www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4688578
Para todos los públicos Sabuesos - Capítulo 2
Transcripción completa

Ese perro es más inteligente y mejor agente que tú.

-Pues a mí, al final, me va a dar pena tener que matarlo.

-Son órdenes de arriba, sabe demasiado.

Pero tu placa es de un refugio canino.

Una tapadera. En realidad, es un laboratorio.

Un laboratorio que ha experimentado contigo genéticamente

y por eso hablas.

¡Bingo!

Apareció un perrito herido y le vendé la pata.

Momento que aprovechó el ladrón para entrar en el centro comercial.

El perro me dijo que la puerta estaba abierta.

¿El perro le dijo? ¿Me dijo?

Sí, ha dicho "perro". ¿Sí?

Sí.

¿Cómo te llamas? Yo soy Alberto.

Soy Max.

Oye, una cosita, no digas que hablo.

¿Te han echado del trabajo? No.

¿Y no tienes casa? Sí, ya encontraré algo.

¡Ay, tienes un perrito! No.

La verdad es que iba a entregarlo.

Oye, ¿me has comprado un perro? No.

¿Ya te has hartado de nosotros y te vuelves a ir otros cuatro años?

Vais a estar fenomenal.

A ver...

(EXCLAMA) ¡Bienvenido al festival de los ácaros!

Delante tienen el test psicotécnico del ministerio del Interior

imprescindible para la licencia de detective privado.

Se me ha ocurrido una idea para un negocio.

Agencia de detectives Max.

Yo había pensado algo con mucho más empaque,

agencia de detectives Sabuesos.

Sabuesos.

¡Me gusta!

(Música emocionante)

(Ladridos)

(Gruñidos)

(Música emocionante)

¿Has vuelto a mirar?

-Eh, no, todavía no.

-¿Y a qué esperas?

Te puede haber escrito alguien por el anuncio.

-Vale, voy.

(Móvil)

-¡Eh! El jefe.

Hola, jefe.

-"Ha pasado otro día, ¿tenéis al agente Q?".

-Eh, pues ha sido un día muy provechoso,

tenemos muy buenas pistas. -"¿No lo tenéis?".

-Lo tenemos casi localizado.

Hemos puesto un anuncio en la "deep web" ofreciendo dinero,

con lo cual...

-"O encontráis al agente Q

o los novatos de la agencia practicarán tiro con vosotros".

-Lo han encontrado,

lo han encontrado.

-Jefe, jefe, lo tenemos. Ese perro ya es nuestro.

-"Eso espero".

¡Tachán!

¿Qué es esto?

Pues la única caseta que quedaba, pero es bonita, ¿eh?

Sí. Y mira.

Y esto venía de regalo.

Sé que Max no es una princesa,

pero también sirve para el rey del castillo.

Y mira, por favor.

Ni de coña.

Ni de coña,

necesita uno antigarrapatas y de pulgas y eso, ¿no?

Parece que no le ha gustado mucho.

Sí, lo que pasa es que él

es un perro muy doméstico, muy casero.

Yo prefiero que se quede fuera que dentro.

Las mascotas se lo cargan todo.

No, pero Max está muy educado. Si, si,

si le falta dar una conferencia, literalmente.

Pero mira: "Max, ven aquí".

¿Has visto? ¡Anda!

¿A que te vas a portar bien si te dejan entrar dentro?

(GIME)

No sé, yo preferiría que se quedara fuera

y no entrara mucho por casa, la verdad.

¿Sí?

No, mira, mira qué carita de bueno pone,

mira, mira.

Venga, vale,

pero si lo llena todo de pelos, lo limpias tú.

Hombre, por supuesto.

Y si hace sus cosas en la alfombra, también lo recojo.

Pero vamos a ver,

¿cómo he acabado siendo

dueño de un perro cafetero y cervecero?

¿Dueño? ¡Ja! ¿Quién sirve a quién?

Buenos días. Buenos días.

Hala, cómo mola esa taza.

Sí, es la mía.

Pero me la dejas, ¿no?

¿Para ti? ¿Para desayunar tú?

Buenos días, chicos. -¡Huy!

No le quites la taza al tío, ¿eh?, que muerde más que su perro.

¡Mirad a Max!

(SE RÍE) ¡Hala!

Se va a pillar un ciego de café...

¿Le estás grabando un vídeo al perro?

Sí, es para papá. Oye, ¿cuándo viene?

Todavía le faltan unos días.

Lo siento, hijo.

Pero si me tiene que llevar a ver a los loros

para el trabajo de especies en peligro de extinción.

Yo lo llevo.

(ESTORNUDA)

Ácaros, ¿no? Te entiendo perfectamente.

Oye, busca una oficina para nuestra agencia

y nos vamos de aquí. ¿Eh?

¿Sí? ¿Y quién paga el alquiler? ¿Tú?

Pídele pasta a tu hermano, parece que le va mejor que a ti.

¿Tú tienes hermanos?

Ocho o nueve, pero no tenemos trato.

Pues yo con el mío tampoco, ¿vale?

Así que no voy a ir a pedirle dinero.

Oye, tus hermanos, quiero decir, ¿hablan?

Ladran y se huelen el culo, son muy básicos.

Pues entonces se llevarían bien con mi hermano Salva.

Soy el único animal parlante de la familia

y del mundo.

Bueno, tú y el loro ese que voy a ir a ver con Raúl.

Repetir palabras no es hablar, no podrían improvisar un rap.

Yo, sí.

Estás celoso porque él es famoso y tú, no.

Pues por su culpa vamos a pasarnos el día en una cárcel de animales.

No es una cárcel, hombre,

es un refugio donde los chavales van

y, como cogen animales, aprenden el respeto a la...

¿qué te estoy explicando?

Si tú no vienes, no aceptan mascotas.

¡Eh! Mascota lo será tu padre.

Y, además, ¿qué pinto todo el día metido en casa?

Si quieres le puedo decir a Marta, ¿eh?,

que su majestad prefiere quedarse en su castillito del jardín.

(SE RÍE) Tienes tan poca chispa

que no sirves ni de bufón para mi castillo.

Chucho. Tolay.

Bueno, pues esto está...

¡Ay, no está recto!

(Música alegre)

El loro Facu dice más de 3000 palabras.

-Jope, cómo mola el loro.

-Tío, pero esto nos lo llevamos y lo copiamos entero,

que ya tenemos aquí dos páginas.

-Vaya frikis estos dos con el lorito, ¿eh?

Federico, el padre del pánfilo este.

Encantado, yo soy, ay, Alberto, el tío de Raúl.

¿Te puedo llamar Berto? ¿Qué?

Es que ya conozco un Alberto y, si no, me lío.

Ah, vale. O, mejor, Tito.

De Albertito. Ah.

Venga, adjudicado, que tienes una cara de Tito

que no puedes con ella. Sí, me lo dicen mucho, sí.

(Móvil "La bamba")

Perdona, ¿eh?

Ah, mira, del curro.

Si no contesto, lo mismo pierdo una pasta.

Conteste, conteste.

Tu padre habla mucho, ¿no?

Qué buen día vamos a pasar.

Bueno,

gracias a todos por estar aquí.

Soy Fermín, el director del refugio

y solo tengo una pregunta para vosotros:

"¿A quién queréis ver?".

(TODOS) ¡A Facu!

Como no habléis más alto, no creo que os escuche:

¿a quién queréis ver?

(TODOS) ¡A Facu!

Ahora, sí, ahora, sí, antes, no.

Vamos a llamar a Facu.

(Sonido)

¿Facu?

Muy bien.

¡Aquí lo tenéis!

Facu es de los pocos de su especie que aún quedan en cautividad,

por eso es tan valioso.

Es de origen americano y su variedad llegó a poblar zonas

que iban desde las selvas de Méjico hasta el noreste de Argentina

y, además, es un pájaro muy inteligente.

(LORO) -Guapo.

-Sí, eso también, también es guapo.

Como veis, el pájaro no necesita abuela.

Lo dejamos aquí, muy bien.

Toma, toma, Facu, por guapo.

Por todo lo que os he dicho hasta ahora,

es tan importante la labor de conservación

que hacemos aquí.

A mí no me han dado máscara.

En nuestras instalaciones intentamos recrear

las mismas condiciones...

(Pitido)

-¡Libertad animal!

¡Libertad animal! -¡Basta de explotación!

-Eh, perdonen, ¿qué están haciendo?

Oigan, por favor.

-¡Libertad animal! -Fuera, por favor.

Estamos en medio de un...

-¡Las jaulas para los hombres!

-Las jaulas para los hombres.

-¡No queremos explotación animal!

-¡Eh! -¡Esos animales!

-¡Las cárceles para los hombres!

-¡Perdone, no puede!

-¡Los colectivos reivindican la defensa de los animales!

¿Qué están haciendo?

Rechazamos todo espectáculo

que produzca sufrimiento indeseado de cualquier tipo de animal.

-¡Váyanse fuera, por favor!

Oiga, usted, fuera de aquí.

Baje las pancartas, está usted en un recinto privado.

¿Vale? Vamos a llamar a la policía.

¡Fuera de aquí, por favor!

Ya vale, ¿no? ¡Eh!

(Música de tensión)

¡Libertad animal! -Están abriendo las jaulas.

-¡Llama a la policía! -¡Libertad animal!

¡Libertad animal!

-¡Bájese de aquí ya!

-¡No a la explotación animal!

¡Hala, hala!

¡Libertad animal!

-¿Dónde está Facu?

-¡Libertad animal! -Sofía, ¿dónde está Facu?

-¡Libertad animal! Quédate aquí, ¿eh? ¡Vigílalo!

Vigílalo. Sí, sí.

¡Eh, quieto, quieto!

¿Qué llevas ahí? ¿Qué llevas ahí?

¡Dios! ¡Te llevas a Facu!

Pero ¿tú qué hacías con el loro?

¡Eh, eh!

(LADRA)

¡Coño, quita!

¡Corre, capullo!

Esa cara...

¡Ostras! Era el hermano de Alberto.

¿Podría identificar a alguno de los asaltantes?

Con esa mamarrachada de disfraz de loro

que me obligan a ponerme, no veo nada.

Los agujeros no están alineados con mis ojos.

-No, es que no estaba atento, la verdad,

solo fui por acompañar al pelmazo de mi hijo.

-¿Recibieron alguna amenaza por parte del grupo animalista?

-Nunca, estamos en el mismo bando.

-Fermín es el culpable.

-A ver, los animales que acogemos

vienen de circos del mercado negro.

¿Insinúa que el director del refugio

tiene algo que ver con los asaltantes?

No, no, claro que no,

pero su obsesión por convertir a Facu en un reclamo comercial

seguro que no les ha gustado a los animalistas.

-La mayoría en un estado lamentable,

nosotros los ayudamos a rehabilitarse.

-Y pretende que limpie las cacas del loro asqueroso.

Fermín es un explotador.

-No me lo digas,

también te vas a quejar del director del refugio.

-Ah, no, no, para nada.

Yo le estoy muy agradecido.

Poder trabajar entrenando un animal como Facu es todo un lujo.

(Móvil "La bamba")

-Perdón. Un momento, ¿eh?, que puede ser importante.

Ah, nada, la parienta.

¡Qué pasadas son, macho!

(SE RÍE)

Bueno, eh, ¿por dónde iba?

(RESOPLA) -No aguanto más.

Llevamos tres horas aquí y no hemos sacado nada en claro.

En fin, ¿quién toca ahora?

El que faltaba.

-¡Hola!

Hola, Max.

Pero Max, ¿qué has hecho?

Si parece que ha pasado el huracán Max.

¡Oh!

Que no te gusta quedarte solo, ¿verdad?

Pues no te preocupes, que te voy a ayudar, ¿vale?

Una cosa que se me da bien es ocultarle cosas a mi madre.

¡Hola! ¡Ya estoy en casa!

(Puerta)

Bueno, a lo mejor ahora no te puedo ayudar.

Pero bueno, ¿qué ha pasado aquí?

Yo estaba allí acompañando a mi sobrino.

Normalmente, hubiera ido mi hermano Salva, su padre.

Bueno, claro, si no, no sería mi sobrino.

Que, por cierto, lleva varios días sin llamar...

No nos cuentes tu vida,

céntrate en el acto vandálico. No fue un acto vandálico.

Bueno, sí, como concepto, sí,

pero que fue, más bien, una tapadera.

¿Una tapadera de qué?

En medio de todo el caos intenté detener a un activista

que estaba robando al loro Facu.

¡Y dale con el loro!

Si fue un robo o no ya lo decidiremos nosotros,

tú estás aquí en calidad de testigo, ¿eh?

Además, ¿quién eres tú para intentar detener a nadie?

¿Y le viste la cara al que te golpeó?

Fue un mono.

Pues le debió dar bastante fuerte porque todavía está sonado.

No, no, no, quiero decir, ¿cómo va a ser...?

No que fuera un mono de..., ¿sabes?

Si no que llevaba una máscara de mono.

Inspector, necesitamos que encuentre a nuestro loro Facu cuanto antes.

Es el principal reclamo de nuestro espectáculo.

-¡Claro!

Nosotros vamos a investigar lo que sea mejor para su negocio.

Aquí lo importante es encontrar malhechores,

no a sus animalitos.

No le gustan mucho los animales, ¿eh?

Vamos, que Gómez es su problema favorito

y uno muy peludo, además.

¿Cómo sabes que es muy...? Por las pruebas físicas anuales.

¡Ah!

Verle en la piscina es como ver, no sé, a una nutria.

Gigante. Sí.

¡Si solo es un jodido loro, coño!

Espera un segundo.

¡Gómez! Hola, ¿qué tal?

¿Por qué no dejas que me ocupe yo de este asunto?

Aquí tenemos cosas mucho más importantes que hacer

que buscar pajaritos perdidos.

Bueno, se refiere a detener a los que asaltaron el refugio.

Eso, eso sí que es trabajo policial y no perseguir mascotas.

-No, es que no es una mascota,

pertenece a una especie en peligro de extinción.

-Como si caga pepitas de oro.

Su loro ha volado, se ha esfumado,

ha ido a ver mundo, a posarse en el hombro de un pirata.

No se lo han robado, no hay un crimen que resolver.

Hombre, yo sospecho...

¡Nadie ha preguntado lo que sospechas o dejas de sospechar!

Así que calladito.

-Este tío es un impresentable.

Vámonos, Sofía.

Perdone, yo podría encontrar a su loro,

soy detective privado.

Alberto Tébar.

Fermín, no creo que debas gastar

el dinero del refugio con un aficionado.

Es la policía quien se tiene que encargar.

Alberto es un gran detective.

Hace poco nos ayudó con el caso de una joyería,

así que si alguien puede encontrar a Facu, es él.

Podría hacerles un descuento de mi tarifa habitual, ¿eh?

¿Por qué no nos encargamos nosotros?

Un 25 %.

Contratado.

-¿Qué?

-Es una oferta fantástica.

Ahora, eso sí, necesito

que entre mi perro conmigo al refugio.

Es un experto rastreador.

Bueno, pues estamos en contacto.

¿Hemos terminado, agente? Sí.

Por aquí la salida. Por allí.

Adiós. Gracias por todos, ¿eh?

Nada. Estamos en...

Te debo una, ¡mi primer caso! Sí. Enhorabuena.

Gracias.

Mira, ¿qué has hecho, eh? ¿Qué has hecho?

Que igual no ha sido el perro.

¿No ha sido el perro? ¿Y qué ha sido?

¿Un terremoto fantasma, entonces? Ha podido entrar alguien.

¿Un ladrón?

Lo único que se ha llevado ha debido ser el orden,

porque no echo nada en falta.

Hola. Huy, ¿qué ha pasado aquí?

¿Te lo crees?

Tu perro, el educadísimo,

el que yo quería dejar en el jardín y tú no,

pues mira cómo lo ha dejado.

Hombre, igual el perro...

Mira, desde hoy, y os lo digo a todos,

el perro al jardín.

Yo no he destrozado el salón.

Ya, sí, entonces, ¿quién ha sido? Tu "brother", Salva.

Tu "brother", tu "brother". ¡Mi primo! Anda ya, hombre.

Somos socios, hombre, por favor, no me mientas.

Mi hermano está fuera.

Que pensé que era un ladrón, le mordí la huevera

y por eso destrozó el salón.

Venga, sí, "mordisquitos",

vamos a ver, vamos a centrarnos en el caso.

Por cierto, ¿cómo se te ocurre coger un caso para buscar un loro?

Un caso es un caso, ¿no?

No voy a encerrar a un compañero, no soy un colaboracionista.

Pero que es un pájaro.

¡Es un animal! No discrimines, "especista".

Bueno, pues mira, tú y yo somos mamíferos, ¿no?

Aquí hay más conexión, digo yo. Tú eres un mamífero opresor.

Mira, aquí hay dos opciones:

o te vienes conmigo o te quedas aquí,

en tu castillito de princesa, lo que tú quieras.

¡Espera!

¡Suéltame!

Desde "50 sombras de Grey", estáis obsesionados con las correas.

A ver, es temporal, ¿vale?

Me han puesto muchos problemas para dejarte entrar.

Los que trabajan aquí son unos carceleros.

Esto no es una cárcel. Claro, es un balneario

y Alcatraz un parque temático y yo me zumbé a Lassie.

No hubieras llegado.

(SE RÍE)

Además, aquí hacen una labor muy buena

con los animales y de concienciación

y con esta gente te comportas, hombre,

que son nuestros primeros clientes.

No voy a ir lamiendo culos como tú. ¿Perdona?

A los humanos, a las perritas, sí.

Eh, ¿qué haces?

No, hombre, no te irás a poner a hacer pis ahora.

¡Calla! O no me concentro para marcar mi territorio.

¿Tu territorio?

Pero si aquí viven los lobos. Por eso.

Quiero enseñarles a estos cachorritos

quién es el macho alfa.

No, no, no, hombre, no.

No, no hagas pis, ¡no mees!

¿Este es el experto rastreador?

Sí.

Es un profesional, ¿eh? No te vas a arrepentir.

(LADRA)

(AÚLLA)

-Anda, vamos.

Personalmente, tengo la esperanza de que Facu no tarde en volver,

los loros están muy apegados a su hogar

y, aunque vuelen lejos,

siempre retornan al nido.

¡Menuda peste!

¿Decía? ¿Eh?

Que mira este.

¿Eh? Es que es entrar aquí, claro, como huele a pájaro,

le sale el instinto, se pone un poco...

Bueno, como le estaba comentando,

los loros son animales empáticos, sensibles...

-¡Y guarros!

Unos bichejos asquerosos.

-Él es Marcial, se encarga del mantenimiento de las pajareras.

-Limpio cacas

y, a veces, me visto de loro.

Encantado, sí.

¿Esta es la casa de Facu?

Sí, esa es.

Ah, qué bonita. Preciosa, para entrar a vivir.

Y hay un nido dentro, ¿no? ¿No es un macho?

Era para la churri de Facu. ¿Era?

Sí, teníamos un programa de cría.

El refugio Los Abetos iba a enviarnos una hembra

de la misma especie,

pero, por desgracia, desapareció hace un par de meses.

¿El refugio? Ay, qué pena. No, hombre, no, la hembra.

¡Ah! Qué pena también, ¿no?

(SE RÍE)

Marcial, ¿tú fumas?

No. Bueno, lo estoy dejando.

Entonces,

¿qué clase de pipa

le estáis dando a Facu?

Quiero decir, como esta también es una pipa

y come pipas, como que...

A ver, eso es de Benito, su antiguo dueño.

Nos pidió que se lo dejáramos a Facu para que tuviera un recuerdo de él.

¿Y por qué entregó al loro?

Pues porque entró a vivir en una residencia de ancianos

y le obligaron a deshacerse de Facu.

Lo pasaron muy mal, eran inseparables.

¿Esto es un llamador? Sí.

¿Echamos una escoba?

Es que aquí solo juegan al bingo. vamos, ni un mísero Cinquillo.

Y, si me ganas,

te cuento todo lo que quieras saber.

¿Cómo se llama?

Max. ¿Max?

Qué americanada.

Yo tuve un perro, un mil leches.

José Luis, se llamaba, eso sí era un nombre.

Y Facu, ¿de dónde viene el nombre?

De Facundo, el cocinero del mercante en el que yo estaba embarcado.

Ah, era usted marinero.

Huy, hijo, yo he sido muchas cosas

y aún puedo seguir siéndolas, por más que se empeñen en jubilarme.

Tira.

No, empiece usted.

Escoba.

Voy yo, ¿no? Sí.

Pues esta voy a poner.

Entonces, ¿encontró usted a Facu en uno de sus viajes?

¿No? Por eso le tenía tanto cariño.

Claro, era un polluelo cuando di con él.

Eh, don Benito,

no sé si sabe que Facu se ha escapado del refugio.

No, no lo sabía.

Ya.

¿Fumas?

No, yo no y dudo que aquí se pueda hacer, ¿no?

Calla y sigue jugando, que estás perdiendo.

Escoba con el siete de oros.

¡No fastidies!

Sí. Ves ahí...

Don Benito, por favor.

-Sí, toma, hija, toma.

-Gracias.

Espabile, que al final le voy a ganar.

Bueno, mira, juego revuelto,

vamos a dejarlo, vamos a dejar la partidita ya.

A ver, don Benito,

si sabe algo de Facu...

No tengo ni idea,

pero me alegro de que ande por ahí.

Los pájaros tienen alas, pues que las use.

Me he dado cuenta de una cosa.

Ya, de que igual no soy tan buen detective

como pensaba, ¿verdad?

De que me falta el instinto, de que no sirvo para esto.

Vamos, no soy capaz ni de sacarle una confesión...

¿Sabes? Estaría bien que me frenaras.

Cuando digas algo con lo que no esté de acuerdo.

(SE RÍE)

Tengo una pista.

¿Ah, sí? ¿Cuál?

¿Cuál, cuál es el perrito de papá?

Se le cayó alpiste del bolsillo al buscar el tabaco.

Hombre, igual a Benito le gusta echar alpiste a las palomas,

qué novedad. Y olía a loro que tiraba para atrás.

¡Coño!

(LORO) ¡Adiós, bicho feo!

¡Ja, bicho feo!

Te ha visto bien para lo rápido que ha pasado.

Tranquilo, tranquilo, tranquilo.

(LORO) Bicho feo.

¿Vas a consentir que ese pajarraco te llame bicho feo?

Yo juraría que te lo está diciendo a ti.

Ven aquí, mira, ven aquí.

¿Por qué no vas tú a por él, que eres un perro?

Lo mío es desactivar bombas,

traducir cartas a coreano del norte...

No sé cazar animales.

Bueno, vamos a utilizar el llamador.

Esto imita un montón

de sonidos de aves.

¿A cuál le doy?

Pulsa cualquiera, ¿qué puede pasar? ¿Que venga corriendo un avestruz?

También es verdad. Vamos a probar con este.

(SE QUEJA) ¡Mi tímpano!

¡Apágalo! Si no está sonando nada.

¡Ay!

(RESPIRA) Los humanos tenéis el oído subdesarrollado

y, en tu caso, también el cerebro.

Bueno, voy a probar con este.

Tápate los oídos. Ah, no, que no puedes.

Ay, mira.

Eh, ven aquí.

¡Que viene, que viene! ¿Dónde va?

Hola, colega.

Puede que te haya engañado.

¿Puede?

Es difícil separarse de ellos,

te pasará igual con él.

Al final, será más que una mascota,

será tu mejor amigo, tu familia.

Sabe que no puede quedarse con él, ¿no?

Que tiene que volver al refugio. Ya.

Que sea viejo no significa que esté senil.

Ya sé que tiene que volver.

Bueno, pues voy a llamar, ¿vale?, para que vengan a por él.

Todavía tiene un rato para despedirse.

Si es tan amable de esperarme en su habitación.

(ASIENTE) Mire, ¿sabe qué?

Cuando quiera, vamos juntos a verlo.

Gracias.

Vamos, coleguita.

Bueno, tú no te preocupes por nada,

que ya verás como traemos a tu madre con vosotros.

(HABLA EN FRANCÉS)

Gracias, señora.

De nada. (HABLA EN FRANCÉS)

-No dejes que te llamen señora, que eso hace muy mayor,

más que las patas de gallo.

Vale, pues lo tendré en cuenta, señora jefa.

Huy, vienes de buen humor.

¿Qué pasa? ¿Ha vuelto ya Salva? Siéntate.

Todavía no. ¿Y cuándo vuelve?

No sé, espero que pronto.

Pues verás la sorpresa que se lleva cuando vea

que comparte casa con un hermano gorrón

y un perro destroza salones.

Mira, no me hables del perro, que me ha liado una...

Rellena esto. (ASIENTE)

Mira,

Aisha, necesitamos el padrón municipal,

un papel rosa.

¿Cómo se dice rosa en francés? "Rose".

Gracias. Un papel "rose".

Vaya, no sabía que hablases francés.

-"Oui", e inglés y alemán. Mira, lo pone aquí.

He viajado mucho. -"Oh, là, là".

Pues con tus habilidades

no tardaremos en encontrarte un trabajo.

-Discúlpame, no quiero ser indiscreto,

pero... -Lo siento,

pero no estoy soltera.

-Genial, yo tampoco.

He oído que "tenés" problemas con tu perro.

Pues sí, en realidad no lo conozco mucho,

pero como que se excita con mucha facilidad.

Ya, a veces ocurre.

Yo creo que es hiperactivo.

Lo que necesita tu perro es saber quién manda.

-Ah, también "entendés" de perros.

Sí, soy psicólogo canino.

¡Anda!

No lo puse en el currículum

porque el título no está homologado en España,

pero en Buenos Aires era uno de los mejores.

-Ah, que había más de uno.

Creo que tengo un trabajo para ti.

¿Ah, sí? Qué bien.

Venga, para dentro.

En silencio, que no te vea Marta.

Gracias, colega.

¡Hola! ¿Dónde está Max?

En el jardín, en el jardín, como tú dijiste.

Pues te presento a Armando. Encantado, Armando.

Es el psicólogo nuevo de Max.

El psicólogo de Max.

Soy el que le va a curar los ataques de ira que le dan

cuando se queda solo. No te importa, ¿no?

No, qué me va a importar.

¿Vamos? En el jardín, en el jardín.

En el jar... ¡Max!

(SILBA) ¡Max!

¿Qué pasa?

Nada, que Marta se cree que estás en el jardín.

Venga, corre.

Corre.

¡Max! Que nos pilla.

Venga, disimula.

No se puede, no, no, no puedes entrar, ¿eh?

Perro malo.

No, no, no.

Papá va a flipar cuando le mande esto.

-Huele, huele. -¿De dónde has sacado a este friki?

Espérate. De verdad, Marta, no hace falta,

que no lo va a volver a hacer, que...

Tiene que conocer mis feromonas para que vea que puede confiar en mí.

Pero ¿crees que podrás educarlo?

Yo, con que no rompa las cosas, ya me vale.

Por supuesto, solo vamos a necesitar las tres D:

disciplina, dedicación

y dinero. Vaya.

Mañana empezamos, a la mañana.

¿Un psicólogo canino? ¿Estás de coña?

No, hombre,

es un psicólogo argentino con aires de grandeza.

Valga la redundancia, ¿no? ¿Entiendes?

Como los psicólogos suelen ser argentinos.

Pero ¿qué me va a enseñar ese flipado a mí?

No sé, a sentarte, a darme la patita.

A ver si te voy a dar yo a ti otra cosa...

A ver, mira, o finges que te educa

o Marta no te va a dejar entrar en casa, ¿qué te cuesta?

Lo siento mucho, de verdad, me sabe fatal dejarte aquí, pero

Marta no quiere arriesgarse a que rompas nada más.

Lo siento, amigo.

Venga, buenas noches.

(GRUÑE)

(LLORA)

¿Qué haces? (RECHISTA)

Tú, ¿qué haces?

Me daba pena Max. A mí también.

Venía a recogerlo para meterlo dentro.

Y a mí también, lo iba a llevar a mi cama.

-Y entonces, ¿con quién duerme el refugiado?

Mira, hacemos una cosa, ¿vale? Que duerma conmigo,

será raro que vuestra madre entre en el garaje.

Vale. Venga, vente conmigo, campeón.

Buenas noches, bonito. Gracias.

Es al perro. Ah, sí.

Perdón, sí.

Y tú a descansar, ¿eh? Que mañana vamos al refugio.

Pues preferiría dormir con Raúl, que por lo menos no ronca.

¿Quieres que te deje aquí? ¡No, no, no!

Chucho. Tolay.

Alberto, gracias otra vez por devolvernos a Facu.

Va a ser hoy un espectáculo memorable.

Ya le dije yo

que la agencia Sabuesos encontraría a su loro.

Ya la factura se la manda mi secretaria.

Ah, vale. Sí.

Fermín, deberíamos haber cancelado el espectáculo,

en el último ensayo noté que Facu estaba estresado.

-Sofía, mira cómo están las gradas.

Con lo que recaudamos vamos a ayudar a muchos animales,

no podemos renunciar a eso. -Pero llevas años explotándolo

y es ya mayor, se merece jubilarse y vivir ya tranquilo.

-No os he devuelto a Facu

para que lo encerréis en una residencia como la mía.

Que sea mayor no quiere decir que sea inútil.

-No se hable más. Venga, vamos a empezar.

Bueno.

-Hombre, Tito.

-Buenos días a todos

y bienvenidos al refugio.

Como siempre cuando empieza el espectáculo,

hago la pregunta del millón:

¿a quién queréis ver?

(TODOS) ¡A Facu!

Pues, sin más dilación,

vamos a llamar

al loro Facu.

-¿Dónde está mi Facu? ¿Por qué no sale?

-Vaya.

Vamos a llamarle de nuevo.

Bienvenido, Facu.

¡Facu!

(Móvil "La bamba")

-A ver.

-Han vuelto a entrar y se han llevado a Facu.

-Disculpen, pero me acaban de comunicar

que el loro Facu está indispuesto,

así que vamos a tener que cancelar la exhibición.

Lo siento muchísimo, de verdad, lo siento.

En la salida le devolverán la entrada.

Por favor, perdonen, perdonen las molestias.

Quedaos aquí, ¿eh? No os vayáis, ¿eh?

Quedaos aquí.

Nunca vamos a poder terminar el maldito trabajo.

-¿Qué le habrá pasado a Facu?

Tranquilo, Benito, lo malo sería que lo hubieran robado otra vez.

¿Qué ha pasado aquí?

Le han dormido con cloroformo para robar a Facu.

-Gustavo, ¿estás bien?

-Sí. -Despierta, chaval.

Carolina, avisa a un médico, por favor.

Yo creo que Alberto puede encontrar a Facu.

Ya lo hizo una vez.

-Sí, bueno, pero es que antes había desaparecido

y ahora lo han robado. La primera vez también fue un robo.

¿Cómo que fue un robo?

Todo este tema de los activistas y los enmascarados

es una tapadera.

El objetivo principal siempre ha sido llevarse al loro.

Mi Facu es muy valioso, podía haber sido cualquiera.

-A ver, Alberto, si se descubre que hemos perdido a Facu otra vez,

la reputación del refugio se irá al garete.

-Bueno, la reputación del refugio ahora da igual.

Facu es una especie protegida. -A ver, mira, Sofía,

tenemos una imagen que dar, esto es un espectáculo público

que hacemos con muchos pases cada día.

-Vale.

-¿Qué pasa?

¿Nunca habías visto a un loro fumando?

No.

Pues hay un montón de vídeos en internet.

-Muy bien.

Ahora vamos a empezar con unos ejercicios de disciplina.

¡Alto ahí!

(GRUÑE) Quieto ahí, quieto ahí.

Como me muerdas,

te juro que me hago unas pantuflas contigo.

(GRUÑE)

¡Muy bien!

No, es que lo estoy viendo y parece que está funcionando.

Ahora vas a obedecer como un perrito civilizado.

Lo tiene dominado.

¡Qué lindo perrito!

Pero ¿adónde vas? Para, que me estás enganchando.

A ver, a mí, si lo educan, no me importa que esté dentro.

Si a mí me gusta el perro, es monísimo,

pero no quiero que me destroce la casa.

(GRITA)

Que sí, que estoy convencida de que lo está ayudando muchísimo.

No, no, no, ni se te ocurra, ¿eh?

¡Ni se te ocurra!

(SE QUEJA)

¡Chucho asqueroso!

Dimito, tu perro es un psicópata. Acá "tenés" tu dinero.

No quiero volver a ver al monstruo ese en mi vida.

Pero ¿qué es lo que ha pasado? Es un terrorista.

Primero me lio con la correa y después me hizo pis en la cara.

Pero un momento, ¿cómo que te vas? ¿Y qué hago yo con el perro?

"Metelo" en una perrera.

(BALBUCEA) ¿Y todo esto?

¿Qué hace Max aquí dentro? ¿Que qué hace?

Hasta que no aprenda modales, ahí va a vivir.

Pero bueno, ¿qué ha hecho esta vez?

Mearle en toda la cara al adiestrador, ¿te parece?

¡En toda la cara!

Esto ya está, ¿eh?

Pues gracias.

Pues yo venía a llevármelo. Y te lo puedes llevar,

pero mientras viva en esta casa,

ahí se va a quedar.

Venga, vale.

Venga.

¿Has visto, has visto dónde te ha llevado tu orgullo?

Soy inocente,

no puedo evitar marcar el territorio.

(ACENTO ARGENTINO) Es cosa del instinto.

Anda, anda, hablaré con Marta, a ver si arreglamos todo esto,

pero antes tenemos que encontrar al loro Facu.

Es que ha vuelto a desaparecer, pero ahora sí lo han robado.

Pero yo sé cómo vamos a encontrar a los ladrones.

"No, aquí no vendemos caretas de mono,

pero tú tienes la voz muy bonita". Gracias.

El secreto es usar cerveza barata para hacer gárgaras.

"Podríamos quedar un día y te enseño mis disfraces".

Créeme, no soy tu tipo.

"A mí me gustan todos los hombres".

Y a mí todas las perritas.

¿Perritas?

Bueno, esta tampoco es.

Oye,

la tenías en el bote.

(SE RÍE)

Eh, diez tiendas de disfraces

y ninguna ha vendido máscaras de mono.

No llamo más.

Anda, anda. Venga, mira, prueba con esta, ¿vale?

No, ya marco yo, ¿eh?

Que me estás poniendo el teléfono perdido

con la pata esa que va por el suelo con la caca y las bacterias...

De verdad, ¿eh?

No sé cómo puedes vivir, de verdad, de verdad.

Eso me lo llevo yo luego a la oreja, ¿sabes?

"Disfraces Ramiro, dígame".

Hola, llamaba por si hace poco han vendido máscaras de mono.

"¿Otra vez? Ya le dije a la policía que sí

y les pasé el contacto de los compradores.

No me incordien más".

(SUSPIRA)

Alberto. ¡Ah!

¿Habéis encontrado a los activistas?

Sí.

Perdón, sí, la correa.

Es que con la emoción y las prisas...

No pasa nada.

Pues sí, los hemos encontrado, pero no son activistas,

no querían rescatar animales ni nada de eso, era todo mentira.

Son ladrones. No, son actores.

¿Qué?

Por lo visto estaban haciendo una "performance".

Gómez está con una de ellas. Ni de coña, se han llevado al loro.

Bueno, ellos insisten en que estaban haciendo

un ejercicio de expresión corporal y teatro de la calle.

Algo no me cuadra, ¿puedo hablar con ella?

No, imposible.

Pero hombre, por favor, que es importante para...

¿Para qué, Alberto? Ya has encontrado a Facu.

Tu caso ya ha terminado. ¿Estás trabajando en algo más?

Es secreto profesional.

Ah, pues a mí me encantan los secretos profesionales,

aunque me gustan más los personales.

¿Tienes alguno que contarme?

Ahora así, que yo caiga, no.

Pues tienes suerte que tengo un millón de informes que redactar

porque, si no, te sacaba alguno inconfesable.

Esos son los más divertidos.

¿No vio nada sospechoso? -No, nada.

-¿Nada de nada?

-Entonces, ¿estoy detenida?

-No, señorita, no está usted detenida.

-Pero ¿puedes detenerme?

-¿Cómo?

-Mi profesor de actuación me ha dicho que viva nuevas experiencias.

-Aquí detenemos a la gente cuando marca la ley,

no a gusto del consumidor.

Pero ¿esto qué es?

El móvil de la chica esa.

Mientras perdías el tiempo tonteando, yo trabajaba.

Pero, pero ¿qué somos ahora? ¿Carteristas? ¿Eh?

¿Te parece el mejor lugar para gritar eso?

Sí, te tomo testimonio.

Vamos.

(SE RÍE) Caga lilas.

¿Encuentras algún contacto,

algo sospechoso?

No sé, si ellos no son los ladrones,

alguien les tuvo que contratar para boicotear el "show"

y poder llevarse el pájaro. Oye, ¿este perro, tío?

Ese perro es mío

porque él me siguió, lo adopté y entonces...

Que sí, que sí.

(CARRASPEA) ¿Encuentras algo?

A ver.

Aquí hay un "mail" en la papelera que te lo puedo recuperar.

El asunto es: "Activistas".

Como que lo de hablar en clave no les va, ¿no?

¿Entiendes? Porque son activistas y han puesto activistas.

Es como si fueran pensionistas Vale.

y dicen... Da un poco igual, sí.

¿De dónde lo envía?

Está vinculado a una página de la "deep web"

que es una página de tráfico de animales exóticos

como, por ejemplo, el lémur de Madagascar,

el Akita japonés,

el Jack Russel...

Coño, ¿este perro no es tu perro?

No, hombre, ¿ese perro cómo va a ser mi perro?

(SE RÍE)

10 000 euros.

(SILBA)

Bueno, ¿y esto de dónde lo envían?

¿Hay una dirección o algo que se pueda investigar?

Yo te lo busco, hombre,

para eso soy el Páginas Amarillas, ¿eh?

A ver, te rastreo la IP

y sí, sí, sí, sí, sí.

Localizado.

¡Y sí!

Pues esto es con un almacén de no sé qué

que está en un polígono de las afueras.

Madre mía. Te lo reenvío.

Gracias.

Me quedo el teléfono, ¿eh?

Tiene piezas que me pueden valer a mí...

¿Qué dices, hombre?

Lo voy a devolver, que ya me siento bastante mal.

Oye, tío, en las películas, los detectives siempre son

como tíos duros, ¿no? Sí.

¿Sí, no? ¿Pues sabes quién diría que eres tú

si me preguntaran qué personaje de película eres?

Sí, me lo dicen mucho, Sherlock.

Bambi, ¿eh?

Bambi.

Sube.

Por aquí está despejado, vamos.

Métete para dentro, venga.

Venga, Max.

(Música de intriga)

(Mono)

Este perro es listo.

No ha sido fácil capturarlo.

Si tenéis el dinero es vuestro.

-No, no, no.

No, este no es el perro que buscamos.

No hay trato.

-Este es el perro de la foto.

-Este no es nuestro perro.

-¡Hay alguien ahí!

¡Max, Max!

¡Max!

¡Max!

¡Max!

¡Eh, eh, eh!

¡Cuidado!

¡Eh, eh!

¿Ese lobo no era...? Del refugio

y esta nave está llena de animales.

Voy a dar el aviso a Paula.

Vamos nosotros al refugio, venga, va.

Esa es la matrícula, es la moto.

¿Te dio tiempo de leerla? ¿A ti no?

Hombre, claro que me dio tiempo,

si yo tengo memoria fotográfica.

Vamos a buscar alguna pista del conductor.

¿Te importaría echarme una mano?

¿Se puede saber qué te pasa?

Antes o después, los de la agencia me van a encontrar.

Me van a matar.

Que no, hombre, que no van a dar contigo.

Fíjate, mira, mira.

Han dejado esto abierto. Anda, mira lo que hay aquí.

¿Qué estás haciendo en mi moto?

¿Tu moto? Sí, es mi moto.

Pues ya sabemos quién está detrás de todo este asunto, tú.

¿Cómo? Tengo pruebas.

¿Qué pruebas? ¿De qué estás hablando?

A ver, esta moto es la misma

que se utilizó para huir con el loro.

A ver, ¿qué clase de imbécil usaría una moto que le incrimina?

El mismo tipo de imbécil

que guardaría la máscara en el cajetín.

Eso no es mío. Alguien quiere culparme.

Sí, igual es eso

o igual querías que pareciera que alguien quería inculparte, ¿eh?

Tú no eres tonto, tú eres muy listo, ¿verdad?

Tan listo como para parecer un tonto

y que todos pensemos que eres un inocente

al que quieren hacer pasar por culpable

y no un culpable que se hace pasar por inocente

al que se hace pasar por culpable

aunque tú... ¿Entiendes?

Más o menos. Ya.

(LADRA)

¿Qué quieres tú?

Estoy en medio de una deducción ahora.

Ah, lo tengo que llevar a hacer sus cosas

ahí detrás.

¿El perro tiene que hacer sus cosas ahí detrás?

Está estreñido y, entonces... El perro.

Necesita intimidad. El perro necesita intimidad.

Muy bueno.

Venga.

Haz tus cosas, venga, venga. (SUSURRA) ¿Qué te pasa?

Es inocente.

¿Cómo? La máscara no huele a él

y dentro hay pelos humanos

y a este tío la frente le llega hasta la nuca.

Como iba diciendo, es evidente que alguien quiere incriminarle.

Sí, como ibas diciendo.

El que lo hizo trabaja aquí y tiene acceso a su moto.

¿Tiene o conoce a alguien que encaje en esta descripción?

Pero ¿por qué íbamos a querer robar al loro?

No tiene sentido, si tenemos trabajo gracias a él.

Interesante reacción. ¿Cómo?

Hombre, que siempre te he escuchado quejarte de tu trabajo,

que si estabas muy cualificado para recoger caquitas de pájaro,

que si te parecía muy humillante disfrazarte de loro, que...

Que no le guste su trabajo no le convierte en un ladrón.

Estás muy segura de su inocencia, ¿no?

¿No será porque, a lo mejor...? Sí, claro, ahora acabo de confesar.

Pero ¿tú qué te crees?

¿Que esto es una novela de Agatha Christie o qué?

Ojalá. Me gusta mucho Miss Marple, es mi capítulo...

Te dije que tenía que encargarse la policía

y no este chapuzas. -Sofía, por favor.

¿Ah, sí?

Siempre has querido mantenerme

al margen de la investigación, ¿verdad?

Incluso, cuando recuperé a Facu,

insististe en que había que jubilarlo,

que estaba muy mayor

y lo quieres tener alejado del público, ¿por qué?

Si quieres acusarme, espero que tengas más que suposiciones.

(LADRA)

Ay, perdón, que tengo que ir a llevarlo a hacer una cosa.

Vale, ¿eh? Cuidado.

Voy un momentito.

Es que el perro está un poco estreñido

y necesita intimidad para hacer sus cosas.

¿Qué quieres?

Es Gustavo.

No, yo creo que es Sofía.

¡Que no, que es Gustavo! Creo que es Sofía porque...

Que es Gustavo, estoy seguro. ¿Cómo lo sabes?

Cuando me colé en la nave,

marqué al tipo disfrazado de mono con mi meada.

Esto de ir orinándote encima de la gente

te lo tenemos que mirar, ¿eh?

Se ha quitado el disfraz,

pero sigue oliendo a mi mezcla de éxito y feromonas.

¿Seguro?

"Eau" de Max.

Sígueme el rollo.

Bueno, bueno, bueno, pues tengo en mis manos el arma

que va a hacer...

Bueno, lo que tengo en mis manos es el perro,

no es que sea un arma, sino que es la clave para...

El caso es

que hemos estado investigando la nave

donde traficaron con los animales robados

y mi perro ha registrado el rastro del culpable.

Gracias a sus millones de receptores olfativos,

vamos a descubrir

quién es...

el culpable.

¿Gustavo es el culpable?

¿Gustavo?

-Pero ¿cómo Gustavo traficar con estos pobres animales?

Y ahora, ¿qué va a pasar con ellos?

No te preocupes, Alberto,

el refugio acogerá a todos los que podamos

en cuanto la policía termine de investigar.

El resto, pues los derivaremos a otro centro.

Mira, este podría ser Facu.

Agente, con su permiso, vamos a...

¡Hola, Facu!

¿Los loros machos ponen huevos?

Es una loro, una hembra

y de las pocas que quedan de su especie en España.

La que desapareció del refugio Los Abetos hace unos meses...

Yo solo quería a Facu para juntarlos y criar polluelos.

-Ya, y forrarte. Aquí el mayor pájaro eres tú.

¿Cuánto llevas colándote en refugios y traficando con animales?

Años.

¿Y lo del cloroformo?

¿Quién fue tu cómplice?

Nadie. Impregné el pañuelo, lo tiré al suelo y

me tumbé a echarme una siestecita.

¿Dónde está Facu? (SE QUEJA)

Para el carro, Colombo, aquí las preguntas las hago yo.

¿Eh? Tú estás como observador y da gracias.

Este, eh...

¿Dónde está Facu?

-Lo vendí.

Solo necesitaba la hembra para empollar,

pero mi plan también era venderla.

¿Al mismo comprador? Si no te importa, es que...

¿Y quién es? No lo sé, no lo conozco.

Contactábamos por "mail" y,

y nuestras reuniones siempre las hacíamos con las máscaras.

En este negocio, ni a mí me interesa que sepan quién soy

ni a ellos les conviene que yo les conozca.

(SE RÍE)

Ja, encima le hace gracia.

¿No te decía yo que le faltaba una vuelta a este?

No, que acabo de descubrir cómo vamos a encontrar a Facu,

pero necesito vuestra ayuda.

(SE RÍE)

Ah, ¿que te hace gracia? No, me hace cosquillas.

Pero ¿tú crees que,

que hay peligro?

No te preocupes, que todo irá bien.

(SUSPIRA)

Aquí.

Vale.

Pero vosotros estaréis cerca.

Por si pasa algo, digo. Por supuesto.

¿Quién se puso en contacto con el comprador?

Mi amigo Ramón.

Es un experto en la "deep web".

Sí, él ha contactado con el comprador

que, supuestamente,

ha ido al almacén a comprar a la hembra.

Ya está.

Acuérdate que necesitamos una confesión.

Una confesión, ya.

Si no lo admite, no podemos detenerle.

Vale.

Oye,

esto se nota un poco, ¿no?

¿No parece que tengo aquí como otro pezón?

A ver.

Aquí. Vale.

Pues...

(Pitido)

¿Esto no se nota mucho?

Alberto, no toques el micro, que, si no, no te entiendo.

¿Dónde está Max?

Max está aquí, con nosotros.

No hace falta que tuerzas el cuello para hablar

y ponte la máscara.

¿Crees que voy a poder respirar con esto?

Sí, tranquilo. Mantén la calma.

Me habéis dado la máscara de un mono tuerto.

(Puerta)

Ya está aquí, ya está aquí.

¿Lo has traído?

¿Y tú lo tuyo?

Muy bien.

Muy bien, muy bien, muy bien.

Eh, pero juraría que me diste más

cuando te vendí a Facu.

¿Hay trato o no?

¿Trato, trato o trato como cuando te vendí a Facu?

Mira, si no te gusta lo que hay en el sobre,

puedo ir a otro sitio.

-Si hubiésemos puesto un mono de verdad,

ya tendríamos la confesión. No te preocupes, lo conseguirá.

No te puedes ir porque necesitas a la hembra

porque como tú tienes a Facu, ¿verdad?

(Móvil "La bamba")

Disculpa.

¿Federico?

¡Me matas!

¡Tito!

¿Crees en el destino?

Porque esto es el karma o alguna movida así, fijo.

¿Se conocen?

¿Tú no odiabas a los animales y a los pájaros y eso?

Y los odio, ¿pero sabes lo que me flipa?

El dinero

y con el comercio de estos bichos, te forras fijo.

Qué te voy a contar a ti, ¿eh? Sí, sí.

Sí, bueno, ¿qué me vas a contar a mí?

Yo también lo hago por eso, sí.

Macho, qué pena no haber sabido antes que eras tú,

me podías haber hecho precio amigo cuando compré a Facu,

que menudo sablazo me diste, ¿eh?

(SE RÍE) Sí, sí, menudo sablazo te di, ¿eh?

Los negocios son así. Acaba de confesar. Vamos.

Primero robas al loro,

luego lo recuperas,

luego lo vuelves a robar y claro, así ganas pasta por todos lados.

¡Eres un "crack"! Alto, policía.

Lo siento.

Retiro lo de "crack", ¡eres un cabronazo!

Llevadlo al coche.

Buen trabajo.

Paula. ¿Sí? ¿Qué?

El dinero, que... Ah, sí, claro.

Nuestro primer caso.

Genial, socio,

pero ponte la máscara, que estás más guapo.

(SE RÍE)

Chucho.

Tolay.

(Gallo)

Es un padrazo,

está pendiente de los huevos todo el tiempo.

(LORO) -Bicho feo, ¡fuera! Bicho feo.

-Aunque sigue siendo igual de impertinente.

-Adorable, diría yo.

-Bueno. Oye, Alberto,

muchas gracias por resolver el caso.

Nada, hombre, ha sido un placer.

Además, la labor que hacéis aquí con los animales es maravillosa.

Si quieres echarnos una mano,

tras lo de Gustavo nos hemos quedado sin cuidador.

-Nos da miedo contratar a un desconocido.

No, yo tengo mucho lío, pero

me parece que tengo al candidato perfecto.

¿Quién? ¿Yo?

Pues no se me ocurre nadie mejor, ¿eh?

Espera, pero una cosa,

se puede fumar, ¿no?

(SE RÍEN)

(LORO) -Aquí no se fuma.

¿Cuánto hemos cobrado?

¿Me da para comprar el billete?

¿No hemos cobrado?

Sí, hombre, hemos cobrado, cómo no vamos a cobrar, hombre,

esto es una empresa seria, pero me lo he gastado.

Y me encierras para decírmelo.

Tengo que irme a Sudamérica, me están buscando.

Ya, lo he donado al refugio,

así podían seguir ayudando a los animales.

Pero si el animal que necesita tu dinero soy yo.

(RECHISTA) Calla, calla.

Tenemos que sacarle de ahí. -Pienso denunciar a mamá por esto.

-Yo también.

Bueno, no queremos a nadie de la familia entre rejas.

Bueno, que él ya está, pero no tu madre,

que tampoco la vamos a denunciar. Bueno, da un poco igual.

Tenemos que encontrar la manera de que perdone a Max.

Piensa que es un peligro para todos, que está pirado.

Es que no sé cómo... ¡Un ratón!

¡Ay, que sé que los odias!

-Pero...

¿Dónde, dónde?

Dais mucha pena, ¿eh?

Os dan más asco que a mamá. ¿Se ha ido ya?

Sí, sí, se ha ido.

-Ya está.

Pues me parece que ya sé cómo vamos a ayudar a Max.

¿Me echáis una mano? Sí.

-Claro.

Pues entrad, ahora os explico cuál es el plan.

¿Tú eres capaz de coger una rata con la boca?

Soy un perro de laboratorio,

tengo la boca para hablar, no para cazar.

¿No has cazado nunca?

Sí, alguna venérea por montarme donde no debía.

(SE QUEJA) De verdad. ¿Tú quieres salir de aquí o no?

¡Por favor!

Pues me parece que vas a tener

que llamar otra vez a las tiendas de disfraces.

Vamos.

(Música de tensión)

(Puerta)

¡Salva!

¡Abre la puerta, Salva!

Sabemos que estás ahí. ¡Venga!

¡Queremos nuestro dinero! ¡Salva!

Venga, Salvita.

-No está ahí, ¿eh?

El señor Salvador hace días que no viene.

-Vale. Gracias.

Venga, venga, sí.

Max, mira.

(RESOPLA)

¡Oh!

Aquí te lo dejo, Max. Venga.

"¡Hola, ya estoy en casa!" Vale.

Mira, aquí viene.

¡Que viene, que viene!

¡Una, dos y tres!

¡Ay, por favor! ¡Por Dios, por Dios!

¡Ay! ¡No puede ser! ¿Qué pasa?

¿Qué pasa? ¡Un ratón!

-¡No, no!

Estaba encerrando al perro en su jaula

y ha escuchado a los niños gritar y ha venido solo a cazarlo.

(GRITAN)

¡Ay, qué asco!

¡Mira, mira, mira, mira!

¡Lo tiene, lo tiene, lo tiene!

¿Lo tiene? Lo tiene, lo tiene.

¡Ay, qué asco!

¡Lo tiene, lo tiene!

(RESOPLA)

Claro, claro, el otro día vería entrar al ratón solo

y entró a cazarlo, estos perros son de caza.

Qué asco, de verdad, por favor. ¡Menos mal que se lo ha llevado!

Yo creo que, sabiendo que Max está en casa,

no creo que vuelvan a entrar ratones.

Por favor, no te lo lleves, solo intentaba ayudarnos.

¿Ves?

Ahora me muero del remordimiento.

¡Ay, pequeñín!

Perdóname.

Si es que pensaba que eras perjudicial para los niños,

pero ya veo que no.

Entonces, ¿puede volver a casa?

Venga, vale, sí.

Prefiero tener perro que ratones.

Pues no lo sé por qué lo llaman "llevar una vida de perros"

porque mejor no puede estar.

Es que ha sido muy bueno, ¿a que sí, buen perrito?

Gracias a ti ya no tenemos ratones.

Voy a hacer palomitas, ¿quieres? Sí, gracias.

Tranquilo.

(TELEVISIÓN) "Llamamos a la policía, ¿no?".

¿Qué? Estás disfrutando, ¿no?

No sé de qué me hablas.

(SE RÍE) Que te haces el duro, pero que te encantan los cariñitos.

Me dejo querer para que no me vuelva a encerrar.

(TV) "¿Dónde está la confesión?". Sí, sí, sí.

Estás haciendo un sacrificio, de verdad. ¡Qué pena!

¿Qué quieres que haga? No puedo evitar ser un bicho feo.

(IMITA AL LORO) Bicho feo.

(SE RÍEN)

Tolay.

Sí. Me mola esta serie.

Sí, es como de policías, ¿no?

Ponte las pilas y aprende algo.

¿Yo? ¿Que aprenda yo?

¡Anda, anda! Anda, hijo, cuánto pelo.

Tú también estás perdiendo pelo.

Voy a colocar aquí una barrera.

(SE QUEJA) ¡Quita!

(Pedo)

(SE QUEJA)

Necesito comprar un billete y salir de esta casa.

Primero tenemos que encontrar a mi hermano.

Noto un chacra multiluminoso.

Sé que puedes hablarme.

-"La retirada de fondos se hizo hace tres meses".

Podría ser un chantaje o un secuestro.

No descartes homicidio.

Será mejor que vayamos a echar un vistazo.

¿Otra vez la ha liado Salva?

-Si no paga lo que nos debe, ejecutaremos el embargo de su casa.

Alberto, por favor, encuentra a Salva pronto

antes de que esta familia se vaya a pique.

¿Conoce, por casualidad, a Salvador Tébar?

Era el mejor alumno que hemos tenido en los últimos años.

Hace dos semanas, vino a despedirse,

recogió sus cosas en unas bolsas grandes

y dijo que se iba a un viaje urgente.

Si la usó tu hermano, puedo seguir su rastro

y saber por dónde fue.

Si descubrimos que hay un picadero y está engañando a Marta...

Aquí la gente ha pasado más tiempo en la postura del perrito que yo.

Quiero trabajar, ¿tienes algún puesto?

Esquí, maratón... Pero si él nunca ha hecho deporte.

¿Por qué les engaña tanto? He encontrado esto en su mesilla.

¿Qué necesitas?

Algo ilegal.

¡Sí!

¿Hay algo para Salvador Tébar? ¡A por su paquete!

¡Max, Max! ¡Sujételo, odio a los perros!

-El día uno termina el plazo,

tienen 48 horas.

Salva ha dejado a cero las cuentas.

Tu hermano es un hijo de perra, como yo.

"Este es el contestador de Salvador Tébar.

Deja tu mensaje".

Tiene un apartamento. ¿Un picadero?

Tu hermano no me sería infiel con otra tía.

"Estoy fuera de España, pero mejor que no lo sepas".

¿Sabes lo que eres? Eres un desgraciado, hombre.

Eres un hijo de puta.

Aprovechad a recargar los chacras acariciando a este ser tan áurico.

-"¿Tú estás en mi casa? En cuanto me he ido,

has aprovechado para acercarte a Marta".

¡Te quiero!

Sabuesos - Capítulo 2

07 ago 2018

Ante la ausencia de Salva, Alberto asume el rol paterno y lleva a Raúl a un refugio de animales, donde ven actuar a Facu, un loro que pertenece a una especie en extinción y que es secuestrado justo en ese momento. Marta quiere que Max no entre en la casa después de encontrarla destrozada.

ver más sobre "Sabuesos - Capítulo 2" ver menos sobre "Sabuesos - Capítulo 2"
Programas completos (3)
Clips

Los últimos 38 programas de Sabuesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Verónica Gómez Ramos

    Me encanta esta serie, y el perro es un cachondo integral, me alegro mucho ver de nuevo a Laura Pamplona, después de los misterios de Laura, no se la ha vuelto a ver hasta ahora

    08 ago 2018
  2. María

    El perrito sin duda alguna es digno hijo de su padre: Pancho que seguro que está allá en el paraíso perruno estilo caribeño acompañado de perritas como en el anuncio de la primitiva.

    08 ago 2018