezaron a llegar,

a los hogares españoles,

la gente empezó a relacionarse por internet,

pero no fue, hasta principios de este siglo,

cuando realmente se crearon estas empresas

que lo que hacen es poner a dos personas en contacto

para que encuentren pareja por internet.

Así que, sí es verdad que estas páginas

se podrían llamar las celestinas del siglo XXI.

Pero, aunque utilicemos el ordenador,

para conocer al amor de nuestra vida,

no vayamos a ser románticos.

Los internautas son más románticos de lo que parece.

A mí me cuesta creer

que te puedas poner romántico,

escribiendo delante de un cacharro tan feo.

Cuando conoces a una persona en la discoteca o en un bar,

siempre utilizas un vocabulario muy de la calle,

sin embargo, si conoces a alguien por internet

los primeros contactos van a ser por mensajes,

así que vas a utilizar la palabra escrita.

Ya te tienes que fijar más en qué palabras eliges,

un lenguaje más selecto

e intentar expresarte todo lo bien que puedas.

El siguiente paso, después de los intercambios de los mensajes,

es la llamada telefónica.

Antes de la primera cita,

nuestros usuarios se suelen llamar por teléfono

y nos cuentan que la verdad,

la primera llamada no te puedes reconfortar en esos gestos,

en esas miradas que, en la primera cita,

te pueden dar una información de si vas por buen camino o no

y utilizan un lenguaje mucho más selecto.

También, cuando no conocen a la persona,

intentan impresionar, intentan halagar,

con palabras que no utilizarías,

cuando estás en una discoteca diciendo:"¿estudias o trabajas?"

Sí, ¿lo de "¿estudias o trabajas?"

todavía se utilizará esto para ligar?

¿Tan mal está la cosa, que necesitamos intermediarios,

que necesitamos empresas?

¿O es que no tenemos tiempo para utilizar empresas

para encontrar el amor?

¿No es un poco frío?

No, esto es un servicio para gente que trabaja mucho.

La mayoría de las personas empiezan a las nueve de la mañana

y terminan a las ocho de la tarde

y, ¿cuándo vas?, si ya conoces a todos los amigos de tus amigos.

Si no te apetece conocer a alguien en un bar,

esto es una buena alternativa.

Además hay muchas plataformas, según lo que uno esté buscando

y es una buena forma.

¿Cuál es el lenguaje del amor en internet?

¿Tiene lenguaje propio?

Sí y es el inglés, Inés.

¿El inglés?

Ahora, en internet, ya no se conversa como conversamos en castellano,

sino que se chatea, por el verbo to chat, que viene del inglés.

Y como estas páginas se crearon en los Estados Unidos,

pues todo lo que estas páginas traen lo vamos adaptando a nuestro idioma.

Tenemos dos tipos de servicios:

está el online dating, que sería como un portal de citas.

Tú te metes en la plataforma como si fuese una base de datos

y eliges a la persona, con la que te pones en contacto

a través de unos factores que son externos,

los ingresos, la profesión, los estudios, la edad.

Cosas que todo el mundo podría ver.

Y luego también está lo que hacemos en edarling,

que es un matchmaking, que es difícil de traducir

y que tiene en consideración los factores internos y externos.

¿Pero no se puede traducir todo al español?

Porque hay una palabra que parece que haya desaparecido

de nuestro vocabulario, que es soltero y soltera.

Tiene una connotación negativa

y mucha gente, en lenguaje moderno, tendemos a utilizar el single,

que siendo lo mismo y teniendo el mismo significado en inglés,

es decir, una persona que no tiene pareja,

sin embargo, sí que queda mucho más positivo,

una persona que disfruta de la vida,

que no tiene ningún problema en estar soltero,

aunque busque pareja, no sufre por buscar pareja.

Tenemos un refrán que lo dice a la perfección,

que es poner a cada oveja con su pareja.

Eso lo entendemos todos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Puedo escribir, por ejemplo, la noche está estresada

y tiritan azules los astros a lo lejos.

El viento en la noche gira en el cielo y canto.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche,

yo la quise y, a veces, ella también me quiso.

En las noches como esta, la tuve entre mis brazos,

la besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces, yo también la quería.

Cómo no haber amado

sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tenga, sentir que la he perdido,

oír la noche inmensa más inmensa sin ella

y el verso cae al alma como pasto al rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla,

la noche está estrellada y ella no está conmigo.

Del amor, Espido, se ha escrito tanto,

que se ha escrito casi todo, pero está claro que no es así,

porque a los escritores os sigue inspirando mucho el amor.

¿Qué tiene el amor que os inspira tanto?

Los tres grandes temas de la literatura

son amor, muerte y violencia,

a veces, unidos.

De manera, que es muy difícil encontrar una gran obra literaria,

que no gire en torno a uno de estos temas, dos o los tres.

Nos estamos reinterpretando.

La experiencia del amor da la sensación

de que hubiera nacido con nosotros,

de que nadie ha sentido lo mismo que sentimos en ese momento.

Por lo que la expresión artística tiene que darle forma,

encontrar de qué forma volver a decir otra vez a la amada

que sus cabellos son dorados como el río

y al amante, que su espalda es como una columna de mármol.

¿Influye también la literatura del amor en nuestra vida amorosa?

Influyó mucho más antes.

Cuando se publicó "Las desventuras del joven Werther",

hubo una ola de suicidios en toda Europa,

imitando y mimetizando el trágico final del pobre Werther,

destrozado porque su querida Charlotte no le hacía caso.

Ahora, una de las pruebas incontestables de que sigue pasando

es el fenómeno Federico Moccia.

Que ha hecho que todo el mundo vaya a comprar un candado,

lo ate a un puente.

Ha hecho que colas de jovencitas y no tan jovencitas,

empiecen a desear su firma en un libro.

Continua ocurriendo.

Lo mismo ha pasado con "Crepúsculo".

En realidad, está fijado a esa edad

que también era la de los chiquitos que se suicidaban con "Werther".

¿Por qué el amor se representa siempre con unas flechas

y con una herida de flecha?

Es así.

Quien haya vivido un flechazo, lo sabe,

la sensación de pronto de que no puedes respirar,

que alguien te ha dejado casi sin alma

y, al mismo tiempo, que te estás desangrando.

Los griegos eran muy sabios.

Muchas veces no era un niño sino un jovencito

y Eros o Cupido iba siempre unido de Anteros,

que era el amor no correspondido, era su hermano gemelo,

lo que pasa es que nos olvidamos de Anteros.

¿Por qué somos pudorosos a la hora de describir nuestro amor?

Una amor que estamos viviendo.

¿Somos más pudorosos de lo que, quizá, deberíamos?

Quizá hay un punto de superstición.

Hay gente que prefiere no mencionar las cosas realmente importantes

y hay otra cosa que es muy poderosa,

que es el miedo a hacer el ridículo.

La sensación de que no pasa nada porque tú estés loco

y lo sepas, pero que lo sepa el resto del mundo es más complicado.

Y hay otra vertiente del amor en gente muy extrovertida,

que lo que quiere es gritarlo a los cuatro vientos,

no puede esperar a que la ciudad entera sepa que ama a Carmen.

¿Te atreverías a recomendarnos alguna novela,

alguna historia de amor que a ti te guste especialmente?

La primera que me viene a la mente es la de "Cumbres borrascosas",

entre Catherine y Heathcliff.

Brutalmente romántica, desaforada,

de estas que nos gustan,

cuando queremos sentir ese tipo de cosas.

Las novelas de Jane Austen hablan de otro tipo de amor, más sereno,

pero las seis que tiene son bonitos ejemplos.

¿Y alguna frase que tú hayas recuperado

de alguna novela que hayas leído

y que la tengas presente en tu memoria o físicamente?

La que más me gusta proviene de "Cumbres borrascosas"

y la dice Catherine, a su confidente, a su criada, le dice:

"Mi amor por Heathcliff es como esos peñascos

que están debajo de la hierba,

son duros, pero casi nada los entiende,

pero así perduran para siempre y son imprescindibles".

¿Qué es poesía?

Dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía?

Y tú me lo preguntas, poesía eres tú.

Hola, soy José de Madrid y quería preguntarle a Fundéu

si existe la palabra flirtear y qué significa.

Flirtear es un verbo español,

formado a partir de la palabra inglesa que es flirt

y el verbo inglés to flirt,

que significa lo que en español toda la vida

hemos dicho con una palabra tomada del francés: coquetear.

Flirtear es un verbo tomado del inglés to flirt,

pero podemos usar coquetear.

Soy Amparo.

Me gustaría preguntar a Fundéu

si hay una palabra equivalente a sex appeal.

El sex appeal en inglés es una expresión

formada a partir de sex, que, en inglés, es sexo

y appeal, que es una forma culta que significa llamado o llamada,

sex appeal, que llama al sexo.

En español, podríamos utilizar simplemente:

atractivo sexual o atractivo físico.

Una persona con sex appeal, en español,

es una persona atractiva sexualmente.

Soy Antonio de Burgos

y quisiera saber si amabilidad tiene algo que ver con amor.

Amabilidad tiene mucho que ver con el amor,

puesto que ser amable es alguien que puede ser amado.

Amable tiene dos significados en el diccionario,

uno, que es una persona cordial, agradable

y otro, el más directo, el verbo amar,

el participio activo, amable,

como el verbo comer, comestible,

como muchos otros participios activos,

es decir, una persona es amable cuando uno la ve y le apetece amarla.

Eso es amable en el sentido propio de la palabra amable.

Aquí termina nuestro recorrido por el lenguaje de los sentimientos.

Hemos descubierto que el amor tiene su propio lenguaje.

También nos hemos dado cuenta de cómo nos expresamos

cuando estamos enamorados

y que las nuevas tecnologías se han puesto al servicio de Cupido.

Deseo que este programa les haya seducido,

cautivado, apasionado,

bueno, al menos, que les haya atraído e interesado,

como hace el amor con nosotros.

Hasta la semana que viene.

Como una ola, tu amor llegó a mi vida,

como una ola, de fuego y de caricias,

de espuma blanca y rumor de caracola.

Como una ola.

Y yo quedé prendida a tu tormenta,

perdí el timón

sin darme apenas cuenta.

Como una ola,

tu amor creció como una ola.

Subtitulación realizada por Azucena Maire Montero.

Saca la lengua - 11/02/12

11 feb 2012

 Programa sobre el uso de las claves del lenguaje en el amor basándose en entrevistas a personajes de la cultura.

ver más sobre "Saca la lengua - 11/02/12" ver menos sobre "Saca la lengua - 11/02/12"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios