Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1765272 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - El reloj que llevamos dentro - ver ahora
Transcripción completa

En las ciudades la gente obtiene poca luz solar durante el día

y mucha luz artificial durante la noche.

Subtitulado por TVE.

Todos los seres vivos,

desde los más diminutos organismos unicelulares,

hasta las gigantes y longevas sequoias americanas,

cuentan con un reloj interno.

Los denominados ritmos circadianos

están sincronizados con los cambios periódicos de nuestro entorno,

como el día-noche o las estaciones del año.

En este capítulo de Redes,

el experto en cronobiología Till Roenneberg,

habla con Punset sobre los relojes biológicos

que rigen nuestro día a día

y nos muestra que estos ritmos internos

no siempre se corresponden con lo que marca

la cultura y la sociedad.

Y la moda, como ejemplo de ciclo cultural y social

que influye en nuestras vidas,

será el tema de hoy en La Mirada de Elsa.

Jean-Jacques d'Ortous de Mairan, gran sabio del siglo XVIII,

matemático, astrónomo y geofísico francés,

fue el primero en demostrar

la existencia del reloj interno de las plantas.

Y lo hizo analizando el comportamiento de la mimosa;

la estudió con persistencia hasta descubrir

cómo se las ingeniaba esa bella planta para calcular el tiempo,

para detectar los ciclos de luz y oscuridad.

Han pasado desde entonces casi trescientos años,

y hoy, tenemos aquí,

a uno de los mejores especialistas en ritmos circadianos,

Till Roenneberg,

que estudia los famosos ritmos circadianos en los seres humanos.

Till, mencionas la historia de Jean-Jacques d'Ortous de Mairan,

que dijo que el que controlaba el ritmo biológico de la mimosa

no era el sol, como todos creían, sino la propia planta.

¿A qué te refieres exactamente?

La mimosa fue el primer organismo

en el que d'Ortous de Mairan logró demostrar

que la planta podía crear su propio día

sin ninguna información sobre la luz u oscuridad.

En el experimento,

la puso en un lugar oscuro

para ver si cerraba las hojas de noche

y volvía a abrirlas de día,

y comprobó que hay algo en la planta que puede determinar

si es de día o no sin información del exterior.

Lo describió con un par de frases

que marcaron el principio de la ciencia de los relojes internos

El reloj que se encuentra en el interior, no el exterior.

El reloj que tenemos dentro.

¿Está el reloj en algún lugar de mi interior?

Supongo que tiene que estar en algún lugar,

¿Dónde está exactamente?

Volvamos un momento a la mimosa.

La mimosa carece de cerebro, solo tiene hojas, tallos y raíces,

y consta de muchísimas células que la han ido formando.

En las plantas, el reloj se sitúa en cada una de las células,

que ni siquiera tienen que comunicarse demasiado entre sí,

porque cada una de ellas

detecta la luz del día y la oscuridad de la noche.

Sin embargo, en los organismos más complejos,

el reloj necesita que haya algo que pueda mirar hacia el exterior

y comprobar si es de día o de noche,

y también que pueda transmitir dicha información

sobre cuándo es de noche y de día al resto del cuerpo.

En los mamíferos (en los humanos, por ejemplo)

se trata de un pequeño núcleo,

un grupo de neuronas justo encima del quiasma óptico.

El quiasma óptico está unos 2 o 3 centímetros tras la nariz

y allí es donde los dos nervios procedentes de los ojos se cruzan,

formando un quiasma en forma de X.

Lo llamáis núcleo supraquiasmático.

¡Exacto!

El NSQ, el núcleo supraquiasmático,

está encima del cruce de los nervios de los ojos.

¡Es increíble!

Y este núcleo recibe toda la información procedente de los ojos,

porque los datos sobre la luz y la oscuridad

deben pasar por los ojos, no hay otra manera;

no pueden transmitirse por la piel, por ejemplo,

sino que deben atravesar la retina de los ojos,

que envían la información hacia el núcleo,

que a su vez registra el día de 24 horas, se sincroniza con él,

y luego envía dicha información al resto de células del cuerpo.

¡Pero ahí no acaba la historia!

Resulta que todas las células del cuerpo

tienen su propio reloj celular interno,

de modo que lo que le sucede a una célula hepática, por ejemplo,

es que, del mismo modo que el NSQ recibe la información del sol,

el hígado la recibe del NSQ

y la pasa al reloj de cada una de sus células,

que pueden sincronizarse con el resto del cuerpo.

A algunos les encanta despertar antes de que salga el sol,

la sensación de tener el día por estrenar.

Eso sí, en cuanto se hace de noche caen rendidos y duermen como bebés.

Otros, en cambio,

odian las primeras horas de la mañana y sólo son personas mucho más tarde.

Entonces, ya no hay quien les pare

y pueden permanecer activos hasta altas horas de la madrugada.

La diferencia entre unos y otros

la dictan más de 20 genes que controlan,

no sólo a qué hora se despierta nuestro organismo,

sino también nuestras horas óptimas para comer, practicar sexo,

divertirnos o trabajar.

Así que ser un búho o una alondra no es algo que podamos elegir.

La mayoría de humanos tenemos genes tipo búho y, sin embargo,

nos despertamos temprano, como zombies, para ir a trabajar.

Los especialistas en ciclos circadianos

habláis de algo así como «jet lag social».

Se trata de un jet lag que se debe a motivos sociales,

como la pubertad o la infancia.

¿Tiene algún efecto en lo que se hace socialmente?

Algunas personas son madrugadoras,

se acuestan sobre las 8, (en los casos más extremos).

Sí.

Y sus relojes biológicos los despiertan

sobre las 4 de la madrugada.

Y se despiertan descansados y contentos.

Otros, en cambio, se acuestan tardísimo;

en los casos más extremos, sobre las 4 de la madrugada,

pero se despertarían a mediodía si no sonara el despertador.

Así pues, el reloj biológico de cada uno de nosotros

conecta de un modo diferente con el mundo exterior.

Evidentemente,

el mundo exterior no solamente se limita al tiempo de luz solar,

sino también al tiempo social.

El horario de inicio escolar

definitivamente marca socialmente nuestra vida cotidiana

y la de los niños en edad escolar,

y cuando alguien tiene un reloj interno con horarios tardíos

y debe acatar un reloj social que empieza muy temprano,

esa discrepancia, ese desajuste entre el tiempo interno y el tiempo social

es lo que denominamos «jet lag social».

Lo llamamos así porque,

si le pedimos a alguien que lleve un diario de sueño

y anote a qué hora se queda dormido cada día

normalmente, estos diarios muestran que muchos duermen poco

y madrugan cinco días por semana,

pero luego retrasan muchísimo y alargan el sueño durante dos días

(el fin de semana)

para acabar volviendo a los madrugones.

Es casi como si volaran 6 veces.

¡Es increíble!

Vuelan hacia el Este el viernes por la tarde

y regresan el lunes por la mañana,

pero por supuesto sin moverse del sitio,

es decir, no sufren el jet lag real de los viajes,

pero la situación es la misma.

Los relojes internos y los relojes sociales

prácticamente los condenan a vivir en dos husos horarios distintos,

y tienen que enfrentarse a eso todas las semanas.

Pero, y corrígeme si me equivoco;

el mejor regulador del reloj interno es la luz,

¿es así?

Sí.

El reloj interno, el reloj circadiano,

está acostumbrado a recibir mucha luz durante el día

y ninguna luz de noche.

Sin embargo,

durante los últimos 200 años de industrialización

todo ha cambiado mucho,

porque vivimos entre cuatro paredes todo el tiempo.

Eso implica que no estamos expuestos a mucha luz durante el día

y que, además, usamos luz artificial de noche,

por lo que tampoco experimentamos una oscuridad total.

Por eso los relojes han empezado a cambiar.

Si encima estás enfermo y no sales nunca al exterior,

ya no solo es que el reloj se atrase mucho

(como suele pasar cuando no te expones a mucha luz de día

ni a mucha oscuridad de noche)

Sino que incluso puede que el reloj empiece a ir por libre,

porque al carecer de información verdadera

sobre dónde está el mundo de 24 horas,

pasa a crear su propio mundo.

En la época moderna,

el único momento de oscuridad que conoce el reloj interno

es cuando dormimos.

Eso es.

Y el momento en el que dormimos viene determinado por el reloj interno,

lo cual genera un círculo vicioso

que puede llevarnos a vivir en un tiempo aparte,

completamente desvinculado del tiempo solar y del tiempo social.

Es por ejemplo lo que sucede a veces con las personas muy mayores

o que padecen alguna enfermedad.

Cuando vivíamos en el campo,

nuestro reloj interno estaba sincronizado con el Sol

y nos levantábamos acorde con nuestro organismo

pero en las ciudades,

la vida moderna se desarrolla de espaldas a los ritmos naturales.

Por ejemplo,

un trabajador que se levante a las seis de la mañana en Praga

lo hará al ritmo solar

pero en Santiago de Compostela, que comparte el mismo horario,

se levantará una hora y media antes de que salga el Sol.

Un 40% de la población de Europa Central

sufre de lo que se denomina jet lag social.

Además, tenemos el problema de la calidad de la luz.

En las ciudades la gente obtiene poca luz solar durante el día

y mucha luz artificial durante la noche.

Es como vivir en un crepúsculo constante.

Nuestro cuerpo no nota la diferencia entre el día y la noche

y se desorienta.

Nos cuesta más dormir y nos volvemos cada vez más búhos,

mientras nuestros horarios nos obligan a ser alondras.

El estrés que esto nos produce se relaciona con el consumo de tabaco,

café y alcohol, y también con los problemas de obesidad.

Volver a mantener la conexión con el Sol y los ritmos naturales

es importante para la salud.

Esto se sabe gracias a experimentos hechos

en sujetos aislados del mundo exterior durante dos meses.

En esas condiciones

la mayoría de personas mantienen un ritmo interior metabólico

y de ciclos de actividad y descanso de 25 horas.

Es decir, que nuestro ritmo natural, cuando se desacopla de la luz del Sol

se alarga una hora.

Les pasa también a animales y plantas.

Los relojes internos de los seres vivos

no producen un día exacto de 24 horas

así que tienen que ser sincronizados periódicamente

y para eso necesitamos al Sol.

Aunque no todo el mundo reacciona igual.

Un tercio de los participantes reacciona de forma curiosa.

Alargan sus días hasta 40 y 50 horas sin darse cuenta;

sufren un proceso que se llama desincronización interna.

El estudio de este fenómeno ha permitido descubrir

que existen distintos relojes

para las distintas funciones corporales.

En estas personas,

sus ritmos fisiológicos se separan y desacoplan entre sí.

Eso sí, nos sentimos mejor cuando oscilamos en sincronía,

es decir, cuando el ritmo interno está sincrónico

con el ritmo de conducta externo.

Hoy, nuestro entorno cambia muchísimo,

más de lo que lo hizo hace 10.000 años

cuando en las sociedades agrícolas,

la gente se levantaba temprano para ir a trabajar.

¿Cuál es el futuro, qué se nos viene encima?

¿Qué esperamos de todos estos cambios?

¿Tendremos qué adaptar los relojes?

¿O tendremos qué adaptarnos nosotros?

No creo que sea necesario remontarse 10.000 años,

hace 300 años no podíamos usar la luz artificial que se usa ahora de noche.

Es verdad, sí.

Y el cuerpo estaba más sintonizado con la oscuridad y la luz.

Ahora intentamos medir culturas y grupos dentro de una cultura.

En Brasil, por ejemplo,

e intentamos planteamos cómo dormíamos

y cómo funcionaba el reloj biológico cuando no había electricidad,

cuando dependíamos totalmente de la oscuridad o la luz del día.

Con un poco de suerte, estos estudios nos ayudarán a entender

cómo ha cambiado el panorama en los últimos 200 o 300 años.

Creo que nunca ha sido una buena idea forzar la biología,

que se adapta muy lentamente. Exacto.

A lo que creemos que debería funcionar, como la vida moderna.

Sea como sea, se están haciendo cosas apasionantes.

Sabemos que la intensidad de la luz es, por supuesto, importante.

En el exterior, en un día lluvioso, nos llegan unos 10.000 lux;

mientras que, en un día soleado,

la cifra asciende a 100.000 lux o más,

el lux es una medida de luminosidad.

En el interior, en los edificios,

tenemos suerte si logramos estar expuestos a más de 200 o 300 lux,

no es nada, es como si viviéramos constantemente en una cueva,

nunca nos exponemos a la luz del sol.

Sin embargo, la intensidad lumínica no es el único factor importante.

Lo bueno es que la biología

interpreta la luz también en función del color.

Por ejemplo, en un día soleado en el exterior,

encontraremos mucha más luz azul que en la mayoría de lámparas

que teníamos hasta hace poco en los interiores.

Ahora disponemos de lámparas

que pueden generar luz azul incluso durante la noche,

de modo que el reloj biológico piensa que sigue siendo de día.

¿Cómo es posible interferir

o qué la cultura interfiera

en la manera de calcular el día, la noche, el horario laboral,

el horario de vuelo?

Bueno, la cultura incide de muchas formas.

Por supuesto, incide en el reloj social,

porque cada cultura crea su propio horario social;

dicho horario social debe negociar con el tiempo interno,

o más bien al revés;

el tiempo interno debe adaptarse al tiempo social.

Por ejemplo, está el caso de España, del Noroeste de España.

Ahí tenemos un ejemplo fantástico

de la influencia de la cultura en el ritmo circadiano,

porque los pobres gallegos

tienen que vivir según el horario de Praga.

Están en el mismo huso horario. Es verdad, sí.

Esto significa que en verano,

cuando el reloj marca mediodía,

en realidad apenas son las nueve y media

respecto al verdadero mediodía,

que es cuando el sol está en el punto más alto de elevación

sobre el horizonte.

Medianoche está a medio camino entre la puesta de sol y la salida del sol.

Y cuando los relojes sociales y culturales

nos dicen que es medianoche, la mayor parte de veces mienten,

porque no estamos en la mitad de la noche.

Solo es medianoche en Praga, ¡pero en absoluto en Galicia!

Como los relojes biológicos de todo el mundo,

también de los que viven en el Noroeste de España,

se sincronizan con la hora solar real,

hay un desfase respecto a los habitantes de Budapest,

por ejemplo, lo cual repercute en la cultura,

en Galicia se come más tarde,

se empieza a trabajar un poco más tarde,

¡sin duda se come más tarde que en Budapest!

Es verdad.

Y eso se debe a que el tiempo interno,

que detecta la luz solar, se impone sobre el tiempo social.

No solo estamos sujetos a los ciclos naturales

también estamos sujetos a ciclos culturales y sociales

que potencian determinadas formas de vivir y sentir.

Por ejemplo, lo que llevamos puesto puede decir mucho

acerca de quienes somos y de como vivimos.

Dice la escritora Naomi Wolf en "El mito de la belleza"

que el sistema capitalista

depende de que la gente compre un montón de cosas

que en realidad no necesita.

Como sólo compramos cosas que no necesitamos

cuando no estamos a gusto con nosotros mismos,

el sistema ha creado un patrón de belleza inaccesible,

la eterna juventud, al que siempre aspiramos pero nunca alcanzamos.

Naomi Wolf asegura, además,

que el mito de belleza de la mujer es político,

se trata de mantener un sistema patriarcal

que aunque permite a la mujer entrar en el mercado laboral

no la deja librarse del todo porque sigue presa de sus inseguridades.

Así, el antiguo interés social sobre la virginidad de la mujer

ha sido sustituido por el interés sobre su cuerpo

y esto domina y presiona, como en la antigüedad,

la vida de la mujer.

Juanjo, que placer tenerte aquí con nosotros.

Hoy me gustaría que me digas para empezar, ¿qué es la moda?

La moda yo creo que comprende

todo lo que tiene que ver con el vestir, con las vestibilidad

pero, también comprende,

bueno es el reflejo de la sociedad y de como nos vestimos

y de lo que hacemos de una manera muy significativa.

¿Qué imagen te parece que las mujeres

están intentado transmitir con la moda que llevan ahora mismo?

Por fin la mujer ya empieza a pensar que no debe vestirse como el hombre

para estar en el mundo laboral

que creo, ha sido uno de los momentos más, para mí, menos acertados

y es ese momento en el que la mujer empieza a trabajar

y entonces, para equipararse en el mundo laboral al hombre

se viste igual que él.

¿Por qué me parece que la moda y la comodidad están reñidas?

Si te fijas en como se vestía en siglos pasados

evidentemente se hacía todo a medida quiero decir,

el primer soporte era tu cuerpo, tu caja torácica, la cadera,

entonces lo que se hacía, a lo mejor te hacías un traje en toda tu vida

pero ese traje iba evolucionando como tú,

si cogías peso el traje se iba apañando.

Lo ibas agrandando. Si agrandando.

Entonces hoy en día a cambiado, se hace poca ropa a medida

y ese es uno de los primeros aspectos

por los que la comodidad se puede ver reñida con la elegancia,

y luego también por el ritmo que llevamos.

Y quien toma esas decisiones, ¿la industria?

Pues sí. ¿Por razones económicas?

Quiero decir también que durante mucho tiempo

la producción de seda

no da para la rotación que tiene la moda,

vamos demasiado acelerados,

estamos consumiendo peor

y no sólo digo a la hora de producir cierto materiales o prendas

sino, consumimos mucho más rápido y esa comodidad

que creemos que es la de lavar las cosas más o llevarlas al tinte...

En el fondo no esta reportando un balance negativo.

¿Siempre, o hace mucho qué la moda funciona con ciclos tan cortos,

o antes funcionaba de otra manera o es qué no había moda antes?

Estos ciclos son muy cortos,

creo que hasta los diseñadores empezamos,

sobre todo los que tenemos una infraestructura pequeña,

es un ciclo demasiado corto. ¿Incluso para la creatividad?

¡Sí!

A mí me parece que no es sano, no se porque nos hemos pasado de vueltas,

ya hace tiempo que nos pasamos de vuelta,

creo que estamos consiguiendo un efecto negativo

en cuanto a que la gente deja de seguir algo

que funciona de una manera tan rápida

pero, parece ser que todo funciona así,

hay menos tiempo para todo. Eso te iba a decir,

los libros funcionan así,

casi todo parece que tiene un tiempo de caducidad

como si fuese un yogurt.

Primero empezamos a llevar este ritmo porque hacia falta presentarlo

para que se pudiera fotografiar, que se pudiera conocer

y que luego llegaran a los espacios de venta pero ahora,

nos hemos acelerado tanto que no sabemos en que temporada estamos

quiero decir, nadie lleva un ritmo tan rápido

en el que puede devorar esas tendencias que sugerimos.

Si cualquiera analiza su vestuario, su armario,

se verá que tiene muchas cosas parecidas

que ha comprado como si fueran novedad

ese es el espejismo también de la moda, ¿no?

¿Hace falta tener dinero para ir bien vestido?

No.

¿Hace falta dinero para ir a la moda?

Sí.

Cuando empezó, la famosa diseñadora Coco Chanel

lo hizo con una filosofía muy concreta:

liberar a la mujer de sus ataduras tradicionales

reflejadas en su forma de vestir.

Pero, ¿qué queda de esa filosofía en la moda de hoy en día?

¿La ropa nos libera o por el contrario,

nos encadena todavía más?

La moda, tú crees que de alguna forma

rechaza determinados tipos físicos, determinadas personas,

¿Hace sentirse mal a determinadas personas la moda?

Sí.

¿Por qué somos tan cerrados en nuestro concepto de belleza?

Siempre ha habido un concepto de belleza

me imagino que cuando el concepto era Rubens,

las mujeres delgadas se sintieron fuera.

Realmente, ¿te parece qué sólo es bello

lo que no esta vendiendo el mundo de la moda?

No, desde lo poquito que nosotros podemos aportar

reivindicamos que hay bellezas diferentes

y que tenemos que reforzar esa idea de identidad; quiero decir,

que hay también ahí mucha belleza,

el que tú no estés dentro de ninguna fórmula

a lo mejor es lo mejor que te puede pasar,

que tengas un tipo de físico que no entra dentro de los cánones

y yo creo que hacia ese mensaje deberíamos ir.

Así que, una moda sostenible incluiría ese mensaje.

Una moda sostenible

incluiría el mensaje de que la moda también es salud,

que la moda no es tan mágica como creemos

quiero decir, que hay ciertas maneras de ayudar,

una buena alimentación,

haciendo deporte, probablemente te sentirás mejor y claro,

podrás defender más tu imagen hacia los demás

entonces, muchas veces presentamos ese final de las cosas

y entonces el proceso se pierde,

tiene que haber mucho más dinero para la investigación

en cuanto a todo lo que conlleva hacer moda más sostenible, ecológica

por ejemplo, no se consigue hilo ecológico,

todos los hilos son sintéticos y si los hay,

son tan caros que no lo hacen rentable.

Desde la parte industrial si que tendríamos que pedir a esas empresas

que tienen tanto beneficios que se muevan, me refiero.

Que inviertan.

Que apoyen, que la tecnología de moda apoye al planeta.

El low cost esta muy bien para consumidores que en el fondo,

que somos todos, ¿no?

Quiero decir que en el fondo, el precio,

es una manera de llamarnos a consumir algo que quizás no necesitemos

pero, ¿por qué no pagar el doble, comprar la mitad

y que lo que obtengamos sea mejor?

Cuando te vistas

piensa hasta que punto influye la moda en tu vida diaria.

Lo que llevas puesto,

¿te ayuda a vivir mejor o te esta presionando?

¿Estamos sometidos a los dictados de la moda

o la moda nos sirve para vivir mejor?

No es magia es inteligencia emocional.

¿Por qué me olvido de las cosas?

Subtitulación realizada por Juan Rosa Rivas.

Redes - El reloj que llevamos dentro

28:43 14 abr 2013

Eduard Punset habla con Till Roenneberg acerca de los relojes biológicos que rigen nuestro día a día y nos muestra cómo estos ritmos internos no siempre se corresponden con lo que marca la cultura y la sociedad.

 

Eduard Punset habla con Till Roenneberg acerca de los relojes biológicos que rigen nuestro día a día y nos muestra cómo estos ritmos internos no siempre se corresponden con lo que marca la cultura y la sociedad.

 

ver más sobre "Redes - El reloj que llevamos dentro" ver menos sobre "Redes - El reloj que llevamos dentro"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. milongaramos

    En primer lugar felicitarlos por la excelencia de este programa que nos muestra en detalle los por menores de tan importante tema para la vida de toda la humanidad sujeta a los avances tecnológicos de estos días. Me tomo el atrevimiento de sugerirles que investiguen en los estudios realizados al respecto por las agencias espaciales de los EEUU (NASA) y de los RUSOS que tengo entendido han llevado adelante profundos estudios en esta materia y que al menos yo desconozco. Les envió un abrazo gigante desde Córdoba Argentina y muchas gracias por su noble tarea de divulgación científica. Mario Nery Ramos

    07 mar 2014

Los últimos 375 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 1:22 05 nov 2016 ALMUDENA ARIZA/ TVE.- Donald Trump y Hillary Clinton también hacen campaña en las redes sociales, una herramienta en la que, según los expertos, el candidato republicano ha logrado la victoria.

  • 1:25 09 sep 2016 Facebook ha rectificado este viernes y ha levantado la censura que había impuesto a la famosa foto de la niña que huye de un ataque con napalm, tomada en 1972 por Nick Ut en la guerra de Vietnam, para apaciguar una polémica en Noruega que provocó las quejas de medios y autoridades del país nórdico. La controversia comenzó hace unos días, cuando se supo que Facebook había cerrado temporalmente la cuenta del escritor noruego Tom Egeland por difundir en su página la imagen, en la que aparece una niña desnuda huyendo del bombardeo con napalm realizado por las fuerzas estadounidenses. Varios miembros del Gobierno noruego, incluida la primera ministra Erna Solberg, y el principal rotativo del país, Aftenposten, atacaron a Facebook, que finalmente ha dado marcha atrás y ha readmitido la instantánea en su red. "Una imagen de una niña desnuda normalmente violaría nuestras Normas Comunitarias (políticas de contenido apropiado en Facebook) y en algunos países incluso podría ser calificada de pornografía infantil", ha explicado la compañía que lidera Mark Zuckerberg en un comunicado que reprodujo el portal tecnológico Recode. No obstante, Facebook ha reconocido "la historia y la importancia global" de esta fotografía concreta. "Debido a su estatus como una icónica imagen de importancia histórica, el valor de permitir que se comparta supera el valor de proteger a la comunidad eliminándola, así que hemos decidido readmitir la imagen en Facebook donde somos conscientes que ha sido eliminada", añade la nota recogida por Efe.

  • 12:16 17 may 2016 En la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, un grupo de estudiantes y de profesores han elaborado un borrador de anteproyecto de lo que podría ser una futura ley de sucesión digital. Con este manifiesto pretenden impulsar una legislación que permita a los usuarios de Internet controlar su legado cibernético. Hablamos con Rafael Rodríguez Prieto, profesor del Área de Filosofía del Derecho y Política de esta universidad.

  • 1:27 12 may 2016 En Francia las autoridades han advertido a los padres del riesgo que tiene colgar fotos de sus hijos en las redes sociales y les recuerdan que podrían denunciarles por no respetar su privacidad. Allí, la normativa contempla hasta 45.000 euros de multa y un año de cárcel. En España a partir de los 14 años los menores pueden exigir a sus padres que borren sus imágenes de la red.

  • 6:14 28 ene 2016 La Agencia Española de Protección de Datos celebra este jueves una jornada con la que pretende orientar, a quienes están implicados en la educación de menores, en el conocimiento de sus derechos y responsabilidades en materia de protección de datos y privacidad. Mar España, directora de la Agencia Española de Protección de Datos, nos explica cómo desenvolverse con seguridad en la red.

  • 4:00 31 oct 2014  El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat), ha presentado en China el primer Día Mundial de las Ciudades, que se celebrará todos los 31 de octubre para promover una urbanización sostenible. La crisis está favoreciendo un mayor uso de la tecnología con el objetivo de que los recursos urbanos se utilicen de manera más eficiente. Según ONU Habitat el actual modelo de consumo ya no puede mantenerse y es necesario pensar en ciudades eficaces y sostenibles desde el punto de vista económico y del medio ambiente.

  • 6:02 24 may 2014  ¿Es delito insultar o desear la muerte a un político en las redes sociales? ¿Hay que legislar para perseguir estas muestras de odio?

  • 3:45 06 may 2014  Cada día son más los políticos que utilizan las redes sociales y, según los expertos, son los de Latinoamérica los que mejor uso les dan. A la cabeza está la presidenta argentina, Cristina Fernández, con 2.600.000 seguidores en twitter. Según los analistas añaden que parte de su éxito radica en que usan la red más espontáneamente, incluyen propuestas ciudadanas en la agenda política, interactúan y distinguen muy bien entre cuentas oficiales y personales.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

Mostrando 1 de 19 Ver más