www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3699011
Para todos los públicos Red Natura 2000 - 20/08/16
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

La naturaleza realiza servicios que son fundamentales

para el mantenimiento de la vida.

Los ecosistemas naturales proporcionan agua limpia,

conservan los suelos, estabilizan el clima

y almacenan el carbono.

En ellos podemos encontrar

los principios activos de muchos medicamentos

y las materias primas

para lograr el desarrollo económico de las personas.

De esos servicios,

depende la existencia de los seres humanos en el planeta.

Para conservar la biodiversidad,

la Unión Europea creó una red de espacios protegidos,

la Red Natura 2000.

La Red Natura 2000,

constituye la herramienta más importante

para la conservación de la naturaleza en Europa.

En esta serie, conoceremos a algunas de las personas

que viven y trabajan en los territorios de la Red.

Ellas son, la primera línea en la conservación

de la auténtica riqueza de España.

Esto es, Red Natura 2000.

En la secas llanuras de Castilla La Mancha,

un conjunto de humedales dispersos,

constituyen el refugio imprescindible

para multitud de especies.

Estos embalsamientos de agua de los ríos

y de afluentes subterráneos,

no tienen salida al mar.

Su aparición, proporciona la condiciones para la formación

de carrizales y tarayales

que se convierten en los hábitats idóneos,

para que muchas aves encuentren resguardo y alimento.

Junto a los aprovechamientos tradicionales, agrícolas y ganaderos

en la laguna del Taray,

han encontrado en la observación y fotografía de aves,

un excelente recurso económico.

En anhelo de la conservación de la naturaleza

y el uso responsable de los recursos naturales,

son aquí, una realidad.

Máximo, es el responsable en el Taray,

de descubrir los mejores lugares para la observación.

Como cada día,

se dedica al estudio del comportamiento de la fauna

que habita la laguna.

Yo me llamo Máximo,

estoy trabajando aquí en la laguna del Taray,

en la Mancha húmeda,

dentro de la provincia de Toledo

que está dentro de la Red Natura 2000.

Y mi trabajo consiste básicamente

en atender a los fotógrafos de naturaleza

que vienen un poco entusiasmados a buscar

el ave toro, el aguilucho lagunero,

todas estas especies emblemáticas de este ecosistema,

para ayudarles a conseguir las fotografías que ellos buscan.

Aquí en la laguna del Taray,

tenemos unas 400 hectáreas inundables,

de las cuales 300, están ocupadas por comunidades vegetales,

como el carrizo, la enea, la masiega.

Trescientas hectáreas que son tres kilómetros cuadrados

es mucho terreno;

es mucho terreno que es indispensable para que críen especies

como el ave toro, como la gaza imperial.

Cada vez se está asentando aquí un poquitín más

la garceta grande,

que sabemos todos que está en expansión por la Península Ibérica.

Que haya 300 hectáreas de carrizal,

es lo que provoca, que especies, por ejemplo, el carricerín real,

tenga aquí las 25 parejas que se estiman,

que el bigotudo tenga una población tan buena en esta zona.

Que estamos contando eso,

con que tenemos una zona de carrizal muy importante.

A ver qué nos da tiempo a hacer.

Recogemos al cliente

y yo creo que con eso...

El que estemos dentro de una finca privada,

ha ayudado a que esta finca

se haya conservado de una manera muy superior a otras que están aledañas.

Aquí, ha habido una explotación cinegética

y eso ha ayudado a que los propietarios

hayan luchado porque, bueno, porque haya carga cinegética, ¿no?

De alguna manera han conservado el medio.

Y a la vista está que a día de hoy esto es una joya a nivel ornitológico

Lo que hacemos inicialmente es,

estudiar qué zona es mejor para cada especie;

y una vez que tenemos individualizada las mejores zonas para cada especie,

nuestra función es, mejorar, en la medida de lo posible,

las tomas de los fotógrafos que van a acudir.

El fotógrafo no quiere venir,

hacer una fotografía de determinada ave

en cualquier circunstancia.

