www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4725298
Para todos los públicos Pura magia - T2 - Gala 8 - ver ahora
Transcripción completa

(Canción en inglés)

(Palmas)

(Ovación)

(Música cabecera)

(Aplausos)

Buenas noches. Bienvenidos a "Pura magia",

el único programa donde palomas y conejos tienen sindicato propio.

Es que soy tan gracioso... Bueno, yo no, el guionista.

Y ahora vamos a empezar esta gala número ocho.

Estamos muy nerviosos porque de hoy van a salir

los cinco finalistas.

(Aplausos)

Están muy nerviosos y lo van a dar todo.

¡Fuerte el aplauso para ellos! ¡Al escenario!

(Aplausos, música)

Guapísimos y guapísimas casi todos.

Porque veo cosas raras,

pero supongo que Jordi Dalmau, el estilista del programa,

tendría cosas que deciros, pero todo a su momento.

Señoras y señores del jurado, ¿cómo están?

Muy bien. Fuerte el aplauso para ellos.

Poty, Inés, Nina y Anthony Blake.

Muy buenas noches.

Gracias por estar con nosotros una semana más.

Poty, vas muy guapo. Sí. ¿Es una tontería más?

No he entendido el chiste. No, que vas muy guapo.

Que vas muy guapo. Sí, pero es que...

Es que me molesta que estés casi tan guapo como yo.

Pero bueno, es una... ¡Eso es, eso es!

Qué maravilla, cómo voy. Impecable.

Tú vas espectacular. Para guapa, mira a Inés,

que parece un árbol de Navidad. Estamos todos muy guapos.

Cómo brillas. Mira.

Y mira a Blake, que viene espectacular.

A Blake ya se lo diré cuando llegue a él.

De momento, estoy contigo. Inés, yo te quería preguntar.

Dime. ¿Qué les dirías a los magos

cómo deben encarar una semifinal como la de hoy?

Deberían encararla con juegos muy seguros y juegos muy probados

delante del público. Eso, como mínimo.

Muy probados, ¿no? Muy probados, sí.

(RÍE) Yo me río, pero bueno.

Tenemos sorpresas hoy, por lo que veo.

Sí, hemos tenido nuestros más y nuestros menos esta semana.

Nina, ¿cómo estás? Estoy muy bien.

Hoy te va a gustar mucho una cosa que pasará en el programa.

¿Sí? Te gustará mucho

y a lo mejor te enfada un poco. ¡Ay!

Te va a gustar, te va a enfa... Bueno, ya lo verás.

(Risas)

Hasta ahí puedo leer. No te digo nada más.

Estarás nerviosa todo el rato. Sí, gracias por este inicio.

Me encanta. Confío en ti.

Blake, qué guapo, ¿eh? Guapísimo.

Que se ponga de pie. ¡De pie, de pie, de pie!

Qué guapo.

Qué maravilla.

De verdad, este rollo mago te queda muy bien.

Este cuello me gusta mucho. Hindú.

Hindú. Bueno, mago, hindú... Es lo mismo, todos lo saben.

Unos miles de kilómetros de distancia, pero lo mismo, sí.

Oye, te voy a preguntar para que nos digas...

Claro, el jurado os tenéis que poner de acuerdo entre vosotros.

Tú, personalmente, ¿estás de acuerdo con los que están aquí sentados?

¿Echas de menos a alguien? ¿Te sobra alguien?

Como diga que sí, os cagáis. No echo de menos a nadie

y me sobran cinco.

Qué fuerte. Y los que te sobran, ¿saben quiénes son?

No, aún no. Espero, por el bien de ellos,

que hoy vayan a muerte.

Chicos, ¿lo habéis oído? Quedan dos.

Ya no se puede guardar absolutamente nada en el bolso ni en la cartera.

O lo echáis todo,

o vosotros os echáis a vosotros mismos.

Fíjate qué caras.

A mí me gusta la cara de simpatía y alegría de David Díaz.

Es el más simpático de todos. (RÍEN)

Sí, pero tan adentro que no se nota, ¿sabes?

Bueno, vamos a empezar, porque esta semana

hemos tenido una reunión posgala para analizar la gala pasada,

un poquito flojita, y además hemos tenido normas nuevas.

Aplauso, aplauso.

(Aplausos)

¿Cómo estáis? Bien.

-Bien ¿Bien?

Qué monos así todos juntos. Vamos a hablar de lo que os espera.

De aquí, solo cinco pasaréis a la final.

¿Lo tenéis claro? Sí.

¿Lo tenéis claro todos?

Esta última gala para alguien de vosotros es muy importante.

No sé si opináis lo mismo que yo, pero la última gala fue muy flojita.

Dicho esto, en esta penúltima gala vais a actuar todos,

y tenéis dos minutos cuarenta y cinco, como siempre.

La inmunidad.

Esta semana, tu inmunidad, Abel,

consiste en que te regalamos un as de corazones.

De manera que de los cuatro jurados uno será un as de corazones.

Eso te favorece mucho,

te da una ventaja respecto a los otros.

Gracias. De la misma manera,

los nominados vais a tener que superar un reto exterior,

un reto extremo, y si no lo superáis,

vais a tener un comodín, un joker.

De manera que vais a empezar con desventaja

respecto al resto de compañeros.

Os voy a contar, Dani y Gisell,

es la primera vez que tenemos dos nominados,

os vais a someter los dos a un reto extremo.

Una pregunta: ¿tenéis claustrofobia?

Yo.

(RÍE) Me encanta. Tú tienes...

Un poquito. Un poquito.

Pues nada, pues...

No sé qué deciros.

Tenéis tiempo de ir al psicólogo para tratar la claustrofobia.

Que os hagan un tratamiento de choque exprés.

No, es una idea. Trabajad fuerte, ¿de acuerdo?

Gracias.

(Aplausos)

¿Queda claro, chicos, las normas? Las voy a repetir, ¿eh?

Muy claras. Todos actuáis.

El inmune, que es Abel, tiene un as de corazones.

Y los nominados, si no superáis el reto,

tenéis un comodín de salida. ¿Queda claro?

¿Sí? Perfecto. Vamos a comenzar.

Vamos a empezar con Samuel. Samuel está nervioso esta semana.

Yo creo que va como una moto.

Esta semana traigo un efecto que me parece superguay,

que es superimposible.

Me apetece un montón hacer lo que voy a hacer.

¿Qué vas a hacer? Una aparición.

Va a aparecer algo que será bastante espectacular.

¿Se puede hacer o no? Sí, sí, sí.

Bueno, lo hemos estado mirando y hay alguna dificultad,

pero lo vamos a conseguir. No me lo puedo creer.

¿En serio? Si, sí, sí.

Estamos llegando a la final y nos dejamos la piel

en el programa, así que...

¿Te vas a dejar la piel? A tope.

La piel y lo que haga falta. Vale, hay que dar forma a esto.

Vale. ¡Prevenidos!

(Música)

Ahora que tuve ensayo con Poty, ha ido muy bien.

Poty es un crack. Léeme los labios.

Poty.

Poty. Vale.

Me ha estado ayudando con el tema, porque yo saco una bandera

en el número, y me ha ayudado con los movimientos y la coreografía.

Poco a poco, la coreografía se ha ido liando,

pero creo que puedo conseguirlo y que quedará chulo.

Lo que me cuentas, sobre papel parece una gran ilusión de final.

Sí, sí, sí.

No lo ha hecho nunca nadie antes en el programa.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Palmas)

Párala.

Para.

Qué descanso, por Dios.

Pero qué bien huele.

Huele bien, ¿eh? Sí, huele muy bien.

Bueno, vamos a valorar.

Nina. Perdón, ¿eh?

-Mientras no sea indiferente...

-No, no es indiferente, pero es que...

Me sabe mal. Haré el ridículo espantoso.

No he entendido el número.

Aparece una moto, Nina. ¿Lo habéis entendido?

(PÚBLICO) ¡No! -Ah, vale, menos mal.

Menos mal.

¿Qué ha pasado? Lo siento, ¿eh?

-A ver, yo no me he sentido tan incómodo,

y el problema es que cuando se prepara un número en un escenario

y todo el mundo está viéndolo todo,

es normal que no lo hayas entendido quizá.

La preparación de un número nunca debería verse para un espectador.

Pero cuando lo preparaste, Nina no estaba.

¿No estaba? No.

A ver, a ver, a ver. Bueno, viene Blake.

Lo primero de todo, lo primero de todo.

A ver, es que me vuelve loco lo que acabo de ver.

Me descabala completamente, Samuel.

En primer lugar, no se ve nada.

Absolutamente nada.

He tenido que acercarme para ver qué había.

Y en un momento determinado he visto algo rojo.

Punto uno. Punto dos: podías haber empezado,

porque te sobró un minuto diecisiete.

Haber pactado con Gisell y haberle regalado tu minuto

y ella no estaría penalizada. Se lo daba encantado.

No, no, no. Has hecho un número automático.

Es lo peor, para mi gusto, que se puede hacer.

Has empleado 42 segundos en el baile inicial.

Si a 42 segundos le sumamos un minuto diecisiete,

has tardado 34, 35, 38..., no voy a hacer el cálculo ahora,

37 segundos un efecto mágico.

Podías haber empezado por hacer aparecer una bandera.

Has preferido ceñirte directamente a sacar un palo

con una bandera de cuadros que encima es horrorosa,

entre tú y yo.

Y vuelvo a lo mismo, Samuel, no se ha visto nada.

Y el público no lo ha entendido.

Es decir, ni se vio una caja vacía más allá que lo que veo ahora,

que no veo nada vacío por ningún sitio,

porque no veo ninguna profundidad.

Sí, veo una línea de luces en el fondo del todo,

pero no una caja iluminada por dentro.

¿De qué estamos hablando, Samuel? ¿De qué estamos hablando?

Tú solo te acabas de ahorcar.

De acuerdo.

Bueno, muy respetable. Inés.

Pues es que ya te lo ha dicho todo Blake.

¿Sabes, Samuel? Y yo valoro el esfuerzo

que es traer este cacharro aquí, con lo que cuesta,

con el esfuerzo tan grande, y es que no he visto nada tampoco.

No tengo dónde agarrarme.

De acuerdo. No tengo nada para defenderte.

Tienes dos cuarenta y cinco para hacer mucha magia.

Por lo menos hacer aparecer dos personas. Como mínimo.

Porque me imagino esto hecho en Las Vegas,

hacen aparecer un chico, una chica, con fuego frío,

y lo viste un poco más.

Porque ir directamente al grano y que no se vea...

De acuerdo. Me da mucha pena, ¿sabes?

Poty. 46 segundos exactos.

En la conversación previa de los ensayos, Samuel...

Hablamos de hacer aparecer y tal, pero vimos que era un poco tarde.

Pero cuando me cuentas el juego inicial,

yo me imaginaba una gran caja.

Me imaginaba una gran moto, que así me lo vendiste.

Nunca mejor dicho, me has vendido la moto.

De verdad, Samuel me vendió una moto, no diré marca...

Es un poco Liliput. A ver...

No he terminado, un segundito. Claro, nos hemos puesto a trabajar.

Yo te doy un diez en la coreografía, pero esto es un programa de magia.

Vale, gracias. En segundo lugar,

coreografía y puesta en escena, pero lo primero es la magia.

Y yo, mira que me entusiasma esto...

¿Podía haber sido yo el mago?

¿Y hubiera sacado la moto? Sí, la verdad que sí.

Y en otros números de magia. Me ha partido el corazón.

El otro día fuiste mago. Entiendes lo que estoy diciendo.

Sí, te entiendo. No he visto la magia,

la ilusión que necesito como espectador.

Pensé que iba a salir... Y ha salido una moto...

Si os parece, vamos a valorar. Me quedo frío.

Cartas arriba.

(PÚBLICO) ¡Oh!

-Gracias de todas formas.

Lo siento, Samuel. Hasta luego.

¿Me la llevo o la dejo? Déjala, que me gusta mucho.

Me la voy a poner en la estantería.

¿Cómo te sientes? -Fastidiado por la valoración,

por ver los jokers.

Es raro, a veces pueden valorar bien que lo hagas en poco tiempo,

y a veces lo pueden valorar mal. En este caso, ha sido mal.

Podían haber dicho: "En un minuto y medio

hiciste aparecer una moto. De cine".

-No ha sido el caso. -No ha sido el caso.

-Esperábamos más de ti, que hubieras exprimido el tiempo.

-Bueno, agradecido de todas formas. Dame un abrazo.

-Un placer.

Vamos a dar paso al siguiente mago, pero con un poco de alegría.

¿Estamos alegres, sí? Venga, va.

(Risas)

Claro que sí, porque nos quedamos un poco apagados.

El siguiente artista es el niño bueno de la escuela, Dani Polo.

Hace cara de buen niño, de buena persona.

Pues hoy va a cortar cabezas.

¿La de quién? ¿La de Asenjo? Es una idea.

Hola, Dani. ¿Qué tal? Hola. Muy bien.

Como pista, esta semana traes esto, y con esto se pueden hacer

muchas cosas, hasta picadillo. Sí, sí, sí.

¿Qué vas a hacer? ¿Te lo cuento al oído?

Dime, venga.

Esta semana traigo un numerito un poco grande, un poco alocado,

donde, literalmente, alguien va a perder la cabeza.

Y no puedo decir más. Vale.

¿Cómo lo ves? Creo que no se ha hecho nunca

en "Pura magia". No, no, no.

Esa intro musical es muy potente. ¿Podemos escucharla?

(Canción en inglés)

Con Poty el ensayo fue bien. Me ha metido mucha caña.

Me ha hecho un pase supercomplicado, ya lo veréis, es dificilísimo.

(TARAREA)

Derecha.

Te doy un chuletón... No, no, no.

Pero de ternera gallega, macho.

¡Madre de Dios!

Si quieres, estás a tiempo de decidir.

Quitamos los bailarines, te quito la puesta en escena,

y te centras exclusivamente en tu número de magia.

No. ¿Por qué?

El cuerpo de baile hará que quede todo más completo y bonito.

¿Tú estás seguro de lo que dices? Sí, sí.

Finalmente, con mis habilidades, lo he conseguido sacar adelante,

y nada, a ver qué tal queda en la gala.

Se va así, hasta que se aprenda el paso.

Madre de Dios.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Palmas)

(Gritos de asombro)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

Muchas felicidades.

Felicidades.

Yo creo que ha gustado mucho este número. ¿Me lo parece a mí?

Mucho. Mucho.

Nina, me ha encantado la cara de sorpresa.

No te la había visto. No, no, no. O sea...

Di. En aquel momento que digo:

"Eres tonta por no querer saber los trucos".

Pero no, me alegro de no querer saberlos.

Espectacular.

Es brutal.

Pero además...

Muy bien, Dani.

Muy bien que no cedieras y que no tiraras la toalla

y que quisieras el cuerpo de baile.

(RÍE) Sí, claro que sí.

Porque no hubiera sido lo mismo. Bravo, Poty.

Gracias. Ha hecho un trabajo maravilloso.

Quedó todo muy completo. Muchas gracias.

Pero yo creo, y estaréis de acuerdo conmigo,

que esto es una auténtica farsa.

De verdad, público. Esto es una farsa.

Y lo voy a desvelar aquí, en vivo y en directo.

Este chico no se llama Dani Polo,

se llama Dani pero no se apellida Polo,

se apellida Copperfield.

No viene de Galicia, viene de Las Vegas.

Es el hijo secreto de David Copperfield.

Macho, impresionante. Ayer, durante el ensayo,

la primera vez que hicimos el número,

le cogí aparte y le dije: "Dani, ven aquí.

Si llegas a la final, es posible tener un número

como este o mejor que este.

Porque esto ya no se puede mejorar".

Y me dice: "¿Qué quieres decir con eso?".

(Risas)

¡Tiene otro mejor!

¿Cómo es posible? Claro, claro.

Quería decirte que el chiste de Copperfield es muy bueno.

Queda muy bien el chiste de Copperfield.

No, pero... Es más hijo de Tamariz,

por el parecido. ¡Pero bueno!

¡Tatachán!

Inés, venga, necesitamos una opinión de maga.

Enhorabuena. Me ha parecido tan increíble, tan impresionante,

que los espectadores de casa dicen: "Seguro que hay truco,

corte de cámara, efectos especiales...".

Y no. Los espectadores han visto en casa

exactamente que los espectadores aquí.

Increíble. Enhorabuena. Gracias.

Cartas arriba, venga.

(Ovación)

Un momento, esto no es un póquer cualquiera,

significa, Dani Polo, que estás en la final de "Pura magia".

Felicidades, pequeñín. Gracias.

-Ven por aquí.

¿Qué tal? -Muy bien. Contentísimo.

Increíble.

Y el público, el jurado... Todos.

-¿Merecido? -Merecido. Ellos lo dirán.

-Yo te lo digo: merecido. Espectacular.

De lo mejor que hemos visto nunca. ¿Qué te sientes?

-A tope. Sobre el escenario, con mucha fuerza.

Con mucho ritmo. Ha ido todo rodado.

Y genial. La valoración, todo increíble.

Ahora le toca a Abel.

Abel la semana pasada nos hizo un número de magia cómica.

Interpretó un personaje que, siendo claros,

no gustó a todo el mundo.

Vamos a ver con qué nos sorprende hoy.

Ya lo aviso, va un poco de... Bueno, no lo digo.

Bueno, todos nos preguntamos...

(PÚBLICO) ¡Abel si lo peta!

¿Lo habéis pillado? "Abel" si lo peta. "Abel".

Da igual, da igual.

¿Qué me traes esta semana? Cuéntame.

Esta semana te traigo algo super...

bonito.

Es un número muy circense, muy "music hall",

que le llamo "La aparición de las gatas".

Coreografía, música... Ajá.

De todo. Lo tenemos todo ya.

Lo suyo es que el número tenga alegría, locura,

saltos, volteretas...

Toma nota del teléfono de un coreógrafo bueno

y le llamas, ¿vale?

Hay que meter más acciones artísticas.

En este caso, bailarines. ¿Por qué?

Porque la música es espectacular.

(Canción en inglés)

Vais a verme a mí en otra posición, haciendo también un poco de...

malabarismo, equilibrismo.

Esto de aquí, ¿no? Sí, esto...

¿Pero manejas esto? Claro.

(Música)

En 2:45 quieres hacer aparición de gatos, malabarismo...

Sí. ¿Y?

¿Y? Un final inesperado.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Palmas)

(Aplausos)

(Palmas)

(Aplausos)

(Palmas)

(Aplausos)

(Aplausos)

Ven aquí.

Que ahora maquillado gana, pero cuando lo he visto esta mañana

con esta chaqueta, digo: "Dios mío de mi vida".

Blake, ¿qué te ha parecido?

Vamos a ver, Abel, no se te puede negar

que eres tremendamente polifacético, y cuando hablo de polifacético,

que la traducción literal es "de muchas caras",

evidentemente, tienes muchas caras. Nos has puesto miles de caras.

La de hoy, cuando saliste vestido de La Máscara,

el otro día cuando saliste como genio loco

o como cómico italiano, no se sabía muy bien el qué.

¿Sabes que se te ha visto?

Sí.

¿Eres consciente de que se ha visto? Sí.

¿Y eres consciente de que se ha visto

porque, probablemente, no hayas hecho caso

en el último momento a Poty a la hora de centrarte

con tus bailarines o con tus ayudantes?

Y eso no me gusta.

Y no te lo puedo pasar.

Estamos... No, entiéndeme lo que te estoy diciendo.

Estamos en la penúltima gala.

Ya este tipo de errores no se pueden permitir.

Nina.

Mira, si me hubieras pedido hablar a mí primero,

hubiera hecho un poco de coña y hubiera dicho:

"Yo, como experta, hoy no voy a dejar pasar nada,

y como 'muggle', he visto cosas y no debería ver cosas".

Y sí, realmente así ha sido, pero no sé, Abel,

es que eres un espectáculo tú solo.

Creo que no hace falta hacer ningún número,

porque eres impresionante.

Creo que voy a... Pa mí que te gusta.

Voy a hacer ver que no he visto nada. Pa mí que te gusta.

Es un artista muy completo.

Eres un artista muy completo, y de las galas que llevamos...

Bueno, es cierto que nunca debería haber ni un solo error,

pero no lo has tenido en ninguna gala.

Has estado super...

No correcto, más que correcto. Has estado perfecto siempre.

Así que un error lo puede tener cualquiera cualquier día.

Así me gusta. Inés.

Pues mira, lo siento mucho, pero yo también lo he visto.

Quiero reforzar otras cosas que están muy bien.

La "indiana box" es un juego que a mí no me gusta,

y es la primera vez que lo veo hecho tan rápido, tan limpio,

de volcar, subir y aparecer, que está fenomenal.

Es una pena que la segunda ilusión, que originalmente solo hay

una aparición de una chica, y tu aportación es que aparecen dos,

se te haya ido. Gracias.

De acuerdo. Ahora viene el momento de la valoración,

y os voy a pedir cartas arriba.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Con dos jokers...

Un momento, por favor.

Con dos jokers estarías automáticamente nominado,

pero eres el inmune de la semana, con lo cual tienes un corazón extra.

Lo que rompe el desempate, tienes tres corazones,

dos jokers, significa que pasas a la final.

(Aplausos)

Muchas felicidades, muchas felicidades.

Eh, Poty...

Digo Poty, perdón.

No, yo soy Nina.

Llámame Nina, me gusta más.

Ya que estoy aquí, me gustaría hacer algo

que llevo mucho tiempo queriendo hacer

y no tenía la oportunidad.

Me gustaría, si puede ser, que entre mi partner, Natalia.

Claro que sí, que entre Natalia al escenario.

(Aplausos)

Natalia, ¿dónde estás?

Aquí.

¿Qué tal, Natalia? Bienvenida. Hay que felicitar a Natalia

por todos los números que has hecho con Abel.

No sé, Abel. A ver, Natalia, cariño.

(PÚBLICO) ¡Oh!

-Sabes lo feliz que me haces

y lo contento y orgulloso que estoy de haberte conocido.

Y sabes lo que nos ha costado llegar hasta aquí

y todo lo que hemos hecho.

Conmigo, codo a codo, hasta el final.

Y quería hacerte una pregunta que llevo tiempo queriendo hacer

y nunca he encontrado el lugar, y hoy quiero hacerlo.

Señor Lari, por favor.

(PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

-Cariño.

¿Quieres casarte conmigo, Natalia?

(Ovación)

Esto sí que es pura magia. Muchas felicidades.

Felicidades, Natalia. Felicidades a los dos.

Gracias.

Qué sorpresa. Pero ¿le has dado el anillo?

No, aún no. Pónselo, que esto es muy bonito.

¡Oh!

(PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

Muchas felicidades, que seáis muy felices.

Nos vais a tener informados, ¿verdad?

(PÚBLICO) Qué bonito, qué bonito.

-Abel, tú para allá.

Natalia.

-Muy bien, muy bien.

Estoy llorando.

-¿Feliz? -Muy feliz.

De verdad que estas cosas, cuando pasan, son maravillosas.

Nina, ¿entiendes ahora lo que te decía al principio?

Que te iba a gustar mucho, pero a lo mejor te daba rabia.

¡Uh, qué frío!

He perdido todas mis posibilidades.

No tengo nada...

Pero lo guapa que vas a estar siendo la madrina de honor.

¿Tengo que ser la madrina?

¿Tengo que ser la madrina? No, no, no. Si te lo piden.

Aquí los guionistas estaban sufriendo por ti.

Me han dicho: "Dile cosas". Me las han apuntado.

Mira.

Hay muchos más peces en el océano.

Lo importante es participar. No a los 52.

La ilusión es lo último que se pierde.

Sí.

Aplauso para Nina, porque la hemos tomado el pelo

todas las galas. Espero que no te enfades.

Lo hacemos con todo el cariño todo el equipo.

Y hablando de Nina, ha dado una clase a la academia.

Es una clase de...

Ella le llama "interpretación y calentamiento corporal".

Valorad vosotros mismos.

Poneos por parejas.

(Música)

En estos calentamientos un poco sados que hago,

uno se da cuenta de lo importante que es decirle hola al cuerpo

antes de empezar a hacer tu trabajo sobre el escenario.

Si tú me dices que por la noche no pasan las horas,

que tienes frío y nadie te acalora,

y tienes miedo a la oscuridad,

yo voy corriendo p'allá.

-Ha sido curioso porque nos tocó en pareja a los dos,

y dice Nina: "Os vais a dar".

Digo: "Bueno, Gisell es más pequeñita".

Me ha pegado una paliza...

-¡Venga!

-Me he sentido un poco raro porque me han toqueteado mucho

y nos han pegado.

Es un poco extraña la sensación de que te estén pegando.

Además, azotándote en el culo.

Ha sido un poco extraño, pero lo hemos pasado bien.

-A Nina le gusta mucho modular tu voz

y ver qué posibilidades puedes tener con tu voz.

Entonces, te propone una especie de reto.

Te dice: "Un mono", y debes intentar decir tu frase

como si fueras un mono.

(IMITA UN MONO)

Gallina.

(CACAREA)

-Edgard tiene algo maravilloso, y es que no le da vergüenza nada

y tiene mucha curiosidad.

-Ha sido interesante verse cada uno en papeles muy extraños.

-Superalegre.

-¡Y ahora vamos a hacerlo a ritmo de música!

-Enfadado. -Vamos a perder la cabeza.

-Sexy. -¿Considerado?

-Siente una vergüenza horrorosa.

-Como... Como dice el maestro Juan Tamariz...

-Yo creo que Samuel, el día que deje de estar tan pendiente de la cámara,

quizá también aprenda cosas interesantes con la voz.

Sexy. -Presten máxima atención.

-Pensé que me ibas a decir si me van a llamar para hacer de partenaire.

Bueno, Abel espero que sí que me llame algún día

para hacer de partenaire.

Nina.

Nina.

Ay, hola. Me ha parecido sadomasoquista esto.

¿Es lo que hacéis los actores para calentar el cuerpo?

Hay que despertar el cuerpo.

El cuerpo debe estar disponible siempre.

Claro, claro. No sé si lo pillas.

¡Hombre, hombre!

Y hablando de despertar, aquí dice que pegas buenos azotes.

¿Es verdad? Lo dice Polo, que pegas buenos azotes.

Me desenvolví bien y ya me fui creciendo,

y al final eso era una fiesta.

¿Pero lo habías hecho antes, pegar azotes?

No contestes ahora. Es algo privado.

Después de la publicidad. ¿Y qué tal? ¿Cómo estás?

Bien, aquí peinadito y tal.

Yo pensaba que podías hacer un poco la gallina,

ya que estas así... ¡Dale, Edgard! ¡Anímate!

Va, la gallina. (CANTA) "La gallina".

¡Cua, cua, cua! No, no, no.

Haz bien la gallina. Pero...

Esto es pase a la final. ¿Sí o no?

¿Cómo decía la gallina? ¡Cuaca, cua, cua!

-Eso ha sido un pato. -Me salía el pato.

Es una gallina que imita un pato. Ahora he entendido...

Oye, ¿qué me preguntará el Lari? Ahora lo he entendido.

Claro. No lo has pasado tan mal. No, no.

Ha durado diez segundos la mierda gallina que has hecho.

¿Lo ha hecho bien, Nina? No, ¿verdad?

No, no, no. No le da vergüenza nada.

Era más agudo, Edgard. (CACAREA)

(EDGARD CACAREA)

-Ahora. -Pero me toca actuar, ¿no?

-Un híbrido entre gallina-pato. Una "patollina".

Peor lo han pasado nuestros concursantes nominados

en el reto extremo.

Esta semana los hemos enterrado vivos.

Vamos a ver en qué consiste.

Una caja de madera maciza, 30 metros de cadena,

30 metros de cuerda.

El mago será atado y enterrado a más de dos metros bajo tierra

en el sarcófago de madera.

Tan solo sus capacidades mágicas podrán liberarlo

antes de acabar totalmente sepultado.

(Aplausos)

Pues aquí tenemos a los dos nominados.

La pregunta es: ¿cuál de los dos habrá hecho el reto?

O peor aún: ¿lo habrán superado? Vamos a verlo.

Hoy tenemos un reto muy profundo.

Tan profundo como que vais a ser enterrados

aquí, en este agujero que estáis viendo.

Os vamos a encadenar, os vamos a meter en un cofre,

y tendréis que escapar.

Es la primera vez que tenemos dos nominados

para un solo reto extremo.

Y la dirección de la escuela ha decidido

que quien va a hacer esta prueba es...

Gisell.

Ay.

Y para tomar esta decisión nos hemos basado

en vuestro historial en las galas.

Y tú, Dani, nos vas a ayudar a tapar con arena el cofre.

Venga, a trabajar. Venga.

Adelante, chicos.

Por encima del codo, ¿eh? Sí.

Vamos a tener unos walkies. Por favor, los walkies.

Mira, Gisell, yo voy a tener uno

y en la caja te voy a dejar otro.

Si en algún momento empiezas a agobiarte, avisa.

Vale. ¿De acuerdo?

¿Te notas apretada? Sí.

Vale, perfecto. Me encanta.

(Música suspense)

Venga, puedes meterla dentro.

Voy a encender esto.

Puedes agacharte. Métete.

Muy bien.

Vamos a tapar.

Adelante.

(Música suspense)

¿Las palas están preparadas? ¿Sí?

Controlando. Cuidado.

Ahí está.

Muy bien, chicos. Muy bien.

Un poquito más para acá. Centrado.

Lo tenemos.

Comenzamos.

(Música tensión)

Venga, Polo. Gisell, ¿qué tal estás?

Creo que aún estará intentando desatarse.

Gisell, ¿me escuchas? ¿Qué tal estás?

"Intento soltarme las manos".

(GISELL RESPIRA AGITADA)

Gisell, ¿cómo vas?

"Inés".

Me estoy agobiando.

¿Puedes respirar bien? ¿Puedes respirar bien? ¿Sí o no?

No me responde.

(GISELL RESPIRA AGITADA)

Gisell, por favor, dime algo. "¡Inés!".

Ostras.

"¡No puedo!".

"¡No puedo!". ¡Parad, parad!

¡Un momento, chicos!

Desenterramos ya.

(Música tensión)

Rápido.

Este candado... ¿Qué pasa?

(GRITA EMOCIONADA) Lo conseguí.

¡Bravo!

¡Reto superado!

(Vítores)

Enhorabuena. Muy bien.

¿Qué tal? (JADEA) La verdad es que...

Relájate un poco. No puedo.

Muy bien. Lo has conseguido.

Aprovecha y dale un abrazo, hombre.

De lo que te has salvado, ¿eh? -Sí, sí.

Hombre, míralo en positivo.

Yo creo que esto lo vas a recordar toda la vida,

y serás una de las pocas personas en todo el mundo

que podrás decir que te enterraron dos veces.

Sí, es verdad. Bueno, eso no lo podrás contar.

¿Te servían las indicaciones que te daba Inés?

Sí, sí. Todo el tiempo estaba acompañándome.

Cuando perdí la linterna, no veía nada.

Y me estaba entrando un poco de ansiedad.

Inés, ¿cómo la viste? Muy bien, muy bien.

Yo estaba agobiada porque no me respondía.

Digo: "Se nos va, se nos va. Se nos queda dentro.

¿Qué pasa? Que salga ya Gisell".

A quien hay que valorar el gran trabajo que hizo

fue nuestro amigo Polo. Sí.

Qué bueno eres con la pala. ¿Verdad?

Habría que hacer un vídeo solo de... Un primer plano tuyo así.

(Aplausos)

A ver, yo...

Yo le puse toda la energía posible. Ya se nota.

Sí. Lo hacía a su ritmo.

Tiene una fobia, nos lo confesó. Cuenta la fobia.

¿En serio? Sí.

A ver. No, en broma.

Es una cosa que... Yo odio mancharme.

Claro. Pero mucho.

Familia rica.

Sí, es el pijo del programa.

Por eso le pedí al final que la abrazara.

Oye, pero ¿va en serio que no te gusta mancharte?

Hoy vas de blanco. Claro, sí.

Me apetece tanto empezar a hacer así...

Has visto, ¿eh? Buenísimo.

Y quien va actuar ahora es Edgard.

Dese que ha venido de Pride Barcelona, no es el mismo.

Esta semana ha montado un pollo rollo Equipo A.

Hola, Edgard. ¿Qué tal? Hola, Inés. Genial, muy contento.

Para esta semana tengo preparada la recreación,

ahora que es la época de las series,

la recreación de la serie de las series.

La buena, la de los cuatro aquellos.

Me imagino que interpretas un personaje.

Claro, evidentemente. El jefe.

¿Sí? Olé. Qué mal queda.

Me río mucho porque pienso que tiene un final escandaloso.

Y me hace gracia.

¿Y cómo lo llevas? Muy bien, la verdad.

Lo tenemos bastante rodado.

Hemos hecho cambios para adaptarlo a las condiciones de aquí.

Tiene un final muy cómico. Yo me lo paso muy bien.

¿El tiempo está controlado? Clavado.

Es que lo hacéis todo bien. Lo traéis todo supertrabajado,

todo clavado. Felicidades.

A por ellos.

(Aplausos)

(Maullidos)

"El Equipo A".

(Música "El Equipo A")

"En 1972, un comando compuesto por cuatro de los mejores hombres

del ejército americano fueron encarcelados

por un delito que no habían cometido.

No tardaron en fugarse de la prisión en que se encontraban recluidos.

Hoy, buscados todavía por el gobierno,

sobreviven como soldados de fortuna.

Si tiene usted algún problema y se los encuentra,

quizá pueda contratarlos".

(Aplausos)

(Maullidos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Maullidos)

(Aplausos)

(Explosión, maullido)

"Me encanta que los planes salgan bien".

(Maullido)

(Aplausos)

Felicidades.

Déjame explicar que "El Equipo A" es una serie muy antigua.

Ya, sí.

Ah, la señora.

Muy bien. Gracias, señora.

Es que tenemos que continuar, señora, pero se lo agradezco.

Muy bien. Hala, vaya usted con Dios.

Nina.

Matrícula de honor. Brutal, Edgard.

Superbién.

Aunque no le va a gustar nada de lo que diré a Blake,

superdivertido.

Me encanta reírme. ¡Sí, sentido del humor!

Perdón.

Debes tener en cuenta lo que opinaba de ti Nina

los primeros programas. Que te diga esto...

Blake.

Poty.

Sigo esperando por ti.

Adiós.

Parece el título de una canción. A ti solo no te he visto nunca.

Bueno, compar... No puedo...

Comparto totalmente, lo que pasa que...

sigo lo que me dicta el corazón, y creo que debo hacer esto.

Pues yo seguiré lo que me dicte el corazón y haré lo que deba hacer.

Poty. Yo creo que...

Edgard, un día me decanté fan tuyo y ya se corrobora esto.

Qué gusto... Siempre pienso que mi profesión...

Qué suerte, qué alegrías me da poder trabajar

con gente tan artista como tú. Muchas gracias.

Es una auténtica barbaridad que todas las semanas...

Con permiso, Blake. No, no, no...

Todas las semanas nos sorprendes con una puesta en escena,

con una historieta... Creo que ya me he decantado

definitivamente por este tipo de magia,

que cuenta historias, que tiene un principio y un fin...

Y que el gato sale volando. Vamos a ver, vamos a ver...

Un momentín, por favor. Un instante, un instante...

No... Yo quiero decir... Perdona.

Entiendo perfectamente la postura de lo que él me está pidiendo

y lo entiendo perfectamente. No estoy diciendo

que no lo hayas hecho bien. No estoy diciendo

que no seas divertido, no estoy diciendo que no cuentes

una historia cada vez que sales al escenario.

Todo lo que ellos han dicho es total y absolutamente cierto.

Está todo muy bien. Pero tú solo no has estado nunca.

Y esto es... o intentamos, por lo menos, que sea un "talent"

lo más completo posible para la persona que tenemos

en el escenario. Y a ti solo todavía no te he visto.

Y mucho me da que ya no te voy a ver en la última...

Vamos, a ver... Entiéndeme lo que voy a decir.

Mucho me da en la última no te voy a ver solo...

si es que llegas a la final. Bueno, esto es un tema

que ya lo tocamos porque Nina lo apretó mucho.

Que salga de su manera de hacer normal

y él tuvo una introspección y decidió seguir por la misma línea.

O sea, son dos maneras de pensar muy opuestas.

Lo único que nos queda es valorar. Cartas arriba, por favor.

(Aplausos)

Edgard, estás en la final.

Muchas felicidades, Edgard. Encantado.

-Felicidades. ¿Qué tal? -Muy bien. Muy contento.

Muy alegre... ¡Eh...! Lo hemos conseguido, muy bien.

-Cuando entraste en este programa, ¿esperabas llegar a la final?

-Eh... Era mi ilusión, lo que pasa es que había mucho trabajo.

Hostia, lo hemos conseguido, tío, de verdad.

-Muchas felicidades... -Y muchas gracias

por darme los consejos. Te lo digo, de corazón.

-Igual, no hay que darlas. Gracias por compartir esta magia

con nosotros.

(Aplausos)

Y... que conste, Blake, yo estoy de acuerdo contigo, ¿eh?

Estoy de acuerdo porque, además, necesitamos un jurado

que valore este tipo de cosas. Estamos en la gala número 8

y no podemos... "ja, ja, ji, ji". Bueno, hablando de "ja, ja, ji, ji",

los concursantes se fueron esta semana a un spa.

Pagamos nosotros.

(RÍE) No, no... Pero, oye, tú, normalmente, vas a un spa

y sales mejor de lo que has entrado. Esta semana no, ¿por qué?

Porque fueron con Asenjo.

(Música)

La verdad es que necesitaba muchísimo venir al spa.

-Recomiendo que hoy os relajéis, que intentéis liberar ese mal rollo,

ese estrés... Llegar a la final es muy, muy duro.

Muy duro, así que... Bueno, que disfrutéis.

-Samuel está un poco subidito, entonces, es el que va por ahí

ahogando a todo el mundo. Bueno, también se ha llevado lo suyo.

-¡Ah!

Después de todas las semanas que llevamos de estrés, de agobio,

de ensayo tras ensayo... Bueno, que nos trajeran

a un spa como este, pues ha sido un lujo.

-Esto de venir al spa es lo mejor del concurso, de verdad.

De verdad, increíble.

-Los chorros contra la espalda... Me han dejado... muerto.

Pero nos hacía falta porque estábamos todos con un estrés

y una tensión muy altos, así que el spa nos ha relajado

y nos hemos soltado todas las penas.

(Aplausos)

Yo te quería preguntar... ¿Cómo lo pasaste mejor?

¿Metiéndote en el agua fría o en la caliente?

Lo pasé fatal en el agua fría. Ya, ya.

Lo pasé fatal. Me dicen: "Métete ahí, tranquilo".

Yo voy con toda mi confianza del mundo, me meto en el agua...

Estaba ardiendo el agua. Entré como muy valiente...

Pero cuando me dicen: "Ahora, vete allí, vete allí".

Voy para allá y, cuando meto el piececillo,

salí corriendo como una nena pequeña.

Veo que ibas con "slip". Yo llevaba a mi...

Agarra mejor, sujeta mucho mejor. Agarra mucho mejor...

Nina, no sé si eres más de "slip" o de bóxer. Es una pregunta...

No sé... Te has puesto nerviosa.

(TITUBEA) Debería haberlo valorado "in situ" y no me invitaron al spa.

No te invitaron... Muy mal hecho.

-No me invitaron y no pude valorar.

(RÍE) ¿Entiendes?

(Risas)

¡Nina! Las cosas hay que valorarlas...

(Aplausos)

Oye, ¿lo que te dice Asenjo es verdad?

¿Dani Polo es tu competencia? Un poco sí.

¿Sí? ¿Querías ahogarlo? Sí.

(IRONIZA) Sí, lo intenté varias veces con el chorro en la cara,

pero se resistía un poco. ¿Conseguiste relajarte un poco o no?

Bueno, no me dejaban mucho tampoco porque... que si no podía salpicar,

pero un poquito sí que lo hice. Bueno, te he visto sonreír.

Te lo pasaste bien. ¡Has visto! Yo también sonrío.

Qué fuerte. No me lo puedo creer. Bueno, de Asenjo vamos a Asenjo

y tiro porque me toca. Lo tenemos aquí no solo de asesor

de los concursantes, sino también como exconcursante

de la primera edición de "Pura magia".

En el escenario, para todos ustedes, Iván Asenjo.

(Aplausos, vítores)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Continúa la canción)

(Música suave)

(Aplausos)

¿Qué tal? Hola...

Pues muy contento de que estés aquí otra vez, en "Pura magia".

Y yo también. No te habíamos visto aún

en ninguna gala. Bueno, ahora que estás aquí,

ahora que los ves... Son poquitos, pero este nivel...

¿Crees que este año el nivel es mejor que el año pasado?

Sé sincero, aunque tú estuviste el año pasado.

Bueno, iba a decir que como la primera gala...

como la primera temporada, ninguna. Ja, ja, ja.

Perdón, perdón. No, hombre, esto... Siempre se dice lo mismo, pero...

Siempre se dice lo mismo, pero... he de reconocer

que está siendo un nivelote. Se lo están currando muchísimo.

Grandes ilusiones, que es nuestra disciplina,

sabiendo muchísimas. Les quiero dar la enhorabuena

porque están dejando el nivel de la magia en España muy bien.

Qué bien, muchas gracias. Muchas gracias.

¡Iván Asenjo!

(Aplausos)

Vamos a hacer un recuento de los magos

que ya están en la final. Son Abel, Edgard y Dani Polo.

De los cinco, ya tenemos tres. Un aplauso fuerte

porque se lo merecen. Vamos a presentar ahora

a la siguiente concursante, Gisell.

Gisell lo ha querido dar todo y, mira,

yo creo que hasta se va desnudar en el escenario...

Mira qué te digo. Cuéntame, ¿qué vas hacer?

Dame una pista, dame algo. A ver, cómo te lo explico...

Ahora he traído algo muy... arriesgado.

Hay que trabajar bastante la emoción. Sí.

Y es mentalismo. Nada, a ver si todo sale muy bien.

Todo depende de mi concentración y... del tiempo.

Me encanta la idea, pero tienes ahí a míster Blake.

Ya sabes, mirando con lupa todas las cositas.

Sí, sí. Bueno, tengo cinco espectadores

y... unas llaves. A ver...

Y todo se resume a esto. Que sea la única llave

que recuperará el albornoz y hacer que mi miedo esa noche

no se convierta en realidad. Venga, que te voy a destrozar viva.

Sí. Cuando hablamos de qué número

me haces en la gala, me cuentas uno y, ahora,

me haces otro. Lo que tú me vendiste es un número de escapismo

en el que tú te metes dentro de una caja

y tú, desde dentro, das instrucciones para que abran

la caja y tú poder salir de dentro. Ah, vale...

Tú me vendiste un número y me estás haciendo otro...

¿Sí o no? No...

Que Iván... Uf...

No, Lari, pero escúchame... ¿Es que estoy hablando

con una pared o no sé con quién estoy hablando?

Sí, ¿pero yo quién soy? Tú eres el director.

Vale, ¿soy un muñeco de nieve? ¿Soy de hombre de paja?

No, no, no... ¿Me puedes contar las cosas?

Me puedes explicar... "Oye, he cambiado esto...".

Sí, desde luego. Estoy un poco nerviosa.

Entonces, todo lo que te he traído siempre ha sido bien pensado.

Correcto. Entonces, ahora me afecta

un poquito de esto. ¿Te he dicho que esto esté mal?

No. Es que ahora ya no confío en esto.

No, no... Levántate, ve aquí. Ya lo sé. Bueno, ya está.

A ver...

(LLORA)

(Aplausos)

Annemann, el gran Annemann,

considerado padre del mentalismo. Una de sus dificultades

era el pánico escénico. Esta noche,

quiero homenajearlo...

en condiciones imposibles.

Hacerlo... como uno de mis mayores miedos.

Para esta experiencia, hemos convocado a...

cinco espectadores del público. Y tengo por aquí una llave,

la única llave que abrirá este candado.

Te voy a pedir a ti, por favor, que agarres todas las llaves

y se lo compartas a todos, a cada uno de ellos...

Tú, por favor... Cada uno va a comprobar

la llave que no entra, obviamente, es distinta.

(ASIENTE)

Muy bien.

Que ninguna puede abrir, ¿cierto?

Muy bien, perfecto.

A ti, te voy a pedir, por favor, que agarres la llave que está dentro.

Agarra, por favor, la llave que está dentro.

Y que compruebes, por favor... Agarra aquí.

Mete la llave y trata de abrirlo, por favor.

A ver... Que sea la única. Ábrelo.

Sí, es la que abre, ¿no? Vale, perfecto.

Ven por aquí, por favor. Única, digo,

porque será la única llave...

que me ayudará a recuperar este albornoz

y a hacer que mi miedo, esta noche, no se haga realidad...

Estar desnuda en el escenario. Ayúdame aquí, por favor.

Pon el candado aquí, por favor.

(Música intriga)

Sí...

Una...

Dos... Ciérralo tú misma.

¿Sí? Vale, por aquí. Dame la llave aquí, por favor.

Bueno, primero ustedes.

(Tintineo)

Tú misma. Muévelo, por favor.

Perfecto. Ponlo aquí.

Cuando estudiaba Arte Dramático, una de mis mayores pesadillas

era tener que estar desnuda en una obra de teatro.

Esta noche, si no logro concentrarme y encontrar una de las llaves

que cada uno de vosotros pueda tenerlo...

Las bailarinas, sin duda alguna, bajarán la tela

y estaré descubierta frente a miles de espectadores.

¿Sí? A la orden, agarrarán una llave, ¿vale?

Ahora, agarren una llave, por favor cada uno...

Pónganse para allá. Tú también, por favor,

la última llave.

Por favor, allá.

Por favor, aquí mismo.

Sí.

No la tienes, déjala en la copa porque no la tienes.

Tú tampoco la tienes. Tengo dudas contigo, ¿eh?

Tú tampoco la tienes.

(Bocina)

¡Se le acaba el tiempo! ¡Su peor pesadilla

acaba de hacerse realidad! Siento mucho tener que interrumpir

así, Gisell, pero son las normas del programa.

Cuando el contador llega a 0, no podemos acabar el número.

Es un mal rollo. ¿Qué hacemos? ¿Podemos traerle algo para taparla?

¿O la valoramos así aquí detrás? No, no.

No, te vamos a traer... Bueno, pues nada...

Ayudadme, sí. Ayudadla,

que se pueda poner esto. Automáticamente estás nominada.

Ya sabéis que el tiempo no se puede agotar.

Es lo que tienen los números hablados,

pero es vuestro trabajo hacer que os dé tiempo

de hacer todo el número. Porque ahora nos hemos quedado

con las ganas. Ven aquí, Gisell.

(Aplausos)

De momento, estás nominada. No sabemos si estarás en la final,

pero el jurado va a valorar. Inés...

Gisell, mira, cuando alguien se desnuda voluntariamente...

Perdona un momento, que voy a decir a la gente

que se puede ir. Gracias, cariños.

(Aplausos)

Inés, cuando quieras. Vale.

Gisell, mira, cuando alguien se desnuda porque le apetece,

voluntariamente, porque le gusta, pues muy bien...

Cada uno que haga con su cuerpo lo que le dé la gana,

pero tú planteas la desnudez como un castigo,

como algo que tú no quieres que ocurra aquí.

Entonces, el espectador empatiza contigo,

pero lo llevas a una situación muy incómoda

que lastra todo el juego. Porque no queremos ver algo

que tú misma planteas como una humillación.

Un estriptis puede ser todo un espectáculo,

pero ver a una persona que no se quiere desnudar no es muy bonito.

Bueno... Además, yo opino otra cosa, ¿eh?

Es que has hecho trampa. Has hecho trampa

porque esto es engañar al espectador.

Tú dices que si el número no sale, va a caer la tela

y te vamos a ver desnuda. Y tú, cuando has visto

que se te acababa el tiempo, te has agarrado y te has tapado.

Me parece que no es lo mismo que habías prometido.

No, era... Yo no tengo ningún interés

en verte desnuda, te lo prometo. Yo, con el tema,

tengo un contexto que es Annemann, que es un gran mentalista...

Su pánico escénico era su mayor dificultad,

su gran problema. En homenaje a él,

me quise poner algo que me pasó a mí, como actriz me pasó algo igual.

No quería estar desnuda en una obra de teatro.

Entonces, he colocado esto... No respondes a lo que te digo.

Con respecto a lo tuyo, yo prometí...

si la llave no abría el candado, no era el tiempo.

Si la llave no abría el candado y no me podían traer el albornoz,

yo me quedaba desnuda. Me parece un poco una argucia.

Se ha acabado el tiempo y te has quedado ahí...

A ver, no pasa nada... Sí, pero que...

Pero es un concurso y te vas a tener que atener a lo que opine el jurado.

Blake. ¿Sabes por qué te ha fallado?

¿Por qué? ¿Cuántas veces

has hecho este número? ¿Una o ninguna?

No, lo he hecho en casa. Ah, en casa.

Sí... En casa.

En mi local, digo. En casa.

En casa. Sí.

En tu local, pero no en público.

Bueno, con público real. Más que cuatro, cinco, seis,

diez, quince, veinte amigos que tengas alrededor.

El número está total y absolutamente inmaduro.

Te has perdido en el guión. Has dado mal las instrucciones.

El espectador se colocaba delante de la caja,

con lo cual, nadie podía ver lo que estaba ocurriendo.

Porque el espectador estaba tapando la caja en vez de estar

por la parte de atrás. El guion no es que fuera inmaduro,

es que ha habido un momento en que te has quedado en blanco

y no sabías qué decir. Estaba mirando

y le estaba comentando a Nina: "Se le va el tiempo,

se le va el tiempo, se le va el tiempo".

Se me ha ido. Cuando un mentalista

hace un reto de este estilo y de este tipo tiene,

y estoy de acuerdo con Lari, tiene que cumplir su palabra.

Se tenía que haber caído la tela al suelo

y tendrías que haberte quedado con esa vergüenza,

que es la gran vergüenza que tú tienes.

El hecho es que es la segunda semana seguida que estás nominada.

Nina. Creo que no hay mucho más

que añadir, solo lamentar que le haya ocurrido esto

a las puertas ya de la final. Lamentarlo mucho.

Y sí estoy de acuerdo con Inés. Pones al espectador

en un punto incómodo, sí es cierto.

Bueno, lamentarlo. Muy incómodo...

Di, Poty. Yo creo que...

Gisell, cariño, lo que mal empieza mal acaba, ¿verdad?

Ayer ensayamos todo esto, ¿te falló el guion todas las veces?

¿Conmigo? Es que no lo hice contigo,

lo hice la primera vez. Sí, yo me estaba trabando.

Mala vocalización. No, mi vida...

Gracias, Blake, por recordarlo. Te falló el guion, ¿sí o no?

¿Todas las veces que lo hicimos? Sí. Se me fue el guion.

No nos puede fallar el guion. Sabiendo que tu fuerte

no es la dicción para contarnos una historia,

¿cómo te has podido entretener y nos hemos olvidado de todo eso?

Cuando, realmente, lo habíamos ensayado.

Hemos cambiado la tela, hemos puesto dos bailarinas...

Hay parte de mi trabajo ahí y se ha ido al traste.

Me siento defraudado. Lo he dicho dos veces

en el día de hoy lo de defraudado. Venga, vamos a valorar.

Cartas arriba, por favor. Está nominada.

Ah, sí, perdón, perdón...

(PÚBLICO) ¡Oh...!

Culpa mía, culpa mía. No hacía falta levantar las cartas.

Al pasarte de tiempo, estás automáticamente nominada.

Vale. No está todo perdido, ¿de acuerdo?

Felici... Gracias. Gracias.

(Aplausos)

¿Cómo te has sentido?

-Eh... Nada, sí es cierto que me puse en blanco

por tema de los últimos cambios que había hecho y me he ido tiempo.

No he podido hacer la resolución final.

Bueno, a veces, estas cosas pasan. Los profesionales

tenemos que intentar que no. No sé si estás

de acuerdo conmigo o no. Si no, la gente, imagínate,

compras una entrada, vas a ver... y dice:

"Si no consigue el reto, va a pasar lo otro".

Luego, te agarras a la tela. Yo no quiero...

O sea, yo también tengo pánico al desnudo,

pero creo que no... Yo no lo hubiese escogido.

Es ella la que se ha metido en este berenjenal.

No sé por qué tienes pánico al denudo, Lari.

(Risitas)

En el fondo, tienes razón, Nina. Bueno, hemos reído un poco.

Vamos a continuar riendo porque les hemos preguntado

a los concursantes... Preparaos, ¿eh?

Qué opinan del jurado. Espero que nos hayan dicho

la verdad. He criticado comentarios más duros

que yo he escuchado al jurado hacia mí.

(RÍE) Me hace mucha gracia porque este tipo de preguntas

siempre las tardo en contestar. -No, no...

Hum... -Lo que menos me ha gustado

fue una vez que hice un juego, es verdad que la técnica

era un poco simple... Este juego lo presentas

en la primera gala y, digo, bueno, bien.

Porque me parece un juego que es muy de primero.

Yo creo que, realmente, la técnica es lo de menos.

¿Al público le ha gustado?

(PÚBLICO) ¡Sí!

La magia es para el espectador, que no conoce la técnica.

Entonces, tiene que ser efectivo para el público que lo ve.

-Sí, realmente, la crítica más potente fue la que me hizo Blake.

Porque vine con el personaje del Faridi.

(ACENTO ITALIANO) Nathalie, concéntrate... "Attenzione".

Era un personaje, una apuesta muy arriesgada,

lo reconozco. Reconozco que es una apuesta muy arriesgada,

pero tenía ganas de presentarlo. Y me dijo que...

era un número inmaduro... Me acabas de defraudar totalmente.

Sinceramente. Pero voy a conseguir

que en los próximos números me saque un corazoncito.

Creo que el que más me ha afectado fue el de la última gala.

Sé que el número es un completo, pero lo que me criticaron

fue el material, no algo que dependía de mí.

-Yo sigo en la línea de guiarme también por si se me eriza la piel

o por sufrir y he sufrido un poco por el material.

-Creo que el material que yo llevé lo defendí perfectamente.

La máquina no puede ser más horrorosa y más terrible.

Hizo un comentario que tampoco me encajaba realmente

para valorar un número. Fue algo que me molestó

porque, realmente, no me parecía justo lo que me estaban diciendo.

-Hasta el momento, estoy bastante contento

porque creo que podemos mantener una línea.

A lo mejor, el día del ventilador fue donde hubo más críticas,

pero también sabía lo que me exponía. El ventilador, el ventilador...

A lo mejor, bueno, cuando me insistían tanto

que potenciaba demasiado a las ayudantes...

Lo tendrías que haber hecho tú. Tú eres el mago, no tus ayudantes.

Bueno, creo que esto ha ido quedando ya un poco más atrás.

Bueno, fueron los momentos un pocos más delicados

de volver a plantearme cosas. -Ha habido varias

que algunas me molestan, que no las voy a decir,

porque desvelaban un poco, incluso, el secreto del juego

y creo que eso estaba feísimo. -Creo que no debería decirlo

por aquello que tenéis los magos de no... ¿Voy bien?

No recuerdo en qué efecto fue, en qué gala fue...

Pero recuerdo que Nina, cuando terminé,

me dijo que no le había llegado nada. -No me ha gustado,

le ha faltado ritmo, le ha faltado tempo.

Y... no... no me ha llegado. Lo siento.

-De acuerdo, no pasa nada. Que hagas algo

y que haya alguien que no sienta nada,

que sea como una piedra, pues es como muy curioso, muy feo.

-Lo que menos me ha gustado fue en la última gala

con la chaqueta que levita.

Lo más grande que tenía...

Me dijo Blake que le había parecido muy poca magia.

El número me ha parecido excesivamente simple para la calidad

que nos tienes acostumbrados. Como bailarina y como actriz,

me has gustado mucho; como maga, no.

(Aplausos)

¿Qué? Veo que, a ti, lo que más te molesta

es causar indiferencia. Te molestó no emocionar a Nina.

Eso me fastidia muchísimo. Por ejemplo, gustar o no gustar,

lo entiendo. Que te guste o no te guste,

pero que no sientas nada, como una roca, vamos...

Tampoco fue un día muy afortunado ese, ¿no?

Lo cierto es que no. No... Ahora que hace días...

¿Qué, Nina? ¿Te ha emocionado a la larga o no?

No, estaba comentando que es problema mío, Samuel, no te preocupes.

Lo de la roca. No pasa nada. -Ah, bueno. Eres un encanto, Nina.

-Gracias.

(Aplausos)

Sí que es un encanto porque... la carta salió a trompicones, ¿eh?

Es verdad. Es verdad que yo también tuve mis cosillas.

(RÍE) Oye, yo creo que a ti te dolió, por ejemplo,

pues que no valoraran bien el número cómico, ¿no?

No, vamos a ver... Reconozco que es un número arriesgado

para traer aquí, ¿vale? Solo que, a lo mejor,

yo me confundí porque ese personaje, donde yo lo hago,

causa mucha sensación. En tu casa.

No, en mi casa no.

(RÍEN)

En sitios un poquito más voluminosos y con más gente.

Impacta mucho y la verdad es que tal...

Pero aquí, pues bueno, no fue una apuesta como debía.

Bueno, es un personaje que lo hago y me encanta.

Me encanta Farini, yo lo pasó muy bien con el Farini.

Pero está bien que se lo pase bien el público también.

Te puedo decir que cuando acabó la gala... Bueno...

Te felicitaron, ¿no? Twitter echaba humo.

Fue una barbaridad. Vamos ahora con David Díaz.

David Díaz va a hacer un número que los magos lo llamamos

la metamorfosis. ¿En qué se convertirá?

Hola, David, ¿qué tal estás? Pues muy bien.

¿Preparado ya para casi la gala final?

Preparado. ¿Quiero saber

qué vas a hacer esta semana? Bueno, pues esta semana,

traigo una gran ilusión, donde me meteré en una caja fuerte.

Bueno, voy a intentar hacer un escape.

Donde yo me meto dentro del baúl... Muy bien.

El baúl se cuelga. Entonces, habrá un momento mágico

en el que yo intentaré escapar de este baúl.

(CANTA) "Buscando en el baúl de los recuerdos. ¡Uh, uh!".

¿Lo tienes todo controlado? Músicas, puesta en escena...

Todo el tiempo. El tiempo es importantísimo.

Tenemos que mirar la coreografía con Poty un poco todavía.

No, es una caja fuerte, no es un baúl.

Claro, explicar esto un poco para que nos entendamos todos.

Caja fuerte. Yo me subiré, me meteré dentro de esta caja fuerte.

Yo me acerco... Estás sentado en la caja fuerte.

Chulo, pero vacilón y ligón. No estás de mala leche.

Vale. Para ella es difícil.

¿Está muy mal? Dímelo. Te lo has inventado tú y te jodes;

ella, que no lo ha hecho nunca, no tienen ninguna culpa.

¿Está muy mal? Está superbién.

La aparición está muy bien, todo bien.

Ahora, ¿me prometes que vas a sonreír en esta gala?

En esta gala voy a sonreír, sí. ¿Sí? A ver si es verdad.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Continúa la canción)

(Aplausos, vítores)

(Aplausos)

(PÚBLICO) ¡Bravo!

¡Bravo! ¡Bravo!

¡Bravo! ¡Bravo!

(RESOPLA)

(Continúan los aplausos)

Dilo, dilo.

Hemos sufrido bastante con este número esta semana.

Mucho, mucho. Hay que decirlo.

Felicidades. ¿Estás contento?

Sí. Bueno, no hace falta valorar, ¿no?

El jurado de pie... Pues, venga...

No, vamos a valorar. Venga, va. Nina.

Una cosita. ¿Una cosita?

A ver,

todo es mucho mejor cuando sonríes. -Bueno...

(BESA) Te he dicho... Ajá, sí.

Antes de empezar, ha sido muy bonito...

No sé qué plano tendrás al inicio, pero ha sido muy bonito

cuando Poty, justo antes de empezar, te ha dicho algo y a ti,

pues eso, Poty que nos da buen rollo siempre que nos dice cosas.

Y la sonrisa que tenías al empezar ha sido, de verdad, impagable.

-Oh...

(Aplausos)

Poty, ¿qué le has dicho? Bueno, secretos de magos.

Me gustaría saberlo. Ah, vale. Los magos siempre

tenemos unos códigos que nos decimos.

Déjame felicitar a David. Enhorabuena.

¿Puedo darle un abrazo, por favor? Claro, hombre.

(Aplausos)

Gracias. A ti, fenómeno, a ti.

Venga, felicidades. Enhorabuena.

Vamos a ver, como no vuelvas a sonreír,

es para darte dos tortas. Así de claro.

Además, estas hasta guapo. Mira que es complicado...

Hasta guapo estás. Hala, no le digas eso, pobre.

No, tiene buena pinta, tiene buena pinta.

El chaval tiene buena pinta. Lo entiendo.

Te lo digo en serio. Estás mucho más guapo cuando cuando sonríes.

Segundo, lo que acaba de hacer Poty contigo es milagroso.

Has conseguido bailar y has conseguido bailar bien.

Alucino contigo. Gracias...

Luego, sinceramente, el número en ritmo,

en tiempo y llevado, espléndido desde mi punto de vista.

(Aplausos)

Estaba supernervioso.

(VITOREAN)

Mira, sin pedirlo yo. ¡Póquer de corazones!

¡Estás en la final!

Felicidades, David Díaz.

Por fin ha hecho una actuación en condiciones, por fin.

Claro. Qué bueno...

Lari, yo creo que David merecía este éxito momentáneo,

que ya sabemos que el éxito es efímero.

Lo merecía porque siempre, después de cada gala,

ha tenido la sensación de "qué mal lo he hecho".

Y se ha ido con una tristeza al hotel o al AVE...

Bueno, terrorífico. Así que felicidades una vez más.

Enhorabuena. ¿Eh? Estamos encantados.

Estamos muy contentos por David, claro que sí.

Muy contentos. Lo hecho muy bien. Contentos, lo ha hecho impecable.

(Aplausos)

Ahora, viene esta frase que me gusta mucho decirla,

que es la siguiente...

¡Hemos visto todos los números de la gala!

(PÚBLICO) ¡Oh!

Y ahora viene esa cosa tan fea en la que tenemos que decir

quién abandona la escuela de "Pura magia".

Tenemos que pasar directamente aquí porque hoy no hay inmune.

Evidentemente que no hay inmune, si no, vaya chollo.

Y vais a ser vosotros, miembros del jurado,

quienes vais a decidir. Os dejo ir a deliberar. Venga...

(Aplausos)

Ellos se van a deliberar, van a pensar un poquito...

Qué guapo, Blake, de verdad... Tú más.

Mientras, lo que vamos a hacer es ver una actuación

de un mago muy especial. Él es un maestro de la escuela

y un colaborador de las galas porque está aquí escondido siempre

y va dando su opinión. Señoras y señores,

vamos a recibir con un fuerte aplauso

a Jorge Luengo.

(Aplausos)

Ah, qué bien. Madre mía, qué lujo.

Buenas noches a todos. Gracias por esta bienvenida.

Voy a pedir un voluntario...

Ya te veo con la mano así.

Vente y te damos un fuerte aplauso. Vente por aquí.

(Aplausos)

Te ponemos micro rápido. Es importante lo del micro

para que en casa lo escuchéis bien y, ahora, cuando vengas,

te escuchemos. Además, vengo a hablar de un libro.

¿Cómo te llamas? -Héctor.

-Le damos un fortísimo aplauso a Héctor.

(Aplausos)

Ponte aquí, a mi lado, mira hacia allá.

Héctor, me he traído un libro que habla sobre cómo memorizar

las cosas, cómo aprender, cómo conocer mejor a las personas,

cómo saber cuándo nos mienten... Es un libro que he sacado

hace unos meses. Héctor, te voy a decir

que esta parte de memorizar, yo la hago de verdad.

He memorizado todo el libro, todas y cada una de las páginas.

Te voy a pedir que te gires, ponte espalda contra espalda.

No te muevas de ese momento. Quiero que elijas una página,

la que te dé la gana. Elige la página que tú quieras

y, como lo he memorizado entero, te voy a describir la página.

¿Qué página quieres? -La 129.

-Vete a la página 129. ¿Ya tienes la página 129?

Cuando lo tengas, me lo dices. -Sí, la tengo.

-Creo que tiene dos párrafos, uno, dos, tres, incluso un cuarto,

podríamos decir. El segundo tiene una negrita que dice:

"Ojos que no ven. Mi admirado Raymond Smullyan

explicaba, en uno de sus libros, el fascinante caso de un chico

que era capaz de ver a través de los ojos de su padre".

¿Es verdad?

(Risas)

¿Bien? -Bien.

-Guay, ¿eh?

(Aplausos)

Gírate. Elige otra página, la que tú quieras.

¿Qué página quieres? -La 257.

-Página 257. -Bueno, coge una más pequeña

si quieres. Una más cortita, que no piensen...

-¿Otra? ¿Seguro? -Antes, sí.

¿Qué página quieres? -Pues me voy a la 16.

-No, una más grande, que vean que es complicado.

(Risas)

Que es imposible que yo me lo sepa. -La 156.

-La 156. Vete a la página 156 y que tiene uno, dos y tres párrafos.

-Sí, sí. -Quiero que te acuerdes

de la última palabra. Vale, pero no la digas.

Y quiero que veas que el segundo párrafo empieza:

"Para solucionarlo conozco dos opciones".

¿Es verdad? -Sí.

(Risas)

¿Brutal? -Brutal.

(Aplausos)

Lo voy a hacer una última vez, acuérdate de la palabra.

Una última, una última. Héctor, elige una página más.

¿Qué página quieres? -¿Una más?

-Sí. -Eh... Esta, la 192.

-192. ¿Es una que tiene uno, dos y tres párrafos?

Que es el que dice "sugestióname". "¿Cómo podemos sugestionar

a alguien?". ¿Es ese? -Sí, sí.

-Y, en el último párrafo, dice: "Si que estás ante

un grupo de varias personas...?". -¿Ese es?

-Jo... Sí... -Brutal, ¿eh?

Increíble y todo de memoria.

(Aplausos)

Es imposible que nadie lo vea, que no te pienses...

¿Qué te ha parecido? -Muy bien.

-Brutal.

(Risas)

(PÚBLICO) ¡Eso no vale!

Eso no lo tenía que haber enseñado. Te piensas que lo he...

-Hombre, parecería... -Bueno, si quieres,

te enseño una cosa.

-Coño...

¿Se lo enseño a ellos? ¿Que lo vean también?

-Sí, por favor. -Que lo vean en casa,

que todas y cada una de las páginas están en blanco.

(Aplausos)

Muy bien...

Por cierto... Parad un segundo. Hay una última palabra

que tú tienes en la cabeza. -Sí.

-Tenías una palabra

y no se la has dicho a nadie. -A nadie.

-No se la has enviado por Instagram... por nada.

-No nos conocíamos ni habíamos hablado antes.

-Nunca. -Piensa en el número de letras

que tiene esa palabra.

-No las cuentes con los dedos porque, entonces, lo voy a ver.

(Risas)

¿La tienes? -Sí.

-¿Tiene siete letras? -Sí.

-A la de tres, decimos la palabra y, si es la misma,

el público se vienen pie. A la de tres, cuando yo diga el tres.

Uno, dos y tres.

(AMBOS) ¡Leyenda!

(Aplausos)

Muchísimas gracias, Héctor. Llévatelo de regalo.

Fue un placer tenerte. -Gracias a vosotros.

El vecino... El vecino, ¿sí o no?

Hemos sido vecinos todas las galas...

Todas las galas, pero uno un lado y otro al otro.

Sí, sí. Y sin poder hablar

todo lo que me hubiera gustado. Hablado bastante, ¿eh?

Yo he hablado mucho. Lo que pasa es que no te...

no te echan muchas frases, pero... No me ponen todas,

pero yo no callo en toda la gala. Creo que es importante

que la gente vea el otro punto de vista.

Claro que sí. Ya que estamos aquí, a punto de acabar, ¿qué les dirías?

Bueno, a mí me gustaría deciros una frase de Walt Disney

que dice: "Y como no sabían que era imposible, lo hicieron".

Estáis haciendo imposibles cada gala, estáis haciendo verdaderos milagros,

estáis haciendo pura magia. De verdad, seguidlo haciendo

igual de bien porque ahora comienza una nueva etapa en vuestras vidas.

Disfrutadla y aprovechadla. Muchas gracias.

Gracias a vosotros. Muchísimas gracias a ti.

Gracias. ¡Gracias!

(Aplausos)

Vamos a recibir, con este aplauso, al jurado, que vuelve de deliberar.

Les aplaudimos fuerte, gracias.

(Aplausos)

Ay, ay...

Vamos a ponernos serios ahora. Es el momento más triste,

a mí me sabe muy mal, de verdad. Pasan las semanas y, cada día,

les coges más cariño... Habéis deliberado

y voy a pedir al portavoz del jurado, señor Blake,

que dé el veredicto. Antes, voy a pedir que suban al escenario

los dos nominados.

(Aplausos)

Poneos aquí. Perfecto. Blake, todo tuyo.

Bien... No hay ninguna duda de que nos hemos puesto

absolutamente de acuerdo los cuatro miembros del jurado.

¿Verdad? Cierto.

Sí. Bien...

(Música tensión)

No hay que prolongar mucho más la sangría, ¿no?

Yo creo que, en un momento determinado,

creo que cualquiera de vosotros dos sospecha quién puede ser...

el que se va a ir. Entre otras cosas, en buena ley,

los números cantan, porque los números cantan.

Entre esta semana y la pasada, hemos ido sumando,

aparte de lo que nos haya gustado o dejado de gustar

en un momento determinado de la actuación de cada cual...

Pero creemos, pensamos y estamos totalmente convencidos

de que el miembro de la academia que debe salir esta semana es...

Samuel.

(PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

Un abrazo...

Muchas felicidades, disfrútalo. Puedes volver con tus compañeros.

Aplaudimos fuerte.

(Continúan los aplausos)

Samuel, a mí me gustaría, por favor, si quieres decir unas palabras...

Me encantaría. Por un lado, es muy triste

que te quedes aquí, a las puertas de la final;

pero, por otro lado, es muy bonito que hayas llegado hasta aquí.

Precioso, es superbonito. Nosotros estamos muy contentos

de haber trabajado contigo. Tienes una predisposición estupenda,

eres alegre, eres... Qué grande eres.

Y eres un gran mago, de verdad. Que quede esto claro.

Pero me gustaría que hablases y que digas lo que sientas.

Ahora mismo, siento un montón de agradecimiento

por todo a mis compañeros, al jurado, al público...

La verdad es que estoy superagradecido.

Gracias al programa, he vivido de los mejores momentos de mi vida.

Y a toda la gente que está en casa, muchas gracias por el apoyo

que recibo día a día, tanto en las redes sociales como en todo.

Así que gracias de verdad a todos, que os quiero un montón.

(Aplausos)

¡Que me atropellan!

Y con ustedes nos vemos la semana que viene.

Estamos preparando una final estupenda,

llena de sorpresas... ¡No se lo pierdan! Les esperamos.

Buenas noches.

(BESA)

(Aplausos)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Gala 8

Pura magia - T2 - Gala 8

06 sep 2018

Llega la semifinal de 'Pura Magia'. Los seis concursantes que han conseguido alcanzar esta fase del programa deberán demostrar todo lo aprendido en la escuela y sorprender con sus números e ilusiones en la octava gala.

ver más sobre "Pura magia - T2 - Gala 8" ver menos sobre "Pura magia - T2 - Gala 8"
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 191 programas de Pura magia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios