Retratos con alma La 1

Retratos con alma

Lunes a las 23.55 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4589502
No recomendado para menores de 12 años Retratos con alma - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Unas elecciones enfrentan a dos mujeres, Manuela y Luisa.

Solo pretendo

añadir pensamiento crítico.

Un poco de modernidad. Al igual que ocurriría

cuando Clara Campoamor y Victoria Kent

batallaron en el parlamento.

La primera defendía el derecho de la mujer al voto.

La segunda, se oponía rotundamente.

Al final, triunfó Campoamor y el sufragio femenino llegó a España.

Queda cerrada la mesa electoral.

(Sintonía)

Nuestros protagonistas nos hablan de la mujer en décadas pasadas.

Cuando empiezo

a hacer teatro,

la mujer y el hombre trabajábamos

con las diferencias que se establecían

a propósito de las facultades o el talento de cada uno.

Nos planteamos

los retos femeninos presentes.

Es una grisura.

Todos son trajes de hombres, todo es gris

para una, dos o tres mujeres que a veces hay.

Sigue siendo un bicho raro una mujer en algunos terrenos.

Hablaremos de su evolución

en la política.

Yo nunca pensé que llegaría a ser diputada.

Pero mi implicación en política

tiene que ver con el hecho de ser mujer.

De los posicionamientos a favor de la mujer.

Si me ofrecen una mujer o un hombre, elegiría a la mujer.

De gobernar en femenino. Hay que cambiar

la dinámica de la sociedad.

Las mujeres tenemos que aportar

nuestra forma de ver la vida.

De los sueños que quedan por alcanzar.

(VICTORIA P.) Me gustaría dar la noticia de fulanita,

primera mujer presidenta del gobierno.

La política ya no es un terreno vedado para las mujeres.

Gobiernan pueblos, ciudades, comunidades autónomas,

pero todavía son muy pocas las que llegan a lo más alto.

España se resiste a tener una candidata femenina a la presidencia

como ha ocurrido en otros países.

¿Hacen falta más mujeres en política?

Hace falta que las mujeres en política tengan su sitio

y desarrollen la tarea ampliamente.

Pero no solamente en política,

en el Consejo del Poder Judicial, en las universidades,

donde se tomen decisiones serias para la ciudadanía.

Más mujeres políticas, más mujeres preparadas políticamente.

Las mujeres que sepan qué camino hay que seguir para cambiar esto.

Somos el 51 % de la población española.

Solo por eso, ya tenemos que estar más.

Creo que hacen falta en todos los lugares.

En las direcciones de las empresas.

Hacen falta más mujeres en todos sitios y más hombres

en cocinas y en casas fregando.

Estamos en una legislatura un tanto extraña.

Tanto hombres como mujeres no se están comportando a la altura

de lo que el país les exige.

Meter mujeres en política en algunos casos

es meter un poco de sentido común.

New Jersey, 1776.

Se autoriza el voto femenino.

New Jersey, poco después.

Los mismos hombres que redactaron la ley deciden abolirla.

¿La razón? Había sido un error, un accidente.

Allí donde escribieron "las personas tienen derecho al voto"

quisieron escribir "los hombres".

Solamente tengo que añadir: Gracias, Clara Campoamor.

(VICTORIA PREGO) Clara Campoamor consiguió

en solitario el voto

para las mujeres.

Y no fue secundada ni aplaudida ni respaldada.

Yo creo que tiene algo de mártir.

Lo que hicieron las sufragistas fue tan importante

que no entiendo cómo no tenemos una sufragista

en cada plaza.

Porque ellas son las que abrieron el camino en la selva

y se dejaron la vida.

Parece mentira que el acontecimiento

se haya dado

antes de ayer.

Pese a todo, si echamos una mirada,

hay todavía en el planeta lugares y territorios

donde ni sueñan con poder alcanzarlo.

Me parece un paso definitivo y, una vez más,

el aplauso, el respeto y la admiración a aquellas mujeres

que se jugaron el pellejo.

(OFF) "Con la República,

las mujeres empezaron a participar en partidos políticos

y a ocupar cargos

solo desempeñados por los hombres".

Esos procuradores, por Dios,

estas cosas habría que repetirlas.

Vosotros, que tenéis archivo,

esas imágenes de los hombres

en las Cortes son para clavarte un puñal detrás de otro.

Es horroroso lo que se ha hecho con las mujeres.

Pero por siempre, jamás, amén.

"Clara Campoamor y Victoria Kent constituían ejemplos representativos

de la nueva situación".

"Las dos son miembros del Congreso".

"Las dos se convertirán en protagonistas de aquel debate".

(PREGO) Campoamor creía que, independientemente del resultado,

las mujeres tenían derecho

por sí mismas a participar

en la vida política.

Victoria Kent consideraba que el voto de las mujeres

iba a perjudicar a los partidos de la izquierda.

(OFF) "En 'Informaciones',

se podía leer:

'Dos mujeres solamente en la cámara

y, ni por casualidad, están de acuerdo'".

Pero eso era

porque pensaba que las mujeres votarían según dijeran sus maridos.

Que probablemente habría que sí.

Pero es que había que dar ese paso.

Había que hacer caso a Clara porque había que arriesgarse.

