Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1276019 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos  Redes - Los genes que regulan la personalidad  - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

El manual de instrucciones

con el que se ensambla nuestra biología está escrito en el ADN.

¿Pero es posible que los genes,

además de regular el desarrollo de nuestro cuerpo,

también influyan en nuestra personalidad?

En este capítulo de "Redes", Punset indaga sobre esta cuestión

con Dean Hamer, genetista de los Institutos Nacionales de Salud

de los Estados Unidos, y divulgador científico.

Hamer ha recopilado numerosas evidencias que sugieren

que la felicidad, la espiritualidad, la orientación sexual

y otras características de la personalidad

tendrían un componente genético.

¿Sabes, Dean?, mi mayor hallazgo, mi mayor descubrimiento,

fue mi perra.

Sí.

Me enseñó mucho.

Me di cuenta de que siempre que le preparaba el bol de comida,

saltaba como una loca de un lado a otro, era totalmente feliz,

mientras que, una vez que le dejaba el bol debajo de la mesa,

a veces comía y a veces no.

Así que les pregunté a mis amigos, como Kandel, el Premio Nobel.

En Columbia.

En Columbia, sí. Le dije:

"deberíais estudiar este fenómeno en las ratas y los primates

para ver si lo que sucede con mi perra es realmente la norma general

y resulta que la felicidad está en la sala de espera

de la felicidad".

¡Y así fue, así es!

En mi laboratorio también estudiamos la felicidad,

pero desde una óptica totalmente distinta.

Analizamos los genes que regulan la personalidad.

Uno de ellos se llama "gen del receptor D4 de la dopamina"

y controla la dopamina que se libera en el núcleo accumbens del cerebro.

Se descubrió de una forma muy interesante.

Un científico como yo estaba realizando experimentos con ratas

que llevaban electrodos implantados en el cerebro.

Cuando las ratas se acercaban al borde de la jaula,

recibían una descarga.

Todas las ratas salían corriendo, habían aprendido a salir corriendo

hacia el centro de la jaula.

Salvo una, esa rata seguía dirigiéndose, una y otra vez,

al borde de la jaula.

¿Qué estaba pasando?

Descubrieron que el electrodo de la rata estaba localizado

en el núcleo accumbens.

El núcleo accumbens libera dopamina y, si recibe una descarga,

es la experiencia más placentera del mundo.

Resulta que, si se les administra a las ratas

una descarga en el núcleo accumbens, preferirán recibir la descarga

a beber, a aparearse o a comer.

Lo preferirán a cualquier cosa.

¡Fantástico!

Descubrimos en el laboratorio que este gen D4, que libera dopamina,

está relacionado con el nivel de felicidad de las personas

a lo largo de su vida.

Es casi como un termostato que determina de media

lo feliz que es alguien.

Eso sí, para un momento concreto.

¿Qué decide lo felices que somos?

Si el bol de comida está ahí abajo o si nos lo acabamos de comer...

Desde los albores de nuestra especie, la espiritualidad nos ha ayudado

a ver la vida con optimismo y a ser mas felices

a pesar de las adversidades.

Que la pareja te deje, que tu empresa haga suspensión de pagos

o que se te muera el perro son cosas que crean infelicidad,

y que son ajenas a nuestra genética.

Pero el saber encajar estos chascos sí que puede estar relacionado

con nuestro ADN.

A lo largo de la evolución de la Humanidad,

creer en deidades, en fuerzas sobrenaturales o en otras vidas

nos puede haber ayudado a seguir adelante,

a luchar contra los elementos y a procrear,

pese a nuestro inevitable destino: la muerte.

Dean Hamer sostiene que la espiritualidad

tiene un componente genético.

Al margen de los credos religiosos, este concepto de espiritualidad

contempla no solo la devoción por un Dios,

sino también otras cuestiones como el sentimiento

de conexión con la naturaleza, con el universo o el misticismo.

La hipótesis de Hamer sugiere que existen genes

que nos predisponen a ser mas espirituales.

Para estudiarlo, utilizó unos cuestionarios de personalidad

que realizaron unas mil personas, que cuantificaban su espiritualidad.

Esta muestra estaba compuesta por gemelos idénticos,

mellizos y hermanos sin más.

Luego, tras realizar estudios moleculares,

el investigador encontró un vínculo entre esa medida de la espiritualidad

y un gen: el VMAT2, una secuencia con las instrucciones de una proteína

relacionada con el tráfico en el cerebro

de moléculas como la dopamina y la serotonina,

moléculas ligadas a sentimientos como el placer,

la motivación o la ansiedad, entre otros.

El hecho es que quienes poseían una versión determinada de ese gen,

daban resultados mayores en los tests de espiritualidad

que los que tenían otra versión, digamos, no tan espiritual.

Hamer sugiere que este gen podría predisponer

a las personas a la espiritualidad.

Pero también aclara que es posible que no sea el único.

Además, a esta posible contribución genética hay que añadir

otros factores como el entorno familiar y social,

el desarrollo embrionario y otras variables

que modelarían nuestras creencias.

En cualquier caso, si la espiritualidad es algo debido,

en parte, a la genética sería asimismo hereditario.

Un carácter que, según la hipótesis de Hamer, contribuiría

a afrontar la vida con un mayor optimismo ante las adversidades

y que podría haber dado un mayor éxito evolutivo a nuestra especie.

Es muy interesante, porque realmente lo que sugieres

es que hay una manera, y la estáis practicando, de utilizar los genes

para influir en la manera de ser, en el estado anímico de la gente.

¿Sí o no?

Sí.

Y, al parecer, habéis llevado a cabo algunos estudios

no tanto sobre la felicidad sino sobre la ansiedad,

utilizando lo mismo que se utiliza con el Prozac, por ejemplo.

Sí.

¿Utilizáis, pues, los genes para influir en la conducta,

para cambiar a la gente?

Bueno, utilizamos genes para estudiar la conducta.

Te acabo de contar la historia del gen que influye en la felicidad,

pero hemos descubierto otro que tiene que ver con la ansiedad,

la depresión y todos los sentimientos negativos.

En efecto, afecta en el cerebro al mismo gen

sobre el que incide el Prozac, el famoso antidepresivo.

Funciona más o menos de la misma manera.

Podríamos decir que algunas personas, la mitad de las personas del mundo,

nacen con su dosis de Prozac.

Son esas personas mas "ji,ji,ji,ja,ja,ja".

Las mas felices, vaya.

En cambio, la otra mitad de la población

no tiene Prozac de nacimiento ni es tan feliz, por así decirlo.

Me han preguntado por qué la mitad de la población nace poco feliz.

Y es muy interesante, porque resulta que el Prozac genético

tiene los mismos efectos secundarios que el Prozac:

¡interfiere con la libido y con el sexo!

Los que son felices y tienen esa especie de Prozac,

no quieren practicar el sexo tan a menudo.

En cambio, los que tienen un nivel más reducido de Prozac

tienen relaciones sexuales con mucha más frecuencia,

lo cual demuestra que no hay mal que por bien no venga

y explica por qué tenemos personalidades tan variables,

por qué algo que puede ser bueno en una situación,

puede ser malo en otra.

Algunos científicos hablan ahora de lo que llaman

"el éxodo de la realidad".

Dicen que la realidad es aburrida y hay personas que intentan escapar,

que buscan nuevas maneras de estar en contacto con los demás,

mas allá de las necesidades fisiológicas básicas.

¿Qué opinas de este éxodo?

No he oído hablar sobre eso, sinceramente, no demasiado.

Eso sí, a la hora de plantearse la ciencia en la sociedad

lo que realmente hace falta es una manera de convertir la ciencia

en una historia que la gente pueda entender.

La gente no quiere oír hablar tanto sobre hechos y cifras,

quiere escuchar una historia, como la que me contabas al principio

sobre tu perra, que era mas feliz cuando esperaba la comida,

esa es una buena historia.

Del mismo modo, la historia sobre la orientación sexual

y sobre cómo algunos nacen de una manera y otros de otra

es una buena historia y es importante contarla.

Y lo mismo con el VIH, un virus que apareció de la nada

pero que ahora podemos controlar gracias a la ciencia.

También es una buena historia.

Son las historias que creo que los científicos deben contar.

En mi caso, dentro de un año o así voy a dejar

el trabajo en el laboratorio y a llevar mi cámara

a jornada completa para filmar este tipo de temas

porque me parece una manera apasionante de concienciar al público

y difundir los conocimientos.

Una de las cosas que estudiaste, por lo menos hace algunos años,

fue la influencia de la genética en la vida sexual,

en el comportamiento sexual.

¿Hemos aprendido algo?

Se nos había dicho que tal vez hubiera un componente genético

o una influencia genética en la conducta

de las lesbianas o los gays.

Pero no lo sabemos a ciencia cierta.

¿Hemos avanzado algo en este punto?

¿No estamos seguros todavía?

Hemos avanzado en la investigación, sí.

Por supuesto, hay muchos aspectos distintos

que tienen importancia en la vida sexual:

la frecuencia con la que se practica el sexo,

lo que te gusta o no te gusta el sexo,

con quién quieres tener relaciones sexuales...

Pero, sin duda, uno de los mas importantes es si te gusta

practicar sexo con personas de tu mismo sexo o del sexo opuesto.

Ahora hay indicios muy sólidos que indican que los genes desempeñan

un papel importante en la orientación sexual.

De hecho, en los últimos cinco años se han llevado a cabo

tres estudios muy exhaustivos:

uno en Suecia, otro en Australia y otro en Virginia,

en los que se estudiaron todos los gemelos de la zona,

todas y cada una de las parejas de gemelos,

y se analizó, cuando uno era homosexual,

si el otro también lo era.

Como los gemelos están relacionados genéticamente,

es un buen punto de partida.

Pues bien, resulta que los genes determinan

el 50% de la orientación sexual.

Es el factor más importante que conocemos,

aunque también hay otros factores, pero ese es muy importante

y también determina si alguien es gay, lesbiana,

bisexual o transexual.

¿Cuáles serían los otros factores?

¿La cultura, tal vez?

Siempre pensamos que la cultura es si fuiste a una escuela católica

o a una escuela protestante, si tu madre te trató bien

o tu padre fue bueno contigo...

¡Y no hay demasiadas pruebas de que eso sea un factor importante!

Creo que la mayoría de los demás factores también son biológicos,

algo que sucede en el cerebro, ya sea antes del nacimiento

o en una fase muy temprana durante los primeros dos años de vida.

Lo fundamental aquí es que no sabemos

qué hace que alguien sea heterosexual.

Todos dicen: "simplemente es natural que a los hombres

les gusten las mujeres y a las mujeres los hombres",

pero no acabamos de entender cómo ocurre

y, probablemente, sea el mismo tipo de proceso,

con ligeras variaciones en los homosexuales.

Como en muchos comportamientos, nuestra orientación sexual responde

a una mezcla de factores: la cultura, la sociedad,

el entorno familiar, los vaivenes de la vida...

Algunos estudios sugieren que, además de lo ambiental,

nuestras preferencias sexuales también pueden tener

una influencia hereditaria.

Algunos científicos buscan, por medio de trabajos experimentales,

elementos de nuestro genoma que estén relacionados

con la orientación sexual.

Dean Hamer dio un primer paso en este campo hace casi 20 años.

El científico partió de un estudio con 114 hombres gays y sus familias.

Comparó la orientación sexual de los parientes de estos hombres

y se encontró con que había una mayor proporción de hombres homosexuales

en la familia de la madre que en la del padre.

Eso sugería que, quizá, algo relacionado con uno de los cromosomas

que determinan que una persona sea hombre o mujer, el X o el Y,

estuviera implicado con la orientación sexual.

Mediante análisis genéticos, Hamer y su equipo encontraron un vínculo

entre una región del cromosoma X y la homosexualidad.

Tras ese hallazgo, varios científicos han propuesto

otras zonas de nuestro ADN implicadas en la orientación sexual.

A lo largo de la evolución, solo sobreviven los rasgos

que favorecen la reproducción de los individuos.

Los portadores de genes que predisponen

a una orientación homosexual, al preferir personas del mismo sexo,

se reproducirían menos.

¿Cómo es posible entonces que la evolución

no haya eliminado estos genes?

Hamer y otros científicos plantean algunas hipótesis

para explicar este hecho.

Para empezar, esos posibles genes, llamémosles "genes gays",

no son determinantes al 100% ni tampoco únicos.

Como sucedería con la espiritualidad,

los "genes gays" favorecerían la opción homosexual,

pero el ambiente jugaría un papel tanto o mas importante.

Aparte, tener esta predisposición congénita

a sentir atracción por personas del mismo sexo

tampoco excluye, en absoluto, la posibilidad de tener hijos

y de extender los genes a las siguientes generaciones.

En este sentido, aquellas sociedades represivas

donde la mayoría de personas homosexuales,

por miedo a "salir del armario", realizan una vida heterosexual

tendrían, paradójicamente, una mayor frecuencia

de "genes gays" entre su población.

En su trabajo, Hamer observó que en las familias de hombres gays

había mas mujeres heterosexuales que en el resto de las familias.

Así, estos genes podrían potenciar la atracción hacia el sexo masculino,

tanto en mujeres como en hombres.

Es decir, mas mujeres heterosexuales y mas hijos con el "gen gay",

que compensarían la falta de descendencia

de sus parientes homosexuales.

Sea cual sea la clave del éxito evolutivo de los "genes gays",

ser homosexual responde a un amplio abanico de causas,

entre las cuales las genéticas predisponen, pero no determinan.

Dean, es fantástico lo que pasa en el cerebro.

Hace apenas unos años, no sabíamos nada de eso

y, de repente, bueno, digo de repente

pero me refiero a que ha habido un proceso bastante abrupto,

estamos aprendiendo la importancia de la codificación genética

y cerebral en la conducta personal.

Ha sido un avance muy rápido, y creo que seguimos sin entender

el problema fundamental del cerebro, que es cómo creamos

los pensamientos y las emociones.

Seguimos sin entenderlo, todavía es un misterio.

Pero lo que sí que entendemos es que todo lo que controla el cerebro

se ve influido por los genes que codifican el cerebro,

y que controlan las sustancias químicas que éste libera.

Esto ha sido importante para los biólogos, por supuesto.

Creo que también es importante para la sociedad

porque a menudo se atribuyen cierto tipo de conductas

a enfermedades sociales, o al entorno,

o a una creencia religiosa.

Y hay que entender que no es así,

que forma parte de la naturaleza humana,

forma parte de lo que nos hace personas. Es muy importante.

Lo que lo vuelve difícil de entender, tal vez,

es la sutileza de los genes a la hora de influir

sobre la naturaleza psicobiológica de una persona,

Sí.

de alguien de una forma distinta al resto.

Sí, no es fácil de entender porque no siempre es

como con el gen que determina el color marrón de ojos,

que hará que tengas los ojos marrones sin más, así de simple.

Con los genes que codifican la conducta,

todo es mucho más indirecto.

Estos genes actúan liberando sustancias químicas en el cerebro.

Y el mismo gen que hace que alguien padezca

una adicción a la cocaína porque necesita dopamina,

puede convertir a otra persona en un gran inversor

o en un gran político, porque le gusta la novedad.

El mismo gen, la misma sustancia química, provoca cosas distintas.

Es sutil, efectivamente.

¿Sabes una de las cosas que he descubierto recientemente?

Hace muchos años, unos diez, que se sabe que hay una especie

de mutación en el embrión, una descarga de testosterona

que, al parecer, hace que el dedo anular sea más largo en los hombres

que este dedo de aquí, el índice.

Sí.

Eso ya lo conoces.

¡Y con las mujeres es justamente al revés!

Pues ahora resulta que algunos científicos amigos míos

han llevado a cabo experimentos y me han contado

que los que tienen este dedo más largo,

ya sabes, como prueba de la descarga de testosterona,

son más intrépidos, corren mas riesgos

y ganan mas dinero, diez veces mas dinero

que el resto de los mortales.

¡Son operadores bursátiles magníficos!

¡Ahora mismo todos los telespectadores están intentando

estirar el dedo a ver si logran ganar más dinero!

¿Es cierto o falso?

Creo que es muy posible que sea cierto porque se trata, básicamente,

de un marcador de sucesos hormonales que suceden en una fase muy temprana,

y no hay duda de que muchas de las cosas que ocurren

cuando todavía estamos en el útero son tan importantes

como las de después.

Pero, de nuevo, lo importante es que la gente entienda

que se trata de diferencias biológicas

que no vuelven a alguien mejor o peor,

sino que simplemente hacen que una persona

sea un poco distinta a otra.

Exacto.

En Estados Unidos el tema de la orientación sexual

es muy importante porque allí sigue habiendo un gran debate

sobre si la homosexualidad es aceptable o no.

Por eso, el matrimonio entre homosexuales está permitido

solamente en algunos estados y no en otros,

la Iglesia presiona mucho y hay mucho debate político.

Es verdaderamente crucial que la gente entienda

lo que nos dice la ciencia, porque afecta a la forma

en la que las personas se plantean los derechos humanos básicos.

No debería ser así, pero así es, y se trata de un caso

en el que el conocimiento científico realmente incide

no solamente en los científicos o los homosexuales,

sino en toda la sociedad que los rodea.

Para algunos científicos, existe un colectivo muy interesante

con el que llevar a cabo determinadas investigaciones:

los gemelos monocigóticos,

hermanos que, desde un punto de vista genético, son idénticos.

Éstos proceden de un óvulo que, tras la fecundación,

se dividió en dos células separadas con la misma información genética,

que darían lugar a dos individuos iguales, dos clones.

Los gemelos monocigóticos pueden aportar pistas para conocer

qué aspectos de la biología y de la psicología de las personas

se deben a la herencia y cuáles responden a las circunstancias

de la vida y del ambiente.

Dentro de este grupo, son especialmente interesantes

aquellos que, por los motivos que sean,

fueron separados de pequeños y crecieron en entornos distintos.

Los científicos asumen que buena parte de las diferencias

entre estos hermanos se debe al modelado ejercido

por el entorno familiar, social y ambiental,

puesto que la componente hereditaria es la misma para cada pareja.

Los estudios de Dean Hamer sobre la espiritualidad

y la orientación sexual se basan en gemelos monocigóticos,

aunque no exclusivamente, ya que estos presentan un problema:

escasean, y mas los que crecieron separados.

Por ello, los científicos también recurren a hermanos no tan idénticos,

a los gemelos dicigóticos, mas conocidos como mellizos,

y a los hermanos sin mas.

Ambos casos proceden de dos óvulos distintos,

fecundados cada uno por un espermatozoide distinto.

Las parejas de gemelos dicigóticos y de hermanos de distintos partos

conservan muchos rasgos en común, pero no todos.

A diferencia de los gemelos idénticos,

los mellizos muestran diferencias no solo en sus genes,

sino también en sus cromosomas.

De ahí, que dos hermanos mellizos puedan ser de distinto sexo,

niño y niña.

Los mellizos y los hermanos convencionales abundan, sí,

pero a la vez muestran mayores diferencias en su ADN.

Al investigar con éstos, los científicos deben encontrar

aquéllas diferencias genéticas que, si pasaran por alto,

podrían sesgar los resultados de sus estudios.

¿Cuál es el futuro, entonces?

Recuerdo una de tus películas, bueno, era mas bien un vídeo breve.

En realidad, el vídeo versaba sobre dos chicas lesbianas

que estaban diseñando al niño que querían tener:

el color de sus ojos, la altura... ¡todo!

¡Era maravilloso!

¿Dónde estamos en relación a ese proyecto?

¿Vamos en esa dirección?

El vídeo pertenecía al género de ficción,

porque evidentemente es pura ficción.

Creo que tal vez en el futuro se puedan diseñar

ciertos aspectos de la conducta humana

y ciertos aspectos de la apariencia física,

pero no creo que sea eso lo que realmente cambie

al ser humano en el futuro.

Me parece que será limitado y creo que cambiar los genes

tendrá menos repercusiones de las que podríamos esperar.

Además, creo que constataremos que los efectos de la cultura

son enormes.

Y que son esos los efectos que, como seres humanos,

podemos controlar.

Por ejemplo, que la gente acepte o no los gays y las lesbianas

tendrá una repercusión inmensa sobre millones y millones de personas

de todo el mundo, que ya no crecerán en lugares donde los torturen

ni sufrirán humillaciones en las escuelas u otros entornos.

Este tipo de cambios prevalecerá sobre los cambios menores

que podamos realizar genéticamente.

Dicho esto, creo que la ingeniería genética sí que tendrá

un papel fundamental en los casos en los que haya realmente

una enfermedad clara.

por ejemplo, en las personas con esquizofrenia,

trastorno bipolar o psicosis grave, cuando el cerebro no funciona bien.

En esos casos, cuyo origen es también muy biológico,

creo que la ingeniería genética puede desempeñar

un papel importantísimo.

¿Sabes? Pensando en el futuro, mientras hablabas,

se me ha ocurrido que probablemente uno de los retos

será utilizar menos fármacos y recurrir

a otro tipo de intervenciones más anímicas.

O más, no sé...

Hacer un seguimiento de los genes y de cómo repercuten

sobre el carácter.

Y también analizar las consecuencias de la soledad.

Ahora mismo no hacemos nada al respecto,

nos limitamos a administrar fármacos.

Quizá algún día podamos saber algo sobre los genes que provocan

que algunos hombres o mujeres sean solitarios,

que estén solos todo el rato.

Claramente la interacción con otras personas

es para lo que hemos evolucionado.

El cerebro ha evolucionado

para tener relaciones sexuales y para interactuar

con otros seres humanos.

Probablemente se trate de los principales motores

que nos impulsan.

Y es obvio que intentar arreglarlo todo con fármacos

no es la solución.

Hay que construir sociedades y situaciones

en las que las personas se sientan cómodas unas con otras.

Eso es lo importante.

Encontrarás personas tristes,

encontrarás personas que están enfadadas,

que siempre pongan cara de palo,

y encontrarás a otras personas que, de un modo u otro,

logren conciliar el entretenimiento y el conocimiento.

¿Les dirías a los que son más desagradables

que no tienen futuro?

No, jamás le diría a nadie algo así.

Creo que todo el mundo tiene un futuro por delante.

Todos nosotros tenemos la misma configuración genética básica,

y luego hay pequeñas variaciones menores

que pueden hacer que algunos sean, en promedio, más felices.

También hay otras variaciones menores que pueden hacer

que alguien sea bisexual en lugar de heterosexual,

pero todos nosotros tenemos la capacidad

de vivir vidas plenas y enriquecedoras.

Mis películas ensalzan estas historias

y las de las personas que triunfan y las de la esperanza que se impone,

por lo menos, eso espero.

Durante décadas hemos asistido al debate sobre qué pesaba más

en la balanza de la naturaleza humana:

si lo innato o lo adquirido.

En términos biológicos, y dejando de lado algunas excepciones,

ahora sabemos que somos el producto de un diálogo constante

entre la genética y el entorno.

Sin embargo, todavía es un misterio

cómo surgen los pensamientos y las emociones.

Lo que es indudable es que los genes que controlan

las sustancias químicas que se liberan en el cerebro

ejercen una influencia sutil, pero influencia al fin y al cabo,

en esos pensamientos y en esas emociones.

Por ello, al investigar sobre la felicidad,

la depresión o la sexualidad desde el punto de vista genético,

Dean Hamer está descubriendo el abecedario

con el que se escribe el libro de nuestras vidas.

Naturalmente, el abecedario no es el todo,

también hace falta una gramática y una ortografía,

y allí es donde entra en juego el entorno y la cultura.

¿Pero quién podría escribir un libro sin contar con el abecedario?

Subtitulación realizada por: Virginia Sander.

Redes - Los genes que regulan la personalidad

27:54 30 sep 2012

 El manual de instrucciones con el que se ensambla nuestra biología está escrito en nuestro ADN. Pero, ¿es posible que los genes, del mismo modo que regulan el desarrollo de nuestro cuerpo, también influyan en nuestra personalidad? En este capítulo de Redes, Punset indaga sobre esta cuestión con Dean Hamer, genetista de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y divulgador científico. Hamer ha recopilado numerosas evidencias que sugieren que la felicidad, la espiritualidad, la orientación sexual y otras características de la personalidad tendrían una componente genética.

Histórico de emisiones:

18/12/2011

 El manual de instrucciones con el que se ensambla nuestra biología está escrito en nuestro ADN. Pero, ¿es posible que los genes, del mismo modo que regulan el desarrollo de nuestro cuerpo, también influyan en nuestra personalidad? En este capítulo de Redes, Punset indaga sobre esta cuestión con Dean Hamer, genetista de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y divulgador científico. Hamer ha recopilado numerosas evidencias que sugieren que la felicidad, la espiritualidad, la orientación sexual y otras características de la personalidad tendrían una componente genética.

Histórico de emisiones:

18/12/2011

ver más sobre "Redes - Los genes que regulan la personalidad" ver menos sobre "Redes - Los genes que regulan la personalidad"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. ceci vigier

    Exquisito programa..cargado de emoción.....Gracias Eduardo!!!! cuando necesites una profesora de educación física, argentina, simplemente avisame!!!

    20 dic 2011

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más