www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4743938
Para todos los públicos Sabuesos - Capítulo 8 - ver ahora
Transcripción completa

Pídeme perdón o te limpias con los billetes de tu cartera.

(GIME) No, dame eso. Acércame el papel.

¡Acércame el papel!

¡Acércame el papel!

¿Qué? ¿Eres famoso? Sí, sí...

He quedado con ella para cenar hoy

y pienso llegar a los postres, ¿eh?

Si no te acuerdas, llévame con la perrita de enfrente,

y te doy clases de montaje.

(GRITA AL CAER)

¿Todo bien? Sí.

¿Ayer os estrenasteis? ¿Y qué tal?

Le daré a otra oportunidad y si no rinde, me busco a otro.

¿No la hiciste ladrar diciendo: "Sigue, campeón, sigue.

Te mueves mejor que ese dóberman con pedigrí".?

Necesito quedar como un... ¿Campeón?

(IMITA) Empotrador.

Pastillote azul y listo.

Si se levanta la torre Eiffel, no te tapes,

o dejarás el cojín como una rosquilla.

(RÍE)

Mi mejor inspectora está en la parra por tu culpa.

"¿Te has pensado lo del postre?

¡Ah, Marta!

(CORTADA) Perdona...".

¿Ese de ahí es Alberto?

Me está evitando. Te oí hablar con tu compañera.

Que si no sabía hacerlo,

que te ibas a buscar a otro...

Hablaba de un compañero, que no nos gusta cómo trabaja.

"A este paso tendremos que llamar a una pitonisa".

Creo que Sonia sospecha algo de lo mío.

Recuerda nuestro trato.

Tengo los labios sellados.

No me extraña que estés pillado. ¿Es como Wonder Woman?

¿Raúl tenía razón?

No, lo convencí de que no hablaba.

(Música animada y ladridos)

(Ladridos)

Llegamos tarde al partido de Raúl. Fútbol...

Corréis detrás del balón, pero no lo mordéis con la boca.

(RÍE) Este es un partido especial. Te va a gustar.

Siempre hacemos los planes que a ti te gustan.

¿Qué somos, novios, ahora?

Si lo fuéramos, igual escogías algo más para mí.

(ILUSIONADO) ¡Ostras!

¿Un concurso canino?

Sabía que te iba a gustar.

¡Es como si te llevaran a las Olimpiadas!

Los concursos mezclan inteligencia, agilidad, velocidad...

(RÍE) Y les dejan un cuerpazo a las perritas...

Ya... Olimpiadas.

(HOMBRE) "¡Y ahora, despejen la pista,

porque va a arrancar

nuestro tercer certamen anual Distrito Sur!

Cedo la palabra a Mari Carmen Garitano,

presidenta del club canino y organizadora del evento".

-"Bienvenidos a esta competición.

Hemos superado el libro de inscripciones del año anterior.

Y antes de nada, quiero dar las gracias

a instituciones y patrocinadores por su apoyo,

que ha permitido la celebración de este evento".

Así pues, os animo a disfrutar de nuestros amigos los perros

y que gane el mejor.

-Fuerte el aplauso. -Gracias.

(Aplausos)

(Móvil)

Dime, Juanlu.

Qué atractiva, ¿eh?

Me acabo de enamorar.

¿De la presidenta?

No... De esa diosa canina.

(RÍE) ¡Pero si no llegas!

Tolay.

¡Míriam! -¡Hola!

-¿Cómo estás? ¿Qué tal, guapetona?

-Cuánto tiempo. -¿Está es Renée?

Qué guapa está. Toma, princesa. Premio.

¡Eh, hola!

-Eh, ¿perro nuevo? -Sí, este es Cujo.

Espera. Es subcampeón del certamen.

Llevo trabajando con él tres meses. Y tiene que ganar.

¿A que sí, campeón? -¡Eres un campeón!

-Sí, sí que sí.

Bueno, niña, me piro ya.

Suerte, ¿eh? -Igualmente.

¡Eh, musculitos!

Aparta de esa preciosidad, yo la he olido antes.

Eh, eh, eh. No, no, Cujo.

(LADRA) ¡Eh, eh!

¡No!, ¿eh? Los perrillos.

Mala uva, ¿eh?

(Silbato de salida)

¡Salta! ¡Muy bien!

(CHISTOSO) ¡Guau! ¡Guau!

¡Salta, túnel! ¡Venga, bonita, vamos, bonita!

¡Salta!

¡Muy bien, vamos!

¡Vaya, vaya!

Me gustaría verte hacer eso.

No es a usted, se lo decía al perro.

Que no quiero decir que usted...

A lo mejor, si usted entrena, lo hace mejor... Da igual.

¡Salta, salta!

Has tenido buen ojo, ¿eh?

¡Cómo se mueve!

Se merece una medalla...

...por ser una fiera en la cama.

(GIME)

¿Renée, Renée? ¡Veterinario!

Renée, ¿qué te pasa?

¿Qué ha pasado?

Se habrá desmayado al verme.

Ha pasado algo, ¿eh?

Tranquila, que ahora lo vamos a ver.

Tú tranquila.

¿Qué le pasa?

Pues todavía no lo sé.

¡Pero déjenme trabajar, por favor!

¡Ayuda! ¡Aquí otro perro!

-¡Ocupaos vosotros!

-¡Que alguien me ayude! ¡Mi perro!

Se ha desmayado.

Max, ven aquí.

Ven aquí.

Si es un virus, no quiero que te contagie.

Quiero saber qué les está pasando.

Venga, vale, vamos.

Es algo grave si no se hubiera tratado a tiempo.

Les he puesto unos sueros para eliminar toxinas.

Ha sido una intoxicación muy agresiva.

-¿Podemos pasar a verlos?

-No, es mejor que los dejen descansar.

Están estables, no se preocupen.

En un par de horas, están como nuevos.

-Por supuesto, el seguro de la prueba lo cubre.

-Ah, fenomenal.

-Debería prevenir a la ambulancia por si hubiera que trasladarlos.

-Muy bien. -Perdonad.

¿Cómo está? ¿Cómo están los perrillos?

Todavía no se sabe nada. Les están haciendo pruebas.

Está claro que siendo tres perros diferentes,

ha tenido que ser algo de aquí.

Igual la comida. Yo no le he dado nada diferente.

-¡Yo tampoco!

(LADRA)

A lo mejor se encuentra mal.

No, no, es que está nervioso.

Le ponen nervioso los perros.

Le voy a calmar, que le hago un masaje...

Le hago así, ¿lo ves? y ya se queda muy tranquilo.

¿Qué quieres?

Sé quién los ha intoxicado. ¿Quién?

El dueño del perro que saludó a la perrita.

¿Estás tonto? Eso lo dices porque estás celoso.

Vi como sacaba algo del bolsillo y se lo daba para comer.

¿Y por qué iba a intoxicarla? ¿Para ganar...?

¡Para ganar!

Dijo que era muy importante para él.

Así elimina competidores. Tenemos que ir a meterle un puro.

Sí, un puro habano.

Qué cosa. Venga, vamos.

(Timbre)

¡Ya voy!

Hola. Hola. ¿Marta Checa?

Soy yo. Sí. Esto es para usted.

¿Me firma por aquí? Sí, claro.

Gracias.

Buenos días.

Buenos días.

¡No me lo puedo creer!

(RESOPLA)

¿Ese no es el que dices que daba de comer a los perros?

¡Sí, dale caña!

Es un flipado. Salta así para ligarse a mi futura exnovia.

¿Aún no le has olido el culo y ya piensas en dejarla?

Paso de la monogamia, soy más de poliamor.

(LE AZUZA) ¡Mira, mira, mira!

Pues te ha salido competencia, porque tú no harías ese salto.

¡Eh, con los ojos cerrados! Y con diez birras en el estómago.

(GRUÑE) -¡Eso! Bien, chico, ¡bien!

Vaya, ha nacido para competir. Sí, sí.

Es un campeón. La edición pasada fue su primera vez

y quedamos cuartos. Cuartos.

Sí. Pero me da que este va a ser nuestro año.

El que gana se lleva un pellizco, ¿no?

Lo bueno de ganar es que puedo vender sus cachorros más caros.

Y ahí está el negocio. O sea, que vendes cachorros.

Sí, soy criador. Pero este es mi ojito derecho.

Y harías cualquier cosa por que ganara, ¿no?

Y así puedes vender los cachorros más caros.

Ahí le has "dao".

Incluso quitarte de en medio a los rivales.

Fuiste tú quien envenenaste a los perros.

¿Que yo qué? Bueno, no finjas,

que vi que dabas de comer a todos los perros intoxicados.

¡Es verdad! Vi cómo se sacó algo del bolsillo

y se lo dio a Renée.

Era la comida que nos regalaron al inscribirnos, esta bolsa.

Esto fue. -Tú has envenenado a mi René.

-Yo no he hecho nada, Miriam. Te estás pasando.

A ver, a ver. Soy detective.

Y si el problema está en la comida del campeonato,

es grave porque puede haber...

(Música sensual)

La saqué de la bolsa y se la di. Eso ya lo veremos.

Por supuesto que lo veremos. Claro que sí.

Claro que sí. Ay, gallitos.

No, es que lo veremos. Lo veremos.

¡Uh! ¡Uh!

(RESOPLA) ¡Dios!

Venga, Max.

Esa perraza es una preciosidad.

¿Me darás su número de teléfono?

Sí, y su número de pie para que le compres unas zapatillas...

El listado de los perros que han abandonado la competición

por miedo a que se trate de un virus peligroso.

-¿Marcaste los que cayeron enfermos?

-Solo Renée. Los otros dos, siguen.

-Disculpa.

¿Sí? Sí, dime.

Hola, buenas. Hola.

¿Es la responsable del evento?

El director ha ido a atender una llamada.

Pero le puedo ayudar yo.

Soy Alberto Tébar, detective. Mamen Garitano.

La coordinadora del evento.

Sí, ya la he conocido antes, cuando el...

¿Hay algún problema?

A lo mejor. Creo que los perros que han caído enfermos

en la competición antes

se han intoxicado con esta comida.

Disculpe, pero es una falta de respeto y profesionalidad

que acuse a esta organización y a la marca...

Este pienso caducó hace un mes.

¿Qué?

Señorita, Garitano, creo que la falta de profesionalidad...

Esta es la fecha de envasado.

Esta otra es la fecha de caducidad.

Ah, pues sí... Qué curioso.

Como estaban tan juntas. (RISITA)

A mí también a veces me pasa.

Y en cuanto a los perros, no se preocupe.

Es normal que ocurran estas cosas.

¿A qué se refiere?

A que son momentos de mucho estrés para los dueños

y esa tensión la perciben los perros.

Pero tres perros seguidos...

Bueno, no soy un obtuso, ¿eh?

De todas formas, me llevaré una muestra.

Claro, sí.

Y si necesitas cualquier cosa,

lo que sea, llámame, de verdad.

¿Ah, sí? Sí.

(TARTAMUDEA) Sí, de la investigación...

Sí, genial, le mantengo informado.

Venga, Mamen.

Hasta luego. Y perdona, ¿eh?

(Móvil)

La coordinadora quiere tema contigo.

¿Qué dices?

Es Marta. Vamos a casa, que quiere hablar conmigo.

Este no sé, pero el campeonato de perrito faldero lo ganabas.

(RÍE)

(Música de misterio)

(Móvil)

¡Llaman de la Central! -¿El jefe?

(RESOPLA) Marrón, marrón.

-Cógelo tú.

-¿Yo? Cógelo tú, que yo estoy liado con el ordenador.

-Yo contesté la última vez.

-Fui yo, que aún recuerdo lo que me gritó

por no encontrar al agente Q.

-Nos va a preguntar la clave del laboratorio que no tenemos.

-No sé, cógelo tú, que tengo la boca llena.

(Móvil)

-¿Jefe?

Sí, jefe... Bueno, no hace falta que grite tanto,

porque yo sí que le oigo muy bien.

Aunque ahora le estoy perdiendo.

¡No tengo cobertura!

¡Pierdo!

¡Pierdo! (LE DA LA RISA)

-¿Algún insulto nuevo? -No, los clásicos.

-Mail del jefe.

-"Traumático desmayo de tres perros en la competición".

¡Anda, pero si es el agente Q!

(Móvil)

Jefe, sí... Hombre, me ofende. Claro que la habíamos visto.

Por eso no tenía cobertura, estábamos vigilando.

Sí, conseguiremos la clave del laboratorio.

Un saludo.

-Mañana sigue el concurso. Es nuestra oportunidad.

-Pero pensemos un plan. Nunca hemos estado tan cerca.

-Vale.

(A MAX) A ver qué me vas a decir.

¿Qué me vas a decir? Me tienes preocupado.

El impresentable de tu hermano.

¿Qué le ha pasado? Por desgracia, nada.

Me ha pedido el divorcio, el muy jeta.

Después de todo me manda una carta. ¿Te lo puedes creer?

¡Una carta! El hijo de la gran... (RAÚL) ¡Mamá!

¡Voy, hijo!

¿Y me deja con este marrón?

¿Ahora cómo se lo digo a los niños?

¿Qué le digo, Alberto? ¿Cómo se lo digo?

Vamos arriba. Vamos arriba.

¡Eh! ¿Vamos al jardín y me tiras la pelota?

No, ahora estoy buscando a mamá.

Me apetece mucho jugar contigo.

Pero si nunca quieres.

500 millones de perros no pueden equivocarse,

jugar tiene que molar. ¡Vamos! Venga, vale.

¿Cómo se lo digo a Raúl?

Acuérdate de lo mal que se puso cuando se fue su padre.

Seguro que lo entiende. Sí, ojalá.

La verdad, que la que está liando...

Es una pena, con lo buena pareja que hacíais.

Le dabais envidia... a mucha gente.

(Música emotiva)

No entiendo cómo se porta así. Ni yo.

Lo estaba superando, y ha sido ver la demanda de divorcio

y me ha entrado un cabreo por el cuerpo...

Tómatelo como una buena mala noticia.

Te va a permitir pasar página.

Tu hermano es un cabronazo.

Por favor, Marta, que es mi hermano.

Y al gilipollas de mi hermano solo lo insulto yo.

(RÍE)

Vete, que te estoy entreteniendo.

Sí, tengo un follón con unos perros que...

Vete.

(SUSPIRA)

¿Max?

Mira.

Sácame de aquí antes de que me encuentre Raúl.

Tenemos que ir a analizar esto.

A mí no me mires, no pienso probarlo.

Cosas peores te habrás llevado a la boca.

Sí, esta pelota, que sabe a rata muerta.

Además, Paula estará encantada de ayudarnos.

(Timbre)

¡Anda, qué sorpresa!

¿Te has acordado de que era mi tarde libre?

(RÍE DISIMULANDO) Sí...

¡Sorpresa!

Me hace mucha ilusión que vengas a verme porque sí.

En el fondo eres un romántico.

Bueno... Venga, pasa.

¿Te acuerdas que antes

solo venías cuando necesitabas que te hiciera algún favor?

(RÍE) ¡Sí! Menudo jeta estaba hecho, ¿eh?

Sí.

Me alegra que pienses en mí y luego en todo lo demás.

¿Te pone nervioso que te diga estas cosas?

Yo no suelo ser así de pastelosa, pero contigo... me sale.

Mira, Paula, venía porque necesitaba...

Lo sabía. ¿Vienes a pedirme un favor?

No, no... Porque necesitaba verte.

Pues ven aquí, que yo sí que te voy a hacer un favor.

¡No, no, no!

(Música sensual)

Bueno, tendremos que repetir, ¿no?

Me tendrás que dar un rato, no soy una máquina.

Me refería a la visita sorpresa.

Ya, era una broma. Cuando quieras.

Adiós. Adiós.

¡Ah!

¿Y esto? "Chuches".

(Móvil)

"Paula, qué cabeza. Me he dejado una bolsa de chuches para perros

en la encimera. El laboratorio ya estará cerrado.

¿Tú me lo puedes analizar en comisaría, por favor?

Gracias... Oye, que...

Bueno, un beso. Chao, chao".

(SUSPIRA)

(RÍE)

(Grillos)

(Música melancólica)

¡Chist!

-¡Tía, me meo!

-¿Por qué no has ido al baño en el bar?

-¿A mojarme mis vaqueros Jean Pol con el pipí de otra?

Tú flipas.

Vaya horitas de llegar. ¡Qué susto!

¿De dónde vienes?

Esto no es lo que parece. Vengo de estudiar.

Química, ¿no? Porque apestas a alcohol.

¿En serio?

Los humanos no lo notarían, pero acabas de delatarte.

Me gustabas más cuando decías "guau".

¿Y esto?

¡Una cerveza! ¿Qué diría el tío Alberto?

Tampoco esto es lo que parece.

Ya. Si tú no dices nada, yo no digo nada.

Seré una tumba.

Pero solo hablo contigo, tampoco tengo mucho mérito.

Qué gusto, pensaba que iba a reventar.

Por cierto, ¿con quién hablabas?

-¿Yo? No hablaba. (GIME INOCENTEMENTE)

Los chupitos de Jager te están haciendo alucinar.

-Ya.

Qué vicio tienes.

-¡No, que...! Nada.

(Música animada)

Hoy en ascensor. El ejercicio es para verlo por la tele.

Pues es bueno para la salud.

El que lleva una semana cenando pizza.

¿Qué dices?

Además, después de este caso, me apunto al gimnasio.

Estoy deseando verlo.

¿El caso resuelto? Yo también.

A ti, en mallas chillonas.

Que harán chillar, me refiero. (RÍE)

Pero el caso también.

Ahora sabremos si fue una intoxicación fortuita.

Ni de coña, mucha gente odia a los perros.

Menudos desgraciados...

¡Algunos ponen salchichas con alfileres en los parques!

Perdona, pero eso no son ni personas.

Y eso que lo único que hacemos los perros

es dar cariño, compañía...

Y echar una birra de vez en cuando.

¿De vez en cuando?

Bebes como un universitario de Erasmus.

(SUSURRA) Porque soy igual de listo.

Bueno, te lo encuentro enseguida.

Tiene que estar por aquí... Ah, no, espera.

Ah, no, están aquí, están aquí.

Estaban en un plástico...

Alberto, perdona, pero estoy un poco empanada.

No sé por qué será.

(RÍE) Aquí te queda café... ¡Uh!

El café está aquí desde que Colón lo trajo de América.

¿Entiendes? Sí. Estaban aquí.

¡Ah!

Pues parece que no hay restos de pesticidas ni de bacterias

ni de sustancias tóxicas.

Parece que la comida está bien.

Lo siento. Si te puedo ayudar en algo más.

¿Puedes cambiar los resultados para que resuelva el caso?

No. Pero te puedo invitar a un café.

Pero bueno, de máquina.

¿Contigo? (ASIENTE)

Me vale.

(SUSPIRA)

Eres abogada, te dedicas a firmar documentos.

¿Te digo donde firmar?

Donde dice "capullo rompefamilias" no, en el otro lado.

Si firmo, no hay marcha atrás.

Y son muchos años, muchas cosas. No es fácil.

Es verdad. Qué buenos momentos.

Me acuerdo cuando se fue con todo tu dinero.

Fue tan bonito...

Y... hace casi un mes

cuando por poco pierdes la casa, qué romántico.

Pero lo que más envidia me dio

fue cuando se fue con su otra familia

olvidándose de vosotros.

Qué marido tan increíble.

Pero si yo no quiero volver a verle en la vida.

Pues para eso es ese papel,

para decirle "vete a tomar por culo" de manera legal.

Te prometo que la cena será mejor.

Tengo un wasabi, que si cae al suelo hace un agujero.

(RÍE) No sabía que te gustaba tanto el picante.

Hay tantas cosas que aún no sabes de mí.

Mejor hablamos de otro tema de ascensor,

del tiempo, del vecino que sale desnudo a bajar la basura...

En mi barrio había uno que lo hacía.

En mi barrio estas cosas no te pasarían.

¿Me estás pidiendo que me vaya a vivir contigo?

¿Qué? No. No, no, qué va.

¡Uf, no, no!

Cuánta negación junta.

Será porque tengo un perro y no quieres tenerlo en un piso.

Yo no digo que no nos vayamos a vivir juntos alguna vez,

ya se verá.

Pero tendrás ganas de salir del garaje de Marta.

Sí, hombre, me mudaré,

pero ahora es mal momento, porque le echo una mano y eso.

Necesitará apoyo y no sentirse sola.

¿Por qué no le dices que se venga a cenar?

Es una idea estupenda. ¿No te importa que cene con ella?

Me refería con nosotros, capullo. (RISITA)

Sí, claro, claro.

Voy a hacer una llamada. Sí, se lo digo.

(Móvil)

Dime, Alberto.

¿Te vienes a casa de Paula a cenar? ¿A cenar?

No me apetece nada, la verdad.

¡Vete! Es la mejor manera de olvidarse de todo.

¿Cenar?

Sí, eso que se hace por las noches.

Tomarte una botella de vino o dos.

Verás lo poco que te importará el divorcio.

Anda que...

Anímate, que te sentará bien.

Vale. Venga, sí, voy a cenar.

Genial, luego te veo.

No seas petardo. Luego nos vemos.

¿Cómo?

Es que he invitado a un amigo a cenar.

¡Ah!

¿Un amigo? ¿Qué amigo?

A uno que quiero que conozcas. Vale.

Hasta luego. Hasta luego.

¿Un amigo?

De esos a los que llamáis solo para pedir dinero

o para que os ayuden en la mudanza.

(RÍE)

Bueno, pues...

Han analizado la comida y está en perfectas condiciones.

Eso demuestra que la organización no ha tenido nada que ver.

Si me disculpáis, tengo muchas cosas que hacer.

-¡Os lo dije! ¡Yo no he sido!

-No te creo, pudiste darle cualquier cosa.

-¿Tienes pruebas? ¡No! ¿Tenéis pruebas? ¡No!

-Es lo que ha pasado: has envenenado a nuestros perros.

-Me vais a hundir el negocio.

Nadie querrá cachorros de un perro acusado de ganar con trampas.

-Ese es tu problema, que para ti los animales son un negocio.

Y así los tratas.

-¿Soy el único aquí?

Anda, sí.

Perdona, perdona. Tienes que ayudarme.

Te pago lo que sea,

con tal de que averigües qué le han hecho a esos perros.

Tengo que limpiar mi nombre.

Yo nunca le diría que no a un caso,

pero la intoxicación es lo más probable. ¿Lo que sea?

Se empeñan en que he sido yo

y lo mismo lo dicen para que no los eliminen a ellos.

¿Por qué los iban a eliminar?

Porque puede que hayan dopado a sus perros para ganar.

(RÍE)

Sí, ahora esto es de repente culturismo perruno.

Muchos dueños dan sustancias prohibidas. Mira.

Hay muchas competiciones con positivos de los animales.

¡Putos humanos!

¿Cómo? Puros habanos.

Lo tengo que dejar. Ahora mismo me fumaría uno...

Vale, ¿me ayudas? Quiero saber qué le han hecho a esos perros.

Vale, te llamará mi secretaria para el tema de la factura.

Empezaré hablando con Miriam.

No te van a reconocer que los han dopado.

¿Y qué hago, sacarles sangre como si fuera el "tour"?

Eso lo hizo la organización, tienen que tener los resultados.

Otra cosa es que te los den.

Ah, no... Seguro, si yo con Mamen tengo un trato directo.

Seguro. (MAMEN) Imposible.

Es información confidencial.

Pero los análisis deben hacerse públicos

para demostrar que es un campeonato limpio.

Es un campeonato limpio.

¿Y cómo lo sabemos?

A ver, yo te los daría, pero mi jefe no me deja.

Solo se comunican si hay algún positivo.

¿Cómo sabe la gente que es verdad o es mentira...?

Lo comunicamos según el modelo olímpico.

¿Cada cuatro años?

No, digo lo que quiero y cuando quiero. Es la normativa.

Me parece muy injusta. Lo siento, de verdad.

Pero si quieres quejarte, por ahí viene mi jefe.

Es el director del campeonato. Él impuso la norma.

Qué democrático.

Te presento. Juanlu, él es Alberto.

¿Qué tal? Encantado. Detective privado.

Necesito los resultados del control "antidopping".

No. -Ya se lo he explicado.

Pero, caballero... No se lo puedo dar.

Son normas del campeonato.

¿Qué intentan ocultar con esa norma?

La transparencia es muy peligrosa.

Antes de comentar nada debemos estar seguros.

Los positivos a veces no son tales y nos dejan como apestados.

Vámonos, Mari Carmen.

Sí... Vaya tío.

No te lo tomes mal, él es así con este tema.

Intentaré preguntar al veterinario, a ver si vio algo raro.

Yo no me molestaría, pero como tú veas.

Gracias, Mamen.

¡Menudo estirado!

Le mordía la entrepierna y le bajaba los humos rapidito.

Es todo muy raro.

El director oculta algo.

¿Nombre?

Juan Luis Heras Prieto. A ver.

Juan Luis Heras Prieto.

Es que en los buscadores normales no encuentro nada.

Es que no hay nada.

Ni un pago bancario ni un comentario en una red social.

Es un poco raro, ¿no?

No, raro habría sido en 2005. En 2017, es que ocultas algo.

Todo el mundo deja rastro en internet, y yo lo encuentro.

¿Por qué no buscas por Lorenzo Marselli?

¿Cómo?

El veterinario. Marselli, con elle.

Como Marselli. Marselli.

Marselli, nada por aquí, nada por allá...

Hay un comentario en un foro de cachorros.

Podrías poner a procrear a Max. Estás perdiendo pasta.

Bla bla bla, paja.

Bla, bla, bla...

Denunciado por un grupo de animalistas.

2013. Aquí hay mandanga.

Fue inhabilitado en 2013

por estar relacionado con una trama de...

¿"Dopping"? Bingo.

¿Qué te parece 500 pavos?

Hombre, yo creía que estas cosas me las hacías por un favorcillo.

No lo digo por ti, tú me debes más. Lo digo por este pavo.

Me puedo meter en su mail, piratearle la tarjeta,

ponemos su firma digital y hacemos una donación

de 1000 pavos, claro que sí, a una protectora de animales.

Y aunque diga que no lo hizo él, lo hizo él.

Sí, sí. Esto es gentuza, hombre.

Voy al baño y lo hacemos.

Recuerda que soy tu amigo, Ramón.

(SUSPIRA) ¿Tú qué piensas?

En procrear con Renée.

Me refiero al caso.

¡Ah! Pues creo que hay que investigar desde dentro

del campeonato.

Y yo ya sé cómo.

¿Qué? ¿Cómo me queda?

¿Me has apuntado a un campeonato de perros? ¿Quién te crees que soy?

Que es para investigar desde dentro,

así nos enteramos de qué le ha pasado a esa perra tan guapa

y te marcas un tanto con ella.

Haré el ridículo. Los otros van dopados.

¡Me van a machacar! Pero si tú eres el más listo.

Haberme apuntado a unas olimpiadas de matemáticas.

Mira, yo...

Confía en mí, que no vas a competir.

Lo único que haremos es infiltrarnos.

Me da igual que no tengas ganas. Ponte tu mejor vestido

y tu mejor sonrisa para ir a esa cena.

Voy a ir a por el calefactor, a ver si te pierdo de vista.

¡Vaya día más largo, por Dios!

Mila, ¿qué cena?

Va a cenar con Paula, Alberto y un amigo de Paula.

A ver si se alegra un poco. Últimamente la veo muy triste.

-Tu madre está pasando por un momento muy difícil.

-Ya. -Habla con ella. Te necesita.

Tu calefactor. Muchas gracias.

De nada. Bueno, que vaya muy bien la cena.

Hasta mañana. Hasta mañana.

¡Oye, mamá!

¿Qué tal el día? ¿Todo bien?

Bien, del todo bien...

Ven, que vamos a hablar.

¿Qué haces?

Intentar sacar la rueda, que se me ha pinchado.

Pero mira que eres bruto, ¿eh?

Vamos a ver, mira.

(SE ESFUERZA) Se coge esto y...

¿Y eso? Esto es el freno.

(RÍE) ¡Ah, esto!

Esto es el dorsal para la competición canina.

¿Le has apuntado? Qué guay, ¿puedo ir?

Hombre...

Por favor.

Contaba contigo.

¿Cómo no voy a ir con mi sobrino preferido?

A ver, lo que no quiero es que esto nos afecte aún más.

Me afecta mucho.

Hija, lo siento. De verdad, lo siento.

No me voy a volver siniestra ni nada,

pero es que estás sufriendo y no te lo mereces.

Y por mucho que sea mi padre, es un egoísta...

Es un mentiroso y un cagón,

que no tiene huevos a venir aquí en persona.

Vaya, pues es buen resumen, sí.

¿Cómo se lo vas a decir a Raúl? No lo sé.

Estoy venga a darle vueltas y sé que le voy a hacer daño.

Solo de pensarlo... se me parte el corazón.

Ya. No te preocupes.

Uy, ay.

Perdón... ¿Y eso?

Precisamente venía a hablaros de esto.

He apuntado a Max a un campeonato canino

y digo: "Mira, podemos hacer algo juntos, en familia,

con Raúl"... ¿Eh?

Vale, guay.

Si nos da tiempo antes de la cena, me apunto.

Yo también. Voy a preguntarle a Bea. Seguro que se viene.

(TARTAMUDEA) Bea también.

Bea, Bea...

(Música de comedia)

Bueno, pues id pasando todos.

(TARTAMUDEA) No, yo voy a...

...ahí.

Ahora... Ahora... Os veo.

Juraría que la enfermería estaba por aquí.

Hola, buenas.

(AMENAZANTE) Tú, ¿adónde vas?

Yo voy... a la pista, a competir.

Soy participante.

¿Puedo ver tu dorsal?

Claro, hombre, por supuesto.

El 23. Ah, vale. Perdona.

Nada, hombre.

¿Ellos también participan? No. Son cachorros.

Ah... Son benjamines, ¿no?, de la competi...

Hasta luego.

Un momento. ¿Qué?

La pista es por ahí.

Ah, sí, "acceso a pistas".

Qué despiste. ¿Entiendes? Como es una pista...

Ay, aquí es.

Aquí tienen que estar los informes

y a saber qué más.

¡Hop, hop! El molinete lo borda.

Soy de la...

Está nervioso, aquí. Estamos entrenando.

(Se dispara una alarma)

¡Tolay, nos van a pillar!

(PARA LA ALARMA) Vamos.

Si tienen una alarma es porque es importante.

Sé cómo entraremos.

"Y Cujo sortea el último obstáculo

y detiene el tiempo en la mejor marca,

lo que garantiza su paso a la final.

Está muy complicado superar la marca de Cujo".

-Tu madre mira a Raúl con más pena

que yo a tu armario de solo dos puertas.

Mamá, córtate, que lo va a notar.

Es tan feliz que no lo quiero amargar diciéndoselo.

Nuestro próximo participante es Max.

Un Jack Russell guiado por Alberto Tébar.

(TODOS) ¡Vamos, Max! ¡Venga!

(ÁNIMOS DE LA FAMILIA)

Ese perro es puro músculo.

Solo le ganaría haciendo sudokus.

¡Vamos!

Está nerviosillo.

Confía en el plan.

¿Lo ves?

-Ah, sí, ahí está.

-¡Dios!

-¿Qué pasa?

-Le perra de tu prima me acaba de mear los pies.

(COMENTADOR) "Está muy complicado superar la marca de Cujo.

¿Preparados, chicos?".

Pues si estáis en vuestra marca, vamos en tres,

dos, uno...

Y allá vamos.

¡Venga, salta!

(RAÚL) ¡Vamos, Max! ¡Vamos!

-Parece que le pasó algo.

¡Ay, qué le habrá pasado a mi perro!

¡Ay, mi perro! ¿Qué le pasa? ¡Max!

No es la primera vez, está siendo desafortunado el certamen.

disculpen, señoras y señoras".

¿Qué le habrá pasado a mi perro?

¡Rápido, por favor, llame al veterinario!

Ay, qué preocupado.

¡Baja el tono! Estás sobreactuando.

Vamos a hacer un descanso mientras asisten al pequeño Max

y en seguida volvemos

en el III Certamen canino Distrito Sur.

(VETERINARIO) -Tómatelo con calma. Es que estoy muy preocupado.

¿Cómo está Max? Ha sido un desmayo. Está consciente.

-Que se ponga bueno, por favor.

-A mí estos "yuyus" me dan al tercer chupito

y se pasan en seguida. Bea, por favor.

Llevaos a Raúl fuera.

Vamos, enano. Venga, hijo.

Parece una intoxicación, como los otros perros.

A ver si lo han envenenado. ¡No!

No parece grave, sus constantes vitales son normales.

Le voy a vendar el rasguño de la pata y en seguida...

(GRITA) ¿Y el bulto que tiene no se lo va a mirar?

Se lo acabo de tocar! ¡Por favor, no lo puedo ni ver!

¡No lo puedo ni ver!

No, hombre, aquí no...

No noto nada. Está mareado pero bien.

Sí... Le voy a vendar el rasguño.

Me ha parecido a mí...

¿Y las vendas?

Ahí no había vendas. Yo no he visto vendas.

Voy a la enfermería de pista, ahora vengo.

Sí, sí.

¿Qué haces? Entretenerlo para encontrar pistas.

¡Alberto, eso es ilegal! No sabes lo que nos puede caer.

Tengo que buscar informes o jeringuillas...

O hematocrito, no sé. Vete a la puerta a vigilar.

¿Tú sabes cómo se busca eso? Lo sabré cuando lo vea.

¡Alberto!

¿Viene?

No, pero yo no puedo ir a la cárcel.

Tranquila, no pasa nada. No soy como tu hermano,

no dejaré a los niños solos.

Paso. No pasa nada, tranquilízate.

¿Qué haces? Ayudarte a buscar.

Cuatro ojos ven más que dos y encuentran las cosas antes.

Alberto, este cajón no es como los demás.

¡Mira!

Este cajón tiene un doble fondo.

(LEE) "Tercer certamen distrito sur".

Renée... Mochis...

Son los perros que cayeron enfermos.

¡Alberto, que lo tenemos! Venga, vamos.

No, vámonos, no. Vete tú a casa,

que tengo que ir a que analicen eso.

Venga, pues nos vemos en casa. Sí, nos vemos allí.

Venga, campeón, que estás hecho un actorazo.

Estás para que te pongan una serie en La 1.

¿Ves aquella ventana? -Ajá.

-Mañana, desde aquella ventana le disparamos y lo dormimos.

-Me parece muy bien.

(Música de tensión)

¿Has venido a buscarme?

Ay, Paula, si es que no aprendes.

¿Qué necesitas?

¿Podrías mandar que analicen esto? Trae.

Gracias. Me voy, que tengo una prisa...

He quedado para cenar con una chica fantástica.

(RÍEN)

¡Me gustas mucho!

Ay, Albertito, Albertito...

(Timbre)

Hola. Hola.

Pasad. ¡Qué guapos estáis! Gracias.

Y gracias por invitarme. De nada.

¿Os gusta la comida japonesa? ¡Me encanta!

Oh, qué ordenadito todo.

(RÍE) Sí.

¿No había otro invitado? ¿No ha llegado?

Eh... Sí, está aquí ya.

¡Hombre, Albertito! (RÍE)

¿Gómez?

Por cierto, ha llegado la orden de registro que pediste.

¿Una orden de registro? ¿Para qué?

Para buscar algo con más gracia. (RÍE)

¡Mira que eres soso, chaval!

(RÍE) Por favor, sentaos.

¡Marta, estás espectacular! Gracias.

¿Un poco de sake? Sí.

(SUSURRA) ¿Gómez? ¿Le has preparado una cita a Marta con Gómez?

A Marta no, a ti.

Marta está para que Gómez no sospeche.

¿A mí por qué?

Porque Gómez es mi jefe.

Me apetece que os llevéis bien.

Mira a tu cuñada.

Parece que se entienden.

¡Qué dices! (RÍE)

¡Pero si no tienen nada en común!

También colaboro con un ONG. ¿Tú?

Sí, de niños necesitados. Soy el entrenador de fútbol.

¿En serio?

Policía de día, entrenador de noche.

Un héroe en todos los campos.

(RÍE)

(Música divertida)

¿Qué pasa, enano?

¿Ya te has recuperado? Sí.

Estoy disfrutando de ser un perro.

Corremos detrás de los carteros,

olemos la cena sin tener que bajar a la cocina,

nos independizamos muy pronto de nuestros padres

y conocemos perritas con las que...

Eh...

Bueno, mejor por ahí no,

que todavía eres un cachorro.

¿Por qué me estás contando esto?

Soy un perro.

Soy tu mejor amigo.

Tenemos que contarnos cosas.

Sé lo de papá y mamá.

¿Lo sabes?

¡Pues sí, no soy tonto!

Me están ocultando todo el rato cosas.

Se van a divorciar, ¿no?

Sí.

(Música triste)

Raúl, lo siento mucho.

Venga, no llores.

Me da pena verte así.

¿Por qué mamá no me lo ha dicho antes?

Estaba buscando la manera, no quería hacerte daño.

Es por mi culpa.

No digas eso.

Tenía que haberme portado mejor, así no habrían discutido.

Tú no tienes la culpa de nada.

¿Por qué ya no se quieren?

Son cosas de humanos que ni tú ni yo entendemos.

Lo importante es que te quieren los dos.

¿Tú crees?

¡Fijo! Todos te queremos.

¿Tú también?

Eh... Todos los humanos.

(GRUÑÓN) Sí, yo también.

(SUSPIRA)

Tú nunca me abandonarás, ¿verdad?

No, no te preocupes.

(EBRIA) A ver, yo no soy tonta, me ha dejado tirada.

Ya no estoy enamorada.

Pero tiene la desvergüenza de mandar

los papeles del divorcio por correo.

Fírmalos y punto, es lo que tienes que hacer.

Mira que es mi hermano,

pero lo olvidas, y te centras en ti y los niños.

No lo hubiera dicho mejor. ¿Cómo lo hubieras dicho?

Digo que tienes razón. ¡Ah!

Lo importante sois vosotros.

¡Por los buenos consejos!

Alberto, ¿puedes venir un momento?

Sí.

En realidad, ¿sabes qué es lo que más me preocupa?

No sé cómo decírselo a mi hijo pequeño.

Montamos un operativo ahora mismo... y se lo decimos.

(RÍEN)

Gracias.

¿Se puede ser más gañán?

¡Si acaba de brindar por ti!

¿No es menos gañán?

Sí, pero un poco solo.

Tienes que conocerlo mejor. No es mal tipo.

Tómate otro vino con él.

Siento estar aburriéndote con mis problemas.

Para nada.

Pero si es Gómez, si va a terminar cagándola en algún momento.

Seguro que ahora suelta alguna brutalidad.

Un día, el amor le dijo a la amistad:

"¿Por qué estás tú, si existo yo?". Esta le contestó:

"Porque yo pongo una sonrisa

donde tú dejaste una lágrima".

(Música emotiva)

Qué bonito, Gómez.

(EMOCIONADA) ¡Qué bonito!

Yo creo que me lo deberías mandar por mensaje,

porque igual con el vino mañana no me acuerdo.

Qué manera más sutil de pedirme el móvil.

Dame el tuyo.

(Golpe)

Vaya meneo, macho.

Menos mal que vienen muertos desde Japón.

Venga, que es el último plato de sushi.

Menos hablar y más comer, que caliente no sirve para nada.

¿Entiendes? Como el frío, pero al revés.

Da un poco igual.

(ININTELIGIBLE)

Oye, ¿qué te pasa con Marta? ¿Por qué no los dejas?

¿Con Marta? No, nada.

Bueno, que no quiero que se aprovechen de ella.

Está en un momento muy delicado y...

¡Ay!

(RÍE)

Aquí mejor que en la soja, ¿no?

El vino, siempre, mucho mejor.

No lo he probado, pero bueno.

Es que no me va bien, no sé cómo hacerlo.

Tienes que... Mira. Ven, trae aquí, mira.

Tienes que coger un poquito así.

¡Menos palillito, menos palillito!

Que nos vamos a saltar un ojo, ¿eh?

Vamos a comer con tenedores, como Dios manda.

¡Es un sacrilegio! Con las manos o los palillos.

Le cambia el sabor.

Mira, con el palillito, yo te lo doy.

Pues sí que le cambia el sabor.

¿Quieres saber por qué me hice policía?

Me encanta que saques mi tema favorito: yo.

(RÍEN)

Seré breve.

Corría el año 1997...

Han llegado los análisis.

¿Sí?

Es una solución salina.

¿No es una sustancia prohibida? (NIEGA)

¿Qué pasa?

Unos viales que parecían sospechosos,

pero no es ni "doping" ni ninguna sustancia tóxica.

Es una solución salina, al parecer.

¿"Doping" y una solución salina?

¿A quién investigas?

Si te vas a reír de mi caso de los perros, ahórratelo.

¡Eh! Tranquilo, tío. Calma.

Lo digo porque se dice que lo usó Armstrong

para tapar su "doping", lo saben todos.

¿Me tomas el pelo?

Con el deporte no bromeo.

(RÍE)

Cuando van hasta arriba, se chutan una solución salina

para limpiar el cuerpo y así no los pillan.

Eso es lo que hizo el veterinario con los perros.

Oye, muchas gracias, ¿eh?

Si confirmas que les hace eso, me lo dices y vamos a por él.

Hecho.

(MAREADA) ¡Huy!

Qué tontería, se me han subido las dos copitas que he bebido.

Qué tontería, dos copitas, ¿eh?

(RÍE)

Venga, vamos, que te llevo.

¿Pero os vais? Tú vuelves luego, ¿no?

No, no te preocupes. Ya la llevo yo. Vale, pues...

¡Paramos a tomarnos la última, que hace mucho que no salgo!

¡Venga! ¡A por una copita!

El bolso... Y esto ya te lo llevo yo.

¡Adiós!

Hasta luego.

Tengo una cosa muy importante que deciros a los dos.

Quiero que lo entendáis bien.

Papá y yo nos vamos a divorciar.

Creedme si os digo que es lo mejor para esta familia.

A larga es lo mejor para todos.

Por supuesto, no va a dejar de quereros.

Os va a querer igual o más que siempre.

Eso lo entendéis, ¿verdad?

Sí, mamá. No te preocupes.

¿Y tú?

(Música emotiva)

Raúl, por favor, dime algo.

Pues me da pena.

Pero él se lo pierde, ¿no?

Porque somos una familia de la leche.

-¡Bien dicho, hermanito!

Venid aquí los dos.

¡Os quiero muchísimo!

¡Mis niños!

Bueno, bueno, bueno, ¡cuánto amor!

Viene bien para la competición, ¡energía positiva!

¡Venga! ¡A arreglarnos!

Llegamos tarde.

Dos copitas...

(RÍE)

¡Max!

¡Max!

¿Y tú?

¿Tú qué quieres?

¿Tienes hambre?

¡Que tienes hambre!

Toma.

Muy bien, ¡buen perrito!

A ver si ganas la competición,

a esta familia le hace falta una alegría.

Muy buen perrito.

Mi amor.

(Música tensa)

Bueno, en algunos momentos he corrido un poco de riesgo.

Pero es lo normal en mi trabajo.

Por cierto, he tenido que hacer unas pruebas extra

que te tendré que cobrar aparte, pero no será mucho.

A ver, Álvaro, parecer ser que dopaban a los perros.

Por eso cayeron enfermos. ¿Ves?

Te lo dije. ¡Qué cabrones!

Sí, el veterinario les inyectaba una solución salina

para borrar el rastro de "doping". Pero...

Como Armstrong, el ciclista. Bueno, da igual.

¿El veterinario? ¿Está implicado el veterinario?

Todavía no lo sabemos, pero tranquilo, lo voy a descubrir.

Para eso estoy aquí.

Tendré que hacer una prueba de contraste

a los perros que enfermaron y demostrar el rastro de "doping".

Lo que te haga falta.

¿Has visto a Míriam?

¿Míriam? Pues la hija de...

Ahí la tienes. Ah, pues voy a...

Ahí está el Agente Q.

-Cuando se aleje del dueño, le disparas.

Cuando se duerma, lo atrapamos.

-Que no, que no vas a pinchar a mi perra.

¿Cómo va a estar dopada si no le di nada?

Fue el veterinario el que los dopó cuando les hizo el control.

¿Qué?

Necesito hacer una prueba de contraste a René

para demostrar que no tiene restos. ¡Uh!

¿Y estos pequeñajos que no se callan?

Los he visto antes, ¿no?

Ella es Bika y Manolito. Los cachorros de René.

Los había vendido, pero los han devuelto.

Si los vi ayer con un chaval, creo.

Llamaron ayer para decirme que los querían devolver.

¿Sabes por qué?

Porque René no participaba en el campeonato.

¿Te lo puedes creer?

¡Qué fuerte! Eso pensé yo.

(Música misteriosa)

-¿Lo tienes? -Lo tengo.

-¿Preparado? -Sí.

¿Sabes si los otros dueños de los perros enfermos

han vendido algún cachorro, alguna monta...?

(RÍE) Que si han vendido...

Aquí el que no corre, vuela.

Eso están haciendo, Max.

Compran cachorros a precio de perro normal,

los dopan y los venden a precio de hijo de campeón.

(RÍE IRÓNICO)

A la de tres.

-¿Quién cuenta?

-Cuento yo. -Bueno.

-Uno...

Dos...

¡Tres!

-¡Mierda! -¿Has fallado?

-Has contado tú hasta tres, ¿no?

-¡Pero tú tenías que apuntar!

-Pues lo haces tú la próxima vez.

¿Álvaro?

¿Tú lo ves?

No, no lo veo.

¿Qué pasa, figurín?

Oye, está un poco nervioso.

¿Tu dueño se ha ido por ahí?

Qué raro que te haya dejado aquí atado.

Este no contesta como yo.

Pero escucha mejor que tú.

Chucho, vamos a buscarlo, que esto me huele mal.

(Ladridos)

¿Y estas huellas?

Parecen como de zapatillas.

Y huelen a Álvaro.

¿Se lo han llevado a rastras?

Seguro, el suelo apesta a su rastro. Sígueme.

¡Vamos!

(Gritos ahogados)

¡Tranquilo!

Tranquilo, tranquilo, ¡tranquilo! (ÁLVARO GRITA)

¡Si no te tranquilizas, tampoco te puedo desatar!

(Golpe)

Os necesito aquí y ahora.

Cuánto tardan Raúl y Sonia, ¿no?

Había cola donde los refrescos.

Oye, ¿qué tal acabaste la noche ayer?

Gómez me llevó a mi casa, él se fue a la suya

y me dormí en el baño quitándome los zapatos.

(RÍEN)

Oye, ¿qué hace aquí Max?

¿Y Alberto? (LADRA)

¿Qué le pasa? No sé...

¿Nos quieres decir algo de Alberto?

Creo que le ha pasado algo. Quédate aquí por si vuelve.

Max, llévame donde Alberto.

¡Dios, cómo duele!

Qué recibimiento, ¿eh?

No tendrás un Ibuprofeno...

¡Hombre!

Ya sabía que tú estabas en el ajo. Tú eres el que dopa a los perros.

¡Dopar! ¡Qué palabra tan fea!

Prefiero decir que les ayudamos a sacar lo mejor de sí.

¿Sí? Pues no es lo que pensaban de ti los jueces.

¿Verdad, Lorenzo "Marselli"?

No, es Marseli.

Pero veo que has hecho tu trabajo. Me siento muy alagado.

Qué suerte, yo siento nauseas.

¡Que te calles! (LORENZO CHISTA)

-¿Qué está pasando aquí?

No quieren que compita Cujo para que gane uno de sus perros.

Los dopados, los que se desmallaron.

Y la sota de bastos es la que se encarga de los cachorros.

Cállate.

Compran cachorros a precio de perro normal,

dopan a los perros y los revenden

por una pasta cuando alguno gana el campeonato.

¿Quieres echar otra cabezadita?

Tu jefe, el director, cambió la norma para permitir el dopaje.

¿Qué pasa?

¿Mamen?

¿Cómo he estado tan cegato?

¿Qué está pasando, Alberto?

Mamen, fue Mamen todo el rato, no el director.

Lo importante es que te hemos cazado antes que tú a nosotros.

Sí, querías que sospechara del director todo el rato, ¿eh?

Y que parara cuando descubrí que la comida no estaba intoxicada.

Esto es un negocio bien montado. No permitiremos que lo airees.

Que sepas que estás denunciada. Y tú, y todos.

La policía está en el edificio. No te creo.

Bueno, y cuando... ¡Cállate!

Una pena.

No podemos arriesgarnos. Tenemos que ir a la enfermería.

-Muy bien. -Vamos. Tú vigílales.

-Me quedo, sí. -Vamos.

(Música animada)

-¡Agente Q!

¿Max?

¡Max!

¡Vámonos de aquí!

-Y como el perro Cujo no se ha presentado a la final,

parece que el primer puesto y el campeonato...

-No se puede pasar, estamos en una competición.

-Es para...

Atención, señoras y señores, ¡otro perro invade el circuito!

Parece el que ayer sufrió un desmayo y que va sin su cuidador.

¡Parece que ahí ha marcado el mejor tiempo del certamen!

Lástima que no le valga.

Me dicen que, en vista de los tiempos que está marcando,

¡quieren verlo acabar el recorrido!

(Aplausos)

¡Qué habilidad, qué agilidad la del Jack Russell!

¡Es una pequeña exhalación!

-¡Vamos, Max, vamos!

-¡Tú puedes! ¡Más rápido, más rápido!

¡Puede batir un récord, puede batir un récord!

-¡Es nuestro perro, es nuestro perro!

(PRESENTADOR) -¡Último obstáculo! ¡Bien, bien!

¡Lo supera y los supera por debajo del tiempo!

¡Qué carrera! ¡Qué carrera!

¡Max de mi vida!

(Aplausos)

¡Nuevo récord! ¡Nuevo récord!

(VITOREAN)

(Música misteriosa)

(TOSE) ¿Qué coño hacéis?

¿Eh?

Le digo a la policía de atrás, que ha preguntado si hay más gente,

y le he dicho que estás solo.

Dile que no estoy solo, que somos tres.

Uno, dos y tres.

-Te voy a quitar el tupé a hostias.

-La única hostia te la llevarás tú. ¡Quieto!

¡No me jodas!

Policía.

¡Al suelo! (RÍE)

¡Es mi novia!

Ah, ¿sí?

(BALBUCEA) Bueno, si no quieres...

No, sí, sí, yo sí. ¿Tú estás bien?

Yo contigo sí.

No, me refiero... Sí, sí, me desato.

Me han dado un golpe, pero... ¡Venga, vamos!

Están en la enfermería. Pues vamos.

Atención, cambio de última hora.

Los jueces ha decidido, en vista del nuevo récord que ha batido,

¡que Max sea el nuevo campeón del certamen Distrito Sur!

(Aplausos y música animada)

¡Felicidades, familia!

(Música intrigante)

-¡Vamos, vamos!

-Joder, no puedo ir más rápido.

-¡Vamos!

¡Suelten eso! ¡Quedan todos detenidos!

¿Tenías ganas de decirlo? Muchísimas.

¡Tienen derecho a un abogado! Alberto, corta.

Perdona, perdona.

(HABLAN A LA VEZ)

¡Guapísima! Sí, hombre.

¡Pero ponme un filtro o algo! No, no.

Venga.

¡Uh! ¿Y este fiestón?

(RÍE) Está claro, eres el muermo oficial de la familia.

Eh, chucho. ¡Tolai!

Venga, ahora ponte tú con Raúl.

¡Mira, ya está aquí el campeón!

¡Gracias! Ah, bueno, sí.

Te refieres a... Da igual. ¿Qué hacéis?

Estamos terminando de firmar los papeles del divorcio.

Y hacernos fotos para mandárselas a mi padre.

-Queremos que vea la familia que se pierde.

¿Sabes lo que digo? Se acabó estar de bajón.

Que lo esté él al ver lo poco que nos importa.

¡Muy bien! ¿Has ido a la peluquería y todo?

La he peinado con un tutorial. ¿Está guapa?

Que se le quede el culo torcido al verla.

Sí, guapísima.

¿Te pones?

Claro que me pongo. ¿Cómo me lo voy a perder?

¡Venga, venga! Primero la firma. Venga, respirando.

¡Una, dos y tres!

(TODOS A LA VEZ) ¡Olé!

¡Hecho! Venga, ahora una foto.

¡Venga esa foto, venga!

¡Espera, espera!

Que no estamos todos, ¡falta el campeón!

Venga, Max, ¡ven! Perdona.

Venga, venga. ¡Ven!

Venga, no te hagas de rogar, venga. (RÍE)

Venga, no te hagas de rogar, venga. (RÍE)

¡Muy bien, buen perrito! ¡Qué tío!

¡Muy bien, Max! ¡Venga!

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(A LA VEZ) ¡Familia!

¡Venga, familia! ¡Una, dos y tres!

Bueno, bueno, bueno.

¿Qué pasa, no se duerme hoy? ¿Qué haces?

Nada. ¿Estás viendo la foto?

Me gusta ver si salgo delgado.

Ya, ah.

A ti lo que te gusta es tener familia.

A ellos les gusta tener al mejor perro de España.

Bueno, bueno, que era un campeonato regional.

Lo humanos también exageráis el currículo.

No pienses cosas raras, tengo unas ganas locas de irme.

¿Sí? Entonces, ¿no te importa que borre la foto?

Me queda muy poco espacio. ¡No!

(BALBUCEA) Te apetecerá volver a verla.

A ti, solo a ti, yo paso.

No dejas de sorprenderme.

¡Ahora resulta que tienes sentimientos!

Duerme y calla, tío moñas.

¡Chucho! Tolai.

(SUSPIRA)

(Música misteriosa)

Ya les ha bajado la temperatura, están azules.

-Eso es que duermen.

Hoy es el día. -Vamos, vamos.

-Tendremos al perro próximamente.

(Alarma del juguete)

-Hay alguien en casa.

¿Qué es eso? Parece algún tipo de gas somnífero.

Venían a por Max.

El niño es la garantía para que nos dé la información.

(Motor)

¡Sonia! ¿Qué pasa?

¡Tu hermano no está! Mamá, tranquilízate.

Tenemos a su hijo. Si quiere volver a verlo con vida...

entrégueme al perro.

-¿Mamá? ¿Raúl, eres tú? ¿Estás bien?

¡Que no le hagan daño a Max!

Han secuestrado a tu hermano. ¿Qué?

Cierra bien todo, no abras a nadie.

Confía en mí, voy a volver con tu hermano.

¡Dadme al niño o disparo!

¡Dije que nada de polis!

No le toquéis ni un pelo, es mi amigo.

¿Por qué es más especial ese perro que mi hijo?

¿Cuánto quieres por liberarlo?

¡Lo que sea, lo que me pidas!

Dinos la clave del laboratorio.

Tienes una hora para traerme lo que pido

o le corto las cuerdas bocales. ¡Vamos a dárselo ya!

¡Si le pasa algo a mi hijo, yo me muero!

Me han mentido a la cara. Pienso averiguarlo.

¡No te muevas!

(GRITA) ¡Alberto!

¡Max! ¡Aguanta, que te llevo a un hospital!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 8

Sabuesos - Capítulo 8

18 sep 2018

Alberto lleva a Max a ver una competición canina, pero varios perros concursantes sufren una intoxicación muy sospechosa y deciden investigar. Marta recibe la demanda de divorcio de Salva y Paula decide animarla con una cita a ciegas con Gómez que saldrá mucho mejor de lo que espera Alberto.

ver más sobre "Sabuesos - Capítulo 8" ver menos sobre "Sabuesos - Capítulo 8"
Programas completos (10)

Los últimos 101 programas de Sabuesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Claudia

    Es buenísima !!!! Una pena que no tenga segunda temporada, quitan todas las series buenas y alargan eternamente otras que ya aburren ....

    19 nov 2018
  2. Carmen.Galindo

    Es lamentable que quitaran esta serie sin avisar y la pasaron a un horario mucho mas tarde. No me parece bien.

    29 sep 2018
  3. EVA MARIA

    Pues como la quiten es una pena porque era muy divertida...

    28 sep 2018
  4. Renata

    Serie SABUESOS, se muda a la noche del viernes !!!!!!!

    26 sep 2018
  5. Renata

    Viernes, tiran SABUESOS.. CAP' 9.

    26 sep 2018
  6. Marian

    Me parece muy decepcionante el que hayan quitado esta serie tan entretenida y dibertida que en casa deseabamos que llegase el martes para verla en familia. Nos gustaria que se volviese a emitir .

    26 sep 2018
  7. Priscilla

    Estaba esperando el capítulo de ayer.. :( xq no lo pusieron?.. Espero lo suban pronto!.

    26 sep 2018
  8. M jesus

    Porque no se ha emitido el capítulo hoy y han puesto la serie de estoy vivo, ya Le vale haber quitado la serie sin mas

    25 sep 2018
  9. Veronica

    Que pena que no se siga emitiendo en casa estabos todos esperando por ella, con lo que nos reímos nos encanta.

    25 sep 2018
  10. Angel

    Que paso con saguesos?

    25 sep 2018