Quieren que la iluminación sea lo mejor posible,

quieren que el fondo sea lo mejor posible,

el punto de vista, lo mejor posible;

obviamente que vengan cuanta más número de especies.

Todos esos criterios,

son los que nos llevan un poquitín a buscar dentro de la zona buena,

el mejor rincón, con la mejor orientación

y encontrar esa zona óptima,

para poner ahí nuestro escondite fotográfico.

Cada día es distinto, ¿no?

Es un poco las aves las que nos marcan el día.

Pero sí que hay unas cosas que se hacen todos los días que es:

revisar todos los hides que tenemos funcionando,

ver que las aves que queremos que acudan, estén acudiendo,

bien por señales, bien por observación directa.

Tenemos que emplear casi todo el tiempo en observación.

Ver en qué meses los pájaros se están moviendo

de esta parte de la laguna a ésta.

A lo mejor las grullas se nos ponían en la otra punta de la laguna

y ahora que ha bajado mucho el nivel del agua, se han puesto aquí

y tenemos que determinar que es por eso.

Estudiar un poquitín todo eso,

para en próximos años anticiparnos a lo que va a ocurrir.

Saber que si está bajando el nivel del agua,

ciertas especies se nos van a mover de un sitio a otro.

Cuando alguien saca aquí una foto muy buena de un bigotudo

con las dos patas abiertas bebiendo del agua,

esa foto al día siguiente está en Internet.

La ve mucha gente y es un poquitín el canal que tenemos nosotros

de llegada de clientes.

Lo normal es que sepan a la especie que vienen.

Es raro que te venga alguien y te diga:

"A ver qué tenéis, dónde me podéis meter".

No, normalmente, viene una persona que te dice:

"Yo por la mañana quiero hacer el bigotudo

y por la tarde quiero hacer el aguilucho lagunero".

Bueno pues ahora vamos a intentar hacer la entrada un poquitín rápido,

-Vale. ...para no armar aquí mucho escándalo

porque cuanto más discretos vayamos,

menos probabilidades tenemos de espantarles. -Vale, perfecto.

-Yo les llevo al sitio más adecuado para cada especie,

le doy una orientación del horario que pueden llevar los animales

y después ya se encargan los animales de hacerme ver que no tengo ni idea,

porque yo le puedo decir:

"Mira, normalmente hasta las diez, no te viene el lagunero

y a veces a las doce, te viene el ratonero".

Y por supuesto que muchas veces lo hacen al revés, ¿no?

Igual viene el ratonero después, el lagunero...

"Pues ha venido al revés de cómo me decías".

Sí, eso ocurre muchas veces.

Entonces nada, con eso yo creo que... -Vale.

Solo desearte suerte y que tengas una buena mañana.

-Bueno, Máximo. Venga nos vemos.

-Estamos en contacto a través del móvil, ¿vale?

-Vale muy bien, venga. -Venga.

-Ya estoy preparándome.

.Vamos Pedro, que está esto.

El tener una línea marcada por otros países europeos;

-tenemos esa ventaja- tenemos que aprovecharla, pienso yo.

Y tenemos que pensar a ver que tenemos unos valores paisajísticos,

ornitológicos, botánicos...

Vamos, tenemos un medio ambiente estupendo en la Península Ibérica

y tenemos que apostar fuerte por ello.

Nos lo están demostrando desde fuera.

Nosotros aquí estamos un poquitín ciegos

y son desde fuera desde donde están viniendo

y están dejando aquí recursos, por ejemplo,

en este negocio de fotografía de naturaleza.

Hay gente por supuesto que viene de España

que ya se ha dado cuenta.

Pero hay muchos que no se han dado cuenta

y son los de fuera los que están viniendo y están diciendo:

"¡Eh!, que tenéis aquí esto con un alto valor. Cuidadlo".

Seguramente poblaciones de aquí alrededor

nunca habrían pensado que podrían sacar beneficio de un carrizal;

de un carrizal en el que antes el único beneficio que tenía era

cortar carrizo para hacer cal,

cortar carrizo para las panaderías...

Sin embargo hoy día, ahora mismo, por ejemplo,

hay una persona que está ayudando en la laguna

y que tiene su puesto de trabajo,

gracias a que en la laguna del Taray hay bigotudos,

hay carricerines reales,

que son pájaros que hace dos años, seguramente esa persona,

no sabía lo que eran.

Y hoy está dando de comer a una familia, ¿no?

El bigotudo, el carricerín real.

Entonces es un orgullo el poder decir

que parece que se está cambiando poco a poco.

La naturaleza me acompaña desde niño.

Tuve la suerte de que mis padres

ya fue una generación que sufrió el éxodo rural,

pero apostaron un poquitín por mantenernos cerca

de las zonas rurales.

Tuve la suerte de que se hicieron con una cabañita en el monte

y desde los nueve años, pues...

Yo paso dos días a la semana en el monte,

pero yo considero que me he criado en el monte.

Después he pasado también por la fase de trabajar en una oficina.

Y un día trabajado en la oficina,

para mí era un día perdido,

pero un día menos que me quedaba para ir al monte el viernes por la noche.

Ahora un día trabajado es un día disfrutado.

Yo pienso que el territorio ha sufrido muchos cambios

en las últimas decenas.

Encima de machacarle, lo hemos abandonado,

porque cuando lo hemos machado nos hemos ido todos a las ciudades.

Y parece que ahora,

estamos personas que tenemos la suerte

de empezar a volver a deshacer ese éxodo rural, ¿no?

Integrarnos en la naturaleza,

interaccionando con ella,

poder vivir de ella, ¿no?, sin machacarla.

Estoy trabajando ahora con esto y si esto sigue así,

dentro de 50 años,

puede haber otra persona que pueda estar viviendo de esto.

No es como cuando te pones a talar un bosque y dices:

"¡Ah!, pues se puede vivir del bosque".

Sí, pero se puede vivir hasta que lo acabes.

Esto parece que es un desarrollo sostenible,

que es un poquitín lo que se viene buscando hace años.

Entonces, en esa línea de trabajo, yo creo que se está avanzando bien,

despacio, a lo mejor, pero se está avanzando.

Tenemos que ver lo positivo del avance.

Una de las cosas que me llamó la atención

cuando vine aquí,

es que yo estaba enmarcado,

estaba viviendo en un pueblecito de montaña precioso

en la montaña cantábrica.

Cuando vine aquí me encontré con que sin andar tanto,

porque estamos a 400 kilómetros en línea recta,

estamos en otro mundo;

no es que aquí haya carrizal y allí tengamos hayedos,

es que por medio tenemos muchísimos ecosistemas distintos.

Es una de las cosas que llama la atención

y que la gente tiene que ser consciente de ello y valorarlo,

es la variedad de hábitats y ecosistemas que tenemos en España.

A mí me parece una pasada.

Yo allí en Cantabria miraba a una roca y te decía:

"Si hay águila reales, tiene que estar ahí la pareja".

Sin embargo cuando yo llegué aquí, yo miraba al carrizal

y es como quien abría un libro al revés,

yo no sabía leer el paisaje.

Ahora sin embargo, ya digo, pues venga,

aquí veo una isleta vacía de agua que parece que tiene bastante enea;

aunque todavía no los he visto, seguro que aquí están los bigotudos.

Un poquitín el aprender a leer el paisaje de donde estás,

es una de las cosas que más me ha gustado de aquí, claro.

No sabemos leer el paisaje y es una de las cosas más bonitas.

Porque realmente, sí, ¿en el hayedo estás contento?,

sí estoy muy contento,

pero ya no aprendes tanto como el primer día.

Aquí se me ha abierto un libro.

Es la hora de que las personas que habitamos el país

nos demos cuenta del valor que tienen estos espacios

de la Red Natura 2000

y los que no hemos podido meter que son muchísimos, ¿no?

Porque realmente nos está dando un valor extra,

con respecto a otros países.

Mi opinión es que esto tendría que ser considerado

a la hora de desarrollar políticas;

ya no solo políticas de conservación

que estamos acostumbrados a hablar,

si no que la política global debería tenerlo en consideración.

Qué queremos avanzar, qué queremos desarrollar,

por supuesto.

Pero siempre teniendo en cuenta,

tenemos esto aquí, ya no lo tenemos en un lateral,

no, lo tenemos aquí,

tenemos la naturaleza, tenemos que conservarla

y tenemos que aprender a ir caminando para adelante, desarrollando,

pero con ella.

Porque la hemos tenido ahí de compañera,

la hemos maltratado

y yo creo que se ha demostrado que ese no es el camino.

Ibiza es conocida en todo el mundo por sus costas.

Pero en las zonas de montaña del interior,

el macizo de la serra Grossa,

constituye uno de los espacios naturales

mejor conservados de toda la isla.

El equilibrio paisajístico entre zonas forestales

y áreas cultivadas,

que esta sierra ha conseguido mantener

a pesar de los impactos urbanísticos,

le ha supuesto su reconocimiento como lugar de interés comunitario

de la Red Natura 2000.

Bosques de pino carrasco y sabina,

crecen junto a coscojas, brezos, genistas y madroños.

Conformando los hábitats para especies de aves,

incluidas en la directiva Aves,

como el alcaraván, el chotacabras gris,

o la terrera común.

En la finca Cannaberry,

Jordi cultiva sus huertos ecológicos,

proporcionando a sus clientes productos locales

y cultivados con absoluto respeto por su entorno.

Soy Jordi Serra,

y vivimos aquí, con mi mujer y mi hijo de un año y medio.

La finca es una finca forestal y agrícola

de unas 20 hectáreas aproximadamente.

La parte principal es forestal

y está integrada gran parte de ella dentro de la Red Natura 2000,

dentro del área de Serra Grosa.

Es zona de pinar, principalmente,

y luego la parte de la finca

que son unas tres, cuatro hectáreas cultivables, arables,

que es donde realizamos la actividad agraria.

La finca durante bastantes años la había llevado mi padre,

pero al cogerlo yo, quise hacer una cosa diferente

que diera un poquitín más de margen,

y es por eso que ya desde el primer día

lo di de alta en agricultura ecológica

y empecé a hacer lo que eran algunos cultivos de hortaliza.

No es una finca con una capacidad muy elevada

de poder producir a gran escala, ni una forma muy industrializada.

De hecho lo que hacemos es a un nivel muy artesanal

y de ponerle mimo y tirar adelante.

Como persona que gestiona una finca en este entorno,

considero que sería más sostenible y más adecuado

con lo que son los usos tradicionales,

y con lo que sería una gestión sostenible,

el primer punto sería,

conservar lo que es el paisaje en mosaico;

o sea, mantener la actividad agraria allá donde sea posible,

donde no haya sido totalmente abandonada

y sustituida por masa forestal.

Otro punto en el que se puede actuar es sobre el punto de los costes.

Evidentemente podemos ofrecer un precio más competitivo,

si los costes son menores.

Entonces, pasa por una revalorización de lo que es el producto local.

Lo más fácil posiblemente sería,

primero, eliminar el monocultivo turístico;

hacer posible otras actividades económicas

que pudieran ser tanto del sector primario como del secundario;

diversificar también el sector servicios.

Hay mucho por diversificar,

no todo tiene que pasar por hostelería.

Y por supuesto, diversificar lo que es el turismo.

La imagen que trasciende de Ibiza,

tanto al mundo como a mucha gente que vive aquí

y que reside aquí todo el año aquí incluso,

no se corresponde con la imagen que yo tengo de Ibiza.

Hay otra realidades;

que como digo, para mucha gente que reside aquí,

incluso están ocultas.

Hemos pasado de una sociedad

preindustrial muy cerrada y endogámica

a ser lo último de lo último del siglo XXI.

Ha sido una sacudida muy grande

y por supuesto ha afectado de una forma muy directa

lo que es la sostenibilidad y la imagen

que nosotros mismos tenemos de sostenibilidad.

El contacto con la naturaleza,

la gestión de los espacios naturales

lo asociamos con generaciones anteriores

que tenemos la visión de que vivían en una pobreza material,

pero posiblemente tengamos que ir hacia lo que sería una nueva ética

y sacar la parte más positiva de esta interactuación

entre lo que sería persona y medio natural.

Falta poner en valor lo que serían los espacios naturales.

Se ve al propietario de aquí

pues como que tener una finca dentro de un espacio natural

son limitaciones para la organización.

Son problemas, son...,

muchos inconvenientes y ninguna ventaja.

Se debería dar un salto adelante y buscar que,

el hecho de tener zonas declaradas como de la Red Natura 2000,

o en otras figuras de protección,

pues darle el prestigio que se merecen, en cierta manera.

Darle prestigio, ¿pues cómo?

Pues dándole valor añadido,

dándole una posibilidad de que se puedan realizar actividades

que sean sostenibles y que no sean depredadores del territorio.

Que tú tengas una finca en un parque natural,

es un valor añadido,

estás produciendo alimentos en una zona

que tiene un reconocimiento oficial

conforme es un ámbito natural específico y protegido.

O sea, es que eso es la máxima garantía para el cliente

de la sostenibilidad,

y cómo es de saludable ese producto.

Al noroeste de Huesca,

en la cuenca alta del río Noguera-Ribagorzana,

Bonansa, está inmerso en el espacio protegido

de la Red Natura 2000, el Turbón y la sierra del Sis.

rodeado de tierras de labor y pastos para el ganado,

las abundantes precipitaciones de lluvia,

permiten el desarrollo de un paisaje rico en arboledas.

Bosques de pino silvestre, robledales y hayedos,

crecen junto al sotobosque de boj y serval.

Los recursos naturales de este espacio,

constituyen el principal sustento para los vecinos de Bonansa

que además de la ganadería y la agricultura,

durante los últimos años han completado sus economías

con el turismo rural y de naturaleza.

Entre los 50 habitantes de Bonansa,

Alejandro y su familia,

han construido un pequeño hotel bioclimático.

Observar el paso de las estaciones a través de sus ventanas,

constituye un auténtico espectáculo.

Nos encontramos en medio del Pirineo,

Pirineo en este caso aragonés, pero es el Pirineo central.

Y es la zona más alta de Pirineo.

Yo me llamo Alejandro, soy arquitecto.

Una profesión un poco curiosa para vivir en un pueblo así,

pero bueno, ahora también nos dedicamos a la hostelería,

tenemos un pequeño ecohotel, así lo hemos llamado,

y vivo ahí con mi familia.

Estamos en la zona sur,

tenemos una cepa, una zona de protección de aves.

Hacia el este, tenemos un parque nacional,

hacia el norte tenemos un parque natural.

Estamos un poco en medio rodeados de una conservación,

de una figura de conservación que está bien,

pero bueno, que también nosotros lo que decimos

es que somos una especie amenazada.

Ahora hay más densidad de árboles y más bosque que hace cien años.

Hay menos ganadería y menos gente que trabaje la tierra,

entonces, claro, el paisaje se va transformando.

Yo creo que es una pieza fundamental, somos una especie más,

no somos ni mejores ni peores,

pero realmente sí que somos una especie;

una especie y yo creo que también hay que protegerla, ¿no?

Hace años que mucha gente se quedaba en el pueblo

porque no tenía otra opción,

y continuaba con el sistema económico de la familia,

muy arraigada la ganadería,

pero hoy en día nuestros hijos salen, estudian,

pueden ir a la universidad

y muchos de ellos, vuelven.

Y yo creo que es un sitio perfecto para vivir y para ellos.

En nuestro caso, bueno,

hicimos un proyecto que tuviera un poco esa esencia, ¿no?

que estuvieras dentro de casa,

pero también participando de la naturaleza,

entonces, abrimos grandes ventanales a este espacio, a este valle,

incluso conservando árboles que nos rozan los ventanales.

Desde allí podemos ver

todos los pajaritos cuando vienen por las mañanas,

incluso las hormigas.

Estás casi tocando la naturaleza desde dentro.

Y bueno la verdad, es que es muy agradable.

La gente yo creo que siente esta sensación.

Son unos sitios realmente un poco mágicos, especiales

y realmente si tú buscas y acondicionas tu pequeño entorno,

realmente tienes un buen observatorio de la naturaleza desde tu casa.

El sistema de vida de los pueblos, es muy diferente a la de una ciudad.

Aquí somos como antaño, autosuficientes,

o intentamos serlo.

Y bueno, te das cuenta que sí, que la vida cambia

y que los sistemas cambian y bueno, tienes aquí una oportunidad,

no te mueres de hambre aquí.

Si trabajas y tienes tu espacio,

realmente en un pueblo te da suficiente para vivir.

Esta decisión, pues implica muchas cosas,

y una de ellas es,

aceptar que tu casa no es solo tu vivienda,

sino es todo lo que te rodea.

Es muy diferente a una ciudad, es casi del positivo al negativo.

Es coger los bloques de viviendas y transformarlos en árboles;

no tiene nada que ver.

Y de alguna manera, nos sentimos los guardianes,

los guardianes de nuestro entorno,

porque, ¿quién nos va a echar una mano en esto?

¿Quién va a ser el que va a guardar todo esto y va a conservarlo?

Realmente el que viva aquí.

No hay otro.

Una de las cosas de las que a veces pecamos

es de no ver un poco lo que tenemos delante de los ojos.

Y España, precisamente,

es uno de los países con más biodiversidad de Europa.

Y es nuestra riqueza real.

Estar dentro de Red Natura 2000,

es como estar debajo de un paraguas, de una marca que te protege

y aparte, te da un sello de calidad.

Aunque aquí, en estas zonas tan apartadas,

nos llega todo tarde, tanto la crisis como la recuperación,

entonces nuestros hijos,

que es el futuro realmente de estos pueblos,

pues yo creo que si no les preparamos un poco el camino,

lo van a tener muy difícil.

Por eso todas estas opciones, incluirnos dentro de una Red Natura,

yo creo que todo esto va a ser positivo, más que nada para ellos.

El tiempo dará la razón

a que realmente estas zonas hay que protegerlas,

pero con conocimiento realmente.

El filósofo y psicoanalista turco, Cornelius Castoriadis, escribió:

"La ecología es subversiva,

porque pone en cuestión el imaginario capitalista

que domina el planeta.

Rechaza el motivo central,

según el cual, nuestro destino estriba en acrecentar sin cesar

la producción y el consumo.

La ecología, muestra el impacto catastrófico

de la lógica capitalista sobre el medio natural

y sobre la vida de los seres humanos.

El acaparamiento ha sido un impulso secular de las sociedades humanas.

Alcanzar elevados niveles de bienestar,

ha sido posible mediante el espolio insostenible

de los recursos naturales,

que además, ha provocado una desconsiderada desigualdad

entre los seres humanos".

Las estrategias por la conservación de los ecosistemas del planeta,

han de suponer una nueva forma de relacionarnos entre nosotros

y con la tierra.

Esto es la Red Natura 2000.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Red Natura 2000 - 20/08/16

Red Natura 2000 - 20/08/16

20 ago 2016

En este capítulo nos volvemos a poner los prismáticos para viajar a los Humedales de la Mancha, un conjunto de humedales dispersos en los que se dan las condiciones perfectas para la formación de carrizales y tarayales, convirtiéndose en los hábitats idóneos para que muchas aves encuentren resguardo y alimento. 

ver más sobre "Red Natura 2000 - 20/08/16" ver menos sobre "Red Natura 2000 - 20/08/16"

Los últimos 171 programas de Red Natura 2000

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios