Retratos con alma La 1

Retratos con alma

Lunes a las 23.55 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4582058
No recomendado para menores de 12 años Retratos con alma - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Cada semana, personajes excepcionales,...

Me gustaría poder decir que ya no es necesario ser feminista.

...relevantes,...

Aún hay puestos nunca ocupados por mujeres.

...nos darán su visión femenina de la vida.

Los hijos son de las madres y de los padres.

Testimonios en primera persona...

Yo no sé de hombres que hayan optado

entre ser periodista y ser padre.

Y he conocido a mujeres que sí.

...que nos servirán para dibujar

retratos con alma.

(Música)

Casi 100 años después, las mujeres ocupamos puestos en política,

nos hemos incorporado al mercado y disfrutamos

de una equiparación legal con el hombre.

Hemos recorrido

un largo camino, pero queda mucho por hacer.

¿Qué significa ser mujer hoy?

Ser mujer hoy sigue siendo necesidad de gritar,

de reclamar, de exigir.

Sigue siendo duro.

Es un reto seguir luchando por la igualdad.

Es la esperanza de la paz, de acabar con conflictos

que los hombres no han sabido acabar.

Yo no imagino una canción mía que no esté inspirada

en mis mujeres.

Significa trabajar,

ser responsable y demostrar nuestra valía.

Significa ser el sostén de la sociedad española

y de miles de familias.

Ser mujer hoy significa formar parte de ese universo

que viene de más atrás, pero viene más aprisa.

Sócrates afirmaba: "La educación os hará libres".

Pero ¿qué pasaba cuando las mujeres no podíamos acceder

a la educación?

Muchas no pudieron ir a la universidad.

Sin embargo, ahora somos mayoría en las aulas.

Aún así me pregunto

cuánto talento se ha quedado por el camino.

(INÉS ARRIMADAS) La educación lo es todo,

es la garantía de libertad, de igualdad.

Y es verdad

que ahora las mujeres sí que accedemos a la educación básica

con igualdad, pero yo creo que la educación

todavía debe mejorar

en cuanto a valores. Debemos educar en igualdad.

Los estudios que yo he hecho me han servido profesionalmente.

Yo, antes, trabajaba en el sector privado.

He trabajado en dos empresas diferentes.

Y la educación me ha servido para acceder

a puestos de trabajo, para desarrollarme profesionalmente.

Y también creo que, en mi faceta política,

también me ayuda, me ayuda a poder desempeñar mejor

la labor de cargo público. Pero, de todas formas,

la educación forma parte de uno. Cuando uno puede elegir

lo que quiere estudiar y puede ir a la universidad,

y puede desarrollar su carrera, es una suerte que tenemos.

Y no la debemos dar por descontado nunca.

Hay que saber lo que le costó a nuestras madres

el garantizar que las mujeres pudiéramos estudiar.

Y creo que hemos perdido mucho talento femenino

a lo largo de la historia.

Mi madre no pudo estudiar y supongo que ha tenido una vida

mucho más limitada y no ha podido tener tanta libertad

a la hora de decir a qué me dedico

o a lo que quiero destinar el tiempo.

Mi madre es muy inteligente, pero tuvo que dejar

de estudiar a los 14 años

para cuidar de sus hermanos

y para ayudar en casa como muchas de su edad, que tiene ahora 74.

A ella le habría encantado.

Es una mujer muy inquieta.

Lee el periódico, le encanta aprender idiomas.

Tuvo una época que dio clases de inglés.

Pero me parece que hemos perdido muchos buenos profesionales mujeres

por no poder haber accedido a la educación.

Yo he estudiado tres carreras.

Una muy masculina, Comunicación Audiovisual.

Éramos cuatro chicas. En Psicología había cuatro chicos.

Era todo mujeres.

Y no he notado en ninguna de las dos carreras

ningún trato preferente.

Yo creo que he vivido la era

de la igualdad, por lo menos, académica.

Y además el "boom" de la mujer que estudia,

estamos en todas partes.

Cuando yo fui a la universidad en el año 60

y me puse a estudiar Filosofía y Periodismo,

en mi clase todo eran chicas menos dos.

Entonces no había colegios mixtos,

no había estado en mi vida en uno mixto.

Mi primer encuentro con un grupo

en el que todas eran chicas.

Los profesores hablaban en femenino.

¿Estáis contentas? Sí.

La primera vez que yo veía chicas que estaban con nosotros como eran,

no preparándose para salir con chicos,

sino en su día de labor normal, con toda naturalidad,

incluyéndonos en su naturalidad.

Porque les gustaban los chicos, pero más mayores.

Yo era de su edad, éramos una compañera más.

Fue una especie de curso acelerado

de conocimiento

del desconocido mundo de las chicas, que fue muy importante.

En la actualidad, el 54 %

de las aulas universitarias

están ocupadas por mujeres.

Sin embargo, hasta 1910,

no podíamos matricularnos en la universidad.

Es 1940, 12 de cada 100 estudiantes eran chicas.

Pero los 60 trajeron aires de cambio.

(PRESENTADOR) Si caracterizamos qué es lo que ha cambiado

en la Ciudad Universitaria madrileña...

(HOMBRE) Señorita, ¿qué estudia? -Arquitectura.

(HOMBRE) Señorita, ¿qué estudia usted?

-Cuarto de Derecho.

(HOMBRE) ¿Es difícil para una chica estudiar arquitectura?

-Es igual de difícil para un chico que para una chica.

Pero como ellos tienen más capacidad de trabajo, rinden más.

(HOMBRE) ¿La tratan los catedráticos en igualdad con los hombres?

-Creo que es cierta cortesía la que tienen con nosotras.

Pero a la hora de calificar un examen,

creo que estamos en plena igualdad.

Ver mujeres en la universidad dejó de ser extraño.

En 1970,

se alcanzó la cifra récord

del 31 %

de alumnas.

Bueno, en mi época,

seguía siendo más conflictivo acceder a la universidad.

Pero era ya más o menos aceptado

que los chicos y las chicas estudiaban lo que querían.

Pero muy poco antes no.

Muy poco antes, ellos estudiaban

y ellas paraban los estudios para hacer otras cosas

que eran chorradas.

Chorradas, cosas relacionadas con cosas de la casa...

Es que me da hasta vergüenza pensar que eso ha sido así

hasta hace tan poco.

Yo quería ser ama de casa.

He pasado por la universidad tres veces.

Yo me quería dedicar a ser abogada

porque de tonta tengo muy poco.

Yo he estudiado la EGB.

Tengo 72 años y siempre estaré diciendo que yo por qué no estudié

una carrera cuando mi padre me la podía costear.

Yo tuve problemas para estudiar

porque me decían: "Esta va para casada".

(A. OROZCO) Te puedo garantizar

que mi madre

y sus hermanas no tuvieron las mismas posibilidades

a la hora de ser educadas que pudo haber tenido mi padre.

De eso estoy convencido.

Y seguro que mi madre tuvo toda la ayuda y el apoyo

por parte de mi abuela.

Pero, en aquella época, se daba por hecho.

Era como que el sentido del trabajo recaía

al 1000 % sobre la mujer.

Hoy, la lucha es lo contrario. Ese es nuestro afán.

(INÉS ARRIMADAS) Mi sueño de igualdad,

si tuviera que explicarlo con un ejemplo,

es que en el futuro mis dos sobrinas

tuvieran las mismas oportunidades y llegaran tan lejos

como se esfuercen como mis dos sobrinos.

Ese es mi sueño. La igualdad de oportunidades.

La igualdad efectiva entre hombres y mujeres,

que no haya ilusión de mujer que no se pueda cumplir por serlo.

Me parece que ese sería un sueño de muchas mujeres y el mío.

Aunque el futuro traerá nuevos y grandes logros femeninos,

en el presente, la excelencia académica

ya tiene nombre de mujer.

En la pasada selectividad, las chicas obtuvieron

la mejor nota en 14 de las 17 comunidades.

(CHICA) El año pasado, alcancé un gran logro personal para mí:

la mejor nota de selectividad

de la Comunidad de Madrid.

He conseguido la universidad y estudiar lo que quiero,

que es un doble grado de Biotecnología y Farmacia.

Y en casi todas las comunidades,

las notas más altas las suelen sacar mujeres.

Y creo que puede deberse a que tenemos un sentido

de la responsabilidad más desarrollado.

Porque biológicamente también

maduramos antes que los chicos.

En el sentido de tener una cabeza más amueblada,

de saber

qué es lo que tengo que hacer y lo que no,

quizá eso nos ayude a estudiar más y a sacar mejor resultados.

En las carreras como Medicina, Enfermería, Biotecnología,

Farmacia,

hay muchas mujeres y hay menos porcentaje de chicos.

Mientras que en las más técnicas,

Matemáticas e ingenierías, sí que hay más chicos.

Yo creo que he tenido las mismas posibilidades que cualquier chico.

En el plano educativo, lo que falta por conseguir en la igualdad

viene de la educación que se da en casa.

De eliminar que la mujer

es inferior al hombre.

Tengo el ejemplo cercano de mi madre y mi abuela.

Ambas pudieron estudiar y tener carrera.

Pero mi abuela no llegó a ejercer

durante toda su vida su profesión

porque, al casarse, ya se impuso el contrato preestablecido

de que sería el hombre el que trabajara

y ella se quedaría en casa.

Antes, solo podíamos ser secretarias o maestras.

Ahora ya somos ingenieras, arquitectas, cirujanas.

Pero la igualdad solo llegará cuando, al preguntarle

a una niña qué quiere ser de mayor, conteste:

"Seré lo que quiera ser, pero ganando lo mismo que un hombre".

Ya no es como antes, que era un tema

de luego no tener acceso al mercado laboral.

Venimos empujando y, cuando hay un trabajo donde acceden chicos

y chicas, ellas muy bien preparadas,

cada vez más,

son ellas las que demuestran que merecen ese sitio.

He trabajado siempre en televisión y radio

rodeada de gente que nos considerábamos iguales.

Soy Mercedes Milá, periodista, de Barcelona, y tengo 31 años.

Soy periodista de Barcelona, no me llamo Mercedes ni Milá.

Quiero parecerme a ella.

(Sintonía)

Yo no he tenido problemas ni por un salario menor,

nunca he sido fija en una empresa.

Tampoco puedo comparar, como ha pasado en la BBC,

con ese escándalo de esa directiva que ha puesto

sobre la mesa las diferencias y ha convulsionado la sociedad.

Pero yo no puedo mentir, yo no he sentido la discriminación.

Pero es igual.

La solidaridad

me hace sentir la discriminación de los que sienten.

Y eso es lo que me importa.

Mis compañeros siempre fueron compañeros.

Ahora, justamente, nos han dado un premio en el Barça,

que voy a ir al palco del Barça, que no es moco de pavo,

y además creo que voy a ir a un partido importante,

con Olga y con Mari Carmen Izquierdo.

Nos lo han dado porque éramos las únicas mujeres

que hacíamos deporte en España.

(PRESENTADOR) Llegan con fuerza nuevas caras en todos los géneros.

¿Te consideras el rey? Yo no. Eso es la gente.

Hay casos de catedráticas que han pasado las de Caín

porque no les han dejado ascender como los hombres.

Todo eso sigue existiendo.

Y hay menos médicas, doctoras,

que tienen acceso a los mismos sitios

de alto nivel, como los hombres. Eso es así.

Quizá en algunos trabajos sean importantes las cuotas.

En otros, no, pero en algunos sí.

Cuando solo a través de la imposición se consigue la igualdad,

creo que en algunos casos sí son importantes.

Pero no en todo.

(MUJER) Pues mi vocación

son varias.

Porque comercial me encanta, y es en lo que he trabajado mucho.

Pero también me hubiera gustado ser peluquera.

Como soy géminis, muchas cosas.

He sido profesora durante 40 años casi.

Y ahora, hace nada,

un mes escaso, que estoy jubilada.

(MUJER) Siempre he soñado con ser azafata.

Pero tampoco me dediqué a ello.

No digas lo de jubilada, tonta.

(MUJER) ¡Hombre!

A mí me hubiera gustado Enfermería.

Mi padre decía que no,

que entonces tocaba a todos los hombres del hospital.

(MUJER) Como mujer que era,

tenía que cuidar a los niños,

me quitaron el trabajo.

"Tú no trabajas, tú, a cuidar a los niños y los colegios y la casa".

(A. OROZCO) A largo de mi carrera,

he tenido la oportunidad de trabajar

con muchos artistas,

con mujeres con un talento abrumador.

Y de lo único

que te puedo hablar

es de que siempre lo han tenido mucho más difícil.

Es mucho más difícil por muchos motivos.

Principalmente porque,

insisto, todavía hay muchos bandazos

de un machismo que viene de años atrás y que todavía hoy hace mella.

El único papel para la mujer era el de madre

y ama de casa y se les formaba concienzudamente.

(PRESENTADOR) Los tres primeros meses de formación

se realizan en escuelas de hogar donde se adiestra a las cumplidoras

para amas de casa y madre.

(MILIKI) # Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar,

# pero no pudo jugar porque tenía que planchar. #

(PRESENTADOR) Corte y confección forma parte,

con las labores, de las enseñanzas del hogar.

# Así cosía, así, así. Así cosía, así, así.

# Así cosía, así, así, así cosía, así, así,

# que yo la vi. #

(PRESENTADOR) Las clases de convivencia tienen por objeto

enseñar a las mozas a poner una mesa,

a usar los cubiertos o cómo se atiende debidamente

al servicio del comedor.

# Jueves antes de almorzar, una niña fue a jugar.

# Pero no pudo jugar porque tenía que cocinar. #

(PRESENTADOR) Y con las finalistas,

es consagrada Mujer Ideal 1961.

No es difícil aventurar que la perfecta ama de casa

encontrará pronto un buen novio.

Pero a la ganadora no le preguntaron.

Quizá, en vez de un buen novio,

lo que quería era encontrar un buen trabajo

o fundar una empresa.

Cuando yo me casé por primera vez, mi mujer, Maite,

no habría podido abrir

un negocio sin mi autorización. Mi mujer.

Era una situación de postración muy clara

con respecto a los hombres, aceptada con naturalidad,

como si esa fuera la verdad misma.

Son procesos largos.

La situación en la que nos encontramos,

la realidad de hoy es la consecuencia de muchos siglos

de una determinada manera de vivir.

Recolocar la brújula es necesario.

Creo que se está recolocando.

(PRESENTADOR) A pesar de la oposición,

algunos trabajos considerados

como masculinos sin pensarlo

han visto cómo sus filas aumentaban

con representantes femeninas.

(MUJER) Fui la primera taxista de España en los años 70.

Empecé en el taxi porque lo necesitaba.

Tenía tres hijos y tenía que darles de comer.

Tenía un piso pequeño y quería un piso más grande.

Y tuve que lucharlo.

Mi marido trabajaba por la mañana

de militar y por la tarde cogía el taxi.

Yo lo cogía por la noche y por la mañana, claro.

Cuando empecé, los compañeros

se portaron muy mal conmigo.

Me hacían la vida imposible.

Nos llamaban putas a todas horas.

Que si los maridos nos habían puesto por putas.

Nos echaban gargajos en los cristales.

Y si le preguntábamos por una calle,

nos mandaban a la otra punta de Madrid.

Intentaban quitarte la carrera.

Entonces me peleaba. Eso estaba claro.

(PRESENTADOR) Ya son varias las mujeres

que prestan servicio como taxistas.

Su gran eficacia y su respeto con el código de circulación

vienen a romper para siempre

aquella leyenda negra de que la mujer es mala conductora.

(ROSA) El rechazo no ha sido solo

de los hombres. También de mujeres jóvenes,

que era lo que más me dolía.

Cuando me veían, decían: "No, contigo no me voy".

En ellas sí que no me lo esperaba.

De las señoras mayores podía entenderlo.

Pero las jóvenes también.

No nos admitían. Es un gremio

de hombres y no te admitían por nada.

(PRESENTADOR) También resulta insólito

el que las mujeres conduzcan autobuses

a través de la intrincada red urbana.

Esta conductora maneja el cobro y el cambio

con la misma suavidad y exactitud que el otro cambio,

el de las marchas.

Intrépida y en solitario, se desenvuelve al frente

de este transporte urbano. (ROSA) Yo pienso

que parece que tengamos que estar pidiendo perdón

por trabajar, y eso tienen que quitárselo de la cabeza.

Que no, que somos iguales en todo.

Mi marido ha sido taxista.

Yo he sido taxista y mi hija ya es la tercera.

Hubiera preferido que mi hija no fuera taxista,

que hubiera hecho una carrera,

que no estuviera en la calle.

La calle es muy dura.

Ya no es como antes, ya no es discriminada

como hemos sido nosotras,

y, de mi lucha, algo de fruto está ahí.

Algo hemos sacado.

Las primeras.

Hola, mamá. -Hola.

¿Qué tal?

-Bien. -¿Qué tal el día?

-Bien, bien.

He tenido suerte y hecho carreras buenas con pocos kilómetros.

-Muy bien.

-Yo llevo 11 años en el taxi porque mi padre se jubiló

y estaba mi madre por la mañana. Entonces empecé yo por la tarde.

No encontraba trabajo y empecé a trabajar con el taxi.

Cuando empecé, yo no sentí la discriminación de mis compañeros

hacia mí como le pasó a mi madre.

Todo lo contrario.

Estoy muy orgullosa de mi madre

por haber trabajado siempre.

Siempre ha sido muy luchadora.

En todas las cosas que han ido pasando en el tiempo.

Y ella no iba a dejar de trabajar porque un señor

le dijera que se fuera a fregar.

Ella no tenía ningún problema sobre eso.

Llevaba su casa, sus hijos, su familia y lo llevaba todo.

Yo no soy tan peleona con mi madre.

Mi madre, si algún compañero la cerraba y tal,

ella lo luchaba más.

A mí, si me cierran, me meto para otro lado.

Soy más tranquila. -Yo no.

Yo lo adelantaba y lo cerraba, eso lo tenía muy claro.

Vamos, aunque fuera encima de otro.

Si hubiera sido hombre en vez de mujer,

no me habrían discriminado tanto.

Eso lo tengo segurísimo.

Pero yo me sentía con el valor igual

que un hombre.

Las que se sientan discriminadas

que luchen por lo que ellas creen

y que no se sientan nunca discriminadas

pensando que son menos que un compañero. Son iguales.

Que luchen, que no se rindan.

Ahora no hay barreras invisibles,

hay unas muy visibles.

Muy, muy, muy visibles.

Las que se manifestaron en la huelga del 8 son muy visibles.

La brecha salarial, el techo de cristal,

los puestos directivos, los consejos.

Eso es extremadamente visible.

Por tanto, yo creo que hay barreras visibles por las que pelear.

Las invisibles forman parte de otro proceso.

Se van demoliendo al tiempo que se rompen las invisibles.

Llegará el día, dentro de unos cuantos siglos posiblemente,

en el que el tiempo anterior a aquel en que la mujer

convivía con el hombre en igualdad,

se considerará un tiempo prehistórico.

(CHICA) Soy empresaria. Tengo 24 años.

Formo parte del consejo y de la administración

de cuatro empresas más.

Todas las empresas en las que estoy,

tanto como fundadora

como en la parte más de gestión, como inversora y demás,

todas tienen un punto en común, la tecnología.

En mi familia, no hay ningún antecedente empresarial.

Y claro, al final, ser tan joven, tener este iniciativa,

que de por sí es raro a los 16 o casi a los 30, y sin antecedentes,

pues mi familia alucinaba. En mi mundo,

la discriminación existe, pero hay un punto

que es más peligroso, que no se ejerce

con premonición, es casi natural.

A mí me pasa muchas veces

que me confunden con la secretaria.

Pásame con tu jefe, voy a hablar con el que manda de verdad.

Lo peor de todo es que esto pasa porque tenemos interiorizado

qué es lo normal y qué es el rol normal

y nos movemos en este tipo de rol.

Y es verdad que es muy raro ver una mujer joven

en puestos de poder o ejecutivos.

Recuerdo una situación ridícula.

Llegué a una reunión con un montón de hombres trajeados

y mayores y, cuando salí de la reunión,

después de debatir y demás,

se me acercó un señor y me cogió del brazo y me dijo:

"Oye, ¿te puedo dar un consejo?". "Sí, claro".

Y me dijo: "Te voy a decir una cosa".

"No sonrías tanto, porque no queda muy serio".

Entonces le dije: "¿Te puedo dar yo otro consejo?".

"Lo primero,

mide lo que dices, porque yo estoy orgullosa de ser una persona feliz,

transparente, clara,

y creo que no es incompatible con ser una persona seria".

"Y lo segundo, si tengo que elegir tu posición de gris

que viene a darle lecciones morales a alguien feliz, prefiero la mía".

"Plantéate si estás en la adecuada".

Este tipo de situaciones pasan.

Si fuese un hombre con corbata y tuviese 50 años,

no se atrevería a decirme que no sonriera tanto en una reunión.

Un campo que tradicionalmente

era cosa de hombres era la tecnología.

Pero son muchas las pioneras que rompen el tópico.

La inventora del libro electrónico fue española.

¿Quiere usted explicarnos el prototipo?

-Aliviar la enseñanza.

Con el mínimo esfuerzo, conseguir conocimientos.

Ángela Ruiz patentó su invento en 1949.

Lo bautizó como enciclopedia mecánica.

No encontró financiación para producirlo

y ella y su prototipo cayeron en el olvido científico.

(HABLA EN INGLÉS)

Otra inventora olvidada fue la actriz Hedy Lamarr.

Es conocida por ser la primera mujer

en protagonizar un desnudo en el cine,

pero a ella le debemos el Wi-Fi.

Su belleza hizo que no la tomaran en serio y solo tras su muerte

se reconoció su hallazgo.

(MUJER) Soy la primera mujer piloto

de combate del Ejército del Aire en España.

Yo me considero una más.

Me ha costado lo mismo que a mis compañeros

llegar hasta aquí.

¿Mañana para volar? -Hoja de trébol.

Mi familia me apoyó siempre.

Desde pequeña lo tenía muy claro.

Y ellos lo han asumido desde el principio.

Mi abuelo tiene recuerdos del ejército

un poco anticuados.

Entonces me veía a mí una chica, dentro del ejército,

y él recordaba su época y no le gustaba demasiado.

Sin embargo, mi abuela, que sí, que vas a llegar a coronel, genial.

Lo recordamos con cariño.

Cuando ingresé en la academia, en 2002,

de mi promoción,

de unas 40 personas, éramos 6 chicas.

Una abandonó en el campamento

de inicio de curso.

Terminamos la 58 promoción 4 chicas de 40.

Solo hay cinco mujeres piloto de combate en España.

Es pura matemática.

En una promoción de 40,

suele haber dos, como mucho tres chicas.

Y, claro,

para ser piloto de combate, se necesita

una nota mínima de vuelo, que suele ser un ocho,

que poca gente alcanza.

Si solo hay tres, las probabilidades disminuyen.

Pero es cuestión de tiempo

y de que cada vez ese porcentaje de mujeres aumente.

Yo no me siento pionera porque, ya digo, que la pionera

fue la que entró en el ejército hace 30 años

cuando nunca había habido una mujer.

Pero es importante que se dé visibilidad

a ciertas profesiones poco comunes

y que es bueno que las jóvenes o las niñas tengan referentes

para poder alcanzar cierto trabajo

que no es muy común.

(Música rock)

Estaba mal visto que la mujer se independizara,

que viajara sola, incluso que llevara pantalones.

Cuando en realidad, en muchas casas,

era la mujer la que llevaba los pantalones.

Mi madre me educó en una sociedad matriarcal.

Y en mi casa, manda mi madre.

En casa de mi abuela, mandan mi madre y mis tías.

Y mi padre y todos nosotros hemos sido siempre el atrezo

y, lo digo con la boca no sabes cuánto de grande.

En mi casa sigue mandando mi madre.

Y en mi vida,...

también manda mi madre.

La mujer podía mandar,

pero siempre dentro del ámbito familiar.

Cuando salía del hogar,

se daba de bruces con la cruda realidad.

Tenía que elegir entre casa y trabajo.

Esto ha hecho que se retrase la maternidad.

Lo que sí me ha pasado es que he renunciado

a la maternidad durante muchos años

por querer prepararme,

por querer formarme, por viajar.

Ayudar a otras personas que están superando conflictos,

violencia, terrorismo en todo el mundo.

He ido a mucho países a ayudar.

Entonces he dejado a un lado la vida familiar.

Yo he pospuesto la maternidad.

Yo tengo 36 años, y, como muchas mujeres de mi edad,

siempre esperamos un poco más.

Bueno, ahora no es el momento. Quiero acabar este proyecto.

No quiero interrumpir la carrera.

En mi caso, ahora vienen elecciones.

Y acabamos retrasando la maternidad y a veces

hace que al final no puedas tener los hijos que quieres,

o que tardes más en tener hijos.

Eso es un problema de futuro.

Es triste que seamos nosotras

las que tengamos que renunciar a nuestro trabajo por ser madres.

Las estadísticas son escalofriantes.

Un 58 % de mujeres renuncia a su trabajo

para criar a sus hijos.

En los hombres, solo es un 6 %. No es justo.

Si se comparte todas las tareas, ambos podríamos conciliar

y llevar a cabo la familia sin tener que renunciar a tu trabajo.

Y se echa mucho de menos.

Yo recuerdo estar todo el día con el bebé y, después, el segundo

y el tercero vinieron seguidos

y era como yo necesito ir a competir,

necesito esquiar, trabajar,

y estaba todo el día con los niños. En cuanto pude,

sí que es cierto que con Carlos siendo un bebé me fui a México

a varias conferencias.

Me sacaba la leche detrás de las bambalinas.

Mi marido se quedaba con el bebé dándole la leche

que me acababa de sacar para subirme al escenario.

Bueno, al final se concilia si tienes a la otra persona,

que tiene que involucrarse 100 % a tu lado.

De hecho, integro el primer equipo de esquí adaptado femenino.

Y las únicas temporadas que me perdí

fueron tres de los tres embarazos.

El resto he seguido compitiendo,

ganando medallas, y un día me mareé en Sierra Nevada

porque había dado el pecho, entrenamiento en altura,

y el médico: "¿Estás loca?".

"Entrenamiento en altura y lactancia son incompatibles".

Pero yo he seguido haciendo mi vida y se puede.

Con ayuda, se puede.

Las mujeres encontramos como el agua caminos para salir.

Hay que combinar, hacer que sean ellos y ellas

los que al mismo nivel se ocupen de los hijos.

Algunas lo han hecho. Muchas lo han hecho.

Son heroínas, son mis heroínas.

Y demuestran que sí, que han tenido que dejar al lado

muchas horas de sueño,

muchas horas de dedicación a trabajos, pero lo han hecho.

En los 60, las españolas tenían su primer hijo antes de los 25.

Algo impensable hoy.

Y la media era

de tres hijos por mujer. No era raro

encontrar familias de hasta 15 hermanos.

Se les recompensaba con los premios nacionales

de natalidad.

(MUJER) Estoy muy orgullosa.

Premiado y condecorado.

-Bueno, lo normal.

Cosas de la naturaleza.

-No todos pueden decir lo mismo.

Padre de 18 hijos varones vivos.

(PRESENTADOR) Los 16 hijos de los Olayo Martínez Rey

colocan los zapatos en el balcón, a la espera

de los Reyes Magos.

El matrimonio con más hijos recibía un premio

de 15 000 pesetas, 90 euros.

Un dineral para la época.

En caso de empate, ganaba la familia

con los padres más jóvenes.

Sea de una familia numerosa o de un hijo único, ser madre,

mujer trabajadora y no morir en el intento

ha sido siempre un reto femenino.

Parece que la conciliación familiar sea solo cosa de mujeres.

Es más, ¿saben ellos qué es conciliar?

Compatibilizar mi vida personal y laboral

con los cuidados de la familia.

Parece ser que es algo que preocupa

en todas las instancias gubernamentales, sociales,

parece que es un reto que hay planteado.

(HOMBRE) La conciliación es necesaria

porque la igualdad entre hombre y mujer

para cuidar a los niños es necesaria.

Bueno, no veo la diferencia

entre hombre y mujer para cuidar niños.

Yo creo que... Bueno, igual no.

Ahora han salido ganando en muchas cosas.

La mujer antes, no te voy a decir que era una sumisa del marido, no,

pero ahora tiene muchas cosas

y creo que se están pasando en querer conseguir más.

Tenemos que ser corresponsables.

Los hijos son de las madres y de los padres.

La principal barrera en la empresa es la maternidad.

Si la responsabilidad también es del hombre.

La paternidad.

El hijo no viene solo de nosotras. A veces sí.

Que yo, además, admiro, y yo pensaba que iba a ser una de ellas.

Porque yo me casé con 32 años.

Antes de eso, yo pensaba que iba a tener hijos soltera.

Que me parece, vamos, digno de admirar

porque, a día de hoy, con tres hijos, digo que yo necesito

a mi marido.

Es verdad que es mucho trabajo.

Necesitamos repartirnos las tareas.

(DESDE OTRA SALA) Mamá.

¡Mi amor!

¡Hola!

Deja el teléfono, mi vida.

Para organizarnos,

aquí, en casa, la logística está fácil

porque tenemos a mi madre. Vive arriba.

Ella muchas veces se ocupa de mis hijos.

Que tengo un evento, un estreno, que me voy.

Pues toma, los niños a casa de la abuela.

Y ellos van encantados. ¿Mi marido viaja?

Pues yo los visto, pero esa labor normalmente es de él.

Él es el que los despierta porque es muy madrugador.

Yo no tanto. Él les viste, les da el desayuno.

Les lleva al cole y yo los recojo.

Yo hago los deberes con ellos cuando estoy.

¿Qué tal en el cole? ¿Qué tal la piscina?

Bien. ¿Qué habéis hecho?

¿Has nadado mucho? Hemos nadado con pelotas.

¿Y habéis hecho juegos en el agua?

Mi sueño con respecto al hombre, la mujer, la conciliación,

es la corresponsabilidad real.

El 50 % hombres y mujeres.

Y así ambos podemos dedicarnos a lo que queremos,

desarrollarnos como familia, como padres,

también como trabajador y trabajadora,

y que tengamos igualdad de condiciones.

Y ojalá que también caminemos hacia ello.

Porque además al hombre le beneficia.

Igual que nosotros nos encanta poder criar a tus hijos,

y llevarles al cole, la emoción de sus caras

cuando los vas a recoger,

eso no es justo que se lo pierdan los padres.

Y ahora, cada vez más, vas al colegio

y cada vez ves a más papás.

Se han dado cuenta de que eso es también maravilloso.

El trabajo también, pero la familia también.

Hay que conciliar ambos.

Nosotros, nosotras y ellos. Tenemos que conciliar todos.

Yo no he conocido

a ningún hombre que haya elegido entre ser periodista o padre.

Y he conocido a mujeres que han tenido que optar.

Mientras esa disyuntiva se tenga que plantear,

estaremos todavía lejos de haber avanzado hacia la línea de partida.

Mientras, seguiremos en la prehistoria.

Se dice que eso es la conciliación, que es difícil de resolver.

Claro que lo es.

Pero cuando el mundo hace la cirugía del iris

y se pisa Marte

y existe la nanotecnología,

eso sería pan comido si lo hiciéramos.

Mi marido estuvo en la Patrulla Águila durante cuatro temporadas.

Cuando él decidió

que era el momento de abandonarla,

yo di el paso adelante porque, para nosotros,

era muy complicado estar los dos

dentro de la Patrulla Águila y poderlo compaginar.

Nuestros niños son muy pequeños.

En la Patrulla Águila, se pasa mucha temporada fuera de casa

en vacaciones, cuando los niños no están en el cole.

Era complicado.

Así que, hasta que él no dejó la patrulla, no pude entrar yo.

El tema de la conciliación es complicado.

Si tengo que llevar a los peques, es una locura.

El peor momento es el de la mañana hasta las 9,

que voy como una moto,

vistiendo, arreglando, dando desayunos

y preparando todo para salir y llegar a tiempo al cole

y yo a mi trabajo.

Y a partir de ahí, ya es la rutina del vuelo.

Cuando termino la jornada, voy a por los peques

al cole.

E intento pasar la tarde con ellos

hasta la hora de irse a dormir.

Que yo, a las 9:30, estoy ya en el sobre.

Aunque cada vez hay más ayuda y en la normativa

está casi todo contemplado,

falta todavía un poco.

Y hay que hacer encaje de bolillos

para compaginar este tipo de trabajo

con los peques.

No puede ser que el 80 %

de los niños se apoyen más en sus madres que en sus padres.

Y hay padres que lo intentan.

Pero es difícil. Por ejemplo,

el que los padres ahora, después de un nacimiento,

puedan cuidar de sus hijos

casi paralelamente a lo que hacen sus mujeres,

o por lo menos acercarse, a mí me parece imprescindible.

Sí hay muchos padres jóvenes que quieren ocuparse

de sus hijos en igualdad de condiciones.

Y las circunstancias laborales, legales, no se lo permiten.

Si tengo hijos, intentaré conciliar como hacen todas las mujeres,

pero sí que reconozco que no es fácil

y que es una lucha de mucha gente.

Muchísimas mujeres tienen la preocupación

y el sentimiento de culpa,

de que no dedican tiempo a su hijo.

Y a la vez, si lo dedican, sienten culpa

porque han dejado de lado su carrera

con lo que me ha costado.

Esto de sentirte mal hagas lo que hagas

es el día a día de muchas mujeres.

Y seguro que muchas ahora están diciendo que sí,

porque lo han visto o en ellas mismas o en sus amigas.

Es así. Tenemos la igualdad muy lejos.

Pero a veces no somos conscientes.

¿Seremos capaces de inculcar a nuestras hijas

la misma fuerza con la que lucharon

nuestras madres y abuelas?

Yo escribí una canción que habla de la mujer más fuerte

que he conocido en mi vida,

y se llama "Mi héroe".

Y es una canción que habla de eso,

de que hay que ser muy fuerte para enfrentarse a la vida caprichosa,

a una vida que nadie dijo nunca que iba a ser fácil,

pero que lo más hermoso de todo esto es vivirlo con alegría

y con la emoción de saber que cada día es una oportunidad.

# Mi héroe.

# Mi héroe. #

Que no haya ni una sola mujer que deje de hacer lo que desea

porque se deba o a sus hijos o a sus padres,

y pueda llevar adelante

una carrera en paralelo a cualquier hombre.

# Se pueden robar todos los lujos del que tiene. #

Yo soy muy optimista. Hemos conseguido muchas cosas.

Tengo la suerte

de dar conferencias por todo el mundo.

Y en eventos empresariales muy potentes

antes no había mujeres

y ahora, a lo mejor en un cartel, somos un montón ya de mujeres.

# Mi héroe.

# Mi héroe.

# Por siempre

# serás mi héroe. #

Sin duda, si nos unimos,

si no renunciamos a la igualdad, estoy convencida

de que nuestra generación

va a poder ver la igualdad entre hombres y mujeres en este país.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

Retratos con alma - Programa 1

25 abr 2018

En el primer programa hablamos sobre las libertades de la mujer y los logros que se han conseguido a lo largo de los años. Trataremos la incorporación generalizada de la mujer a la educación, al mercado laboral y la conciliación familiar.

Cuenta con los puntos de vista de Inés Arrimadas (candidata por Ciutadans a la presidencia de la Generalitat), los periodistas Mercedes Milá e Iñaki GabilondoRosa García Malea (primera piloto de caza del ejército del aire), Irene Villa (periodista, psicóloga y atleta paraolímpica), Carlota Monedero (Mejor nota selectividad Comunidad de Madrid 2017), Rosa y Rosi (primera mujer taxista de Madrid y su hija también taxista) y  Yaiza Canosa, joven emprendedora que contará cómo sigue habiendo ideas preconcebidas en el sector empresarial.

ver más sobre "Retratos con alma - Programa 1" ver menos sobre "Retratos con alma - Programa 1"
Programas completos (16)

Los últimos 16 programas de Retratos con alma

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 16 Completo 46:23 19% 15 jul 2019
    Programa 16 15 jul 2019 En el camino de las mujeres para conseguir la representación política, social y profesional que merecen unas cuantas pioneras allanaron el terreno de las actuales generaciones femeninas. En esta ent...
  • Programa 15 Completo 51:04 37% 08 jul 2019
    Programa 15 08 jul 2019 La libertad, independencia económica y el reconocimiento de los derechos femeninos que han logrado las mujeres en las últimas décadas han hecho que, cada vez más, el emprendimiento y l...
  • Programa 14 Completo 52:55 22% 01 jul 2019
    Programa 14 01 jul 2019 En esta entrega de 'Retratos con alma' se habla con esas mujeres que saltaron a la primera fila para robarle el papel protagonista al varón en campos profesionales que durante déca...
  • Programa 13 Completo 53:10 23% 24 jun 2019
    Programa 13 24 jun 2019 Hace un paralelismo entre las historias de la ficción de la serie con las historias reales de mujeres contemporáneas.
  • Programa 12 Completo 49:38 73% 17 jun 2019
    Programa 12 17 jun 2019 La falta de mujeres fuertes en las que mirarse podría parecer un problema del pasado. Pero hoy en día, ¿cuánto y cómo se mira a esa mujer que se atreve a destacar? En &lsq...
  • Programa 11 Completo 47:21 22% 10 jun 2019
    Programa 11 10 jun 2019 Se analiza la presencia de la mujer en el cine, la literatura, la música y las artes plásticas a lo largo de los siglos. Cineastas, actrices, escritoras, músicas, galeristas y pintoras cuenta...
  • Programa 10 Completo 45:47 22% 03 jun 2019
    Programa 10 03 jun 2019 En la segunda entrega de ‘Retratos con alma’, Isabel Gemio aborda la discriminación hacia la mujer y la doble discriminación que sufren determinados colectivos femeninos a través ...
  • Programa 9 Completo 44:54 25% 27 may 2019
    Programa 9 27 may 2019 Hace un paralelismo entre las historias de ficción de la serie y las historias reales de mujeres contemporáneas.
  • Programa 8 Completo 46:19 16% 20 jun 2018
    Programa 8 20 jun 2018 En el programa 8 tendremos una visión de la mujer a través de los ojos de los hombres.
  • Programa 7 Completo 44:11 22% 06 jun 2018
    Programa 7 06 jun 2018 Hoy hablamos de las pioneras del sistema educativo como María de Maeztu, y de cómo la educación ha dado alas a la mujer para su independencia. Hablamos con pioneras del periodismo, de la jud...
  • Programa 6 Completo 43:24 14% 30 may 2018
    Programa 6 30 may 2018 Uno de los principales logros de la mujer ha sido su incorporación al mercado laboral. A pesar de que quedan barreras por superar (techo de cristal, brecha salarial), hablaremos con mujeres que han logrado...
  • Programa 5 Completo 43:54 20% 23 may 2018
    Programa 5 23 may 2018 En el quinto programa tratamos cómo ha cambiado la figura de la mujer en la familia. El programa hace un recorrido, desde las familias más tradicionales, con todas las limitaciones que tenía,...
  • Programa 4 Completo 44:30 22% 16 may 2018
    Programa 4 16 may 2018 En la cuarta entrega de 'La otra mirada' se referencia a la sexualidad a principios de siglo en una sociedad marcadamente masculina. 'Retratos con alma', conducido por Isabel Gemio,...
  • Programa 3 Completo 50:14 19% 09 may 2018
    Programa 3 09 may 2018 LAS APARIENCIAS, es el tema de este capítulo. El espacio contará con los puntos de vista de distintas personalidades de ámbitos variados, como Andrea Levy (vicesecretaria de estudios del PP y...
  • Programa 2 Completo 43:19 19% 02 may 2018
    Programa 2 02 may 2018 El segundo programa versa sobre el sufragio femenino. A través del testimonio de numerosos rostros veremos cómo las mujeres no solo consiguieron el voto, si no también participar en las insti...
  • Programa 1 Completo 42:44 36% 25 abr 2018
    Programa 1 25 abr 2018 En el primer programa hablamos sobre las libertades de la mujer y los logros que se han conseguido a lo largo de los años. Trataremos la incorporación generalizada de la mujer a la educación,...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos