www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4703580
Para todos los públicos Pura magia - T2 - Gala 6 - ver ahora
Transcripción completa

(Canción en inglés)

(Ovación, aplausos)

(Aplausos)

(Ovación, aplausos)

(Ovación, aplausos)

(Ovación)

(Música cabecera)

(Aplausos)

Muchas gracias.

Muchas gracias. Público estupendo aquí, en plató.

También público estupendo en sus casas.

Muy buenas noches, bienvenidos a "Pura magia",

el único programa de tele del mundo donde puedes partir a alguien

y no solo no llaman a la policía, sino que te aplauden.

(Risas)

Y nada, hecha esta reflexión,

vamos a presentar a los concursantes.

Cada vez quedan menos. Son estos. ¡Fuerte el aplauso!

(Ovación, música)

Podéis tomar asiento. Son tan majos...

Es una pena. Les coges cariño, luego se te van...

Pero nada, tenemos un jurado que nos hace compañía también.

Son estupendos no, estupendos al cuadrado.

Fuerte el aplauso para Poty, Inés, Nina y Anthony Blake.

Poty, te tengo que felicitar porque nos espera una gala muy chula

pero he visto unas coreografías preciosas.

Has hecho muy buen trabajo. Gracias, Lari.

Me molesta que me hayas copiado el tema camisa.

No, no lo veo.

¿Qué camisa? ¿De qué camisas hablas?

Bueno, yo aquí me ponía el nombre en la camisa, un poco diferente,

y tú te has puesto... ¿El nombre?

Sí. ¿El nombre?

Sí. Y la espalda.

Nene.

Cuidadito.

Cuidadito.

Que...

Está muy bien, está muy bien.

Estarán personalizadas todas las camisas a partir de ahora.

¿Pone "Lari, Lari, Lari" también? No, pone "Poty, Poty, Poty".

La semana que viene yo quiero esa. Venga.

Pues espérate.

Aquí tenemos a Inés. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien, deseando ver a los concursantes,

a ver qué nos traen de sorpresa esta semana,

y espero que tengamos buena gala. Seguro que sí.

Nina, bienvenida. Hola.

Tengo una mala noticia para ti. ¿Qué ha pasado?

Abel, como fue el inmune, no va a actuar,

no vas a poder subirte en su piano.

(PÚBLICO APENADO) ¡Oh!

-Todo se solucionaría... Ay, qué frío.

Todo se solucionaría si yo pudiera tener una camisa

que pusiera "Nina, Nina, Nina, Nina, Nina, Nina...".

Pues ya está. La semana que viene la tienes.

¿Qué os pasa? Me encanta, me encanta.

Sois muy celosos, de verdad.

Blake, buenas noches. Buenas noches. ¿Cómo estás?

Pues bien. Te quiero preguntar a ti ya más seriamente.

Ocurre una cosa, estos chavales cada vez lo hacen mejor

y los tenemos que valorar ya no por si lo hacen mal o bien,

sino porque hay que ir eliminando. ¿Qué vais a hacer el jurado?

¿Cómo lo vais a gestionar? Poner el nivel cada vez más alto,

cada vez apretar más, cada vez ser más exigentes

y, sobre todo, no podéis dejar de poner a partir de ahora

toda la carne en el asador.

Tenéis que arriesgaros al 200 % en cada gala que queda.

Quedan cuatro. Vosotros veréis lo que hacéis.

(Aplausos)

¿Lo habéis oído?

Ahora se trata de ser los mejores. Sin duda.

Esta semana, en la escuela, un servidor se reunió

con los concursantes para ver cómo fue la gala anterior

y para repartir tareas.

Y ahora viene ese momento tan divertido en el que yo,

por arte de magia, me presento a mí mismo.

Adelante, Lari.

Hola, chicos. (CONCURSANTES) Hola.

¿Cómo estáis?

Estáis contentos, ¿no? Sí.

Yo estoy supercontento. Creo que quedó una gala muy chula.

Tenéis que empezar a trazar estrategias,

es decir, vamos a empezar a nominar magos

que lo habrán hecho bien.

Y vais a sentir que es muy injusto que os nominen a vosotros.

Judith, voy a empezar por ti. Ya no estamos en parvulario.

Esto es nivel avanzado.

Si tuviese que hacer una quiniela, la siguiente eres tú.

Dani Polo.

Estuviste muy flojo.

No convenciste a casi nadie.

(Música)

Sé que nos darás más,

pero ese bache ahí te hace bajar la media.

Vigila, vigila.

La inmunidad te la hemos dado a ti, Abel,

porque es un número estupendo.

(Música)

De momento, para mí es lo mejor que ha pasado por el programa,

el número tuyo de la semana pasada.

Creo que si lo patentas... Sí, está en ello.

Puedes ganarte la vida,

porque a muchos magos les puede interesar este número.

Como eres inmune, el premio que tienes es poder actuar conmigo.

¿Ah, sí?

¿De verdad? Qué chulo.

Confío plenamente en ti y sé que lo harás superbién.

Ahora vamos a hablar del reto extremo.

Como Nina te pidió salir de tu zona de confort

y no lo has hecho,

te vamos a atar con una camisa de fuerza,

pero para darle un poco de sabor te vamos a meter dentro...

de un estanque lleno de tiburones.

(Risas)

Es extremo de verdad. Si queda mal, no lo podremos emitir.

Y para acabar, solo deciros que esta semana

vais a tener dos minutos y 45 segundos

para hacer los números, ¿de acuerdo?

Muchas gracias.

(Aplausos)

Nos vemos. Hasta ahora, guapos.

Y vamos a empezar con Dani Polo. Yo hago una predicción:

este chaval va a pillar un globazo de campeonato.

Espera, dejo esto por aquí. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

El número de esta semana consiste en que adivinaré una carta,

que es algo que hacen todos los magos.

-En el mundo de la cartomagia es superoriginal.

-Superoriginal, ¿verdad?

Pues yo también lo haré, pero de mi forma.

Lo intentaré hacer de la forma más loca que se ha hecho nunca.

No puedo adelantar mucho porque quiero que sea sorpresa...

-Puedes, pero no quieres. -Exacto.

-Poder puedes, pero no quieres. -Sí.

Un número que combina un toque cómico,

también de riesgo, porque es fácil que falle,

ya veréis por qué.

-¿Qué es? -Prefiero no adelantar nada.

Aquí está para que lo veas.

-Creo que sé lo que es. Si aquí pulsas,

algo sale por ahí. -Sí. Salen cosas.

-Poty será voluntario. -Pensé en Poty.

-Me gusta la idea.

El reto para ti, ¿sabes cuál es?

Bailar. Bailar.

Mete rollo. Pam, pam.

Mete rollo. Pam, pam.

De arranque ya estás mal.

(Música)

Poty, lo difícil de esto es que lo haré sin ver.

¿Sin ver? Sí.

Que no salga de aquí, la coreografía no es mía.

Di que la has comprado por Internet,

porque si toda la coreo va a saltitos...

Macho, con esto prepárate con el jurado.

Pero el inicio quedará espectacular. Sí, ¿por qué?

Porque no estoy yo bailando. Por eso.

Muy buenas noches.

Hoy haré un juego de magia con cartas.

Para eso, Poty, tú mismo. Iré pasando cartas.

Cuando quieras, me dices: "Para".

Para. Ahí, perfecto.

Muy clarito. Coge la carta. Ahora prepárate,

porque intentaré adivinar tu carta, Poty,

de la manera más loca del mundo.

(Canción en inglés)

(Aplausos, latidos)

¡Poty, por primera vez! ¿Cuál era tu carta?

El 5 de corazones.

(Música)

(Aplausos)

¡Bravo!

(SILBA)

¡Bravo!

¡Qué bueno!

Qué bueno.

Así se adivina una carta y el resto son tonterías.

¿Qué os ha parecido? Creo que os ha gustado.

Muchísimo. Mucho.

A mí me ha gustado mucho. Muy bien, gracias.

Para adivinar una carta, la que has montado.

Y tú que eres tan educado, tan elegante, me ha encantado.

Una cosa. Me hubiera gustado más y hubieras sacado más partido

si en lugar de una carta hubieras usado una ciudad

o un personaje histórico. Imagina que cuando sales del globo

estás de Chaplin porque es el personaje elegido.

Es diferente y le aporta más al público.

Muy buena idea. Sí, y colgado boca abajo.

Nina, Nina.

Te has puesto de pie, Nina. ¿Te ha gustado?

Sí. ¿Cómo que no? Lo puede hacer.

Que sí, que sí. Seguro. Le hubiera quedado increíble.

Porque las cartas, al espectador... Blake, ¿qué está pasando?

No, no, no. No voy a valorar el efecto en sí,

porque el efecto me parece muy simple.

Entre tú y yo, Dani, sabemos de qué hablamos perfectamente.

Te valoraré desde el punto de vista artístico.

Vale. Nada más.

Muy bien. Nina. Sí, me ha encantado.

Me gusta veros fuera de vuestra zona de confort

y haciendo cosas que nos sorprendan.

Me lo he pasado muy bien. Me ha encantado.

Y quiero felicitar a Poty. Al equipo.

Fantástico. Somos un equipazo, ¿eh?

Gracias. David, bailarines...

Déjame decir una cosa, Blake. ¿Blake?

Yo le llamo como quiero. Vale, vale.

Soy miembro del jurado. Blake, déjame decirte una cosa.

Hay un chiste que resume muy bien el personaje que tenemos delante.

Le preguntan a un gallego: "¿Es verdad que los gallegos

son desconfiados?", y dice: "¿Qué quiere decir con eso?".

Esto es lo que me ha ocurrido con este hombre.

Es espectacular. Nos hemos encerrado en la sala de ensayo

y le he explicado cómo he creado el número.

"¿Qué quieres decir con eso, Poty?". Sí, sí, tal cual.

Tal cual. Sí.

Desde el proceso de inicio de montaje hasta el día de hoy,

esto sí es mágico. Sí, ha sido duro.

¿Estás contento con el resultado? Sí.

Felicidades, Dani.

Cartas arriba, por favor.

Póquer de corazones.

Felicidades. Gracias.

Muchas felicidades.

Creo que Dani traía una predicción. Uno, dos, tres, cinco...

Lo repito. Uno, dos, tres, cuatro y cinco corazones.

-Corazones. -Los cuatro de allí y el mío.

Qué alegría empezar el programa así, con un póquer de corazones.

Esta semana, Nina ha impartido otra clase, ¿a que sí?

Así como de gestualidad, que les ha ido muy bien.

Se ha atrevido incluso con el cante africano.

Buenos días. ¿Qué tal?

¿Cómo va?

En la clase de hoy el objetivo era explorar el propio movimiento.

Vamos a ver cuáles son esos gestos que nos caracterizan,

y sobre todo cuando estáis en el escenario,

hay como coletillas gestuales que siempre os acompañan.

Lo que quería conseguir es que exploraran otros movimientos,

que interactuaran entre ellos.

Vamos a hacer cada uno el gesto que nos caracteriza.

¿Hay algún otro gesto que haces? -Sí, este. Como que...

Algo hacia atrás. ¿A que sí?

-Cuando actúo, señalo mucho al público.

-Me pongo mucho así. -Esto que hago así.

-Eso, eso, eso. -Sí, sí, sí.

-Cuanto más trabajes el cuerpo y cuanto más explores,

más vas a poner al servicio de lo que estás haciendo.

Vamos a empezar a pegar lento los dedos.

-Al principio estaba superperdido,

porque no entendí hasta el final para qué servía.

-Aquí.

-Empezamos a pegar golpes. Nos hemos pegado una paliza.

-Deja salir sonidos.

(BALBUCEAN)

-Era como muy liberador.

Como si fuéramos salvajes.

-Y al final, es un calentamiento.

Cuando acabamos, estaba superliberado,

lleno de energía y con ganas de empezar a trabajar.

-¿Se ha despertado el cuerpo ya? Vamos a por la canción.

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

Es así. Va a ser así. ¿Sí?

(CANTAN)

Tenemos que ser niños chicos. Reíd, pasadlo bien.

(CANTAN)

¡Que nazca de la voz!

Este tipo de trabajo cuesta porque te da la risa,

aflora el sentido del ridículo y esas cosas.

(CANTAN)

A mí me parece muy bien.

Un respeto por Nina, pero... ¿Tú has entendido?

¿Esto qué significa? Yo no he entendido nada.

Y "siajama" y "suajengui" tampoco lo entendí.

¿Pero esto qué era? Simbología de Nina.

No sé qué nos quería decir. Ya, bueno.

Básicamente, hacerse un poco de daño.

-Luego te hago un "clapping" para ti solo.

Vale. ¿Qué es un "clapping"? Es una hostia que te pegan.

Ah, vale.

Oye, yo he visto que querías sacar tu lado salvaje, pero te cuesta.

Eres un poco así como tieso. Me cuesta un poco.

Además, Nina: "Dale, dale, dale", y yo: "Me estoy dando una paliza".

Terminé aquella clase destrozado. ¿Necesitas más sesiones?

No. Yo creo que sí.

A partir de ahora, dos por semana. No, porfa.

Me recuerda aquello que decía:

"¿Qué le dijo el masoquista al sádico?",

y le dijo: "Pégame".

¿Y qué contestó el sádico? "No quiero".

Se han dado una paliza. Sí, sí, sí.

Pero se han dado una paliza a sí mismos.

Eso es puro y duro masoquismo. ¿Te puedo decir una cosa, Blake?

El chiste era un poco malo. Ya lo sé.

Por eso me dedico a lo que me dedico.

Está pensando: "¿Por qué no me río?".

Por eso me dedico a lo que me dedico.

Si me dedicara al humor, sería otra historia.

Tú toca lo serio, que...

Vamos a presentar ahora a Judith Trilirí.

Judith se vino muy arriba

porque hizo lo del hielo y lo superó,

y nos ha preparado grandes ilusiones.

Venga, todos.

(TODOS) ¡Oh!

Esto no lo hemos visto nunca, pero la tuvimos que penalizar

porque ha hecho un cambio de última hora.

¿Con qué te vas a atrever esta semana? Cuéntame.

Esta semana me arriesgo.

¿Sabes que esta semana estás penalizada?

Por cambiar de número, ¿verdad?

De los dos minutos y 45 segundos que tienen tus compañeros,

a ti se te va a reducir a dos minutos.

¿Qué?

El número de esta gala es...

Es un bombazo, es un bombazo.

Voy a hacer un número musical, pero más atrevido.

¿Más todavía? Yo lo pongo todo en el asador.

Porque esto está ya precario.

Esto se acaba, y bueno.

Y después de la cagadita de las cuerdas...

¿Sí?

La anterior gala me quedé muy chafada.

Por eso vengo con fuerza.

Pero dalo todo, hazlo fenomenal.

Que sí, que sí, que sí. Nos vemos en la gala.

Que vaya bien. Chao. Chao. Gracias.

Pues no sé nada.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(JUDITH GRITA)

(GRITA)

¿Es pa matarla o no? Sí.

¿Te has esperado a la gala seis para hacer algo

que ponga al público de pie? Pero no ha sido...

Lari, ¿sabes de quién fue esta idea? Tuya.

No. De Blake.

Dice: "No me quiero ir de este programa

hasta que terminemos, pero, por favor,

que sea viendo a esta chavala sexy como es ella,

que siempre va arrugada, parece la hija secreta de Fofito.

Va así".

¡Por favor, mira qué cañón de Navarone!

¡Mira qué cañón! ¡Mira qué número ha hecho!

¡Para ti, Blake! ¡Para ti! Un momento, un momento.

A ver, Poty, estás poniendo ejemplos como Fofito y cañón de Navarone.

Hay mucha gente que no sabe qué es esto.

Ese chiste sobraba. Perdón, perdón.

Yo te contaré cosas de este milenio, ya verás.

Blake, ¿qué te ha parecido? Vamos a ver, yo hubo un día

que, en contra de la opinión de mis compañeros de jurado,

le di un corazón.

Las has pasado estrechísimas.

Estoy tremendamente orgulloso. Venga.

Estoy tremendamente orgulloso de ti porque creo que, en estos momentos,

este programa te ha servido mucho para crecer. Felicidades.

Gracias.

¡Esto es la leche!

Nina. Gracias.

-Sí, yo también estoy feliz de verte así.

Es un gustazo, de verdad. Con esa seguridad

y que te hayas atrevido a hacer esto.

Voy a poner una nota... Estás aquí para hacer esto.

Como poco dulce.

Es que yo tengo el máster de "muggle", ¿sí o no?

Sí, sí, sí. Y he visto cosas.

Has visto cosas.

En ocasiones ves cosas.

Inés. Vi cosas que no se deberían ver.

Concrétanos. Inés. Judith, yo me pongo de pie,

como cuando terminaste el número, porque me parece increíble

lo que te acabas de marcar: tres apariciones

y un "quick change". Me ha gustado mucho.

Me ha encantado que esa gran ilusión,

que está destinada para hacer una predicción,

tú le has dado un giro y lo has utilizado

para hacer una aparición, y eso me ha gustado.

Valoro mucho cuando un mago no hace lo clásico,

no se conforma con lo que ya hay, sino que aporta su propio estilo

y su forma de hacer magia.

Un detallito. El "quick change", ten cuidado

porque se veía el pantalón por abajo.

Y luego, lo que no te perdono es que esa bata era horrible.

Horrible.

(Aplausos)

Judith...

Esa bata no se la compro yo ni a mi abuela

porque se siente mayor con ella. Solamente eso.

Pero enhorabuena, felicidades, porque me gustó mucho.

Gracias, de verdad.

Qué guay.

Pero le habéis hablado de cosas tan bonitas

que esa bata, por fea que sea, se la guardará toda la vida.

Se la va a poner hasta... Dime.

Es que lo de la bata es un chiste. Se lo puedo contar a Inés.

Que no sea como el de Blake. No.

Es que nosotros en los ensayos tenemos una sintonía,

y nos pega con todo.

Y siempre cantamos: "Cuando te digo china, china,

china del alma". Y se ha comprado...

No era ese vestido, y se ha comprado la bata china esa.

Horrible. Cuando la vimos aparecer,

no dábamos crédito. Estás despedida, gracias.

Poty, Poty... Qué barbaridad.

Lo de "china, china" también es de este milenio, ¿sabes?

Ya. Ponte una tele en casa

y mírala de vez en cuando. Actualízate.

Vamos a valorar. Cartas arriba.

No estoy acertando ni una. Perdón.

(GRITA)

No se lo cree, no se lo cree. Felicidades.

Felicidades. Gracias.

Gracias.

Vamos a seguir.

Está contenta, la oigo chillar desde aquí.

Está flipando, no se lo esperaba.

Bueno, quien no va a reír tanto ahora es Edgard.

Esta semana, Edgard se tendrá que someter

a un reto acuático. ¿En qué consiste?

Vamos a verlo.

Una camisa de fuerza, una bombona de oxígeno

y un tanque lleno de tiburones y otros de los animales

más peligrosos del océano.

(Aplausos)

Hemos llevado a Edgard al Aquarium de Barcelona

y lo hemos sumergido a cinco metros atado con una camisa de fuerza

para que se escape. Y alrededor, tiburones.

Sobre todo, no hagáis nunca esto en casa.

Porque no tenéis tiburones.

(Risas)

(Música "Tiburón")

Bueno, Nina, ¿no querías otro cambio de registro?

Toma. Tiburones, camisa de fuerza, oxígeno,

neopreno, que agobia que no veas...

Ahora me vas a querer más, espero.

Mucha suerte.

Que no te pase nada, ¿vale? Vale.

Sobre todo, no hay tiempo.

No vayas deprisa porque no ganamos nada.

Acuérdate que va a pesar mucho más dentro del agua.

Qué agobio ya.

Bueno, un placer. Un abrazo.

Hay un momento que yo, cuando me vas a quitar las gafas,

me voy a quitar la camisa,

si se me quedara encallada, ¿qué hago?

-Tú moverás la cabeza. -¿Aguantas un poco la respiración

debajo del agua? -Sí.

(Música "Tiburón")

(Música tensión)

(ININTELIGIBLE)

-Voy a recoger la camisa y eso.

-El subir ha sido terrorífico, te lo juro,

porque parecía que petaban los oídos.

Ha habido un momento que estaba abajo con calma,

y ahí digo: "Poco a poco".

Al final, los tiburones ya ni me importaban.

Pero guay, lo he superado.

¡Lo he superado!

(Aplausos)

Qué reto tan impresionante. Antes de hablar con Edgard,

queremos dar gracias encarecidas a Patricio Bultó,

el director del Aquarium, por lo fácil que nos lo puso todo.

Porque no es habitual que te presentes ahí y digas:

"Quiero coger a una persona, atarla y meterla con tus tiburones".

Edgard, felicidades. Gracias.

Fue muy chulo. Yo me lo pasé muy bien.

Pero lo que me agobió un poco... Yo no sé nada de submarinismo,

pero como que tienes que descomprimirte para bajar abajo.

¿Te cuento? ¿Te dolían los oídos?

Yo estaba atado, y había una persona que me cogía la nariz.

Pero me cogió todo menos la nariz. Haciendo así, ¿sabes?

Yo llegué abajo muerto ya. Ya, ya, ya.

Pero me calmé. Digo: "Esto mola". Me sentía un poco rollo Houdini.

Y cuando abrí los ojos, vi una vitrina llena de japoneses.

"Clac, clac, clac". Y ahí me puse nervioso.

"Aquí tengo que salir".

Pero te tengo que decir que después que salí

me sentía como un superhéroe, rollo así guay.

Estuvo muy bien. ¿Te dieron indicaciones?

Sí, y muy correctas. Y ensayamos.

Iba con una seguridad, tenía buenos profesionales al lado.

También me dio un punto de calma. Sí.

Así, si tragas agua, tragas agua acompañado.

Sí. La pregunta que nos hacemos es:

estabas rodeado de tiburones. ¿Agobian?

Al final ni los miraba.

Lo primero que me dijeron fue: "Tú no te mueras".

Al final, me olvidé de los tiburones y fue una experiencia superchula.

Qué bien. Yo creo que es muy plástico,

es una imagen muy plástica. ¿Ha salido de su zona de confort?

Nina, ¿qué crees? Sí, sí.

Vamos bien, vamos bastante bien.

Si no, lo podemos meter en un microondas

la semana que viene.

Lo importante, Nina, es que quedes contenta.

Que quedes convencida de que salió de su zona de confort.

Muy bien. Muchas felicidades. Gracias.

Ahora vamos a hablar de quinielas, porque nos gusta tanto jugar

que les hemos propuesto hacer una quiniela.

¿Quién de los ocho llegará a la final?

¿Quién veo los tres finalistas?

-Menuda pregunta que me haces.

-Uf.

Uf, uf.

-Es difícil de contestar la cosa. -Qué pregunta tan complicada.

-Dani es un finalista seguro.

-Ojalá yo. Por mí.

-A Dani Polo. -Dani Polo.

-Es que Dani Polo también lo veo en la final.

-Dani Polo. -Tiene un talentazo increíble.

-Creo que tiene muchas ganas y entusiasmo por luchar

por lo que hace.

-Es una persona que se la ve metódica

y tiene la mente muy clara para hacer lo que está haciendo.

-Me gustaría que estuviera Gisell. -Veo a Gisell.

-Gisell. -Gisell.

-Yo también me veo.

-Es una manipuladora increíble. Es increíble esta mujer.

-Con ella me une una buena amistad y lo está haciendo bien.

-Tiene muy claro lo que hace en el escenario,

y eso lo transmite al cien por cien.

-Abel también, que tiene una propuesta muy diferente.

-Y Abel. -Abel hace unos números muy guais.

-Abel pienso que también me gustaría que estuviera.

-A quien también veo en la final es a uno que se llama Abel.

Abel Ruiz. Creo que estará en la final.

Tiene algo, tiene algo.

-Es muy creativo. -Tiene una propuesta diferente.

-Me parece que ofrece cosas distintas.

-Quédate con Abel. Creo que va a dar caña.

Creo yo que...

-Edgard. Creo que es un gran finalista.

-Me gustaría que sea Edgard otro de los finalistas.

-Por experiencia, Edgard.

Por la experiencia que tiene, creo que estará en la final.

-Me gustaría estar yo también.

-Por los años que lleva, se nota el trabajo.

-Es una persona que admiro porque tiene un volumen de números

para presentar detalladísimos, con un personaje supertrabajado.

-David Díaz.

Y cómo no, yo.

-Aparte de que somos amigos, creo que David y Samuel

también se merecen llegar a la final.

Están mostrando cosas muy diversas gala tras gala.

-Creo que el jurado tiene que decidir.

Pues según los resultados,

según los votos de los concursantes, Dani Polo ganaría con seis,

Gisell con cinco y Abel con cinco.

¿Cómo estás, Dani? Muy bien.

¿Estás contento? Sí.

¿Tú te ves ganador? Hombre, la verdad es que...

Yo me veo en la final porque creo que estoy haciendo las cosas bien.

Sí que es verdad que a veces te sientes un poco inseguro

con lo que traes. Dices: "No sé si esto da el nivel".

Y ver este apoyo de los compañeros...

¿Te lo esperabas o no? No. O sea...

Un poquito, pero no a este nivel.

Me ha sorprendido, la verdad. Ahora estoy más seguro.

No es vinculante, ¿verdad? No es vinculante.

No, para nada. Es una quiniela.

No te queremos convencer de nada. Mira, no escuches.

Ve pensando un chiste mejor que el de antes y ya está.

(Aplausos)

Gisell, estaría muy bien que llegases a la final

o que ganaras, porque que gane una maga...

¿Está bien o no? (PÚBLICO) Sí.

Claro que sí.

En realidad, todos estamos haciendo un gran trabajo.

Que llegue quien tenga que llegar. Claro, es políticamente correcto.

"Claro, que gane el mejor". Una mier...

¡No! Bueno, vamos a presentar

al siguiente concursante: Darío Proximity.

Nos hará un número muy parecido al de la primera gala.

A mí me da mucho miedo. Él dice que es totalmente distinto.

Vamos a comprobarlo.

Esta semana voy a presentar un número de toques invisibles.

-¿Qué son toques invisibles?

Lo que hiciste en el casting.

-Cuando lo hice en la primera gala con Inés, estaba ella,

y yo no la tocaba, y ella sentía que la tocaba.

Pero, en esta, dos personas van a sentir lo mismo

a nivel psíquico y físico.

En ese espejo te ves reflejada. ¿Tú también?

¿Tu nombre? -Enric.

-Enric.

Extiende tu mano. Vas a tocar imaginariamente.

Cierra los ojos.

-¿Ese es tu fuerte, tu especialización?

-Me encanta. -Te encanta eso.

-Esta vez...

voy a presentar a Darío solamente.

Voy a prescindir de la música, de la iluminación, de bailarines.

Quiero que la gente sienta una emoción

solamente conmigo, con lo que puedo hacer en escena.

-¿Cómo vas a calcular el tiempo?

-Pegando vistazos. -Es que claro...

Ya te chivaremos. (CHISTA)

-"¡Ahora! ¡Resolución!".

(Aplausos)

Todos los magos deberían plantearse, según palabras del maestro Blake,

qué haríamos si tuviéramos realmente poderes.

Con esto, yo quiero demostrarles algo.

He pedido a dos voluntarios que me ayuden.

¿Qué tal? ¿Cómo te llamas? -Paola.

-Paola. -Sí.

-Hola, Paola. ¿Tú? -Oriol.

-Oriol. Paola y Oriol.

Me habéis visto antes trabajar con la mente de las personas,

pero ahora quiero hacer algo más arriesgado, más físico,

más visceral.

Así que, Paola, cierra los ojos, por favor.

Extiende tu mano así. Imagina que estás tocando un espejo.

Cierra tus ojos.

Vamos a realizar una conexión de vuestras mentes,

una rápida conexión.

Oriol, cierra los ojos y haz lo mismo.

Estáis ante un espejo tocando vuestro reflejo.

Así.

Perfecto.

De pronto, ocurre algo extraño. El reflejo se transforma.

Ya no os veis a vosotros mismos reflejados,

sino que, Paola, comienzas a ver a Oriol,

y, Oriol, comienzas a ver a Paola.

Es algo extraño.

Paola, ¿has sentido algo?

-Sí.

-¿Sí? ¿Podrías decir qué has sentido?

-¿Un hilo? No sé, algo me tocó el brazo.

-Algo te tocó. -Sí.

-Muy bien.

(Aplausos)

Puedes abrir tus ojos un momento, Paola.

Te voy a pedir ahora, vamos a hacer algo un poco más...,

más sensible.

Quiero que confíes en mí y te relajes.

El corazón es el motor de las emociones,

así que te pediré que pongas tu mano izquierda

junto con tu corazón. Apriétalo junto con tu corazón.

Y mantén ese contacto.

Cierra tus ojos.

Oriol,

abre tus ojos, por favor.

Prepárate para lo que vamos a hacer. No tengas miedo,

te voy a pedir que confíes completamente en mí.

Segrega saliva debajo de tus labios.

Debajo de la lengua. Exacto.

Eso va a generar una sensación de placer en tu cerebro.

Confía.

La mente es más fuerte que el dolor.

No hay dolor.

Esta conexión es real. Paola, por favor,

enseña tu mano el público ahora.

(Aplausos)

Aprieta ahí, por favor.

¿Estás bien? -Sí.

-¿Te sientes bien? -Sí.

-Un momento.

Muchas gracias.

Gracias por compartir esta ilusión conmigo.

Y, aunque me pase del tiempo, quiero responder a esa pregunta.

¿Qué haría yo si tuviera poderes? Conectar a las personas.

Lograr empatía y que nos pongamos el uno en el lugar del otro.

Eso nos haría mejores personas en los tiempos en que vivimos.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Bueno, antes de empezar, de dar las valoraciones,

nos hemos pasado de tiempo.

Ya lo veíamos en los ensayos que ibas un poco justo.

Pero independientemente de esto, vamos a proceder a las valoraciones.

Blake, al ser mentalismo, vas a empezar tú.

Vamos a ver,

me parece que es un tanto inmaduro para tu espectáculo

el número que acabas de hacer, sobre todo porque lo que no ocurrió

durante los ensayos ha ocurrido aquí.

Es decir, lo que en los ensayos funcionaba

en el espectáculo en directo ha fallado.

Has perdido la parte de sorpresa del espectador.

¿Por qué? Por falta de cálculo y por falta de buena directriz

y orientación. No te lo perdono.

Es la segunda, la tercera o la cuarta vez que te lo digo.

Rubén Darío, hazle caso al nombre que llevas, caramba.

Es que, de verdad, hemos perdido la sorpresa

porque no supiste dar las directrices adecuadas.

¿Sabes de qué te hablo o no?

¿Sí?

(Aplausos)

¿Estás de acuerdo? Sí.

Lo hemos visto trabajando este número.

Es superimportante el control

de lo que ocurre con los voluntarios.

No hay que acostumbrarse a que son dos personas...

Ritmo y tiempo se han perdido.

Hay que dar las indicaciones exactas.

Exactas. Nina.

Yo me doy cuenta de que soy muy afortunada de ser "muggle",

porque a mí me ha encantado. Me ha gustado.

Me ha sorprendido mucho. -Me hubiera gustado que empiece Nina.

(Risas)

-Me ha gustado. Y muy bonito el mensaje.

Muy bonito el mensaje. -Muchas gracias.

Inés. Me da mucha pena, Rubén,

porque te veo en los ensayos y presentas rutinas trabajadas,

muy curradas, que están muy bien, y luego llegas aquí y te falla.

No sé por qué ocurre eso, pero no veas la rabia.

Si tú lo estás pasando mal, no veas yo también.

Porque sé el esfuerzo que le pones a cada cosa

para que luego no resulte.

A mí me gustaría saber qué te pasa a ti en las galas,

no en los ensayos, que lo haces perfecto.

Para intentar ayudarte, porque no sabemos tu problema.

¿Qué te pasa en las galas?

Hay muchas cosas que no puedo controlar.

Por ejemplo, la elección de los espectadores.

¿Perdona? No estoy de acuerdo, ¿eh?

Eso lo tienes que elegir tú. Tú tienes que mandar y elegir.

Aquí se viene llorado. No estoy llorando, señor.

No, no, no. Estoy hablando como un hombre.

Por supuesto que no estás llorando, te estás disculpando.

Te estás disculpando. No me estoy disculpando,

me hicieron una pregunta y estoy contestando.

Hay que tener control sobre el público.

Pero si está diciendo que él no tiene el control

para elegir a los espectadores, hay un problema. ¿Sí o no?

Vamos a ver. No es problema suyo.

Cualquier espectador es factible para realizar cualquier efecto.

Punto. Hay que tener control sobre ello.

Sobre todo, el control se tiene cuando se tiene el ritmo

y el conocimiento total del número que estás haciendo.

Punto pelota. Te hemos preguntado

qué te pasa en las galas y lo primero que has dicho

es pasarle la pelota a los espectadores.

No, señor. Hay cosas que no controlo.

Sí.

Un ejemplo son el tiempo... Sí.

...y la selección de los espectadores.

Es un ejemplo.

Esas cosas se pueden controlar. Sí.

Solo decirte que los hombres también lloran,

que tú has dicho: "Yo soy un hombre".

No tengo problema en llorar. Claro.

Ahora no estoy llorando. No, pero bueno.

No vamos a levantar cartas porque te pasaste de tiempo

y estás nominado automáticamente. Vale, gracias. Perdón.

Un fuerte aplauso para él. Muchas gracias.

(Aplausos)

Vamos a hablar ahora de la inmunidad.

Esta semana el inmune es Abel. Abel, sube al escenario.

(Aplausos)

Oye, segunda semana de inmune. ¿Estás contento?

Estoy muy contento. ¿Sí?

¿Te da sensación de que vas a ganar?

Tengo la sensación de que estoy haciendo las cosas bien.

Es lo más importante. Así, así me gusta.

Es lo más importante.

Que llegue a la final, eso ya se verá.

La inmunidad ha sido un premio que os va a dar una envidia...

Ha podido actuar conmigo en una función.

(Risas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

Sí, sí, lo sé, lo sé. Es muy afortunado.

(Aplausos)

Oye, venía gente pagando, ¿eh? ¿Lo hizo bien?

Comprobadlo.

(Música)

No todos los días se puede compartir escenario con una persona

como es Lari, en su espectáculo.

En vivo y en directo

para poder hacer un poquito de tu arte.

Ahora, señoras y señores, les tengo una sorpresa preparada.

Hoy, por el precio de la entrada, no solo me van a ver a mí.

Sino que tenemos un artista invitado.

Venga, todos... ¡Oh! (PÚBLICO) ¡Oh!

Él es un concursante de "Pura magia"

y lo vamos a recibir con un fuerte aplauso.

Con todos ustedes, Abel.

(Música)

(Aplausos)

No sabíamos qué íbamos a hacer.

Ni la ilusión ni la música ni nada.

En muy poquito tiempo hemos conseguido una música,

que me ha ayudado Lari con la música,

y hemos conseguido sacar un espectáculo

que al público le ha encantado y nosotros hemos disfrutado muchísimo.

(Música)

La magia de cerca es más directa, más real y más impactante

en el sentido de que está pasando en tus manos.

Pero la magia en el escenario,

estás haciendo algo muy bonito a un público general, a muchísima gente.

Para mí ha sido muy especial. Ha sido brillante, un regalo.

Ha sido maravilloso. El público alucinante también.

Muy contento.

(Aplausos)

Nos lo pasamos bien. Yo te vi nervioso.

Estaba bastante nervioso, Lari.

Es más, atacado de los nervios. Son maneras de hablar.

Estaba muy nervioso porque sí es verdad que tuvimos poco tiempo

para montar el número.

Con la música me ayudaste y eso me iluminó

y pude hacer esta creación.

Cuando uno es bueno, por eso.

Creo que hagas lo que hagas lo harás bien,

porque lo estás demostrando cada semana.

¿Qué os ha parecido, jurado? Poty.

Yo quería felicitar personalmente a Natalia, su partener.

Volviendo un poquito a lo del público y de los ayudantes.

Cómo puede engrandecer un número como una ayudante

como la que has tenido.

Natalia es muy buena, es muy buena Natalia.

Formáis una pareja extraordinaria.

Nina, te veo en la cara y es como si no estuvieses de acuerdo.

(RÍE)

¿Has visto ese sonrisa?

Estoy de acuerdo.

Es muy buena partener.

Lo que pasa es que insisto,

creo que deberías pensarte la propuesta que te hice...

(Risas)

¿Por qué os reís?

O sea, no.

¿Has pensado en hacer "Los fabulosos Baker Boys"

conmigo cantando encima del piano?

Aún estás a tiempo de pensarlo. -Lo tengo clarísimo.

Quiero que salgas conmigo en un número.

-Bien.

Muchas felicidades.

Muchas gracias, puedes volver con tus compañeros.

El inmune de la semana.

Esta semana, continuando,

Asenjo hizo una visita a los concursantes

para ver cómo estaba su estado de ánimo.

No os lo vais a creer. Los hizo reír.

(Aplausos)

¿Qué queréis, hundirme? Lo estáis haciendo bien.

¿Ahora qué hago? Me van a despedir.

¿Qué te pasa? ¿Has visto la carina que me tienes?

-Cosas que pasan. -¿Estás bien?

-Sí.

-Y voy yo y me lo creo. -Te veo estupenda, maravillosa.

¿Cómo lo estáis viviendo?

¿Presión, felicidad, adrenalina?

Abel, salió Nina la última vez a por ti.

(CANTA EN INGLÉS)

Pico para arriba, pico para abajo...

-Si llego a la gala nueve,

te hago aparecer a ti al final de la ilusión

y nos damos un beso apasionado.

(Aplausos)

¿Compras o no?

-Ahora no compres, porque tienes que llegar a la gala nueve.

-Eso no vale. -No, esto es lo que hay.

-Lo apuntaré, atención.

Gala nueve, morreo con Abel en el escenario.

Lo dije el primer día de clase.

Recordad que estáis compitiendo.

Siempre habrá una más joven, más guapa y más divina

deseando empujaros por una escalera para quedarse con el puesto.

-Eso no está ocurriendo aquí, Iván.

-Y te digo...

Muy bonito el amor así, fuera del escenario,

pero en el escenario hay que competir.

No se os olvide.

Y por último, Edgard.

Te he visto que tú vas a lo tuyo siempre.

-No, no.

-Eres un personaje "timburtonesco". -Sí, sí.

-Deberías estar muy orgulloso.

Os lo dije, la mediocridad no lleva a ningún sitio, queridos.

Bueno, chicos.

Estad muy orgullosos de vosotros mismos,

la última gala fue estupenda.

Espero que la siguiente sea mejor.

Bueno...

(Aplausos)

¿Tú te has pensado bien lo que has dicho?

Tú, si llegas a la final, ¿vas a besar a Asenjo?

La verdad es que me he precipitado un poquito con la decisión.

Ya, ya.

Estaba en un momento de subidón y lo dije así.

Pero ¿beso a la mejilla, tornillo...?

Yo... ¿Quieres que nos demos un beso tú y yo, Lari?

No, no.

No, perdón, perdón.

(PÚBLICO) -¡Que se besen, que se besen!

Que no es porque no quiera,

es porque no quiero perder una amiga para toda la vida.

Ah, vale. Nina se pondría fatal y...

Yo la quiero mucho. No quiero darla celos.

A ti te quiero preguntar otra cosa.

¿Tú sabes que ya te llaman la Bustamante del programa?

Nena, todo el día llorando. ¿Qué te pasa?

Fue un momento de tensión,

estaba preparando mi número, decidí no comer,

y fue un momento de presión y me derrumbé un poquito.

Ya está.

Te ocurre esto de decir que no comes...

Si tengo poco tiempo y tengo que trabajar,

si tengo que decidir entre trabajar y comer, prefiere no comer.

Claro, como yo.

No, yo siempre como.

Vamos a presentar al siguiente artista.

Es Samuel.

Samuel nos va a hacer un número de manipulación.

A ver si manipula mejor que baila, porque tela.

Samuel, ven aquí.

No sé qué magia vas a hacer con esto.

Esto va a estar en escena.

¿Nada más que esto? Ya está.

Esta semana traigo un número que es muy íntimo.

Estoy yo sentado en un taburete

haciendo algunos efectos de magia con cartas, con el estuche.

Me voy a subir aquí a ver qué pasa.

Pero ¿te vas a subir encima del taburete?

¿Encima, encima? ¿Por qué?

Creo que puede quedar más visual. ¿Tú cómo lo ves?

Bueno.

¿Lo tienes bien ensayado?

Sí, lo único es controlar un poquito el tiempo,

en principio me cabe todo, pero siempre tengo...

Si lo tienes musical,

jugáis con la ventaja de que la música os va marcando.

¿Y qué más cositas? Nada.

Intentaré terminar cinco o diez segundos antes por lo menos.

Que no sea uno. Por lo menos, por lo menos.

Que no sea solo uno.

Luego tiene un final que ya lo veréis.

Bueno, chao. Hasta luego, Inés.

(Aplausos)

Poty, yo antes de salir aquí al escenario

te he pedido que elijas una carta de la baraja de póquer.

¿Cierto? Sí.

Una carta que tienes tú en la cabeza. ¿Es verdad?

Sí.

Quiero que la nombres por primera vez

para que todo el mundo la conozca. ¿Lo digo en voz alta?

Sí. Dilo en voz alta. He elegido el as de corazones.

As de corazones. Sí.

Muy atento, fíjate. ¿Ya está la magia?

Viene ahora.

(Música)

(Aplausos)

Fíjate, Poty.

(Aplausos)

Fíjate, Poty, cómo todas las cartas que he lanzado han caído

cara abajo,

excepto una única carta,

que es la única que ha caído cara arriba.

Ahí está.

(Aplausos)

Gracias.

Poty, ¿te ha gustado?

Hay que cambiar de nombre al programa.

"Puro milagro", macho. Eso no es magia.

Es un milagro.

Están todas cara abajo.

Están todas boca abajo... Menos la que yo he elegido.

No, lo que me ha costado enseñarle este número.

(Risas)

Samuel, enhorabuena.

Además, tienes un ángel como persona y eso hace mucho.

Ya tienes la mitad de la carretera hecha

como eres tú como persona. Felicidades.

Me parece maravilloso lo que has hecho. Gracias.

Muchísimas gracias.

Inés. Samuel, enhorabuena.

He visto a hacer este juego de muchas maneras distintas.

Lo he visto hacer encima de una colchoneta elástica,

con una sartén, con una manta donde se van manteando las cartas

y se van quitando todas las que quedan bocabajo.

Pero te has marcado una pedazo de manipulación

para llegar a esto y, técnicamente, impecable.

Enhorabuena. Mil gracias.

Nina.

Pues...

Como estamos llegando ya al final y quedan muy pocas galas,

aun contradiciendo a las voces expertas,

he sufrido y no sé por qué.

Hoy no debería tener razones para sufrir

porque si técnicamente está bien...

Hay algo que a mí no me... No sé. No me ha convencido, Samuel.

Creo que tenemos que empezar

a decir nos o a levantar cartas que no sean el as de corazones,

creo que esta va a ser mi opción.

Muy bien que digas esto como profana.

El hecho de que un espectador profano sufra dice mucho.

A lo mejor hay cosas que se nos escapan y que no controlamos.

Blake.

Vamos a ver, Samuel.

De la misma manera que en su momento te di la enhorabuena,

hoy no te la puedo dar.

Tienes un anticlímax brutal.

El anticlímax brutal es que me estás realizando una manipulación...

Lo primero de todo, el primer instrumento que me sacas,

esa caja de cartas, me parece a horroroso.

No sé qué es.

Es una especie de ente rara que en un momento

me lo transformas en un paquete de cartas.

Vale, muy bien.

Al margen de eso, hay un anticlímax brutal.

¿Tú no piensas que es mucho mejor hacer toda la rutina

y en el último instante, cuando estás lanzando las cartas,

preguntar: "Por cierto, ¿cuál era la carta que pensaste?".

Porque desde que preguntas la carta que pensaste hasta que se resuelve,

ya me he olvidado yo y todos los espectadores de la carta.

Así de claro. Acertado. Lo estuve valorando.

Es un anticlímax. Directamente, directamente.

Con lo cual, sintiéndolo mucho,

siendo hijo de quien eres y teniendo los antecedentes,

no me ha gustado nada tu rutina.

Vale.

Vamos a votar teniendo en cuenta lo que dice Nina.

Nos vamos acercando cada día más a la final

y hay que empezar a ser un poco más...

Cartas arriba.

(PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

No sé por qué tanto oh... porque teniendo dos ases de corazones,

no estás nominado, felicidades, Samuel.

Gracias. Puedes volver con tus compañeros.

(Aplausos)

Ahora le toca el turno a Gisell.

La semana pasada nos vino de mimo,

esta semana nos va a hacer magia de cerca.

Muy buenas, Gisell. ¿Qué tal? -Hola.

-¿Qué nos traes?

-En esta gala propongo un chop cup.

Estoy muy emocionada por hacerlo.

Es una idea de un gran maestro, un referente para muchos magos.

Es Gabi Pareras.

-Creo que es importante que se lo traduzcamos a los de casa.

-Chop cup.

Voy a sacar un vaso de cuero

y desde ahí voy a jugar con la imaginación de todos vosotros.

-Es un número superclásico magia de calle.

-A mí me gustan mucho los clásicos de la magia

y trato de ver una visión más diferente también

o proponer otra cosa.

Mi consejo es que no hace falta hacer tanta broma.

Y te lo digo yo, que soy el que hace más bromas haciendo magia.

Hablas mucho en poco tiempo y como que vas muy rápido.

El tono de voz es muy... ni ni ni ni todo el rato, ¿sabes?

Tengo trabajada la estructura, tengo trabajando el guión.

Me emociona hacerlo.

(Aplausos)

Hoy voy jugar con vuestra imaginación

y para ello utilizaré este cubilete de cuero.

Sé que es de cuero por lo que me ha costado.

Mi mano izquierda y un poco de imaginación.

Recuerda, en cubilete, mi mano izquierda y un poco de imaginación.

Imaginación, ¿para qué? Te preguntarás.

Para saber lo que tengo aquí. ¿Qué tengo aquí?

-Una bola.

¿De qué color? -Rojo.

-Una bola roja.

Pero si mi cubilete fuera un objeto catalizador,

bastaría lanzar la bola imaginaria en su interior

para que esta aparezca.

Como esta, crea una segunda bola.

Esta de aquí la dejaré por aquí. Se parece mucho.

Basta tan solo en tapar la bola, imaginarla con el catalizador,

chasquear los dedos y aparece otra bola imaginaria.

Mira, dos bolas. Una y dos.

Ya sé lo que te pasa a ti.

A ti te gustaría tocar la bola.

¿Parece real? ¿Se siente real? -Sí, sí.

-Obviamente, solo tengo una.

Te voy a pedir, por favor, que lo lances dentro del catalizador.

No, no. Tiene que ser dentro del catalizador.

-Ah, vale. Perdón, perdón.

Bien. Y aunque parezca imposible, funciona.

Podemos tener otra tercera bola imaginaria como esa.

¿Me quieres acompañar, favor?

Acércate a mi lado. Pon tu mano así, conmigo.

Muy bien.

Vamos a colocar las dos bolas aquí dentro el catalizador aquí encima.

¿Sientes algo? No, porque no ha pasado nada.

Te voy a pedir que te pongas aquí.

La tercera bola imaginaria.

¿Sientes algo? -No.

-A la de una, a la de dos y a la de tres...

¿Sentiste algo? -No.

Mira, mira, mira. Aunque parezca imposible...

Tres bolas imaginarias.

Un momento, un momento.

Vamos a poner el catalizador aquí.

Voy a hacer algo especial.

Una cuarta bola. Voy a aumentar su tamaño aún más.

Pero no lo voy a hacer yo, quiero que lo hagas tú. Mira.

Lánzalo. Lanza dentro del catalizador.

¿Sentiste algo?

Un momento, porque ahora sí...

Ahí, un momento, un momento.

Imaginación al poder. Muchísimas gracias.

¿Les ha gustado?

Un momento, un momento.

Realmente, hacerlo con unas bolas pequeñas es fácil.

Hacerlo con una mediana, es más complicado.

Pero jamás lo hagan con un limón. Esto sí que es complicado.

Muchas gracias. Muchas gracias.

(Aplausos)

No te me escapes.

Muy bien. Fantástica rutina. Poty.

Yo haría dos valoraciones.

Una a la magia. A mí me ha encantado.

Gracias. Y lo voy a aprender.

Esos trucos los voy a aprender.

Y otra a la maga.

La maga no me ha gustado.

No me ha gustado porque nos tienes acostumbrados a números tan bonitos,

tan redondos, tan bien estructurados y con una puesta en escena grande...

Me ha parecido...

Comenzó la semana,

hablamos de que le pondríamos una serie de puesta en escena,

con bailarines, otra cosa, había una música preciosa.

Lo tiramos todo por tierra. Bueno, lo tiraste.

Yo no estaba muy de acuerdo.

Me he quedado un poco desconsolado contigo como maga.

El número me ha encantado, pero Gisell no es mi Gisell.

Inés.

Mira, Poty. Ese juego no lo vas a poder aprender nunca.

¿Sabes por qué?

Es un juego muy técnico y muy difícil.

Me ilusiona pensar que lo puedo hacer.

Vale.

Es como yo querer hacer una coreografía bien hecha.

No puede ser. Con un buen coreógrafo puedes.

No puede ser.

Gisell, mira.

Eres muy valiente al hacer este juego en televisión

porque en directo tú puedes controlar al público,

puedes controlar el tiempo,

pero en televisión, un mal plano, sobre todo al final,

te puede fastidiar la rutina entera.

Te he visto un poco atropellada, pero yo sé que es por el tiempo.

Tienes muy poco tiempo.

Sí que estoy de acuerdo con Poty en que, por comparación,

para una sexta gala no lo veo.

Vale. Inés...

Ay, perdona, Blake...

Como os parecéis, os he confundido.

(Risas)

Perdón, perdón.

Vamos a ver, Gisell.

Tú sabes que a mí me gusta mucho tu trabajo.

Te lo dije desde el primer día.

El primer día te dije que quería ver más.

Has sido tremendamente lineal.

Durante todo el desarrollo de las seis galas que llevamos,

has sido lineal y has hecho una línea ligeramente ascendente.

Pero hoy, desde mi punto de vista, te me has venido abajo.

Te me has venido abajo porque desde el punto de vista técnico,

y en eso estoy de acuerdo con Inés,

no ha sido la técnica lo más limpio, sobre todo,

porque estás trabajando en un medio muy diferente al del directo,

que es el de televisión. Lo siento muchísimo.

Espero mucho más de ti, pero hoy me has defraudado.

Vale. Vaya.

Nos queda Nina. Nina.

Voy preguntando, a ver si alguien dice...

No, yo creo que todos estamos enamorados de Gisell.

Yo estoy de acuerdo con mis compañeros.

Pero solo espero que esto sirva para seguir subiendo peldaños.

Pero sí, he visto un poco a la Gisell que ya había visto

y no me ha sorprendido.

Sobre todo, porque entre otras cosas, si me perdonas, Gisell,

estoy esperando de ti que te salgas un poco de ahí.

Me has hecho unas manipulaciones estupendas,

me has hecho unos aros perfectos, me has hecho unas bolas estupendas,

me has vuelto a hacer un chop cup maravilloso,

pero te quiero ver en algo más grande y más voluminoso.

Buscamos la variedad, no la monotonía.

Vale, perfecto.

(Aplausos)

¿Quién te lo dicho esto? Es verdad, es verdad.

Vamos a votar. Cartas arriba.

Un póquer de jokers. (PÚBLICO) ¡Oh!

-Bueno, lo siento mucho. No lo sientas, no lo sientas.

Lo que te dice Blake, que te sirva de algo.

Por supuesto. Claro que sí. Vale, gracias.

(Aplausos)

Ha sido un bache.

Bueno, y hablando de baches.

Hay concursantes que cuando bailan, en lugar de bailar,

parece que pasan por baches.

Les hemos tenido que dar clases particulares con nuestra Estela.

Esta semana vamos a hacer otra vez clase de baile.

Uno y dos, tres y cuatro,

cinco, seis, siete y ocho.

Un, dos, la T, arriba y arrastro.

Pa pa pa, pa pa pa,

pa pa.

Ibas a la feria pescando los patos con la caña,

así estábamos nosotros. No sabíamos por dónde ir.

Pum pum pum pum pum pum,

desde abajo hasta arriba, salto...

-Vas muy rápido, ¿no?

-¿Os parece gracioso?

Edgard, ¿tú te has visto?

-Mira, yo me sé esto. Pum pum pum, pum pum pum.

-Y ya está, ¿no? -No, no.

Ahora viene...

-Pero esto no es así.

He dicho rodilla y arriba.

-Vale. ¿Y ahora? Ahora yo me pierdo.

-Estar positivo e intentar sacar cosas de aquí.

Pero están muy claros los niveles.

-La semana pasada ya te costaba.

¿Tú has ensayado algo en tu casa? -¿De baile?

No, realmente no.

-Entonces a lo mejor tienes que ensayar.

Y tú, Dani Polo, también.

-Yo he ensayado, pero soy limitable.

-Qué coño vas a ensayar. No mientas.

Un, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho. ¡Arriba!

Aquí tenéis la prueba de que si hay ganas,

si hay perseverancia y motivación, las cosas salen.

-La vi un poco más borde la vez anterior que esta vez.

Ha sido todo un poco más calmado, más fluido. Sin tensión.

Creo que es mejor porque todos nos lo pasamos mejor,

nos abrimos más.

Hay un ambiente muy divertido y muy guay, la verdad.

Quiero que veáis que quedáis menos,

cada vez sois menos y si estáis aquí es por algo.

Tenéis que competir entre vosotros.

Pero no hay competición más sana que la que estoy viendo ahora.

Así que lo tenéis que ver así.

Qué maravilla veros a bailar.

Edgard, disfruto tanto...

Ya se cuál es tu punto débil. ¿Cuál?

Las caderas.

Pero ¿tú las caderas no las usas en la vida o qué?

Bueno, depende del momento. Pero si me pongo, mira.

Olé, olé.

No, no...

¿Y tú qué? Picando piedra.

No te hace caso, ¿no?

Bueno, hay de todo, hay de todo.

Puedes pedir clases particulares de baile.

¿Qué día? Si no tengo tiempo.

Pero me encantaría, ¿eh?

¿No os wasapeáis ni nada? ¿No te hace caso?

Pero ¿esto se puede contar aquí o no? Inténtalo, tonto.

Así tenemos tema.

Ahora le toca a David Díaz.

David Díaz la semana pasada el jurado le dijo

que estaba apagado, serio.

Hoy va a intentar animarse con una gran ilusión.

Se llama origami.

¿Qué nos traes esta semana?

Esta semana os traigo una ilusión. Bueno, no me lo puedo creer.

Voy a hacer un número, una ilusión, algo grande, una chica entra dentro.

Esto ya son palabras mayores.

Hay que darlo todo. Si no... Nos quedamos atrás.

Todo esto con una música moderna, un poco a mi edad,

con coreo y bailarines.

Aquí tú haces algo sencillo, algo natural.

Pero esto queda muy cutre, ¿eh?

La música a tope, ¿no?

Es una ilusión clásica.

Tiene muchos años. La origami.

He querido hacerlo otro rollo.

Normalmente siempre lo hacen con un rollo oriental.

Es lo que hacemos los magos.

Cogemos números clásicos y lo adaptamos a nuestra personalidad.

Claro.

Creo que puede quedar chulo.

(Música)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

Muy bien.

Blake. Uy, qué cara, Blake.

Vamos a ver, David.

Estamos en un momento en el que tenemos que ser

tremendamente críticos. No hay más historias.

Tengo que ser tremendamente crítico contigo.

Sabes que el trabajo que tú haces me gusta y me gusta mucho.

Pero tengo que ser tremendamente crítico.

Lo primero de todo,

te felicito por el trabajo que ha hecho Poty contigo.

Con lo cual, casi estoy felicitando a Poty, más que a ti.

Pero te felicito por el trabajo hecho.

Lo ha hecho muy bien.

No, precisamente por eso.

Al menos, en este programa, el 90 o el 100 % de los magos

están sacando algo positivo, que son tus clases.

Por lo menos estáis aprendiendo a moveros.

Lo segundo...

(Aplausos)

Lo segundo...

La ilusión se llama origami.

Es que, de verdad, parece que es de cartón.

Es que, hijo mío.

La estoy viendo y desde mi punto de vista,

se dobla por todos los sitios.

El espejo no tiene ningún reflejo de ningún tipo.

La máquina no puede ser más horrorosa y más terrible.

El problema que tiene esta ilusión cuando es horrorosa,

terrible y mal construida,

es que cuando las cosas ocurren, las cosas se mueven.

No me ha gustado. Vale.

Inés.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho Blake.

Lo has defendido bien.

La última espada no se ha clavado del todo,

cuando debería clavarse hasta el final.

Este es un juego que pertenece a la historia de la magia.

Todos los magos que hacen grandes ilusiones

tienen esta ilusión.

Lo importante, lo que yo valoro, es la aportación personal

que cada mago hace. ¿Cuál es tu aportación a este juego?

Creo que es una ilusión que normalmente

la mayoría de los magos lo hacen con el rollo oriental y origami,

porque se llama así la ilusión

y creo que darle este toque moderno con esta música moderna

y este rollo del "acting" moderno

cambia un poco la historia de la ilusión.

A mí no me parece suficiente. No, no es suficiente.

Y tampoco es verdad que los magos lo hagan rollo oriental.

Claro. Hay de todos los tipos.

¿Tú has visto la caja que tiene Lari?

Sí.

Pues préstale más atención.

Yo lo hago con música muy moderna, de la época de Poty.

Camilo Sesto.

(Risas)

(Aplausos)

Perdón, perdón. Nina.

Yo sigo en la línea de guiarme un poco

por si se me eriza la piel o por sufrir,

y he sufrido un poco por el material. He sufrido un poco.

Pero justamente el material

pone en valor tu ejecución.

Sí, porque eres tremendamente limpio, ágil, fluido.

Eso ha sido fantástico.

Pero como estamos donde estamos, creo que esta vez me voy a dejar guiar...

Claro que sí.

Y es una ilusión que el espejo juega un papel importante,

porque cuando se presenta, dices:

"Voy a poner un espejo para que desde detrás se vea

que no hay trampa, que se puede ver 360°.

El papel albal refleja más.

Esto no es un espejo ni es nada.

Vamos a valorar. Cartas arriba. (PÚBLICO) ¡Oh!

Lo siento, David.

(Aplausos)

El consejo que te diría es que no te lo tomes a mal.

Es lo siguiente.

A lo mejor valoro tu esfuerzo por tirar adelante esta rutina,

pero es verdad que si la materia prima no es buena,

no puedes enseñarla en público.

Vale, ya está. ¿Sí?

No te enfades. No, no me enfado.

La semana pasada lo veíamos enfadado y se va peor aún.

Venga, un aplauso para él, gracias.

Vamos a continuar con el último mago de la noche.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Edgard. ¿Sabéis qué le pasa a Edgard?

Como lo hemos torturado porque lo hemos puesto con el agua,

los tiburones, ahora quiere torturar a su partener.

No me digas lo que vas a hacer, te lo voy a decir yo.

-Vale.

-Una gran ilusión. -Sí.

Voy a hacer un juego que durante un tiempo se hizo mucho.

Ahora está un poco en desuso

y creo que este le da un cierto toque de novedad.

-Si lo adivino, mala señal. -Vale.

-Música de los 60, 70. -No.

-Bien, vale.

-¿Aparecen y desaparecen personas? -No.

-¡Bien! -¿No hay parteners?

-Es como una tortura suave al partener...

No quiero desvelar mucho.

-O sea que Edgard nos va a sorprender.

-Sí, e incluso estoy valorando cambiar el vestuario.

Voy a ir muy elegante.

-¿Yo sabes qué te haría? -¿Qué?

-Ir repeinado. Lo voy a hacer, va.

-Mira, mira. Te engominaría absolutamente.

-Vale, lo voy a hacer.

Pienso que es bonito, que pasan muchas cosas

y tiene un punto muy estético.

-Que la música te ayude también.

-Sí, sí, sí.

Empieza el mundo Edgard.

Estoy pensando que claro, no sé qué.

Te lo he dicho, es una maravilla.

El final de Poty que te ha montado es un maravilla dos.

Este tío también es una maravilla. Qué cabrón.

(Música)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

Edgard.

Pero si sabe bailar. Qué bien baila.

Felicidades, Poty. Otra vez. Olé.

Oye, permíteme.

Cinco, seis, siete y...

(TARAREAN)

Delante, detrás...

¡Desgraciado!

(Aplausos)

¡Le mato! ¡Le mato!

Inés, ¿qué te ha parecido? Edgard, qué gustazo.

Lo que nos ha costado, Dios mío. Lo que nos ha costado.

Pero lo ha conseguido al final. Mira cómo tenía al público.

Todo el público de pie.

La primera actuación en la que se ha puesto todo el público de pie.

Enhorabuena, Edgard.

Me ha gustado muchísimo.

Tienes una coordinación con tu ayudante brutal.

Me gustaría que le llamaras a escena.

Llámalo. Jordi, Jordi.

(GRITAN)¡Jordi, Jordi, Jordi!

Te llamas Jordi, ¿no? No, Mari Carmen.

Enhorabuena, Jordi.

Edgard, él es tu 50 %.

Me gustaría que les diéramos un aplauso

a todos los ayudantes de magos,

que pasan así por el anonimato

y creo que forman parte muy importante de la magia.

(Aplausos)

Otra cosa, otra cosa. ¿Te has fijado?

El papel lo tiene muy asumido. ¿Cómo?

Le he dado el micro y el tío callado.

Puedes hablar. ¿Tienes voz? Hola.

(Aplausos)

Otra cosita más. Me ha gustado la elección de la música.

El material era buenísimo. Parecía un cuadro cubista.

Un cuadro de Juan Gris.

Me ha gustado todo. Enhorabuena. Gracias.

Qué bien, qué bien.

Nina.

Yo tengo que hacer una confesión.

Estoy, estoy, estoy... Profundamente enamorada.

Sí, sí. De este hombre.

(Aplausos)

No obstante...

No, de verdad, impresionante.

No obstante, Edgard...

Un gustazo, un gustazo verte así.

De todas formas, como estamos ahí...

Me encantaría que la semana que viene, de verdad,

con el permiso de Poty, si podemos quitar el pasito este...

Por favor. Porque hemos conseguido...

-Sí, puede ser un personaje que no soy yo.

No, de verdad. Entonces no me va a salir esto.

-Tenemos que incorporar algo nuevo.

Hemos conseguido que te engomines.

Me ha encantado la interacción con el público.

Por primera vez hoy,

te he visto responder o hacer algún guiño al público

respondiendo a lo que ellos te decían.

No como algo mecanizado.

Me ha encantado. Ha estado superbién.

Blake.

El gran Gustavo Lorgia, el gran mago colombiano

decía: "El que tiene un ayudante tiene un tesoro".

Tienes un tesoro.

Me ha parecido divertidísima y estupenda tu actuación de hoy.

Felicidades. Gracias.

(Aplausos)

Cartas arriba.

Claro que sí, no podía ser de otra manera.

Muchas gracias.

Gracias. Te lo regalo.

Llévate el micrófono, que no lo necesitamos.

Hemos visto ya todos los números de esta gala.

Ahora ya vamos al desenlace.

Pero vamos al desenlace bueno,

porque hay un desenlace bueno que es saber

quién es el artista que más nos ha gustado.

Señoras y señores del jurado.

Os voy a pedir que me digáis el nombre del inmune.

Blake, portavoz. Adelante.

Creo que en estos momentos le debo pasar la voz

a quien tiene que hablar esta noche, que es Nina.

¿Y eso? ¿Y eso?

¿Y eso, Blake?

No, no, no.

¿Qué ha pasado? Tiene fiebre.

Está enfermo, está mal. Le ha pasado algo.

Se nos muere, se nos va. No.

Es una deferencia hacia ella,

porque las veces que me ha querido tapar

siempre me ha puesto un corazón, con lo cual,

creo que le debo pasar a ella la pelota

y que sea ella quien nomine a la persona que debe quedar.

Te lo agradezco mucho.

De hecho, Nina, es una cosa buena, ¿no?

Mira, se lo agradezco mucho,

porque es como sacarme una espinita, ¿no?

Después de haber estado ahí, dando la lata,

a la persona de la cual voy a decir el hombre,

es un gustazo decir que esta semana el inmune va a ser Edgard.

(Aplausos)

Ponte de pie, Edgard, ponte de pie.

(Música)

¡Edgard!

Ahora os voy a tirar un jarro de agua fría,

porque esto que es una cosa tan alegre,

para él es un drama como una casa. ¿Sí o no?

Cuéntalo, Edgard, cuéntalo.

No, que me gusta más actuar.

Prefiero actuar. Pero no pasa nada.

Es la competición, ¿no? Muy bien, muy bien.

Ya veremos qué pasa.

Ya veremos qué es lo que pasa.

Ahora sí, llega el momento de la tensión. El momento del drama.

El momento en que una persona, lastimosamente,

va a tener que dejar el concurso.

Lo digo porque me da mucha pena.

Pasan las semanas, cada vez nos conocemos más.

Creo que os quiero.

Sí. Sí, sí.

Los tres nominados, podéis venir al escenario, ¿por favor?

Gisell, David, Darío.

Os ponéis aquí.

Este es el momento que no te esperas.

Estás enfadado, ¿David? No, no. No estoy enfadado.

De verdad, de verdad. Sí, lo estás.

Porque no había puertas, si no...

Hubiésemos oído un portazo cuando se ha ido del escenario.

A ver, dama y caballeros.

Vuestra suerte está en sus manos.

En sus manos porque tienen la carta y el rotulador

donde van escribir el nombre de quien quieren salvar.

He visto una mirada de Samuel a la carta de Dani Polo

como copiándose en el cole.

Ya estaba escribiendo, ¿eh? Ya estabas escribiendo...

Pero sabes eso que haces... Por curiosidad, ¿eh?

No va a coincidir, supongo. Coincide.

Te he pillado. Se sabía de antes ya.

¿Estáis preparados?

Vamos a empezar

por Dani Polo.

Yo salvo a David.

(Aplausos)

Samuel, ¿a quién salvas?

Yo, bajo mi propio criterio, salvo a David también.

Edgard, ¿a quién salvas? Yo salvo a Gisell.

Abel, ¿a quién salvas?

A Gisell.

(Aplausos)

Judith, ¿a quién salvas?

A Darío.

Vaya, vaya, vaya.

Tenemos un empate.

Aquí hay una solución muy fácil.

El voto del inmune tiene doble peso.

Por lo tanto, la balanza se decanta...

Enseña la carta, por favor.

A favor de Gisell.

(Aplausos)

Muchas felicidades. Puedes volver a tu sitio.

Giselle...

Te han dado un susto hoy, pero tómatelo con ganas

de hacer muchas cosas, ¿de acuerdo?

Aprovecha esta oportunidad que te dan.

Ahora sí, tenemos aquí a Darío, tenemos a David Díaz.

Vuestra suerte ahora está en manos del jurado.

Mientras, vamos a ver los mejores momentos de esta noche.

(Música)

En los ensayos te sale la voz maravillosa.

Llegas a la gala y haces unos gallos que te mueres.

Se acabó.

Suena el teléfono, cojo y me voy.

Si estoy hablando... Sí, tiene esa actitud.

Es raro.

(Música)

Se pasaba de tiempo y quitaba el texto final.

Yo le he dicho: "Si este vídeo lo cuelgan y tiene que estar

a la vista, prefiero que me nominen y el número poderlo acabar,

que no dejarlo a medias". Y es lo que ha hecho.

(Música)

(Aplausos)

Ahora sí, el jurado ha vuelto.

Ha deliberado.

Blake, como portavoz del jurado te voy a pedir

que nos digas a quién vais a decir que se vaya.

Empezamos este concurso, empezamos este talent show

donde tú decías, sobre la ecuanimidad que había en el jurado,

en cuanto a igualdad de sexos. Dos hombres y dos mujeres.

Antes le he dado la voz a Nina,

creo que en estos momentos le debo de dar la voz a Inés.

Claro que sí, perfecto.

(Aplausos)

Nos ha resultado muy difícil, porque estamos en la sexta gala

y quedáis los mejores.

Entonces hemos tenido en cuenta la trayectoria en el programa

y también en cuenta el trabajo que habéis presentado,

no solo en los ensayos, sino también en las galas,

en el directo.

Pensamos que tiene que dejar la academia Darío.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Felicidades. Puedes volver con tus compañeros.

(Aplausos)

David Díaz, muchas felicidades.

Solo te diría, por favor, que intentes mantener la alegría.

Intenta mantener la alegría.

Es una advertencia.

Trabaja, pero con ilusión. Es muy importante.

Y sin ilusión, sin ninguna ilusión le vamos a decir adiós a Rubén.

(Aplausos)

Nos vemos la semana que viene.

Di, di.

Quiero decir que es un alivio grande para mí,

porque tengo una familia preciosa que me está esperando en casa,

que está todas las semanas esperándome.

Tengo tres nenes hermosos, y mi mujer.

Gracias por aguantarme tanto tiempo. Ahora sí, voy con ellos.

Es mi lugar. Claro que sí.

Con esta elegancia se va.

Nosotros también, nos vemos la semana que viene.

Que la magia os acompañe.

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Gala 6

Pura magia - T2 - Gala 6

22 ago 2018

Programa concurso donde 12 concursantes competirán para mostrar su talento y habilidades en el mundo de la magia.

ver más sobre "Pura magia - T2 - Gala 6 " ver menos sobre "Pura magia - T2 - Gala 6 "
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 191 programas de Pura magia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios