Reportero de la historia La 2

Reportero de la historia

Lunes a viernes a las 11.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4694018
Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 5 - ver ahora
Transcripción completa

En tiempos del emperador Augusto, en el siglo I, a. de C.,

la economía de Baetulo, la actual Badalona,

giraba en torno a la producción y exportación de vino.

Durante décadas, incontables barcos cargados de ánforas,

zarparon hacia diferentes puntos del Imperio,

convirtiendo este puerto del Mediterráneo

en un enclave comercial de primer orden.

2000 años más tarde,

Badalona cuida del legado de aquellos mercaderes

y nos muestra cómo vivían y cuáles eran sus costumbres.

El vino era el motor económico de la ciudad, ¿no?

Sí, de la ciudad y de toda esta zona.

Es una zona que tiene un clima muy benigno

y, entonces, la vid se cultivaba muy bien.

Entonces, los romanos, ¿qué hicieron?

pues planificar toda la concepción agrícola de ese territorio

en función del cultivo de la vid y de la producción de vino.

Entonces, la producción de este vino, con unos excedentes brutales,

¿qué implicó?, pues implicó

que se pudo hacer exportación de este vino,

no tan solo a la propia Hispania sino a la Galia, a la actual Francia,

e incluso a la propia Península Itálica,

a la zona de Roma y a su entorno más cercano.

Ciudad, lo que sí hemos encontrado en el territorio, ha sido,

en estos momentos,

dos grandes centros productores de ánforas;

dos grandes centros de alfareros, que lo que hacían eran las ánforas,

los envases en los cuales se guardaba el vino para su traslado,

que siempre decimos

que es el primer envase no retornable de la Historia,

porque tiene una forma que acaba en punta, en huso,

y esta forma es que está hecho, especialmente, para su traslado,

para su transporte en barco.

Con lo cual, al acabar el viaje,

vaciaban el contenido del ánfora y el ánfora la tenían que tirar,

porque no era reaprovechable, con lo cual, en esta zona,

hemos encontrado miles y miles de fragmentos de ánforas

que dan fe que realmente el cultivo del vino,

o sea, la producción del vino,

la manipulación y luego la exportación

y el comercio del vino era el motor económico fundamental de la ciudad.

Conocemos, incluso, un gran productor, ¿no?

el famoso Marcus Porcius... Sí, sí, tenemos algunos productores,

pero el más conocido es Marcus Porcius;

un productor del cual se han encontrado...

que marcaba algunas ánforas, algunas de ellas,

y no sabemos a qué obedecía el marcar algunas ánforas sí y otras no.

No sabemos si era un vino de una cierta calidad un poco mejor,

pero lo que sí es cierto es que ánforas con esta marca,

que está producida en los hornos de la ciudad de Baetulo,

se ha encontrado en la zona de la Galia,

se ha encontrado en el golfo de León, en la zona norte de Italia,

y se ha encontrado también en la zona norte de Burdeos...

Que también, ir a llevar vino... A Burdeos.

de bajo precio a Burdeos... es un poco una incongruencia, pero...

Aún viviendo a la sombra de las grandes capitales,

Baetulo supo aprovechar esta fuente de riqueza

para hacerse un nombre en esta parte del Imperio.

Poco a poco, la ciudad creció,

hasta albergar una población de 15.000 habitantes

y ocupar una superficie de 11 hectáreas.

Estamos en la parte central de lo que es la antigua ciudad,

en la zona del Foro, que es la plaza pública,

a partir de la cual se articulaba todo el organismo de la ciudad.

¿Cuando se funda la ciudad?

Estamos hablando del siglo I, a. de C.,

concretamente de los primeros decenios.

Estamos pensando entre el 90, 80; 80, 70, a. de C.

Las termas o baños públicos

eran uno de los espacios más concurridos y emblemáticos

del mundo romano.

Su interior,

no solo estaba destinado a la limpieza del cuerpo

y al ejercicio físico,

sino también a pasear, a leer

o a disfrutar de tertulias improvisadas.

Eran, a la vez, clubs y casas de cultura.

Un lugar de encuentro al que todos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos,

libertos e incluso esclavos, tenían libre acceso.

Las antiguas termas de Baetulo tenían una superficie de 350 m2

y fueron construidas a mediados del siglo I, a. de C.

Años más tarde, sus dependencias serían ampliadas,

y sus acabados, embellecidos con mármoles.

¿Es una ciudad romana clásica, con sus termas...

tiene un teatro, también, no? Sí, sí.

¿Hay estructuras, digamos...? Sí, sí, es una ciudad romana clásica.

Es una pequeña ciudad itálica, trasladada a provincia.

O sea, es una ciudad que tenía su muralla,

elemento típicamente romano;

tenía sus termas, tenía su foro o plaza central;

tenía su curia, la basílica, el templo...

o sea, todos los edificios que definen exactamente

qué era una ciudad romana, los tiene esta ciudad.

Y luego tiene las casas.

Y estas casas, en las que vive gente,

de diferentes, evidentemente, niveles y posición;

pues las casas de los baetulonenses,

de un cierto nivel y poder adquisitivo,

son casas típicamente romanas;

casas con un gran patio central, un atrio, por donde entra la luz,

la ventilación, etc...

Con habitaciones que abren a este patio, con mosaicos...

Es decir, con una riqueza realmente importante.

Hemos encontrado restos, obras de arte...

la famosa Venus... Sí, sí...

Son piezas que son muy difíciles de encontrar.

Tenemos una pieza muy emblemática, que es la Venus de Badalona,

que es una escultura pequeña, porque hace escasamente 30 cm.

le falta la cabeza,

es de una talla..., es de mármol de Carrara;

es una talla preciosa.

Tenemos, también, que pensar que es que piezas, digamos,

esculturas en mármol,

si hubiera habido otras, que seguro que había,

porque tenemos fragmentos de piezas

que pertenecerían a esculturas monumentales,

luego, este material se reaprovecha, o sea, se trincha y se hace cal;

con lo cual, al final del mundo romano,

se expolia todo lo que sea susceptible

de ser transformado.

A pesar de todo, tenemos algunos elementos:

un par de bustos, una cabeza de una... Agripina...

O sea, tenemos unas piezas realmente importantes.

A partir de la segunda mitad del siglo I,

la ciudad de Baetulo inicia un camino sin retorno

hacia la decadencia.

El cambio de relaciones político-económicas

entre la Península Itálica y las provincias

provoca una nueva jerarquización de los asentamientos urbanos.

Es la llamada "reorganización augustea".

Con ella, ciudades como Barcino, Barcelona,

inician un rápido crecimiento económico,

mientras que otras, como Emporiae, la actual Ampurias,

o la misma Baetulo, experimentan un claro proceso de recesión.

Explícanos cómo acabó Baetulo, cómo fue el final de la ciudad.

A finales del siglo I, inicios del siglo II,

la ciudad empieza...,

empezamos a detectar abandonos en determinados puntos de la ciudad.

Empezamos a ver que mucha gente se traslada a vivir al campo.

Se hacen las grandes casas de campo.

Es el momento, también,

en que Barcelona está cogiendo más protagonismo,

y entonces, esta ciudad va quedando también, poco a poco, abandonada,

y ya, en el siglo IV, vemos que gente que vive en la ciudad,

está ocupando las calles.

O sea, amplían la casa y se hacen una habitación,

ocupando parte de la calle.

Se rompe, digamos, el esquema mental de lo que es una trama urbana;

estas ya perdiendo el concepto de ciudad.

La ciudad clásica ya ha desparecido, conceptualmente, ¿no?

Entonces, en este momento, de siglo IV a siglo V,

todavía hay gente viviendo, pero quedan pequeños núcleos;

normalmente, en esta zona, porque estamos cerca del templo;

el templo que luego se convertirá en el templo cristiano;

y a finales del siglo VI, ya prácticamente,

no detectamos vida en ninguna zona de la ciudad.

Ha quedado abandonada, hasta que, en el siglo XVII,

empezamos a encontrar, otra vez, zona, digamos de vida,

en torno de la iglesia y de la casa feudal.

Dejamos el museo,

con la conocida sensación que nos asalta,

cada vez que observamos lo que fue la Hispania romana.

Admiración por la civilidad, el progreso

y el orden social que logró edificar

Y estupor al comprobar cómo las más sólidas construcciones

acaban cediendo al inexorable paso del tiempo.

Su huella, su herencia,

es lo que la Historia trata de preservar.

Isabel Morant, catedrática de Historia Moderna,

en la Universidad de Valencia, ha coordinado una magna

"Historia de las mujeres en España y América Latina",

en cuatro volúmenes.

Más de un centenar de historiadores han aunado esfuerzos

para hablarnos, no del papel de la mujer en la Historia,

sino de los muchos papeles que las mujeres han tenido.

De sus vidas cotidianas, de sus trabajos,

sus creencias y su pensamiento.

Una obra que, ciertamente, viene a cubrir un hueco.

Yo creo que ya empezamos a tener un relato

de lo que ha sido la historia de las mujeres.

La historia de las mujeres que en los cuatro volúmenes

que yo he dirigido,

que comprenden desde la Prehistoria hasta nuestros días,

no es una historia que pudiéramos llamar específica.

Es una historia que yo llamo: "relacional".

Las mujeres en el mundo social.

Y las mujeres en el mundo social que...,

¿cual ha sido la manera de representarlas,

la manera de organización social,

la legislación, las instituciones,

cómo se han relacionado con las mujeres

y las mujeres con las instituciones,

familiares, políticas, religiosas, etcétera?

O sea, que yo quiero decir, que yo creo que es importante decir,

que es una historia que forma parte de la Historia,

que no es una historia específica.

El tema de el poder de las mujeres es un tema fundamental,

que abarca todos los cuatro volúmenes.

Cuando digo el poder de las mujeres,

quiero decir qué papel han tenido en las instituciones políticas

y cómo han ido evolucionando a lo largo de los tiempos.

Pero, la cuestión del poder político, no solo se refiere, únicamente,

a las mujeres que fueron reinas,

sino a las mujeres de las casas reales,

a las mujeres de la aristocracia,

y, por supuesto, a las mujeres que van a jugar, sobre todo,

en la época moderna y contemporánea, que van a jugar un papel importante,

en el desarrollo político de este país y de América Latina.

Hay un relato, también, sobre el trabajo de las mujeres.

Aquí hemos roto con los mitos habituales

sobre una manera de ver a las mujeres

como ocupando el espacio de la vida doméstica,

pero no el espacio de la vida económica o de la vida productiva.

En las sociedades del antiguo régimen

en las sociedades básicamente campesinas,

el trabajo de la mujer es fundamental

El trabajo es fundamental, por ejemplo,

en la constitución de los matrimonios,

las dotes que aportan a las mujeres.

La delegación que las familias hacen, muchísimas veces,

de los negocios familiares cuando el marido ha muerto,

cuando el marido está ausente, trabajando con documentación notarial

hemos sido capaces de demostrar el papel importante

que las mujeres han jugado en el mundo de la economía.

Pero, también hemos estudiado y hemos tratado de comprender

cómo, a la hora de hacer la historia de las mujeres

y hablar del trabajo de las mujeres

podemos hablar de la producción de bienes materiales

que es la mujer que tiene un negocio y gana un salario,

que aporta una dote,

pero también la producción de bienes inmateriales.

La importancia que en la sociedad burguesa

del siglo XIX y del siglo XX se da

a lo que podíamos decir la producción de bienestar material

que las mujeres producen por la educación que dan a los hijos,

por el cuidado de las familias, por el cuidado del marido,

por ejemplo...

En lo que podríamos llamar, el discurso religioso,

desde la Edad Media hasta el siglo XIX,

se cambia, se va cambiando progresivamente,

la imagen de la Eva pecadora, de la mujer a la que hay que temer,

de la que hay que apartarse y, efectivamente,

la idea de que el hombre más perfecto es el hombre célibe,

el hombre que no conoce mujer,

a una imagen mucho más positiva, representada por la figura de María,

que se da como modelo a las mujeres,

con la idea de que dar a las mujeres un modelo positivo,

ir abandonando un poco las tintas más negras de la Eva pecadora,

es una manera mejor de atraerlas

a lo que la Iglesia quiere que hagan las mujeres,

que es ordenar la sexualidad de los hombres

y la sexualidad en general.

La historia de las mujeres

no solamente ha significado recobrar determinados nombres femeninos,

o determinadas acciones femeninas,

o el papel de las mujeres en el mundo político y tal,

ha significado también una potenciación de una Historia

que no separa lo publico y lo privado.

La imagen, muchas veces,

que los historiadores damos en nuestros cursos,

es que hay una historia política, una historia económica,

y luego hay otra Historia que es la historia de la vida privada

o la historia de la familia.

Yo creo que lo que estos textos demuestran

es esa vinculación entre lo público y lo privado

y como el devenir histórico, que es económico, es social,

es también un devenir que va transformando...

las vidas privadas de la gente.

Aquello que el feminismo de los años 70 acuñó.

Que lo personal es político.

O sea, lo que creemos privado,

está íntimamente relacionado con la política,

porque la política, la economía, las creencias,

inciden y, de alguna manera, condicionan nuestras vidas.

El interés por lo otro está en el origen mismo de la Historia

como disciplina del saber.

Un interés que no se hubiese podido colmar

sin la labor de los traductores.

Una de las primeras evidencias escritas de traducción

es la piedra de roseta,

la estela egipcia del año 196 a. de C.

donde un mismo texto aparece en egipcio jeroglífico,

egipcio demótico y en griego

y que sirvió para descifrar el significado de los jeroglíficos.

España, y en concreto Toledo,

jugó un papel clave en el desarrollo de la traducción en Europa.

La cantidad e importancia de los autores traducidos,

durante los siglos XII y XIII en la ciudad castellana,

ha hecho que la denominación: Escuela de traductores de Toledo,

haya pasado a la historia.

Una escuela que, como veremos, nunca existió,

en el sentido tradicional del término.

La denominación "Escuela de traductores de Toledo",

se refiere a un fenómeno cultural que se produce en esta ciudad,

entre los siglo XII y XIII.

Cuando hablamos de Escuela de traductores,

nos estamos refiriendo a un centro con profesorado y carga docente,

a una aulas y a unos alumnos.

Nos estamos refiriendo a un movimiento de traducciones

que se realizan en esta ciudad del árabe al latín

y del árabe al romance castellano, en ese período,

en los siglos XII y XIII.

A lo largo de la Historia,

la traducción en Toledo se distingue en dos periodos:

Una primera etapa en el siglo XII,

con mecenazgo del arzobispo don Raimundo,

en la que se traducen obras de religión;

el Corán, por ejemplo.

Y se traducen obras de aritmética, de astronomía...

se traduce a Al-Razi, se traduce a Al-Jwarizmi.

Y una segunda etapa, ya dentro del siglo XIII,

con mecenazgo del rey Alfonso X, El Sabio,

donde se siguen traduciendo obras de astronomía, astrología...

matemática y también obras de literatura.

En ese período se traducen dos de las obras más fecundas

para la literatura universal,

que son "El libro de Sendebar",

compilaciones de cuentos del "Libro de Sendebar"

y "Calila y Dimna".

Pero, ¿por qué Toledo?

Para entenderlo, no podemos obviar que la ciudad,

capital del reino visigodo desde el siglo V,

había alcanzado un alto grado de desarrollo.

El dominio musulmán lo reforzó a partir del siglo VIII.

Buena prueba de ello es que, debido a su autonomía,

Toledo se convirtió en foco de frecuente preocupación

para Córdoba, capital del emirato.

Tras la conquista musulmana,

las relaciones entre la cultura local,

con una importante comunidad mozárabe y los musulmanes,

no fue fácil,

aunque podemos ver en ella

los antecedentes del multiculturalismo.

Toledo se mantuvo siempre muy en rebeldía

contra el poder central del Islam.

Y los mozárabes que existían en Toledo

apoyaban mucho las rebeliones contra el centralismo de Córdoba.

Córdoba no llegó a dominar a Toledo hasta la época del califato,

a principios del siglo X, en el año 932,

que el califato duró muy poco y luego vinieron las taifas

y Toledo, entre las taifas del siglo XI destacó mucho,

precisamente por su cultura, en el mundo musulmán.

De hecho, la conquista de Toledo,

en el año 1080, por Alfonso VI, rey de León y Castilla,

y la política de tolerancia para con los musulmanes y judíos

facilitaron un ambiente de convivencia e intercambio

que conformó lo que conocemos como "La ciudad de las tres culturas".

En Toledo se da una circunstancia muy particular.

En primer lugar, es la primera ciudad musulmana

que cae en manos cristianas, que vuelve a manos cristianas,

en el año 1085.

En segundo lugar,

en la ciudad había riquísimas bibliotecas privadas,

pero, además, había una parte de la famosa Biblioteca de Alhakén II

En tercer lugar,

la ciudad estaba formada por cristianos, musulmanes,

mudéjares, mozárabes, judíos...

Una ciudad compuesta de ciudades dentro de ella,

y entonces, cada uno de estos grupos,

se regían internamente por unas leyes propias,

como fueron reconocidos por el propio rey.

Las minorías que se integraron en Toledo, especialmente,

las minorías musulmanes y judíos, tenían un estatuto,

mediante el cual solamente respondían al rey.

Este es el ambiente ciudadano

en el que se inscribe la Escuela de traductores.

Una actividad que no hubiese sido posible

sin el patrocinio eclesiástico y real.

Hay una Escuela de traductores vinculada a la Catedral,

que dura 200 años

y hay una Escuela de traductores vinculada al poder civil,

que dura 50 años, pero ya en el siglo XIII,

en la segunda mitad del siglo XIII, con Alfonso X y su hijo, Sancho IV.

Cada vez que se hacía una traducción había un patrono,

el cual patrocinaba la obra, patrocinaba el proyecto,

porque hacer una traducción era muy difícil.

Era una obra muy difícil, muy costosa y de mucho dinero,

porque había que pagar a unos señores que eran un grupo

que se ayudaban entre ellos, un jefe del equipo,

luego un traductor de la lengua originaria,

otro que pasaba al romance, no siempre se hacía,

pero a veces se hacía, se pasaba a romance,

y del romance al latín,

y un "atilista".

Y después, los copistas, normalmente.

El afán por la traducción viene, entre otras cosas,

por las necesidades

de las incipientes universidades europeas.

Así y en el caso de Toledo,

es clave la vinculación de Raimundo de Sauvetat,

arzobispo de Toledo

y promotor de las traducciones vinculadas a la Catedral,

con la orden de Cluny,

la congregación monástica más importante durante la Edad Media

Sobre todo, se traduce porque el arzobispo sabe

que tiene necesidad de ciertas obras en las escuelas francesas,

en las grandes escuelas que van a dar, inmediatamente, lugar

a las Universidades.

Todavía, en el siglo XII, las Universidades no están definidas,

pero van a empezar muy pronto.

Y entonces, esta renovación del conocimiento,

que llega desde Toledo,

es uno de los factores principales del desarrollo de las Universidades.

La mayor aportación de la Escuela de Traductores de Toledo

fue poner a disposición de nuestra cultura

el legado de la antigüedad clásica, el saber de la cultura islámica,

pero también el dar un auge inusitado

a una actividad intelectual apasionante: la traducción.

Digamos que la suma de traducciones que se hicieron en Toledo,

incluso algunas vistas individualmente,

hoy, con las perspectivas que nos dan los siglos,

nos permiten afirmar, casi sin riesgo a la exageración,

que lo que ocurrió en aquellos dos siglos en Toledo,

permitió que el renacimiento europeo tuviera lugar tal y como lo tuvo

y en el momento en que lo tuvo.

Sin aquellas traducciones,

sin el paso del aristotelismo neoplatónico a Europa,

sin la posibilidad de que se estudiara a Averroes,

un siglo después, en la Sorbona de París,

seguramente, el Renacimiento no se habría producido,

en la fecha y forma en que se produjo.

Creo que esa es, realmente, la labor

o el legado fundamental de aquel fenómeno.

Hoy en día,

la Escuela de Traductores de Toledo es un centro de investigación

de la Universidad de Castilla-La Mancha

que trabaja en la formación de traductores de árabe y hebreo.

Pero además, entre sus objetivos está

el convertirse en un espacio de difusión cultural y artístico

que recupere el espíritu de convivencia

de aquella escuela medieval.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 5

13 ago 2018

En este capítulo descubrimos la ROMA en Badalona, Baetulo. Luego viajaremos a Toledo donde la escuela de traducción es tradición y hablaremos de mujeres y su importancia en la historia con Isabel Morant.

Histórico de emisiones:
25/05/2013

ver más sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 5" ver menos sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 5"

Los últimos 40 programas de Reportero de la historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios