Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5223941
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 19/05/19 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hoy hablaremos de la alergia primaveral.

Vamos a cuidar nuestra piel también vigilando esas manchas

y lunares y aprendiendo a comer bien.

Porque saber comer es saber decir que no a determinados alimentos

y decir que sí a los demás.

Nos va a ayudar, como todas las semanas,

Aitor Sánchez, nuestro dietista-nutricionista.

Cuéntanos.

Decir sí a aquellos alimentos que sean sanos,

como los que tenemos en nuestra gastronomía tradicional,

tanto la mediterránea como la atlántica.

Y quiero que comentemos el tema de cómo comer en alguna patología,

como en la hipertensión.

Me gusta que hayas hablado de la dieta mediterránea,

tiene muy buena fama, y esto que hacemos ahora,

un aperitivo en una terraza es muy típico

y habitual de esa dieta mediterránea.

Sí.

La dieta mediterránea enfatiza esa parte social, esa interacción,

pero también hay que ver qué nos vamos a tomar

en la terraza.

Porque si es como esta, creo que no vamos muy bien.

Vamos a entrar de lleno en ese aperitivo

que mucha gente entiende como esto que vemos ahora.

La dieta mediterránea no es esto,

sino que tiene que estar basada en frutas, verduras, hortalizas.

Y luego tiene otros elementos por ahí que, obviamente,

con todo su protagonismo, el aceite de oliva,

los frutos secos;

y otros nos han robado un poco la palabra mediterránea.

Y crees que este aperitivo es mediterráneo

porque tiene queso, jamón, porque tiene vino,

que son alimentos que podemos tomar,

pero algunos de ellos de manera muy eventual y esporádica.

No podemos tomar bebidas alcohólicas todos los días,

pero sí que nos han dicho, desgraciadamente, esta bebida,

que se puede tomar a diario.

Y no lo debemos recomendar.

Tampoco es lo mismo, tomar con moderación,

tomarte una porción de queso en un momento

dado que tomarte todo este plato.

Tienes que ver la frecuencia y la cantidad.

Si tú te vas a tomar esa porción de queso, no pasa nada.

No vas a abusar, aunque el queso sea un alimento muy denso,

que es muy fácil, sin darte cuenta, tomarte cinco porciones.

Pero hay que tener en cuenta que si estamos picoteando,

en este momento,

nos tomamos el queso y nos podemos tomar

muy eventualmente estas cosas.

Pero no es lo que tenemos que hacer

todos los días con nuestra alimentación.

Tú también lo has apuntado antes,

tenemos en la península dos climas, tenemos, por tanto, dos dietas:

mediterránea y atlántica.

Dos dietas que, obviamente,

se relacionan con dos climas distintos:

el mediterráneo y el Atlántico.

Ambas tienen una cosa en común

y es que toman alimentos de la temporada y de la región.

Obviamente, en el mediterráneo hay alimentos típicos de esa zona;

lo mismo pasa con el Atlántico.

¿Qué características tiene esa dieta?

A diferencia de la mediterránea, ¿qué nos ofrece más?

Si lo pensamos, es normal que haya más pescado,

más marisco y también lácteos e incluso carne de la ganadería

que hay en el norte de España.

Esto no quiere decir

que tengamos que basar la dieta en esos alimentos.

Las dos,

mediterránea y atlántica

basan la alimentación en verduras frescas,

en fruta, en productos vegetales de la región.

Y, obviamente,

con esa combinación de lo que nos ofrece la zona

y con la base común,

sí que estamos teniendo dos modelos de alimentación

perfectamente saludables.

¿Qué te parece consumir pescado o marisco

entre tres y cuatro veces por semana?

Que es lo que se recomienda en la dieta atlántica.

Es una buena pauta a nivel de salud.

Si hoy la ejecutásemos, probablemente comeríamos mejor.

En España se toma gran cantidad de carne,

especialmente embutidos.

Entonces, si desplazamos la carne por el pescado,

mejoraremos en salud y en medio ambiente.

Pescado y mar es seña

de identidad de muchísimos lugares de España,

empezando, por ejemplo, por las Rías Baixas.

Ahí están nuestros siguientes protagonistas,

son guardacostas y su dieta es, por supuesto, la dieta atlántica.

-Quique, ¿recibes?

Es un pesquero, todavía no va a salir a la mar.

-Vamos a proceder a hacerle una inspección.

Soy agente de Guardacostas de Galicia

y llevo 35 años trabajando en el servicio.

Vamos a proceder a salir del puerto de Cambados.

El guardacostas tiene la función

de la protección de los recursos pesqueros.

Nuestro trabajo abarca desde la extracción

de lo que es el marisco, en este caso, hasta la venta al consumidor.

Miramos que cumplan el tamaño mínimo autorizado

y que estén dentro de los topes autorizados.

Es importante que los agentes estén en forma.

Tenemos que acceder, muchas veces,

a embarcaciones subiendo la escalera de práctico.

16 escalones.

Manolo, llévanos a ver el gimnasio.

No hay un límite de edad para desarrollar nuestro servicio.

Siempre y cuando te mantengas en forma.

De hecho, yo creo que soy un ejemplo de ello.

Ya no tengo 18 años.

Inspeccionamos bateas.

Esta batea tiene que tener 500 cuerdas.

Vamos a contabilizar las cuerdas y, al mismo tiempo,

vamos a aprovechar el equipo de inmersión porque, a veces,

utilizan las bateas como fondeos de sobre topes de captura.

Después de esta intervención,

lo más importante es retomar energías.

Hola, Raúl.

-Hola, Marisa.

-¿Qué menú tenemos hoy?

-Hoy tenemos berenjenas rellenas de atún.

Después vamos a tener una caldeirada de raya.

Hidratos de carbono y proteínas nunca faltan en este barco.

Unos buenos potajes y pescado, que tenemos el mejor pescado del mundo.

A ver si localizamos aquella embarcación.

Yo creo que es una embarcación ilegal.

Ya la perdimos de vista, ya no la vemos.

Aitor, me llama la atención en ese reportaje que la dieta

de los guardacostas incluye un pescado como la raya.

Un pescado que no es muy común en nuestra gastronomía española.

Es un pescado blanco, cartilaginoso, es decir,

que está emparentado con los tiburones.

Y se toma con esos guisos tradicionales en el norte

y en algunas otras regiones, por ejemplo,

en Huelva se toma con pimentón;

también en la Comunidad Valenciana, con tomate.

Pero no está muy extendido. Preferimos otros pescados blancos.

En "Saber vivir",

hemos hablado ya del pescado azul

y nos vamos a centrar en el pescado blanco.

¿Qué me cuentas?

Es aquel que tiene menos cantidad de grasa por su composición

y por su modo de vida.

Es el bacalao, la raya, también, por ejemplo, la merluza,

que es de los más consumidos.

Esto hace que su composición

sea ligeramente diferente al del pescado azul.

Tiene menos grasa, esto es para bien y para mal,

también tienen menos ácidos grasos de los interesantes,

de los omega 3, que contiene el pescado.

Si tiene menos grasa, es más ligero, se digiere mejor.

Sí, se suele digerir mejor que el pescado azul y, en general,

el pescado ya se digiere mucho mejor que la carne

porque la proteína que encontramos

en su composición está más separada.

De hecho, lo notamos, con el cuchillo y el tenedor,

ves cómo los miotomos,

como los trocitos de la carne del pescado

están más separados que la fibra de la carne.

Eso hace que en tu estómago y en tu aparato digestivo,

se digiera también mucho mejor.

Hay muchas maneras de consumirlo

y que pueden afectar a la digestión.

Claro, si te tomas pescado y te lo tomas siempre frito,

siempre rebozado, obviamente, no va a ser la forma más saludable.

Fíjate que podemos incorporarlo a nuestra alimentación

con preparaciones más respetuosas con la digestión y con la salud.

No tomamos siempre frituras ni rebozados, metemos horno,

metemos también incluso microondas si no tenemos nada de tiempo,

aunque no le da tanto sabor.

Y también plancha.

Y todo eso combinamos siempre con verdura.

Recordamos siempre:

pones en la plancha el pescado, puedes hacerlo con unos espárragos.

Si has enchufado el horno, haces verdura al horno.

Así que aprovechas el tiempo en cocina.

Podemos comprarlo fresco y congelado,

¿nutritivamente son iguales?

Nutritivamente son prácticamente similares.

De hecho, ahora se ultracongela incluso en alta mar.

Ahora va el barco,

pesca los peces y directamente somete

el ultracongelado en esa situación.

Esto hace que, a veces,

nos llegue en mejores condiciones que una pesca

que no se controla bien la trazabilidad.

¿A qué me refiero?

No sirve que sea pescado de hoy

o de ayer si en la barca o en la lonja no

lo están conservando adecuadamente.

Congelados nos llegan también los precocinados como, por ejemplo,

las clásicas barritas de merluza.

Que no son las más saludables,

porque ya estamos sometiendo dos elementos

que hemos dicho que no eran los más sanos.

Uno, el rebozado, harina de mala calidad.

Segundo, ¿cómo lo preparamos?

Frito por lo general.

Ya estamos metiendo aceites que no nos interesan.

Y luego, había que atender al relleno.

Porque decimos: "Sí, relleno de merluza".

Bueno, de merluza en cierta parte.

A lo mejor lleva pescado y otros elementos menos interesantes

y nunca, nunca, va a ser un corte perfecto anatómico del pescado,

que es el más saludable,

sino que va a ser trozos del pez

que forman esa amalgama que luego se reboza y se fríe.

Con lo cual, mejor priorizamos el pescado fresco.

Vamos a profundizar un poco más en el pescado blanco,

en la merluza,

¿cómo sientan este pescado las personas

que tienen hipertensión arterial?

Sería una muy buena opción, de hecho,

deberían priorizar pescado y legumbres estas personas.

Pero yo creo que... Te lo cuento luego específicamente,

que quiero que hablemos de hipertensión.

Luego daremos muchos más consejos útiles

para controlar la tensión alta con ayuda de la alimentación.

También aprenderemos a comer bien para tener buena piel.

Pero ahora, vamos a volver al mar. Nos vamos de pesca.

El puerto de Vigo es el puerto pesquero más grande de Europa

en cuanto a consumo de pescado fresco.

Aquí, empiezan a descargar a las once de la noche

hasta que comienza la subasta.

Aquí tenemos lo que se entiende como merluza.

Todo el pescado que sea de más de kilo.

Y aquí tenemos lo que la gente le llama pescadilla,

que es el pescado que está comprendiendo

entre un kilo y 200 g.

Y todo lo que baje de 200 g, es pijota. Todo es merluza.

Merluzas tenemos por todo el planeta.

La merluza chilena es muy buena;

la de Sudáfrica también es muy buena.

Quizá la mejor sea de aquí, probablemente.

Esta merluza es merluza de pincho,

es como si se pescara una a una.

Y esta otra es merluza de arrastre, de gran sol.

Una tiene apenas dos días y la de gran sol, entre que se pesca,

las mareas son algo más largas,

pueden durar cuatro o cinco días

y tiene que venir hasta el desembarco.

La ventaja de la merluza de aquí es que llega mucho más fresca.

La subasta es una subasta pública, es a la baja.

-El precio lo ponemos nosotros directamente,

las casas vendedoras.

Empezamos, imagínate, la merluza en 15 E y vas bajando hacia abajo.

-Hasta que uno de los compradores decide que ese es su precio.

Cuanto más fresco es el pescado, tiene mayor calidad.

Lo primero que tenemos que ver en una merluza es el color.

Van perdiendo el color oscuro que tienen en origen

y pasa a ser de un tono más grisáceo.

Pasaríamos a lo que son los ojos:

si están hundidos, ya es mala señal;

y si no son brillantes y transparentes,

ten por seguro que no es fresco.

Después veríamos lo que es la agalla,

que tiene que ser de color rojizo.

-Aparte de las proteínas, la merluza tiene muchos minerales.

No hay muchos alimentos ricos en magnesio,

la merluza tiene mucho.

Dentro de un aporte nutricional muy completo,

va a aportarnos muy pocas calorías.

Va a tener muy poca grasa, va a ser muy útil en nuestra dieta diaria.

La mejor manera de cocinar la merluza: hervido, asado, plancha.

Quitando las frituras, que aunque está muy rico,

le va a dar muchas calorías.

¿Qué sería de la cocina sin los alimentos del mar, Marta?

Bueno, qué sería de la cocina y de la vida sin el mar.

Todo sería distinto si no hubiera mar,

no existiría ni mi nombre, por ejemplo.

No me digas eso. ¿Por dónde empezamos hoy?

Pero bueno, ¿tú cómo rebozas, Miriam?

Yo intento no rebozar mucho, pero si lo hago, lo típico,

huevo y pan rallado.

Vale, bien, bueno, voy a darte una alternativa saludable.

Y es rebozar con un fruto seco, que, en este caso,

he traído anacardo.

Podemos hacerlo con almendras, con nueces...

Buena idea esa.

Anacardo, sustituimos la harina refinada por un fruto seco,

que es rico en fibra y en grasas saludables.

¿Cómo lo ves? Maravilloso.

Y mira lo que tengo por aquí. ¿Qué es esto?

¿Te suena el Panko?

Me suena, pero me suena a algo japonés.

Efectivamente, el Panko es pan rallado japonés.

¿Qué nos trae de ventaja?

Pues es genial porque como es muy crujiente,

nos va a permitir utilizar menos pan rallado.

Y además, se puede hacer al horno y nos quitamos de los fritos.

200 grados, 15 o 20 minutos en función del alimento.

Eso me gusta e intento hacerlo.

Intentar no freír tanto y hacer más

al horno para evitar más calorías...

Yo ya me conozco esta historia.

Mucho: "Yo hago al horno, tal", pero luego,

acompañamos las cosas con una super mayonesa

llena de grasa...

Bueno, no siempre, a veces.

Hay que intentar equilibrar.

Algo al horno y una salsa saludable.

Como por ejemplo, algo que vamos a hacer hoy,

una mayonesa vegetal.

¿Vegetal? Me encanta.

Vegetal con zanahoria.

Tengo por aquí, lo vamos a hacer. Zanahoria ya cocida.

¿Con la piel?

Con la piel, efectivamente,

porque como vamos a hervir 100 grados el agua,

no hay ningún problema de que se quede sucia.

Y guardamos toda la matriz del alimento y va a tener más fibra

y es más saciante. Estupendo.

Zanahoria cocida,

un chorrito de aceite de oliva.

Eso sí que no puede faltar en ninguna salsa o mayonesa.

Eso es, virgen extra y en crudo, la mejor forma de comerlo.

Y un chorrito de limón para dar sabor y no echar sal.

Como es un ácido, no echamos sal.

Y que nos gusta a nosotros una batidora, ¿eh, Miriam?

Si no fuera por esas batidoras,

esos ratitos nuestros de batidora...

Y trituramos.

Así un ratito y ya estaría, bien cremosita.

Lo bueno que tiene es que esta no se corta.

Esta mayonesa no se corta,

no hay que tener cuidado con el huevo ni nada.

Eso es.

¿Ya está?

Y ya está, mira Miriam,

qué pinta tiene nuestra mayonesa vegetal supercremosita.

Qué maravilla. Qué color, además.

Y hablando de mayonesas, te traigo más ideas de mayonesas,

Miriam. A ver qué más.

Porque la mayonesa es muy calórica

pero si añadimos ingredientes con mucho sabor a nuestra base

de mayonesas de toda la vida, vamos a comer menos.

Buena idea esa.

Por ejemplo, mayonesa con soja y cebollino.

Superrica.

Y aquí tengo otra mayonesa que está hecha con kimuchi,

que es la base del kimchi.

Del kimchi... ¿Sabes lo que es?

No.

Es una salsa que se hace con el fermento de la col chira.

Pues de coles precisamente vamos a hablar luego aquí,

en "Saber vivir".

Vamos a daros un montón de trucos para las coles.

Y seguimos porque yo creo

que para una buena cocina tenemos que tener buenas combinaciones.

Y a mí me gusta mucho introducir alimentos

de origen vegetal en mis platos.

Así que te traigo una salsa de alioli de aguacate.

¡Me encanta el alioli además, imagínate de aguacate!

Eso es, simplemente lleva aguacate, ajo, aceite de oliva,

una cucharadita, sal, lima para que no se oxide y trituramos.

Perfecto. Y te voy a proponer que lo pruebes,

acompañado con nuestros fingers de merluza

que hemos rebozado con anacardos. Vale,

lo voy a hacer simplemente para que se vea desde casa

que todo lo que hacemos aquí es de verdad.

Que sepáis todos que lo que hacemos aquí es todo de verdad.

Lo que hacemos en los reportajes es todo de verdad, Miriam.

Y lo que compartimos en las redes sociales también es de verdad,

así que seguidnos. Por favor.

En Instagram. En Instagram,

en todas nuestras redes sociales y también

no os podéis perder nuestros contenidos,

los que vais a ver ahora, trucos de Marta,

que nos va a enseñar a cocinar platos de coles tan ricos

y saludables como la receta de merluza que vais a ver ahora.

Muy fácil. Eso es, superfácil, tomad nota.

(Música)

Hola, Belén, buenos días.

Quería hacer una receta con pescado blanco, entonces no sé qué tienes.

Tengo lubina, dorada, gallo de Vigo, la merlucita, además,

está que ha venido nacional...

Fenomenal, pues me llevo merluza, que la veo muy fresca.

Mira, ¿qué te parece? Pues estupenda. Superfresco.

Pues mira, cariño. Muchas gracias.

¡Hasta luego, Marta!

(Música)

Hoy vamos a preparar un plato de merluza con alioli de ajo negro.

Y vamos a empezar con el alioli de ajo negro.

El ajo negro es un ajo que se deja madurar hasta que oscurece.

Sabéis hacer una mayonesa normal, ¿no?

El huevo, aceite, un chorrito de limón y sal.

Ahora, truco para que no se nos corte la mayonesa.

Dejarla en el fondo del vaso

y hasta que empiece a ponerse blanca,

hasta que el huevo no empiece a coagularse,

no movemos para arriba ni para abajo la batidora.

Y es el momento de añadir el ajo negro.

Ya tenemos nuestra mayonesa, bien integrada.

Cuanto más aceite echéis más densa os va a quedar.

Vamos a hornear nuestros lomos de merluza.

Pimienta, sal, aceite de oliva,

200° 10 minutitos y los tenemos.

Siguiente paso.

Cuando se ponga a bailar el ajo, añadimos los langostinos.

Vuelta y vuelta y los tenemos. Retiramos.

También acaba de terminar nuestra merluza en el horno.

Y vamos a emplazar.

¿Qué es un "sam", me diréis?

Es una elaboración en la que comes con la mano

y te apoyas en lechuga, comemos más verdura, es genial.

Una hoja de uno cogollo.

Vamos a poner en la base un par de puntitos de nuestra mayonesa

o alioli de ajo negro.

Lo he metido en una manga pastelera,

en un biberón echarlo con la cuchara

y hacerlo de forma rústica, que también está muy bien.

Vamos a poner la merluza.

Estupendo, ya terminamos, como está tan rica nuestra mayonesa,

con un punto...

Y unos langostinos encima.

Terminamos con una hoja de perejil.

Ya hemos terminado nuestro sam de merluza.

Quiero enseñaros ahora esto, pero para que sepáis, se come así,

con la mano y dentro, como si fuera un taco,

pero de lechuga,

buenísimo, pescado blanco, que no tiene por qué ser soso.

Espero que lo hagáis.

Silvia,

ante un plato tan rico como ese que nos acaba de cocinar Marta,

es difícil decir que no.

Sí, pero aquí, no haría falta tampoco decir que no,

porque aparte, que además Marta nos lo ha hecho con todo el amor,

pero es un plato muy saludable. ¿Cuándo es un problema?

Cuando no somos capaces de decir que no a otro tipo de comidas

que sabemos que no son saludables,

no nos van a aportar nada a nivel nutrientes pero decimos:

"Es que me apetece, me lo quiero comer".

Ahí es donde habría un problema. ¿Por qué caemos en la tentación?

Vamos a verlo en nuestro espacio de psico.

Vamos a ver entonces por qué caemos en la tentación.

Punto número uno, si lo tenemos a la vista, mal.

Es mucho más fácil caer en la tentación

cuando tenemos las cosas a la vista.

Por ejemplo, si tenemos estos bombones,

va a ser muy difícil que no nos lo comamos.

¿Qué tenemos que hacer?

Intentar no dejar estas cosas a la vista.

De hecho,

esto es una cosa muy habitual que ocurre en las cafeterías.

Entras y: "Me voy a pedir solo un café".

Y tienen allí todas las tartas puestas con una pinta...

Y ya te han entrado por los ojos y es difícil decirles que no.

Ojos que no ven, corazón que no siente, boca que no come.

Así es, así que, ¿qué es lo primero que tenemos que hacer?

Vamos a quitarlo de la vista,

vamos a taparlo y en casa vamos a evitar tenerlo por ahí

y sustituirlo por otros alimentos que puedan ser más saludables.

Ya que has empezado destapando un plato,

voy a destapar el otro, a ver qué tenemos.

Un plátano. Mucho mejor, ¿no?

Sí,

estamos viendo que es fruta y la fruta es algo

que es mucho más saludable,

además es muy fácil

en un determinado momento de transportar,

de llevar, si vamos al trabajo la podemos llevar en el bolso,

a los niños cuando van al colegio lo podemos meter en la mochila,

nos va a aportar muchos nutrientes,

vamos a conseguir que funcione muy bien nuestra mente,

nuestro cerebro, sobre todo en esta época

para los estudiantes que están en época de exámenes

y por eso, siempre lo recomendamos.

¿Qué más motivos nos llevan a caer en la tentación?

En ocasiones,

lo que nos pasa es que tenemos la mente desocupada.

De hecho, hay mucha gente que come por aburrimiento,

y como estoy aburrido, ¿qué hago?

Voy a hacer una excursión

al frigorífico a ver qué cosas encuentro.

También nos puede pasar

cuando estamos sintiendo algunas emociones más desagradables,

los días que a lo mejor venimos del trabajo,

estamos como, no solamente más cansados,

sino que también más enfadados,

tristes y también estamos comiendo cuando no toca comer

y cuando ni tan siquiera estamos teniendo hambre.

Vamos a dejarlo claro, comer por antojo, no es comer por hambre.

En absoluto,

por eso lo que tenemos que hacer es pararnos bien y pensar siempre

qué es lo que estoy sintiendo.

¿Realmente tengo hambre? Y si tengo hambre,

elegir una opción que pueda ser más saludable como la fruta.

Pero no comer por comer y mantener la mente siempre ocupada.

Por eso es bueno cuando vas a hacer la compra, no ir con hambre.

Claro, esto es una cosa habitual que nos suele ocurrir,

cuando tú vas con hambre a hacer la compra

llenas el carro de un montón de cosas que dices:

"Esto no me van a aportar",

o los días que no estamos desayunando bien,

como no desayuno bien en casa,

cuando ves sales a tomar ese café por la mañana,

ya no solo cojo el café, sino cojo el café y cojo un bollo.

Si estamos comiendo y haciendo las comidas a la hora

que nos corresponde, va a ser más fácil que esto no ocurra.

Como psicóloga,

quiero que nos des consejos para no caer en la tentación,

por ejemplo, empezando por pensar en las consecuencias.

Claro, eso es lo primero que podemos parar, párate,

párate muy bien y analiza.

Analiza las consecuencias de comerte esto,

¿es algo que te aporta? ¿O no te está aportando nada?

O incluso, lo vas a ver luego en tu figura, en tu peso,

en tu salud, párate y piensa.

Piensa muy bien, no te lances, ese momento de reflexión es bueno.

¿Qué pasa?

Si en un determinado momento caes en la tentación

que a todos nos ha pasado, no te tortures,

porque otra cosa que nos ocurre es que entramos en fase

que los psicólogos llamamos "rumiación", que es "claro,

fíjate, porque me lo he comido", y me martiriza,

me siento culpable. Ya está.

Ya te lo has comido, analiza el por qué,

sé consciente que la próxima vez lo vas a controlar mejor,

pero deja de darle vueltas.

¿Y por qué nos cuesta tanto decir que no a los demás?

Vamos a verlo también en pantalla.

En ocasiones puede ser porque nos da miedo parecer egoístas,

nos han educado en el que tú tienes que ayudar,

tienes que decir que sí y es cierto,

pero cuidado porque hay gente

que en un momento se puede aprovechar de eso.

O porque nos da miedo ser rechazados

y pensamos que si decimos que no,

luego no nos van a contar con nosotros para lo siguiente,

o porque nos sentimos culpables,

nos han educado en el sí, sí, parece que si digo que no,

me siento culpable y me siento mal.

Y sobre todo,

también porque en ocasiones nos importa

mucho lo que puede estar pensando la otra persona de nosotros,

y pensamos que si decimos que no, le vamos a decepcionar,

defraudar y por eso nos cuesta tanto pronunciar ese no.

Como a nosotros en "Saber vivir" nos gusta ser positivos,

vamos a dar un poco las claves para saber decir que no.

Vamos con ello.

Lo primero de todo, piensa qué es lo que realmente tú quieres.

¿Quieres decir que sí o no?

Lo tienes que tener claro, si eso es lo que quieres, adelante.

Y di que no sin poner excusas y sin mentir,

porque en ocasiones lo que hacemos es enredarnos,

generamos una historia, por ese miedo a ser rechazados,

no hace falta.

No hace falta mentir y no hace falta poner excusas,

será muy interesante elegir el momento lo más adecuado posible.

Porque en ocasiones,

se puede postergar o podemos hablarlo en otro momento

y hay que tener en cuenta las emociones,

los sentimientos que tenga la persona que tengamos delante,

por eso hay que decirlo de forma muy educada

y sin herir sentimientos. Claro que además,

esa discusión igual puede alterarte un poco la tensión emocional

y de ahí, no sé si podemos pasar ya a elevar la tensión arterial.

Sí, de hecho sabemos

que cuando estamos experimentando emociones que son desagradables

como el enfado, la ira, que puede venir de estas discusiones,

se eleva nuestra tensión arterial y sin embargo,

cuando estamos experimentando emociones de tipo positivo

como puede ser la alegría, la calma, ¿qué pasa?

Esa tensión también puede disminuir un poco.

En seguida vamos a dar consejos,

precisamente de alimentación para la hipertensión arterial,

algo que como ha dicho Silvia debe ir acompañado

de emociones positivas,

y si es junto al mar, muchísimo mejor.

Nos vamos a hacer ejercicio a la playa.

(Música)

Voy a jugar a vóley playa en Castelldefels,

a 20 kilómetros de Barcelona.

Hay mucha afición de vóley playa,

y una escuela con muchos grupos jugando.

Tengo 62 años y yo juego aquí con gente de todas las edades,

este deporte me viene de maravilla, porque es un deporte muy abierto,

todo el mundo puede venir a la playa, se apunta, y además,

es un deporte muy saludable.

(Música)

Hola, Antonio, ¿qué tal? Vamos a calentar un poco.

-Venga, va.

Con los brazos totalmente estirados,

y solamente calentando los hombros, que es muy importante,

nos ponemos en cuclillas y tiramos el balón, no bajamos la cabeza.

Cogemos el balón, ponemos las manos en la nuca,

la cabeza no baja, intentamos hacer un poco de fuerza.

(Música)

Este deporte es muy abierto,

todo el mundo puede jugar con todo el mundo.

En el vóley playa, generalmente son dos contra dos,

siempre el jugador tiene una función

que hacer dentro de los tres toques, o bien defiende,

o bien coloca.

Lo que más me gusta del vóley playa

es que además de poder practicar deporte,

estás compartiendo un espacio como la playa es muy bonito,

con tus amigos, te puedes bañar en el mar y al final,

acabas pasando el día y pasando un buen rato

que es de lo que se trata.

(Música)

Tengo 44 años, juego al vóley, es un deporte fenomenal,

no tiene límites de edad, al aire libre, ambiente fantástico.

-Para practicarlo a nivel competitivo, es muy exigente,

la arena es una superficie bastante dura y es muy cansado.

-Es un deporte muy agradecido para las articulaciones,

puede jugar gente de todas las edades.

-Los beneficios del vóley playa se pueden destacar, sobre todo,

resistencia aeróbica, la fuerza física.

Trabajas mucho el físico de rodillas, de tobillos, de piernas.

Podemos ir a 1000 calorías por partido.

-Puedes perder varios kilos en un día jugando aquí.

Se necesita hidratar mucho,

compramos botellas de agua entre todos, y tomamos mucha agua.

Lo importante es pasarlo bien, es sobre todo, mental,

lo que ganas aquí.

Estás jugando, no piensas en otra cosa, estás al aire libre,

estás en la naturaleza, ¿qué más quieres?

Es una actividad como de sueño.

A ver, 12-8, y 66 de pulsaciones, ¿bien?

Está perfecto. Muy bien.

Hombre, es que yo sigo los consejos de "Saber vivir",

de alimentación, de ejercicio físico, Aitor.

Sí, como hay que hacer,

porque las personas de "Saber vivir" somos muy coherentes

y practicamos el "Saber vivir" en todas sus facetas.

Hacemos deporte, nos hemos puesto a cocinar,

somos responsables con el uso de las medicinas,

sabemos de nutrición y también un poco la salud mental,

imprescindible. No nos ponemos nerviosos.

Cuando tenemos estados de con una ansiedad elevada, la tensión sube,

por eso será muy importante mantener la calma

y mantener la serenidad.

Todo esto influye también en la tensión arterial.

Sí, desde nuestro estado nutricional, nuestro peso,

cómo nos encontramos con nosotros mismos

y con un gesto tan sencillo como el salero,

cuando estamos cocinando o en la mesa.

Ese gesto que a muchas personas les prohíbe hacer el médico,

el hecho de echarse sal en las comidas,

pero que no pueden hacer o dejar de hacer, cuesta mucho.

Es verdad que al principio puede costar,

pero adquirir un nuevo hábito,

un hábito saludable es algo que se puede aprender a hacer,

y además es importante,

se puede aprender a hacer a cualquier edad.

¿Es suficiente con no echar sal a las comidas?

No, eso es una faceta muy particular, y a veces,

hay que reflexionar que nos hemos centrado demasiado en el salero,

de todo el sodio que ingerimos a lo largo de la dieta,

muy poco cerca del 15-20%,

proviene a partir de la sal o a partir de la sal tanto de mesa

como del cocinado.

Aquí hay que prestar atención,

quizá más a lo que estas echando al carro de la compra,

porque hay mucho sodio invisible que está en alimentos ya preparados

que son los que verdaderamente nos suben esta ingesta de sodio

y que además, por lo general, no suelen ser saludables.

El 75% he leído ahí que es sal oculta.

Hay que estar muy pendiente,

las etiquetas a esas dos palabras clave de sal y de sodio.

Sí, porque en una etiqueta ya podemos tener una buena estimación,

un buen indicador de que si en el contenido de sal vemos

que es superior a un gramo, por cada 100 gramos,

que es como nos viene la información siempre en la tabla,

eso nos indica que es un contenido elevado,

así que vamos a intentar bajar y comprar alimentos

que tengan menos de esa cantidad en la etiqueta.

Por cierto, los alimentos sin etiqueta son los mejores,

es decir, los de la frutería y las verduras.

No nos fiemos, por tanto, si vemos a veces "bajo en sodio",

como que eso va a ser saludable porque a lo mejor no lo es.

Y cambiar la sal por ejemplo, por especies.

Sí, además nos puede ayudar en ese cambio de conducta

que decía Silvia, las podemos utilizar en guisos,

el pimentón y el comino,

también frescas como el orégano y la albahaca,

o a la hora de hacer un sofrito como el curry.

Es cuestión de acostumbrarse.

Sí, también de tener fuerza de voluntad, hay gente que nos dice:

"Yo tengo poca fuerza de voluntad", les tenemos que decir:

"La fuerza de voluntad es como un músculo,

igual que entrenas músculo,

la fuerza de voluntad se puede entrenar".

Es algo que se puede hacer a cualquier edad.

Vamos, si os parece,

con esos consejos clave para controlar la tensión arterial.

Ya hemos dado un consejo sobre la sal y sobre la compra,

quiero hacer mucho hincapié aquí,

dependerá mucho nuestra alimentación sobre qué compremos,

si nos vamos a la materia prima fresca, esas frutas, hortalizas,

legumbres, va a mejorar mucho nuestra alimentación.

Y luego,

hay algunos aspectos que aunque no sean sodio en sí mismo,

influyen mucho.

La cantidad de azúcar o de alcohol que estamos consumiendo.

No me olvido del estado nutricional, ¿a qué me refiero?

Porque perder peso, especialmente si tenemos una obesidad abdominal,

es lo que más nos va a ayudar a controlar la hipertensión,

así que en lugar de fijarnos tanto solo sobre la sal,

fijemos también si nos estamos moviendo

y si estamos comiendo saludable.

Esto si no lo hacíamos ya, ahora, al pie de la letra.

Claro, y sobre todo,

tenemos que hacer caso a los profesionales de la salud,

a los que nos dicen cómo cuidar nuestro cuerpo,

cómo sentirnos mejor.

No lo hacen por fastidiar o porque quieran

que comamos menos rico,

que con todo esto va a estar rica la comida

y vamos a cuidarnos la salud. Rico,

estoy convencida de que es la propuesta de bocadillo

que nos traes hoy, ¿puedo?

Claro. A ver.

Un bocadillo para este tipo de personas,

obviamente había que meterle verdura,

lo he hecho en versión bocadillo y tostada, nos valen las dos cosas.

Unos pimientos asados, pero no obstante, recuerdo,

uno de esos alimentos que tiene sal oculta es el pan,

esto es una alternativa pero nuestra merienda principal

tendría que ser la fruta o los frutos secos.

Hay que consumir también verdura. Claro, es fundamental,

cuando vas a un restaurante no vale con decirles únicamente:

"Póngame menos sal".

No, no, póngame menos sal en el filete, pero también le decimos:

"Me pone una buena ensalada o una buena menestra de verduras".

Venga, verdura es precisamente, y ya te doy una pista,

Silvia, lo que vamos a ver hoy en nuestra lupa, fíjate.

Te voy a dar unas cuantas pistas, es verdura,

se sirve mucho en los colegios y es una palabra italiana.

A ver, verdura,

coles, yo creo que es el brócoli, ¿puede ser?

Sí, señora.

El brócoli. Aitor.

Muy bien,

un alimento que además muchas veces

se ha etiquetado como superalimento

como porque tiene unas propiedades muy interesantes,

tiene unos compuestos que son antioxidantes,

nos ayudan a combatir algunas enfermedades no transmisibles.

También nos pasa con otras coles, con las coles de Bruselas,

con el repollo,

todos estos elementos tienen unas características fantásticas.

¿Qué otros beneficios tiene el consumo de coles?

Mira, aparte de estos antioxidantes,

tiene unos compuestos azufrados que son los responsables

de este olor tan característico del brócoli

o de la coliflor cuando los estamos cociendo.

Nos permiten, entre otras cuestiones,

cuestiones tener una capacidad antioxidante

y combatir algunos agentes

que hacen que células cancerígenas proliferen,

esto no quiere decir que cure el cáncer,

pero interviene a la hora de prevenirlo.

Eso sí, que esté al dente,

si lo cocinamos demasiado,

nos estamos cargando todas esas sustancias.

Otra propuesta que doy yo, la de comer esto en familia.

Claro que sí,

porque los niños tienen que aprender un alimentación sana

desde que son pequeños, pero además es que los niños,

aprenden como copiando el modelo de sus padres,

es muy difícil que ellos coman sanos

si sus padres no están comiendo sano.

Sobre todo hacerlo desde el convencimiento,

no desde la discusión.

Porque estamos diciendo

que vamos a tener nuestra tensión a raya

y ahora por discutir sabemos que emociones

como el enfado hace que la tensión pueda subir.

Muchas gracias, Silvia por todos tus consejos,

después vuelvo contigo, Aitor,

porque vamos a hablar de alimentos que van bien para la piel,

va a ser muy interesante.

Antes de nada, nos vamos a ir a la cocina,

y a la compra porque hay que meter coles en la cesta y en el menú.

(Música)

Ahora mismo tenemos lombarda, brócoli, lisa, coliflor, repollo.

Nosotros ahora mismo las coles que tenemos vienen de Murcia,

y trabajamos siempre con poder producto nacional,

siempre de temporada.

-Hola, buen día. -Hola.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Muy bien.

-Estaba buscando un brócoli y coliflor,

yo estas las suelo comer crudo,

¿me puedes recomendar hacerlo de alguna otra forma?

-Sí, lo puedes tomar a la plancha, o bien cocido,

pero una cocción muy lenta para que no pierda las propiedades.

Un brócoli, por ejemplo, y una coliflor.

-Podemos diferenciar las coles ecológicas de las convencionales,

principalmente por su aspecto

porque no son tan perfectas como las tradicionales,

son bastante más sabrosas, que el producto convencional.

Tenemos el brócoli,

ahora mismo es la joya de la corona.

Aquí tenemos una col lisa y una col picuda,

picuda que es lo mismo que la col lisa

pero con otra forma más picuda, y las coliflores, que es una cole,

pero se diferencia de las demás porque esta es una flor.

La col también la puedes tomar ahora

en las estaciones más calurosas,

primavera-verano, la puedes tomar cruda, en ensaladas,

tiene un montón de posibilidades.

(Música)

-Son la familia de las coles, aquí tenemos la coliflor,

el repollo, bimi,

una cole asiática y este es el tan afamada col, la col kale,

todo esto es el ingrediente, vamos a elaborar nuestro plato de hoy.

Aquí estamos calentando al vapor nuestra col kale, salteada,

al vapor.

Vamos a marcar nuestro taco de repollo, a la plancha.

Aquí tenemos a Pablo, que está haciendo en tempura.

Nosotros el kale, en nuestra receta, lo ponemos en tempura,

porque así nos da un toque crujiente, también,

muy interesante.

Para que la coliflor no huela

tanto y tenga ese pequeño sabor tan agresivo,

es darle un escalado previo, ¿cómo lo escaldamos?

Desde agua hirviendo, metemos la coliflor,

15-20 segundos y cortamos la cocción en agua y hielo.

(Música)

Aquí os presento nuestro plato de coles.

Nos encantan los alimentos saludables, cuanto más, mejor.

Efectivamente.

Hemos hablado del pescado blanco, vamos por las coles.

Tenemos aquí las coles,

una familia de hortalizas que está genial

porque tienen mucha personalidad, están llenas de sabor, y encima,

no tienen grasas, son bajas en calorías así que para las dietas,

vienen fenomenal cocinadas al vapor, cocinadas en papillote;

genial.

No te quiero llevar la contraria, sabor tienen,

pero parece que les falta algo, ¿no?

Lo que le falta es saber cocinarlas bien,

ese gustillo que...

Vamos a aprenderlo aquí en "Saber vivir".

Trucos para cocinar bien las hortalizas, las coles.

Primero, saber muy bien cuáles son sus tiempos de cocinado.

Segundo, cortarlas bien de forma regular y tercero, muy importante:

escurrirlas mucho porque luego cuando la mezclamos con una salsa,

con un aliño, se va a quedar aguado.

Así que no, no merece la pena.

Saber cocinar es saber vivir, saber vivir es saber cortar,

saber escurrir y saber escaldar.

¿Escaldar también?

También,

¿sabes para qué escaldamos en la cocina con las hortalizas?

No, ¿por qué?

Tengo estos pimientos.

Cuando los salteamos y queremos que queden crujientes,

generalmente la sartén se nos pochan, se nos quedan blandos.

Truco para que queden las coles, las hortalizas bien crujientes:

las escaldamos, las ponemos en agua hirviendo unos tres minutos,

que se cocinen por dentro, escurrimos muy bien y a la sartén,

crujiente por fuera y blandito por dentro.

El truco ese lo pienso aplicar.

Hay que saber también aliñar. Saber aliñar, efectivamente,

es un truco para comer también las hortalizas hervidas

o cocinadas al vapor.

En este caso, os traigo uno riquísimo,

tomates deshidratados que hemos rehidratado en aceite de oliva,

finas hierbas, como eneldo, orégano,

ajo en polvo y un poco de vinagre balsámico,

mezclamos y para aliñar nuestras hortalizas.

Esto tiene muy buena pinta. Que te mueres, buenísima.

Lo importante también es comer esos vegetales todos los días,

Aitor no deja de repetirlo. Efectivamente,

con estos recursos es muy fácil comer hortalizas

y vegetales todos los días, Miriam. Vegetales,

os traigo una salsa muy ligera para acompañar los crudités,

para comer así las hortalizas en crudo,

y pues acompañarlas de una salsa.

¿Qué planta tenemos por aquí?

Esto es, vamos a ver.

Esto es hierbabuena.

Esto es al... ¡Albahaca!

Esto es albahaca,

que es la base para una salsa muy famosa que es el pesto.

Os traigo un pesto más saludable aún si cabe,

y es que lo hacemos con nueces

y sustituimos el queso parmesano por queso fresco,

quitamos esas grasas más saturadas por las del queso fresco

y no echamos tanto aceite de oliva porque esto ya es jugoso.

Ajo, trituramos y pesto de albahaca, nueces...

De albahaca. Yo quería decir albahaca, pero...

Pues ya está, lo tienes, perfecto.

Si es que saber cocinar y saber bailar, todo es empezar.

Efectivamente, además, cuanto más bailamos, más practicamos,

mejor nos sentimos por dentro y por fuera.

Claro que sí, de hecho, enseguida,

ya que has hablado de sentirnos bien por fuera,

vamos a hablar de la piel y de los alimentos que mejor le sientan,

pero antes, vamos a una clase de baile.

Genial. Vamos a hablar de...

Vamos a bailar, mambo.

(Música)

Hola, ¿cómo estamos? -Mi bailarín favorito, ¿cómo estás?

Estaba mirando un vídeo porque esta semana nos han pedido

que hagamos mambo.

Pero es que a mí me viene esto a la mente.

-"Dirty Dancing", por supuesto.

-Vamos con el mambo ya.

Lo primero es el ritmo, ¿no?

Uno y dos, y tres, y cuatro,

así es como lo vamos contando después para bailar con la música.

Segundo paso:

vamos a intentar desplazarnos un poco, uno y dos, y tres, y cuatro,

me espero y atrás.

Y tres, y cuatro.

También lo podemos hacer juntos, con la derecha de la chica,

izquierda del chico agarrados aquí.

Esta mano que viene más o menos aquí al omóplato,

cerramos un poco los codos.

Paso y uno, dos, tres, paso y uno, dos, tres.

Vale, vamos con el paso número 3.

Uno y dos y tres, y cuatro, y al otro lado.

Dos y tres, y cuatro.

Ahí sí que se nos van las caderas ya, ¿verdad?

Eso mismo lo podemos bailar con la pareja.

Un y dos, y tres, y cuatro.

Un y dos, y tres, y cuatro.

El paso número cuatro ya que sea de nota.

Me giro un poco y giro al otro lado.

¿Fácil, no?

Uno, dos, tres y cuatro.

Con la pareja y un, y dos, tres y cuatro.

Y si hacemos el baile de la peli, como si fuese ahora.

Esperamos que os guste.

(Música)

Natalia, hay que ver qué buena piel tienes,

cómo se nota que eres dermatóloga y que te la cuidas mucho.

Los dermatólogos,

tenemos que dar ejemplo e intentar cuidar la piel

y seguir unas rutinas que tampoco hace falta

que sean complejas, tenemos que usar un buen jabón limpiador,

crema hidratante y la protección solar.

Y así es muy fácil tener una piel bonita.

Hoy contigo en "Saber vivir"

vamos a aprender a examinar nuestra piel,

nos fijamos en nuestras manchas, en los lunares.

También vamos a aprender a alimentar la piel,

Aitor, ¿por dónde empezamos?

Es que se va a notar, hay algunos elementos clave en la nutrición,

que son fundamentales para el cuidado de la piel.

Uno es la correcta hidratación, si no te hidratas bien,

vas a tener una piel seca, se va a notar.

Y hay algunos elementos de los alimentos,

la proteína o el Omega tres, por ejemplo, es decir,

los ácidos grasos que forman parte

de nuestras células que van a permitir que brille

y que tenga la salud que queremos mostrar con nuestra piel.

Desde luego como comentas,

Aitor, la hidratación es fundamental,

tenemos que centrarnos mucho en el agua

y evitar bebidas alcohólicas,

bebidas azucaradas porque en el fondo nuestra piel

se va a notar más deshidratada y no va a tener luminosidad.

Vamos a seguir con más alimentos del campo, como por ejemplo,

las legumbres, los cereales integrales, ¿qué te parece?

Basar la alimentación como si fuese el campo, es decir,

las materias primas, nos va a permitir que sea saludable.

Porque van a tener todos los compuestos fitoquímicos,

todos esos antioxidantes que van a permitir que esté saludable,

por ejemplo, basarlo en frutas, verduras y hortalizas.

Aquí tenemos también la legumbre,

que tiene proteína vegetal que hemos recordado muchas veces

que es fantástica, los aceites esenciales,

los aceites saludables que tienen los frutos secos,

también el pescado, todo ello va a hacer,

esos ladrillos que nos van a permitir

construir nuestra piel de manera saludable.

Y todos estos ingredientes de los que hablas,

van a permitir que nuestra piel funcione bien,

destacar muy importante los antioxidantes,

que siempre los usamos a nivel tópico,

pero el tomarlos en alimentación nos ayudará.

Claro que sí.

Vamos con otros,

en este caso de origen animal como puede ser la carne magra

o el huevo cocido.

Fuente de proteínas, no son las únicas,

yo destacaría de ellos

que nos van a permitir tener esos materiales de construcción

que es la proteína para poder tener nuestra piel de manera saludable,

puede ser la carne, el huevo, al igual que este mismo papel

lo podrían hacer las legumbres.

Estamos variando proteína animal y proteína vegetal.

Es muy importante no olvidar todos estos nutrientes

porque a veces en consulta vemos a pacientes

que hacen dietas muy estrictas,

que no son variadas y al final tienen una piel muy apagada,

asociada flacidez y al final, no va a ser una piel bonita.

Hasta aquí todo lo que sí debemos comer,

vamos ahora con lo que no es tan recomendable,

aquí veo unas onzas de chocolate,

¿tan mal me van a hacer para la piel?

Depende cómo sea el chocolate, hay mucho mito sobre el chocolate.

Provoca acné, hace que te salgan granos, no es tanto el chocolate,

sino el azúcar, aquellos alimentos que tienen mucho índice glucémico,

tienen mucha carga glucémica. Si este chocolate, por ejemplo,

en lugar de ser chocolate con leche azucarado fuese un cacao del 90%,

lo tuviese presente,

no tendría esa asociación con un mal estado de piel.

Eso es un poco lo que recomendáis en consulta, imagino.

El acné es un motivo de consulta muy frecuente,

tiene muchas causas, no solo la alimentación pero desde luego,

alimentos, el chocolate muy azucarado, puede empeorarlo,

incluso, algunos lácteos.

Muchísimas gracias, chicos,

vamos a lucir seguro una piel estupenda este verano, gracias,

Aitor, dietista, nutricionista y tecnólogo alimentario.

Ahora toca llevar todo esto la práctica,

además podemos volver a verlo en casa.

En redes sociales donde la gente nos pregunta todas estas cosas,

del acné ya nos habían preguntado, entonces,

nos hacéis estas consultas, las tratamos en redes,

pero traemos contenido al programa

para que haya esta comunicación constante entre la gente que nos ve

y "Saber vivir".

No me canso de repetirlo, en la web y en las redes sociales,

vais a encontrar todo este contenido y el siguiente,

sobre piel y salud porque ahora

nos fijamos en los lunares del cuerpo,

¿sabéis cuántos tenéis en casa? ¿Uno, cinco, diez?

¿O más de 100?

(Música)

Todo el mundo tiene lunares,

incluso puede ser una seña de identidad

y una marca bonita que nos guste tenerla,

pero hay que tener cuidado ante cualquier cambio de algún lunar.

Una dermatoscopia digital es una exploración en la que se valoran

todos los lunares del cuerpo,

diferentes lesiones,

lo que se realiza a nivel general es unas fotos de todo el cuerpo.

Los lunares,

o las lesiones que veamos se van registrando con un aparato

que se llama dermatoscopio,

que es como una lupa que nos permite ampliar la lesión

y verla con mayor detalle.

La principal ventaja de la dermatoscopia digital,

es que nos permite tener un registro,

que nos permite de cara al futuro ver si hay pequeños cambios.

Porque un pequeño cambio en un lunar,

debe hacer sospechar de que pueda ser peligroso.

(Música)

-Yo tengo muchos lunares en la espalda,

que me salieron a raíz de tomar el sol sin protección,

y desde hace tres años vengo una vez al año al dermatólogo

para que me los revise. -Una localización en la que yo

personalmente tendría especial cuidado,

sobre todo porque en caso de que haya cambios tardamos más en darnos

cuenta de ellos, es en el cuero cabelludo.

También es importante el protegernos muy bien del sol,

poniéndonos crema y no olvidándonos de zonas como las orejas

o los empeines.

Natalia,

¿tú sabes cuántos lunares tienes exactamente en la piel?

Puede sonar raro, pero realmente sí que lo sé,

los dermatólogos lo solemos saber,

yo en concreto tengo 25.

Es importante saber el número para saber

si alguno sale nuevo, o incluso si cambian.

Miriam, ¿tú sabes más o menos cuántos tienes?

Bueno, los de la cara los tengo controlados,

este de aquí y este de aquí, que los tengo desde que soy pequeña.

Pero es cierto que en el resto del cuerpo,

igual no me miro tan a menudo, es más difícil,

¿cómo hacemos para mirar en esas zonas

que no tenemos tan localizables? Es complicado,

sobre todo la espalda y el cuello,

pero con dos espejos, por ejemplo,

un espejo de cuerpo entero y el de mano puedes ir moviéndolo

poco a poco y empezar a ver la zona posterior del cuello, la espalda.

¿Algo así sería? Perfecto.

Y vemos así también las piernas, zona glútea,

¿que no tenemos dos espejos?

¿Que no tenemos espejo de cuerpo entero?

Algún familiar nos puede echar un vistazo

y siempre es una buena herramienta de examinarnos bien.

Estamos, además, ahora en primavera,

una buena época del año para examinarnos.

Es la mejor,

siempre recomendamos que la revisión de lunares

sea antes del verano,

porque durante los meses de más exposición solar,

los lunares son más oscuros y en primavera

tenemos la suerte de contar con la campaña

que se llama "Euro melanoma".

Es una campaña europea

en la que diferentes dermatólogos de diferentes países

y ciudades revisan gratuitamente los lunares,

en concreto en España,

lo ha promovido la Academia de Dermatología

y estamos en un buen momento para pedir

cita gratuita con nuestro dermatólogo.

Hay dos maneras de pedirlo, lo vemos en pantalla,

se puede hacer a través de un número de teléfono

o a través de una página web, así que todo son facilidades.

Eso sí, antes de ir al dermatólogo,

quizá también podemos tener alguna manera

de saber si un lunar es bueno o malo.

Una regla sencilla que llamamos "el signo del patito feo",

es básicamente que todos los lunares

que tenemos en el cuerpo, hay uno de ellos

que puede ser diferente que por lo tanto, puede ser malo.

Hablamos de lunares que son más grandes, oscuros,

que han cambiado,

ante ese lunar que llamamos el patito feo por ser diferente,

debemos acudir al dermatólogo para revisarlo.

Luego hay otra regla un poco más específica

que es lo que llamamos la regla del ABCDE.

Vamos a ver en pantalla qué significa eso del ABCDE.

En pantalla podemos ver dos lunares,

uno de ellos que es benigno, que es bueno,

es el que tenemos en la parte izquierda de la pantalla

y otro que es maligno,

que es un melanoma que está en el lado derecho.

Si examinamos estas cinco características, que son el ABCDE,

vemos que son totalmente diferentes entre ambos.

La A se refiere a la asimetría, un lunar asimétrico,

que tenga una mitad diferente a la otra,

es sugestivo de ser un melanoma, el que veis en la imagen.

La B se refiere a los bordes,

cuando vemos un borde irregular en un lunar,

también va a apoyar que se trate de un melanoma o un lunar maligno.

La C, tiene que ver con el color,

cuando tenemos un lunar que tiene diferentes colores,

ya sea marrón rosado, marrón más claro, blanco incluso,

también tenemos que acudir al dermatólogo para revisarlo.

La D tiene que ver con el diámetro,

lunares que sean mayores a seis milímetros,

no quiere decir que sean malignos

pero debemos prestar especial atención

y acudir a nuestro médico para revisarlo.

¿Y la E?

La E tiene que ver con la evolución,

es lo más importante de todo porque lunares que en principio,

no tienen ningún aspecto raro, pero que evolucionan rápidamente,

creciendo, picando, en cuestión de un par de meses,

también nos debe hacer acudir a nuestro dermatólogo.

Ahora que llega esa época del año

en la que todos o casi todos vamos a tomar el sol,

¿el sol puede hacer que nos salgan más lunares?

Es una de las causas, además de la genética, por supuesto,

pero no debemos olvidar que el sol además de dar lugar a lunares,

también nos va a producir manchas en la piel,

que son inestéticas y que, por tanto,

hay que recordar que hay que aplicar la protección solar,

que sea de un índice alto, un 50+,

y evitar horas centrales del día como son el periodo

entre las 12 y las 16 horas.

Muchísimas gracias,

Natalia por todos esos consejos que nos estás dando

y que me van a venir muy bien porque me voy a Sevilla.

Sevilla, es una ciudad estupenda pero también el sol pega mucho,

así que mucho cuidado. No solamente pega el sol,

pega también la alergia primaveral

porque cada vez hay mucho más polen, también más estornudos,

así que no se pierdan en casa ese mensaje de salud positivo,

con simpatía que nos ha preparado el doctor Fernando Fabiani,

a Sevilla que me voy.

(Música)

Hay que ver qué bonito Sevilla en primavera, doctor Fabiani.

Hombre, ¿por qué crees que yo vivo aquí?

Por eso y porque nací aquí, claro.

¿Te pica la nariz? Un poco, ¿por qué?

¿Debo preocuparme?

No, lo de que si te pica la nariz es que te vas a pelear con alguien,

eso no es cierto.

Y si te vas a pelear con alguien, que no sea conmigo.

Por favor, si eres mi médico favorito,

¿cómo me voy a pelear contigo?

Eso porque me miras con buenos ojos.

Que por cierto, ¿te pican?

No, ¿por qué? ¿Los tengo mal?

No, los tienes preciosos, pero verás, es que ese picor,

esa forma de rascarte es muy frecuente en los alérgicos,

se les conoce como el saludo del alérgico.

Así que, si te pica la nariz y te picaran los ojos...

Lo entiendo, es que estamos en plena primavera,

hay que estar pendientes de esos tipos de síntoma.

Sobre todo si en tu familia hay antecedentes de asma, alergia,

o de eczemas.

Y lo cierto es que la alergia primaveral

trae de cabeza a muchísima gente.

Para mucha gente es un problema, bueno,

un paciente me dijo el otro día que tenía dos problemas.

¿Cuáles? Me dijo:

"Doctor Fabiani, tengo dos problemas, uno,

que soy alérgico y el otro, que soy jardinero".

Si tenéis uno o dos problemas relacionados con la alergia,

no os perdáis hoy los consejos del doctor Fabiani,

consejos de salud en positivo, de salud con simpatía.

(Música)

Si estos días te pican un poco los ojos,

te pica un poco la nariz, estás estornudando,

tienes un poco de moqueillo, pues sí, puede ser que estés resfriado,

pero si dura más de una semana y teniendo en cuenta

las fechas en las que estamos,

es muy probable que tengas alergia.

Sí, alergia, aunque no la hayas tenido antes.

"Es que yo no he sido nunca alérgico", hasta ahora.

La alergia puede empezar en cualquier momento de la vida,

si tu alergia es primaveral, es a los pólenes,

apunta algunas claves importantes.

Está muy bien salir al campo, ir a pasear por el parque,

pero si tienes alergia, evítalo en estas fechas, sobre todo,

los días más soleados o los que haya mucho aire.

Si sales a la calle, siempre es bueno ponerte gafas de sol,

porque de esta manera disminuyes el impacto del polen en tus ojos.

Cuando vayas en motocicleta, casco cerrado,

y cierra bien las ventanillas del coche porque si no,

también va a entrar mucho polen.

Y está muy bien ventilar la casa, que somos muy limpios,

pero en estas fechas hay que ventilarlo un poco y luego cerrar

para que no siga entrando polen a nuestra casa.

Cuando seas tú el que llegues a tu casa

después de estar en la calle, recuerda:

tu cara, tu ropa está completamente llena de polen aunque no lo veas.

Así que, nada más llegar a casa,

cámbiate de ropa y te enjuagas bien la cara, te lavas bien,

incluso puedes hacer un lavado nasal para liberarte de ese polen

que te va a estar ocasionando síntomas.

Consulta con tu médico si a pesar de todos estos consejos,

sigues teniendo muchas molestias,

y si tu médico te recomienda que utilices un antihistamínico,

recuerda que todos dan sueño, todos.

Incluso los más nuevos que cuestan cuatro veces más,

así que si los tomas,

tienes que tener mucha precaución si te vas a poner al volante

o si utilizas maquinaria peligrosa.

Que la alergia no te impida disfrutar de la primavera,

y recuerda, si te pica la nariz,

siempre es mejor que sea por un poco de alergia,

que no porque te vayas a pelear con alguien.

Doctor,

¿sabes que cada vez tenemos más amigos en las redes?

Claro, cada vez hay más gente interesada en cuidar su salud,

aquí en Sevilla y en todo el mundo,

la gente quiere vivir más y quiere vivir mejor,

y aquí les damos información muy útil para conseguirlo.

Así que, estés en Sevilla o en cualquier parte del mundo,

gracias por ver este programa de servicio público, "Saber vivir".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 19/05/19

Saber vivir - 19/05/19

19 may 2019

En este programa descubrimos en qué se basa la dieta mediterránea auténtica, aprendemos una rica y original receta de merluza, cómo podemos identificar los lunares sospechosos, las claves para aliviar los síntomas de la alergia y cómo mejorar nuestra asertividad.

ver más sobre "Saber vivir - 19/05/19" ver menos sobre "Saber vivir - 19/05/19"
Programas completos (375)
Clips

Los últimos 2.863 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios