Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5351522 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El rostro de los invisibles - ver ahora
Transcripción completa

"A orillas de río Turia, la ciudad de Valencia

posee uno de los cascos históricos más grandes de España,

atesorando un rico patrimonio monumental.

En la Plaza Cisneros, el recuerdo desde 1877

del ilustre cardenal, se encuentra el Palacio del Señor de Náquera,

hoy sede de Cáritas Diocesana.

Cáritas es la caricia de la Iglesia en el rostro

de los más desfavorecidos, los más débiles de la sociedad.

Las 450 Cáritas parroquiales que en la archidiócesis de Valencia,

atendieron en 2018 a más de 50.000 personas.

Desde esta acción social y caritativa de la Iglesia católica,

se trabaja para estudiar salidas a un colectivo que vive atrapado

en realidades de exclusión social,

de las que cada vez es más complicado salir,

especialmente para la población más vulnerable.

(Música)

Familias e infancia, personas sin hogar,

mujeres en contexto de prostitución y migración,

son algunos de los programas que Cáritas ha puesto en marcha

en Valencia, todos estos proyectos se hacen realidad gracias a la labor

de sus 6.200 voluntarios con los que cuenta

Cáritas Diocesana de Valencia,

un colectivo que de maneral altruista y comprometida,

desarrolla una excelente labor y se ha convertido en el alma

y la luz de Cáritas."

Las Cáritas parroquiales es el eje vertebrador de la acción

de Cáritas, ahí encontramos a la gran mayoría de voluntarios,

ahí encontramos a la gran mayoría de las personas atendidas,

por tanto, Cáritas Diocesana lo que intenta es acompañar

a esas Cáritas parroquiales, las Cáritas parroquiales que reciben

a diario a muchísimas personas que llaman a su puerta

y esas Cáritas parroquiales, algo muy positivo y significativo

es que entienden la ayuda, no como un fin,

si no como un medio para acercarse a las personas que sufren

para acompañarles en su dolor, esa es la clave fundamental

de las Cáritas parroquiales, ser capaces,

no única y exclusivamente de aportar algo material,

si no aportar la esencia de una Cáritas que es la entrega

de persona a persona, de corazón a corazón

y eso son capaces de hacerlo las personas voluntarias

que acompañan en el sufrimiento, que generan esperanza,

que también generan ejemplo para su localidad,

es una gran riqueza lo que tenemos en las Cáritas parroquiales.

"La memoria anual que elabora Cáritas, destaca que las tasas

de pobreza en Valencia superan la media nacional

y que no se ha vuelto a indicadores de antes de la crisis de 2008,

más bien al contrario, sigue creciendo la desigualdad

entre las personas más vulnerables.

A lo largo de más de 30 años, Cáritas Diocesana de Valencia

ha ayudado a encontrar soluciones

a diferentes realidades de sufrimiento,

que padecen, sobre todo, las personas sin hogar,

un colectivo vulnerable que vive en situaciones de exclusión

y precariedad extrema."

Las Cáritas parroquiales a través de la acogida valoran

cada caso de cada persona que acude a esa Cáritas parroquial

y en base a sus posibilidades o limitaciones van dando respuesta.

En caso de que sea una cuestión que se les escapa un poco

a las capacidades que esa Cáritas parroquial tenga,

se pone en contacto con Cáritas Diocesana,

que el sentido fundamental de Cáritas Diocesana es precisamente

el acompañar a esas Cáritas parroquiales y el de poder dar

respuesta a las necesidades de las Cáritas parroquiales,

que están atendiendo en el año 2018 atendieron a más de 50.000 personas

en nuestra Diócesis.

"Para muchos españoles Cáritas se ha convertido

en un miembro más de sus familias.

En un lugar especial de acogida y acompañamiento a las personas

más vulnerables. Sus voluntarios ponen rostro a los invisibles

de la sociedad, les ayudan a salir

de la exclusión social y a vivir con dignidad."

La mayor parte de ellos se sitúan en edad laboral

y bueno, pues son personas,

muchas de ellas ya jubiladas, el perfil mayoritario,

en cuanto a sexo, son mujeres

y bueno, lo que adolecemos, yo creo en casi todas las Cáritas,

es de esa gente joven, que son más minoría.

"El taller de mercado de trabajo al que asisten hombres y mujeres

entre 25 y 44 años, con baja cualificación profesional,

ha creado itinerarios de inserción sociolaboral

para que las personas vulnerables que están en situación precaria,

logren un empleo inclusivo.

Hoy, al ser el último día del curso,

el profesor Marcelino, jubilado y voluntario,

ha invitado a tres antiguos alumnos que pasaron por el taller de Cáritas

para que cuenten sus experiencias en el mercado laboral."

Damos por finalizado este taller de mercado de trabajo

y lo hemos dado con unos testimonios muy valiosos, los tres.

Yo vine a España hace ocho años,

era un momento en que la situación era muy complicada,

porque estábamos en plena crisis y no había trabajos,

conseguía pocos empleos, así en economía sumergida,

hasta que una vez a través de la Parroquia de mi barrio

pude conectarme con Cáritas empleo.

Me consiguieron empleo en Koopera Mediterránea,

estuve trabajando un año.

Y yo conocía a Cáritas Valencia a través de Cáritas de mi pueblo,

porque yo estaba incluida en lo que se llama exclusión

por la edad, estuve tres años trabajando para Koopera,

donde aprendí bastantes cosas y de ahí una vez que terminé,

fui derivada aquí a Cáritas de Valencia, donde Caro me ayudó

bastante y entré a trabajar en Agricultores de la Vega

como operaria de limpieza

y la verdad es que hasta la fecha el sentirse útil,

no sé, te da como unas ganas de vivir,

porque llegamos a ciertas edades en donde hay empresas

que creen que no vales para nada,

entonces, en las dos empresas en las que he trabajado,

tanto Koopera como Agricultores de la Vega,

no miran edad, no miran sexo, solamente eso, que trabajes,

ganas, que tengas ganas de trabajar

y que con tus compañeros te lleves bien.

El tema de Cáritas siempre lo tengo muy presente a la hora

de buscar empleo, es una muy buena organización,

siempre os vais a sentir respaldados, siempre os van a apoyar

y siempre os van a motivar para encontrar empleo

y bueno, nunca os desaniméis que el "no" está ahí,

pero bueno, la actitud es lo que cuenta.

"Cáritas tiene en marcha 50 iniciativas de empleo en Valencia

con el objetivo de integrar a las personas a través del empleo,

también ha creado una agencia de colocación que realiza

un servicio de continuidad a las acciones de orientación

sociolaboral y acompañamiento.

Esta iniciativa promociona a sus usuarios directamente

hacia el mercado laboral, conectando a las personas

que demandan empleo con las diversas ofertas,

valorando sus perfiles y capacidades."

Es un perfil con baja cualificación,

con una formación mínima, aunque no totalmente,

pero sí en su mayoría,

con un porcentaje también importante de personas

inmigrantes, tanto regulares como en situación irregular

y también con un porcentaje de jóvenes, que aunque no son

muy representativos, sí que viven en familias

que están en situaciones de exclusión.

"Desde la Parroquia de San Antonio Abad, de Valencia,

Luís Moya, voluntario de Cáritas,

entrevista a Carla y José Luís para ver qué cursos y talleres

encajan mejor en sus perfiles,

para que ambos puedan encontrar trabajo

cuando finalicen su periodo formativo."

Me gustaría aprender cocina,

porque a pesar de que no soy muy tal,

pero es una cosa que siempre me ha gustado y por lo menos

intentar sacarme un curso de cocina

y me gusta, me gusta.

-¿Y tú, José Luís? -Estoy abierto a cualquier tipo

de trabajo, obviamente en un futuro quiero enfocarme más en lo mío,

que es el deporte, pero ahora mismo, como estoy sin trabajar,

lo que quiero es trabajar y cualquier trabajo que me den,

me vendría bien.

"En el barrio Torrefiel de Valencia,

Cáritas tiene el centro ocupacional Mambré,

que realiza programas laborales destinados a personas sin hogar

que han decidido dejar las calles.

Ofrece módulos de jardinería, electricidad, cocina

y restauración de muebles y bicicletas.

Los talleres los imparten voluntarios que realizan

actividades formativas con el objetivo de mejorar

las actividades prelaborales de sus usuarios."

Desde este centro acompañamos a personas que decimos que están

en situación de exclusión por múltiples factores,

uno de ellos es el de la exclusión residencial, no tienen casa,

no tienen lugar donde estar, porque lo han perdido

o porque han llegado de otros países y otros contextos

y no lo tienen, entonces, la mayoría de las personas

son de procedencia migrante,

bien de África o de Países del este de Europa, de América Latina

y bueno, pues tenemos hombres, mujeres, personas que inician

itinerarios con nuestro acompañamiento, de origen diverso.

"Isabel Ros es voluntaria,

se ha jubilado y ha cerrado su tienda tras dedicarle

toda su vida, ahora imparte el taller de cocina,

califica su experiencia como enriquecedora."

A mí lo que más me ha impactado ha sido el poner cara

de los que te hablan, de las personas que te hablan,

porque dicen "estos, los emigrantes, lo que vienen de aquí, de allá",

te cambia el ponerles nombre y apellidos y la cara sobre todo,

entonces, empiezas a entender mucho mejor las cosas

y enriquecedor,

y darte cuenta que lo importante es que estés,

quizá más que lo que enseñas.

"Por el centro Mambré pasan también mujeres,

la mayoría de origen extranjero que llegaron a Valencia engañadas,

son víctimas de trata con fines de explotación sexual.

Atemorizadas, se acercan a Cáritas a pedir ayuda

para, primero aprender el idioma y después un oficio que les ayude

a salir de la esclavitud que padecen.

La mayoría han dejado atrás en sus países de origen

situaciones de pobreza, exclusión, discriminación y violencia.

El vínculo con Mambré es tan fuerte que algunos ex-alumnos

que han completado su formación y que empiezan a encontrar trabajos

esporádicos, siguen pasando por el centro,

porque sus monitores son la única familia que tienen en España.

Al Hasan, Ousman y Hermans, proceden de Ghana, Camerún

y Costa de Marfil, los tres llegaron en patera

hace tres años y se muestran muy agradecidos por el apoyo

que les ha dado Cáritas."

Día a día sí sale con amigos,

pero más oportunidad es Cáritas,

nos da trabajo, descargar,

pintar, está ayudándonos mucho.

Hay salud, pero de trabajo...,

no, es un pequeño trabajo para sobrevivir.

El paso por Cáritas ha sido importante,

porque me ha permitido integrarme, hablar castellano

y había algunos cursos que he hecho

y que ahora me ayuda un poquito a poder ganar algo,

por lo menos a pagar mi habitación y comer,

que de momento es lo más importante.

"Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los inmigrantes,

es poder empadronarse en la localidad donde residen.

El empadronamiento es necesario

para solicitar la regularización

y los permisos de residencia y trabajo."

Cuando no se tiene vivienda,

cuando se está en exclusión residencial,

no se pertenece a ningún sitio y no se tiene arraigo a nada,

entonces, es importante conseguir ese arraigo que en los municipios

se realiza a través del empadronamiento,

que es tanto un derecho como una obligación de todos los ciudadanos,

el padrón es la llave de acceso a cualquier otro derecho,

derecho a prestaciones, derecho a asistencia sanitaria,

derecho a que te reconozcan un lugar en el que realmente vives.

Es un trámite administrativo sencillo para la mayoría

de la población que conocemos, pero muy complicado

cuando se tiene esta situación de exclusión y muchas personas

pues es una gran dificultad

que se tiene para poder acceder a otras prestaciones y derechos.

"Cáritas Diocesana de Valencia ha logrado que 203 personas

se alojarán en las 48 viviendas habilitadas por la entidad

para migrantes y refugiados,

familias en situación de vulnerabilidad

y personas sin hogar.

Una de las casas que ha facilitado Cáritas, la habitan

Axel y Micaela, un matrimonio argentino que lleva unos meses

en España y que en marzo tuvieron a su hijo en Valencia.

Nos reciben con su taza de mate

y nos cuentan que la crisis económica que azota su país

y buscar un futuro mejor para su hijo,

es lo que provocó que tomaran la decisión de cruzar el charco

y dejar sus trabajos y sus familias que reside en Miramar,

un barrio de Buenos Aires."

Cuando nos enteramos de que Mica estaba embarazada,

de que iba a venir Júpiter, le comentamos a mi hermano,

que ya vivía aquí y bueno él nos dijo la posibilidad

de que aquí está la asistencia universal y que era factible

que el bebé nazca aquí y que ellos nos podían ayudar

un poco, con un poco de dinero para que nos vengamos.

Y bueno, ahí empezó todo el plan, lo hablamos con Mica,

bueno, nos pusimos de acuerdo, dijimos que sí,

pensamos que era lo mejor para el futuro del bebé,

porque como decía ella, las posibilidades en la ciudad,

allí donde vivíamos nosotros, son muy pocas,

si bien nosotros teníamos nuestro trabajo

y se estudiaba todo, pero el futuro para el bebé

yo pensaba que no era el mejor, también la seguridad social

tampoco es tan buena, entonces, nos decidimos a venirnos para acá,

empezamos a emprender el viaje,

consistió en vender todo lo que teníamos,

eso lo que fue es una apuesta a largo plazo,

por el futuro y por el bien de él más que nada, del bebé.

Nosotros también habíamos acudido a Cáritas por el tema

de que, al querer regularizarnos nosotros,

desde que llegamos aquí siempre quisimos regularizarnos,

entonces, cuando fuimos a ver a abogados y todo el tema

de gestiones, para hacer papeles, siempre nos costaba dinero

y estábamos medio ajustados con el dinero,

nos dijeron "tenemos amigos que han vivido mucho tiempo en España"

y nos dijeron "fíjense que en Cáritas hay abogados

de extranjería, penales, hay abogado de todo

y entonces ahí vayan y les pueden asesorar".

De ahí nos encaminamos a Cáritas, más que nada al tema de abogados

de extranjería, nos asesoraron muy bien y de ahí ellos también

ya partieron de que nos podían ayudar también en otras maneras

y bueno, gracias a Dios, nos dieron el piso

y fue la verdad, una alegría muy grande que nos dieron.

"Cáritas acompañó el pasado año a 3.881 personas

a través de su área de intervención familiar en viviendas

o proyectos de atención a los menores de edad

y sus progenitores en el territorio de la Diócesis."

El acompañamiento que llevo a cabo está enfocado principalmente

en las menores, intentamos marcarles pautas en los hábitos de estudio,

pautas también en la relación familiar,

pautas para que también sepan dedicarse un tiempo

y la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran,

no sea una carga para estos menores.

(Música)

"En la comarca de la Ribera Alta de Valencia, se encuentra Algemesí,

un municipio donde Cáritas cuenta desde 2011 con la tienda solidaria

La Troballa, este local gestionado por voluntarios,

vende productos de comercio justo que llegan de países empobrecidos

de Asia, África y América Latina.

El comercio justo se basa en un sistema solidario y alternativo

al convencional que persigue el desarrollo de los pueblos

y la lucha contra la pobreza,

respeta las condiciones laborales y los salarios adecuados

para que los productores del sur puedan vivir con dignidad."

A través del comercio justo a los productores se les paga

un salario digno o un precio justo

por el trabajo que han realizado,

se trata de evitar la explotación laboral,

también de evitar el trabajo infantil,

entonces, el comercio justo reúne una serie de requisitos,

de condiciones, para que se le pueda considerar comercio justo,

entre ellos que al trabajador se le pague bien

por el fruto de su trabajo.

"El comercio justo es una herramienta de cooperación,

sus principios son erradicar la explotación laboral infantil

y la igualdad entre hombres y mujeres,

con un trato y una retribución equitativa

y el respeto al medio ambiente."

La Troballa se ha convertido en un referente para el resto

de Parroquias, tanto de aquí de la Vicaría como de la Diócesis.

¿Cómo? Pues a través del acompañamiento que hacemos

a las Parroquias y a través de las charlas,

donde sensibilizamos sobre el comercio justo y así cuando hacen

algún mercadillo, algún encuentro, alguna charla formativa,

intentan poner una mesa donde se hace un poco

pues un recorrido por el comercio justo poniendo productos,

tanto de degustación, como para que la gente los compre.

La respuesta general es buena pero lenta,

hay clientes que son fijos, hay gente que le gusta el café

de aquí, hay gente que le gusta lo que es la panela,

hay gente que le gusta los chocolates,

porque tenemos una gran variedad, el Rooibos, que es una infusión

de Sudáfrica que no se suele vender, ahora está de moda,

pero no se solía vender y nosotros lo teníamos

y hay gente que es muy fija, luego hay otros que pasan por aquí,

"es que me han dicho, es para hacer un regalito",

como tenemos cosas de artesanía exóticas que no están vistas,

pues la gente entra y compra.

(Música)

"Junto a la tienda de comercio justo

cuenta la leyenda que en el año 1247

en el sitio que hoy ocupa el pozo llamado de la Virgen de la Salud,

en la huerta de la partida de Berca, había una morera hueca,

en aquel sitio, un vecino de Algemesí,

observó que dentro de su tronco había la figura de una persona

y al acercarse vio que era una imagen de la Virgen María.

Al observarla se dio cuenta de que estaba sentada sobre un banco

de madera, que sobre el muslo izquierdo tenía sentado

al niño Jesús y que en la mano derecha tenía cogido un lirio.

Según dice la tradición,

tres veces se la llevaron a la villa de Alcira

y otras tantas veces volvió a encontrarse en la morera,

motivo por el cual la imagen se quedó en Algemesí.

En la Plaza Mayor se encuentra la Basílica menor

de San Jaime Apóstol, construida en el siglo XVI

y reformada en el XVIII.

Y muy cerca, en la calle Abadías,

se encuentra una escultura del Tornellán,

que representa a los caballeros de la Virgen que desfilan

en la parte religiosa de la procesión

de la Mare de Déu de la Salut."

Todos los miércoles hacemos educación en valores,

si hoy no hacemos taller y el de mañana va a ser diferente

al que hacemos otros días.

Y quiero que levantándome la mano

vayáis diciendo sitios donde creáis que podemos ir.

A ver, esperad un momentín.

"El centro de día Manantial,

que está en el barrio de las 613 viviendas de Burjasot,

se encarga de apoyar socialmente a menores de entre seis y 18 años

en situación de riesgo.

Los alumnos asisten por las tardes a clases de refuerzo

y también se les ofrecen servicios de apoyo y acompañamiento social,

educativo y familiar a través de actividades formativas,

educativas, de ocio y tiempo libre,

dirigidas al desarrollo personal de cada menor de edad

y su integración social."

Manantial es un centro de día de menores

gestionado por Cáritas Diocesana de Valencia,

es un centro de día donde los niños y niñas,

sobre todo de la población de las 613 viviendas de Borjasot,

acuden aquí, no de forma residencial,

si no, como el mismo nombre indica, es de atención diurna.

Principalmente, trabajamos para la inclusión de los niños

y también de las familias del barrio,

a través de actividades varias.

"Los programas que trabajan con familia e infancia

en riesgo de exclusión social,

buscan favorecer un proceso de promoción y desarrollo integral

mediante itinerarios personales y grupales,

que permiten a las personas que participan,

a adquisición de hábitos, habilidades, autonomía

y la inserción socioeducativa y sociolaboral."

Hay programas que únicamente trabajan con la infancia

a nivel de refuerzo educativo y luego hay programas que trabajan

con la infancia y la familia y programas que solo trabajan

con adultos.

En el caso de Manantial es un completo,

es refuerzo educativo, actividades de ocio

y trabajo familiar.

(Música)

La Cáritas Parroquial María Medianera de Valencia

ha puesto en marcha el programa Yedra,

que fomenta el desarrollo de los más pequeños

facilitándoles el acceso a entornos educativos

que les aporten referentes sólidos para su futuro.

Sus impulsores, que llevan más de 20 años con este proyecto,

mantienen el contacto, tanto con profesores y padres,

para conseguir que los alumnos mejoren sus calificaciones."

Me pongo a hacer los deberes o hago esquemas o resúmenes

y cualquier duda que tengo, la pregunto y me la responden.

"Desde Yedra, se trabaja con los escolares y sus familias

con el fin de poner todos los medios y programas que ayuden a salir

de la exclusión social."

El proyecto en un primer momento está abierto a todo el mundo,

es cierto que hay épocas en las que hemos tenido mayor volumen

de gente de otros países, pero actualmente están

bastante, bastante igualados.

Es gente que vive en toda esta zona o barrios adyacentes,

lo sumo y que se han acercado a la Cáritas Parroquial nuestra

a pedir ayuda y dentro de las necesidades que se han visto,

se les ha ofrecido la posibilidad de participar en el proyecto,

tanto a las mujeres, como a nivel familiar,

como a nivel de chavales.

"El antiguo cauce del río Turia

es el parque urbano más grande de España

y permite a los alumnos y a sus profesores

preparar las actividades lúdicas en este lugar idóneo para relajarse

y practicar juegos y deportes.

La exclusión social no se soluciona con dar ropa y alimentos,

hay que empezar por devolverle a la persona

la dignidad y autoestima que perdió en el camino de la vida.

En Cáritas se enseña a pescar,

pero todavía quedan personas

que necesitan que se les dé un pez.

La Diócesis de Valencia cuenta con más de 50 economatos

que atienden a más de 7.500 familias,

como la Cooperativa de Torrent,

que ayuda a cerca de 300 personas

con la colaboración de 40 voluntarios."

Lo que intentamos es que en todo ese proceso de dificultad

que ellos están pasando, acompañarles en todo ese camino

que ellos tienen.

La gente cuando viene a pedir a Cáritas, a nadie le gusta

venir a pedir nada, entonces, nosotros lo que intentamos

es que desde la cercanía de ser

y acompañar desde el hermano, pues que ellos no se sientan

inferiores a nadie,

si no que van de igual a igual y nosotros en esa medida

pues acompañarlos en todo ese proceso.

"Las familias usuarias de economato son seleccionadas previamente

por las Cáritas Parroquiales, que deciden las cantidades

que se dan a cada beneficiario, que aporta una pequeña cantidad,

así como los productos básicos que pueden adquirir cada 15 días."

Ayuda económica, de momento la necesitamos,

porque hay algunas razones, porque no puedo trabajar legalmente

y estoy haciendo trabajos ocasionales

que no son suficientes

y venir aquí nos ayuda mucho, porque yo vivo con mis padres

y ellos no trabajan naturalmente, son pensionistas

y yo soy el único que trabaja.

"Otra iniciativa de Cáritas en Torrent

es la puesta en marcha de una bolsa de trabajo."

Ahora Cáritas ha empezado una nueva iniciativa,

un nuevo proyecto para hacer como una bolsa de trabajo

y de recursos también de personas que buscan empleo

y que según las habilidades, cualidades, incluso estudios,

pues puedan hacer su servicio a quien lo necesite,

pues bueno, se le puede ir a buscar en la bolsa de empleo de Cáritas.

"La provincia de Valencia es la tercera de España en población,

tiene un censo de 2.548.000 habitantes.

Todas las mañanas, el mercado central,

el mayor de Europa dedicado a productos frescos,

es un hervidero de gente,

se ha convertido en referente turístico permanente

por los excelentes productos que se cultivan

en estas fértiles tierras,

pero alguno de estos alimentos básicos que se exhiben

en sus puestos, solo llegan a las casas de los invisibles

a través de Cáritas, que ha atendido este año

a más de 50.000 personas y se ha convertido

en el corazón solidario de la Diócesis de Valencia

en el rostro de los más débiles que viven en ella."

(Música)

Pueblo de Dios - El rostro de los invisibles

28:14 21 jul 2019

Documentales y reportajes sobre la vocación misionera de la Iglesia.

Los últimos 522 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 27 Ver más