Saca la lengua La 2

Saca la lengua

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1269752
Para todos los públicos Saca la lengua - 10/12/11 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

La palabra es el vínculo de la humanidad.

La palabra nos permite relacionarnos con nuestros semejantes,

resolver conflictos, construir un futuro mejor.

Con la palabra expresamos lo que sentimos, lo que queremos;

también escribimos poesías, canciones,

construimos historias. Hoy les invitamos

a que descubran con nosotros cómo usan esta herramienta básica

los creadores de poemas, de canciones, los escritores.

Hoy, en este programa damos la palabra... a la palabra.

¿Palabras relacionadas con palabra? Abecedario, leer, escribir.

-¿Coral? Verborrea.

-¿Cadencia? Decorador.

-Silencio. Discurso.

-Letra. Mudo.

-Entonación. Perorata.

-¿Idioma? Palabrota.

-Poesía. Sílaba.

-Acento. Comunicación.

-El don de la palabra.

La palabra que se nombra queda en la memoria,

la que no se nombra deja de existir. Fernando Beltrán

hizo suya esta frase

cuando empezó a crear palabras.

Vaya oficio el tuyo, Fernando.

Invento palabras. Intento poner nombre

para que precisamente podamos tocar las cosas, de dominarlas,

de nombrarlas, aproximarnos a ellas. Acceder a ellas.

Parece que es una cosa de ahora, pero ya Platón,

hace muchos siglos, escribió en uno de sus diálogos,

se llamaba "Crátilo o el arte de las palabras";

y decía Platón que todas las cosas tienen un nombre natural,

que lo que hay es encontrarlo. Y ese es el reto del nombrador.

Encontrar ese nombre para que exactamente

el nombre que tengan las cosas sea su nombre apropiado.

¿Tú te sientes como el padre de una familia numerosa?

¿Cada objeto, cada cosa tiene su nombre propio

que tú le has de poner? Prefiero la imagen de la comadrona.

El nombrador es una partera, una comadrona

que ayuda a que ese nombre salga de donde ya está,

porque yo creo que en los nombres están siempre

dentro de aquello que hay que nombrar.

Lo que hay que meterse en ese mundo para tirar del nombre

y que sea lo que decía Platón, un nombre natural.

¿Tienes alguna máxima en tu trabajo? ¿Algo que apliques siempre,

que te funcione? Tengo una máxima

digamos de partida, de inicio del nombre de las cosas,

que es la frase aquella que decía el poeta chileno Nicanor Parra,

es un verso; decía que "el poeta no cumple su promesa

si no cambia el nombre de las cosas".

Como el origen de este oficio de nombrador viene desde la poesía,

pues pienso que es cierto. Porque de hecho, los poetas,

qué hacen los poetas, cambiar el nombre de las cosas.

El poeta no se conforma... Pone nombre, inventa palabras nuevas,

y si son palabras que ya existen, la palabra mesa, la palabra árbol,

el poeta no,...

no se queda tranquilo con las acepciones

que ya tiene el diccionario. Pone nuevas acepciones,

nuevas imágenes a esas palabras. ¿También existen letras mágicas?

Más que letras mágicas, cada letra tiene su...

su misión en el habla, tiene su lugar,

tiene su papel que jugar. Y lo que sí existen

son letras que digamos funcionan mejor

en unos territorios que en otros. Por ejemplo, las vocales; la E, la I,

pues son más tecnológicas, más frías,

dan como más seguridad, como más efectividad.

La A, la O son más emocionales. En fin, cada letra tiene su...

su papel que jugar. Vamos a jugar con esas

palabras emocionales. Amor, efectivamente la O;

corazón, que tiene todas las vocales

Alma,... que en estos tiempos tan descreídos, aparentemente,

es una palabra que siempre funciona, siempre, espiritualmente nos mueve;

o la palabra agua, por ejemplo, tan hermosa,

que es otra palabra que siempre funciona.

Todo lo que tenga que ver con el agua, lo que fluye,

siempre va a ser bien acogido al otro lado, ¿no?

Lo de los nombres propios, nosotros desde luego no podemos cambiarlos

en las otras personas, pero ¿hay muchas cosas en las que te gustaría

cambiarles el nombre?

Sí. Cuando voy por la carretera, por ejemplo,

y te adelantan esos camiones de nombres horribles,

"Pegafesa", "Lastructan", dices ¡Dios mío!