"Han hablado las dos y hemos de reconocer que estaba más en su papel

la señorita Campoamor que la señorita Kent".

Conjuntamente con Clara Campoamor hubo otras mujeres,

que no fueron conocidas.

Trabajaron en puestos de trabajo ni bien remunerados

ni bien reconocidos, pero estaban ahí.

(IRENE M.) Mira las cigarreras, mujeres obreras

que trabajan a destajo 12 o 15 horas al día y que es su organización

la que consigue que haya las primeras salas de lactancia,

las primeras guarderías. Ahora diríamos escuelas infantiles.

Los primeros espacios para que su trabajo pudiese ser compatible

con la vida y que no tuviesen que trabajar a destajo.

Que tuviesen derechos.

Así que les debemos los derechos

y las libertades de las que hoy podemos disfrutar,

aunque quede todavía mucho por conseguir.

Estamos mejor, pero queda por recorrer...

Mira, fíjate lo que acabo de leer.

No es fácil encajar a las mujeres en una estructura

codificada como masculina. Hay que cambiar la estructura.

Esto yo no lo tenía preparado.

Mary Beard.

Esta es mi librería, soy socia junto a 50 personas más.

Y he hecho así y he visto esto.

Yo creo que me lo ha puesto el destino.

Me lo habrá puesto Clara Campoamor.

Tras 40 años sin votar, en 1977, los españoles

fueron a las urnas con responsabilidad

y con espíritu festivo.

Todos se sumaron a la alegría democrática.

Hasta la farándula se implicó para pedir el voto

por su partido predilecto.

Mi voto es para la Unión del Centro Democrático.

Voto al Partido Comunista.

Pedimos votar comunista.

Yo voto a Unión de Centro Democrático.

La fiesta siguió la noche electoral,

ya que, en vez de los serios especiales informativos actuales,

se emitió una gala de variedades.

(PRESENTADOR) Tratando de que esta noche

se les haga

un poco más llevadera mientras ustedes, como nosotros aquí,

esperamos las informaciones del escrutinio.

José María Íñigo

fue el maestro de ceremonias.

Entre conexiones,...

Damos paso al palacio de Congresos y Exposiciones.

La participación ha superado al 80 %.

...cantantes como Julio Iglesias amenizaban la espera para saber

quién sería el primer presidente de la democracia.

# Porque yo amo la vida y amo el amor.

# Soy un truhán, soy un señor.

# Algo bohemio y soñador. #

La escena de la apertura de las Cortes de la primera legislatura,

en la que entran la Pasionaria

y Manuel Fraga, Simón Sánchez Montero

y López Rodó, Santiago Carrillo

y Rodolfo Martín Villa,

es decir, que las dos Españas

se unían como una sola

y se disponían a elaborar una constitución.

Eso fueron las elecciones del 77. Y por lo tanto, fueron inolvidables.

Yo me acuerdo de las primeras elecciones.

Íbamos todos a los mítines de todos.

Porque queríamos oír a todos en libertad.

# Libertad, libertad, sin ira, libertad.

# Guárdate tu miedo y tu ira

# porque hay libertad, sin ira, libertad.

# Y si no la hay, sin duda la habrá. #

Si tengo 66,

pues echa para atrás, sí, tenía edad de votar y voté.

No pienso decir lo que voté.

Lo tenía clarísimo desde el primer momento.

Y lo que sí digo es que no ganamos las elecciones.

Fueron tiempos realmente formidables.

Sobre todo, para alguien que votaba al Partido Comunista,

verdaderamente gozosos.

(CARMEN LOMANA) Era la primera vez que votaba.

Estaba con mucha ilusión.

Y todas mis amigas y todas las mujeres

estaban felices.

Era como un derecho que se había adquirido ya hacía mucho tiempo

y que íbamos a poder ejercer.

Yo creo que para todos nosotros el momento de introducir

el voto en la urna fue un momento muy especial.

Por supuesto que tenía muy claro lo que iba a votar.

Me sabía perfectamente las opciones políticas que había.

Sabía quiénes eran unos y otros y sabía muy bien a quién iba a votar.

Todo era nuevo en 1977.

Los españoles no votaban

desde hacía 41 años. A Televisión Española

le tocó explicar cómo se votaba.

Son dos votaciones, para el Congreso y para el Senado.

Y prepararse para informar por primera vez de unas elecciones.

Estabas escuchando cosas que, durante tantos años,

jamás habías podido.

Por eso, para los que tenemos mi edad,

la democracia es sagrada.

Fue una época dorada para un país que nacía a la democracia.

Mi madre había muerto hace muchos años atrás

y no pudo votar. Mi tía Julia supongo que sí voto.

Seguramente lo vivieron, como mujeres,

no había una diferencia en cuanto sentimiento de depositar un voto.

Vivían como seres libres. Yo creo en los seres libres.

En ese momento, ejercieron su derecho al voto.

Y supongo que luego lo disfrutaron o lo pasaron muy bien.

Y yo votaré a los obreros.

¿No tiene usted ninguna idea de qué hará estas elecciones?

-Preferiría que no me pillaran.

-Prefiero no opinar.

Votaré, pero me asesoraré algo por mi marido.

A Correos venía todo, todo.

Lo que ahora puedas tener en un banco venía por correo.

Y entonces venían los votos.

Los votos, claro, los votos eran las cartas para votar.

Y yo los repartía. Cada uno tenía su voto.

Si había cuatro casas, venían cuatro a nombre de cada uno.

Hombres y mujeres.

Lo que pasa es que la mayoría de la gente

no sabía leer.

Y tenías que poner las cruces de las personas que tú querías votar.

A mí me esperaban señoras, grupos de señoras,

grupos de señoras me esperaban

a la hora en la que sabían que yo iba a repartir,

me esperaban en las calles.

En la puerta. "Oye, explícanos qué es el socialismo".

La mayoría de la gente, la de mi generación,

casi no fueron a la escuela.

La gente no sabía leer. ¿Qué información íbamos a tener?

Si no teníamos televisión. Apenas la radio.

Yo no me acuerdo cuándo compramos la radio.

¿Qué se sabía? Pues nadie sabía lo que era el socialismo.

Me he acordado de una anécdota. Y es que a una yo le explicaba

lo que era el socialismo,

o sea, las doctrinas socialistas y cómo vivían

en los países donde mandaba el socialismo.

Y ella se quedaba con un poco de información.

Pero luego le decía: "Mira, cuando en España seamos socialistas,

ocurrirá esto, esto y esto".

Y le decía lo que iba a ocurrir.

Y luego ocurrió y decía una:

"Todo lo que dijiste se ha cumplido".

Hay que ver con qué cara votan los españoles.

Votan pálidos.

Sobrecogidos, con un temor extraño.

Oye, nadie entra diciendo: "¿Dónde está la urna, que yo voto?".

Nadie, nadie, nadie.

Todo el mundo entra diciéndole al de la mesa:

"Por favor, si es tan amable, ¿podría indicarme a ver dónde...

voto yo?".

"A ver en qué urna, dónde hay que votar".

"Hay un jaleo con esto de los diputados y el Senado".

"Como hay tanto partido, está el POS y el TS y el RTS".

"Un amigo mío se ha hecho un lío y ha votado a la Renfe".

(MUJER) Estuve de presidenta de mesa

en las elecciones.

Y me costó que me hicieran caso

porque eran todos hombres.

Pero yo, aunque era muy joven

y era mujer, me hice obedecer allí por los que estaban

alrededor.

Aunque quisieron echarme para atrás una papeleta

porque había una mancha en una esquina.

No lo consentí, claro.

Hubo una pelea allí...

Los apoderados, yo, bueno,

al final conseguí que esa papeleta

no se anulara. Me hubiera dado igual el partido.

Pero una manchita no tenía razón de ser.

Luego, tuvimos que ir a la junta de distrito.

Y tardamos mucho.

Yo creo que terminé como a las 2 de la mañana.

Y tuve una bronca interesante del que hoy es mi exmarido

porque no consideraba que yo hubiera tenido que tener tanto celo

de llevar hasta allí los resultados de la votación.

Y sin embargo, él, en el año 79,

que yo estaba en el hospital porque acababa de dar a luz,

él estuvo de apoderado de mesa y me dejó allí sola sin problemas.

Se fue y, claro, era su responsabilidad

y tenía que estar allí.

Las diferencias que se han ido viendo

entre lo que es ser mujer y ser hombre en este país.

(MUJER) Información política

en la tele entonces teníamos bastante poca.

Entonces, normalmente, en las mujeres,

o el padre o el marido era

el que más influía en sus opiniones.

Porque muchas...

El feminismo era algo de otras.

No era tan generalizado porque se miraba como algo malo.

Yo voté lo que quería. Mi marido votó lo que quiso.

Mi marido votaba una cosa y yo votaba otra.

En mi pareja, no he tenido desigualdad.

No así por ejemplo en casa de mis padres.

Mi padre a mi madre le daba la papeleta.

Y se la siguió dando hasta que se murió la pobre.

Y eso que mi padre no era de los peores.

Porque, en mi casa, había democracia.

Y yo no me he sentido nunca discriminada.

Pero sí que a mi alrededor las mujeres...

Entonces lo eran mucho más que ahora,

que todavía colea mucho la cosa.

El tema del machismo no está...

El machismo y el patriarcado no se han superado todavía por desgracia.

Entonces menos, claro.

En mi casa, el de mi hermano. Salió de la cárcel

y siguió militando en la clandestinidad.

Mi padre, el Partido Comunista, era el único que tenía en casa.

Y a mí me lo enseñó, por supuesto.

Una conciencia política clara.

Mi madre, lógicamente, en lo político, hacía

lo que mi padre podía o no decidir, qué duda cabe.

Pero es que en aquello no cabía el menor debate.

Pero en ningún caso mi madre vio sometida su voluntad política

porque no la tenía, ni más ni menos.

Con la llegada de la democracia, llegaron también nuevos derechos

para la mujer anhelados durante décadas.

Los jóvenes ven estas libertades como algo tan obvio

que no pueden creer que a sus madres y abuelas

se les negara

la independencia. ¿Sabías que las mujeres

en España no podían trabajar ni montar un negocio

ni abrir una cuenta sin el permiso de sus maridos hasta 1981?

Vamos, impresiona.

Porque que una mujer dependa de su marido

para hacer lo que le apetezca...

Es que no lo veo justo, sinceramente.

¿Por qué las mujeres no teníamos libertad de trabajar

fuera de casa y los hombres sí?

Esto sí que me lo imaginaba, pero no que fuera hace tan poco.

Al ver las injusticias de antes, es que no podían vivir,

es que eso no era vida.

Si no eres libre, no puedes vivir.

-Es que yo ahora no podría hacer eso.

La democracia ha traído

grandes cambios en la mujer.

Yo he ido a Unión Fenosa a abrir la cuenta

para hacer el contrato de mi casa

y me dijeron que tenía que ir mi marido.

De eso no hace tanto.

¿Cómo que mi marido? Es que yo también habito en esa casa.

No te podías comprar una lavadora.

Si te quedabas soltera,

pasabas de la tutela de tu padre a la de tu hermano.

Y claro...

A mucha gente le parecerá ridículo e increíble

que esas cosas pasaran, pero es que han pasado.

Yo me he enterado casi a toro pasado que las mujeres,

no casi, totalmente, que las mujeres no podían tener una cuenta

sin el permiso de su marido. Yo eso no lo he vivido.

Yo he tenido cuenta corriente

desde los 18 años que empecé a trabajar y a estudiar.

Siempre he entendido mi cuenta con mi talonario

o mi cartilla de ahorros, que entonces era como bastante habitual.

Mi madre también tenía.

Lo que no sé si le pidió permiso a mi padre.

Pero yo nunca lo había oído, fíjate.

Como para el pasaporte, para viajar.

No, nunca tuve conciencia de esto.

De que tuviera que pedir permiso para moverme por el mundo,

para viajar. Y me parece terrorífico.

Me parece muy tremendo, como si las mujeres fuéramos

unos seres totalmente tontos e inútiles

dependientes del hombre.

¿Cómo debieron ser esos momentos? Yo eso no lo pasé.

Necesitar el permiso de tu marido para abrir una cuenta,

para viajar, para comprar, todo eso.

Pero yo te digo, sinceramente, para mí hay un punto importantísimo

en el sufragio. Una vez que eso es así, el resto

son eslabones de una cadena muy larga.

¿Sabías que si tu abuela hubiera trabajado

no hubiera podido cobrar sin permiso de su marido?

¿En serio?

¿Y qué hacían? ¿Les autorizaban o algo?

-No lo sé, tía, pero si...

No podían hacer nada sin los hombres.

Pero es que llegar a eso... -Es que eso ya es exagerado.

-No lo sé. -Qué fuerte.

Estas cosas me parecen tan surrealistas

que no me viene a la mente pensar en que antiguamente era así.

Mi abuela trabajaba, pero mi abuelo no quería que la pagaran.

Y, no sé, era una cosa muy extraña.

-Y el dinero que ganaba tu abuela, ¿adónde iba?

-Se lo quedaba la empresa donde trabajaba.

Bueno, trabajaba en una tienda de ropa.

(IRENE MONTERO) Mi madre y mi abuela

me han contado poco de política.

Sobre la historia política del país

me han hablado menos de lo que a mí me gustaría.

Ahora, es evidente que mi abuela vivió una dictadura horrible,

y mi madre esa época de luchar por el derecho a abrirte una cuenta,

el derecho de poder divorciarte,

a decidir que no estás con la pareja porque ya no la quieres.

(CHICO) A ver la siguiente.

¿Sabías que el adulterio fue delito solo para la mujer hasta 1978

y estaba penado con hasta seis años de prisión?

¿Solo para la mujer?

O sea, no entiendo nada.

Yo, lo que sabía es que, si un hombre lo hacía,

se pasaba por alto. -Ah, sí, eso también.

-Y que si la mujer lo hacía,

pues el hombre la podía castigar, pegar...

¡Buff!

Sí, en algunos sitios, todavía sigue pasando.

Incluso si hay suerte.

En otros lados, incluso las apedrean.

-Sí, a fecha de hoy, sigue pasando esto.

Pues tampoco lo sabía y me parece algo muy fuerte...

que esté penado con seis años de prisión.

Pero, mira, hasta 1978.

Que no es tan pronto.

Que es que es supertarde.

No entiendo.

-Pues para que veas. -Qué fuerte, qué fuerte.

Yo tuve mis dos primeros hijos

con una mujer casada. Era una actriz que estaba casada.

Cuando fui a inscribirlos,

el del registro me dijo que, como estaba casada,

que mis hijos eran hijos de su marido.

Por encima de todo, estaba el matrimonio.

Mis hijos eran hijos de ese señor que era el marido de esa señora.

Entonces el proceso sería siguiente.

Este señor reconoce a estos niños.

Luego, los repudia y usted los prohíja.

Y yo le dije: "¿Y su padre de usted qué papel juega?".

O sea, no los apunto.

Hasta que apareció con los socialistas...

Porque los hijos del pecado,

los hijos que no eran de un matrimonio,

no podía ser ni sacerdotes ni diplomáticos.

Entonces, para evitar el bochorno de los hijos naturales,

que llevaban los apellidos del padre o la madre,

según la dificultad que tuviese uno de los progenitores,

los socialistas incluyeron una ley

de poner de uso común el segundo apellido,

o el primero, el que no pudiera ponerse,

Gómez, Pérez, Rodríguez, en fin, y yo aproveché,

no voy a dar ahora el nombre, sí, lo doy porque han pasado 2000 años,

mi mujer se apellidaba Lázaro y entonces dije:

"Pues voy a poner Sacristán Lázaro".

Y fui al registro, que era

como de Gila, era una ventanilla...

Yo creo que todavía llevaban manguitos puestos.

Y entrego la documentación.

Señora casada, no sé qué, no sé cuántos.

Pero yo propongo Sacristán Lázaro como apellido común.

Y uno de los funcionarios dice: "¿Cómo Lázaro va a ser común?".

Y el otro: "Claro, Manolo, hay muchos".

"¿Tú qué dices?". Y yo allí, esperando

que aquellos funcionarios decidiesen si mis hijos

habían de cargar con el bochorno de ser hijos naturales.

Y por fin ganó el que dijo que Lázaro.

Entonces toda la peripecia legal de entonces,

hombres y mujeres la sufrimos.

Las mujeres por supuesto mucho más.

Pero los hombres, tres cuartos de lo mismo o parecido.

(CHICA) La mujer casada en España

necesitaba el permiso de su marido

para viajar al extranjero hasta 1981.

Esto sí me suena de algo. -¿Sí?

-Sí, esto sí. -¿Y de qué te suena?

-Porque lo dicen en la tele muchas veces.

Los cambios que han hecho las mujeres porque no podían hacer nada.

-Ya lo veo... No sé.

Es que es muy fuerte.

Y no iban solas a ningún sitio. -Sin los hombres, no hacían nada.

-Qué fuerte, tía, estoy flipando.

Es que... -A ver, yo no lo sabía.

Pero no me sorprende. -No, yo tampoco lo sabía.

-Es que en 1981,

ahí tuvieron que llegar la sufragistas.

Viendo lo anterior,

si no pueden tener un salario sin su permiso,

obviamente salir del país ya sería

como algo mucho más importante.

(G. CAVA) Nosotros salíamos muy poco de España.

Esas leyes restrictivas, como que las mujeres no tuvieran pasaporte,

todo eso me parece una solemne estupidez.

Las mujeres tienen derecho a tomar responsabilidad.

Como si quieren salir a Andorra o al Pacífico.

¿Por qué tienen que tener a su padre o su marido autorizándolas?

¿Esto qué es?

Eso me parece injusto con Franco y me sigue pareciendo injusto hora.

(CHICA) Hasta 1981, la mujer soltera

se equiparaba a un menor

y no podía abandonar la casa sin consentimiento paterno.

Es que yo, si tengo 24 años y tengo que pedirle permiso,

ya sea a mi padre o a cualquier otra persona,

es que ya ser mayor de edad no sirve de nada.

Porque tienes que pedir permiso.

Es que a ti... Esto no os afecta.

Mira que mi padre me dice cosas, tía, pero... madre mía.

Imagínate, en plan...

¿Y cómo se medía el consentimiento?

Ellos decían: "Sí, te puedes ir". Es que no sé.

-Sabía que había machismo, pero tampoco tanto.

No sé, otra libertad que nos quitan.

Es que lo único que hacían era quitarnos libertades.

¿Libertades que tenían los hombres porque no podemos tenerlas?

Es alucinante que pasara de verdad.

-Ya. Pero, gracias a ellas, ahora podemos vivir...

-Menos mal. -Aunque siga viendo injusticias.

-Sí, tía, las hay, pero esto es muy extremo.

Esto es muy extremo. -Ya.

-Qué fuerte.

Bachelet dijo que, cuando una mujer entra en política,

cambia la mujer.

Pero, cuando muchas mujeres entran en política,

cambia la política.

Actualmente, en España, el Congreso lo preside una mujer

y cada vez hay más mujeres diputadas.

Parece que el cambio es imparable.

Somos necesarias en política, somos fundamentales

en política, las mujeres tenemos que estar en todos los ámbitos

de la sociedad y también en la política. Eso es fundamental.

¿Por qué?

Porque somos el 51 % de la población.

Porque tenemos otra forma de ver la vida.

Decía mi amiga Cristina Almeida que las mujeres tenemos

un gran angular. Los hombres son unidimensionales.

Las mujeres vemos más

el concepto global de un problema.

Eso es importantísimo en política.

Para mí, entrar en política fue una cuestión de respuesta

a las preguntas que me hacía.

Siempre he luchado por las cosas justas.

Lo mejor que he podido, lo mejor que he sabido.

Y hay veces que he sido muy mal interpretada.

Y eso es lo que me hace entrar en política.

Mi mayor recuerdo cuando entré en AP...

Un directivo me dijo: "¿Qué hace una chica como tú

en un sitio como este?". "Ayudar a cambiarlo".

Y lo hemos cambiado mucho.

Cuando llegué al ayuntamiento, renuncié a muchas cosas.

Tuve que renunciar a mi familia, que se quedó en Madrid

porque mis hijos estudiaban en Madrid.

Después, para cuando yo llegué al ayuntamiento,

lo que para mí era una meta importantísima

era algo que a lo mejor puede ser muy criticado.

Es que yo era el vértice de un poder municipal,

y mandaba sobre muchos hombres.

Yo era una mujer en la que otras mujeres se reflejaban

en cómo las mujeres podíamos gestionar, trabajar, hacer equipos.

Y para mí era un reto.

Y muy importante.

Fue un momento de mi vida política importantísimo.

Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones

del cargo de ministra de Sanidad con lealtad al rey,

y guardar y hacer guardar la Constitución.

Existe machismo en política como en la sociedad.

La política es un reflejo de la sociedad.

Yo recuerdo cuando vine

al momento en el que se constituyeron las Cortes.

El presidente de gobierno

era Felipe González. Entonces yo había engordado.

Me había puesto de boquerones como a nadie le importaba.

Me vuelve loca el pescado frito de mi tierra.

Recuerdo un comentario de "El país"

de una periodista, que se tilda de feminista:

"Hay que ver la Villalobos, que ha engordado".

Y le dije: "¿Por qué no te metes con las corbatas azules

que llevan todos y la tripa que le ha crecido al fulanito de copas?".

"¿Te metes conmigo porque vengo de naranja?".

Y me contestó dándome la razón. Y digo: "Pues cambia el chip

y habla de corbatas y tripas cerveceras de los tíos".

Nunca debemos de perder nuestra esencia.

Las van a criticar mucho más que a un hombre.

Se van a fijar en cómo van vestidas. Lo que es absurdo.

Una responsabilidad, no diría responsabilidad,

pero sí deberían tener una obligación

de mostrarse lo mejor posible

si son diputadas o, me da igual, o son senadoras,

o están de vicepresidentas. Y creo que lo hacen.

En general van todas...

Exceptuando las de Podemos y algunos grupos,

pero en general van bastante bien.

Y no tengo nada contra Podemos.

Pero no ven que representan a un partido

votado por cinco millones de personas.

Y no creo que a los cinco millones les guste ir hechos un pingo.

Las mujeres tendríamos que tener claro nuestro papel

para luchar por esa igualdad,

para transmitir a nuestras hijas esa igualdad.

La necesidad de que luchen por sus derechos.

Por desgracia, en este momento, da la sensación

de que hay mucha gente joven que no es consciente

de la necesidad de esa lucha.

Aunque lejos de la paridad, España ya es

el cuarto país europeo

con más diputadas. Este dato podría ser estimulante

para que los jóvenes se implicaran en política,

sin embargo, los españoles entre 18 y 34 años

son los que menos acudieron a las urnas.

(CHICA) No, no he votado nunca

porque no hay ningún partido que ahora mismo me favorezca.

-Pasaba de la política. Antes no pasaba.

Ahora paso de la política

porque no veo cambios.

Yo echo en falta en la política eso,

que haya un partido que realmente nos represente.

Porque si no hay ninguno que nos represente,

yo no voy a apoyar a gente que no me está favoreciendo.

Si cambian su modo de pensar y piensan en el pueblo

y menos en sí mismos,

puede que me lo piense. Puede que vaya a votar.

Votaré en un futuro si creo que hay un partido que me beneficie,

si creo que hay un partido que me represente.

¿Qué tienen en común la acordeonista María Jesús,...

¡María Jesús, venga para acá!

...la ex miss España,

actriz y azafata del "Precio Justo" Eva Pedraza

y la archiconocida periodista

María Teresa Campos?

Es jefe de la sección informativa de Radio Cadena Española.

Les une que en algún momento combinaron

su trabajo en información o la farándula

con sus aspiraciones políticas.

Las dos primeras, como concejalas de igualdad

en ayuntamientos.

María Teresa, como candidata al Congreso

en las elecciones de 1977.

Y Mari Tere Campos, locutora,

candidato por Málaga, están ante ustedes.

-Bueno. -Bueno.

A mí me gustaría que,

al igual que en los países del norte de Europa ves mujeres,

que hubiera una señora Merkel,

o una señora May, con la que no comparto casi nada,

pero ahí está, primer ministro.

O Finlandia tiene una primer ministro que es una mujer joven.

Bueno, y además es un especialista en arte.

Cosa que me interesa mucho.

Porque se ha puesto siempre de presidente a economistas.

Y me parece muy interesante.

Y a mí me gustaría que los partidos políticos españoles

propusiéramos a una mujer para candidata

a la presidencia del gobierno.

Y ojalá yo pueda votarlas.

(IRENE MONTERO) Llevo militando desde los 16 años.

Así que para mí el compromiso con la política

forma parte de mi experiencia vital.

Yo nunca pensé que llegaría a ser diputada.

Pero mi implicación en política es consciente

y tiene que ver con ser mujer.

Porque la política sigue teniendo códigos masculinos.

La sorpresa, la incredulidad,

de la mayoría de la gente cuando yo asumí

la portavocía parlamentaria con 29 años,

bueno, se sentía.

No necesitaba ni siquiera que me lo dijesen.

Todos esperaban que yo fracasara

en la asunción de esa responsabilidad.

Y pensaban que eso no podía salir bien.

Yo era una mujer muy joven y, además, con la duda

de cómo había llegado a asumir esa responsabilidad.

Si era por mis capacidades o era por otros argumentos,

que estaban encima de la mesa.

Recuerdo, después de la moción de censura,

muchos comentarios de hombres que me decían:

"Qué sorpresa

nos has dado a todos, nadie esperaba que fueses capaz de hacer esto".

De alguna manera, aunque sean comentarios positivos,

me revelaban que antes había un desprecio previo

o una posición de partida previa

en la que a mí no se me valoraba.

Y de ahí la sorpresa tan grande.

Sí creo que la sociedad tiene prejuicios.

Nuestra sociedad es una sociedad machista.

Los comentarios que más he escuchado o que más me han dolido

son los que tienen que ver con mi vida personal.

Yo nunca he querido hablar de eso.

Y, sin embargo, bueno, pues que te juzguen por tu vida personal,

de la que nunca has querido hablar,

en lugar de por tus acciones políticas,

es una muestra del machismo que sigue imperando.

La entrada de las mujeres a la política abre la posibilidad

de que esas ideas de igualdad y democracia

sean el centro de los esfuerzos de la política.

Es lo que propone el feminismo.

Fui una inconsciente por meterme en política.

Fue una experiencia muy poco enriquecedora.

No tuve opción de ir

a ningún sitio a pelearme o a no pelearme, a hacer campaña.

Se me juzgó por meterme en un partido

que estaba a la derecha del PP.

Pero fue por eso. No creo que este país sea tan necio

que, después de tanta lucha, juzguen por el físico.

Estamos llenas de mujeres en la política.

Nuestras alcaldesa, la presidenta de la comunidad,

la vicepresidenta del gobierno es mujer.

La presidenta del Congreso es mujer.

Te estoy diciendo que España es en femenino y tantas cosas.

Hasta la Delegación de Hacienda es mujer, no se dice "la haciendo".

Entonces, bueno...

Yo no creo que fuera por ser mujer

sino porque chocó, porque no se imaginaban

tener muchos votos, ochenta y tantos mil.

Sin hacer nada de campaña.

Pero tuvieron mucha visibilidad en Twitter

y fuimos tres días "trending topic".

Pero además fue muy divertido.

Porque estaban diciendo que era de Podemos dos meses antes.

Porque tenía un amigo de Podemos.

Es que este país es así.

Es muy gregario. Vas por aquí o vas por aquí.

Y todos son capillas de las que no te puedes salir.

Yo soy todo lo contrario porque soy transversal,

en mi vida, en mis amigos y en todo.

Hay una zarzuela que dice:

"Si las mujeres mandasen en vez de mandar los hombres,

serían balsas de aceite los pueblos y las naciones".

Este autor lo tenía muy claro hace más de 100 años.

Pero hoy hay muchas voces que todavía se preguntan:

¿existe una forma femenina de hacer política?

(G. CAVA) Sería clasificar la política

de una manera masculina o femenina.

La política es la política, el mar es el mar.

Hay una manera, si se puede tratar de una manera u otra, no lo sé.

¿Dónde está la diferencia a veces?

El poder es ciego, no conoce mujeres ni hombres.

Conoce simplemente el poder.

Y puede estar en una mujer y ser nefasto, igual que con un hombre.

La mujer en política puede aportar muchas cosas

porque está acostumbrada a luchar mucho,

está acostumbrada a demostrar mucho.

Está acostumbrada a dejarse la piel continuamente.

Tiene una visión diferente de las cosas y la aportarán

y las aplicarán

en sus acciones de gobierno.

La incorporación de la mujer a la política es esencial.

A veces parece que es un problema de que faltan mujeres,

el número, y sí, faltamos, pero también falta

que en los puestos de responsabilidad

haya mujeres tomando decisiones importantes.

Quizá las mujeres, como están acostumbradas a gestionar su casa

y el dinero que tienen y su economía familiar,

al fin y al cabo un país es igual,

pero con muchas más responsabilidades.

Pero siempre con sentido común y del ahorro.

Yo creo que la aportación femenina a la política

y a todo lo demás

es deseable y positivo.

Pero yo no creo en una política femenina, porque no sé lo que es.

No sé lo que es una política femenina.

No sé lo que es, no sé cómo se gestiona el AVE

de una manera femenina. No lo sé.

Tenemos mayor empatía que un hombre.

Tenemos capacidad de gestión, somos más exigentes con nosotras,

nos perdonamos menos, lo cual en principio no tenía que estar bien.

Pero tenemos esa capacidad de la autoexigencia, del trabajo,

somos menos cínicas que los hombres.

Es posible que haya una mirada distinta.

Creo que hay un esquema, hoy por hoy, incluso hay mujeres

que manejan parcelas de poder

y ojalá, pero tengo serias dudas

de que así, sin más, una actitud,

por aproximación a lo femenino,

vaya a cambiar o a poner patas arribas

el entarimado este

al que se ha llegado con la colaboración,

la complicidad y el apoyo de un montón de mujeres.

¿Alcanzarán las nuevas generaciones

esa igualdad entre hombres

y mujeres tan ansiada en la política?

Nosotras aportamos a la política

nuestra forma de ver la vida. Claro que la vemos diferente

y tenemos valores diferentes.

Confluyendo los dos, mejoraremos el conjunto

de la vida de la población española.

Hemos hablado con mujeres

conocidas y anónimas,

con veteranas y pioneras,

pero también con las generaciones más jóvenes.

Hemos dibujado sus retratos con alma

y visto que la diferencia entre una mujer

con voz y una sin voz

es solo una urna y una papeleta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

Retratos con alma - Programa 2

02 may 2018

El segundo programa versa sobre el sufragio femenino. A través del testimonio de numerosos rostros veremos cómo las mujeres no solo consiguieron el voto, si no también participar en las instituciones y convertirse en una parte fundamental de la vida política española. Veremos si existe una forma femenina de hacer política.

El programa cuenta con declaraciones de Irene Montero (portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados), Celia Villalobos (exministra, exalcaldesa y diputada), la periodista Victoria Prego, el actor José Sacristán, la empresaria Carmen LomanaMª Teresa Arias (experta en estudios femeninos y presidenta de mesa de las primeras elecciones democráticas municipales), Josefina Vicente (primera mujer cartero de España) y Concha López (votante en las primeras elecciones y mujer comprometida).

ver más sobre "Retratos con alma - Programa 2" ver menos sobre "Retratos con alma - Programa 2"
Programas completos (16)

Los últimos 16 programas de Retratos con alma

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 16 Completo 46:23 19% 15 jul 2019
    Programa 16 15 jul 2019 En el camino de las mujeres para conseguir la representación política, social y profesional que merecen unas cuantas pioneras allanaron el terreno de las actuales generaciones femeninas. En esta ent...
  • Programa 15 Completo 51:04 37% 08 jul 2019
    Programa 15 08 jul 2019 La libertad, independencia económica y el reconocimiento de los derechos femeninos que han logrado las mujeres en las últimas décadas han hecho que, cada vez más, el emprendimiento y l...
  • Programa 14 Completo 52:55 22% 01 jul 2019
    Programa 14 01 jul 2019 En esta entrega de 'Retratos con alma' se habla con esas mujeres que saltaron a la primera fila para robarle el papel protagonista al varón en campos profesionales que durante déca...
  • Programa 13 Completo 53:10 23% 24 jun 2019
    Programa 13 24 jun 2019 Hace un paralelismo entre las historias de la ficción de la serie con las historias reales de mujeres contemporáneas.
  • Programa 12 Completo 49:38 73% 17 jun 2019
    Programa 12 17 jun 2019 La falta de mujeres fuertes en las que mirarse podría parecer un problema del pasado. Pero hoy en día, ¿cuánto y cómo se mira a esa mujer que se atreve a destacar? En &lsq...
  • Programa 11 Completo 47:21 22% 10 jun 2019
    Programa 11 10 jun 2019 Se analiza la presencia de la mujer en el cine, la literatura, la música y las artes plásticas a lo largo de los siglos. Cineastas, actrices, escritoras, músicas, galeristas y pintoras cuenta...
  • Programa 10 Completo 45:47 22% 03 jun 2019
    Programa 10 03 jun 2019 En la segunda entrega de ‘Retratos con alma’, Isabel Gemio aborda la discriminación hacia la mujer y la doble discriminación que sufren determinados colectivos femeninos a través ...
  • Programa 9 Completo 44:54 25% 27 may 2019
    Programa 9 27 may 2019 Hace un paralelismo entre las historias de ficción de la serie y las historias reales de mujeres contemporáneas.
  • Programa 8 Completo 46:19 16% 20 jun 2018
    Programa 8 20 jun 2018 En el programa 8 tendremos una visión de la mujer a través de los ojos de los hombres.
  • Programa 7 Completo 44:11 22% 06 jun 2018
    Programa 7 06 jun 2018 Hoy hablamos de las pioneras del sistema educativo como María de Maeztu, y de cómo la educación ha dado alas a la mujer para su independencia. Hablamos con pioneras del periodismo, de la jud...
  • Programa 6 Completo 43:24 14% 30 may 2018
    Programa 6 30 may 2018 Uno de los principales logros de la mujer ha sido su incorporación al mercado laboral. A pesar de que quedan barreras por superar (techo de cristal, brecha salarial), hablaremos con mujeres que han logrado...
  • Programa 5 Completo 43:54 20% 23 may 2018
    Programa 5 23 may 2018 En el quinto programa tratamos cómo ha cambiado la figura de la mujer en la familia. El programa hace un recorrido, desde las familias más tradicionales, con todas las limitaciones que tenía,...
  • Programa 4 Completo 44:30 22% 16 may 2018
    Programa 4 16 may 2018 En la cuarta entrega de 'La otra mirada' se referencia a la sexualidad a principios de siglo en una sociedad marcadamente masculina. 'Retratos con alma', conducido por Isabel Gemio,...
  • Programa 3 Completo 50:14 19% 09 may 2018
    Programa 3 09 may 2018 LAS APARIENCIAS, es el tema de este capítulo. El espacio contará con los puntos de vista de distintas personalidades de ámbitos variados, como Andrea Levy (vicesecretaria de estudios del PP y...
  • Programa 2 Completo 43:19 19% 02 may 2018
    Programa 2 02 may 2018 El segundo programa versa sobre el sufragio femenino. A través del testimonio de numerosos rostros veremos cómo las mujeres no solo consiguieron el voto, si no también participar en las insti...
  • Programa 1 Completo 42:44 36% 25 abr 2018
    Programa 1 25 abr 2018 En el primer programa hablamos sobre las libertades de la mujer y los logros que se han conseguido a lo largo de los años. Trataremos la incorporación generalizada de la mujer a la educación,...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos