Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4824343 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El relevo - ver ahora
Transcripción completa

(Músic

# Todo pasa y todo queda,

# pero lo nuestro es pasar.

# Pasar haciendo caminos,

# camino sobre la mar.

# Nunca perseguí la gloria,

# ni dejar el la memoria,

# de los hombres mi canción.

# Hace algún tiempo, en ese lugar,

# donde hoy los bosques # se visten de espinos.

# Se oyó la voz de un poeta gritar,

# caminante no hay camino,

# se hace camino al andar.

# Golpe a golpe, verso a verso.

Golpe a golpe, verso a verso.

# Golpe a golpe, verso a verso.

Buenos días. Buenos días Julián.

Y bienvenido. Mucha suerte. Bien hallado, gracias.

Hoy, excepcionalmente, hemos cambiado el formato del programa.

para visibilizar el relevo y la dirección de Pueblo de Dios.

Hace 26 años que estoy en el programa.

Y, como el carnet de identidad, no engaña,

ha llegado el momento de dar paso a un nuevo equipo,

encargado de conducir el programa en los próximos años.

Al frente de este nuevo equipo,

estará el sacerdote y periodista,

Antonio Montero, recientemente nombrado director del programa,

por la comisión episcopal,

de medios de comunicación social, que es la responsable última

de los contenidos de los programas religiosos católicos,

en televisión española.

Antonio, buenos días.

Y bienvenido a Pueblo de Dios.

Muy buenos días Julián.

¿Cómo vienes a Pueblo de Dios?

Vengo con mucha ilusión, por lo que significa,

Pero al mismo tiempo vengo cargado con muchos nervios,

por todo lo que es la responsabilidad,

que pueda llevar un programa como Pueblo de Dios,

a una audiencia tan amplia y plural como la de televisión española.

Te han dicho que es un programa especial.

Es casi un lujo y un privilegio, trabajar en Pueblo de Dios.

Es lo que he ido oyendo desde que he llegado a esta casa.

Que Pueblo de Dios es un lujo. Yo creo que sí lo es.

Y al mismo tiempo, una oportunidad para abrir una ventana

a los espectadores, para que vean una realidad, que muchas veces,

no contemplamos en el día a día.

El programa Pueblo de Dios ha sido durante muchísimos años,

y sigue siendo, la Iglesia en salida.

Nos ha mostrado la realidad de Iglesia, en cualquier lugar

del mundo, en cualquier realidad de España.

Y nos ha mostrado la Iglesia real.

A lo mejor, no esa iglesia que se puede ver desde instancias políticas

y hablo en general. Sino la Iglesia de los pueblos, de los barrios,

la Iglesia de América.

Pueblo de Dios ha llegado a todos sitios.

Y Pueblo de Dios ha sido

la gran presencia en la sociedad,

de lo que la Iglesia hace cada día.

Es un programa de los más antiguos de televisión española,

Es un programa que tiene una audiencia buena,

dentro de la franja horaria.

Y es un programa también referencia

en la propia televisión.

Así que bienvenido a este trabajo, a este Pueblo.

Pueblo de Dios.

Yo llevo 32 años en la casa.

Empecé en la misa, en las retransmisiones de la misa.

Pasé a últimas preguntas, y luego pasé a Pueblo de Dios.

Pueblo de Dios que, como el resto de programas,

católicos en televisión española,

es un programa institucional.

Es tan institucional, que la iglesia católica y en televisión española,

es un programa de servicio público.

Y Don Ginés, nos lo va a contar ahora.

Hoy hay mucha gente en nuestra sociedad que puede preguntarse:

¿Por qué programas religiosos en una televisión pública?

Y yo creo, que esto se podría definir como un doble servicio.

Un servicio de la iglesia, en este caso de la iglesia católica,

a la sociedad.

Puesto que nuestros programas crean identidad.

Nuestros programas transmiten y ayudan a los católicos,

a tantos católicos que hay en España.

Sociológicamente, la gran mayoría de los españoles, somos católicos.

También, es un servicio del ente público de radio televisión española

a los católicos y a la socidad.

Como un ente, insisto, público, está llamado

a ofrecer todo aquello que es una demanda social.

Por tanto, televisión española,

y radio televisión española, nos proporciona este servicio,

al que yo personalmente, en nombre de la conferencia episcopal,

estamos muy agradecidos, porque es un servicio permanente, durante

tantos años, que está ayudando y llegando

a tantos españoles que así lo quieren.

Antonio, queremos saber algo de tu vida. Cuéntanos.

Bueno, el currículum no lo voy a contar,

porque yo creo que lo importante de una vida son las experiencias,

y cuando uno tiene tan pocos años y tan poca experiencia,

pues uno, hace referencia, sobre todo, a su origen.

Mi origen es gaditano, creo que se nota por el acento.

Y soy de un lugar,

que siempre ha sido encrucijada de fronteras.

Soy de la Línea de la Concepción.

frontera siempre, por un lado, Gibraltar,

En el estrecho, tenemos Marruecos, por otro lado,

Y bueno, África, y ahí tenemos todo un horizonte para poder contemplar,

Una mezcla de culturas, que también eso va en el ADN de la persona,

Tú sabes que Pueblo de Dios, también es un programa de fronteras.

Estamos en la frontera de la pobreza,

En la frontera del mundo, hemos llegado a los lugares más

inhóspitos, donde justamente están los miles de misioneros,

que andan por el mundo.

¿Qué habías oído tú del programa? ¿Qué has oído por la Línea?

Y por el sur, ¿qué se dice de Pueblo de Dios?

Bueno yo, más que oír, yo recuerdo cuando era pequeño,

ver el programa de Pueblo de Dios cuando me sentaba delante de la tele

y veía, sobre todo, una cabecera, que creo que era de 1988.

con Martín Descalzo, y era de lo que me enganchaba,

y me quedaba embobado viendo, escuchando a los misioneros,

como iban contando lo que iban haciendo, por dónde iban.

Y aquello a mí, personalmente, me marcó ya desde la infancia.

Claro, luego, Pueblo de Dios, ya de por sí, es una marca,

digámoslo así, consolidada.

Y cuando uno va preguntando en mi ciudad o a mis amistades,

que voy a participar del proyecto Pueblo de Dios,

pues, saben identificarlo, saben apreciarlo,

y saben la labor tan importante, y la responsabilidad que tengo,

para llevarlo a cabo.

Tienes una edad joven.

¿Se pueden saber tus años?

Pues sí. Tengo 39 años.

Se podría decir que poquitos más que el programa.

Pero, espero que esa juventud,

con un poquito de madurez y, contando con la profesionalidad,

de la casa y del equipo de Pueblo de Dios,

podamos hacer algo bueno, sembrar una buena semilla,

en todo aquel que vea el programa.

en todo aquel que vea lo que la iglesia católica hace, por medio

de sus misioneros, de sus cooperantes, de los voluntarios,

que participan, no sólo con un poco del dinero que puedan aportar,

sobre todo, con su tiempo y con su vida, para transformar, no sólo

este mundo, sino la vida personal, con nombres y apellidos,

de muchas personas,

dentro y fuera de nuestras fronteras, de España.

Tú has venido con 39 años, yo llegué con 44.

La diferencia es que me voy ya viejo,

del programa, pero muy contento,

y feliz del trabajo realizado.

(Músic

Y además tú vas a iniciar una nueva etapa: La quinta.

Ya es la quinta etapa.

La primera fue con José Luís Martín Descalzo.

La segunda con Eduardo Teófilo Gil de Muro.

La tercera con José Luís Gago.

La cuarta conmigo, y ahora es la quinta etapa.

Y ya sabes que no hay quinto malo.

No, no, eso dicen.

Ese es el relevo, y ese es también el desafío.

Cuando uno llega a una casa, y lo primero que hace es ir conociendo

a la gente. Y, cuando uno va escuchando las bondades del programa,

del equipo, y de la persona que dirige durante muchos años

ese equipo. No es fácil únicamente llevar un programa adelante,

sino también, la convivencia, que es algo fundamental.

Y espero, al ser el quinto,

merecer también el relevo, que tomo con mucho agrado.

Sí, porque el programa es un continuo que vamos sumando,

experiencias, trabajos e ilusiones.

Y, efectivamente, aquí se ha metido mucho trabajo,

Y, sobre todo, porque el programa no es resultado del director.

El director se lleva los honores y las críticas, cuando las hay.

Pero es trabajo de un gran equipo,

de redactores, realizadores, cámaras, técnicos de sonido,

postproducción, locutores.

O sea, que es el resultado de un gran trabajo,

y, contando con los profesionales de la casa,

Y yo tengo que decir, que hemos contado siempre con la simpatía.

No sólo con el buen hacer de los profesionales de la casa,

sino con la simpatía también de esos profesionales.

Y eso me da un plus de garantía, un plus de futuros.

Te vas a encontrar muy a gusto en la casa, seguro.

Yo confío que sí, y confío en los compañeros.

Confío también en que yo pueda aportar un granito de arena

al proyecto. Y confío también en quien me ha colocado aquí,

que por algo será. Y espero que sea para bien.

Sí, porque los que damos la cara,

yo he recibido bastantes premios,

que se agradece muchísimo, porque en definitiva, es un reconocimiento,

y yo creo que el reconocimiento más importante es la audiencia.

Tenemos una audiencia fiel.

Una audiencia que nos sigue durante muchos años.

Y hemos abierto horizontes.

Porque el programa tiene dos vertientes,

La vertiente española, donde grabamos las realidades,

de la iglesia en situaciones de vulnerabilidad.

Y de muchas otras circunstancias, como vamos a los conventos.

Hemos ido por toda España,

pero tenemos la dimensión internacional.

Que le ha dado al programa una proyección enorme.

Y ahí está todo lo que hemos contado de los misioneros,

de la iglesia en otros países, que oxigena,

también a nuestra iglesia española.

Y la vivencia que tenemos cada uno de nuestras iglesias particulares.

La idea es continuar con ese proyecto.

Mostrar dentro y fuera de España, lo que la iglesia hace,

esa iglesia samaritana y misericordiosa de la que tanto

hablamos y escuchamos.

Y espero que las imágenes que lleguen al espectador,

sirvan como el hospital de campaña del que habla el Papa Francisco,

que sirva para devolver la dignidad que mucha gente aún no ha conseguido

Y para curar también las heridas de muchas personas que sufren,

en todo el mundo.

Dentro de España, por la realidad que nos rodea, pero también fuera,

no podemos ser ajenos, ni egoístas, a esa otra realidad

que también nos tiene que afectar.

Yo quiero aprovechar para agradecer a todas las personas, que les hemos

invadido sus trabajos para hacer los programas,

porque hay que reconocer, que somos un poco pesados en la grabación.

Pero, sobre todo, quiero agradecer a las ONG y organizaciones de iglesia,

que financian Pueblo de Dios.

Porque los viajes al extranjero, están cofinanciados

entre televisión española y las ONG de la iglesia o congregaciones

religiosas.

Hay que agradecerles esa colaboración que están haciendo,

y que han sobredimensionado a Pueblo de Dios.

Precisamente, sobre los misioneros, ellos son los auténticos héroes,

son los auténticos protagonistas de Pueblo de Dios.

Y, por supuesto, que hay que agradecer, no sólo su tiempo,

sino también esa colaboración tan cercana y tan agradecida,

que esperemos seguir caminando a lo largo de los próximos años.

(Músic

Y los equipos que hemos hecho esta etapa

del camino de Pueblo de Dios,

no hemos querido ser protagonistas de nada.

Porque los protagonistas son la gente, los misioneros,

la gente que está en los sitios y no nosotros.

Entonces, hemos cuidado que sean ellos los auténticos protagonistas,

de Pueblo de Dios.

Yo, en eso estoy de acuerdo contigo Julián, además pienso y espero,

algo que te he escuchado a ti, que he leído, y que me lo han contado.

Que a ti te dijeron que mejor que fueses un misionero del tercer mundo

en el primer mundo, si no me equivoco.

Y eso espero yo también. En ese relevo, intentar también,

transformarme en un misionero,

y poder mostrar a aquellos que no pueden llegar ni a África,

ni a Asia, ni a América, ni a Oceanía, ni a tantos países,

ni a otros muchos lugares de España, pues es lo que hacemos.

También te digo que te prepares para las aventuras,

en los viajes por ahí, a veces, viajes duros,

difíciles, donde todos los que hemos hechos eso viajes, tenemos,

aventuras y desventuras, pero, sobre todo el inmenso placer,

de habernos encontrado con las mejores personas del mundo.

Yo te quería preguntar sobre esas experiencias,

si tienen alguna en particular de algún programa que tengas en mente.

Bueno, cada viaje es una experiencia,

y yo, siempre he dicho que para mí, personalmente, cada viaje,

al extranjero con los misioneros, sobre todo,

ha sido como unos ejercicios espirituales,

que me han ayudado a cambiar de forma de pensar,

me han ayudado también a creer.

Y me han ayudado también a actuar.

O sea, que he aprendido muchísimo, todo eso es una experiencia.

Pero sí que recuerdo, de los primeros viajes, creo que el primero

en Madagascar, con el padre Pedro Peca,

un misionero paúl, que estaba trabajando en el basurero

de Antananarivo, metido en la basura.

Y allí había hecho, prácticamente, milagros.

porque aquello era un submundo total. Después hemos visto otros

basureros parecidos, con misioneros parecidos.

Pero recuerdo que en la montaña de basura,

toda la montaña llena de gente escuchándole,

y él declarando las bienaventuranzas de esa gente.

Bienaventurados los pobres.

Bienaventurados los que defienden la dignidad.

Bienaventurados los que creen contra toda esperanza.

Bienaventurados los que se ayudan entre ellos.

Fue una experiencia increíble esas bienaventuranzas,

pronunciadas no junto al lago de Tiberíades,

sino en la montaña de basura de Antananarivo.

Esa imagen y ese personaje, ese misionero,

me han marcado mucho en mi vida.

Hemos tenido aventuras muy especiales.

Recuerdo, que, en Bolivia, íbamos en una avioneta,

y cuando íbamos a aterrizar, me dice el piloto:

"Por favor, me puede sacar la documentación, para saber cómo hay

que hacer el aterrizaje, porque soy nuevo y no sé".

Entonces yo leyéndole las normas y rezando.

Aunque no se enteraban los compañeros, yo iba rezando también.

Aterrizamos bien, gracias a Dios.

Y tantas aventuras que hemos vivido,

en los campos de refugiados, en Ruanda,

en Liberia, tantos sitios...

Colombia, tremenda esa realidad.

Un viaje apasionante, que imagino que, también,

no sólo el dolor y sufrimiento que uno ve, sino esperanza

de un mundo que puede cambiar.

No sé si eso también lo has visto allí.

Sí, sí claro.

Es que los misioneros y la gente que está dedicada a los demás, es

una luz en la oscuridad de la noche.

Es una puerta abierta al mundo,

porque mientras haya una persona que cree en los demás,

que ayuda a los demás y da la vida por los demás, hay esperanza.

El mundo está salvado sólo por una persona.

ya lo decía la Biblia, si hay cien, si hay diez, si hay uno,

pues Dios salva.

Y creo que toda esta buena gente que hay por ahí,

allí y aquí, nos dignifican a la humanidad.

Y nos salvan. Hay esperanza.

Sobre todo, yo he visto una iglesia viva.

los compañeros que hemos hecho los viajes, hemos visto iglesias vivas.

Frente a nuestra iglesia, un poco más dormida,

un poco más aburrida,

un poco más burocratizada. Iglesias vivas, más espontáneas.

Eso que dice el Papa Francisco, que viven la alegría del Evangelio.

Y eso te transforma y te conmueve.

¿Quién no ha llorado en alguna misa africana?

viendo gente bailar, cantar, esperar a los más pobres.

Te inundan con esperanza, con alegría.

Sí, hay motivos para la esperanza.

Sabes que también, Don Ginés, que es el obispo de Getafe,

y el presidente de la Comisión Episcopal

de medios de comunicación social,

de la Conferencia Episcopal, ha querido decirnos unas palabras,

unas para mí y otras para ti.

Entonces, si quieres, las escuchamos.

Bueno, todo pasa en la vida, decía Machado,

y ha tocado el relevo en el programa Pueblo de Dios.

¿Qué podría decir de Julián del Olmo?

Habría que decir tantas cosas.

Pero a mí lo que más me gusta decir de Julián del Olmo,

es que ha sido el director de Pueblo de Dios.

Pero ha sido, el cura de televisión española.

Y yo creo que esto es de las cosas más bonitas.

No hay más que ir a la casa de televisión española,

y ver lo que significa Julián, que lo conoce todo el mundo.

Ha sido un trabajo de muchísimos años.

Un trabajo sencillo, callado,

perseverante, esforzado, porque tantas veces ha tenido que ir

con sus equipos a otros lugares del mundo,

a otras puntas del mundo, y ahí ha estado siempre Julián.

A Julián se le ha reconocido, yo creo que poco,

con muchas distinciones importantes.

Pero creo que la mejor distinción

y el mejor homenaje a Julián del Olmo,

es que ha sido el cura de la televisión, el director de Pueblo

de Dios, pero ese que ha bautizado, casado, enterrado,

a tantas personas de televisión.

Y por eso forma parte de la casa y la gente lo quiere,

como lo queremos nosotros.

Desde la Comisión de Medios de Comunicación de la Conferencia

Episcopal, no podemos más que decirle: "Gracias Julián".

y sabes que no te puedes ir,

que seguirás con nosotros.

¿Quién lo sustituye?

Pues lo sustituye un sacerdote joven que viene de Andalucía,

viene de Cádiz, y hasta el nombre lo tiene periodístico.

porque decir en los medios de comunicación que se llama

Antonio Montero, hace referencia a uno de los grandes

de la comunicación en la iglesia.

Y yo creo que con el apoyo de Julián,

y con su saber hacer, con su preparación,

y con su saber hacer, va a ser un digno sucesor de Julián.

Yo, a Antonio Montero, le deseo todo lo mejor.

Tenemos mucha ilusión y mucha esperanza puesta en él,

y seguro que va a seguir ese trabajo bien hecho,

ese trabajo de servicio, que Pueblo de Dios, que Julián ha hecho,

a lo largo de estos años.

Julián, eres uno de los nuestros siempre.

Antonio, bienvenido.

Julián, son muchos años en Pueblo de Dios,

¿te vas contento con el trabajo realizado?

Sé que son muchos los premios que habéis recibido.

Sí, me voy contento porque, yo sólo he tomado

el trabajo como una vocación y una pasión, dando lo mejor de mí mismo.

Porque, ya lo irás viendo, un día de audiencia de Pueblo de Dios,

hay más gente escuchando que cuando reunimos,

a la gente en una romería, las misas de casi un año y todas las bodas.

Un día de Pueblo de Dios, se reúne más gente,

que casi en toda la vida de uno.

Me voy contento y agradecido a las personas,

que han colaborado conmigo más directamente, a los redactores,

realizadores, productores, los técnicos, etc.

Pues agradecido. Y agradecido también a la casa,

Que he tenido una buena acogida.

Creo que yo he querido y respetado a la gente.

Y la gente me ha pagado con la misma moneda.

Me ha respetado y me ha querido, y estoy contentísimo de este paso.

Para mí, repito, ha sido un lujo y un privilegio,

y que ha coronado mi vida sacerdotal,

aunque espero que continue, y mi vida profesional como periodista.

Y esa es la pregunta que viene ahora,

esa pregunta que habrás escuchado muchos estos últimos meses,

Y a partir de ahora, ¿qué vas a hacer?

La pregunta del millón. Pues voy a hacer,

unas cuantas cosas, primero intentar vivir,

con permiso de los médicos y de Dios. A estas edades ya estás

en el equilibrio imperfecto, sobre todo, de salud.

¿Qué voy a hacer? Pues quiero seguir siendo herrero, mi primera vocación.

Yo llevo con orgullo el ser el hijo del herrero de Yela.

¿Qué voy a hacer? Pues ser sacerdote,

que eso no te jubilas nunca.

Celebrando las misas, acompañando a la gente.

Porque además yo trabajo desde hace 35 años, tantos como el programa,

con enfermos mentales, y voy a seguir.

Y luego, si a nivel periodístico puedo hacer alguna cosa,

en plan voluntario, pues también lo haré.

Seguir viviendo. Y feliz.

Feliz sí. Es que hay que aprovechar la vida,

Hay que ser feliz, antes, en y después.

Y después de Pueblo de Dios sigue habiendo vida,

y hay que ser feliz así.

Pero, ¿vas a echar de menos Pueblo de Dios?

Sí, porque no se olvida uno de un amor de 32 años.

Y esto para mí ha sido uno de mis grandes amores.

Entonces, no se olvida. Y voy a echar de menos,

sobre todo, a la gente.

Me llevo muchas cosas, pero sobre todo, me llevo a la gente.

Tantas confidencias, tantas conversaciones,

tantas discusiones religiosas.

Me llevo a la gente. Me voy con la gente.

Agradecer, por mi parte, a la iglesia que me nombró,

a televisión española que me acogió.

Y me escuchó en muchos de los proyectos que he presentado.

Y a la audiencia. A la audiencia le debemos todo,

así que, gracias a todos. Y, sobre todo, gracias a Dios.

A partir de ahora, en los rótulos aparecerá Antonio Montero,

director del programa.

¿Quieres decirle algo a esa audiencia que, no te van a ver

muchas veces, pero te van a leer?

Bueno, yo espero que sigan ahí con nosotros, con Pueblo de Dios,

durante muchos años, y que, al final, los protagonistas sean quienes

tienen que ser: Los misioneros, los voluntarios y los cooperantes,

que, al fin y al cabo, son ellos los auténticos héroes.

Que vean mi nombre, bueno, que me vayan conociendo poco a poco.

Yo con mucho respeto, prudencia y humildad quiero entrar en sus casas.

Y poder mostrarle, por medio de la pantalla, esa otra realidad,

que no ve y que hace la iglesia católica,

dentro y fuera de sus fronteras.

Antonio, mucha suerte.

Muchas gracias y buen camino hecho.

(Músic

Pueblo de Dios - El relevo

27:12 04 nov 2018

Programa especial que visualiza el relevo en la dirección del programa. En este programa Julián del Olmo director de pueblo de Dios durante 26 años nos presentara a Antonio Montero quien ocupara a partir de ahora la dirección del programa.

Programa especial que visualiza el relevo en la dirección del programa. En este programa Julián del Olmo director de pueblo de Dios durante 26 años nos presentara a Antonio Montero quien ocupara a partir de ahora la dirección del programa.

ver más sobre "Pueblo de Dios - El relevo" ver menos sobre "Pueblo de Dios - El relevo"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Yanka

    Gracias don #JuliándelOlmo y al equipo por su gran labor de divulgación eclesial y a don #AntonioMontero le damos la bienvenida ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ @rtve @PueblodeDiostve

    05 nov 2018

Los últimos 498 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 22:34 ayer Visitamos Mozambique para conocer un proyecto rural desarrollado por Manos Unidas y gestionado por el párroco local Padre Gasolina. Se trata de la Escuela Rural Familiar de Netía-Natete.

  • 23:13 02 dic 2018 Manos Unidas trabaja en El Salvador para formar y empoderar a la mujer en 24 comunidades rurales. Visitamos los programas de alfabetización y talleres vocacionales puestos en marcha en el oriente del país centroamericano.

  • Curas de interior

    Curas de interior

    25:13 25 nov 2018

    25:13 25 nov 2018 Andrés Fuertes y Gonzalo Domínguez son dos párrocos de la Unidad pastoral de Os Cotos repartidos en 10 parroquias y 17 núcleos de población , recorriendo en coche los pueblos donde han compartido con el equipo sus pensamientos y reflexiones.

  • Pescadores de esperanza

    Pescadores de esperanza

    23:55 18 nov 2018

    23:55 18 nov 2018 Pueblo de Dios visita con Manos Unidas las "Salinas del Potrero", en El Salvador. Seis cooperativas camaroneras ubicadas el oriente del país centroamericano que han mejorado la vida de 158 familias salvadoreñas.

  • Marineros en tierra

    Marineros en tierra

    28:58 11 nov 2018

    28:58 11 nov 2018 Visitamos Vigo, "Stela Maris", el padre Benito y las Hermanas de la Misión del Silencio.

  • El relevo

    El relevo

    27:12 04 nov 2018

    27:12 04 nov 2018 Programa especial que visualiza el relevo en la dirección del programa. En este programa Julián del Olmo director de pueblo de Dios durante 26 años nos presentara a Antonio Montero quien ocupara a partir de ahora la dirección del programa.

  • Los Dominicos de Paraguay

    Los Dominicos de Paraguay

    23:42 21 oct 2018

    23:42 21 oct 2018 Los Padres Dominicos, llevan quinientos años en Paraguay ayudando a la gente a realizar sus proyectos y al desarrollo de comunidades.

  • 24:28 07 oct 2018 Selvas Amazónicas, la ONG de los dominicos, ayuda al padre Toni, responsable de esta misión de San Roque González de Santacruz, en todos los proyectos educativos y sociales de la comunidad.

  • 25:19 30 sep 2018 En Montevideo, Uruguay, los Dominicos llevan a cabo una labor social, formativa, religiosa y de reinserción con la ayuda de Selvas Amazónicas.

  • 24:32 23 sep 2018 La ONG Selvas Amazónicas contribuye con el Padre Pedro Velasco, dominico, en su lucha para dignificar a la gente del Bañado de Tacumbú, en Asunción, Paraguay..

  • Y Germán, de nuevo

    Y Germán, de nuevo

    25:10 16 sep 2018

    25:10 16 sep 2018 Germán Fresán es el clásico ejemplo de misionero todoterreno. Gracias a Manos Unidas, Germán ha levantado una escuela familiar rural en Mozambique.

  • 29:21 09 sep 2018 La catedral de Sigüenza cumple 850 años y con tal motivo la diócesis de Sigüenza-Guadalajara ha declarado un año jubilar, una buena ocasión para visitar la catedral y la ciudad medieval.

  • La larga sombra del Sida

    La larga sombra del Sida

    28:36 15 jul 2018

    28:36 15 jul 2018 Los hospitales de Chokwe y Chalucuane (sur de Mozambique), están regidos por Hijas de la Caridad. Son centros de referencia en el tratamiento del VIH y la tuberculosis. Manos Unidas ha contribuido a mejorar sus infraestructuras.

  • Al sur de Montevideo

    Al sur de Montevideo

    26:07 08 jul 2018

    26:07 08 jul 2018 A las afueras de Montevideo, capital de Uruguay, los dominicos mantienen una red de comunidades de base desde la que ayudan a los más necesitados. Visitas a lo vecinos, clases de manualidades... La ONG Selvas Amazónicas les apoyan económicamente..

  • El agua de la vida

    El agua de la vida

    23:10 01 jul 2018

    23:10 01 jul 2018 A los habitantes del Barrio 2013 de Xai Xai, en Mozambique, el desbordamiento del río Limpopo en 2013 los dejó sin casa y sin agua. Gracias a los proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en el nuevo barrio, los desplazados pueden tener acceso al agua potable en sus propias casas.

  • Misión al Sur

    Misión al Sur

    25:47 24 jun 2018

    25:47 24 jun 2018 Hace 94 años que los misioneros combonianos llegaron a Sudáfrica. Contamos el actual trabajo de tres españoles destinados en ese país y en diferentes puestos misionales: Rafael Armada, Mariano Pérez y Vicente Reig.

  • Pobres de lujo

    Pobres de lujo

    26:30 17 jun 2018

    26:30 17 jun 2018 El Albergue de Santa María de la Paz de los Hermanos de San Juan de Dios, en el madrileño barrio de Sanchinarro, cuenta con nuevas instalaciones que a los ¿sin techo¿ les parecen un lujo. El reportaje muestra como una persona puede perder todo en la vida menos la dignidad.

  • Manos Unidas por Kenia

    Manos Unidas por Kenia

    29:12 10 jun 2018

    29:12 10 jun 2018 Manos Unidas lleva muchos años trabajando en Kenia. Visitamos sus últimos proyectos tanto en el mundo rural como en las afueras de Mombasa y Nairobi.

  • Misioneros de frontera

    Misioneros de frontera

    26:52 03 jun 2018

    26:52 03 jun 2018 Juan José Tenías, José Girau y Jesús Ruiz son tres misioneros combonianos españoles a los que visitamos y con quienes compartimos su trabajo cotidiano.

  • 26:06 27 may 2018 "Tejiendo Sueños" es un proyecto de formación y animación de profesores, padres y alumnos que llega gratis, cada año, a los 40 centros educativos más pobres y abandonados del El Salvador con el apoyo de la ONG marista SED.

Mostrando 1 de 25 Ver más