Por un lado te alegras porque ves que el oficio tiene futuro;

y luego pues nombres que te sigues encontrando

muchas veces en tu vida cotidiana. En los nombres,

por ejemplo de los museos, impronunciables muchos de ellos.

Menac, Musac, Munfi, todos iguales.

¿Te gustaría eliminar alguna palabra del diccionario español?

Eliminar no, porque como decíamos antes,

cada palabra tiene su aquel, como se decía antes,

y tiene su porqué también; entonces bueno,

pues palabras que en algún momento pues son...

más odiosas, o porque no te gusten. La palabra "hodierno" yo la odio;

"facundia". Hay varias en el diccionario;

o porque se pongan de moda en un momento.

Escuchábamos, por ejemplo en el mundo político, la cohabitación.

No me gustan nada. Pues cosas de este tipo

que van surgiendo a lo largo de los días.

Y Fernando, ¿qué palabra te hubiera gustado inventarte?

Pues muchas, muchas, porque continuamente

te encuentras palabras que cuando las conoces además...

La palabra cantimplora. Cantimplora, "canta y llora",

el agua... ¡qué maravilla! ¿Quién inventó la palabra cantimplora?

Centinela... Bueno, miles de palabras que hay

que te hubiera encantado inventarlas.

O te encuentras de repente al revés, que hay cosas que no tienen nombre.

Yo por ejemplo, le puse los nombres

a los escalones de una escalera cuando pregunté a unos arquitectos

¿cómo se llama el primer escalón de una escalera?

¿Qué dices? El primer escalón... Digo sí, el primer escalón,

me imagino que tendrá un nombre. No, no tiene nombre,

pero preguntaré a otros arquitectos. Y vi que no tenían nombre,

y le puse nombre a los tres primeros escalones. Trama, ancle y doma.

Tiene su sentido, porqué no. La entrada en una trama,

el tramo de escalera. El ancle, porque ya has anclado;

y la doma porque ya has domado la escalera

y sigues para adelante. Cada escalón un nombre.

Bueno, esto son divertimentos. El otro día, por ejemplo,

en Asturias, pensábamos que había una tormenta inmensa de repente.

El primer relámpago, el primer rayo que tanto asusta...

Pues "lámpago". Ya casi en la lengua lo tenía.

Lo siguiente son los re lampagos.

Pero ese primero que te obliga a tantas cosas... "Lámpago", bueno...

Vas inventando porque te gusta lo que haces.

Palabra inventada es "escaloncia", una escalera muy larga, muy larga.

"Pavónico", por ejemplo. Una persona pavónica.

Una persona que ni va ni para adelante ni para atrás.

"Esfásico" no significaría particularmente nada,

pero sería algo que está... fuera de fase.

"Ferdasco", que es cuando algo ya no puedes más con él

y encima te da mucho asco. Yo he inventado

la palabra "partaprosia" que significa

una especie de pastel, salado.

"Estratofástica"; y viene a decir que es el momento

en el que cuando te dan un beso y no alcanzas el nirvana,

pero casi, casi, casi. -Cafetear, que para mí significa

salir a tomar café con los amigos.

Chopito, que es como le llamo yo a mi hijo, tengo dos niños,

entonces, que le quiero mucho, y es como un niño precioso. Chopito.

"Pendejereques", significa accesorios.

Mi palabra inventada es "derchuchei", que significa desorden.

Fernando, cuál es la última palabra que has aprendido. ¿Te acuerdas?

Pues ayer, en el tren, una palabra muy complicada,

a ver si me acuerdo. "Nefelocoquigia".

Es el arte de descubrir formas en las nubes.

Cuando vemos esa nube, ¡ay, mira!, se parece a un coche,

a un pájaro. Esa es la "nefelocoquigia".

¡Qué barbaridad!

Una última curiosidad, Fernando. Por qué cuando algo es muy malo

se dice "es que este tío no tienen nombre".

¿Verdad? A mí me encanta esa expresión.

Me gusta mucho, porque defiende nuestro trabajo,

la necesidad del nombre, que todo tiene que tener un nombre.

¿Qué necesidad tendremos de que existan los nombres,

porque sino no existimos? ¿No podemos llegar y no pueden

acceder a nosotros?, que hasta la expresión coloquial que hay

para lo más terrible, lo peor que le puede suceder a alguien,

o algo que haya sucedido, es que no tiene nombre.

Esa persona no tiene nombre, ¡es terrible, ¿no!

O lo que hizo no tiene nombre. Pongámosle nombre a las cosas,

que es un paso adelante hacia la armonía también.

Cómo me las marave... maravillaría yo.

Cómo me las maravari... ma... me las maravillaría yo.

Cómo me las maravi... -Cómo me las maravi... ¡Ah!

Cómo me las maravillaría yo. -Cómo me las maravillaría yo.

¿Y cómo me las maravillaría yo?

Cómo me las maravillaría yo. Cómo me las maravillaría yo.

Que cómo me las maravillaría yo. Cómo me las maravillaría yo.

Yo tenía un arcón que tenía truncho, tronchito,

pencajo y pencajito, detrás de la pica un grajo,

detrás del grajo una graja, detrás de la graja una tinaja

con veinticico mujeres y una raja, detrás de la raja un huerto

que dise don Alonso Caña y Trucho, doña Juana Corcho Caña.

Sale doña Quiricaja con kirikirikajo chicos,

los kirikajos. ¿Se quiere usted kirakajar conmigo? No señor.

No quisiera que mi hija machacara la flor de un árbol.

Decir con la boca pequeña

es decir cosas sin querer decirlas.

Pues cantar las cuarenta significa...

cuando estás en desacuerdo con algo o que te ha molestado,

pues tú le cantas las cuarenta; es decir,

te enfadas, te cabreas y le dices todo lo que tengas que decir.

Comer el coco significa que cuando estás con alguien

que te habla demasiado, que está repitiendo continuamente lo mismo,

no para, una u otra vez, una y otra vez de lo mismo.

Pues eso es comer el coco. -Pues no tener pelos en la lengua

significa el decir la verdad,

expresar las cosas claramente.

Donde dije digo, digo Diego. En todo caso se trata de una rectificación.

En unos casos será la rectificación de un lapsus,

y en otros será justificar algo

que no me gusta que dije en otro momento.

¿Son los raperos los poetas del nuevo milenio?

La palabra rapero no nos gusta demasiado.

Son cronistas de lo que está pasando ahora.

Son gente que tiene muchísima capacidad... para rimar

y para improvisar, y cuentan lo que sucede en las calles

y lo que vive la juventud. ¿Qué es el rap?

Pues el rap es un estilo de música que consiste en rimar

sobre una base, con un cierto "flow",

con un cierto estilo, fluyendo,

y con un ritmo digamos sincopado. Esa imagen que se tiene

de que el rap es un tío con una gorra y una cadena diciendo

¡eh, tío, tú que estás ahí!... No tiene nada que ver.

Hace 20 años sí era eso, pero tú escuchas un rap de hoy,

hecho por uno que sabe hacer rap, y no tiene absolutamente nada que ver

Casi todos los términos que utilizamos vienen del inglés;

incluso algunos los hemos castellanizado.

Como por ejemplo "toy",

que es una palabra que hace referencia

a un grafitero novato, que no sabe, o a una persona que empieza,

ya sea en el rap o en break, nosotros lo hemos transformado

en "toyaco". Y "toyaco" es como un insulto, como diciendo,

no tienes ni idea. Y a partir de ahí muchas palabras. Por ejemplo,

pues una base. Una base es un instrumental de una canción.

El B-boy es digamos...

la persona que hace breakdance.

Aunque hace años el B-boy éramos todos.

Éramos los que pertenecemos a la cultura hip hop.

La vieja escuela; la vieja escuela somos los dinosaurios

que empezamos en 1984 con esta cultura,

y que ya tenemos una edad; y por eso somos la vieja escuela.

"Freestyle". "Freestyle" es una... es una palabra para definir

un rap improvisado. Creador de lenguaje,

rap es el poder de la palabra. Traje frases de combate

y besos de tangana. Llevo poco equipaje

en este viaje sin paradas. De este oficio es el gaje

dejarse entera el alma. Esto era el loro en los 80,

y ahora se llama "getoblaster"; pero es el mismo aparato.

¿Cómo has dicho? "Getoblaster". Ahí le metes la cinta,

le das al play... La cinta es el cassette de siempre.

Y nada, a escuchar música tranquilamente por la calle.

Pesa mucho. O sea, que se sigue...

Sí, bueno, hay muchas palabras. Por ejemplo, hay expresiones

que nosotros utilizamos espontáneamente como "sé real";

y que a alguien de fuera le puede parecer una estupidez.

Yo te digo, "yo soy real". tú me dirás, "claro, y yo también",

todos somos reales, no eres un holograma.

Pero ser real es como ser auténtico, ¿no?

Estar muy afianzado a la cultura hip hop y creértelo.

Yo que sé. Un "tag". Un "tag" es una firma;

esas firmas que molestan tanto, que las hacen los grafiteros.

Representar. Representar es una palabra

que puede sonar un poco raro desde fuera también,

pero significa... estar ahí, apoyando al movimiento,

aunque no pintes, aunque no hagas rap o aunque no bailes,

puedes representar yendo a un concierto

o comprando unas revistas, o apoyando al movimiento.

Y una que suena muy extraña también desde fuera es escritor.

Escritor....

Cuando le dices a alguien "este es un escritor",

todo el mundo piensa en escritor de libros, evidentemente,

pero en nuestra cultura escritor es el que hace grafiti.

La palabra respeto es muy importante para un rapero,

porque llevamos años siendo ridiculizados a veces

por los medios de comunicación, con esa imagen,

ese estereotipo de las cadenas, la gorra y las manos moviéndose;

y el maestro de ceremonias, hoy en día o el rapero,

lo que busca sobre todo es que se le respeten.

Saca la lengua con Inés Ballester. Rap siempre estés donde estés.

Te lo juro por Arturo. -Sin haberlo preparado

me ha salido un pareado. Más a gusto que un arbusto.

-Alucina vecina. Que si tal, que si Pascual.

Me las piro, vampiro. -Y qué nivel, Maribel.

-Que te he visto, Evaristo. Echa el freno, Magdaleno.

¡Ay que cruz, Mari Cruz! -Y con esto y un bizcocho,...

hasta mañana a las ocho. -¡Okey, Makey!

Al alba al alba,

¿Cuál es el proceso creativo? ¿Qué viene primero,

la música, la palabra? ¿Cómo es? El título es para mí importantísimo.

Seguramente,...

necesito previamente un título antes de escribir la canción.

Hay una palabra o una serie de palabras

que me, que me, que me puedan provocar, desarrollar,

una idea que está detrás de esas palabras.

Y sin duda ninguna, en todos mis discos

y los libros que he editado,

previamente ha existido el título. Sin título no, no hay...

No sé qué contar. Necesito un referente,

una palabra, unas palabras de referente para poder desarrollar

toda una serie de fantasmas que andan por ahí.

Al alba al alba.

La palabra, bueno, es lo que...

nos, nos permite comunicarnos,

parcialmente, ¿no?, porque la palabra, lamentablemente,

delimita los conceptos; establece un territorio o concepto.

Te iba a decir si tienes una palabra favorita; sé que la tienes, además.

Animal es la que más me...

Llevo un tiempo largo muy...

muy a gusto con esa palabra. Y luego por la palabra, por otro lado

cambiando un poco el orden de las letras, que es Manila,

que es la ciudad donde nací. Es verdad.

Manila; que leído de derecha a izquierda es lámina.

¿Y hay palabras mágicas? Por ejemplo en tu caso,

al alba, ¿sigue siendo una palabra mágica?

Bueno, la palabra alba. La palabra alba es...

una palabra bellísima, de sonido y de...

de forma y de contenido. A mí me gusta más

esa promesa de luz que la luz en sí.

La luz llega a cegar, ¿no?

Miras el Sol y te ciega, sin embargo, el amanecer

es una promesa de... de luz.

A mí me gustan más las promesas que las realidades.

Quiero que no me abandooones

ay, amor mío al alba.

Cuando ya hay cosas que no se pueden decir con palabras, tal vez

la imagen pueda ser mucho más rica en cuanto a...

a sugerencias, ¿no? Ahí donde acaba la palabra arranca la imagen,

y viceversa también; donde acaba la imagen empieza la palabra.

La música también. En la música, cuando, cuando

a lo mejor las palabras ya no sirven,

la música viene a... a echarte un capote

para poder seguir expresando cosas. ¿Qué es para ti...?

¿Qué significa poesía? Poesía y magia para mí son sinónimos.

Magia o enigma,

o transgresión de lo evidente.

Allí donde hay, donde hay magia, donde hay imaginación, donde hay...

esa sensación de irte al otro lado del espejo,

o de que te quitan la tierra de debajo de los pies

y sientes el vértigo en algún momento determinado.

Eso es para mí lo que más se parece a

a la palabra poesía.

"Decidme cómo es un árbol, decidme el canto de un río

cuando se cubre de pájaros. Habladme del mar,

habladme del olor ancho del campo,

de las estrellas, del aire. Recitadme un horizonte

sin cerradura y sin llaves, como la choza de un pobre.

Decidme cómo es el beso de una mujer.

Dadme el nombre del amor, no lo recuerdo.

¿Aún las noches se perfuman de enamorados con tiemblos

de pasión bajo la Luna? ¿O sólo queda esta fosa? La luz de una cerradura

y la canción de mis losas? Veintidós años...

Ya olvido la dimensión de las cosas, su color, su aroma.

Escribo a tientas: “el mar”, “el campo”.

Digo “bosque” y he perdido la geometría de un árbol.

Hablo por hablar de asuntos que los años me borraron.

No puedo seguir, escucho los pasos del funcionario.

No decir, esta boca es mía, no decir ni pío, ni mu.

El que calla otorga. -No perder ripio.

Hablar por los codos. -Por la boca muere el pez.

Morderse la lengua. -Hablar como Castelar.

Hablar en plata. -Poner los puntos sobres las íes.

Palabras más, palabras más, palabras menos.

Es lo que más te puedo dar, es lo de siempre.

Palabras viejas, palabras oro; cómo pasa el tiempo.

Palabras que se lleva el viento. Palabras menos, palabras más.

Palabras más, palabras más, palabras menos.

Es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre.

Palabras nuevas, palabras llenas de remordimiento.

Palabras que soplan en el viento. Palabras más,

y las he de olvidar.

Uno de nuestros tesoros más preciados,

para algunos el mayor de todos, es la palabra.

En este lugar, privilegiadísimo en el que nos encontramos hoy,

se guardan millones de ellas.

Carmen Caffarel, ¿qué se siente cuando uno se convierte

en custodia de semejante fortuna? Pues afortunada,

te cojo la última palabra, porque es...

Unas palabras fíjate que nos permiten comunicarnos

a más de 500 millones de personas;

que no importa que tengamos diferentes acentos,

pero que nos podemos entender. Yo creo que es un lujo.

¿Cuál es para ti, Carmen, el poder de la palabra?

Pues seguramente el poder...

comunicar, con todo lo que implica. Es decir,

poderle decir a alguien que le quiero o poder hacer un negocio,

o poder argumentar lo que son mis ideas frente a otras personas

que puedan tener otras maneras de pensar.

En definitiva, la palabra yo creo que...

hace que nos relacionemos nosotros con el mundo.

Hay otros códigos no verbales y tal, pero sobre todo la palabra

es la que nos coloca frente a los otros y frente al mundo.

Carmen, ¿y tú dirías que la lengua es lo que da prestigio a un país?

La lengua es la primer imagen que tienes de un país.

Contribuye a lo que se llama diplomacia pública,

es un poder blando. La lengua

lleva detrás una cultura en muchas disciplinas diferentes;

no suscita controversias, y desde luego

las encuestas que nosotros hacemos por el mundo,

el español y el deporte español son los dos bienes

más preciados ahora mismo.

Cuando tú tienes que hacer, y tendrás que hacer

muchas intervenciones públicas, ¿cuáles son las palabras

que siempre utilizas?

Hombre, pues comunicación, diálogo, solidaridad,

cooperación, economía,

porque el valor económico del español está dando muchos puestos de trabajo,

con eso que se llama el turismo lingüístico.

Amigos,

diálogo intercultural, porque en los países en los que estamos

no queremos imponernos, queremos que nos conozcan

a través de que se conozcan ellos. En fin,... muchísimas, ¿no?

¿Cómo hacemos para mejorar el lenguaje?

Yo creo que hay que leer mucho; hay que escuchar,

y sobre todo, cuando hables hay que pensar

qué quieres decir y utilizar las palabras

para decir eso que quieres decir. Porque si te fijas,

ahora son todo palabras comodín. ¿Por qué crees esto? Porque si.

No, porque si, no, por esto y por lo otro.

Si intentamos argumentar lo que pensamos y escuchar al otro,

nos enriquecemos; enriquecemos el léxico, la gramática.

Ahora ya el subjuntivo ha desaparecido, por ejemplo,

y las subordinadas; todo es una idea detrás de la otra,

todo es yuxtaposición. Yo creo que hay que pararse,

desde chiquititos en la escuela hasta que nos muramos;

seguir leyendo, seguir pensando que tenemos un vehículo de expresión

que permite miles de matices diferentes.

Para llamar a una mujer que escribe poemas ¿podemos llamarla poeta

además de poetisa?

Lo normal en español, para hablar de las mujeres

que escriben poemas, toda la vida ha sido poetisa;

lo que ocurre es que hay una tendencia en los últimos años,

por parte de las propias escritoras de poemas,

a llamarse poetas, a no querer ser distintas a los hombres

que escriben poemas. Es curioso, porque es un fenómeno

al revés del habitual. En la lengua estamos procurando feminizar

y hacer los femeninos de los nombres de cargos y de profesiones,

y en este caso lo que pretenden las poetas

es precisamente borrar ese rasgo de nombre exclusivo

para un oficio femenino que es el de poetisa.

De tal forma que ya en español actual podemos considerar

que son válidas las dos formas: la poeta o la poetisa.

He escuchado pronunciar la palabra políglota con otra acentuación,

poliglota, ¿está bien dicho?

Políglota y poliglota está bien dicho, son correctas.

Quizá la más etimológica, más cercana...

al origen es poliglota;

pero la gente, poco a poco, fue cambiando esa acentuación

a políglota; y después, además, mucha gente no sabe

que políglota es el femenino de polígloto.

Si bien en español actual ya políglota funciona como común

en cuanto al género, el políglota, la políglota,

o fulano es políglota y fulana es políglota,

la verdad es que en la lengua culta, hasta hace no muchos años.

se distinguía y se decía "fulanito es polígloto,

o poligloto", y "fulanita es políglota o poliglota".

He escuchado muchas veces la expresión

"no me vengas con pamplinas o déjate de pamplinas".

¿Pero existe en singular pamplinas?

La pamplina sí, sí. Una pamplina, normalmente

es una especie de... de piropo o de forma de, de...

hablar de alguien dándole poca importancia, ¿no?

Una pamplina.

Pamplinas... Hace poco oí yo en el mercado, aquí en Madrid,

llamar pamplinas a una planta,

yo creo que está, por lo que he leído,

relacionada con la amapola,

es familia de las amapolas;

y las pamplinas son unas hojitas pequeñas que se usan en Medicina,

pero también se usan en ensalada. Una ensalada de pamplinas.

En Madrid la venden de vez en cuando en el mercado.

Es decir, que pamplina sí funciona como nombre,

en singular, la pamplina; y "no me vengas con pamplinas"

es, pues "no me vengas con bobaditas, con cosas pequeñas,

con cosas sin importancia".

Volveremos a embocar a las musas para que nos visiten

y para que nos ayuden a transformar un pensamiento en una frase hermosa.

Quizá, quien sabe, en una frase para la posteridad.

Las palabras están en los versos, en las novelas, en las canciones,

pero sobre todo... están en la calle.

No tienen dueño, nos pertenecen a todos,

y es uno de nuestros mayores tesoros;

además, es un verdadero placer compartirlas. Hablar y escuchar.

Yo les invito a que hagan un buen uso de la palabra.

En "Saca la lengua" es nuestro propósito.

Pencajo y pencajito, detrás de la pica un grajo,

detrás del grajo una graja, detrás de la graja una tinaja

con 25 mujeres y una raja, detrás de la raja un huerto que dise,

don Alonso Caña y Trucho, doña Juana Corcho Caña.

Sale doña Quiricaja con kirikirikajo chicos.

¿Se quiere usted kirakajar conmigo? No señor kirikajo.

No quisiera que mi hija machacara la flor de un árbol.

¿Cómo me las maravillaría yo? ¿Cómo me las maravillaría yo?

¿Cómo me las maravillaría yo?

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Saca la lengua - 10/12/11

10 dic 2011

Te doy mi palabra, programa basado en el oficio de nombrador de las cosas a través de las palabras y sus acepciones.

 

ver más sobre "Saca la lengua - 10/12/11" ver menos sobre "Saca la lengua - 10/12/11"
Programas completos (42)
Clips

Los últimos 46 programas de Saca la lengua

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. luisfer

    Creo que es un programa grabado que no incluye esa opcion. Sí, TVE debería espabilar un poco. Pero el programa, grande grande. Merece premio.

    11 dic 2011
  2. Kirikú

    Sería genial si pudierais incluir los subtítulos para sordos. Es el paso que os falta para ser perfectos.

    11 dic 2011