www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4711923
Para todos los públicos Sabuesos - Capítulo 5 - ver ahora
Transcripción completa

¡Tengo papeles!.

y pasaporte canino

con tu foto y todo.

Soy el agente Q. Necesito que me saques del país.

¿Has conseguido los papeles? Sí, los tengo.

(GRITAN ENFURECIDOS)

Tu padre se ha llevado el dinero de los ahorros, todo.

Debo ayudar a mi madre.

-No vas a tener problemas para vender,

el éxtasis nunca pasa de moda.

-Le ha dado un síncope, puede haberse intoxicado.

¿Qué tal tu cita con Paula?

Eso no ha sido una cita... Pues eres tonto.

No se me ocurre nadie mejor para ti.

Sonia se siente culpable. ¿Qué?

Escondió unas pastillas rosas, y no eran precisamente chuches.

¿Crees que las vende?

"Hola, agente, he visto a una joven pasando pastillas.

Dense prisa si quieren atraparla".

¡Alto, policía! -¡Corre, Sonia!

-No solo su cuenta está a cero,

nos debe la hipoteca de cuatro meses.

Si no nos paga,

embargaremos su casa en la fecha prevista.

-Voy a cachearte.

-"Este es el contestador de Salvador Tébar, deja un mensaje".

Salva llevaba una vida... b.

Necesito que me ayudes en otra cosa.

Qué manera más bonita de acabar un brindis.

¡Gracias! Eres un perro flipante.

Lo que más me fastidia de lo que hace tu hermano

es que no tengo excusa. Lo sé, que me engaña,

que me miente, que se ha llevado nuestro dinero.

"No cuelgues, por favor". ¡Tienes un hijo!

Lo echo mucho de menos, quiero que vuelva.

Por cierto, ¿cuándo vuelve de su viaje?

(Música animada y ladridos)

(RÍE)

Está bueno el vino, ¿eh?

(INCÓMODO) Sí.

(RÍE)

A ver, ¿a ti qué más te da que el jarrón esté ahí

o que esté aquí?

A ver, pero que... Aquí está mejor, ¿no?,

porque es donde está simétrico en el centro,

que es donde queda bien, ¿no?

Pues ¿tú sabes dónde creo yo que quedaría mejor?

¿Dónde?

Aquí.

Pero ¿qué haces?

Salva tiene otra familia ¿y no me lo cuentas?

(SE QUEJA) A ver...

Sí, Marta, lo que pasa es que no quería hacerte daño.

Muy bien, porque ahora lo que va a hacerte daño

soy yo.

¡No, no dispares, por favor!

¡Alberto!

(Sintonía de móvil)

Estaba con un caso y me he dormido.

Perdón, estoy en pijama. Sí, yo también.

Apaga la música esa. ¿Qué suena?

¡Tú móvil!

Apágalo o haz algo. Lo llevo escuchando toda la mañana.

(Móvil)

Sabues... (BOSTEZA)

Perdón. Sabuesos, ¿dígame?

¿Fernando? ¿Qué Fernando?

¡Fernando!

Fernando García Yebra fue mi compañero de pupitre

todo el colegio, vamos. Tengo unas ganas de verlo...

Vaya casoplón...

En tu colegio no eran todos unos perdedores. Solo tú.

Chucho. Tolay.

Ay, que...

(Ladridos de otro perro)

¡Vaya bicho! Tranquilo, Max.

Tranquilo, tranquilo.

Ahora lo importante es quedarse quieto y no demostrar miedo.

¿Ese perro podría salir de ahí?

Miedo cero.

Ese es como un cachas de gimnasio:

mucho músculo, poca cabeza.

(Ladridos)

¡Puqui!

Tranquilos, no hace nada.

¡Alberto! ¿Qué pasa?

¡Cuánto tiempo! ¡Un abrazo! (RIENDO) ¡Sí!

(LE DA PALMADAS)

¿Qué...? Así que cumpliste tu sueño

y tienes tu agencia de detectives.

Bueno, es un negocio pequeño. Estoy yo solo.

(LADRA)

Bueno, sí, con él.

Parece que te entiende. Sí... Es mi pequeño Watson.

¡Es más listo! (RÍEN)

(MUJER) ¿Qué pasa?

¡Hola!

Oye, cuéntame. Te ha ido bien la vida, ¿no?

No en todo.

Esa es mi mujer, por eso te he llamado.

Creo que se está viendo con otro.

(Música sensual)

Típico caso de cuernos.

Buscaré pistas en la habitación de la rubia.

¡No! ¿Cómo vas a hacer eso?

¿Estás loco o qué? Nos van a pillar.

Sé que el dormitorio de una mujer te da pánico,

pero yo sabré desenvolverme.

¡No, no! No vayas...

Sí, claro, por supuesto.

Venga, luego te vuelvo a llamar.

Perdona.

Como te decía, necesito pruebas para el divorcio.

Bueno, ¿tenéis contrato prematrimonial?

Sí.

Pone que si Eva se acuesta con otro, no se llevará ni un euro.

-Fernandito, ¿estás listo? -¡Hombre!

Espero que sí, porque te pienso machacar.

-Alberto Tébar, Roberto Castillo. -Encantado.

-Es uno de mis mejores amigos, vamos a jugar al golf.

-¿Ya les has enseñado tus niñas? -No.

-¿No? ¿De verdad?

-Los palos de golf. Ah.

Fíjate qué maravilla. ¿Qué te parece?

Sí. Sí que es bonito.

Mucho palo para tan poco jugador. (RÍE CON HIPOCRESÍA)

¿También juegas?

(SE DA AIRES) Bueno... Tampoco...

(GOLPEA) ¡Ostras!

No te preocupes, ahora lo recogen.

No juego mucho. Soy alérgico al césped.

Es detective. Sé que piensas que lo de Eva son imaginaciones...

-No, pero lo que no pensaba es que todo fuera tan grave.

-Bueno, nada de apenarse.

Tengo a dos buenos amigos que me van a ayudar.

Rober, ¿le invitamos a un Bouloise Lamarque?

-Hombre, por supuesto.

(BALBUCEA EL NOMBRE)

No soy yo mucho de vinos. Es un coñac.

Ah. Muy especial.

Solo se fabrican cien botellas al año.

Anda, cien botellas, ¿eh? Y tú tienes una.

Tengo quince.

(RÍEN)

Te va a encantar, ya verás.

Pues vamos a ver...

Al centro y para adentro, ¿eh?

(SE QUEJA) ¡Oh, Dios!

Uy, el Toulousse Lautroic ese, estaba cargadete.

Te has puesto fino.

Si te descuidas, te bebes el agua de los floreros.

Si me tomé solo media copa...

o media botella.

Es que no estoy acostumbrado, pero, por favor,

no chilles, hombre, que tengo la cabeza... ¡Hostia!

(BALBUCEA) Este... ¿Con quién es esto?

¿Qué he hecho...? ¿Aquí?

(ALIVIADO) Ah, no.

¿Qué es esto?

No flipes, no hay chica. El coñac es caro, no milagroso.

Son de la mujer de tu amigo.

¿Para seguir el rastro?

(RÍE) No... Para que veas algunas en tu vida.

Bueno, ¿qué? ¿Qué tienes que contarme?

(BALBUCEA) Nada... ¿Yo a ti?

Me has mandado un mensaje de voz.

¿Que yo te he dejado un mensaje? ¿Te lo enseño?

¿Cuándo? Mira, verás. Aquí está.

(EBRIO) "¡Marta! ¿Por qué no contestas?

Ah, que estoy grabando un audio.

Cuando llegue a casa vas a flipar, Marta,

de quién es mi nuevo cliente, Marta.

Uy, Max, ¿esta no es tu correa?".

(MUJER) "Suelta a mi perro, borracho".

"Yo no he cogido a su perro. Borracha usted, señora".

Pues sí, sí que soy yo.

Que te fuiste de cañas con tu cliente, ¿no?

Bueno de cañas... Es que es... No te lo vas a creer. Es...

¡Fernando García!

¡Fernando García!

¿Cómo te quedas?

Me quedo igual. No sé quién es.

Marta, es Fernando García, mi compañero del colegio,

de pequeñajo. A mí me hizo mucha ilusión...

Bueno, la verdad es que quiere que siga a su mujer

porque piensa que es infiel.

No, pobre.

No entiendo cómo hay parejas que se ponen los cuernos.

¿Verdad?

¿Hoy no empezaba "Master Chef"?

Menudo palo se llevará si encuentras pruebas.

Bueno, si encuentro, igual no se lo digo, ¿verdad?

Ojos que no ven, corazón que no siente.

¿Qué dices? Eso es una tontería.

Siempre es mejor saberlo, por doloroso que sea.

Pues... Mira, Marta...

Yo tengo...

Oye, papá no me coge el teléfono ni responde a mis mensajes.

Tú tranquilo, si seguro que te contesta superpronto.

Venga, anda, a cenar.

A veces cuesta decir la verdad.

A ver si viene tu hermano, yo no puedo con todo sola.

(Música melancólica)

(NIÑOS) ¡Oe, Oe, Oe, Oe! ¡Oe, Oe!

¡Oe, Oe!

¿Qué pasa? ¿Por qué venís tan contentos?

Tenemos grandes noticias.

-En el próximo partido juego de titular.

¡Bien! El entrenador tenía que ver el talento que tienes.

Bueno, es que el titular se ha lesionado.

Pero va a ser genial igual.

Hasta he escrito a papá para que venga.

Raúl, papá no va a poder venir.

Pero seguro que para el siguiente, viene.

No, va a venir el domingo, seguro.

Me voy a poner las espinilleras del Barça que me regaló.

-Bueno, pues...

Habrá que decirle que lo mismo papá tarda en volver, ¿no?

¿Y si se lo dices tú? No.

(Música graciosa)

¡Yo ya no sé qué hacer!

Vas a tener que hablar con tu hijo, porque espera verlo en el partido.

Claro: "Raúl, mira, tu padre ha robado dinero

y hay media ciudad esperando para partirle las piernas".

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, abogada.

No me mires así, la otra opción no te gustará.

¿Qué otra opción?

Hacerte pasar por Salva, y contestarle los mensajes.

¿Cómo?

Coges el móvil de Raúl,

y en el contacto de su padre, pones tu número.

Entonces cuando escriba un mensaje, lo recibo yo

y puedo contestarle como si fuese Salva.

Exacto.

Pero una abogada recta y honesta como tú

preferirá partirle el corazón a su hijo

que soltarle una mentira piadosa.

No hagas sangre, que estoy desesperada.

(SUSURRA) Mira, mira, mira...

Va derecha al hotel.

Tendremos que averiguar con quién va a...

...¿aparearse, cruzarse, montarse?

A reunirse, quería decir. Siempre pensando en lo mismo.

No, trabaja de catadora de colchones

y va a dormir una siesta. ¡Anda ya!

Ese es Rober, no puede ser.

Mujer de pringao se acuesta con el amigo buenorro de su marido,

caso cerrado.

Voy a averiguar en qué habitación están.

Y tú procura no echar tanto pelo, hijo,

¿es que lo fabricas?

Se me cae el pelo, pero no se me ve el cartón,

como a otros.

Hola, buenas.

(AYUDANDO) Ahí.

Buenas tardes.

Mire, la señora con la que acaba de hablar...

¿Me podría decir dónde se aloja?

¿Y por qué iba a decírselo? También es verdad.

Porque trabajo con ella, ¿sabe?

Y le tengo que dar...

un documento muy importante. Aquí lo tengo.

Mire, es muy importante.

Lo siento, tengo trabajo.

Y yo, y yo también pero como tengo que ir...

Ah, la maleta, pues le echo una mano...

No, no, no. Yo le echo una mano. Ostras.

Se ha roto... La que ha "liao".

No, hombre. No toque nada, caballero.

Anda, mira. Por favor, no toque nada.

Esto se mete en un segundito y ya está, como nuevo.

¿Le estoy molestando mucho? Un poquito.

Pues me dice el número de habitación

y ya me voy.

¿Por qué no se marcha? Muchas gracias.

Pero si te dije que te quedaras... Da igual.

Aparte de insultarte por lo de la maleta,

¿alguna información?

No me quería decir el número de habitación...

Segundo piso. La ventana da a esta calle.

Pero ¿cómo...?

He seguido el rastro de la gomina de Rober.

Si le sientas un hipopótamo, no se le baja un pelo.

Pues desde aquí...

se ve la habitación perfectamente.

¡Ah! ¡Ahí! ¡Ahí están, ahí están!

Pues ya está.

Fíjate.

Cuando se lo cuente a Fernando...

se le va a romper el corazón.

A nosotros no nos la pegan.

Cuando intimamos, segregamos una enzima con un aroma especial.

Cada encuentro es único

y se queda en la memoria olfativa de por vida.

Qué bonito, ¿no?

(RÍE) ¡Es coña! Nos da igual una perra que otra.

Eres más moñas que una princesa de cuento.

¡Oh! Se acaba de manchar con bogavante.

Pues eso no sale, ¿eh?

Le va a tener que dar primero con bicarbonato,

luego con media cucharadita de...

Pero ¿qué te digo a ti?, que tú te lames los huevos.

Peor es lo vuestro,

que chupáis la cabeza de un bicho de ojos saltones.

Pues en algunos sitios comen perro.

Hazte una tortilla de ibuprofenos,

tu amigo va a necesitar unos coñacs.

No me lo recuerdes.

Vamos, que hemos quedado con él a las 10:00.

No, mejor dale la noticia tú solo.

¿Y eso? Es un momento entre dos amigos.

Y paso de encontrarme al perro ese.

Tú lo que tienes es miedo, ¿eh, fiera?

(RÍE) ¡Bestia parda!

¡Animal! (RÍE)

Veo que has recibido mi mensaje.

Cómo te mola el número del perro y el amo en el parque.

Nos miran, disimula.

(LADRA)

He hablado con un contacto en el puerto de A Coruña.

Te meterá en un carguero rumbo a Montevideo.

¿Cuándo salimos? ¿Vamos en tu coche?

No, demasiado peligroso.

Saldremos mañana en autobús. Tú viajarás en el maletero.

Si paran el vehículo, no te verán. Gracias, compañero.

Tú también mereces una segunda oportunidad.

(Radio de la policía)

¡Fernando!

¡Fernando!

¿Qué haces en la escena de un crimen?

¿Cómo...? Conozco al dueño.

¿Conocías Fernando García?

¿Cómo que si le conocía...? ¡Fernando!

¡Fernando! ¡Fernando!

¡Fernando!

Lo encontró la señora de la limpieza.

Por la temperatura corporal, creemos que lo asesinaron anoche,

tipo la una de la madrugada.

Es mejor que no sepas más. Vete a casa.

El asesino le atacó por la espalda

y le reventó la cabeza con la prueba 14.

Ah, perdona, le conocías.

(Móvil)

Inspector Gómez.

Lo conocía desde pequeño y ayer me llamó para un caso.

Han localizado a su mujer.

Va de camino a la comisaría.

¿Sospechabais de ella?

Es la que más se beneficia, es la única heredera.

No le des explicaciones, no trabaja con nosotros.

Nunca aporta nada.

Pues fíjate que...

...que en esta ocasión sí.

Esto es histórico.

Por primera vez no vienes a pedir ayuda sino a darla.

Podemos descartar a la parienta. Sí, algo es algo.

¿Tenemos más sospechosos?

Tenéis, quiero decir.

TU participación acaba de terminar.

Y el vídeo queda requisado.

(RECHISTA ENTRE DIENTES)

Se cree que esto es el club de los Cinco.

No tenéis, ¿no? Pues no,

porque el servicio tiene coartada.

Y la mujer, que sería la única beneficiada,

ahora también.

¿Vas a seguir husmeando en el caso?

Lo siento, pero esta vez no te puedo ayudar.

Un asesinato es algo muy serio.

Bueno, no te preocupes.

Si... ya me haces muchos favores.

No pasa nada.

Sí pasa.

A ver...

Yo...

tú, Paula...

Yo, Paula. Tú, Alberto, sí.

(RÍE)

Parecía Tarzán.

Lo siento, es que...

Hacía mucho tiempo que no lo veía.

Alberto, tranquilo.

Vamos a descubrir quién mató a tu amigo.

¡Bien! Mamá, ¿están limpios los panta...?

¿Qué pasa? Nada.

¿Qué va a pasar? ¿Quieres merendar?

Si acabamos de comer pollo, contigo, hace media hora.

Es verdad, pero últimamente tengo la cabeza,

que no sé dónde la tengo. Me acaba de escribir papá.

Dice que no podrá venir a verme, pero vendrá al próximo partido.

¿Ves cómo te lo dije? Mira.

Voy a mandarle esta foto de las espinilleras.

¡Guau, qué "fotón", Raúl! O sea, un "fotón".

Voy a mandársela.

Qué raro que solo escriba a Raúl. A mí, nada.

No te pongas celosa, papá te quiere un montón,

pero Raúl es el pequeño. Ya. ¿Me pasas un yogur?

Claro que sí, ahora mismo.

Vamos a ver.

Oye, ¿sabes que solo hay de fresa?

¡Qué fuerte!

No te pongas así, mañana compro los naturales.

¿Estás escribiendo a Raúl haciéndote pasar por papá?

¿Yo?

Pues sí.

¿Y has visto lo contento que está?

Sí, hasta que descubra que le has mentido.

No le miento,

solo le digo que va a tardar en venir. Y es la verdad.

¿Tú te lo crees? Claro, el tío ha hablado con él.

¿Qué?

¿Habéis hablado con papá y no me contáis nada?

Flipo. O sea, ya sé lo que pinto yo en esta casa.

Sonia, eso no es verdad, tú pintas.

(Tono de móvil)

Claro, me lo nota.

¿Qué consola le regaló?

¡Ah, te encontré!

¿Dónde están mis gotas?

¿Qué es esto?

Se la estoy guardando a un amigo.

Ajá.

¡Eh, Raúl!

Venga.

Si te regalan algo por guardar un secreto no lo puedes contar.

¿Quién te ha dicho eso? Tú.

Cuando te pillé comiendo leche condensada a cucharadas.

Me compraste... Ahora es distinto.

Y si estuviera aquí tu padre te diría que me lo contaras.

(RESOPLA) Vale.

Venga.

Un día...

estábamos en el cine papá y yo,

y tuvimos que irnos a llevar a una amiga de papá al hospital.

¿Qué amiga?

No sé, una que tenía el pelo rosa.

¿Y tú la habías visto antes?

Venga, larga, ¿qué pasó?

Pues nada, solo se pasó todo el rato soltando palabrotas

y diciéndole a papá que corriese.

¿Y qué le pasaba para tener que ir al hospital?

Papá decía que tenía una indigestión.

No veas la tripa, la tenía hinchadísima.

(RESOPLA)

¿Por dónde empezamos?

Necesitamos una lista de sospechosos.

¿Y a quién metemos?

Fernando no tenía enemigos. Le caía bien a todo el mundo.

(DIVERTIDO) Mira, como tú, pero al revés.

La única es la mujer:

si la pillaba siendo infiel, se quedaba sin un duro.

Y, casualmente, la noche que los pillamos asesinan a Fernando.

Tenemos grabada su coartada.

Vamos al chalé, necesitamos encontrar alguna pista.

(Música de misterio)

(Golpe)

¡Joder!

¡Jamás pensé que me daría tanto coraje algo tan limpito!

¡Chis! ¿Quieres también unas castañuelas?

Cállate tú.

Vamos a buscar lo único que estamos buscando.

Una prueba. Y no nos vamos hasta que la encontremos.

Pues habrá que dejarse la tocha.

Los bípedos no lo sabéis, pero todo deja un rastro.

(OLFATEA) Huele a colonia italiana de "fucker".

No es la tuya, es de Gómez. Fuera.

Aquí, a perfume afrutado de tu amiguita Paula.

Fuera.

Aquí a tu desinfectante de manos de 1,50 euros.

Me has captado.

Aquí a la gomina del amigo pijo de Fernando.

¡Y aquí huele como a feria del marisco!

¿Eva y Rober no estuvieron cenando bogavante?

Y él se manchó la camisa. Este rastro es el más reciente.

¡Y aquí huele todavía más!

Coñac "plun gañán"...

¡El coñac!

Rober estuvo aquí anoche.

Llegaría a casa con cualquier excusa.

"¿A qué se debe tu visita a estas horas?

-Podrías invitarme a una copa, después de la paliza de anoche".

Fernando le invitó a una copa.

"Se me atragantó el hoyo 7, macho.

-El siete, el ocho, el nueve, el diez, el once...

-No, lo que pasa es que cayó en el 'bunker' y me desconcentré.

-Sí, te he visto algo desconcentrado últimamente.

No sé cómo decírtelo, un poco tenso tal vez.

¿No te parece?."

Rober cogió uno de los palos...

"¡Tal vez yo podría ayudarte con eso!".

Y lo mató de un golpe seco.

La muerte de Fernando beneficia a Rober:

se queda con su dinero y con su mujer.

Encaja,

pero ¿cómo pudo estar en dos sitios a la vez?

Hay que volver a revisar el vídeo.

No, luego te lo cuento bien. No he pegado ojo en toda la noche.

Cada vez que me dormía

soñaba con la tía esa del pelo rosa.

¿Quién es la del pelo rosa? (SUSURRA) Te tengo que dejar.

¿Perdona?

Que quién es la tía del pelo rosa.

Una inmigrante que vino ayer a la ONG

para arreglar unos papeles.

Si me vas a meter una bola prefiero que no me lo cuentes.

Yo no te miento, lo que pasa... No, qué va.

Igual que no me contaste que estabais hablando con papá.

O que escribes a Raúl haciéndote pasar por él.

-¿De qué habláis?

-De chorradas. De nada.

Voy a llamar a papá

porque le he escrito y no me ha respondido.

Raúl, no es buen momento para que llames a tu padre.

Porque seguro que está muy liado...

(Móvil sonando)

(RÍE) Qué casualidad, mi móvil suena a la vez, fíjate.

¿Verdad? Pues cógelo, ¿no?

-Eso, cógelo.

Ya lo cojo luego.

(Deja de sonar)

Ya.

(Vuelve a sonar)

(Móvil sonando)

Mamá,

cuando llamo a papá suena tu móvil.

Una casualidad.

¿Quién me ha estado escribiendo?

¿Papá o tú?

Raúl...

Tu padre no te contestaba... Eres una mentirosa.

Es que no quiero que sufras...

¡No vengas al partido, no me lleves a ningún sitio!

Raúl, por favor... ¡Hijo, por favor!

(Pasos subiendo escaleras)

Raúl, deja que te lleve yo al partido

o lo hablamos, ¿vale? ¡Que no!

Sonia, los padres de Caco no pueden. Lleva tú a tu hermano.

Venga, vamos. Venga, que llegamos tarde.

No voy ir contigo a comisaría.

Tienes que venir, porque Paula nos puede enseñar el vídeo

que acaba de entrar. No me encuentro bien.

Venga, que le tienes que poner esa cara de perro así bobo

así como de... Así con la lengua.

(JADEA)

¿Sabes cuál? No, esa no. Esa es de triste.

¿De enfadado?

¿De resaca?

Hoy no es por beberme una litrona, es que no puedo ir.

¿Por qué? No me encuentro bien.

¿Te llevo al veterinario? Se me pasará.

Tú vete tranquilo. Bueno, luego te cuento.

Por si no nos volvemos a ver...

¿Te quieres relajar? Será un resfriado o una gripe,

o una gripe de perro. ¿Los perros tenéis gripe?

Ya, pero por si acaso,

quiero que sepas que eres un gran detective.

(DUDA) A ver...

Por favor, ¿eh? Ayer ya perdí a un amigo,

no quiero pensar en perder otro. Deja de decir chorradas.

¿Soy tu amigo?

Ya sabes lo que dicen: "el mejor amigo del hombre".

Tú eres un perro, yo soy un hombre, entonces...

¿Entiendes...? Sí, soy tu amigo.

Te has portado genial conmigo.

Siempre lo recordaré aunque esté muy lejos.

¿Quieres dejar de hablar como si te fueran a sacrificar?

Que no pasa nada. Ya verás que no es nada.

Luego te cuento.

Espero que te vaya todo bien, amigo.

(Música de misterio)

(LLORA) ¡No puedo imaginarme la vida sin Fernando!

-Gracias por su comprensión.

¿Qué tal? A mí este paripé no me engaña, ¿eh?

Eva, te presento a...

¿A Alberto? Eso es.

Es el detective que nos siguió anteanoche.

-¡Ah! Ay, muchas gracias por tu ayuda.

Tu vídeo nos ha ahorrado muchos trámites con la policía.

(EXCLAMA) ¡Nunca volveremos a ver a Fernando!

¡Qué fuerte! Que sé que estuviste en su casa.

Eras su amigo, ¿cómo pudiste matarlo?

Eso no es verdad, por el amor de Dios.

Tampoco éramos tan amigos. Ah, encima lo reconoces.

No se trata de reconocer nada. Debes demostrar lo que dices.

¿Tienes alguna prueba contra nosotros?

No.

-Bueno, cariño, en realidad sí la tiene.

-Sí, tienes una que nos sitúa esa noche a 12 km de él.

Chao.

-En fin. Tranquilo.

Voy a demostrar que eres culpable.

¡Alto!

Igual lo hace la policía por mí.

Alberto Tébar,

queda detenido por el asesinato de Fernando García.

¿Qué?

Pero, Paula... Ha sido... ¡Eres un miserable!

¡Eres un miserable y lo voy a demostrar!

¿Nos vamos? -Vamos.

-Ya sabemos por qué este friki husmeaba siempre por aquí.

Quería saber cómo trabajamos

para cometer un asesinato y poder esquivar nuestro procedimiento.

Pero, vamos a ver, ¿cómo voy a matar a Fernando?

Paula, tú me crees, ¿no?

Han llegado los resultados de Laboratorio

y tus huellas están en el arma del crimen.

¿Mis huellas?

"Alberto Tébar, Roberto Castillo.

Es uno de mis mejores amigos. Vamos a jugar al golf.

Sí que es bonito. ¿También juegas?

Sí, tampoco...

¡Ostras!".

Que sí, que yo cogí el palo. Pero ¿cómo voy a matar a Fernando?

Que era mi amigo.

Por eso mismo, por celos.

Él triunfaba en la vida y tú no has resuelto un solo caso.

Que yo le quería. (RÍE) ¡Arrea!

Espérate, que estamos ante un crimen pasional.

(RÍE BURLÓN)

En el interrogatorio, la viuda declaró que odiabas a Fernando.

Pero es mentira. Vamos a ver:

cuando mataron a Fernando yo estaba grabando el vídeo.

No apareces en el vídeo, pudo grabarlo cualquiera.

¿Tienes un testigo?

¡Sí, mi perro! Le podéis preguntar.

(RÍE)

Déjalo, Albertito.

A ver, el culpable es Rober.

Tú nos trajiste un vídeo con su coartada.

Pero nos está engañando.

Él estaba con ella en el hotel,

pero luego salió a matar a Fernando.

¿No ves que allí huele a bogavante?

Y había un coñac...

(SE TRONCHA)

¿Bogavante? ¿Qué dices, tío?

Anda, vámonos.

(RIENDO) Bogavante...

Paula. Tienes derecho a una llamada.

O sea, ¿que la chica del pelo rosa estaba embarazada?

No, tía, ¿cómo va a ser eso?

Me dijo que tenía la barriga muy hinchada

y tuvieron que llevarla al hospital.

La típica indigestión de alubia que se complica.

Mira, pues puede ser.

Siempre lo ocultan los maridos,

"que no sepa mi mujer que me veo con gente que le da a la legumbre".

¿Así me animas?

Si lo llego a saber se lo digo a uno de ellos,

que más empatía tienen.

Si pensaras que era una amiga y no una amiguita

no habrías venido.

Sabes lo que pasa,

pero defiendes a Salva porque no quieres verlo.

¿Sabes lo que te digo?

Que no tienes ni idea de cómo es mi marido.

Y, por lo visto, tú tampoco.

(Móvil)

¿Qué pasa?

Tranquila, no es contigo. Su marido es un cabrón.

¡Que quién es! ¿Marta?

Marta, necesito hablar contigo.

No me pillas en buen momento, te llamo luego.

"No me cuelgues, por favor".

Es importante. Necesito un abogado.

"Estoy en comisaría".

Me han detenido por asesinato.

¿Qué ha pasado?

Es una acusación muy grave. No lo sé.

Tenemos que demostrar que me la han jugado.

Estaba investigando la muerte de Fernando...

¿Crees que Salva me sería infiel?

¿Eh?

Creo que se ha ido porque tiene otra familia.

A ver, aunque eso fuera verdad,

tú no tienes culpa. O sea, ¿que es verdad?

Pero ¿yo con quién me he casado?

Bueno, va a salir todo bien, ¿vale?

¿Tú lo sabías?

Yo...

¿Lo sabías y me has dejado estar engañada todo este tiempo?

¿Por qué no nos centramos en esto

y luego hablamos en casa? ¿Lo sabías, sí o no?

"Saber" es un concepto muy amplio...

¡Alberto!

¿Sí o no?

Marta...

Sí lo sabía, pero no quería decírtelo...

Vete a la mierda.

(RECUERDA) "Agencia de detectives Sabuesos.

(Música melancólica)

¡Mira qué tío! ¡Este es mi perro!

Anda, duerme, que ya vigilo yo los ácaros".

Hola.

Quiero un billete a Barcelona a las 14:30.

-Los menores de 16 no pueden viajar solos.

(DUDA) -No... No voy solo.

Voy... Voy con mi madre.

Lo que pasa es que la ha llamado mi padre

y como no compre yo los billetes, no llegamos.

(MUJER DISCUTIENDO AL TFNO.)

-Es por el divorcio.

A ver si en casa de los abuelos hay menos gritos.

-Venga, son 74,74.

-¿Tú por qué estás aquí?

¿Yo? Nada. Yo, por un error. ¿Y usted?

Si no es mucho preguntar, que no quiero meterme donde...

Le rajé el cuello a un tipo que preguntaba mucho.

(RÍE) Tranquilo, colega, que es broma, hombre.

Una bronca en el festival "heavy".

Un payaso decía que Los Lápidas son un muermo.

Le estrellé un botellín en la jeta.

(RÍE)

(RÍE)

Los Lápidas, qué ocurrencia tuvo.

¡Paula, Paula!

¡Perdón, perdón, perdón!

Por favor, Paula, échame una mano. Esto es un error.

Ya me encargo yo, puedes irte a descansar.

Venga, hasta luego. Que descanses mucho.

Me la han jugado. Te creo.

Eva y Rober... ¿Me crees?

Sí. Hay algo raro en esa pareja.

Y tú eres incapaz de matar a nadie.

¿Marta te ha dicho algo?

No hemos hablado mucho de lo mío.

Supongo que estará ya con el recurso, eso espero.

Tengo que hacer unos trámites con este señor.

Sí, sí, claro.

¡Paula, por favor!

Sé quién es el culpable, es Rober. Déjame que vea el vídeo.

Alberto,

una cosa son los favorcillos que te he ido haciendo,

y otra dejar que un acusado revise las pruebas.

Ya, pero Paula, fíjate,

eres la única en la que puedo confiar.

¿Y qué hacemos con este?

Si me traéis unas birras, soy una tumba.

Claro. Si Juan Manuel es un tipo encantador.

(RÍE) Mientras no te metas con Los Lápidas...

Bueno, si alguien pregunta, te voy a tomar las huellas.

Vale.

¿Qué coño haces aquí? ¿Cómo te has soltado?

Que yo no...

¿Dónde te crees que vas?

Estás detenido, no puedes entrar.

Si yo...

He ido a tomar las huellas, me despisto un segundo y mira.

¿Las huellas? Ya le han tomado las huellas.

¿Qué?

¡Pero si me has dicho que no!

¿Qué pretendes? ¿Meter las narices en la investigación?

Pues no te pases ni un pelo, ¡ni un pelo!

Porque he sido tu amiga,

pero ahora harás lo que nosotros digamos, ¿está claro? ¿Sí o no?

Tranquila, que este es un "pringao".

Qué buena actriz eres. Tienes cinco minutos.

¿Te puedes dar prisa? Hago lo que puedo.

Pero no me metas... No me metas prisa.

Vamos a ver.

Mira, aquí está.

Mira, justo aquí Rober se mancha la camisa de bogavante,

sale de plano

y en menos de tres segundos vuelve con la camisa limpia.

Es imposible cambiarse en tres segundos.

Como que no es Rober. Ese tío se parece, pero no es él.

Y seguro que...

Me apuesto a que si pasamos el vídeo para adelante,

mira, vamos a ver.

Mira, mira: casi una hora más tarde

el de la camisa limpia vuelve a salir de plano

y entra Rober con la camisa manchada de bogavante.

Le dio tiempo a ir a casa de Fernando y matarlo

con el palo que yo había tocado.

¿Y? Seguimos sin tener pruebas.

Ya. Deberíamos encontrar al de la camisa limpia,

al que sustituye a Fernando... ¡A Rober!

Encontrar a una persona de espaldas

en una ciudad de 6 millones de habitantes está chupado.

Ya. Tiene que haber alguna pista.

Vamos a ver.

(RESOPLA)

Va, por favor.

Va, va. ¿Dónde estás?

Un momento.

(RECUERDA) "Si le echo una mano. ¡No, no, no!

Se ha roto...".

(RÍE) ¡Ya sé quién es!

Cada pequeño gesto nos identifica.

Yo, por ejemplo, hago esto. Sí, pero cuéntamelo fuera.

Yo, por ejemplo, hago mucho esto.

Gracias, gracias.

Venga, adiós.

Tienes que ocuparte de tu hermano, voy a la oficina.

¿Y dónde está?

Si te dije que lo llevaras al partido.

Me dijiste que llamarías a los padres de Caco.

Pero luego te dije que te ocuparas tú.

Pues no te oí. Y como Raúl no estaba, me fui.

¿Como que no estaba? ¿Dónde estaba?

Tranquila. Se habrá ido solo al partido.

Además, que el campo no está tan lejos.

Hola. Soy Marta, la madre de Raúl. ¿Está con vosotros?

¿Cómo?

Tu hermano, que no ha ido al partido.

Bienvenida al hotel.

Bienvenida al Gran Hotel. ¿Cómo puedo ayudarla?

No vengo al hotel, muchas gracias.

Necesito que hablemos. ¿Puede ser?

Vaya, estoy trabajando.

Pero en una hora salgo y nos tomamos algo, guapa.

Vaya, veo que de autoestima vamos bien.

Pero yo me refería a una charla más oficial.

Hay indicios de que ayer estuvo en la habitación de Eva Larranz.

¿Con quién? Eva Larranz.

Y si eso se prueba y usted me da un testimonio falso

podría ser acusado de perjurio. No sé si me explico.

Y de cómplice de asesinato.

¿Qué?

A ver, yo no sabía nada. No sé ni sus nombres.

Entonces sí que estuvo allí.

Si estaba una hora con una mujer me daban una pasta.

Pero yo no sabía nada.

Cuénteme todo lo que pasó en esa habitación,

con pelos y señales.

Claro.

(SE QUEJA) Oye, aquí hace como mucho frío, ¿no?

¿Eso qué es? ¿Café calentito?

Qué va a ser café, hombre. El café es una mierda.

¿No ves que se traga los churros?

Nunca lo había pensado. Huele.

¡Anda!

Yo prefería un barril con tirador,

pero la poli buenorra dijo que el vaso llamaba menos la atención.

Te las sabes todas, ¿eh, Juan Manuel?

Alberto Tébar. Soy yo.

Su vista es en dos horas. ¿Ha llegado su abogado?

(RIENDO) -¡El que llevo aquí colgado!

¡Anda! Qué ocurrencia, ¿eh, Juan Manuel?

No lo conozco de nada, no viene conmigo.

Llevo todo el día con él, pero no...

¿No me permitiría llamarla? A mi abogada.

Sé que ya he hecho mi llamada, pero...

Me encanta mucho tu compañía, Juan Manuel.

No... No me gusta tanto.

Toma. Lo escondí por si llamaba mi chori.

Toma, hombre.

Rubito, piel clara, ojos oscuros...

La última vez que lo pesé, sobre unos 35 kilos.

¿Seguro que te ha dicho eso?

Yo mando una foto y en cuanto sepan algo, llámenme.

¿Atropellado? ¿Cómo que atropellado? ¿Qué?

Ya me cuentas otro día lo de tu hámster.

¿Está bien? Cuando le vio Nico, sí.

Madre mía, qué susto, por favor.

Dice que le vio salir de casa, que iba a buscar a papá.

Mamá. No me lo digas, Sonia.

Lo sé y tienes toda la razón, soy una madre horrible.

Yo quería que fuésemos una familia normal

pero no sé cómo hacerlo. No sé hacerlo mejor.

(Móvil)

Solo te decía que te llaman.

Desconocido.

¿Sí?

"Marta, no me cuelgues".

Por favor, es que puedo ir a la cárcel.

¿Vas a tardar mucho? No sé lo que voy a tardar.

Raúl se ha ido de casa. ¿Qué? ¿Adónde?

Un amigo ha dicho que a buscar a papá.

Se ha llevado la ropa y todos sus ahorros.

Piensa a hacer un viaje largo.

Seguro que quiere ir a algún sitio donde crea que trabaja Salva.

Su padre trabaja por toda España.

Los chavales recuerdan los sitios de donde les traen regalos.

¿Te acuerdas de alguno? No lo sé, estoy bloqueada.

Lo último que le regaló fue un puzle de... No.

"Las espinilleras".

(AMBAS) Barcelona.

¿Qué hace este aquí?

(Música de suspense)

¿Quieres? No, gracias.

(TROPIEZA) ¡Paula! ¿Qué te ha dicho el botones?

Que estuvo hablando con Eva hasta que volvió Rober.

Le dieron mil euros y se fue. ¡Lo sabía! ¡Lo tenemos!

No solo tenemos a un testigo que vio a Rober salir de la suite.

Y tus huellas están en el arma del crimen.

Gracias, Juan Manuel.

¿Qué hacemos?

No sé...

Podríamos organizar un careo entre él y Rober.

A lo mejor Rober se pone nervioso...

...y confiesa. ...y confiesa.

Vamos a conseguirlo. Enseguida vuelvo.

Cervecita y peli romántica.

Planazo, si no fuera por la compañía.

¿Vosotros dos estáis "liaos"?

(DUDA) No, no. Ella y yo, no...

Fallito, a ti te gusta otra.

Sí. Bueno, "gustar" tampoco es la palabra.

Mira, un consejo de colega: lo más importante

es seguir a tu corazón.

Pero la novia madera que te quite las denuncias

cuando le pegas un navajazo a alguien... Eso no tiene precio.

Qué buen consejo.

(ESTORNUDA)

¡Ay!, vaya "diíta".

Me estoy resfriando. ¿No está el aire muy fuerte?

Tú eres un poco flojo, ¿no?

¡No, no, no!

¿Seguro que no quieres? No, muchas gracias.

Llego tarde. Esto es una autopista de maletas...

Y me han atropellado dos veces.

Ya está, ya hemos llegado.

El autobús sale en 15 minutos, venga. Métete ahí.

¿A qué esperas? Así te busco un buen lugar en el maletero.

¡Cabrón! ¡Me la has jugado!

(LADRA) ¿Creías que podías escapar?

Y nosotros pensando que habíamos hecho un perro inteligente.

-Amenazaron a mi familia.

-¡Max! ¿Qué haces con mi perro?

-Este perro es propiedad del refugio canino La caseta.

¡Ayuda!

¡Ah!

¡Corre!

-Se está yendo en el autobús, ¡vamos!

¡Eh!

¡Para! -¡Eh!

-¡Quieto!

-Ha colado.

Oye, tú has hablado.

(LADRA)

Estás disimulando.

¿Quién eran esos señores? Dímelo. Sé que hablas.

-Ya está, ya pasó.

Ya pasó. ¿De acuerdo? ¿Podemos irnos ya?

Eso es increíble. No hay derecho. Sí que lo hay.

El art. 492 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

dice que podemos retenerle si hay motivos para creer

que ha participado en la comisión de un delito.

No diga eso, pobre Fernando. -Esto es inaudito.

¡Es una vergüenza!

No te preocupes, no saben lo que dicen.

Esto es una vergüenza.

Enseguida estaremos de vuelta.

-¿Para qué hemos montado todo esto?

Tu amiguito es el culpable.

Un testimonio desmonta la coartada del señor Castillo.

Estará a punto de llegar. Espero que sí,

o esa viuda nos va a montar un pollo de cojones.

Ha sido citado para contrastar su declaración

con la de la señora Larranz y el señor Castillo.

Bien.

¿Dónde estuvo la noche de autos entre las doce de la noche

y las 2:00?

En mi puesto de trabajo. ¿Dónde iba a estar?

Pero usted me dijo que este señor le contrató

para cenar con esta mujer esa noche.

Ya, pero me retracto de todo lo que le dije.

¿Cómo?

Usted me presionó.

Intenté salir del paso dándole la razón.

Además, había bebido. No recuerdo nada de lo que dije.

Y a estas dos personas es la primera vez

que las veo en mi vida.

-Genial. ¿Podemos irnos entonces?

-Por supuesto.

-Quiero despedirme de mi marido como se merece.

¿Cuánto le han pagado por esta declaración?

Paula, a mi despacho ahora.

Te has dejado llevar por lo personal.

Voy a interrogarle yo solo. ¿Queda claro?

Clarísimo.

Jareño, busca a la pareja que ha ido hacia las escaleras.

¡Venga, venga, venga!

A ver que me cuenta el botones.

Perdón. Perdóneme, es urgente, perdone.

¿Has visto a este niño?

Lleva como una sudadera de rayas.

Sí... Y una mochila de colores.

Ya, pero tiene el teléfono bloqueado.

Perdón.

Este niño. A ver.

Ah, sí. Iba con su madre.

Su madre soy yo. ¿Qué?

Pues el autobús acaba de salir.

¿Qué autobús?

Mamá, está ahí. ¡Raúl!

Gracias a Dios, hijo.

¿Estás bien, hijo? ¿Hijo, estás bien?

¡Ven aquí! ¿Estás bien?

Menos mal que estás bien.

Pero ¿cómo se te ocurre hacerme esto?

¡Ay, cuánto te quiero, por favor!

No me hagas esto nunca más en tu vida. ¡En tu vida!

Echaba de menos a papá.

Ya lo sé, mi amor. Pero verás, Raúl,

papá está fuera solucionando unos asuntos.

Y puede que no lo veamos en bastante tiempo, ¿vale?

¿Me entiendes?

Venid aquí, por favor.

Oye, mamá. Dime, hijo.

Tengo que contarte algo. ¿Qué?

Max habla.

-Sí, claro. -Sí. Venga, Max, habla.

(LADRA)

Vale, pero nos lo cuentas de camino,

que tenemos que ir a la comisaría.

Han detenido al tío. Vamos.

Mamá, suéltame, que no me voy a ningún sitio.

Te vas acostumbrando.

No te suelto hasta que te deje en el altar, por lo menos.

¡Ay, Raúl!

¡Raúl!

¿Tú sabes el susto que nos has dado?

No me quiero ni imaginar lo que te podría haber pasado.

Menos mal que habéis sido rápidas.

Bueno, menos que Max. Ha sido el primero en encontrarle.

¿Max también ha ido a la estación?

Sí. Unos hombres se lo querían llevar.

Y entonces me ha dicho que le ayudara.

¡Que Max habla! ¡El perro habla!

Raúl, que no digas tonterías.

Eh, ¿qué pasa aquí?

Soy su abogada.

¿Y estos quiénes son? ¿El juez y la fiscal?

Pues va a ser que sí, son mis ayudantes.

Tenéis cinco minutos, aprovechadlos.

Pueden ser los últimos en mucho tiempo.

El trato solo incluye a humanos.

Rififí se queda en la calle.

Este tío...

¿Y esas bragas? ¿Qué bragas?

¡Oh! Sí... (RÍE)

(RESFRIADO) No es nada raro, son de la mujer de Fernando.

A ver, las cogimos para olerlas.

No yo, el perro.

Toma anda. Te lo agradezco.

Ya habéis visto al tío.

Ahora dejadnos, que tenemos que hablar de su caso.

¿Va a ir a la cárcel? No, no.

Mamá lo va a sacar de aquí, ¿verdad?

Claro, hijo. Por supuesto que lo voy a sacar de aquí.

Anda, id a la máquina a sacar algo.

Toma. Y tú, Sonia, controla a tu hermano.

¿Pido unas esposas?

Te ha dicho que no lo hará más. Bueno, por si acaso.

¿Se te ha pasado el mal rato?

¿Cómo se me va a pasar?

Esto no se me va a pasar en la vida, Alberto.

Me muero si le pasa algo al niño.

Y por no estar pendiente de él.

Me van a detener por ser la peor madre del mundo.

No digas eso, hombre.

No digas eso.

Venga, tranquilo, tranquilo.

Jesús, que me tiras.

La madre que te parió.

Se hace la vaca mansa, vamos.

Por revoltosillo, te has ganado un doble nudo ballestrinque.

Te vas a quedar un rato inmovilizado.

(RÍE) "In your face".

-Malditos chuchos.

-Oye, la transferencia me la hacéis a la misma cuenta.

-¿Te parece este el mejor lugar para hablar de eso?

Vete. Ya hablaremos.

Si nos damos prisa, todavía llegamos al velatorio.

Hay una parada de taxis ahí.

-Vale.

-Tranquila, ha salido todo perfecto.

-No, todo no. ¿Tu guante, qué?

¿Nos vamos sin recuperarlo?

-Ya has oído al Gómez ese.

Hay policía vigilando el chalé. No podemos acercarnos.

-¿Y si lo encuentran? Tiene sus huellas.

-Nadie lo buscará. Piensan que el detective es el asesino.

En una hora y media estaremos en el aeropuerto.

Alegra esa cara.

(Música de suspense)

Está bien, gracias.

Me acaban de decir que puedes recoger tus cosas y marcharte.

¡Cojonudo! Llego al segundo día de festival.

Y al imbécil que se metió con Los Lápidas le partiré...

Pedir. Le voy a pedir perdón.

Me llevo la chupa. ¿Te importa? Te lo pido por favor.

Ya te echo de menos. Hasta luego, Juan Manuel.

(TODOS) Hasta luego, Juan Manuel.

Me llevo a los niños a casa y vuelvo lo antes posible.

Marta, muchas gracias.

(LADRA)

Bueno, pues os tenéis que ir, ¿no?

Habéis dicho que tenéis prisa. No quiero entreteneros.

¿Nos estás echando? No, no. Hombre, no.

Es que me gustaría tener un rato a solas con Max,

porque a lo mejor voy a la cárcel y paso mucho tiempo sin verlo.

Igual que a tus sobrinos, ¿no?

Sí, como a mis sobrinos.

Pero como son humanos...

Vale, Alberto, déjalo.

Si descubrís algo, le dices a Paula que me llame.

Adiós, tío. -Adiós, tío. Suerte.

¿Te han encontrado tus antiguos dueños?

Tranquilo, me he librado de ellos, y sé dónde encontrar una prueba.

¿Cómo se te ocurre hablarle a Raúl? ¿Estás loco?

No ha sido una tertulia. Ha sido un "ayuda" entre ladridos.

Mañana ni se acuerda. Más te vale. A ver si crees...

Tengo la prueba que va a sacarte de aquí.

¿En serio?

El guante que Rober usó para no dejar huellas.

Hay que encontrarlo como sea.

"¿Qué harías si acabaras de matar a alguien

y tuvieras un guante lleno de sangre?."

Me desharía de él antes de llegar al hotel.

Lo escondería en algún sitio seguro,

sin que me vea nadie.

Sin dejar rastro.

Aquí hay una barbacoa. Quizá lo pudo quemar aquí.

¿A ver?

Ah, pero no. No.

Está limpia, no hay nada.

"No, seguro que quiso quemarlos".

¿Y si le vio algún vecino?

Ningún vecino ha declarado nada.

¿Y si era su intención y algo le frenó?

¿Hay algún sistema de vigilancia? ¿Alguna alarma?

Pues sí, lo hay. Pero justo esa noche...

Justo esa noche estaba todo apagado.

Max, calla, estoy hablando.

No, hazle caso. Te quiere llevar a un lugar seguro.

"A ver, no que seguro te quiere llevar a un lugar,

que no es que el lugar sea... Hazle caso".

Pues sí, mira. Me ha llevado a la caseta del perro.

Ya sabes qué quiere por Navidad.

(LADRA)

¡Claro! El perro.

¿Cómo no he caído?

No le detuvo ninguna persona ni ningún sistema de vigilancia.

(RECUERDA)"(LADRA)

No hace nada".

Le detuvo el perro de Fernando.

Quizá el perro vio cómo llevaba el guante

lleno de sangre de su dueño y se puso furioso.

Y Rober se puso nervioso, tiró el guante y salió corriendo".

Pero pudo haber salido con el guante

y deshacerse de él después.

Bueno, bueno, era un perro grande.

Igual el perro se lo quitó.

¿Y dónde lo pudo dejar el animal?

Pues solo nos puede echar una mano Max.

Sí, buena idea.

¿Qué le digo? ¿Cómo lo hago?

Pásamelo. ¿Qué?

Hazme caso, confía en mí.

Es conexión perro-dueño.

Si oye mi voz... Pásamelo.

No me puedo creer lo que estoy haciendo.

A ver, Max.

¿Qué te pasa?

¿Tienes miedo de que pueda aparecer ese perro?

"Ladra una vez si es que sí".

(LADRA)

Vale, no te preocupes, amigo.

Por favor,

"lo más seguro es que ese perro no esté ahí.

Y aunque estuviera, eres mi única oportunidad".

Me van a mandar a la cárcel.

¿Max?

Lo tenemos.

Te he cogido la hidratante, cariño.

Perfecto. Seguro que allí no tienen mi marca. ¿Qué haría sin ti?

Sí, la cárcel es lo que tiene.

Que no entienden de hidratantes.

Alberto Castillo, Eva Larranz,

quedan detenidos por el asesinato de Fernando García.

-¡Oigan! -¡Suéltame!

-No hemos hecho nada. Es un error.

-Que me suelte, puedo yo sola.

¿Es una broma? Te dije que lo demostraría.

¡Yo no he hecho nada! ¡Ha sido ella! ¡Fue idea suya!

-Si tú me convenciste. -Venga, hombre, cállate.

-Ha sido todo idea tuya.

-¡Puedo entrar yo sola, por Dios!

(ORGULLOSO) Bueno, bueno,

parece que hay que adentrarse en la investigación

y no dejarse llevar por las primeras impresiones.

O no. Que lo comento para la reflexión.

Claro que sí. Disfrútalo.

La suerte del principiante acaba pronto.

McFly.

Oye, Paula, que muchas gracias.

Si no me hubieras hecho caso, no sé lo que habría pasado.

Así soy yo: una amante de las causas perdidas.

Cuanto más difícil me parece, más me atrae.

¿Me sigues?

Sí.

Eres del Atleti.

¿No eres del Atleti?

¿Qué eres, del Madrid? ¿Del Rayo?

Oye... (ARRANCAN EL COCHE)

No os vayáis todos. ¿Con quién me voy yo?

Caballero, ¿la carrera está pagada?

Se lo comento por si me puede llevar...

Ay...

(ESTORNUDA)

Ay, qué alegría. Qué alegría de estar...

(BESA LA PARED Y GRUÑE ASQUEADO)

...en este salón. Creía que no iba a volver aquí.

Y tomarme un "tecito" viendo la tele.

¡Ay!

Uy...

Gracias...

por venir.

Vamos, que hubiera entendido perfectamente que no vinieras...

después de... Bueno, tú sabes.

No, no sé. Dímelo.

Dilo de una vez.

¿Después de que me ocultaras que tu hermano no me quiere,

que es bígamo y tiene otra familia?

Lo único que quería era que no sufrieras.

¿Y no se te ocurre pensar que así se sufre muchísimo más?

Tienes razón. Perdón.

Entiéndeme a mí. Cuando me enteré de la noticia

no sabía cómo decírtelo.

No se me dan bien esas conversaciones, ya me conoces.

No encontraba el momento. Si empezaba, tú decías que...

Alberto, déjalo, ¿vale? No...

Perdóname. ¡No, déjalo!

(SUSPIRA)

Max...

(DUDA) Mira, déjalo.

Vaya careto. Haberte quedado en la comisaría.

Calla, que he estado a esto, ¿eh?

¡E imaginarme compartiendo celda con gente que escupe en el suelo!

Y siete años y un día sin gel desinfectante.

¡Menuda tortura! (RÍE)

Calla, calla.

Oye, que gracias por haber encontrado el guante.

Si no lo hubieras hecho, no sé qué hubiera pasado.

Los socios están para ayudarte cuando los necesitas.

¿Sabes qué?

Que tú ya no eres mi socio, eres mi mejor amigo.

(RÍE CARIÑOSO)

¿Le das cerveza al perro?

(BALBUCEA COSAS SIN SENTIDO) ¡Paula! No, cómo voy yo a...

a darle...

Se me han caído dos latas aquí y el...

(LADRA) ¡Uy, quieto, fiera!

(TARTAMUDEA) ¿Qué quieres?

Pues nada, que como veo que no pillas las indirectas,

he venido para dejarte una cosa clara.

¿Podemos hablar un momento?

¿Hablar, los dos? Sí... Sí, sí.

Pero fuera, que aquí está el perro...

Fuera, si no te importa.

(LLAMA A LA PUERTA) ¿Se puede?

Sí. Dejo la tableta y me voy a dormir.

No era eso lo que quería decirte. Aunque, bueno, eso también.

A ver...

Quiero que sepas que eres un apoyo muy grande para mí

y que me has ayudado mucho y te quería dar las gracias.

Bueno, ha sido culpa mía, ¿no? No, hija, no.

La culpa la tengo yo, que tenía que haberme asegurado,

pero como voy como las locas...

Tranquila, si es que tienes que ocuparte de todo.

Como dices siempre.

Con respecto a eso, Sonia...

Tu padre no va a volver.

Ya.

Se ha ido con la del pelo rosa, ¿verdad?

Si tuviera a papá aquí... No digas eso.

Pero, mamá, no llores. Yo estoy contigo.

Y yo contigo, hija mía. Te quiero muchísimo.

Bueno, pues tú dirás.

Que te quería pedir perdón

por irme con Gómez cuando me has dicho lo del Atleti.

Ah, bueno... No pasa nada,

si yo al final me he podido volver a Madrid...

...en el camión del tapicero.

Sí, no te rías.

He tenido que decir la... Alberto...

No, no, mira. He tenido que decir la...

"Atención, atención, ha llegado a su localidad

el camión del tapicero". Alberto.

Dime.

Que me lo paso muy bien contigo.

Sí. Y yo contigo. Y yo contigo.

Me gusta mucho cuando resolvemos un caso juntos.

Aunque a veces me pone un poco nerviosa tu forma de...

Mira, Alberto...

Que me gustas.

La tienes a huevo, lánzate.

Pero, vamos, que entendería que yo a ti no.

¡Paula!

(BALBUCEA)

(RIENDO) Ya era hora, tolay.

No pienso callarme, que entre cornudos nos entendemos.

¿Lista? Vamos.

¿Nos vamos de viaje? Estás empezando con Paula,

pero si Marta te llama, vas moviendo la colita.

Paso de Marta. Es que paso de Marta.

¿Marta?

Tomás Erice, un colaborador que necesita tu ayuda.

Encantado.

Perdone, pero estaba en el servicio.

Necesito que encuentre a Sara Hebrón urgentemente

o me va a destrozar la reputación del hotel.

Es algo que debería investigar la policía.

Vaya, nuestro Sherlock Holmes de garrafón.

¿Investigando un enigma de los tuyos?

Vamos a poner un buen cebo.

Mejor que el que has usado con el botones.

Ante todo, discreción.

¿Y este móvil tan caro? Lo estoy pagando a plazos.

(RÍE) Mira, por fin mojas algo en este hotel.

(GRITA) ¡Por Dios!

No sé qué tenías pensado, pero yo no soy tan moderna.

Puedo hacer un número que os dejaría flipando.

-¿Qué sabes hacer? -Nada, es que mi perro habla.

No estoy loco. ¡Max habla, te lo prometo!

Lo que pasa es que Max tiene un ladrido muy peculiar.

Parece que habla. ¡Te pillé!

No pienso soltarte hasta que hables.

Le enseño una galleta... (LADRA)

¿Ves como parece que diga "guapo"? O "huevo".

Llegamos tarde a nuestra cita con Paula.

Te daré un consejo para triunfar. ¿Cuál?

No seas tú mismo. Me tienes intrigadísima.

Quiero invitarte a cenar.

Ah, pues me encantaría.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5

Sabuesos - Capítulo 5

28 ago 2018

Un amigo de la infancia de Alberto le contrata para que investigue la infidelidad de su mujer. Poco después aparece asesinado y la policía considera que Alberto es el principal sospechoso. Mientras tanto, Max está a punto de conseguir escapar hacia Sudamérica, pero sus perseguidores están muy cerca.

ver más sobre "Sabuesos - Capítulo 5" ver menos sobre "Sabuesos - Capítulo 5"
Programas completos (10)

Los últimos 101 programas de Sabuesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios